Edad Moderna Guerras Polaco-Rusas (1486-1677) Guerra de Livonia. Derrota de Rusia (1579-83)

Guerra de Livonia. Derrota de Rusia (1.579-83)

Antecedentes

En 1.576, el príncipe de Transilvania Stefan Báthory se convirtió en rey de Polonia y gran duque de Lituania después de una elección impugnada al trono conjunto polaco-lituano con el emperador Habsburgo Maximiliano II. Tanto la novia de Báthory, Anna Jagiello, como Maximiliano II habían sido proclamados elegidos para el mismo trono en diciembre de 1.575, con tres días de diferencia; la muerte de Maximiliano en octubre de 1.576 evitó que el conflicto aumentara. Báthory, ambicioso para expulsar a Iván IV de Livonia, se vio limitado por la oposición de Danzig (Gdańsk), que resistió la adhesión de Báthory con el apoyo danés. La guerra de Danzig de 1.577 terminó cuando Báthory concedió más derechos autónomos a la ciudad a cambio de un pago de 200.000 zlotis. Para un pago adicional de 200.000 zlotis, designó a Jorge Federico Hohenzollern como administrador de Prusia y aseguró el apoyo militar de este último en la campaña planificada contra Rusia.

Báthory recibió solo unos pocos soldados de sus vasallos polacos y se vio obligado a reclutar mercenarios, principalmente polacos, húngaros, bohemios, alemanes y valacos. Una brigada Szekler separada luchó en Livonia.

Iván IV lanzó una gran ofensiva en Livonia. Y el primer golpe fue nuevamente infligido a los suecos, y el 23 de enero, el ejército bajo el mando de Mstislavsky puso sitio a Revel (Tallín). El propio Rey llevó al ejército a Livonia del Sur en el verano. En siete semanas, los rusos expulsaron a los polacos más allá del río Duina y capturaron muchas ciudades y castillos. Kokenhausen, Dinaburg, Marienhausen, Rezhitsu, Lyutsin, Seswegen, Asheraden entre otros fueron capturados.

El rey sueco Juan III y Stefan Báthory se aliaron contra Iván IV en diciembre de 1.577, después de que Báthory concluyera la guerra de Danzig, a pesar de los problemas causados por la muerte de Segismundo, lo que significaba que la cuestión de la herencia sustancial debida a la esposa de Juan, no había sido resuelta. Polonia también reclamó la totalidad de Livonia, sin aceptar el gobierno sueco de ninguna parte de ella. Los 120.000 dalers prestados en 1.562 aún no habían sido devueltos, a pesar de las mejores intenciones de Segismundo para resolverlo.

Guerra de Livonia operaciones 1572-83

Batalla de Wenden (Cesis) 21 de octubre de 1.578

En septiembre de 1.578, Iván respondió la alianza sueco-lituana enviando un ejército, que según la Crónica de Livonia era de 18.000 efectivos, que volvió a capturar a Oberpahlen (Põltsamaa) de Suecia y luego marchó sobre Wenden (Cesis), que una vez fue la capital de la orden de la Espada.

Mientras tanto, los residentes escucharon rumores de la llegada de los rusos y cerraron las puertas frente a Iván IV. Comenzó el bombardeo de Wenden. Al darse cuenta de que no habría salvación, el quinto día del asedio, los defensores plantaron pólvora debajo de uno de los edificios y se hicieron estallar.

Ahora toda Livonia, con la excepción de Riga, que era mantenida por los polacos, y Revel (Tallín), donde estaba la guarnición sueca, pertenecía al zar Iván. Pero los problemas comenzaron el año siguiente. Primero, los lituanos engañaron a Dinaburg (actual Daugavpils en Letonia), luego, gracias a la traición de los lugareños, los polacos entraron en Wenden. El rey Iván era muy consciente de la importancia estratégica de este castillo y envió tropas a Livonia bajo el mando de Mstislavsky para volver a tomar Wenden. El castillo fue rodeado, y la artillería rusa comenzó metódicamente a martillar las fortificaciones.

