Siglo XVIII Gran Guerra del Norte (1700-21) Guerra en las provincias Bálticas (1.700-01)
Guerra en las provincias Bálticas (1.700-01)

Asedio sajón de Riga

El ataque de Augusto II de Sajonia a las posesiones suecas de Livonia, en febrero de 1.700, abrió el frente oriental de la guerra. El soberano sajón tenía como primer objetivo conquistar Riga, la segunda ciudad más poblada del imperio Sueco. Al no contar con la aprobación del Sejm (parlamento) polaco para entrar en guerra, Augusto utilizó en la campaña solo sus tropas sajonas.

Riga disponía de una guarnición sueca de unos 4.000 efectivos bajo el mando de Erik Dahlberg.

Mientras Carlos XII se encargaba de la guerra contra Dinamarca, el frente oriental sueco quedó a cargo de Georg Johan Maijdel, quien salió de Finlandia en mayo de 1.700 con un ejército de 3.500 soldados en auxilio de Riga, al que se sumó otro de 3.000 al mando de Otto Vellingk.

La movilización de la defensa sueca hizo que Augusto de Sajonia retrocediera a territorio polaco cruzando el río Daugava. El ejército sueco no persiguió a Augusto, quien pudo regresar a Polonia sin contratiempos y reforzar su ejército con más unidades procedentes de Sajonia, hasta que logró reunir 18.000 hombres. Superando con creces al ejército defensivo de Livonia, el rey polaco avanzó nuevamente hacia Riga, provocando la retirada sueca.

El fin de la guerra en Dinamarca produjo que Carlos XII mirara hacia el frente oriental y decidiera marchar a reforzarlo. La llegada del soberano sueco cambió los planes de Augusto II, quien se replegó por segunda ocasión hacia el sur. A finales de septiembre, Rusia declaró la guerra a Suecia, y Carlos XII prefirió defender sus territorios de una eventual invasión del Zar.

Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700)

Mientras Carlos XII se Suecia estaba enfrentándose a Dinamarca y Sajonia, Pedro el Grande de Rusia declaró la guerra a Suecia con el objetivo de recuperar las provincias perdidas de Ingria y Karelia, y obtener su salida al mar Báltico. Como primer paso, el Zar intentaría tomar Narva, una fortaleza en Estonia, justo al otro lado de la frontera de Ingria. La actual frontera rusa estaba a solo 32 km de distancia, una marcha fácil para un ejército de reclutas con poca instrucción.

El ejército ruso era de hecho nuevo, reclutado apresuradamente y entrenado en solo unos meses. Los streltsi (mosqueteros) anteriores a la reforma, se habían rebelado unos años antes y fueron exterminados sin piedad. Sólo quedaron unos pocos remanentes desmoralizados. Solo había cuatro regimientos modernos y bien entrenados en el ejército ruso, los regimientos de la Guardia, Lefort, Butursky, Preobrazhensky y Semyonovsky tendrían que ser la base sobre la cual se construirían el resto de las fuerzas rusas.

Moviéndose rápidamente, Pedro ordenó que los propietarios de tierras, incluidos los monasterios y elementos de la Iglesia ortodoxa, pagaran impuestos proporcionando campesinos siervos como reclutas. Las filas se llenaron pronto, pero tomó tiempo convertir, a veces literalmente, a estos siervos analfabetos en verdaderos soldados. Dominar los ejercicios era un problema, y aprender a cargar y disparar mosquetes como autómatas era otro.

El cuerpo de oficiales ruso también era relativamente nuevo, lleno de cortesanos más ansiosos que útiles. En esa etapa, sus mejores oficiales eran, con algunas excepciones, extranjeros con experiencia militar previa. El brazo de caballería de Pedro era adecuado pero se había quedado obsoleto, pero su artillería era impresionante. Irónicamente, 300 cañones habían sido un regalo de Carlos XII, originalmente destinado a ser usado contra los turcos.

Línea rusa de contravalación

A mediados de septiembre, se le ordenó al príncipe Trubetskoy, gobernador de Novgorod, marchar hacia Narva con una guardia avanzada de 8.000 hombres e invertir en la ciudad. El mariscal de campo Fedor Golovin fue designado para comandar al ejército principal, aunque, por supuesto, el mismo Pedro se destacaría en cualquier decisión militar.

Narva estaba fuertemente fortificada, con muros fuertes con bastiones que sobresalían como una estrella resplandeciente, cada uno lleno de cañones. El centro de la ciudad era típicamente báltico, alemán en estilo y arquitectura, con calles arboladas, pintorescas casas a dos aguas y iglesias luteranas cuyas agujas se alzan en el cielo. La ciudad está anidada de manera segura en la orilla oeste del río Narva, una corriente serpenteante que estaba salpicada de pequeñas islas.

