Edad Moderna Guerras Anglo-Holandesas (1652-74) Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Operaciones 1666

Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Operaciones 1666

Batalla de los Cuatro Días (11-14 junio de 1.666)

Antecedentes

En el invierno de 1.666, los holandeses crearon una fuerte alianza antiinglesa. El 26 de enero, Luis XIV declaró la guerra. En febrero, Federico III de Dinamarca hizo lo mismo después de haber recibido una gran suma. Entonces Brandenburgo amenazó con atacar Münster desde el este. Como los subsidios ingleses prometidos seguían siendo en gran parte hipotéticos, Von Galen hizo las paces con la República en abril en Cleves. En la primavera de 1.666, los holandeses habían reconstruido su flota con barcos mucho más pesados, 30 de ellos poseían más cañones que cualquier barco holandés a principios de 1.665, y amenazaron con unirse a los franceses. Carlos II hizo una nueva oferta de paz en febrero, empleó a un noble francés en el servicio de Orange, Henri Buat, como mensajero. En él, vagamente prometió moderar sus demandas si los holandeses solo designaran a Guillermo en alguna función responsable y pagaran 200.000 libras en indemnizaciones. De Witt consideró que era una mera finta crear disensión entre los holandeses y Francia. Una nueva confrontación era inevitable.

Los ingleses estaban ansiosos por destruir a la armada holandesa por completo antes de que pudiese llegar a ser demasiado fuerte y estaban desesperados por terminar con la actividad de los invasores holandeses que amenazaban el comercio inglés.

Al saber que la flota francesa tenía la intención de unirse a los holandeses en Dunkerque, los ingleses decidieron evitarlo dividiendo su flota. Su fuerza principal de 84 buques trataría de destruir la flota holandesa primero, mientras que el Escuadrón Verde con 20 buques, bajo el príncipe Ruperto fue enviado para bloquear el estrecho de Dover contra los franceses, que sin embargo no aparecieron.

Al comienzo de la batalla, la flota inglesa de 56 barcos comandada por George Monck, primer duque de Albemarle que también mandaba el Escuadrón Rojo, tenía 56 años, estaba gordo y sufría amenudo ataques de gota, su flota era superada en número por la flota holandesa de 84 barcos mandada por el teniente almirante Michiel Adriaanzoon de Ruyter, uno de los mayores comandantes del mar de la época.

 

Primer día, 11 de junio de 1.666

El 11 de junio de 1.666 (día 1 de junio según el calendario Juliano), al almirante Monck, navegó en vanguardia con el Escuadrón Rojo, en su buque insignia Royal Charles (80) con 20 buques y 1 brulote; detrás el centro con el Escuadrón Blanco de George Ayscue en su buque insignia Swiftsure (56) con 23 buques y 1 brulote; detrás la retaguardia formada por el Escuadrón Azul de Thomas Teddiman en su buque insignia Royal Katherine (84) con 17 buques y 1 brulote, sorprendió a la flota holandesa anclada cerca de Dunkerque.

El mar estaba agitado, su agitada superficie salpicada de espuma blanca, y los vientos soplaban con fuerza. Los barcos ingleses eran más pesados que los de los holandeses y portaban artillería más grande. El viento era tan fuerte que los barcos ingleses se inclinaban en su lado de sotavento, es decir, el lado que enfrentaban a los holandeses. En general, las naves más grandes de Inglaterra tenían los cañones más grandes en las cubiertas más bajas muy cerca del agua. Si se inclinaban lo suficiente, lo cual era muy posible, el agua de mar podría inundar las cubiertas inferiores a través de las escotillas de los cañones.

Cuando se aproximaba, Monck vio con asombro que los holandeses no se estaban moviendo; de hecho, estaban anclados como si fuera tiempo de paz. Estaban esparcidos en un amplio arco de una manera algo casual. Había tres divisiones: un ala izquierda bajo el almirante Cornelius Tromp, el centro bajo el comandante en jefe de Ruyter, y un ala derecha bajo el almirante Cornelius Evertsen. Esta era una oportunidad demasiado buena para no perderla, a pesar de ser superados en número y tener las condiciones climatológicas desfavorables.

Monck decidió atacar la retaguardia holandesa, que era la más cercana, y que estaba bajo el vicealmirante Cornelis Tromp en su buque insignia Westfriesland (66) con 23 buques y 3 brulotes con la esperanza de paralizarlo antes de que el centro y la vanguardia holandesas pudieran intervenir. Después de enviar un mensaje al príncipe Ruperto en su buque insignia Victory (82) que disponía de 20 buques y 4 brulotes, para que se uniera a él lo antes posible.

Cuando la flota de Monck se acercó a los holandeses, marchaba en formación en línea, una táctica naval relativamente nueva, que ponía menos énfasis en el abordaje y más en los duelos de artillería. Como los cañones eran los que decidían batallas, las naves presentaban un lateral para obtener la máxima potencia de fuego, avanzando en formación lateralmente al enemigo.

Los grandes buques de guerra de la época eran barcos lentos y engorrosos, y de Ruyter podía ver claramente al enemigo acercándose durante una hora o más. No estuvo preocupado hasta casi el último minuto porque sabía que los mares eran duros y evitaría que los ingleses usaran sus letales cañones pesados de cubierta inferior. La idea de que una flota mucho más pequeña, privada de su artillería pesada, atacaría descaradamente a una fuerza superior parecía pura locura.

Tromp fue el primero que se alarmó ante el peligro. Su primera reacción fue mirar hacia el buque insignia del almirante De Ruyter, el poderoso De Zeven Provincien (86), para esperar señales, pero no recibió ninguna, por lo que Tromp decidió que no iba a esperar. Ordenó que su barco, el Hollandia (80), se pusiera en marcha inmediatamente cortando los cables del ancla. Otros barcos holandeses hicieron lo mismo, cortando sus cables y siguiendo a Tromp lo mejor que pudieron.

La acción comenzó formalmente sobre las 13,00 horas del viernes 11 de junio. Tromp y sus naves se movieron hacia el sureste para enfrentarse al Escuadrón Blanco inglés, dejando a la mayoría de los buques del Escuadrones Rojos y Azules ingleses a su paso. En otras palabras, el plan de fuego concentrado de Monck había fracasado.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). El Royal Prince y otros buques. Autor Abraham Storck, National Maritime Museum, Greenwich, Lonres.

Los dos bandos intercambiaron andanadas durante las siguientes tres horas, pero se hizo poco daño. Los holandeses querían emplear sus barcos de guerra pero se sintieron frustrados porque no pudieron ponerlos en acción contra el viento. Las fuertes olas y los violentos vientos también afectaron el curso de la batalla. Los ingleses dispararon con sus naves inclinadas hacia el enemigo, con los cascos enemigos como el objetivo principal. Pero la inclinación y el agua agitada hicieron que los disparos ingleses se quedasen cortos.

De manera similar, los holandeses tampoco estaban teniendo mucha suerte. Tendían a disparar alto, su objetivo eran las cuerdas y aparejos de los barcos, para paralizar la maniobrabilidad de los buques enemigos y dejarlos impotentes para un posible abordaje y captura final. Pero muchas balas de cañón holandesas se perdieron. Finalmente Tromp huyó hacia los bancos flamencos, donde Monck no podía perseguirle.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). El Escuadrón Rojo de Monck contra el escuadron holandés de Tromp. Autor Pieter Cornelisz. National Maritime Museum, Greenwich, London

Finalmente Monck después se dirigió al noroeste, para hacer frente al centro holandés bajo el mando de De Ruyter en su buque insignia De Zeven Provinciën (86) con 27 buques y 3 brulotes y la vanguardia mandada por el teniente almirante Cornelis Evertsen el Viejo en su buque insignia Walcheren (70) con 27 buques, 4 yates y 3 brulotes.

