Siglo XVIII Gran Guerra del Norte (1700-21) Últimos años de guerra (1.719-21)
Últimos años de guerra (1.719-21)

Antecedentes

El 23 de febrero de 1.719 fue nombrada reina de Suecia Ulrica Leonor, la hermana del difunto Carlos XII. La reina se encontró con la penuria económica para continuar la guerra, y el consejo de estado sueco, en realidad el verdadero gobernante, se dedicó enérgicamente a la búsqueda de la paz.

Jorge I de Gran Bretaña logró pactar una alianza con Prusia en 1.719 y poco después otra con Suecia, país que ya había desechado las negociaciones con Rusia y otras potencias europeas tras la muerte de Carlos XII. Con la alianza anglo-sueca, la estrategia del gobierno sueco fue firmar la paz con todos sus enemigos, salvo con Rusia, y crear nuevas alianzas que le permitieran alcanzar la paz definitiva con el zar en condiciones menos desfavorables posibles.

Pedro I de Rusia también buscaba la paz, a fin de continuar su obra reformadora en su imperio. Para forzar al gobierno sueco a solicitar la paz, el zar inició fuertes ataques por mar sobre la costa oriental sueca, arrasando varias ciudades desde Torneå hasta Norrköping, y poniendo en peligro a la misma Estocolmo. Los intentos de desembarco rusos fueron, sin embargo, rechazados por las defensas, y los buques de Pedro I abandonaron la costa sueca el 20 de agosto.

Al mismo tiempo, Federico IV de Dinamarca estaba por iniciar una gran embestida contra las provincias del sur de Suecia.

Asalto de Strömstad (13 de julio de 1.719)

Las conversaciones de paz en Estocolmo fracasaron, y el rey Federico IV de Dinamarca ordenó a sus tropas atacar a Suecia. Fedrico IV tenía más de 30.000 soldados disponibles en el sur de Noruega, junto con una fuerza de ataque que atacaría Strömstad desde el norte. Una fuerza naval con 8.000 soldados invadiría Hisingen . Las naves de transporte suecas en Strömstad no pudieron abandonar Strömstad ya que el vicealmirante danés Andreas Rosenpalm bloqueó la única salida con una fuerza naval de al menos tres fragatas y cuatro galeras a finales de junio. Después de que Rehnskiöld y el comandante del escuadrón de Gotemburgo, el almirante Jonas Fredrik Örnfelt, habían evaluado la situación y habían recibido información de que las fuerzas noruegas estaban marchando realmente hacia Strömstad, se dio la orden de destruir la flota de transporte.

Varias galeras suecas y una embarcación más pequeña intentaron escapar por la noche a través de un canal interno, pero esa ruta también estaba bloqueada. Las galeras del escuadrón de Gotemburgo, Kristiania, Lovisa y Bellona, junto con el brig Pollux, fueron hundidas en la bahía de Tånge y Tångeflo al sur de Strömstad el 5 de julio. El Strömstad y el Gå På, equipados con 20 cañones cada uno, también se hundieron junto con 14 buques de carga completamente cargados en el puerto de Strömstad. Todos los escondites restantes se abrieron, para que tanto los civiles como los militares pudieran tomar lo que pudieran, y los restos fueran destruidos. Posteriormente, las tropas suecas bajo el mando de Rehnskiöld totalizaban unos 5.000, incluidas las guarniciones de las fortificaciones de Gotemburgo, Nya Älvsborg y Carlsten, se dirigieron al sur hacia Uddevalla. Las primeras tropas danesas llegaron a Strömstad entre el 6 de julio y el 8 de julio. Posteriormente, Federico IV llegó junto con soldados adicionales.

A finales de junio, se había organizado una fuerte vigilancia danesa del archipiélago de Gotemburgo; se había desplegado una fuerza formada por 8 buques entre la isla de Klåver y Tjuvkil. Dado que los barcos intentaban detener el tráfico naval entre Marstrand y Tjuvkil, y como estaban saqueando el archipiélago, los suecos encontraron muy probable que Tordenskjold estuviera planeando atacar a Marstrand. Los suecos realizaron un contraataque contra los bloqueadores daneses en la noche del 3 de julio, cuando la galera sueca Lucrecia y los bergantines Luren, Uppassaren y Framfuss de Kippholmen en la desembocadura del río Nordre lograron pasar hacia Hisingen y superar la flota de seguridad danesa sin ser vistos. La galera danesa Prins Kristian, armada con 9 cañones, fue atacada y tomada en la boca de Rivö.