Justo al otro lado del río, y unida a Narva por un puente, se encontraba la antigua fortaleza rusa de Ivangorod, ahora una obra sueca, una reliquia de la época en una frontera fronteriza. Estaba claro que Narva no iba a ser fácil de tomar. La guarnición disponía 1.800 hombres y 297 piezas de artillería.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/narva-e-ivangorod-en-1700--vista-de-las-fortalezas.png 1368w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/narva-e-ivangorod-en-1700--vista-de-las-fortalezas-300x164.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/narva-e-ivangorod-en-1700--vista-de-las-fortalezas-768x420.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/narva-e-ivangorod-en-1700--vista-de-las-fortalezas-1024x561.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/narva-e-ivangorod-en-1700--vista-de-las-fortalezas-100x55.png 100w
Narva e Ivangorod  en 1.700. Vista de las fortalezas. Autor Anton Batov

Afortunadamente, Pedro contaba con los servicios del general Ludwig von Hallert, un ingeniero sajón. Cientos de rusos se pusieron a trabajar cavando trincheras para crear las líneas de circunvalación para protegerse contra los ataques desde la retaguardia (Carlos podría tratar de aliviar la fortaleza invertida), también se construyó una línea de contravalación para proteger al ejército ruso de las salidas de los asediados.

La línea de contravalación se extendía unos 6,5 km y presentaba movimientos de tierra de 3 metros de altura con una zanja de 2 metros de profundidad en el frente. Los montículos de movimiento de tierras fueron rematados por caballos de frisa, troncos cuyos extremos sido talladas en punta. Alrededor de 140 cañones sobresalían de las murallas de tierra, haciendo que la tarea de un atacante sea mucho más difícil.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--asedio-ruso.png 1105w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--asedio-ruso-300x206.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--asedio-ruso-768x528.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--asedio-ruso-1024x704.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--asedio-ruso-100x69.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). Asedio ruso

Reacción del rey Carlos XII de Suecia

Mientras tanto, Carlos estaba reflexionando sobre los planes futuros. Augusto el Fuerte estaba asediando Riga, y para Carlos el rey polaco era el más engañoso y malvado de sus enemigos. Carlos anhelaba el día en que pudiera castigar al sajón de dobles intenciones. Pero era otoño, y el invierno llega temprano a esas zonas del norte. Los suecos tendrían que cruzar el Báltico en una temporada notoria por los vientos otoñales.

Testarudo como siempre, Carlos dio órdenes para que el ejército fuera transportado a Livonia. Esperaba darle a Augustus una paliza, pero si eso no era posible, era lo suficientemente flexible como para girar hacia el norte y tratar con Pedro en Narva.

La flota sueca zarpó el 1 de octubre de 1.700, los barcos se llenaron con las tropas y suministros de guerra.

La flota estaba a mitad de camino en su viaje cuando fue golpeada por una fuerte tormenta. Los barcos de guerra y los transportes fueron dispersados, azotados por fuertes vientos y el mar furioso. Algunos lograron anclar fuera de Courlandia y escapar de la tormenta; otros se hundieron y se perdieron. Los transportes fueron zarandeados como juguetes, hiriendo a muchos soldados y caballos. El mismo Carlos estaba tan mareado que apenas podía tener la mente clara.

El 6 de octubre, la maltrecha flota sueca llegó a Pernau en la bahía de Riga. Los barcos fueron reparados, y una vez que la tormenta amainó, los nuevos transportes trajeron tropas y artillería adicionales de Suecia. Mientras su ejército descansaba y se recuperaba, Charles se enteró de los entonces dirigió su atención al asedio ruso de Narva, a unas 240 km de distancia.

Carlos estableció su cuartel general en Wesenburg, instruyendo a sus hombres mientras esperaba que tropas adicionales se unieran a él. La mayoría de sus oficiales pensaron que un intento de aliviar Narva tan tarde en la temporada era pura locura. Fue una marcha de siete días a Narva, a través de un país desolado que empeoró aún más con la política rusa de la tierra quemada. La tierra estaba llena de pantanos, y las fuertes lluvias la estaban convirtiendo en un mar de barro.

Los oficiales también señalaron que había un solo camino hacia la asediada ciudad y que atravesaba tres pasos que podían defenderse fácilmente. También se rumoreaba que los rusos tenían 80.000 hombres en Narva (en realidad había unos 40.000). Eso significaba que los suecos serían superados en número de ocho a uno.

Carlos escuchó pacientemente, como siempre hacía cuando se discutían asuntos de importancia. Cuando el último oficial hizo su declaración, el Rey anunció que, a pesar de todo, marcharían hacia Narva y se enfrentarían con los rusos lo antes posible. Si tomaban Narva, los rusos podrían conquistar gran parte de las provincias bálticas de Suecia.

Carlos dijo: “Seguramente Dios nos protegerá, ya que nuestra causa es justa. Además, con mis valientes muchachos azules detrás de mí, no temo nada”. Todas las discusiones cesaron: marcharían hacia Narva tan pronto como fuera práctico.

