Edad Moderna Primera Rebelión Jacobita (1688-91) Rebelión de Monmouth 1685

Cargando anuncio...

Antecedentes

La rebelión de Monmouth de 1.685, también conocida como la rebelión de Pitchfork, fue un intento de derrocar a Jacobo II, que era era impopular debido a que era católico y muchas personas se oponían a un rey “papista”. J, un hijo ilegítimo de Carlos II, reclamaba ser el verdadero heredero al trono e intentó reemplazar a Jacobo II.

Monmouth fue un hijo ilegítimo de Carlos II. Existen rumores de que Carlos se casó con la madre de Monmouth, Lucy Walter, pero no se presentó evidencia, y Carlos siempre dijo que solo tuvo una esposa, Catalina Enriqueta de Braganza.

Monmouth era un protestante. Fue nombrado capitán de la Guardia del Rey en 1.668 y admitido en el Consejo Privado en 1.670. Durante la Tercera Guerra Anglo-Holandesa de 1672-74, comandó tropas inglesas en el continente europeo. Se convirtió en capitán general de todas las fuerzas armadas en Inglaterra en 1.678, y el 22 de junio de 1.679, triunfó sobre los rebeldes presbiterianos escoceses en la batalla de Bothwell Bridge, Lanark. Mientras tanto, la sucesión al trono se había convertido en un tema candente en Inglaterra, donde la histeria antipapal había sido provocada por los rumores de que los católicos estaban conspirando para tomar el poder.

La reputación militar de Monmouth y su protestantismo lo convirtieron en una figura popular en Inglaterra. Se realizó un intento en 1.679 de aprobar la Exclusion Bill como ley para excluir de la sucesión a Jacobo Estuardo, hermano de Carlos II, y sustituirlo por Monmouth, pero Carlos superó a sus oponentes y disolvió el Parlamento, en septiembre de 1.679 desterró a Monmouth del reino.

Sin embargo, el Duque regresó rápidamente desafiando a su padre y se dedicó a formar un grupo de seguidores, dos parlamentos posteriores fueron disueltos fueron disueltos en 1.680 y 1.681 que fue disuelto por última vez.

 

Complot de la Rye House (1.683)

Monmouth participó en el complot de Rye House de 1.683, un intento de asesinar tanto a Carlos como a Jacobo. Rye-House era una mansión de Hertfordshire, al norte de Londres, una construcción medieval rodeada por un foso. Richard Rumbold, a quien por ser tuerto era conocido como Aníbal, el general cartaginés, la había alquilado con la intención de preparar a una emboscada al rey y a su hermano al pasar de regreso de las carreras de Newmarket, población cercana a Cambridge. Aníbal era un republicano de los de Cromwell, veterano de la Guerra Civil Inglesa, aunque no actuaba en solitario. Formaba parte de un nutrido grupo de whigs, a los que luego se quiso incluir a otros como Locke, que se reunían en tabernas y en los sitios más insospechados para tramar su conjura.

Rye House acuarela de 1763. Autor Joseph Mallord William Turner

Durante mucho tiempo se debatió cuál sería la medida más oportuna. Unos, la Cábala de Monmmouth preferían la rebelión al asesinato, si bien pondrían a éste como substituto del rey. Otros reparaban en consideraciones morales por cometer un atentado sobre la persona del rey. Pero esta fue la postura que se decidió. El plan consistía en que los asesinos bloquearían con un carro el estrecho camino que pasaba junto a la mansión. Unos atacarían al acompañamiento y escoltas, mientras que otros dispararía contra el carruaje real. El propio Aníbal se encargaría de matar al Rey.

Pero al final, no tuvo lugar. El 1 abril de 1.683 hubiera tenido lugar el desenlace, si una semana antes no se hubiera desatado en Newmarket un pavoroso incendio que obligó a cancelar las carreras de caballos. Por tanto, la casualidad adelantó el regreso de la comitiva real a Londres y no se produjo el atentado.

Las noticias de la trama se filtraron cuando Keeling dio información sobre ella a Leoline Jenkins, secretario de estado; y la trama fue descubierta públicamente el 12 de junio de 1.683. Keeling contactó con un cortesano, quien lo puso en contacto con George Legge, primer barón Dartmouth, y éste lo llevó a presencia de Jenkins, secretario de estado. El testimonio de Keeling fue utilizado en los juicios que tuvieron lugar y Monmouth fue ejecutado por traición el 15 de julio y muchos de sus seguidores fueron ejecutados, encarcelados o deportados a penales en los juicios “Bloody Assizes” del juez Jeffreys. Se condenaron a muerte a 14 convictos, 11 de los cuales fueros colgados, una mujer Elizabeth Gaunt fue quemada viva, y 2 fueron perdonados posteriormente; 13 fueron encarcelados de los cuales Arthur Capell, 1º conde de Essex se suicidó cortándose la garganta.

El resto de los conspiradores unos 11 se fugiaron al exilio en Holanda, entre ellos James Scott, primer duque de Monmouth, reuniendo una especie de corte en La Haya.

 

 

Desembarco en Inglaterra (1.685)

El duque Monmouth zarpó hacia Inglaterra en mayo de 1.685 en 3 pequeños barcos cuyo barco principal era la fragata Helderemberg con 82 hombres, 4 cañones pequeños de campaña, 250 barriles de pólvora, 1.500 armaduras (yelmos, petos y espaldares), unos 1.000 mosquetes y 500 picas, y un numero indeterminado de pistolas y carabinas.

Desembarcó en Lyme Regis en Dorset el 11 de junio. Primero envió un bote para ver como estaba la situación, cuando regresó le informaron de que la milicia de Somerset estaba en armas y el duque de Albemarle estaba en Exeter reclutando la milicia de Devon. A Monmouth no le quedaba otra opción que seguir adelante, ya que en Holanda le esperaba el arresto.

