Edad Moderna Guerras Polaco-Rusas (1486-1677) Guerra de Livonia. Avance ruso (1558-61)

Guerra de Livonia. Avance ruso (1558-61)

Iván IV el Terrible de Rusia

Iván IV Vasilievich, más conocido como el Terrible, nació el 25 de agosto de 1.530 en Kolomenskoye, Rusia. Era hijo del zar Basilio III y Elena Glinskaya y era nieto de Iván III Vasilevich el Grande. El 4 de diciembre de 1.533 falleció el zar, por lo que Iván que tenía 3 años, gobernaría bajo la regencia de su madre.

Durante ese periodo diversas familias de nobles o boyardos se disputaron el poder. Familia como los Glinsky, a la que pertenecía su madre, los Bielsky o los Shuisky son algunas de las más destacadas. Estos nobles hicieron que las arcas quedasen vacías y arruinaron parte de la obra política que se había llevado a cabo por los gobernantes anteriores. Todo ello se acrecentó cuando murió su madre cinco años más tarde, posiblemente envenenada.

Durante aquellos años reinó el caos en el país, estando marcado por la lucha incesante, el asesinato, las ejecuciones y la lucha de familias rivales de boyardos. Ivan fue testigo de todo esto y nunca lo olvidó. Iván fue vejado y humillado por la usurpación de poder y de tierras por parte de los nobles (boyardos), lo que le generó una gran desconfianza por parte de esta clase social. Todo ello le convirtió en el ser cruel en que se convirtió después.

Golpeó primero en 1.543, antes de ser coronado zar, al ordenar la ejecución del príncipe Andrei Shuiskii, uno de los principales líderes boyardos.

Asumió el poder en 1.547 como Iván IV. Quiso conseguir una alianza con una de las familias más influyentes de la época, los Románov, por lo que se casó con la princesa Anastasia Románovna ese mismo año. Además, recuperó el título de zar que era usado sólo esporádicamente por algunos de los antecesores, nombrándose Zar de Todas las Rusias, que contenía además un cierto poder religioso. También intentó el poder de Moscú sobre todas las tierras rusas. Los primeros diez o más años se gastaron en una importante transformación de la burocracia administrativa y religiosa interna del estado, en gran parte como parte de su programa para reestructurar las fuerzas militares.

Para asentar su poder, en 1.548 se rodeó de un consejo privado, el Izbramnaia Rada, donde se encontraban los miembros más influyentes y de absoluta confianza, como su preceptor Macario o su secretario Alexei Adashev. Tambien creó la Opríchnina o policía política, cuyos miembros se elegían entre las clases bajas y el principal criterio era que no tuvieron ningún vínculo con los nobles. Cada miembro, opríchnik, juraba lealtad al zar y se comprometía con un código especial. Se abstenían de beber, comer y de estar en compañía de cualquiera que no fuera miembro de la Opríchnina. Si se descubría que un opríchnik rompía este código tanto él como la otra persona eran ejecutados. Esta guardia en un principio eran 1.000 llegaron a ser 6.000 miembros. Posteriormente la disolvió.

La opríchnina en la corte del zar Iván el Terrible. Autor Nikolái Névrev

Una de las primeras medidas que llevó a cabo fue el alejamiento de la nobleza boyarda que había causado tantos estragos durante la regencia. Redactó nuevas órdenes judiciales y trató de asentar las bases de una administración estatal unificada y centralizada, además de incluir la participación del pueblo. Reunió y codificó todas las ordenanzas en el código Sudiébnik en 1.550. El año anterior había convocado el “Zemski-Sobor” (asamblea de la tierra, representaba a los boyardos, la Iglesia y los comerciantes de las ciudades), una especie de parlamento ruso, y poco después organizó un concilio para hacer una Iglesia más acorde a sus propósitos.

Ante la imposibilidad de reclutar mercenarios para sus tropas, se vio en la obligación de recurrir a las levas nobiliarias pasadas y fijó a los campesinos una gleba. Esto le permitía controlar al campesinado y se determinó el origen de la servidumbre. Formó su propio cuerpo armado, la Streltsy. Sin embargo, los campesinos comenzaron a huir hacia la frontera del sur. Debido a ello, los aristócratas no podían cumplir con sus servicios al zar, por lo que la centralización del poder y la subordinación de la aristocracia peligraban.

Tuvo que frenar la rebelión campesina. Es entonces cuando comienza a dar muestras de su crueldad, ya que para atajar el problema ordenó que los asesinaran indiscriminadamente e incluso se les torturase. También arremetió contra los boyardos que le habían traicionado que fueron arrojados a los perros de caza para que los devorasen vivos. Esto le despertó el placer de tirar perros desde las murallas del Kremlin y ver cómo agonizaban hasta morir.

Para lograr solucionar sus problemas, decidió extender su política exterior y comenzar a conquistar territorios. Conquistó Kazán en 1.552 y Astrakán en 1.554. Ocupó también el valle del Volga y trató de extender sus territorios más allá de la región de los montes Urales, hacia Siberia.

Mapa de Europa oriental segunda mitad del siglo XVI. Autor Vladimir Nikolaev

La situación interior empeoró cuando en 1.553 falleció el único hijo varón del zar, Dimitri, al mismo tiempo que él enfermaba gravemente. Los problemas en Europa y esto produjeron revueltas entre los pueblos de los territorios recién conquistados y entre los nobles, incluyendo algunos fieles partidarios. Cuando se recuperó, vio que no podía confiar en nadie y comenzó su época de terror, cuando comenzaría a conocérsele como Iván el Terrible.

Se generó una desconfianza enfermiza y comenzó a castigar arbitrariamente con grandes dosis de crueldad y sadismo a cualquiera que pudiera considerar enemigo u oponente a su forma de gobierno. En los siguientes años nacerían su hijo Iván y Fiódor, que aseguraban la continuidad dinástica.

Trató de expandirse entonces hacia el mar Báltico, pero su intento de expansión chocó con los intereses de varias naciones europeas como Lituania, Polonia o Suecia. Las potencias europeas decidieron bloquear el principado de Moscovia, impidiendo el avance del Zar. Esto hizo que el conflicto se prolongara durante 25 años, tras la cual no hubo piedad para los perdedores.

