Edad Moderna Guerras Ruso-Tártaras (1507-1689) Guerra Crimeo-Rusa (1.568-70)

Cargando anuncio...

Antecedentes

Inicialmente, la noticia de la adhesión de los khanatos de Kazán y Astracán no causó una reacción especial en Estambúl. En el imperio Otomano esperaban una solución a problemas más serios. Primero, un motín de un impostor, haciéndose pasar por el hijo ejecutado de Soleiman Mustafa. Luego, en 1.559, otros herederos del sultán Selim y Bayazid descubrieron la relación entre ellos por la fuerza de las armas. Solo en 1.563, la mirada del anciano sultán se volvió hacia el norte.

El zar de Rusia Iván IV el Terrible tras la conquista de Astracán, y mandó construir una nueva fortaleza en una empinada colina dominando el río Volga. En 1.568, el gran visir Mohamed Sokollu-pachá, del sultán Selim II el Beodo, del imperio Otomano se sintieron perjudicados por el fortalecimiento del estado ruso en las fronteras de los Urales y el mar Negro, cerca del río Don (Ten) y Volga (Idel) controlaba las rutas comerciales del norte y las rutas de peregrinación musulmanes que unían Asia Central, con Crimea y Anatolia y quedaron cortadas, siendo el primer paso hacia la pérdida de la influencia otomana en esa región estratégica. Los gobernantes otomanos vieron una amenaza de apoderarse de los territorios de sus posesiones caucásicas y de Crimea.

Para resolver finalmente el problema de los peregrinos, expulsar a los rusos y lograr sus objetivos geoestratégicos en 1.568, el sultán otomano Selim II y el gran visir Mohamed Sokollu decidieron emprender una marcha hacia Astracán, que ocupaba una posición estratégica importante, como centro de defensa del estado ruso en la región central del Caucaso (que, a su vez, prometía ciertos beneficios económicos). Resultó que el ímpetu para la decisión de marchar sobre Astracán era tres factores. En primer lugar, el gran visir Sokollu Mohamed-pachá estaba llevando a cabo un plan para construir un canal entre el río Don y el río Volga. El acceso al mar Caspio fortalecería significativamente la posición de los turcos en su larga lucha con el shah de la Pérsia Safávida. En segundo lugar, Soleiman recibió varias cartas de la nobleza circasiana con solicitudes de protección, desde que los cosacos rusos erigieron varias de sus fortalezas en los ríos Terek y Sunzha y proporcionaron constantemente asistencia a los príncipes kabardianos que eran vasallos del estado ruso. En tercer lugar, la captura de Astracán cortaba las rutas tradicionales hacia el norte del mar Caspio, para los peregrinos que acudían a los santuarios musulmanes de Asia Central.

Horda tártara de Crimea siglo XVI. Observar el gancho del jinete en la lanza

Inicialmente, la noticia de la adhesión de los khanatos de Kazán y Astracán no causó una reacción especial en Estambúl. En el imperio Otomano esperaban una solución a problemas más serios. Primero, un motín de un impostor, haciéndose pasar por el hijo ejecutado de Soleiman Mustafa. Luego, en 1.559, otros herederos del sultán Selim y Bayazid descubrieron la relación entre ellos por la fuerza de las armas. Solo en 1.563, la mirada del anciano sultán se volvió hacia el norte.

El zar de Rusia Iván IV el Terrible tras la conquista de Astracán, y mandó construir una nueva fortaleza en una empinada colina dominando el río Volga. En 1.568, el gran visir Mohamed Sokollu-pachá, del sultán Selim II el Beodo, del imperio Otomano se sintieron perjudicados por el fortalecimiento del estado ruso en las fronteras de los Urales y el mar Negro, cerca del río Don (Ten) y Volga (Idel) controlaba las rutas comerciales del norte y las rutas de peregrinación musulmanes que unían Asia Central, con Crimea y Anatolia y quedaron cortadas, siendo el primer paso hacia la pérdida de la influencia otomana en esa región estratégica. Los gobernantes otomanos vieron una amenaza de apoderarse de los territorios de sus posesiones caucásicas y de Crimea.