Llegada del conde de Monmouth a Lyme Regis el 11 de junio de 1.685. En la fragata Helderenburgh y 2 buques pequeños.

Una larga declaración que había sido preparada por Robert Ferguson, un fanático ministro presbiteriano escocés, denunciando al rey católico Jacobo II alegando que incluso había envenenado a su hermano Carlos II. Monmouth, ricamente vestido de púrpura real y rojo y con una estrella de plata, declaró: “Por la religión y la libertad” a la multitud reunida. Gregory Alford, alcalde de Lyme Regis, informó a las milicias locales, voluntarios entrenados localmente, mientras que Samuel Damsell cabalgó rápidamente a Londres para advertir al Rey el 13 de junio, habiendo recorrido a caballo a toda prisa unos 320 kilómetros. Monmouth se declaró “jefe y capitán general de las fuerzas protestantes de este reino, con un derecho legítimo y legal a la corona“, que prometió que ejercería solo con el acuerdo de un parlamento libre. Era una figura popular y muchos de los plebeyos lo llamaron “el rey Monmouth“.

Desembarco del duque de Monmouth en Lyme Regis (Dorset) el 11 de junio de 1.685. Grabado

A Monmouth le habían prometido un gran ejército y apoyo total por parte de sus seguidores en La Haya, pensando de que al llegar sería capaz de marchar sin oposición alguna a Londres. Durante los pocos días que siguieron, Monmouth continuó reclutando hombres, su atractivo para el protestantismo fue efectivo entre la población rural de Somerset y Devon, y hacia el 15 de junio había reunido una fuerza que superaba las 3.000 efectivos mal entrenadas pero entusiastas. Sus partidarios, Thomas Hayward Dare y Andrew Fletcher, sin embargo, se enzarzaron en un disputa sobre un caballo, lo que llevó a Dare a dispararle a Fletcher. Dare fue inmediatamente arrestado. Organizó sus fuerzas en 4 regimientos de infantería con el nombre de los colores de la ciudad de procedencia, el Rojo (Wade), Blanco (Foulkes), Verde (Holmes) y Amarillo (Matthews),

En lugar de marchar a directamente a Londres, Monmouth se dirigió al norte hacia Somerset y el 16 de junio se enfrentó con la milicia de Dorset en la batalla de Bridport, Montmouth dividió sus fuerzas en 4 grupos, el de la izquierda mandado por el teniente Lilligstone, en el centro el mayor Wade y el capitán Thompson y el de la derecha Brimscombe, los milicianos disponían de una fuerza de unos 1.000 efectivos agrupados en 2 batallones de infantería y 2 tropas de caballería, cubriendo el puente y el río. Tras un duelo de mosquetes, los milicianos huyeron y los rebeldes ocuparon el puente, los milicianos se retiraron a Bridport, donde muchos desertaron para unirse al ejército de Monmouth, antes de que tuviera lugar otra escaramuza el día siguiente en Axminster.

Monmouth se enteró de que otra fuerza de la milicia de Sommerset marchaba para unirse al a la milicia que se encontraba en Bridport. Para evitar que se reuniesen, decidió dejar Lume y derrotar a la milicia que se acercaba antes de que se uniesen. El regimiento del duque de Montmouth conocido como el regimiento Rojo encabezaba la marcha a Axmister, la siguiente ciudad era Tounton, un centro de simpatizantes rebeldes en Sommerset. Aumentando el ritmo de marcha llegaron a la ciudad antes que la milicia de Sommerset y entraron en la ciudad.

Cuando llegó el duque de Albuquerque con la milicia, se encontró en la ciudad con los rebeldes en vez de con la milicia de Devon. El capitań Littleton que mandada la vanguardia, fue derrotado y huyó, el resto pensaron que habían sido traicionados y que los milicianos de Devon habían cambiado de bando, y también huyeron, algunos se pasaron de bando.

Nada más enterarse del desembarco, desde Londres se mandó a John Churchill (que posteriormente sería duque de Marlborough) y que acudiera a la zona con 5 tropas de caballería y dragones (unos 250 efectivos) para reforzar a la milicia.

Rebelión de Monmouth 1.685. Ruta seguida por el conde de Monmouth.

 

Marcha a Bristol (junio de 1.685)

El 17 de junio los rebeldes avanzaron hacia Ilnister, a unos 8 kms al norte de Chard y a unos 15 kms de Taunton. Ese mismo día Churchill y sus fuerzas de dragones y jinetes llegaron a Bridport. Después de dos días de cabalgada, sus caballos estaban exhaustos y necesitaban descanso.

El duque de Beaufort fue ordenado reunir a la milicia de Gloucestershire, Herefordshire y Montmouthshire para asegurar Bristol. Las milicias de Surrey, Oxfordshire y Berkshire se debían concentrar en Reading para defender la carretera de Londres. El regimiento de Infantería del Rey fue enviado para escoltar un tren de artillería de la Torre de Londres con destino al Oeste. El regimiento de infantería de la reina fue enviado para proteger un tren de artillería más pequeño procedente de Portsmuuth. Tres regimientos de infantería escoceses y tres ingleses serían retirados de Holanda y enviados a Inglaterra.

