Siglo XVIII Guerras Anglo-Españolas siglo XVIII (1762-98) Asedio de Gibraltar (1.779-83). Continuación del asedio
Asedio de Gibraltar (1.779-83). Continuación del asedio

Ataque de los brulotes (7 de junio de 1.780)

El 4 de junio de 1.780 la guarnición de Gibraltar celebra el cumpleaños del rey Jorge III con una salva de 42 disparos de cañón y el gobernador dio una cena para sus oficiales de campo y el rango general.

Los españoles planearon un ataque con brulotes, el capitán de fragata Francisco Javier Muñoz fue el encargado de la operación. Los brulotes debían lanzarse en una noche sin luna, con viento entablado de oeste.

A primera hora del 7 de junio, se produjo las condiciones climatólogicas idóneas, los brulotes partieron, pero al poco se produjo una calma dejando a los brulotes comprometidos antes de llegar al embarcadero En alrededor de la una de la mañana en la noche del 7 de junio, una nave no identificada se acercó al Nuevo Muelle (New Mole) en un viento moderado a través de la oscuridad, en dirección hacia el grupo de barcos británicos anclados cerca de la orilla.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--mapa-del-ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780--mapa-del-ataque-1024x676.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--mapa-del-ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780--mapa-del-ataque-300x198.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--mapa-del-ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780--mapa-del-ataque-768x507.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--mapa-del-ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780--mapa-del-ataque-100x66.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--mapa-del-ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780--mapa-del-ataque.png 1148w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Mapa del ataque de los brulotes españoles a primera hora del 7 de junio de 1780. Mapa del ataque. Autor John Fawkes

La fragata Enterprise (28) llamó a la nave que se aproximaba, solicitándole que se identificara y recibió la información “Carne fresca de Barbary”, un cargamento muy bienvenido, por cierto.

Sin embargo, el capitán Lesley de la fragata Enterprise (28), sospechó del barco, y disparó tres cañones en señal de alarma y abrió fuego contra la nave, que inmediatamente estalló en llamas.

Varios brulotes, que seguían al primero, al oír los disparos, perdieron la serenidad e incendiaron las mechas, con lo que se consumieron inútilmente, sirviendo de luminaria a la bahía y de acopio de leña a los habitantes de la ciudad, de la que estaban muy escasos.

El capitán Lesley mandó cortar el cable del ancla, y separó de brulote, mientras una lluvia de ascuas que la tripulación apagó enseguida.

La alarma se propagó en Gibraltar y las fuerzas ocuparon sus posiciones de inmediato, los cañones del Nuevo Muelle (New Mole) y del buque Panther (54) abrieron fuego sobre los brulotes para frenarles, mientras que lanchas británicas se dirigieron a los brulotes y arrastrarlos lejos de los navíos.

En la bahía, el escuadrón del almirante Barceló siguió a los brulotes, para recoger a las tripulaciones y atacar a cualquier barco británico forzado a salir del puerto.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780-1024x557.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780-300x163.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780-768x418.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780-100x54.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-los-brulotes-espanoles-a-primera-hora-del-7-de-junio-de-1780.png 1200w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Ataque de los brulotes españoles a primera hora del 7 de junio de 1780

Dos de los brulotes giraron y fueron empujados hacia la bahía, mientras que el resto varó hacia Punta Europa. No se causó ningún daño, aunque uno de los barcos, que ardía con fiereza, pasó cerca del Panther que estaba anclado, los brulotes varados continuaron ardiendo hasta el día siguiente.
La práctica en la preparación de los brulotes era colocar barriles de pólvora en la parte inferior de la nave, listos para explotar cuando el fuego los alcanzase, lo que hace que cualquier operación de contraataque fuera particularmente peligrosa. Los españoles no usaron este dispositivo, tal vez por falta de municiones.

Las baterías españolas en tierra no aprovecharon el ataque y abrieron fuego contra Gibraltar, presumiblemente debido a una falta de coordinación entre la marina española y el ejército, Barceló preocupado por preservar el secreto de su ataque y profundamente sospechoso de sus colegas terrestres no se lo comunicó.

Al final, aparte de causar una alarma considerable en Gibraltar, el ataque de los brulotes españoles logró muy poco, aparte de la pérdida de los nueve barcos, uno de los cuales era un buque de guerra de 50 cañones.

En medio de la agitación sobre los brulotes, un barco de suministros navegó a través del escuadrón español hasta el puerto de Gibraltar, llevando aves de corral y cuero.

Segundo socorro a Gibraltar, vicealmirante George Darby (21 de abril de 1.781)

En julio de 1.780, el Panther (54) se embarcó para Inglaterra con 100 marineros británicos recuperados de las heridas sufridas en la batalla del cabo de San Vicente el 16 de enero de 1780.

La siguiente crisis que golpeó a la guarnición de Gibraltar fue una epidemia de viruela, que en agosto de 1780 había matado a 450 residentes y miembros de familias militares y 50 soldados.

Tras el alivio de Gibraltar por la flota del almirante Rodney, los españoles impusieron un bloqueo aún más estricto y más riguroso en Gibraltar.

Durante las operaciones de Menorca se redujo el bombardeo de Gibraltar, los disparos de los cañones de las fortificaciones de Gibraltar se convirtió en un fracaso. En los meses de abril y septiembre de 1.780, solo se dispararon seis disparos desde los cañones de Gibraltar.

El 29 de agosto de 1.780, el comandante del 72 regimiento real de voluntarios de Manchester, coronel Charles Mawhood, murió de piedras en el riñón y fue enterrado con honores militares.

Desde Marruecos seguían enviándose víveres de todo tipo a la ciudad a pesar del cerco marítimo que trataba de mantener la escuadra española. El 30 de agosto la tripulación de una barcaza marroquí informaba al gobernador de Gibraltar que desde el gobierno central del país africano se habían dado órdenes de permitir el asalto español de cualquier barco británico que llegara a sus costas. De este modo, el 26 de diciembre se firmaba un acuerdo entre Marruecos y España que terminaría con la expulsión del cónsul británico en Tánger, Lorie, una fuente inestimable de inteligencia y suministros para Eliott, se vio obligado a abandonar Marruecos, se embarcó en Tetuán para ser conducido a Algeciras el 28 de diciembre y de ahí al campamento de Barceló junto al Río Palmones para ser definitivamente conducido a Gibraltar el 11 de enero. Una vez cortado el tráfico con el norte de África, en octubre comenzaron de nuevo a escasear los víveres en Gibraltar, lo que provocó una epidemia de escorbuto.

