Edad Moderna Guerras Polaco-Rusas (1486-1677) Guerra Polaco-Rusa o Polaco-Moscovita (1612-18)

Guerra Polaco-Rusa o Polaco-Moscovita (1.612-18)

Antecedentes

Sejm (el parlamento polaco, formado por szlachta (nobles), reacios siempre a recoger impuestos entre ellos para el pago de un ejército), por su fracaso en el intento de conservar Moscú, y concedió poco dinero al rey Segismundo para pagar a los soldados. Esto condujo a un motín del ejército regular polaco (wojsko kwarciane), o más bien, el tipo de motín semi-legal practicado en la Mancomunidad: una konfederacja (confederación). La resultante konfederacja rohaczewska fue considerada la más grande y más activa de soldados en la historia de la Mancomunidad, y estuvo saqueando las tierras de la Mancomunidad desde 1.612 hasta la derrota de los más rebeldes entre los sublevados en la batalla de Rohatyn, el 17 de mayo de 1.614, pagando los salarios al resto. El líder de la konfederacja, Jan Karwacki, fue capturado y enviado encadenado por el futuro hetman Stanisław Koniecpolski a su mentor, el hetman Żółkiewski, y posteriormente fue ejecutado en Lwów. El imperio Otomano también criticaba a Segismundo, porque los cosacos de Ucrania volvían a hacer razzias sin control contra territorio turco. Por eso, los polacos-lituanos no tendrían apoyo de los otomanos en su guerra.

Mientras tanto, el Período Tumultuoso en Rusia no había acabado, y ésta no podía tomar ventaja sobre la debilidad polaca. El 21 de febrero de 1.613, la Zemski Sobor (asamblea de la tierra) nombró a Mijaíl Románov, el hijo de diecisiete años de Fiódor Románov, como nuevo Zar. Fiódor, instalado como patriarca Filareto, era un popular boyardo y patriarca de Moscú, uno de los boyardos que pugnaban por conseguir el control del trono ruso durante el Periodo Tumultuoso. Los Románov era una poderosa familia; una hermana de la abuela de Fiódor era Anastasia Románovna Zajárina, mujer de Iván el Terrible.

De todos modos, el nuevo Zar tenía muchos enemigos: Marina Mniszech intentó hasta su muerte en 1.614 instalar a su hijo Iván como zar de Rusia. Las personas en el este y sur de Rusia fueron agitadas por el atamán I. Zarutsky, quien llamó a la población para que apoyara a Iván como el heredero legal del trono. En algunas ciudades remotas (Kazán y Vyatka), la gente simplemente no sabía acerca de la decisión de Zemsky Sobor, por lo que juraron lealtad a Iván. El gobierno de Moscú, reunido alrededor de Mikhail Fedorovich, declaró a I. Zarutsky como enemigo del estado. Al enterarse de que el Zemsky Sobor en febrero no llevó a Iván al trono, algunas ciudades se alejaron del ambicioso atamán y apoyaron a las nuevas autoridades de Moscú. Entre la parte del país que reconoció a Mikhail Fedorovich y las regiones que juraron lealtad a Iván, comenzó la guerra. Las tropas de I. Zarutsky arrasaron las ciudades de Epifan, Krapivna, Dedilov en la tierra de Tula, pero el 29 de julio fueron derrotadas por las tropas en la batalla de Voronezh.

Varias familias de boyardos que todavía anhelaban el poder, trataban de derrocar al joven zar Miguel; y la intervención sueca que trataba de ganar el trono para el duque Carlos Felipe, incluso con éxito durante unos meses. Pero Felipe incluso consiguió menos apoyo que Ladislao, y los suecos fueron forzados a retirarse de Rusia.

Mientras ambos países estaban sacudidos por las luchas internas, aparecieron pequeñas facciones. Los mercenarios de la Lisowczycy polaca, que eran esenciales cuando la mayoría de los soldados regulares se unieron a la konfederacja rohatynska, estuvieron ocupados en guardar la frontera polaca contra las incursiones rusas en los siguientes tres años.

Mapa de la mancomunidad Polaco-Lituana y Rusia primera mitad siglo XVII.Autor Vladimir Nikolaev

Asedio de Smolensko (1.613-17)

Fuerzas rusas

En 1.613 se reunió un ejército ruso con el fin de recuperar Smolensko, a mediados de año contaba con un total de 12.250 efectivos (136 funcionarios de Moscú, 2.658 boyardos, 1.110 streltsi (mosqueteros) de Moscú , 40 extranjeros, 1.414 tártaros recién bautizados, y 6.892 cosacos). El mando del ejército fue llevado a cabo por los voivodas Dimitri Cherkassky y Mikhail Buturlin. Después resultar herido este último, Ivan Troyekurov fue nombrado segundo comandante.

El número efectivos del ejército de Cherkassky era, para esos tiempos, extremadamente alto. En los años subsiguientes de guerra, el gobierno nunca logró reunir un ejército tan numeroso.

Posteriormente, en el transcurso del asedio prolongado, el número del ejército de asedio disminuyó gradualmente. Al final del asedio, su número se redujo a 3.000.

 

Fuerzas polacas

Después de la derrota de las tropas polaco-lituanas cerca de Moscú, Smolensko se convirtió en la principal base polaca en los territorios ocupados. Sin embargo, ya a principios de 1.613, la mayoría de las tropas cerca de Smolensko, sin recibir sus salarios, formaron una confederación y abandonaron la guarnición, estableciéndose en el distrito de Dorogobuzh. Y en abril de 1.613, muchos de ellos regresaron a la mancomunidad Polaco-Lituana, a medida que la situación en las fronteras del sur del país empeoraba gradualmente. Como resultado, en la guarnición de Smolensko a mediados de año había solo 1.000 efectivos.

Con el inicio del asedio, la tarea principal de las tropas polaco-lituanas era llevar refuerzos a la ciudad sitiada. Después de varios intentos fallidos a fines de junio de 1.614, Alexander Sapieha logró llevar refuerzos a Smolensko, aumentando el número de la guarnición entre 1.500 y 2.000. Teniendo en cuenta que los refuerzos alcanzaron dos veces la fortaleza asediada, el número de la guarnición podría mantenerse en este nivel.

