Edad Moderna Guerras Ruso-Tártaras (1507-1689) Conquista rusa del khanato de Siberia o de Sibir

Orígenes del khanato de Siberia o Sibir

El khanato de Siberia o de Sibir fue fundado en el siglo XV, tras el derrumbamiento del imperio de la Horda de Oro. La capital original de los khanes fue Chimguí-Turá (la actual Tiumén). Su territorio abarcaba del río Yeniséi a los Urales, y desde el océano Ártico a las estepas meridionales bañadas por los ríos Irtysh e Ishim.

El primer khan fue Taibuga, descendiente del khan On (muerto hacia 1.450), que no era de la casa de Borjigin, el clan de Gengis Kan. Fue sucedido por su hijo Joja o Hoca, y éste a su vez por su hijo Mar.

Siberia era conocida por los rusos como un país, desde donde los comerciantes de diferentes naciones obtenían una gran cantidad de pieles cálidas para el invierno de animales del bosque. En aquellos días, las pieles en los países fríos eran uno de los productos más populares en el mercado internacional, la gente rica de Rusia y del norte de Europa querían vestirse en el invierno no solo con gusto, sino también a la perfección, y debido al hecho de que la ropa hecha de materiales naturales se desgastaba rápidamente (no había productos químicos contra las polillas), así que la demanda de pieles era muy alta y su comercio un gran negocio.

Mapa de khanato de Siberia o de Sibir

Moscú capturó Kazán en 1.552, y esto le abrió el área de Perm y el río Kama al noreste de Kazán. En 1.558 a los Stroganov (familia procedente del mar Blanco), se les dio un gran feudo en lo que en ese momento era el límite oriental de Rusia, a lo largo de los ríos Kama y Chusovaya, y comenzaron a desarrollarlo. Había resistencia nativa dispersada. En 1.573, el khan de Sibir envió a su sobrino a asaltar las tierras de los Stroganov. Moscú respondió con una carta que efectivamente autorizó a los Stroganov a lanzar una guerra privada contra el Khan, pero esto no se llevó a cabo.

En ese momento, la población del khanato de Siberia se caracterizaba por una fuerte fragmentación feudal y tribal. El Khan era la nobleza tártara, que profesaba el Islam, era considerado el gobernante supremo. En el período de confrontación entre los shaybánidas, descendientes de Jochi y los Taybuginos en Siberia Occidental, se formó un poder dual: algunos de los sujetos apoyaron a los descendientes de Shiban, quienes, debido a las vastas estepas de Kazajstán, fueron ayudados por el poderoso Bukhara, otros tomaron el lado de los gobernantes indígenas de Siberia: los Taybuginos, quienes tomaron el poder de la capital, Isker, en la ribera del rio Irtysh. El khan era, sin embargo, el líder y coordinador político y militar.

La mayoría de las autoridades locales pertenecían a los vasallos específicos de Khan, los gobernantes específicos de la nobleza local: los tártaros Murza, los Khanty y los príncipes Mansi (finno-ugrianos). El khan no podía tomar todos los asuntos internos del estado bajo su control: la dificultad de moverse a lo largo de las selvas de taiga que dividían las tierras feudales siberianas afectadas, y el propio ejército de Khan consistía en los mismos señores feudales y las personas que los habían servido, a quienes habían llevado a la guerra a instancias del khan.

La movilización de las tropas se procedía lentamente: primero era necesario llevar la orden del Khan a todas las posesiones vasallas a través de densos bosques y pantanos, y luego de la misma difícil manera, los señores feudales con sus tropas tenían que acudir al lugar de reunión elegido por el Khan. En el siglo XVI, la influencia de Shaybanidas en Siberia occidental, que era ayudada por parientes ricos que gobernaron en el khanato de Bukhara, aumentó. Ante el temor de que el poder sobre toda la cuenca Obi pasara a los Shaybanidas, el gobernante de la familia Taybuginos, Ediger, decidió encontrar un aliado en la persona del zar ruso Iván IV , cuyas posesiones después de la caída de los khanatos de Kazán y Astracán se extendieron más allá de los Urales. En 1.555, Ediger envió una embajada desde Isker (Sibir) a Moscú, que en su nombre llevaba a Iván IV el juramento del vasallaje y la obligación de rendir homenaje con pieles cada año. Sin embargo, la ruta directa de Rusia a Siberia a través de las montañas boscosas de los Urales todavía era muy difícil y poco explorada, y el desvío alrededor de los Urales atravesaba el territorio de la Horda Nogay, enemigos de Rusia.

Rusia en esos años estaba empeñada en prolongadas agotadoras guerras con otros vecinos: la mancomunidad Poloco-Lituana, Suecia, y el khanato de Crimea. Por lo tanto, Iván IV no pudo proporcionar ninguna ayuda a los Taybuginos. En 1.563 llegó a Siberia occidental con un gran ejército reunido con el apoyo del gobernante de Bukhara, Abdullah II, representante del clan siberiano Shaybanida de Kuchum (Kyuchem). Un ejército disciplinado, formado por tropas de Asia Central, nogayos y kazakos, aplastó las fuerzas de los Shaybanidas y ocupó Isker (Sabir).

