Edad Moderna Primera Rebelión Jacobita (1688-91) Rebelión del conde Argyll 1685

Cargando anuncio...

Antecedentes

El sudoeste de Escocia había estado en un estado de agitación desde finales de la década de 1.670, con la facción presbiteriana más militante, los covenantes, desobedeciendo abiertamente la autoridad del rey Carlos II , que intentó imponer el episcopado en el país. El desorden resultante, conocido por covenanters como Tiempo de Matanzas (The Killing Time), resultó en muchas ejecuciones extrajudiciales cuando las tropas reales intentaron imponer la autoridad del Rey.

Mientras tanto, un grupo de exiliados protestantes opuestos al régimen del Estuardo se había reunido en Holanda. Estos incluyeron whigs involucrados en el complot de Rye House, partidarios de Monmouth y radicales republicanos. Una de las figuras más prominentes entre este dispar grupo era Archibald Campbell, 9 ° conde de Argyll, una vez un leal realista pero que había huido de Escocia en 1.681 después de haber sido condenado por un dudoso cargo de traición. Otros eran el moderado whig George Melville, lord Melville, el partidario covenante Patrick Hume, John Cochrane de Ochiltree y el ex-soldado de Cromwell Richard Rumbold, que había sido uno de los principales participantes en el complot de Rye House. Argyll también había sido implicado en la trama cuando se descubrieron letras codificadas de él a conspiradores clave.

 

 

Planificación

Argyll comenzó a planear una insurrección en Escocia a principios de 1.684. Usando dinero aportado por los exiliados, ordenó 400 conjuntos de armaduras (petos, espaldares y yelmos de acero) de un arsenal de Amsterdam junto con otros equipos para soldados de infantería, ocultándolos como una compra para la República de Venecia. Los principales contribuyentes financieros al plan fueron identificados más tarde como una señora Ann Smith que había apoyado previamente a Argyll, Patience Ward, William Rumbold y, según algunas alegaciones, John Locke.

Parece ser que el gobierno de Escocia ya conocía los planes de Argyll, ya que tomaron la precaución de designar al marqués de Atholl como lord teniente de Argyllshire y le ordenaron que marchara allí con una poderosa fuerza, ocupando la zona donde Argyll podía contar con apoyo significativo de personal. Los preparativos se hicieron más urgentes después de la muerte de Carlos II en febrero de 1.685, y el acceso de su hermano católico Jacobo, ya que los exiliados (tanto los asociados con Monmouth como los asociados con Argyll) vieron la oportunidad de asestar un golpe contra el protestantismo y contra el absolutismo real de Jacobo. Argyll animó a las dos partes a cooperar y trabajó para convencer al conde de Monmouth de la viabilidad de un plan conjunto. Argyll habló de poder contar con al menos entre 3.000 y 5.000 hombres entre sus antiguos inquilinos, y todos esperaban que los presbiterianos del sudoeste de Escocia se unieran a cualquier rebelión.

A principios de marzo de 1.685, Monmouth llegó a Amsterdam para hablar con Hume, Melville y otros. Poco después se les unió Argyll, quien según los informes estaba tan ansioso por comenzar el levantamiento que aceptó servir bajo Monmouth en Escocia, si este último proporcionaba armas y municiones. Finalmente acordaron que Monmouth asumiría la responsabilidad de Inglaterra, el sur de Irlanda y las relaciones exteriores, mientras que Argyll trataría con Escocia y el norte de Irlanda. Argyll reveló tenía aseguradas 10.000 libras en apoyo financiero, estaba comprando tres barcos y podía estar listo para navegar en tan solo dos semanas, aunque aceptó posponer para coordinar con la invasión planeada de Monmouth a Inglaterra.

Una nueva reunión de los asociados de Argyll se llevó a cabo el 17 de abril, presidida por John Cochrane. Argyll y su hijo Charles también estuvieron presentes. Aunque se votó para elegir a Argyll como su “general”, los conspiradores acordaron (contrariamente a los deseos de Argyll) que todas las decisiones importantes deberían ser discutidas y aprobadas por su comité, algo que obstaculizaría el levantamiento en el futuro.