Los suministros para la guarnición de Gibraltar se hicieron más escasos, ya que las galletas reemplazaron al pan y la falta de verduras frescas, carne fresca y fruta, lo que provocó un aumento del escorbuto.

Las fuerzas españolas fuera de Gibraltar se volvieron más activas y envalentonadas, construyendo obras de asedio en el istmo y estableciendo más trabajos de de asedio.

Las cañoneras españolas comenzaron a atacar a las embarcaciones pesqueras de Gibraltar. Por la noche, las mismas embarcaciones se acercaron a los barcos amarrados a lo largo de la costa de la ciudad de Gibraltar y disparaban contra ellos.

Para contrarrestar este movimiento, en noviembre de 1.780, se construyó un auge para encerrar la zona del Nuevo Muelle (New Mole), donde estaban anclados la mayoría de los barcos.

Eliott provocó un aumento de los disparos en las obras de desarrollo del sitio español.

A principios de 1.781, intentó mantener la moral de sus regimientos al celebrar una serie de días de campaña e introducir premios para los soldados que observaron una nueva actividad de los españoles en las líneas de asedio.

Como la comida escaseaba cada vez más, Eliott, por consejo, decidió enviar a todos los inválidos, en los dos barcos Enterprise (28) y San Fermin, a Menorca, que aún no estaba bajo ataque español. Con los barcos, Eliott envió una carta al gobernador británico en Menorca, el general Murray, solicitándole que enviara todos los buques de la marina que pudiera recibir con cualquier excedente de suministros. En el viaje, San Fermín fue capturado por barcos españoles y los inválidos a bordo se convirtieron en prisioneros.

Gran parte de la flota española se mantuvo en Cádiz, al oeste de Gibraltar, con la intención de interceptar cualquier intento de reabastecimiento de la guarnición británica.

En enero de 1.781, Eliott escuchó de Inglaterra que se estaba preparando un segundo convoy de ayuda. Los convoyes de buques mercantes llevaba un tiempo considerable para ser organizados y no fue hasta 13 de marzo de 1.781 la flota de alivio partió de las islas Scilly, al mando del vicealmirante George Darby en su buque insignia Britania (100). La flota de Darby reunió los barcos para las Indias Occidentales y América desde Cork y luego giró hacia el sur hacia el Mediterráneo, enviando los convoyes más pequeños hacia el oeste.

El 10 de marzo de 1.781, la flota de 29 navíos de línea y 100 naves de transporte de Darby navegaba por la costa suroeste de España, sin que la la flota española en Cádiz hiciera ningún movimiento para interceptarlo.

La flota de Darby llegó a Gibraltar el 12 de abril de 1.781. Una pequeña sección de la flota navegó a Menorca, mientras que la mayor parte descarga en Gibraltar.

Al igual que con la llegada de cada una de las tres flotas de socorro, se advirtió a la guarnición de Gibraltar sobre el acercamiento del convoy por el aumento de la actividad en las líneas españolas, con banderas de señales y movimiento de armas y barcos y la construcción de baterías nuevas.

El día de la llegada de Darby estaba envuelto en la niebla. A medida que la niebla se alzaba, primero aparecieron las cimas del mástil y luego toda la flota, levantando los ánimos de la guarnición vigilante de forma inconmensurable.

Las cañoneras españoles avanzaron para atacar a los barcos mercantes, pero fueron rechazadas por un barco británico de la línea y dos fragatas. Los barcos del convoy atracaron a salvo en Gibraltar.

El 21 de abril, Darby se embarcó para Inglaterra con despachos de Eliott. La guarnición de Gibraltar fue completamente reabastecida, sin que hubiera ninguna interferencia por parte de la marina española.

Gran bombardeo español

La expectativa del alto mando español era que la guarnición de Gibraltar estaba al final de sus suministros y pronto se vería obligada a rendirse. La llegada del segundo socorro de Darby el 12 de abril pareció a exasperar a los españoles.

Cuando comenzó la descarga de las naves llevadas a Gibraltar por la flota del almirante Darby, los españoles abrieron fuego con las baterías recién instaladas, equipadas con unos 114 cañones pesados (27 del fuerte de San Felipe, 23 de Santa Bárbara, 14 de la batería del Rey, 7 de la Infanta, 14 del Príncipe, 14 de la Princesa, y 50 morteros en las líneas y en la batería San Carlos); disparando sobre la puerta terrestre, la ciudad y el litoral, así como el otras instalaciones y edificios en Gibraltar. Los británicos respondieron con fuego de contra-batería, particularmente contra la batería de San Carlos, que lentamente redujo su actividad.

Los disparos en España continuaron durante todo el día y la noche siguiente, con el habitual descanso de la siesta de 13,00 a 17,00 horas.
El conjunto de Gibraltar fue barrido con cañones de fuego y se infligió una gran cantidad de daño en la ciudad, pero se hizo poco daño a los barcos.

Una consecuencia importante e inesperada del bombardeo español fue fue la destrucción de las casas en la ciudad de Gibraltar, que reveló hasta qué punto la población civil había estado acaparando suministros y, en particular, bebida. Las tropas británicas se entregaron a una orgía de indisciplina, en la que estos suministros fueron saqueados y las calles llenas de soldados borrachos saqueando las casas.

Eliott envió al alcalde de la ciudad a las calles con un grupo de tropas bien disciplinadas, para destruir todas las tiendas de alcohol que pudieran encontrar. Los soldados que fueron encontrados saqueados fueron ahorcados en el lugar. Lentamente la disciplina fue restablecida.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bombardeo-espanol-contra-la-ciudad-1024x481.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bombardeo-espanol-contra-la-ciudad-300x141.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bombardeo-espanol-contra-la-ciudad-768x361.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bombardeo-espanol-contra-la-ciudad-100x47.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bombardeo-espanol-contra-la-ciudad.png 1249w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Bombardeo español contra la ciudad, los edificios ardieron y se descubrió que los habitantes habían acaparado suministros, especialmente bebidas.