Batalla de Marstrand (20 al 26 de julio de 1.719)

En la primera semana de julio, Tordenskjold revolvió una fuerza de ataque que planeaba usar en su asalto a Marstrand. El 10 de julio comenzó el ataque. Por la tarde, la guarnición de la fortaleza de Carlsten informó haber visto al menos 18 embarcaciones danesas. Tordenskjold había dejado barcos de la línea y fragatas fuera de Gotemburgo y la fuerza de ataque en Marstrand consistía en parte de barcazas armadas con cañones y morteros, y galeras con 50 soldados adicionales a bordo en cada barco. Entre 600 y 700 soldados desembarcaron en Metsund en el lado este de la indefensa Koön, al este de Marstrand. Al mismo tiempo, 12 morteros pesados fueron transportaban al lado oeste de la isla. Sólo la parte más occidental de la isla podía ser bombardeada desde la fortaleza. El coronel Henrich Danckwardt, comandante de Carlsten había solicitado el pasado 27 de junio a entre 400 y 500 hombres adicionales para evitar la invasión de Koön y Klåverön (al sur de Marstrand), pero los soldados no llegaron a tiempo para repeler el ataque de Tordenskjold. La táctica danesa de desembarcar en el lado este de Koön era virtualmente la misma que el principal general de Noruega, Ulrik Frederik Gyldenløve, había usado cuando ocupó a Marstrand y Carlsten en la batalla de Marstrand en julio de 1.677.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-marstrand-20-al-26-de-julio-de-1719.png 871w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-marstrand-20-al-26-de-julio-de-1719-300x288.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-marstrand-20-al-26-de-julio-de-1719-768x738.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-marstrand-20-al-26-de-julio-de-1719-100x96.png 100w
Batalla de Marstrand (20 al 26 de julio de 1.719)

Sábado, 21 de julio

Por la mañana, se lanzaron fuertes bombardeos desde la batería de artillería danesa estacionada en Koön sobre la fortaleza de Carlsten. Dicha batería fue fuertemente atacada por tres galeras suecas, una barcaza y otras tres embarcaciones. Los daneses fueron atacados por Carlsten y sus fuerzas del sur, de 6 a 7 de la tarde, el fuego de cañones de Hedvigsholm, que se habían asentado en una isla cerca de Koön, y consistía en cuatro cañones de 36 libras, dos de 12 libras y dos de 6 libras. Hedvigsholm solo contaba con 12 hombres bajo el mando de un suboficial. Cuando el suboficial se dio cuenta de que no sería capaz de mantener la fortaleza debido al fuerte fuego que estaba recibiendo, envió un mensaje a Danckwardt sobre la situación. El jefe del escuadrón Sjöblad decidió que la batería Hedvigsholm debería ser destruida, para evitar que los cañones cayeran en manos del enemigo.

Danckwardt envió al teniente Breittenberg a destruir los cañones. A su llegada, Breittenberg descubrió que tanto la guarnición de Hedvigsholm como los cañones estaban ilesos, pero decidió continuar con su misión. Cuando los daneses notaron que el fuego de la batería de Hedvigsholm había cesado, comenzaron a disparar contra los buques de la marina sueca en el puerto y lograron unos 7 barriles de pólvora.

Después de los eventos en Marstrand, se celebró un consejo de guerra a finales de julio de 1.719 con el comandante Danckwardt. Al preguntarle por qué no había ordenado personal adicional a Hedvigsholm, que era considerada la batería más fuerte y efectiva para defender la ciudad, que también estaba siendo apoyada por la galera Prins Fredrik av Hessen, Danckwardt defendió sus acciones argumentando que si no hubiera destruido Hedvigsholm, la fortaleza habría sido capturada, independientemente de su número de personal. También señaló que el enemigo podría haber avanzado entre Koön y Hedvigsholm, algo con lo que los funcionarios de la audiencia no estaban de acuerdo.

