Edad Moderna Guerras Polaco-Rusas (1486-1677) Rebelión de Khmelnitski (1648-53)

Rebelión de Khmelnitski (1.648-53)

Antecedentes

La composición social de las provincias (voivodatos) de mayor población ucraniana (las de Kiev, Brátslav y Cherníhiv) era diferente de la de otros territorios de la Mancomunidad Polaco-lituana. Mientras que la media de población que pertenecía a la nobleza (szlachta) en todo el país era del 8-10 %, en las provincias surorientales esta proporción era mucho menor. En el voivodato de Kiev, rondaba el 1 %. La nobleza se dividía además en dos grupos claramente diferentes: el reducidísimo de los grandes magnates con huestes propias y que acaparaban los principales cargos civiles y militares, y el resto, la pequeña nobleza. Entre los primeros se encontraban nobles como Jeremi Wiśniowiecki, que poseía 38.000 hogares y 230.000 siervos tan solo en la provincia de Kiev, o Estanislao Koniecpolski, que en el mismo voivodato tenía más de 18.000 hogares y 74.000 siervos.

En las provincias del oeste, en la Gran Polonia, los latifundios eran menos comunes e influyentes en la política regional. A diferencia de estas, las provincias ucranianas habían pertenecido hasta 1.569 al gran ducado de Lituania y por ello no habían participado en los movimientos de defensa de sus derechos de la baja nobleza polaca. En las tres provincias señaladas, los grandes terratenientes se comportaban como reyezuelos, cuya protección buscaban tanto los miembros de la baja nobleza de la región como los funcionarios reales. La gran nobleza de las provincias ucranianas debía su poder a su influencia en la corte real, su dominio de la administración local, sus contingentes militares y a la hábil manipulación de los jefes y regimientos cosacos.

En esta posición de inferioridad frente a los grandes, los aristócratas de la baja nobleza de la zona, en su inmensa mayoría ortodoxos, establecieron estrechas relaciones con los cosacos, con los que les unían lazos culturales y sociales.

A lo largo del siglo XVII, apareció además una casta superior entre los cosacos, la starshyna, compuesta fundamentalmente por aquellos que pertenecían al ejército real y que eran denominados registrados y eran por tanto soldados regulares. El número de estos dependía del Sejm (parlamento) y fluctuaba con la situación militar, aumentando en tiempos de guerra y menguando en los de paz. Aquellos licenciados en tiempos de paz, en general descontentos por haberlo sido, eran en general germen de revueltas. La situación había empeorado en 1.638 con la implantación de una nueva constitución que privaba de sus derechos a aquellos cosacos que dejaban el ejército, a los que encuadraba con los campesinos. Otro motivo de disgusto era la exclusión de la starshyna de las instituciones políticas de la nobleza polaco-lituana.

Cosacos de Zaporodia relajándose. Se distinguen por el mechón de pelo sobre la cabeza y los bigotes

Después de suprimir la rebelión cosaca de Pawluk en 1.638, los cosacos sufrieron nuevas represiones que complicaron aún más sus vidas.
La reducción del número de cosacos registrados a 6.000 contribuyó al aumento de la aversión hacia la Corona. A pesar de la tensa situación, el rey Vladislao IV Vasa logró mantener a los cosacos bajo control. Un factor importante en la política de Vladislao era la promesa de iniciar una guerra con el imperio Otomano, en la que los cosacos jugarían un papel fundamental. El deseo de atacar a los tártaros de Crimea, que aumentaría el número de cosacos a 25.000, afectaría el desarrollo económico de las regiones cosacas. A menudo, Vladislao IV recibió a representantes del ejército de Zaporodia en su corte, quienes iniciaron sus planes y pasaron las cartas correspondientes. El entonces centenario bohemio, Bogdán Khemelnitsky, también llegó a la reunión. Desafortunadamente, la nobleza, que no quería otra guerra devastadora con un fuerte imperio Otomano, impidió los planes de Vladislao IV.

El estallido de la revuelta fue acelerado por el conflicto personal entre Bogdán Khmelnitsky y el subordinado de Chechenia, Daniel Czapliński. Khmelnitsky, herido por Czaplinski, fue a la corte, pero, incapaz de hacer cumplir sus derechos de manera efectiva, tomó el asunto en sus propias manos. En 1.648, persuadió a los ancianos cosacos para iniciar una revuelta, cuyo objetivo era mejorar la vida de los cosacos otorgándoles derechos adicionales.

Bogdán Khemelnitsky

Khmelnitsky sabía por los levantamientos anteriores, que en el enfrentamiento directo del ejército cosaco con las fuerzas de la Mancomunidad no tenía ninguna posibilidad. Además, el fracaso del levantamiento tendría consecuencias trágicas para los cosacos.

Los cosacos en su mayoría eran católicos ortodoxos, frente a la mayoría polaco-lituana que eran católicos romanos. El líder cosaco, Bogdán Khmelnitsky, se dirigió al zar de Rusia en Alejo I en busca de ayuda, pero rechazó evitando un enfrentamiento con la Mancomunidad.

Tras el fracaso en Rusia, se dirigió al Khanato de Crimea, donde les explicó el plan polaco para invadir el khanato de Crimea, el khan Islam III Giray, decidió ayudarle. Los tártaros se aliaron con Khmelnitsky y le dieron un destacamento de 5.000 efectivos dirigido por un comandante experimentado, Tuhaj-bey. Además, Khmelnitsky y podía contar con un ejército de 5.000 miembros del ejército de Zaporodia, que con el desarrollo del levantamiento aumentaría con cosacos adicionales y tropas negras.

Rebelión de Khemelnitsky (1648-53). Campañas. Autor Vladimir Nikolaev

Operaciones 1.648

Batalla de las Aguas Amarillas (29 de abril al 16 de mayo de 1.648)

Cuando recibió la noticia del estallido de la sublevación, el 21 de abril, el gran hetman Nicholas Potocki abandonó Czerkas de inmediato hacia la Ucrania, sin esperar la ayuda del príncipe Jeremi Wiśniowiecki .

Potocki planeó la operación contra los cosacos basándose en información falsa. Las fuerzas oponentes se estimaban entre 1.500 a 2.000 efectivos. Estaba convencido de que la lucha sería corta y una batalla victoriosa sería suficiente para pacificar la rebelión, como se ha hecho en acciones anteriores. También temía retrasar la confrontación armada, permitiendo que los tártaros de Crimea se involucrasen, y también afirmó que al mover el campo de batalla hacia el norte, permitiría a Khmelnitsky agitar al campesinado.

Por lo tanto, teniendo en cuenta las consideraciones no militares, Potocki dividió su ejército en tres divisiones:

  • La primera división estaba compuesta por 3.500 cosacos supuestamente leales y 80 dragones bajo el mando del coronel Stanisław Krzeczowski, que navegaría a lo largo del río Dnieper, bloqueando las principales arterias a la zona.
  • La segunda división estaba compuesta por unos 3.000 soldados (150 húsares, 550 cosacos y 700-800 dragones rusos, 1.500 infantes) bajo el mando del hijo del hetman de 24 años de, Stefan Potocki, que partió contra los insurgentes por tierra.
  • La tercera división era la principal con unos 6.000 efectivos, bajo el mando personal del hetman, era una reserva estratégica y estaba estacionado entre Korsun y Cherkassy. Además, la división de Wiśniowiecki permaneció en Zadniep, también bajo la orden de Potocki, de permanecer en reserva.

La vanguardia de las tropas de la Corona, 200 jinetes bajo Adam Duszyński, fue separada de las fuerzas principales. Después de los primeros pequeños choques de la vanguardia polaca con los exploradores tártaros (27-29 de abril), Stefan Potocki llegó a las Aguas Amarillas y ordenó acampar, estableciendo una fuerza de cobertura con puestos de avanzada. La presencia de los tártaros fue una sorpresa para las tropas polacas, porque no se sabía entonces sobre la alianza cosaco-tártara.

Batalla de las Aguas Amarillas (29 de abril al 16 de mayo de 1648). Encuentro cosacos y tártaros mandados respectivamente por Bogdán Khmielnicky y Tuhaj-Bej. Autor Juliusz Kossak

El 29 de abril, los tártaros atacaron a las tropas tropas de cobertura y después de una breve lucha obligaron a los polacos a retirarse a las fortificaciones. Solo el apoyo desde el interior con unidades adicionales permite obtener una ventaja y obligar a los tártaros a huir. De los prisioneros tomados, se supo que los tártaros eran 12.000, y que quedaban mas por llegar. Según uno de los soldados, la horda era numerosa, pero mal armada, con abrigos de piel de oveja, sin sables, con solo masłakami (mayales). La reunión de comandantes decidió fortalecer el campamento y esperar la llegada del hetman con el resto del ejército. Sin embargo, él y sus unidades estaban a 200 kms y, a pesar de la marcha rápida, no lograría llegar al campo de batalla. Después de la llegada del resto del ejército cosaco-tártaro, el campamento de los polacos fue rodeado.

El 1 de mayo, después del despido inicial del campamento, los cosacos atacaron. Intentaron desviar la atención de los defensores con un ataque de Tuhaj-bey desde el otro lado, pero éste llegó tarde y fue atacado cuando los insurgentes (después de dos ataques fallidos) ya se habían retirado, los tártaros fueron rechazados. Permitió el rechazo efectivo de los tártaros. Más tarde, Khmelnitsky lo intentó 4-5 veces más, pero sin éxito. Por la noche, los cosacos realizaron trabajos de tierras y arrastraron cañones, pero tan pronto como se hizo de día, los defensores realizaron una salida rápida, ganado esa posición y destruyeron las fortificaciones. El período de bloqueo comenzó con ataques frecuentes para cansar a los defensores (los tártaros atacaron durante el día y los cosacos durante la noche).

Los asediadores, sin embargo, utilizaron una ventaja numérica, evitando el contacto entre Stefan Potocki y su padre. También enviaron un mensajero a Crimea, alentando al Khan para que enviase refuerzos que permitirían acabar con las tropas polacas. El 11 de mayo, Islam III Girey partió de Bachczysaraju.

Los cosacos que navegaban por el Dnieper muy por delante de las tropas terrestres y llegaron a la desolada Zaporozhia. Probablemente los agitadores de Khmelnitsky, que lideraban la rebelión, llegaron antes que ellos, los ancianos fieles a la Mancomunidad fueron encarcelados. El 9 de mayo, en Kudak, los enviados de Khmelnitsky se reunieron con los cosacos del coronel Stanisław Krzeczowski. Después de las conversaciones nocturnas, traicionaron a las tropas polacas y se fueron al lado de los insurgentes, los pocos cosacos que se opusieron a la traición (principalmente oficiales) fueron asesinados, al igual que los 80 dragones alemanes, y el propio coronel fue tomado prisionero. Los rebeldes liderados por Filon Dziadziała se unieron a los sitiadores de Aguas Amarillas el 13 de mayo.

Batalla de las Aguas Amarillas (29 de abril al 16 de mayo de 1.648). Movimiento de fuerzas

Después de dos semanas de lucha, los suministros de alimentos también se agotaron y creció el agotamiento físico y mental del ejército polaco constantemente atacado, por si fuera poco, los cosacos de su grupo (550) y la mayoría de los dragones rusos (700) se pasaron al enemigo. El ejército polaco tenía ahora alrededor de 1.000 efectivos, las fuerzas cosacas-tártaras tenían más de 11.000. Stefan Potocki, bajo la presión de sus propios soldados, decidió el 14 de mayo entablar negociaciones, durante las cuales el tártaro Tuhaj-bey acordó retirarse por el precio de la entrega de los cañones. Khmielnicki estableció condiciones difíciles, a parte de los cañones, la banderas pancartas.

Finalmente, se llegó a un acuerdo. A cambio de la artillería sola, los polacos podían retirarse. Sin embargo, después de la entrega de los cañones, Khmelnitsky rompió el acuerdo, y los oficiales encarcelados.

Al día siguiente hubo un intento de romper el cerco por los polacos, pocas tropas que, junto con el material rodante, comenzaron a dirigirse hacia la pequeña ciudad fortificada de Krylov. Los polacos (400 soldados y 40 carros) lograron liberarse del cerco (alrededor de las 01,00 de la mañana del 16 de mayo). Los tártaros persiguieron y atacaron a los fugitivos. Los soldados agotados lograron defenderse de un primer asalto, y unas horas más tarde otro, pero otro ataque tártaro-cosaco rompió el laager y se llevó el resto, 300 compañeros y soldados fueron hechos prisioneros. Stefan Potocki sufrió lesiones graves, debido a las cuales murió de gangrena tres días después en cautiverio cosaco. Stefan Czarniecki, quien estaba en el curso de las negociaciones como representante de Potocki, fue detenido en el campamento de los cosacos, siendo liberado unos días después, cuando escoltó al joven hijo de hetman Potocki a Kudaku.

 

Batalla de Korsun (26 de mayo de 1.648)

El hetman mostró total impotencia. No se movió para ayudar a su hijo, aunque la reacción rápida podría cambiar el destino de la batalla. En cambio, envió una orden a la flota del Dnieper (que aún no sabía acerca de la traición), y a los magnates para aparecer en el campamento. El primero en responder fue Adam Hieronim Sieniawski, quien llegó el 5 de mayo junto con 1.000 soldados. El mismo día, el hetman envió una carta al Rey en la que él sólo informó sobre escaramuzas menores en la región de Aguas Amarillas. Al día siguiente, al ejército de Potocki se unió una división enviada por el duque de Viśniowiec con la fuerza de unas 800 efectivos.

 

Primera fase. Primeros ataques

El gran hetman Mikolaj Potocki y Marcin Kalinowski estaban en el campamento en fortificado Korsun y Cherkassy con unos 6.000 efectivos, las fuerzas aliadas de cosaco-tártaras bajo el mando de Khmelnitsky y Tuhaj-bey (unos 20.000 efectivos y 26 cañones) se dirigieron allí para atacarles.
La caballería de Tugay-bey atacó el ala izquierda de la formación de batalla de la nobleza polaca. Comenzó una lucha. Varias veces los nobles llevaron a cabo ataques desde los carros y se retiraron bajo la embestida de los tártaros. Este primer choque entre ambos quedó en tablas, pero al darse cuenta de la gravedad de la situación, el gran hetman dio la orden de retirarse.

