Edad Moderna Primera Rebelión Jacobita (1688-91) Alzamiento Jacobita en Irlanda (1689)

Cargando anuncio...

Antecedentes

De los tres reinos de Jacobo, Irlanda tenía la mayoría de sus habitantes católicos romanos, que consistían en aproximadamente tres cuartos de la población, herencia de los primeros habitantes de la isla de ascendencia gaélica y normanda. El siglo anterior había debilitado su posición en casi todos los aspectos a medida que perdían terreno ante los colonos protestantes ingleses y escoceses introducidos recientemente y que comprendían el cuarto restante de la población y se concentraron principalmente en el Ulster.

Las relaciones entre los dos grupos fueron tensas. A pesar de sus pérdidas, la civilización católica irlandesa, fortalecida por la Contrarreforma, mantuvo fortaleza subyacente. El acceso de Jacobo mejoró su posición y revivió sus esperanzas.

En 1.687, Jacobo II nombró a su cuñado Richard Talbot, conde de Tyrconnell, como virrey de Irlanda. Los católicos pronto se hicieron cargo del ejército irlandés y fueron elevados al poder judicial y otras oficinas públicas. Simultáneamente, se preparó el terreno para una mayoría católica en el parlamento para lograr el objetivo político de Tyrconnell: la derogación del acuerdo de restauración de la tierra.

Los protestantes en Irlanda se sintieron amenazados por esa política y en su mayoría recibieron con agrado la caída de Jacobo, se habían unido a la revolución y declararon su apoyo a Guillermo. La Revolución Gloriosa fue un duro golpe para Tyrconnell y amenazó sus esperanzas de revivir la comunidad católica irlandesa. Según la ley irlandesa, quienquiera que fuera el rey de Inglaterra también era rey de Irlanda y Guillermo había aceptado el trono tanto irlandés como inglés del Parlamento. Tyrconnell estaba a punto de aceptar estoicamente la Revolución Gloriosa; pero recibió noticias de que el rey de Francia estaba preparando apoyos para desembarcar al rey jacobo en Irlanda.

Louis XIV había dado una cálida bienvenida al exiliado Jacobo. La incautación de Inglaterra por parte de Gullermo había sido un revés importante e inesperado para los planes franceses. La restauración de Jacobo estaba claramente en los intereses de Luis; incluso su intento valió la pena, siempre que no fuera demasiado costoso para los recursos franceses. Desestabilizaría Inglaterra lo suficiente como para distraer a Guillermo y desviar sus recursos del Continente.

En cuestión de semanas se formó una fuerza para ser enviada a Irlanda con el fin de desviar la atención de Guillermo III de los Países Bajos y para darle al exiliado rey Jacobo al menos una posibilidad de éxito de recuperar las coronas de Inglaterra, Irlanda y Escocia. Jacobo que era reacio a comenzar una guerra civil, pero su mentor, el rey de Francia, lo convenció de dirigir la expedición a Irlanda.

 

 

Desembarco de Jacobo en Irlanda

Un gran convoy francés navegó a Irlanda, transportando grandes cantidades de armas (8.000 mosquetes de dudosa calidad), municiones, dinero (unas 500.000 coronas), suministros militares de todo tipo, generales y oficiales franceses, exiliados jacobitas que regresaban y 6.500 soldados franceses para la campaña de 1.690. Estaban asistidos por una flota francesa de más de 30 buques de guerra con 13.000 marineros con más de 2.200 cañones navales y 13 transportes.

El 12 de el Rey desembarcó en Kinsale el 12 de marzo de 1.689,con el llegaron el conde D’Avaux, embajador de Luis XIV; los generales Rosen, Pusignan, y Momont, que eran los ojos del rey de Francia en Irlanda.

El rey Jacobo era un soldado experimentado (había luchado con Turenne) y un almirante, y su valor no estaba en duda. Pero el Rey no había luchado en una campaña terrestre desde la batalla de las Dunas en 1.658, irónicamente, contra un ejército anglo-francés. Había luchado con distinción contra los holandeses en el mar, pero su última experiencia en una batalla naval había sido en 1.672, después de lo cual el rey Carlos (su hermano mayor) le prohibió volver a participar en la acción.

Cuando cuando desembarcó en Kinsale ese día, las posibilidades de éxito del rey Jacobo parecían razonables. Tenía una fuerza bien entrenada y bien armada con él y la promesa de ayuda sustancial de los católicos de Irlanda en su esfuerzo. Si podía expulsar a los ejércitos protestantes de Irlanda, entonces podría esperar recuperar al menos uno de los reinos.

Jacobo llegó esa noche a la ciudad de Cork; desde allí emprendió su viaje directo a Dublín, la capital del reino.

Rebelión Jacobita en Irlanda. Situación militar en Irlanda de enero a junio de 1.689. Fuente Osprey

 

Asedio de Derry (1.689)

Tyeconnel había pacificado Irlanda antes de la llegada de Jacobo, el 7 de marzo ofreció perdon a todos los que estaban en armas y volvieran a Jacobo. Para reforzar esta proclamación envió a Richard Hamilton recién nombrado teniente general al norte a la zona del Ulster para pacificar la zona.

La oferta de Tyrconnel fue por rechazada Arhtur Rawdon, el jefe militar de los protestantes que fue enviado a detenerle. El 14 de marzo ambas fuerzas se encontraron en la villa de Dromore en County Down, ambos ejércitos quedaron frente a frente, pero los protestantes se retiraron evitando el enfrentamiento.

Hamilton desplegó su ejército delante de Coleraine el 27 de marzo, pero incapaz de poder realizar un asedio formal, disparó sus cañones y realizó un ataque con la esperanza que se rindieran, pero los defensores aguantaron y tuvo que retirarse con 60 muertos frente a 3 de la guarnición, dirigiéndose a Derry (Londonderry), suponiendo que la posición de Coleraine sería insostenible.

Como había supuesto al ver cortada su retirada, la guarnición de Coleraine se retiró a Derry (Londonderry).

Todo el país estaba bajo la autoridad de Jacobo, excepto las ciudades de Enniskillen y Derry, que eran prácticamente fortalezas protestantes inglesas, pero Jacobo creía firmemente que solo tenía que mostrarse ante sus muros para recordar a esos ingleses su obediencia, y protegerlos de los malos tratos que supuestamente recibirían de los irlandeses. Por lo tanto, se dirigió directamente a Derry, que estaba rodeado por unos 1.000 efectivos al mando del general Hamilton, y convocó a la guarnición para que se rindiera. Parecía probable que pudieran dar su consentimiento, ya que la ciudad estaba en un estado de confusión y sin un líder; pero la designación del mayor Baker y del vigoroso George Walker, rector de Donaghmore, como gobernadores, influyeron en los ciudadanos para ofrecer resistencia, y la aparición del Rey Jacobo fue recibida con gritos de “No rendirse”, mientras un disparo casual desde un bastión derribó al oficial que montaba a su lado. Todo el lugar se convirtió en una colmena, cada ciudadano tomó su parte en la defensa de la ciudad, que, débil como estaba y llena de refugiados, hizo una defensa galante y durante casi cuatro meses sufrió todos los horrores de un asedio cercano.

