Edad Moderna Primera Rebelión Jacobita (1688-91) Alzamiento Jacobita en Irlanda (1690)

Cargando anuncio...

Batalla de Cavan (11 de febrero de 1.690)

Cuando llegó el invierno. Jacobo lo pasó en Dublín, tratando de superar su acuerdo con Louis XIV. La posición jacobita en Irlanda era en gran medida insostenible sin el continuo apoyo francés, pero Louis no era tonto. Estaba ayudando a Jacobo en el servicio de sus propios fines, en la gran guerra europea contra Guillermo de Orange y sus aliados. La guerra en Irlanda le dio a Guillermo una dolorosa distracción de los asuntos continentales y navales, pero, al mismo tiempo, Luís no estaba de ninguna manera interesado en lanzar un ataque a gran escala contra los guillermitas en Irlanda.

Finalmente, se llegó a un acuerdo entre los dos. Jacobo, que tenía poca fe en sus soldados irlandeses, por una buena razón, quería más tropas francesas, pero Luís también necesitaba soldados. Y así, se arregló un intercambio, en el que Luís, en marzo de 1.690, enviaría más de 6.000 tropas, con cañones y armas para ellos, así como otros suministros, a cambio de enviar el mismo número de soldados irlandeses para el otro lado. Mountcashel, el derrotado en la batalla Newtownbutler, mandaría esa fuerza, que esencialmente formó el núcleo de lo que se conocería como la “Brigada Irlandesa”, una unidad que permanecería activa al servicio francés hasta cerca del final del siglo XVIII. Los franceses enviaron a Antoine Nompar de Caumont, el duque de Lauzun, en reemplazo de algunos de los otros oficiales franceses que habían luchado bajo Jacobo, incluido Rosen. Los franceses marcharon a Dublín para esperar la próxima temporada de campaña en el verano de 1.690.

Entre noviembre y el verano siguiente, Jacobo y los jacobitas tuvieron amplias oportunidades de entrenar, armar y, en general, mejorar las fuerzas que habían reunido, que a pesar de casi un año de guerra aún no progresaba más allá del nivel de las tropas milicianas.

Pero, como Jacobo complació sus deseos en Dublín con fiestas y extravagancias, lo que existía del ejército jacobita permaneció como estaba, con poco entrenamiento y menos armas, cada vez más dependiente de los mercados extranjeros para alimentos básicos, de ninguna manera preparado o listo para una llegada compromiso con el enemigo guillermita. El francés Dumont escribió “Nuestro general no corrio ningún riesgo; ni el rey Jacacobo se aventuró nada, estaba ocupado en Dublín con su parlamento irlandés, donde sus jóvenes oficiales se divertían; las damas los esperaban con gran impaciencia”.

Algunas luchas esporádicas ocurrieron durante el invierno, pero a un pequeño costo para ambos bandos. Las fuerzas que operan desde Dundalk lanzaron una incursión en Newry, pero encontraron la ciudad tan destruida como para estar más allá de un estado de ocupación útil. Los guillermitas pronto respondieron, enviando hombres cerca de Dundalk y ejecutando una emboscada exitosa contra un grupo de forrajeo. En Kenagh, condado de Longford, una de las posiciones más lejanas del sur sostenidas por los guillermitas, un asedio corto forzó a los defensores a la rendición en términos honorables. El clima y la situación de los respectivos ejércitos impidieron enfrentamientos a gran escala, y solo las incursiones proporcionaban operaciones militares en ese período. La región fronteriza entre Leinster y el Ulster estaba en un mal estado agrícola debido a los combates, y la escasez de alimentos amenazaba con causar un desastre para los civiles.

No fue sino hasta febrero que la guerra comenzó de nuevo en serio. Schomberg sabía que su Rey venía a reemplazarlo y, tal vez ansioso por reparar parte de su reputación que había sido dañada en su primera campaña, se propuso apuntalar las fronteras antes de la llegada de Guillermo. Con unidades de la guarnición de Enniskillen, bajo el mando del coronel William Wolseley, uno de los vencedores de la batalla de Newtownbutler, le dio la orden de atacar la ciudad de Belturbet en el condado de Cavan, una tarea que llevó a cabo con éxito en a fines de enero de 1.690, dejando una pequeña guarnición.

Schomberg recibió la orden de vigilar y amedrentar el condado de Cavan, ya que los jacobitas lo usaban como base de operaciones para lanzar incursiones en el Ulster. En ese momento Cavan era uno de los pocos asentamientos restantes en el Ulster que aún permanecían leales a Jacobo II, la sede local jacobita estaba en la ciudad de Cavan a 15 kms al sur de Belturbet. La guarnición jacobita de Cavan estaba mandada por el coronel O’Neill, que tras la caída de Belturbet pidió refuerzos. Los soldados adicionales fueron enviados bajo el mando del duque de Berwick, uno de los soldados más efectivos del bando jacobita en esa fecha. Entre los dos hombres, los jacobitas de la zona podrían reunir más de 2.000 hombres.

Wolseley tenía solo unos de 1.000 efectivos en total, 700 de infantería y 300 de caballería, y decidió lanzar un ataque preventivo antes de que los jacobitas pudieran reunir todas sus fuerzas contra él.