Por parte del gran ducado de Lituania, la guarnición fue apoyada por un regimiento reunido en la ciudad de Orsha bajo el mando del alcaide de Orsha, Alexander Sapieha y el alcaide de Velizh, Alexander Corvina Gonshevsky. Fueron apoyados por destacamentos de “lisovchikov” bajo el mando de su legendario comandante Alexander Lisovsky, y después de su muerte por Stanislav Chaplinsky. El número total durante el sitio no superó los 2.500 efectivos y creció sustancialmente solo hacia el final de la campaña, cuando los refuerzos lituanos y de la Corona comenzaron a llegar en masa al teatro de operaciones, asegurando una superioridad numérica al enemigo

 

El asedio

El ejército ruso se trasladó en dirección suroeste a Kaluga, ya que las principales fuerzas se encontraban precisamente en esa zona. Tropas rusas sin lucha y tomaron Vyazma (7 de julio de 1.613) y Dorogobuzh. Un gran éxito fue la captura de Belaya, que representaba un puesto verdaderamente importante en la frontera lituana.

La vanguardia rusa que se aproximaba fue atacada por una guarnición formada por lituanos y mercenarios, que fracasó y fue rechazaba a una fortaleza. Durante la batalla, Mikhail Buturlin resultó gravemente herido. La perspectiva de un asedio difícil, la aparición de un gran ejército ruso y promesas generosas, obligó a los mercenarios a rendir la ciudad, y lo hicieron, a pesar de la resistencia activa de la guarnición lituana, finalmente Belaya se entregó. Después de estos éxitos, el ejército ruso se acercó a Smolensko, el objetivo principal de su campaña.

Los comandantes rusos depositaron grandes esperanzas en la rendición de la ciudad, como en Belaya. Los defensores se negaron a rendirse, y comenzó el bloqueo de la ciudad.

Durante todo el tiempo del asedio, no hubo un solo intento de asalto o socavación, no se envió artillería de asedio, las acciones de las tropas de asedio se limitó a la construcción de asentamientos fortificados y el bloqueo de las carreteras que conducían a Lituania.

Asedio ruso de Smolensko (1.613-17)

Al establecerse en la ciudad, los gobernadores enviaban constantemente pequeños destacamentos, generalmente cosacos, a volosts vecinos para robar y apoderarse de los suministros. Los primeros meses del asedio de Smolensko permitieron contar con el éxito de la empresa. La información de desertores y prisioneros sobre la hambruna y la inquietud entre los militares siempre llegaba a la ciudad.

Varios intentos de los lituanos, encabezados por el voivoda de Orsha, de romper el bloqueo ruso fueron rechazados con éxito. Así que el 28 de abril atacaron la cárcel de Katyn, pero fueron derrotados. Pero a mediados de año los éxitos reemplazaron a los fracasos. Varias derrotas en enfrentamientos menores no llevaron a la retirada de las tropas rusas, pero pronto los lituanos lograron romper el bloqueo y transferir refuerzos y suministros a Smolensko. Una parte significativa de soldados rusos habían abandonaron sus posiciones en los accesos a la fortaleza desde Lituania, dejando abierto el camino para las tropas polaco-lituanas a Smolensko. La victoria permitió a los lituanos fortalecer la guarnición con soldados y suministros, destruyendo así las esperanzas del mando ruso de un resultado rápido y exitoso de la campaña.

Así, a mediados de 1.614, se perdió la oportunidad de regresar rápidamente a Smolensko y comenzó el largo asedio de la ciudad. Los polacos y los lituanos, al principio, no podían tomar medidas activas contra el ejército de asedio. En 1.615 En la región de Smolensko continuaron pequeñas escaramuzas, intercaladas con las negociaciones. Fuerzas del ejército ruso fueron desviadas primero a la lucha contra los cosacos del ataman Balovnev, y luego para rechazar la incursión del coronel Lisovsky .

El comienzo de la campaña de 1.616 estuvo marcado por una importante victoria de las fuerzas rusas. El 11 de enero de 1.616, un destacamento del coronel Tomashevsky fue enviado desde Smolensko. La tarea del destacamento ubicado cerca de la aldea de Kolodni era evitar la comunicación de las tropas de asedio rusas cerca de Smolensko con la guarnición de Belsky. El hecho mismo de la salida sin obstáculos de una ciudad asediada de un importante destacamento muestra cuán débil era el bloqueo de la ciudad. El voivoda Ivan Khovansky envió un destacamento a su camarada Miron Velyaminov contra los rusos que fueron derrotados, el coronel Tumashevsky fue capturado junto con otros 200.

 

Levantamiento del asedio de Smolensko

A pesar de algunos éxitos puntuales, el asedio no dio resultados. Los destacamentos lituanos lograron entrar en la fortaleza dos veces y llevar carros de suministros. La posición del ejército sitiador era bastante difícil. El número de nobles, que a menudo abandonaban el campamento, y se dirigía a sus fincas, aumentaba, y el número de cosacos que abandonaban era aún mayor. Además, el ejército de asedio en realidad estaba dividido en dos destacamentos independientes, cuyos gobernadores no solo interactuaban poco entre sí, sino que a veces se enfrentaban abiertamente.

Los lituanos, a su vez, comenzaron a dar pasos más activos. El anciano de Velizhsky, Alexander Gonsevsky, tras haber reunido dinero, cruzó la frontera rusa y acampó no muy lejos de Smolensko. Desde allí pretendía romper el bloqueo de la ciudad. A principios de octubre, unos 3.000 efectivos polaco-lituanos intentaron atacar a las fuerzas de asedio, pero fueron rechazados. Tal vez no se atrevió a enviar suministros por temor a perderlos a manos de las fuerzas de de asedio y decidió desbloquear primero la ciudad.