En poco tiempo la ventaja numérica pasó a De Ruyter, pero luego el almirante Evertsen y sus barcos ganaron el viento al pasar por un espacio en la línea del Escuadrón Azul inglés. El Escuadrón Azul quedó atrapado entre un fuego cruzado holandés con Evertsen por un lado y De Ruyter por el otro.

Cuando Monck vio lo que estaba sucediendo, tomó una acción decisiva atacando; es decir, darse la vuelta, para prestar ayuda al Escuadrón Azul. El almirante estaba en el centro con el Escuadrón Rojo, pero obviamente no era práctico girar en orden de batalla, blanco, luego rojo. El Escuadrón Blanco en la vanguardia estaba a kilómetros de distancia, y tomaría demasiado tiempo para convertir nave por nave en sucesión. Cuando su nave insignia, Royal Charles (80), se dio vuelta, la nave el Liefde (70) colisionó con Groot Hollandia (80). El vicealmirante William Berkeley que mandaba la vanguardia del Escuadrón Blanco, vio esto y se acercó al Swiftsure (56). Inmediatamente el Kalandsoog (68) y el Vrijheid (46) llegaron al rescate de su comandante, destruyendo el aparejo de la nave inglesa con tiros encadenados; el Vrijheid (46) luego logró subir al Swiftsure.

Berkeley fue fatalmente herido en la garganta por una bala de mosquete, después de lo cual el Swiftsure fue capturado. En la santabaŕbara se encontró al encargado con un corte en la garganta; había tratado de volar la nave, pero su propia tripulación lo mató primero y empapó la pólvora, alegando después que el hombre se había cortado la garganta por pura frustración. El Seven Oaks (52) dañado (antiguo Sevenwolden) fue capturado por el Beschermer (?) mientras que el Loyal George (42) intentó ayudar al Swiftsure pero esto solo resultó en la captura de ambos barcos. El cuerpo embalsamado de Berkeley, después de ser exhibido en La Haya, luego fue devuelto a Inglaterra bajo una tregua, acompañado de una carta de los Estados Generales elogiando al Almirante por su coraje. El Rainbow (64), uno de los dos exploradores que vio por primera vez la flota holandesa, quedó aislado y huyó a Ostende que era neutral, perseguido por 12 barcos del escuadrón de Tromp mientras que el otro, el Kent (46), abandonó el campo de batalla en busca del escuadrón de Ruperto.

Ambas flotas se bombardearon entre sí en una línea de batalla. Sobre las 17,00 horas, los holandeses encontraron algunos problemas, el Hof van Zeeland (58) y el Duivenvoorde (46) fueron alcanzados por disparos incendiarios y ardieron. Los holandeses no conocían la existencia de este tipo de munición, que consistía en bolas huecas de latón llenas de una sustancia inflamable, por lo que se sorprendieron enormemente. Afortunadamente para ellos, los ingleses tenían solo un suministro pequeño debido al alto costo de producción. El Duivenvoorde tenía una delegación de observadores franceses a bordo, incluidos tres miembros de sangre azul de la aristocracia francesa: Luis, príncipe de Mónaco, su cuñado Armand de Grammont y el Sieur de Nointel. Los peores temores holandeses se hicieron realidad cuando el ardiente Duivenvoorde colisionó con el Klein Hollandia (54), y el fuego comenzó a extenderse. Los tripulantes de Klein Hollandia tomaron frenéticamente hachas para cortar los restos quemados para liberar su nave, pero después de unos minutos ardió.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). Desarticulación del Hollandia el primer día. Autor Charles Gore

Monck se retiró para pasar la noche, pero el barco del contraalmirante Harman, el Henry (64), se desvió hacia las líneas holandesas y fue incendiado por dos brulotes. El capellán le preguntó a Harman qué podría hacer para salvarles; cuando este último respondió sarcásticamente que el buen capellán siempre podía saltar por la borda, para su horror, el aterrorizado clérigo de inmediato siguió sus consejos junto con un tercio de la tripulación. Todos murieron ahogados. Harman puso fin al pánico al amenazar con una espada desenvainada de atravesar a cualquiera que mostrara la menor inclinación a abandonar el barco. Cornelis Evertsen entonces se acercó y preguntó si Harman tal vez quisiera rendirse; no fue sorpresa para él que el renombrado luchador respetuosamente declinara, gritando “¡No estoy de acuerdo todavía!”. A pesar de los repetidos ataques holandeses y la pérdida de dos mástiles, uno en su caída aplastando la pierna del propio Harman, el fuego se apagó y el Henry (64) escapó, disparando su última salva, alcanzando Evertsen con dos disparos.

 

Segundo día, 12 de junio de 1.666

En la mañana del segundo día Monck decidió destruir a los holandeses mediante un ataque directo y navegó hacia ellos desde el sudoeste, durante el resto del día, los dos bandos se atacaron mutuamente siguiendo un patrón de pasadas frontales. Después de una pasada, las dos flotas virarían para dar la vuelta, para comenzar otra pasada. Este sangriento duelo duró 10 horas, y el puro agotamiento que muchos sintieron causó que los eventos se nublaran en sus recuerdos.

Algunos dijeron que las flotas se cruzaron cinco veces, mientras que otros dicen que siete. Los vientos habían sido fuertes el día anterior, eran tan livianos que el humo gris de los cañones no lograba disiparse, creando literalmente una niebla que impedía la visión.

De Ruyter en el De Zeven Provinciën (86) cruzó su línea navegando hacia el sureste, dañando fuertemente a la flota inglesa y ganando el viento. Los buques ingleses Anne (52), Bristol (48) y Baltimore (42) tuvieron que regresar al Támesis.

Después de una calma utilizada para las reparaciones, se volvió para atacar a los ingleses desde el sur con la bandera roja levantada, era la señal para un ataque total, pero justo cuando se acercaba a la línea enemiga notó para su consternación que parte de la retaguardia del escuadrón de Tromp se había separado y ahora estaba ubicado al otro lado de la línea inglesa. A menudo esto se explica al suponer que Tromp no había seguido las órdenes, pero a pesar de su insubordinación habitual, esta vez simplemente no había visto las banderas de los signos y el centro del centro informó erróneamente con un signo de confirmación. El caso es que Tromp, quedó aislado del resto de la flota con solo siete u ocho buques. Los ingleses se acercaron, vertiendo una andanada después de otra en los barcos holandeses. Las balas de cañón desgarraron los mamparos, rompieron aparejos y astillas y mástiles astillados. El metal volador asesinado y herido con horrible facilidad; Tromp mismo fue alcanzado en la pierna por una astilla.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). El Escuadrón Blanco de George Ayscue contra el escuadrón holandés de Tromp. Autor Pieter Cornelisz. National Maritime Museum, Greenwich, London

Los ingleses ahora enviaron brulotes para terminar el trabajo. El Spiegel (70) fue el primer objetivo y el barco holandés fue incendiado, pero los esfuerzos heroicos de la tripulación lograron salvarla. El Liefde (70) no tuvo tanta suerte y ardió.

