Siglo XVIII Gran Guerra del Norte (1700-21) Guerra en Noruega (1.716-19)
Guerra en Noruega (1.716-19)

Primeros intentos de paz

Jorge I de Gran Bretaña sostuvo una postura un tanto ambivalente en la guerra. Como elector de Hanóver, formó parte de la alianza antisueca, y como rey de Gran Bretaña, se mantuvo neutral. Finalmente, se alió a Suecia y fue el fiel de la balanza que evitó el desastre total para este último país.

Georg Heinrich von Görtz, ministro plenipotenciario de Carlos XII, demostró ser un hábil diplomático que entabló contacto con varias naciones europeas para buscar nuevas alianzas en la guerra.

De regreso a Suecia en 1.715, Carlos XII planeó su siguiente estrategia. Sus posesiones consistían ahora únicamente de la Suecia propiamente dicha, y aun la integridad de ésta peligraba. Desde 1.715, Federico IV de Dinamarca proyectaba una nueva invasión en Escania, para lo que solicitó el apoyo del ejército ruso y de la armada británica. Sin embargo, la ayuda rusa no se concretó, ante la desconfianza que el zar Pedro I mostraba hacia sus aliados. Ese acontecimiento fue el primer signo de una rotura de los lazos entre los enemigos de Suecia.

Jorge I de Gran Bretaña, también elector de Hanóver, se mostró inconforme por la permanencia de destacamentos rusos en suelo alemán, y Pedro I de Rusia, para fortalecer su influencia en la región y limitar a Hanóver, concluyó una estrecha alianza con Prusia mediante el tratado de Havelberg en 1.716.

Los ministros suecos habían alertado al Rey de la precaria situación económica del país y de la necesidad de acordar la paz. Georg Heinrich von Görtz, primer ministro del Rey desde 1.716, se encargó de entablar conversaciones diplomáticas con diferentes potencias europeas, incluidas las enemigas, que tenían como fin crear nuevas alianzas en la guerra. En Gran Bretaña, Suecia se acercó a los jacobitas seguidores de la casa de Estuardo, y en España se establecieron contactos con Giulio Alberoni. Görtz también inició conversaciones de paz con el Zar, en las que incluso se trató el tema de una alianza entre Rusia y Suecia, algo hasta entonces impensable. En las islas Åland se reunieron las delegaciones de ambos países en mayo de 1.718; sin embargo, las duras condiciones de paz que exigió el Zar, terminaron echando por tierra las negociaciones. En secreto, Görtz entabló vínculos diplomáticos con Jorge I de Gran Bretaña, vislumbrando ahí la vía más factible para crear una alianza.

Ataque de Carlos XII a Noruega (1.716)

Para asegurar el sur y prevenir una posible invasión danesa, Carlos XII decidió atacar directamente Copenhague a principios de 1.716, aprovechando el congelamiento del estrecho de Öresund a principios de año, como antaño lo había logrado su abuelo Carlos X Gustavo; el plan era atacar København a través del Öresund con 12.000 tropas, pero su plan fracasó cuando una tormenta fragmentó los hielos el 9 de enero.

Como segunda opción, Carlos XII se decidió a invadir Noruega, el territorio más débilmente defendido de Federico IV. Al saber que la conclusión de la guerra estaba lejos de ser favorable para Suecia, se pretendía compensar las pérdidas territoriales con algunas ganancias en suelo noruego.

El 8 de marzo, los suecos comenzaron la campaña de 1.716 o el primer Norgesfelttog, cuando el rey guerrero a cargo de 3.000 soldados suecos cruzó la frontera noruega en Östervallskog en Värmland. El plan de era de dos incursiones separadas con 3.000 hombres respectivamente bajo su propio liderazgo contra Christiania (actual Oslo) desde el este, y 4.000 hombres bajo el teniente general Carl Gustav Mörner desde el sudeste pasando Halden en una maniobra de tenaza sobre la importante fortaleza de Åkershus.

El ejército sueco avanzó con muchas dificultades hacia la capital, Cristianía, en medio de tormentas de nieve, sin que los noruegos ofrecieran mayor resistencia, la nevada detuvo a Carlos durante tres días. Esta demora no solo salvó a la defensa noruega sino que también frenó el impulso e hizo desaparecer la sorpresa del avance hacia Cristianía, donde el terreno daba ventaja a los defensores.

Después de varios intentos de tomar la fortaleza de Akershus, que fracasaron, porque los suecos no tenían suficiente artillería para romper las murallas, el rey sueco ya no podía quedarse en Cristianía. Con la llegada de la primavera, una flota de transporte dano-noruega procedente de Dinamarca llegó con unos 4.000 soldados experimentados. Fredrikstad y Halden estaban bajo control noruego, y las líneas de comunicación con Suecia no podían mantenerse después de que la fortificación de Moss cayera a manos de los noruegos el 23 de abril. Carlos XII no vio otra salida que retirarse sobre Glomma. En abril, los suecos comenzaron la retirada.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-sueca-en-noruega-en-1716-17.png 654w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-sueca-en-noruega-en-1716-17-226x300.png 226w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-sueca-en-noruega-en-1716-17-100x133.png 100w
Campaña sueca en Noruega en 1.716-17

Carlos XII se dio cuenta de la importancia de asegurar las líneas de suministros entre él y Suecia si quería continuar la campaña y someter Noruega, o al menos asegurar las zonas noruegas al este de Glomma. Desde el principio comprendió que tenía que conquistar Halden desde la fortaleza de Fredriksten y, el 19 de marzo de 1.716, ya había enviado órdenes a Gotemburgo para que transportara artillería pesada a Fredriksten por mar.

Las tropas suecas, que avanzaron por tierra a principios de 1.716, no podían transportar artillería pesada. Habría retrasado aún más el avance de las fuerzas. Pero la artillería que llegó a Gotemburgo se detuvo porque la escuadra noruega del mar del Norte había bloqueado la carretera hacia el norte tan pronto como el deshielo llegó con la primavera. Los suecos encontraron un anclaje seguro más al sudeste, pero los caminos eran intransitables para el equipo pesado. Mientras los barcos con la importante artillería de asedio en la carga se alineaban contra Halden, Carlos XII sufrió una dolorosa derrota durante asedio de Halden el 4 de julio de 1.716, cuando intentó asaltar la fortaleza y fue rechazado.

Después de la derrota del 4 de julio, Carlos XII decidió esperar la importante artillería. Había ordenado descargar el equipo de los cargueros al puente flotante en Svinesund, y luego llevarlos por caminos hasta Torpum. Pero el 8 de julio, a mediodía, Carlos XII pudo escuchar fuertes disparos de cañones desde el sur.

La flota danesa-noruega comenzó la búsqueda de la flota sueca el año 1.716, y el famoso y audaz capitán Peter Wessel apodado Tordenskjold fue nombrado almirante el 24 de febrero de 1.716 en Copenhague. El mismo día, el nuevo rey ordenó al joven capitán que preparara su fragata, el Hvide Ørn, para enviar cartas e instrucciones a Noruega.

Un poco más tarde, el Rey designó al talentoso vicealmirante Christian Carl Gabel como jefe de la flota del mar del Norte con 7 buques de línea, 6 fragatas, 5 pramps y también la flota del archipiélago noruego.

