Edad Moderna Primera Rebelión Jacobita (1688-91) Alzamiento Jacobita en Escocia (1689-90)

Antecedentes

En febrero de 1.689, a Guillermo y su esposa María se les ofreció el trono inglés; el 14 de marzo, un Covenant (Convención) se reunió en Edimburgo para llegar a un acuerdo para Escocia. Esa reunión estuvo dominado por dos facciones enfrentadas: los partidarios de la nueva administración, y los llamados ”jacobitas” vinculados a Jacobo por la religión o los lazos personales. El número de activistas en ambos bandos era pequeña, la gran mayoría no mostró entusiasmo por ninguna de las dos opciones, pero se impusieron los partidarios de Guillermo por un escaso margen.

Dundee se fue de Edimburgo; el 20 de marzo, el Convenant lo declaró rebelde y fugitivo y el 11 de abril ofreció el trono escocés a Guillermo y María. Dos días más tarde, John Graham, vizconde de Dundee levantó el estandarte real de Jacobo II en Dundee Law y luego se dirigió al norte con un pequeño grupo de hombres entre los que se encontraban católicos como el duque de Gordon.

Cuando Ewen Cameron de Lochiel supo del desembarco de Guillermo, comenzó a reclutar hombres para luchar por Jacobo; la naturaleza a corto plazo de la guerra de clanes hacía extremadamente difícil mantener un ejército de las Tierras Altas, por lo que esta fuerza debía usarse lo antes posible. En abril, Dundee fue al norte para unirse a Lochiel en Glenroy con una fuerza de 50 a 75 hombres.

Consiguieron reunir 1.800 efectivos, la mayoría de estos se obtuvieron de un pequeño número de clanes de las Tierras Altas del Oeste, específicamente aquellos que Paul Hopkins llama “los clanes no Campbell”, incluidos los Macalisters. A principios de mayo, esperando la llegada de refuerzos desde Irlanda, Alexander Macalister de Loup y Archibald Macalister de Tarbert, junto con Macneill de Gallachoille y Macdonald de Largie, se habían apoderado del castillo Skipness en el lado este de la península de Kintyre, que era vital para que llegasen refuerzos desde Irlanda.

 

 

Batalla de Loup Hill (16 de mayo de 1.689)

El comandante del gobierno en Escocia era el general Hugh Mackay, jefe de la brigada escocesa- holandesa que había servido a Guillermo durante muchos años. Su fuerza de 3.500 efectivos incluía los regimientos escoceses de Mackay, de Balfour y de Ramsay, el regimiento inglés de Hastings y dos unidades escocesas recientemente levantadas. El 18 de mayo, Dundee y alrededor de 1.800 montañeses (highlanders) se embarcaron en una serie de marchas en un intento de involucrar a Mackay pero no lo hicieron. Regresó a Glenroy el 11 de junio, después de lo cual la mayoría de los miembros del clan se fueron a casa, dejándolo con menos de 200 hombres.

En la península de Kintyre se unieron un grupo de jacobitas entre otros, los Macalister de Balinakill y de Kenloch, los MacNeill de Gallachoille y los MacDonald de Largie; pero no los prometidos regimientos irlandeses. Los jacobitas eventualmente sumaban alrededor de 400 y controlaron una buena parte del norte de la península de Kintyre.

Los gubernamentales reunieron una fuerza ad hoc de aproximadamente 500 hombres a partir de los efectivos disponibles bajo el mando de bajo del capitán William Young y los transportaron en pequeñas embarcaciones a Tarbert, en la península, donde desembarcaron el 15 de mayo.

Young evitó Skipness, el castillo jacobita, y avanzó a través de la península hacia el oeste, donde podría amenazar las propiedades de Loup y Largie. Loup y Largie habían reunido unos 200 hombres en la colina Loup Hill, y cuando la fuerza de Young pasaban hacía el sur, se encontraron con los jacobitas en la colina que les cortaban el paso.

