Edad Moderna Guerras Ruso-Tártaras (1507-1689) Incursiones crimeanas principios siglo XVII

Cargando anuncio...

Periodo Tumultuoso (1598-1612) y guerra Polaco-Moscovita (1605-18)

A la muerte del zar Iván IV el Terrible, comenzó el periodo Tumultuoso en el que hubo las luchas internas para alcanzar el poder. Los polacos aprovecharon la debilidad de los rusos para apoyar a sus propios candidatos y en la guerra Polaco-Moscovita (1.605-18) llegaron a Moscú. El khanato de Crimea y la Horda de Nogay aprovecharon que las fuerzas rusas estaban debilitadas y luchando en las contiendas internas y contra los polacos para renovar sus ataques devastadores en la tierra rusa indefensa. 

En enero de 1.606, los cosacos registrados ucranianos de Korsun, rechazaron las nogayos causándoles fuertes pérdidas.

En 1.607-08 los nogayos devastaron y quemaron muchas ciudades ucranianas y de Seversk. El número del enemigo llegó a alcanzar 100.000 efectivos. Los pocos y débiles puestos de avanzada de rusos en la frontera no podían ofrecer una resistencia efectiva a la enorme masa de la caballería de estepa. Los nómadas quemaron ciudades, pueblos y zonas, destruyendo y capturando a los residentes locales.

En 1.609, el nuevo khan de Crimea Selâmet-Giray (1.608-10) organizó una gran campaña militar contra el zarato ruso. Simultáneamente, el rey polaco Segismundo III Vasa, al frente del ejército polaco-lituano, puso sitio a Smolensko. La horda tártara (de 40 a 80 mil efectivos) bajo el liderazgo de kalga Janibek-Giray siguiendo el camino Izyumsky invadió Rusia y comenzó a avanzar lentamente hacia Moscú. Durante su movimiento, la horda de Crimea se dividió en destacamentos separados, que se dispersaron por diferentes direcciones, destruyendo y quemando pueblos y aldeas, rObiando, matando y cautivando a la población indefensa. Los tártaros de Crimea devastaron los distritos del sur, cruzaron el río Oka, y destruyeron las zonas de Tarusa, Serpukhov, Kolomna, y Borovsk. Estas no fueron redadas temporales, habituales para los tártaros, sino una larga guerra que duró todo el verano y que incluso amenazaron a Moscú. Los crimeanos no encontraron resistencia, ya que el sistema defensivo del sur creado bajo Iván el Terrible estaba desorganizado e inactivo.

En 1.610, en el verano, una nueva horda crimea-tártara (10-15 mil efectivos) bajo el mando de Bogatyr-Giray (Batyr-bey) y Khantemir-mirza de Budzhk, invadieron las posesiones del sur de Rusia y comenzaron a moverse hacia Moscú. Formalmente, los tártaros fueron enviados por el khan para ayudar al zar Vasily Shuisky en la lucha contra los intervencionistas polaco-lituanos. Sin embargo, de hecho, los crimeanos volvieron a saquear y devastar las posesiones de Moscú. El kalga Yanibek-Giray junto con las fuerzas principales de la horda, acamparon más allá del río Oka, cerca de Serpukhov. Vasily Shuisky, desde Moscú, envió una embajada bajo el liderazgo del príncipe Boris Lykov con ricos regalos al campamento tártaro.

El gobierno zarista intentó sin éxito incitar a la horda de Crimea contra los polacos y simpatizantes del Falso Dimitri. La embajada estaba escoltada por un pequeño destacamento de streltsi (400). Sin embargo, los traidores tártaros robaron la embajada rusa, se apoderaron de los regalos del rey y forzaron a su destacamento a huir. Con una gran cantidad de prisioneros, el kalga Janibek-Giray regresó a Crimea con impunidad.