De Ruyter tomó la bandera roja y rompió la línea enemiga con el vicealmirante Johan de Liefde, mientras que el resto de la flota holandesa bajo Aert van Nes se dirigió hacia el sur. Consiguió sacar todas las naves de Tromp excepto el Liefde (70) incendiado y el Spieghel (70) hundido en el que el vicealmirante Abraham van der Hulst acababa de morir por un disparo de mosquete en el pecho y regresó para unirse a van Nes y la fuerza principal volviendo a abrirse paso, notando con satisfacción por segunda vez que los barcos ingleses cedieron rápidamente.

Tromp, cambiando a su cuarta nave, visitó a De Ruyter para agradecerle por el rescate. Ambos hombres estaban de mal humor. El contraalmirante Frederick Stachouwer también había sido muerto. El día anterior, el Hollandia dañado había sido enviado de regreso junto con el Gelderland (60), el Delft (62), el Reiger (), el Asperen (32) y el Beschermer (54) para proteger a los tres barcos ingleses capturados; ahora también dañados el Pacificatie (70), el Vrijheid (46), el Provincie Utrecht (48) y el Kalandsoog (68) tuvieron que regresar y solo quedaban un puñado de buques en el escuadrón de retaguardia. Además, el enemigo había ganado nuevamente la ventaja del viento, cuyos peligros se volvieron inmediatamente claros cuando George Ayscue, viendo a los dos almirantes juntos en una posición vulnerable, trató de aislarlos; con gran dificultad lograron regresar a su fuerza principal.

Ambas flotas ahora pasaron tres veces en dirección opuesta; en la segunda pasada, el De Zeven Provinciën (86) se dañó y De Ruyter se retiró de la lucha para reparar su barco. Más tarde algunos historiadores lo acusarían de cobardía, pero tenía estrictas órdenes escritas detalladas de los Estados Generales para actuar exactamente así, para evitar una repetición de los eventos de la batalla de Lowestoft cuando la pérdida del comandante supremo había destruido la estructura de mando holandesa. El teniente almirante Aert van Nes lideró la tercera pasada.

Como los holandeses estaban en posición de sotavento, sus cañones tenían un alcance superior y algunas naves inglesas ahora sufrieron daños terribles. el Loyal Subject (56) se volvió hacia el puerto de origen y tuvo que ser cancelado al llegar. El Black Eagle (antiguo Groningen) (48) levantó la bandera de auxilio, pero simplemente se desintegró antes de que los barcos pudieran ayudar.

Luego, a las 15,00 horas, apareció en el horizonte una flotilla holandesa de 12 barcos. Monck estaba conmocionado, no porque el evento fuera totalmente inesperado, sino porque sus peores temores parecían hacerse realidad. Los ingleses se habían enterado con su excelente red de inteligencia que los holandeses planeaban mantener un cuarto escuadrón fuerte como reserva táctica. Seguramente estos nuevos barcos deberían ser la vanguardia de una nueva fuerza. Monck ordenó verificar el número de naves inglesas operacionales. Cuando le informaron que solo 29 barcos estaban operativos para la batalla, y Ruperto aún no se veía por ninguna parte, decidió retirarse. De hecho, De Ruyter, justo antes de la batalla, había sido convencido por los otros almirantes de utilizar solo tres escuadrones. Monck nunca se había dado cuenta de que el Rainbow (64) había desaparecido; de hecho, tampoco podía entender dónde había ido Berkeley. La docena de barcos eran los del escuadrón de Tromp que los perseguía y ahora volvían a unirse a la pelea después de que la presa intentara escapara a Ostende. Toda la flota inglesa viró hacia el sudoeste a las 16,00 horas. El desastrado Saint Paul (antiguo Sint Paulus) (40) fue capturado en la noche.

Tercer día, 13 de junio de 1.666

En el tercer día, los ingleses continuaron retrocediendo hacia el oeste. Los holandeses avanzaban en un frente amplio, Van Nes todavía estaba al mando, tanto para atrapar a más rezagados como para evitar el enorme cañón de popa de 32 libras de los grandes barcos. Por la noche, Ruperto, que ya el primer día había recibido la orden de unirse a Monck, apareció por fin con sus 20 buques y 4 brulotes. No había podido llegar antes, porque había navegado hasta Wight en busca de la imaginaria flota francesa. Monck ordenó a su flota que estableciera un rumbo directo para el Escuadrón Verde a pesar de las advertencias de que eso los llevaría al infame banco de arena Galloper cuando bajara la marea. El Royal Charles (80) y el Royal Katherine (84) encallaron, pero lograron liberarse a tiempo; pero el Prince Royal (92) quedó atascado.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). Rendición del Prince Royal el día 13 cuando estaba encallado. Willem van de Velde el Joven, Rijksmuesum Amsterdam

El vicealmirante George Ayscue, comandante del Escuadrón Blanco, suplicó a sus hombres que mantuvieran la calma hasta que la marea levantara el barco; pero cuando se acercaron dos brulotes, la tripulación entró en pánico. Finalmente Ayscue tuvo que rendirse a Tromp en el Gouda, fue la primera y última vez en la historia que un almirante inglés de tan alto rango sería capturado en el mar. De Ruyter tenía órdenes claras de destruir cualquier premio; como la flota inglesa todavía estaba cerca, no podía desobedecer en el asunto de una nave tan importante y ordenó quemar al Prince Royal (92). Tromp no se atrevió a formular ninguna objeción porque ya había enviado a casa algunos premios en contra de las órdenes.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). Incendio del Prince Royal el día 13. Adriaen van Diest, National Maritime Museum, Londres

Van Nes ahora trató de evitar que ambas flotas inglesas se unieran. Pero cuando ambos navegaron detrás de la la retaguardia su escuadrón de bloqueo, De Ruyter tomó el mando operativo y ordenó que esperaran. De esta manera, recuperó el factor viento.

 

Cuarto día, 14 de junio de 1.666

Temprano a la mañana siguiente, 5 barcos más: el Convertine (40), el Sancta Maria (50), el Centurion (34), el Kent (46) y el Hampshire (46) y un brulote el Happy Entrance, se unieron a la flota inglesa; en contra de estos, seis de los barcos más dañados fueron enviados a casa para su reparación. Así, forzado con 23 barcos “nuevos” y con un total de entre 60 y 65 buques de guerra y 6 brulotes, los ingleses atacaron en línea el cuarto día con Christopher Myngs a cargo de la vanguardia, Ruperto del centro, y Monck de la retaguardia. Pero los holandeses, ahora al sudoeste y habían quedado reducidos a 68 buques de guerra y 6 brulotes, tenían el viento a favor y atacaron agresivamente.