Bogdán Khemelnitsky al frente de los cosacos.

 

Segunda fase. Retirada de los polacos

En la noche del 25 al 26 de mayo, Khmelnitsky colocó a sus tropas en las alturas, demostrando que iba a atacar al enemigo con todas sus fuerzas. Al mismo tiempo, envió un fuerte destacamento (6.000 efectivos) al mando de Maxim Krivonos, a quien se le ordenó que ocupara un bosque de abedules en el tramo de Kruta Balka, excavaron una zanja en el estrecho paso a través del cual corría el camino de retirada polaca y preparara una emboscada a ambos lados del camino forestal. Durante la noche, Maxim Krivonos completó su tarea.

En un consejo de guerra celebrado esa noche, el gran hetman Pototsky ordenó prepararse para una retirada, hubo desacuerdos con los principales líderes militares tuvieron un efecto desmoralizador, y la falta de consenso contribuyó a la aparición de acciones dispares.

El 16 de mayo, antes del amanecer, el ejército polaco se convirtió en una columna en marcha y se dirigió hacia Bohuslav. Formaron una fortaleza móvil de carros en forma de rectángulo, en el que cada cara lateral consistía en cuatro filas de carros. A vanguardia y retaguardia había destacamentos de caballería, la artillería se situó en el centro y en los carros laterales la infantería con mosquetes.

Al principio, los cosacos y los tártaros persiguieron la columna de marcha polaca a una pequeña distancia, sin molestar al enemigo. La marcha y la expectativa constante de un ataque de los cosacos agotaron física y moralmente a los polacos, les persiguieron de esta forma durante unos 10 kms.

Cuando Khmelnitsky estimó que el enemigo estaba lo suficientemente agotado, ordenó ataques continuos contra el ejército polaco. Los cosacos se apresuraron rápidamente hacia el tren, realizaban una descarga de flechas y disparos y luego se retiraban a corta distancia. Tales ataques se repitieron muchas veces. En esta situación, el ejército polaco recorrió otros 5 km.

Al acercarse al tramo de Kruta Balka 1.800 los dragones intentaron refugiarse dentro del tren, lo que lo desorganizó la columna.

Batalla de Korsun (26 de mayo de 1648). Movimiento de fuerzas

Tercera fase. Derrota de los polacos

La columna de caballería en retirada llegó al bosque. Para atravesarlo tenían que que reformar el orden de marcha para cruzarlo en columna, Khmelnitsky decidió aprovechar el desorden, y ordenó lanzar un ataque general desde la retaguardia y los flancos. En el bosque había montones de árboles caídos, por lo tanto, la columna de marcha se movía muy lentamente, y sus ataques desde la retaguardia sembraban el pánico. 2.000 jinetes polacos posiblemente de vanguardia huyeron, de ellos 900 murieron, y el resto llegó a Kiev.

Al salir del bosque, el camino descendía abruptamente por una especie de barranco, y luego subía una colina. El destacamento de Krivonos a lo largo del fondo del había cavado una zanja larga y profunda, que no podía ser evitada. Se había instalado una batería de artillería en el lado opuesto de la marcha.

Batalla de Korsun (26 de mayo de 1.648). Ataque cosaco a los carros polacos. Autor Andrey Serebryakov

Batalla de Korsún 26 de mayo de 1.648. Los cosacos de Bohdan Khmelnitsky derrota a los polacos de Nicholas Potocki en la región de Cherkassy.

En la columna de marcha polaca, los carros que marchaban detrás empujaban a los de delante, y cuando los primeros se toparon con la zanja, se produjo su detención, los que bajaban no podían detenerse y chocaron con los parados, produciendo una gran confusión. Los cosacos de Krivonos hicieron fuego desde las alturas laterales contra las desprotegidas tripulaciones de los carros. Los que intentaban huir de la carretera, eran perseguidos por los tártaros. Antes del amanecer se completó la derrota del ejército polaco. Ricos trofeos cayeron en manos de los rebeldes y, lo que era especialmente valioso, la artillería. Los hetmans Potocki y Kalinowski fueron capturados por las tropas cosacas. Sólo alrededor de 650 polacos mando del coronel Koritski consiguieron romper el cerco y huyeron, el resto perecieron o fueron hechos prisioneros.

Batalla de Korsun (26 de mayo de 1.648). Los hetmans Potocki y Kalinowski prisioneros. Autor Stanisław Eugeniusz Bodes

La razón de la derrota del ejército polaco fue sobre todo los errores de mando y la ineptitud de los hetmans polacos. Mikołaj Potocki, originario de Cracovia, tenía una tendencia a abusar del alcohol, y las órdenes a menudo parecían estar bajo los efectos, también se caracterizaban por prejuicios, orgullo excesivo y desprecio hacia los cosacos, cuya revuelta fue suprimido en 1.637 con un baño de sangre en la batalla de Kumejki (16 de diciembre de 1.637). A su vez, el hetman Marcin Kalinowski tenía un gran defecto visual. Su campo de visión se limitó a un máximo de 250 m. Sin duda, hacía difícil tener una visión operativa para la conducción de la caballería, la infantería y la artillería. También hubo una discusión entre los hetmans, que confiados en su victoria, no apreciaron al oponente.

 

Secuelas

Después de la batalla, los cosacos y los tártaros se dirigieron a Bila Tserkva (Iglesia Blanca), donde se desplegaron las fuerzas principales, y las incursiones tártaras llegaron, entre otras a Berdyczów, Bystrzyk y Radomyśl.

Aún más se complicó la situación de los polacos cuando el 20 de mayo, en vísperas de la derrota en la batalla de Korsun, murió el rey Vladislao IV Vasa.

Las noticias de las victorias cosacas inspiraron a todos los descontentos y la rebeldía se extendió por la mayor parte del voivodato de Kíev: los campesinos expulsaban o mataban a los pany polacos y a sus administradores judíos, el clero ortodoxo llamaba a la venganza sobre los curas católicos y los burgueses se levantaban contra los nobles ricos. Al caos generalizado se le sumó la llegada, tras la victoria en la batalla de Korsun, del khan de Crimea con un ejército de 11.000 combatientes.

Semejante a otros ejércitos tártaros que ya se encontraban en Ucrania, a los recién llegados les estaba permitido saquear y recibir el botín, dentro de los límites acordados en el trato. Pero las limitantes “instrucciones” fueron rápidamente olvidadas y los soldados tártaros comenzaron a atacar las ciudades sin control, matando y capturando a los habitantes locales para venderlos en los mercados de esclavos de Crimea.

Así que a principios del verano de 1.648 la situación en la Mancomunidad era caótica, dos jefes principales polacos fueron capturados, su ejército oriental fue derrotado, el campesinado ucraniano se había levantado, los atacantes crimeano-tártaros saqueaban la región a su gusto, y el Rey había muerto. Además, los antiguos enemigos de Polonia, es decir, los cosacos zapórogos y los tártaros de Crimea, estaban exultantes tras esas victorias , por lo que parecía que no había salvación posible. Sin duda, los campesinos ucranianos y la mayoría de los cosacos zapórogos estaban preparados para deshacerse del gobierno polaco de una vez para siempre.

En junio de 1.648, fingiendo no conocer la muerte del rey, Khmelnitskyi detuvo su ejército cerca de Bila Tserkva, que se encuentra al suroeste de Kíev y mandó unos emisarios a Varsovia exigiendo la devolución de las antiguas libertades cosacas, aumentar el número de cosacos registrados hasta 12.000, pagar el salario a los cosacos por los últimos cinco años y tratar justamente a la Iglesia ortodoxa devolviéndole, por ejemplo, sus parroquias y monasterios arrebatados por los uniatas. A cambio, Khmelnitsky prometía sumisión al Rey.

El Sejm polaco, que traicionará las humildes exigencias de Jmelnytskyi de forma asombrosa, acordó entregárselas para su revisión al nuevo rey, que aún no había sido elegido.

Mientras tanto, Khmelnitsky , celebrando los triunfos, acampó debajo de la Iglesia Blanca y aquí, el 3 de junio, el khan tártaro de Crimea, acudió a recoger homenaje por un feudo junto con 11.000 efectivos. Al día siguiente, los tártaros se fueron con su enorme botín y botes, dejando a los insurgentes cosacos solos. El comandante cosaco comprendió que no era posible realizar operaciones militares adicionales en una escala tan grande; el acceso al interior del país estaba defendido por poderosas fortalezas y ciudades (Kamieniec Podolski, Bar, Lviv, etc.). Decidió esperar y reorganizar sus tropas (que eran aumentadas constantemente por los campesinos que huían). La propuesta de tregua fue reconocida por el partido de la paz, que ganó influencia después de la muerte del Rey. El canciller de la Corona, Jerzy Ossoliński, fue quien dirigió la política del estado, confió las negociaciones a Adam Kisiel.

 

Batalla de Konstantinóv (26 – 28 de julio de 1.648)

El gobernador de Przemyśl, Jeremi Wiśniowiecki, estaba retirándose de Zadniep junto con sus tropas, y el voivoda de Kiev, Janusz Tyszkiewicz, cuando recibieron un mensaje de que el 23 de julio, el ejército cosaco-tártaro del atamán Máximo Krivonos había ganado la Polonne. Cerca de Konstantynóv, las tropas amenazadas del lituano Samuel Osiński (1.200 soldados de la Guardia Real, 800 de infantería y 400 dragones ) y Krzysztof Korycki (1.200 jinetes y dragones) se unieron .

El 24 de julio , las tropas polacas que estaban cerca de Konstantinóv un poco al oeste de la ciudad. El sábado 25 de julio, Krzysztof Korycki y Samuel Osiński enviaron un destacamento hacia Połonny, donde se enteraron del ejército cosaco estaba a unos 2,5 km de distancia. Una cautiva capturada dijo que los cosacos pretendían atacar a Konstantynóv esa noche. Osiński informó inmediatamente a Wiśniowiecki, quien en ese momento estaba en Rosołowce. Las fuerzas polacas comenzaron a retirarse de regreso a Konstantinóv por la noche. La ciudad estaba ocupada por la infantería. Por la mañana todas las tropas polacas estaban en Konstantinóv. Wiśniowiecki llegó a Konstantynóv el 26 de julio. Pronto, el coronel Suchodolski con 2.300 efectivos, incluyendo 500 de infantería, llegó allí. Las fuerzas polacas combinadas alcanzaban unos 8.000 soldados.

 

Primera batalla 26 de julio de 1.648

Esperando el impacto del atamán Máximo Krivonos con unos 50.000 efectivos, Jeremi Wiśniowiecki llegó a Konstantinóv y estableció un campamento en Szychówka. El ejército polaco desplegó a lo largo del río Słuczy, donde fueron informados sobre la aproximación del enemigo y pronto apareció un poderoso ejército cosaco en la orilla derecha del río Słucz. El ejército polaco estaba desplegado de la manera tradicional: en el ala derecha la caballería de Krzysztof Korycki y Janusz Tyszkiewicz; en el ala izquierda la caballería de Wiśniowiecki y la infantería con artillería en el centro bajo el mando de Samuel Osiński. A vanguardia había desplegado una fuerza de cobertura, que tuvo enfrentamientos con las fuerzas que avanzaban. Después de breves escaramuzas, los escaramuzadores polacos se retiraron.

Krzywonos, confiado en su ventaja numérica, realizó un ataque frontal. Ivan Hira atacó a los polacos de frente, empujando a los polacos detrás del río. El cruce fue defendido por Samuel Osinski, junto con la infantería y la artillería. El fuego fue tan grande que los cosacos se retiraron confundidos. Entonces, varias banderas polacas atacaron a los cosacos, persiguiendo a los cosacos durante 2,5 kms. Luego, ocuparon las colinas circundantes, esperando la llegada de la infantería y la artillería, necesarias para atacar el campamento. Ante la llegada del crepúsculo el ejército regresó a su orilla del río. En ese día, el ejército cosaco perdió de 2.000 a 3.000 personas.

Batalla de Konstantinóv (26 – 28 de julio de 1648). Fases en los días 26 y 28 de julio

Descanso en actividades 27 de julio

Durante la noche, se vio a los pobladores de Konstantinóv que abastecían en secreto el campamento cosaco. En respuesta, el príncipe Wiśniowiecki aplicó el principio de responsabilidad colectiva y ordenó la ejecución de cuarenta burgueses.

Al día siguiente, el lunes 27 de julio, hubo un descanso en las actividades. A la luz de las noticias de las próximas comidas, y especialmente sobre el próximo ejército de Khmelnitsky, el personal deliberante decidió retirarse. Por la noche, Krivonos recibió comidas sustanciales y cruzó el río, sobre Konstantinóv, con la intención de golpear a los polacos por retaguardia. En la noche del 28 de julio, los polacos enviaron las unidades más lentas a Kolczyn (Kulczyn): la flota, el regimiento de la guardia y la infantería. La caballería y los dragones debían cubrir la retirada y defender el cruce. Al mismo tiempo, los cosacos se dirigieron hacia el campamento polaco y por la mañana aparecieron en el río.

 

Segunda batalla 28 de julio

Después de que la infantería polaca se hubiera alejado a una distancia de 3,5 kms de Konstantinóv , los cosacos se apresuraron a atacar. Brod inicialmente defendió el paso con una compañía de infantería (120 soldados) encabezada por Osiński, pero pronto fue retirada y durante el ataque principal fue defendida por los dragones de Dominik Zasławski. La caballería fue retirado del río simulando una retirada.
De acuerdo con el plan de Wiśniowiecki, se decidió utilizar las condiciones favorables del terreno y aplicar la carga de caballería a las fuerzas enemigas recién cruzadas.
La maniobra se repitió tres veces, a tercera vez que los polacos forzaron el paso del río Słucz y atacaron la artillería cosaca, conquistando 9 cañones, pero no se hizo ningún intento por ganar la flota cosaca, debido al número demasiado grande de oponentes y a la falta de infantería, regresando a su orilla del río. Wiśniowiecki decidió retirarse a Kolczyn. Krzywonos pronto fue al otro lado de Słuczy y tomó Konstantynów.