En la siguiente batalla, los comandantes rusos fueron derrotados cuando se dirigían a Gosiewski y los lituanos los esperaron y los derrotaron. En noviembre, un destacamento de Gonosevsky de unos 2.000 efectivos realizó una maniobra envolvente y acampó entre Dorogobuzh y Smolensko, en la aldea de Tverdilitsy, cortando el suministro del ejército de asedio de la gran ruta de Moscú. Además, los destacamentos lituanos llevaron a cabo pequeños ataques contra el propio Dorogobuzh. Al final del mes, logró realizar otra tarea: llevar un tren de suministros al campamento asediado. A partir de ese momento, quedó claro que el asedio de Smolensko podría continuar con éxito solo después de la victoria sobre el ejército de Gonevsky. Una vez completada la primera tarea, el comandante lituano comenzó a esperar refuerzos para atacar a la Ostrozhka rusa cerca de Smolensko, en la que mientras tanto comenzó la hambruna en el ejército ruso.

El ejército polaco en apoyo a una ciudad sitiada

Para luchar contra los lituanos en enero de 1.617, un nuevo ejército encabezado por el príncipe Yury Suleshev y Stolnik Semyon Prozorovsky comenzó a reunirse. Su número era de 3.539 efectivos (490 funcionarios de Moscú, 1.076 boyardos, 1.000 streltsi, 882 tártaros, y 76 cosacos). La concentración de los regimientos en Dorogobuzh se completó a fines de febrero de 1.617. Sin embargo, los gobernadores decidieron no atacar al ejército de Gonevsky, que era claramente inferior a ellos. En mayo de 1.617, un nuevo intento liderado por el coronel Stanislav Chaplinsky, que intentó mediante el esfuerzo conjunto de las tropas de asedio, derrotar al ejercito de Gonevsky, pero finalmente decidió retirarse en dirección a Belaya. La decisión del gobernador estuvo influenciada por la noticia del inicio de los preparativos para la campaña del rey Vladislao, así como por la debilidad de sus propias tropas.

Incursión de Lisovsky (1.615)

En 1.615, Alexander Józef Lisowsky consiguió reunir un ejército de unos 1.500 efectivos La campaña fue aprobada para distraer a los rusos del asedio de Smolensko. Sin embargo, el destacamento que participaba en él no podía llamarse polaco. La tesorería polaca no financió la campaña, y el destacamento fue alimentado solo por el botín. Su composición también fue variada. Además de lituanos, polacos y bielorrusos, tomaron parte los alemanes, tártaros y cosacos. El núcleo inicial de la unidad fue de 600 lisovchikov, que se dividieron en 6 choragiew (banderas de 100). Todos ellos eran jinetes, que, por un lado, contribuyeron a una mayor maniobrabilidad, y por otro lado, no llevaban equipos pesadas con ellos para tomar fortalezas.

El 13 de marzo, el ejército se acercó a Bryansk, donde había una guarnición rusa bajo el mando de Peter Voeikov, pero no pudo tomarla. Durante dos meses, Lisovsky bloqueó la fortaleza y reunió fuerzas. El número de lisovchikovs se duplicó con alemanes, los cosacos del Don y los polacos, enviados por Chodkiewicz. Al enterarse de que las tropas de Moscú que se acercaban bajo el mando del príncipe Yuri Shakhovsky unos 7.000 efectivos, Lisovsky se adelantó para obtener ventaja y el 19 de junio atacó al ejército del príncipe ruso cerca de Karachev. A pesar de la desigualdad de fuerzas, Lisovsky logró aplastar al príncipe Shakhovsky. En ese momento, los cosacos del atamán Bowov se acercaban a Moscú desde el norte.

Habiéndose establecido con los rebeldes en el norte, las autoridades de Moscú pudieron equipar un nuevo ejército para luchar contra Lisovsky. Los rusos estaba dirigidos por el héroe de la Segunda Milicia, el príncipe Dimitri Pożarski. El 23 de agosto, a 6 kilómetros de la ciudad de Orel, la vanguardia de las tropas zaristas atacó a los lisovchikovs, el mismo Lisovsky fue herido por una flecha en el brazo. Este evento pasó a la historia como la batalla de Orlovsky. El príncipe Pożarski con unos 2.000 guerreros, se atrincheró en el campamento. Lisovsky no quiso atacar a las fuerzas atrincheradas ya que un asalto al campamento fortificado de Pożarski podría costarle muchas bajas.

Durante 6 días, Lisovsky esperó, y luego, con una tormenta repentina, capturó Beliov y puso en fuego sus edificios de madera el 29 de agosto. Desde allí, los lisovchikovs fueron al norte y ya el 10 de septiembre se acercaron a Bolkhov, pero, encontrando resistencia, se alejaron de él a Belev, lo dejaron a merced del destino y lo quemaron el 11 de septiembre. El mismo día, grupos de lisovchikov se acercaron a Likhvin, pero la guarnición local conservó la ciudad. El 12 de septiembre, Lisovsky tomó Peremysl, en la que dejó una pequeña guarnición de 76 efectivos al mando de Semen Glebov. Allí los lisovchikovs fueron capaces de restaurar su fuerza, arruinando los pueblos de los alrededores.

Alexander Józef Lisowsky y los lisovchikovs. Autor Juliusz Kossak

Mientras tanto, el príncipe Pożarski también reunió sus fuerzas y comenzó a perseguir a Lisovsky, sin embargo, cayó enfermo y fue a Kaluga. Esquivando la batalla con grandes fuerzas del ejército zarista, Lisovsky rodeó Kaluga desde el oeste e inesperadamente golpeó a Rzhev, donde se encontraba una gran unidad del ejército ruso bajo el mando de Fyodor Sheremetev. Un ataque repentino aseguró la victoria. El triunfante Lisovsky envió un destacamento de 40 efectivos a la comunidad polaco-lituana bajo el mando del capitán Sinyavsky, quien sería interceptado por las tropas rusas el 12 de noviembre en el camino de regreso. A pesar de que 160 cosacos se unieron al lisovchikovs cerca de Rzhev, el ejército de Lisovsky ya no era el mismo. Los alemanes dejaron el destacamento, parte de los jinetes murieron en batallas con el ejército ruso o fueron capturados. Quedaban a disposición de Lisovsky solo 850 jinetes (400 lituanos, 300 cherkaska (ucranianos) y 150 ladrones rusos).

