Edad Moderna Guerras Anglo-Holandesas (1652-74) Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Operaciones 1665

Cargando anuncio...

Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Operaciones 1665

 

Batalla de Lowestoft (13 de junio de 1.665)

Antecedentes

La guerra fue declarada en marzo de 1.655, por el rey de Inglaterra con toda pompa en Westminster, con dos heraldos seguidos por dos portamazas, nueve trompeteros y dos tropas (escuadrones de caballería), con gran regocijo por parte del pueblo.

Con el objetivo de interrumpir el tráfico marítimo holandés, los ingleses concentraron unos 100 barcos de guerra en la base principal holandesa de Scheveningen o de Texel, mando del duque de York, el príncipe Ruperto, y lord Sandwich, en esa posición, los ingleses podían cortaron la mayor parte de la armada holandesa y encerrar al escuadrón de Zelanda, y pudieron bloquear el comercio a Amsterdam, lo que obligaría a los holandeses a luchar en desventaja o perder sus vitales convoyes.

El inconveniente de este plan era que los ingleses tenían que permanecer en el mar, y la flota no había sido aprovisionada adecuadamente, así que tuvieron que retirarse por propia iniciativa.

Los holandeses reunieron sus dos flotas y persiguieron a los ingleses mandados por Van Wassenaer (apodado Opdam el Brumoso), un antiguo oficial de caballería porque De Ruyter estaba navegando.

Los holandeses estaban desesperados por evitar un segundo bloqueo inglés de sus puertos después de que los ingleses interrumpieron el primero por falta de suministros. El principal político holandés, Johan de Witt, ordenó a Van Wassenaer atacar a los ingleses agresivamente durante un período de vientos del este estables que habrían dado a los holandeses el factor meteorológico. Sin embargo, Van Wassenaer, quizás sintiendo que su flota era demasiado inferior en entrenamiento y poder de fuego para desafiar realmente a los ingleses en plena batalla, pospuso la lucha hasta que el viento giró para buscar una confrontación menor en una posición defensiva de sotavento desde la cual podía desconectar rápidamente y regresar sin desobedecer abiertamente las órdenes. Su actitud le costaría un sexto de su flota y su vida.

La razón de la gran cantidad de escuadrones era que los pequeños almirantes holandeses, y los muchos nuevos oficiales de bandera designados recientemente por ellos, insistían en tener su propio escuadrón; los almirantazgo de Amsterdam y Maas (es decir, Rotterdam) dividieron sus flotas para formar escuadrones del mismo tamaño que los de las flotas más pequeñas.

Ambas flotas nacionales solo podían ser tan grandes al emplear comerciantes armados: los ingleses usaban 24 de ellas; los holandeses 12, algunos de ellos enormes buques de guerra de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC), traídos especialmente de las Indias. Los holandeses también habían activado 18 buques de guerra inmovilizados de la guerra anterior.

 

Despliegue de fuerzas

El 11 de junio, Van Wassenaer avistó la flota inglesa, pero se produjo una calma y no se pudo librar ninguna batalla. El 12 de junio, el viento volvió a soplar, y desde el este, dándole a Van Wassenaer el factor climatológico. Sin embargo, simplemente no atacó, a pesar de las claras órdenes de hacerlo bajo estas condiciones. A la mañana siguiente, el viento había virado hacia el oeste y ahora se acercaba a la flota enemiga.
La flota inglesa de 109 naves portaba 4.542 cañones y 22.055 hombres; consistía en tres escuadrones.

  • Vanguardia mandada por el Jacobo, duque de York (futuro Jacobo II) con el Escuadrón Rojo, compuesto de 23 buques de guerra, 8 mercantes armados y 2 brulotes, el buque insignia era el Royal James (78). 
  • Centro mandado por el príncipe Ruperto del Rin, con el Escuadrón Blanco por 36 buques de guerra, 9 mercantes y 2 brulotes, el buque insignia era el Royal Charles (80).
  • Retaguardia mandada por Edward Montagu, primer conde de Sandwich, con el Escuadrón Azul compuesto de 24 buques de guerra, 7 mercantes armados y 1 brulote.