Pero incluso Carlos se dio cuenta de que el invierno se avecinaba rápidamente: marcharía con las tropas que tenía y no esperaría los refuerzos. Eso significaba que el rey tenía unos 10.500 hombres, incluyendo la caballería y 37 cañones, a su disposición inmediata. Los oficiales aún dudosos no sabían qué hacer con su monarca adolescente.

El ejército sueco abandonó Wesenburg el 13 de noviembre. La marcha fue una pesadilla e incluso peor de lo previsto. El camino ya estaba embarrado, pero los miles de pies lo convirtieron en un lodo pegajoso. Una lluvia constante y fuerte, empapaba a los soldados hasta la piel.

Cuando el ejército se detenía por la noche se enfrentaba a nuevas pruebas. Las temperaturas bajaban hasta el punto de congelación, convirtiendo la lluvia en aguanieve y nieve impulsada por el viento. Evitando las comodidades de la realeza, Carlos acampó estoicamente en el suelo, sin tienda ni refugio. Se dijo que la nieve helada le salpicaba en la cara y el cuerpo mientras dormía al aire libre.

Los cielos oscurecidos estaba iluminados por los restos en llamas de las casas de campo que los rusos en retirado habían incendiado. No había comida ni forraje para los caballos. Algunos suecos tenían unas trozos de pan en sus mochilas, pero la humedad constante hacía que el pan se volviera mohoso y tan mojado que era casi incomible.

Pero para gran alegría y alivio de los suecos, los dos primeros pasos en el camino a Narva estaban completamente indefensos. El tercer obstáculo, el paso de Pyhajoggi, fue defendido por la caballería rusa, pero los jinetes del Zar se retiraron después de una escaramuza.

Llegada de los suecos a Narva

La noticia de que Carlos llegaba provocó un alboroto en el campamento de asedio ruso en Narva. Alrededor de las 03,00 horas del 20 de noviembre, Pedro convocó a Carles Eugenio, duque de Croy, y le dijo que asumiera el mando del ejército ruso. El duque de Croy era técnicamente un observador de Augusto de Polonia. Aunque era un soldado experimentado, no hablaba ruso, ni tenía confianza en los oficiales del zar ni en sus soldados.

De Croy intentó declinar educadamente, pero fue difícil decirle no al Zar. Él asumió el mando a regañadientes, y Pedro y el general Fedor Golovin, el comandante nominal ruso, se fueron poco después. El Zar iba a utilizar su presencia para acelerar los refuerzos de Narva y enfrentarse a Augusto, preguntándole por qué había levantado tan precipitadamente el asedio de Riga. Golovin era el ministro de relaciones exteriores ruso, así que tenía sentido, al menos en el papel, que el general fuera con Pedro.

Cuando el ejército sueco llegó a las afueras de Narva, Carlos y el mariscal de campo Rehnskjold subieron a la colina Hermannsburg para observar las posiciones enemigas. Carlos notó una debilidad: las fortificaciones rusas eran muy extensas; el ejército ruso se extendía a lo largo. El ejército sueco se destacaba por la ofensiva; el lema “Ga Pa” (a por ellos) no era una mera exhortación, sino un artículo de fe.

Si la dura y disciplinada infantería sueca pudiera provocar una brecha en las obras defensivas rusas, podría llegar y causar estragos desde dentro. Los “zorros” suecos vestidos de azul estarían en un gran “gallinero” ruso. Era una apuesta audaz, pero Carlos sabía que era la mejor oportunidad de victoria. Su pequeño ejército estaba hambriento, agotado y lejos de casa. Atacar era la única esperanza de salvación.

El plan básico fue ideado por el mariscal Rehnskjold. La infantería sueca, dividida en dos divisiones, golpearían en el centro de las líneas defensivas rusas. Una vez que lograda la ruptura, la izquierda sueca bajo Rehnskjold empujaría hacia el norte. La derecha sueca bajo el general Otto Vellinck empujaría hacia el sur. Era crucial para los suecos mantener al ejército ruso separado en dos mitades. Si todo salía bien, serían capaces de dividir y conquistar facilmente.

La caballería sueca protegería los flancos de la infantería y se ocuparía de los jinetes rusos, si los hubiera. También estarían atentos a los rusos que intentasen montar una salida, o simplemente que intentasen escapar. El rey Carlos y sus Drabantes, Guardias Reales de Corps, estarían en el extremo izquierdo con la caballería bajo el coronel Magnus Stenbock.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700-lineas-de-circunvalacion-rusa-y-ataque-sueco.png 652w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700-lineas-de-circunvalacion-rusa-y-ataque-sueco-250x300.png 250w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700-lineas-de-circunvalacion-rusa-y-ataque-sueco-100x120.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). Lineas de circunvalación rusa y ataque sueco.

