Edad Moderna Guerras Ruso-Tártaras (1507-1689) Guerra ruso-crimeana (1.571-74)

Cargando anuncio...

Antecedentes

En 1.569, los enemigos de Rusia concluyeron la unión de Lublin, por el que Polonia y Lituania se unieron formando la Mancomunidad. Ese mismo año, el khan Devlet I Giray de Crimea y el imperio Otomano iniciaron negociaciones y concluyeron una alianza militar con los polaco-lituanos contra Moscú. A esto le siguió una campaña fallida del ejército turco-tártaro contra Astracán, que, a favor de los aliados occidentales, desvió a las fuerzas armadas del estado de Moscú a la defensa de las fronteras del sur.

En 1.570 Rusia y el imperio Otomano, firmaron un pacto de no agresión, por lo que no se enfrentaron directamente, pero alentaron a que el khan de Crimea realizase ataque contra los rusos.

El ataque de Devlet-Giray a Moscú no fue una sorpresa para el zar ruso. Sabía perfectamente que el rey polaco Segismundo-Augusto y el sultán turco alentaban a los tártaros para que atacaran. En las últimas dos décadas, el principado de Moscú había construido “Zaséchnaya chertá” (Línea de Abatís) y fortaleció fuertemente sus fronteras con los ataques de los tártaros. Bajo Iván el Terrible, había dos líneas: una avanzada entre la región de Meshchora y los bosques de Briansk, y otra en retaguardia que seguía el curso del río Oká. En ellas se colocaron muchas fortalezas de madera, algunas de las cuales más tarde se convirtieron en ciudades; las ciudades fronterizas de Tarusa, Loposnya, Kashira, Serpukhov fueron fortificadas significativamente; los monasterios de piedra fueron reconstruidos como puntos de defensa y un lugar de protección para los residentes locales. Tras la conclusión de la paz con Polonia, las grandes fuerzas rusas (hasta 50.000) se concentraron en tres regimientos a lo largo de la frontera sur del reino: en el río Oka, en Kolomna, y en Kashira y Serpukhov.

En la primavera de 1.570, los regimientos fronterizos rusos liderados por el gobernador Mikhail Vorotynsky rechazaron el ataque de la caballería de Crimea de 50.000 efectivos, mandados por el futuro khan Mohamed II Giray, que avanzaba hacia Riazán y Kashira. El 21 de mayo, los atacantes fueron atacados durante la noche en Zaraysk, siendo derrotados y expulsados de la frontera rusa, siendo perseguidos durante mucho tiempo, siendo numerosos los prisioneros capturados. En otoño, el kalga Alp-Giray al mando de unos 7.000 efectivos entre los que había nogayos y de Azóv, atacaron la zona de Novosil.

Construcción de la Línea de Abatís (Zaséchnaya Chertá) en la frontera conocida como Campos Salvajes. Autor Maximilián Presniakov

 

Incursión de los tártaros de Crimea en 1.571, incendio de Moscú

En mayo de 1.571, el ejército combinado tártaro-turco invadió suelo ruso, sucedió algo increíble. El embajador inglés en Rusia durante el reinado de Fyodor Ivanovich Jils Fletcher escribió sobre este evento:

En 1.571, ellos (tártaros) Llegaron a Moscú con un ejército número 200.000, sin ningún tipo de lucha o resistencia, porque el entonces zar ruso Ivan Vasilyevich, que había salido contra ellos con su ejército, se perdió, pero se cree, con la intención, sin atreverse a entrar en la batalla, porque dudaba de su nobleza y de los líderes militares, como si estuvieran conspirando para extraditarlos a los tártaros“.

El khan de Crimea Devlet-Giray supo por prisioneros y desertores sobre los desastres que habían caído sobre el estado ruso: la plaga, el “Mezenin” (sequía), la continuación de la guerra con Livonia y la concentración de los regimientos rusos solo en los vados del río Oka en Kolomna y Serpukhov, y decidió lanzar un incursión contra rusia.