Wolseley dejó Belturbet y esperaba sorprender a los jacobitas utilizando una ruta indirecta para cruzar el río Annalee a través de Bellanacargy, con la esperanza de interponerse entre O’Reilly y Berwick, y atacar la ciudad de Cavan antes de que los dos hombres tuvieran la oportunidad de reunirse. Su expedición fue descubierta por un puesto de avanzada jacobita y se dio la alarma a Cavan acerca de su aproximación. Berwick decidió marcharse y enfrentarse a Wolseley en campo abierto, ya que la ciudad de Cavan no estaba fortalecida y era indefendible tratando de minimizar las bajas locales.

Wolseley podría haber renunciado y retirado en cualquier momento, pero decidió lanzar un ataque, ya que sería peligroso intentar una retirada temiendo un motín de los mercenarios ingleses, a los que se les había prometido tierra y plata para derrotar la rebelión jacobita.
Berwick había colocado a sus hombres a lo largo de las defensas naturales al este de Cavan, en setos y en colinas que rodeaban la carretera desde esa dirección.

Wolseley envió a su caballería hasta el medio, donde fue atacada por ambos flancos, y luego enfrentó una carga de la caballería de Berwick, la caballería guillermita se rompió y huyó, siendo perseguida por la caballería jacobita.

Wolseley luego ordenó a su infantería avanzar, que recibió el fuego jacobita hasta que estuvieron lo suficientemente cerca como para disparar una descarga devastadora debido a su abrumadora superioridad numérica. Pudieron atravesar esas defensas naturales y hacer retroceder a los jacobitas en pánico. Algunos huyeron hacia Cavan, que de otro modo estaría indefenso, otros se refugiaron en un pequeño fuerte de tierra fuera de los límites de la ciudad.

Las tropas guillermitas entraron en la ciudad y comenzaron a saquearla, cometiendo crímenes contra mujeres y niños, liderados por las tropas de Enniskillen, notorias por su crueldad contra las poblaciones locales. Al ver esto, algunos de los jacobitas salieron del fuerte y los atacaron, pero fueron expulsados por las fuerzas guillermitas, muchos de los saqueadores se reincorporaron a las filas para hacer frente a la amenaza. Durante los combates, los jacobitas perdieron al brigadier William Nugent, y sus bajas se han estimado en alrededor de 550 en comparación con pérdidas guillermitas ligeramente superiores.

Wolseley luego quemó la ciudad y se retiró a Belturbet. La derrota fue un golpe para los planes jacobitas en la zona, y la política de ataques contra el Ulster se suspendió.

Situación de Irlanda en 1.690 y 1.691. Durante la Primera Rebelión Jacobita

Asedio de Charlemont (mayo de 1.690)

Una de las pocas posiciones jacobitas que quedaban en el Ulster, era el famoso fuerte de Charlemont. Su comandante en ese momento era un viejo soldado llamado Tighe O’Regan, al mando de varios cientos de hombres. Buscando su propio pedazo de gloria, Schomberg movilizó una fuerza de su ejército más grande para tomarla en abril.

No fue una tarea fácil, pero Schomberg se preparó bien. No hubo un asalto activo, solo un cerco total y un trabajo gradual hasta las murallas. Debido a la dejadez de la administración de Dublín, Charlemont no había sido adecuadamente abastecido de ninguna manera, y las peticiones de ayuda fueron en gran parte desatendidas. Después de algunas semanas, O’Regan y sus hombres estaban casi muriendo de hambre. El coronel MacMahon, del castillo de Blaneydid, intentó llevar comida al fuerte con una escolta, logrando llegar. Pero, casi de inmediato, O’Regan se dio cuenta de que a MacMahon y su escolta de 500 hombres habían sido permitidos pasar a través de las líneas guillermitas deliberadamente, y fallaron dos veces en intentos de salir. La guarnición, ahora ampliada a más de 800 hombres, agotó los alimentos recién llegados rápidamente, hasta que estuvieron otra vez en el punto de inanición. Sin otra opción, el 12 de mayo, O’Regan rindió el fuerte en términos, su ejército pudo marcharse. Para Schomberg fue un éxito notable, que fortaleció la posición de los guillermitas en el Ulster, para los jacobitas, fue otra humillación.

Batalla de Boyne (1 de julio de 1.690)

Antecedentes

Guillermo decidió reclutar un nuevo ejército, desde los Países Bajos, los protestantes franceses y Escandinavia, así como Inglaterra, y cruzar a Irlanda, allí para tomaría el mando personal del esfuerzo de los guillermitas, llevar a Jacobo a una batalla decisiva y vencerlo, de una manera que no pudo durante la Revolución Gloriosa. Para ello reunió al Parlamento el 27 de enero de 1.690 que aprobó la intención del Rey y aprobó presupuestos para la operación.

Guillermo pasó el invierno elaborando sus planes, y se preparó para embarcarse para cruzar el mar de Irlanda cuando llegase la primavera.