Situación de la frontera ruso-polaca-crimeana principios siglo XVII

En el mismo año de 1.610, a petición del khan de Crimea, Selyâmet-Giray, los tártaros atacaron la tierra de Riazán. La Gran Horda de Nogay atacó los alrededores de Riazán, mandados por el Ak-mirza de Baiterekov.

En 1.611, Los ataques de los crimeanos y nogayos coincidieron con el primer intento de liberar a Moscú de los intervencionistas polaco-lituanos. Los crimeanos y nogayos devastaron las tierras de Riazán, Likhvin, Aleksin, Tarusa, Serpukhov y otros distritos del sur de Rusia. En las zonas fronterizas los tártaros lucharon todo el verano. La gente de Riazán se quejó a la capital de que los tártaros habían despoblado completamente sus tierras, las tierras cultivables permanecían sin cultivar y todas las personas “estaban bajo asedio”.

En 1.612, en otoño, los cosacos ucranianos derrotaron a un gran destacamento tártaro en la batalla de Tserkva, liberando a 5.000 personas del cautiverio.

En 1.613, los riazanos informaron a Moscú que los tártaros comenzaban a atacar con frecuencia y quemaban sus casas, mientras que otros tártaros generalmente se quedaban durante el invierno, sometiendo a la tierra de Riazán a un constante saqueo. En el mismo año de 1.613, la Gran Horda de Nogay atacó las posesiones rusas. Los nogayos incluso cruzaron el río Oka, y asolaron las zonas de de Kolomna, Serpukhov y Borovsk, llegando a las afueras de Moscú. Otros destacamentos tártaros devastaron las afueras y los alrededores de Prons, Mikhailov, Dedilova, Dankov, Pereyaslavl-Riazán y Kursk.

En 1.614, las hordas tártaras saquearon las tierras de Podolia, Bukovina, Bratslav y Volhynia. Bogatyr-Giray Diveev estaba a la cabeza de la horda tártara de Crimea (en fuentes polacas se llama Bater Bey). En el mismo año de 1614, una horda Nogay de 20.000 efectivos llegó a Moscú y destruyó la zona metropolitana. Otros destacamentos nogayos devastaron los condados de Temnikov y Alator. En el invierno, los tártaros lucharon contra muchas ciudades: Kursk, Rylsk, Komarichi, Karachev y Bryansk. Como resultado de las continuas incursiones, una gran cantidad de cautivos rusos fueron llevados la Crimea.

En 1.615, en primavera, la guerra de los tártaros se desarrolló de nuevo con toda su fuerza. Destacamentos de tártaros separados llegaron a las zonas de Krom y Oryol. Pero estos eran solo destacamentos independientes. El grueso de los atacantes eran nogayos y tártaros de Azóv. En la primavera y el verano de 1.615, las principales fuerzas enemigas (unas 25.000), siguieron la ruta de Kalmius, irrumpieron en los voltsts del sur de Rusia. Los tártaros penetraron profundamente en el territorio del zarato ruso, se establecieron cerca de Serpukhov y desde allí se separaron en varios destacamentos. Los departamentos de Kolomna, Serpukhov, Kaluga y Borovsk fueron devastados. En julio nogayos y tártaros de Azóv (3.000) realizaron una nueva incursión en las fronteras del sur de Rusia. En el invierno y la primavera de 1.615, la horda tártara de Crimea bajo el liderazgo de Bogatyr-Giray de Diveev y el nuredin Azamat-Giray devastaron dos veces la orilla derecha ucraniana. En agosto-septiembre, el khan de Crimea Janibek-Giray (1.610-23) con un enorme ejército, en el que, además de los tártaros, había turcos, devastó cruelmente Ucrania, tierras tan lejanas como Bar, Ternopil y Lvov fueron asoldadas. Los rusos hablan de una gran cantidad de prisioneros. El hetman, Stanislav Zolkiewski, no tenía suficientes fuerzas para repeler a los tártaros.

Tártaros crimeanos siglo XVII, a la izquierda noble, a la derecha jinete común.