Se estima que en las primeras siete semanas del bombardeo, ambos bandos realizaron 77.000 disparos.

A petición de Eliott, el almirante Darby, cuando navegó a Inglaterra, dejó varios navíos y barcos almacén para la guarnición y una gran cantidad de pólvora en los almacenes de la flota para sostener el bombardeo casi constante sobre las líneas españolas.

El alcance de muchos de los cañones españoles sorprendió a la guarnición, ya que todo Gibraltar y el extremo sur de Punta Europa estaban bajo fuego. En el punto más alto de la cara norte de Gibraltar, se colocó la batería Rock Gun, de 24 libras. Una batería española de siete cañones se dedicó a desarticular esta batería repetidamente y forzar su reemplazo.

Con el bombardeo sostenido, se encontró que muchas de las obras defensivas en Gibraltar eran inadecuadas para aguantar los disparos de los cañones españoles. Las cañoneras españolas a lo largo de la costa y disparaban contra las embarcaciones británicas con su único cañón largo de 18 libras.

El 27 de abril, las fragatas británicas Enterprise (28), Brilliant (36) y Porcupine (28), habían regresado desde el puerto de Mahón en Menorca, dejando suministros adicionales antes de navegar a Inglaterra, el Brilliant (36) permaneció en Gibraltar con su capitán, Roger Curtis, un oficial activo e ingenioso en la defensa posterior, se convirtió en un estrecho colaborador del general Eliott.

En el cumpleaños del rey inglés, el 4 de junio, todos los cañones y morteros fueron disparados en Gibraltar, a la vez, empezando por la batería más oriental de San Carlos. Esta descarga jubilar se llevó a cabo durante el período de la siesta española para un mayor efecto.

El 9 de junio, los artilleros británicos alcanzaron un importante polvorín español que explotó. La explosión principal fue seguida por una serie de explosiones menores, a medida que explotaban los almacenes subsidiarios y los depósitos. En las líneas españolas, las tropas luchaban por apagar la cantidad de incendios que comenzaron en su campamento.

En junio de 1.781, hubo un aumento de la actividad naval española y Eliott organizó la construcción de dos nuevos botes cañoneros británicos, para aumentar las defensas de los barcos anclados en Gibraltar.

Dos cañones experimentales fueron asentados en la arena cerca del Muelle Viejo (Old Mole) y dispararon con varios ángulos de elevación y con diferentes cargas de pólvora, para modificar el alcance y hacer llegar los proyectiles al campamento español, para disgustar a las tropas españolas y alentar a la guarnición.

La guarnición de Gibraltar estaba muy preocupada por el destino de los británicos en Menorca, sostenida por una pequeña fuerza de dos regimientos británicos y dos hannoverianos mandados por el general James Murray.

El 20 de agosto, una fuerza de 8.000 soldados españoles y franceses, comandados por el francés duque de Crillon, desembarcó en Menorca. De Crillon pudo tomar inmediatamente el control de toda la isla, menos del fuerte San Felipe en Mahon, que Murray continuó reteniendo hasta que se vio obligado a rendirse por los estragos del escorbuto en febrero de 1.782. Las celebraciones españolas fuera de Gibraltar marcaron su captura de Menorca y, en consecuencia, redujeron los ánimos de la guarnición británica.

A finales de octubre de 1.781, un grupo de naves atravesó la línea de bloqueo española y llegó a Gibraltar, para el júbilo de la guarnición.

Contraataque británico en el istmo (27 de noviembre de 1.781)

El 15 de septiembre, los españoles comenzaron tres líneas de aproximación en zig-zag hacia la Roca, trabajando solo de noche para evitar a la artillería inglesa. Partieron de la línea de contravalación definida por los fuertes Santa Barbara guarnecida por la Guardia Valona y el fuerte de San Felipe defendido por la Guardia Española, entre ambos se encontraban los fuertes menores de San Benito, Santa Marina, San José, San Fernando y San Carlos, defendidos por regimientos de línea españoles.

Las líneas españolas, despacio pero seguro, avanzaban los siguientes días, concluyendo una nueva paralela.

A mediados de noviembre de 1.781, las obras de asedio españolas se acercaban a la Inundación, una zona de agua inmediatamente fuera de la Puerta Terrestre. Cualquier avance adicional permitiría a los españoles establecer baterías, que podrían cubrir de flanco todo el litoral de la ciudad de Gibraltar y, eventualmente, batir la costa en el extremo sudoeste de Gibraltar, donde, por el momento, era seguro descargar buques que rompían el bloqueo.

En la tercera semana de noviembre, los españoles habían asentado las baterías avanzadas, una de ellas llamada la de San Pascual con con 2 morteros y 6 cañones y la otra llamada San Martín con 6 cañones, que se sumaron a a la de San Carlos con 12 morteros. Estas baterías abrieron fuego causando daño en la ciudad y en las posiciones británicas.

El 21 de noviembre, Eliott recibió información de un cabo desertor de la Guardia Valona española, que más de 20.000 soldados en el campo español se disponían a asaltar Gibraltar y sólo estaban esperando la llegada de la flota franco-española para lanzar el ataque.