Unos días después parte de la muralla fue destruida. Pero refuerzos bajo el mando de Matvey Dembinsky irrumpieron en el castillo y, con su ayuda, los defensores lograron repeler todos los ataques de los rusos y también restauraron el muro destruido.

Después de eso, Mstislavsky levantó el sitio y se retiró de Wenden. Sin embargo, en el verano, los rusos volvieron a la ofensiva y capturaron el castillo de Oberpalen. Iván IV ordenó a los voivodas de Golitsyn, Tyumen, Khvorostinin y Tyufyakin que fueran a Wenden, pero luego sucedió algo de lo que el zar Iván tenía más miedo, los voivodas se pelearon entre ellos mismos, tratando de saber quién era más importante para tomar el mando.

Se llegó al punto en que se envió de Moscú a Andrei Schelkalov para corregir la situación. Como resultado, el ejército lanzó una campaña en octubre y asedió a Wenden, pero la situación en el teatro de operaciones había cambiado radicalmente en ese momento. Algo ocurrió que, en principio, no debería haber ocurrido: los suecos se unieron con los polacos y los lituanos contra los rusos. Uno por uno, el zar Iván había lidiado con unos y otros por separado, pero mientras que los rusos estaban asediando sin éxito Wenden, el ejército polaco-lituano bajo el mando de Andrei Sapieha se unió al destacamento sueco de Georg Boje.

Sin embargo, los rusos se enteraron de la ofensiva del enemigo de manera oportuna, abandonaron el campamento y lograron formar para la batalla. El ejército zarista contaba con 18.000 efectivos, y tenía todas las razones para esperar la victoria. La infantería comenzó la batalla, luego la caballería entró en la batalla, y el resultado de la confrontación no estuvo claro durante mucho tiempo. Pero los jinetes tártaros no pudieron soportar una batalla tan larga y huyeron. Después de eso, el resto de la caballería rusa fue derrotada, y la infantería fue la más afectada por el ataque. Los voivodas, por ejemplo personal, evitaron que los soldados huyeran indiscriminadamente, y por la noche pudieron retirar sus tropas al campamento en orden.

Y allí, confiando en trincheras y movimientos de tierras, y con el fuego de los cañones, rechazaron todos los ataques enemigos. Pero cayó la noche, y la situación volvió a cambiar. El voivoda de Golitsyn, y los voivodas de Sheremetev, Palitsky y de Schelkalov abandonaron el ejército en la noche y huyeron a Dorpat, lo que causó un pánico y confusión entre el resto. Cuando los suecos y los polacos pasaron a la mañana al ataque, se sorprendieron al descubrir que la mayoría de los rusos habían huido. Pero los que se quedaron siguieron luchando. Los artilleros y arcabuceros rusos murieron, matando a muchos enemigos con su fuego preciso.

Batalla de Wenden o de Cesis 21 de octubre de 1578

Los voivodas de Sitsky, Vorontsov, Saltykov, y Tyufyakin murieron valientemente en el campo de batalla, los voivodas de Tatev, Khvorostinin y Semyon Tyufyakin fueron capturados. En esta batalla, los rusos perdieron 6.000 hombres, 17 cañones, y un gran número de caballos, lo que permitió a toda la infantería sueca regresar montada a Reval. Después del desastre de Wenden, hubo punto de inflexión de la guerra de Livonia, Iván IV fue por primera vez seriamente derrotado en Livonia, y la iniciativa en la guerra pasó a los polacos y los suecos.

La batalla fue inusual dado que solo unas pocas batallas de la guerra de Livonia se libraron en campo abierto; por lo general, una de las partes tomaba una posición defensiva en una fortaleza, mientras que la otra parte lo sitiaba. Además, Wenden fue la única ocasión de una colaboración sueco-polaco-lituana en una batalla, ya que la alianza se vino abajo en los años siguientes.