Asedio de Derry 1.689. El rey Jacobo delante de la ciudad el día 18 de abril. 1 el rey Jacobo dirigiéndose a la ciudad; 2 el capitán Troy es disparado y muerto; 3 guardias del regimiento de infantería de Jacobo; 4 regimiento de infantería de John Bellew; 5 revellín exterior para proteger Bishop Gate. Autor Graham Turner para Osprey

 

Asedio de Derry 1.689. Jacobo delante de la ciudad el día 18 de abril

El asedio en serio comenzó el 19 de abril de 1.689. La dirección del sitio fue confiada a Maumont. Richard Hamilton fue segundo y Pusignan tercero en el mando.

El 20 de abril, la flota de socorro de los guillermitas abandona Lough Foyle y se lleva a muchos refugiados de Derry. Sin embargo, la ciudad estaba abarrotada no solo de soldados y ciudadanos de gullermitas, sino también de miles de protestantes que habían venido del campo. Jacobo partió hacia Dublín. Maumont rodea Derry con 16 regimientos de infantería. En el lado opuesto del Foyle, estableció un asentamiento de artillería. Hay más ofertas de rendición, pero la ciudad se mantiene firme. Por la noche, los gobernadores ordenaron al teniente coronel Lundy ir a pedir ayuda, éste disfrazado de soldado raso, consiguió evadir a las tropas del cerco y llegar a Culmore Point donde abordó un barco para Escocia.

No se hizo ningún intento real de asaltar las murallas de la ciudad aunque hubo algunas escaramuzas cuerpo a cuerpo. Los sitiadores, ubicados en las colinas de toda la ciudad, estaban mal armados y equipados. La mayoría de ellos confiaron en el bloqueo para privar los suministros a los que estaban dentro de la ciudad y forzar la rendición por hambre. La mayoría de los que murieron durante el asedio lo hicieron por hambre y enfermedad, aunque los sitiadores lanzaron bombas de mortero que cayeron sobre los techos de las casas, hiriendo y matando a algunos de los ocupantes.

El 21 de abril, Hamilton marchó con sus tropas a la aldea de Pennyburn. El coronel Adam Murray vió la maniobra y coloca 500 mosqueteros a lo largo del camino para crear una emboscada. Cuando los hombres de Hamilton llegan a Pennyburn, Murray llamó a otros 500 mosqueteros. Hamilton pidió refuerzos y el teniente general Maumont respondió en persona al frente de un cuerpo de caballería. Cuando los jinetes jacobitas cargaron contra los mosqueteros de regreso a la ciudad, fueron emboscados y atacados. Los jacobitas pierden casi dos tropas de caballos, varios oficiales y el teniente general Maumont, que había sido alcanzado en la cabeza por una bala de mosquete. Se dice que Murray tomó la espada de Maumont. Murray escapó con dificultad. Su caballo resultó muerto y fue acosado por los enemigos, pero fue capaz de defenderse hasta que algunos de los infantes posicionados para facilitar el repliegue, se apresuraron a rescatarle, con el viejo Walker a la cabeza. Como consecuencia de la muerte de Maumont, Richard Hamilton fue una vez más comandante del ejército irlandés. Pusignan fue nombrado segundo al mando, tenía más experiencia que Hamilton en asedios.

El 23 de abril, el fuerte de Culmore se rindó a los jacobitas. Los jacobitas obtuvieron el control de Foyle al engañar a los defensores del fuerte para que se rindan. Cañones jacobitas adicionales se asentaron cerca de la ciudad en el huerto de Stronge. Durante todo el día, dispararon contra la ciudad.

Asedio de Derry 1.698. Plano del capitán Neville

El 25 de abril, a las 06,00 horas el coronel Murray intentó desalojar a los jacobitas de Pennyburn. La infantería de Derry realizó una salida y sacó a los jacobitas de sus trincheras en Pennyburn, tomando varias banderas y matando a muchos de los sitiadores. y los dos bandos se atacan mutuamente durante el día. El general Pusignan, comandante en jefe jacobita, recibió un disparo y resultó herido de muerte y otro oficial francés, Jean-Louis Desjean, el marqués de Pointis, también fueron heridos. La herida era tal que un cirujano hábil podría haberla curado; pero no había tal cirujano en el campamento irlandés; y la comunicación con Dublín era lenta e irregular. El francés murió, quejándose amargamente de la barbarie ignorancia y negligencia que había acortado sus días.

Un médico, que había sido enviado por expreso desde la capital, llegó después del funeral. El teniente general Hamilton se hizo cargo del ejército jacobita. Hamilton envió una carta a Dublín, quejándose de que sus batallones tienen poco personal y que solo una décima parte de sus hombres estaban armados con mosquetes.

Como represalia los días siguientes se intensificaron los bombardeos de la ciudad. Los sitiados ponen toda su munición en la iglesia, utilizándola como polvorín.

Jacobo, en consecuencia de este desastre, estableció un correo diario entre el castillo de Dublín y la sede de Hamilton. Incluso por este medio, las cartas no viajaban muy rápido: porque los mensajeros iban a pie; y, por miedo probablemente de los Enniskilleners, tomó una ruta tortuosa de puesto militar a el puesto militar.

El 5 de mayo, batalla de Windmill Hill. Los soldados sitiados de Derry se habían atrincherado desde Windmill Hill, un punto estratégico frente a Bishop Gate, hasta Foyle. Hamilton, decidió expulsarlos. Los jacobitas capturan una pequeña fortaleza alrededor del molino de viento y cavaron trincheras para defender su posición. Al día siguiente, los soldados sitiados lanzaron un contrataque contra los jacobitas atrincherados. Se luchó cuerpo a cuerpo durante más de media hora y Windmill Hill fue recuperado con fuertes bajas en el bando jacobita. El gobernador Baker aceptó mejorar la línea de defensa en la colina para evitar que los jacobitas la tomasen de nuevo.

Asedio de Derry 1.689. Batalla de Windmill Hill el 5 de mayo, los sitiados hacen una salida y retoman Windmill Hill. Autor Romeyn de Hooghe.

 

Asedio de Derry 1.689. Batalla de Windmill Hill. Los defensores haciendo una salida de la ciudad: 1 murallas; 3 catedral; 4 Bishop Gate; 5 bastión de tierra; 13 Culmore Fort. 15 bastión de Windmill. Autor Romeyn de Hooghe

A mediados de mayo, los jacobitas trasladan su campamento principal a Balloughry Hill, a 3 kms al sudoeste de las murallas. Su segundo campamento estaba en Pennyburn y el tercero en Stronge Orchard. Los jacobitas pusieron guardias en todos los lados de la ciudad y a lo largo de las orillas del río. Estas nuevas posiciones tenían dos beneficios: permitir a los jacobitas disparar simultáneamente sobre Derry mientras reducía la información y suministros que entraban en la ciudad. Los disparos constantes interrumpieron los pozos en la ciudad, dejando el pozo de San Columb, la única fuente de agua dulce. Este pozo estaba en la tierra de nadie, debajo de las murallas de la ciudad, al borde de la tierra pantanosa conocida como Bogside. Los jacobitas cavaron una trinchera y disparaban sobre los que se dirigían a por agua.