Ataque sueco

El marqués de Croy observó la llegada de los suecos, y al principio no sintió motivo de alarma. Era de suponer que Carlos comenzaría a cavar trincheras de asedio: en esencia, los asediadores rusos se convertirían en asediados. El general observó que los suecos estaban haciendo fascines (haces de leña atados), que podrían ser arrojados a las zanjas para ayudar a las tropas a cruzar los fosos. Eso solo podía significar que Carles estaba a punto de atacar. Du Croy decidió enviar una fuerza sustancial, que contaba con aproximadamente 15.000 hombres, para enfrentarse a los recién llegados. Desafortunadamente, los rusos se negaron a abandonar sus fortificaciones. Inclinándose a lo inevitable, de Croy ordenó a las tropas rusas que colocaran sus estandartes regimentales en las trincheras, estuvieran en armas y esperaran los acontecimientos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--vista-de-la-batalla.png 1233w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--vista-de-la-batalla-300x197.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--vista-de-la-batalla-768x505.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--vista-de-la-batalla-1024x674.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--vista-de-la-batalla-100x66.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). Vista de la batalla y ataque sueco.Autor Daniel Stawert

Eran las dos de la tarde cuando Carlos dio la orden para que avanzara el ejército sueco. La lluvia había cesado, pero las nubes se cernían siniestramente sobre los combatientes. A medida que avanzaban los suecos, una tormenta de nieve descendía repentinamente en el campo de batalla como la ira de Dios. Algunos oficiales suecos dudaron. ¿Debían posponer el ataque hasta que la tormenta aclarase?. “¡No!”, Gritó Carlos, su voz se escuchó claramente por encima de los vientos que gritaban: “¡La nieve está a nuestras espaldas, pero dará de lleno en los ojos de los enemigos!” Tenía razón, la tormenta de nieve era una ayuda, no un obstáculo, ya que cegó a los rusos y ocultó lo pocos que avanzaban los suecos contra ellos.

La tormenta se convirtió en una tormenta de nieve en toda regla, la nieve azotada por el viento cayendo tan rápidamente que el horizonte se transformó en un vacío blanco cegador. Las tropas rusas, con los ojos cegados por los copos, podían escuchar los sonidos del enemigo pero no podían ver nada. La tormenta de nieve estaba tan perfectamente sincronizada que parecía que la naturaleza misma estaba aliada con los suecos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-aprovechan-la-ventisca.png 1210w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-aprovechan-la-ventisca-300x189.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-aprovechan-la-ventisca-768x485.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-aprovechan-la-ventisca-1024x647.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-aprovechan-la-ventisca-100x63.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). Los suecos aprovechan la ventisca y se dirigen a las posiciones rusas. Autor Edward Mesjasz

De repente, una línea azul apareció del remolino blanco, apariciones que debían parecer casi fantasmas a los sorprendidos soldados rusos. La mayoría de las tropas rusas eran muzhiks, siervos campesinos sufridos, cuya valentía y estoicismo se correspondían con una superstición comprensible.

Fue la infantería sueca la que se detuvo, alzó sus rifles y disparó una estruendosa descarga. Las llamaradas brotaron de la bocachas de cientos de rifles, y muchos rusos parapetados en las trincheras de tierras cayeron. Dirigidos por oficiales agitando espadas, los casacas azules avanzaron a la carrera. Los regimientos que tenían fascines los arrojaron a las zanjas rusas, haciendo un puente para cruzar. Otros suecos simplemente se zambulleron en la zanja, subieron y lucharon para abrirse paso en las obras de asedio rusas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-neva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-asaltando-las-posiciones-rusas.png 960w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-neva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-asaltando-las-posiciones-rusas-300x261.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-neva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-asaltando-las-posiciones-rusas-768x667.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-neva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-asaltando-las-posiciones-rusas-100x87.png 100w
Batalla de Neva (30 de noviembre de 1.700). Los suecos asaltando las posiciones rusas. Autor de Steve Noon.

Los soldados rusos lucharon valientemente, pero no eran rivales para los determinados suecos. En el combate cuerpo a cuerpo, recordaba con tristeza un oficial sueco “matamos a todos los que nos atacaron y fue una masacre terrible”. Una vez que se hizo una brecha en las trincheras rusas, los soldados suecos entraron como un torrente azul.

A pesar de la nevada y el caos creciente, la disciplina sueca aseguró que todo fuera según lo planeado. Las dos divisiones suecas se separaron y realizaron sus tareas asignadas con frialdad y profesionalismo. Los rusos lucharon valientemente al principio, pero su moral se debilitó por el miedo, la confusión y la falta de experiencia. El pánico surgió y contagió a los regimientos rusos. Las filas ordenadas de soldados se disolvieron en turbas atemorizadas, hombres cuyo único pensamiento era escapar lo más rápido posible. Algunos soldados saltaron sobre los parapetos en un intento de llegar a los campos abiertos, pero estos fugitivos fueron muertos sableados por la caballería sueca.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-atraviesan-las-lineas-rusas.png 1209w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-atraviesan-las-lineas-rusas-300x194.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-atraviesan-las-lineas-rusas-768x496.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-atraviesan-las-lineas-rusas-1024x661.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-suecos-atraviesan-las-lineas-rusas-100x65.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). Los suecos atraviesan las líneas rusas. Autor Marc Grieves.