Eliott preparó una ofensiva contra esta batería con el objetivo de desmantelarla. El asalto británico fue lanzado en la noche del 26 al 27 de noviembre de 1781, después de un período de fuertes lluvias, fuertes vientos y las noches oscuras. En tal clima ambos lados se guarnecían en sus respectivos refugios.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--detalle-de-la-salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786.png 843w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--detalle-de-la-salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786-300x264.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--detalle-de-la-salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786-768x675.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--detalle-de-la-salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786-100x88.png 100w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Detalle de la salida inglesa la noche del 26 al 27 de noviembre de 1.786. Autor John Fawkes

La noche del 26 de noviembre salieron de Gibraltar 2.500 hombres, mandados por el brigadier William Ross, divididos en tres columnas:

  • Columna derecha estaba mandada por el Tcol Hugo, compuesta por 933 efectivos del regimiento 56 de infantería y el hannoveriano de Hardenberg, reforzado con granaderos de La Motte y Reden, artilleros e ingenieros, avanzaría por el norte de la zona inundada para atacar la trinchera avanzada.
  • Columna central por el Tcol Dechenhaussen, compuesta de 688 efectivos de los regimientos 39 y 73 de infantería, reforzados con granaderos, artilleros e ingenieros, avanzaría por el sur de la zona avanzada para atacar la batería de San Carlos.
  • Columna izquierda mandada por el Tcol Trigge, compuesta de 913 efectivos de los regimientos 72 y 58 de infantería, reforzado con artilleros e ingenieros, avanzaría por la costa para atacar la batería de San Martín.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781--rutas-seguidas-por-los-ingleses-1024x594.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781--rutas-seguidas-por-los-ingleses-300x174.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781--rutas-seguidas-por-los-ingleses-768x445.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781--rutas-seguidas-por-los-ingleses-100x58.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781--rutas-seguidas-por-los-ingleses.png 1095w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Salida inglesa la noche del 26 al 27 de noviembre de 1781. Rutas seguidas por los ingleses. Autor Rene Chartrand

Aprovechando la oscuridad, las tropas avanzaron a través de la zona neutral hasta ser localizadas por los centinelas españoles delante la trinchera avanzada, que dispararon sus armas para dar la alarma y se retiraron a las trincheras.

Los cañones españoles que se encontraban en la retaguardia entraron en acción, pero dirigieron sus disparos a la ciudad de Gibraltar, su objetivo habitual, en lugar de apuntar a las tropas británicas que atacaban sus líneas de asedio. Las baterías británicas abrieron fuego de cobertura contra las posiciones españolas, para evitar la llegada de refuerzos a las baterías.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781-1024x617.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781-768x463.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1781.png 1306w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Salida inglesa la noche del 26 al 27 de noviembre de 1781. Un oficial con espada y los soldados ingleses con la bayoneta calada se dirigen a las posiciones españolas. Autor Patrice Courcelle para Osprey

A las 02,45 horas, el teniente coronel Hugo mandó avanzar rápidamente sobre los atrincheramientos avanzados, donde había muy pocas tropas españolas, que fueron rápidamente superados, una compañía del regimiento Hardenberg se perdió en la obscuridad y se dirigieron contra la batería de San Carlos. Los cañones estaban todos apuntando a baterías de la Roca y no se pudieron girar para hacer frente al avance de la infantería británica, la compañía tomó la batería.

Los españoles no esperaban ninguna salida de la guarnición de Gibraltar y no estaban preparados para ello. Las baterías de cañones se habían construido sin el parapeto necesario para proteger a la infantería y había muy poca para su protección.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--avance-visto-desde-el-penon-1024x539.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--avance-visto-desde-el-penon-300x158.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--avance-visto-desde-el-penon-768x404.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--avance-visto-desde-el-penon-100x53.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--avance-visto-desde-el-penon.png 1537w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Salida inglesa la noche del 26 al 27 de noviembre de 1786. Avance visto desde el Peñón. Biblioteca Nacional de Francia

La columna del centro, se dirigió a la batería de San Carlos, los efectivos del 39 regimiento se encontraron con la compañía de Hardenberg, que pensaron que eran españoles, y se produjo un intercambio de disparos, en el que hubo varios heridos, finalmente se identificaron gracias a las contraseñas. Una vez tomada la batería, prendieron fuego a los pertrechos, mientras aseguraban las posiciones, los zapadores que acompañaban la expedición desmontaban las construcciones. Varios de los zapadores y soldados que estaban en la posición resultaron heridos cuando se produjo la explosión de parte de los suministros de pólvora que se encontraban en el polvorín de San Carlos. Los artilleros que acompañaban, clavaron los cañones para inutilizarles.

La columna de la izquierda encontró mas resistencia cuando el regimiento 72 cargó contra la batería de San Pascual y San Martín, que fueron tomadas rápidamente.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--las-columnas-inglesas-avanzado.png 937w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--las-columnas-inglesas-avanzado-300x187.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--las-columnas-inglesas-avanzado-768x479.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--las-columnas-inglesas-avanzado-100x62.png 100w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Salida inglesa la noche del 26 al 27 de noviembre de 1.786. Las columnas inglesas avanzado a las posiciones españolas. Autor Patrice Coursele

Las fuerzas españolas en las posiciones eran de solo un capitán, 3 tenientes y 74 hombres de las Guardias Valonas, y los artilleros que servían las piezas. Fueron capturados el teniente Vicente Freire de artillería y el teniente barón de Helmstad de las Guardias Valonas junto con 16 hombres que fueron llevados a Gibraltar.

El general Eliott acompañó a las tropas atacantes y en la batería de San Carlos se encontró con un capitán de artillería malherido, que se estaba muriendo, y que no quería ser evacuado, el general trató de disuadirlo, pero el capitán le respondió que “prefería morir entre las ruinas de su puesto”, el general le dejó y dijo “al menos un español morirá hoy honorablemente”. Después supervisó la destrucción de las posiciones españolas, que se habían construido con considerable cuidado y habilidad. Una vez que se completó la destrucción de las obras españolas, la fuerza de ataque británica se retiró a Gibraltar.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--el-general-elliot-1024x616.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--el-general-elliot-300x180.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--el-general-elliot-768x462.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--el-general-elliot-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--salida-inglesa-la-noche-del-26-al-27-de-noviembre-de-1786--el-general-elliot.png 1279w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Salida inglesa la noche del 26 al 27 de noviembre de 1786. El general Elliot hablando con un moribundo capitán español de artillería. Autor John Trumbull

A las 03,45 Elliot pensando que las fuerzas españolas estaban a punto de montar un contraataque, ordenó el repliegue. En realidad los españoles no reaccionaron, la única actividad fue de unos 40 jinetes que aparecieron frente a los hannoverianos de Hardenberg, Elliot que estaba cerca envió dos compañías para detenerles.