El 18 de julio Monmouth llegó a Taunton donde recibió un tumultuoso recibimiento, y se declaró a sí mismo Rey y fue coronado el 20 de junio, consiguiendo reclutar en la zona el regimiento Azul (coronel Basset) y además 800 reclutas para reforzar los regimientos Rojo, Blanco, Amarillo y Verde, algunos de los cuales solo tenían como armas útiles de labranza, además se reclutaron dos tropas de caballería. Con los reclutas extras se unieron los efectivos rebeldes alcanzaron los 5.000 efectivos, mayormente artesanos y agricultores inconformistas, armados con herramientas de granja: un famoso adepto fue un joven Daniel Defoe, que posteriormente se convertiría en el famoso escritor. 27 alumnas de la escuela Miss Blakes habían hecho banderas para Monmouth bordadas con las palabras ‘Jacobus Rex‘ y la cruz de Market. Ese mismo día, en Londres, fue declarado traidor.

Mientras tanto, Churchill después de haber dado descanso a sus monturas, continuó su camino vía Axminster para llegar a Chard el 19 de junio. En Ashhill a unos 11 kms de Tounton y 5 kms de Ilminster, se produjo una escaramuza con unos 80 jinetes por cada bando, en la que los rebeldes llevaron la peor parte.
Desde Chard, Churchill podía reaccionar rápidamente tanto si Monmouth se dirigía hacia Londres como si se dirigía a Bristol.

El domingo 21 de junio, Monmouth en su nuevo papel de Rey, abandonó el confort de Tounton y se dirigió a Bridgewater. Allí encontro más provisiones que en cualquier otro lugar. La milicia de lord Stawells inmediatamente abandonó la ciudad y el alcalde de Whig, Alexander Popham, sin lugar a dudas, proclamó a Monmouth como rey en el Cornhill.

Mientras Monmouth se proclamaba rey, el Suadodoes, un buque portugués que había ido a Inglaterra con la reina Caterina de Braganza, esposa de Carlos II, y que servía en la Marina Real (Royal Navy), hundió los dos buques de Monmouth en la bahía de Lyme, la fragata se había marchado una vez finalizado su contrato. También desembarco 5 compañías de infantería para refuerzo de Churchill, con órdenes de que se uniese al duque de Sommerset para detener a los rebeldes que se dirigían a Bridgewater, pero cuando los infantes descansaban en Chard después de su marcha, los rebeldes estaban de camino.

James Scott, duque de Monmouth y Buccleuch. Autor Jan Wyck o John Wyck, pintor holandés

El 22 de junio comenzó a llover abundantemente, entorpeciendo la marcha de ambos ejércitos, el 23 de junio los rebeldes llegaron a Shepton Mallet a unos 15 kms de Bristol, mientras Churchill se encontró con el tren de artillería que había partido de Portsmouth y juntos continuaron la marcha a un ritmo aún mas lento.

El 24 de junio, los rebeldes estaban en Pensford a unos 6 kms del puente de Keynshan y a unos 8 kms de Bristol, el capitán Tayler con una tropa de caballería fue mandado por delante para capturar el estratégico puente. Una partida de jinetes de la milicia de Gloucester protegían el puente, mientras unos trabajadores lo estaban desmontando. A la llegada de Tayler, los jinetes milicianos huyeron al primer enfrentamiento y los trabajadores hicieron lo mismo, quedando el puente dañado pero no destruido en manos rebeldes. Con un cruce sobre el río Avón, los rebeldes pudieron mandar mensajes a sus partidarios en Midlands y Cheshire, pidieéndoles que se levantasen y acudiesen en su ayuda. Bristol estaba al alcance de los rebeldes, defendida por milicias muchos de los cuales huyeron en cuanto vieron aparecer a la caballería.

El puente fue reparado el día 25 sobre las 10,00 horas y los rebeldes cruzaron el río Avon, desplegando en una pradera llamada Sydenam Mead, pero comenzó a llover fuertemente y muchos buscaron refugio en las casas cercanas, Monmouth decidió postponer el ataque para realizar un ataque nocturno por sorpresa.
Mientras Feversham envió una tropa de jinetes y dos de dragones (unos 150 en total) para reforzar Bristol, mientras llegaba el resto de su ejército. Cuando se dirigían al puente para saber si estaba en mano de los milicianos, fueron atacados por los rebeldes que lo defendían siendo rechazados con 2 muertos y 4 prisioneros, uno de los cuales informó que lord Feversham tenía un ejército de 4.000 efectivos y los estaba reuniendo para ir a Bristol. Así que Monmouth decidió alterar sus planes.

Abandonando sus planes para atacar Bristol Monmouth se dirigió a Wiltshire donde esperaba obtener más reclutas. Cuando se acercaban a Bath, el alcalde cerró de golpe las puertas de la ciudad y, por si acaso, disparó al mensajero rebelde. No le falta buenas razones, la ciudad de Bath estaba tan confiada en su lealtad con el Rey, ya que no muy lejos estaba el grueso del ejército real, entonces mandadado por lord Feversham, alias Louis Durras, un noble francés. Sin embargo, Churchill no estaba contento con la nueva llegada: “Veo que el problema es mío, pero el honor será otro“, anotó.

 

 

Batalla en Norton Saint Phillip (27 de junio de 1.685)

Finalmente, en Bath, se reunieron los diversos elementos del ejército real. Kirke y Churchill desde el sur, los guardias del este y el tren de artillería de Portsmouth con Trelawney desde el sur junto con muchas unidades de la milicia. Después de reunir a su fuerza de unos 2.500 efectivos en Kingsdowne Hill, Feversham se marchó de Bath en pos de los rebeldes escribiendo “seguiremos a los pícaros muy cerca pisándoles los talones”. Dividió sus fuerzas en dos cuerpos, Feversham se colocó con la vanguardia. Esto consistía en la mayor parte de su caballería, sus dragones y un destacamento de 500 mosqueteros, incluidas 5 compañías de granaderos. El tren de artillería todavía estaba en camino, en Westbury, pero Feversham sintió que su fuerza era lo suficientemente grande como para probar a los rebeldes con relativa confianza.