Domingo, 22 de julio

El sábado por la noche, se había construido otra batería de artillería danesa, incluso más cerca de Carlsten y la entrada norte del río, estaba equipada con 4 morteros de 100 libras y entre 30 y 40 morteros más ligeros. Tordenskjold también había planeado usar 10 cañones de 24 libras, pero los oficiales responsables de las fortificaciones y la artillería se lo impidieron. Estos oficiales habían sido llevados a los barcos pero no estaban bajo el mando de Tordenskjolds. Creían que la batería no era segura y se negaron a entregar los cañones. Los fascines y otros suministros necesarios para proteger la batería no estaban disponibles, según los oficiales del ejército. Tordenskjold entonces ordenó a un oficial con 9 artilleros bajo su mando, junto con mano de obra adicional de los barcos, para construir la batería. Los morteros pesados se transportaron desde el lado norte de Koön hasta la nueva batería. Cuando se consideró que estaba lista, Tordenskjold ordenó un bombardeo contra Carlsten, que tuvo poco efecto en la fortaleza. A pesar de que Tordenskjold tenía las naves suecas en su campo de tiro, evitó disparar contra ellos para intentar capturarlos sin daño.

Entre las 7 y las 8 de la mañana de día 22, se envió un primer negociador a Marstrand, el teniente capitán Conrad Ployart, que navegaba hacia el norte de Antonetta, que vigilaba la entrada del norte, en un balandro con una bandera blanca claramente visible. Se envió una balandra sueca con un teniente Brännö para reunirse con el buque danés a mitad de camino. Ployart exigió el acceso a la fortaleza, pero le dijeron que debía hablar con el mariscal de campo Rehnskiöld. El oficial danés lamentó el hecho de que no podía reunirse con el comandante en persona y agregó que si hubiera alguna mujer presente en la fortaleza, inmediatamente se les daría la oportunidad de irse. Ployart también había recibido órdenes para ofrecer un intercambio a los suecos, los suecos tendrían que entregar seis buques de guerra a cambio de que los daneses no dispararan contra Marstrand. Los suecos rechazaron la oferta.

Después de que Ployart hubiera regresado con el rechazo de los suecos, Tordenskjold montó un asalto a los barcos y las obras que defendían la entrada norte del puerto. La galeota artillada Johannes y la barcaza de morteros de Lange Maren dispararon las primeras andanadas y en reserva estaban las barcazas Hjælperinden y Fredrikshald. Los fuertes suecas consistían en la Antonetta, que estaba equipada con 4 cañones de 6 libras y una guarnición de 7, y el Blockhouse, un fuerte más pequeño equipado con 2 cañones de 36 libras. Finalmente, el capitán Sjöblad había colocado 3 cañones adicionales cerca de Blockhouse, que fueron atendidos por 15 hombres. Los fuertes de tierra no tenían suficientes municiones y estaban mandados por los suboficiales. Después de disparar sobre las fuertes, con la ayuda de una galera y ocho balandras, de 200 a 300 soldados daneses fueron desembarcados en la isla de Marstrand y cerca de Antonetta. Después de que los suecos devolvieron el fuego contra la fuerza de desembarco, se dispararon sus cañones y las guarniciones se retiraron a Carlsten. El Blockhouse sufrió el mismo destino y los daneses, comandados por los capitanes Kaas y Kleve, pudieron entrar rápidamente en la ciudad. En el puerto, la fragata sueca Kalmar y la galera Greve Mörner continuaron defendiendo la entrada norte hasta que las tropas danesas finalmente entraron en la ciudad.

En la audiencia de guerra, se le preguntó a Danckwardt por qué no había contribuido más a la defensa de los talleres de entrada del norte. Las dos obras podrían haberse defendido mutuamente mediante un fuego cruzado y podría haber enviado a uno de los siete oficiales profesionales de Carlsten para que actuara como comandante. Danckwardt se defendió diciendo que no podía permitirse el lujo de destacar más personal de Carlsten y que los hombres habrían aislados si los fuertes eran conquistados.

