Edad Moderna Guerras Polaco-Rusas (1486-1677) Guerra Polaco-Rusa o de Smolensko (1632-34)

Guerra Polaco-Rusa o de Smolensko (1.632-34)

Antecedentes

El zarato Ruso, que se había recuperado algo del Período Tumultuoso, tenía el objetivo de adueñarse de Smolensko, que había cedido a la Mancomunidad en 1.615 en la paz de Deúlino que puso fin a la guerra Polaco-Rusa (1.605-18). Smolensko era la capital del voivodato de Smolensko, pero la plaza había sido muy disputada y había cambiado varias veces de manos durante los siglos XV, XVI y siglo XVII, desde la época de las guerras Moscovita-Lituanas.

En 1.620 los suecos habían propuesto al zarato Ruso una alianza, que no fue aprobada por la desconfianza rusa ante las intenciones suecas, aunque a lo largo de la guerra de los Treinta Años (1.618-48), Rusia suministró cereales a precios baratos al bando protestante.

En 1.630, el número del ejército ruso se incrementó a 92.500 efectivos. Sin embargo, el mando ruso no podía usar más de un cuarto de estas fuerzas en operaciones ofensivas. Aproximadamente 70.000 efectivos estaban dedicados al servicio de guarnición de las ciudades. La necesidad de una reforma militar era obvia. A principios de 1.630, se emitieron órdenes en Yaroslavl, Uglich, Kostroma, Vologda, Veliky Novgorod y otras ciudades sobre el reclutamiento de boyares para el servicio del Zar. Dos de ellos iban a formar dos regimientos de soldados, 1.000 efectivos cada uno. Se suponía que Alexander Leslie y Franz Tsetsner, contratados en el extranjero, debían enseñarles las técnicas militares occidentales. A todos los soldados de los boyardos se les prometió un salario de 5 rublos al año y un altyn para el alimento diario.

Cada soldado recibió un arma oficial, pólvora y plomo. Así que en Rusia comenzó a crear los regimientos del modelo.

Por orden directa del rey sueco, se transfirió la tecnología secreta de fabricar cañones ligeros de campaña, cuyo uso en el campo de batalla había dado al ejército sueco una seria ventaja sobre los enemigos. A principios de 1.630, el maestro artillero sueco Julius Coet llegó a la capital rusa y estableció nuevos cañones en Rusia. En 1.632, se fundaron las fábricas militares de Tula y Kashira, las fundiciones de hierro y las empresas de fabricación de hierro bajo la dirección técnica de otro enviado sueco, Andrei Vinius. Es cierto que la ayuda del gobierno sueco en la modernización de la producción militar rusa y la contratación de especialistas europeos se pagó generosamente mediante el suministro de trigo ruso.

En 1.632, Segismundo III Vasa, rey de Polonia y gran duque de Lituania, murió. Aunque la nobleza de la Mancomunidad escogió rápidamente a su hijo Vladislao IV Vasa para sucederle, las potencias vecinas, que esperaban retrasos en el proceso electoral, pusieron a prueba la aparente debilidad de la Mancomunidad. El rey sueco Gustavo II Adolfo envió una propuesta de alianza para declararle la guerra a la Mancomunidad al zarato Ruso y al imperio Otomano.

La guerra fue contemporánea de la guerra de los Treinta Años (1.618-48) que se libraba en el resto de Europa y en la que Suecia participaba.

El ataque a la Mancomunidad evitaría que el ejército sueco en Alemania tuviera abierto un nuevo frente con la entrada de la Mancomunidad en la coalición católica encabezada por los Habsburgo, a los que se les permitía reclutar voluntarios en Polonia.

El 20 de junio de 1.632, se celebró una reunión del Zemsky Sobor (Asamblea de la Tierra), uno de los principales partidarios de la guerra era el padre del zar Miguel I, el patriarca Filareto, que representaba al bando anti-polaco en la corte, en la sesión se aprobó la decisión de iniciar una guerra con la Mancomunidad. Para poder reclutar un ejército para la guerra, el Zarato tuvo que reducir de modo importante los regimientos y los efectivos de las guarniciones de las ciudades situadas en las fronteras del sur. Los khanes de Crimea no tardaron en aprovechar esta situación para emprender una campaña en la que participaron 20.000 tártaros que devastaron los uyezd (provincias) de Mtsensk, Novosil, Oriol, Karáchev, Livny y Yeléts. El Khan de Crimea había violado la estricta prohibición de su señor, el sultán otomano Murad IV, que en ese momento estaba interesado en mantener relaciones aliadas con Moscú.