Desde Fladstrand, el almirante Vis Gabel partió con su escuadrón el 12 de abril de 1.716. El escuadrón consistía en unos 4.000 hombres en dos regimientos. Después de solo cinco días, Gabel y sus hombres llegaron a Fredrikstad, donde desembarcaron justo antes de la segunda batalla de Moss. El 6 de abril, Tordenskjold había transportado a los oficiales a Holmestrand para unirse al teniente general Barthold Heinrich Lützow, quien dirigía la defensa de Noruega. Gabel participó durante la segunda batalla de Moss el 25 de abril al tomar una posición entre Kambo y Moss con sus fuerzas contra un posible ataque sueco desde el norte.

El almirante Olof Strömstierna había preparado una flota del orden de Carlos XII. Pero Strömstierna eran lo suficientemente realista como para darse cuenta de la necesidad de una navegación segura a lo largo de la costa de Bohuslän, y por lo tanto solo usaba embarcaciones de fondo plano para evitar los buques de guerra noruegos y daneses, que tenían demasiado calado para navegar en aguas poco profundas.

El 1 de mayo de 1.716, en la isla de Styrsö, Tordenskjold encontró un destacamento sueco con varios buques de guerra, probablemente con una parte de la flota sueca.

Tordenskjold llegó a Noruega con la creencia de que la flota de transporte sueca, que los había evitado durante tanto tiempo, podría haber entrado en Dynekilen. El lugar era muy adecuado para evitar ser descubierto y atacado. En una carta al rey el 21 de junio, después de que la escuadra de Tordenskjold estaba casi completada, escribió que creía que los Strömstierna había ido a Dynekilen, y que buscaría a los suecos allí.

Batalla de Dynekilen (8 de junio de 1.716)

El 2 de julio de 1.716, el escuadrón de Tordenskjold se puso rumbo al norte. Al día siguiente, pasó Kronborg, donde las cartas fueron llevadas a tierra. Poco después, hubo una escaramuza en Kullen, en la costa sueca de Skåne,donde Tordenskiold consiguió dos trofeos, un hukkert con cuatro cañones, y una doble lancha con cuatro bases giratorias.

El 4 de julio, Tordenskjold continuó hacia el norte, y durante los siguientes tres días tuvo que abrirse camino con sus mejores barcos de vela.

El 7 de julio, Tordenskjold echó el ancla entre Koster y Grisebåene. Sin saberlo, había llegado a las aguas del Dynekilen justo a tiempo.

Las rutas de suministro podrían haber llegado a un lugar seguro y tal vez podrían haber descargado la carga en Strömstad, pero decidieron ir a Dynekilen, donde había estado el 1 de mayo, y esperar más instrucciones allí. En Styrsö fue había convencido de que el enemigo no tenía barcos de guerra en Noruega. Por lo tanto, creía que el Dynekilen debería ser un refugio seguro. Así que fue allí,asentó una batería en un islote, ancló y se preparó para descargar tan pronto como llegó la orden real.

Tordenskjold entró en contacto con varios marineros que le informaron de que una flota sueca había llegado a Dynekilen el 5 de julio de 1.716, y que los oficiales deberían estar invitados a una boda en la granja Dyne por la noche.

Dynekilen era un fiordo de 5 kilómetros de longitud que se cruzaba al noreste con la costa norte de Bohuslän. Hay altos acantilados a ambos lados de una entrada estrecha, que en algunos lugares era entre 100 y 150 metros de ancho. La entrada conducía a un lago triangular que estaba rodeado de altas pendientes boscosas, en la parte interior del fiordo, el paisaje se allanaba en campos cultivados, donde la granja Dyne en ese momento se encontraba junto a un islote. El calado del agua en el Dynekilen era de entre 13 y 14 metros, solo medio metro más profundo que el fiordo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717--plano-del-fiordo.png 800w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717--plano-del-fiordo-232x300.png 232w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717--plano-del-fiordo-768x994.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717--plano-del-fiordo-791x1024.png 791w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717--plano-del-fiordo-100x129.png 100w
Batalla de Dynekilen (8 de junio de 1.717. Plano del fiordo

Las vías de acceso podrían haber sido cerradas en la entrada estrecha a Dynekilen con una barrera y también se podía haber instalado artillería allí. Pero decidió simplemente poner un par de botes que eran apoyados principalmente con una batería de 6 cañones de 12 libras en un un asentamoento en un islote dentro del fiordo. Los barcos suecos estaban bastante cerca del fiordo.

La flota danesa-noruega se componía de 7 barcos (el Hjælper (47), el Ark Noæ (33), el Hvide Ørn (30), el Vindhund (16), y las galeras Charlotte Amalia (7), Louisa (7), y Prinds Christian (7)). En total 97 cañones pesados, 38 cañones ligeros y 2 obuses.

La escuadra sueca de escolta era de 9 barcos (el Stenbock (24); las galeras Proserpina (5), Ulysses (5), Lucretia (12), Wreden (21); las medio-galeras Achilles (5), Pollux (5), Hector (5), Castor (5); los botes Biorn (4), Svarte Maeren (4), y Schelpaden (12)). En total 40 cañones pesado y 72 cañones ligeros, a los que hay que sumar los 6 de la isla. Además había 14 buques mercantes.

A las 01,30 horas, una hora y media antes de la salida del sol, el 8 de julio de 1.716, la escuadra de Tordenskjold zarpó en una brisa occidental, y una hora más tarde cruzó Lesundet hacia el fiordo. La escuadra estaba asistida por un pescador sueco, que por casualidad había sido capturado y llevado a bordo del Hvide Ørn . Irónicamente, era lo mismo que había llevado a Strömstierna a Dynekilen. A las 05,30 de la madrugada los barcos se habían acercado entre los islotes y se prepararon para la batalla. A las 06,00 horas, los barcos se acercaron a Stora Krossön, que divide la entrada en dos, y comenzaron a avanzar por el estrecho canal que se extiende 3,5 kilómetros hacia el interior. Allí se encontraron con tres o cuatro botes más pequeños, que estaban de avanzada.

Tordenskjold había destacado a la galera Prinds Christian, para poder hacer un reconocimiento. Desembarcó fuerzas para obtener una visión general de las fuerzas suecas. Pudo ver que estaban completamente desprevenidos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717.png 1080w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717-300x171.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717-768x439.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717-1024x585.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1717-100x57.png 100w
Batalla de Dynekilen (8 de junio de 1.717). Autor Peter Wessel

Dejó paso al barco más potente el Hjælper (47), que a las 07,30 entró sigilosamente en el puerto seguido del Ark Noæ (33) y los otros barcos, con la fragata Hvide Ørn (30) la última.

Primero destruyeron la batería en la pequeña isla fortificada equipada con 6 cañones de 12 libras colocados en la entrada del puerto.