En 1.616, los tártaros de Nogay regresaron a Kursk. Contra ellos, un destacamento de tropas de Kursk formado por hijos de los boyardos y kozaks (tártaros al servicio del Zar) fueron enviados al jefe de los cosacos Iván Antipovich Annenkov, un noble electo de primer grado, quien, saliendo de Kursk , se encontró con las hordas tártaras a 15 versos (km) de la ciudad. Allí hubo una sangrienta batalla en la que los tártaros fueron completamente derrotados, muchos de ellos fueron capturados. Ese mismo año, una horda de nogayos, y de tártaros de Azóv, atacaron las ciudades cosacas en el Don y quemaron algunas de ellas. Los tártaros llegaron al distrito de Kozelsk, donde los invasores polaco-lituanos luchaban al mismo tiempo. Hubo enfrentamientos con militares rusos. En uno de ellos, fue muerto M. Dmitriev, el voivoda del regimiento de la guardia.

Los tártaros de Crimea y de Budjak invadieron las posesiones del sur de Polonia y devastaron Pokutia (en Galizia). El hetman polaco, Stanislav Zolkiewski, con una pequeña fuerza, se situó en la frontera polaco-moldava e impidió la invasión turca esperada.

En 1.617, en verano, los nogayos y los tártaros Azóv invadieron las posesiones del sur de Rusia tres veces. El mirza nogayo acampó cerca de Serpukhov, desde donde enviaron destacamentos separados para robar aldeas y capturar prisioneros. El mirza explicó sus ataques por no haber recibido el tributo prometido anteriormente por el gobierno de Moscú. En el mismo año de 1.617, la horda tártara de Crimea bajo el mando del kalga Devlet-Giray realizó una nueva campaña devastadora contra la comunidad polaco-lituana.

Cosacos contra tártaros de Crimea. Autor Jozef Brandt

En el verano, un gran ejército turco-tártaro bajo el mando de Iskender-pachá se acercó a la frontera polaca. El hetman polaco Stanislav Zolkiewski con el ejército de la nobleza polaca, llegó a Podolia y se ubicó en la frontera, entrando en negociaciones con Iskender-pachá. El 23 de septiembre de 1.617, el tratado de paz polaco-turco se concluyó en Bush (Yaruga). Durante las negociaciones de paz, los tártaros de Crimea atravesaron la frontera polaca y devastaron Galizia.

En 1.618, el 4 de junio, llegó Murawski Shlyakhov, los tártaros comenzó a descansar en las cuatro millas de Kursk, en la orilla de la dieta en los pueblos en ruinas de Lebyazhie , Golubitskaya y Mloditskoy. Los streltsi y los boyardos, encabezados por I. A. Annenkov , los centuriones Semyon Vedenyev y Sunbul Onofreyev atacaron, los sacaron de los campamentos, persiguieron y alcanzaron a 80 personas de la ciudad en el río Psle cerca del vigilante de Ust-Old Gatishcha. Atacando el campamento de dormir de los nómadas en la noche, los perseguidores lo derrotaron, liberando a Kursk y Belgorod está lleno. Ese mismo año, a petición del sultán otomano, el khan de Crimea Janibek-Giray organizó una nueva incursión en las posesiones polacas.


Incursiones crimeanas durante la guerra de los Treinta Años (1.618-48)

Durante la guerra de los Treinta Años, el sultán otomano no tomó partido directamente y dedicó su atención al Mediterráneo, iniciando la guerra contra la república de Venecia, no obstante ordenó a sus vasallos crimeanos atacar a los polacos para que no reforzaran a los Habsburgo y pudieran alcanzar la victoria, les dejó iniciativa para que hicieran incursiones en Rusia.

En 1.620, el kalga Devlet-Giray atacó las posesiones del sur de Polonia (Podolia y Bratslavshchina). La campaña terminó con la derrota completa de las tropas polacas del ejército turco-tártaro en la batalla de Cécora en Moldavia. El comandante en jefe polaco, el gran hetman polaco Stanislav Zolkiewski murió en esta batalla. La flor de la nobleza polaca fue capturada. Los tártaros Obituvieron un rico botín, notables cautivos, que luego pagarían con un gran rescate por su liberación.