Asedio de Polotsk (11-30 de agosto de 1.579)

Stephan Bathory envió su declaración de guerra a Moscú en junio se dirigió a Polotsk con tropas polacas y alemanas bien equipadas. Iván estaba listo con sus tropas movilizadas temprano. Tenía destacamentos en los ríos Volga, Don, Oka y Dnieper para proteger la frontera. El ejército principal estaba en Novgorod, Pskov y Smolensko, esperando un ataque en Livonia. Polotsk estaba bien fortificado con dos fuertes y el río Duina formaba un foso natural, por lo que los rusos no esperaban un ataque allí.

El ejército de cerca de 43.000 efectivos compuesto por 12.000 jinetes lituanos y 15.000 jinetes de la milicia de Lituania, al mando del hetman Nikolai Radziwill, 6.000 de caballería y 2.400 de infantería polacos bajo el mando de Mikolaj Mielecki, y 2.600 de caballería de mercenarios húngaros bajo el mando de Gaspar Bekes 2.500 jinetes de Transilvania bajo el mando de Cristo Bathory (hermano Stephan Bathory) y 2.000 de infantería alemana. Se reunieron en la fortaleza Dzisna, se unieron a Bathory y se trasladaron a Polotsk.

Inicialmente, Bathory envió a Radziwill con las tropas lituanas y Bekesh con los húngaros por delante a Polotsk, mientras él mismo los seguía. Radzivill se apresuró lo más rápido posible para tomar todos los caminos a Polotsk, para evitar que la guarnición recibiera refuerzos.
Sin embargo, dos días antes de que el grueso de las tropas lituanas llegara a Polotsk. Radziwill envió una carta a la ciudad con una propuesta para rendirse. En respuesta, los moscovitas, queriendo mostrar su poder, salieron más allá de las murallas de la ciudad y se alinearon en orden de batalla, pero el primer ataque de la caballería lituana los hizo retroceder a las muralla.

La guarnición rusa de la ciudad contaba con 6.000 hombres bajo el mando del príncipe Vasily Telyatevsky y Dimitri Scherbaty. A disposición de la guarnición había buena artillería, grandes reservas de armas, pólvora y provisiones. Polotsk estaba rodeado por un alto muro de madera, y las principales fortalezas el fuerte de Streletsky, el castillo superior que se encontraba en la confluencia de los ríos Polota y Duina y la ciudad amurallada de Zapolochie. Ambos castillos moscovitas estaban bien fortificados con altas torres, murallas anchas y fosos profundos, que estaban inundados completamente de agua después de las últimas lluvias. El problema para los atacantes eran los castillos cercanos del sistema de defensa de la ciudad: Red, Sitna, Susha y Kazyan, desde donde se podían realizar ataques a la retaguardia de los asediadores.

Asedio de Polotsk (11 al 30 de agosto de 1.579). Plano de la ciudad

Mientras, Ivan envió 20.000 tropas asiáticas a Courlandia para destruir la zona y envió destacamentos para defender a Karelia e Izborsk de los suecos. Envió una pequeña fuerza para ayudar a Polotsk, pero el comandante no se atrevió a atacar a Bathory. Ivan podría haber abrumado a los polacos, si hubiera enviado su ejército principal a Polotsk. Probablemente fue demasiado cauteloso para arriesgarse en una batalla sin confiar en sus generales. Los ejércitos occidentales ahora tenían mercenarios entrenados, que rápidamente mostraron la inferioridad militar de Moscú, especialmente en infantería.

Radziwill se ocupó de la eliminación de este problema adelantándose, incluso antes de la llegada de las fuerzas principales. Los castillos de Casian y el de Sitna fueron capturados, y el resto fueron bloqueados, incluido el castillo Sokol, donde se instalaron los refuerzos enviados por Iván encabezado por el gobernador Boris Shein, que no lograron ingresar a Polotsk y se refugiaron en el castillo de Sukol.