Y una vez dentro se colocaron en línea para hacer fuego. El mayor barco sueco, Stenbock (24) se rindió, después de lo cual los buques más ligeros encallaron, y se intentó capturar a la mayoría de ellos. Las fuerzas dano-noruegas trabajaron para apagar incendios y rescatar la mayor cantidad posible de barcos incendiados por los propios suecos. La batalla terminó a las dos de la tarde.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1-717--mosqueteros-suecos-disparando-desde-la-costa.png 1279w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1-717--mosqueteros-suecos-disparando-desde-la-costa-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1-717--mosqueteros-suecos-disparando-desde-la-costa-768x447.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1-717--mosqueteros-suecos-disparando-desde-la-costa-1024x596.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-dynekilen-8-de-junio-de-1-717--mosqueteros-suecos-disparando-desde-la-costa-100x58.png 100w
Batalla de Dynekilen (8 de junio de 1.717). Mosqueteros suecos disparando desde la costa. Autor Peter Wessel

Lograron salvar y capturar 30 barcos, mientras que 14 barcos, que consistían en varias galeras y barcos de transporte, fueron destruidos por los suecos. Las fuerzas terrestres suecas continuaron disparando mosquetes desde las colinas circundantes durante esas operaciones, lo que eventualmente obligó a Tordenskjold a irse, pero no le impidió llevarse consigo a los 30 barcos suecos capturados. La fuerza dano-noruega sufrió 76 bajas, 19 muertos y 57 heridos.

Debido a la pérdida de esta flota de transporte en Dynekilen, Carlos XII se vio obligado a abandonar la invasión de Noruega y retirar sus tropas a Suecia, donde pronto se preocupó por establecer defensas contra la fuerza de invasión combinada de Dinamarca y Rusia.

Ataque sueco a Nya Varvet (1.717)

A principios de 1.717, los daneses todavía estaban preocupados de que Carlos XII reanudara su invasión de Noruega. Los corsarios suecos con sede en Gotemburgo todavía persistían en su hostigamiento del comercio dano-noruego. Tordenskjold, por lo tanto, preparó un asalto al escuadrón de Gotemburgo y, en la medida de lo posible, al escuadrón de corsarios con sede en Gotemburgo en el río Göta älv. El momento de sorpresa ganaría importancia, como lo hizo en Dynekilen. Sin embargo, no había planes de atacar la fortaleza Nya Älvsborg o la fortaleza de la ciudad de Gotemburgo. En febrero, los barcos daneses habían comenzado a bloquear la desembocadura del río Göta älv.

En la mañana del 2 de mayo de 1717, una fuerza naval dano-noruega ancló en el archipiélago de Gotemburgo con el propósito de realizar una incursión nocturna contra puertos y astilleros suecos en la ciudad, pero el factor sorpresa se perdió desde el principio. Esto sucedió debido a desacuerdos entre los comandantes dano-noruegos que finalmente dieron como resultado que uno de los barcos necesarios; el Ark Noæ (33) no llegó a tiempo. Los daneses bajo el mando de Tordenskjold, todavía lograron maniobrar más allá de la fortaleza de Nya Älvsborg con barcazas, galeras y prams que tenían alrededor de 100 cañones y 1.800 soldados, durante la noche entre el 2 y el 3 de mayo.

Como resultado del desorden danés antes de la batalla, los suecos pudieron dedicar unas horas adicionales para reforzar sus defensas. La defensa de Gotemburgo estaba dirigida formalmente por Carl Gustaf Mörner, el gobernador de Gotemburgo y el conde de Bohus, pero en la práctica estaba liderado por Olof Strömstierna. Federico I, futuro sucesor del trono sueco, se debió a la coincidencia que estaba en Gotemburgo en ese momento y participó en los combates.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/ataque-danes-a-la-fortaleza-de-new-aelvsborgen-en-1717.png 1347w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/ataque-danes-a-la-fortaleza-de-new-aelvsborgen-en-1717-300x162.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/ataque-danes-a-la-fortaleza-de-new-aelvsborgen-en-1717-768x415.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/ataque-danes-a-la-fortaleza-de-new-aelvsborgen-en-1717-1024x553.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/ataque-danes-a-la-fortaleza-de-new-aelvsborgen-en-1717-100x54.png 100w
Ataque danés a la fortaleza de New Älvsborgen en 1.717, en el puerto de Gothenburgo. Autor Jacob Hägg

Dos de las fragatas del escuadrón de Gotemburgo, el Fredericus y el Halmstad habían sido arrendados a los corsarios de Gathenhielm. El Halmstad estaba equipado, pero poco protegido. Estas dos fragatas y otras dos de Nya Varvet formaron un bloqueo en el río Göta älv entre Nya Varvet y Rya Nabbe. Strömstierna suministró barricadas a los barcos para evitar que los daneses los abordaran. Además, la fortaleza de Nya Älvsborg había sido reforzada con una guarnición de 400 soldados y 90 cañones. Las dos baterías de cañones en Lilla Billingen y Rya Nabbe, con 12 cañones pesados cada una, habían sido guarnecidas con infantería del regimiento de infantería de Sajonia, dirigido por el coronel G. D. Zengerlein. Además, el regimiento de Småland, así como una unidad de élite, el batallón de granaderos dirigido por Johan Clausen, que se componía de granaderos seleccionados de diferentes unidades, fueron asignados a los fuertes. En total, había alrededor de 1.000 soldados suecos y 200 cañones en la boca del río Göta älv.

Aproximadamente a las 8 de la mañana, los daneses se vieron obligados a retirarse, debido a que no pudieron romper las defensas suecas. La fuerza danesa navegó con un viento hacia el este desde Göta älv, con una flota ligeramente reducida. Dos galeras fueron dejadas por los daneses y capturadas por los suecos. La incursión causó 52 bajas y 79 heridos graves para los daneses, 40 fueron levemente heridos y pudieron seguir trabajando. Los superiores de Tordenskjold cuestionaron su juicio debido a su orden de continuar con el ataque a pesar de las circunstancias. En la tarde del 15 de mayo, se levantó el bloqueo de Gotemburgo y el escuadrón de Tordenskjold comenzó a navegar hacia Noruega.

Tras su victoria contra Tordenskjold en mayo de 1.717, los militares suecos consideraron que Strömstad se encontraba en una posición vulnerable y que necesitaba refuerzos. El capitán Nils Gyllenschruf logró transportar soldados, cañones, municiones y granos de Gotemburgo a Strömstad el 14 de junio. Las tropas formaban parte del regimiento de Halland y del mencionado batallón de granaderos. El regimiento Västerbotten también fue ordenado ir a Strömstad. Se produjo un importante proyecto de fortificación y, para el 29 de junio, el general de división Johan Giertta, responsable de la defensa de la frontera con Noruega, pudo informar que dos baterías de cañones estaban operativas y las dos restantes estaban casi terminadas.

El 8 de julio, Tordenskjold asaltó a Strömstad con un escuadrón, y después de realizar disparos sobre la ciudad, se hizo un intento de desembarcar soldados escoltados por galeras. El asalto falló cuando el contraataque sueco no pudo detenerse a pesar de los disparos contra ellos por parte de los barcos daneses de la línea y las barcazas. Varias galeras atacantes se atoraron en las rocas y quedaron varadas. A una distancia de 15 a 20 metros, los granaderos suecos pudieron golpear con devastadoras salvas de mosquetes. Las bajas danesas sumaron 96, además de sus 246 lesionados. Entre los heridos se encontraba el mismo Tordenskjold, que fue llevado de regreso a la nave de línea Laaland, sangrando y apenas consciente. Fue reemplazado rápidamente por el más cuidadoso Schoutbynacht Andreas Rosenpalm.