Buscando instintivamente un chivo expiatorio por sus propias acciones, los muzhiks rusos gritaron: “¡Los alemanes nos han traicionado!”. Alemán era el término genérico ruso para extranjero, y para muchos de esos oficiales el sentimiento era mutuo. El general Ludwig von Hallert, un sajón al servicio del Zar, estaba completamente disgustado, recordó: “Ellos [los rusos] corrían como una manada de ganado, un regimiento se mezclaba con otro, de modo que apenas 20 hombres pudieran alinearse”.

La caballería del general Boris Sheremetev hizo poco para ayudar a la situación. Los jinetes rusos, muchos de ellos dvoriane (nobles), galoparon fuera del campo en un pánico, lo que demuestra que las sangres azules pueden escapar tan rápido como los plebeyos. Muchos trataron de cruzar precipitadamente en el río, y muchos perecieron ahogados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--lucha-en-el-interior.png 1232w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--lucha-en-el-interior-300x176.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--lucha-en-el-interior-768x450.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--lucha-en-el-interior-1024x600.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--lucha-en-el-interior-100x59.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). Lucha en el interior. Autor Alexander Kotzebue

Los suecos presionaron hacia norte y hacia el sur, empujando a todos delante de ellos. La retirada rusa pronto se convirtió en una derrota. Miles de aterrorizados soldados rusos, artilleros y conductores de carros intentaron desesperadamente cruzar a la orilla este del río Narva a través del puente Kemperholm. Era una estampida salvaje de hombres, todos empujando, y tropezando unos con otros en un frenético esfuerzo por escapar. El puente se debilitó por el exceso de peso, y finalmente sus vigas cedieron. Toda la estructura se derrumbó en el río, llevando a cientos de rusos a morir en las frías aguas de abajo. Peor aún, la importante vía de escape aisló al resto de los soldados en pánico.

Carlos estaba en el centro de la pelea, pero más como un soldado común que un comandante en jefe. Temerario hasta el punto de la imprudencia, se expuso continuamente al peligro. En un momento dado, el rey y su caballo cayeron en una zanja fangosa, y quedó atrapado la suciedad viscosa siendo retenidos ambos. Fue liberado después de mucho esfuerzo, pero tuvo que dejar atrás su caballo y una bota. Eso no acabó con sus aventuras. Montó un segundo animal solo para que mataran a la pobre bestia, que cayó debajo de él. Cuando un soldado sueco le dio un tercer caballo, Carlos dijo sonriendo: “Veo que el enemigo quiere que practique la equitación”. El rey también fue alcanzado por una bola de fusil perdida, que luego se encontró en su corbata.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--el-rey-carlos-xii.png 1200w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--el-rey-carlos-xii-300x180.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--el-rey-carlos-xii-768x461.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--el-rey-carlos-xii-1024x614.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--el-rey-carlos-xii-100x60.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). El rey Carlos XII durante la batalla. Se arriesgó demasiado perdiendo dos caballos durante la misma.

En el extremo norte del campo de batalla, cerca del derrumbado puente de Kamperholm, varios batallones se atrincheraron apresuradamente detrás de un muro improvisado de carros de suministro y cañones. El reducto incluía los regimientos Preobrazensky y Semyonnovsky bajo el general Ivan Buturlin, eran el orgullo de Peter, bien entrenados y uniformados a la moda de Europa Occidental, y su confianza en ellos estaba justificada. Parte de los soldados que huían se unieron a ellos.

Una potencial derrota se cernía en la cúspide de la victoria. Lejos al sur, la división rusa de 6.000 hombres del general Weide estaba indemne e intacta. Si Weide decidiera montar una ofensiva, los triunfantes pero agotados suecos y aún superados en número podían quedar atrapados entre su división y los rusos tras la fortaleza de carros.

Por suerte, los rusos capitularon, su espíritu finalmente se rompió. Carlos bien podría haber jugado al vencedor magnánimo, pero en su corazón se sentía aliviado de que se hubieran rendido. El rey sueco les otorgó términos generosos: los oficiales serían retenidos, pero la mayor parte del ejército vencido sería liberado y se le permitiría regresar a casa. En realidad, la perspectiva de custodiar a unos 20.000 prisioneros con 9.000 soldados suecos era una tarea difícil. Los más altos comandantes rusos permanecieron con los suecos, inicialmente como rehenes, para garantizar el cumplimiento de los términos de la rendición. Pero más tarde, Carlos violó el tratado y los mantuvo como prisioneros.

A los soldados rusos comunes se les permitió mantener sus mosquetes, pero los estándares, cañones y material de guerra debían ser entregados a los suecos. El botín incluía 173 piezas de artillería, incluyendo 64 cañones de asedio (y un poco más tarde 22 morteros adicionales en un tren de bagajes cerca de Yam) y 4.050 mosquetes, 10.000 balas de cañón, 397 barriles de pólvora y 230 estándares.