De Ruyter había intentado convencer a sus oficiales de que la lucha de ese día sería decisiva para toda la guerra. El ataque inglés, vulnerable desde una posición de sotavento, flaqueó. De Ruyter había planeado irrumpir la línea inglesa rompiéndola en tres lugares, cortando en partes la flota inglesa antes de ocuparse del resto. El vicealmirante Johan de Liefde en el Ridderschap (72) y Myngs en el Victory (82) comenzaron un duelo; dos balas de mosquete golpean a Myngs, hiriéndolo fatalmente; murió a su regreso a Londres. Los ingleses se reagruparon tratando de liberarse al sur ejecutando cuatro pasadas en rumbo opuesto, pero Tromp y Van Nes los rodearon. Monck luego se dirigió al norte. El escuadrón de Tromp fue derrotado, el Landman () incendiado por un brulote. Van Nes se vio obligado a retirarse.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). Enfrentamiento de escuadras

De Ruyter, más ansioso que en cualquier otro momento de la batalla y temiendo que la batalla se perdiera, levantó la bandera roja y pasó junto a Ruperto para atacar a Monck desde retaguardia. Cuando Ruperto intentó hacerle lo mismo, tres disparos en rápida sucesión desarbolaron a su Royal James (70) y todo el Escuadrón Verde se retiró de la batalla hacia el sur, protegiendo y remolcando al buque insignia. Nada impedía que De Ruyter atacara a Monck y la fuerza principal inglesa fue derrotada, muchos de los barcos ingleses carecían de pólvora después de tres días de enfrentamientos. Los holandeses abordaron y capturaron a cuatro rezagados: Wassenaar capturó al Clove Tree (antiguo Nagelboom) (62) y el contraalmirante frisón Hendrik Brunsvelt capturó al Convertine (52), el Essex (56) y el Black Bull (36), que se hundiría posteriormente.

De Ruyter, al ver a la flota inglesa escapar en una densa niebla, decidió interrumpir la persecución. Su propia flota estaba muy dañada también; su cuaderno de bitácora solo habla de un temor por los ingleses en los cardúmenes. El profundamente religioso De Ruyter interpretó el repentino banco de niebla no estacional como una señal de Dios, “que simplemente quería que el enemigo fuera humillado por su orgullo pero preservado de la destrucción total”.

 

Secuelas

La batalla fue el mayor enfrentamiento naval de la Segunda Guerra Anglo-Holandesa y fue una victoria holandesa. Sin embargo, el resultado a veces se describe como no concluyente, porque ambas partes inicialmente reclamaron la victoria.

Inmediatamente después de la batalla, los capitanes ingleses del escuadrón de Ruperto, al no haber visto el resultado final, afirmaron que De Ruyter se había retirado primero, y luego normalmente visto como un reconocimiento de la superioridad de la flota enemiga. Aunque la flota holandesa finalmente se vio forzada a terminar la persecución, lograron paralizar la flota inglesa, y perdieron solo 4 naves más pequeñas cuando el Spieghel se negó a hundirse y fue reparado.

Batalla de los Cuatro Días (11 al 14 de junio 1666). Buques holandeses regresando con sus trofeos. Autor Willem van de Velde, National Maritime Museum, Greenwich, Londres.

Alrededor de 1.800 marineros ingleses fueron tomados prisioneros y transportados a Holanda. Muchos posteriormente tomaron el servicio en la flota holandesa contra Inglaterra. Los que se negaron a hacerlo permanecieron en las cárceles holandesas durante los siguientes dos años.
Dos meses después, la flota inglesa una vez recuperada volvería a enfrentarse a la flota holandesa, con mucho más éxito en North Foreland en la batalla del día de Saint James. Esto resultó ser una victoria parcial ya que la flota holandesa no fue destruida. Los enormes costos de reparación después de ambas batallas agotaron el tesoro inglés, por lo que la batalla de los Cuatro Días generalmente se considera una victoria estratégica tanto táctica como importante para los holandeses.

 

Batalla del día de Saint James, de North Foreland o de Orfordness (4 y 5 de agosto de 1666)

Durante las siguientes semanas, después de la batalla de los Cuatro Días, las dos partes trabajaron febrilmente para volver al mar. Los holandeses ganaron la carrera, De Ruyter salió del puerto con 59 barcos el 5 de julio (25 de junio Juliano) seguido poco después por otros barcos holandeses.

Los retrasos causados por los vientos y las tormentas significaron, sin embargo, que no llegó a la costa inglesa hasta 13 de julio. Los ingleses zarparon el 1 de agosto (22 Juliano) y anclaron Orfordness con los holandeses al sureste de ellos. A las 16,00 horas del 3 de agosto (24 de julio Juliano), las dos flotas se avistaron. Los holandeses mantuvieron el viento a favor, y los ingleses maniobraron en vano para obtenerlo. La noche llegó con las dos flotas en la parte ancha del estuario del Támesis, entre Orfordness y North Foreland.

 

Primer día, 4 de agosto

Sobre las 02,00 horas de la mañana del miércoles 4 de agosto (25 de julio juliano), día de Saint James, Ruperto del Rin en el buque insignia Royal Charles (80), que era el almirante de la flota inglesa con 89 buques, ordenó formar la flota, que se organizó en tres escuadrones:

  • Escuadrón Azul, mandado por Jeremy Smith en el buque insignia Loyal London (80); con 27 barcos y 4 brulotes, con la escuadra de vanguardia mandada por John Kempthorne en el Defiance (64) con 8 buques; la escuadra del centro mandada por John Wilgress en el House of Sweeds (70) con 9 barcos; y la escuadra de retaguardia mandada por Edward Spragg en el Victory (82) con 10 barcos y 4 brulotes.
  • Escuadrón Rojo, mandado por George Monk (Duke Albemarle) en el buque insignia Royal Sovereign (100) con 23 buques; con la escuadra de vanguardia mandada por Joseph Jordan en el Royal Oak (76) con 9 barcos; la escuadra del centro mandada por John Kempthorne en el Triumph (74) con 14 naves; la escuadra de retaguardia mandada por Robert Holmes en el Henry (64) con 9 barcos.
  • Escuadrón Blanco, mandado por Thomas Allin en el buque insignia el Royal James (74) con 28 buques y 6 brulotes; con la escuadra de vanguardia mandada por Thomas Teddeman en el Royal Katherine con 8 buques; la escuadra del centro mandada por George Colt en el Richard and Martha con 11 naves; la escuadra de retaguardia mandada por Robert Holmes en el Rupert (64) con 9 barcos.

Desde esa hora hasta aproximadamente las 10,00 horas las flotas se acercaban lentamente una a la otra. La flota holandesa mandada por el almirante Michiel Adriaenszoon de Ruyter en el buque insignia De Zeven Provinciën (86) con 88 barcos, también desplegó en tres escuadrones:

  • Primer Escuadrón, mandado por mandado por De Ruyter con 27 buques; con la escuadra de vanguardia mandada por Aert Janszoon van Nes en el Eendracht (76) con 8 barcos; la escuadra del centro bajo el mando de Willem Josef van Ghent en el Gelderland (72) con 11 naves; la escuadra de retaguardia mandada por Jan Evertszoon de Liefde en el Ridderschap (72) con 9 barcos.
  • Segundo Escuadrón, mandado por mandado por Johan Evertsen en el Walcheren (70) con 28 buques; con la escuadra de vanguardia mandada por Tjerk Hiddeszoon de Vries en Groningen (72) con 9 barcos; la escuadra del centro y retaguardia bajo el mando de Pieter de Mauregnault en el Tholen (60) con 19 naves, de las cuales 4 eran yates de avanzada.
  • Tercer Escuadrón, mandado por mandado por Cornelis Maartenszoon Tromp en el buque insignia Hollandia (80) con 27 buques; con la escuadra de vanguardia mandada por Jan Corneliszoon Meppel en el Westfriesland (66) con 11 barcos; la escuadra del centro bajo el mando de Hendrik Adrianszoon en el Reigersbergen (74) con 11 naves; la escuadra de retaguardia mandada por Jan Gijselszoon van Lier en el Asperen (32) con 5 barcos

Batalla del día San James 4 de agosto de 1666. Despliegue de fuerzas

En la madrugada del, la flota holandesa de 88 barcos descubrió la flota inglesa de 89 barcos cerca de North Foreland, navegando hacia el norte. La vanguardia inglesa era el Escuadrón Blanco de Thomas Allin, seguido por el Escuadrón Rojo de Monk donde iba el príncipe Ruperto del Rin y en retaguardia el Escuadrón Azul de Jeremy Smith.