De hecho, en la marcha de 1.571, el ejército de Devlet-Giray no contaba con más de 40.000 jinetes, y las tropas fronterizas rusas, unidas, podían enfrentarse a él adecuadamente. El 16 de mayo, Iván el Terrible y los guardias se trasladaron a Serpukhov para ayudar a los regimientos que estaban allí. Su ejército era pequeño, solo había suficiente gente para tres regimientos: el regimiento de guardias boyardos de V.P. Yakovlev, el regimiento principal del príncipe M.T. Cherkassky y el regimiento del principe F.M. Trubetskoy. Al frente de todos los regimientos rusos de Zemstvo y de la Oprichnina, ubicados en las ciudades de Oka y Zaotskaya, Iván el Terrible puso a su cuñado, el príncipe Temryukovich Cherkassky, quien encabezaría todos los movimientos de las tropas rusas.

Mientras tanto, en la invasión de Devlet-Giray participaron los nogayos bajo un mirza y los kabardianos encabezados por el príncipe de Temryuk. El plan del Khan originalmente se limitaba a una redada cerca de Kozelsk, y llevó su horda a la cabecera del río Oka. Forzando el río en el vado de Bystry, la horda avanzó hacia Bolkhov y Kozelsk. Pero en “el campo Zlynsky” (ubicación desconocida). Aceptó la sugerencia de un desertor de Belyov, el hijo de boyardo Kudeyar Tishenkov, para ir directamente a Moscú. El traidor prometió dirigir la horda a través de una zona desprotegida en la parte alta del río Zhizdra, un lugar donde nunca habían estado los crimeanos. Esta maniobra de flanqueo fue completamente inesperada. A mediados de mayo, los 40.000 tártaros cruzaron el río Zhizdra cerca de Peremyshl, comenzaron a pasar la retaguardia de las tropas rusas y avanzaron hacia Moscú.

El comandante en jefe de las tropas rusas, el príncipe Mikhail Cherkassky, desapareció sin dejar rastro en el momento más crucial, cuando los tártaros cruzaban el río Ugra en la región de Krom, lo que causó confusión en los regimientos rusos. El ejército de Devlet-Giray derrotó al destacamento de la Oprichnina de Yakov Volynsky, llegando al pueblo de Kolomna.

Iván el terrible al enterarse de este peligroso avance y que las tropas enemigas que se acercaban, huyó de Serpukhov a Moscú y después a Rostov, y planeaba ir más lejos a Yaroslavl.

Los voivodas rusos, el príncipe I. D. Belsky, el príncipe I. F. Mstyslavsky y príncipe M. I. Vorotynsky marcharon rápidamente de Kolomna a Moscú, tratando de adelantarse a la horda tártara y llegaron un día por delante del Khan de Crimea el 23 de mayo. Se asentaron en el Zamoskvoreche (curva del rio Moscova a través del Kremlin) y se prepararon para la batalla.

El 24 de mayo, el Khan se acercó libremente a la capital desde el pueblo de Kolomna, resultó que los príncipes fueron completamente incapaces de proporcionar una resistencia decente delante de las murallas de la propia capital. Apenas en cuanto vieron a los guerreros tártaros, simplemente huyeron. Los tártaros entraron en la ciudad y quemaron los barrios de Moscú, la Ciudad de Tierra fue arrasada. La ciudad ardió completamente excepto el Kremlin, al que Devlet Giray no se atrevió a asaltar. Muchos residentes de la capital y distritos murieron en el incendio asfixiados.

Incendio de Moscú 1571 provocado por los tártaros del khan crimeano Devlet I Giray

Tras saquear la ciudad y tomar un enorme botín, el 25 de mayo de 1.571, tras dos días de saqueo de Moscú, los tártaros se dirigieron a Kashira y Riazán, regresando a Crimea con una gran cantidad de prisioneros. El príncipe Mikhail Ivanovich Vorotynsky con el regimiento avanzado persiguió al enemigo en retirada, pero debido al pequeño número de sus fuerzas, no pudo evitar que las tropas tártaras devastaran y arruinaran las tierras rusas. En el camino de regreso, los tártaros destruyeron otras 36 ciudades rusas, los tártaros mataron a unas 60.000 personas y capturaron un número similar de rusos que pasaron a convertirse en esclavos.

Mientras Devlet-Giray quemaba Moscú, la Horda de Nogay, aliada de los crimeanos, asoló las tierras de Kazet en Tetyushi y Alatyr. (Tetyushi está en el Volga al sur de Kazán).