La flota holandesa de 103 barcos con 4.869 cañones y 21.613 hombres tenía siete escuadrones:

  • Primer escuadrón (del almirantazgo de Amsterdam), mandado por el propio Van Wassenaer en el buque insignia Eendracht (72), tenía 15 buques en total. 
  • Segundo escuadrón (del almirantazgo de Zelanda), mandado por el teniente almirante Johan Evertsen en el buque insignia Hof van Zeeland (58), tenía 16 buques en total.
  • Tercer escuadrón (del almirantazgo de Maze), mandado por el teniente almirante Egbert Bartholomeusz Kortenaer en el buque insignia Groot Hollandia (68), tenía 15 buques en total. 
  • Cuarto escuadrón (la flota frisona) mandada por el teniente almirante Auke Stellingwerf en el buque insignia el Sevenwolden (58), tenía 15 buques.  
  • Quinto escuadrón (del almirantazgo de Amsterdam) mandado por el vicealmirante Cornelis Tromp en el buque insignia el buque insignia Liefde (70), tenía 17 buques en total.
  • Sexto escuadrón (la flota zelandesa) comandado por el vicealmirante Cornelis Evertsen el Viejo en el buque insignia Vlissingen (46), disponía de 16 buques y 2 brulotes.
  • Séptimo escuadrón (del almirantazgo de Noorderkwartier) mandado por el vicealmirante Volckert Schram en el buque insignia Wapen van Nassau (60), disponía de 15 buques.

 

La batalla

Sobre las 03,30 horas, comenzó la acción, y parece que las dos flotas, cada una en línea, se cruzaron en cursos opuestos según la forma establecida en aquellos tiempos, aunque algunos relatos declaran que se cruzaron. Habiendo pasado, cada uno dio vuelta y viró para un nuevo encuentro. Los holandeses parecen haber cambiado de rumbo en sucesión, su vanguardia seguía siendo su vanguardia, su centro su seguía siendo su centro y su retaguardia quedaba por detrás; pero los ingleses alteraron el curso simultáneamente, de modo que, en la segunda pasada, su retaguardia se convirtió en su vanguardia. Los holandeses en vano se esforzaron por ganar el viento; y fue probablemente debido a estos esfuerzos que sobre las 13,00 horas, en el transcurso de la segunda o posterior pasada, el escuadrón de Sandwich se encontró mezclado con el centro holandés, y, ya sea por accidente o intencionadamente, lo atravesó, cortando la flota enemiga en dos partes. Es probable que fuera por accidente, ya que las versiones inglesas admiten que en ese momento, debido al humo, había una gran confusión, y que los barcos propios estuvieron a punto de dispararse unos a otros. De hecho, no hay duda de que, después de un cierto tiempo, el orden en ambos lados casi dejó de existir, y la acción degeneró en una gigantesca melée.

En el curso de la lucha, Obdam, en el Eendracht (76), se encontró cerca del duque de York en el Royal Charles (80); y los dos comandantes rápidamente y ardientemente se enfrentaron entre sí. El Eendracht intentó abordar el Royal Charles, pero sin éxito. Sin embargo, viró tan bien su costado, que el duque de York, corría el mayor peligro de hundirse o de tener que rendirse. Charles Berkeley, primer conde de Falmouth, el señor Boyle, segundo hijo del conde de Burlington, y lord Muskerry, junto con otros, el duque de York estaba cubierto de sangre. Pero, en el clímax de la pelea, el Eendracht explotó repentinamente, solo 5 de los 409 tripulantes, salvaron la vida. Es probable que el accidente fuera ocasionado por el encendido de algunos cartuchos sueltos y la extensión de las llamas a la Santabárbara, pero la tradición popular en Holanda atribuye la catástrofe a otra causa, y declara que un sirviente negro de Obdam disparó al polvorín por motivos de venganza.

Batalla de Lowestoft, 13 de junio de 1665. Enfrentamiento entre el Royal Charles y el Eendracht. Autor Hendrik van Minderhout,

La explosión y la pérdida de su comandante en jefe aumentaron la confusión entre los holandeses, muchos de los cuales empezaron a ceder y se dejaron llevar por el viento. Sin embargo, algunos de los escuadrones, y numerosas naves individuales, todavía se mantuvieron firmes valientemente. Jan Evertsen asumió el mando principal, pero la noticia de que lo había hecho no le llegó a Cornelis Tromp, quien, al saber de la muerte de Obdam, y al enterarse también de que Cortenaer a había sucumbido a una herida en el muslo, y que Stellingwerf había muerto por una bala en el cuerpo, se imaginó a sí mismo como el oficial superviviente y tomó el mando de gran parte de la flota que permanecía cerca de él. Tan solo dos días después, Tromp escribió a los Estados Generales que no sabía qué había sido de Evertsen. Seguramente no puede haber una mejor prueba de la desorganización de los holandeses.