Asentados en el campamento de Dundalk, la mala comida, la humedad del clima y el descuido de los ingleses, que no construyeron para sí los refugios necesarios, causaron estragos en el ejército de Schomberg. Se estaba desvaneciendo rápidamente por las enfermedades, piojos y escorbuto. Los barcos y el gran hospital de Belfast estaban llenos de hombres enfermos, y entre noviembre y el siguiente mayo, más de 3.760 fueron enterrados solo en este hospital.

Guillermo desembarcó en Carrickfergus el 14 de junio de 1690, con una armada de unos 300 barcos que transportaban 15.000 infantes, 1.000 jinetes y 40 piezas de artillería, y unas 200.000 libras para financiar la expedición. El 22 de junio se reunió con Schomberg en Loughbrickland, condado de Down. Las fuerzas de Schomberg eran unos 20.000, con lo que las fuerzas de Guillermo alcanzaron a 36.000 efectivos, en general, estaban mucho mejor entrenadas y equipadas que las de Jacobo. La mejor infantería guillermista era de Dinamarca y los Países Bajos, pues se trataba de soldados profesionales equipados con los más modernos mosquetes de pedernal. También había un gran contingente de hugonotes franceses luchando con Guillermo, quien no tenía una buena opinión con respecto a sus tropas británicas, con la excepción de los protestantes hugonotes irregulares que habían mantenido Ulster el año anterior. Entre los refuerzos se encontraban 6.000 mercenarios de Dinamarca, liderados por el duque de Wurttemberg-Neustadt, nacido en Alemania. En otra ironía, muchos de los mercenarios eran católicos, y algunos incluso algunos eran irlandeses.

Llegada de Guillermo III a Irlanda el 14 de junio de 1.690. Se asentó en Whitehouse en el condado de Antrim. Autor Sam McCrory

La estrategia de Guillermo era muy simple avanzar la más rápidamente posible vía Newry y alcanzar paso de Moyry y dirigirse directamente a Dublin.

Dos días más tarde, Jacobo se dirigió a su encuentro, marchó al norte hacia los pasos que dividían Ulster desde el sur, pero en lugar de esperar el avance de Guillermo en el paso de Moyry, que era una posición muy favorable, siguió el consejo de Lauzun el comandante de la Brigada Francesa y amigo personal de Jacobo, que dijo que el paso estaba muy alejado de Dublín y además podía ser envuelto por Armagh, así que dejaron una fuerza para proteger el paso al mando del teniente coronel Laurence Dempsey con el regimiento de caballería de Galmoy reforzado con infantería, y con la fuerza principal se dirigió al río Boyne, reuniendo sus fuerzas en Leinster y ocupando la orilla del río.

Guillermo avanzó hacia Dundalk, y dividió su ejército enviando parte por Newry y el paso de Moyry, y otra parte por Armagh, probablemente por Newtown Hamilton.

Las fuerzas jacobitas de Dampsey para defender el desfiladero eran unos 1.600 efectivos, la vanguardia guillermita avanzó en “una bruma espesa” que redujo la visibilidad entre las colinas y fue emboscada, pero los jacobitas pronto se retiraron y cayeron de nuevo ante el ejército que se aproximaba. Al parecer abandonaron la posición, cuando descubrieron que el avance paralelo desde Armagh por el lado oeste de Slieve Gullion y que podía envolverlos y caer a su retaguardia.

Despliegue inicial

Jacobo montó un campamento en la colina de Donore, al sur del río Boyne y que dominaba los vados del río, y fortificó Oldbridge y Drogheda donde estaba único puente disponible. También destruyó el puente de Slane hacia el oeste para evitar que Guillermo lo flanqueara. Creía, incorrectamente, que el río no era vadeable en ningún otro lugar, excepto en las islas Yellow y Grove, que estaban en medio del río Boyne. Esperaba que Guillermo los usara como puntos de, por lo que el grueso de la fuerza paso, y así poner su fuerza en el lado sur, listo para derribar a los protestantes cuando trataban de cruzar.

En cuanto a Guillermo, su intención era golpear la fuerza de Jacobo con artillería, antes de atacar al otro lado del río entre Oldbridge y la isla Yellow (los movimientos de sus tropas serían ocultados por un barranco llamado más tarde “King William Glen”.

Los dos contendientes se observaron por primera vez el 30 de junio, y entablaron de forma inmediata un duelo artillero a una y otra banda del río que se prolongó hasta el anochecer. Durante ese tiempo la caballería de Guillermo realizo patrullas de reconocimiento a lo largo del río aguas arriba y aguas abajo, y descubrió 2 vados arriba y 1 abajo.

Por la noche Guillermo celebró un consejo de guerra en el que estableció el plan de ataque para el día siguiente, en el que se decidió realizar una maniobra de diversión al oeste cruzando los dos vados descubiertos con el fin de atraer a las fuerzas jacobitas y lanzar rápidamente un ataque con el grueso sobre Oldbridge.