Las relatos de los combates son escasos y contradictorios, pero a pesar de la ventaja de la altura, los jacobitas lucharon ineficazmente y fueron derrotados. Algunos huyeron a las colinas y al norte a Knapdale; algunos regresaron a Skipness para refugiarse en el castillo. Con su fuerza inexperta, Young optó por no perseguir, y él y sus hombres continuaron a Clachan para pasar la noche. Allí, los partidarios locales que habían estado esperando ayuda externa comenzaron a unirse a la fuerza del gobierno. Los jacobitas enviaron dos propuestas de rendición (una de ellas de Loup) esa misma noche con los términos de entrega, pero Young insistió en la rendición completa e inmediata y los jefes jacobitas abandonaron Kintyre.

Los lairds (terratenientes) Macalister huyeron junto al rey Jacobo en Irlanda. Tarbert estaba de vuelta en otoño para tomar el Juramento de lealtad, junto con Balinakill. Pero Loup y Kenloch permanecieron en las armas, volviendo a luchar junto al vizconde Dundee.

 

 

Batalla de Killiecrankie o de Rinrory (27 de junio de 1.689)

El 27 de junio, Dundee le escribió al conde de Melfort pidiendo refuerzos; la pérdida de la península de Kintyre después de la batalla de Loup Hill hizo que el reabastecimiento desde Irlanda fuera extremadamente difícil y la carta detalla puntos de desembarco alternativos. A medida que pasó el tiempo, su posición se debilitó debido a las deserciones continuas, la rendición del castillo de Edimburgo el 14 de junio fue especialmente desalentadora. Los únicos refuerzos que recibió fueron un contingente de 300 soldados irlandeses bajo Alexander Cannon, quien desembarcó cerca de Duart el 21 de julio.

Una guarnición jacobita bajo Patrick Stewart de Ballechin ocupó el castillo Blair, un punto estratégico que controlaba el acceso a las Tierras Bajas y sede del duque de Atholl. Esto ilustra cuántas familias equilibraron ambos bandos; alegando mala salud, Atholl fue a Inglaterra, dejando a su hijo mayor John Murray para asediar su hogar ancestral. El propio Stewart era un miembro de confianza de la familia y uno de los lugartenientes clave de Atholl en la supresión de la rebelión de Argyll en 1.685.

A fines de julio de 1.689, Dundee había reunido a su ejército en el castillo de Blair. Este puesto avanzado clave ocupaba la ruta principal hacia el norte a través de Cairngorms desde Perth a Inverness. Estaba claro para Dundee que la fuerza del gobierno quería capturarlo para asegurar las líneas de comunicación con Perth y, para hacerlo, tendrían que transitar el paso de Killiecrankie, un terreno perfecto para el uso del fuerte de sus hombres, la carga de las Tierras Altas.

El mayor general Hugh Mackay con 4.600 infantes y 500 jinetes, se dirigió al norte hacia Blair a través de Dunkeld siguiendo ampliamente la línea de la actual A9. Dundee envió a sus hombres en una marcha desde el castillo de Blair para ocupar las laderas inferiores de Creag Eallich, la montaña inmediatamente al norte del paso. Envió su fuerza de caballería directamente hacia las tropas del gobierno que, cuando fueron vistas por Mackay, se suponía que eran más que una escaramuza para el ejército jacobita. En la mañana del 27 de julio de 1689, las tropas del Gobierno los persiguieron a través del Paso de Killiecrankie, una estrecha vía de unos 3 kms que discurre junto a las rápidas aguas del río Garry y rodeada por montañas empinadas a ambos lados.

Despliegue inicial

Alexander McLean y 400 hombres fueron enviados a escaramucear con la vanguardia para frenar el avance, mientras que Dundee reunió a sus 2.400 soldados en las laderas inferiores de Creag Eallich, al norte del paso. Desplegó sus fuerzas de acuerdo con los clanes formaciones compactas (de izquierda a derecha McDonald, Cameron, la caballería de Dundee y Dunfermline, Glengarry, irlandeses del clan Ranald, irlandeses, y McClean).