Carlos XII visitó Strömstad y Gotemburgo en septiembre de 1.717. Decidió que la escuadra de Gotemburgo iba a ser trasladada, y que sus buques más grandes, las fragatas, debían colocarse en Marstrand más fuertemente fortificado. Los buques menores debían estar basados en Strömstad. Los astilleros y las instalaciones de almacenamiento que faltaban debían construirse tan pronto como fuera posible, por orden del Rey.

Una de las lecciones aprendidas de la invasión sueca en 1.716 fue no disponer grandes almacenes de suministros en el territorio noruego ocupado. Por lo tanto, casi 40 barcos de carga completaron 150 transportes de suministros desde Gotemburgo y Uddevalla a almacenes en Strömstad, entre abril y octubre de 1.718. Los convoyes fueron escoltados por la escuadra de Gotemburgo, ya que sus fragatas carecían de equipo y mano de obra. Tres de las fragatas, Varberg, Halmstad y Fredricus fueron puestas bajo el mando de Gathenhielm.

En el fiordo de Ide, un escuadrón noruego más pequeño tenía la capacidad de atacar los escondites de almacenamiento suecos en Strömstad, o amenazar a las tropas suecas que estaban planeando cruzar la frontera. Debido a que la entrada a Svinesund estaba bloqueada por embarcaciones navales y baterías de cañones noruegas, Carlos XII decidió que varias galeras debían ser remolcadas a través de tierra desde Strömstad hasta Trångsviken en el fiordo de Ide, a una distancia de aproximadamente 20 kilómetros. El transporte resultó ser una tarea difícil a través de terrenos difíciles, embarrados y carreteras estrechas. El transporte del buque más pesado, el bergantín Luren, llevó dos meses. La nave de aproximadamente 40 toneladas se atascó en un una zona pantanosa y permaneció inmóvil hasta que los expertos técnicos Christopher Polhemy se pidió a Emanuel Swedenborg que retirara el barco. El 10 de septiembre, bajo el mando de Carlos XII, las naves suecas, incluidos los bergantines y las balandras, obligaron al escuadrón noruego a retirarse a Fredrikshald durante una batalla en el fiordo de Ide.

Invasión sueca de noruega  o la Marcha Coaroleana de la Muerte (1.718-19)

En agosto de 1.718 empezó la segunda campaña de Carlos XII contra Noruega. Haciendo un esfuerzo superior a la capacidad bélica del país, se logró reunir un gran ejército cercano a los 40.000 hombres, si bien una parte considerable de ellos eran muy jóvenes y sin preparación militar adecuada. El ejército se dividió en dos. Carl Gustav Armfeldt, con 5.000 soldados, avanzó a finales de agosto hacia el centro de Noruega para atacar la importante ciudad portuaria de Trondheim. Con el grueso del ejército, Carlos XII emprendió en octubre la marcha por el sur, hacia Cristianía, con la intención de atenazar a Noruega en dos frentes.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte1718-19--reunion-de-las-fuerzas-y-provisiones-suecas-en-duved.png 1208w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte1718-19--reunion-de-las-fuerzas-y-provisiones-suecas-en-duved-300x167.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte1718-19--reunion-de-las-fuerzas-y-provisiones-suecas-en-duved-768x427.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte1718-19--reunion-de-las-fuerzas-y-provisiones-suecas-en-duved-1024x570.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte1718-19--reunion-de-las-fuerzas-y-provisiones-suecas-en-duved-100x56.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Reunión de las fuerzas y provisiones suecas en Duved. Autor Alf Lannerbäck

El ejército de Jämtland comenzó a abandonar Duved el 20 de agosto de 1.718 y tres días después, toda la columna estaba en marcha. Delante de ellos se extendía una marcha de 180 km a través de un terreno difícil, y con suministros suficientes, incluso el menor retraso podría ser fatal. Los caminos en malas condiciones obligaron a Armfeldt a dejar atrás su artillería de asedio. Esto sería decisivo en el resultado de la campaña. Y debido a las condiciones del camino, la fuerza no pudo cruzar la frontera hasta el 6 de septiembre. Tuvieron que dejar atrás el ganado que llevaban para el suministro debido a la falta de forrajes, lo que socavaría aún más la situación delos suministros. Una vez allí, Armfeldt emitió una petición a la población noruega en la cual prometió que se pagarían las peticiones suecas y se les alentó a continuar con su vida diaria.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--transporte-de-la-artilleria.png 1149w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--transporte-de-la-artilleria-300x123.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--transporte-de-la-artilleria-768x316.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--transporte-de-la-artilleria-1024x422.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--transporte-de-la-artilleria-100x41.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Transporte de la artillería. Los caminos eran malos y estrechos, demoró tres días la marcha del ejército sueco. Autor Alf Lannerbäck.

100 granaderos bajo el comandante Palmstruck y 50 de los soldados de caballería del capitán Långström fueron enviados por delante en misión de reconocimiento y encontraron el camino bloqueado por las tropas noruegas. Por lo tanto, Armfeldt eligió una ruta tortuosa sobre las montañas que se elevaban casi 1.000 metros sobre el nivel del mar. La maniobra resultó agotadora y Armfeldt se vio obligado a conceder a las tropas un día de descanso a unos 15 kilómetros dentro de Noruega. Además, muchos caballos tenían dificultades para encontrar pastos suficientemente buenos en la montaña. Muchos de ellos se enfermaron y 650 tuvieron que ser devueltos a Duved. El 8 de septiembre, acamparon y continuaron hacia las fortificaciones de Stene. La noticia de la invasión sueca pronto se extendió más allá de las granjas en Verdal y hubo rumores de que iban a incendiar todas las granjas de la zona.

Vincent Budde era el comandante noruego, había podido reunir a 6.800 hombres. También esperaba refuerzos del sur. Cuando finalmente llegaron en noviembre, sus fuerzas alcanzaban los 8.174 efectivos. Los suecos tenían la iniciativa y los noruegos se vieron obligados a extenderse para proteger las posibles rutas de acceso. Unos 4.000 hombres cubrían las rutas avanzadas desde la frontera hasta Verdal. Allí, guarneció la fortaleza de Stene con 1.900 efectivos para reforzar las defensas. Pero cerca de 2 .00 hombres también se posicionaron en cruces alternativos a los que Armfeldt envió patrullas para mantener a sus oponentes en duda sobre su dirección principal.

Budde, sin embargo, podía confiar en una red relativamente buena y dispuesta de informantes que informaron sobre los movimientos suecos, lo que le permitió adivinar correctamente la ruta por la que llegarían los suecos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ruta-seguida.png 932w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ruta-seguida-300x286.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ruta-seguida-768x732.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ruta-seguida-100x95.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Ruta seguida por el ejército de Armfeldt

Ataque a Stene y Skånes

Budde, que estaba entonces en Verdalen con sus tropas, recibió las noticias de que los suecos llegaban. Llamó a sus oficiales y ordenó que se encendieran las balizas tan pronto como oscureciera, y a las diez de la noche, la noticia de la incursión sueca había llegado a Trondheim. Las luces de baliza luego extendieron el mensaje a lo largo de la región central de Noruega. Esta fue la última vez que las balizas advirtieron de una invasión después de que el sistema hubiera estado en funcionamiento desde la Era Vikinga.