El 18 de mayo, 100 hombres, encabezados por los capitanes Noble, Cunningham y Sanderson, salieron de la ciudad para buscar forraje para los caballos. Capturaron un pequeño fuerte jacobita en Creggan, pero en su camino de regreso a la ciudad fueron emboscados por las tropas de caballería jacobita. El capitán Cunningham y 16 hombres fueron tomados prisioneros y asesinados por orden del coronel Piers Butler, lord Galmoy.

No quedaba más opción que esperar que la ciudad se rindiese por hambre. Se sabía que las existencias de alimentos en la ciudad eran escasas. De hecho, se pensó que era extraño que los suministros hubieran durado tanto tiempo. Se tomaron todas las precauciones para evitar la llegada de alimentos. Todas las avenidas que conducían a la ciudad por tierra estaban estrechamente vigiladas. En el sur estaban acampados, a lo largo de la orilla izquierda del Foyle, los jinetes que habían seguido a lord Galmoy desde el valle del Barrow. Su jefe era de todos los capitanes irlandeses, el más temido y los más aborrecido por los protestantes. Largas filas de tiendas, ocupadas por infantería de Butler y O’Neil, de lord Slane y lord Gormanstown, por los hombres Westmet de Nugent, por los hombres Kildare de Eustace, y por los hombres Kerry de Cavanagh, se extendieron hacia el norte hasta que volvieron a acercarse al lado del agua.

Finales de mayo, el marqués de Pointis, un oficial e ingeniero naval francés, comenzó a trabajar en un dique flotante (boom) a 2 kms de la ciudad, en la parte más estrecha del río en Brookhall, para evitar que naves de socorro navegasen río arriba por el río Foyle. Su primer intentó falla, ya que está hecho de roble y es demasiado pesado para flotar. El segundo intento estaba hecho de troncos de abeto fuertemente unidos entre sí, formaban una barrera de más de 400 metros de largo, y que estaba firmemente sujeta a ambas orillas con cables de gran espesor, en la orilla izquierda estaba atado a una piedra enorme, a la que se unió el cable de la orilla izquierda y flotó con éxito. El dique se construyó. Se cavaron trincheras y se hicieron fuertes a ambas orillas con cañones para que ningún barco pudiera pasar. De Pointis quería construir otro dique más cerca de la ciudad, pero los Hamilton rechazó. En su lugar varios barcos llenos de piedras fueron hundidos. Una fila de estacas fue situada en el fondo del río.

El 27 de mayo, 300 hombres de la guarnición de Derry salen de Windmill Hill antes del amanecer, para realizar redadas en los campamentos enemigos en Ballourgy y Pennyburn. Los hombres de la guarnición de Pennyburn atacan un fuerte y disparan contra los jacobitas.

Primeros de junio, Jacobo despachó artillería adicional en un intento de romper el asedio. La llegada de más artillería jacobita, incluidos varios cañones de gran tamaño, hacia finales de mayo dio como resultado un cambio en el bombardeo de la ciudad. El tamaño de las balas de cañón aumentó y el bombardeo se intensificó; la bomba más grande pesaba 272 lb (123 kgm), El 3 de junio 28 bombas cayeron en la ciudad matando a varios ciudadanos.

Asedio de Derry 1.689. Los jacobitas bombardeando la ciudad. Grabado de 1.690 Engelants Schouwtoneel.

El 4 de junio, los jacobitas intentaron recuperar las obras exteriores en Windmill Hill. El teniente general Hamilton reunió 12 batallones de infantería jacobita y unas 15 tropas de caballería, unos 5.500 hombres en total, los estimulantes religiosos se emplearon para animar el coraje y muchos voluntarios se unieron por juramento para abrirse camino en las obras o para perecer en el intento. El capitán Butler, hijo del lord Mountgarret, se comprometió a guiar a los hombres juramentados al ataque. Para disimular el ataque realizó un gran bombardeo sobre la ciudad. Atacaron las defensas en su punto más bajo, bordeando el río. A medida que los jacobitas avanzan hacia el sur a lo largo del río, fueron vistos por los defensores. 8.000 defensores marcharon hacia la colina, organizados en tres o cuatro líneas defensivas. La caballería jacobita cargó contra las líneas de los defensores. Los hombres, viendo que la caballería usaba abrigos de cuero, disparan a sus caballos, causando la caída de muchos. La retaguardia de la caballería se retiró en confusión, al igual que una unidad de infantería incapaz de resistir la lluvia de disparos. Las mujeres de Derry fueron vistas en medio del fuego más denso sirviendo agua y municiones a sus maridos y hermanos. En un lugar, donde la muralla tenía solo 2 metros de alto, Butler y algunos de sus hombres juramentados lograron llegar a la cima; pero todos fueron muertos o hechos prisioneros. Finalmente, después de que 400 jacobitas hubiesen caído, sus jefes ordenaron una retirada.

Asedio de Derry 1.689. Los defensores defendiendo las murallas, en el que participaron algunas mujeres.

El 7 de junio, 3 barcos : el Greyhound, el Kingfisher y el Edward y James, fueron enviados por delante de la principal flota de socorro del mayor general Kirke para obtener información sobre las condiciones de Derry y el estado de las defensas jacobitas. El capitán Guillam, en el Greyhound, navegó río arriba para estudiar el dique flotante y se encontró con los jacobitas en Culmore Fort. Se dio cuenta de que no podía atravesar el dique y trató de volver a navegar por el Foyle. Sin embargo, la marea cambia y el barco se quedó atascado en los bancos de arena de Foyle. Aprovechándose, los jacobitas llevaron 11 armas en las dos orillas, haciendo 17 agujeros por debajo de la línea de flotación del barco y 50 en su parte superior. Sin embargo, la tripulación del Greyhound logro llevarla lejos, aunque estaba en malas condiciones. Después de las reparaciones temporales, fue enviado a Escocia para ser reacondicionado. En el camino de regreso se encuentra con la flota de Kirke fuera de Inishowen. El capitán Richards, un oficial de ingeniería que había estado con Guillam, subió al buque insignia de Kirke, el Swallow, y le informó sobre el dique. La flota de Kirke llegaría el 16 de junio a Kilmore Point.

Algunos valientes hicieron intentos desesperados para aliviar la ciudad sitiada; pero las probabilidades eran demasiado grandes. Sin embargo, se enviaron destacamentos que atacaron la retaguardia del ejército sitiador, cortaron suministros y, en una ocasión, se llevaron los caballos de tres tropas completas de caballería. Sin embargo, la línea de puestos que rodeaba Derry por tierra permanecía intacta. El río estaba completamente cerrado y protegido. Dentro de las murallas, la angustia se había vuelto extrema. El 8 de junio, la carne de caballo era casi la única carne que se podía comprar; y además era escasa. Era necesario compensar la deficiencia con sebo.