Las fuerzas guillermitas eran de unos 36.000 efectivos, de los cuales 15.760 eran de infantería distribuidos en 16 regimientos, que contaban con unos 11 mosquetes y 4.000 picas y medias picas; unos 1.950 soldados de caballería en 6 regimientos y 1.500 dragones en 5 regimientos, además disponía de unas 60 piezas de artillería de campaña. Desplegaron de la siguiente manera:

  • Ataque de diversión o ala derecha, bajo el mando de Meinhard, conde de Stromberg (segundo hijo del duque de 49 años) con unos 7.000 efectivos, compuesto por 9 regimientos de caballería holandeses (1.600 jinetes), 7 regimientos de caballería inglesa (2.100 jinetes) a y una brigada de infantería mandada por Charles Trelawney con 5 regimientos de infantería (3.100 infantes), con un pequeño tren de artillería. Vadearía el río Boyne cerca de Slane, en Rosnaree.
  • Centro mandado por el duque de Schomberg con unos 20.000 efectivos para atacar entre la zona de Oldbridge y la isla Yelow.
  • Ala izquierda mandada por Guillermo con unos 8.000 efectivos para cruzar el río por el vado aguas abajo y envolver el ala derecha jacobita.

Las fuerzas jacobitas eran unos 25.000 efectivos, agrupados en 7 regimientos de caballería, 8 regimientos de dragones, 24 regimientos de infantería, y la brigada francesa (6.000 efectivos en 6 regimientos); disponía de 18 piezas de artillería, de las cuales 6 estaban agregadas a la brigada francesa). Se dice que la infantería jacobita estaba mal armada y entrenada, y solo el 20% disponía de armas de fuego. Desplegaron entre las islas y Oldtwn de la siguiente manera:

  • Cobertura: 1.200 dragones al mando de Niall O’Neill vigilando el vado de Rosnaree, el regimiento de infantería del conde de Clanrickarde frente a las islas, y 1.300 efectivos defendiendo el puente de Grogheda bajo el mando de Brian Maguennis, vizconde de Ibeagh.
  • Ala izquierda, mandada por Lery, marqués de Girartadin.
  • Centro, mandado por Jacobo.
  • Ala derecha, mandada por el duque de Tyrconnel.
  • Reserva, mandada por Charles Carney

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. Despliegue inicial y posterior. Fuente Osprey

Lucha en el ala izquierda jacobita

Sobre las 05,00 horas del 1 de julio, los 7.000 efectivos del conde de Schomberg, se levantaron y comenzaron a a dirigirse al vado para cruzar el río Boyne, estaban guiados por el capitán de dragones Powel que había reconocido el día anterior los vados, avanzaban despacio para no dejar atrás el tren de artillería, pero sobre las 08,00 dejó atrás a la infantería y artillería, llegaron al vado de Rosnaree cerca de Slane, ordenó a los dragones holandeses forzar el paso, pero fueron rechazados por unos 1.200 dragones jacobitas de O’Neill que vigilaban el paso, volvió a intentarlo con varios regimientos pero fueron rechazados, así es que espero a que llegaran la infantería y la artillería. Sobre las 09,00 llegó la artillería y empezaron a disparar, O’Neill fue alcanzado por un disparo y murió, Schomberg consiguió forzar el paso. Inmediatamente avanzó en dirección

En el centro, los cruces comenzarían, si todo iba según lo planeado, a las 09,00 horas que era cuando la marea era más baja. Ambos ejércitos estaban uno frente a otro, con la artillería guillermita disparando contra los jacobitas. Cuando Guillermo se enteró de que Schomberg había cruzado el Boyne, inmediatamente envió una brigada bajo el mando del general James Douglas, para reforzarle.

Jacobo cuando se enteró del cruce y de que una brigada se dirigía a la zona, pensó de que el cuerpo principal guillermita se dirigía hacia allí, y en respuesta ordenó que su cuerpo principal unos 18.000 hombres entre los que estaba la brigada francesa, al oeste junto con la mayor parte de la artillería, dejando 1.300 efectivos Drogheda, unos 6.000 hombres se quedaron en el centro, en Oldbridge, para enfrentarse a unos 26.000 guillermitas. El conde Schomberg viendo las fuerzas de jacobo aproximándose, situó sus fuerzas detrás de un barranco en Roughgrange, cuando Jacobo llegó se dio cuenta que no podía atacar y ambas fuerzas quedaron una frente a otra sin atacarse.

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. Lucha en el centro y en ala izquierda. Fuente Osprey

 

Lucha en el centro

Tras el cambio de posición de Jacobo, la situación en el centro era la siguiente en el bando guillermita el centro mandado por el duque de Schomberg estaba desplegado entre Oldbridge y la isla Yelow en primera línea la Brigada Hugonote (3 regimientos de infantería) y la Brigada Anglo-Holandesa (3 regimientos de infantería), en segunda línea la Brigada del Ulster (4 regimientos de infantería Enniskillen y de Derry), con la artillería asentada en una elevación frente a Oldbridge; el ala derecha de Guillermo estaba desplegada desde la isla Yelow al vado Mill, estaba compuesta por la Brigada Danesa (8 batallones de infantería y 3 regimientos de caballería), y la Brigada de Württemburg (3 regimientos de caballería, 3 regimientos de dragones y 10 batallones de infantería).