Batalla de Konstantinóv (26 – 28 de julio de 1648). Autor Stanisław Eugeniusz Bodes

Secuelas

Los cosacos perdieron entre 10.000 y 15.000 efectivos, los polacos sólo de 200 a 300. La batalla desde un punto de vista estratégico, aunque hubo considerables fuerzas involucradas en ella, no tuvo mucho significado y no afectó la tasa de propagación del levantamiento. La marcha de los cosacos no se detuvo: Volhynia y Podole pronto siguieron y sitiaron a Kamieniec Podolski .

A pesar de que los cosacos pasaron al otro lado de río, sufrieron grandes pérdidas y más importante aún, no podían atacar a las fuerzas polacas hasta la llegada de Khmelnitskyi, quien el 30 de julio se encontraba todavía en Pawołoczy.

 

Batalla de Piławcaw o de Pilyavtsy (23 al 25 septiembre 1.648)

En la reunión del Sejm en Varsovia del 16 de julio al 1 de agosto, se decidió iniciar una negociación de paz con Khmelnitsky, sin descuidar los preparativos para una nueva guerra. Se aprobaron los acuerdos realizados por los consejos regionales, se decidió reclutar un ejército de 5.000 en Lituania y no se convocaron fuerzas populares (sería una ayuda dudosa), pero se reservó que se podría hacerse si fuera necesario.

En ese momento, Iarema Wisniowiecki, un influyente magnate polaco de Ucrania, descendiente de la familia rusa de los Wisniowiecki, que se convirtió en un católico convencido y patriota de Polonia, se hizo cargo del asunto cosaco. Cansado de las discusiones estériles sobre la cuestión cosaca que se debatían en las altas esferas estatales en Varsovia, Wisniowiecki decidió atacar a los rebeldes. Pero su ataque fue rechazado por la caballería cosaca encabezada por Maksým Kryvonís. El desarrollo de los acontecimientos provocó que Khmelnitsky abandonara su corto aislamiento, y Se dirigió al oeste, hacia Volinia.

Las tropas de la Corona se reunieron en Piławców (Pilyavtsy) el 20 de septiembre. En total había unos 30.000 efectivos y una artillería bastante potente (de 40 a 100 cañones). El gran hetman Jerzy Ossoliński nombró como comandantes a Dominik Ostrogski, Mikołaj Ostroróg y Alexander Koniecpolski, que a parte de no ser muy competentes, tenían disputas entre ellos.

 

Primera fase. Cruce del río

El 21 de septiembre, el gobernador de Kiev, Tyszkiewicz, decidió arbitrariamente aprovechar la oportunidad para ganar fama y llegar a la calzada que constituye el único cruce sobre el río Pilawka (Ikwa) que estaba defendido por muchos cosacos y varios cañones.

Tres destacamentos de la caballería polaca se trasladaron al río. Uno de ellos encontró un vado encima del paso y comenzó un tiroteo allí con los cosacos que no permitieron cruzar el río. El segundo destacamento atacó a los cosacos defendía los accesos al paso, los cosacos se retiraron, y el paso quedó en manos de los polacos. El tercer destacamento forzó el río debajo del paso. El primer ataque fue exitoso, pero los insurgentes contraatacaron rechazaron a los atacantes. El príncipe Zasławski, que estaba al mando, fue puesto frente a un hecho consumado, se puso al frente de varias banderas y acudió en su ayuda, y finalmente logró rechazar a los atacantes, cruzó el río y estableció una cabeza de puente fortificada, que guarneció con bastantes efectivos, para permitir al ejército cruzar el río de forma segura.

Batalla de Piławcaw o de de Pilyavtsy (23 al 25 septiembre 1.648). Despliegue y desarrollo

 

Segunda fase. Llegada de los tártaros

El 22 de septiembre hubo pequeñas escaramuzas y, por la noche, las primeras tropas tártaras, llegaron al campamento de los cosacos. Aunque no eran más de 4.000 efectivos, la noticia llegó al campamento polaco, cuyo ambiente se deterioró dramáticamente cuando un prisionero capturado por los polacos dijo que 40.000 tártaros habían llegado para ayudar a Khmelnitsky. Este mensaje produjo un impacto desmoralizador entre los polacos

 

Tercera fase. Derrota de los polacos

En la mañana del 23 de septiembre, en una densa niebla cubría la zona, un destacamento de polacos atacó a las tropas polacas de la cabeza de puente, en la orilla derecha del río Pilawka (Ikwa), mientras que un destacamento de tártaros atacaba el campamento polaco. Los polacos acudieron en ayuda de un pequeño número de banderas desde la orilla izquierda, mientras que el resto, por temor a los tártaros, permaneció en su lugar, negándose a ir a la batalla.

Los polacos que cruzaron el río, se amontonó en desorden en la cabeza de puente. Khmelnitsky, para provocar a los polacos para atacar y les atacó en las alas y el centro, luego retiró su centro. Los polacos, sin embargo, con una pérdida de 300 efectivos se retiraron a la orilla izquierda del río Pilawka (Ikwa) y se refugiaron en el campamento.

En el consejo guerra celebrado por la tarde, se decidió retirarse hacia Konstantynóv, para no continuar luchando en condiciones desfavorables, con un oponente cuya ruptura era imposible en esas condiciones. La retirada, debía ser asegurada por Wiśniowiecki, tendría lugar por la noche con un tren de carros bien protegido. Cuando comenzó, corrió el rumor de que los regimientos habían huido, lo que causó un arrebato de pánico. Parece ser que el príncipe Jeremi salió del campamento como uno de los últimos. Huyeron dejando los carros con los bagajes, cañones e incluso armas y armaduras. Sólo la infantería, bajo la dirección de Samuel Osinski, que mantuvo la retirada, sufrió grandes pérdidas.

Batalla de Piławcaw o de Pilyavtsy (23 al 25 de septiembre 1.648). Autor Andrey Serebryakov

En la mañana del 24 de septiembre, los cosacos ocuparon el campamento del enemigo, apoderándose de ricos trofeos, incluidos unos 100 cañones. Khmelnitsky organizó la persecución de los polacos en retirada. Los primeros refugiados de Piławiec llegaron a Lviv el 26 de septiembre al amanecer (lo que significa que hicieron más de 200 kms en dos días), causando asombro y pánico.

Después de la batalla, las tropas combinadas de Khmelnitsky y de Crimea se adentraron en la Mancomunidad, llegando sin obstáculos a Lviv y Zamość. Como resultado de la derrota, Rzeczpospolita perdió el control sobre áreas significativas de Podolia y Volinia durante algunos años.

 

Batalla de Pohost (4 de septiembre de 1.648)

A finales de agosto de 1.648, los insurgentes bajo el liderazgo del autoproclamado hetman Jan Sokołowski (alias Sokowski) comenzaron a asediar a Słuck, esta fortaleza era propiedad del príncipe Bogusław Radziwiłł en la región de Novgorod. La defensa de la fortaleza estaba mandada por Jan Sosnowski.

Después de tres asaltos fallidos, con pérdidas significativas, alrededor de 600 cosacos muertos (principalmente negros) comenzaron a retirarse. Sosnowski envió a perseguir al enemigo en retirada a 600 de caballería. Después de 5 km de perseguir a los lituanos, el 4 de septiembre, alcanzaron a los cosacos que huían en la ciudad de Pohost (ubicada a unos 36 km de Słuck) en el cruce sobre el río Słucz. El puente que cruza el río probablemente estaba repleto de carros en retirada.

La lucha tuvo lugar en la vanguardia, donde una multitud de rebeldes que se agolpaban resistieron a la caballería lituana. En ese momento, un campesino señaló el ferry cercano a través del río hacia los lituanos, donde varias banderas de Sosnowski cruzaron imperceptiblemente a la otra orilla y aparecieron en la retaguardia de los insurgentes. Los rebeldes sorprendidos, entraron en pánico y huyeron, siendo perseguidos hasta Turów. Las pérdidas cosacas ascendieron a 2.000 muertos y muchos prisioneros, 6 importantes prisioneros fueron enviados a Vilnius, Sokolowski fue herido gravemente y pronto murió en Petrykowicach, los lituanos también tuvieron pérdidas significativas.

 

Asedio de Lviv (octubre-noviembre de 1.648)

El estado de preparación de la ciudad de Lviv para el asedio dejaba mucho que desear. Sobre la ciudad, había un castillo en un alto que la dominaba, pero en realidad era un edificio antiguo, de tiempos de Casimiro el Grande. La ciudad estaba rodeada por una muralla de ladrillo restaurada desde hacía mucho tiempo, no podía contener a los sitiadores, ya que disponían de numerosa artillería. Poco antes del comienzo del asedio, las tropas que huían de Piławiec, encabezadas por el príncipe Jeremi Wiśniowiecki, llegaron a la ciudad. Dijeron a los habitantes de Lwów que el Príncipe se quedaría en la ciudad con su ejército para unirse a las filas de los defensores. Wiśniowiecki, sin embargo, salió de la ciudad, yendo a Varsovia para un parlamento electoral. Parece que antes ordenó algunos trabajos de renovación menores y dejó un pequeño destacamento de sus soldados, probablemente artilleros.

Las tropas cosacas hostiles llegaron a Lviv en los primeros días de octubre. Khmelnitsky sabía que conquistar la ciudad, al contrario de las apariencias, no era un asunto sencillo, especialmente porque su ejército estaba compuestos de negros (habitantes locales). El comandante cosaco decidió utilizar el efecto psicológico: las tropas seleccionadas bajo el mando de Maximus Krzywonos recibieron la orden de conquistar el Castillo Alto. La fortaleza cayó rápidamente, a pesar de que el propio comandante sufrió heridas graves, como resultado de lo cual murrría pronto. Las atrocidades que los conquistadores cometieron en prisioneros tomados prisioneros hicieron que los residentes de la ciudad negociaran la capitulación. Durante las conversaciones se determinó que el asedio se suspendiera a cambio de un rescate sustancial de 365.000 zlotys. El asedio fue abandonado en noviembre de 1.648 tras el pago del rescate.

 

Asedio de Zamość (noviembre de 1.648)

Zamość era la fortaleza más moderna y poderosa de la Mancomunidad. Enormes fortificaciones con numerosos bastiones la rodeaban. El estado técnico de las murallas, la artillería y el número de efectivos se cuidaba constantemente, el castellano era Jan Sobiepan Zamoyski, que también era cuñado del gobernador del príncipe ruso Jeremi Wiśniowiecki, que contaba con 4.700 efectivos, incluyendo 2.100 de infantería, 200 reiters, 1.400 nobleza baja y 1.000 habitantes del pueblo bajo el mando del castellano de Elbląg, Ludwik Wejher y el margrave Władysław Myszkowski . En la ciudad había muchos refugiados de aldeas y pueblos cercanos, e incluso de Rus, Podolia y Wołyń.

En noviembre, ejército cosaco-tártaro se acercó a Zamość, con unos 50.000 efectivos.

Durante el asedio, un defecto de construcción de la fortaleza se hizo visible. Los cosacos cavaron un canal que liberó el agua de los fosos, revelando la parte sur de las fortificaciones. Obligó a los defensores a centrar muchas fuerzas en esa zona. Bohdan Khmelnitsky no tenía una artillería de asedio que permitiera abrir brechas en Zamość, y además, se acercaba el invierno, para el cual los asediadores no estaban preparados. Por otro lado, los defensores, entre quienes se estaba propagando la epidemia, no podían contar con socorro, y no tenían suficiente comida para alimentar a la guarnición y a la población que había buscado refugio detrás de los muros de la fortaleza. Por lo tanto, después de 17 días, se llegó un acuerdo de beneficio mutuo sobre el pago de un rescate por parte de la gente del pueblo por un monto de 20.000 zlotys polacos.

Asedio cosaco de Zamość (noviembre de 1648). Autor Stanisław Eugeniusz Bodes

Ahora el camino hasta Varsovia quedaba expedito, y los cosacos convencieron a Khmelnitski a ir a golpear al mismo corazón de Polonia. Se encontraban en Zamość, en el primer tercio del camino entre Lviv y Varsovia. Se acercaba el invierno y el ejército necesitaba descanso. Así que decidió retirarse a Kiev y utilizar el tiempo del invierno para las negociaciones de paz. Las condiciones del caudillo eran:

  1. Devolución de los derechos de los cosacos.
  2. Vía libre para el paso de cosacos hasta el mar Negro, eliminando obstáculos como la fortaleza cosaca de Kodak, que bloqueaba el camino.
  3. El jefe de los cosacos solo dependerá del rey, y no del gobierno polaco local.
  4. Amnistía a todos los participantes del levantamiento.
  5. La Unión de Brest y, por tanto, la Iglesia uniata deben ser canceladas.

El nuevo rey Juan Casimiro (1648-68) prometió hacer todo lo que estuviera en su mano para cumplir estas condiciones. Mientras tanto, le pidió a Khmelnitskyi detener la lucha y volver a casa.

 

Negociaciones de Paz

En febrero de 1.649, la delegación polaca, dirigida por Adam Kisiel, se encontraba en Pereyaslav. Llevó el estandarte real y la maza al comandante cosaco, reconociéndolo oficialmente como hetman de los zapórogos (hasta entonces había usado este título ilegalmente). Las negociaciones tuvieron lugar en un ambiente muy nervioso. Khmelnitsky mintió y humilló a los oficiales, los ignoró, a menudo se emborrachó y pospuso las conversaciones de un día a otro. Hizo demandas difíciles de aceptar. El delegado polaco no recibió prácticamente nada. Solo se estableció que el armisticio duraría hasta el 22 de mayo, después de lo cual se reanudarían las conversaciones.