Al mismo tiempo que los daneses irrumpían en la ciudad, las balandras danesas navegaban hacia los barcos suecos en el puerto. Como las tripulaciones de los barcos suecos no tenían suficiente personal, se dieron cuenta de que no podrían sobrevivir a la inminente batalla; su única forma de retirarse hacia Carlsten estaba siendo bloqueada y los barcos suecos dispararon sus últimas andanadas e hundieron los barcos.

La mayoría de las tripulaciones de los barcos lograron regresar a salvo a Carlsten. Los buques hundidos fueron las fragatas Halmstad, Stettin y Kalmar, todas armadas con 40 cañones, así como el Fredricus (36) y Charlotta (30); las galeras Stå Bra y Greve Mörner con 9 cañones cada una, la balandra Diana (4) junto con dos brulotes. Los soldados de Tordenskjolds lograron evitar el hundimiento de las fragatas Varberg (40) y la galera William (14), y Prins Fredrik av Hessen (9) y la barcaza Gå På (18). La galera William era probablemente un barco británico capturado o posiblemente un corsario. 

Lunes 23 de julio

Durante el día, solo se dispararon unas cuantas rondas desde la fortaleza y ninguna de los daneses. Dentro de la fortaleza, el comandante ordenó a los oficiales de artillería, el capitán Josias Mörck y el teniente Graan que incendiaran la ciudad, los oficiales declararon que no tenían ninguna munición adecuada. En la audiencia, se le preguntó a Danckwardt por qué los equipos de trabajadores que se retiraban no habían incendiado la ciudad, a lo que respondió que no sabía que esto se podría haber hecho de otra manera, excepto disparando desde la fortaleza. También argumentó que la falta de voluntad de los oficiales de artillería era porque tenían sus casas dentro de la ciudad.

Los daneses transportaron las embarcaciones capturadas fuera de la zona, moviendo morteros adicionales y reparando una batería de cañones en Koön, que había sufrido disparos desde el Prins Fredrik av Hessen. Las reparaciones se podrían hacer ininterrumpidamente porque Carlsten solo tenía un cañón que podía alcanzar la batería y este cañón estaba dañado. La guarnición de Carlsten consistía en la compañía de Redväg del regimiento de Älvsborg con unos 100 hombres y una compañía del regimiento de infantería de Sajonia de Zengerlein que tenía algo mas de 100 hombres, ambas unidades con un total de 227 soldados de infantería. La artillería, bajo el mando del capitán Mörck, estaba formada por 54 hombres. También disponía de 107 hombres de las tripulaciones de los barcos, la tripulación completa consistía en un total de 388 hombres.

La fortaleza se había expandido mucho desde el asalto danés en 1.677. Esto convirtió a Carlsten en una de las fortalezas más defendidas del país.

Martes 24 de julio

El fuego de artillería contra la fortaleza continuó hasta las 11,00 horas. Por la tarde, el teniente Ployart se acercó a la fortaleza como negociador junto con un baterista del ejército y pidió a los suecos que los dejaran entrar. Con los ojos vendados, Ployart fue llevado rápidamente a ver al comandante sueco. Ployart entregó una carta sellada escrita por Tordenskjold. Mientras Danckwardt preparaba una respuesta adecuada, uno de sus capitanes le llamó la atención sobre otra carta de Tordenskjold. En ella, Tordenskjold ofrecía una suma de 3.000 ducados y la misericordia del rey danés, si los suecos se rendían. El capitán sueco Jacob von Utfall acompañó a Ployart a Tordenskjold más tarde ese día y sugirió que sería apropiado un armisticio, a lo que Tordenskjold estuvo de acuerdo.

Cuando von Utfall había regresado a Carlsten, Danckwardt convocó a todos los oficiales a una reunión. Los oficiales explicaron la situación, la artillería tenía falta de personal. Se estimó que los suministros de alimentos podría sostenerlos durante un mes, pero faltaba agua. La fortaleza casi no tenía personal de combate, las tripulaciones navales se consideraron de poca utilidad en el caso de una emboscada, debido a su falta de entrenamiento de combate, su única misión en la fortaleza era como un cuerpo de bomberos. Tordenskjold utilizó este tiempo colocando morteros ligeros adicionales en lugares adecuados en Marstrand.