Horda tártara del khanato de Crimea se dirigen a Cecora en 1620. La batalla tuvo lugar el 17 de septiembre. Autor Józef Ryszkiewicz

En 1.621, por orden del sultán, el khan de Crimea Janibek-Giray reunió a 100.00 crimeanos, nogayos y circasianos de las montañas para una nueva campaña contra Polonia. En la batalla de Khotyn, un enorme ejército turco-tártaro (150.000 turcos y 60.000 tártaros) bajo el liderazgo del sultán otomano Osman II sufrieron una derrota completa a manos de ejército polaco-lituano-cosaco al mando del gran hetman lituano, Jan-Karol Chodkiewicz, Stanislav Lyubomirsky y hetman ucraniano Peter Konashevich Sagaydachnogo. El Tratado de Khotyn finalizó la guerra Polaco-Otomana (1.620-21), la última parte de las guerras del Magnate de Moldavia.

En 1.622, el voivoda de Kursk Stephan Mikhailovich Ushakov ordenó a I.A. Annenkov la persecución de los tártaros, una gran parte de los que vagaban por la región de Kursk. Annenkov, con los boyardos y los cosacos, se encontró con los tártaros en el camino de Izyum en la frontera del territorio de Oskol, los derrotó, tomó muchos cautivos y rescató a los prisioneros rusos. Estas personas habían sido tomadas de las regiones de Mtsensk, Odoyev, Belyov y Chern. Los otros tártaros, cargados con una enorme cantidad de botín robado, evitaron la zona de Kursk una vez que escucharon lo que Annenkov les había hecho a sus compañeros. Se abrieron paso por senderos poco utilizados en el terreno elevado entre las cuencas del Dnieper y Don, entre las fuentes de los ríos Rati (afluente del Seyma) y Kshena, Seyma y Oskol, Donetsk Semitsa, Olshana, Korocha y Khalan (Aparentemente pequeños ríos al este de Kursk). Pero el arte y la buena gestión de Annenkov y la valentía de sus tropas derrotaron a los nómadas.

En 1.623, los tártaros atacaron de nuevo a Belgorod. Las tropas de Belgorod repelieron el ataque y ganaron una batalla en el río Khalan (fluye hacia el este para unirse al Oskol entre Stary y Novy Oskol). En el mismo año, el voivoda S.M. Ushakov, al enterarse de que las hordas tártaras se dirigían de Orlov (posiblemente el NE de Voronezh) a Kursk, enviaron a 300 boyares de Kurchan, cosacos, y 100 de infantería con armas de fuego. Los tártaros llegaron a Rusia y lucharon en las zonas de Orlov, Karachev, Mtsensk y Bolkhov y luego se reunieron y tomaron el camino de Bakhmut (Bakhmut está al sur del Donets). Los cosacos stanitsa los persiguieron y enviaron los boyardos de Kursk. Annenkov fue enviado con los boyardos restantes. A petición de Ushakov, voivoda de Belgorod, el príncipe Tyufyakin también envió un destacamento de boyardos y cosacos a las órdenes de Vasily Torbin y Plakid Temirov, quienes se unieron a Annenkov en el río Semitsa en Kotlubansky (al este de Kursk), donde los tártaros se detuvieron junto al río Seym. Hubo una terrible batalla, y los tártaros fueron derrotados por completo.

En 1.624, los tártaros de Crimea intentaron nuevamente penetrar en la frontera del sur de Rusia en la región de Belgorod, pero fracasaron.