Para coordinar mejor los dos levantamientos, uno de los principales exiliados escoceses, Andrew Fletcher de Saltoun, iba a acompañar a Monmouth a Inglaterra, mientras que dos de los conspiradores ingleses más prominentes, Rumbold y John Ayloffe, acompañarían a Argyll.

 

 

Viaje a Escocia

Después de unos pocos días iniciales en Zuider Zee, las fuerzas de Argyll zarparon desde las cercanías de Ámsterdam sobre las 19,00 goras del 2 de mayo. El viento cambió a uno favorable poco antes de la partida, y los exiliados se sintieron seguros del éxito. Los tres barcos, Anna, David y Sophia, transportaban unos 300 hombres y un arsenal de armas modernas suficientes para armar hasta 20.000 hombres.

Los barcos llegaron a la entrada del Moray Firth en la costa oriental a primeras horas de la mañana del 5 de mayo, y como la brisa había llegado a la fuerza de un temporal, se sugirió que debían refugiarse en el mismo Firth. Sin embargo, finalmente se decidió continuar al norte de las Islas Orcadas para llegar a la costa occidental. La primera de las desgracias que sobrevino a la expedición se produjo cuando el viento se extinguió, la niebla del mar descendió y los barcos se perdieron el paso entre Orkney y Shetland, encontrándose en espesa niebla en Scapa Flow. Anclaron en la bahía de Swanbister en la costa sur de Orkney y el chambelán de Argyll, William Spence, que tenía un tío viviendo en Kirkwall, obtuvo el permiso de Argyll para ir a tierra y tratar de conseguir un piloto.

El desastre ocurrió cuando Spence y su compañero, el doctor Blackader, fueron arrestados en Kirkwall por orden del Obispo y los Magistrados: se enviaron noticias al Consejo Privado. Hubo una acalorada discusión en el Anna entre los líderes de la expedición, particularmente porque Argyll había permitido a Spence irse sin consultar a nadie más. Hume propuso que un grupo armado desembarcara en Kirkwall, protegido por los cañones de los barcos, y rescatara a sus colegas, mientras que Argyll y Cochrane argumentaron que represalias deberían hacerse. Una mayoría apoyó el último plan, y entonces una lancha con 50 hombres desembarcó y tomó un prisionero de la nobleza local. Argyll escribió al obispo de Orkney proponiendo un intercambio de prisioneros, pero no recibió respuesta al día siguiente, por lo que los rebeldes navegaron hacia la costa oeste, obstaculizados primero por una calma y luego por vientos contrarios. Al virar, finalmente alcanzaron el Sound de Mull la noche del 11 de mayo.

Al llegar a la isla de Mull, el hijo de Argyll, Charles, fue enviado a Lorne en tierra llevando cartas de Argyll a los terratenientes locales. Charles tomó el castillo de Dunstaffnage y envió la “cruz ardiente” al distrito circundante, pero (en lo que se convertiría en un patrón repetido) atrajo a pocos reclutas. Mientras tanto, la principal fuerza de invasión navegó hacia el sur hasta Islay (Hébridas), donde Argyll esperaba encontrar más apoyo, llegando el 15 de mayo. Unos 450 montañeses del a favor del gobierno bajo el mando de Atholl habían estado estacionados en Islay para obstaculizar la rebelión, por lo que Argyll decidió desembarcar la mayoría de sus tropas por la noche y sorprender al enemigo; desembarcaron sobre las 01,00 horas del día 17 de mayo.

Rebelión del conde Argyll 1685. Ruta seguida por Argyll

 

 

La rebelión

El levantamiento comenzó en serio en Islay. Los hombres de Atholl habían huido a la península de Kintyre unas tres horas antes de la llegada de Argyll, por lo que los rebeldes llegaron a Killarrow sin oposición. Aunque los soldados rebeldes bien equipados causaron una gran impresión, solo 80 reclutas se sintieron atraídos en lugar de los 600 que Argyll esperaba, aunque se decía que los nuevos voluntarios eran “fuertes, altos y apuestos“. El 20 de mayo la flota cruzó a Kintyre y desembarcó en Campbeltown, donde se centraba la influencia regional de Argyll y donde se esperaba reclutar un número elevado covenantes entre la población, muchos de ellos lowlanders asentados por el padre de Argyll, de los que esperaba obtener un gran apoyo.