El 15 de junio, apareció un destello de esperanza. Los centinelas en la torre de la catedral vieron las velas a unos 15 kms en la bahía de Lough Foyle. Se contaron 30 barcos de diferentes tamaños. Se hicieron señales desde los campanarios y fueron respondidas desde los barcos, pero se entendieron imperfectamente en ambos lados. Finalmente, un mensajero de la flota eludió a los centinelas jacobitas, se zambulló en el agua e e informó a la guarnición de que Kirke había llegado de Inglaterra con tropas, armas, municiones y provisiones para aliviar la ciudad. En Derry, se desataron las expectativas, pero unas pocas horas de alegría febril fueron seguidas por semanas de sufrimiento. Kirke pensó que era inseguro hacer cualquier intento, ya fuera por tierra o por agua, en las líneas de los sitiadores, y se retiró a la entrada de Lough Foyle, donde, durante varias semanas, permaneció inactivo.

El 17 de junio, el mariscal general Conrad Rosen, un lituano al servicio de Francia, llegó al campamento jacobita. Jacobo, frustrado por la falta de progreso del ejército irlandés, y al recibir noticias de que habían llegado los barcos de socorro ingleses, ordenó a Rosen que evitase que los ingleses aliviasen la ciudad. Rosen aumenta la presión sobre los asediados, moviendo los cañones jacobitas más cerca de la ciudad y cavando trincheras más cerca de las murallas. Mientras en la ciudad, la aparente inacción de los barcos de socorro, combinada con la falta de provisiones, la enfermedad del gobernador Baker y el aumento de los niveles de enfermedad y muerte, creó una mayor tensión entre las personas dentro de las murallas. La señora Talbot ofreció 500 £ para la liberación de su marido, el teniente coronel Talbot, que estaba prisionero dentro de la ciudad. Walker está dispuesto a aceptar la oferta, pero los ciudadanos de la ciudad estaban enfurecidos y forman un tumulto. Arrojaron a los jacobitas a la cárcel y luego buscaron a Walker que se escondió en la cámara del gobernador Baker.

Después de irrumpir en los alojamientos de Walker, la multitud se dirigió al alojamiento del gobernador Baker en busca de Walker. Baker logra calmar a la multitud y los envió de regreso.

El 19 de junio, Kirke tuvo un consejo de guerra a bordo del Swallow. Kirke aún no había recibido ningún mensaje de la ciudad pidiendo alivio. Él y sus oficiales superiores piensan que es imprudente que las naves forzaran su camino río arriba. Por lo tanto, Kirke decide mantener sus barcos en el lago, hasta que lleguen más fuerzas o hasta que reciba un mensaje de Derry.

Asedio de Derry 1.698. Vista general del asedio. Grabado de Romeyn de Hooghe

El 25 de junio, la flota de Kirke intentó comunicarse con la ciudad. Después de varios intentos infructuosos por los sitiados y la flota para intercambiar mensajes, Roche, un mensajero de Kirke, llegó a Derry, intentó regresar a la flota pero fue emboscado por los jacobitas y se vio obligado a regresar a la ciudad. Al día siguiente, Derry despacha otro mensajero, pero se ahogó en el camino hacia la flota y sus cartas fueron capturadas por los jacobitas. Las cartas revelaron una ciudad en un estado desesperado de inanición y de enfermedad.

El 27 de junio, los jacobitas ofrecieron términos de rendición. El coronel Gordon O’Neill del ejército jacobita se acercó a la ciudad con los términos de la rendición de Jacobo. Esos términos incluían una oferta de paz, que establecía que, si la ciudad se rendía, las personas recibirán un perdón gratuito, libertad para regresar a sus hogares, permiso para practicar su religión y compensación por la pérdida de sus bienes. Esos términos son rechazados.

El 28 de junio, los jacobitas atacaron las fortificaciones de la ciudad. A su regreso a la ciudad, el general de Rosen planeo abrir una brecha en las murallas, cerca de Butcher’s Gate. Comienza a golpear la muralla con artillería, mientras que los soldados cavaban una trinchera hacia el medio bastión en la puerta. En la noche del 28 de junio, el teniente coronel Skelton lideró un gran ataque jacobita con el recién llegado regimiento de Clancarty. Con pocos hombres en guardia, los jacobitas progresaron y rápidamente tomaron las cañones. Sin embargo, su acción fue observado por los sitiados. Los capitanes Dunbar y Noble, condujeron un grupo de soldados desde Bishop Gate y atacaron a los jacobitas de flanco, mientras los hombres disparaban desde el bastión de Gunner y las murallas. Ese ataque conduce a una feroz lucha en la que los jacobitas fueron expulsados de las instalaciones y del pantano. Los soldados en las minas fueron capturados por los defensores.

Asedio de Derry 1.689. Destrucción de los trabajos franceses. F asentamiento de artillería, G trinchera francesa de aproximación, H trabajos franceses destruidos. Autor Romeyn de Hoogue

El 29 de junio, murió el gobernador Baker. Después de sufrir problemas de salud durante varios meses, el gobernador Baker contrajo una fiebre violenta y se vió obligado a permanecer en su habitación. El 21 de junio se había celebrado consejo de guerra para determinar el reemplazo de Baker durante su enfermedad. El coronel Jonathan Mitchelburne fue el seleccionado. Unos días más tarde, Baker dejó la cama para cuidar las murallas y dirigir a sus soldados. Sufrió una recaída y murrió, siendo sucedido por Mitchelburne.

El 2 de julio, Rosen envió civiles a las murallas de Derry. Rosen mandó reunir a todos los protestantes que habían permanecido en sus casas entre Charlemont y el mar, ancianos, mujeres, y niños, muchos de ellos parientes de los defensores de Derry, y fueron reunidos para ser enviados a la ciudad. Al amanecer, en la mañana del 2 de julio, unos 200 protestantes fueron conducidos a las puertas de la ciudad. Y dejados allí durante varios días. Como respuesta, varios prisioneros de alto rango estaban en la ciudad, y que hasta entonces habían sido bien tratados, fueron estrechamente confinados. Se construyó una horca en uno de los bastiones; y se le transmitió un mensaje a Rosen, pidiéndole que enviara un confesor instantáneamente para preparar a sus amigos para la muerte. Rosen persistió durante 48 horas. En ese tiempo perecieron muchas criaturas infelices, pero Derry resistió tan resueltamente como siempre; y vio que su crimen probablemente no produciría nada más que odio y objeción. Finalmente, cedió y permitió que los sobrevivientes se retiraran. La guarnición entonces derribó la horca que había erigido en el bastión. Cuando las noticias de estos eventos llegaron a Dublín, Jacobo se disgustó al saber las acciones de Rosen, este fue llamado a Dublín y destituido, Richard Hamilton nuevamente quedó al mando.