De Ruyter dio órdenes para una persecución con la vanguardia formada por el Segundo Escuadrón del vicealmirante Johan Evertsen, seguido por el Primer Escuadron de De Ruyter y en retaguardia el escuadrón de Tromp. La flota holandesa persiguió a los ingleses desde el sudeste en una posición de sotavento, mientras el viento soplaba desde el noroeste. De repente, el viento giró hacia el noreste. El comandante inglés, el príncipe Ruperto del Rin, giró bruscamente hacia el este para recuperar la ventaja del viento. De Ruyter lo siguió, pero el viento cayó y la flota se quedó atrás. La vanguardia holandesa, comandada por el vicealmirante Johan Evertsen, se encalmó y se alejó de la línea de batalla, dividiendo la flota de De Ruyter en dos. Esta incómoda situación duró horas; luego, de nuevo, una suave brisa comenzó a soplar desde el noreste. Inmediatamente, la vanguardia de Thomas Allin, y parte del centro formaron una línea de batalla y se enfrentaron a la vanguardia holandesa, todavía en desorden y básicamente indefensa.

Batalla del día San James 4 de agosto de 1666. National Maritime Museum, Greenwich

Los holandeses en inferioridad numérica no pudieron formar una línea de batalla coherente para hacer frente, y un barco tras otro fue atacado por la potencia de fuego combinada de la línea inglesa. El vicealmirante Rudolf Coenders fue muerto y el vicealmirante Tjerk Hiddes de Vries fue alcanzado por disparos en un brazo y una pierna. De Ruyter formó el centro holandés e intentó llegar a la vanguardia, pero el viento estaba en contra de él y no pudo reunir a sus fuerzas.

Con la vanguardia holandesa derrotada, los ingleses se unieron para dar el golpe de gracia al centro de De Ruyter. George Monck, acompañando a Ruperto, predijo que De Ruyter dispararía dos andanadas y huiría. Pero la nave insignia holandesa De Zeven Provinciën (86) soportó un ataque combinado de Royal Sovereign (100) y Royal Charles (80) y obligó a Ruperto a abandonar el Royal Charles (80) dañado por el Royal James (70). La resistencia del centro holandés permitió a los restos navegables de la vanguardia escapar hacia el sur.

Batalla del día San James 4 de agosto de 1666. El Royal Charles que resultó severamente dañado y el Zeven Provinciën que sufrió aun mas en el ataque del Royal Charlesy el Royal Sovereign

Cornelis Tromp, al mando de la retaguardia holandesa, llevó sus buques al rescate de De Ruyter. Tromp ordenó que sus naves al oeste cruzaran la línea de la retaguardia inglesa bajo el mando de Jeremiah Smith con el Escuadrón Azul. La retaguardia inglesa ahora estaba cortada de su centro, y el escuadrón de Tromp comenzó un ataque tenaz que obligó a los barcos de Smith a huir hacia el oeste. La persecución de la retaguardia inglesa duró hasta bien entrada la noche, con Tromp finalmente destruyendo el Resolution (52) con un fuego. Después de que Tromp disparó tres veces a toda la tripulación desde su aparejo, el buque insignia de Smith el Loyal London (80) se incendió y tuvo que ser remolcado. El vice comandante de la retaguardia inglesa era Edward Spragge, que se sintió tan humillado por el curso de los acontecimientos que se convirtió en un enemigo personal de Tromp. Más tarde sería muerto persiguiendo a Tromp en la batalla de Texel.

 

Segundo día, 5 de agosto

A primeras horas del 5 de agosto, Tromp interrumpió la persecución, muy contento con su primera victoria real como comandante de escuadrón. Durante la noche, un barco le había llevado el mensaje de que De Ruyter también había salido victorioso, por lo que Tromp estaba de un humor eufórico. Eso cambió abruptamente con el descubrimiento del buque insignia a la deriva del moribundo Tjerk Hiddes de Vries. De repente, temió que su barco ahora era el único remanente de la flota holandesa y que estaba en peligro mortal. Detrás de él, las naves de la retaguardia inglesa aún operativas habían vuelto hacia el este. En frente, los otros escuadrones enemigos seguramente lo esperaban. En el horizonte, solo se veían banderas inglesas. Maniobrando violentamente, Tromp esquivó cualquier intento de ser atrapado y llevó su escuadrón de regreso de forma segura al puerto de Flushing la mañana del 5 de agosto. Allí, para gran alivio mutuo, descubrió el resto de la flota holandesa.

Tromp tardó seis horas en reunir el coraje suficiente para enfrentarse a De Ruyter. Era obvio para él que nunca debería haberse separado por completo de la fuerza principal. De hecho, De Ruyter inmediatamente lo culpó por la derrota y ordenó a Tromp y sus subcomandantes Isaac Sweers y Willem van der Zaan que no volvieran a ver a De Zeven Provinciën. El comandante de la flota holandesa todavía no se había recuperado mentalmente de los eventos del día anterior.

En la mañana del 5 de agosto, después de una corta noche de verano, De Ruyter descubrió que su posición se había vuelto inútil. El teniente almirante Johan Evertsen había muerto después de perder una pierna, la fuerza de De Ruyter ahora se reducía a unos 40 barcos, apiñándose y la mayoría de ellos eran inoperativos, algunos supervivientes de la vanguardia. Unas 15 buenas naves aparentemente habían desertado durante la noche. Un fuerte vendaval del este impidió una fácil retirada a la costa continental, y al oeste, la vanguardia y el centro ingleses (unos 50 barcos) lo rodearon en semicírculo, bombardeándolo de forma segura desde una posición de sotavento.

De Ruyter estaba desesperado. Cuando su segundo al mando del centro, el teniente almirante Aert Jansse van Nes lo visitó para un consejo de guerra. Apenas los dos hombres salieron de la cabina, la mesa en la que estaban sentados fue alcanzada por una bala de cañón.

Los ingleses, sin embargo, tenían sus propios problemas. El vendaval fuerte les impidió cerrar con los holandeses. Intentaron utilizar los brulotes, pero estos también tuvieron problemas para alcanzar al enemigo. Solo el buque Fan-Fan, yate personal de Ruperto, remaba hacia el buque insignia holandés De Zeven Provinciën para hostigarlo con sus dos pequeños cañones, para la risa hilarante de las tripulaciones inglesas.

Cuando su nave nuevamente se libró de un ataque de un brulote (Land of Promise) y Tromp aún no se presentó, para De Ruyter la tensión se hizo insoportable.