Al llegar a las afueras de Norton Saint Phillip, Feversham recibió rumores de que los rebeldes se estaban yendo y decidió realizar un reconocimiento en fuerza para determinar sus intenciones.

Envió un grupo de 45 granaderos. Feversham afirmó en una carta de disculpa a Jacobo II más tarde que estaban tan seguros de que avanzaron rápidamente y se encontraron “a la entrada del lugar dentro de setos, donde había una barricada”.

Monmouth había tomado sus precauciones habituales (temeroso quizás de otro ataque de caballería como en Keynsham), cortando la carretera principal de Bath a Frome, en el acceso principal a Norton Saint Phillip protegido por una barricada y 50 mosqueteros bajo el capitán Vincent. Feversham escribió: “Detuve a la partida que había enviado para atraer el fuego del enemigo, y como solo se habían disparado dos o tres disparos, ordené a lord Churchill que ordenara avanzar a una compañía de granaderos… el duque de Grafton mandaba el destacamento, y demostró gran coraje… porque marchaba a la cabeza de la compañía de granaderos de su regimiento de Guardias a pie del que Hawley era capitán, y que avanzó hasta la entrada de la aldea, donde se encontraron con un fuego muy denso”.

Wade describe que el campo de batalla se desarrolló entre los setos que bordean el camino que se dirige a la ciudad: “hay un camino largo que conduce desde un campo arado a la ciudad que tiene cerca de un cuarto de milla de largo. A cada lado, las cubiertas están rodeadas de buenos setos gruesos“. Y continúa; “Los granaderos, que eran la forlorne hope del ejército del Rey, avanzaron por el camino hasta la barricada, que, habiendo notado el Duque la misma, ordenó avanzar por el costado del camino y atacar de flanco, lo cual fue hecho, y el regimiento siendo muy superior en número, cayó sobre ellos, de modo que estuvieron todos rodeados en todas partes excepto en el flanco izquierdo, por cuyo camino muchos de ellos escaparon”.

Se ordenó al regimiento de Holmes atacar a las tropas flanqueando a Wade y empujando a los rebeldes hacia atrás de cobertura a cobertura. En el lado realista, al ver que los granaderos estaban cortados y sometidos a fuego realista, se movieron a vanguardia para apoyarlos. Feversham notó que había entre los rebelde cinco estandartes blancos y un batallón de piqueros, todos protegidos por setos.

Continúa Feversham, “cuando vi que el asunto era grave y que los que estaban en vanguardia estaban ciertamente en grave peligro, ordené a los granaderos a caballo que cruzaran la barrera y cubrieran su retirada, ya que esto era absolutamente necesario; y al mismo tiempo ordené a los mosqueteros alinearse en los setos. Estaba en la barrera cuando me hablaron del peligro del duque de Grafton. Me apresuré con los granaderos a caballo, que ya habían pasado la barrera y llegaron justo a tiempo. Porque había un cuerpo considerable de caballería de Monmouth, que se acercaban para cortar su retirada”.

La artillería de Monmouth inicialmente estaba en George Inn en el centro de la ciudad junto a Market Cross. Esos cañones pudieron haber estado abandonando la ciudad en el momento de los primeros disparos ya que Feversham dice que tomó dos horas para que los cañones entrasen en acción.

Sobre las 23,00 horas los rebeldes provocaron grandes incendios para hacer parecer que se estaban quedando y escaparon de Frome. El ejército real se retiró para lamer sus heridas en Bradford en Avon.

98 soldados murieron en lo que actualmente se conoce como “Bloody Lane, de los que 18 eran rebeldes y 80 eran del ejército real.

Mientras el ejército descansaba en Frome el día 28, llegó la noticia del fracaso de la rebelión escocesa de Argyll, que había zarpado 3 semanas antes que Monmouth, Argyll fue capturado y ejecutado antes de que pudiera levantar su estandarte.

Pero el resto del ejército del Rey todavía estaba llegando, por lo que Monmouth optó por retirarse a Shepton Mallet, donde se le unió una gran fuerza de Mendip liderada por mineros. Los rebeldes despues se retiraron a Wells donde quitaron el plomo del techo de la Catedral para hacer balas.

Monmouth necesitaba hacer una parada, pero también necesitaba más hombres, por lo que cuando se enteró de que había 10.000 nuevos reclutas en la zona de Bridgwater, decidió regresar allí. Durante la Guerra Civil, se sabía que que en la zona se habían reclutado grandes cantidades de fuerzas conocidos como “clubmen” en poco tiempo y esto fue lo que lo estimuló a seguir.

El 2 de julio acampó en Pedwell en los páramos para encontrarse con los “clubmen” e inevitablemente solo aparecieron 160. Los rebeldes se dieron cuenta de que estaban solos y que el el ejército real podría concentrar todas sus fuerzas contra ellos.

El 3 de julio regresó apresuradamente a Bridgwater y comenzó a fortificarlo. Con su ejército acampado en Castlefield a las afueras de la ciudad a lo largo de la actual calle Wylds, y él se alojó en el Castillo. Ese mismo día, el ejército del Rey llegó a Somerton y al día siguiente comenzó a llegar a Sedgemoor, al sudeste de Bridgwater.

 

 

Batalla de Sedgemoor (6 de julio de 1.685)

 

Despliegues

El domingo 5 de julio Monmouth subió a la torre en la iglesia de Santa María para sopesar la situación.