Habiendo dejado Rzhev, los lisovchikovs quemaron Torzhok y, pasando por Kashin, llegaron a Uglich. Lisovsky no se atrevió a asaltar la fortaleza y llamó a sus comandantes a un consejo de guerra para decidir la dirección de su expedición militar. El 2 de diciembre, los lisovchikovs estaban cerca de Romanov y capturaron el asentamiento de Danilova. Allí se detuvieron durante una semana para reunir fuerzas y robar en los pueblos de los alrededores. Al mismo tiempo, Lisovsky envió un espía para investigar la posibilidad de asaltar a Kostroma, pero rechazó esa opción debido a la escasez de sus fondos. Sin embargo, la siguiente víctima fue Shuya. Además, a finales de diciembre de 1615, los lisovchikovs llegaron a Murom, pero fueron rechazados por la guarnición local. El 25 de diciembre, el gobernador Kurakin, que había salido de Yaroslavl logró alcanzar a Lisovsky cerca de la ciudad de Aleksin y forzarle a presentar batalla. Sin embargo, Lisovsky pudo evitarla y salvar sus fuerzas. El 29 de diciembre, llegó a Likhvin, y el 3 de enero de 1.616, intentó sin éxito recuperarlo. En enero de 1.616, los lisovchikovs partieron hacia Mstislavl, la región de Smolensko, que en ese momento estaba controlada por los polacos.

Alexander Józef Lisowsky bajo las murallas de Jelenia Góra

Lisowski y sus hombres permanecieron en la frontera ruso-polaca hasta otoño de 1.616, momento en el cual Lisowski súbitamente cayó enfermo y murió el 11 de octubre. A pesar de la muerte de Lisowski, sus fuerzas permanecieron siendo una verdadera amenaza, ese mismo año capturaron Kursk y derrotaron a las fuerzas rusas en Bólkhov.
El éxito de la incursión de Lisovsky inspiró a los polacos, y dos años más tarde organizaron la campaña de Vladislao en Moscú , con la intención de poner a su príncipe en el trono ruso y concluir una unión similar a la que anexó Lituania a Polonia.

 

Expedición de Vladislao IV a Moscú (1.617-18)

Organización de la expedición

La parte polaca no reconoció a Miguel Romanov como zar de Rusia y afirmó que Vladislao IV tenía pleno derecho al trono de Moscú. Los intentos políticos de poner fin al conflicto no habían producido resultados y, por lo tanto, nació la convicción de que solo una expedición armada podría hacer cumplir los tratados de paz en Moscú.

En 1.616, el Sejm acordó enviar una expedición a Moscú bajo el mando nominal de Vladislao. Su objetivo era ganar la corona zarista. En la Mancomunidad se esperaba que terminara rápidamente la guerra onerosa y se firmara un tratado favorable: la paz o al menos una tregua.
A mediados de marzo de 1.617, tuvo lugar una convocatoria senatorial, en la cual los comisionados juraron acompañar al príncipe. Eran ocho: el hetman lituano Lew Sapieha; el obispo de Łuck Andrzej Lipski; el castellano de Sochaczew, Konstanty Plichta; Stanisław Żórawiński; el castellano de Breslau, Balthazar Stravinsky; el voivoda de Lublin, Jakub Sobieski; el starosta Piotr Opaliński; y Andrzej Męciński de Kurozwęki. La corte real también se completó para la expedición y el ejército. El rey Segismundo III ordenó el mando de la expedición al gran hetman lituano, Jan Karol Chodkiewicz.

El príncipe partió de Varsovia el 6 de abril de 1.617, siendo despedido por la corte real y el clero católico. La ruta de la expedición llevó inicialmente a través de Lublin, Krasnystaw y Włodzimierz Wołyński, a Łuck, donde se esperaba la llegada de las tropas restantes. Al final, se reunieron las siguientes fuerzas: 10 choragiew de húsares (1.050 jinetes), 8 choragiew de cosacos (900 jinetes), 2 ramtars (400 jinetes) y 11 unidades de infantería (2.600 infantes).

El 22 de junio, las tropas partieron a Krzemieniec junto al río Neris, donde se detuvieron en Volhynia y Podolia para disuadir a los tártaros y turcos de invadir Polonia. Después de unos días, continuaron su viaje y el 11 de julio, las tropas llegaron a Horyń cerca de Lachowcy, donde fueron dirigidos a Smolensko, donde el príncipe esperaba al gran hetman lituano Chodkiewicz.

Durante ese tiempo, las fuerzas lituanas se habían reducido debido a que la amenaza de la invasión turca de las tierras del sur de la Mancomunidad todavía estaba presente. Había 4 choragiew de húsaria (450 jinetes), 4 choragiew de cosacos (400 jinetes), 2 ramtars (400 caballos) y 9 unidades de infantería (2.200 infantes). En ese momento, Chodkiewicz comenzó operaciones ofensivas y procedió a asediar la fortaleza de Dorohobuż. Sus fuerzas contaban con unos 4.200 soldados. El 27 de septiembre, las fuerzas del príncipe llegaron a Smolensko y establecieron un campamento, al mismo tiempo que Chodkiewicz fue enviado para ayudar a la infantería alemana con una fuerza de 600 efectivos. Durante el consejo de guerra, se tomó la decisión de mantener el sitio de Dorohobuż, que contaba con 4.200 efectivos incluyendo 600 cosacos y el 4 de octubre, todas las tropas se dirigieron allí, reuniéndose un total de unos 8.000 efectivos.

A la vista de las fuerzas polacas combinadas, los defensores de la fortaleza decidieron someterla a Vladislao. Después de establecer los términos de entrega de la ciudad, el 11 de octubre, que los polacos entraron, al día siguiente 11 de octubre. Unos 70 boyardos y 1.000 soldados moscovitas fueron invitados a la fiesta real.