James Stewart de Goodtrees, fue quien redactó la Declaración de los rebeldes. Un documento “ventoso, prolijo”, su falta de referencia al mantenimiento del Pacto Nacional y un programa de gobierno positivo limitaron su atractivo a aquellos a los que iba dirigido.

Los líderes leyeron la declaración formal de Argyll en Market Cross. Elaborado por el defensor Whig James Stewart de Goodtrees , diaba una larga y detallada explicación del “mal gobierno” bajo Carlos II y de los peligros planteados por Jacobo, pero críticamente no estableció ningún programa alternativo detallado, lo que mitigó su efecto. Aunque parecía abogar por deponer a Jacobo no mencionó si el conde Monmouth o una república lo sucederían, una redacción probablemente utilizada ante la insistencia de los republicanos en el consejo rebelde. Aún más significativo, no mencionó el mantenimiento del Pacto Nacional (National Covenant) de 1.638 en el que los escoceses acordaron mantener el presbiterianismo contra las “innovaciones”, los cameronistas lo condenaban activamente y otros covenantes radicales se negaban a tener nada que ver con eso.

La fecha del 22 de mayo estaba prevista para la reunión de las fuerzas de Argyll en la isla de Kintyre. Alrededor de tres compañías de reclutas poco fortalecidas le habían seguido desde Islay, mientras que varios lowlanders de Kintyre se ofrecieron como voluntarios, formando probablemente los mejores y más comprometidos soldados que se unieron a la rebelión. Se formaron en compañías, se les otorgaron armas holandesas y se les dieron banderas (colores) escritos con los lemas “por la religión protestante” y “contra el papado, la prelación y el erastianismo“. Mientras que Argyll prefería dejar que los highlanders sirvieran bajo oficiales de sus propios clanes, a Rumbold y Ayloffe se les dieron coronelías de regimientos de caballería y infantería respectivamente, formados por reclutas alistados en Campbeltown.

 

 

Divisiones entre los líderes

Las diferencias en cuanto a la estrategia ahora comenzaron a surgir entre los miembros del Consejo Rebelde. Su plan original había implicado un descenso rápido en las Tierras Bajas para movilizar el apoyo presbiteriano antes de que las fuerzas del gobierno estuvieran completamente organizadas. Argyll estaba, sin embargo, determinado a levantar una fuerza fuerte en las Tierras Altas antes de continuar. El regreso de un emisario del corazón presbiteriano de Ayrshire, George Barclay, con la noticia de que Monmouth ya había desembarcado (completamente inexacto) y que cientos de reclutas potenciales en Ayrshire se habían ofrecido para la rebelión (probablemente exacto) alentó a Hume y otros frustrados con la acción de Argyll en Kintyre, particularmente cuando algunos de los reclutados en Islay ya estaban comenzando a desertar.

Argyll en cambio propuso que tanto los barcos como las fuerzas de tierra deberían dirigirse a Tarbert, y allí se uniría a otra fuerza bajo su hijo Charles. Como no implicó un retraso significativo, este plan fue acordado, y el 27 de mayo la fuerza rebelde llegó a Tarbert. Fueron recibidos por otros 1.200 hombres, principalmente miembros del clan Campbell bajo el mando del hijo de Argyll y Duncan Campbell de Auchinbreck, lo que elevó el número total de insurgentes a unos 2.500. Allí Argyll organizó su infantería rebelde en tres regimientos, con Ayloffe, Campbell de Auchinbreck y Robert Elphinstone de Lapness como coroneles; un inglés llamado Griffiths, Alexander Campbell y Donald Campbell, laird de Barbreck, como tenientes coroneles; y James Henderson, John Fullarton y John Campbell como mayores.