Sin embargo, con ciertas excepciones vergonzosas, como el Nagelboom (52) de séptimo escuadrón y el Hilversum (58) del tercer escuadrón se se rindieron vergonzosamente. El Carolus Quintus (52) del séptimo escuadrón, fue traicionado por su tripulación amotinada. Como consecuencia de la mala conducta, tres capitanes serían posteriormente sentenciados a recibir un disparo; tres fueron públicamente degradados; dos más fueron despedidos del servicio; y el maestro de la nave de Cortenaer fue obligado a subirse sobre un andamio con un collerón alrededor de su cuello, y luego fue desterrado. El capitán Laurens Heemskerk, del Vrede (40), que fue condenado por contumacia.

El capitán Bastiaen, en la nave de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales el Oranje (76), presionó al Montagu (52), muy duro, y, según los informes holandeses, incluso tuvo posesión de ella por un tiempo, hasta que fue retomada por el Royal James (78), que perdió a su capitán, conde de Marlborough, y Charles Weston, tercer conde de Portland, un voluntario a bordo, durante la lucha. El Oranje posteriormente se incendió, y su valiente comandante, se salvó antes de que explotara, finalmente murió de sus heridas. El capitán Jan den Haen, en el Stad en Lande (56), tomó el Charity (46), y finalmente la llevó a puerto como premio. Sin embargo, es justo decir que el Charity había sido lamentablemente mutilada sucesivamente por el Liefde (70), el Elf Steden (54), y el Cruijningen (58), y que, antes de ser abordada, aproximadamente 90 de sus tripulantes huyeron llegando a la orilla.

Batalla de Lowestoft 13 de junio de 1665. Autor Adriaen Van Diest

Pero el día estaba perdido; e incidentes menores como la voladura de la popa del Saint George, o las heridas fatales del vicealmirante John Lawson, que se había alejado. A las 19,00 horas, los holandeses estaban en plena huida. Jan Evertsen, y los barcos con él, se dirigieron la boca del río Maas. Tromp y sus barcos, en un orden algo mejor, se dirigieron a Texel. Fue cuando los hombres, conscientes de la derrota, estaba pensando principalmente en sí mismo, cuando ocurrieron dos desastres graves. El Maarseveen (78), el Ter Goes (30) y el Swanenburg (30), pertenecientes a diferentes escuadrones, corrieron a bordo el uno al otro, y fueron incendiados y destruidos. Por otra parte, cuatro barcos, el Prins Maurits (53), el Coeverden (56), el Utrecht (48) y uno más, fueron atrapados, aún entrelazados e ingobernables, siendo atados por un brulote inglés, siendo incendiados.

 

Secuelas

Los trofeos conseguidos por los ingleses, según un informe enviado al almirantazgo fueron 9 barcos: el Carolus Quintus (54), el Hilversum (60), el Delft (32), el Yacht (18), el Jonge Prins (36), el Mars (50), el Nagelboom (54), el Wappen van Zeeland (44) y el Bul (36).
Pero a esto deberían agregarse el Huis te Swieten (70), el Ruiter Geldersche (48), el Westfriesland (50), y probablemente uno más, haciendo 14 en total, además de 4 que fueron abandonados después de la captura, como consecuencia de su malas condiciones. Unos 14 fueron destruidos. Si esta estimación es correcta, la pérdida total de los holandeses fue de unos de 32. Su pérdida en oficiales y hombres fue de aproximadamente 4.000 muertos y 2.000 tcapturados.
Las pérdida inglesas fueron, en comparación, muy leves. Que el Charity (46) fue tomado es admitida por todos. Los holandeses afirman haber tomado el John and Mary, pero nada más. Los muertos ingleses serían unos 250, unos 340 heridos; y unos 200 prisioneros. Pero la victoria costó la vida de dos oficiales ingleses y tres capitanes, el vicealmirante John Lawson, el contraalmirante Robert Sansom, el capitán James Ley, el conde de Marlborough, del Royal James, el capitán Robert Kirby, del Bredah, y el capitán James Abelson, del Guinea.