Vista de la ciudad de Polotsk en 1579. a la izquierda el Zapolochie, en el centro el castillo superior, a la derecha el fuerte Streletsky

La fuerza principal dirigida por Stephan Bathori llegó a Polotsk el 10 de agosto. Y luego el voivoda de Moscú, para intimidar, ordenó llevar a todos los lituanos y polacos capturados a las murallas de la ciudad, y ante los ojos de los asediadores dio la orden de matarlos. Luego, los cadáveres de varios lituanos fueron clavados en troncos y arrojados a río Duina. Sin embargo, en lugar de miedo, tal acto solo generó odio, ira y un deseo feroz de venganza.

El sitio comenzó el día siguiente 11 de agosto con un fuerte bombardeo en la cuidad amurallada de Zapolochie. Los rusos, decidiendo que no podían defender el suburbio, lo quemaron y se retiraron al castillo superior.

Asedio de Polotsk (11 al 30 de agosto de 1579). Plano del asedio

Después de volver a inspeccionar las fortificaciones de Polotsk, Bathory ordenó que se tomara la zona urbana quemada y se disparara desde allí, ya que en ese lado el castillo estaba menos protegido y, además, las zanjas resultaron ser menos profundas que en otros lugares. Pero ese plan no funcionó, ya que los cañones perforaron las murallas de madera en lugar de destruirlas. Debido a las lluvias diarias, no fue posible incendiar las murallas de madera. Todos los intentos de los valientes que nadaron a través del foso y trataron de prender fuego a las murallas no tuvieron éxito. Los moscovitas los recibieron con fuego de cañón, piedras y troncos pesados volaron sobre las cabezas de aquellos que lograron correr hacia las murallas. Algunos de los que llegaron lograron encender un fuego, pero de inmediato los defensores vertieron agua desde la fortaleza.

Los moscovitas se defendieron, dispararon armas e incluso hicieron salidas nocturnas, una de las cuales fue fatal para la infantería alemana.

Un día, no se sabe por qué razones, o debido a la disentería que acabó con la vida de muchos soldados, o debido a que se emborracharon, los moscovitas no perdieron la oportunidad y aprovecharon el descuido de los alemanes, hicieron una incursión rápida y capturaron a un gran número de soldados adormecidos. Los que fueron capturados tuvieron un terrible destino, algunos de ellos fueron hervidos vivos, y otra parte se les perforó los hombros y, fueron colgados con cuerdas a través de las heridas, para morir en las murallas.

Las lluvias no podían durar eternamente, y en un día se detuvieron, el sol salió y unos valientes intentaron prender fuego a las paredes secas del castillo. Entre estos valientes hombres estaba un cierto comerciante de Lvov, logró acercarse a las paredes con balas y prender fuego a la torre. De la misma manera, volvió al campamento. Por esta hazaña, Stephan Bathory le otorgó un título nobiliario y el nombre Polotinski.

Desde la torre incendiada, el fuego se pasó las murallas. La situación se volvió desesperada, alguien intentó rendirse a los húngaros, pero fue muerto de inmediato. Los húngaros también trataron con 10 enviados de Moscú, que descendieron de las murallas para negociar la rendición de la ciudad. La rendición voluntaria no fue rentable para los mercenarios húngaros, ya que querían irrumpir en la ciudad para saquear y sacar el mayor provecho posible. Como resultado, los húngaros jugaron una broma cruel, sin esperar la orden de su mando, se lanzaron a través del muro en llamas hacia el castillo, pero los moscovitas, mientras que el muro ardía, tuvieron tiempo de cavar una zanja y expulsaron a los atacantes.

Al día siguiente, por orden de Bathory, los húngaros se apoderaron de un foso reforzado por la noche por los moscovitas frente al muro quemado. Construyeron trincheras allí (una pequeña fortificación de tierra), y algunos valientes incendiaron una torre cercana. La posición de los defensores era casi desesperada, los flancos estaban desnudos y el castillo podía ser disparado desde todos los lados con fuego directo.