Ediger y su hermano co-gobernante fueron ejecutados, Kuchum se convirtió en el único gobernante supremo de Siberia Occidental. En cumplimiento del acuerdo concluido anteriormente por Ediger con el zarato de Moscú, envió el monto anual del tributo a 1.000 pieles, pero al mismo tiempo anunció la finalización de las relaciones de vasallaje y tributos con Rusia. Kuchum intentó introducir un orden de estado unificado que existía en los países desarrollados de Asia Central. Hizo mucho por el desarrollo de la educación y la propagación del Islam. Sin embargo, la nobleza feudal siberiana, que estaba acostumbrada a ser casi completamente independiente en los asuntos internos de sus posesiones, estaba insatisfecha con el deseo del Khan de fortalecer su poder.

Kuchum se vio obligado a reforzar su influencia con la fuerza militar, confiando principalmente en las fuerzas de la Horda Nogai, el khanato Kazako y Asia Central. Por lo tanto, la mayoría de la población local comenzó a percibir el poder de Kuchum como un usurpador, y su ejército personal como invasores extranjeros.

En 1.573, un destacamento militar enviado por Kuchum en una campaña de reconocimiento bajo el mando del sobrino de Khan, Mohammed Kuli (Mametkula), cruzó los Urales y alcanzó Perm, mientras se enfrentaba con la gente de los mercaderes de los Stroganov, a quienes Iván IV había concedido tierras a lo largo del río Kama. Las posesiones de los Stroganov, además, a menudo eran objeto de redadas por los príncipes de Mansiysk y Khanty. Para proteger las tierras recibidas de Iván IV, los Stroganov emplearon cosacos Volga. Los cosacos en ese momento aún no eran una clase paramilitar organizada, sino que representaban grupos étnicos bastante variados de personas libres, aunque probablemente los rusos ya prevalecían entre ellos. Por causa la hambruna, y las incursiones enemigas, que arruinó a muchas personas, se vieron obligados a abandonar sus lugares habituales e ir a buscar cualquier lugar o una vida mejor, o la muerte. Otros intentaban escapar del poder de terratenientes despóticos, terratenientes de minas y fábricas, o simplemente huyeron de la persecución de las autoridades por los delitos cometidos. Estas masas de personas se acumularon en las tierras fronterizas entre Rusia y los estados esteparios del sur, donde organizaron sus asentamientos fortificados encabezados por atamanes (líderes) en lugares de difícil acceso, vivían de la caza, pesca y servicios contratados en las fortificaciones fronterizas de los estados vecinos, realizando funciones de inteligencia militar por dinero, o simplemente robaban caravanas mercantes y ciudades ricas.

Expedición de Yermak (1.581-85)

En 1.579, en las fortificaciones de los Stroganov a lo largo del río Chusovaya, un afluente del Kama, había más de 540 cosacos, que llegaron bajo de un atamán, apodado Ermak o Yermak. Sobre el origen del atamán Yermak Timofeyev se conservan muchas historias de diferentes fuentes históricas, que se contradicen entre, siendo la mayoría de ellas solo leyendas románticas, pero se convirtió en un héroe nacional ruso.

Es difícil decir qué fue exactamente lo que motivó a los Stroganov a organizar una expedición de cosacos a Siberia. La campaña de Yermak a Siberia en el contexto general de los acontecimientos históricos parece una continuación natural de la política agresiva zarista. Sin embargo, según información convincente, Iván IV no ordenó la organización de la expedición al khanate siberiano, y los Stroganov tomaron esta decisión por su cuenta. La posición de los Stroganov en Kama y Chusovaya era, por supuesto, bastante inestable: el territorio había sido anexado recientemente al estado de Moscú, las tribus que viven en la zona a menudo hacían redadas y los musulmanes del abolido khanto de Kazán continuaban resistiendo. Los Stroganov también estaban interesados en debilitar las tropas de Kuchum, pero si fracasaba la expedición, Yermak, los Stroganov, corrían un doble peligro: Kuchum podía contraatacar y destruir todas sus posesiones; y además, los comerciantes podían fácilmente caer en desgracia con Iván el Terrible por tal provocación.

Expedición de Yermak al khanato de Siberia o Sibir (1581-85)

La expedición de Yermak estaba bien equipada, los cosacos estaban armados con armas de fuego o pishchali, de las cuales había muy pocas en las tropas de Kuchum y sus vasallos.

En 1.581, las principales fuerzas de las tropas de Kuchum se dirigieron, lideradas por el hijo del Khan, Ali (o Aley), para marchar sobre los Urales, hasta Perm. Aprovechando esto, los Stroganov, a su vez, enviaron una expedición de cosacos a Siberia. El 1 de septiembre de 1.581, 840 combatientes (en su mayoría cosacos del Volga, pero también mercenarios tártaros y lituanos), encabezados por los atamanes Ivan Ring, Matvey Mescheryak, Nikita Pan y Yakov Mikhailov, bajo el mando supremo de Yermak, se lanzaron a las estrías (embarcaciones fluviales) cerca de la fortificación Orel-Gorod. Navegaron a lo largo del río Kama hasta la desembocadura en el río Chusovaya. Según algunos informes, cerca de Kamskaya se encontraron con el ejército de Tsarevich Ali y en la batalla subsiguiente lo obligaron a retirarse, consiguiendo llegar al río Chusovaya en 80 barcos, subió hasta la desembocadura del río Silver, y por ese río hasta el paso de Tagil en los montes Urales. En el paso Zazimovala, se había construido entre los densos bosques y las laderas de las montañas la ciudad de Kokuy. En la primavera de 1.582, los cosacos se dirigieron hacia el río Tagil en el otro lado de los Urales, siguieron por tierra firme, a través de bosques espesos literalmente arrastrando los pesados barcos por los caminos. Con increíbles esfuerzos, la expedición superó el paso; la población de Siberia, aparentemente, ni siquiera lo sabía, ya creían que era infranqueable.