Con el núcleo de un ejército en su lugar, Argyll inicialmente decidió marchar sobre Inveraray, pero bajo la presión del Consejo decidió dividir sus fuerzas, enviando a los montañeses al norte a Argyllshire para tratar con los hombres de Atholl, y una fuerza más pequeña a las Tierras Bajas por mar para comenzar a reclutar allí. El día después de que se acordó ese plan, nuevamente lo abandonó. Las frustraciones entre el Concejo aumentaron, con un enfurecido Cochrane, generalmente uno de los partidarios más cercanos de Argyll, declarando que desembarcaría en la costa de Ayrshire “aunque estuviera solo y no tuviera nada más que una horca en la mano”.

En retrospectiva, la indecisión de Argyll puede explicarse por el hecho de que no tenía noticias firmes del desembarco de Monmouth, y de que su capacidad para reclutar en su bastión de Argyllshire había quedado paralizada por el hecho de que estaba ocupado por las fuerzas de Atholl. Además, era consciente de que sus propios montañeses no estarían dispuestos a luchar en las Tierras Bajas, mientras que los hombres de Atholl amenazaban sus hogares. Eso hizo que su precaución y enfoque en la reconquista de Argyllshire parecieran más explicables. En ese momento, sin embargo, causó un colapso crítico en la confianza entre el Consejo al frente de la rebelión; los compañeros de Argyll más tarde se quejaron de su “perentorio estilo”, mientras que él los acusó de socavarlo e incluso de fomentar deliberadamente el motín. La insistencia de Argyll en centrarse en sus propios estados también tuvo el efecto de personalizar la rebelión: como Argyll, a diferencia de Monmouth, no era un individuo muy querido, eso probablemente sirvió para disuadir a la gente de unirse a él. Por último, Monmouth había prometido partir a principios de mayo, unos días después de Argyll, pero en el evento no desembarcó en Inglaterra hasta el 11 de junio, arruinando una parte clave del plan original de Argyll.

Aunque comenzaron a surgir serios problemas entre Argyll y sus colegas de las Tierras Bajas, paradójicamente parece que se estableció una fuerte relación con los ingleses Rumbold y Ayloffe, a pesar de las diferencias substanciales políticas y religiosas entre ellos.

 

 

Los rebeldes se trasladan a Bute

Faltando suministros, los rebeldes cruzaron a la isla de Bute, donde esperaban obtener comida y más voluntarios; debido a la falta de barcos suficientes, en el cruce se desperdició otros tres días. Una vez en Bute, los montañeses, sin embargo, aterrorizaron a los habitantes, saquearon casas y robaron ganado. Cochrane y Hume, con aproximadamente 60 hombres, habían cruzado mientras tanto a Great Cumbrae, donde requisaron barcos para ayudar al transporte del ejército, pero en su partida un grupo de soldados del gobierno cruzaron desde Largs y arrinconaron los barcos.

Los rebeldes entonces fueron conscientes de que las fuerzas del gobierno estaban a ambos lados de ellos, y Hume se acercó a Argyll para proponer un movimiento decisivo hacia las Tierras Bajas, que resultó en una discusión violenta entre ambos. Argyll volvió a estar decidido a expulsar a los hombres de Atholl de la zona, y transportó sus propias fuerzas desde Rothesay a la costa de Argyllshire. Mientras tanto, Cochrane con 200 hombres había intentado desembarcar en Renfrewshire y había llegado hasta Greenock, derrotando una pequeña tropa de milicianos, pero había encontrado una respuesta muy desalentadora a su llamado a defender “la religión y la libertad”.