Entonces el viento, que había llevado tanta desgracia a los holandeses, los salvó girando hacia el oeste. Formaron una línea de batalla y llevaron su flota a la seguridad a través de los cardúmenes flamencos, el vicealmirante Adriaen Banckert de la flota zelandesa que cubría la retirada de todos los buques dañados con los buques operativos, y el número de estos últimos crecía lentamente, ya que resultó que solo muy pocos barcos habían desertado en la noche; la mayoría simplemente se había alejado, y ahora, uno tras otro, se unieron a la batalla.

 

Secuelas

La batalla fue una clara victoria inglesa. Las bajas holandesas fueron enormes, estimadas inmediatamente después de la batalla de unos 5.000 hombres, en comparación con los 300 muertos ingleses, los ingleses perdieron el buque Resolution y 3 brulotes; más tarde, información más precisa mostró que solo unos 1.200 de ellos habían sido muertos o gravemente heridos. Sin embargo, los desastres gemelos de la Gran Peste de Londres y el Gran Incendio de Londres, combinados con su mala gestión financiera, dejaron a Carlos II sin los fondos para continuar la guerra. De hecho, solo tenía suficientes reservas para esta última batalla.

Los holandeses habían perdido solo dos barcos el Sneek y el Tholen, otros 20 fueron seriamente dañados y pudieron reparar el daño rápidamente. Los holandeses pronto se recuperaron; al cabo de de un mes, volvieron a tomar el mar, pero solo se produjo una pequeña escaramuza. Durante esta última pelea, De Ruyter inhaló un filamento de fusible quemado que le quemó una fístula en la garganta; se recuperaría justo a tiempo para infligir un golpe severo a la marina inglesa en el Raid de Medway en 1.667, cuando, por fin, pudo llevar a cabo el plan que se le impidió ejecutar en 1.666.

Pero durante las semanas en que la flota holandesa estaba en reparación, el almirante Robert Holmes, ayudado por el traidor holandés Laurens van Heemskerck, penetró en el estuario de Vlie, quemó una flota de 150 mercaderes (Holmes’s Bonfire) y saqueó la ciudad de Ter Schelling (el presente West-Terschelling) en la isla frisona de Terschelling. Fan-Fan estaba nuevamente presente.

En la República, la derrota también tuvo un efecto político de largo alcance. Tromp fue el campeón del partido orangista; fue acusado de negligencia severa, fue multado y se le prohibió servir en la flota.

 

Raid de Holme o Holme’s Bonfire (19 y 20 de agosto de 1.666)

Tras la victoria en la batalla del día de Saint James (4 y 5 de agosto de 1.666), la flota inglesa controlaba el mar del Norte. La flota holandesa, a pesar de haber perdido solo dos barcos, estaba severamente dañada y durante algunas semanas no podría enfrentarse a la flota inglesa. Los comandantes de la flota conjunta, George Monck, primer duque de Albemarle y el príncipe Ruperto del Rin, el 7 de agosto discutieron sobre la mejor manera de explotar esta situación. La línea de acción más ventajosa era iniciar un bloqueo permanente de la costa holandesa y evitar así que la flota holandesa saliese del puerto, se vio imposibilitado por el hecho de que la situación del suministro de la flota inglesa era muy deficiente, debido a la falta estructural de fondos. Era de esperar que la flota inglesa se viera obligada a regresar a los puertos de origen, incluso antes de que la flota holandesa fuera reparada. En su lugar se eligió una empresa mucho más agresiva que un simple bloqueo: atacar uno de los puertos holandeses.

Sin embargo, los objetivos holandeses más atractivos eran también los más peligrosos. En el sur, el puerto de Rotterdam estaba demasiado hacia el interior y los puertos navales de Flushing y Hellevoetsluis estaban demasiado defendidos. Más hacia el norte, la gran riqueza de la ciudad de Ámsterdam solo se podía alcanzar entrando imprudentemente en el Zuyderzee más allá de la mayoría de los buques aún activos de la flota holandesa, acechando en el Texel. Debido a estos peligros, no habría intentos ingleses en estos puertos hasta los tiempos de Napoleón.

El puerto naval del almirantazgo de Frisia, Harlingen, se encontra en el extremo sur de Waddenzee, la vasta extensión de marismas entre las Islas Frisias y la costa continental. La salida de Harlingen hacia el mar del Norte, ubicada a 20 millas (32 km) al noroeste, es el Vlie, el antiguo estuario del río IJssel, entre las islas de Vlieland y Terschelling. El canal se usaba a menudo como amarradero y se suponía, correctamente, que una gran cantidad de barcos mercantes estaban anclados aquí, protegiéndose de la flota inglesa y esperando reanudar su viaje al Báltico, cada año el destino de miles de buques holandeses.

Los bajíos, en este punto incluso más peligrosos de lo habitual en la costa holandesa, generalmente se consideraban una protección suficiente contra cualquier ataque enemigo. Sin embargo, los ingleses tenían la ventaja de contar con la ayuda de un capitán holandés, Laurens Heemskerck, conocido por los ingleses como “Lauris van Hamskirck”, quien en 1.665 había huido a Inglaterra después de haber sido condenado a muerte por cobardía durante la batalla de Lowestoft. Tratando de congraciarse con sus nuevos maestros, había promovido durante algún tiempo una posible incursión en este lugar. El día 7 Heemskerck fue enviado al Little Mary, un barco de 12 cañones de sexta categoría, para explorar la costa junto con el yate privado de Ruperto, el Fan Fan (4), regresando la tarde del día siguiente. Un barrido a lo largo de la costa por un escuadrón de fragatas durante la semana siguiente trajo solo algunos premios. Cuando la flota inglesa, que navegaba a lo largo de la costa holandesa desde el sur, fondeó frente al Texel el 16 de agosto, durante un consejo de guerra Heemskerck convenció a Ruperto y Monck de que era posible un ataque contra las islas de Vlie y Schelling que estaban muy resguardadas.

Como los ingleses no tenían unidades marinas especiales, para el desembarco se formó una fuerza improvisada, que consistía en 300 hombres de cada uno de los tres escuadrones de la flota, dos tercios de ellos marineros y un tercio soldados. Se dedicaron ocho fragatas: Advice (46 cañones), el Hampshire (40), el Tyger (40), el Dragon (40), el Assurance (36), el Sweepstake (36), el Garland (28) y el Pembroke (28). A esta fuerza se agregaron cinco brulotes (el Bryar, Richard, Lizard, Fox y Samuel) y siete ketches. El contraalmirante del Escuadrón Rojo, Robert Holmes, recibió el mando de la expedición; la fuerza de desembarco se dividió en nueve compañías de 100 hombres, cada una compuesta por 70 mosqueteros y 30 piqueros y encabezada por un capitán; Phillip Howard mandaría 120 voluntarios adicionales, en su mayoría nobles que, debido a su posición, no podrían servir honorablemente bajo un plebeyo. Holmes mantuvo a algunos hombres separados para protección personal y, por lo tanto, habla de once compañías.

Las órdenes de Holmes eran saquear las islas. Él mismo desembarcaría en Vlieland con una fuerza de 500 hombres; de ser posible, un ataque simultáneo de los 400 hombres restantes bajo William Jennings debería llevarse a cabo en Terschelling. Los mercantes holandeses no era más que un objetivo secundario.