Cosacos pasando barcos y mercancías de un río a otro. Pioneros Autor Nikolay Karazin

En la primavera, cuando se produjo el deshielo, el destacamento de Yermak comenzó a descender por el río Tours (Tura) en los barcos arrastrados a través del paso, navegó a Turay (actual Turinsk) al este de la región de Sverdlovsk) y se encontraron con soldados del príncipe local Yepancha, quien comenzó a disparar al enemigo desde la orilla con arcos. Sin embargo, los hombres de Yermak pudieron dispersar a los soldados locales disparando desde los cañones. El aislamiento de una posesión feudal siberiana con su baja densidad de población y el mal estado de los caminos que cruzaban la densa naturaleza de la taiga, sorprendió a los guerreros locales, cuando los cosacos aparecieron repentinamente en sus tierras, el príncipe que no sospechaba una invasión, envió de inmediato noticias del destacamento tártaro a la capital siberiana, y la noticia pronto se extendió por todo el vasto país, el ejército del Khan, como de costumbre, se reunió de manera lenta y desigual.

Las fuerzas más preparadas para el combate estaban en una campaña contra Perm. El 9 de mayo de 1.582, los cosacos y mercenarios de Yermak se enfrentaron con las tropas de seis príncipes en el río Tours (Tura) (afluente del Irtysh). Los cosacos, acostumbrados a sobrevivir en la confrontación con las fuerzas superiores del enemigo, con los que ellos mismos estaban asociados a una forma de vida alarmante, eran excelentes luchadores que se oponían hábilmente a los ataques de caballería. Con un fuego bien coordinado de cañones y mosquetes, repelieron con éxito los intentos de las tropas locales para detener su avance. El 14 de agosto, la expedición de Yermak se acercó a Chinki-Tura (Tyumen), que era la ciudad principal del Karachi siberiano, propiedad del primer vesier (ministro) del Khan, Kadir-Ali Jalair. La ciudad, que hoy lleva el nombre de la aldea de Karachino (distrito de Tobolsk de la región de Tyumen), fue capturada por los cosacos, quienes se apoderaron de ella, obteniendo una rica reserva minera y de alimentos.

Enfrentamiento entre cosacos y tártaros de Siberia o Sibir.

Batalla del cabo Chuvash (1-23 de noviembre de 1.582)

En octubre, cuando la expedición de Yermak navegó por el río Tours hasta alcanzar el río Tobol, y después dirigirse al río Irtysh hacia Isker (Sibir o Qashliq), la capital de Siberia, el khan Kuchum, finalmente había podido reunir de sus unidades de guardia personal y los destacamentos de los príncipes vasallos alcanzando los 15.000 efectivos.

Decidió enfrentarse al destacamento de Yermak en el cabo Chuvash en la confluencia de los ríos Tobol y el Irtysh. Los tártaros decidieron luchar en la orilla del río y ocultar las fuerzas de emboscada detrás de los numerosos árboles caídos en la zona. Aunque tenían dos cañones y fueron puestos en posición no dispararon durante la batalla. Envió un destacamento de tártaros, mandados por Mametqul, hijo del Khan para construir un zaseki (fuerte) e impedir el paso de los cosacos.

El 1 de octubre fue repelido un ataque cosaco de asaltar el zaseki (fuerte) tártaro en el cabo Chuvash. Los cosacos repitieron el ataque otras dos veces siendo rechazados. El 23 de octubre los cosacos intentaron asaltar la fortaleza tártara por cuarta vez. Los cosacos se acercaron al objetivo, disparando a los siberianos, éstos respondieron con disparos de flechas. Sin embargo, el fuego ruso no infligió muchas bajas entre los tártaros, que se escondían entre los árboles. Mametqul decidió lanzar un contra-ataque general, esperando derrotar a los cosacos numéricamente inferiores en un combate cuerpo a cuerpo. Los cosacos, que se colocaron en una formación cuadrada y mosqueteros en el centro abrieron fuego. Los miembros de las tribus no musulmanes de los Khanty y Mansi que formaban parte de las filas de Siberia eran en su mayoría cazadores; nunca habían participado en batallas contra soldados equipados con armas de fuego. En consecuencia, entraron en pánico y se retiraron. El resto de los tártaros procedió con la ofensiva, pero los cosacos continuaron disparando, matando a muchos siberianos. Mametqul recibió un disparo durante la batalla y escapó por poco de la captura, los tártaros lo evacuaron en bote.