El Zar que había huído de Serpukhov a Kolomna en pánico, y después, acompañado por un pequeño destacamento de seguidores a través de Aleksandrov, se dirigió a un asentamiento en el norte del país: Beloozer, bajo la protección de la fortaleza de piedra del monasterio de Kirillov. A mediados de junio, el Zar regresó de Beloozer al asentamiento de Alexandrov y comenzó a investigar las circunstancias y los perpetradores de la catástrofe. El caso de la investigación no ha sobrevivido, pero se sabe que incluso entonces los líderes militares de la Oprichnina cayeron en desgracia y fueron ejecutados, la unidad sería disuelta.

El 17 de junio, Ivan el Terrible le escribió a Devlet Giray que estaba listo para entregarle Astracán con la condición de concluir una alianza militar del principado de Moscú y el khanato de Crimea contra Lituania. Devlet Giray, después de consultar con el visir turco, consideró insuficientes las concesiones a Rusia y no estuvo de acuerdo con el Zar. Después de la quema de Moscú, el khanato de Crimea y el imperio Otomano decidieron llevar a cabo una derrota militar completa del estado de Moscú.


Incursión de los tártaros de Crimea en 1.572

Después de la invasión y quema de Moscú en 1.571, que se convirtió en la más exitosa para el khanato de Crimea en el siglo XVI, Devlet-Giray decidió, con el apoyo del sultán turco, apoderarse de las regiones media y baja del Volga, los antiguos khanatos de Kazán y Astracán, en manos de Moscovia, y de restaurar la dependencia de Moscú de los tártaros, entonces vasallos de los turcos. Si la caballería ligera tártara no podía tomar fortificaciones, entonces los experimentados jenízaros turcos podrían hacerlo muy bien.

El 23 de julio de 1.572, el ejército de unos 100.000 efectivos bajo el mando del khan Devlet-Giray, formado por 80.000 tártaros de Crimea y de Nogay, 7.000 jenízaros turcos expertos en capturar fortalezas, varios cañones con centenas de barriles de pólvora, marchó a través del río Don hasta río Ugra y se detuvo en el río Oka, la frontera sur de Moscovia.

A la primera noticia de la nueva invasión tártara, el zar Ivan Vasilyevich, como el año pasado, huyó a Veliky Novgorod, dejando a su ejército y al país entero a merced del destino. En Novgorod, escribió cartas a Devlet-Girei con propuestas para entregar voluntariamente a los tártaros a Kazán y Astracán, para que lo dejaran en paz. Obiviamente, el Zar asustado no tenía planes durante ese período.

De fuentes poco detalladas se desprende que las tropas rusas, un gran regimiento de 8.000 hombres, mandados por el príncipe Mikhail Ivanovich Vorotynsky se reunieron cerca de Kolomna, cubriendo el acceso de Moscú desde Riazán. Con el gran regimiento había un guliai gorod o fortaleza móvil. El gran regimiento estaba desplegado en tres regimientos: el de la derecha estaba mandado por el voivoda, príncipe Nikita Romanovich Odoyevsky, con 4.000 soldados estaba estacionado en Tarusa; el de la izquierda mandado por el príncipe A.V. Repnina, con 2.000 soldados estaba Lopesna; y el regimiento de guardias del príncipe Ivan Petrovich Shuisky, con 2.000 soldados estaba en Kashira.

Las fuerzas rusas, junto con las guarniciones fronterizas, las milicias de Zemstvo, los mercenarios extranjeros (7.000) y los cosacos del Don que llegaron a Oka, según los historiadores modernos, no podrían ser más de 60.000, de los cuales 12.000 eran streltsi; es decir, la mitad de los efectivos del ejército turco-crimeano de Devlet Giray, unos 120.000. A modo de comparación: todo el imperio Otomano en el siglo XVI no tenía más de 200.000 soldados, y en la famosa batalla de Pavía (1.521), los franceses y los suizos juntos no pudieron reunir a más de 60.000 soldados contra 45.000 españoles. Además, 20.000 turcos llegaron a Crimea, de los cuales 7.000 eran jenízaros con el apoyo de 200 cañones.