Durante la tregua de pocos meses en el invierno 1.648-49 el nuevo concepto de guerra se cristalizó en la mente de Khmielnicki. El comandante cosaco se dio cuenta de que el levantamiento causado por él había ganado una nueva dimensión: la guerra nacional y religiosa. En menos de unos pocos meses, las filas de su ejército habían aumentado varias veces, como resultado de una afluencia de fugitivos negros (campesinos no cosacos). Los combatientes a parte de la Iglesia ortodoxa, también recibieron una bendición informal de la Iglesia rutena

Después de su regreso, Adam Kisiel se deshizo de las ilusiones sobre un acuerdo; se dio cuenta de que el propio Khmelnitsky había perdido todo el control sobre su ejército y que la guerra se hacía inevitable.

 

Operaciones en 1.649

Batalla de Mazyr o de Murażnowice (8-9 de febrero de 1.649)

Cuando, en la segunda mitad de 1.648, la insurrección cosaca llegó a tierras bielorrusas, obligó al ejército del gran ducado de Lituania a actuar, y a principios de 1.649, el ejército lituano de 11.000 efectivos al mando del hetman lituano Janusz Radziwiłl fue enviado contra los cosacos. En febrero, Radziwiłł dejó los campamentos en Turów y se dirigió a Mazyr. Las fuerzas principales lituanas iban precedidas por una vanguardia comandada por Adam Pawłowicz, que incluía, entre otras, tres banderas tártaras (mandadas por Dawid Kiński, Dzienaja Romanowski y Dowgiałło).

La noche del 8 de febrero, Pawłowicz atacó inesperadamente a un grupo de varios cientos de cosacos. En la mañana del 9 de febrero, con la llegada de la fuerzas principal, hizo que los cosacos se retiraran a la fortaleza de Mazyr. El intento de tomar la fortaleza desde la marcha fracasó, por lo que tuvieron que realizar un ataque preparado, para asaltar los terraplenes de tierra. Después de una dura batalla, la fortaleza fue capturada. El victorioso ejército lituano procedió a quemar la ciudad, con los habitantes sufriendo graves pérdidas, ya que, según el participante de los eventos de Bogusław Maskiewicz, los asaltantes alemanes se distinguieron por su crueldad contra la población civil de la ciudad conquistada. Después del final de la lucha todos los prisioneros cosacos capturados fueron ejecutados (incluido el coronel Micheka).

 

Primera Batalla de Łojów (31 de julio de 1.649)

En el verano de 1.649, un ejército cosaco mandado por Stepan Podobajła con 7.000 efectivos, conquistó Łojów y quemó el castillo local, y luego estableció un campamento en las orillas del río Dnieper y Sola, cerca de Rzeczyca, fortaleciendo su posición con trabajos de fortificación. Desde allí los cosacos realizaron incursiones en tierras bielorrusas, aterrorizando a la población local con su crueldad.
A la zona acudió el ejército del gran ducado de Lituania, dirigido por el hetman lituano Janusz Radziwill con unos 6.000 efectivos, incluyendo 1.000 de infantería, 800 húsares y 4.200 reclutados.

Para ayudar a Podobajła marchó a toda prisa desde Chernobyl en dirección de Rzeczyca, Stanislaw Krzeczowski que mandaba un ejército de 10.000 soldados (incluyendo 6.000 de infantería).

Cuando las fuerzas lituanas descubrieron el campamento principal del ejército cosaco de Podobajły, Janusz Radziwiłł avanzó hacia ellos, con la infantería dirigida por Wincenty Gosiewski navegando en barcos por el río Dnieper. El 23 de julio de 1.649, el ejército lituano llegó a la ciudad de Łojów , ubicada en la margen derecha del Dnieper. Sin embargo, el campamento estaba en la orilla izquierda. Radziwiłł decidió, sin embargo, atacar a los cosacos desplegando artillería frente a su campamento.

El 31 de julio de 1.649, el Hetman recibió un mensaje sobre el segundo ejército cosaco de Krzeczowski, quien acudía en ayuda de Podobajła. El Hetman envió una fuerza de reconocimiento de unos 2.000 efectivos, para comprobar los efectivos e intenciones del nuevo enemigo. Krzeczowski llegó a Rzeczyca, pero no quería perder el tiempo conquistando la fortaleza y se enfrentó al ejército lituano, atacando a la caballería de reconocimiento lituana que Radziwiłł había enviado hacia él. Cuando llegó a Rzeczyca, Krzeczowski atacó a las fuerzas debilitadas fuerzas de de Radziwiłł. (4.000 soldados, incluyendo 1.000 de infantería), pero su ataque se rompió contra la infantería y la artillería del ejército lituano, junto al río Łojówka, retirándose para reagruparse.

Las tropas cosacas actuaron de acuerdo con las tácticas aprendidas en tales casos y se separaron, y después atacaron por las alas y la retaguardia. Cuando estaban envolviendo al ejército del Hetman, la caballería lituana que regresaba de Rzeczyca y atacó al ejército cosaco por retaguardia, estableciendo el destino de la batalla.

Algunas de las tropas cosacas, que no fueron dispersadas, se encerraron en el campamento atrincherado. Las tropas lituanas intentaron atacar, pero sin éxito. Cuando el ejército de Krzeczowski intentó cruzar el río Dnieper, el ejército lituano atacó de inmediato derrotándolos.

Pronto el campamento se derrumbó, y Krzeczowski, que estaba gravemente herido, fue tomado prisionero, muriendo después a consecuencia de heridas. Las pérdidas del ejército cosaco ascendieron a varios miles de muertos.

Primera Batalla de Łojów 31 de julio de 1.649. Crabado en cobre del siglo XVII.

Batalla de Zahalem (17 al 18 de junio de 1.649)

Las fuerzas cosacas eran unas 3.000 efectivos, cuyo núcleo estaba constituido por los cosacos de Kania que eran parte de los cosacos zapórogos , el resto eran campesinos rebeldes. Su comandante era el coronel Ilia Hołota. La expedición polaco-lituana constaba de unos 1.200 soldados y estaba mandada por Vladislao Wołłowicz.

Los cosacos llegaron a Krasnosiel sobre Pripyat en barco, y luego se dirigieron al norte para desembarcar. El 17 de junio los cosacos atacaron a las fuerzas lituanas más débiles, estaban mandadas en ausencia de Wołłowicz por Walerian Falencki y Jan Donovaj. Estaban atrincherados en el campamento en Zahalt y repelieron los ataques cosacos varias veces. Desde Rzeczyca llegaron inesperadamente fuerzas lituanas mandadas por Hrehore Mirski, con 150 dragones y 200 infantería alemana. Gracias al ataque por retaguardia contra los cosacos, las fuerzas polacas-lituanas del campo de Zahal pudieron salir al campamento. Como resultado, los cosacos se rompieron completamente, sufriendo pérdidas de aproximadamente 1.600 muertos. También murió el propio comandante cosaco, el coronel Ilja Hołota. En el lado polaco-lituano, las pérdidas ascendieron a 216 muertos y heridos. Resultó herido uno de los comandantes, Walerian Falencki.

 

Asedio cosaco de Zbarazh (10 de julio al 22 de agosto de 1.649)

En la primera mitad de 1.649, las negociaciones de la mancomunidad entre Polonia y Lituania con los cosacos rebeldes fracasaron, y el ejército polaco-lituano comenzó a reunirse cerca de las fronteras de la Ucrania dominada por los insurgentes. Mientras que el Rey organizaba el ejército principal polaco, y el hetman lituano Janusz Radziwill mandaba al ejército lituano a lo largo del río Horyn, un ejército de tres regimientos (mandados Andrzej Firlej, Stanisław Lanckoroński y Mikołaj Ostroróg) se asentó en Zbarazh desde el 30 Junio, donde el príncipe Jeremi Wiśniowiecki llegaría con refuerzos el 7 de julio. La llegada de Wiśniowiecki elevó la moral del ejército real y, a pesar de no tener rango oficial, tanto los soldados comunes como los nuevos regimientos prometieron prestar atención a su consejo e incluso le ofrecieron el mando oficial, que él, sin embargo, rechazó.

El castillo de Zbarazh había reconstruido en las décadas anteriores al asedio bajo el ingeniero de Holanda, Henryk van Peene, quien finalizó su proyecto en 1.626. El castillo fue construido como una plaza, a cada lado de unos 88 metros, y rodeado por un muro de tierra y un foso. Era una construcción relativamente moderna y resistente, cuya principal debilidad era su pequeño tamaño y, en consecuencia, poco espacio para un ejército numeroso y los suministros necesarios. Fue construido teniendo en cuenta las incursiones tártaras, no estaba destinado a soportar un asedio prolongado por parte de un gran ejército. La ciudad en sí tenía defensas relativamente débiles. El campamento fortificado polaco-lituano incorporó las defensas de la ciudad y el castillo.

Las fuerzas polaco-lituanas tenían entre 9.000 y 15.000, según diferentes fuentes, y Widecki señala que el número más bajo corresponde a las tropas regulares, mientras que el más alto probablemente cuenta con tropas auxiliares, como sirvientes armados y la milicia de la ciudad.

Las fuerzas polaco-lituanas estaban mandadas oficialmente por Andrzej Firlej. Sin embargo, Firlej tenía poca autoridad y, a menudo, escuchaba el consejo de Wiśniowiecki, quien podía ser visto como el verdadero comandante de las fuerzas polaco-lituanas. Cada uno de los regimientos, así como el príncipe Wiśniowiecki, mandaban una división de las tropas, encargadas de defender un sector; hubo cinco divisiones en total, con la última comandada por Aleksander Koniecpolski.

Las fuerzas de los cosacos aliados zapórogos y los tártaros de Crimea en Zbarazh sumaban alrededor de 150.000, dos tercios de los cuales eran cosacos y el otro tercio tártaros (las estimaciones modernas lo rebajan a 70.000 en total, el resto serían campesinos rebeldes). Estaban mandadas por el líder cosaco, Bohdan Khmelnitsky y khan tártaro İslam III Giray .

Bohdan Khmelnitsky y Tugai bey. Autor Jan Matejko

El 7 de julio comenzaron las primeras escaramuzas, y el 10 de julio las fuerzas avanzadas de cosacos y tártaros llegaron a Zbarzah, matando o haciendo prisioneros a varios miles de tropas auxiliares polaco-lituanas que todavía estaban reuniendo suministros en la zona, y no pudieron retirarse a tiempo. Sin embargo, la primera escaramuza seria cerca del campamento principal resultó en la victoria polaco-lituana, ya que las fuerzas cosacas y tártaras fueron rechazadas, lo que elevó la moral de los defensores.

Los defensores rechazaron los asaltos de la fuerza principal atacante los días 11, 13, 14, 16 y 17 de julio.

Asedio cosaco de Zbarazh (10 de julio al 22 de agosto de 1.649). Asalto del día 13 de julio. Autor Autor Stanisław Eugeniusz Bodes

Después del fracaso de esos primeros asaltos, el ejército cosaco y tártaro comenzó un asedio regular, construyendo sus propias fortificaciones de campo e intensificando el bombardeo de artillería contra el campamento polaco-lituano. El 23 de julio se produjo un breve alto el fuego, ya que las partes intentaron negociar, pero las primeras conversaciones fracasaron; otros intentos de negociación tuvieron lugar los días 26 y 28 de julio. El 16 y el 23 de julio hubo asaltos en la ciudad, donde se encontraba el único pozo, y ambos fueron rechazados. Los cosacos también intentaron destruir una presa cercana para inundar la ciudad, pero la presa también fue defendida con éxito.

A lo largo del enfrentamiento, las fuerzas polaco-lituanas construyeron fortificaciones de campo adicionales, y se retiraron detrás de ellas, para reducir la longitud de la línea que tenían que defender; mientras se retiraban a la cuarta línea de defensas el 30 de julio, rechazaron otro ataque enemigo.

Como los defensores se estaban quedando sin suministros, aproximadamente 4.000 de auxiliares hambrientos (la mayoría sirvientes) solicitaron abandonar la ciudad; se les concedió el permiso, pero poco después de abandonar las murallas de la ciudad fueron capturados por los tártaros; algunos fueron llevados al jasyr (mercado de esclavos), mientras que otros fueron ejecutados en el lugar donde fueron capturados. A pesar de eso, otros querían abandonar la ciudad, pero el príncipe Wiśniowiecki prometió alimentarlos en lugar de arriesgarse a otra masacre. Los asediados también intentaron enviar mensajes al Rey pidiendo refuerzos, y a primeros de agosto, un mensajero voluntario, Mikołaj Skrzetuski, logró eludir a los asediadores y se presentaron al Rey alrededor del 6 o 7 de agosto.

Mientras tanto, los cosacos y los tártaros tratarían de extender sus fortificaciones más cerca de las líneas de los defensores; lanzaron su último gran asalto el 6 de agosto, pero fueron rechazados una vez más.

 

Batalla de Zboriv (15 – 16 de agosto 1.649)

Las fuerzas reales bajo el mando de rey Juan II Casimiro con unos 25.000 efectivos, se dirigieron a liberar el el asedio de Zbarazh. Después de abandonar Lviv, estableció el campamento bajo el castillo en Biały Kamień, y luego se dirigió hacia Zbarazh.

Primera fase, las tropas polacas cruzan el río

El 15 de agosto, el rey Juan Casimiro, con parte del ejército (unos 15.000 efectivos), siguió la carretera y cerca de Zboriv cruzó el río Strypa, y sin esperar al resto de sus fuerzas, se dirigió hacia el este hacia Zbarazh. Los tártaros estaban bien informados de los movimientos del ejército real, dejaron parte de las fuerzas para bloquear Zbarazh, y con la mayoría (unos 70.000), se movieron rápidamente para atacar al ejército real. Los tártaros aprovecharon el día nuboso y lluvioso atacaron al ejército real mientras cruzaba el río Strypa.