Los arqueros y los boyardos decidieron rendirse el 30 de agosto de 1.579, solo el gobernador y el obispo Cyprian se resistieron, más bien por temor a la ira de Iván el Terrible por rendirse la ciudad. Decidieron volar el castillo, pero sus soldados no les permitieron hacerlo. Después de que la ciudad fue limpiada de cadáveres, Stephan Bathory entró triunfalmente en Polotsk. En honor a la victoria, ordenó construir una iglesia católica en la ciudad y dejar la catedral de Sofía para los ortodoxos. En un decreto separado, declaró la libertad completa de la religión ortodoxa en Lituania y en aquellas tierras que liberaría o recuperaría de Iván el Terrible. Los soldados que no quisieron prestar servicio a la Mancomunidad, fueron liberados, aunque no de inmediato.

Los vencedores obtuvieron buenos trofeos: 38 cañones, grandes reservas de armas, pólvora y provisiones. Los mercenarios húngaros y polacos, para su pesar, no se enriquecieron, ya que 6 años antes, Iván el Terrible había ordenado retirar casi toda la tesorería y otras riquezas de Polotsk.

Después de tomar la ciudad, Batory regresó a Vilna y se preparó para la campaña de 1.580, mientras que Iván se preparó para defender todas las fronteras del sur y sureste contra los tártaros y el noroeste contra los suecos, quienes atacaron a Narva y Kexholm. Afortunadamente, no hubo ataque tártaro en 1.579.

Infantería rusa finales del siglo XVI. 1 el jefe de streltsy; 2. strelets de Polotsk; 3 strelets luchando con cota de malla y yelmo; 4 auxiliar cosaco.

Asedio de Narva (septiembre de 1.579)

Mientras los polacos estaban sitiando Polotsk, los rusos se encontraban amenazados en dos frentes. Los suecos entraron en el estuario del río Narva y prendieron fuego fuego los suburbios de Narva e Ivangorod.

La fortaleza de Narva era de mucho más valor que la de Polotsk para el Zar, e inmediatamente envió al voidova Timofei Trubetskoi desde Pskov con varias unidades para aliviar Narva. Khilkov y la caballería tártara con él habían sido llamadas desde Curlandia con órdenes de aliviar Narva.

El comandante en jefe sueco Horn, alcanzó Narva el 14 de septiembre y durante dos semanas trató en vano de tomar la fortaleza. Los suecos sufrieron hambre por falta de suministros, sus filas mermaron rápidamente. Los defensores de la guarnición rechazaron todos los ataques suecos, causándoles fuertes bajas. Finalmente los suecos se retiraron.

El boyardo Duma y el Zar decidieron avanzar inmediatamente sobre la Lituania Sueca, pero la campaña nunca tuvo lugar.

Asedio de Pskov (agosto de 1.581 a febrero de 1.582)

Báthory aceleró la formación de los húsares, una nueva tropa de caballería bien organizada que reemplazaba al tributo feudal. Del mismo modo, mejoró un sistema de artillería que ya era efectivo y reclutó cosacos. Báthory reunió a 56.000 soldados, 30.000 de ellos de Lituania, como parte de una campaña más amplia. Con las reservas de Ivan en Pskov y Novgorod para protegerse de una posible invasión sueca, la ciudad cayó el 30 de agosto de 1.579. Báthory luego nombró a un aliado cercano y poderoso miembro de su corte, Jan Zamoyski, para dirigir una fuerza de 48.000 incluyendo 25.000 hombres de Lituania, contra la fortaleza de Velikie Luki que capturó el 5 de septiembre de 1.580. Sin mayor resistencia significativa, las guarniciones como Sokol, Velizh y Usvzat cayeron rápidamente.

En agosto, Báthory se dirigió a Pskov con un ejército de 50.000, además de los polacos y lituanos, unos 25.000 mercenarios europeos, entre los cuales se encontraban alemanes, daneses, británicos y húngaros. Los primeros destacamentos del ejército polaco-lituano, aparecieron en las murallas de Pskov el 18 de agosto de 1.581. Esta acción cortó por completo las fuerzas rusas del territorio de Livonia. La principal fuerza invasora llegó y comenzaron a asediar la ciudad del 24 al 26 de agosto. El príncipe Vasili Skopin-Shuisky estaba nominalmente a cargo de la defensa de Pskov, pero el príncipe Ivan Shuisky fue quien realmente lo implementó. Este último tenía hasta 4.000 dvoryane, streltsi y 4.000 jinetes cosacos y unos 12.000 ciudadanos armados de Pskov y sus alrededores a su disposición.