Batalla del cabo Chuvash (1-23 de noviembre de 1582). El atamán cosaco Yermak Timofejeev atacando la fortaleza del khan Kutschum en el río Irtysch. Autor Vasili Súrikov

Después de que Mametqul resultase herido, el resto de las fuerzas siberianas se asustaron y se dispersaron. Kuchum huyó de Isker y ordenó a sus tropas restantes retirarse hacia el sur. Los cosacos prefirieron no perseguirlo. En cambio, se retiraron a la ciudad de Atik por la noche. Las bajas se estiman en unos 107 cosacos y 2.800 tártaros.

Después de la derrota, Kuchum y algunos de sus subordinados escaparon a la estepa de Baraba, sin embargo, la mayoría de los lugareños se negaron a seguirlo. Yermak entró en Isker (Sibir) el 26 de octubre de 1.582. Después de la batalla, el khanato de Siberia o Sibir se desintegró, el khan Kuchum desde las estepas, los siguientes años intentó reagrupar sus tropas para recuperar el Khanato.

Ocupación del khanato de Siberia o de Sibir

La derrota de los tártaros en la batalla del cabo Chuvash, minó fuertemente la autoridad del khan ante los señores feudales siberianos. Cuatro días más tarde, varios príncipes Khanty que gobernaban las tierras a lo largo del río Demyanka (actual distrito de Uvat de la región de Tyumen) llegaron a Isker, anunciando su deseo de reconocer al atamán cosaco como su señor. Como regalo a Yermak, llevaban pieles y suministros alimenticios, principalmente pescado. En un esfuerzo por atraer a la población de Siberia a su lado, Yermak amablemente los aceptó y dio una garantía de protección contra las invasiones de los enemigos, incluido el khan Kuchum. Después de los Khanty, quienes en ese momento eran llamados Ostyk por los rusos, algunos mirzas tártaros se acercaron a los cosacos de Isker, y vieron en Yermak una posible alternativa al khan Kuchum, cuyo régimen era demasiado autoritario para la población local. Así, en Siberia Occidental, se desarrolló nuevamente un poder dual: algunos de los señores feudales locales permanecieron fieles al khan Kuchum, mientras que otros reconocieron como su señor a Yermak.

Nobles rindiendo homenaje al atamán Yermak en Siberia

Yermak se declaró a sí mismo el representante del zar ruso Iván IV. A los señores feudales locales que acudieron a Yermak se les mencionó la obligación de pagar tributos: la yasak, y desde ese momento fueron reconocidos como sujetos de Iván IV.

Mientras tanto, Kuchum regresó con las principales fuerzas de su guardia, y se dirigió sobre Perm. Habiendo restablecido su poder militar, el khan comenzó a hacer regresar a la sumisión de los señores feudales que se habían levantado contra él y luchó contra los cosacos de Yermak.

El 5 de diciembre de 1.582, un destacamento de soldados de Mohammed Kuli atacó por sorpresa a un grupo de 20 cosacos dedicados a la pesca en el hielo en el lago Abalak, a 15 km de Isker. Después de la retirada de los tártaros supervivientes, el propio Yermak se dirigió a la cabeza de un gran destacamento cosaco. Se produjo una batalla feroz cerca de la aldea de Shamsi-Yortlary, que duró hasta el anochecer. Los tártaros tenían una gran superioridad numérica, pero no podían derrotar a los cosacos armados con mosquetes. Después de sufrir grandes pérdidas, Mohammed Kuli y los guerreros restantes se retiraron.

A finales de febrero, a principios de marzo de 1.583, los cosacos capturaron al sobrino del Khan en una batalla en el río Vagai. Para entonces, Yermak ya había enviado una embajada cosaca a Moscú, dirigida por el atamán Iván Koltso. Los cosacos informaron al zar Iván IV sobre la derrota de Kuchum y el sometimiento de los príncipes de las tierras siberianas en la ciudadanía rusa. El Zar recibió con gran entusiasmo la noticia de que la inmensa y rica Siberia había sido unida a sus posesiones, especialmente porque había estado plagado de fracasos en los frentes de la guerra de Livonia, y además el país había sido devastado por las campañas del Delvet-Giray de Crimea y la arbitrariedad de sus propios sirvientes reales en el período de la Oprichnina. Después de prometer ayuda, Iván IV con ricos regalos envió la embajada de Iván de vuelta a Yermak. En mayo de 1.583, un destacamento real mandado por el voivoda Semyon Bolkhovsky junto con cosacos bajo Iván Glukho, se dirigieron a Siberia siguiendo la larga y difícil ruta de la expedición de Yermak.

Enviados de Yermak frente a Iván el Terrible. Autor Stanislav Romanovich Rostvorovsky

Mientras tanto en Yermak durante 1.583-84 continuaba con la sumisión de la población de Siberia Occidental, que no reconoció su soberanía, creando para sí una retaguardia estable. Los cosacos derrotaron a las tropas de los príncipes tártaros de las tribus Murzi y Khanty a lo largo de los ríos Irtysh y Obi, los uluses juraron lealtad y pagaron la yasak.