Frente a ellos los jacobitas estaban desplegados: en centro mandado por Hamilton, en primera línea 2 batallones de infantería de Guardias del Rey y 1 batallón del conde de Clarickarde en Oldbridge; en segunda línea y 1 batallón de infantería de Antrim y el 2 batallones de infantería del marqués de Boiseleau; ala derecha mandada por Tyrconnel en la colina de Donore 4 regimientos de caballería (Guardias del Rey, Tyrconnel, Sutherland y Parker), la reserva mandada por Charles Carney con 2 regimientos de dragones (Dongan y Clare); en el vado de Mill había un destacamento de piquets (infantería ligera) montados.

A las 08,00 horas, aprovechando la niebla matutina los guillermitas intentaron cruzar el río por los vados por sorpresa, los Guardias Holandeses Voet (azules) (unos 2.000 efectivos) bajo las órdenes del conde Solms- Braunfels intentaron capturar el vado de Oldbridge bajo la protección del fuego de artillería para enmascarar el ataque, al mismo tiempo una columna de 1.500 jinetes bajo el mando del barón de Hinkels lo intentaba en el vado de Mill, ambos fracasaron debido a las condiciones del cruce y a la resistencia jacobita

A las 09,00 horas, comienza el bombardeo de artillería contra la posición de Oldbridge, mientras el centro despliega para ocupar las posiciones de ataque.

A las 10,00 horas, cesa el bombardeo de artillería y comienza el ataque a Oldbridge, los 3 batallones de Guardias Voet (Azules), que eran las tropas de élite de Guillermo, progresaron por el arroyo que sería posteriormente conocido como arroyo del Rey Guillermo en formación de columna con 10 hileras, y pronto empezaron a recibir fuego de mosquete de los jacobitas, que amparados en las casas y cercas les producen numerosas bajas, entre ellas la del mayor Thomas Arthur que mandaba el primer batallón, pero finalmente consiguieron forzar el paso haciendo retroceder a los jacobitas de Clarickarde, que ceden terreno poco a poco, acabando siendo expulsados del pueblo, una vez rebasado el Oldbridge, formaron en 3 cuadros a la espera de refuerzos y para rechazar cualquier contraataque.

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. Ataque de los Voets (azules) a Oldbridge sobre las 10,00 horas

A las 10,30 horas, Tyrconnel ordenó a los Guardias del Rey, que eran su mejor unidad, que junto los restos del batallón de Clarickarle para hacer retroceder a los Voets (Azules), realizaran varios contraataques, pero los Voets (Azules) se mantuvieron firmes. Viendo el movimiento de fuerzas, Schomberg ordenó a la Brigada Hugonote cruzar el río Boyne por la isla Grove, para aliviar la posición de los Voet, estos consiguieron mantenerse en su posición y rechazar los contraataques.

A las 10,45 horas, Hamilton ordenó al regimiento de Boiseleau de la segunda línea jacobita avanzar para hacer frente a la Brigada Hugonote, al ver al regimiento de Boiseleau frente a la Brigada Hugonote, Schomberg mandó avanzar a la Brigada Anglo-Holandesa.

A las 11,00 horas, Hamilton ordenó al batallón de Antrim de la segunda línea que avanzase para detener a la Brigada Anglo-Holandesa, enzarzándose en un fuego a larga distancia totalmente ineficaz.

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. Ataque en el centro

 

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. Vista desde el lado jacobita del ataque guilllermita en el centro

A las 11,30 horas, Tyrconnel ordenó a su propio regimiento de caballería junto con el regimiento de caballería de Parker para que con los Guardias del Rey atacaran a los Voet (Azules) y les expulsara de Oldbridge, la carga de los jinetes fue también rechazada, mientras Schomberg, viendo a los Voet (azules) en peligro, ordenó que la segunda línea (la Brigada del Ulster) progresara por el arroyo del Rey Guillermo y cruzara el vado para auxiliarlos. Tyrconel envió un mensaje a Jacobo diciendo que las fuerzas de Guillermo habían cruzado el río y que estaba tratando de contenerlos

Las brigadas Hugonote y Anglo-Holandesa estaban cruzando el río Boyne y la infantería jacobita se estaba retirando a la colina de Conore, viendo esto Guillermo ordenó a la Brigada Danesa (8 batallones de infantería y 3 regimientos de caballería) bajo el mando de Würtemburg que cruzara el río Boyne por la isla Yelow.

A las 12,00 horas, Tyrconnel ordenó a los regimientos de caballería de Guardias del Rey mandado por Warwick, el de Tyrconnel mandado por Sheldon, y el de Parker mandado por Hamilton cargar contra las fuerzas guillermitas que estaban cruzando el río en la isla Grove, durante la carga se produjo una gran confusión en la que el duque de Schomberg fue alcanzado por un disparo y fue muerto, al parecer cuando cruzaba el río, un jinete jacobita lo reconoció y se dirigió contra el disparando su pistola y alcanzándole en la cabeza; también murió el coronel hugonote Callermote. Los jinetes jacobitas llegaron hasta Oldbridge, tras lo cual se retiraron retiraron para reorganizarse y lanzar otra carga.