Suecia y Polonia se unieron contra el Zar, lo que le obligó a extender el terror por medio de la Opríchnina que él mismo había creado. Esta guardia pretoriana iba vestida con trajes negros, cabalgaban sobre caballos igualmente negros y llevaban por símbolos una escoba (para limpiar Rusia) y una cabeza de perro (para vigilar constantemente). Esta temida guardia produjo un sinfín de muertes indiscriminadas. Miles de personas murieron empaladas, ahogadas, estranguladas, azotadas, quemadas vivas e incluso asadas. Se cebaron especialmente con la nobleza, produciendo casi su extinción. Esto hizo que la tercera parte de Rusia quedara bajo su control.

Oprichnik o miembro de la Opríchnina, esta guardia pretoriana iba vestida con trajes negros, cabalgaban sobre caballos igualmente negros y llevaban por símbolos una escoba (para limpiar Rusia) y una cabeza de perro (para vigilar constantemente), produjo un sinfín de muertes indiscriminadas

Un ejemplo de su represión es la ciudad de Novgorod. La localidad se hallaba en la frontera y había mostrado su descontento con el Zar por los problemas ocasionados por la guerra. Iván la calificó de ciudad traidora y mandó a la guardia para que arrasara la ciudad. Fueron asesinadas más de 60.000 personas.

Pero sin embargo, la mayor locura que hizo fue matar a su primogénito en 1.581 por haberle recriminado los malos tratos que le daba a su esposa embarazada. Éste, loco de ira por la afrenta, le golpeó con un bastón de hierro con tal fuerza que le causó la muerte. Este hecho acrecentó su locura hasta límites insospechados.
Sus tropas se encontraban exhaustas y la crisis económica y todos los problemas sociales y políticos que tenía Rusia hicieron que tuviera que ceder el territorio de Livonia a Polonia y las regiones de Ingria y Carelia a Suecia, además de tener que renunciar a sus propósitos de llegar hasta el mar Báltico.
Falleció el 18 de marzo de 1.584 en Moscú. Le sucedió su tercer hijo, Fiódor, pero sus problemas mentales le llevaron a dejarse influenciar por su cuñado Boris Godunov, quien se nombró regente y más tarde gobernante. Cuando Fiódor murió bajo extrañas circunstancias, terminó la dinastía de los Ruríkidas.

 

Primeros rusos ataques a Livonia (1.558)

Ivan IV dirigió su atención hacia el oeste y emprendió la tarea iniciada por su abuelo de conquistar las tierras occidentales y asegurar una salida al mar Báltico. Desde el principio, la política de Iván no fue popular entre los boyardos, que todavía apoyaban la guerra contra los tártaros y la alianza con las potencias occidentales. La gente del servicio, dvoriane y deti boiarskie , apoyaron la guerra en el oeste como un medio para obtener pomestie (tierras a cambio de proporcionar soldados).

Iván IV consideró el acercamiento de la confederación de Livonia a la mancomunidad Polaco-Lituana para la protección bajo el tratado de Pozvol como casus belli. En 1.554 Livonia y Rusia firmaron una tregua de quince años en la que Livonia aceptó no entrar en una alianza con la Mancomunidad, y acordó pagar un tributo.

Tres años mas tarde, los representantes del Zar llegaron a Dorpart (Tartu) para ratificar el tratado, los livonios mantuvieron que para ratificar el tratado, tenían que tener permiso del Sacro Imperio Romano del que dependía la Orden, pero finalmente firmaron el tratado por 3 años.

Tres años más tarde, el embajador livonio llegó a Moscú para ratificar el tratado por otros tres años, no habían pagado el tributo acordado y si no pagaban, el acuerdo sería cancelado. Iván perdió la paciencia en noviembre de 1.557, nombró al general tártaro Shig Alei comandante de una fuerza de 40.000 efectivos, apoyados por destacamentos de las tribus del este, y avanzó hacia la frontera livona.

En diciembre, el embajador livonio regresó a Moscú con nuevas propuestas, pero cuando Iván se enteró que venía con las manos vacías, le ordenó partir de inmediato.

El 17 de enero de 1.558, Iván reaccionó ordenando la invasión de Livonia, el ejército ruso cruzó la frontera de Livonia desde Pskov penetrando unos 250 km. Los campesinos locales vieron a los rusos como libertadores del control alemán de Livonia. Muchas fortalezas livonias se rindieron sin resistencia. El general Shig Alei se retiró y envió un correo al gran maestre de los Caballeros Teutónicos pidiéndole que se sometiera a Iván. El gran maestre respondió pidiendo un salvo-conducto para que el embajador se entrevistase con el Zar y el cese momentáneo de las hostilidades.

Durante el alto el fuego, las fuerzas livonias de Narva atacaron la plaza rusa de Ivangorod. Cuando el Zar se enteró de que habían atacado, a pesar del alto el fuego, ordenó que se continuaran las hostilidades.

En enero, el príncipe Vishnevetskii, con cosacos rusos y streltsi (mosqueteros), navegó por el Dnieper hasta la ciudad de Perekop, a la que asaltó. Luego regresó a la isla de Khortitsa.

El 21 de enero, los rusos recibieron la noticia de que el khan tártaro de Crimea Devlet Giray, al enterarse de que los rusos habían invadido Livonia, planeaba una campaña tártara con el máximo de fuerzas contra Moscú. Reunió a 100.000 tártaros de Crimea y del Gran y del Pequeño Nogai bajo un gran número de murzas (nobles tártaros) y su hijo, Mehmet Giray, y los envió al norte. Los tártaros cruzaron el río Donets y atacaron a Tula, Riazán y Kashira, luego continuaron hacia el norte hasta el río Mech. Allí recibieron la noticia de que los rusos habían reunido sus ejércitos en las orillas del río Oka. Bloqueados en su objetivo principal de atacar a Moscú, los tártaros giraron hacia el sur, seguidos a corta distancia por los tres polki (regimientos territoriales) rusos.

En febrero, Iván ofreció al rey Segismundo una alianza contra los tártaros, pero el rey polaco, preocupado por la invasión rusa de Livonia y también por la posible reacción turca a una campaña contra los tártaros, rechazó la oferta.

Conquista rusa de Narva (11 de mayo de 1.558)

A mediados del siglo XVI, Livonia no era una fuerza militar significativa capaz de oponerse seriamente al zarato ruso. Su principal patrimonio militar seguía siendo sus potentes fortalezas de piedra. Pero aunque eran formidables para detener flechas y piedras, los castillos de caballeros no eran capaces de proteger a sus habitantes del poder de los cañones de asedio pesados. Por lo tanto, las acciones militares en Livonia se redujeron principalmente a la lucha contra las fortalezas, en la que se distinguió la artillería rusa, que ya se había mostrado su poder en Kazán.