Sin embargo, la situación no era favorable: comenzaron las primeras heladas, no había comida ni dinero para pagar al ejército. En ese momento, los rusos también tenían enormes problemas para organizar una expedición para la defensa y las represalias: no había dinero para el ejército, comida, armas, la gente se rebelaba, y había grupos de cosacos que favorecían a los polacos. Ante la noticia de la capitulación de Dorohobuż, la guarnición de la siguiente ciudad, Wiaźmy, entró en pánico y huyó a Moscú, dejándola sin defensa. Los propios habitantes enviaron un mensaje Vladislao con la oferta sumisión. Los polacos sorprendidos por este giro de los acontecimientos se movieron rápidamente hacia allí y el 29 de octubre tuvo lugar la entrada ceremonial del príncipe a la ciudad.

Muchos de los que apoyaban a zar Michael Fiedorowicz se pasaron al lado de Vladislao, un gran número de ellos también eran cosacos de Moscú.

 

Invierno 1617-18

Ante la noticia de la ocupación de Wiaźmy por los polacos, la guarnición de la siguiente ciudad importante de Możajska también escapó en pánico, dejándola sin defensa. Chodkiewicz quería ocupar la ciudad de Możajsk, que era el último bastión en el camino a Moscú, pero no pudo convencer a los soldados que murmuraban por la escasez de alimentos, la pobreza y la falta de paga.

La adquisición de recursos financieros se había convertido en un asunto urgente. El hetman lituano Lev Sapieha fue enviado a Polonia para buscar apoyo para la expedición en el Sejm. Sin embargo, éste no cumplió con las expectativas. Aunque los senadores apoyaron por unanimidad a la expedición y solicitaron apoyo financiero, los diputados, disgustados por el poco exitoso curso de la campaña, no quisieron rascarse los bolsillos. La mayoría de las provincias acordaron sólo dos salarios.

Sin embargo, los rusos lograron recuperarse y comenzaron una contraofensiva: un cuerpo bajo el mando del príncipe Boris Łukov, que contaba con 6.000 efectivos, fue enviado a Możajsk, junto con Dimitri Cherkasski y VasiliAkhmashkk Cherkasski con otros 5.000. Rápidamente la guarnecieron y la fortificaron.

Chodkiewicz envió a los lisovchikovs bajo el mando de Czaplinski a Kaługa, donde podrían arrastrar a los habitantes al lado polaco y evitar que se pasaran al lado de Moscú. Ganó Mieszczkowsk y luego Kozielsk, donde organizó su sede. Su ejército estaba formado por unos 3.000 efectivos, incluidos los cosacos moscovitas y varios tipos de aventureros. Kaługa era un punto estratégico importante en el camino a Moscú, y para defenderlo, el 18 de octubre, el Zar envió al príncipe Dimitri Pożarski y al gobernador Afanasija Gagarin con una fuerza de unos 6.000 efectivos.

Chodkiewicz envió a Piotr Opaliński a Kaługa con dos dos choragiews de húsares y un regimiento (400 efectivos en total). El objetivo de Opalinski era conectarse con lisovchikovs y luego cortar la entrega de suministros y hostigarlo de todas las formas disponibles. Después de llegar a la zona de actividad, Opaliński estableció un fuerte en Towarkow, desde donde enviaría a su gente a explotar en las cercanías de Sierpuchowo y Oboleńska. Pronto se unieron los refuerzos que le envió el hetman en forma de un choragiew (100 jinetes) y una unidad de infantería polaca dirigida por Jan Kochanowski (300 infantes). En diciembre, Opaliński y Czapliński emboscaron parte de las fuerzas enemigas en el monasterio de Lavrenteievsky, cerca de Kaługa, unos 100 moscovitas cayeron en la batalla, y más de 50 fueron capturados.
Dimitri, impávido por este fracaso, en enero de 1.618, envió 800 jinetes y 400 infantes al mando de Roman Biegiczev con la misión de construir un fuerte entre Borowskie y Kaługa, frente a las posiciones de Opaliński. Durante la construcción de las fortificaciones, los moscovitas fueron atacados por los húsares y la infantería polaca. Hubo una batalla corta y feroz, como resultado de lo cual un capitán, 11 reiters y 20 jinetes cayeron en el bando polaco, 40 muertos incluido el comandante Roman Biegiczew en el bando ruso. Sin embargo, el ataque de los polacos fue rechazado.

En marzo, el príncipe Dimitri envió a 120 hombres de la famosa brigada cosaca, Pieczonka. Piotr Opaliński mandó una fuerza bajo el mando del capitán Ramult, para perseguirle. Durante la persecución, sorprendió a la mitad del destacamento moscovita en algún pueblo y los cortó la retirada, en la batalla sólo tres cosacos sobrevivieron, pero el capitán Ramult murió en el enfrentamiento, alcanzado por una bala en la cabeza.

En el mismo mes, los polacos destruyeron otra unidad de cosacos enviada por Pożarski a esa zona, el coronel Czaplinski se acercó y los derrotó. A fines de abril, Pożarski abandonó Kaluga con un ejército de 1.500 efectivos con la intención sorprender a Opaliński. Sin embargo, no pudo sorprender a los polacos. Cerca de allí, en Towarkowa se encontró con una fuerza, que comenzó a dispararle, fracasada la sorpresa, se retiraron.

En mayo, Piotr Opaliński, al frente de voluntarios de su regimiento, hizo una incursión a Kaluga. Docenas jinetes lograron entrar en el reducto y prender fuego a 15 cabañas. En cambio, Pożarski se dirigió a un nuevo fuerte polaco, construido a 8 kms de Towarkowo, donde había considerables suministros de armas y alimentos. Sólo un puñado de infantes y jinetes lo defendían, por tres veces las tropas del príncipe asaltaron el castillo, perdiendo unas 50 efectivos. Al final, sin embargo, la guarnición sucumbió, 20 haiduks murieron y capturaron al resto de la guarnición.