A medida que la columna de Mackay avanzaba a lo largo del camino, se dio cuenta de que la fuerza principal jacobita estaba en el terreno elevado, a su derecha (norte). Demasiado tarde se dio cuenta de que había sido atrapado en una trampa. La retirada era imposible ya que el río Garry estaba a su espalda y cualquier retirada hacia atrás a lo largo del paso los habría expuesto a un ataque jacobita contra sus desorganizadas filas. En vez de eso, Mackay sacó a sus hombres de la carretera, subió la pequeña colina a la derecha y se desplegó en el campo de batalla en una terraza plana. Mackay esperaba que esto proveería un “una zona de muerte” donde sus hombres pudieran destruir la fuerza enemiga con repetidas descargas. Para maximizar su potencia de fuego disponible, y para evitar cualquier intento de aislarlo de una posible retirada a través del paso Killiecrankie, configuró toda su fuerza en una línea alargada con solo tres filas de profundidad con la caballería en reserva en el centro. La casa de Urrard estaba ocupada para actuar como su puesto de mando. Desplegó de izquierda a derecha los regimientos de Lauder (200 fusileros), Kenmure (reclutas), Ramsey, Balfour, Leven (reclutas), Mckay, y Hastins (inglés)

Con los jacobitas ocupando las tierras altas, Mackay no tenía opción que esperar el ataque Jacobita. Mientras tanto, Dundee estaba esperando hasta que el sol se ocultara detrás del terreno elevado hacia el sur para evitar una desventaja para sus tropas. A lo largo de la tarde poco sucedió: las tropas del gobierno dispararon mosquetes y dispararon un cañón ligero contra las formaciones jacobitas que intentaban forzar la acción, pero los clanes se mantuvieron en posición.

La batalla

Dundee esperó hasta la puesta del sol sobre las 20,00 para comenzar su ataque. Para evitar una exposición excesiva de sus hombres a la potencia de fuego superior de las tropas del gobierno, Dundee había configurado sus clanes en siete grupos compactos, cada una con la tarea de involucrar a un regimiento específico delante de ellos. Iniciaron la carga a la carreta y cuando se encontraban a unos 75 metros, las fuerzas del gobierno dispararon su primera descarga, consiguiendo derribar a unos 600 highlanders. Cuando se encontraban a unos 50 metros, los jacobitas dispararon su propia andanada con éxito contra las tropas del gobierno que se encontraban cargando para un nuevo disparo o calando sus bayonetas a tiempo. Los jacobitas después del disparo, soltaron sus mosquetes, y cargaron contra la línea del gobierno con sus espadas y hachas diezmando a sus oponentes. El centro de Mackay, que fue “barrido por la furiosa aparición de los cameronianos”.

Batalla de Killiecrankie o de Rinrory 27 de julio de 1.689. Carga de los highlanders jacobitas contra las fuerzas del general Mckay

Mackay ordenó a los 500 jinetes de caballería que cargaran para estabilizar la situación y él mismo dirigió la carga, pero una carga realizada por Dundee con su caballería, junto con el pánico general causado por la infantería que huía, significó que sus hombres no lo seguieron. ¡Asombrosamente, Mackay atravesó las líneas jacobitas y terminó indemne en lo alto con una buena vista de la destrucción de su propio ejército!.

A pesar del caos en la izquierda del campo de batalla, la derecha del gobierno se sostenía, comenzando una retirada ordenada hacia el paso de Killiecrankie, aunque la artillería tuvo que ser abandonada una vez que fue capturada por la caballería jacobita bajo el conde de Dunfermline.

Dundee en persona condujo a su caballería contra las fuerzas gubernamentales que se retiraban, pero fue herido gravemente por disparos de mosquete del regimiento de Mackay. Sin embargo, las filas del gobierno se rompieron en una derrota total huyendo desordenadamente través del paso de Killiecrankie mientras eran perseguidos por los jacobitas. Los montañeses se detuvieron para saquear el tren de equipajes y no estaban en condiciones de perseguirlos más allá.

Batalla de Killiecrankie o de Rinrory 27 de julio de 1.689. Carga de Dundee

Secuelas

La batalla había sido ganada por los jacobitas en menos de 30 minutos. Las bajas del gobierno fueron más de 1.200 mientras que cientos más fueron muertos en la persecución posterior. Mackay sobrevivió y regresó a Stirling con los restos de su ejército, reducido a apenas 500 hombres. En contraste, las bajas jacobitas fueron alrededor de 1.000, la mayoría de las cuales habían muerto en la descarga inicial del gobierno.