Para asegurar a las tropas de un ataque sorpresa mientras cruzaba el río, el Rey formó la seguridad a los flancos (banderas de Korzhitsky) y a vanguardia (banderas de Koretsky), pero no organizó un reconocimiento de la zona. Khmelnitsky de sus exploradores tenía información sobre todos los movimientos del enemigo, además, realizó una observación personal en dirección a Zborov desde un árbol alto en el borde de un robledal.

El ejército polaco comenzó a cruzar el río Strypa en dos puentes. El cruce era lento, ya que los carros se movían en una fila y a menudo estaban atascados. Khmelnitsky esperó a que la mitad del ejército polaca hubiese cruzado. La ausencia de signos de la tropas cosaco-tártaras, al mediodía, cuando la mitad de las fuerzas polacas habían cruzado, todo el ejército se estableció para el almuerzo, interrumpiendo el cruce. Los cosacos y tártaros atacaron de súbito. Para ayudar a la retaguardia se le enviaron varias banderas, en el primer puente. Solo un destacamento de dragones logró refugiarse en la ciudad, el resto de las banderas polacas fueron destruidas. En el segundo puente, que resultó estar lleno de carros. Los carros huyeron, y el rey ordenó romper el puente, evitando un ataque de los cosacos desde la retaguardia.

Batalla de Zboriv (15-16 de agosto de 1649). Cruce del río Strypa por los cosacos-tártaros. Autor Jean-Pierre Norblin de La Gourdaine

 

Segunda fase. Enfrentamiento de las fuerzas principales

En el borde de la arboleda de Lubovo, aparecieron grupos de cosacos y tártaros, con los que había luchado un destacamento de vanguardia. En este momento, el rey ordenó ser construido para la batalla. El orden de batalla constaba de tres partes: el ala derecha: la nobleza de las provincias de Podolsky y Bratslav, el centro, los lansquenetes y 500 húsares encabezados por el Rey, la izquierda: la nobleza del interior de Polonia.

Los cosacos, junto con los tártaros, derrotaron en primer lugar al destacamento de vanguardia de Koretsky, cuyos restos huyeron en pánico y se refugiaron en el tren.

Después, en el borde del bosque, comenzaron a acumularse grupos de tártaros y cosacos, cuyo número aumentaba rápidamente. Un gran destacamento de caballería tártara galopó hacia el ala derecha del ejército polaco, disparó una nube de flechas. Esta fue una señal de un ataque general, que el ejército cosaco-tartaro lanzó en todos los frentes.

Tres veces el ejército polaco rechazó el ataque, y finalmente el ala izquierda se rompió y huyó. El Rey movió a los lansquenetes y reiters para ayudar, y el ala derecha de la formación de batalla estaba tratando de salvar la situación con un contraataque. El avance de los cosacos logró retrasarse hasta el anochecer. Los polacos se refugiaron en el laager y comenzaron a fortalecerlo con trincheras.

Batalla de Zboriv (15-16 de agosto de 1.649). Mikołaj Gniewosz salva al rey Juan Casimiro. Autor Juliusz Kossak

Tercera fase de la batalla, ataque de los cosacos polacos y el asalto a Zboriv

Por la noche, el Rey celebró un consejo militar, en el que se decidió escribir una carta al khan de Crimea con la promesa de todo lo que quisiera, para que se retirara de Khmelnitsky. En este momento en el campamento comenzó a difundirse un rumor de que el Rey supuestamente había huido. Comenzó un pánico, que se detuvo con gran dificultad.

Las trincheras aún no estaban listas cuando la pelea se reanudó temprano en la mañana del 16 de agosto. Por la mañana, los tártaros atacaron el ala derecha del ejército real, mientras que Khmelnicky se dispuso a atacar el centro polaco, tratando de evitar el ala izquierda. Además, envió a un grupo bajo el mando del coronel Hładki para cubrir el cruce de Zborowa con la tarea de atacar a la retaguardia polaca. Sin embargo, el ataque de Hladki a las fortificaciones polacas en Zboriv fue rechazado por 400 dragones polacos. El ataque cosaco en el ala izquierda polaca tampoco tuvo éxito.

La batalla duró dos días y fue muy sangrienta. Mostró el valor personal del rey Juan Casimiro, la infantería y los dragones, y se distinguió general Krzysztof Arciszewski, comandante de la corona de artillería.

Batalla de Zboriv (15-16 de agosto de 1.649). Autor Stepan Nechai

Las luchas fueron interrumpidas por las negociaciones que en la tarde comenzaron con el khan Islam III Girey, el gran canciller de la Corona Jerzy Ossoliński. la destrucción total del ejército polaco no estaba en el interés de la khanato, porque fortalecería demasiado cosacos. El Khan obligó a Khmelnicky a negociar con los polacos.

Finalmente se firmó el tratado de Zboriv del 17 de agosto, por el que el número de cosacos registrados se aumentaría a 40.000 en el ejército polaco y los judíos serían expulsados de los territorios de los voivodatos de Kiev, Bracław y Czernichów, y además deberían pagar 40.000 telares de indemnización. El alto el fuego entró en vigor al día siguiente.

Mientras tanto, en Zbarazh, los sitiadores incluso lograron excavar con éxito un túnel en el campamento polaco-lituano sobre el 16 de agosto, pero fue destruido por los defensores.

Sobre el 20 de agosto, los sitiados lanzaron un pequeño contraataque; poco después, el 21 de agosto, Khmelnitsky regresó y, a pesar de haber firmado el tratado de paz, intentó el último asalto final en Zbarazh que fue rechazado. Al mismo tiempo que vendían a los asediados algunos suministros que necesitaban con urgencia a precios desorbitados.

Las fortificaciones cosacas y tártaras se abandonaron en su mayoría el 23 y el 25 el ejército asediador se fue de Zbarazh. El ejército polaco-lituano partió la tarde de ese día y llegó a Tarnopol el 28 de agosto.

Las pérdidas polaco-lituanas en Zbarazh fueron aproximadamente 2.000 soldados regulares y 4.000 auxiliares, cerca de la mitad de las pérdidas fueron resultado de enfermedades. Las bajas cosaco-tártaras se estiman en 10.000 muertos y 110.000 heridos.

El informe oficial sobre la expedición, preparado a petición de Ossolinski, presentó la batalla como una gran victoria.

El acuerdo con el khanato no duraría mucho (hasta la batalla de Berestechko, menos de dos años después), pero sentó las bases para una alianza cercana durante el Diluvio Sueco.

Operaciones en 1.651

Batalla de Krasne ( 20 al 23 de febrero de 1.651)

Después de un año de relativa paz, en febrero de 1.651, comenzaron nuevamente las operaciones militares a partir del ataque del ejército del voivoda de Kiev, Stefan Czarniecki, contra las rebeldes tropas cosacas del coronel Nieczaj.

Tuvo lugar en la ciudad de Krasne, cerca de Tyvriv (Tywrow), cuando el coronel cosaco Neczaj rompió el tratado de Zboriv y asoló el voivodato de Braclaw. Para detener a los cosacos, los polacos enviaron al hetman Marcin Kalinowski, apoyado por voivoda de Braclaw, Stanislaw Lanckoronski. En total, las fuerzas polacas reunieron unos 12.000 efectivos.

Después de capturar la ciudad de Szarogrod, los cosacos se dirigieron hacia Bar, pero al oír que se acercaban las fuerzas polacas, acamparon en la ciudad de Krasne. Los polacos llegaron a Krasne el 20 de febrero de 1.651 y se apoderaron de la ciudad después de una breve escaramuza. Kalinowski luego dividió sus fuerzas en dos divisiones y atacó el campamento cosaco. La batalla se convirtió en una masacre: entre las víctimas estaba el propio Neczaj. Algunos cosacos lograron huir al castillo cercano, donde lucharon hasta el 23 de febrero. Se desconocen las pérdidas totales de cosacos, pero podrían haber alcanzado los 10.000 muertos.

Después de este éxito, Kalinowski se adentró más en Podolia y se apoderó de varias ciudades, como Szarogrod, Jampol y Skinderpol. Después de perder una batalla cerca de Winnica, los polacos tuvieron que retirarse a Volinia.

 

Batalla de Kopychyntsi (12 de mayo de 1.651)

La ciudad había sido conquistada en 1648 por un ejército cosaco-tártaro mandado por Asand Demko, tras la batalla de Krasne, el hetman Marcin Kalinowski, se dirigió a la ciudad y la puso bajo asedio. La ciudad estaba defendida por el coronel Ivan Bohun. Al enterarse, Bohdan Khmelnitsky, preparó un fuerte ejército para aliviar la ciudad y el ejército de la Corona se vio obligado a retirarse a su campamento fortificado.

La disciplina cayó en el ejército. El hambre comenzó también a hacer efecto, por lo que decidieron abandonar el campamento y retirarse. Kalinowski recibió una orden del rey Juan Casimiro para unirse a las principales fuerzas polacas estacionadas en Sokal. Sin embargo, el ejército cosaco-tártaro liderado por el coronel Asand Demka alcanzó a los polacos durante la retirada y los atacó en el cruce del río Kopychyntsi el 12 de mayo de 1.651.

Kalinowski dividió sus fuerzas en tres partes, colocando a dos de ellas en las alas. La batalla tuvo lugar con una suerte variable, pero gracias a la excelente actitud de las unidades de Aleksander Koniecpolski y Marek Sobieski, terminó con una victoria total del ejército de la Corona .

Murieron varios miles de cosacos y tártaros, entre ellos el bey Perekop y el coronel Kaniowski Kuczak. Las pérdidas de las fuerzas de Kalinowski también fueron graves. El 22 de mayo de 1.651, las fuerzas del hetman se unieron a los ejércitos del rey Juan Casimiro en Sokal. En total, las pérdidas polacas en toda esta campaña ascendieron a 6.000 efectivos.

 

Batalla en Beresteczko (28 de junio – 10 de julio de 1.651)

Las fuerzas de la Corona se reunieron en el campamento en Sokal en el Bug. El Rey quería prepararse cuidadosamente para la batalla. Su ejército se componía de la milicia popular, mercenarios extranjeros, principalmente infantería alemana, dragones, y reiters. También se había creado una artillería con aproximadamente 95 cañones de todos los calibres.

Se reunieron unos 75.000 efectivos de los cuales soldados profesionales eran 34.000 efectivos y 40.000 pospolite ruszenie (milicias reclutadas). Entre los soldados profesionales había 19.904 jinetes (pancerni 12.255; Husaria 2.589; reiters 2.050; arcabuceros a caballo 500; tártaros 960, voluntarios lituanos 1.550). La infantería profesional eran 13.690 (haiduks húngaros 2.790, infantería alemana 8.900, dragones 2.000).

Los cosaco-tártaros reunieron a un gran ejército con la fuerza de unos 90.000 efectivos (40.000 cosacos zapórogos encuadrados en 12 regimientos de unos 3.000 efectivos cada uno, y unos 50.000 negros (campesinos locales), bajo el mando de Bohdan Khmelnitsky y poderosa flota de unos 125 barcos para suministros de alimentos y equipo militar. A parte los cosacos tenían 5 regimientos que no participaron en la batalla y que estaban fijando al hetman lituano Janusz Radziwiłł que avanzaba hacia Kiev. Los tártaros, bajo el mando personal del khan Islam III Giray, tenía una fuerza de unos 30.000 efectivos que incluían 2.000 cosacos del Don, varios miles de turcos y valacos.

Después de la reunión en la zona de Kolodna, los cosaco-tártaros comenzaron una marcha hacia el ejército polaco desde el lado de Krzemieniec. Las tropas tártaras rodearon la zona, robando y saqueando, llegando campo de batalla el segundo día, 29 de junio.

 

Primer día de la batalla, 28 de junio

Los polacos estaban celebrando una misa con todo el ejército en el campamento polaco al comenzar el día. Los exploradores informaron que el enemigo estaba cruzando el río Płaszówka. Se celebró un consejo de guerra, los hetmans propusieron el llamado “Antiguo orden de batalla polaco“, pero el Rey decidió desplegar las tropas al estilo de la Europa Occidental, el llamado “estilo sueco” o “estilo holandés”, que consiste en colocar las tropas del centro como en un tablero de ajedrez, alternar caballería (reiters y arcabuceros) con infantería y dragones, mover la artillería hacia adelante y la caballería de los nobles y de la milicia detrás. El resto de la caballería (húsares , pancerni, y cosacos) colocados en las alas. El centro fue comandado por Juan Casimiro, en el ala derecha, el gran hetman de la Corona, Mikołaj Potocki , y en la izquierda, el hetman Marcin Kalinowski. La mayor parte de la artillería permaneció en el campamento para cubrir la posible retirada, y la mitad del ejército salió al campo.

El ejército cosaco conocía muy bien este estilo de guerra polaco, ya que tenía mucha experiencia en la lucha contra los polacos y junto a ellos. Su táctica preferida era evitar una batalla en campo abierto y luchar al amparo de su enorme campamento fortificado.

Por la tarde, el Rey permitió escaramuzas, en las que los polacos resultaron ser mejores. Koniecpolski y Lyubomirsky (2.000 jinetes) cargaron, los tártaros se apresuraron a repeler las banderas polacas. Los polacos cargaron tres veces, rompiendo la formación tártara, y se volvieron, hasta que finalmente fueron demasiado lejos y se vieron obligados a retirarse. Debido a que el contraataque tártaro amenazó al ala izquierda, el príncipe Jeremi Wiśniowiecki golpeó a la horda con sus seis banderas cosacas y los 200 húsares de Stefan Czarniecki, seguido por el movimiento popular de los nobles de Cracovian, Sandomierz, Ruthenian y Łęczyca.