Mientras se replegaban, los polvorines españoles comenzaron a explotar. El polvorín principal detonó con una enorme explosión, cuando las últimas tropas británicas entraron por la puerta del puerto de tierra sobre las .
El total de víctimas británicas y hannoverianas en la salida fueron 2 muertos y 25 heridos. Catorce meses de trabajo de los españoles y una considerable cantidad de municiones fueron destruidas.

Además, las tropas británicas clavaron 10 morteros de 13 pulgadas y 18 cañones de 26 libras en las obras de asedio españolas.

La noche siguiente, los españoles abrieron un fuego pesado sobre las posiciones destruidas, pensando que los británicos las seguían ocupando. No hicieron ningún esfuerzo por retomar las posiciones, que se quemaron durante varios días.

La moral de la guarnición de Gibraltar aumentó considerablemente con la exitosa salida, pero las circunstancias en Gibraltar continuaron deteriorándose, con una creciente escasez de alimentos y suministros médicos.

En diciembre de 1.781 se produjeron fuertes vientos y fuertes lluvias que derribaron muchos de los edificios dañados por los disparos españoles e inundaron los campamentos improvisados que albergaban a las tropas y los habitantes en el sur de Gibraltar.

Tercer socorro a Gibraltar, vicealmirante Vernon (10 de marzo de 1.782)

Llegado 1.782 el mando español comprendía que el bloqueo marítimo era insuficiente y decidió tomar nuevas medidas para el asalto directo a Gibraltar. Se puso entonces a Luis Berton de Balbe de Quiers, duque de Crillón, al frente del ejército sitiador como comandante en jefe de fuerzas terrestres y navales y al almirante Ventura Moreno Zavala al mando de la flota.

En enero, Crillón decidió reconstruir las trincheras del istmo, en trabajo consistió en la formación rapidísima de una trinchera o espaldón espaldón de 450 metros de extensión, con ramales de 1.230 metros, para la que se 2,5 m de altura. La obra, con asombro general, se realizó en cinco horas, de noche, trabajando 10.000 hombres con tal orden y silencio, que el enemigo no lo advirtió y se hizo, por tanto sin perder un hombre.

La segunda paralela se abrió con la misma precisión y sigilo sobre el istmo, de uno a otro mar, tangente a la base del Peñón. Se hizo también en una sola noche; pero siendo de menos longitud, bastaron 7.000 trabajadores para ejecutarla. Se completó con tres baterías a barbeta: una en la playa con fuegos rasantes sobre la bahía, que alcanzaban a parte del Muelle Viejo; otra enfilando el único camino de la plaza y dispuesta para batir la cortina de la Puerta de Tierra; la tercera cerca de la laguna, contra las baterías inglesas de la dicha Puerta. Se estableció un nuevo campamento de caballería y se construyeron caminos desde él hasta el istmo.

En febrero los ingleses introdujeron en Gibraltar, un nuevo carro-afuste de cañón con cureña deslizante con ángulo de depresión. Fue inventado por el ayudante de campo de artillería real de Eliott, el teniente George Koehler, la nueva cureña permitía disparar un cañón hacia abajo desde una posición por encima de su objetivo con ángulo en depresión de hasta 42 grados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/carro-afuste-de-canon-con-angulo-de-depresion-de-george-koehler-1024x308.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/carro-afuste-de-canon-con-angulo-de-depresion-de-george-koehler-300x90.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/carro-afuste-de-canon-con-angulo-de-depresion-de-george-koehler-768x231.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/carro-afuste-de-canon-con-angulo-de-depresion-de-george-koehler-1536x462.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/carro-afuste-de-canon-con-angulo-de-depresion-de-george-koehler-100x30.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/carro-afuste-de-canon-con-angulo-de-depresion-de-george-koehler.png 1570w
Carro-afuste de cañón con ángulo de depresión de George Koehler

El carro en sí era esencialmente un carro de guarnición dividido horizontalmente en dos secciones que se articulaban con un eje en la parte delantera. Este eje permitía al tubo estar en depresión, con guata adecuada que sostenía la bala de cañón. El retroceso solo empujaba al cañón hacia arriba, en vez de todo el carro. Una ventaja adicional de esta cureña deslizante estaba unida al afuste a través de un segundo husillo vertical, que permitía girar el tubo hacia ambos lados, permitiendo cargar el cañón sin que los artilleros se pusieran delante y exponerse al fuego enemigo.

El nuevo carro se demostró con éxito para Eliott y otros oficiales, el 15 de febrero, cuando realizó 30 disparos disparos sobre un ramal de la batería de San Carlos, de los que 28 hicieron blanco.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bateria-inglesa-con-canones-de-carro-afuste-con-angulo-de-depresion-1024x510.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bateria-inglesa-con-canones-de-carro-afuste-con-angulo-de-depresion-300x149.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bateria-inglesa-con-canones-de-carro-afuste-con-angulo-de-depresion-768x383.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bateria-inglesa-con-canones-de-carro-afuste-con-angulo-de-depresion-100x50.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--bateria-inglesa-con-canones-de-carro-afuste-con-angulo-de-depresion.png 1076w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Batería inglesa con cañones de carro-afuste con ángulo de depresión. Autor David Rowlands.

Las celebraciones españolas y una bandera blanca de tregua, confirmó que Menorca finalmente se había rendido el 5 febrero 1782. Los recursos de España y Francia podrían concentrarse en el asedio de Gibraltar.
El 25 de febrero, la nave de municiones Saint Ann llegó con suministros, incluyendo kits para dos nuevas barcazas cañoneras.

El 10 de marzo de 1.782, el Vernon llegó con 2 fragatas y 4 transportes, llevando kits para 10 barcazas cañoneras, también llevaba refuerzos adicionales del regimiento 97 de infantería recién creado, pero llegaron en tal mal estado que no pudieron emplearse en tareas de guarnición.

Las barcazas cañoneras fueron ensambladas la primera el 17 de abril, y la última el 3 de junio.