Secuelas

Las bajas suecas fueron sorprendentemente bajas, con unos 667 muertos y unos 1.200 heridos. Fue más difícil evaluar las bajas rusas debido a la naturaleza caótica de los combates. La mayoría de las fuentes coinciden en que los rusos perdieron entre 10.000 y 15.000 muertos y heridos, y 20.000 fueron tomados prisioneros. Pocas batallas han sido tan unilaterales.

Los rusos fueron liberados al amanecer del día siguiente. Carlos montó un espléndido caballo y se situó cerca del reparado puente Kamperholm. Mientras los moscovitas avanzaban con dificultad, cruzando el tramo para obtener su libertad, se quitaban los sombreros en un homenaje reacio a su conquistador. Cada regimiento ruso puso su estandarte a los pies del Rey, y la pila de banderas de seda crecía con cada minuto que pasaba.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-rusos-rindiendo-los-estandartes.png 960w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-rusos-rindiendo-los-estandartes-300x163.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-rusos-rindiendo-los-estandartes-768x416.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-narva-30-de-noviembre-de-1700--los-rusos-rindiendo-los-estandartes-100x54.png 100w
Batalla de Narva (30 de noviembre de 1.700). Los rusos rindiendo los estandartes tras la batalla.

La victoria de Narva le dio a Carlos XII una fama mundial de gran estratega, siendo considerado como uno de los más grandes generales de su tiempo.

La victoria sueca contra todo pronóstico puede atribuirse a tres factores: el liderazgo audaz y poco convencional de Carlos, la cuidadosa planificación del mariscal Rehnskjold y la dureza y profesionalidad de su infantería. Los suecos también tuvieron suerte porque estaban luchando contra un nuevo ejército embrionario ruso no probado que todavía estaba instruido.

Después de la batalla de Narva, a Carlos se le presentaban a dos opciones: invadir Rusia mientras Pedro seguía siendo vulnerable o volver y atacar Augusto de Sajonia-Polonia. Él eligió este último, dándole al Zar un respiro muy necesario.

Batalla del Duina o de Riga (19 de julio de 1.711)

Tras la batalla de Narva, quedaba la amenaza sajona en el Báltico. El ejército sueco acampó en Dorpat durante el invierno de 1700 y la primavera de 1701 decidió cruzar el río Duna (Düna, Dvina o Daugava) para dirigirse contra Augusto el Fuerte de Sajonia y de Polonia.

El ejército combinado sajón-ruso de un total de 29.000 hombres se había atrincherado en el río Duina Occidental o Daugava de 600 metros de ancho bajo el mando de Adam Heinrich von Steinau.

El rey sueco envió órdenes al gobernador general de Livonia, Erik Dahlbergh, en preparación para el cruce antes de la llegada del ejército principal sueco. Dahlbergh recibió la orden de obtener alrededor de 200 botes de desembarco de diferentes tamaños y también recibió instrucciones de construir un puente para pasar la caballería a través del río. Se suponía que la operación debía realizarse con estricta confidencialidad para garantizar un ataque sorpresa a los enemigos. El ejército sueco de 14.000 hombres llegó a Riga el 17 de julio, y ya en el momento, se completaron los preparativos para el ataque. Sin embargo, el mal tiempo arruinó los planes suecos de atacar instantáneamente, y el asalto tuvo que posponerse. Se dejó que un regimiento de caballería sueco amenazara a Kokenhusen, lo que obligó a Steinau a dividir sus fuerzas, pero la mayor parte de su ejército permaneció en Riga.

El ejército aliado estaba inicialmente bajo el mando del general sajón Otto Arnold von Paykull y Ferdinand Kettler de Curlandia, quienes estaban seguros de una victoria fácil. En su confianza, priorizaron sus números, posición ventajosa, reductos y coraje sajón a la superioridad de los suecos. Antes de la batalla, Kettler pronunció: “incluso una fuerza superior de 300.000 suecos no sería suficiente para lograr con éxito cualquier avance en el cruce”. Sin embargo, el ejército sajón se desplegó a una distancia de la playa, para asegurar que solo unos pocos regimientos suecos desembarcaran, antes de atacar masivamente con toda su capacidad para hacer retroceder a los suecos y capturar a su rey.