En abril las tropas rusas pusieron sitio a la ciudad de Narva, que estaba situada en las orillas del río Narova a unos 17 kms del golfo de Finlandia, siendo uno de los puertos mas importantes de la liga Hanseatica, lo que le daba a Iván el ansiado acceso al mar Báltico. Las tropas rusas estaban lideradas por los voivodas Adashev, Basmanov y Buturlin, la fortaleza estaba defendida por una guarnición bajo el mando del caballero Focht Schnellenberg. El asalto decisivo a Narva tuvo lugar el 11 de mayo. En ese día se produjo un incendio en la ciudad, que fue acompañado por una tormenta. Aprovechando ese hecho, los guardias habían abandonado las fortificaciones, los rusos se apresuraron al asalto. Rompieron la puerta y entraron en la ciudad baja, capturando los cañones que estaban allí, los atacantes abrieron fuego contra el castillo superior, preparando las escaleras para un asalto. Pero no hizo falta, porque durante la noche los defensores del castillo se rindieron, habiendo pedido la condición de la salida libre de la ciudad.

Captura rusa de la ciudad livona de Narva 11 de mayo de 1558. Autor Alexander Alexandrovich Blinkov

Narva era un puerto marítimo y había una flotilla de 17 barcos anclada bajo el mando del danés Carsten Rode, que aceptó entrar al servicio ruso. Comenzaron las relaciones directas entre Rusia y la Europa Occidental. Simultáneamente, los rusos empezaron la creación de su propia flota, construyeron allí un astillero y los primeros barcos rusos fueron construidos en él por los maestros de Kholmogor y Vologda, a quienes el Zar envió al extranjero para mejorar sus conocimientos.

Conquista rusa de Neuhaus (30 de junio de 1.558)

La defensa de la fortaleza Neuhaus, que estaba defendida por varios cientos de guerreros liderados por el caballero Von-Padene, fue particularmente obstinada en la campaña de 1.558. A pesar de su pequeño número, resistieron durante casi un mes, lo que refleja el ataque violento de las tropas del voivoda Peter Shuisky. Después de que la artillería rusa destruyera las murallas y torres de la fortaleza, los alemanes el 30 de junio de 1.558 se retiraron al castillo superior. Von-Padenorm quería defenderse hasta el último hombre, pero sus compañeros sobrevivientes se negaron a seguir con una resistencia sin sentido. Como señal de respeto por el coraje de los asediados, Shuisky les permitió salir con honor.

Primeros rusos ataques a Livonia (1558-61)

El gran maestre, von Furstenburg, era viejo e incapaz para hacer la campaña. Por lo tanto, renunció a su cargo y los caballeros eligieron a Gottgard Kettler como el nuevo gran maestre.

 

Conquista rusa de Dorpat (18 de julio de 1.558)

En julio, el príncipe Peter Shuisky sitió a Dorpat (Tartu). La ciudad estaba defendida por una guarnición bajo el mando del obispo Weyland (2.000 hombres). Y aquí, ante todo, se distinguió la artillería rusa. El 11 de julio, comenzaron a bombardear la ciudad, siendo destruidas algunas torres y murallas. Durante los bombardeos, los rusos acercaron parte de los cañones casi en la misma muralla de la fortaleza, frente a las puertas de Alemania y San Andrés, y abrieron fuego a corta distancia. El bombardeo de la ciudad duró 7 días. Cuando las principales fortificaciones fueron destruidas, los asediados habiendo perdido la esperanza de recibir ayuda externa, entablaron negociaciones con los rusos. Shuisky prometió no destruir la ciudad y preservar su antigua administración a sus habitantes. El 18 de julio de 1.558 Dorpàt capituló.

Defensa rusa de Ringen (1.558)

En septiembre, el ejército principal se retiró, dejando fuertes guarniciones en las ciudades conquistadas, retirándose a los cuarteles de invierno en los límites. Esto fue aprovechado por Kettler, en nuevo gran maestre de la orden de Livonia, que reunió un ejército de 10.000 efectivos reforzados con 1.200 lansquenetes, 100 artilleros y municiones de Alemania y trató de recuperar a los perdidos. A finales de 1.558, se acercó a la fortaleza de Ringen, que estaba defendida por una guarnición de varios cientos de arqueros, encabezada por el voivoda Rusin-Ignatiev. El ruso valientemente aguantó cinco semanas, rechazando dos ataques.

Para ayudar a los asediados, trataron de enviar al voivoda de Repnin con unos 2.000 efectivos, pero Kettler lo derrotó. Ese fracaso no afectó el espíritu de los sitiados, que continuaron resistiendo. Los alemanes fueron capaces de tomar la fortaleza por asalto solo después de que la pólvora se había acabado de sus defensores. Todos los defensores de Ringen fueron muertos. Habiendo perdido una quinta parte de sus tropas en el asedio de Ringen (unos 2.000 hombres) y haber gastado más de un mes en el asedio, Kettler no pudo aprovechar el éxito. A finales de octubre, se retiró con su ejército a Riga. Esta pequeña victoria se convirtió en un gran desastre para los livonios. En respuesta a sus acciones, el ejército del zar Iván el Terrible entraría en Livonia dos meses después.

Durante ese tiempo, el príncipe Vishnevetskii realizó una segunda incursión más grande en Perekop (península de Crimea).

 

Batalla de Thirzen (17 de enero de 1.559)

En enero de 1.559, los rusos volvieron a invadir Livonia. El avance fue dirigido por el khan de Kasimov Shahghali, con otros dos príncipes tártaros a la cabeza de una fuerza que incluía a los boyares rusos, tártaros y caballería de pomestia, así como cosacos, que en esos momentos eran mayormente infantería, en total unos 130.000 efectivo.

En la ciudad livona de Thirzen, el 17 de enero de 1559, tuvo lugar una batalla entre el ejército de la orden de Livonia bajo el mando del caballero Felkensam y el ejército ruso liderado por el voivoda Plat. Los alemanes sufrieron una completa derrota. Felkensam y 400 caballeros murieron en batalla, el resto fueron capturados o huyeron. Después de esta victoria, el ejército ruso hizo libremente una incursión de invierno en las tierras de la Orden a Riga, arrasaron metódicamente el país y mataron a todas las personas que capturaron, incluidos los niños y en febrero regresó a Rusia.