En ese momento, las fuerzas zaristas también luchaban en el flanco norte, en la región de Biała y Możajska, donde se intentó tomar esa fortaleza, sin ningún efecto. En el invierno de 1.617-18, el ejército se dividió en cinco regimientos: mandados por Chodkiewicz, el príncipe Władysław, el starosta de Śrem, Piotr Opaliński, Janusz Kiszka y el castellano de Połock, Mikołaj Zieniewicz.

Mientras esperaban el inicio de las operaciones militares, surgieron grandes problemas con el pago del ejército. También había escasez de comida y armas. En ese momento se hicieron intentos para negociar con el Zar, pero fracasaron. Los rusos jugaron con el tiempo, retrasaron las fechas de las reuniones para conocer la trágica situación de las tropas polacas.

 

Marcha a Moscú 1.618

En junio de 1.618, gracias a las gestiones dirigidas por Marcin Kazanowski, el ejército polaco-lituano alcanzó la cifra de 11.040 salarios.

El 16 de junio de 1.618, el príncipe Vladislao abandonó Wiaźma y el 28 llegó a Krzemieńsk, donde pronto se unieron otros regimientos, incluidos el de Piotr Opaliński. El 5 de julio, las tropas reunidas partieron de la ciudad. Durante la marcha hubo un grave incidente entre Marcin Kazanowski y hetman Chodkiewicz. Piotr Opaliński estuvo involucrado en el asunto. Durante la expedición, Marcin Kazanowski se negó a entregar varias banderas para que pasaran bajo el mando de Piotr Opaliński. Chodkiewicz enfadado se lo recriminó en publico.

El 7 de julio, los polacos llegaron a Borisóv y comenzaron el asedio del castillo. Los defensores eran unos 1.200 efectivos bien preparados para el asedio. En ese momento, una fuerza moscovita partió de Możajsk, que debía conquistar un fuerte polaco cerca de Borisóv. Sin embargo, la expedición fue rota por la crisis. La noche del 8 y 9 de julio, Chodkiewicz viajó con la mayoría del ejército a Możajsk, donde logró atraer a los defensores a una emboscada. La batalla más grande en campo abierto tuvo lugar aquí durante toda la campaña 1.617-18. Según las fuentes, más de 1.000 soldados moscovitas murieron.

Húsares preparándose para la campaña en Rusia. Autora Marian Zakrzewski

El 15 de julio, otra batalla tuvo lugar, cerca del monasterio Pafnutiev, las banderas de Lisowczyk fueron derrotadas por las tropas de los moscovitas, muriendo 210 polacos frente a 10 rusos.

En el curso de la siguiente batalla, el 22 de julio, algunas de las banderas polacas encabezadas por Chodkiewicz derrotaron al cuerpo de Dimitri Mamstriukowicz que tenía la tarea de asegurar la ruta de suministro que conecta el castillo Możajski con Moscú.

El 26 de julio, las banderas de Lisóv atacaron a los carros que iban con suministros para los castillos defendidos, consiguiendo capturar 60 carros.

El 30 de julio, las fuerzas polacas asediaron Borisov y establecieron su campamento en Możajskie. Chodkiewicz no tenía artillería capaz destruir las murallas del castillo, por lo que decidió rendir la ciudad por hambre. Se estableció un cerco apretado con la tarea de cortar cualquier refuerzo y suministro al baluarte defendido. Durante el asedio de la fortaleza hubo numerosas escaramuzas con las fuerzas moscovitas cercanas. En la noche del 14 al 15 de agosto, algunos defensores lograron romper el asedio, dejando una fuerte guarnición de castillo. Los polacos se quedaron en Możajskie durante unos meses. El ejército polaco estaba plagado de muchas deficiencias: no había comida ni pólvora, el ejército no estaba pagado y, para empeorar las cosas, las intrigas que rodeaban la corte real se extendían en el campo, lo que alimentaba el mal ambiente.

El 1 de septiembre, Lew Sapieha y el obispo de Kamień, Adam Nowodworski, llegaron al campamento polaco. Vieron un ejército cansado y demacrado, pero trataron de convencer a los soldados de que permanecieran de servicio para el siguiente trimestre. Prometieron que el pago atrasado se realizaría después del 28 de octubre.

Bajo estas circunstancias, era difícil tomar una decisión algo razonable. En última instancia, se decidió evitar a Możajsk y dirigirse a Moscú con la esperanza de que cuando el Príncipe apareciera ante sus muros, los defensores se ablandarían y abrirían las puertas o al menos se unirían a los polacos. Según informes de inteligencia, un grupo de boyardos en Moscú estaría dispuestos a apoyar la candidatura de Vladislao al trono del zar, uno de ellos sería el príncipe Iván Kurakin, el gobernador de la provincia de Tobol, quien mostró sin rodeos su alegría por la llegada del ejército de Vladislao en el estado de Moscú.

Húsares avanzando. Autora Marian Zakrzewski

 

Marcha cosaca

El 16 de septiembre, Vladislao marchó de Możajska a Ruzy. Con llevaba unos 6.000 efectivos. Habiendo recibido noticias del acercamiento del enemigo, el zar Miguel Romanow convocó al Consejo de la Tierra el 19 de septiembre, en el que anunció que Vladislao con los polacos, lituanos y alemanes marchaban a la capital para tomar un bastión zarista, destruir las iglesias, los monasterios y la santa religión griega, y en su lugar introducir la maldita herejía latina. Declaró solemnemente que había decidido defender Moscú hasta el final.

Se adoptó un plan para defender la capital y todo el país. A los voivodas y otros funcionarios se les han asignado tareas. Unos preparaban la defensa de Moscú, otros recogían alimentos en las provincias. Los esfuerzos para ayudar a los estados vecinos no fueron descuidados. Una delegación con Michał Bariatyński e Iván Cziczerin partieron en dirección a Persia. A cambio de la propuesta de una alianza contra los turcos, georgianos, cherkes y tártaros nogai, debían pedir al shah refuerzos en efectivos y el dinero.