El 7 de julio, un destacamento navegó hacia Inch. Kirke ordenó que un destacamento de 600 hombres de su flota navegar alrededor de la península de Inishowen a la isla Inch, en Lough Swilly. Llegaron el 9 de julio. El objetivo de la expedición es crear una diversión para desalentar a los jacobitas de atacar a Enniskillen. Como los jacobitas utilizan la isla para las provisiones, los hombres de Kirke negaron a los jacobitas el acceso a una fuente importante de su suministro de alimentos. El capitán Richards, el oficial de máquinas, fue enviado por Kirke para asegurar las defensas de la isla.

El 8 de julio, los jacobitas intentaron romper Butcher Gate. Durante la mayor parte del día, los jacobitas usan sus piezas de artillería contra Butcher Gate. Un proyectil, que pesaba unos 7 kgms, entró por la puerta y mató a un hombre en la calle. Por la noche, el gobernador ordenó que la puerta fuese reforzada con madera para evitar el constante bombardeo.

El 10 de julio, los jacobitas envían una carta de rendición a la ciudad. Jacobo escribió a Hamilton enfatizando la importancia de la rendición de Derry. La flota Kirke se había retirado a la entrada de Lough Foyle, donde permaneció inactivo. Hamilton lo vio como una oportunidad de obtener la rendición de la ciudad. Decidió apelar directamente a los hombres de la guarnición y envió una oferta de rendición en una bomba de mortero hueca.

El 13 de julio, comenzaron las negociaciones de rendición. En ese momento las condiciones dentro de la ciudad se han deteriorado aún más. La población general de la ciudad no recibía raciones y se veían obligados a buscar comida; su principal fuente de proteína eran los perros. El agua de los pozos estaba contaminada y las calles estaban llenas de heces y orina. La ciudad decidió comenzar las negociaciones con Hamilton; la fecha de entrega fue establecida para el 26 de julio.

El 14 de julio, Kirke planeó aliviar Derry. Las negociaciones de rendición continuaron, pero los jacobitas se negaron a aceptar los términos de los comisionados de Derry y en respuesta intensifican el bombardeo de la ciudad. El gobernador Walker envió un mensajero a Kirke informándole sobre los términos de la entrega y las malas condiciones dentro de la ciudad. Kirke respondió al gobernador Walker para informarle que su flota aliviará a Derry.

El 19 de julio, el bombardeo de la ciudad continuó. Los jacobitas eran conscientes de que los habitantes de la ciudad estaban muy debilitados por la muerte, la enfermedad y la falta de suministros. Para aumentar la presión sobre los sitiados, en un intento de forzar la rendición, mantuvieron el bombardeo de la ciudad. Usaron sus cañones para batir en el bastión de Gunner y Butcher Gate en un intento de atravesar las puertas y las murallas. Entre el 14 y el 19 de julio 106 bombas fueron lanzadas contra la ciudad.

El 20 de julio, comienzo de los preparativos de alivio. Kirke llegó a la isla de Inch y recibe la confirmación de que el dique flotante (boom) se había roto, y que los jacobitas habían retirado sus cañones de Culmore y que la ciudad necesita desesperadamente alivio. Kirke comenzó los preparativos de socorro y ordenó que se cargase tres buques con provisiones el Mountjoy, el Phoenix y el Jerusalén en Lough Foyle. Al día siguiente la pequeña flota navegó hasta Culmore Point, anclando allí hasta que el viento les permite navegar río arriba hasta Derry.

El 28 de julio, alivio de Derry. Por la noche, envió la fragata Dartmouth de 36 cañones capitaneada por John Lake y los mercantes Phoenix capitaneado por Andrew Douglas, el Jerusalem y el Mountjoy, que estaba pilotado por Michael Browning, oriundo de Derry, y que se había ofrecido como voluntario para socorrer a sus conciudadanos; y su oferta había sido aceptada. Los centinelas en la torre vieron las velas de 4 naves que subían por el Foyle. Leake expuso su fragata para cubrir los mercantes, y usó sus cañones con gran efecto. Al final, la pequeña escuadra llegó al lugar de peligro. Entonces el Mountjoy tomó la iniciativa y fue directo contra el dique flotante, que se rompió y cedió, pero en el choque el Mountjoy se escoró y se quedó atascado en el barro. Un grito de triunfo surgió de las orillas: los jacobinos corrieron a sus botes y se preparaban para abordar; pero el Dartmouth les lanzó una andanada bien dirigida, que los desordenó. En ese momento, el Phoénix se precipitó sobre la brecha que el Mountjoy había hecho, y se encontró en un momento dentro de la valla. Mientras tanto, la marea subía rápidamente. El Mountjoy comenzó a moverse, y pronto pasó a través de las estacas rotas y los palos flotantes. Pero su valiente valiente capitán había muerto de un disparo de una de las baterías. Sin embargo consiguió llegar a la ciudad y descargar su preciada carga. Los cañones jacobitas continuaron rugiendo toda la noche. Durante los tres días siguientes las baterías del enemigo continuaron disparando.

Alivio de Derry 31 de julio de 1.689. Autor George Frederick Folingsby

 

Alivio de Derry 31 de julio de 1.689

El 31 de julio, los jacobitas fueron derrotados en la batalla de Newtownbutler por Enniskillen. El coronel Wolsey reemplazó a Gustavus Hamilton como gobernador de Enniskillen. Envió órdenes al teniente coronel Berry en Lisnaskea para evitar que los jacobitas ocupasen la ciudad. Los hombres de Berry se encontraron con las tropas jacobitas y mataron a 200 hombres. Wolsey, con sus tropas se unió a los hombres de Berry y marcharon hacia adelante para encontrarse con las fuerzas jacobitas del vizconde Mountcashel. Los hombres se enfrentan a 700 metros de Newtownbutler. Inicialmente, la batalla estaba indecisa, pero la comunicación se rompe en el lado jacobita. Los williamitas acorralan a los jacobitas en un pantano cubierto de madera y 2.000 jacobitas murieron.

El enemigo continuó disparando contra la ciudad hasta el 31 de julio cuando prendieron fuego a sus campamentos y se retiraron a Lifford y Strabane. “El general de Rosen, al ver al pueblo aliviado con provisiones … abandonó el 1 de agosto después de quince semanas … y perdió dos mil hombres“.

El 1 de agosto, el ejército sitiador se retiró finalmente hacia Strabane. La ciudad había sido sitiada durante 103 días, y rechazado todas las ofertas del rey Jacobo, por las enfermedades, hambre y heridas unas 4.000 de las 8.000 personas perecieron. Por el otro lado, el ejército jacobita perdió ante las murallas un centenar de oficiales y más de 8.000 hombres.