Armfeldt rápidamente explotó su ventaja táctica. Una fuerza de 2.000 de infantería y algo de caballería descendió de la montaña al amparo de la oscuridad para atacar a Stene desde el sur al amanecer. Eso los conduciría detrás del flanco derecho de las defensas noruegas. El terreno a lo largo de esa ruta era tan accidentado que los defensores no creían que fuera practicable y, en consecuencia, estaba mal defendido. Un prisionero noruego se vio obligado a guiarlos a través del terreno sin referencias, pero algunos de los suecos se perdieron y terminaron enfrentando posiciones noruegas en la orilla opuesta del río Sul. Abrieron fuego y empezaron a cortar árboles y construir balsas para inducir al enemigo a creer que se estaban preparando para cruzar. Pero después de unos pocos días de escasas precipitaciones, el nivel del agua era tan bajo que fácilmente podrían haberse cruzado.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ataque-sueco-a-stene.png 1136w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ataque-sueco-a-stene-300x176.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ataque-sueco-a-stene-768x450.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ataque-sueco-a-stene-1024x599.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--ataque-sueco-a-stene-100x59.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Ataque sueco a Stene. Autor Alf Lannerbäck.

La fuerza noruega de defensa del puente, sin embargo, fue superada por una fuerza sueca superior y disparó una sola descarga antes de retirarse. Esto no desalentó al enemigo que avanzaba, pero la descarga advirtió a Budde de la llegada de los suecos y envió al regimiento de Trondhjemske bajo el coronel Baltzer Meitzner a la granja de Lefring para detener al enemigo antes de que pudieran forzar su camino hacia el valle. Además, las compañías de dragones Verdalske y Gauldalske recibieron órdenes de contraatacar en un intento de detener al enemigo.

Pero cuando los dragones inexpertos vieron al enemigo en filas apretadas, entraron en pánico y huyeron a la seguridad detrás de los soldados de infantería de Meitzner que se habían colocado detrás de una cerca próxima. Por suerte para los noruegos, en el norte Trondhjemske logró detener a los suecos con tres descargas, pero las escaramuzas en Lefring dejaron 20 dragones noruegos muertos, heridos o capturados.

Además, la compañía de dragones de Verdalske perdió su estandarte. Las pérdidas suecas se limitaron a un muerto y dos heridos. Pero los esfuerzos en Lefring salvaron a Budde de ser rodeado. Armfeldt intentó forzarlos a presentar batalla, pero los noruegos continuaron su retirada por Verdal y hacia la ciudad de Trondheim. Las fuerzas suecas por su parte estaban demasiado cansadas para perseguir a los noruegos en un terreno accidentado.

Avance en Trondheim

Los hombres de Armfeldt marcharon por el distrito de Levanger y los hombres del lugar no se veían porque la mayoría habían sido reclutados por el ejército noruego, reclutados como hombres o simplemente se escondían por temor a ser presionados a trabajar para los suecos. Para entonces, Budde había llegado a Stjørdal, donde se establecieron posiciones de bloqueo a lo largo de las vías a través de las comunidades de Forbygda, Skjeldstadmarka y Langstein. También se sembraron rumores de que Budde había ido a Røros para esperar un refuerzo de 2.500 hombres. Pero los suecos no se lo creyeron y se enteraron de que Budde todavía estaba en Stjørdalen.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-noruegos-practican-la-tactica-de-tierra-quemada.png 978w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-noruegos-practican-la-tactica-de-tierra-quemada-300x216.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-noruegos-practican-la-tactica-de-tierra-quemada-768x553.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-noruegos-practican-la-tactica-de-tierra-quemada-100x72.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Los noruegos practican la táctica de tierra quemada, destruyeron o se llevaron todos los barcos a lo largo de la costa sur del fiordo para negar la movilidad de los caroleanos. Autor Alf Lännerbäck.

El 19 de septiembre, los suecos llegaron a la desembocadura del desfiladero de Langstein, un paso estrecho de 4 kilómetros con una ladera montañosa hacia el sur y el mar hacia el norte. Estaba defendido por 300 noruegos bajo el comandante Lorens Brun. Sus posiciones eran prácticamente imposibles de eludir. Tanto la ubicación física como el número de defensores tienen un extraño parecido con la famosa última posición de los espartanos en las Termópilas, pero los siguientes eventos fueron menos que gloriosos en nombre de los defensores noruegos.

En un intento por hacerles creer que habían encontrado otro camino, Armfeldt envió a algunos soldados a escalar los acantilados. Los hombres de Brun se tragaron el anzuelo, se lanzaron a sus botes y huyeron. A pesar del hecho de que el enemigo fue expulsado fácilmente, les llevó tres días para que todas las tropas pasaran por el desfiladero. El tren de suministro tenía una marcha aún mas ralentizada, y aún no había pasado el 22 de septiembre. La vanguardia sueca se encontraba con la barrera del río Stjørdal. Los suecos lanzaron un puente y enviaron patrullas de caballería en un intento de establecer contacto con los noruegos, pero para entonces, Budde hacía mucho que había llegado a Trondheim.

En Trondheim, los rumores entre la población decían que los suecos habían sido expulsados ​al otro lado de la frontera, y cuando Budde llegó a la ciudad en retirada el 20 de septiembre, se produjo el pánico. Las mujeres, los niños y los objetos de valor salieron de la ciudad por mar y el descontento comenzó a extenderse entre los ciudadanos por la retirada de Budde. El concejo municipal escribió a una carta al concejo de guerra en Christiania (actual Oslo) suplicando que se evitase tener un ejército atrincherado en medio de ellos. Pero Budde inmediatamente comenzó a prepararse para la defensa. Mando quemar y destruir todos los barrios extramuros para que no sirviesen de refugio a los suecos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--incendio-de-los-barrios-extramuros-de-trondheim.png 1088w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--incendio-de-los-barrios-extramuros-de-trondheim-300x188.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--incendio-de-los-barrios-extramuros-de-trondheim-768x480.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--incendio-de-los-barrios-extramuros-de-trondheim-1024x640.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--incendio-de-los-barrios-extramuros-de-trondheim-100x63.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Incendio de los barrios extramuros de Trondheim por los noruegos para negar el cobijo a los suecos. Autor Alf Lannerbäck.

Para los suecos en su campamento en la orilla norte del río Stjørdal, los suministros se estaban agotando. Además, fueron golpeados por una lluvia torrencial, lo que hizo que el río se desbordara y se llevara el puente provisional, reduciendo aún más las posibilidades de un cruce exitoso. El 28 de septiembre, la situación era tan crítica que los hombres comenzaban a enfermar, incluido el propio Armfeldt. Por lo tanto, el tren de suministro se ordenó de vuelta a Skåne para almacenar todo lo que se había traído de Suecia o adquirido en Noruega. La situación también afectó a la moral y aumentó el número de deserciones. Aún así, los saqueadores fueron castigados severamente, siendo ahorcados.

Pero la población local ya estaba al borde de la inanición y no había mucho que saquear.