Ataque de las baterías flotantes españolas

El ingeniero francés D’Arçon, con el apoyo de la corte española, diseñó un nuevo plan de asalto marítimo a la ciudad basado en el uso de baterías flotantes que debían bombardear el frente de la ciudad.

En febrero de 1.782 el rey de España aprobaba la construcción de estas baterías usando barcos mercantes, a pesar de que numerosos ingenieros habían recomendado que no se llevase a cabo el proyecto por considerarlo quimérico. En mayo de 1782 se iniciaba su construcción en los astilleros de Algeciras y Cádiz. armadas con cañones de bronce de 24 libras, eran de dos clases, con dos puentes: Pastora (28), Tallapiedra (28), Paula Primera (26), Rosario (26), y San Cristobal (18); las otras eran de un puente: Príncipe Carlos (11), San Juan (10), Paula Segunda (9), Santa Ana (10) y Dolores (6).

Tenían sólo cañones a una banda y con contrapesos de lastre para mantener la estabilidad. En total las baterías flotantes tenían 142 cañones y una dotación de 5.260 hombres.

Estas baterías flotantes eran embarcaciones que ofrecían una enorme superficie en la que se apostaban gran cantidad de soldados a la vez que dejaba circular en su interior el agua del mar con el fin de evitar los daños causados por las balas rojas, proyectiles de artillería calentados al rojo vivo antes de ser lanzados y capaces de incendiar los barcos. Las cubierta superior estaba protegida por tablones y lana.

En mayo de 1.782 se iniciaba su construcción en los astilleros de Algeciras y Cádiz, y a finales de agosto estaban terminadas todas las baterías flotantes.
A partir de mayo se reanudaron las acciones de bombardeo tanto desde la parte británica como desde la española. En la ciudad eran ya a estas alturas muchos los edificios que se encontraban destruidos o en serio peligro de caer. El 17 de mayo el fuego afectó a la sinagoga de la ciudad y a los edificios aledaños. Durante estos días los ingenieros británicos reparaban las baterías de Upper Rock, que eran las que sufrían la mayor parte de los daños.

Quizás el logro defensivo más notable del Gran Asedio fue la construcción de las galerías en la roca, estas fortificaciones excavadas en la roca fueron una idea del sargento mayor Ince, y comenzaron a realizarse el 25 de mayo de 1.782. Los primeros trabajos iban encaminados a abrir túneles excavados en la piedra a modo de comunicaciones ocultas entre las baterías de la falda de la montaña en la cara norte del Peñón conocida como the Notch, pero sin salidas al exterior. Los túneles se excavaron a martillo y cincel, los problemas de ventilación que se presentaron durante su construcción obligaron a los obreros a abrir respiraderos en los que pronto comprendieron que se podían asentar cañones. La galería Windsor, Al final del asedio, contaba 4 cañones y tenía 113 m de longitud. Siguieron dos baterías más: King’s line y Queen’s line.

A finales de agosto estaban terminadas las baterías flotantes. Sabido que la escuadra hispano-francesa estaba ya en viaje desde el Canal de la Mancha al Estrecho, se aceleraron todos los preparativos de ataque, pensando efectuarlo en el momento de su llegada, sin dejar transcurrir la estación seca. El 8 de septiembre, día de la Virgen, fue el designado para la operación, pero no pudo ser; hasta el 12 cuando llegó la flota hispano-francesa.

El plan era:

  • Que de los navíos de línea hiciesen fuego sobre las baterías de la Punta de Europa, distrayendo la atención por ese lado.
  • Que otros tantos navíos en segunda línea, hacia Levante, dispararan por elevación y de rebote contra la plaza.
  • Que de las 40 barcazas cañoneras al mando de Barceló se dividieran en 10 grupos dema cuatro, uniéndose a las baterías para auxiliarlas, si era necesario, y aumentar con sus 40 piezas de largo alcance la línea de batalla.
  • Que las 20 bombarderas de Barceló dirigieran los fuegos al frente atacado, concurriendo con los morteros de tierra para atacar al enemigo y proteger la situación de las batería flotantes.
  • Que 86 piezas de las baterías de campaña sostuvieran la acción con fuegos desde el istmo.
  • Que tras dejar inútiles las baterías británicas, 2.000 lanchas y botes debían llevar a las tropas de infantería a la ciudad para rendirla, mientras se producía un aslato en el istmo.

Por parte británica, El 1 de abril, Eliott escribió en un informe a Londres de que una docena de barcos españoles se preparaban en Algeciras como plataformas de fuego.

Los despachos de Eliott a Londres pidiendo un refuerzo de buques de guerra para contrarrestar las baterías flotantes, no tuvieron respuesta. En su lugar, Eliott trabajó instalando rejillas para el calentamiento del las balas rojas en todas las baterías de Gibraltar.

El 4 de junio, día del cumpleaños del rey inglés, con gran pompa y una salva de cañones, se botaron las barcazas cañoneras, 3 con un cañón de 24 libras (Revenge, Defiance, y Europa); y 7 con un cañón de 18 libras (Resolution, Spitfire, Dreadnought, Thunder, Terrible, Fury, Scourge, Terror, y Vengeance), cada una con 21 tripulantes de las fragatas Brilliant, Porcupine y Speedwell.

Estas barcazas patrullaban las costas de Gibraltar, pero por la noche vigilaban las baterías flotantes y los buques franco-españoles.

El 11 de junio, un proyectil español explotó en el polvorín de la batería de la princesa Ana, causando una explosión sustancial y matando a 19 hombres. Los españoles salieron, con los tambores sonando y su fuego se redobló, pero también lo hizo la guarnición de Gibraltar. No pasó nada más y la batería volvió a la acción rápidamente.

El 25 de julio, el buque británico St Philip’s Castle llegó a Gibraltar, llevaba un grupo de exiliados corsos, que se unieron a la guarnición y trajo la noticia de la victoria del almirante Rodney sobre la flota francesa en la batalla de los Santos, en las Indias Occidentales, el 12 de abril de 1782. La victoria de Rodney se celebró con un desfile y una salva de alegría.