El ejército ruso partió al oeste al mando de Mijaíl Borisovich Shein, que había defendido Smolensko del asedio polaco en 1.609-11, incumpliendo con ello por unos meses los términos de la paz de Deúlino.

Sin embargo, la muerte del rey sueco en 1.632 impidió que los planes para la posible alianza entre su país y Rusia fructificasen, pues el canciller y regente de la reina Cristina, Axel Oxenstierna, no recibió a la embajada rusa que acudió a Estocolmo hasta marzo de 1.633.

La Mancomunidad no estaba preparada para la guerra: en 1.631 el ejército real contaba con apenas 3.000 soldados. La guarnición de Smolensko estaba compuesta por 500, y la mayoría de las guarniciones de los territorios fronterizos no las componían soldados del ejército regular o militares mercenarios, sino de entre 100 y 200 voluntarios locales. Enterados de que Rusia estaba preparándose para la guerra, en la primavera de 1.632 el Sejm (parlamento polaco-lituano) incrementó el tamaño del ejército reclutando 4.000 hombres más. A mediados del año, el vice-voivoda de Smolensko, Samuel Drucki-Sokolinski, tenía unos 500 soldados de pospolite ruszenie (movilización de masas), y unos 2.000 hombres más entre soldados regulares y cosacos. En mayo el Sejm acordó la ampliación del tamaño del ejército, pero el gran hetman Lew Sapieha, se mostró en contra de ello, argumentando que las tropas disponibles eran suficientes y que no habría guerra. De todos modos, el hetman lituano Krzysztof Radziwiłł reclutó 2.000 hombres más. Por su parte, Adam Kisiel y el hetman del reino Stanislaw-Koniecpolski se reunieron con el consejo de cosacos, del que obtuvieron una promesa de ayuda de los cosacos zaporógos, que llegarían en agosto de 1.633.

Hasta agosto de 1.632, el gobierno ruso no pudo decidirse a realizar acciones ofensivas y solamente el 9 de agosto Shéin recibió la orden de partir de Moscú y dirigirse a Mozhaisk. Las fuerzas rusas se reunieron en tres puntos: la fuerza principal de Shéin en Mozhaisk, en Rzhev se formó el regimiento de Semión Prozorovski e Iván Kóndryrev, y en Kaluga, el regimiento de Bogdán Nagói. El cuerpo principal debía avanzar desde Mozhaisk a Dorogobuzh y de allí a Smolensko.

Los regimientos de Prozorovski y Nagói debían tomar la fortaleza de Bely (actual Tver) y otras ciudades y fortalezas y unirse al regimiento de Shéin cerca de Smolensko. Según el plan, el ejército enviado a conquistar la ciudad debería alcanzar 32.000 efectivos. El ejército estaba en su mayoría modernizado según el modelo de Europa Occidental, constituido por los regimientos de nuevo modelo. Se incorporaron al ejército contingentes tártaros, baskires y chuvasios. Sin embargo no se alcanzó tal cifra, quedándose en 23.961 soldados y 151 cañones de campaña, y 7 morteros. Las fuerzas incluían 3.463 mercenarios de Holanda, Escocia, Suecia, Alemania e Inglaterra. Estos estaban divididos en cuatro regimientos bajo el mando de Alexander Leslie, Hans Friedrich Fuxa, Carl Jacob Harsleben y Thomas Sanderson.

Guerra Polaco-Rusa o de Smolensko. Campañas en el año 1.633

Comienzo de las hostilidades

El 10 de octubre de 1.632, Shéin recibió la orden de adelantarse hasta Viazma. Dos días después, parte de las tropas de Kaluga, bajo el mando del kniaz (duque) Iván Gagarin tomaron bajo control la ciudad de Serpeisk y el día 18 la de Dorogobuzh que cayó ante las tropas de Fiódor Sujotin. En los siguientes días cayó la ciudad de Bely ante el kniaz Prozorovski y entre noviembre y diciembre los rusos aseguran sus posiciones en la región fronteriza conquistando Nével, Róslavl, Starodub, Póchep, Sébezh, Trubchevsk y Surazh, completando en tres meses la conquista de parte de Severia y la región de Cherníhiv.