El 1 de octubre, una columna de suministros logró cruzar las montañas desde Suecia, pero mientras atravesaba el terreno difícil, la mayor parte de la carga se perdió. Armfeldt llegó a la conclusión de que las líneas de suministro estaban demasiado extendida y se retiró a Levanger y Verdal, donde acamparon el 11 de octubre. Tal vez quería esperar la llegada de la tan necesaria artillería pesada, pero la decisión también le dio a Budde más tiempo para mejorar las defensas de la ciudad de Trondheim.

Después de la retirada sueca, Budde envió patrullas para realizar un seguimiento de los movimientos del enemigo y asegurarse de que estuvieran constantemente en alerta y obligados a dedicar tiempo y energía para construir barricadas y proteger sus campamentos. Los suecos también enviaban sus propias patrullas, tenían que hacerlo en fuerza, limitando así su libertad de movimiento y la zona que podían cubrir para buscar suministros. Todos los días, las patrullas noruegas también llevaban prisioneros y desertores. De estos, Budde recibía información valiosa sobre el mal estado del enemigo. También dejó atrás al coronel Storm y 2.000 hombres para continuar el trabajo de fortificación en Trondheim, mientras que él mismo con los coroneles Myhlenphort y Meitzner avanzaron para mantener el contacto con el enemigo. Las tropas noruegas también hicieron un desembarco anfibio en la isla de Ytterøy en el fiordo y expulsaron o capturaron a una fuerza sueca de 200 miembros que la ocupaba. Después de una persecución en bote de remos, 55 se rindieron a punta de pistola en medio del fiordo.

La moral del regimiento Hälsinge de Armfeldt era ahora tan baja que los hombres estaban al borde del motín, pero Armfeldt reprimió sin piedad el conato motín antes de que se extendiera. La situación de los suministros empeoró tan terriblemente que Armfeldt se vio obligado a dejar de lado de los pastos de las montañas por la fuerza, no solo por el bien de la carne, sino también para proporcionar pieles para hacer zapatos, arneses y bolsas para reemplazar a los que habían sido desgastados. Armfeldt se vio obligado a avanzar por el valle Verdalen. No mucho después de recibir la visita del ayudante de campo de Carlos XII, Marcks von Würtemberg, con órdenes de acelerar las adquisiciones y establecer el rumbo hacia Trondheim. El 10 de noviembre, Armfeldt estaba de nuevo en marcha, dejando tras de sí un rastro de comunidades saqueadas. Había recibido información de que Budde estaba en Inderøya y tenía prisa por llegar a Trondheim antes que él.

Esta vez se movieron más hacia el interior para evitar el desfiladero de Langstein. Los enfermos, heridos y todo el equipaje no esencial fueron enviados de regreso a través de la frontera. Entre el 13 de noviembre y el 14, 1.180 de caballería y 4.000 de infantería llegaron al río Stjørdal por segunda vez, mientras que las patrullas noruegas mantenían informado a Budde sobre los movimientos suecos.

El grupo de vanguardia sueco, formado por la caballería dirigida por el teniente general Reinhold Johan de la Barre, pronto cruzó el río Stjørdal, pero no logró capturar a Budde antes de que había podido podía reunir una fuerza de 6.200 soldados de infantería, dos compañías de ciudadanos de 200 hombres, 720 dragones, 1.014 caballería y 40 artilleros. Armfeldt y el cuerpo principal se llegaron el 15 de noviembre.

Cuatro días más tarde, llegaron nuevas órdenes del rey Carlos para atacar a Trondheim y Armfeldt inició un extenso reconocimiento de sus defensas. El saqueo adicional de la zona dio pocos frutos ya que el ejército noruego ya había recogido la mayoría de los suministros disponibles. Pero eso no impidió que los hombres de Armfeldt tomaran lo poco que quedaba de heno, paja y grano, ganado, caballos, ovejas, comida y ropa.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-suecos-saquen-a-los-agricultores-noruegos.png 1184w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-suecos-saquen-a-los-agricultores-noruegos-300x106.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-suecos-saquen-a-los-agricultores-noruegos-768x272.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-suecos-saquen-a-los-agricultores-noruegos-1024x363.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--los-suecos-saquen-a-los-agricultores-noruegos-100x35.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Los suecos saquean a los agricultores noruegos, que a menudo se vengaron emboscando a los suecos, a menudo en esquíes. Autor Alf Lännerbäck.

Asedio de Trondhein

Dentro de la ciudad de Trondhein, el pánico había disminuido a mediados de noviembre. La fortaleza de Kristiansten, estaba guarnecido por 1.000 hombres bajo el mando del coronel Myhlenphort, mientras que 400 se regimiento de Trondhjemske estaba en posición a lo largo de la orilla del río Brattøra a Bybroen, mientras que el segundo regimiento de Trondhjemske, bajo el coronel Storm, organizó el sector desde el palacio del arzobispo hasta la puerta de la ciudad occidental y las fortificaciones en Skansen. Entre ellos tenían más de cien cañones, algunos de calibre pesado. Los refuerzos de infantería del sur guarnecían la puerta de la ciudad, mientras que un destacamento de dragones enviados como refuerzo actuaban como reserva táctica.

Sin embargo, el regimiento de dragones del Norte bajo su nuevo jefe, el coronel Peter von Motzfeldt, fue enviado al sur al puente Tiller para evitar que los suecos cruzaran el río y amenazaran a la ciudad desde el oeste. A principios de noviembre, la fuerza naval danesa-noruega también llegó a la escena, liderada por el buque Søndermanland, con 46 cañones, la fragata Søridderen (28), la cañonera Landsord (14), además, un comerciante en Bergen había financiado y enviado a la fragata Haab Gallei (24); los barcos desplegados alineados en la línea de costa de la ciudad.

Varios buques de transporte también llegaron con los buques de guerra, con suministros que permitieron a los hombres de Buddes soportar cuatro meses de confinamiento dentro de la ciudad. Aunque los suecos nunca consiguieron sellar completamente la ciudad. Pero debido a la mala gestión se perdieron muchas provisiones. La población de la ciudad también había aumentado debido a los refugiados de los alrededores, muchos de los cuales se habían quedado sin hogar, al ser destruidas sus casas para evitar que proporcionaran refugio a los suecos. A principios de noviembre, el tesoro de guerra se había quedado vacío y los soldados no recibían pagas cuando Buddes disminuía en popularidad entre la población y le impedía obtener más créditos.

El 15 de noviembre, Armfeldt y los generales hicieron un reconocimiento de las defensas de la ciudad con conclusiones alarmantes. Los buques de guerra en el puerto impedían cualquier avance por mar. Con sus 7 cañones pequeñas, no había posibilidad de tomar la fortaleza de Kristiansten. La única oportunidad era avanzar desde el oeste una vez que el río se congelase. El 15 de noviembre, Budde recibió el informe de que una importante fuerza sueca avanzaba hacia el sur a lo largo del río. Envió a su hermano, el teniente coronel Frederick Budde con 50 dragones, para enterase de las intenciones del enemigo. Pero Frederick Budde y sus hombres fueron aislados después de cruzar un puente sobre un afluente menor del Nidelva. Él y sus hombres se dieron la vuelta y avanzaron hacia los suecos que les rogaron que se rindieran.