Caballería rusa siglo XVI: 1 jinete aristocrático moscovita 1.533-84; 2 opríchnik o miembro de la Opríchnina 1.533-84; 3 jinete seguidor feudal. Autor Angus McBride

Tregua de 1.559

En la primavera, las hostilidades no se reanudaron. En abril de 1.559, Iván, a través de la mediación del rey de Dinamarca, firmó una tregua de seis meses que abarcaba de mayo a noviembre. Esto se debió en gran parte a la presencia en el gobierno de Moscú de graves desacuerdos sobre la estrategia externa. Así, los asesores más cercanos del rey, encabezados por Okolnich Alexei Adashev, estaban en contra de la guerra en los estados bálticos y a favor de continuar la lucha en el sur, contra el khanato de Crimea. Esta agrupación reflejó los sentimientos de aquellos círculos de nobleza que deseaban, por un lado, eliminar la amenaza de ataques de las estepas, y por el otro, recibir un gran fondo de tierras adicionales en la zona de la estepa.

Kettler pidió ayuda a Suecia y Dinamarca, pero se negaron. También le pidió a Segismundo II rey de la mancomunidad Polaco-Lituana y comenzó las negociaciones para una alianza. En junio de 1.559, Kettler negoció con Nikolai Radziwill, el voivoda de Vilnius, el Primer Tratado de Vilnius (Vilna), por el que los estados de Livonia quedaron bajo la protección polaco-lituana. El Sejm (parlamento) polaco se negó a aceptar el tratado, creyendo que se trataba de un asunto que afectaba únicamente al gran ducado de Lituania.

 

Defensa rusa de Dorpat y Lais (1.559)

El gran maestre de la orden de Livonia, Kettler, usó activamente el respiro que se le dio. Después de recibir ayuda de Alemania y de concluir una alianza con el rey polaco, el maestro rompió la tregua y se lanzó a la ofensiva a principios de otoño. Se las arregló con un ataque inesperado para aplastar el destacamento del gobernador Plescheyev cerca de Dorpat. En esta batalla, unos 1.000 rusos cayeron. Sin embargo, el jefe de la guarnición Dorpat, el voivoda de Katyrev-Rostovsky logró tomar medidas para defender la ciudad. Cuando Kettler puso sitio a Dorpat, los rusos recibieron a su ejército con disparos y una valiente salida. Durante 10 días, los livonios intentaron destruir las murallas con fuego de cañón, pero sin éxito. No decidido a empeñarse en un largo asedio de invierno, Kettler se vio obligado a retirarse.

En el camino de regreso, Kettler decidió apoderarse de la fortaleza de Lais, donde había una pequeña guarnición rusa bajo el mando de la cabeza de los streltsi (mosqueteros) de Koshkarov (400 efectivos). En noviembre de 1.559, los livonios consiguieron romper la muralla, pero no pudieron penetrar en la fortaleza, detenidos por la feroz resistencia de los streltsi. Durante dos días, la valiente guarnición de Lais combatió constantemente los ataques del ejército de Livonia. Kettler nunca logró derrotar a los defensores de Lais, y se vio obligado a retirarse a Wenden. El fracasado asedio de Dorpat y Lais significó el fracaso de la ofensiva de otoño de los livonios. Por otro lado, su ataque obligó a Iván el Terrible a reanudar las operaciones militares contra la Orden.

 

Batalla de Herme o de Ergeme (2 de agosto de 1.560)

En enero de 1.560, Segismundo envió al embajador Martin Volodkov a la corte de Iván en Moscú en un intento de detener a la caballería rusa que arrasaba Livonia rural.
En febrero de 1.560, el príncipe Vishnevetskii se trasladó al río Donetz para avanzar a Kerch y Daniel Adashev navegó por el Dnieper. El 11 de marzo, Iván discutió la situación con los boyardos para decidir cómo actuar contra el khan Devlet Giray. Cinco polki (regimientos territoriales) fueron a Tula. Veshniakov se unió para fortalecer el ejército del príncipe Vishnevetskii.

En el verano de 1.560 cerca de Wittenstein, el ejército del príncipe Kurbsky (5.000 hombres) derrotó a un destacamento livonio del ex-maestre de la Orden de Firstenberg.

Días más tarde los caballeros de la orden de Livonia volvieron a sufrir otra desastrosa derrota por parte de los rusos en la batalla Herme o de de Ērģeme el 2 agosto de 1.560, en la que 330 caballeros de la orden de Livonia con unos 1.000 efectivos en total, bajo el mando del maestre Philipp Schall von Bell, fueron derrotados por un ejército ruso de unos 12.000 efectivos bajo el mando de Vasily Ivanovich Barbashin. Al parecer los livonios intentaron atacar por sorpresa a los jinetes rusos que descansaban en el borde del bosque, en la batalla perecieron 261 caballeros, otros 120 y el gran maestre fueron hechos prisionero. La victoria en Herme abrió el camino para Fellin a los rusos.

El khan Devlet Giray, fortaleció su ejército de Crimea con efectivos del Gran Nogai, y planeó un gran ataque. La reunión de las fuerzas rusas y sus operaciones activas lo obligaron a ponerse a la defensiva. En abril, Vishnevetskii informó que había derrotado a los crimeanos en la batalla del río Aidir cuando intentaban penetrar hacia Kazán.

En julio, Adashev, con sus 8.000 hombres, fue desviado de Crimea para una incursión en Ochakov, que atacó mientras Vishnevetskii interceptaba a los tártaros de Nogai que se dirigían a Crimea y los derrotaron. Adashev luego embarcó a sus hombres en botes, capturó dos barcos turcos, desembarcó en Crimea, destruyó dos ciudades y liberó a muchos prisioneros rusos.

En agosto el voivoda, Igor Fedtsov, llevó un ejército de Dedilov a Tikhaya Sosna y lo asentó en el bosque de Serbolov para proteger el sendero Kalmusskii, una de las rutas favoritas de los ataques tártaros. Una fuerza de vigilancia fue a Dedilov y las ciudades fronterizas. En agosto, el gobierno consideró que el peligro del ataque tártaro había pasado y liberó al voivoda principal, el príncipe Belskii, del servicio el día 23.