El 5 de diciembre el ejército de Shéin reunió sus fuerzas cerca de Smolensko. Sin embargo, no era fácil tomar Smolensko, ya que la ciudad estaba protegida por una serie de enormes obstáculos naturales y artificiales. El núcleo de la ciudad estaba rodeado por un muro de casi 50 pies (15 m) de alto y 15 pies (5 m) de espesor. 38 bastiones reforzaron esta defensa. Aunque esas fortificaciones se habían dañado considerablemente durante el asedio de 1.609–11, los polacos recientemente habían dedicado gran atención a su reparación. Los habían aumentado al erigir un fuerte de 5 bastiones al oeste de la ciudad (conocido como el fuerte del rey Segismundo), que estaba equipado con su propia artillería y pasajes secretos subterráneos para facilitar las incursiones y el contra-minado. Al norte, la ciudad fue defendida por el río Dnieper y al este por un pantano inundado. El lado sur de la ciudad, en consecuencia, ofreció el enfoque más prometedor para un asalto, pero aquí los polacos habían construido una muralla de tierra fuerte y empalizada.

Desertores de la ciudad informaron de que la guarnición estaba compuesta por unos 7.000 efectivos, de los cuales 600 de infantería regular, 600 de caballería regular y 250 cosacos, el resto eran civiles movilizados, la guarnición tenía suficientes suministros de alimentos, pero andaban escasos de municiones; por lo que Shéin tomó la decisión de preparar su asedio. A 6 verstás (5,5 kms) de Smolensko, en la orilla izquierda del río Dniéper Shéin mandó construir un ostrog (campamento) y dos puentes a través del río. Se enviaron tropas al powiat de Orsha y al voivodato de Mstislavl con la intención de bloquear el avance de las tropas de Aleksander Korwin Gosiewski.

Asedio de Smolensko (1.633-34). Vista del asedio

Asedio de Smolensko (1.633-34)

Despliegue ruso

Shéin ordenó al coronel Mattison que ocupara la colina Pokrowska al norte de la ciudad de Smolensk en el lado opuesto del Dniepr. El lugar era claramente el más adecuado para el emplazamiento de las baterías de artillería. Al oeste de la ciudad, Shein estacionó las formaciones del príncipe Prozorovsky, que tenía a sus espaldas el rio Dnieper, encerró el resto de su campamento con un enorme semicírculo de movimientos de tierra (solo el muro tenía más de 30 pies de altura). Su propósito era amenazar las murallas polacas en su flanco derecho y servir como la primera línea de defensa contra cualquier ejército polaco de socorro proveniente del oeste. Entre Prozorovsky y las murallas de Smolensko, Shein colocó la infantería de Van Damm y la caballería pesada de d’Ebert, el coronel Alexander Lesley, el coronel Thomas Sanderson y el coronel Tobias.

Unzen, al mando del cuerpo principal de las fuerzas rusas (casi 29.000 hombres) se posicionaron a lo largo del perímetro de las empalizadas del enemigo hacia el sur. Al este, Carl Jacob y un millar de infantería rusa de nueva formación formaron una pantalla detrás del pantano inundado. 4 kms más al este, en una bolsa formada por la curva del río Dnieper, estaba el propio campamento fortificado de Shein. El campamento de Shein no solo protegió los carros y las almacenes del ejército, sino también dos puentes de pontones que los moscovitas habían erigido a través del río Dniepr para asegurar las comunicaciones con Dorogobuzh, donde se almacenaban las reservas de alimentos.

Shein desde el principio se sintió incómodo por la falta de artillería de asedio. Las fuertes lluvias a fines de la primavera y principios del verano de 1.632 habían convertido los caminos en lodo. En aras de la sorpresa, Shein había decidido avanzar en Dorogobuzh, dejando atrás la mayoría de sus cañones más pesados. Así, los moscovitas solo tenían 70 piezas de artillería ligera en octubre. El resto de la artillería de campaña de calibre medio no se entregó a Shein hasta finales del año. Les costo hasta marzo de 1.633 (cinco meses después de iniciado el asedio) a los rusos llevar los 19 cañones de asedio pesadas de su arsenal en Moscú al campamento de Shein en el río Dnieper. Parte del retraso se debió al gran tamaño y peso de las piezas de asedio, se requirieron más de 450 carromatos para llevar los cañones, los disparos y la pólvora a la zona de operaciones.