Miércoles 25 de julio

La reunión sueca continuó durante la mañana. Tordenskjold todavía estaba preparando un asalto al re-ubicar las barcazas danesas, las baterías flotantes y las galeras más cerca de la fortaleza. Dado que la guarnición de Carlsten se consideraba demasiado agotada para aguantar un asalto, los suecos aceptaron rendirse antes del final del armisticio. Todos los oficiales suecos firmaron la rendición que fue entregada a los daneses por el capitán von Utfall.

Después de dos horas, Utfall regresó con el documento que había sido firmado por Tordenskjold. Se ordenó a todas las fuerzas suecas que abandonaran la fortaleza a las 15,00 horas, a todos los oficiales que deseaban regresar a Marstrand se les permitió hacerlo, sin ser tratados como prisioneros de guerra . A los suecos se les concedieron dos horas adicionales, adecuadamente para abandonar la fortaleza.

A las cuatro de la tarde, Torenskjold llegó a la puerta de la fortaleza y lo dejaron entrar. Danckwardt se reunió con él y se lo mostró a los cuarteles. La única ruptura de la tregua fue cuando los soldados del regimiento sajón junto con el personal de la artillería, irrumpieron en una instalación de almacenamiento y robaron el suministro de mantequilla. Se ordenó a los soldados sajones que abandonaran la ciudad y pasaran la noche de pie fuera de la muralla de la fortaleza rodeados por soldados daneses armados.

Jueves 26 de julio

Por la mañana, todos los suecos salieron de la fortaleza. Alrededor de las cuatro de la tarde, el comandante salió de la fortaleza y se dirigió a una casa en Marstrand. A las 21,00 horas, los soldados suecos restantes de infantería y la artillería abandonaron la fortaleza.

Viernes 27 de de julio

Las tropas suecas fueron transportadas a Tjuvkil en el continente, a excepción de unas pocas tropas de la artillería y el regimiento sajón, que fueron trasladados al servicio danés. Durante el transporte, Tordenskjold entregó regalos a los oficiales, como relojes y abanicos de plumas, junto con otros bienes que habían sido tomados de barcos capturados. Después de llegar a Tjuvkil, Danckwardt envió una carta al mariscal de campo Rehnskiöld en Uddevalla explicando la situación. Después de leer la carta, Rehnskiöld emitió una orden de arresto para Danckwardt. Danckwardt fue arrestado en la fortaleza de Bohus cuando intentaba viajar a Gotemburgo.

Secuelas

El mariscal de campo Rehnskiöld y sus oficiales se quedaron con una decisión difícil: si se quedaban con las tropas suecas en Uddevalla y protegían los caminos a Vänersborg y Dalsland o se movían al sur hacia Hisingen, para evitar quedar cortados por las fuerzas danesas que podrían desembarcar hacia el norte de Gotemburgo. Rehnskiöld eligió quedarse, lo que resultó ser una buena decisión, ya que el ejército danés en Strömstad regresó a Noruega a finales de agosto.

Tordenskjold usó la base naval para atacar la fortaleza de Nya Älvsborg el 31 de julio y luego a Nya Varvet en la desembocadura del río Göta.

Mientras estaba bajo el dominio dano-noruego, la fortaleza de Carlsten fue renombrada como Kristiansten y el general noruego Hartvig Huitfeldt fue asignado para mandar la guarnición de la fortaleza. El 22 de noviembre de 1.720, después de la firma del tratado de Frederiksborg, la fortaleza fue devuelta al control sueco y una vez más pasó a llamarse Carlsten.

El 2 de agosto, todos los oficiales que habían firmado el documento de rendición en Carlsten, fueron arrestados. Después de una audiencia de guerra con Danckwardt el 21 de julio, se celebró una corte marcial el 27 de agosto, donde fueron procesados. El 15 de septiembre, Danckwardt fue condenado a muerte por decapitación de acuerdo con estas leyes. La ejecución tuvo lugar el 26 de septiembre. El verdugo, Jonas Wessman, estaba supuestamente ebrio, lo que provocó que no realizara la decapitación correctamente y se vio obligado a golpear tres veces para separar completamente la cabeza del cuerpo. Wessman fue llevado a la corte, pero fue despedido con una advertencia formal.

