Edad Moderna Guerras Ruso-Tártaras (1507-1689) El negocio de los esclavos

Cargando anuncio...

Antecedentes

Los tártaros del khanato de Crimea y la Horda de Nogay realizaron redadas de esclavos en los territorios eslavos del este controlados por la Rusia y la mancomunidad Polaco-Lituana. Estas redadas comenzaron después de que Crimea se independizara alrededor de 1.441 y duraron hasta que la península quedó bajo control ruso en 1.774.

Su principal objetivo era la captura de esclavos, la mayoría de los cuales se exportaban a los mercados de esclavos otomanos en Estambúl o en otros lugares del Medio Oriente. Las redadas fueron un importante drenaje de los recursos humanos y económicos de Europa Oriental.

Deshabitaron en gran parte el asentamiento de los “Campos Salvajes“, la tierra de estepas y de bosques que se extiende desde aproximadamente 160 kms al sur de Moscú hasta el mar Negro y que actualmente contiene la mayor parte de la población rusa y ucraniana.

Las redadas también jugaron un papel importante en el desarrollo de los cosacos.

Las estimaciones sobre el número de personas involucradas varían: según Alan W. Fisher, el número de personas deportadas de las tierras eslavas a ambos lados de la frontera durante los siglos XIV al XVII fue de aproximadamente 3 millones. Michael Khodarkhovsky estima que 150.000 a 200.000 personas fueron secuestradas solo en Rusia en los primeros 50 años del siglo XVII.

Para comparación, la población total de las regiones de la Tierra Negra Central establecida en el censo de 1.678, que representó la mayor parte de las incursiones, era de 850.000 personas, y la población de todo el estado ruso en el siglo XVII era de 7 a 11 millones de personas.

En la Mancomunidad, se hicieron redadas a gran escala de esclavos en el Dnieper, Podolia , Volynia y Galizia. El número total de personas rObiadas de esas tierras durante el período comprendido entre 1.500 y 1.644 se estima en más de un millón de personas. Durante la segunda mitad del siglo XVII, fueron escenario de numerosas guerras con la participación de los tártaros (levantamiento de Khemelnytsky, la guerra Ruso-Polaca, guerra civil de los hetman en Ucrania, y las dos guerras Ruso-Turcas), lo que sugiere un número muy alto de yasyr (esclavos) capturados en ese período. En una sola redada en 1.676, 40.000 personas fueron secuestradas en Volynia, Podolia y Galizia . Todas estas cifras no tienen en cuenta a los muertos durante los ataques del tártaro de Crimea.

La primera incursión importante de tártaros para obtener esclavos ocurrió en 1.468 y se dirigió a Galizia. El khan de Crimea, Devlet I Giray, incluso logró quemar Moscú durante la campaña de 1571. La última incursión en Hungría por los tártaros de Crimea tuvo lugar en 1717. En 1.769, tuvo lugar la última incursión importante de tártaros, durante la guerra Ruso-Turca, en la que capturaron de 20.000 esclavos.

Horda tártara regresando con el botín. En primer plano un tártaro con dos caballos de repuesto para llevar el botín

Rutas entre el khanato de Crimea y el principado de Moscú o Moscovia

El territorio entre el khanato de Crimea y el estado ruso en el siglo XVI era un campo salvaje abandonado, el río Oka era, al mismo tiempo, la línea principal y la última en el camino de los tártaros a Moscú. La orilla del río Oka estaba defendido por la Beregovaya Sluzhba o guardia del río, que existió incluso después de la construcción de la línea de Belgorod hacia el sur. Además, los regimientos de la guardia de frontera prácticamente no cruzaban la línea del río Oka, incluso durante los años de ataques masivos tártaros en las fortificaciones del sur de Rusia.

Desde la frontera del estado ruso con el khanato de Crimea, había tres vías esteparias principales (llamadas shlyakhs) se dirigían a lo largo de las cuencas hidrográficas del río en dirección general hacia el norte, para evitar los vados, generalmente siguieron el terreno elevado entre una cuenca y otra:

  • Ruta Muravsky: era el camino occidental, que comenzaba en las cabeceras de Samara (Dniepper), y seguía hacia el norte a través de sus afluentes del río Seversky Donets. Luego pasaba a lo largo de la cuenca del río Vorskla al este de Belgorod. Al norte de Belgorod, en la estepa, en las fuentes del Donets Seversky, Psla y Donetsk Seimitsy estaba un lugar iba al noreste y en las cabeceras del río Seym se unía a la ruta de Izyumsky. Al oeste, el sendero Bekaev se extendía entre el río Seym y el río Psyol, y el sendero Pakhnutsky se dirigía hacia el noroeste hasta la parte alta del río Oka.  
  • Ruta Izyumsky: comenzaba, como la ruta Muravsky, en las cabeceras del río Samara (Dniepper), pero se dirigía directamente hacia el norte, donde los tártaros cruzaban el río Donets en el kurgán Izyum. Luego, la la ruta de Izyumsky se extendía al oeste del río Oskol, y en las cabeceras de las aguas del río Volchiy (Wolf) y del río Nezhegol había una rama hacia el este, que se dirigía a la cuenca del río Oskol hasta la ruta vecina de Kalmius. Continuando entre el río Korocha y los afluentes superiores derechos del río Oskol, la ruta Izyumsky se conectaba con la ruta Muravsky en las fuentes del río Seym. Los pueblos del distrito de Belgorod estaban al oeste y los del distrito de Oscol estaban al este. Al norte de la unión, el camino conducía hacia el norte y cruzaba a la cuenca del río Bystraya Sosna. Después de haber cruzado ese río, los tártaros podrían dirigirse hacia el río Zusha, afluente del río Oka, donde se ubicaban los condados de Novosilsky, Mtsensky y Chernsky, o pasar por la cabecera del río Mechi hasta las aldeas de Tula.
  • Ruta de Kalmius: comenzaba al este de las otras dos rutas, en la parte superior del río Kalmius al norte del mar de Azóv. Los tártaros cruzaban el río Donets al oeste de Aidar y se dirigieron al norte entre el río Oskol y el río Aidar que pasa al este de Valuyki. Por lo general, cruzaban el río Tikhaya Sosna en en el vado Stone, pero había otros cruces. Más al norte la ruta vadeaba el río Bystraya Sosna.

Rutas de los tártaros crimeanos a Rusia y líneas de defensa rusas. Las rutas seguidas por los tártaros o shlyakhs eran tres: Muravsky al oeste, Izyumsky en el centro, y Izyumsky en el este. Las líneas de defensa rusas llamadas o chertas eran 3: la de Bereg en amarillo, la de Zasechnaya en rojo y la de Belgorodskaya en Azul.

Además de las tres rutas de estepa mencionadas, había algunas más, generalmente conectadas con las principales. Por encima del kurgan Izyum, cruzó la carretera Seversky Donets Savinskaya, conectando el norte con la ruta Izyumsky. Y, por último, al este de las tres principales rutas, estaba la ruta de Nogay, que era usada por los nogayos que vivían en la región del Caspio y de la región de Kuban, cruzaba la parte superior del Bityug entre Voronezh y el río Tsna. Todas los rutas de las invasiones tártaras pasaron principalmente a lo largo de las elevaciones, a lo largo de las cuencas secas de los ríos. Los tártaros intentaron evitar los cruces sobre ríos, humedales, y bosques. En los destacamentos tártaros siempre había guías que estudiaban las extensiones de la estepa de Rusia, conocían vados a través de los ríos, lugares de estacionamiento convenientes.

 

Tácticas empleadas por los tártaros

Según el diplomático inglés del siglo XVI Giles Fletcher el Viejo, los tártaros se dividían en varios grupos, atacarían uno o dos lugares en la frontera y luego dirigirían su ataque principal a otro lugar que había quedado indefenso. Lucharon en pequeños grupos. A veces montaban maniquíes de paja en sus caballos de repuesto para hacer parecer que eran más numerosos. Según el mercenario francés del siglo XVI, Jacques Margeret, entre 20.000 y 30.000 jinetes tártaros atacarían la principal fuerza rusa, mientras que otras tropas devastarían las tierras rusas y regresarían sin sufrir mucho daño. También difundían deliberadamente falsos rumores sobre su fuerza y planes.

El ingeniero francés Beauplan, que había participado en la guerra contra ellos, hizo una buena descripción de las tácticas tártaras en los años 1.630 y 1.640 en lo que hoy es Ucrania. Dijo que los tártaros parecían orientales y podían distinguirse fácilmente de los rusos y los polacos. Un jinete tártaro estaba armado con un sable, un arco y un carcaj con 18 a 20 flechas. En su cinturón había un cuchillo, un punzón, un pedernal para hacer fuegos y 5 o 6 cuerdas para atar prisioneros. Eran jinetes expertos y cada hombre usualmente tenía dos caballos de repuesto.