Pronto, se tomaron los suburbios de la fortaleza Voronich y Ostrov, y el 26 de agosto las tropas se acercaron a Pskov desde el sur.

Con el fin de intimidar a los habitantes de Pskov, se llevó a cabo alarde con las tropas, que fue presidida por el rey polaco Stephan Bathory y el comandante el hetman Jan Zamoysky.

Asedio de Pskov (agosto de 1.581 a febrero de 1.582). Stephan Bathory durante el asedio. Autor Jan Matejko

Los polacos durante mucho tiempo no pudieron elegir un lugar para el campamento, porque la artillería de Pskov, y la del monasterio de San Panteleimon, los acosaba constantemente. Después de buscar desde el 28 de agosto, comenzaron a construir un campamento cerca del monasterio de San Panteleimon en Promezhitsy.

Por orden de Iván Shuisky, los defensores quemaron todos los suburbios fuera de las murallas de la ciudad, privando así a Stephan Bathory de los alojamientos.

Bathory, se decidió asaltar la sección de muralla de la fortaleza entre las torres de Svinuzskaya y Pokrovskaya. El 1 de septiembre comenzó el trabajo de asedio. Las trincheras comenzaron a ser excavadas en el sitio elegido, el 4 de septiembre, comenzaron a organizar recorridos, casas de troncos y otros refugios para repeler los ataques de Pskov, así como para instalar artillería.

Después de un bombardeo de dos días de Pskov, consiguieron abrir una brecha en la murallas entre las torres Pokrovskaya y Svinuzskaya, los defensores cavaron una zanja profunda detrás de ella y erigieron una empalizada de madera. El 8 de septiembre, a las 5 de la mañana, comenzó el asalto general. Los destacamentos de Bathory pudieron capturar la torre Svinuzskaya que fue volada por una mina y sus polacos se atrincheraron en ella, pero no pudieron penetrar en la ciudad, porque fueron bloqueados por una zanja profunda, que no pudieron superar. El asalto general fue rechazado. La feroz batalla terminó con la derrota de las tropas de Bathory. Los atacantes perdieron 5.000 muertos y 1.620 heridos. Sin perder un minuto, los defensores comenzaron a erigir una empalizada de madera, la mañana siguiente los polaco-lituanos vieron asombrados, que en lugar de los huecos ya había una pared de madera.

Asedio de Pskov (agosto de 1.581 a febrero de 1.582). Los rusos rechazando el asalto polaco-lituano del 8 de septiembre. Autor Karl Briullov;

Los atacantes intentaron volar las murallas minas, cavaron galerías, pero el 24 de septiembre, los defensores que habían excavado contra-minas y las explotaron destruyendo las excavaciones del enemigo. Hubo un total de nueve.

Ante el fracaso, Bathory ordenó que la ciudad fuera incendiada, durante todo el día, una batería ubicada cerca del monasterio Mirozhsky, bombardeó la ciudad con granadas incendiarias. Pero los conatos de incendios pronto se extinguidos.

El inicio del frío temprano trajo muchos problemas a los atacantes, que no habían contado con la campaña de invierno. Faltaban de municiones, forrajes, alimentos. Las deserciones se habían vuelto más frecuentes. Las continuas salidas de Pskov infligieron un daño enorme. Las acciones de los partisanos rusos se intensificaron.

Asedio de Pskov (agosto de 1.581 a febrero de 1582). Plano del asedio y acciones. Autor Jan Matejko

A fines de octubre, Stephan Bathory recibió refuerzos de Riga y comenzó a prepararse para un nuevo asalto general a la ciudad. La preparación de artillería duró cinco días. En la mañana del 2 de noviembre, todos los que podían sostener un arma fueron empleados para al ataque. Pero, habiendo entrado en el hielo del Gran Río, fueron dispersados por la artillería Pskov.