De no haber sido por Tromp, que cubrió la retirada, los holandeses habrían sufrido aún más severamente. Otras dos causas contribuyeron a salvarlos de la destrucción total. Una fue que, después de la acción, sopló con fuerza hacia las peligrosas costas holandesas, y que los vencedores, según Colliber, habían gastado todas sus naves incendiarias. El otro fue el fracaso de los ingleses en presionar la persecución.

El resultado de la batalla fue parcialmente causado por una desigualdad en el poder de fuego, pero los holandeses ya se habían embarcado en un ambicioso programa de expansión, construyendo barcos más pesados. Los ingleses no pudieron aprovechar su victoria. Nunca lograron un bloqueo efectivo de la costa holandesa y no pudieron evitar que la flota de VOC volviera de las Indias.

Otro resultado fue que un capitán holandés, Laurens Heemskerck, huyó a Inglaterra después de haber sido condenado a muerte por cobardía durante la batalla, y luego, trabajó para los ingleses, los alentó y los ayudó en su incursión en la ría de Vlie, lo que resultó en la incursión de Holmes Bonfire en agosto de 1.666.

 

Batalla de Bergen o de Vågen (12 de agosto de 1.665)

Llegada a Bergen (Noruega)

En julio de 1.665, lord Sandwich, comandante de la flota inglesa, llevó sus barcos al mar con la esperanza de explotar la reciente victoria sobre los holandeses en la batalla de Lowestoft. Sus dos objetivos eran el escuadrón de Ruyter, que se dirigía a su casa desde África Occidental y las Américas; y un rico convoy de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC), que llegaba dos veces al año desde las Indias Orientales cargadas de especias, gemas y artículos de lujo.

Los ingleses tenían sus problemas habituales de avituallamiento, y una larga campaña por la costa de Holanda no era atractivo. Sandwich llevó su flota al norte, a Noruega, gobernada por Dinamarca, donde esperaba que el convoy de la VOC viniera por la ruta alrededor de Escocia en su camino a casa. Dinamarca era amigable con los holandeses y se vio obligada a mantener la neutralidad. El enviado inglés en Copenhague, sin embargo, informó que el rey Federico III de Dinamarca estaba a punto de romper su alianza con los holandeses, y solo estaba esperando que un rico convoy holandés llegara a uno de sus puertos. Las ganancias de la carga capturada se compartirían con los ingleses. En ese momento, un solo buque de la VOC podía valer 250.000 libras, que era una cuarta parte de los ingresos anuales de la corona inglesa.

El convoy de la VOC que regresaba de las Indias Orientales estaba compuesto de unos 70 buques, 10 de ellos eran de la VOC, y estaba al mando del comodoro Pieter de Bitter. El convoy había partido el día de Navidad de 1.664 y transportaba en ese momento la carga más rica de su historia. Llevaba especies como pimienta, clavo, nuez moscada, ébano, seda, perlas, rubíes, diamantes y porcelanas. El valor total del mercado europeo era de unos 11 millones de florines, y los holandeses habían pagado la equivalencia de 36 toneladas de oro, o 3,5 millones de florines, para comprar esa carga.

Para evitar a la flota inglesa, había navegado al norte de Escocia para llegar a la República Holandesa a través del mar del Norte. Después de haber sido dispersado por una tormenta el 29 de junio, la mayoría de los buques se reunieron en el puerto neutral de Bergen para buscar refugio durante julio para esperar la reparación de la flota holandesa después de su derrota.

Los primeros tres buques VOC, el yate Kogge, el Fluyt Diemermeer (valor de carga 272.087 florines) y el Jonge Prins (valor de carga: 438.407 florines) llegaron el 19 de julio. El 29 de julio llegaron otras siete embarcaciones al puerto: el Walcheren (valor de carga 346.964 florines), el Phoenix (valor de carga 297,326 florines), el Slot Hooningen (valor de carga 386.122 florines), el Brederode (valor de carga 296.773 florines), el yate Rijzende Zon (valor de carga 288.400 florines), y los fluyts (cargueros holandeses) Wapen van Hoorn (valor de carga 300.464 florines) y el Amstelland (valor de carga 282.785 florines). No toda la flota de VOC estaba presente: el Muskaatboom (valor de carga: 293.688 florines) había desaparecido en una tormenta cerca de Madagascar, y el yate Nieuwenhoven (valor de carga: 77.251 florines) y el fluyt Ooievaar (valor de carga: 300.246 florines) habían encontrado refugio en Trondheim. A excepción de el Diemermeer y Amstelland, los barcos holandeses estaban fuertemente armados; muchos eran buques de la VOC especialmente construidos con la doble función de buque de guerra y mercante.