Asedio de Smolensko (1633-34). Plano del asedio

 

Primeros asaltos

Sin cañones pesados, y artillería de asedio en particular, Shein no pudo efectuar un bloqueo cercano de Smolensko. Los polacos se beneficiaron enormemente de eso.

En el invierno de 1.632-33. Las tropas rusas se limitaron al bloqueo de la fortaleza (e incluso entonces no estaba completo). Solo en la noche de Navidad hubo un intento de asalto por sorpresa, pero los polacos estaban en guardia y los sitiadores detuvieron el ataque.

El ejército polaco-lituano del voivoda Gosiewski, reforzado por el hetman de Lituania y voivoda de Vilna, Krzysztof Radziwiłł se hallaba a unos 30 kms de Smolensko, en Krasne, adonde habían acudido desde Orsha vía Bajow y sus tropas no superaban los 6.000 hombres. La guarnición reforzada por la pospolite ruszenie de la nobleza local al mando del príncipe Samuil Drucki-Sokolinski, necesitaba urgentemente nuevos refuerzos y municiones. Las fortificaciones de la ciudad habían sido recientemente mejoradas con bastiones de traza italiana. A pesar de los esfuerzos rusos, Gosiewski consiguió enviar a la guarnición 300 hombres en la noche del 26 de febrero de 1.633; el ejército ruso aniquiló un segundo contingente en la mañana del día 27 de febrero. Luego Gonsevskiy logró pasar 600 personas más y municiones necesarias para la guarnición a través de los montes Prokowska. Esto permitió a la guarnición repeler los ataques rusos y resistir hasta que se acercara el ejército real. Shéin ordenó redoblar la vigilancia en este sector como consecuencia de los intentos polaco-lituanos de auxiliar a los cercados.

En los primeros días de marzo de 1.633, llegó de Moscú la artillería de asedio rusa, de manufactura en su mayoría occidental, más pesada de la que Shéin había llevado consigo en diciembre de 1.632. Tras el asentamiento de las piezas, el ejército ruso empezó el bombardeo de la ciudad.

El 26 de mayo, se abrió una brecha en la muralla y se dio comienzo al asalto. Sin embargo, tras la brecha, el ejército ruso se encontró con un terraplén de tierra con artillería que detuvo el asalto.

El 10 de junio se dio una nueva acometida tras la explosión de una mina, pero el intenso fuego de artillería al que fueron sometidas las tropas rusas les obligó a retroceder. Tras estas frustradas iniciativas, Shéin abandonó las tentativas de tomar la ciudad por asalto y reanudó el asedio, derruyendo las fortificaciones de la ciudad, de las cuales había caído ya una torre. En junio de 1.633, comenzaron las deserciones de los soldados polaco-lituanos y algunos comenzaban a hablar de rendirse.

 

Reacción polaca

Pese a las dificultades, la ciudad aguantaba. Mientras tanto, el Sejm y el nuevo rey electo Vladislao organizaban un ejército de auxilio. El Sejm, tras serle notificada la invasión rusa el 30 de octubre de 1.632, había comenzado a discutir desde noviembre la posibilidad de crearlo. No obstante, el proceso se retrasó hasta la primavera, cuando sancionó oficialmente la declaración de guerra, autorizó un gran pago (6,5 millones de zlotys, la mayor contribución del reinado de Ladislao IV) para organizar un ejército adecuado, y creó una comisión compuesta por 21 diputados y 4 senadores (Stanisław Koniecpolski, Jacobo Sobieski, Albrecht Stanisław Radziwiłł y Stanisław Lyubomirsky) para planificar lo que se necesitaba para la guerra. El ejército tendría alrededor de 21.500 hombres e integraría 24 chorągiew (banderas de unos 100) de húsares alados (unos de 3.200 jinetes), 27 chorągiew de caballería ligera (alrededor de 3.600), 10 escuadrones de reiters (alrededor de 1.700 jinetes), 7 regimientos de petyhorcy lituanos (alrededor de 780 jinetes), 7 grandes regimientos de dragones (en torno a de 2.250 hombres) y 20 regimientos de infantería (aproximadamente 12.000 soldados). Unos 10.000 soldados de infantería serían encuadrados según el modelo occidental, que anteriormente no era común en las fuerzas armadas de la Mancomunidad.