En el río Tavda, afluente izquierdo del Tobol, los cosacos remontaron el río hacia las posesiones de los Mansi y, rompiendo su feroz resistencia, conquistaron el principado de Pelym. Durante el asalto de la ciudad Khanty de Nazim en el verano de 1.584, uno de los asociados más cercanos de Yermak, el ataman Nikita Pan, fue muerto.

En noviembre de 1.584, el destacamento del voivoda S. Bolkhovsky finalmente llegó a Isker, después de un año y medio de viaje. Con el inicio del próximo duro invierno siberiano, los éxitos de Yermak habían terminado. Cayó mucha nieve en la taiga, lo que hizo imposible cazar. Incluso los lobos del bosque se morían de hambre, y comenzaron a acercarse a las viviendas humanas. Los cosacos, involucrados en guerras constantes con la población local, no habían podido preparar suficientes provisiones, y además tuvieron que alimentar al destacamento de streltsi recién llegados. En Isker, comenzaron a pasar hambre, muchos streltsi murieron, incluido el propio S. Bolkhovsky, sin haber tenido tiempo de participar en enfrentamientos armados con los siberianos. El número de tropas y el propio Yermak se redujo drásticamente. Los cosacos aún no sabían que el zar Iván IV había muerto en Moscú.

Muerte de Yermak ( 6 de agosto de 1.585)

En 1.585, Yermak envió una nueva embajada a Moscú, en la cual iba el príncipe cautivo Mohammed Kuli, que más tarde, entraría al servicio del heredero de Iván IV, Fyodor Ivanovich. En marzo de 1.585 el karacha (primer ministro) del khan Kuchum, Kadir-Ali Jalair, de origen kazako, que más tarde se convirtió en un famoso escritor e historiador de Oriente, anunció inesperadamente su retirada al servicio del Khan y apeló a Yermak para proteger sus posesiones en el río Toure de los ataques de Nogay. Yermak, que tenía una gran necesidad de aliados, envió un destacamento cosaco bajo el mando de Iván Koltso en su ayuda. Sin embargo, cuando el destacamento de Koltso llegó a Tour, hubo una batalla repentina entre los cosacos y los guerreros Karachi (tal vez fue planeado por Kuchum), en el que murieron todos los cosacos y Koltso.

En el verano de 1.585, el ejército de Kuchum, pasando a la contraofensiva, derrotó al destacamento del atamán Yakov Mikhailov y luego asedió Isker. Los cosacos, acostumbrados a sobrevivir en batallas con fuerzas enemigas superiores, lucharon hábilmente en batallas defensivas, manteniendo fortificaciones ocupadas, dominaron bien las tácticas de emboscadas e incursiones repentinas, pero no eran suficientemente fuertes para una batalla campal. Después de haberse reducido su número durante las campañas anteriores en Siberia y la hambruna en el invierno de 1.584-85, la fuerza de Yermak ya no superaba tácticamente al ejército del Khan.

En junio de 1.585, los cosacos bajo el mando de atamán Matvey Meshcheryak hicieron una salida de Isker y obligaron a los soldados de Kuchum a retirarse, pero sufrieron nuevas pérdidas. Como resultado, los cosacos tenían menos de la mitad del número que entró en Siberia en la primavera de 1.582.

A primeros de agosto de 1.585, Yermak escuchó que una caravana llegaba desde el sur y que Kuchum estaba esperando para saquearla. Con un destacamento de 50 cosacos, remontó el río Irtysh para capturar la caravana o a Kuchum, pero descubrió que no había tal caravana. Al regresar, acampó en la desembocadura del río Vagai, a unas 25 millas río arriba de Tobolsk. El 6 de agosto de 1.585, cuando los cosacos pasaban la noche en la orilla cerca de la desembocadura del río Vagai, los soldados del khan los atacaron por sorpresa. En la batalla que siguió, solo unos pocos cosacos sobrevivieron, y Yermak resultó herido, que, según la leyenda, por una lanzada por un guerrero kazako, intentó huir nadando a través del río Vagái (afluente del afluente Irtysh), pero se ahogó debilitado por la pérdida de sangre, y por el peso de su propia armadura, que curiosamente le había regalado el zar Iván IV. La leyenda dice que pronto su cuerpo fue capturado con una red por pescadores tártaros, después de lo cual fue suspendido, y los tártaros se burlaron de él, tras haberse divertido lo suficiente, los sujetos de Kuchum, lo enterraron en un lugar de honor, pero fuera del cementerio porque no era musulmán.

Retirada rusa del khanato de Siberia

Después de la muerte de Yermak, el mando de la expedición pasó al atamán M. Meshcheryak. Convocó al consejo de cosacos, donde decidieron no pasar el invierno en Siberia y regresar más allá de los Urales. El 15 de agosto, los cosacos que tan solo eran 150 efectivos, se retiraron de la capital Isker o Sibir, destruyendo la ciudad, luego subieron a los barcos y descendieron por el río Obi para abandonar Siberia. Sin embargo, la partida de los cosacos no significó la solución de los graves problemas internos del khanato siberiano. En batallas anteriores, la guardia de Kuchum había sufrido grandes pérdidas y se hizo bastante difícil para el Khan mantener a los vasallos en la sumisión. Los señores feudales siberianos comenzaron violentas luchas por su independencia, ya no temían al poderoso Khan como antes la invasión cosaca de Siberia, y no podía detenerse.