Batalla de Molodi (28 de julio al 2 de agosto de 1.572)

El 26 de julio de 1.572, el cuerpo principal del ejército turco-tártaro, llegaron al río Oka, en la otra orilla se encontraba desplegado el ejército ruso, con la infantería en el centro ocupando las tres posiciones anteriormente mencionadas, y la caballería en las alas. Los tártaros desplegaron en frente y se prepararon para cruzar el río.

En la noche del 27 de julio, una parte del ejército tártaro mandado por el principal asesor militar de Khan, Divey-mirza “subió” por el río Oka con 20.000 tártaros nogayos, y donde nadie los estaba esperando, y cruzó el río cerca de la aldea de Drakino, en el vado de Senkin (21 versos de Serpukhov y 5 versos de la confluencia del río Oka y Lopasni, frente a la aldea Nikiforova), derrotando al pequeño regimiento (2.000) de la derecha mandado por el futuro héroe de Pskov, el príncipe Iván Petrovich Shuisky.

En la noche del 28 de julio de 1.572, todo el ejército tártaro de Crimea cruzó el Oka.

El khan Devlet-Giray siguió el camino de Serpukhov a Moscú, pasando por alto a Tarusa y Serpukhov desde el este, dejando de lado el regimiento de la derecha ruso mandado por el príncipe Nikita Romanovich Odoyevsky y Fyodor Vasilyevich Sheremetev después de la sangrienta batalla en la cabecera de la Nara. Detrás de los tártaros, el regimiento avanzado de los príncipes Khovansky y Khvorostinin se movió, esperando un momento conveniente para atacar. Detrás del gran Regimiento avanzado, estaba el ejército de Mikhail Vorotynsky, que se encontraba en Serpukhov, quién dejó sus posiciones en la “orilla” y se dirigió a Moscú tras la horda de Crimea, tratando de cortar su retirada.

El 29 de julio, Devlet-Giray se estableció para descansar en una zona pantanosa a 7 kilómetros al norte del río Pakhra, cerca del actual Podolsk.

El 30 de julio, en el río Rozhay, cerca de la aldea de Molodi, el regimiento de vanguardia de los príncipes Khovansky y Khvorostinin alcanzaron a la retaguardia tártara, a 45 millas (60 kms) de Moscú, cerca de la aldea de Molodi, el regimiento de Khvorostinin comenzó una batalla con la retaguardia tártara, mandada por los hijos de Khan con caballería selecta.

El ejército ruso se había instalada en una colina y la rodeó con de zanjas excavadas. Al pie de la colina más allá del río Rozhay situó 3.000 strelsi en la vanguardia, la caballería cubría los flancos y en la retaguardia se instaló un gulay gorod o fortaleza móvil con mosquetes y cañones. Al ir al asalto, varias decenas de miles de tártaros hicieron retroceder a los strelsi, que se refugiaron en el gulay gorod, pero al intentar capturarlo, sufrieron grandes pérdidas y se retiraron.

Batalla de Molodi (28 de julio al 2 de agosto de 1.572)

Devlet Giray envió 12.000 guerreros para ayudar a sus hijos. El regimiento del príncipe Khvorostinin, con dificultad pudo resistir los ataques del enemigo tres veces más numeroso, pero finalmente se retiró al gulay gorod o fortaleza móvil, y con una rápida maniobra sus guerreros se abrieron a ambos lados, conduciendo a los tártaros a un fuego de artillería mortal desde el gulay gorod. “Muchos tártaros fueron alcanzados“.

Delvet-Giray se vio obligado a detener el ataque a Moscú y, temiendo un ataque por retaguardia, ya que los rusos le seguían, regresó con la intención de aplastar al ejército de Vorotynsky, éste retrocedió y se refugió en el cuerpo principal ruso que se encontraba en Molodi.

El 31 de julio, todo el ejército de Devlet-Giray se dirigió al asalto del gulay gorod. Ordenó a sus soldados que desmontaran y atacaran a los rusos junto con los janizaros. El asalto feroz duró todo el día. En el contraataque todas las tropas rusas tomaron parte en la batalla, excepto el regimiento que se quedó custodiando el gulay gorod, el líder de los nogayos, Tereberdey-mirza fue muerto durante el asalto, la súbita carga de la caballería rusa cargó sobre su escolta, obligándola a huir, y Tereberdey murió luchando.