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. La muerte del duque de Schomberg, que lleva una banda azul es disparado por un jacobita. Autor Graham Turner para Osprey

Viendo el cruce de la Brigada Danesa, Tyrconnel lanzó la reserva (los regimientos de dragones de Dongan y Clare) para impedir el cruce de dicha brigada, Dongan fue muerto y su regimiento se retiró en desorden a la colina Donore.

 

Desenlace

A las 12,15 horas, viendo las dificultades de la Brigada Danesa, Guillermo al frente de la Brigada de Württemburg (3 regimientos de caballería, 3 regimientos de dragones y 10 batallones de infantería) se dirigió para forzar el paso por el vado Mill, envió por delante los regimientos de caballería, y lideraba el cruce el regimiento de Ginkel, consiguieron forzar el cruce y los piquets jacobitas se retiraron. Guillermo cuando estaba cruzando el río, su caballo quedó atascado en la orilla, el Rey desmontó para sacar a su caballo, pero sufría de asma, fue ayudado por un jinete llamado McKinlay que le ayudó a él y a su montura a llegar a tierra firme.

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. Gillermo III cruzando el río. El cruce no se realizó como indica la pintura, el Rey se cayó del caballo y tuvo que ser auxiliado. Autor Benjamin West

A las 12,20 horas, Tyrconnel una vez reagrupada su caballería, ordenó una carga contra los Voet (Azules), pero esta carga también fue repelida y regresaron a la colina para reagruparse.

A las 12,45 horas, sin reservas para poder actuar, Tyrconnel ordenó a todas sus fuerzas replegarse a la colina de Donore.

A las 13,15 horas, la brigada de Württemburg, forzó el cruce en el vado Mill y se dirigía hacia la colina de Donore.

A las 13,30 horas, Tyrconnel decidió la retirada de sus fuerzas, para evitar ser envuelto, para ello envió por delante fuerzas para ocupar posiciones de apoyo (forlorn hope) para emboscar a las vanguardias jacobitas, una fue en el cementerio de Dolore, donde la caballería de Guillermo liderada por el regimiento de Ginkel donde los dragones jacobitas hicieron 150 bajas a los guillermitas, y la otra fue en Platin Hall, donde un grupo de jinetes de varios regimientos, tendieron una trampa a los hombres del Ulster que lideraban la marcha, sufriendo 50 muertos en la emboscada.

Batalla de Boyne 1 de julio de 1.690. Desenlace. Fuente Osprey

Las tropas jacobitas se dirigieron al puente sobre el río Nanny en Duleek (puente de Magdalena) que tenía capacidad para cruzar solo 6 hombres a la vez, formándose un cuello de botella deelante del puente, Tyrconnel situó fuerzas de infantería y caballería para proteger el cruce del río, cuando el rey Jacobo se enteró de la derrota, se retiró hacia el puente protegido por dos regimientos de dragones, dejo a Lauzun al mando de la fuerza, que se retiró protegidos por una fuerza retardadora francesa, que consiguieron replegarse sin incidentes.

Las bajas de la batalla fueron mínimas teniendo en cuenta la escala de la batalla, de los aproximadamente 50.000 participantes, cerca de 2.000 murieron, tres cuartos de ellos jacobitas. La razón de esta cifra de muertos fue que en la guerra contemporánea la mayoría de las bajas tienden a ser infligidas en la persecución de un enemigo ya derrotado. Esto no pasó en la batalla de Boyne, pues los contraataques de la caballería jacobita permitieron la retirada del resto del ejército. Los jacobitas fueron desmoralizados por su derrota, por lo que muchos irlandeses desertaron. Los guillermistas marcharon triunfalmente hacia Dublín dos días después del combate. El ejército jacobita abandonó la ciudad y se retiró detrás del río Shannon para ofrecer resistencia y esperar ayuda del rey de Francia.

 

 

Asedio de Athlone (julio de 1.690)

Tras la derrota en la batalla de Boyne el 1 de julio de 1.690, Tyrconnell sabía que no podía quedarse en Dublín. Si bien era la capital, era en gran medida indefendible, sus murallas eran demasiado rudimentarias, y sus ciudadanos poco fiables. Entonces, Tyrconnell tomó la decisión de abandonar no solo Dublín, sino la mayor parte de Leinster, de un golpe. Aunque algunos han sugerido que Jacobo había dejado las instrucciones, lo más probable es que fuera Tyrconnell quien ordenó lo que quedaba del ejército para retirarse al sudoeste, al río Shannon y reanudarían la guerra allí. Los dos puntos principales de defensa eran Limerick en el sur y Athlone en el norte, a donde se dirigieron los restos del ejército jacobita.

La tarde del 3 de julio, Dublín había sido prácticamente abandonada, y Guillermo fue capaz de marchar triunfalmente a la ciudad, alegremente acogido por su población protestante, y muchos de los ciudadanos católicos siguieron al ejército jacobita hacia Limerick. Dublín cayó en gran medida sin derramamiento de sangre. Guillermo pasó unos días en Dublín recibiendo delegaciones y obteniendo una administración más nacional, antes de volver a la tarea de perseguir a los jacobitas.