 

Conquista rusa de Fellin (21 de agosto de 1.560)

En agosto de 1.560, 60.000 soldados encabezados por los voivodas Mstislavsky y Shuisky pusieron sitio a Fellin (Viljandi en Estonia). Esta era la fortaleza más poderosa en la parte oriental de Livonia y estaba defendida por una guarnición bajo el mando del ex-maestre Firstenberg. El éxito de los rusos bajo Fellin fue asegurado por las acciones efectivas de su artillería, que durante tres semanas llevó a cabo un continuo bombardeo de fortificaciones. Durante el asedio, las tropas de Livonia intentaron ayudar a la guarnición asediada desde el exterior, pero fueron derrotadas. Después de que el fuego de artillería destruyó parte del muro exterior y encendió la ciudad, los defensores de Fellin entraron en negociaciones. Pero Firstenberg no quiso rendirse y trató de obligarlos a defenderse en un castillo inexpugnable dentro de la fortaleza. La guarnición, que no había recibido varios meses de salario, se negó a cumplir la orden. El 21 de agosto, los defensores capitularon.
Tras entregar la ciudad a los rusos, sus defensores recibieron una salida libre. Los prisioneros importantes, incluyendo al propio Firstenberg, fueron enviados a Moscú. Los soldados liberados de la guarnición de Fellin se dirigieron a Riga, donde fueron ahorcados por el gran maestre Kettler por su traición. La caída de Fellin decidió el destino de la orden de Livonia.

Guerreros rusos mediados siglo XVI. Jinete boyardo y arcabucero o streltsi con arcabúz y bardiche (hacha)

 

Segundo tratado de Vilnius (noviembre de 1.561)

La debilitada de orden de Livonia fue disuelta por el Segundo Tratado de Vilnius en 1.561. Sus tierras fueron secularizadas como el ducado de Livonia, el ducado de Curlandia y Semigalia y asignadas al gran ducado de Lituania. Las áreas del norte con el centro en Revel (Tallin) se reconocieron como súbditos de Suecia. Dinamarca, que ocupó las islas de Hium y Saaremaa, también afirmó reclamar una parte de las tierras del Orden.

El gran maestre de la orden Gotthard Kettler se convirtió en el primer duque de Curlandia, al hacerlo tuvo que convertirse al luteranismo. Incluido en el tratado era el Privilegium Sigismundi Augusti por el cual Segismundo garantizaba los privilegios de los herederos de Livonia incluyendo la libertad religiosa con respecto a la confesión de Augsburgo, el Indygenat, y la continuación de la administración alemana tradicional. Los términos relativos a la libertad religiosa prohibían cualquier regulación de la Orden por parte de autoridades religiosas o seculares.

Algunos miembros de la nobleza lituana se opusieron a la creciente unión polaco-lituana y ofrecieron la corona lituana a Iván IV. El Zar anunció públicamente esta opción, ya sea porque tomó la oferta en serio o porque necesitaba tiempo para fortalecer a sus tropas de Livonia. Durante el año 1.561, ambas partes respetaron una tregua ruso-lituana (con una fecha de vencimiento programada para 1.562).

Asedio de Polotsk (31 de enero al 15 de febrero de 1.563)

Antecedentes

El oponente más irreconciliable de Iván IV fue el gran ducado de Lituania. No estaba satisfecha con la toma de Livonia por parte de los rusos, ya que podían obtener el control sobre la exportación de cereal (a través de Riga) desde el principado lituano a los países europeos. Aún más temido en Lituania y Polonia era el refuerzo militar de Rusia al recibir materiales estratégicos de Europa a través de los puertos de Livonia.

La intransigencia de las partes sobre la cuestión de la división de Livonia contribuyó a sus reclamaciones territoriales, la parte polaco-lituana intentaba apoderarse del norte de Estonia para controlar todas las rutas comerciales del Báltico que conducían a Rusia. Con tal política, la colisión era inevitable. Pretendiendo obtener Ravel (Tallín), Lituania entró en conflicto con Suecia. Eso fue aprovechado por Iván IV, quien concluyó acuerdos de paz con Suecia y Dinamarca. Habiendo garantizado así la seguridad del puerto de Narva, el zar ruso decidió derrotar a su principal rival, el gran ducado de Lituania.

Cuando la tregua ruso-lituana expiró en 1.562, Iván IV rechazó la oferta de Segismundo de una extensión de la misma. El zar había utilizado el período de la tregua para construir sus fuerzas en Livonia.

Después de que las fuerzas rusas tomaron a Nevel, las fuerzas polacas emprendieron una incursión de saqueo en el nuevo territorio controlado por los rusos. Un destacamento ruso más grande liderado por Andrey Kurbsky no pudo derrotar al destacamento polaco en retirada bajo el mando de Stanisław Leśniowolski.

Batalla de Nevel 1562. El noble de Lutsk, Mikhail Petrov, hijo de Lukomsky, con siervos se prepara para la batalla. Autor Oleg Fedorov

Preparativos

Iván el Terrible eligió Polotsk como su objetivo. La elección del propósito de la campaña no era accidental por varias razones. En primer lugar, Polotsk era un rico centro comercial, cuya captura prometía un gran botín. En segundo lugar, era el punto estratégico más importante del río Duina, que tenía una conexión directa con Riga. También abría el camino a Vilnius (Vilna) y defendía a Livonia desde el sur. Igualmente importante era el aspecto político. Polotsk fue uno de los centros principescos de la antigua Rusia, cuyas las tierras los príncipes de Moscú reclamaban. También hubo consideraciones religiosas. En Polotsk, que se encontraba cerca de las fronteras rusas, y se habían asentado grandes comunidades judías y protestantes. La difusión de su influencia dentro de Rusia parecía muy indeseable para el clero ruso.

Los preparativos para la marcha a Polotsk habían comenzado en septiembre de 1.562. El 30 de noviembre, el principal grupo de tropas rusas liderado por Iván IV salió de Moscú y llegó el 4 de diciembre a Mozhaisk, desde donde se dieron las últimas órdenes a las tropas que se trasladaban desde diferentes ciudades. El reagrupamiento general de tropas se programó para el 5 de enero de 1.563 en Velikie Luki, que se llevó a cabo con gran precisión y demostraba la brillante preparación de la campaña. En Velikie Luki, se completó la formación de regimientos, se formaron siete en total, y el 9 de enero, el ejército ruso comenzó a avanzar hacia Polotsk, los regimientos salieron a intervalos de un día, de modo que no hubiera congestiones.

Los efectivos eran unos 130.000 incluyendo personal de apoyo y 200 cañones, estaba mandado personalmente por el zar Iván IV. Se ordenó a las tropas que no expulsaran a los forrajeros, todos los suministros fueron llevados con ellos para preservar la sorpresa. Sin embargo, en Polotsk, pronto se enteraron de la aproximación del enemigo, se informó inmediatamente al gran hetman lituano Radzivill, el rey Segismundo Augusto en ese momento estaba en Polonia con el Sejm en Petrokov. Al enterarse de que se había perdido la sorpresa, Ivan IV envió un mensaje al voivoda de Polotsk, S. S. Dowyana para que rindiera la ciudad, pero no recibió una respuesta; además, el prisionero liberado enviado Polotsk con ese mensaje fue ejecutado. El 30 de enero, desde el último campamento a 8 kms de la ciudad, Iván IV se acercó a ver Polotsk.