El 23 de noviembre de 1.719, se celebró una corte marcial con los oficiales arrestados de Carlsten. Los oficiales declararon que todos los documentos que habían firmado en Carlsten eran simplemente un informe sobre las capacidades defensivas de la fortaleza y que las últimas partes, que documentaban la rendición oficial de la fortaleza, debieron haberse agregado después de la firma, sin su conocimiento. Debido a esto, los oficiales no fueron condenados a muerte.

Tratados de Estocolmo

El 9 de octubre de 1.719, Suecia firmó la paz con Hanóver en Estocolmo. Este principado ensanchó sus fronteras con la ganancia de los ducados de Bremen y Verden.

El 21 de enero de 1.720, nuevamente en Estocolmo, se concluyó un tratado de paz entre Suecia y Prusia; ésta recibió la Pomerania Sueca al sur del río Peene y al oriente del Oder, incluyendo las islas de Usedom y Wollin.

Tratado de Frederiksborg (3 de junio de 1.720)

Federico IV había organizado en Noruega una fuerza de 34.000 efectivos. La ofensiva, que pudo ser fatal para Suecia, nunca llegó a buen término, pues los británicos intervinieron diplomáticamente para retardarla.

Federico I de Suecia, rey desde febrero, inició las negociaciones de paz en las que la Gran Bretaña influyó en forma decisiva. Federico IV de Dinamarca, bastante renuente, tuvo que conformarse con el tratado de Frederiksborg el 3 de junio de 1.720, en el que se estableció que Suecia perdía la exención de pago en el Oresund y se comprometía a pagar a Dinamarca una suma de 600.000 riksdaler, así como la retirada de todo apoyo al ducado de Holstein-Gottorp, que volvía a estar bajo el dominio danés. Al contrario de lo sucedido con Prusia, Dinamarca devolvió a Suecia los territorios ocupados de Pomerania y Wismar. Con esa victoria pírrica, los daneses vieron así frustrada para siempre su esperanza de recuperar la Escania, el territorio original de su pueblo.

Batalla de Grengam o de Ledsund (7 de agosto de 1.720)

La principal ruta marítima entre los puertos de Estocolmo en Suecia y Turku en Finlandia pasa por las Islas Åland. Entra en el estrecho de Ledsund desde el suroeste con Föglö en el lado sureste y Lemland en el noroeste. Este anclaje se llamaba anteriormente Granhamn, palabra sueca para puerto de abetos.

Una pequeña unidad naval sueca compuesta por el buque de línea Pommern (76), las fragatas Stor Phoenix (30) y Danska Örn (18), y los mercantes armados Vainqueur (30) y Kiskin (24) navegó hacia la poderosa flota rusa anclada en Granhamn. La flota rusa estaba compuesta de 61 galeras y 29 barcos con 11.000 efectivos entre marineros y soldados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-grengam-o-de-ledsund-7-de-agosto-de-1720.png 1313w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-grengam-o-de-ledsund-7-de-agosto-de-1720-300x187.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-grengam-o-de-ledsund-7-de-agosto-de-1720-768x478.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-grengam-o-de-ledsund-7-de-agosto-de-1720-1024x638.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-grengam-o-de-ledsund-7-de-agosto-de-1720-100x62.png 100w
Batalla de Grengam o de Ledsund (7 de agosto de 1.720). Grabado de Alexey Zubov.

La batalla fue feroz, los suecos perdieron sus cuatro buques después de haber encallado, pero las pérdidas rusas fueron tan pesadas que toda la flota rápidamente decidió retirarse de Åland, dejando atrás 43 barcos hundidos y 1.000 rusos muertos. Las pérdidas rusas impidieron a su marina lanzar más operaciones importantes hasta que la guerra terminó con el tratado de Nystad el año siguiente.

El vicealmirante sueco Carl Georg Siöblad fue inicialmente criticado después de la batalla, pero cuando se descubrió el alcance de las pérdidas rusas, fue elogiado.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-batalla-de-grengam-o-de-lendsund-7-de-agosto-de-1720--galeras-rusas.png 1281w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-batalla-de-grengam-o-de-lendsund-7-de-agosto-de-1720--galeras-rusas-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-batalla-de-grengam-o-de-lendsund-7-de-agosto-de-1720--galeras-rusas-768x465.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-batalla-de-grengam-o-de-lendsund-7-de-agosto-de-1720--galeras-rusas-1024x620.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/la-batalla-de-grengam-o-de-lendsund-7-de-agosto-de-1720--galeras-rusas-100x60.png 100w
La batalla de Grengam o de Lendsund (7 de agosto de 1.720). Galeras rusas. Autor Ferdinand Victor Perrot.