El ejército jacobino regresó al castillo de Blair, John Graham de Claverhouse, primer vizconde de Dundee murió a los pocos días, el coronel Alexander Cannon, líder del regimiento irlandés, tomó el mando de toda la fuerza. Una carta bajo el nombre de Dundee fue enviada a Jacobo con detalles de la victoria generalmente se cree que es una falsificación, pero es un resumen útil de la acción.

Batalla de Killiecrankie 1.689. Muerte de John Graham de Claverhouse, primer vizconde de Dundee. Autor George Ogilvy Reid

Cannon marchó su ejército hacia el sur, a través del paso de Killiecrankie, hacia Perth, donde intentó tomar el control de Dunkeld.

Killiecrankie es el primer uso registrado por las tropas británicas de la bayoneta que incrementó la potencia de fuego al eliminar a los piqueros pero requería entrenamiento y confianza en su uso.

 

Batalla de Dunkeld (21 de agosto de 1.689)

Tras la muerte del vizconde Dundee en la victoria jacobita en la batalla de Killiecrankie, el mando de los jacobitas pasó al coronel Alexander Cannon, líder de los soldados de Irlanda, en oposición al veterano Ewen Cameron de Lochiel, de 60 años, uno de los más formidables jefes de las Tierras Altas. Cameron se sintió tan insultado que se fue, llevándose a algunos de su clan con él. Con el Consejo Privado Escocés preparándose para abandonar Escocia a raíz de una esperada arremetida jacobita, el Consejo ordenó al regimiento cameroniano recién formado bajo el mando del teniente coronel William Cleland de 27 años, un veterano de la causa covenante, moverse hacia el norte desde Perth y defender la ciudad de Dunkeld a toda costa.

La ciudad de Dunkeld no estaba protegida por una muralla, por lo que Cleland ordenó a sus tropas tomar posiciones defensivas en la catedral, que estaba rodeada por un muro de contención, y la mansión cercana del marqués de Atholl. Los jacobitas, superaban en número a los cameronianos en más de cuatro a uno, se estima en 5.000 jacobitas frente a 1.200 cameronianos, atacaron por todos lados. Al Principio tuvieron éxito al expulsar a los cameronianos de las líneas exteriores. Pero en las estrechas y sinuosas calles no había espacio para el tipo de ataque de las Tierras Altas que había tenido éxito en la batalla de Killiecrankie, disparar una sola vez y cargar a la carrera.

Batalla de Dunkeld 21 de agosto de 1.689. Los cameronianos formados por el clan Douglas defiendes la ciudad. Fuente Royal Stamps

Por lo tanto, durante 16 horas la batalla se enfureció, ya que muchos jacobitas que se habían atrincherado en las casas fueron encerrados y quemados vivos. Poco a poco los cameronianos fueron obligados a retroceder, pero a las 21,00 horas, agotados las energías y las municiones, los montañeses decidieron retirarse, dejando a 300 de sus hombres muertos o muriendo en la ciudad.

Habiendo agotado sus propias municiones, se dice que los cameronianos habían despojado el plomo del techo de Atholl House para fabricar balas. Los agujeros de las balas todavía son visibles en el este de la catedral de Dunkeld. La batalla había terminado, y los cameronianos podían reclamar la victoria.

El coronel, William Cleland, murió heroicamente en la primera hora de la batalla al recibir una bala en el hígado y otra en la cabeza, antes de arrastrarse fuera de la vista para que sus hombres no lo vieran caer. El comandante del regimiento también resultó herido, por lo que el mando recayó en el capitán George Munro de Auchinbowie, que los condujo a la victoria.

Batalla de Dunkeld 21 de agosto de 1689. El teniente coronel William Cleland al frente de los cameronianos defiende la ciudad. Autor Richard Simkin

Los jacobitas perdieron unos 300 hombres. Las pérdidas en el lado del gobierno no están claras (entre 20 y 50), el teniente coronel Cleland, que está enterrado en la catedral.