Argyll decidió usar el antiguo castillo de Eilean Dearg, en una isla en Loch Riddon, como una base de suministro desde donde atacar Atholl. Mientras que algunos de sus seguidores todavía estaban agitando en un intento de hacerse con las Tierras Bajas, Cochrane entonces estaba de acuerdo con él después de su experiencia en Greenock, declarando que las Tierras Bajas estaban custodiadas por la milicia. Los rebeldes esperaban que los angostos accesos a Eilean Dearg desalentaran el ataque por mar y comenzaran a construir un fuerte de tierra para mejorar las defensas. Mientras tanto, el gobierno con las fragatas Kingfisher, Falcon y Mermaid junto con varias embarcaciones pequeñas más cortaron la posición de los rebeldes desde el mar, aunque todavía podían operar hacia el norte por tierra.

 

 

Ataque hacia Inveraray

Con la fortaleza completada y las naves descargadas, Argyll envió a Rumbold y su caballería, junto con 300 soldados de infantería bajo el mando del comandante Henderson, para mantener a Glendaruel, que se topaba con Loch Riddon desde el norte. Rumbold empujó y se apoderó del castillo de Ardkinglas en la costa de Loch Fyne. Aunque eso fue cerca de Inveraray, el centro tradicional de la influencia de Argyll, el avance de Rumbold fue detenido por alrededor de 500 hombres de Atholl. Mientras los rebeldes se mostraban bien en algunas escaramuzas, la fuerza de Atholl se quedó atrás en un intento de retrasarlos aún más. Argyll, viendo la oportunidad de tomar el control de Argyllshire, estaba decidido a lanzar a toda su fuerza a la batalla para forzar la situación, pero otros miembros del Consejo rebelde no estaban de acuerdo.

Los rebeldes quedaron nuevamente paralizados por la indecisión de sus líderes y agotados por continuas deserciones entre los montañeses. Se sugirieron varios planes, pero finalmente se decidió comenzar una marcha hacia las Tierras Bajas, dejando una guarnición en Eilean Dearg bajo Elphinstone de Lapness, comenzando el 11 de junio, el mismo día en que Monmouth finalmente desembarcó en Dorset. En este momento Argyll estaba extremadamente desalentado, pero Hume y Cochrane hicieron intentos por animarlo, reiterando la necesidad de un rápido traslado a las Tierras Bajas, donde se esperaban más apoyo. Cerca de Loch LongSin embargo, fueron alcanzados por la guarnición de Eilean Dearg, que había huido después de que las fragatas del gobierno se acercaran al castillo. Habían abandonado 5.000 armas, 300 barriles de pólvora, su bandera y los rehenes de Orkney. Ese nuevo desastre tuvo un serio efecto en la moral de los rebeldes.

 

 

Marcha a las Tierras Bajas

Escasos de suministros, los rebeldes ahora marcharon hacia la cabeza de Gare Loch, con la intención de llegar a Glasgow. Atholl estaba persiguiéndolo, y el conde de Dumbarton estaba estacionado cerca de Glasgow preparando fuerzas de la milicia y asiduos. El plan de Argyll era evadir estas fuerzas y llegar a Glasgow, una ciudad que se consideraba simpatizante de la causa whig y que estaba custodiada por un solo regimiento de milicianos. Para ese fin, todavía estaba a favor de una batalla campal con el enemigo, pero una vez más Hume no estuvo de acuerdo, sugiriendo que la fuerza mermada debería dividirse: los montañeses deberían regresar a Argyllshire, donde lucharían más eficazmente, a través de Glen Croe, mientras que los lowlanders y los voluntarios de Holanda deberían viajar por Loch Long y Gare Loch en dos grupos, para encontrar apoyo en las Tierras Bajas (Lowlands). Los rebeldes desconocían que una gran cantidad de hombres presbiterianos armados se estaban reuniendo en Wigtownshire con la intención de ayudar a Argyll. Sin embargo, el predicador Alexander Peden hizo un intento de desalentarlos, alegando que Argyll estaría deshecho antes de que pudieran alcanzarlo y recordándoles que Argyll y Monmouth habían sido perseguidores de covenantes en el pasado reciente.