Mientras que la flota principal permanecía fondeada a lo largo de la costa de la isla de Texel, Holmes el 18 de agosto navegó hacia el Vlie, acompañado ese día por el yate Fanfan del príncipe Ruperto. Como no pudo entrar de inmediato en el Vlie debido a un viento contrario del sudeste, envió un ketch para sondear el Westerboomsgat, en esos tiempos era el principal canal del Vlie, discurriendo de oeste a este hacia la punta de tierra de Terschelling.

Mapa de Vlie en el siglo XVII, basado en uno realizado por los pilotos de Schellinger en 1641

Primer día, 19 de agosto

Holmes el jueves 19 de agosto, cuando el clima adverso del sudeste se redujo a la brisa, alrededor de las 08,00 horas entró en el Vlie, usando el Tyger (40) como su buque insignia y dejando atrás el Hampshire (40) y  el Advice (46) como fuerza de cobertura. Normalmente, los bancos de arena cambiantes habrían dificultado un acercamiento, pero Holmes tuvo un golpe de suerte. El día 17, el Garland (28) había tomado un mercante danés con un piloto holandés a bordo, que Holmes encontró más capaz que Heemskerck, cuyo conocimiento de los bajíos Holmes resultó ser muy exagerado; también se supo que la parte del dique no había sido eliminado; esto había sido ordenado por el almirantazgo de Amsterdam, pero el día 18 los ingleses ya estaban tan cerca que el “hombre de la boya” oficial no se había atrevido a completar el trabajo. También el Almirantazgo había ordenado días antes que todos los barcos regresaran al puerto de origen, con una multa de seis florines por día, pero casi ninguno lo había cumplido; la mayoría de los armadores habían dado explícitamente órdenes de quedarse, para poder navegar inmediatamente al final del bloqueo inglés.

Holmes y el piloto holandés reconocieron el canal en el Fanfan, y descubrieron que una gran flota mercante estaba presente allí, estimada en 50 buques. Como resultado, Holmes encontró una flota de aproximadamente 150 buques mercantes, custodiadas por dos fragatas ligeras, el Adelaar (12) y el Tol. El Adelaar (12) del almirantazgo de Ámsterdam había sido utilizado como escolta permanente el Vlie. Las tripulaciones de los barcos tenían mucha confianza en su capacidad para repeler un ataque y muchos aldeanos de las islas incluso habían llevado sus pertenencias a bordo, suponiendo que estuvieran más a salvo allí que en tierra, donde esperaban que el ataque inglés sería más fuerte.

De hecho, a Holmes se le había ordenado dar prioridad a las instalaciones costeras en Vlieland. Sin embargo, cuando su Tyger (40) como primer barco llegó al fondeadero Reede van Speckhoeck (Whalers ‘Moorage o Schelling Road), al oeste del banco de Hobbesandt, para su perplejidad solo vio una pequeña aldea, Oost-Vlieland, en esa isla y el interrogatorio de algunos prisioneros confirmaron que no había edificios importantes allí. Mientras tanto, detrás de él, el Garland (28) y el Dragon (40), con dificultad para vencer al viento en un curso de viraje a través del Westerboomsgat, habían encallado; el Dragon solo pudo liberarse tirando 8 de sus cañones por la borda y el suministro de cerveza. En estas circunstancias, Holmes consideró imprudente confiar su fuerza de desembarco, cubierta solo por un puñado de fragatas, a un ataque en lo que básicamente era una zona de dunas, mientras esperaba que la enorme flota mercante con miles de marineros permaneciera pasiva hacia el sur en el Vlieree (Vlie Road) mientras esto sucedía. Por lo tanto, decidió atacar esa flota primero. Según algunos, Holmes también se inspiró especialmente en la oportunidad de dañar la economía holandesa. Más tarde justificaría su iniciativa afirmando que carecía de la capacidad de desembarco para atacar a Vlieland porque todos los ketches estaban encallados.

Holmes no se atrevió a aventurarse más con sus fragatas, estaba en una posición casi cercada por cardúmenes, por lo que, a excepción del Pembroke (28) de poca profundidad, el asalto se llevó a cabo alrededor de las 13,00 por los 5 brulotes, navegando un poco hacia el norte por el canal Robbegat, la entrada del Vliestroom, donde la mayor parte de la flota mercante se extendía de norte a sur a lo largo de una distancia de diez millas. Su éxito fue completo. Al acercarse, tres grandes buques mercantes armados, ordenados para ayudar a las naves de vigilancia, perdieron el coraje y huyeron. El primer brulote logró prender fuego a la fragata holandesa Adelaar (12), la mayoría de la tripulación holandesa se ahogó el buque dio la vuelta; cuando el siguiente brulote se acercó al Tol, la tripulación abandonó el barco, remando en algunas balandras. Sin embargo, este segundo brulote encalló; viendo eso, la tripulación holandesa de un balandro giró; un brulote ingles se dirigió al Tol, produciéndose una carrera para ser los primeros en llegar al Tol. Los ingleses ganaron y prendieron fuego al buque de guerra holandés.

Los otros tres brulotes se dirigieron a los grandes buques mercantes holandeses en el extremo norte y los incendiaron, causando un pánico masivo en los otros buques, los marineros de los cuales la mayoría abandonaron sus barcos, escapando hacia el sur en botes.

Raid de Holme o Holme’s Bonfire 19 de agosto de 1666. Holme incendia 130 mercantes holandeses entre Terschelling y Vlieland. Autor Willem van de Velde el Viejo

Al ver la confusión en el lado holandés, Holmes decidió aprovechar de inmediato esta oportunidad. Cada balandra disponible, fuentes holandesas indican un número de 22, estaba tripulada con equipos de demolición de una docena de hombres cada uno para prender fuego a cualquier barco que pudieran alcanzar, sin perder tiempo en el saqueo. Pronto incluso los barcos holandeses, cuyas tripulaciones se mantuvieron firmes, fueron rodeados por naves incendiarias y obligados a abandonar su posición. Los barcos que huían se enredaron y se convirtieron en víctimas fáciles, ya que el viento del sudeste los empujó hacia sus atacantes.

Durante las siguientes horas los barcos uno tras otro se convirtieron en víctimas del incendio hasta que se salvaron los últimos nueve sobrevivientes cuando un gran barco guineano y algunos ketches armados se pararon y lucharon, logrando proteger a otros buques detrás de ellos en un callejón sin salida por el arroyo Inschot. La acción terminó alrededor de las 20,00. Aproximadamente 130 naves fueron destruidas; de acuerdo con el propio Holmes, 11 barcos escaparon. Casi todos los marineros se salvaron, la mayoría remando en balandras a Harlingen y algunos caminando o caminando sobre el banco de Kracksant a Vlieland. Los ingleses no estaban dispuestos a tomar muchos prisioneros ya que, para su gran vergüenza, carecían de los fondos para alimentar incluso a aquellos que habían tomado en batallas previas.

Raid de Holme o Holme’s Bonfire 19 de agosto de 1666. Autor Willem van de Velde el Viejo, Rijksmuseum

Mientras tanto, la milicia civil de Vlieland, situados en la parte oriental, al principio, asistida por una tormenta eléctrica, disuadió cualquier intento de desembarco inglés pero, al ver la conflagración, perdieron valor y huyeron con la mayoría de la población, algunos usando pequeños barcos, otros caminando hacia Texel. En su camino hacia el sur se encontraron con dos diputados de los Estados de Holanda, Gerard Hasselaer y Baerding, que se habían comprometido a supervisar la flota en Texel y al enterarse de que la amenaza inglesa había viajado a la isla más al norte para investigar. Lograron alentar a los hombres y volver a reunir una fuerza en la cabeza de la tierra y luego regresaron al Texel, prometiendo enviar una compañía de soldados como refuerzo.