En el verano de 1.633, el ejército entre 20.000 y 25.000 hombres se fue acercando a las proximidades de Smolensko liderado personalmente por el rey Ladislao. Alcanzó Orsha el 17 de agosto; a primeros días de septiembre, el cuerpo principal, de unos 14.000 hombres ya estaba aproximándose a Smolensko. El ejército ruso, recientemente reforzado, alcanzaba los 25.000 soldados. Solo cuando llegaron los contingentes cosacos al mando de Tymosz (Timofi) Orendarenko el 17 de septiembre la Mancomunidad obtuvo superioridad numérica. Los cosacos, bajo el mando de Ondarenko y el gran hetman Marcin Kazanowski, se dedicaron a realizar escaramuzas tras la retaguardia rusa, dejando libres a las unidades de Radziwiłł y Gosiewski para unirse al esfuerzo de romper el sitio.

Asedio de Smolensko (1.633-34). Húsares polacos

El hermano de Vladislao, Juan, mandaba uno de los regimientos del ejército. El rey Ladislao fervoroso partidario de la modernización del ejército de la Mancomunidad, demostró ser un buen estratega, y sus innovaciones en el uso de la artillería y las fortificaciones basadas en las ideas occidentales contribuyeron en gran medida para la victoria final polaco-lituana. Reemplazó los antiguos arcabuceros y mosqueteros, y estandarizó la artillería de la Mancomunidad introduciendo cañones de 3 a 6 libras, ambas medidas de gran efecto.

El 28 de agosto de 1.633, el rey Vladislao ordenó el asalto de las fortificaciones rusas. El esfuerzo principal del ejército polaco estaba dirigido a la montaña Pokrowska, donde la defensa era considerada la más débil. Se enviaron 8.000 soldados de infantería y caballería contra el regimiento de Yuri Mattison, que tenía unos 1.300 efectivos. Sin embargo, los soldados rusos sostuvieron las fortificaciones en la montaña, los polacos no pudieron romper sus defensas y se retiraron

El 7 de septiembre, Vladislao lanzó ataques de distracción contra Mattison y Prozorovsky que hicieron posible el transporte de aún más hombres y suministros a Smolensko. El asedio de Smolensko había sido efectivamente levantado. El ejército moscovita ahora estaba dividido en dos; casi 20 km separaban a Shein de los destacamentos aislados que aún ocupan posiciones al oeste de Smolensko.

El 11 y 12 de septiembre, el ejército polaco-lituano volvió a atacar el monte Pokrowska. El regimiento de Mattison volvió a mostrar perseverancia y rechazó todos los ataques, pero el 13 de septiembre, el comandante Shein ordenó abandonar la posición.

El 21 de septiembre, a pesar de las contramedidas rusas, los polacos lograron destruir las obras defensivas de Mattison hacia el norte y el oeste. Creyendo que el monte Pokrowska era insostenible, Shein ordenó que fuera evacuado.

Asedio de Smolensko (1633-34). Plano del asedio y movimientos

El 18 de septiembre, los polacos atacaron las posiciones del sudoeste del ejército ruso, que eran defendidas por un regimiento de soldados de Heinrich von Damm, que disponía de 1.300 efectivos. Todos los ataques polacos fueron rechazados, pero el 19 de septiembre, Shein ordenó que esta posición fuera abandonada. El comandante en jefe redujo el frente de la defensa, ya que las tropas estaban muy desgastadas no podían mantener.

El 20 de septiembre, las principales batallas fueron en el sureste, allí el príncipe Prozorovsky mantuvo la defensa. En la noche del 27 de septiembre, los polacos comenzaron una serie de asaltos continuos. Impotente para resistir la presión y consciente de que algunas de sus tropas extranjeras ya se habían abandonado al enemigo, a finales de septiembre, Shein le ordenó a Prozorovsky que abandonara su enorme fortaleza y se retirara al campamento principal ruso. Esta retirada implicó dejar toneladas de armas, pólvora y suministros detrás. Prozorovsky intentó hacer explotar ese equipo militar antes de su partida, pero un repentino aguacero desafortunadamente apagó las mechas y su arsenal fue capturado por el rey polaco intacto.