El 23 de septiembre, el príncipe llegó a Zwienigorod. Allí pronto aparecieron los diputados cosacos Michał Doroszenko y Bohdan Konsza, informando que los cosacos de Zaporodia dirigidos por el atamán Piotr Konaszewicz-Sahajdaczny estaban entre Moscú y Kolomna. El mensaje causó gran alegría en el campamento y la esperanza de que con su llegada, por fin, algo se movería. El Príncipe ordenó al líder de los tártaros que se dirigiesen a Tushino.

Sahajdaczny abandonó Sicz probablemente en junio de 1.618, liderando 18.000 cosacos zaporodianos o zaporogos. La marcha de los cosacos por territorio ruso fue una serie de éxitos que significaron enfrentamientos, saqueos y asesinatos. La primera víctima fue Liwny junto al río Sosna (afluente del Don), que fue capturada el 9 de julio, después de un breve asalto. Por lo tanto, tenían intención de ir a Wiaźma, pero al enterarse de que el Príncipe ya se había mudado a la capital, decidió seguir el camino recto a Moscú a través de la tierra de Ryazan. Así que el ejército cosaco se acercó a Jelec. Los cosacos lo capturaron después de varios días de asedio, incurriendo en pérdidas bastante elevadas. Continuando la marcha hacia la capital, el ejército conquistó, entre otros Lebiediany, Dankow y Skopin.

Moskwicini intentó detener a los zapórogos. El Zar envió a Dimitri Pożarski, quien ya era un famoso comandante, pero en el camino de Borowska a Sierpuchowa cayó enfermo. El Zar en esa situación ordenó que Grigory Wołkoński se hiciera cargo del ejército y que fuera a Kolomna e impidiera que los cosacos cruzaran el río Oka. Wołkoński no logró esa tarea.

Sahajdaczny cruzó el Oka cerca de Kolomna sin muchos problemas, y luego se dirigió a la capital y se detuvo en el monasterio Donski donde estableció el campamento. El 6 de octubre, cuando partió para reunirse con Vladislao, varios miles de soldados dirigidos por Michael Buturlin salieron de Moscú. Sahajdaczny presentó batalla y derrotó a los rusos que regresaron a Moscú.

 

Asalto a Moscú

El ejército combinado polaco-lituano-cosaco contaba con unos 25.000 efectivos. Eran, por lo tanto, fuerzas significativas, aunque su valor de combate se debilitó por la falta de artillería pesada, así como por la baja moral de los soldados, causada por el retraso en la paga, el empeoramiento de las condiciones climáticas y la falta constante de alimentos.

Debido a que se acercaba el invierno y los moscovitas no estaban ansiosos por negociar y respondían a todas las cartas con una propuesta de nuevas negociaciones, Chodkiewicz decidió asaltar la ciudad capital.

El plan de acción era simple, el ejército de Vladislao se acercaría simultáneamente a dos puertas (Arbat y Tver) de Ziemnego Grodu, que rodeaban los distritos centrales de Moscú, las haría estallar con explosivos y luego entrarían en la ciudad y prenderían fuego a edificios de madera. Los comisionados aconsejaron al hetman que no confiara solo en los explosivos, pero también ordenase que la infantería llevase escaleras para asaltar las murallas, y que 5.000 cosacos zapórogos realizarían un ataque de distracción, atacando los fuertes rusos en Zamoskvorechye.

Húsares en invierno. Autora Marian Zakrzewski

La guarnición de Moscú tenía 10.000 efectivos (450 funcionarios de Moscú, 900 boyardos, varios cientos de tiradores de la región del Volga), unos 300 extranjeros y 450 tártaros recién bautizados. En la víspera del sitio se distribuyó la infantería, se ocuparon ciertos lugares: en las murallas y torres de la Ciudad Blanca y en los puestos de la prisión más allá de Yauza y el río Moskova; pequeñas guarniciones en dos monasterios poderosos de Simonov y de Novodevichy. La caballería se dividió en cuatro destacamentos y se ubicó en cuatro distritos de Moscú, que estaban separados por barreras naturales. Al oeste de Neglinnaya en la ciudad Blanca, el destacamento del príncipe Vasily Kurakin (1.059 efectivos); al este de Neglinnaya, el destacamento de Ivan Morozov (313 efectivos); en Zamoskvorechye, el destacamento del príncipe Ivan Katyrev-Rostovsky (838 personas); detrás del Yauza el destacamento del príncipe Semyon Prozorovsky (1.018 efectivos).

Además, Chodkiewicz no pudo mantener en secreto sus intenciones, dos mineros alemanes escaparon del campamento polaco e informaron al enemigo de los detalles de la empresa. Así que el enemigo logró hacer los preparativos necesarios. Fortificó las puertas amenazadas y las reforzó, la defensa de la puerta de Arupia fue confiada a Nikita Godunov con 457 soldados, y la puerta de Tver al príncipe Danille Mezecki y Grigory Wolekski con 562 soldados de infantería y 22 de caballería.

El asalto se llevó a cabo la noche del 10 al 11 de octubre de 1.618. Primero los 5.000 cosacos zapórogos atacaron Zamoskvorechye con gran estruendo para confundir a los defensores sobre el lugar del ataque. Luego, el resto del ejército, formado en dos columnas, se dirigió a las puertas designadas, mientras que los jinetes húsares y los cosacos, que no eran muy útiles en el asalto a la ciudad, fueron sacados del campamento y situados en campo abierto, frente a las murallas de la ciudad para distraer a los defensores.

La columna contra la puerta de Arbat, estaba mandada por Bartolomé Novodvorsky contaba con 2.700 efectivos de infantería polaca reforzada con infantería alemana. Un caballero de Malta colocó un petardo debajo de la puerta exterior, y la fuerza de la explosión la destrozó. Los polacos entraron y después de una corta lucha redujeron la guarnición de la fortaleza. El camino hacia la puerta interior estaba abierto. Cuando comenzó a preparar un segundo petardo, para destruir la puerta interior y permitir el acceso a la ciudad. No era fácil porque la puerta estaba reforzada con tierra y bloqueada con gruesas vigas. En ese momento, el pánico estalló en las filas de los defensores y muchos comenzaron a huir de las murallas en pánico. Sin embargo, los mercenarios alemanes de la puerta Nikita, que habían logrado controlar la situación, acudieron en su ayuda. En el punto más culminante, su comandante Bartolomé Novodvorsky fue herido en el brazo y abandonó el campo de batalla.