Batalla de Beresteczko 28 de junio de 1.651. El príncipe Jeremi Wiśniowiecki cargando. Autor Stanislaw Eugene Bodes

La lucha fue feroz y duró una hora, sin embargo, los tártaros tuvieron que reconocer la superioridad de las tropas polacas. La mayoría de sus fuerzas huyeron del campo, 100 fueron muertos y 20 fueron hechos prisioneros. Los polacos no registraron pérdidas. Poco después del enfrentamiento, cayó la noche y los ejércitos se retiraron a sus campamentos a descansar. Aparecieron los primeros desacuerdos en el campo de los aliados el khan tártaro no esperaba ninguna resistencia y estaba muy sorprendido porque Khmelnicky lo instó a la expedición que describiendo la debilidad de la Corona, por ejemplo, al dar “la deserción” de 2.000 soldados enviados a Podhale . En la reunión se acordó que al día siguiente Khmelnicky mandaría en la batalla, pero Islam III Giray mandaría toda la caballería tataro-cosaca, unos 40.000 jinetes. Su tarea principal era ocupar y mantener el puente, que era permitir el cruce de toda la infantería cosaca.

Batalla de Beresteczko (28 de junio – 10 de julio de 1.651). Despliegue de fuerzas

Segundo día, 29 de junio

A las 08,00 horas comenzó el segundo día de la batalla y ambos ejércitos abandonaron sus campamentos para desplegar. Los polacos desplegaron según la formación tradicional polaca antigua , que consistía en la caballería pesada en el centro, la infantería en los flancos y la caballería ligera en las alas. El hetman Potocki mandaba el centro; Stanisław Lanckoroński mandaba el ala derecha, y el ala izquierda era mandada nominalmente por el hetman Kalinowski, pero de hecho era el príncipe Wiśniowiecki quien la mandaba.

A las 08,30, la vanguardia de los tártaros, después de una breve lucha en el cruce sobre el río, hicieron retroceder a los dragones, y tras los cuales cruzaron las fuerzas cosaco-tártaras, primero los jinetes, detrás los infantes cosacos, y por último la artillería.

A las 10,00 de la mañana los tártaros iniciaron escaramuzas, pero sin empeñarse en combates decisivos.

Por la tarde, la mejor caballería tártara que se encontraba en el ala izquierda atacó dispararon flechas contra los polacos mientras intentaban envolverlos y atacar por retaguardia, la división tártara fue rechazada por el fuego de mosquetes y el contraataque del príncipe Wiśniowiecki, los tártaros se reagruparon y atacaron de nuevo, otra carga polaca a cargo de Stanisław Potocki los arrojó fuera del campo.

Fortalecidos con refuerzos, los tártaros decidieron atacar el centro bajo el mando de Szymon Szczawiński, quien apoyado por Lanckoroński se defendió ferozmente retrocediendo lentamente.

Pronto los tártaros lograron atravesar las alas y atacar el campamento polaco. En ese momento, el rey Juan Casimiro ordenó a toda la infantería disparar los mosquetes por hileras, y disparar con todos los cañones. La amenaza había terminado y los tártaros sufrieron enormes pérdidas.

No pudieron reanudar el ataque porque carecían de reserva, y las banderas del hetman Potocki, Czarniecki, Lyubomirsky, Sapieha y Rajtaria Bogusław Radziwiłła, cargaron contra los cosacos alejándolos del campamento fortificado. Algunas unidades han ido demasiado lejos y fueron sido rodeadas (incluidos los húsares de Stefan Czarniecki. Las nuevas unidades tártaras bajaron desde las colinas hasta el regimiento de Lanckoronski, el Rey empujó para atacar las banderas de Potocki que había estado en reserva hasta ahora, estos empujaron a los tártaros fuera del campo.

Batalla de Berestechko, 29 de junio 1.651. Muerte de Togay-Bey – Anatoly F. Telenik

Batalla de Berestechko 29 de junio de 1.651. Detalle. Tugay-bey, que en un segundo caerá muerto bajo los cascos de su caballo. Autor Anatoly Telenik.

Alrededor de 16.00 La lucha cesó. El saldo no fue tan bueno para el lado polaco como lo fue el día anterior, pero los tártaros no lograron incurrir en grandes pérdidas. Alrededor de 350 soldados murieron en el lado polaco. Los tártaros perdieron alrededor de 1.000 hombres, entre ellos Toğay bey y el cuñado de Khan, Mehmet Giray, lo que causó la ira del Khan.

En el campo polaco, el Rey decidió, a pesar de las objeciones de los hetmans, adoptar la formación de batalla según la manera de Europa Occidental, como en el primer día de combate.

 

Tercer día, 30 de junio

Desde la mañana, una espesa niebla envolvía el campo de batalla, y no se tomaron medidas a excepción el despliegue de las tropas.

El ejército polaco desplegó en un frente de 4,5 km con el flanco izquierdo apoyado en el río Pliashivka y el flanco derecho apoyado en un bosque, impidiendo en envolvimiento cosaco:

  • Ala derecha mandada por Stanisław Lanckoroński, gobernador de Bracław.
  • Centro mandado por el rey Juan Casimiro, en primera se asentó la artillería de Przyjemski con los dragones para dar seguridad; en segunda línea, la infantería alemana mandada por Radziwiłł (1.300) a la derecha y Houwald (1.000) a la izquierda; la tercera línea consistía alternativamente, en 8 escuadrones (2.500 jinetes) y 8 compañías de infantería polaca y húngara (1.700 ) y tres de las mejores banderas de húsares con el Rey (500 soldados); la quinta fila era la reserva compuesta de fuerzas auxiliares del Elector de Brandeburgo y el resto la milicia.
  • Ala izquierda mandada por Jeremi Wiśniowiecki.
  • Campamento 3.000 infantes polacos y sirvientes, que colocaron las kopias de los húsares apoyadas en el suelo, dando la impresión de ser un ejército de reserva, también se asentaron los cañones más pesados.

En el lado cosaco-tártaro, había dos campamentos fortificados, uno más grande para los cosacos y uno más pequeño para la milicia campesina, ambos protegidos por 10 líneas de carros encadenados.

Delante desplegaron con el ala izquierda apoyada en el bosque, la caballería tártara mandada por el khan Islam III Giray, auxiliado por Amurat y Nurardin; el centro mandado por Bohdan Khmelnitsky; y el ala derecha mandada por Iván Bohun

Alrededor de las 10,00 horas, la niebla se levantó y ambos ejércitos pudieron ver. Los polacos se movieron hacia delante ligeramente, lo que provocó que los tártaros del ala izquierda, comenzaran a cargar, lanzando una lluvia a filas polacas. El Rey los prohibió responder, pero en cambio, ordenó que la artillería disparara, causándoles pérdidas considerables, que los asustó lo suficiente como para retrasar el ataque.

A las 15,00 horas, el Rey ordenó a la infantería que avanzara lentamente, intentando hacer una brecha entre los tártaros y los cosacos que se preparaban para el ataque. Luego, el príncipe Wiśniowiecki pidió permiso para atacar a la infantería cosaca, lo que el Rey se lo concedió. Se inició la carga con 18 banderas (unos 2.500 jinetes). Fue apoyado por las banderas de Rewery Potocki y Szymon Szczawiński (unos 1.500 jinetes). La carga consiguió la desintegración total de los cosacos, llegando casi al campamento cosaco, la caballería tártara de Nurardin atacó de flanco a las tropas de Szczawiński. Los polacos recibieron una lluvia de flechas y se retiraron. En ese momento, Juan casimiro la bandera Łęczyca-Sieradz a la lucha, siendo apoyada por las banderas de Bogusław Radziwiłł. El contraataque detuvo a los tártaros por un momento, que fue lo suficiente para hacer que la caballería de Wiśniowiecki diera la vuelta y los atacase por retaguardia. Al mismo tiempo, se intensificó el fuego de los cañones polacos. Los tártaros fueron destrozados y expulsados con grandes pérdidas.

Batalla de Beresteczko 30 de junio 1.651. Derrota de la caballería cosaca. Autor Stanislaw Eugene Bodes

El rey ordenó mover el centro del ejército polaco hacia adelante. Cuando ordenó el ataque del ala derecha, se encontró con la negativa de Lanckoronski temeroso de una emboscada de cosacos en el bosque. Al ver esto, Khan envió sus mejores fuerzas (5.000 jinetes) desde el ala izquierda para atacar el centro polaco.

El centro polaco creó la llamada “serpiente ardiente” y después de algunas descargas, detuvo el ataque tártaro, pero los tártaros atacaron las filas polacos varias veces sin éxito, cada vez con enormes pérdidas.

Mientras tanto, en el ala izquierda de Wisniowiecki, atacó el ala derecha cosaca y entre él y la división del Rey se formó una brecha, que fue golpeada por Nurardin. Forzó al príncipe a retirarse a la altura del centro polaco que marchaba lentamente. El rey mismo estuvo en peligro por un momento, cuando dispararon los cañones tártaros de campaña, 4 balas de cañón cayeron cerca del Rey, una de las cuales rozó la pierna del monarca. En la revancha de la artillería de Przyjemski, disparó a estandarte blanco del Khan resultó herido en la pierna, al ver la muerte de su hermano y muchos dignatarios tártaros, finalmente se derrumbó y huyó.

Los cosacos comenzaron a huir del campo, tratando de refugiarse en el campamento, mientras tanto el ala derecha de Polonia, que estaba intacta cargó contra ellos.

En ese día, solo 350 polacos fueron muertos. El lado cosaco-tártaro unos 10.000. Los polacos saquearon el campamento tártaro.

Comenzó una fuerte lluvia que complicó las operaciones de caballería. Con la caballería tártara desaparecida, los cosacos movieron sus carros en la noche a una mejor posición defensiva más cerca del río, cavaron trincheras y construyeron muros para sorpresa polaca a la mañana siguiente.

 

El asedio del campamento cosaco (1 al 10 de julio)

Los cosacos levantaros terraplenes de 2 metros de altura, sobre los cuales asentaron 60 cañones y los efectivos encerrados eran unos 55.000 efectivos. Sin líder el Khmelnitsky, que había huido, los cosacos fueron mandados por el coronel Filon Dzhalaly, quien sería reemplazado por Ivan Bohun el 9 de julio.

Durante los primeros tres días, el ejército real descansó, solo la artillería de Przyjemski lideró un duelo con la artillería cosaca. El duelo artillero se prolongaría durante 10 días.

El 4 de julio, las tropas de la Corona comenzaron el asedio regular y la construcción de trincheras, a las que se respondió por la tarde los polacos con otro fuerte intento de romper el cerco. El Rey ordenó mover el campamento de Beresteczka más cerca de la posición de cosaco.

Sin embargo, su segunda decisión se encontró con una firme resistencia de la milicia.
El 7 de julio los cosacos enviaron varios oficiales a Juan Casimiro para proponer una rendición,

La moral cosaca estaba disminuyendo y las deserciones comenzaron al otro lado del río, aunque mantuvieron un alto índice de disparos de artillería y realizaron salidas ocasionales. Cuando se rechazaron los términos ofrecidos para rendirse, los polacos se prepararon para represar el río Pliashivka para inundar el campamento cosaco. Stanisław Lanckoroński con una fuerza de caballería de 2.000 se movió a través del río el 9 de julio para completar el cerco de los cosacos.

Cuando se enteraron del avance polaco, Bohun convocó a un consejo con otros líderes cosacos para decidir acciones futuras. Sin embargo, ninguna de las milicias campesinas fue invitada al consejo.

Los cosacos construyeron 3 puentes y Bohun condujo a 2.000 jinetes con 2 cañones al otro lado del río en la mañana del 10 de julio para atacar Lanckoroński. Los negros o milicia campesina desinformados pensaron que estaban abandonados, comenzaron a entrar en pánico y huyeron a través del río.

Lanckoroński no esperaba un gran movimiento en su dirección y se retiró. Bohun regresó al campamento e intentó restablecer el orden, pero fue en vano. La principal fuerza polaca observó el desorden, pero no lanzó un ataque contra el campamento de cosacos pensando de inmediato que se trataba de una trampa. Finalmente atacaron, rompieron las defensas y se dirigieron al cruce del río. Sin embargo, algunos regimientos cosacos lograron retirarse en orden. Una retaguardia de 200 a 300 cosacos protegía el cruce del río; todos ellos murieron en la batalla rechazando ofertas de rendición. La tienda de Khmelnitsky fue capturada intacta, con todas sus pertenencias, que incluía dos banderas. Aunque fue difícil estimar cuántos cosacos y negros fueron asesinados en la retirada, Piasecki y Brzostowski, quienes participaron en la batalla, mencionaron 3.000 muertos. La mayoría de las piezas de artillería cosaca cayeron en manos polacas o fueron arrojadas a las marismas. Se recogieron muchos despojos en el campamento cosaco, incluido el tesoro del ejército de 30.000 taleres, se hicieron unos 10.000 prisioneros.

Batalla de Beresteczko 10 de julio 1.651. Los polacos atacando el campamento cosaco

Segunda Batalla de Łojów (6 de julio de 1.651)

Mientras se desarrollaba la batalla de Beresteczko, el hetman lituano Janusz Radziwiłł con unos 4.000 efectivos (3.000 jinetes y 1.000 infantes y cañones) se dirigía a reunirse con el rey Juan Casimiro, Khmelnitsky había enviado 6 regimientos cosacos bajo el mando del coronel Martyna Nebaby (15.000 efectivos principalmente infantería) se dirigió a Gomel cerca de Łojów en el Dnieper para cortarle el paso.

El hetman tenía información de los movimientos de los cosacos, cuando se enteró que estaban junto al río Łojów, el 1 de julio, dividió su ejército en dos partes. Las principales fuerzas lituanas partieron al sur del 4 de julio: la caballería (3.000) avanzó por tierra a lo largo de la orilla derecha del Dnieper, y los soldados de infantería (1.000) y cañones en barcos por el río Dnieper. Ambos grupos llegaron a la zona de Łojów, exactamente según lo planeado por Radziwiłł, al amanecer del 6 de julio, y pudieron comenzar un ataque coordinado sobre el enemigo. Su objetivo era dominarlos estratégicamente cruzando el Dnieper.

Segunda Batalla de Łojów (6 de julio de 1.651)

Los cosacos no tenían ninguna información sobre los movimientos lituanos y no esperaban al enemigo desde esa dirección, quedaron totalmente sorprendidos por la llegada de todo el ejército lituano a Łojów.