El 16 de junio, los rebeldes cruzaron el Leven cerca de Dumbarton. El 17 de junio temprano, detectaron un grupo grande de milicia cerca, y durante una hora se prepararon en la línea de batalla, confiando en el éxito contra tropas de baja calidad. Como Argyll había recibido cierta información que sugería que evitaban la carretera principal de Glasgow, los rebeldes marcharon hacia el norte, llegando a la carretera entre Dumbarton y Stirling, y de nuevo divisó a un grupo de fuerzas gubernamentales que marchaban sin protección de artillería. Argyll, Cochrane y Ayloffe estaban a favor de un ataque sorpresivo inmediato contra sus oponentes, con la esperanza de que una victoria uniría al distrito en su apoyo. Hume, sin embargo, argumentó en contra, señalando que sus hombres, de los cuales solo 900 permanecían debido a las deserciones, se encontraban exhaustos y abogaban por continuar en Glasgow. En el evento, una desastrosa marcha nocturna en la noche del 17 dio como resultado la dispersión de muchas de las fuerzas restantes, a pesar de los esfuerzos de Rumbold y Argyll para mantener el orden. Rumbold y otros se separaron del grupo principal de insurgentes.

Argyll y Cochrane tuvieron un consejo final en una posada en el pueblo de Old Kilpatrick. Argyll estaba aparentemente agitado y “apenas era capaz de hablar”. Le preguntó al consejo de Cochrane si debía escapar a Argyllshire o cruzar el río Clyde con los demás, y Cochrane sugirió que sería mejor regresar a las Tierras Altas con los miembros restantes de su clan. Se separaron en este punto, aunque es notable que el propio relato de los eventos de Argyll (utilizado posteriormente por Wodrow y Macaulay en sus propias historias) afirmando que sus colegas de las Tierras bajas habían robado varios botes y abandonado. La mayoría de los montañeses restantes en ese momento desertaron, debilitando aún más a la fuerza rebelde.

Argyll tomó un pequeño grupo de colaboradores cercanos y partió hacia el norte, pero después de unos pocos kms el grupo se separó. Duncan Campbell de Auchinbreck intentó continuar a Argyllshire para levantar más hombres. El propio Argyll, sin embargo, giró hacia el sur otra vez, posiblemente tratando de alcanzar las fortalezas presbiterianas de Ayrshire o Galloway. Acompañado solo por el comandante Fullarton, se disfrazó como un paisano que actuaba como guía de Fullarton: obtuvo una vestimenta de granjero y ya se había dejado crecer una larga barba durante su anterior exilio. Sin embargo, los dos hombres fueron abordados por la milicia cuando trataban de vadear un río cerca de Inchinnan y Argyll fue hecho prisionero.

 

 

Batalla de Muirdykes (18 de junio de 1.685)

Mientras tanto, parte de la fuerza rebelde restante tuvo uno de sus pocos éxitos militares. Cerca de 150 hombres bajo el mando de Cochrane, acompañados por Hume y el mayor James Henderson, habían forzado un cruce del Clyde cerca de Old Kilpatrick. Después de ahuyentar a un grupo de milicianos y otras deserciones, un grupo restante de unos 75 llegó a un lugar llamado Muirdykes, o monte Muirdykes, cerca de Lochwinnoch, en la tarde del 18 de junio. Allí se detuvieron en un pequeño refugio protegido por muros de piedra, y fueron atacados por una tropa de William, los dragones de Lord Ross. Dirigido por Cochrane, que era pariente de Ross, y rechazó la oferta de cuartel ofrecida, los rebeldes defendieron con éxito su posición frente a repetidos furiosos asaltos hasta el anochecer, los asiduos teniendo varias bajas, incluido su comandante, el capitán William Cleland, quien fue muerto en la batalla. Ross fue herido y casi derribado; los rebeldes perdieron un hombre, un tal Campbell. Al alejarse al amparo de la oscuridad, los rebeldes descubrieron que los dragones habían huido hacia Kilmarnock.