Batalla de Vagen 1655. Despliegue

La flota de batalla inglesa estaba presente desde el 13 de julio (4 en el calendario Juliano) en el mar del Norte para interceptar al escuadrón del vicealmirante Michiel de Ruyter, que estaba a punto de llegar de América, tras haber asolado las posesiones inglesas allí. La flota inglesa se enteró de la llegada de los primeros barcos de la flota de VOC, anunciada por el embajador inglés en la República, George Downing, en un mercante de Rostock el 31 de julio. Esto provocó una acalorada discusión sobre qué objetivo debería tener prioridad. El comandante de la flota, lord Sandwich, en contra del consejo de la mayoría de sus oficiales de la bandera decidió dividir la flota.

El 8 de agosto de julio, después de que un mercante de Ostende informara que los otros buques VOC también habían llegado, y envió 22 de sus barcos de guerra bajo el mando del contraalmirante Thomas Teddiman para atacar Bergen, pero se redujo a 14 cuando 8 barcos navegaron demasiado al oeste, fueron arrastrados más allá de Bergen y no pudieron vencer el viento hacia el sur. Teddiman llegó a Bergen a las 18,00 horas del 1 de agosto y bloqueó la entrada a la bahía. El comienzo de la acción inglesa fue desfavorable: el buque insignia de Teddiman, el Revenge (52), encalló esa misma noche en el cabo Nordnes y solo con mucho esfuerzo logró salir. La entrada de la bahía tenía solo unos 400 metros de ancho, los ingleses podían colocar allí solo siete barcos. Estos fueron, de norte a sur, el Prudent Mary (36), el Breda (40), el Foresight (34), el Bendish (42), el Happy Return (44), el Sapphire (34) y el Pembroke (22). Los otros apuntaron sus armas a las baterías costeras.

En Vågen, las fortalezas de Bergenhus y Sverresborg custodiaban el puerto. Representantes de ambas flotas se acercaron a Johan Caspar von Cicignon, comandante de las fortalezas, y Claus von Ahlefeldt, comandante de las fuerzas noruegas en Bergen. Los noruegos decidieron permanecer al margen de la disputa. Ahlefeldt había oído rumores de un trato secreto entre el rey Carlos II de Inglaterra y el rey Federico III de Dinamarca-Noruega, pero no habían llegado órdenes concretas. Por tratado, una fuerza de cinco buques de guerra de cualquier nación podría entrar al puerto; Ahlefeldt indicó que no permitiría ninguna más.

De hecho, el acuerdo secreto, puramente oral, había sido hecho la semana anterior entre el enviado inglés, Gilbert Talbot y Federico III. Dinamarca-Noruega permitiría a la flota inglesa asaltar el convoy holandés y el botín se repartiría en partes iguales. Esto fue a pesar de la alianza oficial de Federico con los holandeses. Federico envió una orden a Ahlefeldt para que protestara contra el ataque inglés, pero no tomó ninguna medida contra eso. Esa orden no llegó a Bergen a tiempo. Los ingleses enviaron una orden a su flota para posponer su ataque hasta que Ahlefeldt hubiera recibido sus órdenes, pero el mensajero fue interceptado en ruta por los holandeses. Sin embargo, a Teddiman le dijeron que se estaba preparando un tratado. Tanto Carlos como Federico esperaban obtener el botín para sus fondos personales, no para los tesoros nacionales oficiales. Carlos había instruido a lord Sandwich en una reunión secreta personal para arreglar eso. Por lo tanto, lord Sandwich envió a su sobrino homónimo, el cortesano y aventurero Edward Montagu, con Teddiman para asegurarse de que todo siguiera según lo previsto. A Teddiman se le había ordenado que actuara lo más rápido y con la mayor fuerza posible para evitar la participación de la principal flota inglesa, lo que pondría en peligro el secreto.