Convencido de la inutilidad de los asaltos, Batory, el 5 de noviembre, ordenó a las tropas retirarse al campamento, y ordenó el bloqueo de Pskov.

En noviembre, algunas fuerzas polacas atacaron el monasterio Pskovo-Pechorsky, pero fue en vano.

Iván el Terrible envió varios destacamentos a Pskov, pero solo el de Streletsky con 500 efectivos pudo pasar.

El 1 de diciembre, el Rey abandonó el asedio junto con la mayoría del ejército lituano, voluntarios y mercenarios alemanes, húngaros, rumanos y bohemios. El mando de las fuerzas restantes quedó bajo las órdenes de Jan Zamojski. Al mismo tiempo, durante el asedio en 1.581, las incursiones de caballería polacas devastaron muchas regiones de Rusia, llegando al Volga y al lago Ladoga.

Asedio de Pskov 1.581. El rey Stephan Bathori dejando Pskow el 1 de diciembre. Autor Stanislaw Eugeniusz Bodes

Durante el duro invierno de 1.581-82, el resto del ejército sitiador se habría amotinado, a no ser por la voluntad de hierro del canciller Zamojski. El canciller mantuvo el bloqueo, aunque los partisanos rusos habían estado activos en el área de Pskov, atacando a los forrajeros enemigos y las comunicaciones.

Pero el 4 de enero, los combatientes de Pskov hicieron la salida a gran escala, en la que participaron aproximadamente 2.000 soldados, los asediadores perdieron 80 señores nobles y varios miles de haiduks.

El asedio se prolongó, sin que ninguno de los lados pudiera terminarla. La moral del ejército europeo se rompió, las enfermedades y la deserción comenzaron en el campamento del enemigo. El enemigo, no preparado para el invierno, comenzó a desgastarse por el frío. Los mercenarios que querían ganar dinero, pero no la muerte, cada vez más abandonaban el campamento enemigo. Mientras tanto, las negociaciones diplomáticas, en las que se involucró el Vaticano, llevaron al fin de las hostilidades.

Sin embargo, el apoyo financiero del parlamento polaco estaba disminuyendo, y Báthory no lograba atraer a las fuerzas rusas en Livonia a campo abierto antes de la llegada del invierno. Sin darse cuenta de que el avance polaco-lituano estaba en decadencia, Iván firmó la tregua de Jam Zapolski.

Durante la misma Báthory e Ivan IV finalmente firmaron el tratado de Jam Zapolski el 15 de enero; Rusia renunció a sus reclamaciones de Livonia y Polotsk y, a cambio, la Mancomunidad devolvió los territorios rusos que sus ejércitos habían capturado. El 4 de febrero de 1.582, los últimos destacamentos del ejército polaco-lituano abandonaron los alrededores de Pskov.

Durante los cinco meses de asedio, la guarnición de Pskov realizó 46 salidas, principalmente en noviembre y diciembre, soportaron 31 asaltos por parte de las tropas polaco-lituanas.

Las pérdidas polaco-lituanas ascendieron a 24.000 soldados, más de 100 nobles murieron, incluido el comandante húngaro. Por parte de los defensores

Final de la guerra

El fracaso del asedio sueco de Narva en 1.579 condujo al nombramiento de Pontus de Gardie como comandante en jefe. Las ciudades de Kexholm y Padis fueron tomadas por las fuerzas suecas en 1.580 y luego, en 1.581, concurrentemente con la caída de Wesenberg, un ejército mercenario contratado por Suecia recapturó la estratégica ciudad de Narva. Un objetivo de las campañas de Juan III, ya que podía ser atacado tanto por tierra como por mar, la campaña hizo uso de la flota considerable de Suecia, pero los argumentos posteriores sobre el control formal a largo plazo obstaculizaron cualquier alianza con Polonia. Tras la toma de la ciudad por La Gardie y en represalia por las masacres rusas anteriores, murieron 7.000 rusos de acuerdo con la crónica contemporánea de Russow. La caída de Narva fue seguida por las de Ivangorod, Jama y Koporye, dejando a Suecia satisfecha con sus ganancias en Livonia.