Mientras tanto, un destacamento de cientos de soldados rusos entraban en Siberia bajo el mando del voivoda Iván Mansurov, que habían sido enviados desde Moscú para ayudar a Yermak. A fines de septiembre de 1.585, el destacamento de Mansurov entró en la ciudad de Isker, pero no encontró a nadie allí. Al darse cuenta de que permanecer en un país desconocido sin ningún tipo de apoyo para un destacamento tan pequeño equivalía a la muerte, Mansurov ordenó regresar por el río Obi y luego a los Urales. Se encontraron con el río congelado. Los rusos decidieron erigir una fortificación en la confluencia de los Irtysh y Obi para pasar el invierno, y repeler los ataques de los guerreros Khanty.

Nueva ocupación rusa del khanato de Siberia

Un gran destacamento ruso, enviado a principios de 1.586 por el gobierno de Fyodor Ivanovich, avanzó por el camino explorado por Yermak. Un destacamento de 300 arqueros y cosacos que eran liderados por los voivodas Vasily Sukin e Ivan Myasnoi. Su tarea no era solo brindar apoyo a los cosacos y militares que aún se encontraban en Siberia, como se creía en Moscú, sino también establecer una administración real permanente en el territorio conquistado. Vasily Sukin ya había sido nombrado voivoda zarista de Siberia, las fuerzas rusas entraron en Siberia en la primavera de 1586. Para no aparecer, como sus predecesores, en la nueva tierra sin suministros de alimentos, rodeados por una población hostil, los gobernadores decidieron llevar a cabo una ofensiva planificada y no se dirigieron hacia Isker, que había sido ocupada por Kuchum.

El 29 de julio de 1.586, la expedición navegó por el río Tura, pero no avanzó al río Irtysh, sino que ocupó la antigua capital de Siberia, la ciudad de Chingi-Tura. Un ostrov (fortificación) del gobierno ruso fue erigido en Tyumen, cerca de Chingi-Tura. Desde allí, por orden de Sukin, el destacamento militar al mando de D. Chulkov se trasladó a la desembocadura del río Tobol, donde en 1.587 también erigió el ostrov (fortificación) de Tobolsk. Tobolsk se convirtió en el centro de la administración rusa de Siberia. Una vez más, una parte significativa de los señores feudales siberianos prestaron el juramento de vasallaje al zar ruso.
En ese mismo año, Seid se proclamó khan se sublevó contra Kuchum. Su ejército capturó Isker, desde donde expulsaron a los hijos de Kuchum. Aprovechando la división entre el enemigo, la provincia siberiana lideró una ofensiva primero contra el khan Seid, antes de que lograra asegurar una sólida retaguardia en Isker.

En 1.588, el ejército de Chulkov capturó a Seid Khan. A partir de 1590, se reanudaron las hostilidades activas entre los rusos, que ocupaban la parte occidental del khanato siberiano, y Kuchum, que intentaban restaurar su soberanía sobre las tierras perdidas. A finales de junio o principios de julio, Kuchum con un ejército hizo una incursión en los alrededores de Tobolsk, robando las aldeas tártaras locales que habían expresado su obediencia a los rusos, luego se retiraron antes de que el voivoda de Tobolsk se enterara de su aparición. Luego, el ejército de Khan invadió las tierras de los señores feudales tártaros que habían jurado lealtad al zar ruso en las cabeceras de río Irtysh, donde fueron brutalmente devastados y masacrados.

En julio de 1.591, se reunió en Tobolsk un ejército de militares rusos y tártaros locales que habían jurado lealtad al zar ruso bajo el mando del príncipe Vladimir Koltsov-Mosalsky, quien tomó posesión del cargo. En agosto, el ejército de Koltsov-Mosalsky se encontró con el ejército de Kuchum cerca del río Ishem, afluente izquierdo del río Irtysh, cerca del lago Chile-Kul. En la batalla que siguió, el ejército de Khan sufrió una aplastante derrota. Las dos esposas de Kuchum y su joven hijo Abul-Khair fueron hechoss prisioneros.

En 1.594, un ejército de 1.500 hombres encabezado por el príncipe Andrei Yeletsky avanzó hasta la desembocadura del río Irtysh. El príncipe se acercó lo más posible al ejército del Khan, con la intención de atacarle inesperadamente y lo aplastarle. Sin embargo, Kuchum mostró cautela, se atrincheró en la isla Negra en el curso superior del Irtysh y envió un destacamento al mando de su hijo Ali, quien organizó la evacuación de la población de las zonas en las que se esperaba el avance de las tropas de Yeletsky. Luego, el príncipe, ocupado en erigir fortificaciones en el río Tara, envió un destacamento relativamente pequeño al mando de Boris Domozhirov para capturar la sede de Kuchum. El asalto en la isla negra resultó exitoso; Kuchum y la mayoría de los tártaros que se habían refugiado en la isla huyeron, varias docenas de personas, entre ellas cuatro príncipes siberianos, fueron hechos prisioneros.