Batalla de Selånger (el 25 de mayo de 1.721)

Para defenderse de los ataques navales rusos y evitar una invasión, Federico I de Suecia recibió el apoyo de buques de la armada británica desde 1.720 hasta agosto de 1.721. El zar Pedro I todavía lanzó algunos ataques sobre la costa norte sueca. El último combate de la guerra fue la batalla de Selånger, el 25 de mayo de 1721, con la victoria para Rusia.

En 1.721, una vez más una flota de galeras rusas había sido navegada a lo largo de la costa de Norrland en su camino hacia el norte. La junta administrativa del condado, que en ese momento estaba en Gävle, decidió enviar al mayor Johan Henrik Fieandt a Sundsvall para organizar la defensa de la ciudad. Fieandt formó una fuerza de defensa compuesta por 80 hombres de la segunda parte de la compañía de remeros, bajo el mando del comandante Herman Wibbling, quien en ese momento estaba en la ciudad para constituir tripulaciones de dos galeras más grandes y cuatro más pequeñas recién construidas, y un grupo de 80 pilotos de caballería reuniendo en total 150 hombres. Sin embargo, Fieandt esperaba que los habitantes de la ciudad pudieran reunir de 700 a 800 hombres, pero al final solo consiguieron 77.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeras-rusas-saqueando-la-costa-sueca-1719-21.png 1152w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeras-rusas-saqueando-la-costa-sueca-1719-21-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeras-rusas-saqueando-la-costa-sueca-1719-21-768x449.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeras-rusas-saqueando-la-costa-sueca-1719-21-1024x598.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeras-rusas-saqueando-la-costa-sueca-1719-21-100x58.png 100w
Galeras rusas saqueando la costa sueca 1.719-21.

El grupo ecuestre, bajo el mando del teniente Johan Lindstedt, guardaba la playa en Sundsvall. 25 de los jinetes eran veteranos de la marcha de Armfelt a Noruega, algunos también de Finlandia y los países bálticos, pero la mayoría de los jinetes eran agricultores recién reclutados.

La batalla comenzó en Sundsvall cuando una escuadra rusa de 33 galeras, 33 linces y 33 transportes cargados con tripulación y material atacó la ciudad con artillería. Los rusos desembarcaron tropas en Mon, al sur de la ciudad. Los suecos fueron obligados a quemar las bodegas y dos barcos mercantes y un barco más grande que estaba cargado de hierro y madera para que no cayeran en manos del enemigo.

Los defensores no tenían ningún apoyo de artillería. Con los 80 jinetes, 80 remeros y 77 campesinos, Fieandt presentó batalla en el puente occidental de la ciudad en Åkroken, luchando contra la superioridad rusa. Los jinetes se defendieron bien y lograron dos contraataques para detener a los rusos, pero finalmente los suecos se vieron amenazados de envolvimiento, y tuvieron que retirarse a través de Selångersdalen a las aldeas de Nävsta y Valla en la parroquia de Selångers, a unos 8 kilómetros al oeste de Sundsvall, donde se asentó nuevamente en posición para hacerlos frente.

Los suecos lograron mantener a los rusos con dos ataques, los suecos lucharon una lucha desesperada contra la superioridad rusa. Los rusos lograron reforzarse alcanzando sus efectivos unos 600 cosacos y 6.870 hombres de infantería. La situación demostró ser completamente inmanejable y los campesinos y los remeros huyeron y abandonaron a Fieandt y la caballería contra la superioridad rusa.

El comandante sueco ordenó una nueva retirada. 22 suecos quedaron muertos en la carretera en Valla (Nandelstadt). Cerca de 10 personas lograron atravesar las líneas rusas. Diez suecos fueron capturados como prisioneros y llevados a San Petersburgo junto con el estandarte de la compañía de caballería. Todo Sundsvall fue destruido y quemado y solo la iglesia con el campanario sobrevivió sin daños.