Las negociaciones subsecuentes dirigidas por el legado papal jesuita Antonio Possevino resultaron en la tregua de 1.582 de Jam Zapolski entre Rusia y la mancomunidad Polaco-Lituana. Esto fue una humillación para el zar, en parte porque solicitó la tregua. Según el acuerdo, Rusia entregaría todas las áreas de Livonia que todavía conservaba y la ciudad de Dorpat a la mancomunidad de Polonia y Lituania, mientras que Polotsk permanecería bajo el control de la Mancomunidad. Cualquier territorio sueco capturado -específicamente Narva- podría ser retenido por los rusos y Velike Luki sería devuelto desde el control de Báthory a Rusia. Possevino hizo un intento poco entusiasta de tener en cuenta los deseos de Juan III, pero el Zar lo vetó, probablemente en complicidad con Báthory. El armisticio, que no alcanzó un acuerdo de paz total, duró diez años y se renovó dos veces, en 1.591 y 1.601. Báthory fracasó en sus intentos de presionar a Suecia para que renunciara a sus logros en Livonia, particularmente en Narva.

Tras una decisión de Juan, la guerra con Rusia terminó cuando el Zar concluyó la tregua de Plussa (Plyussa, Pljussa, Plusa) con Suecia el 10 de agosto de 1.583. Rusia renunció a la mayor parte de Ingria, pero dejó a Narva e Ivangorod bajo control sueco. Originalmente programado para durar tres años, la tregua ruso-sueca se extendió más tarde hasta 1.590. Durante las negociaciones, Suecia hizo grandes demandas del territorio ruso, incluido Novgorod. Si bien estas condiciones fueron probablemente solo para propósitos de negociación, pueden haber reflejado las aspiraciones suecas de territorio en la región.

 

Secuelas de la guerra

El ducado de Courlandia y Semigallia de la posguerra al sur del río Duina (Daugava) experimentó un período de estabilidad política basado en el tratado de Vilnius de 1.561, modificado posteriormente por la 1.617 Formula regiminis y Statuta Curlandiæ, que otorgaba derechos nobiliarios adicionales a los nobles indígenas a expensas del duque. Al norte de Düna, Báthory redujo los privilegios que Segismundo le había otorgado al ducado de Livonia, con respecto a los territorios recuperados como botín de guerra. Los privilegios de Riga ya habían sido reducidos por el tratado de Drohiczyn en 1.581. El polaco reemplazó gradualmente al alemán como idioma administrativo y el establecimiento de voivodatos redujo la administración alemana del Báltico. El clero local y los jesuitas en Livonia adoptaron la contrarreforma en un proceso asistido por Báthory, quien le confiscó los ingresos y propiedades de la Iglesia católica romana a los protestantes, así como inició una campaña de reclutamiento en gran parte infructuosa para los colonos católicos. A pesar de estas medidas, la población de Livonia no se convirtió en masa, mientras que las tierras de Livonia en Polonia-Lituania se enajenaron.

En 1.590, la tregua ruso-sueca de Plussa expiró y los combates se reanudaron, mientras que la posterior guerra ruso-sueca de 1590-5 terminó con el tratado de Teusina (Tyavzino, Tyavzin), en virtud del cual Suecia tuvo que ceder Ingria y Kexholm a Rusia. La alianza sueco-polaca comenzó a desmoronarse cuando el rey polaco y gran duque de Lituania Segismundo III, que como hijo de Juan III de Suecia (murió en 1592) y Catalina Jagello, fue la sucesora del trono sueco, se encontró con la resistencia de una facción dirigido por su tío, Carlos de Södermanland (más tarde Carlos IX), que reclamó la regencia en Suecia para sí mismo. Suecia entró en una guerra civil en 1.597, seguida por la guerra contra Segismundo 1.598-99 , que terminó con la deposición de Segismundo por parte del parlamento sueco.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-05. Última modificacion 2019-02-05.
Valora esta entrada