Situación en Irlanda de julio a diciembre de 1.689

 

 

Batalla de Newtownbutler (31 de julio de 1.689)

El mismo día en que el Mountjoy destrozaba el dique flotante (boom) que estaba bloqueando el camino a Derry, la ciudad de Enniskillen tenía sus propios motivos para celebrar. Habiendo repelido los esfuerzos repetidos ataques jacobitas para conquistar la ciudad, dieron la bienvenida a una delegación de la ciudad que se había reunido con el general Kirke al norte, y había regresado repleta de armas, pólvora y algunos oficiales para reforzar significativamente a la milicia, los “enniskilliners” que habían tenido un éxito notable hasta ese momento en la guerra.

Justin McCarthy, recientemente nombrado vizconde de Mountcashel, había sido nombrado por Jacobo II como el hombre para conquistar Enniskillen.

Habiendo estado en el ejército desde muy joven, y habiendo tenido algunas posiciones políticas de importancia en Munster, Mountcashel era considerado un individuo capaz por Jacobo, a pesar de su aparentemente miopía. Al mando de unos 3.500 efectivos junto con varias piezas de artillería, se esperaba que derrotara a la milicia de Enniskillen, sitiara la ciudad y la tomara scon facilidad. A pesar de las fuerzas que disponía, seguía siendo una tarea difícil para Mountcashel: la mayoría de los hombres habían sido reclutados en sus propias tierras en Munster, apenas estaban poco entrenados y no estaban adecuadamente abastecidos. Nunca antes se habían enfrentado en un combate, a diferencia del enemigo al que se suponía que debían enfrentarse.

El día en que Derry era aliviado, Enniskillen recibió su muy necesario reabastecimiento, el 28 de julio, Mountcashel había avanzado hasta Belturbet, muy cerca de Enniskillen. No se quedó allí mucho tiempo, avanzando más para efectuar un segundo asedio del castillo de Crom, uno de los puestos avanzados más lejanos de Enniskillen, que Galmoy no había tomado anteriormente. El comandante de la guarnición pidió ayuda a Enniskillen, como lo había hecho en ocasiones anteriores.

Pero la situación ahora era un poco diferente. La fuerza de Patrick Sarsfield estaba guarnecida en Sligo, y podría moverse para atacar la ciudad sin oposición en caso de que la milicia marchara hacia el castillo de Crom. El gobernador Hamilton estaba enfermo y el mando de la milicia había pasado al coronel William Wolseley, uno de los oficiales prestados por Kirke. Él reforzó sus propias unidades con refuerzos de Ballyshannon, que estaban ansiosos por enfrentarse al enemigo jacobita, pero no se podía negar que los enniskilliners estaban en grave peligro de quedar sobreestirados.

El 29 de julio, Wolseley recibió información de que Mountcashel estaba abandonando el asedio de Crom, ya que había sufrido demasiadas bajas intentando su captura. En cambio, el comandante jacobita se dirigía hacia el norte, hacia el castillo de Lisnaskea, a unos 10 kilómetros de Crom y 15 kilómetros al sudeste de Enniskillen. El el castillo estaba en un estado lamentable de reparación, y no era apto para ser guarnecido. Sin duda era un objetivo más fácil que Crom. Cauteloso de los movimientos de Mountcashel, Wolseley envió una fuerza móvil de dragones e infantería ligera para que se dirigiera a Lisnaskea.

Esta fuerza, bajo bajo el mando del coronel Berry, llegó a Lisnaskea el 30 de junio, mucho antes de que Mountcashel se acercara al lugar. El castillo de Lisnaskea era en verdad una ruina, y Berry ni siquiera se molestó en tratar de ocuparlo. A la mañana siguiente, avanzó hacia el sur, hacia el enemigo, retrocediendo cuando llegó a la vista del ejército jacobita. Los 3.500 hombres de Mountcashel fácilmente superaron en número a los hombres de Berry, que se vio obligado a retroceder, enviando aviso a Wolseley mientras lo hacía.

Berry siguió retrocediendo, de regreso a Lisnaskea, mantuvo Lough Erne a su izquierda, antes de llegar a un punto defendible, cuando la carretera se estrechaba y estaba rodeada por tierras pantanosas. Allí, Berry organizó una emboscada contra la vanguardia jacobita, que se retiró en desorden tras un breve intercambio de disparos. La caballería de Berry fue capaz de derribar a unos cuantos enemigos en esta derrota, lo que levantó la moral de sus hombres

Pero Berry la principal fuerza jacobita continuaba avanzando hacia él. Sin embargo, antes del mediodía, Wolseley había llegado, llevando a una fuerza de Enniskillen, que había marchado con tanta prisa que llevaban pocas provisiones. Wolseley decidió forzar el asunto. Envió una vanguardia que consistía en una cuarta parte de su ejército, y con el resto continuó retrocedeindo, se dirigió hacia el sudeste hacia Mountcashel. Decidieron arriesgarse a dejar a Enniskillen abierto a un posible ataque de Sligo.

Mountcashel acababa de llegar a la pequeña aldea de Newtownbutler y había enviado a su propia vanguardia hacia adelante a toda velocidad, para apoderarse de un terreno elevado entre su posición y el enemigo. Hecho esto, los jacobitas se vieron obligados a realizar un ataque cuesta arriba en tierra empantanada. Berry dirigió el ataque, llevando a su caballería por el camino a través del centro, mientras unidades de infantería iban a derecha e izquierda a través del terreno pantanoso. Los jacobitas solo hicieron unas descargas de fuego sobre el enemigo antes de retirarse.

Los jacobitas retrocedieron, moviéndose hacia el sur más allá del Newtownbutler, quemando la aldea a su paso. Los guillermitas los persiguieron a través de los restos de la aldea. La persecución no continuó por demasiado tiempo, ya que Mountcashel se volvió y se detuvo a 1,5 kms al sur, en otra colina que dominaba los pantanos, esta vez con toda su fuerza, con la caballería en alto y la infantería más cerca de la base. El cañón jacobita estaba cuidadosamente dispuesto para que pudieran barrer el camino que bajaba directamente hacia el centro del campo.

Los guillermitas avanzaron en el mismo orden que antes, con la caballería de Berry moviéndose por el camino en el centro, mientras que en las alas, la infantería avanzaba a cada lado por el terreno pantanoso. Pero ahora avanzaban contra una oposición mucho mayor.

La caballería estaba frente al cañón situado en el camino, por lo que la lucha se dejó a la infantería. Avanzaron al principio lentamente a través de la turbera, resistieron el ataque de fuego de la infantería jacobita el tiempo suficiente para alcanzar un terreno más firme, desde el cual se lanzaron hacia delante y enfrentaron al enemigo en un salvaje combate cuerpo a cuerpo. Los jacobitas fueron obligados a retroceder, y el cañón que había estado vigilando el camino fue capturado.

Berry vio su oportunidad y cargó por la carretera. En ese momento, la batalla se decidió cuando la caballería jacobita en la cima de la colina giró y se alejó al sur, dejando el campo de batalla a toda velocidad. Existe la especulación de que, en el fragor de la escaramuza, una orden mal interpretada hizo que la caballería diera media vuelta y se marchara cuando Mountcashel realmente quería que acudieran en ayuda del flanco derecho. De cualquier manera, la caballería dejó el campo de batalla.