Los tártaros eran jinetes hábiles, con cada jinete usualmente iban dos caballos más libres. El cruce de los tártaros a través de los ríos tuvo lugar inmediatamente en una gran extensión del río con orillas suavemente inclinadas. Los tártaros doblaban el equipo y la ropa en una balsa liviana, la ataban a un caballo y cruzaron el río nadando, agarrándose a las crines del caballo. Tanto los grupos grandes como los pequeños asaltaron en verano. Las incursiones de invierno eran raras, pero siempre involucraban grandes números de guerreros. Cuando llegaban a una zona pObilada, partidas de varios cientos se separaron del cuerpo principal. Estas se extendían por el campo y pueblos de alrededor. Para que nadie escapara por la noche encendían grandes fuegos. Luego robaban, quemaban y mataban y se llevaban no solo a hombres, mujeres y niños, sino también a caballos, toros, vacas, cabras y ovejas.

Tártaro con una cautiva. El jinete lleva una cautiva y el botín en el caballo de repuesto.

 

Centros de comercio de esclavos

El lugar principal del comercio de esclavos era la ciudad crimeana de Kaffa (actual Feodosiya), que pertenecía directamente al imperio Otomano desde 1.475, tenía artillería y una fuerte guarnición de los jenízaros. Además de Kaffa (Cafa), se vendieron esclavos en Karasubazar, Tuzleri, Bakhchisarai y Khazlev (actual Evpatoria). Los traficantes de diversos orígenes se dedicaban al comercio de esclavos allí: turcos, árabes, judíos, griegos, armenios y otros, que por el derecho al comercio, rindieron homenaje al khan de Crimea y al turco pachá en Kaffa. En Kaffa, a veces se localizaron simultáneamente hasta 30.000 esclavos, en su mayoría de las tierras del sureste de Polonia y Moscú.

 

El destino de los cautivos

En la estepa

La condición de los cautivos cuando los llevaban a Crimea era muy difícil. Sostenidos en esclavitud, divididos en pequeños grupos, las manos atadas a la espalda con correas de cuero crudo, atadas a postes de madera con cuerdas alrededor de sus cuellos. sostenidos al final de una cuerda, rodeados por y atados a los jinetes, fueron empujados por látigos a través de la estepa sin detenerse.

Los débiles y los enfermos a menudo les degollaban para que no retrasaran la marcha. A menudo se alimentaban con la carne de caballos muertos.

Al llegar al Dnieper inferior, donde estaban relativamente a salvo de los cosacos, los tártaros dejaban que sus caballos pastaran libremente mientras se dispusieron a dividir a los cautivos, cada uno de los cuales había sido marcado con un hierro ardiente. Habiendo recibido a sus esclavos como propiedad inalienable, cada tártaro podía hacer con ellos lo que quisiera. Según Sigismund von Herberstein, “los ancianos y enfermos, que no valían mucho dinero, eran entregados a los jóvenes tártaros, como conejos, a perros de caza para su primera práctica militar y eran apedreados hasta la muerte, o arrojados al mar o muertos en de cualquier otra manera“.

Estas son las palabras del duque Antoine de Gramont que estuvo con el ejército polaco-tártaro durante la campaña del rey Juan Casimiro en la orilla izquierda de Ucrania en 1663-64 cuando, según él, cerca de 20.000 fueron capturados. “Los tártaros cortaron las gargantas de todos los hombres mayores de 60 años que se creía que eran incapaces de trabajar, los de 40 años se guardaban para las galeras, los muchachos para su placer, y las niñas y las mujeres recibían un tratamiento amable para ser vendidas posteriormente. Los prisioneros se dividieron en partes iguales y se repartieron lotes según la edad para que nadie pudiera quejarse de que se había entregado más viejos que jóvenes. A su favor, debo decir que no eran tacaños con su botín y se les ofrecía con una cortesía extrema, a todos los que se encontraban en su camino“.

 

En Crimea y Turquía

En Crimea fueron conducidos al yasyr o mercado de esclavos y colocados en una sola fila, unidos por el cuello. Los compradores inspeccionaron cuidadosamente a los esclavos o esclavas, comenzando por su apariencia exterior y terminando con partes íntimas de sus cuerpos, para asegurarse de que no faltaban le faltaban dientes, que no los tuvieran ennegrecidos, verrugas, golpes u otras imperfecciones. Las chicas hermosas eran especialmente valoradas por los tártaros.