Para resolver finalmente el problema de los peregrinos, expulsar a los rusos y lograr sus objetivos geoestratégicos en 1.568, el sultán otomano Selim II y el gran visir Mohamed Sokollu decidieron emprender una marcha hacia Astracán, que ocupaba una posición estratégica importante, como centro de defensa del estado ruso en la región central del Caucaso (que, a su vez, prometía ciertos beneficios económicos). Resultó que el ímpetu para la decisión de marchar sobre Astracán era tres factores. En primer lugar, el gran visir Sokollu Mohamed-pachá estaba llevando a cabo un plan para construir un canal entre el río Don y el río Volga. El acceso al mar Caspio fortalecería significativamente la posición de los turcos en su larga lucha con el shah de la Pérsia Safávida. En segundo lugar, Soleiman recibió varias cartas de la nobleza circasiana con solicitudes de protección, desde que los cosacos rusos erigieron varias de sus fortalezas en los ríos Terek y Sunzha y proporcionaron constantemente asistencia a los príncipes kabardianos que eran vasallos del estado ruso. En tercer lugar, la captura de Astracán cortaba las rutas tradicionales hacia el norte del mar Caspio, para los peregrinos que acudían a los santuarios musulmanes de Asia Central.

El khan de Crimea, Devlet-Giray tenía una opinión completamente diferente con respecto a la próxima empresa. Al principio, intentó redirigir el curso de la expedición desde el periférico Astracán al propio reino ruso. El cálculo era simple: con la ayuda de un poderoso ejército turco, se podía tomar un rico botín y, después de eso, regresar a los lugares de despliegue permanente. Sin esperar los resultados, el Khan comenzó a exagerar los peligros de la expedición, informó de manera pintoresca a Estambúl de todas las dificultades de la marcha a través de la estepa: sin agua e inadecuada para los turcos. En verano no hay absolutamente agua, y en invierno hay terribles heladas. La colorida descripción de la inevitable muerte del ejército otomano en las estepas del Caspio se complementó hábilmente con rumores supuestamente fiables de que el zar ruso había enviado un ejército de 60.000 efectivos a Astracán.

Al mismo tiempo, el gobernantede Crimea, trató de Obitener posibles dividendos de su vecino del norte. A través de sus embajadores en Moscú, le transmitió a Iván IV el Terrible toda la información sobre la próxima campaña, ofreciéndose a resolver los problemas interestatales con la entrega de los tártaros de Kazán y Astracán, argumentando que los otomanos se los llevarían de todos modos, y que esto podría resolverse en paz. No se sabe si Iván IV se enojó con tales iniciativas políticas, pero el Khan no recibió ni ciudades ni dinero.

Finalmente la campaña emprendida por Khan para interrumpir la marcha a Astracán dio sus frutos. El Imperio tenía suficientes preocupaciones tanto dentro como en Europa. Las relaciones con los Habsburgo se arruinaron, la inquietud en las fronteras con Persia era inquieta, y Soleiman no estaba del todo fascinado por la costosa expedición militar a las lejanas y poco conocidas tierras.

El último que trató de persuadirlo para continuar con la empresa, fue el gobernador de Kaffa, un circasiano de origen, Kasim-pachá. La tesorería del Sultán se agotó rápidamente por el gasto militar cada vez mayor, y Kasim-pachá se centró en la importancia económica de apoderarse de Astracán. En su opinión, la ciudad podría transformarse fácilmente en un gran centro comercial en todo el sudeste de Europa y Asia Central. Sin embargo, el Sultán, preparándose para su última campaña militar en Hungría, resultó ser completamente sordo a los argumentos del gobernador.

En 1.567, Devlet-Giray estaba preocupado por la construcción de las fortalezas moscovitas en el Terek y Cherkass. Como resultado, incluso se envió una expedición militar especial de príncipes de Crimea, durante la cual se llevó a cabo el reconocimiento de la construcción de una fortaleza en el Terek, pero fueron derrotados.