Aún quedaba mucho tiempo y Guillermo tenía la intención de poner fin a la rebelión antes de la llegada del invierno, y dirigir su atención a los asuntos continentales. Trataría de asegurar su dominio en Irlanda atravesando el río Shannon en ambos extremos, Limerick y Athlone en operaciones simultáneas.
Una fuerza sería segregada de su ejército principal, que se dirigiría hacia el sur, para capturar Athlone y su cruce sobre Shannon, desde donde podrían organizar una penetración más profunda en Connacht, o incluso un giro hacia el sur para unirse a las operaciones de Limerick.

James Douglas, que había demostrado su valía en la campaña hasta ahora, recibió 10 regimientos de infantería y 5 regimientos alcanzando una fuerza total unos 12.000 hombres y un tren de artillería. Marchó hacia el oeste con poco retraso, sin sufrir impedimentos serios más allá de los ataques de los rapparees (guerrilleros jacobitas), que no fueron suficientes para impedir la progresión. En menos de tres semanas después de la victoria en la batalla de Boyne, los estaban ante las puertas de Athlone, superando en número a sus defensores 3-1.

El asedio de la ciudad de Athlone comenzó el 17 de julio de 1.690, el gobernador de la ciudad era el coronel Richard Grace que contaba con una fuerza de 3 regimientos de infantería y 11 tropas de caballería, en total unos 4.500 efectivos, la mayoría milicias. Las tropas jacobitas habían destruido el puente sobre el río Shannon que conectaba las partes oriental y occidental de la ciudad, y se había replegado a la porte occidental antes de que llegara el ejército guillermita.

El general Douglas envió un mensajero al coronel Grace para exigirle que entregara la ciudad. El coronel Grace respondió disparando una pistola sobre la cabeza del mensajero y diciendo “estos son mis términos, solamente estos, y así recibiré a los que manden, y cuando mis provisiones sean consumidas, defenderé hasta que me coma mis viejas botas”.

 

El general Douglas comenzó un bombardeo de la ciudad con 12 cañones y 2 morteros, los cañones de la ciudad devolvieron el fuego. Athlone permanecía intacto, sus líneas de suministro al oeste intactas, y la artillería de la ciudad causaba numerosas bajas.

Asedio de la ciudad de Athlone 1.690. Plano del asedio

Después de dos días de bombardeo, Douglas decidió intentar un ataque de infantería muy arriesgado, cruzando el Shannon (posiblemente en un punto de vadeo) y tratando de forzar el paso hacia el lado oeste de la ciudad desde. El esfuerzo fue valientemente realizado, pero repelido con bastante facilidad por los puestos de avanzada jacobitas, las pérdidas guillermitas fueron de 400 muertos, las pérdidas jacobitas fueron insignificante.

El fuego de artillería continuó entre los dos lados hasta el 24 de julio cuando el general Douglas se vio obligado a retirarse después de haber sufrido bastantes bajas, y haber sido informado de que Patrick Sarsfield y la caballería jacobita estaban en camino para aliviar la guarnición de la ciudad de Athlone.

Asedio de Athlone 1.690. Bombardeo guillermita. Autor Víctor Ambrus

Tomó una ruta tortuosa hacia el sur para unirse a Guillermo en Limerick, tratando de evitar enfrentamientos con los jacobitas. A pesar de que Sarsfield estaba realmente cerca, no se hizo ningún intento fuerte para interceptar a Douglas.

 

 

Asedio de Limerick (agosto de 1.690)

Mientras se desarrollaba el asedio de Athlone, en Limerick algunos de sus comandantes superiores, en particular Richard Talbot, 1er conde de Tyrconnell, quisieron rendirse a los guillermitas mientras aún podían obtener buenos términos, pero fueron rechazados por oficiales irlandeses como Patrick Sarsfield, que deseaba seguir luchando. La principal razón por la cual muchos oficiales jacobitas eran reacios a rendirse eran los duros términos de rendición publicados por Guillermo en Dublín después de su victoria en la batalla de Boyne. Estos términos ofrecían un perdón solo para la tropa jacobita y no para los oficiales ni para la clase terrateniente. El comandante francés jacobita, Lauzun, también quiso rendirse, expresando su consternación por el estado de las fortificaciones de Limerick, diciendo que podían ser “derribadas por manzanas asadas”.

Sin embargo, había suficientes tropas jacobitas para defender a Limerick, una ciudad de unos 4.000 habitantes. La parte más antigua, conocida como la “Ciudad Inglesa”, estaba construída en la isla del Rey, y era una posición de defensa natural, limitando al oeste y al norte con Shannon y al sur y al este con el río Abbey. Al sur de la ciudad inglesa, al otro lado del río Abbey, se encontraba la “Ciudad Irlandesa”, unida a la mitad norte de la ciudad por el puente de Ball. Ambas partes de la ciudad estaban rodeadas por murallas, pero la “Ciudad Irlandesa”, no estaba protegida por el río en sus lados sur y este, era con mucho la más vulnerable.