En 1.628, el voivoda de Kursk, I. A. Annenkov, quien ya era famoso en su tierra, conocido por su valentía y se le confió las fuerzas militares de los nobles de Kursk , los boyardos y otras fuerzas militares para marchar contra los tártaros. A unos 100 versos (km) de Kursk alcanzó a los tártaros, que habían logrado capturar a muchos prisioneros. Habiendo alcanzado a los enemigos, I.A. Annenkov rodeó su campamento y, tomándolo, liberó a los prisioneros rusos. Pero los tártaros no cedieron y se acercaron a Kursk. Allí, por la noche, a 10 versos (km) de Kursk en el río VinogrObile, Annenkov derrotó a este destacamento y capturó a los jefes tártaros casi en su totalidad.

En 1.632, en los mese de abril y mayo, los destacamentos de tártaros avanzados entraron en las fronteras rusas desde las tres sentas: Kalmiussky, Izyumsky y Muravsky. La fuerza principal (20.000 efectivos), dirigida por Salmash-mirza y Devlet-Ghazi, en junio cruzaron el río Donets y comenzaron a asolar las zonas de Livny, Karachev, Yalets, Belgorod, Kursk, Oskol, Orel, Mtsensk, Dankov, Sapozhkov,Venev, Voronezh, Lebedyan, Pronsk, Mikhailov, Riazán, Kashira y Pechernikov. Los enfrentamientos con los los crimeanos tuvieron lugar cerca de Novosil, Mtsensk, Lebedyan y otras ciudades del sur de Rusia. En el mismo año, Belgorod resistió inmediatamente dos ataques: lituano y tártaro, este último tomó muchos prisioneros y asoló los distritos de Kursk y Rila. El voivoda Rylsk los derrotó con la ayuda de los boyardos, y recibió del zar Mikhail Fedorovich un gracioso diploma por la victoria, en el que se le expresaron alabanzas a él y a los boyardos Rilsk. En el mismo año, el voivoda I. Veliyaminov liberó 2.700 cautivos dentro de los límites del distrito Novosil.

Cosacos atacando una columna de tártaros que regresan cargados de esclavos después de saquear la ciudad incendiada al fondo

En 1.633, en verano, una horda crimeana de 30.000 efectivos bajo el mando del príncipe Mubarak-Giray (el hijo del Khan Janibek-Giray) entró en las posesiones del sur de Rusia por el camini de Izyumsky. La horda se acercó a Livny y, después de haber arruinado los volts (distritos) de la frontera, se dividió en destacamentos separados para saquear. Los tártaros se atrevieron a atacar incluso los suburbios y los alrededores de las ciudades fortificadas en su camino.

El 24 de julio, el príncipe Mubarak-Giray con las principales fuerzas se acercó a Serpukhov en el río Oka. En las cercanías de Serpukhov (en el pueblo de Berezne) tuvo lugar una feroz batalla entre el destacamento enviado desde la ciudad y los tártaros. 22 de julio los crimeanos llegan a Tula, las tropas tártaras devastaron los suburbios urbanos y sus alrededores. Las fuerzas salieron de la ciudad y se enfrentaron a los tártaros “en un prado cerca de la montaña Chervlennaya”, los habitantes de Tula rechazaron a los tártaros. Durante la campaña, los destacamentos de Mubarak-Giray incluso cruzaron el río Oka y llegaron a las afueras del distrito de Moscú. Los destacamentos separados de tártaros y nogayos devastaron las zonas de Riazán, Kashira, Kolomna, Pronsk, Zaraysk, Serpukhov, Tarusa, Obiolensk, Kaluga, Aleksin, Vorotyinsk, Bolkhov, Belyov y Livny. Según el cálculo de A. A. Novoselsky, solo en estos distritos se hicieron unos 6.000 cautivos. Los destacamentos llegaron a otros distritos del sur de Rusia, pero no hay información sobre los mismos.

La calma relativa en los ataques tártaros a Rusia a finales de los años 30 y principios de los años 40, que, sin duda, se debe a la posesión de Azóv por los cosacos del Don. El gobierno ruso, que no quería iniciar una gran guerra con el imperio otomano, no aceptó la ocupación de Azóv por los cosacos, y después de una larga ocupación de Azóv, los cosacos abandonarían la ciudad en 1.642. Los constructores de la línea de Belgorod, los habitantes de los distritos del sur de Rusia, inmediatamente después de haber soportado las intensas invasiones tártaras, sintieron el cambio en la situación en los tramos más bajos del río Don.