Las fuerzas suecas estaban compuestas por los regimientos de infantería de los Guardias (3 bns), de Vastermanland, (2 bns), de Dahlkarl (2 bns) de Nerike och Wermland (2 bns) de Vasterbotten (2 bns), de Helsinge (2 bns), de Uppland (2 bns), de Lewenhaupt (2 bns), de Posse (2 bns), de Pudbusch (2 bns). Los regimiento de dragones de Lif (4 sqns), de Albedyl (4 sqns). Los regimientos de coraceros de Lif (6 sqns), de Ostgota (4 sqns), de Smaland (4 sqns), de Kruse (4 sqns), de Nyland (4 sqns) y de Drabant (1 aqns). En total 21 batallones, 8 escuadrones de dragones y 23 escuadrones de coraceros.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio.png 1260w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-300x138.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-768x354.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-1024x471.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-100x46.png 100w
Batalla del Duina o de Riga (19 de julio de 1.701). Cruce del río. Autor Johan Lithén

Durante la tarde del 18 de julio, un poco más de 6.000 de infantería sueca y 535 tropas de caballería comenzaron a embarcar sus botes de desembarco en silencio (había aproximadamente 195 botes de diferentes estructuras y tamaños, incluidas cuatro baterías flotantes con 10 Cañones cada uno y una corbeta con 16 cañones). Los cañones suecos de Riga habían bombardeado continuamente los atrincheramientos de los aliados en el río el mismo día y seguirían haciéndolo durante toda la noche y durante el desembarco. Después de que todas las tropas se embarcaran, los suecos primero incendiaron algunos botes pequeños cargados con paja húmeda y los incendiaron, empujándolos hacia el río para ocultar la visión de los aliados con el humo, luego a las cuatro de la mañana del 19, comenzó el ataque.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-por-los-suecos.png 1362w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-por-los-suecos-300x164.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-por-los-suecos-768x419.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-por-los-suecos-1024x559.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--cruce-del-rio-por-los-suecos-100x55.png 100w
Batalla del Duina o de Riga (19 de julio de 1.701). Cruce del río por los suecos. Autor Johan Philipp Lemke

Durante su recorrido a mitad de camino, cuando los botes de desembarco dieron la vuelta a la isla de Fossenholm (que efectivamente había bloqueado la vista de los suecos), fueron descubiertos y comenzaron a dispararles. Las cuatro baterías flotantes suecas devolvieron el fuego, y después de media hora, los suecos llegaron a la orilla e inmediatamente entraron en combate con las patrullas de reconocimiento sajonas. Cuando cerca de 3.000 tropas suecas habían desembarcado, los sajones lanzaron su primer ataque con 3.500 hombres. Sin embargo, la fuerza sueca bajo el mando personal del Rey en persona, no se retiró y el ataque fue rechazado. Luego, los suecos irrumpieron secuencialmente y tomaron el cercano reducto de Garras, que asaltaron y se encontraba a 200 pasos de la orilla, donde lograron establecer un buen punto de apoyo, cubriendo la construcción del puente flotante.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--asalto-del-reducto-sajon.png 1296w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--asalto-del-reducto-sajon-300x172.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--asalto-del-reducto-sajon-768x441.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--asalto-del-reducto-sajon-1024x588.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--asalto-del-reducto-sajon-100x57.png 100w
Batalla del Duina o de Riga (19 de julio de 1.701). Asalto del reducto sajón de Garras. Autor Manu La Canette

Después de un breve estancamiento, los suecos formaron para hacer frente a un segundo ataque efectuado por el general sajón Otto Arnold von Paykull, que tenía la intención estricta de expulsarlos antes de la llegada de más refuerzos suecos. Ese ataque, como el anterior, fue rechazado. Pero en esos momentos el general sajón Adam Heinrich von Steinau regresó de Kokenhusen con grandes refuerzos y se hizo con el mando. Ordenó un tercer ataque a la posición sueca, que en este momento tenía casi todos los hombres listos para el desembarco. Dado que el flanco izquierdo sueco estaba protegido por el río, Steinau reunió a su caballería en un intento de atacar a la derecha sueca que estaba bastante desprotegida. El ataque tuvo cierto éxito al principio, pero después fue atacado por retaguardia por la caballería sueca.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--plano-del-cruce-y-de-la-batalla.png 1163w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--plano-del-cruce-y-de-la-batalla-300x216.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--plano-del-cruce-y-de-la-batalla-768x554.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--plano-del-cruce-y-de-la-batalla-1024x739.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--plano-del-cruce-y-de-la-batalla-100x72.png 100w
Batalla del Duina o de Riga (19 de julio de 1.701). Plano del cruce y de la batalla

A las siete de la mañana, el comandante sajón Heinrich von Steinau celebró un consejo de guerra con sus generales y decidió retirarse de la batalla. Se lanzó otro ataque a los suecos para cubrir la retirada. Sin embargo, el mal tiempo impidió las construcciones finales del puente que impidió el cruce del grueso de la caballería sueca, por lo que Augusto II huyó con su ejército. Los suecos perdieron 100 hombres muertos y otros 400 heridos. Las fuerzas aliadas perdieron cerca de 1.300 muertos y heridos y otros 700 capturados, 36 piezas de artillería y 4 estandartes también fueron tomados por los suecos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--vista-de-la-batalla.png 1226w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--vista-de-la-batalla-300x223.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--vista-de-la-batalla-768x570.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--vista-de-la-batalla-1024x760.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--vista-de-la-batalla-100x74.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-del-duina-o-de-riga-19-de-julio-de-1701--vista-de-la-batalla-160x120.png 160w
Batalla del Duina o de Riga (19 de julio de 1.701). Plano del cruce y de la batalla