Asedio de Limerick 1.690. Plano del asedio. Se puede apreciar la ciudad Irlandesa y la ciudad inglesa separadas por el río Shanon y los fuertes exteriores.

Un total de 14.500 infantes jacobitas fueron alojados en Limerick y otros 2.500 de caballería en Clare bajo el mando de Sarsfield. Por otra parte, la moral de los soldados ordinarios era alta, a pesar de la derrota en el Boyne. Esto se debió a la circulación de una antigua profecía irlandesa según la cual los irlandeses obtendrían una gran victoria sobre los ingleses fuera de Limerick y los expulsarían de Irlanda. Esto puede parecer extraño, pero tales profecías eran una parte importante de la cultura popular irlandesa en ese momento. Los guillermitas se burlaban de tal superstición en canciones como Lillibullero. Lauzun diputado del marqués de Boisseleau respaldó a los intransigentes en sus intentos de defender la ciudad y supervisó las mejoras a las defensas de Limerick.

Guillermo de Orange y su ejército llegaron a Limerick el 7 de agosto con 25.000 hombres y ocuparon el fuerte de Ireton y el fuerte de Cromwell (construidos durante el asedio de Limerick (1.650-51) fuera de la ciudad. Sin embargo, solo disponía de su artillería de campaña, ya que su artillería de asedio seguía avanzando desde Dublín con una ligera escolta.

Sarsfield (Galloping Hogan), dándose cuenta de la importancia de las armas de asedio que se dirigían a Limerick, tomó un destacamento de unos 600 jinetes para interceptar el convoy. Cabalgando a altas horas de la noche, Sarsfield cruzó el río Shannon a unos 25 kms de Limerick y sorprendió al convoy en Ballyneety, el en condado de Limerick. Destruyeron 2 de los 8 cañones y dañaron los carros de los otros. Las municiones y otros suministros fueron destruidos o tomados por el grupo de Sarsfield. Los hombres regresaron triunfalmente a Limerick unos días después. Guillermo, incapaz de atacar sin sus cañones de asedio, se vio obligado a esperar 10 días adicionales para que las armas recuperadas fueran transportadas a Limerick y poder comenzar a bombardear Limerick en serio, mientras otro tren de asedio llegaba desde Waterford.

El 17 de agosto comenzó el bombardeo de la ciudad, el 20 de agosto habían expulsado a los defensores de 3 fuertes exteriores y se habían aprovechado de su éxito para mover la artillería de asedio más cerca de las murallas. Solo quedaba que los cañones hicieran una brecha y el camino estaría despejado para un ataque de infantería contra la ciudad. Se acercaba el invierno y Guillermo quería terminar la guerra en Irlanda para poder regresar a los Países Bajos y continuar con el negocio principal de la Guerra de la Gran Alianza contra los franceses. Por esta razón, decidió un asalto total a Limerick.

Los cañones de asedio abrieron una brecha en las murallas de unos 30 pasos en la sección de “la Ciudad Irlandesa” de la ciudad y Guillermo lanzó su asalto el 27 de agosto. La brecha fue asaltada por 500 granaderos daneses, y los defensores se replegaron, creyendo que tenían el camino despejado, en vez de mantener la posición los persiguieron dentro de la ciudad, pero el oficial francés jacobita Boisseleau había construido un terraplén o empalizada dentro de las murallas y había erigido barricadas en las calles, impidiendo el paso a los atacantes. Los granaderos daneses y los ocho regimientos que los siguieron por la brecha entraron en una emboscada, sufriendo terriblemente por los disparos de cañón a quemarropa y disparos de mosquete. Los soldados jacobitas sin armas y la población civil (incluidas las famosas mujeres) se alineaban en las murallas y arrojaban piedras y botellas a los atacantes, las primeras unidades que intentaban huir de la emboscada, se encontraron de frente con las unidades que los seguían, produciéndose el caos. Durante el apogeo de la lucha, explotó un almacén de municiones de Black Battery (una posición de artillería irlandesa en la esquina de la pared cerca de la brecha), infligiendo graves bajas en el regimiento de Brandenburgo. Un regimiento de dragones jacobitas también hizo una salida y atacó a los guillermitas en la brecha desde el exterior. Después de tres horas y media de lucha, Guillermo finalmente suspendió el ataque.

Asedio de Limerick 2 de agosto de 1.690. Las mujeres defendiendo las murallas, al fondo la explosión de almacén de municiones

Los hombres de Guillermo habían sufrido unas 3.000 bajas, incluidas muchas de sus mejores tropas holandesas, danesas, alemanas y hugonotes. Los jacobitas perdieron solo 400 hombres en la batalla. Debido al empeoramiento del clima, Guillermo canceló el asedio y puso a sus tropas en cuarteles de invierno, donde otros 2.000 murieron de enfermedades. Guillermo salió de Irlanda poco después, regresando a Londres. Posteriormente, se fue de allí para tomar el mando de las fuerzas aliadas que luchaban en Flandes, y dejó Godert de Ginkel para dirigir en Irlanda.

Después del asedio, William Dorrington se convirtió en gobernador de la ciudad y los preparativos comenzaron a mejorar las fortificaciones.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-28. Última modificacion 2018-08-28.