Sin embargo, el ejército de Shein aún conservaba la capacidad de combate y podía retirarse para continuar la lucha, pero para esto era necesario abandonar la artillería. El comandante en jefe no se atrevió a tomar una decisión tan difícil y ordenó la construcción de nuevas fortificaciones. El 9 de octubre, el ejército polaco-lituano, reforzado por 20.000 efectivos del ejército de Zaporozhye, Timman Arandorenko, capturó la aldea de Larks, bloqueando la carretera de Moscú, y eso bloqueaba al ejército Shein.

Batalla de Smolensko 1.634. Enfrentamiento entre rusos u polacos. Los rusos emplean regimientos nuevo modelo (mosqueteros y piqueros).

El regimiento de mercenarios del coronel Thomas Sanderson en la colina de Dziewicze y los soldados del regimiento del coronel Tobias Unzen (muerto en batalla) defendiendo la montaña Zhavoronkowe, atacado por húsares, con grandes pérdidas, consiguieron retirarse al campamento de Shein. El ejército real no podía destruir a las tropas rusas atrincheradas, pero las bloqueó completamente, rodeándolas con una línea de sus fortificaciones.

Durante cuatro meses, el asediado ejército ruso sufrió escasez de alimentos, leña y enfermedades. La invasión tártara que amenazaba las tierras fronterizas rusas meridionales era un factor que contribuía también a debilitar la defensa rusa, pues muchos soldados y boyardos de esas regiones desertaban del campamento ruso para volver a defender sus tierras.

Batalla de Smolensko 1634. Autor Juliusza Kossaka

A mediados de febrero de 1.634, bajo la presión de los coroneles alemanes, Shein acordó comenzar las negociaciones con el rey polaco sobre los términos de la rendición “honorable”. Según los términos del acuerdo redactado por los voivodas rusos y Christopher Radziwill, que se firmó el 21 de febrero, los regimientos rusos con armas personales, banderas, 12 cañones de campaña, pero sin artillería de asedio y bienes de equipaje recibieron el derecho de retirarse sin problemas a su frontera. La condición más difícil para la capitulación era el tema de la entrega de todos los desertores. Shein sacó a 8.056 soldados de Smolensko, y cerca de 2.000 heridos y enfermos serían tratados en el campamento, una vez sanados debían regresar a Rusia. Además, la mitad de los mercenarios se pasaron al servicio del rey polaco.

Capitulación del ejército ruso ante Vladislao en 1634

 

Otros combates

Otras ciudades y fortalezas de la región fueron escenario de batallas más pequeñas. Las fuerzas rusas capturaron varias importantes localidades durante su avance en 1.632. Por añadidura, en julio de 1.633, los rusos tomaron las ciudades de Pólatsk, Vélizh, Usviaty y Ozerishche. En Polostk se libraron encarnizados combates para conquistar la ciudad y la fortaleza. Sin embargo, los ataques sobre Vítebsk y Mstislaw fueron rechazados. Las fuerzas polacas asediaron Putivl, pero debido a la deserción de sus aliados cosacos se vieron forzados a retirarse.

En otoño de 1.633, las fuerzas de la Mancomunidad recuperaron Dorogobuzh, un importante lugar para las vías de suministros rusos desde su captura en el avance del año anterior. Este hecho malogró los planes rusos de enviar refuerzos al ejército de Shéin, aunque los rusos no empezaron a reunir un cuerpo de 5.000 hasta enero de 1.634. Ese mismo otoño, Stanisław Koniecpolski desbarató una incursión otomana en el sur de la Mancomunidad, con lo que su tropa se ocupó del asedio a la ciudad rusa de Sevsk. Aunque no consiguió tomarla, retuvo a grandes cantidades de refuerzos rusos, impidiéndoles que llegaran a Smolensko. Tras el levantamiento del asedio de Smolensko en la primavera de 1.634, el ejército de la Mancomunidad se dirigió a la fortaleza de Bely, que cercó infructuosamente. No obstante, Ladislao sí logró apoderarse de Viazma

Shéin empezó las negociaciones para la rendición en enero de 1.634, y en febrero ya estaban en plena marcha. Los rusos finalmente firmaron la rendición el 25 de febrero y el 1 de marzo evacuaron su campamento (algunos historiadores dan esta última fecha para la rendición de Shéin). Según los términos de la rendición, los rusos debían abandonar la mayor parte de la artillería, pero se les permitió conservar sus estandartes tras una ceremonia en la que los depositaron ante el rey Ladislao. También debieron prometer no enfrentarse a las fuerzas de la Mancomunidad en los siguientes tres meses. Las fuerzas de Shéin rondaban los 12.000 hombres en el momento de la capitulación, pero 4.000 de ellos, incluyendo la mayoría de los extranjeros, inmediatamente decidieron pasarse a las filas de la Mancomunidad.