El humo y las llamas eran claramente visibles para la flota inglesa frente al Texel, a treinta kilómetros al sur, e interpretados como una señal segura de que Holmes había logrado quemar los almacenes. En consecuencia, Ruperto y Albemarle le enviaron una carta de felicitación ordenando su retirada inmediata ya que el enemigo sin duda también había sido alertado.

 

Segundo día, 20 de agosto

Holmes en la noche del 19 se dio cuenta de que había sido mal informado; las instalaciones principales estaban en la isla opuesta, Terschelling, en esos tiempos llamada Schelling. En su punta occidental había una ciudad, que entonces llevaba el nombre prosaico de “ter Schelling”, que hoy se llama West-Terschelling y que los ingleses conocían entonces como Brandaris. Terschelling era la base de operaciones principal de la industria ballenera holandesa y había almacenes, algunos conectados a este comercio, otros pertenecientes a la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC). La ciudad era rica, que constaba de unas 400 casas de piedra, pero sin murallas. Gran parte de la población consistía en menonitas pacifistas, y muchos balleneros retirados también se habían establecido allí.

A las 05,00 horas del 20 de agosto, Holmes ordenó atacar la ciudad, y él mismo tomó la delantera en el Fan-Fan. Unos pocos hombres armados se opusieron al desembarco con fuego de mosquetes, pero pronto se asustaron cuando seis compañías inglesas llegaron a tierra, aunque el informe personal de Holmes da la impresión de que todas sus tropas estaban comprometidas. Holmes dejó una compañía para proteger el lugar de desembarco y dejó que las otras cinco marcharan en formación cerca del borde de la ciudad. Los exploradores, extendiéndose en todas direcciones, pronto informaron que la población había huido, algunos a pueblos más orientales, otros en cualquier embarcación que pudieron encontrar; tres compañías ahora ingresaron para saquear y quemar la ciudad, mientras que Holmes con 200 hombres permaneció en el exterior hacia el sur. Algunos habitantes muy viejos no habían huido y, de acuerdo con los informes ingleses, fueron tratados con todo el respeto posible.

Raid de Holmes 20 de agosto de 1666. El almirante Robert Holmes incendiando Terschelling. Atribuido a Harmen de Mayer

En ese momento se produjo una marea alta, lo que facilitaría en gran medida la salida de sus fragatas del Vlie. Por lo tanto, Holmes decidió no quemar las aldeas orientales, retirar sus tropas de Terschelling, ejecutar rápidamente breve desembarco en Vlieland en conformidad con sus órdenes originales, y retirarse antes de que se materializara cualquier contraataque holandés. Después de quemar los almacenes y de que las tropas estuvieran más interesadas en saquear que en destruir la ciudad, ordenó que unas cuantas casas en el lado este fueran incendiadas. De esta forma podría obligar a sus hombres a detener el saqueo, evitando que se demorasen demasiado y que perdieran la marea favorable. Había sido un verano muy seco y en pocas horas casi toda la ciudad se quemó: solo unas 30 casas, el ayuntamiento, la iglesia reformada holandesa y el faro de Brandaris fueron salvados de las llamas. Las tropas inglesas en su mayoría se retiraron en buen orden. Dejó un ketch para recoger posibles rezagados.

Al llegar a Tyger, Holmes supo que Ruperto había ordenado una retirada inmediata, por lo que decidió renunciar a un último ataque contra Vlieland; desconocido para él, los primeros refuerzos holandeses ya habían llegado preparados para colocar dos baterías de cañones, por lo que su decisión impidió un desembarco controvertido. Acompañaba a las tropas holandesas el famoso pintor naval Willem van de Velde el Viejo, que haría bocetos del sitio, que él y su hijo Willem van de Velde el Joven desarrollarían en algunas pinturas dramáticas.

 

Batalla Dungeness o del cabo de Dungeness (17 de septiembre de 1.666)

Luis IX de Francia y su superintendente general de navegación, François de Vendôme, duque de Beaufort, habían decidido que este era el momento de actuar ya que los ingleses estaban distraídos por el reciente Gran Incendio de Londres, que finalizó el 5 de septiembre. Luis había ordenado que las flotas francesas y holandesas se unieran contra Inglaterra. Un escuadrón francés de 8 barcos, mandado por el capitán Job Forant a bordo de el Sophie (60) había partido de Toulon y se le unió un pequeño escuadrón holandés que elevó el total a 14 barcos. La flota franco-holandesa entró en el Canal de la Mancha, buscando unirse a la flota holandesa principal en los Países Bajos. Se encontró con un clima pesado, y frente a Dungeness, la flota se encontró con una fuerza inglesa más grande de 25 barcos bajo el mando del almirante Thomas Allin.

Allin persiguió a la flota combinada y comenzó una batalla. La visibilidad era pobre, la acción fue muy confusa. Los ingleses tenían la ventaja del viento e infligieron grandes daños en los barcos franceses el Bourbon (66) y el Mazarin (48) bajo los capitanes Rabesnières-Treillebois y Villepars, respectivamente. Luchando contra seis barcos ingleses, lograron abandonar con grandes daños y bajas y escaparon a Le Havre. Los barcos franceses el Mercœur (32 cañones) y  el Oms y los holandeses el Prins te Paard y el Oosterwijk se vieron obligados a abandonar la lucha. El Dragon (42) bajo el mando del capitán Préaux-Mercey después de haber sido rodeado por tres barcos ingleses consiguió abrirse paso y logró llegar a puerto en Dieppe.

El barco francés el Rubis (70), se habían desprendido por el mal tiempo, avistó la flota de Allin pensando que era la flota franco-holandesa.

El capitán francés Gilles de La Roche Saint-André se dio cuenta de su error demasiado tarde; intentó luchar, pero superado en número, se rindió. El resto de los franceses y holandeses se retiraron a la seguridad de Gilles de La Roche Saint-André fue tratado honorablemente por sus captores ingleses y fue liberado inmediatamente por orden de Carlos II, mientras que el duque de York le ofreció una espada antes de su repatriación a Francia. Su reputación en el Tribunal de Francia fue tal que fue nombrado jefe de escuadra en la Marina Real francesa en 1.667. Luis XIV, sin embargo, se desilusionó con el duque de Beaufort por su fracaso al unirse a la flota holandesa.

El Rubis se puso en servicio como el French Ruby, y sirvió en la Armada Inglesa hasta 1.686.

Después del Incendio de Londres en septiembre, llegó la siguiente oferta de paz de Carlos, II reduciendo nuevamente sus demandas. Pequeñas “indemnizaciones”, el regreso de la isla de nuez moscada de Pulau Run y un acuerdo sobre la India sería suficiente; no se hizo más mención de la posición de Guillermo de Orange. Los Estados Generales simplemente se refirieron a su declaración del 11 de diciembre de 1.665, ya que no estaban dispuestos a hacer ninguna concesión que le permitiera a Carlos retirarse de la guerra sin perder la cara.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-05. Última modificacion 2019-02-05.