En 1.634, el voivoda de Oryol D. Koltovsky liberó a 650 prisioneros no lejos de la ciudad.

En 1.637, en septiembre, 40.000 crimeanos bajo Nuredin Safa-Giray atravesaron la línea de defensa sur construida cerca de Yablonov (en Belgorod Lind, al oeste de Novy Oskol) en el sendero Iziyum. Los tártaros y nogayos arrasaron las zonas de Livny, Oriol, Karachev, Bolkhov, Kromsk (?), Novosil y Komaritsky. 2281 personas fueron capturadas.

En 1.641, unos 1.000 tártaros cruzaron el río Donets en la desembocadura del río Derkul (?), y se dirigieron a la zona de Kursk y Voronezh, habiendo enviado previamente partidas significativas a la estepa para operar en un radio más amplio.

A partir de 1.642, los ataques de los tártaros son hechos incluso por fuerzas pequeñas, que no trataban de penetrar profundamente en Rusia. Pero, al enterarse de la ubicación de las nuevas fortificaciones rusas y al no preocuparse por su retaguardia, en los siguientes años, los tártaros infligirán graves golpes en los lugares más vulnerables.

En 1.643, se reanudaron las grandes invasiones tártaras en Rusia, la sequía y el hambre en Crimea, que alcanzaron su mayor mayor extensión en el invierno 1644-45, y que duró varios años, hizo que los mirzas reunieran a miles de tártaros bajo sus banderas y los dirigieran a saquear aldeas y pueblos rusos.

Para sus ataques, los tártaros eligieron lugares no fortificados en los caminos de Nogay, Kalmius y Muravsky. Los destacamentos tártaros que avanzaron a lo largo del camino de Nogay giraron hacia el oeste sin llegar al muro de Kozlov. Los ataques se realizaron en las aldeas ubicadas a orillas del río Voronezh, al suroeste de Kozlov, al este de Lebedyan y al norte de los distritos de Voronezh. Allí, los cosacos zapórogos participaron en redadas junto con los tártaros. Los tártaros fueron enviados a la orilla oeste de la río Voronezh, penetraron en el distrito de Yelets. El camino de Kalmius permaneció abierto. En la primavera de 1.643, en la orilla izquierda del río Osesto, se construyeron puestos militares permanentes, desde cuyas torres se Obiservaban el movimiento de los tártaros. Las pequeñas fortalezas de Osinovy y Razdorsky no pudieron contener a los tártaros entre el río Tikhaya Sosna superior y el río Oskol (entre los dos Oskols y Voronezh).

El 17 de mayo, el fuerte Razdorsky disparó contra los tártaros sendero de Muravsky permaneció abierto. La nuevas fortalezas en Volny y Khotmyzhsk quedaron al margen. Los tártaros comenzaron su invasión a lo largo del sendero Kalmius y en varios casos regresaron con su botín a lo largo del sendero Muravsky. Los hombres al servicio de Belgorod lucharon contra los tártaros, pero no pudieron detenerlos. Informando sobre una de esas batallas, el voivoda de Belorod N. M. BObiorykin volvió a plantear la cuestión de la construcción de fortificaciones en la zona de vigilancia de Karpov (?). Creía con razón que si hubieran ciudades y fortalezas rusas allí, los tártaros no habrían quedado impunes.