 

 

Batalla de Cromdale (30 abril al 1 de mayo 1.690)

 

Antecedentes

Después de su derrota en la batalla de Dunkeld en 1.689, los clanes de las Tierras Altas regresaron a sus hogares con poco ánimo. Ewen Cameron de 60 años asumió el control del resto del ejército. Ewen y los demás jefes jacobitas se quejaron ante el rey Jacobo por el precario estado de su apoyo en Escocia y la necesidad de enviarles ayuda. Desafortunadamente, Jacobo estaba ocupado con los preparativos para resistir una amenaza de invasión de Irlanda. Para ayudar a sus seguidores en Escocia, James envió ropa, armas, municiones y provisiones. También dirigió a unos pocos oficiales de Irlanda a Lochaber, entre los que se encontraba el mayor general Thomas Buchan, a quien James nombró comandante en jefe de las fuerzas jacobitas en Escocia.

A la llegada de Buchan, se celebró un consejo de guerra con los jefes y oficiales principales en Keppoch para formular un plan de acción. Mientras que algunos de los clanes propusieron someterse al gobierno, Ewen resistió esa proposición. La reunión resolvió unánimemente continuar la guerra, pero no hasta que las labores de la temporada de primavera se completaran en las Tierras Altas. La reunión general de los clanes fue pospuesta. Para evitar la inactividad total, Buchan decidió enviar una gran fuerza de infantes de las Tierras Altas en una serie de redadas, diseñadas para debilitar el flanco del enemigo. Esta fuerza guerrillera, que ascendía a 1.500 efectivos y estaba dirigida por el coronel Alexander Cannon de Galloway y consistía en gran parte de los clanes MacDonald, MacLean, Cameron, y MacPherson

Los montañeses hicieron varias incursiones en Strathspey desde sus bastiones en Lochaber y el oeste. El Cannon avanzó con sus hombres a través de Badenoch, con la intención de marchar por Speyside hacia el país del duque de Gordon, donde esperaba reunir fuerzas adicionales.

Debido a la deserción, la fuerza de Canon había disminuido a 800 hombres. Ignorando el consejo de sus oficiales escoceses de no avanzar más allá de Culnakill, Buchan marchó por el Spey hasta Badenoch y, para el día 30 de abril, ya había llegado a Cromdale. Allí, acampó cerca de Lethendry, no en terreno defendible, sino en un terreno abierto bajo la sombra de Creagan Chaise, a orillas del Spey.

 

La batalla

Al día siguiente, al amanecer, un gran ejército del gobierno, bajo Thomas Livingston, hizo una aparición sorpresa. A este ejército, con guarneción en Inverness, se le había asignado la tarea de interceptar a los insurrectos de Cannon y había descendido al Spey, a través de un estrecho paso, desde Dava Moor. Fue estaba compuesto por 800 del clan Grant de Strathspey y algunos del clan Mckay que servían como guías, además de seis tropas de dragones y tres regimientos de infantería. A pesar de sus intentos de sigilo, las tropas de Livingston fueron vistas cruzando el Spey y se dio la alarma, pero esto solo llevó a Livingston a ordenar a sus dragones que cargaran contra el campamento jacobita. A pesar de laalarma, el ataque fue tan repentino que numerosos miembros del clan no tuvieron tiempo de formar sus cuadros escoceses o coger sus armas. Muchos huyeron desnudos, algunos de ellos hasta la ladera norte de la colina de Cromdale, y descendieron a Avonside.

Al ser significativamente superados en número y sorprendidos de esa manera, los jacobitas que se volvieron a reagrupar para enfrentar al enemigo hicieron una breve y sangrienta oposición. Afortunadamente para los montañeses, una niebla espesa bajó por la ladera de la montaña y los envolvió, lo que obligó a Livingston a separarse de los combates y permitir que los restos de los hombres del clan Cannon escaparan. Tal lucha tuvo un alto costo de jacobitas. Muchos de los hombres del clan huyeron hacia el este sobre las colinas, para luego morir de sus heridas, y otros huyeron a sus hogares, haciendo que el recuento total de bajas fuera muy difícil de estimar las bajas.