Conquista del khanato de Siberia o de Sibir, batalla entre cosacos y tártaros. Autor por  A.D. Kivshenko

La guerra adquirió una naturaleza pesada y prolongada. El Khan tenía muchos enemigos, y no podía reunir un ejército estable en sus posesiones, ni recibir ayuda de los países vecinos. Al mismo tiempo, los rusos, aunque mantenían sus tierras en Tobol y Nizhny Irtysh, no estaban familiarizados con las regiones más distantes de Siberia, no se comunicaban regularmente con su país debido a la dificultad de viajar a través de los Urales, y tampoco estaban seguros de la fiabilidad de los locales al zar ruso. Los cosacos hicieron incursiones en los ríos y en las difíciles carreteras siberianas, asustando a la población recalcitrante y recogiendo el yasak; Kuchum y su ejército atacaron las posesiones de los señores feudales que se habían prestado vasallaje a Rusia, arruinándolos, y tomando sus riquezas. Ninguno de los bandos tenía la oportunidad de lanzar una ofensiva decisiva, se puede decir que estaban en tablas.

En 1.597, Kuchum declaró estar dispuesto a reconciliarse con los rusos y reconocer sus conquistas en Tobol y Tura, a condición de que le devolvieran sus posesiones en el Irtysh. En respuesta, se recibió una carta de Moscú en la que el gobierno de Fyodor Ivanovich, así como el sobrino Mohammed Kuli y el hijo de Abul-Khair, que ya habían ingresado al servicio del Zar, presentaron otras propuestas atractivas. Kuchum fue invitado a tomar la ciudadanía rusa y convertirse en el gobernador real con sus herencias aún bastante extensas. Sin embargo, Khan, fiel a los principios islámicos, se negó categóricamente a aceptar la ciudadanía del zar de los gentiles.

Batalla de Irmen (20 de agosto de 1.598)

Después de detener las frecuentes incursiones en posesiones dominadas por los rusos, comenzó a reunir fuerzas para una batalla decisiva. En mayo de 1.598, el voivoda Andrey Voeikov y el príncipe Iván Koltsov-Mosalsky, al frente de un ejército de 1.000 efectivos (700 rusos y 300 tártaros) salieron nuevamente contra Kuchum. En agosto, Voeikov con 300 cosacos y 90 tártaros se dirigió a las posesiones del Khan desde las fortificaciones en el río Tara. Habiendo hecho la transición al Alto Obi, el destacamento de Voeikov avanzó secretamente hasta la sede de Kuchum en la desembocadura del río Irmen y atacó el 20 de agosto. En la sangrienta batalla que siguió, la mayoría de los guardias de Khan, así como su hermano, hijo y dos nietos de Kuchum, fueron muertos. El mismo Khan con los restos de las tropas pudo ir al otro lado del Obi. La batalla de Irmen se considera un evento que puso fin a la existencia del primer khanato siberiano y finalmente consolidó su territorio para Rusia: después de la muerte de la mayoría de los guardias personales, Kuchum ya no pudo someter a los señores feudales, que aún continuaban sirviéndole. Para entonces, Boris Godunov se había establecido en el trono real en Moscú. En sus instrucciones a Voeikov, se ordenó que contactara con el Khan y se envió al embajador Tol-Mohammed, quien entregó a Khan la propuesta del nuevo zar ruso para que pasara a su servicio.

Batalla de Irmen 20 de agosto de 1598. Autor Nikolai Karazin

Kuchum volvió a negarse, después de lo cual abandonó Siberia con su pequeño destacamento y sus tres hijos, y emigró a las regiones montañosas del este de Kazajstán, en las proximidades del lago Zaisan. Ya era viejo, mal visto y tenía problemas para oír. Sin embargo, diferenciándose en una fuerza de voluntad extraordinaria, después de un tiempo regresó a las estepas a lo largo del río Ishim, donde intentó reunir a un grupo de señores feudales que permanecían leales a él, que ahora vagaban en diferentes ulus. Sin embargo, en el camino se enfrentó con kalmukos que vagaban por allí, y en lucha con ellos, aunque logró escapar, perdió a los soldados restantes. Su destino exacto después de la batalla con los kalmukos es desconocido. Sin embargo, las leyendas son unánimes en el hecho de que murió enseguida. En ese momento, las autoridades rusas prestaron especial atención a la propagación de la religión cristiana ortodoxa en las tierras anexas y al establecimiento del dominio religioso cristiano. La población indígena de Siberia, representada por musulmanes y paganos, se enfrentó rápidamente con la opresión por motivos religiosos y por la actitud arrogante por parte de los oficiales militares rusos.

Últimos levantamientos

Alrededor de 1.600, estalló un levantamiento a gran escala en Siberia contra la voivodía rusa, encabezada por Ali, un hijo y mejor comandante de Kuchum, que se había proclamado por el nuevo khan de Siberia. El levantamiento fue tan significativo que 1.600 se considera el año de la restauración del khanato siberiano. Durante siete años, los que habían abandonado la administración zarista rusa y juraron lealtad al khan Ali, lucharon contra las tropas rusas. Sin embargo, los rusos ya habían estudiado bastante bien el servil territorio siberiano, recibieron apoyo regular a lo largo las rutas a través de los Urales y, lo más importante, había una unidad de mando estricta en sus filas, lo que permitió a las tropas reaccionar rápidamente ante los cambios en la situación.