 

El asedio

El 31 de enero, la ciudad fue sitiada. Inicialmente, se suponía que iba a realizar un ataque a la ciudad sobre hielo del río Duina, ya que la ciudad no tenía murallas al lado del río, por lo tanto, las unidades más preparadas para el combate del ejército ruso fueron estacionadas en Zadvinie. Desde el primer día del asedio hubo un fuego de artillería. Sin embargo, el 3 de febrero, la situación del hielo cambió en el río Duina y el plan del sitio tuvo que ser cambiado, se realizaría una ofensiva a través de las fortificaciones del Gran Ostrog.

El ejército del gran ducado de Lituania, comandado por el gran hetman Radziwill, acudió en ayuda de Polotsk desde Minsk; el ejército era pequeño, de 2.500 a 3.500 efectivos y de 20 a 25 cañones de campaña. Por lo tanto, Radziwill no planeaba una batalla directa, cuando estaba menos 13 kms de Polotsk, difundió rumores sobre el gran número de su ejército para desviar parte de las fuerzas del enemigo. Tuvo éxito en parte, el príncipe Ibak fue enviado contra él con los príncipes Repín y príncipe Yaroslavov, ante la aproximación Radziwill se retiró, pero los rusos no lo persiguieron y, regresaron a Polotsk.

Del 4 al 5 de febrero, comenzaron a erigir fortificaciones de asedio e instalar los cañones, antes de eso, la artillería rusa estaba asentada principalmente en el monasterio de San Jorge en el área entre el río Polota y el Duina. El 5 de febrero, las tropas rusas hicieron el primer intento de asalto. Los streltsi (mosqueteros) de Golokhvastov lograron capturar la torre el Duina, pero fueron eliminados, perdiendo 30 efectivos. El mismo día se llevó a cabo el primer bombardeo a gran escala contra la ciudad, que duró hasta la noche. Después de ese bombardeo, los sitiados iniciaron negociaciones que se llevaron a cabo del 5 al 8 de febrero. Durante las negociaciones se suspendieron las obras de asedio, las tropas rusas se aprovecharon de eso y la noche del 5 al 6 de febrero colocaron los cañones de asedio cerca de los muros de la ciudad. En la tarde del 7 de febrero, la artillería pesada rusa se acercó a Polotsk e Iván IV exigió una rendición incondicional en las conversaciones. El 8 de febrero, las negociaciones finalmente se rompieron, cuando alguien disparó al embajador del Zar.

Asedio de Polotsk 1563. Artillería rusa

El 8 de febrero comenzó a bombardear la ciudad con artillería pesada. Ya que los cañones se instalaron cerca de las murallas del Gran Ostrog, simplemente las rompieron, perforándolas. En este momento, el capitán Golubitsky fue muerto. El 9 de febrero, Dovoyna tomó una decisión, que se considera la razón principal de la rápida caída de Polotsk, evacuar y quemar al Gran Ostrog. Los capitanes Varshevsky, Verkhlinsky, Chelmsky y el joven magnate Glebovich insistieron en continuar la defensa del Gran Ostrog. Glebovich ofreció entregar armas a los “negros” (habitantes simples de los alrededores de Polotsk), y dirigirlos ellos mismos en una gran incursión contra las tropas rusas para destruir los cañones de asedio. Las propuestas de los capitanes no fueron aceptadas, el Gran Ostrog fue incendiado y abandonado: la guarnición y los habitantes de Polotsk tuvieron que retirarse al castillo de Polotsk, fueron capturados de 10.000 a 25.000 “negros“. Los “negros” capturados mostraron las grandes reservas de comida que se ocultaban en escondites del bosque cerca de la ciudad, lo que brindó una gran ayuda al ejército ruso.

Asedio de Polotsk (31 de enero al 15 de febrero de 1563). Despliegue de fuerzas

Del 9 al 10 de febrero, se instaló artillería pesada frente al castillo de Polotsk. Del 10 al 14 de febrero, los cañones batieron todo el día sin descanso, rompiendo las murallas del castillo. En la noche del 12 al 13 de febrero, los defensores del castillo realizaron una salida con todas sus fuerzas para destruir la artillería rusa, pero la salida fracasó. Después de los incesantes bombardeos, un gran incendio comenzó en el castillo de Polotsk del 13 al 14 de febrero. Para entonces, la quinta parte de las murallas del castillo estaban destruidas, y en la noche del 14 al 15 de febrero, los infantes rusos, que llegaron a las murallas, también les prendieron fuego en varios lugares.

Unas horas antes del amanecer del 15 de febrero, las tropas rusas comenzaron los preparativos para un asalto general, la posición de los defensores del castillo era desesperada. El obispo Arseny de Polotsk salió de la ciudad, y solicitó negociaciones. Las negociaciones continuaron hasta la tarde del 15 de febrero y terminaron con la capitulación de la ciudad con la condición de preservar las vidas y las propiedades de los asediados.

 

Secuelas

Iván IV cumplió las condiciones de la rendición de Polotsk solo parcialmente. La guarnición polaca recibió una retirada honorable con las banderas desplegadas. Además, los comandantes en jefe recibieron ricos obsequios en forma de abrigos de piel de marta, confeccionados con telas preciosas. Esta actitud de Iván IV hacia los jefes polacos se debía a que no quería entrar en guerra con Polonia, planeaba llevar a cabo acciones militares solo contra el gran ducado de Lituania.

Las represiones no afectaron a los residentes urbanos de las religiones ortodoxa y católica. Más tarde, algunos de los ciudadanos, incluidos los más altos dignatarios lituanos, fueron llevados cautivos a Moscú. Algunos de los prisioneros fueron intercambiados posteriormente por prisioneros rusos o comprados por el gran ducado de Lituania en 1.566. Dovoyna sería cambiado por un cautivo ruso en 1.567, más tarde intentó sin éxito transportar las cenizas de su esposa, quien murió en cautiverio, a su tierra natal. Glebovich fue liberado a cambio de la promesa de influir a los magnates del gran ducado de Lituania al lado del reino ruso, por lo cual fue acusado de traición, pero justificado por el gran duque. El obispo Arseny fue enviado al monasterio de Spas-Kamenny cerca de Kubena, junto con él, algunos magnates de Polotsk fueron encarcelados.