El 1 de agosto, el Devey-mirza condujo a los tártaros al asalto. Después de unos pocos ataques fallidos e intentando en vano entrar en el gulay gorod, el señor de la guerra tártaro con un pequeño séquito hizo un reconocimiento para identificar los puntos más débiles de la fortaleza móvil rusa. Los rusos hicieron una salida. Devar, que había comenzado a irse, su caballo tropezó y cayó. El segundo hombre después de Khan en el ejército tártaro fue capturado por el boyardo de Suzdal, Iván Shibaev, hijo de Alalykin. “La posición de los tártaros se hizo más débil que antes, y los rusos asaltaron y, salieron, lucharon y en esa batalla vencieron a muchos tártaros“. En este día, las tropas rusas capturaron a muchos prisioneros. Entre ellos se encontraba el príncipe tártaro Shirinbak.

Gulay gorod o fortaleza movil rusa

El 2 de agosto, Devlet-Giray reanudó el asalto del gulay gorod, tratando de recuperar Divey-mirza, el asalto sería realizado por los jenízaros y los jinetes de élite pie a tierra. Durante el asalto, el gran regimiento de Vorotynsky abandonó en secreto el gulay gorod y, avanzando por el fondo de un barranco detrás de la colina, se situó en la retaguardia del ejército tártaro. Durante el ataque, muchos tártaros consiguieron poner sus manos sobre las inestables planchas de madera del gulay gorod, pero murieron allí mismo. El regimiento del príncipe Dimitry Khvorostinin con artillería y los reiters alemanes que permanecieron en el gulay gorod a la señal acordada enviaron una descarga de disparos, salieron de las fortificaciones y nuevamente comenzaron una batalla, durante la cual el gran regimiento del príncipe Vorotynsky golpeó la retaguardia tártara. El ejército tártaro fue completamente derrotado, según algunas fuentes, el hijo y el nieto de Devlet Giray, así como los 7.000 jenízaros, fueron muertos. Los rusos se apoderaron de muchas tiendas de campaña, el tren de bagajes, la artillería e incluso armas personales de Khan.

En la noche del 3 de agosto, la horda se retiró apresuradamente hacia el sur, perseguida por la caballería rusa.

Todo el día siguiente, los restos de los tártaros huyeron hacia el río Oka, siendo atacados dos veces y destruyendo la retaguardia de Devlet-Giray, quien llevó de vuelta a Crimea solo la quinta parte de los guerrero que habían participado en la campaña. Según otras fuentes, solo 20.000 tártaros regresaron a Crimea. Andrei Kurbsky escribió que después de la batalla de Molodi, los turcos, que caminaban con los tártaros, “desaparecieron y no regresaron, ni uno a Estanbúl.

El 6 de agosto, Iván el Terrible se enteró de la victoria de Molodi. El 9 de agosto, le llevaron a Divey-mirza a Novgorod.

Devlet Giray huyó a Crimea y desde el camino envió una carta a Iván IV, en la que no reconoció su derrota completa. Reprochaba a Grozny haber violado el acuerdo previo sobre Kazán y Astracán, tratando de convencer a Ivan IV de que los miles de soldados tártaros que marcharon a Rusia, iban con las mejores intenciones. Y solo la voluntad propia de los boyardos rusos y el gobernador, que comenzó la batalla, impidió una solución pacífica de la situación.


Secuelas de la batalla de Melodi

Más de 100.000 personas murieron y resultaron heridas en ambos bandos. La batalla en la aldea de Molodi se convirtió en un punto de inflexión en las relaciones entre Rusia y el khanato de Crimea. Sería la última gran batalla de Rusia con la Estepa. Aunque durante su reinado, Devlet Giray y sus hijos atacaron constantemente las tierras de Moscú, las incursiones solo terminaron en saqueo y en la captura de prisioneros, pero no se produjeron capturas territoriales.

Gracias a la victoria en la batalla de Molodi, Iván el Terrible destruyó la oprichnina, que resultó ser una institución inútil en esa batalla en particular. El Zar destituyó a los jefes principales y prohibió que se pronunciara la palabra “oprichnina“.