Pudo ver que Feversham había acampado en Weston Zoyland, a unos 3 kilómetros de Bridgwater con pequeños puestos en Knowle Hill, que cubría la entonces carretera de Bristol (actual carretera de Bath A39) y Burrowbridge, el siguiente cruce del río Parret. Sin embargo, Monmouth estaba tramando un plan astuto. Observando que la fuerza del Rey solo tenía 1.900 infantes y 700 jinetes mientras que él mismo tenía 4.000 tropas incluyendo 600 jinetes decidió un ataque nocturno por sorpresa, tomando al ejército del Rey por su flanco vulnerable, directamente a través del páramo (ya que la principal carretera hacia Bridgwater estaba fuertemente cubierta por los cañones realistas) y una vez derrotados los realistas se dirigiría a Bristol de nuevo y luego a las Midlands, donde más reclutas se unirían a él.

El ejército rebelde estaba organizado en infantería mandada por Nathaniel Wade con 3.400 infantes organizados en 5 regimientos, la caballería mandada por lord Grey de Warke, y la artillería con 4 cañones pequeños de campaña, de los cuales 3 tomaron parte en la batalla.

El ejército del Rey estaba con 2.600 soldados profesionales más 1.500 milicias de Wiltshire que se encontraban en Middlezoy (no participan hasta después de la derrota). El ejército profesional comprendía: la caballería con 700 jinetes 4 escuadrones, de los cuales 200 estaban destacados; la infantería con 1.900 infantes encuadrados en 6 batallones (de Kirke, de Trelawney, 2º de Guardias, dos batallones de primer regimiento de Guardias, y el regimiento Real Escocés); la artillería con 26 cañones de los cuales 6 participaron en la acción principal.

Batalla de Sedgemoor 6 de julio de 1.685. Movimientos previos del 5 de julio

En Westonzoyland, los seis regimientos reales de infantería estaban acampados en forma regular con las tiendas de campaña alineadas. Estos se organizaron en seis grupos, uno para cada regimiento, a lo largo del borde del páramo inmediatamente fuera de los campos cubiertos que rodeaban la pequeña ‘isla’ de Bussex en el extremo norte de Westonzoyland. En los lados norte y oeste, su campamento estaba protegido por el dique de drenaje ancho pero poco profundo conocido como Bussex Rhyne, dejando espacio entre las tiendas y el rhyne para poder desplegar en formación de batalla. El tren de artillería también estaba dentro de la protección de Bussex Rhyne, pero al sudoeste de la isla de Bussex y al lado de los campos de Westonzoyland.

Las piezas de artillería estaban alineadas justo dentro de la línea del rhyne que miraba hacia el oeste contra la línea más directa de ataque rebelde. Alineados detrás de ellos y entre las filas de carromatos del tren de bagajes estaban las tiendas de los artilleros, carreteros y otros que mantenían al ejército equipado y en movimiento. A mitad de camino entre las dos rutas a través del páramo desde Bridgewater a Westonzoland, estaban asentados los cañones que podían cubrir cualquier aproximación rebelde a lo largo de la carretera principal hacia el sur o por la ruta más tortuosa del sendero que cruzaba el rhyne por el sumidero inferior o vado destinado principalmente para el paso de ganado. La mayoría de la caballería estaba acuartelada en el pueblo, aunque los caballos se mantenían juntos y ensillados listos para la acción.

Para advertir al ejército de cualquier amenaza de un ataque rebelde, o en caso de que los rebeldes trataran de escapar de la ciudad al amparo de la oscuridad, se habían dejado destacamentos de caballería e infantería desplegado en varios lugares en Sedgemoor. Uno estaba en Chedzoy, al que se podía llegar fácilmente desde Bridgewater y desde allí una carretera local que atravesaba el páramo se acercaba a Westonzoyland a través del embarcadero inferior desde el noroeste. La carretera principal y la otra calle a través del páramo de Bridgewater, que también entraba en la parte baja, estaba cubierta por mosqueteros desplegados en Pitzoy Pound, un recinto vallado con paredes de piedra en la pequeña ‘isla’ de Pitzoy inmediatamente al oeste de Westonzoyland. Situado entre esas dos rutas.

Otro destacamento se colocó en la colina al norte de Chedzoy que cubre la carretera principal de Bridgewater hacia Bristol y Londres. También se dejó un grupo de exploradores para observar el cruce del Langmoor Rhyne, donde se podía llegar desde el norte, la ruta mucho más larga al otro lado del páramo, al este de Chedzoy, que entraba en Westonzoyland por la parte superior. Además, se enviaron patrullas a lo largo de cada una de las rutas para buscar evidencia de movimientos de tropas enemigas. Cualquier aproximación desde el sur o el oeste sería demasiado larga y, de todos modos, la milicia de Wiltshire se desplegó en las aldeas en la retaguardia. El ejército real estaba aparentemente bien preparado para cualquier aproximación rebelde.

Batalla de Sedgemoor 6 de julio de 1.685. Despliegue de fuerzas y desarrollo

 

 

Marcha nocturna rebelde

A las 23,00, los rebeldes partieron en 2 columnas, una de infantería y otra de caballería. Los ejes de los cañones y ruedas estaban bien engrasados, los cascos de los caballos amortiguados con trapos para no hacer ruido ruido. Se esperaba una marcha de tres horas para recorrer los 8 kms que los separaban, esperando llegar sobre las 02,00 horas. La palabra de palabra de contraseña para identificarse era “Soho”, una referencia a la casa de Monmouth en Londres.

En la confusión de un ataque nocturno, la contraseña sería aún más vital que de costumbre.

Cualquiera que hiciese ruido debía ser golpeado en la cabeza. Wade y su regimiento Rojo lideraron la marcha a lo largo del camino de Bath, girando a la derecha en Bradney Lane, en Marsh Lane y Peasey Farm, afilaron sus picas en las paredes de la iglesia de Chedzoy y luego se internaron en los brumosos páramos a la medianoche. Debido a una rueda chirriante, un cañón tuvo que ser dejado atrás y también lo fue el carro de municiones, cerca de Peasey Farm. El avance inicial sin embargo fue inicialmente exitoso ya que bordearon Chedzoy y logró evitar las patrullas reales.