Las banderas lituanas estaban muy cansadas de la marcha, que tuvo que hacerse durante la última noche, para poder llegar a Łojów a tiempo.

Cuando al mediodía del 6 de julio, los infantes lituanos aparecieron en Łojów y de repente atacaron, casi inmediatamente encontraron resistencia cosaca. Las banderas de caballería lituana, aparecieron atacando el ala derecha cosaca. Los cosacos entraron en pánico, y la batalla se convirtió en una matanza

Fuentes lituanas dicen que murieron 4.000 cosacos, pero la cifra se puede considerar excesiva ya que solo se tomaron 16 prisioneros, que fueron posteriormente ejecutados.

El victorioso hetman, después de la batalla envió la caballería para tomar Krzyczew, y posteriormente tomó Kiev el 4 de agosto.

 

Batalla de Bila Tserkva (24-25 de septiembre de 1.651)

Después de ganar la batalla de Beresteczko, el ejército de la nobleza, utilizando la ausencia del Rey, se fue a su casa, y el resto de las tropas de la Corona (18.000-20.000 efectivos), bajo el mando de los hetmans Potocki y Kalinowski, avanzaron hacia Ucrania, llegando a Liubar el 4 de agosto, al mismo tiempo que las fuerzas del príncipe Janusz Radziwiłł entraban en Kiev.

Las fuerzas de Potocki pronto encontraron posiciones cosacas cerca de Bila Tserkva (Iglesia Blanca), donde estaba situado el campamento principal del rebelde Bohdan Khmelnitsky al este, evitando que las fuerzas de la Corona y las fuerzas lituanas se unieran. La muerte del príncipe Jeremi Wisniowiecki, que insistía constantemente en usar las tácticas más enérgicas y despiadadas posibles contra los cosacos, demoró el movimiento del ejército de la Corona hasta el 23 de agosto, cuando se trasladó a las cercanías de Trylisy, tomando la guarnición de 600 cosacos al día siguiente.

El 3 de septiembre, Radziwill reunirse con el ejército polaco cerca de Vasylkiv, tomando posiciones cerca de Hermanivka. El 13 de septiembre ambas fuerzas se reunieron en Hermanów, el hetman lituano Janusz Radziwiłł disponía de unos 4.500 efectivos.

Una semana más tarde, las tropas de la Mancomunidad partieron hacia Bila Tserkva (Iglesia Blanca), donde se tomarían las decisiones finales de la campaña, bien por vía armada o bien diplomática. Janusz Radziwiłł, junto con el hetman Aleksander Koniecpolski, eran defensores de las soluciones por la fuerza y, por lo tanto, eran partidarios de luchar en una batalla general con los cosacos. Sin embargo, se encontró con una fuerte oposición, de los hetmans de la Corona, Nicholas Potocki y Marcin Kalinowski, quienes creían que la resolución de conflictos debía buscarse mediante negociaciones con Bohdan Khmelnitsky.

Cuando las conversaciones del 23 de septiembre fueron prácticamente interrumpidas, las tropas de ambos lados abandonaron el campo.

Batalla de Bila Tserkva (24-25 de septiembre de 1.651)

Los polacos lituanos se dirigieron a la zona de Hermanivka en las cercanías de Bila Tserkva (Iglesia Blanca), el ejército de la Corona desplegó en el centro y la derecha, y el ejército lituano a la izquierda.

De acuerdo con Potocki, quien estaba al mando del el centro con Zygmunt Przyjemski, “Así, el 23 de septiembre me estaba acercando a Bila Tserkva. Con una buena milla por delante, los cosacos y los tártaros salieron para enfrentarnos, y me moví contra ellos en una formación similar a la de Berestechko, adhiriéndose a la información dada por Su Majestad Real, y ataqué al enemigo en una línea amplia. Tenía en el flanco derecho al príncipe Janusz Radzwiłł, y al flanco izquierdo al palatino de Chernihov, Marcin Kalinowski, junto con el palatino de Podolia, Stanisław Rewera Potocki. Él ordenó al regimiento de vanguardia … en la batalla y condujo al enemigo directamente a su campamento, ensuciando el campo abundantemente con cadáveres cosacos y tártaros“.

El domingo 24 de septiembre, los cosacos estaban construyendo una muralla cerca de un dique y Potocki ordenó a nuestro ejército que entrara en el campo … nuestros escaramuzadores lucharon contra los tártaros y los cosacos se retiraron a las marismas”.

“El día 25, según Potocki, los cosacos se mudaron al campo con los tártaros, y nuestro ejército e les hizo un daño considerable y los llevó de regreso al campamento“.

El 26 de septiembre, un martes, la lluvia caía en aguaceros torrenciales … Khmel envió a sus emisarios nuevamente, suplicando misericordia y pidiendo que no se derramara más sangre … y se decidió hacer las paces“, según Potock.

Potocki enumeró cinco razones para buscar la paz, entre ellas 1) “las tropas de caballería auxiliares … se estaba acabando el contrato de un cuarto año“, 2) “una epidemia de algún tipo se había desarrollado entre la infantería … en parte debido al hambre … en parte debido al mal tiempo … comenzaron a morir en grandes cantidades“, 3) “Janusz Radzwiłł no nos pudo ayudar mucho“, 4)” predicciones de la llegada del propio Khan y su ejército“, 5) “el hambre sobrevino a nosotros y a nuestros caballos“.

 

Tratado de Bila Tserkva (28 de septiembre de 1.651)

El tratado de Bila Tserkva fue un tratado de paz firmado el 28 de septiembre de 1651, entre la mancomunidad Polaco-Lituana y los cosacos ucranianos después de la batalla de Bila Tserkva . Fue firmado por parte polaca por Mikołaj Potocki, Marcin Kalinowski, Adam Kisiel, Stanisław Lanckoroński, el palatino de Bratslav, Zbigniew Gorajski, el castellano de Kiev, Mikolaj Kazimierz Kossakowski, el juez adjunto de Bratslav. Porparte lituana fue firmada por el príncipe Janusz Radziwill, el palatino Jerzy Karol Hlebowicz, y Wincenty Gosiewski. La firma por los cosacos zapórogos fue por Bohdan Khmelnitsky.

Según el acuerdo celebrado, el número de cosacos registrados se redujo de 40.000 (según el tratado de Zboriv) a 20.000 y su residencia se restringía a la zona del voivodato de Kiev. Además, los palatinados de Brastlav y Chernihiv serían devueltos a los administradores gubernamentales polacos, y se permitía a los nobles regresar a sus propiedades. “La religión griega a la que se adhiere la hueste zapóroga debe considerarse que tiene sus antiguas libertades según las leyes antiguas“, “los nobles de la fe romana y griega que estaban en la hueste zapóroga … debían ser amnistiados“, y “los judíos que vivían en haciendas reales y nobiliarias y tenían contratos de arrendamiento ahora tienen que hacerlo también“. Lo más importante es que “la Horda … se enviará de inmediato a casa” y “el actual Hetman … tendrá relaciones o acuerdos con ella o con gobernantes extranjeros, pero permanecerá total e inviolablemente en una subordinación leal a el Rey y la Mancomunidad, sirviendo fiel y benevolentemente a la Mancomunidad en todo“. “Los enviados del Hetman y la hueste zapóroga se enviarán a la próxima Dieta, con humildes gracias por la misericordia y el favor del Rey y de toda la Comunidad“.

El tratado fue bloqueado por un solo voto, el Liberum Veto , y por lo tanto nunca fue ratificado por la dieta polaca. Además, mediante una resolución del 18 de febrero de 1.652, la Cámara de Delegados planteó una protesta bastante clara contra ella y la declaró inválida (debido al exceso de la instrucción dada a los comisionados de la Dieta)… estaban de acuerdo en 6.000 cosacos registrados, no 20.000 . Sin embargo, Khmelnitsky decidió cumplir con sus disposiciones e incluso ordenó un destacamento cosaco para pacificar un levantamiento campesino contra los nobles que regresaban en el palatinado de Kiev.

 

Campañas en 1.652

Batalla de Batih o de Batoh o de Batoga (1 – 2 de junio de 1.652)

Después de que el tratado de Bila Tserkva no fue ratificado por el Sejm polaco, la mancomunidad Polaco-Lituana desplegó las fuerzas de la Corona bajo el mando hetman Marcin Kalinowski en el voivodato de Bracław.

Los polacos al parecer violaron el acuerdo de paz de Bila Tserkva arrasando un par de ciudades cosacas y preparándose para la guerra. Un gran consejo cosaco celebrado en Chyhyryn, que también incluía delegados tártaros, decidió que el fracaso del Sejm polaco para ratificar el tratamiento significaba que los cosacos estaban liberados de sus juramentos.

Kalinowski tenía la intención de usar el ejército polaco, y en abril fue ordenado por el rey Juan Casimiro Vasa para que se reuniera en el campamento de Bratslav de Kalinowski, para evitar la reunión del ejército cosaco con la horda tártara, bloqueando el paso de la horda a Moldavia.

Sin embargo, el ejército de la Corona solo había cruzado el río en dirección a Kiev, el 14 de junio en su camino hacia el ejército de Kalinowski, el ejército cosaco ya estaba movilizado y se había reunido con la horda tártara a finales de mayo, y Kalinowski se enfrento con ellos por su cuenta.

El hetman polaco había elegido una llanura cerca de Boh y Sob, una tan grande que el pequeño ejército polaco no podía mantener su control, insistió en que tenía que haber espacio para las tropas que venían a unirse a él: los polacos del Trans-Dnieper, un destacamento del palatino de Bratslav, Stanislaw Lanckoronski , y otros que al final no lograron unirse a él. Khmelnitsky, que tenía una horda de gran tamaño a su disposición esta vez, se apresuró a atacarlo antes de que llegaran los refuerzos, contaba con cuatro regimientos cosacos (Chigirinsky, Cherkassky, Pereyaslavsky y Korsunsky), se unieron a 4.000 mil jinetes tártaros y se trasladó a Ladyzhin. Un destacamento de tártaros de Nogai (hasta 14.000 jinetes), se envió al sur de Batith o Batoga con la tarea de ir a la retaguardia de la posición del enemigo.Un destacamento de cosacos encabezados por el hijo del hetman cruzó el Bug sobre Ladyzhin con la tarea de ir a Moldavia.

El plan de Khmelnitsky era atraer a algunas de las fuerzas enemigas a una emboscada, rodear al resto del campamento y destruirlo. Con el objetivo de introducir al enemigo en el error y contribuir a su excesiva confianza en sí mismo, se lanzó un rumor de que solo un destacamento de cosacos de 5.000 efectivos había entrado en Moldavia. El hetman polaco expresó confianza en que su ejército destruiría fácilmente a los cosacos y, por lo tanto, vengaría la derrota en la batalla de de Khorsun. Para asegurar la retaguardia de las tropas polacas, Kalinowski envió un gran destacamento en dirección a Ladyzhyn, comenzando a dispersar sus fuerzas, contribuyendo así a la implementación del plan Khmelnitsky.

Batalla de Batih o de Batoh o de Batoga (1-2 de junio de 1.652). Plano de la batalla

Primer día de la batalla, 1 de junio

El 1 de junio, la vanguardia enviada por Khmelnitsky, formada por cosacos y tártaros, apareció en las afueras del campo polaco. Kalinowski ordenó dar una “descarga de las armas”. El destacamento huyó. El hetman polaco le dio a su caballería la orden de perseguir a la vanguardia en su retirada. En ese momento, otro destacamento cosaco fue a la retaguardia del campo polaco, como resultado de lo cual Kalinowski envió órdenes a la caballería para detener la persecución. Confundida y asustada, la caballería polaca se volvió. La vanguardia de los cosacos comenzó a perseguir a los polacos, que se refugiaron en su campamento.

El destacamento enviado por Kalinovsky hacia Ladyzhin, fue derrotado por los cosacos, mandados por el hijo de Khmelnitsky. Los supervivientes exageraron las fuerzas de los cosacos y en sus historias reforzaron aún más el pánico en el ejército polaco.

Durante el enfrentamiento, llegaron las fuerzas principales de Khmelnitsky, y durante la noche pasaron más allá del campamento polaco, sin que estos se dieron cuenta.

Batalla de Batih o de Batoh o de Batoga 1 de junio de 1.652. Los cosacos derrotan a los polacos. Autor Stanislaw Eugene Bodes

Segundo día de la batalla, 2 de junio

Por la noche, el miedo y el pánico envolvía a los polacos. El culpable de todos los males era Kalinowski. Pronto, las quejas se convirtieron en indignación contra ese hombre, que no había determinado la fuerza del enemigo y no tomó decisiones oportunas sobre la retirada. Al amanecer del 2 de junio, la caballería de caballería intentó huir. Kalinowski ordenó a la artillería y a los mercenarios alemanes que abrieran fuego contra los fugitivos. En respuesta a los bombardeos, un grupo de jinetes se apresuró a dirigirse contra los lansquenetes. Hubo una lucha en el campamento. En este momento comenzó el incendio: heno, carretas, las tiendas fueron incendiadas en diferentes lugares.

Los cosacos y tártaros aprovecharon la desmoralización completa del enemigo y desde todos lados se apresuraron a asaltar el campamento. La caballería pesada polaca intentó huir, pero muchos se ahogaron en el río al intentar cruzarlo, los que consiguieron huir fueron perseguidos por los tártaros, a la matanza se unieron los habitantes de las aldeas vecinas acababan con las guadañas a los enemigos sobrevivientes.

Un grupo de jinetes se reunieron alrededor de Kalinowski, y cargaron contra los cosacos, siendo completamente destruidos. El hetman murió alcanzado por las flechas.

Los ocho regimientos lansquenetes que eran los más preparados para el combate. Se concentraron en la curvatura del río Bug y repelieron el primer ataque del ejército cosaco. Pero luego el ataque conjunto de los cosacos y tártaros superó la resistencia de la infantería alemana, que fue casi completamente destruida.