Sin embargo, la batalla de Molodi terminó la carrera militar de uno de los comandantes rusos más talentosos del siglo XVI, el príncipe Mikhail Vorotinsky, un veterano de las campañas de Kazán y Astracán, comandante en jefe de todas las tropas de la frontera sur de Moscovia, el verdadero salvador de Rusia en 1.572. El zar “agradeció adecuadamente” a su héroe: menos de un año después de la victoria, Iván el Terrible acusó a Vorotynsky de participar en un complot, lo metió en la cárcel, lo torturó personalmente y medio muerto lo envió al exilio a Beloozero. Habiendo viajado a pocos kilómetros de Moscú en un convoy, Vorotinsky murió a causa de sus heridas.

El segundo héroe de la batalla Dimitry Ivanovich Khvorostinin logró sobrevivir y continuó su servicio al hijo de Iván el Terrible, Fyodor Ivanovich.

En el mismo año, las tropas de Dimitry Khvorostinin derrotaron a los 20.000 efectivos suecos de Gustav Banner.

El khanato de Crimea perdió para siempre su autoridad anterior ante los ojos de su principal aliado, el imperio Otomano. Cuando Selim II murió en 1.574, el nuevo sultán turco Murad III decidió enviar un embajador especial a Moscú (sin pasar por Crimea) con una notificación sobre la muerte de Selim II y su adhesión. Fue un signo de reconciliación, especialmente agradable para Rusia, ya que el predecesor de Murad III, su padre Selim II, no consideró necesario informar al gobierno de Moscú sobre ningún evento turco.


Continuación de las incursiones durante el siglo XVI

Tras la derrota, los tártaros de Crimea se vieron obligados a pedir ayuda militar al imperio Otomano, en los años 1.573 y 1.574, hicieron pequeñas incursiones que apenas causaron daños. Iván el Terrible, aprovechando la calma en el sur y recibiendo el apoyo del emperador alemán Maximiliano II, quien reclamaba el trono vacante de la Mancomunidad, el alemán le prometió a Moscú una paz honorable en una guerra conjunta contra Crimea y Turquía, y comenzó los preparativos para una gran ofensiva en dirección sur. Se destinó una gran cantidad de dinero para la organización de la operación militar: 40.000 rublos.

En la primavera de 1.576, el zar ruso se estableció en Kaluga, distribuyendo regimientos a lo largo de la frontera Oka y las ciudades fronterizas. En los ríos de la cuenca del Alto Don, se preparó un ejército de barcos, al cual se envió gente experimentada de los ríos Volga, Vyatka y Duina. Zaporozhtsy en el Dnieper envió una gran cantidad de pólvora y plomo, además de dinero. Además, Para ayudar, hetman Bogdan Ruzhinsky envió destacamentos de cosacos con los jefes Verevkin, Pronchishchevym y Shah.

En el verano de 1.576, los cosacos y las tropas de Moscú atacaron la fortaleza Islam-Kermen. Bajo sus murallas una batalla con los tártaros de Crimea. Los tártaros fueron aplastados y huyeron, abandonado la fortaleza. En septiembre como respuesta, los tártaros de Crimea y nogayos atacaron las tierras del sur de Rusia. A la cabeza del ejército tártaro estaba Yeseney-mirza de Diveev. Los nogayos atacaron a Alator y Temnikov.

En 1.578, Yesiney-mirza de Diveev repitió el ataque. Con él había, 6.000 efectivos de Kazys, 2.000 de Azóv, 2.000 nogayos y 2.000 de Diveev y se dirigieron a las tierras rusas. En el verano asolaron Venev y otros lugares.

En 1.580, durante el verano nogayos, crimeanos y de Diveev, se dirigieron a Moscú y sufrieron muchas pérdidas. El príncipe nogayo Urus, llamó a los heremises a rebelarse, preparándose para atacar Meshchera (cerca de Kasimov) y Riazán.

En 1.581, la horda Nogay de 25.000 efectivos al mando del príncipe Urus devastó las zonas de Beleyov, Alatyr y Kolomna, junto con los de la horda había crimeanos, los Azóv y a cuya cabeza estaban los príncipes de Crimea y el famoso líder de Azóv, Dosmagmet.

En 1.582, la horda de Nogay ayudaron a los rebeldes en la región de Kazán e hicieron incursiones en las tierras del sur de Rusia, principalmente a Novosil.