Batalla de Sedgemoor 6 de julio de 1.685. Marcha nocturna rebelde

Cuando llegaron al Langmoor rhyne (sumidero), un dique lleno de agua que drenaba parte del páramo, el guía local no pudo encontrar el punto de cruce cerca de “piedras escalonadas” o “Langmoor Stone”‘. Muchos de los rhynes (sumideros) eran anchos y poco profundos y podrían haber sido vadeados, pero ese verano había sido muy lluvioso y tratar de cruzar con más de 3.000 infantes y jinetes en la línea de marcha habría sido imposible. Así que perdieron un momento crucial para encontrar el cruce y luego, cuando lo hicieron, al parecer fueron descubiertos por un explorador realista que estaba de guardia vigilando una posible aproximación desde el norte. Sonó un disparo, presumiblemente del soldado que alertaba a sus camaradas, y luego partió a toda velocidad hacia el campamento de Westonzoyland para dar la voz de alarma con la repetida llamada de: “Bate tus tambores, el enemigo ha llegado, por el amor de Dios, bate tus tambores”. En poco tiempo de ese llamamiento a las armas, cada uno de los regimientos desplegó y estuvo listo para la acción, aunque la caballería que estaba acuartelada en la aldea tardaría mucho más en llegar. Organizar las tropas de manera tan rápida en el despliegue formal de un ejército del siglo XVII en la oscuridad y bajo la amenaza de un ataque inminente fue indudablemente un signo de un ejército profesional. Podría haber sido una historia algo diferente si las milicias hubieran sido las involucradas.

 

 

El ataque rebelde

Los rebeldes aún podían tener una oportunidad de éxito porque el campamento enemigo estaba a poco mas de un kilómetro de distancia a través del páramo, así es que envió por delante a los 600 jinetes de lord Grey para tomar el cruce del Bussex rhyne. Pero al parecer marchó sin el guía local y así, en la oscuridad, no pudieron encontrar ninguno de los dos Plungeon, o puntos de vadeo donde un ganado cruzaba el dique de drenaje, que eran los únicos cruces realista del rhyne para tanta caballería.

Buscando desesperadamente el plungeon o vado inferior, Gray cabalgó a lo largo del lado norte del rhyne justo frente al despliegue de la infantería real. Una vez que la infantería real se dio cuenta de era el enemigo, abrieron fuego y, montados en sus caballos no tenían capacidad de respuesta, la caballería de Gray pronto se dio a la fuga. Para cuando llegó el segundo grupo de caballería, bajo el capitán Jones, que sí localizó el vado superior, ya estaba defendido por 150 jinetes de Compton. Jones o bien se lanzaba al ataque o bien detenía a la caballería real para que no avanzara. Como veterano de Ironsides de Cromwell, sabía lo importante que era que la caballería real no pudiera enfrentarse a la infantería. No está claro cuán feroz fue esa acción, pero más tarde Jones se libró de la ejecución debido al gran valor que había demostrado al llevar a sus hombres al combate de caballería, ganándose el respeto de sus oponentes reales. La oportunidad clave para eliminar la artillería real se había perdido, que aún habría sido totalmente vulnerable a la caballería de Gray si hubiera encontrado y cruzado por el plungeon o vado superior.

La infantería real ya se había desplegado entre los dos sumideros o rhynes, una distancia de unos 800 metros, cerca de la rhyne en el lado sur y frente al páramo. Cuando finalmente llegó la infantería rebelde, montaron su ataque en el flanco derecho del ejército real, defendido por Dumbarton, las únicas tropas reales que usaban los mosquetes viejos de mecha, que podían ser vistos en la oscuridad por el resplandor de su mecha encendida.
Wade tenía la intención cuando llegó con el primer regimiento rebelde de cruzar la rhyne en formación de batalla una vez que los tres regimientos desplegaran, porque el drenaje era lo suficientemente poco profundo para tal cruce. Pero cuando llegó el segundo batallón rebelde, desplegándose a la izquierda de Wade, inmediatamente abrió fuego, al igual que el tercer batallón.

Fueron desplegados a unos 30 metros del rhyne y con el intercambio de disparos en marcha, Wade no pudo persuadir a sus hombres para que avanzasen más. Mientras que un ataque a través del rhyne, habría ofrecido alguna posibilidad de éxito, al acercarse a la lucha cuerpo a cuerpo con todos sus hombres, muchos de los cuales carecían de armas de fuego, podrían haber sido lanzados a la acción.

Wade cometió un error al desplegar su infantería demasiado a la izquierda, con el resultado de que la infantería rebelde solo podía enfrentarse con el ala derecha de la infantería real. Pero lord Gray ganó el desprecio de Wade como el principal causante de la derrota rebelde. No solo había fallado en el primer y más importante ataque, su caballería había huido del campo después de una corta acción, dejando a la infantería rebelde sin protección de caballería a los flancos, cuando finalmente apareció la caballería real. Y para agravar sus fracasos, mientras las tropas de la caballería de Gray huían del campo, chocaron con las unidades de la infantería rebelde que avanzaban, creando el caos antes de que pudieran siquiera llegar a la acción.

Batalla de Sedgemoor 6 de julio de 1.685. Mosqueteros realistas haciendo fuego

 

 

Contraataque y derrota

Inicialmente en el combate de infantería, los rebeldes aún tenían la ventaja de tres piezas de artillería, que desplegaron a unos 100 metros de distancia del rhyne en su flanco izquierdo. Los disparos rebeldes causaron pérdidas significativas en el regimiento de Dumbarton en el flanco derecho de las fuerzas reales.