Batalla de Batih o de Batoh o de Batoga 2 de junio de 1.652. Autor Artur Orlionow

Inicialmente, los soldados polacos capturados pertenecían a los aliados de los cosacos, los tártaros de Crimea. Después de la batalla, los cosacos pagaron a los tártaros por la posesión de los prisioneros, y rápidamente asesinaron a los cautivos polacos para vengar la derrota de Khmelnicky en la batalla de Berestechko en junio de 1.651. Al parecer fueron los coroneles cosacos Ivan Zolotaryenko e Ivan Vysochin quienes los compraron los polacos a los tártaros. Posteriormente, entre 3.000 y 5.000 soldados y oficiales polacos de élite, incluidos 3.500 miembros de szlachta (nobleza), fueron amarrados y masacrados en dos días de decapitaciones y evisceraciones metódicas.

Batalla de Batih o de Batoh (1 – 2 de junio de 1.652). Matanza de prisioneros polacos tras la batalla.

Las ejecuciones fueron tan bárbaras que incluso los líderes de Crimea se horrorizaron, por no mencionar a observadores internacionales.

Solo unos pocos polacos sobrevivieron, ocultados por los tártaros, entre ellos Krzysztof Grodzicki y probablemente Stefan Czarniecki.

Las ejecuciones fueron tan bárbaras que incluso los líderes de Crimea se horrorizaron, por no mencionar a observadores internacionales.

Solo unos pocos polacos sobrevivieron, ocultados por los tártaros, entre ellos Krzysztof Grodzicki y probablemente Stefan Czarniecki.

El crimen cometido contra tantos prisioneros desarmados tuvo consecuencias severas y duraderas para la historia de la comunidad polaco-lituana y para Ucrania. En un corto plazo, el Sejm polaco-lituano de 1.652 aprobó los impuestos para formar nuevos ejércitos.

 

Asedio de Kamieniec Podolski (junio de 1.652)

Tras la batalla de batalla de Batih o de Batoga, las tropas cosacas bajo el mando de Tymoshev Khmelnicky se dirigían a Moldova para el matrimonio de Tymoshev con Rozanda Lupa, hija del hospodar moldavo Basil Lupa. Los cosacos sitiaron durante dos semanas en junio de 1.652 el castillo de Kamieniec Podolski, sin éxito, devastando los alrededores.

El mismo Khmelnitsky no estaba bajo las murallas de la ciudad, solo envió cartas pidiendo su rendición. Sin embargo, la fortaleza, recién surtida por Marcin Kalinowski, con suministros complementados y varios comandantes capaces dentro, como el voivoda de Podole, Stanisław Rewera Potocki o el voivoda de Ruthenia Stanisław Lanckorońskiella se resistieron. La falta de herramientas de asedio y la plaga prevaleciente obligaron a Khmelnicky a retirarse del asedio de la fortaleza.

 

Campañas 1.653

El asedio de Suceava (25 de agosto al 12 de octubre de 1.653)

En 1.653, el hijo de Bohdan Khmelnicky, Tymoshev ordenó ayudar a defender al hospodar moldavo Basil Lupa, quien durante un año también fue suegro de Tymoshev. La revuelta contra el hospodar se llevó a cabo con la participación del ejército de Valaquia, Transilvania y con el apoyo de refuerzos de la mancomunidad Polaco-Lituana. Las unidades fieles de Basil Lupa fueron rodeadas y encerradas en la fortaleza en Suceava (en la actual Rumania). Unidades cosacas comandadas por Tymoshev Khmelnicky lograron llegar a la fortaleza. En total, 12.000 soldados liderados por Tymoshev comenzaron a defender la enorme fortaleza de Suceava. Inicialmente, junto con el ejército de cosacos, había una unidad de tártaros de 2.000 efectivos, pero cuando se enteraron de que las tropas polacas se acercaban a Suceava, huyeron a Crimea, dejando a los cosacos.

Un cuerpo de 4.000 soldados bajo el mando del coronel Jan Kondracki fue enviado por la Mancomunidad para ayudar a asaltar la fortaleza y lidiar con el hijo de Bohdan Khmelnicky. Los regimientos polacos para esta expedición fueron los de Dimitri Wiśniowiecki, Sebastian Machowski, Jan Kłodziński y Józef Łączyński. Las tropas polacas llegaron al castillo el 25 de agosto de 1.653. Kondracki comenzó el asedio, apoyado por la artillería de Henryk Denhoff. Como resultado de uno de los disparos de artillería, el 12 de septiembre de 1.653, la tienda de Tymoshev Khmelnicky fue alcanzada y la explosión causó que se rompieran sus piernas. Después de la gangrena, el 15 de octubre, murió el hijo de Bohdan Khmelnicky.

A pesar de la pérdida del líder y del hambre que prevalecía, los cosacos continuaron defendiéndose. Luego se hicieron cargo los siguientes líderes, primero Martyna, luego Mikhail Federowicz. Los cosacos hambrientos y agotados después de unas pocas semanas expresaron su voluntad de negociar los términos de la capitulación de la fortaleza. Las conversaciones con ellos se llevaron a cabo en nombre de la Mancomunidad por Sebastián Machowski. Como resultado de las negociaciones, los cosacos entregaron a todos sus ancianos cosacos a los polacos, quienes decapitaron a 17 representantes de los ancianos.

El 12 de octubre de 1.653, los cosacos aparecieron delante de la fortaleza, pronunciaron su juramento y capitularon oficialmente. Un día después, en términos honorables, con banderas al viento, y al ritmo de tambores, junto con un carro con el cuerpo de Tymoshev Khmelnicky, los cosacos abandonaron la fortaleza. Cerca de 500 de ellos fueron asesinados por los polacos que se vengaron de la batalla de Batoh, pero la mayoría del ejército cosaco abandonó Moldavia y regresó a Ucrania. Jerzy II Rákoci se hizo cargo de Suceava, que estaba entonces en alianza con Juan Casimiro, mientras que Basil Lupa pronto fue privado del trono del hospodar moldavo.

Así, el intento de ingresar a la familia Khmelnicky en el mundo de las relaciones diplomáticas con los las familias reales más importantes de Europa terminó en la región moldava de Suceava. Bohdan Khmelnitsky, como resultado de esta derrota, abandonó la dirección moldava de su política y comenzó las negociaciones con Rusia, y pronto se dedicó al cuidado del zar ruso en el asentamiento de Pereyaslav.

 

Batalla de Zhvanets o de Żwanenc (3 al 17 de diciembre de 1.653)

Después del 12 de agosto de 1.653 (finalización del trabajo de la comisión de Lviv). El pobre, mal equipado y con la baja moral ejército polaco partió de Glinian el 22 de agosto, dividido 3 grupos (bajo la dirección del Rey, el voivoda Ruthenia Stanisław Lackoroński y el hetman polaco Stanisław Potocki ). El 24 de agosto, en el consejo de guerra, se corrigió la ruta a seguir, dejaron de ir a Husiatyn y se dirigieron a Halicz a 100 km de distancia. Esto significaba que solo después de 3 días ganaba la opción defensiva en el mando polaco. Del 30 de agosto al 7 de septiembre, el ejército descansó en el vasto campamento en la desembocadura del río Gniłta Lipa con el Dniester. El 7 de septiembre se realizó una marcha a Kamieniec Podolski. El 10 de septiembre, se recibieron noticias de que el ejército cosaco-tártaro estaba en Berdyczyn, la marcha se aceleró. Finalmente, se llegó a Kamieniec el 18 de septiembre.

En Kamieniec, las tropas de la Corona acamparon hasta el 30 de septiembre. El mal tiempo hizo que en el campamento polaco se desatara la disentería que causó una alta tasa de mortalidad entre los soldados. Cabe mencionar que durante la escala hubo un intercambio de correspondencia entre Bohdan Khmelnicky y el Rey. Bohdan pidió detener la marcha del ejército y enviar a los comisionados para las negociaciones. En un consejo de guerra, algunos de los comandantes estaban a favor de tomar las negociaciones, y otros por la guerra. El testimonio de prisioneros sobre los planes de Khmelnitsky afirmaban que pensaba rendirse a Turquía o a Moscú, la pasividad del enemigo y las noticias sobre la concentración del ejército enemigo determinaron la expedición al territorio enemigo el 24 de septiembre. Al día siguiente, se dirigieron hacia Bar, Bracław y Biała Cerkiew.

El 2 de octubre en Zieleńce, Juan Casimiro recibió, con fecha del 25 de septiembre, una carta del hospodar moldavo Stefan Jerzy informando sobre la llegada de horda tártara. En los días siguientes, se confirmó la información, lo que dio lugar a la convocatoria de la reunión, en la que ganó la opinión de una retirada a Zhvanets (Żwaniec). El 4 de octubre, el ejército polaco dejó Zieleńce y logró llegar a Zhvanets (Żwaniec), donde llegó el 8 de octubre, acamparon en la confluencia de los ríos Zhvanchyk y Dniéster, construyendo un puente de pontones sobre el Dniéster, para mantenerse en contacto con Bucovina. Y esperar refuerzos de Moldavia y Transilvania. Los refuerzos que llegaron fueron inadecuados: George II Rakoczi envió 2.000 soldados, mientras que George Stefan, solo 1.000.

Los ejércitos polacos estuvieron parados en el campamento desde el 8 de octubre hasta diciembre. Curiosamente, se cree que el mando polaco planeaba permanecer allí solo hasta que se conocieran los planes del oponente, aunque no se puede descartar planease una batalla con el enemigo similar a la batalla de Beresteczk.

Para tener cualquier información sobre el enemigo, se enviaron un gran número de partidas. Como resultado de la gran ineptitud y renuencia de los soldados, el contacto con el enemigo se perdió después del 23 de octubre. Mientras tanto (mediados de octubre), el ejército de Bohdan Khmelnitsky se reunió con los tártaros. Las tropas aliadas no mostraron mucha disposición para luchar, sino que se eligió un lugar para el campamento polaco, para estar una larga temporada. No fue hasta la segunda década de noviembre que se eliminaron las fuerzas bajo Husiatynn, donde tuvo lugar el asedio de la ciudad y la devastación de los campos circundantes.

La primera información cierta sobre el enemigo llegó al campamento el 24 de noviembre (aunque los tártaros operaban cada vez más audazmente en la retaguardia del ejército polaco desde principios de noviembre). El 25 de noviembre, sin embargo, hubo una rebelión abierta de los transilvanos, que fue sofocada con la ayuda de comida de la Corona. Esta rebelión fue causada por las dificultades para proporcionar alimentos para el ejército en el campamento, sumadas a enfermedades y a los abandonos de algunos grupos (el 20 de noviembre, la expedición de Sandomierz abandonó el campamento).

Asedio de Zhvanets o de Żwanenc 1.653. Autor Andrey Serebryakov

El 3 de diciembre, ocurrió la mayor derrota en Żwaniec, como resultado del descuido de una unidad que regresaba de Kłodziński (el grupo fue enviado para ayudar a asegurar las rutas de comunicación en el oeste), 400 soldados murieron o fueron tomados prisioneros. Un grupo liderado por S. Czarniecki y Sapieha intentaron perseguir a los atacantes, pero regresaron después de recorrer unos 6 km sin conseguir nada. El 4 de diciembre llegaron a un gran número de criados, bueyes y dragones al campamento. Los días siguientes estuvieron llenos de escaramuzas entre las tropas de la Corona y tropas tártaras.

Stefan Czarnecki en Monasterzyska en 1.653

Como resultado de la renuencia mutua de iniciar la batalla, el 3 de diciembre se acordó la fecha de inicio de conversaciones de paz y de intercambio de rehenes. El khan Islam III Giray, que perseguía sistemáticamente la política de impedir el reforzamiento excesivo de cualquiera de los actores en la escena internacional, ni pensaba en llevar al desastre al ejército polaco. También se recibieron noticias en ambos campamentos sobre las decisiones de los Padres rusos de Rusia, quienes declararon su voluntad de tomar a Ucrania bajo protección y comenzar una guerra con la Mancomunidad. En esta situación, el 13 de diciembre, las conversaciones concluyeron el 15 de diciembre con una tregua oral entre los polacos y los tártaros. Los tártaros se marcharon al día siguiente, y Khmelnitsky tuvo que terminar el sitio: su único logro fue que los polacos acordaron renovar el tratado de Zboriv.

El ejército polaco finalmente abandonó el campamento el 19 de diciembre, mientras que los cosacos se dirigieron a Pereyaslav, donde se firmaría el tratado de Pereyaslav el 18 de enero de 1.654.

 

Tratado de Pereyáslav (18 de enero de 1.654)

En la capital del principado de Pereyáslavl, se encontraron los cosacos de zaporogos dirigidos por Bohdan Khmelnicky y el consejo de cosacos con el boyardo Vasily Buturlin, como plenipotenciario del zar de Rusia, Alexis I Mijailovich.

El tratado proporcionaba protección al estado cosaco por parte del Zar. Las copias originales del tratado se destruyeron, y la exacta naturaleza de las relaciones estipuladas por el tratado entre Ucrania y Rusia es un tema de controversia entre los investigadores. El tratado tiene como objeto el establecimiento de un tratado entre Ucrania y Rusia en el margen izquierdo del río Dniéper, bajo zarato ruso y el estallido de la guerra ruso-polaca de 1654-1667.

El Segundo Tratado de Pereyáslav, llamado Artículos de Pereyáslav de 1.659, concluyó el 27 de octubre de 1.659 entre el hijo de Bohdan Khmelnitsky, Yuri Khmelnitsky y el zar ruso, limitando drásticamente la autonomía cosaca. Este segundo tratado fue la consecuencia del Tratado de Hádiach de 16 de septiembre de 1.658 entre los cosacos y la Mancomunidad Polaco-Lituana, en el que garantiza algunos privilegios a los cosacos, lo que amenazó la influencia del Zarato ruso sobre los cosacos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-06. Última modificacion 2019-02-06.