En 1.584, en la primavera una horda tártara de unos 52.000 efectivos bajo el liderazgo de Araslan-mirza irrumpieron sobre el río Oka. En dos semanas, los crimeanos y nogayos arrasaron las zonas de Belev, Kozel, Vorotyn, Meshchev, Mosal, Mozhaisk DorogObiuzh y Vyazma. Los cautivos capturados en los poblados rusos fueron innumerables. El 7 de mayo, un ejército ruso mandado por un noble de la Duma M. A. Beznin alcanzó al enemigo en la desembocadura del río Vysa, en las cercanías de Kaluga. En una Obistinada batalla, los rusos derrotaron a los tártaros y liberaron a unos 70.000 prisioneros. Yesiney-mirza de Diveveev con un destacamento separado asedió la ciudad de Belev, defendida por el príncipe Timofey Trubetskoy. Mikhail Beznin envió un destacamento militar en su ayuda, lo que obligó a mirza a levantar el sitio y huir a la estepa. En el mismo año, los de Azóv bajo el mando de Dosmagmet-aga y Konkar-aga hicieron una incursión en Riazán.

Mapa de Rusia y países limítrofes en 1584 tras la conquista de los khanatos de Kazán y Astracán

En 1.585, los tártaros hicieron dos redadas en tierras del sur de Rusia. Los destacamentos tártaros llegaron cerca de Riazán.

En 1.586, una horda tártara de unos 30.000 efectivos atacó las posesiones del sur de Rusia.

En 1.587, durante la primavera, grupos de Azóv y nogayos (3.000) lideradas por Dosmagmet-aga hicieron otra incursión en tierras del sur de Rusia. En junio, una horda de unos 40.000 bajo el mando de los príncipes Alp-Giray y Solomat-Giray invadieron las posesiones de Moscú a lo largo del camino de Kalmius. Los comandantes rusos esperaron al enemigo cerca de Tula, pero los crimeanos permanecieron en la “Ucrania” y atacaron la ciudad de Krapivna, tomaron el fuerte, y luego quemaron toda la ciudad. El gobierno ruso envió un gran ejército a la frontera bajo el mando de tres comandantes. Cuando el ejército ruso se acercó, los tártaros comenzaron a retirarse apresuradamente a la estepa. En el curso de la persecución, los rusos alcanzaron y destruyeron la mayoría de las partidas tártaros que no tuvieron tiempo de unirse con las fuerzas principales. Cerca de 30.000 crimeanos y nogayos murieron en las batallas, y 2.000 fueron hechos prisioneros.

En 1.591, durante el verano, una gran horda tártara de Crimea liderada por khan Gazhi-Giray emprendió una campaña contra Moscovia. Las primeras hordas tártaras fueron detectadas por los cosacos en la cabecera del Stanitsa cerca Livny. El gobierno ruso tomó todas las medidas para repeler la invasión del enemigo. Todos los voivodas ucranianos recibieron una orden para reunir inmediatamente los regimientos en Serpukhov, y de allí dirigirse a Moscú, dejando un pequeño destacamento bajo el mando de de S. Koltovsky en la orilla del río como seguridad.

El 3 de julio, Koltovsky con su destacamento llegó a Moscú, donde informó que el khan de Crimea con una gran horda se estaba dirigiendo directamente a Moscú, sin haber enviado destacamentos para capturar cautivos. El 2 de julio, la caballería de Crimea cruzó el río Oka entre Kashira y Serpukhov y partió por la carretera de Moscú a la capital. El khan Gazhi-Giray , que se enteró de la rápida retirada de las tropas rusas a Moscú y temía un ataque inesperado, no dispersó sus fuerzas antes de la batalla decisiva. El mando ruso decidió presentar batalla bajo los muros de Moscú.

A la cabeza del gran ejército ruso, reunido en la capital, estaban los príncipes boyardos Fyodor Ivanovich Mstislavsky y Boris Fedorovich Godunov que mandaba la caballería. Los principales voivodas intentaron retrasar la ofensiva de las tropas de Crimea fueron enviados al río Pakhra (35 kms de Moscú). El pequeño destacamento ruso fue completamente abrumado por las fuerzas superiores del khan de Crimea, el propio príncipe Vladimir Bakhtiyarov fue herido en la batalla. Durante ese tiempo, el mando ruso pudo reunir un gran “Obioz” (fortificación móvil similar gulyay-gorod, pero realizado con carromatos) cerca de Moscú.