El 16 de agosto, la guarnición de Gibraltar se sorprendió al descubrir que miles de obreros españoles, durante la noche, habían construido una trinchera de 500 metros de largo afianzado a través del istmo. Este trabajo luego se usaría como cubierta para la construcción de tres baterías nuevas.

Un desertor español informó a los británicos de que el bombardeo, destinado destruir las baterías y la guarnición británica y preceder a la toma de Gibraltar, debía comenzar el 25 de agosto.

Eliott preparó su guarnición para el siguiente ataque. Se reforzaron las estructuras de las baterías, se instalaron hornos para calentar los disparos al rojo vivo en cada batería y se capacitó a los artilleros para cargar y disparar. El uso de los disparos al rojo vivo fue pionero en Gibraltar durante el Gran Asedio y se adoptó oportunamente en toda Europa.

Los soldados se colocaron en sus puestos de combate: los regimientos de infantería acamparon el 39 en el sur de puerto Acequia, el 73 en la ciudad, los 12 detrás del Muelle Nuevo (New Mole), el 72 en las baterías de King y de Montagu. Los corsos se situaron en Windmill Hill. El 97 que todavía no encaja para el servicio completo, estaba en Rosia. En total las fuerzas británicas eran de unos 7.500 efectivos.

Las fuerzas españolas eran: Guardias Españolas (2.933), Guardias Valonas (2.927), Regimiento Saboya 720), Córdoba (719), Burgos (1.340), Murcia (1.340), Ultonia irlandés (1.409), voluntarios de Aragón (417), voluntarios de Cataluña (1.850), Princesa (719), Nápoles (1.440), Betschart suizo (1.234), compañías de granaderos (1.440), jinetes desmontados (1.446), dragones desmontados (1.416), granaderos provinciales (4.701), Artillería Real (1.411), dragones y jinetes montados (2.495), en total 26.000.

Las unidades francesas eran regimiento Lionais (1.087), Boullon (1.073), Bretagne (1.071), Royal-Suedois (1.061), en total 4.212efectivos. Siendo la fuerza franco-española total unos 30.000.

El 9 de septiembre de 1.782, los españoles abrieron un bombardeo con todas las armas disponibles sobre y detrás del istmo. Nueve buques de guerra españoles y franceses se unieron al fuego, navegando en línea por la costa de Gibraltar, haciendo fuego sobre los edificios en tierra. A pesar de la actividad, una pequeña embarcación llegó con comida. Esa misma noche, las barcazas cañoneras españolas dejaron la costa y lanzaron disparos de metralla a Gibraltar.

El ataque fue renovado en los días siguientes en la misma forma.

Aparecieron brechas en muchas partes importantes de las defensas de Gibraltar. El índice de disparos españoles aumentó a 6.500 disparos de cañón y 2.080 disparos de mortero cada 24 horas.

En los días siguientes del 12 de septiembre, más buques españoles y franceses siguieron llegando a la bahía, por lo que una flota combinada de era de 3 navíos de tres cubiertas, otros 41 navíos de línea, junto con las barcos más pequeños, sumaban más de 80 barcos.

Una de las naves españolas fue alcanzada por una ronda al rojo vivo y el pánico aparente que causó fue gratificante para los artilleros británicos, lo que llevó a esfuerzos arduos para asegurar un suministro más amplio de esta arma devastadora.

El ataque

A las 07,00 horas del 13 de septiembre de 1.782, se inició la operación, las 10 batería flotantes se pusieron en movimiento para alcanzar sus posiciones de fuego, la tripulación era 5.260, los marineros al parecer eran presos o convictos, y fueron escoltados a sus barcos por la caballería española. Se asignaron 36 hombres a cada para dispara para disparar en relevos, de modo que se pudiera mantener un fuego constante durante un período de horas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--vista-desde-el-istmo-1024x574.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--vista-desde-el-istmo-300x168.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--vista-desde-el-istmo-768x431.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--vista-desde-el-istmo-100x56.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--vista-desde-el-istmo.png 1170w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Ataque de las baterías flotantes franco-españolas el 13 de septiembre de 1782. Vista desde el istmo

Sobre las 08,00 horas las batería flotantes fueron descubiertas y la guarnición de Gibraltar ocupó sus posiciones, y cargar los cañones, se mando prender fuego para calentar los disparos al rojo.

Sobre las 09,30 horas, las batería flotantes estaban en posición, a 1.000 metros de la costa de Gibraltar; la Pastora de Buenaventura Moreno y la Talla Piedra del príncipe de Nassau se situaron frente al bastión del Rey y las otras ocho naves en posición 4 delante y 4 detrás de ellos. Cuando echaron el ancla, todas los cañones de Gibraltar abrieron fuego, para ser respondidas por a continuación por las baterías españolas y francesas en tierra y los cañones de las baterías flotantes. La batalla culminante del Gran Asedio de Gibraltar estaba en marcha.

Inicialmente, las baterías flotantes dispararon demasiado bajo y sus balas cayeron en el mar, lejos de su objetivo. Esto se corrigió y los cañones pesados comenzaron a tener un costo terrible en las defensas de Gibraltar.

Lo que quedaba de la ciudad se redujo a escombros y las murallas del frente del mar fueron severamente golpeados, con secciones enteras destruidas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782-1024x610.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782-300x179.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782-768x458.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782.png 1206w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Ataque de las baterías flotantes franco-españolas el 13 de septiembre de 1782. Autor Patrice Courcelle

El bastión del Rey, que era el objetivo principal y sufrió mucho, pero nunca en la medida en que sus cañones dejaran de disparar.

Los barcos flotantes consiguieron inicialmente el efecto deseado. Los proyectiles explotaban sin causar daño a los barcos e incluso las balas de cañón de 32 libras no pudieron penetrar en los costados de los barcos, que eran muy gruesos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-1024x512.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-300x150.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-768x384.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-100x50.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey.png 1200w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Ataque de las baterías flotantes franco-españolas el 13 de septiembre de 1782. Ataque al bastión del Rey.

No fue hasta el mediodía cuando los hornos de las baterías de Gibraltar estaban lo suficientemente calientes como para producir el rojo vivo de las balas, necesario para contrarrestar a las baterías flotantes.