Después de la batalla, Carlos puso sitio y tomó a Mitau (donde consiguió 8.000 mosquetes y 9.000 pistolas) y luego irrumpió en el reducto de Cobron donde 400 rusos estaban estacionados, solo después de una masacre, el reducto fue tomado con tan solo 20 rusos aún vivos. Charles más tarde puso sitio a Dünamunde y poco después comenzó a perseguir a las fuerzas en retirada que inicialmente habían sido 20.000 hombres. Las 10.000 fuerzas rusas bajo Anikita Ivanovich Repnin se retiraron hacia Rusia después sin apenas haber participando en la batalla principal. Los sajones se retiraron a Prusia neutral y, por lo tanto, abandonaron todo Curlandia, que quedó abierto para Carlos, tomando Kokenhusen.

El puente sobre el río Daugava que Carlos XII había ordenado construir, tras la victoria sueca, la ciudad quedó se con la estructura. En 1705, el puente, que había sido alojado durante el invierno en la bahía de Vējzaķsalas, fue arrastrado por las aguas de la primavera. Más tarde, el puente flotante fue restaurado, pero en 1.710, sería destruido por el ejército ruso durante el asedio de Riga.

Batalla de Erestfer (9 de enero de 1.701)

El primer año de la guerra había sido el más exitoso para Suecia. Los daneses estaban fuera de la guerra; Riga se había mantenido en contra de los sajones y Narva contra los rusos. Sin embargo, se había probado que las pequeñas fortificaciones eran de poca utilidad. Jama, Koporie, el reducto de Cobron, Kokenhusen e incluso los más fuertes Neumünde había caído rápidamente. Las principales fortificaciones de Riga y Narva aguantaron bien a pesar de sus deficiencias. Antes de que terminara el año, Carlos XII creó dos nuevos ejércitos para defensa móvil en el este. El primero era el “ejército de Narva” con 6.000 hombres, asignados al mayor general barón Abraham Cronhiort. Este ejército fue creado el 19 de diciembre de 1.700 y era responsable de proteger Ingria, un deber que más tarde se extendió para incluir Finlandia. El segundo era el “ejército de Dorpat”, una fuerza menor con el coronel Wolmar Anton von Schlippenbach como su comandante. El ejército de Dorpat incluía las guarniciones de Dorpat y y Marienburgo y se suponía que debía defender 200 kilómetros de frontera, desde el río Duina o Daugava en el sur hasta el extremo norte del lago Peipus.

Como Carlos dejó solo 2.000 soldados en Livland bajo el mando del general Wolmar Anton von Schlippenbach, el zar Pedro vio su oportunidad y en septiembre envió a Boris Sheremetev con 9.000 soldados para invadir la zona. El 5 de septiembre, se enfrentaron ambas fuerzas en Rauge, terminando con una victoria de sueca en la que los rusos sufrieron 2.000 bajas y los suecos unas 100 entre muertos y heridos.

Sin embargo, en diciembre Sheremetev regresó con un ejército de 13.000 efectivos (8.000 infantes, 5.000 de caballería y 20 cañones). Schlippenbach Salió a su encuentro con 3.500 efectivos y 6 piezas de artillería. El 9 de enero de 1.702, el ejército sueco atacó y derrotó a la avanzada rusa en Erestfer (los suecos llaman a este pueblo Erastfer, y los alemanes Ellisfer), un pueblo ubicado a 11 km de Dorpat. Schlippenbach decidió entonces retirarse a su campamento fortificado. Durante esta maniobra atacó el principal ejército ruso. La caballería sueca fue expulsada dejando a la infantería aislada. Las bajas fueron altas entre la infantería sueca (700 muertos y 350 prisioneros). El mismo Schlippenbach escapó del campo de batalla a duras penas. Los rusos sufrieron aproximadamente 1.000 muertos junto con otros 2.000 heridos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-erestfer-9-de-enero-de-1701.png 1200w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-erestfer-9-de-enero-de-1701-300x159.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-erestfer-9-de-enero-de-1701-768x406.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-erestfer-9-de-enero-de-1701-1024x542.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-erestfer-9-de-enero-de-1701-100x53.png 100w
Batalla de Erestfer (9 de enero de 1.701). El ejército ruso de Borís Petróvich Sheremétev derrotó a las tropas suecas de Wolmar Anton von Schlippenbach, en venganza por Narva

Fue la primera victoria significativa de Rusia en la Gran Guerra del Norte. Antes de invadir Ingria, Pedro el Grande aseguró la participación continua de Polonia en la guerra contra Suecia prometiendo al rey Augusto II de Polonia, 20.000 tropas rusas, 100.000 libras de pólvora y 100.000 rublos al año durante tres años.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-04-16. Última modificacion 2021-06-03.
Valora esta entrada