Rusos y cosacos aguantando un ataque de los tártaros de Crimea

En la mañana del 4 de julio de 1.591, el khan Gazhi-Giray con la horda se acercó a la capital. El Khan con las fuerzas principales estaba ubicado en el pueblo de Kotly, desde donde envió sus destacamentos hacia la batalla. Los crimeanos atacaron a los regimientos rusos, que estaban protegidos en el “Obioz“, pero no pudieron lograr nada. Por la noche, los comandantes rusos del “Obioz” enviaron una unidad de caballería de 3.000 hombres bajo el mando de Vasily Yanov para atacar al campamento del Khan en la aldea de Kolomenskoye al sur de Moscú. Además, falsos espías fueron enviados al Khan y le informaron de la llegada a Moscú de un gran ejército procedente de Novgorod. Alarmado por el ataque ruso y el fuego de los cañones, el 6 de julio, el khan de Crimea comenzó la retirada precipitada de la capital rusa. Gazhi-Giray partió de Moscú a Serpukhov, donde cruzaron el río Oka, y continuó su retirada. Las partidas tártaras que se habían separado de las fuerzas principales, fueron derrotadas cerca de Tula, Mikhailov y Pronsk.

Las unidades de caballería rusas fueron enviadas en busca de la horda crimeana en retirada y desmoralizada. En las últimas batallas con los rusos, el khan de Gazhi-Giray fue herido, pero logró salvar y recuperar parte de sus tropas derrotadas.

En 1.592, en la primavera, los 80.000 efectivos del ejército de Crimea liderado por Feti-Giray y Bakhti-Giray llegaron a Tula, Mikhailov, Dedilov, Venyov , Kashira y Riazán y se llevaron multitud de cautivos.

Aprovechándose de lo repentino de su ataque, los tártaros destruyeron las zonas más cercanas a la frontera, haciendo muchos prisioneros. Desde Tula contra los tártaros, los rusos formaron un ejército bajo el mando del príncipe boyardo Boris Kambulatovich Cherkassky, que partió de Tula contra el khan tártaro. El 19 de mayo, cuando los regimientos rusos se acercaron a los tártaros que estaban acampados cerca de Mikhailov, huyeron de vuelta a la estepa con el botín y prisioneros. Los comandantes rusos persiguieron a los tártaros hasta Epifan, y luego regresaron a sus posiciones en la orilla del río.

En 1.593, la situación en el sur se estabilizó. Turquía entró en una guerra prolongada con el imperio de los Habsburgo (duró hasta 1.606) y las principales fuerzas del khanato de Crimea fueron desviadas a otro teatro de operaciones. Ese mismo año los tártaros de Azóv y Nogay operaron cerca de Voronezh y Livny.

Negociaciones en el río Bystraya Sosna en 1593 (cerca de Livni) entre tártaros y rusos

En 1.594, en la primavera hubo otra incursión de una horda de Crimea y Nogay (unos 8.000 efectivos) en tierras del sur de Rusia. El 17 de mayo, cerca de Shatsk, apareció la horda bajo el mando de Baran-mirza, Gazhi-mirza Sheydyakov-aga, Islam-mirza y Dosmagmet-aga de Azóv. El enemigo asedió y comenzó a asaltar la ciudad, pero fue rechazado por el voivoda local, el príncipe V. I. Koltsov-Masalsky. El voivoda de Shats envió una petición de ayuda a Moscú. Además, el príncipe Vladimir Koltsov informó a la capital que el Dosmagmet-aga de Azóv, estaba retirándose en la estepa, se había unido al destacamento de 12.000 efectivos del príncipe de Crimea, Araslan, y se está preparando para un nuevo ataque en las tierras de Shatsk y Riazán. El gobierno ruso, habiendo incrementado las guarniciones en Zaraisk, Shatsk, Arzamas y Alatyr, envió tropas desde Tula, Dedilov y Krapivna bajo el mando del príncipe V. V. Golitsyn. Los regimientos rusos se situaron en Epiphan y comenzaron a esperar la incursión de los tártaros. Asustados por los preparativos rusos, las nogayos y los de Azóv no se atrevieron a repetir el ataque y, saliendo de la frontera, volvieron a las estepas.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-30. Última modificacion 2019-01-30.