Según algunos datos, algunos de los prisioneros fueron vendidos como esclavos.

Casi inmediatamente después de la captura de la ciudad, 15.000 tártaros fueron enviados para reconocer el camino a Vilnius. El 21 de febrero, el embajador del gran ducado de Lituania llegó al campamento del zar para negociar un armisticio, que concluyó el mismo día. El 27 de febrero, dejando una guarnición en Polotsk al mando del Ivan Petrovich Shuisky con órdenes de fortalecer la ciudad, Iván IV con las principales fuerzas regresó a Moscú.

 

Batalla de Ula o del río Ula (26 de enero de 1.564)

El zar Iván el Terrible ordenó que dos grandes ejércitos rusos desde Polotsk y Smolensko, mandados por el príncipe Pyotr Ivanovich Shuysky con 18.000 efectivos y por el príncipe Pyotr Semenovich Serebryany-Obolensky con 20.000 a 25.000 efectivos, se reunieran cerca de Orsha y conjuntamente marchasen contra Vilnius. El ejército estaba bien preparado para una larga campaña; Velikie Luki recibió suministros suficientes para proporcionar apoyo logístico al ejército durante medio año. El príncipe Shuysky inició el movimiento el 23 de enero de 1.564, sus tropas marchaban sin orden de combate, con las armas y armaduras transportadas trineos. No se realizó reconocimientos ya que los rusos confiaban en que nadie los atacaría.

Mientras tanto, el servicio de inteligencia Litvinsky no estaba dormido e informó a Nicholas Radziwiłł “el Rojo”, gran hetman de Lituania, que en ese momento estaba en Lukoml sobre el movimiento de las tropas de Shuisky.

Rápidamente organizó los soldados de caballería sin esperar a la infantería y la artillería. Sus hombres incluían al hetman Hrehory Chodkiewicz y muchos líderes militares futuros: Su hijo de 16 años de edad, y el futuro gran hetman Krzysztof Mikołaj Radziwiłł “el Rayo”, el futuro hetman de Livonia Jan Hieronimowicz Chodkiewicz, y otros, reunió una fuerza de 5 y 6 mil soldados, decidió preparar una emboscada y esperó la aproximación de las tropas rusas en una zona boscosa junto al río Ula, cerca de Chashnikov.

Batalla de Ula o del río Ula (26 de enero de 1564). A la izquierda caballería lituana siglo XVI, a la derecha plano de la batalla

El 26 de enero de 1.564, cuando Shuisky, con su ejército, se acercó al río Ula, Radzivill ordenó a los atacar a los rusos. A pesar de la superioridad numérica, los soldados rusos, al no tener tiempo para formar en orden de batalla y armarse lo suficiente, sucumbieron al pánico y corrieron, dejando su tren de bagajes, que totalizó 5.00 trineos.

Los detalles de la batalla varían las fuentes. Hay al menos 15 fuentes contemporáneas, incluidos tres informes oficiales, que proporcionan datos y estadísticas diferentes y, a menudo, contradictorios. Se pueden identificar dos versiones principales de la batalla. La primera versión afirma que el ejército del príncipe Shuysky, que eran unos 20.000 efectivos fue atacado mientras marchaba desde Polotsk a Drutsk, por Nicholas Radziwiłł “el Rojo”, que disponía de unos 10.000 efectivos y que los rusos fueron sorprendidos en el bosque sin preparación. Un pequeño destacamento lituano atacó a las unidades de vanguardia rusas, mientras que la fuerza principal atacaba el grueso ruso.

La segunda versión lituana afirma que el príncipe Shuysky posicionó su ejército. Sin embargo, tal vez confiado en su superioridad numérica. Los lituanos tuvieron tiempo suficiente para posicionar a sus tropas. Los rusos con sus armaduras y armas siendo transportadas en los trineos del tren de bagajes, tenían una gran superioridad numérica y presentaron batalla, finalmente fueron dispersados por un ataque repentino,

Todas las fuentes coinciden en que los lituanos lograron una victoria completa y que el comandante ruso, el príncipe Pyotr Shuysky, murió en combate. Hay varias versiones de la muerte de Shuysky.

Batalla de Ula o del río Ula 1564

La versión más popular dice que se retiraba herido cuando fue atacado por campesinos locales que le asesinaron. Otra versión dice que recibió un disparo mortal en la cabeza. Nicholas Radziwiłł “El Rojo” mantiene que fue muerto por Kasparas Šveikovskis. Su cuerpo fue transportado a Vilnius y enterrado con todos los honores en una iglesia ortodoxa. Se afirma que muchos otros muchachos fueron muertos o hechos prisioneros. El número exacto de bajas rusas sufridas en esta batalla varía de 150 a 700 hombres en las crónicas rusas. Los lituanos afirmaron haber matado 9.000 o incluso 20.000, una cifra que se considera muy exagerada. El tren de bagajes fue capturado y, según un testigo, tanto botín fue tomado, que los soldados dieron el pan por una armadura se vendía por una moneda de oro en Hungría.

La batalla no tuvo importancia estratégica y, aunque frenó una de las ofensivas rusas en enero, no cambió el curso de la guerra fronteriza en curso, que no favorecía demasiado a los lituanos.

Al enterarse de la derrota de Shuysky y la pérdida del muy necesario tren de bagajes, el ejército del príncipe Serebryany-Obolensky se retiró con seguridad al territorio ruso, causando daños significativos al enemigo devastando y saqueando el territorio lituano a su paso, derrotando escuadrones lituanos y tomaron numerosos presos. Fue atacado por Filon Kmita y Jurgis Astikas cerca de Orsha y, creyendo que estaba siendo atacado por las principales fuerzas lituanas, se retiró apresuradamente. Los lituanos devastaron una amplia zona alrededor de Sebezh, pero, esperando que los tártaros los ayudaran a librar la guerra en territorio ruso, no tuvieron el impulso suficiente para recuperar Polotsk y no tuvieron éxito en sus intentos de capturar la ciudad durante un asedio de tres semanas.

 

Batalla de Ozerische (22 de junio de 1.564)

Se produjo un período de conflicto intermitente entre las dos partes. Iván continuó ganando terreno entre las ciudades y pueblos del centro de Livonia, pero Lituania se mantenía en la costa.