Cuando Teddiman envió a Montagu a Bergen para coordinar el ataque, para su gran decepción, los comandantes daneses se negaron a cooperar. A las 04,00 horas Montagu regresó, pero Teddiman lo envió de inmediato, ahora para amenazar a las fortalezas con violencia si se mantenían obstinadas. Montagu afirmó que la flota inglesa tenía 2.000 cañones y 6.000 hombres, una afirmación que causó poca impresión, ya que era obvio que estaba exagerando el tamaño real en unas tres veces. Se lo tomaron aún menos en serio cuando ofreció la Orden de la Jarretera a cambio del cumplimiento. Cuando se le negó de nuevo, Montagu se desvió un poco y dejó que su barco remara junto a la flota holandesa para inspeccionar sus preparativos. Los holandeses respetaron la neutralidad del puerto, el Wilhelmus y saludó a Montagu tres veces con humo blanco, y su nave respondió al saludo.

Mientras tanto, la ciudad estaba en pleno alboroto ya que los marineros ingleses habían entrado para intimidar a la población. Muchos ciudadanos huyeron. De Bitter llamó a toda prisa a los equipos holandeses, la mayoría de ellos en la costa de Bergen, tocando las campanas de la iglesia. Como pocos de ellos tenían mucha experiencia en la lucha (y muchos ni siquiera eran holandeses), les levantó el ánimo prometiéndoles tres meses de salario extra en caso de una victoria. Tales promesas eran legalmente vinculantes bajo la ley holandesa y la noticia fue recibida con gran entusiasmo. Cuando terminó su discurso preguntando: “¿Teneis el coraje de enfrentarse al enemigo o no?”, los hombres de acuerdo con los informes holandeses vitorearon: “Sí, señor. Nos mantendremos firmes hasta que hayamos derrotado“, ¡preferimos morir que rendir un tesoro tan rico a los ingleses!”

La mayoría de los barcos holandeses estaban muy al fondo en la bahía; a unos 300 metros de la línea inglesa De Bitter posicionó de norte a sur el Slot Hooningen (60), el Catherina (40), su buque insignia, el Walcheren (60), el Gulden Phenix (60) y el Rijzende Zon (50). Miles de marineros de los barcos más ligeros fueron enviados para reforzar las fortalezas.

 

La batalla

Temprano por la mañana, los ingleses batieron sus tambores y tocaron las trompetas, y los holandeses sabían que pronto comenzarían las hostilidades. Sus equipos alzaron sus cabezas para una breve oración y luego apresuradamente se dirigieron a los cañones.

Cuando la violencia estalló a las 06,00 horas del 12 de agosto, ambas flotas se enfrentaron a unos pocos cientos de metros de distancia entre sí. Teddiman decidió no usar brulotes para no poner en peligro la preciosa carga. Además él no tenía el viento a favor y simplemente no podía ejecutar un ataque directo. Los holandeses habían posicionado sus 8 naves más pesadas para poder darles una andanada a los ingleses; la mayoría de los cañones más pequeños habían sido movidas para apuntar al enemigo ya que las maniobras serían imposibles de todos modos.

Batalla de Vagen 12 de agosto de 1655.

La flota inglesa estaba en posición de sotavento y, por lo tanto, tenía un alcance mejor, pero los artilleros ingleses lo compensaron en exceso, por lo que sus disparos no fueron suficientes. Feroces vientos del sur y la lluvia llevó el humo a los cañones ingleses, cegándolos, y no eran conscientes de que los barcos holandeses rara vez fueron alcanzados. Como Bergen sobresale algo en la bahía desde el norte, las embarcaciones inglesas más al norte tuvieron que disparar justo a lo largo para llegar a los holandeses. Un disparo inglés alcanzó la fortaleza y mató a cuatro personas. El comandante respondió disparando a la flota inglesa.

La flota inglesa, que en total poseía alrededor de 600 cañones y 2.000 hombres, era en sí misma muy superior al arsenal noruego, que solo tenía 125 cañones y de 200 a 300 hombres. Sin embargo, los barcos que enfrentaban a los holandeses estaban mal posicionados para responder al fuego noruego. Además, la mayoría de los barcos ingleses eran fragatas e incapaces de recibir tanto daño como los grandes buques mercantes holandeses, mientras que los holandeses en realidad tenían cierta superioridad en el poder de fuego.