 

Tratado de Poliánovka

En la primavera de 1.634, los rusos no solo habían perdido el ejército de Shéin, sino que se hallaban amenazados por las incursiones tártaras que saqueaban el sur de Rusia. El patriarca Filareto había muerto el año anterior, y sin él el fervor por la guerra disminuyó. Incluso antes de acabar 1.633, el zar Miguel ya sopesaba cuál era la mejor manera de poner fin al conflicto. Al haber sido anteriormente elegido zar de Rusia y tener la posibilidad legal de presentar una reclamación al trono ruso, el rey Vladislao quería continuar la guerra o, dado que el plazo de paz del tratado de Altmark polaco-sueco estaba a punto de expirar, aliarse con los rusos contra Suecia. Sin embargo, el Sejm quería terminar con la contienda. Como escribió Stanisław Łubieński, obispo de Płock, dos semanas antes de la rendición de Shéin: “Nuestra felicidad se halla en permanecer dentro de nuestras fronteras, garantizando la salud y el bienestar”. Al no estar ninguno de los bandos interesado en continuar la guerra, se entablaron negociaciones, no para firmar un armisticio, sino para establecer «la paz eterna».

Las conversaciones comenzaron el 30 de abril de 1.634, y el Tratado se firmó el 14 de junio, lo que puso fin a las hostilidades. El documento pactado confirmaba el statu quo ante bellum, incluía el compromiso ruso de pagar una gran reparación de guerra (20.000 rublos en oro), la renuncia de Ladislao a su reclamación del trono ruso y la promesa de este de devolver los emblemas reales a Moscú. Algunos historiadores sostienen que desde la perspectiva rusa parece que la renuncia de Ladislao era más importante, en términos del aumento de la estabilidad interna, que la pérdida del territorio fronterizo en disputa. A pesar de no vencer militarmente, los rusos habían conseguido un triunfo diplomático.

 

Secuelas

Mientras se desarrollaban las últimas etapas de la guerra, cuando el ejército de la Mancomunidad asediaba Bely, se empezaba a perfilar una nueva amenaza para el país en las fronteras meridionales, donde el imperio Otomano concentraba fuerzas para una invasión. En razón a ese movimiento de tropas, el rey Vladislao tuvo que comenzar a redirigir las suyas hacia esa zona. Más tarde ese año, las tropas polacas bajo el mando de Stanisław Koniecpolski vencerían a las otomanas que saqueaban la región de Kamianéts-Podilski y se pondría fin a la que ahora se conoce como guerra Polaco-Otomana (1.633-34).

Ambos bandos introdujeron nuevas tácticas, unidades y equipamiento basado en los modelos occidentales en sus fuerzas armadas. No obstante, las fuerzas polaco-lituanas se mostraron más adaptadas en este nuevo modelo que las rusas. Las principales causas de la derrota rusa fueron el retraso en el traslado de la artillería de asedio a Smolensko y la continua interrupción de los suministros rusos por la caballería polaca. Se necesitaba un chivo expiatorio para justificar la derrota, por lo que Shéin fue acusado de traición y ejecutado junto a Artemi Izmáilov y su hijo Vasili el 28 de abril de 1.634. Aprendiendo de la derrota, los rusos adoptarían nuevas tácticas que les serían más exitosas en la guerra Ruso-Polaca de 1.654-57.

Tras la guerra, Ladislao entregó a los rusos la ciudad fronteriza de Serpeisk y territorios en sus alrededores con la esperanza de inducir al zar a la alianza contra Suecia. El Sejm, de todos modos, impidió que el Rey iniciara una guerra contra Suecia tras el tratado de Sztumska Wieś. Los rusos, que no veían beneficio claro en la alianza, se mostraron sin entusiasmo, por lo que la propuesta quedó en nada.

La guerra costó a la Tesorería de la Mancomunidad 4,3 millones de zlotys.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-06. Última modificacion 2019-02-06.