Sin embargo, con su carromato de municiones a más de 3 kms de distancia y con un número limitado de mosquetes, la fuerza rebelde nunca ganaría una lucha de fuego contra la infantería real mucho mejor equipada, suministrada y entrenada.

Batalla de Sedgemoor 6 de julio de 1.685. Mosqueteros del regimiento conde de Bumbarton forman en tres filas y disparan una salva a media luz. Fuente Royal Stamps

De hecho, los inexpertos mosqueteros rebeldes se dice que dispararon en general demasiado alto y así fueron las piezas de artillería las que causaron el daño real entre la infantería real.

La etapa inicial crítica de la defensa estuvo bajo el mando de Churchill. Después de la llegada de Feversham, Churchill mandó la infantería el resto de la batalla, transfiriendo regimientos del flanco izquierdo al flanco derecho para apoyar a Dumbarton. En ese momento, el obstinado obispo Mews de Winchester tomó por propia iniciativa mover los 6 cañones reales de la carretera de Bridgwater hacia el otro flanco usando sus propios caballos e inmediatamente ese aumento en armamento pesado cambió el rumbo de la batalla. Desplegaron tres en el flanco derecho y tres en el centro de la infantería real. La última ventaja rebelde había desaparecido y muy pronto la artillería rebelde fue silenciada y a continuación la artillería real comenzó a disparar contra las tropas rebeldes.

Para entonces la caballería real ya había llegado. Con la mayoría, si no toda la caballería rebelde que había sido expulsada del campo, no había necesidad ni siquiera de enviar escuadrones de caballería real para mantenerlos fuera de la acción. Toda la fuerza de la caballería real pudo ser enviada a través de los vados o plungeon superior e inferior para enfrentarse con la infantería rebelde y atacarles por ambos flancos, así que la infantería rebelde tuvo que desplegarse a diestra y siniestra para enfrentar a la caballería real, 6 tropas bajo lord Oxford a la derecha y la 4 tropas a la izquierda. Cada tropa desplegó en dos grupos, el de retaguardia para apoyar al de vanguardia y proporcionar un segundo ataque si este último se retiraba. Cuando llegó la luz del día y Feversham pudo evaluar completamente la situación, ordenó el ataque de caballería, apoyado por un avance de infantería de 4 regimientos a través del rhyne para ser apoyado por los otros dos que cruzaron el plungeon o vado superior en la línea de marcha. Pero en el ataque final, la mayor parte de la infantería real parece haberse mantenido al margen con solo destacamentos de mosqueteros comandados que se enfrentaron al centro rebelde, mientras que la acción principal se dejó a la caballería.

Batalla de Sedgemoor 6 julio de 1.685. La caballería realista carga contra los rebeldes por los flancos

Inicialmente, los regimientos rebeldes se desplegaron y se enfrentaron al ataque de caballería con picas y mosquetes de forma similar a muchas acciones de la guerra civil. Aunque Wade afirmó más tarde que solo su regimiento había presentado una resistencia seria, parece que, según los planes de Dummer, cada uno de los regimientos rebeldes puede haber jugado su parte al principio. Los primeros ataques de caballería fueron rechazados, pero cualquier fuerza de infantería capturada en campo abierto sin apoyo de la caballería era extremadamente vulnerable, especialmente una fuerza tan inexperta como el ejército de Monmouth.

Pronto las picas comenzaron a vacilar cuando los soldados rebeldes comenzaron a romperse y huir. Wade afirmó que su regimiento hizo una retirada de combate ordenada pero finalmente también se rompió. Muchos habían muerto en el campo y muchos más perdieron la vida mientras huían a través del páramo y hacia los campos de maíz de Chedzoy.

 

 

Secuelas

Unos 700 rebeldes murieron durante la batalla y algunos más en los días siguientes como consecuencia de las heridas, unos 300 fueron hechos prisioneros, 150 rebeldes se retiraron a Bridgwater. Teniendo en cuenta que total de rebeldes que se dice que eran 4.000 cuando comenzó la batalla, hace suponer que un gran número de rebeldes debieron haber escapado de la batalla y haber regresado a sus pueblos y ciudades de origen. Los realistas tuvieron 80 muertos.

La mayoría de las fuerzas del Rey regresaron a Londres, pero dos regimientos bajo el coronel Kirke y el coronel Trelawney permanecieron en Somerset para limpiar de rebeldes y los aguaciles de las parroquias fueron instruidos para informar sobre todos los que habían estado ausentes de su casa durante el Tiempo de la Rebelión (Monmouth Roll). Está claro que los rebeldes de Luppitt no regresaron a sus hogares después de la batalla, ya que según el roll estaban en “libertad y probablemente se estaban escondiendo en Blackdown Hills”, las pequeñas depresiones que se encuentran en Luppitt Common y que fueron utilizados como vivacs y escondites de los rebeldes, dya que esraban lo suficientemente cerca de sus hogares para ser abastecidos con comida y ropa y, sin embargo, lo suficientemente remotos como para proporcionar seguridad, sabiendo que muchos simpatizantes locales no les delatarían, a pesar de la recompensa de 5 chelines por cada rebelde capturado. Pero pronto las cárceles de West Country gradualmente se llenaron de presuntos rebeldes en espera de juicio.

Los rebeldes no capturados pasaron por momentos inciertos al no poder regresar a casa por temor a ser arrestados, y así continuó durante los últimos meses de 1.685, finalmente el 10 de marzo de 1686 se emitió un “Perdón General” y con con algunas excepciones, se permitió a los rebeldes sospechosos, regresar a sus hogares sin temor a ser arrestados después de pasar la mayor parte de los meses de invierno escondidos.