Según el general Mackay, comandante del ejército en Escocia en ese momento, cerca de 400 jacobitas fueron asesinados o capturados, algunos fueron detenidos cerca del castillo de Lethendry y su molino, por la tarde.

Un grupo de unos 100 hombres, que se habían separado de la fuerza principal jacobita, cruzaron el Spey al día siguiente. Después de ser perseguidos por algunos de los hombres de Livingston, fueron alcanzados y dispersados en el páramo de Granish Moor cerca de Aviemore, a poca distancia de la seguridad de los riscos de Craigellachie, donde fueron atrapados y muchos fueron muertos. Intentaron apoderarse del castillo de Lochinclan, pero su ataque fue repelido por el propietario y sus inquilinos.

Las fuerzas del gobierno supuestamente no perdieron soldados y solo siete u ocho caballos, sin embargo, esto puede no ser exacto. Según estimaciones actuales, los montañeses sufrieron 400 entre muertos y prisioneros. Las pérdidas de Livingston se informaron entre cero y 100 muertos.

 

Secuelas

La derrota en la batalla de Cromdale efectivamente terminó la rebelión Jacobita en Escocia. Sin embargo, los propagandistas jacobitas declararon la acción como una victoria para las fuerzas jacobitas, y compusieron una canción popular, The Haughs of Cromdale, para promover ese punto de vista.

 

 

Masacre de Glencoe (13 de febrero de 1.692)

El 27 de agosto de 1.691, el rey Guillermo ofreció a todos los clanes montañeses un perdón por su participación en la rebelión jacobita, siempre y cuando tomaran un juramento de lealtad antes del 1 de enero de 1.692 en presencia de un magistrado; si no lo firmaba, serían amenazados con represalias. Los jefes montañeses enviaron un comunicado a Jacobo, en esos momentos exiliado en Francia, pidiendo su permiso para tomar ese juramento. Jacobo vaciló sobre esa decisión, convencido de que estaba cerca de regresar a Inglaterra para reclamar su trono. Cuando se hizo aparente que esto no iba a suceder antes de la fecha límite, Jacobo envió órdenes a Escocia autorizando a los jefes a tomar el juramento.

Ese mensaje llegó a sus destinatarios a mediados de diciembre, solo unas semanas antes de la fecha límite en condiciones invernales difíciles. Unos pocos lograron cumplir el juramento propiamente y algunos no lo lograron. Alastair MacIain de 70 años, el jefe del clan MacDonald de Glencoe, esperó hasta el último día antes de prestar juramento. El 31 de diciembre de 1.691, viajó a Fort William donde pidió al coronel Hill, gobernador del fuerte, administrar el juramento requerido; sin embargo, el coronel Hill objetó que él no estaba autorizado para recibir el juramento necesario. Por ello, instruyó a Maclain de ir rápidamente a Inveraray a unos 110 kms de distancia, para hacer su juramento ante Colin Campbell, sheriff de Argyll.

El coronel Hill le dio a Maclain una carta de protección y una carta para Colin en la que le pedía recibir el juramento de Maclain dado que este había acudido al coronel Hill dentro del tiempo asignado. El coronel Hill también le aseguró a Maclain que no se tomaría ninguna acción en su contra sin que antes presentara su caso ante el Rey o su Consejo Privado. Le tomó tres días a Maclain llegar a Inveraray, parcialmente debido al clima y parcialmente debido a que fue detenido durante un día en el castillo Balcardine por la primera compañía del Regimiento de infantería de Argyl bajo el mando del capitán Drummond, para asegurar su tardanza.

Al llegar a Inveraray, el sheriff Campbell de Ardkinglas, se había ido para las vacaciones de Año Nuevo con su familia y no regresaría hasta el 5 de enero. A MacIain no le quedó más remedio que esperar, y entonces se detuvieron en la ciudad.

A su retorno, Colin aceptó renuentemente el juramento de Maclain. Mientras Maclain estaba satisfecho de haber realizado el juramento requerido y, por tanto, no esperaba ninguna acción en contra suya o de su gente. Desafortunadamente para la gente de Glencoe, Dressalach, a quien el MacDonald le había robado el ganado en varias ocasiones, los odiaba. Arrojó los papeles al fuego e informó a Dalrymple que MacDonald de Glencoe no había firmado el juramento a tiempo. Se llenó de alegría: MacDonald de Glencoe era un pequeño clan, y sería el ejemplo perfecto para los demás.