Viendo la huida de la caballería, la infantería jacobita rompió la cohesión y huyeron hacia el sur también. Perseguidos por la caballería y la infantería guillermita, tuvieron muchas bajas y muchos de ellos quedaron atrapados por las aguas del río Erne, viéndose obligados a enfrentarse a los guillermitas o a ahogarse en un intento de cruzarlo. La caballería jacobita fue en su mayoría capaz de escapar, pero la infantería casi todos fueron muertos o capturados. Las bajas no se registran con gran precisión, pero la mayoría del ejército de Mountcashel fue destruido: es probable que al menos 2.000 hombres murieran o fueran hechos prisioneros en Newtownbutler. Las pérdidas guillermitas fueron comparativamente bajas.

Uno de los prisioneros era el mismo Mountcashel, que se había negado a huir del campo cuando el resto de su ejército lo hacía. Lanzó un ataque repentino y desesperado contraataque para recuperar el cañón capturado, recibió un disparo y fue puesto hecho prisionero y sobrevivió. Algunos afirman que su acción fue suicida, buscando la muerte para no tener que soportar la vergüenza de la derrota. Pasó los siguientes cinco meses en Enniskillen, antes de lograr escapar.
Los efectos de la batalla fueron inmediatos. Sarsfield y su fuerza se retiraron a Sligo, sin poder amenazarlo ya que era la única unidad jacobita en el área. En línea con la derrota jacobita en el asedio de Derry, la batalla de Newtownbutler básicamente puso fin a cualquier pretensión del rey Jacobo para conquistara el Ulster, donde las guarniciones pronto se encontraron asediadas.

La Guerra de los Dos Reyes había llegado a un punto de transición. Hasta ahora, casi todos los grandes movimientos ofensivos habían sido tomados por los jacobitas en la búsqueda de conquistar el Ulster. Pero las tornas habían cambiado, los guillermitas eran los dueños indiscutibles del Ulster, y estaban listos para tomar la ofensiva gracias a los refuerzos llegados de Inglaterra. Sólo dos semanas después de Newtownbutler, llegaría el hombre elegido de Guillermo para dirigir sus ejércitos en Irlanda.

 

 

Asedio de Carrickfergus (20 al 27 de agosto de 1.689)

Carrickfergus y su área circundante habían sido asegurados por los jacobitas cuando Hamilton avanzó para asediar Derry, era uno de los pocos baluartes protestantes que quedaban en Irlanda. Lo que inicialmente parecía una victoria rápida comenzó a prolongarse durante el verano, particularmente cuando algunas fuerzas jacobitas tuvieron que ser desviadas para enfrentar a los defensores de Enniskillen. Mientras tanto, se estaban preparando una serie de fuerzas de ayuda en Inglaterra. Percy Kirke dirigió una expedición de alivio a Derry, donde el sitio finalmente se rompió el 28 de julio. Frente a esta derrota repentina, las fuerzas jacobitas comenzaron a retirarse de Derry y emplearon una política de tierra quemada mientras se retiraban.

Una segunda oleada de refuerzos se estaba reuniendo en Chester bajo el veterano comandante hugonote Frederick Schomberg, primer duque de Schomberg. Si bien originalmente se sugirió que podrían dirigirse a Cork, se decidió que deberían desembarcar en el Ulster. Para el momento en que la expedición zarpó de Hoylake el 12 de agosto de 1.689, las noticias del alivio de Derry habían llegado a Inglaterra. Significaba que Schomberg ahora podría actuar ofensivamente. Durante un consejo de guerra, los oficiales de la expedición decidieron tomar Belfast Lough en vez de Carlingford Lough, lo que les permitió unirse con las fuerzas irlandesas protestantes que avanzaban desde de Derry y Enniskillen.

El 13 de agosto, la expedición estaba a la vista de las Montañas de Mourne. Fueron acompañados a Bangor Bay por George Rooke, que había liderado una fuerza de la Royal Navy para limpiar Belfast Lough de buques franceses. La misma tarde Schomberg comenzó a desembarcar a sus hombres. Los mantenía en alerta en caso de que las guarniciones cercanas jacobitas de Belfast, Bangor y Carrickfergus atacasen, pero no hubo oposición cuando las tropas fueron llevadas a tierra. Los barcos con la artillería y los suministros llegaron por separado unos días después. A fines de agosto, un total de seis regimientos de caballería y nueve de infantería habían desembarcado de forma segura en Carrickfergus.

Al desembarco se sumó los reveses para los jacobitas, en Derry, Enniskillen y la batalla de Newtownbutler. Enfrentado con fuertes fuerzas de los guillermitas tanto en el noroeste como en el noreste, el comandante jacobita Thomas Maxwell en el norte ordenó una retirada hacia Newry. En Carrickfergus dejó una guarnición que consistía en el regimiento de infantería de Charles MacCarthy More y nueve compañías del regimiento protestante jacobita Cormac O’Neill. La guarnición fue encargada de retrasar el ejército de Schomberg durante el mayor tiempo posible. Los jacobitas abandonaron Belfast, que fue rápidamente ocupada por el regimiento inglés de Henry Wharton.

Como Schomberg quería marchar sobre Dublín antes de que comenzara el invierno, tenía la intención de moverse rápidamente para reducir a Carrickfergus. Marchó a Belfast, enviando patrullas para evitar el saqueo en la zona por los jacobitas en retirada. El 20 de agosto, Schomberg marchó hacia Carrickfergus con 5 regimientos, seguidos por otros 7 al día siguiente. Se unieron a las tropas recién llegadas de Enniskillen bajo el mando del general Percy Kirke.

El 14 de agosto, esperando un inminente asedio, los jacobitas habían prendido fuego a los suburbios de la ciudad para negar la cobertura a los sitiadores. Habían tratado de preparar a Carrickfergus para resistir un asalto, pero gran parte de las defensas de la ciudad se habían deteriorado por falta de uso. Las primeras escaramuzas comenzaron alrededor de la ciudad el 20 de agosto. Schomberg envió un mensaje ofreciendo términos de rendición a la ciudad. Los defensores pidieron tiempo para enviar un mensaje al rey Jacobo, pidiéndole su autorización. Schomberg rechazó eso ya que era una táctica dilatoria para perder el tiempo. Poco después, la artillería de la ciudad apuntó a la tienda de mando de Schomberg, pero él estaba ausente en ese momento.

Durante esa noche los guillermitas cavaron trincheras en un intento de acercarse lo máximo posible a las murallas, lo que provocó intensos intercambios de fuego. La artillería de Schomberg atacó la casa de la ciudad del ausente lord Donegall, que había sido tomada por los defensores y habían asentado los cañones allí. Utilizando la información recibida de los habitantes locales, el fuego de artillería se dirigió más cuidadosamente. Aunque Schomberg inicialmente había salvado al castillo de Carrickfergus del fuego, probablemente porque esperaba usarlo después de la caída del pueblo, ahora ordenó que su artillería se abriera sobre él. Después de que su ingeniero jefe Jacob Richards resultara herido, Schomberg tuvo que hacerse cargo de gran parte de sus funciones debido a la falta de reemplazos calificados. Sin embargo, nuevos refuerzos de infantería y caballería llegaron en bote.