Fredrick Budde respondió extravagantemente que no había aprendido a rendirse, solo a luchar. Intentaron cruzar las filas suecas y el caballo Fredrik Buddes resultó gravemente herido. Nueve noruegos fueron muertos o capturados en una batalla que terminó cuando llegaron al alcance de los cañones de la fortaleza de Kristiansten. Los suecos también llegaron a un puente intacto que se encontraba a unos 10 km corriente arriba, pero que estaba defendido por dragones noruegos, que rápidamente huyeron, sin embargo, y el coronel Peter von Motzfeldt tuvo que enviar a su compañía de guardias personales (livkompaniet) para reforzar las defensas.

A principios de diciembre, la caballería sueca bajo el mando del general de la Barre también avanzó a las importantes centros mineros de Røros y Kvikne. Las milicias locales fueron fácilmente derrotadas, pero los hombres de De la Barre pronto se enredaron en una batalla con las esquivas tropas esquiadoras noruegas del comandante Even Kraft, que venían desde el sur. El avance de De la Barre también fue empujado a Motzfeldt hacia el sur, terminando en una loca persecución a través del macizo montañoso de Dovre antes de que los perseguidores suecos cesaran. A medida que la nieve comenzó a cubrir las zonas de mayor altitud, las patrullas de esquí noruegas también interceptaron correos suecos y trenes de suministros.

Para finales de noviembre, los suecos realizaron un movimiento hacia el sur lejos de la ciudad de Trondheim, probablemente porque tuvieron que mover toda la fuerza principal para mantenerla abastecida debido a los ataques de la guerrilla noruega. El 28 de noviembre, cruzaron el río Nidelva en un puente de pontones bajo fuego. La fuerza noruega en el lado opuesto, sin embargo, consistía principalmente en dragones que fueron rápidamente dispersados por los disparos de cañón, que espantó a sus caballos y causó caos y confusión. Pero la retirada como tal no había comenzado en serio. Es posible que Armfeldt aún tenía esperanza de que refuerzos con artillería pesada pudieran llegar a Trondheim. No obstante, el 11 de diciembre, Armfeldt solo pudo reunir 5.320 tropas preparadas para la batalla de los aproximadamente 10.000 hombres que cruzaron la frontera en agosto. El resto había desertado, muerto o capturado por los noruegos.

Muerte de Carlos XII

Carlos XII había encabezado la invasión del sur de Noruega con 36.000 hombres a principios de diciembre, y el 4 de diciembre había puesto sitio a la fortaleza de Fredriksten, en Fredrikshald.

La guarnición de Frederiksten con 1.400 efectivos, luchó ferozmente para frenar la invasión, pero sufrió un grave revés cuando, el 8 de diciembre, la fortificación delantera, el fuerte de Gyldenløve, en Fredriksten cayó. Animados por su éxito tan reñido, el ejército sueco intensificó sus esfuerzos contra el fuerte principal.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-la-fortaleza-de-fredriksten-en-1717.png 1105w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-la-fortaleza-de-fredriksten-en-1717-300x251.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-la-fortaleza-de-fredriksten-en-1717-768x642.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-la-fortaleza-de-fredriksten-en-1717-1024x856.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-la-fortaleza-de-fredriksten-en-1717-100x84.png 100w
Asedio de la fortaleza de Fredriksten en 1.718. Por Carlos XII, en el que perdería la vida. Autor Johann Baptist Homann

Al anochecer del 11 del mismo mes, mientras inspeccionaba el asedio, Carlos XII fue alcanzado por una bala de mosquete en la sien izquierda, falleciendo al instante. La pérdida de su rey provocó que los oficiales ordenaran levantar el asedio y retirarse. La retirada fue desastrosa, pues se perdieron provisiones y el príncipe Federico de Hesse-Kassel, cuñado de Carlos XII, repartió los fondos de la campaña entre los oficiales.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-muerte-del-rey-carlos-xii-de-suecia-en-la-fortaleza-frederiksten-en-el-sur-de-noruega-el-30-de-noviembre-de-1718.png 720w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-muerte-del-rey-carlos-xii-de-suecia-en-la-fortaleza-frederiksten-en-el-sur-de-noruega-el-30-de-noviembre-de-1718-281x300.png 281w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-muerte-del-rey-carlos-xii-de-suecia-en-la-fortaleza-frederiksten-en-el-sur-de-noruega-el-30-de-noviembre-de-1718-100x107.png 100w
La muerte del rey Carlos XII de Suecia en la fortaleza Frederiksten en el sur de Noruega el 30 de noviembre de 1.718. Autor Alf Lannerbäck.

El 17 de diciembre, se notificó a Armfeldt la muerte del rey Carlos XII, y la orden de retirarse. Los noruegos pudieron interceptar a los mensajeros suecos y retrasar la llegada de esas órdenes. Armfeldt optó por retirarse hacia el sur y luego continuar por el valle de Gauldal, cruce hacia Tydal y diríjase al asentamiento de Handöl en el lado sueco. No podía seguir su ruta de avance, ya que conducía a través de zonas ya saqueadas. Si viajaba más al sur, con el objetivo de salir de la ciudad minera de Røros, corría el riesgo de ser cortado por los refuerzos noruegos daneses que venían del sur. Por lo tanto, confió en un antiguo camino utilizado por los comerciantes para llevar mercancías a través de las montañas en trineos en invierno a través de Tydal.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/el-cadaver-de-carlos-xii-regresando-a-suecia-en-enero-de-1718.png 1500w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/el-cadaver-de-carlos-xii-regresando-a-suecia-en-enero-de-1718-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/el-cadaver-de-carlos-xii-regresando-a-suecia-en-enero-de-1718-768x546.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/el-cadaver-de-carlos-xii-regresando-a-suecia-en-enero-de-1718-1024x728.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/el-cadaver-de-carlos-xii-regresando-a-suecia-en-enero-de-1718-100x71.png 100w
El cadáver de Carlos XII regresando a Suecia en enero de 1.718. Autor Gustav Cederström. Museo Nacional, Estocolmo

La retirada

El ejército de Jämtland tenía prisa por salir. Pero las noticias de la muerte del rey se guardaron de los hombres para no causar un gran revés en la moral. El movimiento de la fuerza principal era lento al principio, ya que tenía que permitir que patrullas y pequeños destacamentos se pusieran al día. Los mensajeros también llevaron la noticia a Stene y Skånes, que fue arrasada y evacuada a principios de enero bajo escaramuzas constantes con los noruegos. El 6 de enero, la vanguardia sueca llegó a Haltdalen donde, según la tradición, se detuvieron para celebrar la misa de Navidad (era la víspera de Navidad según el calendario anterior), antes de comenzar el ascenso a través de las montañas hasta Tydal. El clima entonces se estaba deteriorando rápidamente, y los suecos no tenían tiendas de campaña, sus ropas estaban gastadas y sus suministros de alimentos eran prácticamente inexistentes. Así, la difícil situación de los civiles se hizo aún más severa ya que los soldados agarraron cualquier cosa que pudiera comerse, ponerse o quemarse como combustible. Cualquiera que se resistiera se arriesgaba a que le dispararan. Pero las tropas de esquí noruegas persiguieron a Armfeldt como si fueran su propia sombra. Desde finales de diciembre, el comandante Emahusen estableció su base en Tydalen. El 4 de enero, también habían golpeado un importante tren de suministro que trataba de llegar a Armfeldt a través de Tydal.