Batalla de Vågen 12 de agosto de 1665. Ataque fracasado inglés a una flota de la VOC en Bergen, Noruega. Autor Willem van de Velde el Viejo

Teddiman había esperado que la moral holandesa se rompiera rápidamente y cometiera el error de no interrumpir la acción cuando esto no sucediera. Después de tres horas de ser golpeados sin piedad, los barcos de bloqueo ingleses fueron derrotados. Sus tripulaciones aterrorizadas cortaron las cuerdas del ancla, pero algunas naves permanecieron enredadas y amenazaron con zozobrar debido al peso de los mástiles rotos, por lo que tuvieron que fondear de nuevo bajo fuego para cortarlas. Los ingleses se vieron obligados a retirarse, a Herdla, alrededor de las 10,00 horas.

Los ingleses tuvieron 421 bajas: 112 muertos (entre ellos la mayoría de los capitanes de los barcos de bloqueo) y 309 heridos.

 

Secuelas

Las órdenes de Dinamarca llegaron a Ahlefeldt seis días después, el 17 de agosto. Con los buques mercantes holandeses aún en Bergen, Ahlefeldt viajó a la flota inglesa en Herdla al día siguiente para tratar de reparar el daño, ofreciéndoles la oportunidad de atacar de nuevo sin interferencia de la fortaleza. Sin embargo, la oferta fue rechazada ya que Teddiman sabía que no podía estar listo a tiempo antes de que las acciones de las flotas principales decidieran el resultado de toda la empresa.

También Von Ahlefeldt se negó a atacar al propio holandés. En los días posteriores a la batalla, los holandeses habían fortalecido fuertemente su posición: una cadena de defensa se posicionó en la entrada de la bahía y sus marineros mejoraron las fortificaciones, agregando otros 100 cañones.

Cuando el viento viró hacia el norte, esperaban un ataque directo de Teddiman, pero el contraalmirante británico, aunque ahora se reincorporó con los 8 buques que se habían separado, se limitó a observar el puerto; el 10 de agosto se fue para unirse a la flota principal, que sin embargo ya se había visto obligado por la falta de suministros a partir hacia Inglaterra el 6 de agosto, ignorante de que no había interceptado a De Ruyter.

El 13 de agosto, Sandwich, al enterarse de que De Ruyter había llegado a la República el 5 de agosto, volvió a tomar el mar, navegando hacia el este, pero no se encontró con la flotilla de Teddiman, a pesar de que estaba a 50 kilómetros al norte de él; las dos fuerzas inglesas no se conocían entre ellas y del hecho de que, a menos de 80 kilómetros al este de ellas, De Ruyter se dirigía al norte, y al llegar había sido nombrado teniente almirante y comandante supremo de la flota holandesa combinada reconstruida, que ahora estaba en vigor. con 93 buques de guerra, 20 yates, 12 barcos de guerra, 15.051 marineros, 4.583 infantes de marina y 4.337 cañones.

Nuevamente regresando a Inglaterra, Sandwich se unió a Teddiman cerca de Flamborough Head el 18 de agosto, fondeando en Solebay el día 22 para reabastecerse y partiendo el día 28.

Mientras tanto, el 28 de agosto, la flota de socorro de De Ruyter había llegado a Bergen; el 23 de agosto partió de nuevo para protegerse de una fuga planeada por la flota mercante, pero vientos adversos lo obligaron a regresar dos días después. Solo el 29 de agosto la flota mercante holandesa abandonó el puerto. Al día siguiente, un convoy de 184 buques fue alcanzado por un huracán que duró hasta la tarde del 1 de septiembre y lo dispersó por completo. Cuando la tormenta amainó, De Ruyter solo tenía 37 buques de guerra y 8 mercantes con él.

Sandwich, ahora al este de De Ruyter, el 3 de septiembre logró interceptar y tomar un grupo de 4 buques de guerra, el Zevenwolden, el Westvriesland, el Groningen y el Hoop y, mucho más importante, dos buques VOC: el Slot Hooningen y Gulden Phenix , que de nuevo los perderían durante el raid en Medway. Recibiendo la falsa noticia de que De Ruyter estaba al este de él con la masa de la flota holandesa, lord Sandwich se retiró al oeste para llevar sus premios a un lugar seguro, de nuevo extrañando a De Ruyter, moviéndose hacia el este. Montagu sería luego severamente criticado por esto, ya que de esta manera tuvo la oportunidad de destruir mas buques holandeses o al menos capturar más barcos del tesoro. Sin embargo, el 18 de septiembre logró interceptar y capturar un segundo grupo con dos buques VOC, 4 buques de guerra y 7 buques fluyt. Después de abandonar una persecución de otros 30 barcos, por temor a los bajíos de las islas Frisias, finalmente regresó a Solebay el 20 de septiembre. Los otros barcos holandeses regresaron a la República holandesa de forma segura, la mayoría reunidos por De Ruyter.