El gran visir Sokollu Mohamed-pachá, quién cinco años después aún permanecía en el poder, no había abandonado su intención de crear otro canal entre Volga y Don. Después de consultar con los expertos pertinentes, se decidió que era completamente factible. Selim II, recordando los momentos desagradables del comienzo de su reinado, anhelaba la gloria militar, por lo que obtener su permiso y aprobación para la campaña de Astracán no fue difícil. El factor más importante era la política exterior. La diáspora circasiana, tradicionalmente fuerte en la corte, dejó en claro que la expulsión de los rusos de Astracán era altamente deseable, basándose en que, reforzando sus posiciones en el norte del Cáucaso. El Khan de Crimea, que era muy sensible al éxito de Rusia en la guerra de Livonia, temía seriamente encontrarse en el semicírculo de sus enemigos y no era ya tan hostil a la idea de la campaña. Finalmente, las crecientes quejas de los comerciantes influyentes sobre la pérdida de una ruta comercial rentable a través del Volga llegaron a sus oídos más altos, y el Imperio necesitaba incluso más dinero que los nuevos territorios.

Para Devlet-Giray en Crimea se enviaron nuevamente las más altas instrucciones para prepararse para la marcha en Astracán. El 3 de abril de 1.568, agentes de los embajadores de Moscú en Crimea informaron sobre el gran consejo militar celebrado por el Khan, al cual se envió una carta desde Estambúl. Así, el ruso se dio a conocer planes para la implementación de planes no cumplidos hace cinco años. Pronto comenzó a decaer nuevamente el entusiasmo de Devlet-Giray: el Khan fue informado de que en el tren de bagajes del ejército que se preparaba para la campaña debía llegar un príncipe, quien después de la ocupación de Astracán encabezaría el restaurado khanato de Astracán. Sofisticado en las intrigas, el gobernantede Crimea, no sin razón, comenzó a temer por la seguridad de sus poderes estatales, ya que los golpes de palacio en Bajchisarai eran una cuestión ordinaria y regular. Devlet-Giray era receloso de la invasión militar directa del imperio Otomano en el territorio de sus vecinos inmediatos, lo que amenazaba a Crimea que podría convertirse prácticamente en una provincia ordinaria del imperio Otomano.

Al ver que Selim II estaba equipando una expedición seria, Devlet Giray comenzó a ponerse nervioso. La preparación era realmente masiva. En los astilleros de Kaffa (Cafa) se comenzó la construcción de barcos capaces de subir el Don. Las reservas y materiales necesarios eran entregados y almacenados en Azóv. Las tropas estaban siendo entrenadas en Rumelia y en la parte norte de Asia Menor. La embajada rusa seguía de cerca los preparativos del enemigo para la campaña, recolectando información a través de sus agentes. La acumulación de fuerzas se llevaba a cabo gradualmente: era necesario concentrar un gran número de diversos stocks, principalmente provisiones y pólvora. Los principales almacenes del ejército turco se ubicarían en Crimea. Además, una serie de herramientas y carros para los grupos de excavación que iban a trabajar en la construcción del canal se acumulaba en abundancia.

Devlet-Giray no se negó a sabotear la campaña en el invierno de 1.568-69, realizó una investigación diplomática a través de personas de confianza sobre el tema de la transferencia de Kazán y Astracán. Y otra vez fue firmemente rechazado. Kasim-pachá se mostró generalmente entusiasta al comenzar la operación en 1.568 con las fuerzas que ya existían. Pero el astuto y terco Khan protestó, afirmando que no iría a ninguna parte sin jenízaros, y que si Kasim-pachá lo deseaba, podía seguir adelante solo. Las tropas turcas en ese momento aún no eran suficientes, y se decidió retrasar la campaña al siguiente, 1.569.