Guerrero tartaro disparando el arco

En 1.644, a primeros de año, el departamento militar (Razryadny Prikaz) decidió nuevamente construir fuertes en la zona de vigilancia de Karpov, en la margen derecha del río Vorskla (Extendiendo la Línea al suroeste de Belgorod). El plan era construir un fuerte permanente. La construcción de la fortaleza se inició el 13 de abril, fue realizada por la gente de Belgorod bajo el jefe cosaco de Stanitsa, Ivan Ryshkov. El 15 de mayo la fortaleza estaba lista. En el verano fue guarnicionada con 60 streltsi de Rylsk y Sevsk (?). En otoño, el departamento militar se comprometió a convertir el fuerte permanente de Karpov en una ciudad habitada, pero no pudo reunir suficientes personas voluntarias. Karpov se convirtiría en una ciudad habitada en 1.646, cuando se construyó una muralla de tierra. Antes de esto, el único fuerte permanente no representaba un gran Obistáculo para los tártaros.

Ese mismo año 1.644, en agosto, el ejército tártaro principal de unos 40.000 efectivos, se concentró cerca de las fronteras del norte del khanato de Crimea, en los ríos Orel (?) y Samara (Dnieper), usando el sendero de Muravsky, que no estaba bloqueado, los tártaros pasaron por el fuerte de Karpov, redondearon por el río Vorskla desde el este y en la ruta de Bakaev invadió el distrito de Putivl. A fines de agosto y principios de septiembre, se apoderaron de numerosos cautivos en los distritos de Putivl, Rylsky, Sevsky, Komaritsky (?) y Volost, así como en regiones de Polonia adyacentes a Rusia. Se estima que los cautivos eran “un tercio del ejército tártaro” y unas 13.000 personas. Los regimientos de caballería de los nobles estaban ubicados en el río Oka y no prestaban ninguna asistencia a la población de los distritos del suroeste. La población se protegió de los tártaros en las ciudades y fuertes, en bosques y barrancos. Las fuerzas de Belgorod, Yablonov, y Korocha (entre Belgorod y Novy Oskol), fueron a luchar en la estepa abierta, pero no pudieron rechazar a las fuerzas enemigas, mucho más grandes.

En 1.645, el camino de Muravsky, que estaba esencialmente abierta a los tártaros, hizo posible que la masa de los tártaros invadiera Rusia ese año. Esa vez, por orden del khan de Crimea, los tártaros llevaron a cabo una redada en invierno. Los departamentos del suroeste de Rusia, incluyendo Kursk, sufrieron una terrible destrucción. El mes de diciembre fue inusualmente frío, así que el hambre y el frío mataron a muchos cautivos. A.A. Novoselsky estimó a más de 6.000 cautivos ese año. Los tártaros también sufrieron grandes pérdidas mientras arrasaban los distritos de Rylsk, Putivl y Komaritsky y se llevaron a 5.749 prisioneros. Se evitó un mayor número de víctimas debido a las acciones del príncipe Semyon Pozharsky de Kursk. Un tercio del ejército de Crimea bajo Nuredin Gazi-Giray no regresó. Contribuyó al éxito de los tártaros la falta de un mando unificado en la línea de defensa recién creada. En diciembre, el gobierno ruso le dio al voivoda de Belgorod, el príncipe F. A. Khilkov el mando temporal de los hombres de servicio de Yablonov, Karochi, Userd, Volny y Khotmizhsk (parte este-oeste de la línea de Belgorod a través de Novy Oskol), pero la orden llegó después de que los tártaros se hubieran marchado. Comparando las incursiones de los años 30 con las de los 40, es fácil ver que la nueva línea de fortificación redujo significativamente la zona de Rusia abierta a las incursiones tártaras. El muro de Kozlov cerró el camino hacia Riazán y el muro de Yablonov (la misma línea este-oeste) bloqueó el camino directo a Livny y Tula. En los años 1.643-45, los tártaros no llegaron al Oka, y en estas condiciones, la práctica tradicional de mantener tropas en el río Oka era Obiviamente absurda.

En 1.648, los tártaros fueron derrotados en una campaña fallida a las tierras del río Oka. En enero, pequeños grupos de asalto aparecieron en ambas orillas del Dnieper, pero después de algunas escaramuzas con tropas polaco-cosacas se retiraron a las estepas.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-30. Última modificacion 2019-01-30.