En enero, los voivodas de Nevel y Polotsk realizaron una ofensiva contra Lituania, mientras que en febrero las fuerzas rusas atacaron Dubrowna, Orsha, Druchevsk, Borisov, Kopos, Shklow, Teterin, Mogilev, Radoml, Mstislavl y Chachersk, llegando hasta el límite de Vilnius y el río Berezina.

En el verano de 1.564, los rusos marcharon desde Nevel y sitiaron la fortaleza lituana Ozerische. Las tropas lituanas bajo el mando del voivoda de Pats con unos 12.000 efectivos, se dirigieron desde Vitebsk para ayudar a los sitiados. El voivoda ruso de Tokmakov con unos 13.000 efectivos, se dirigió contra los lituanos. Cerca de la ciudad de Ozerische (actual Ezerishche), a 60 km al norte de Vitebsk, el 22 de julio de 1.564 se enfrentó con la vanguardia lituana a la que derrotó, aplastando al escuadrón avanzado, pero de repente se encontraron con el ejército principal lituano, que se había acercado al campo de batalla y los rusos estaban desordenados y fueron derrotados, retirándose en desorden, habiendo perdido (según datos lituanos) a 5.000 hombres.

En agosto de 1.564, un escuadrón ruso de hijos de boyardos de Pskov, encabezado por V. Veshnyakov, derrotó a una fuerza lituana en Krasny Gorodok. A fines del mismo mes, los tártaros rusos de Kazán y Astrakhan, comandados por V. Buturlin, llegaron y emprendieron la guerra en Lituania. En octubre, los rusos capturaron la ciudad de Ozerische.

Los lituanos intentaron en vano tomar la ciudad de Krasny en octubre y saquearon algunos volots (distritos) rusos, mientras que los cosacos rusos respondieron con el saqueo de numerosas aldeas en el territorio lituano.

El 3 de diciembre, Iván abandonó Lituania y se trasladó primero al monasterio Troitsa y luego a Alexandrovsk, donde pasó Navidad. Estaba en gran desagrado con los boyardos, líderes religiosos y militares. A los boyardos y voivodas y les acusó de “no defender Crimea y Litov“.

El armisticio

El 3 de enero de 1.565, Iván envió documentos a Moscú proclamando su abdicación. Después de las negociaciones, el 3 de febrero regresó e hizo una entrada ceremonial en Moscú. En una asamblea anunció la creación de la Oprichnina. El primer paso fue la adquisición de tierras y la selección de hombres.

En la primavera, durante la Cuaresma, el príncipe Kurbskii lideró una incursión lituana en Velikie Luki y saqueó la zona. Los lituanos también tenían sus tártaros locales en su ejército e hicieron algunas incursiones. Segismundo envió una misión de paz, el Gran Ducado accedió a ceder parte de la tierra (incluyendo Derpt y Polotsk), pero Rusia no tenía acceso al mar, que era el objetivo de la guerra, por lo que Iván rechazó los términos.

El sultán otomano todavía estaba planeando su campaña en Astrakhan. Presionó al khan de Crimea para que se uniera a esta campaña para recuperar Kazán, pero el khan se opuso al plan porque no quería un mayor control turco sobre Crimea. Negoció con Iván, pero cuando Segismundo le ofreció regalos, si atacaba Moscú, el Khan aceptó.

Las fuerzas rusas se concentraron en el sur para hacer frente a la amenaza tártara-otomana y no hubo operaciones significativas en Livonia.

Una gran embajada de diplomáticos partió de Lituania hacia Moscú en mayo de 1.566. Lituania estaba dispuesta a dividir Livonia con Rusia, con miras a una ofensiva conjunta para expulsar a Suecia de la zona.

Para discutir un tema tan importante, Iván IV no se limitó a la opinión de los boyardos, sino que convocó a Zemsky Sobor (parlamento ruso), que apoyó firmemente la continuación de la campaña.

Iván amplió sus demandas en julio, reclamando Ösel además de Dorpat (Tartu) y Narva. No se llegó a un acuerdo y se tomó un descanso de diez días en las negociaciones, durante las cuales se celebraron varias reuniones rusas incluyendo al Zemsky Sobor, para discutir los asuntos en cuestión.

Dentro de la Asamblea, el representante de la Iglesia hizo hincapié en la necesidad de “mantener” Riga (aunque aún no había sido conquistada), mientras los boyardos estaban menos interesados en una paz general con Lituania, señalando el peligro planteado por una coalición polaca-lituana. Las conversaciones se interrumpieron y las hostilidades se reanudaron con el regreso de los embajadores a Lituania.

Rusia pretendía toda Livonia, incluida Riga, mediante la cesión de Curlandia en el sur de Livonia y Polotsk en la frontera lituano-rusa. La transferencia de Riga y la entrada circundante al río Duina preocuparon a los lituanos, ya que gran parte de su comercio dependía de un paso seguro a través de él y ya habían construido fortificaciones para protegerlo.

El 25 de diciembre de 1.566 se firmó la unión de Grodno, que estableció la verdadera unión entre el gran ducado de Lituania y el ducado de Livonia. Livonia se había sometido a Segismundo II August por el Segundo Tratado de Vilnius de 1.561. La división administrativa de Livonia se reorganizó y sus gobernantes se convirtieron en miembros del senado de Lituania. La Unión no afectó la jurisdicción de Livonia, que debía llevarse a cabo de acuerdo con sus costumbres tradicionales.

En 1.568, el ejército lituano del hetman Khodkevich lanzó una ofensiva, pero su ataque fue detenido por la persistente resistencia de la guarnición de la fortaleza de Ula (en el río Ula).

En junio de 1.570, se firmó una tregua de tres años con Rusia. Iván estaba amenazado por los otomanos y los tártaros que habían llegado hasta Moscú en una incursión, la Mancomunidad suponía una sería amenaza, así que se vio obligado a firmar la paz. Segismundo II, el primer rey de la Mancomunidad, murió en 1.572 dejando el trono polaco sin un sucesor claro por primera vez desde 1.382 y así comenzó la primera elección libre en la historia polaca. Algunos nobles lituanos, en un esfuerzo por conservar la autonomía de Lituania, propusieron un candidato ruso. Sin embargo, Iván exigió el regreso de Kiev, una coronación ortodoxa y una monarquía hereditaria paralela a la de Rusia, con su hijo, Fedor, como rey. El electorado rechazó esas demandas y en su lugar eligió a Enrique de Valois (Henryk Walezy), hermano del rey Carlos IX de Francia.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-05. Última modificacion 2019-02-05.