El principal mercado de esclavos estaba en Kaffa, que después de 1.475 pertenecía al Imperio Otomano. La ciudad tenía artillería y una fuerte guarnición de jenízaros. Además de Kaffa, los esclavos se vendían en Karasubazar, Tuzleri, Bakhchysarai y Khazleve. Los traficantes de esclavos provenían de diversos orígenes: turcos, árabes, griegos, armenios y otros. Por el derecho al comercio pagaban impuestos a khan de Crimea y al pachá turco. En Kaffa había a veces hasta 30.000 esclavos, en su mayoría de Muscovia y las tierras del sureste de la Mancomunidad. Los esclavos rutenios eran un poco más valiosos que los rusos. Los esclavos de las zonas rurales rusas eran mas valorados, en general que los de Moscú, ya que estos últimos se consideraban insidiosos y particularmente ansiosos por escapar.

Michalon Litvin describió a Kaffa como “un abismo insaciable y sin ley, bebiendo nuestra sangre”. Además de la mala comida, el agua, la ropa y el refugio, fueron sometidos a un trabajo agotador y abusivo. Según Litvin “los esclavos más fuertes eran castrados, otros tenían la nariz y los oídos cortados y tenían la marca en la frente o en la mejilla. Durante el día fueron atormentados con trabajos forzados y durante la noche eran guardados en mazmorras“. Los musulmanes, armenios, judíos y comerciantes griegos compraban esclavos eslavos en Kaffa a los tártaros de Crimea.

Una vez vendidos, eran transportados a estados y provincias distantes: Grecia, Siria y Anatolia; y se vendieron a los pueblos de las “tribus negras“: sarracenos, persas, indios, árabes, y sirios, que apreciaban las esclavas de piel blanca. En el camino tenían que soportar el tormento: a menudo, un barco estaba tan lleno que no podían moverse ni tumbarse en la cubierta. Comían y dormían de pie. En tales condiciones, un gran número enfermaba y moría, los últimos eran arrojado al mar.

Con frecuencia se enviaba a los hombres a las galeras turcas, donde se los trabajaba hasta el agotamiento encadenados a los bancos. Un esclavo que logró escapar de galeras fue Ivan Bolotnikov, quien más tarde se convirtió en líder de un levantamiento cosaco. Según los griegos, durante la época otomana, tres o cuatro barcos llegaban a Estambúl todos los días cargados de esclavos rusos. Un número significativo era enviado a Anatolia para el trabajo agrícola. Las mujeres cautivas eran enviadas a hogares ricos por placer carnal y harenes, mientras que a las menos bellas se les asignaba trabajo doméstico.

Jóvenes esclavas blancas. Las mujeres de piel blanca eran muy apreciadas en los mercados por las tríbus negras (sarracenos, persas, indios, árabes, y sirios).

El monje veneciano Giovanni Carraro escribió que en Estambúl había poca demanda de sirvientes contratados, ya que el lugar estaba lleno de esclavos rusos. Quizás el más famoso de estos fue la esposa del sultán Roxelana. Michalon Litvin escribió: “Todos ellos, es decir, los pueblos del este, buscan esposas entre los cautivos eslavos. La esposa favorita del actual sultán y la madre de su hijo y heredero fueron secuestradas en nuestra tierra. El khan de Perekop, Sahib-Giray, fue nacido cristiano y casado con una cristiana. Los ministros de estos tiranos, sus eunucos, secretarios y otros funcionarios y sus tropas especiales, que se llaman jenízaros, todos han salido de nuestra sangre“.

Esclavos en galeras turcas. La mayoría de los esclavos los obtenían atacando otros barcos, aunque una parte importante procedían de los mercados de Crimea

A pesar de la gran cantidad de esclavos enviados a Asia Menor, no había escasez de ellos en Crimea. Muchos esclavos fueron utilizados para el trabajo doméstico, la excavación de pozos, la producción de sal y la recolección de excrementos en la estepa. Las mujeres eran concubinas y también realizaban tareas domésticas, la confección de hilados y el cuidado de niños y animales domésticos.

A pesar de enviar una gran cantidad de esclavos a Asia Menor, no había escasez de ellos en la propia Crimea. Cabe señalar que además de los tártaros de Crimea, representantes de muchos otros grupos étnicos también participaron en el comercio de esclavos: griegos, judíos, armenios. Muchos esclavos se usaban para el trabajo doméstico: cavar pozos, extraer sal, recolectar estiércol en la estepa. Las mujeres eran concubinas y también realizaban tareas domésticas: hilados, aseo de niños, cuidado de mascotas. La adopción del Islam, como regla, facilitó la participación de los prisioneros.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-30. Última modificacion 2019-01-30.