Fin de la guerra: el Tratado de Nystad

La Gran Guerra del Norte llegó a su fin con el Tratado de Nystad, el 30 de agosto de 1721. Suecia cedió a Rusia toda la provincia de Ingria, Výborg, el sur de Kexholm, si bien conservó la casi totalidad de Finlandia. Cedió también Livonia y Estonia, incluyendo las islas de Ösel (Saaremaa) y Dagö (Hiiumaa).

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/tratado-de-nystad-el-30-de-agosto-de-1721--territorio-sueco-cedido-a-rusia.png 697w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/tratado-de-nystad-el-30-de-agosto-de-1721--territorio-sueco-cedido-a-rusia-300x283.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/tratado-de-nystad-el-30-de-agosto-de-1721--territorio-sueco-cedido-a-rusia-100x94.png 100w
Tratado de Nystad, el 30 de agosto de 1721. Territorio sueco cedido a Rusia rayado, en amarillo territorio sueco, en verde territorio ruso.

La paz entre Suecia y Polonia-Sajonia nunca se firmó, aunque las hostilidades se habían suspendido desde el fin de la guerra en Alemania. Oficialmente, se considera el fin del conflicto entre ambos reinos en 1.728 (Declaración de Sajonia) y en 1.732 (Declaración de Polonia), años en los que se firmó la renovación de relaciones amistosas.

Consecuencias de la Guerra

La Gran Guerra del Norte resultó una derrota de Suecia, siendo Rusia el principal beneficiario. Rusia se levantó como la primera potencia del norte de Europa, el líder supremo del mar Báltico y un importante peso en la política de Europa. Pedro I, nombrado emperador de todas las Rusias desde 1.721, continuó con su obra modernizadora y expansionista.

Para Prusia, la debacle de sus otrora poderosos vecinos Polonia y Suecia coincidió con su ascenso en el plano internacional, su fortalecimiento entre los estados alemanes y su transformación de un país de segundo orden a una potencia europea. Tanto Prusia como Rusia formaron parte de una nueva pentarquía, que incluía también a Francia, Gran Bretaña y Austria.

En Dinamarca, la victoria fue tomada casi como una derrota ante los pequeños resultados. Aunque se logró la soberanía sobre todo el Holstein y se restableció el monopolio del Oresund, no se pudieron recuperar las provincias del sur de la península escandinava. Ante la nueva supremacía rusa en el Báltico, la rivalidad entre Dinamarca y Suecia disminuyó considerablemente. Federico IV buscó nuevas rutas comerciales y consolidó el imperio colonial danés en el Índico y el Atlántico. El ducado de Holstein-Gottorp, pese a su dramática reducción, continuaría representando una amenaza para Dinamarca, que alcanzó proporciones gigantescas con la llegada del duque Carlos Pedro Ulrico de Holstein-Gottorp al trono de Rusia en 1.762 con el nombre de Pedro III.

En Polonia, la guerra fue un triunfo personal para Augusto II, pero para el país no hubo victoria. Asolada por la destrucción de la invasión sueca, Polonia vio arruinada su economía y su decadencia política se aceleró. Cada vez más dependiente de Rusia y, en menor medida, de Austria, casi se convirtió en un protectorado, sentando las bases para la posterior repartición de su territorio por las potencias extranjeras. El Rey intentó fortalecer su posición sin mucho éxito y aunque logró colocar a su hijo como su sucesor, la oposición siguió en aumento.

En Suecia, con la guerra concluyó la llamada era de grandeza, y desde entonces el reino desempeñaría un papel secundario en el concierto de las naciones. La monarquía absoluta se debilitó significativamente y el país entró en una etapa de parlamentarismo conocida como la era de la libertad, en la que la nobleza y la burguesía alcanzaron un papel preponderante en la política y la rápida revitalización de la economía. El resentimiento hacia Rusia se materializó en las guerras de 1.741-43 (guerra de los Sombreros) y de 1.788-90, sin que Suecia pudiese recuperar sus territorios perdidos. Las célebres victorias del rey Carlos XII lo convirtieron en la principal figura militar de Suecia de todos los tiempos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-04-19. Última modificacion 2021-06-03.
Valora esta entrada