El 20 de junio, Cochrane recibió la noticia de que Argyll había sido hecho prisionero, y liberó a los rebeldes restantes del servicio, diciéndoles que escaparan lo mejor que pudieran. Cochrane fue capturado una semana más tarde en la casa de su tío en Renfrew , aunque Hume logró evadir la captura. Ayloffe también fue hecho prisionero, intentando infructuosamente suicidarse poco después. Rumbold fue capturado, luchando duro, cerca de Lesmahagow . Al ser llamado a rendirse, se suponía que había dicho que “he vino para luchar hasta la muerte, no para salvar mi vida”, mató a un atacante e hirió a dos, y solo fue capturado cuando le dispararon a su caballo, fue llevado a Edimburgo gravemente herido.

 

 

Consecuencias

El gobierno había derrotado la rebelión de Argyll con mucha más facilidad de lo que esperaba, y se centró en derrotar al conde de Monmouth. Mientras tanto, muchos de los cabecillas capturados fueron ejecutados.

Argyll estaba en una curiosa posición de estar legalmente “muerto” desde su juicio de 1.681 y, por lo tanto, técnicamente era incapaz de cometer más delitos. Por lo tanto, fue decapitado apresuradamente el 30 de junio bajo la dudosa acusación de traición de 1.681, a pesar de los actos cometidos en el ínterin. Después de las tensiones de la campaña, la mayoría de los observadores comentaron sobre su excepcional tranquilidad y buen humor mientras esperaban su ejecución, y pasó mucho tiempo solicitando que los miembros pobres del clan que lo habían seguido no sufrieran por su participación.

La última noche del conde de Argyll. Autor Edward Matthew Ward (1816–1879)

Rumbold herido fue condenado, como traidor, a ser colgado y descuatizado, se le cortó el corazón y se lo exhibió, para ser decapitado y descuartizado. La sentencia se llevó a cabo el 26 de junio. Rumbold se condujo con gran valentía. Algún tiempo después, Mark Kerr, el baillie de Lesmahagow que había capturado a Rumbold, fue abordado en su puerta por dos hombres que decían ser los “hijos” de Rumbold, tomaron la espada que Kerr le había quitado a Rumbold, le atravesaron y cortaron su corazón. Los lugareños hicieron poco o ningún esfuerzo para encontrar a los perpetradores, lo cual fue ampliamente tomado como un signo de simpatía con los objetivos de los rebeldes.

Ayloffe fue ejecutado el 30 de octubre en el Inner Temple junto con Richard Nelthorpe , un compañero conspirador en el complot de Rye House. Fue llevado a Londres y personalmente entrevistado por Jacobo, quien se dice que le recordó que tenía el poder de perdonar. Ayloffe replicó sombríamente: “Está en tu poder pero no en tu naturaleza el perdonar”. Gavin Russel, David Law y Thomas Archer (este último capturado gravemente herido después de la batalla de Muirdykes) también sufrieron la pena de muerte. Alrededor de 23 hombres también habían sido ejecutados por Atholl en las Tierras Altas. Se dice que Cochrane se salvó al aceptar apoyar al régimen, aunque una explicación más probable es que su padre pagó 5.000 libras para asegurarse de que se salvara.

Varios rebeldes prominentes fueron condenados pero evitaron la ejecución, incluso el sobrino de Argyll, Archibald Campbell, que se hizo obispo de Aberdeen. Campbell de Auchinbreck escapó y se escondió, aunque sus propiedades fueron abandonadas.

En las filas rebelde, 177 de los seguidores de Argyll fueron transportados a Jamaica y 100 a Nueva Jersey. Entre los que más sufrieron los efectos del Levantamiento se encontraban cientos de covenantes que ya estaban recluidos en cárceles gubernamentales, aunque no habían participado en la rebelión, su tratamiento empeoró sustancialmente y muchos también fueron deportados. Sin embargo, el levantamiento en general fue menos castigado que la rebelión de Monmouth, posiblemente porque las autoridades reconocieron que muchos de los hombres de Argyll habían sido obligados por sus arendadores a seguirlo.

A pesar de la derrota de la rebelión de Argyll, muchos de los involucrados en ella llegarían unos años más tarde a participar en la Revolución Gloriosa.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-25. Última modificacion 2018-08-28.