El 1 de junio de 1.569, la embajada rusa se dio cuenta de que una gran cantidad de tropas y personal de apoyo ya habían llegado a Kaffa (Cafa) para prestar servicio a la flota de remo. Se nombró jefe de la expedición al beylerbey de Kaffa, Cherkesa Kasim-pachá. El 31 de mayo, el día en que los agentes regresaron y le informaron al embajador Nagy, quien avanzó con la vanguardia de la marcha por tierra. La artillería turca era transportada en barcos de fondo plano especialmente diseñados para la ruta Azóv-Don-Perevolok. Se conocieron algunos detalles del plan turco: acercarse a Astracán, asediar la ciudad y, en caso de que no se pudiera construir un fuerte en el antiguo asentamiento tártaro, que se hiciese un campamento fortificado listo para la invernada. Era un conjunto de medidas para el caso de circunstancias adversas, en general, los turcos tenían mucha confianza en el éxito.

A principios de junio, también quedó claro que para reforzar Kashim pachá, otro contingente de fuerzas terrestres se estaba moviendo, lo que se suponía que, al cruzar el Dnieper, se movería por una ruta directa a Azóv. Los embajadores rusos intentaron continuar con sus actividades de inteligencia, en las que había condiciones bastante favorables en Crimea, gracias a la gran cantidad de esclavos y libertos rusos que estaban allí, pero las circunstancias intervinieron en este proceso. El 10 de junio, los embajadores rusos fueron internados y enviados a la ciudad de Mangup, lo que solo podía significar una cosa: el comienzo de la guerra.

Campaña otomana a Kazán en 1659

 

Marcha turco-crimeana hacia Astracán (1.569)

Cuando los jenízaros y la artillería llegaron a Crimea en la primavera de 1.569, y la otra parte del ejército atravesó el Dnieper, ya era imposible para Devlet Giray desbloquearlo. En el ejército bajo el mando de Kashim pachá había 15.000 janízaros, 2.000 sipahis, varios miles de azaps y akincis y 100 cañones. Las tropas de Kasim incluían soldados de las regiones de Nikopol, Silistra, Amasya, Oруorum y Janik. El khan Devlet-Giray de Crimea tenía un ejército de 50.000, que incluía a los nogayos y los tártaros de Crimea. Además, después del ejército se reunieron 30.000 trabajadores de las ciudades de Kaffa, Balaklava, Taman y Mangup, para excavar el canal.

Desde el principio, la marcha fue muy difícil: el verano de 1.569 fue caluroso, e incluso barcos de transporte especialmente construidos la subieron con gran dificultad el Don. Los que viajaban por tierra sufrían de calor y sed.

En la primera quincena de agosto, Kasim-pachá finalmente llegó a Perevoloki en el río Tsaritsa, donde los turcos intentaban excavar el canal desde el Volga hasta el Don. Los ingenieros turcos llevaron a cabo los primeros cálculos, y resultó que lo que parecía fácil en el mapa, no era lo mismo al natural. En la zona destinada a la construcción del canal, el Volga y el Don no estaban separados por más de 65 kilómetros. Sin embargo, la zona en sí era muy inaccesible para la excavación manual, estaba llena de colinas. El ejército tuvo que esperar la llegada de una caravana de barcos en los que se transportaban los equipos de excavación.

Después de cavar un poco en el suelo, los turcos decidieron utilizar una forma más simple y tradicional: arrastrar los barcos de la flotilla del río y todo el equipo por tierra. Para este propósito era necesario nivelar el terreno, lo que también requería grandes esfuerzos. Después de sopesar todos los pros y los contras, Kasim-pachá decidió enviar todas los cañones pesados por el Don de regreso a Azóv, después de lo cual las tropas empezaron la maniObira de trasvase.

El ejército continuó y llegaron a Tsaritsyn (actual Volgogrado) el 16 de septiembre de 1.569, estableciéndose en campamentos separados, realizaron las fortificaciones de asedio alrededor de de la ciudad y quisieron realizar galerías subterráneas bajo los muros de la fortaleza, pero por diversas razones se negaron.