Dalrymple comenzó a mover sus piezas y tejió una conspiración: se elegiría el regimiento del duque de Argyll, Argyll era el jefe de los Campbell; y Robert Campbell de Glenlyon, un borracho descompuesto desde que de que los MacDonald saquearan sus tierras un par de años, antes fue elegido para dirigir el destacamento. Los soldados llegaron a Glencoe a principios de febrero de 1.692 y Glenlyon le preguntó al viejo jefe si podía albergar el regimiento ya que Fort William estaba lleno. Estuvo de acuerdo y alojó a los casacas rojas entre las casas de la gente de su clan. Durante los siguientes 11 días y noches los soldados, muchos de ellos locales, comieron, durmieron, bebieron, jugaron, y bailaron con la gente de Glencoe, era un perfecto ejemplo de la hospitalidad de las Tierras Altas.

La noche del día 12 de febrero, Glenlyon, que hasta este momento desconocía su misión, recibió las órdenes: “Señor, se le ordena a usted que caiga sobre los rebeldes, los MacDonald de Glencoe, y ponga todo bajo la espada. . . el viejo zorro y sus cachorros no deben escapar. . . no deje ninguno vivo con el nombre de MacDonald”, el resto de la orden era una amenaza apenas velada de que si Glenlyon no llevaba la orden entonces sería su cabeza la que cayera. El Campbell podía haber sido un hombre roto, pero se le revolvía el estómago ante la idea de romper el código de hospitalidad de las Tierras Altas. Con la confianza de la ventaja numérica y la sorpresa, se dirigió contra los McDonald.

La nieve caía pesadamente, y los vientos helados barrían la aldea, pero los hombres del regimiento Argyll se reunieron y se prepararon para su horrible tarea. Sobre las 05,00 horas, el teniente Lindsay se dirigió hacia la puerta de MacIain. Un sirviente despertó al jefe para hacerle saber que los soldados se estaban preparando para irse. MacIain ordenó que se le diera una copita al joven oficial mientras él se vestía. Lindsay irrumpió y le disparó a Glencoe en la espalda mientras se ponía su kilt. La matanza había comenzado.

Masacre of Glencoe 13 de febrero de 1692, los soldados del regimiento Argyll del clan Campbell exterminaron a los miembros del clan Mclain. Autor Peter Jackson

Muchos de los soldados no traicionaron a quienes les dieron cobijo; otros incluso ayudaron a algunos a escapar. Algunos lograron escapar a las montañas, pero luego sucumbieron al mal tiempo.

Masacre de Glencoe 13 de febrero de 1692. Miembros del clan Mclain de Glencoe huyen de la masacre, muchos murieron de frío. Autor James Hamilton

En las semanas que siguieron, el jefe errante tras jefe se adelantó para firmar el juramento a William; El plan de Stair no podría haber funcionado mejor. Sin embargo, hubo protestas tanto en Edimburgo como en Londres por lo que equivalía a limpieza étnica. Los dedos apuntaban en múltiples direcciones: Stair, Breadalbane, Glenlyon y así sucesivamente. Sin embargo, Stair había tenido la presencia de ánimo para asegurarse de que el Rey mismo había firmado la orden; y al final del día, nadie iba a sacudir el trono por 38 MacDonalds muertos.

La Masacre de Glencoe no fue el acto más sangriento ni el más traicionero de la historia de las Tierras Altas; pero, fue un asesinato bajo fideicomiso que no pudo ser perdonado. El vínculo de confianza, incluso entre los enemigos que habían ayudado a la gente a sobrevivir en las salvajes Tierras Altas, se rompió para siempre, fue el principio del fin; y por eso todos tenían la culpa. Los acontecimientos conmocionaron al país y se convirtieron en una poderosa pieza de propaganda antigubernamental para los jacobitas en Edimburgo.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-26. Última modificacion 2018-08-28.