En 1.607, la provincia siberiana devolvió todos los territorios previamente conquistados bajo su control, el khan Ali fue capturado y, más tarde, como muchos de sus parientes, entró al servicio del zar ruso. El khanato siberiano finalmente dejó de existir, y lo más importante, en sus filas había una estricta unidad de mando, lo que permitía a las tropas responder rápidamente a los cambios en la situación. La provincia siberiana devolvió todos los territorios previamente conquistados bajo su control, el khan Ali fue capturado, y como muchos de sus parientes, entró al servicio del zar ruso. El khanato siberiano finalmente dejó de existir,y lo que era más importante, en sus filas había una estricta unidad de mando, lo que permitía a las tropas responder rápidamente a los cambios en la situación.

Los disturbios antirrusos de los pueblos de Siberia occidental, especialmente de los tártaros musulmanes, continuaron durante mucho tiempo, y estallaron nuevos levantamientos durante un cuarto del siglo XVII. Sin embargo, no alcanzaron la escala anterior. Desde Rusia tuvo lugar una migración cada vez más activa a Siberia de personas de servicio, cosacos y después agricultores . Poco a poco, el número de la población rusa de Siberia superó el número de los tártaros restantes. Las ciudades fortificadas de Siberia occidental se convirtieron en el punto de partida para avanzar en los siglos XVII y XVIII. Los pioneros rusos se internaron en las tierras más remotas, duras y vastas de Siberia Oriental. Sin embargo, debido a la gravedad de las condiciones naturales, a la escasez de la población, Siberia seguía siendo un país muy lejano y poco conocido para la mayoría de los rusos, a pesar de la abundancia pieles y los depósitos de valiosos metales.

Colonización de Siberia por los rusos. Los nativos de Siberia besan el sable del atamán como sometimiento al Zar y entregando los regalos o yasak. Autor Nikolai Karazin.

Colonización rusa de Siberia

A finales de los siglos XVI y XVII, las ciudades de Tyumen, Tobolsk, Berezov, Surgut, Tara, Obdorsk (Salekhard) fueron fundadas por colonos de Rusia en el khanato de Siberia. En 1601, la ciudad de Mangazeya se fundó en el río Taz, que desemboca en el golfo del río Obi. Eso abrió la ruta marítima hacia Siberia Occidental. Con la base en la fortaleza, Narym fue conquistada por la Horda de Pegaya al este del khanato siberiano.

En el reinado del primer zar de la dinastía Romanov, Mikhail Fedorovich, los cosacos y los colonos dominan Siberia Oriental. Durante los primeros 18 años del siglo XVII, los rusos hicieron la transición al río Yenisei. Se fundan las ciudades de Tomsk (1.604), Turukhansk (1.607), Yeniseisk y Kuznetsk (1.618), Krasnoyarsk (1.628) y otras.

Exploración de Siberia y el Lejano Oriente por cosacos y rusos

En la década de 1.630, los rusos penetraron aún más en el río Lena, donde se encuentran Yakutsk y otras ciudades. En 1637-1640 el camino de Yakutsk al Mar de Ojotsk se abrió a Aldan, May y Yudom. Mientras avanzaban a lo largo del Yenisei y el Océano Ártico, los industriales penetraron en las desembocaduras de los ríos Yana, Indigirka, Kolyma y Anadyr.

La fijación del territorio de Lensky (Yakutsk) a los rusos fue asegurada por la construcción de la fortaleza de Olekminsky (1.635), Nizhne-Kolymsk (1.644) y Okhotsk (1.648). En 1.664 se fundó el burgo de Irkutsk.

En 1.645, un cosaco Vasily Poyarkov descubrió la costa norte de la isla Sakhalín. En 1.648, Semyon Dezhnev recorrió desde la desembocadura del río Kolyma hasta la desembocadura del río Anadyr y descubrio el estrecho de Bering, entre Asia y América.

En los años 1.649-50, el atamán cosaco Erofei Khabarov llegó al río Amur. A mediados del siglo XVII, los asentamientos rusos aparecen en la región del Amur, en la costa del mar de Ojotsk, en Chukotka.

En los años 1697-99, el cosaco Vladimir Vasilyevich Atlasov exploró la península de Kamchatka.

El desarrollo de las tierras Trans-Urales por parte de los rusos se desarrolló principalmente a lo largo de las vías fluviales a lo largo de los ríos y la costa del océano Ártico. Entre los ríos y lagos, los barcos y todas las cargas fueron arrastrados por tierra. Naturalmente, el movimiento a lo largo de las vías fluviales se llevaba a cabo solo en el período de verano después del final del deshielo en los ríos y hasta el comienzo de la congelación, es decir, de junio a septiembre. En el invierno, los cosacos y los exploradores se veían obligados a detenerse en los fuertes construidos para asentamientos y residencia, desde donde llevaban a cabo el reconocimiento ecuestre y peatonal de nuevos lugares y caminos.

En tan solo 100 años, desde la marcha de Yermak en 1.581-83 y hasta la guerra con los manchures en 1.687-89, el pueblo ruso dominó vastos espacios desde los Urales hasta la costa del Pacífico.

Pioneros rusos y cosacos explorando Siberia

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-30. Última modificacion 2019-01-30.