Mientras intentaban atravesar las montañas hacia Tydal, los suecos se encontraron con una tormenta de nieve en la que murieron 200 hombres antes de llegar a las zonas boscosas y bajas. No mucho después de que la tormenta hubiera cesado, los civiles saquearon los cuerpos de los soldados muertos que apenas un día antes habían saqueado sus hogares. Las tropas de esquí noruegas desaparecieron en la maleza en el fondo del valle, pero vigilaban los movimientos enemigos. Los hombres de Emahusen ya habían despejado las partes bajas de Tydal de provisiones, de modo que había muy poco que los suecos pudieran obtener allí. Pero un poco más arriba en el valle, sin embargo, la población había creído que los intrusos se dirigían hacia el oeste y no habían ocultado nada, y no podían hacer nada más que observar que los suecos se llevaban todos los frutos del duro trabajo de una temporada. Al día siguiente Armfeldt continuó a Ås, El moderno centro administrativo del municipio de Tydal. Desde la granja más alta que se encuentra allí, la distancia sobre la montaña hasta el asentamiento sueco más cercano en Handöl era de unos 55 km, una caminata que normalmente no lleva más de 8-10 horas en esquís, y otros 20 km hasta Duved. Armfeldt preguntó a un campesino cuáles eran las probabilidades de llegar a la montaña, y él respondió que probablemente estarían bien si estuvieran familiarizados con el terreno y tuvieran esquís, que solo algunos de ellos tenían.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-a-suecia.png 1242w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-a-suecia-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-a-suecia-768x447.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-a-suecia-1024x596.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-a-suecia-100x58.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Regreso de las fuerzas a Suecia. Autor Alf Lännerbäck.

Solo los ancianos y una mujer que acaba de dar a luz a gemelos permanecían en los asentamientos circundantes. Pero Armfeldt necesitaba un guía que pudiera guiarles durante viaje. Luego se descubrió a un hombre de 59 años que bajaba de su escondite en la montaña y fue enviado a la fuerza al servicio sueco como guía. Además, tres mujeres, incluida la que acaba de dar a luz a gemelos, fueron llevadas como rehenes junto con cinco prisioneros de guerra noruegos. En la noche de luna llena al 11 de enero, los suecos comenzaron la marcha hacia la montaña. Alrededor del mediodía, alcanzaron el cenit de un pico de 1.200 metros de altura llamado Blåhammaren cuando el clima se deterioró dramáticamente en una tormenta de nieve. Se permitió a las rehenes que dieran la vuelta y regresaron sanas.

El mayor problema al pasar la línea de árboles fue el combustible para las hogueras de campamento. Quemaban todo lo que pudiera arder, incluso las culatas de los mosquetes. Muchos soldados aparecían congelados por las mañanas, Muchos tiraron sus armas y equipo para ir más ligeros.

La tormenta pronto borró las huellas de los que iban antes, y cuando se acercaron al pie de Blåhammaren, el ejército se dividió en tres grupos principales. En la noche del 13 de enero, el grupo más grande acampó a un tiro de piedra de la frontera. Algunos de los soldados hicieron un agujero en el hielo en un río cercano que confirmó que estaban sobre la cuenca y que el agua fluía hacia el este. Se había enviado una patrulla de 10 a 15 hombres sobre esquís para alertar a la base en Duved la llegada de las tropas, y para entonces, la fuerza principal probablemente ya se había encontrado con un campesino que había recibido una orden en la montaña para guiar a las tropas fuera de la montaña. A la noche siguiente, Armfeldt y la vanguardia llegaron al asentamiento de Handöl en Suecia. El propio general solo tenía una congelación ligera. Se encendieron balizas para ayudar a las tropas a encontrar su camino por las laderas y se ordenó a los trineos que salvaran lo que pudieran del equipo. Los mensajeros también fueron enviados a Duved con solicitud de comida y transporte a las tropas exhaustas. En ese momento, Handöl consistía en solo tres pequeñas granjas y no había suficiente refugio o comida para todos. Pero se amontonaron juntos en las pequeñas cabañas. Sin embargo, muchos continuaron muriendo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-suecas.png 2000w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-suecas-300x150.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-suecas-768x384.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-suecas-1024x512.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--regreso-de-las-fuerzas-suecas-100x50.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Regreso de las fuerzas suecas. Autor Mitchel Nolte

Otra posible causa de muerte después de que alcanzaron lo que se suponía que era seguridad, fue lo que más tarde se denominó «síndrome de realimentación«. Fue descrito científicamente por primera vez cuando los prisioneros de guerra estadounidenses regresaron demacrados del cautiverio japonés. Cuando se les dieran alimentos de alta energía por parte de los salvadores bienintencionados, muchos morirían en los siguientes 4-5 días. Después de estar al borde de la inanición durante un período prolongado, la producción de insulina se detiene y la reacción a una ingesta repentina de demasiada grasa y carbohidratos puede causar shock y muerte.

El 20 de enero, 600 hombres fueron enterrados allí. Durante varios meses, los soldados suecos siguieron descendiendo por la montaña, pero lo más probable es que se hubieran quedado en Tydal o hubieran encontrado otro refugio en el camino. Algunos también aparecieron en asentamientos noruegos a unos 100 km al oeste de la frontera y a menudo se encontraron con un trato desagradable a manos de campesinos locales vengativos.

Secuelas

La campaña sueca costó la vida a 4.273 soldados, muchas de ellos por enfermedad, hambre y complicaciones después de las lesiones. Pero la causa más importante de la muerte fue el frío. Las operaciones a gran escala en el invierno no eran muy comunes en ese momento. A partir del 28 de diciembre al 4 de enero, 3.000 de los 5.000 hombres que iniciaron el ascenso desde Tydal murieron. Otros 900 perecieron después de llegar a Handöl. De los que sobrevivieron, 451 fueron dados de alta de sus lesiones, muchos quedaron paralíticos con pocas posibilidades de sobrevivir y no podían realizar ningún tipo de trabajo, siendo desposeídos de las pequeñas propiedades que les había concedido el ejército.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--secuelas.png 1216w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--secuelas-300x176.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--secuelas-768x450.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--secuelas-1024x600.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/marcha-caroleana-de-la-muerte-1718-19--secuelas-100x59.png 100w
Marcha Caroleana de la Muerte 1.718-19. Secuelas. Muchos de los soldados suecos sobrevivientes regresaron como amputados. Incapaces de servir, tuvieron que abandonar las pequeñas propiedades que habían tenido cuando fueron reclutados. Con ellos, también sus familias si tuvieran alguna, tuvieron que irse. Autor Alf Lannerbäck.

Solo en Trondheim, unos 1.000 civiles murieron durante el asedio, y 1.200 militares perecieron en los combates. En algunas comunidades rurales, en la primavera de 1.719, meses después de que cesaran los combates, muchos murieron de hambre cuando las reservas de alimentos estuvieran definitivamente agotadas.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-04-18. Última modificacion 2021-06-03.
Valora esta entrada