Para los ingleses, el escape de la flota holandesa de retorno de las Indias fue un golpe enorme: solo pudieron financiar la guerra capturándolos. Pero el golpe fue algo suavizado por la posterior captura de los dos buques mercantes de la VOC. Lord Sandwich fue culpado por el fracaso y cayó en desgracia. Después de su llegada al Támesis, ilegalmente, pero quizás con la complicidad de Carlos, tomó bienes de considerable valor de los barcos Slot Hooningen y Gulden Phenix, los vendió en secreto y dividió la ganancia entre sus nueve oficiales de bandera, reservando para sí 4.000 libras. Cuando esto salió a la luz, Carlos no tuvo más remedio que cobrarle, aunque Sandwich defendió su conducta al señalar que se llevó solo una pequeña parte del botín, cuyo valor estimado era de unas 500.000 libras.

Lord Sandwich también pensó que había sido engañado por el rey danés. En febrero de 1.666, el rey danés declararía la guerra contra Inglaterra, después de recibir grandes subsidios holandeses. Pieter de Bitter recibió una cadena de oro honoraria de los Estados Generales.

 

Negociaciones políticas

En el verano de 1.665 el obispo de Münster, Bernhard von Galen, un viejo enemigo de los holandeses, fue inducido por promesas de subsidios ingleses para invadir la república Holandesa. Al mismo tiempo, los ingleses hicieron propuestas a España. El rey de Francia, Luis XIV, fue obligado por un tratado de 1.662 para ayudar a la República en una guerra con Inglaterra. Sin embargo, Luis había pospuesto su ayuda, con el pretexto de querer negociar la paz. Ahora estaba muy alarmado por el ataque de Münster y la perspectiva de una coalición inglés-española. Con la intención de conquistar los Países Bajos españoles, Luis temía que un colapso de la República podría crear una poderosa entidad de los Habsburgo en su frontera norte, ya que los Habsburgo eran los aliados tradicionales de los obispos alemanes. Inmediatamente prometió enviar un cuerpo del ejército francés, y los enviados franceses, bajo el gran nombre de las célebres embajadas, llegaron a Londres para comenzar las negociaciones en serio, amenazando la ira del monarca francés si los ingleses no cumplían.

Estos eventos causaron gran consternación en la corte inglesa. Ahora parecía que la República terminaría como una posesión de los Habsburgo o un protectorado francés. Cualquiera de los resultados sería desastroso para la posición estratégica de Inglaterra. Clarendon, siempre habiendo advertido sobre “esa guerra insensata“, recibió la orden de hacer las paces rápidamente con los holandeses sin mediación francesa. Downing utilizó sus contactos orangistas para inducir a la provincia de Overijssel, cuyo campo había sido devastado por las tropas de Galeno, a pedir a los Estados Generales una paz con Inglaterra. Los orangistas pensaron ingenuamente en aceptar la principal demanda inglesa de que el joven Guillermo III no sería nombrado capitán general y almirante general de la República. El repentino regreso de De Witt con la flota impidió que los orangistas tomaran el poder. En noviembre, los Estados Generales le prometieron a Luis XIV nunca concluir una paz separada con Inglaterra. El 11 de diciembre declaró abiertamente que los únicos términos de paz aceptables serían un retorno al statu quo ante bellum o un rápido final de hostilidades en virtud de una cláusula uti possidetis.

En 1.665, al comienzo de la guerra, las brigadas británicas y escocesas del ejército holandés habían recibido la orden de jurar lealtad al Stadtholder. Los que desobedecieron fueron no fueron pagados. Utilizando sus propios fondos, George Downing, el embajador inglés en los Países Bajos, levantó el 4. ° regimiento (el Holland Maritime) de los remanentes hambrientos de quienes se negaron a firmar. Este Regimiento pasó a convertirse en los Buffs (Royal East Kent Regiment) y vio servicio contra los holandeses más tarde en la guerra.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-04. Última modificacion 2019-02-04.