Para entonces, el recién elegido hetman de Zarapodia, Mikhail Vishnevetsky, que partió de Cherkas, fue enviado por rey polaco para ayudar al zar de Moscú. A su llegada, Vishnevetsky ubicó su campamento sobre el Volga sobre los campamentos de los turcos y los crimeanos, que estaban separados entre sí, y lo fortaleció con trincheras y artillería. Después de eso, ordenó a sus jinetes en pequeños grupos acosar a sus enemigos con frecuentes intercambios de fuego, o, como decían, con shermitserami. Y él mismo, con un cuerpo de caballería potente, comenzó a dirigirse diariamente al campamento turco durante varios días seguidos y, habiéndolo acosado con fuego de mosquetes, regresaban al campamento. Al mismo tiempo, Vishnevetsky envió a la ciudad bajo la protección de la oscuridad a un emisario fiable, que exigía que la guarnición de Tsaritsyn (actual Volgogrado) realizara una salida un cierto día y a una cierta hora, y lanzara un ataque simulado contra las fortificaciones turcas. El emisario se arrastró por la noche llegando a la ciudad, y de vuelta e informó sobre la disposición de la guarnición.

Además, el hetman también estuvo de acuerdo con el voivoda del ejército auxiliar ruso, Knes Serebianov, que había que acudido en ayuda de los asediados y que estaba cerca en las orillas del Volga, que atacaría el campamento tártaro. Al amanecer, Vishnevetsky formó la caballería en un amplio frente, detrás de la cual situó a 15.000 soldados de infantería que no eran visibles. Tan pronto como los cosacos que se acercaban, en Astracán, el voivoda de la fortaleza, el príncipe Peter Serebryanny lanzó de inmediato una salida contra las fortificaciones turcas de campaña. Y los turcos, al ver a los polacos cerca de su campamento, que, como de costumbre, corrían con la caballería y, al no ver a la infantería, consideraron que era un ataque habitual, no prestaron mucha atención y se apresuraron desde el campamento a sus fortificaciones de campo contra los astracanes que avanzaban. Al acercarse al campamento enemigo a corta distancia, la caballería de Vishnevetsky se abrió rápidamente y la infantería se apresuró contra el campamento turco a la máxima velocidad, irrumpió en él y capturó la artillería. Los turcos restantes en el campamento, quienes no esperaban tal sorpresa, se apresuraron a las fortificaciones de campo, donde la mayor parte de la infantería turca ya había empeñada, pidiendo ayuda contra los cosacos atacantes. Pero mientras los turcos llegaron a su campamento a tiempo, los cosacos ya habían logrado volver su propia artillería contra los turcos y se encontraron con un fuego terrible. Los turcos huyeron al campamento tártaro, siendo perseguidos por la caballería. En este momento, las fuerzas de la ciudad ocuparon las fortificaciones turcas de campaña, rompiendo el cerco.

Batalla entre rusos y cosacos contra otomanos y crimeanos

Los turcos y crimeanos quedaron encerrados en el campamento crimeano fortificado. Los suministros eran insuficientes, habían perdido parte de los cañones y de efectivos, los janízaros no querían pasar el invierno y se rebelaron.

Como resultado, debido a las grandes pérdidas, a la espera de la noche, Kasim-pachá huyó, dejando al ejército del khan de Crimea en la retaguardia. El 26 de septiembre, después de un asedio de diez días, los turcos y los tártaros quemaron sus fortificaciones y levantaron el asedio de la ciudad. Durante la marcha a lo largo de las estepas sin agua del norte del Cáucaso por el “camino de Kabardia“, parte de los soldados murieron de hambre y enfermedades, y perseguidos por los cosacos. Solo 700 soldados regresaron a Azóv.

Al mismo tiempo, la flota otomana fue casi completamente destruida por una fuerte tormenta cerca de la fortaleza de Azóv. El ejército derrotado no pudo regresar a Anatolia.

En la primavera de 1.570, los embajadores de Iván el Terrible concluyeron un pacto de no agresión en Estambúl, por el cual el imperio Otomano, aunque militarmente derrotado, consiguió el paso seguro para los peregrinos y comerciantes musulmanes de Asia Central, así como la destrucción de la fortaleza rusa en el río Terek.

La derrota del ejército turco no llevó al cese de las hostilidades tártaras dirigidas contra Rusia.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-30. Última modificacion 2019-01-30.