La columna de la puerta Terska, estaba mandada por Félix Niewiarowski, y contaba con 2.300 efectivos de infantería húngara, reforzada con infantería polaca, alemana y escocesa. El ataque tampoco tuvo éxito, los moscovitas hicieron un foso profundo frente a ella, lo que hizo imposible plantar los petardos. Para empeorar las cosas, cuando la infantería subió las escaleras y trató de entrar a las paredes, resultó que eran demasiado cortas. Las pérdidas oscilaron entre 30 y 50 muertos y más de 100 heridos. Las pérdidas en Moscú fueron similares, tuvieron más de 30 muertos y cerca de 100 heridos.

El zar Miguel Romanov recompensó generosamente a los defensores de Moscú, incluidos los mineros alemanes; les permitió establecerse en la capital, donándoles mansiones señoriales en la ciudad. Para conmemorar la victoria, se construyó una iglesia de piedra bajo la protección de la Santa Madre de Dios en la ciudad de Rubecowo. Esta iglesia se ha convertido en el lugar favorito de la peregrinación del zar.
El único efecto positivo del asalto fallido fue que el Zar aceptó entablar conversaciones.

 

Paz de Deúlino 1.618

Después del fracaso del ataque de Moscú, las fuerzas principales del ejército de la Mancomunidad se establecieron en la zona del monasterio de la Trinidad-Sergio, y los cosacos en la zona de Kaluga .

Las negociaciones comenzaron mientras el ejército de Vladislav estaba cerca de Moscú, en el río Presnya el 31 de octubre de 1.618. En esa primera reunión, las partes plantearon las máximas exigencias. La parte polaco-lituana insistió en el reconocimiento de Vladislao como el zar ruso y la transferencia de Pskov , Novgorod y Tver; la parte rusa, el retorno de todas las tierras ocupadas, la retirada de todas las tropas enemigas del territorio ruso y el regreso de los prisioneros. Durante la segunda reunión del 2 de noviembre de 1.618, la delegación rusa acordó renunciar a Smolensko y Roslavl a cambio de una tregua de 20 años y que Vladislao rechazase el título de Zar.

La segunda etapa de las negociaciones tuvo lugar en Moscú y en las cercanías del monasterio de Trinidad-Sergio, donde se movió el ejército polaco-lituano. La situación de ambos bandos se deterioró. El ejército polaco-lituano sufrió grandes dificultades por el frío y la escasez de alimentos. Al no recibir un salario, algunas unidades amenazaban con abandonar el ejército. Por otro lado, el gobierno ruso estaba preocupado por el continuo saqueo que estaban cometiendo los intrusos, especialmente los cosacos. En la propia Moscú, el descontento creció con la prolongada campaña prolongada.

El 30 de noviembre, una embajada rusa llegó al monasterio. Durante las tres reuniones en el pueblo de Deulino (Dewlinsky), la más intensa fue la reunión del 6 de diciembre, cuando los polacos y los lituanos amenazaron directamente a los embajadores rusos con la reanudación de la guerra e incluso prometiendo apoyar a otro impostor. Como resultado, la embajada rusa tuvo que aceptar hacer enmiendas. El 11 de diciembre se firmó la tregua, cuyos términos fueron:

  • El plazo de la tregua se fijó en 14 años y 6 meses desde el 4 de enero de 1.619) hasta el 5 de julio de 1.633.
  • Rusia cedió a la mancomunidad Polaco-Lituana las siguientes ciudades: Smolensko, Roslavl, Dorogobuzh, Belaya, Serpeysk, Trubchevsk, Novgorod-Seversky, Chernihiv, Monastic con las tierras circundantes.
  • La mancomunidad Polaco-Lituana devolvió a Rusia las ciudades de Kozelsk, Vyazma, Meshchovsk, Mosalsk a cambio de las ciudades de Pochep, Starodub, Nevel, Sebezh, Krasny y Popova Gora con las tierras circundantes.
  • Dichos territorios debían ser transferidos antes del 25 de febrero de 1.619, junto con los residentes y la propiedad. Sólo a los comerciantes, nobles y clérigos ortodoxos se les permitió regresar a Rusia.
  • Hasta el 25) de febrero de 1.619, tanto las tropas polaco-lituanas como los cosacos ucranianos serían retirados del territorio ruso.
  • El zar ruso fue privado de los títulos de gobernante de Livonia, Smolensko y Chernigov.
  • El 25 de febrero tendría lugar un intercambio de prisioneros de guerra.
  • El regreso al lado ruso del icono de San Nicolás, capturado en Mozhaisk.
  • En el verano de 1.619, los partidos ruso y polaco-lituano se vieron obligados a enviar comisarios para estudiar las tierras hasta la nueva frontera.
  • Los comerciantes rusos y polacos-lituanos tuvieron la oportunidad de moverse libremente por todo el país, con la excepción de Moscú, Vilna y Cracovia.
  • Vladislao Vasa conservaba el derecho a ser llamado el zar de Rusia en los documentos oficiales del estado polaco-lituano.

En 1.632 la Paz de Deúlino expiraría, y las hostilidades inmediatamente se reanudaron con un conflicto conocido como la guerra de Smolensko. Esta vez la guerra fue iniciada por los rusos, quienes intentaron aprovechar la supuesta debilidad de la Mancomunidad tras la muerte de Segismundo III.

Paz de Deulino 1618. En naranja los territorios obtenidos por la mancomunidad de Polaco-Lituana. La mayoría de estos territorios, incluyendo la ciudad de Smolensko, habían pertenecido al gran ducado de Lituania, antes de ser conquistados por el gran ducado de Moscú en el siglo XVI.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-06. Última modificacion 2019-02-06.