Durante otro parlamento, Schomberg rechazó una demanda para que la guarnición se rindiera con los honores de la guerra (para poder marchar con sus armas a la guarnición jacobita más cercana) e insistió en la rendición incondicional. Muchos de la guarnición querían acordar términos, pero un grupo liderado por el coronel Owen MacCarthy y el gobernador MacCarthy More estaban decididos a resistir. El fuego de guillermita había creado una brecha cerca de la puerta del Norte, pero por la noche los defensores trataron desesperadamente de llenarlo y hacer otras reparaciones en las murallas.

Asedio de Carrickfergus 20 al 27 de agosto de 1.689. Las fuerzas del general guillermita Schomberg salen por la brecha de las murallas.

Para aumentar la presión sobre los defensores, Schomberg ordenó a los buques de la Royal Navy en el puerto unirse al bombardeo. Aunque la guarnición tenía buenas reservas de alimentos, ya se estaban quedando sin pólvora. En la tarde del 27 de agosto, con el regimiento de Henry Wharton preparado para atacar la brecha, los jacobitas enarbolaron una bandera blanca y acordaron rendirse. Schomberg había revertido su posición anterior y ahora estaba dispuesto a concederles los honores de la guerra, permitiendo a la guarnición marchar a Newry con sus armas y bagajes.

Muchos de los edificios de la ciudad habían sido alcanzados durante el duelo de artillería. En la mañana del 28 de agosto, la guarnición, acompañada de sus familias y otros seguidores salieron de Carrickfergus. Se proporcionó una escolta de caballería bajo el mando de William Russell para que los acompañara en parte del camino hacia Newry, controlado por los jacobitas. Poco después de partir, las tropas católicas comenzaron a robar sus ropas, posesiones y armas a los civiles protestantes locales como compensación por el saqueo y la persecución general que habían sufrido durante la ocupación jacobita de la ciudad. La escolta se vio abrumada por el peso de los números, y muchos de los católicos corrieron a refugiarse entre las filas de los regimientos de infantería guillermita que se encontraban fuera de Carrickfergus. El orden finalmente se restauró cuando Schomberg cabalgó entre ellos disparando su pistola.

En respuesta al desembarco de Schomberg, el rey Jacobo llamó a la milicia en toda Irlanda y comenzó a prepararse para defender Dublín. Después de dejar el regimiento de Henry Ingoldsby para guarnecer a Carrickfergus, Schomberg y su fuerza principal partieron de la ciudad el 28 de agosto. Sin embargo, el avance de Schomberg hacia el sur fue más lento de lo que pretendía, y al llegar a Dundalk el 7 de septiembre tuvo que detener su fuerza allí debido a la falta de suministros, que aún se enviaban a través del Carrickfergus cada vez más distante.

Enfrentado a un gran ejército de campaña jacobita bajo el rey Jacobo, Schomberg permaneció en Dundalk Camp durante el otoño, donde su ejército sufrió terriblemente por la enfermedad, sufriendo miles de muertos. Muchos de los enfermos guillermitas fueron enviados a través de Carrickfergus al hospital de Belfast. Después de un enfrentamiento entre los dos ejércitos, que implicó varias escaramuzas, ambos entraron en cuarteles de invierno.

En junio de 1.690, Guillermo de Orange desembarcaría en Carrickfergus, poco antes de comenzar la campaña que lo llevaría a su victoria en la batalla de Boyne el mes siguiente.

 

 

Raid en Newry (24 de noviembre de 1.689)

Después de capturar a Carrickfergus en agosto de 1.689 y avanzar hacia Dublín, el comandante guillermita Marshal Schomberg había detenido a su ejército en Dundalk Camp durante un enfrentamiento con las fuerzas jacobitas que defendían la capital. En noviembre, Schomberg dispersó sus fuerzas en cuarteles de invierno en el Ulster.

Tan pronto como Schomberg se retiró de Dundalk, los jacobitas le dieron órdenes a Boisseleau de dirigir una fuerza hacia Newry con la intención de atacar las diversas guarniciones guillermitas en la zona. La fuerza de Boisseleau, que consistía en 1.700 soldados de infantería acompañados por seis tropas de caballería y dragones, partió el 23 de noviembre y llegó al río Clanrye al amanecer del 24 de noviembre. El coronel Toby Purcell, comandante de Newry, tenía varias compañías del regimiento de infantería de Henry Ingoldsby como guarnición. Purcell había desplegado sus tropas enviando destacamentos a varios cruces y puntos fuertes en el área, dejándole solo 70 soldados en Newry, 20 de los cuales no estaban aptos para el servicio.

Boisseleau envió a 100 hombres al vado del Clanrye al norte del Puente Newry como una distracción, mientras 200 hombres atacaban a través del puente Newry. Lograron matar al primer centinela antes de que pudiera hacer sonar la alarma, pero el segundo centinela pudo descargar su mosquete y alertar a la ciudad. Purcell reunió apresuradamente a algunas de sus soldados en la plaza del mercado, con la asistencia de algunos de los ciudadanos locales. Las dos fuerzas jacobitas convergieron en la plaza del mercado y comenzó una lucha enérgica. Varios de los miembros enfermos de la guarnición se unieron disparando mosquetes desde sus ventanas. Los soldados jacobitas se convencieron de que enfrentaban una fuerza mucho mayor de lo que se había estimado anteriormente y comenzaron a retroceder. Aunque sus oficiales trataron de unirlos, esto rápidamente se convirtió en una verdadera retirada con muchos hombres cruzando a nado el río Clanrye.

Boisseleau trató de persuadir al resto de su fuerza para que cruzara el puente, pero se negaron. Boisseleau se vio obligado a abandonar la operación y retirarse hacia el sur. Había perdido un teniente coronel y unos 12 hombres entre muertos y heridos, así como algunos prisioneros. Las bajas de los guillermitas fueron ligeramente menores, aunque habían perdido a dos capitanes cuando salían de sus palanquillas durante el ataque. Aunque algunos de la guarnición hicieron un intento poco entusiasta de perseguir a los jacobitas en retirada, esto no fueron más allá de Newry Bridge.

Después de la incursión, Schomberg tomó una serie de medidas para asegurar a Newry. Se envió a la caballería a la zona, se demolió el puente sobre el Clanrye y se montó una batería de artillería para defender el vado que los jacobitas habían usado.

Más tarde, ese mismo mes, se recibieron informes de que el regimiento del conde de Antrim en Dundalk estaba planeando un nuevo ataque contra Newry. El brigadier William Stewart dirigió una fuerza de guillermitas que derrotó a los hombres de Antrim en el paso de Moyry, matando a 30 y tomando 17 prisioneros.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-27. Última modificacion 2018-08-28.