 

 

Bloody Assizes

Los Bloody Assizes fue una serie de juicios iniciadas en Winchester el 25 de agosto de 1.685 tras la batalla de Sedgemoor. Se nombraron 5 jueces bajo la presidencia George, el barón Jeffreys.

El caso más famoso fue el de la dame Alice Lisle de Moyles, una viuda de más de 80 años, fue acusada de albergar a un rebelde llamado John Hickes que se escapó, y por su delito de traición a la patria fue condenada a ser quemada viva, después de pedirle perdón al Rey, la sentencia fue conmutada por la decapitación, que fue ejecutada en la plaza del mercado de Winchester el 2 septiembre. Esto estableció un patrón para el resto de las pruebas al mostrar que no se debía dar misericordia a los implicados en la rebelión.

Arresto de la dama Alice Lisle. La dama de 80 años es arrestada por el coronel Penruddock, por ser sospechosa de albergar rebeldes tras la batallas de Sedgemoor. Fue sentenciada a ser quemada pero de conmutó por la decapitación. Autor Edward Matthew Ward

Desde Winchester, la siguiente ciudad del Assizes fue Salisbury, donde 6 personas fueron sentenciadas a ser azotadas y multadas por “palabras sediciosas” y luego a marcharon a Dorchester el 5 de septiembre, donde 340 hombres fueron juzgados, incluido Thomas Francklin y Thomas Quick de Luppitt. De ese número, el juez Jeffreys condenó a 74 a ser colgados, 175 a ser transportados, 55 fueron indultados, 15 fueron puestos bajo custodia y 15 liberados por falta de pruebas, los ahorcamientos fueron seguidos por ahogamientos y adescuartizamientos: se sacaban las entrañas del cadáver colgado y se quemaban, a continuación el cadáver era decapitado y descuartizado, la cabeza y las extremidades se metían en sal y luego se tapan para su conservación, para ser exhibidas posteriormente en las ciudades y pueblos en toda la zona. Sampson Larke, un ministro bautista de Combe Raleigh, fue uno de los que se encontró con su destino de esa manera.

Los Assizes luego se trasladaron después a Exeter el 14 de septiembre, donde más de 500 nombres aparecieron en una lista sospechosa de haber participado en la rebelión, pero que todavía estaban prófugos. Solo 28 hombres fueron enjuiciados como rebeldes, 13 fueron sentenciados a ser colgados, ahogados o descuartizados, incluidos los 4 de Honiton.

Desde Exeter, los Assizes viajaron a Taunton y el 18 de septiembre se inició el juicio de 514 prisioneros, de los cuales 144 fueron condenados a la horca y 284 fueron deportados, incluido Gideon Dare por Luppitt, condenado a la horca pero se omitió la orden y fue sentenciado a ser transportado.

Bristol era la próxima parada para los Assizes, pero no allí no había rebeldes para ser juzgados. El último Assize se celebró en Wells el 23 de septiembre, donde había registrados unos 540 nombres, 518 fueron acusados de rebelión contra el Rey, de los cuales 99 fueron condenados a ser ahorcados, ahogados y descuartizados, uno de ellos era John Hookes, el ministro disidente, por el fue condenada la dama Alice Lisle por albergar sospechosos.

Después de los Assizes muchos de los supuestos rebeldes fueron detenidos en varias cárceles en espera de ser juzgados, de hecho muchos fueron liberados de la prisión sin juicio cuando se emitió el indulto general en marzo de 1.686. Para otros que ya habían sido juzgados y condenados a la deprotación, significaba una larga espera en prisión antes de que pudieran organizarse el viaje, por ejemplo, Thomas Francklin y Thomas Quick fueron retenidos en la prisión de Dorchester desde su fecha de juicio el 5 de septiembre de 1.685, transferidos a cargo de Jerome Nipho el 26 de septiembre de 1.685, pero estuvieron detenidos en la cárcel de Dorchester hasta poco antes de su embarque a Barbados el 25 de noviembre de 1.685, llegando allí el 8 de enero de 1.686, no hace falta decir que muchos prisioneros debilitados por meses en la cárcel no sobrevivieron al viaje afectados por enfermedades infecciosas tales como la viruela y la peste.

Inicialmente, se pensó que la duración de la deportación era de 4 años, pero en octubre de 1.685, mientras los convictos estaban en la cárcel, se envió una carta a cada uno de los gobernadores coloniales en la que se les pedía que lo reformaran a un período de 10 años de deportación. Las personas que se beneficiaron más de ese aumento de tiempo de los deportados fueron los que estaban a favor del Rey, como Jerome Nipho, el secretario de la Reina, y William Stapleton, gobernador de las Islas de Sotavento, el gobernador de Jamaica y Richard White, a los que se asignaron 200 prisioneros. En total, 890 prisioneros fueron condenados a la deportación y se usaron 8 naves, el Betty, el Rebecca, y el Constant Richard, y mercantes con el Jamaica, el  Port Royal, el John, el Indeavour y el Happy Return, salieron de los puertos de Bristol y Weymouth para Barbados, donde se enviaron 388 prisioneros, el resto fueron a Jamaica o las Islas de Sotavento.

En 1.688 por invitación de los opositores al rey Jaime II, Guillermo de Orange se convirtió en soberano conjunto con María y en 1.689 se otorgó el perdón a todos los deportados, pero los rebeldes que ya estaban bajo contrato con sus empleadores que habían pagado un buen dinero para tenerlos durante los 10 años, parece que se llegó a un compromiso de que los rebeldes trabajaran hasta que hubieran transcurrido 5 años desde su llegada, al parecer muchos rebeldes abandonaron el Caribe y regresaron a Inglaterra después de que se concediera el perdón en 1.689.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-26. Última modificacion 2018-08-28.