Inicialmente, los disparos al rojo vivo no causaron efectos en las baterías flotantes. El sistema de tuberías de los barcos y el remojo y el trabajo con cuerdas parecían suprimir cualquier incendio, asistido por la tripulación equipada con mangueras. Pero el disparo al rojo vivo es un implemento insidioso. Se aloja en la madera y se quema, tal vez durante una hora, antes de que el material a su alrededor se convierta en llamas para poder propagarse.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-1-1024x574.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-1-300x168.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-1-768x430.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-1-100x56.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--ataque-al-bastion-del-rey-1.png 1253w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Ataque de las baterías flotantes franco-españolas el 13 de septiembre de 1782. Ataque al bastión del Rey (1). Autor David Rowlands. Fuente Cranston Fine Arts

Los buques de guerra españoles convencionales intentaron unirse a las baterías flotantes que estaban bien ancladas para bombardear la costa de Gibraltar, pero soplaba un fuerte viento del suroeste, con un fuerte oleaje y los buques no pudieron acercarse a la costa.

Las condiciones para los artilleros de las batería flotantes eran mortales. Los cañones habían estado en acción sin cesar desde las 09,00 horas. Las cubiertas de los cañones carecían de ventilación y los humos y el calor eran insoportables. Las tripulaciones no podían ver lo que estaba pasando más allá de las troneras de los cañones, sintiendo solo las repetidas vibraciones cuando las balas de cañón golpearon las naves.

Los artilleros ingleses, también estaban fatigados con el calor natural del día y el de los hornillos de que se servían para caldear los proyectiles al rojo vivo, empezaban a desanimarse al ver que no conseguían el efecto deseado.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--incendio-en-la-pastora.png 902w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--incendio-en-la-pastora-300x203.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--incendio-en-la-pastora-768x520.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--ataque-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-el-13-de-septiembre-de-1782--incendio-en-la-pastora-100x68.png 100w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Ataque de las baterías flotantes franco-españolas el 13 de septiembre de 1782. Incendio en la Pastora. Autor Adam Hook

Los incendios en la Pastora se produjeron sobre las 14,00 horas, pero fueron dominados por la tripulación. A las 17,00 horas se declaró fuego en la Talla Piedra del príncipe de Nassau, donde también estaba el señor d’Ançon, que ordenó que los barriles de pólvora fuesen mojados para evitar que las llamas los alcanzasen. El incendio había hecho en esta batería progresos temerosos, teniendo más de 100 hombres fuera de combate, por atender al fuego, se suspendió los disparos de artillería.


Tras ella se incendiaban también la Pastora y la San Cristóbal.

Se envió un mensaje al almirante Luis de Córdoba, rogando enviara fragatas o barcas para retirar las flotantes y evitar a tiempo que llegado el caso de tenerlas que incendiar ante el enemigo. De haberlo hecho así, aunque se perdieran dos de las batería flotantes, el desastre no hubiera alcanzado las proporciones que tuvo.

La Talla Piedra voló la primera, cerca de la media noche, a pesar de la precaución tomada de inundar los pañoles de pólvora; la desalojó con tiempo el príncipe de Nassau con la gente que aún estaba viva. La Pastora, capitana, dominada por el incendio, hizo explosión al poco rato, pero también pudo embarcar a los tripulantes que le quedaban el general Moreno. Con la falta de estas dos se hizo superior el fuego de las baterías de la plaza, que se centró sobre las que quedaban.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--las-lanchas-franco-espanolas-rescatando-a-la-tripulacion-1024x506.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--las-lanchas-franco-espanolas-rescatando-a-la-tripulacion-300x148.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--las-lanchas-franco-espanolas-rescatando-a-la-tripulacion-768x380.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--las-lanchas-franco-espanolas-rescatando-a-la-tripulacion-100x49.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--las-lanchas-franco-espanolas-rescatando-a-la-tripulacion.png 1110w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Destrucción de las baterías flotantes franco-españolas la noche del 13 de septiembre de 1782. Las lanchas franco-españolas rescatando a la tripulación. Autor Thomas Whitcombe

Luis de Córdoba, recibido el aviso, y consultados los comandantes de la escuadra, no despachó las fragatas, que no podían ser de utilidad, pero sí lanchas y botes de todos los navíos españoles y franceses; pero en el tiempo empleado en atravesar la bahía se incendió completamente la tercera batería flotan, la San Cristóbal de Federico Gravina, que herido la desalojó, saliendo el último del barco.

La explosión de las tres baterías pudo oírse en todos los pueblos de los alrededores. La Paula Primera comenzaba a arder con la detonación de las anteriores y el fuego se extendía al resto.

Para la medianoche, la mayoría de las baterías flotantes estaban en llamas y las tripulaciones lanzaban cohetes de socorro. Los botes españoles se amontonaron para rescatar a las tripulaciones y fueron bombardeados con disparos de metralla por las baterías de Gibraltar.

Al convencerse de que pronto serían incendiadas y podrían caer en manos enemigas, el general Moreno mandó quemar todas las baterías. Las voladuras se realizaron con tanta precipitación que muchos de sus ocupantes no habían tenido tiempo de desalojarlas. Muchos murieron, así como un gran número de los que se habían arrojado al agua. Debido al fuego inglés, el rescate fue abandonado y los botes españoles escaparon.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lucha-entre-las-lanchas-espanolas-e-inglesas-1024x541.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lucha-entre-las-lanchas-espanolas-e-inglesas-300x159.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lucha-entre-las-lanchas-espanolas-e-inglesas-768x406.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lucha-entre-las-lanchas-espanolas-e-inglesas-100x53.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lucha-entre-las-lanchas-espanolas-e-inglesas.png 1200w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Destrucción de las baterías flotantes franco-españolas la noche del 13 de septiembre de 1782. Lucha entre las lanchas españolas e inglesas. Autor Archibald Robertson

El capitán de marina inglés Roger Curtis se acercó con 12 lanchas y unos 250 hombres para capturar las baterías flotantes. Curtis estaba junto a uno de las baterías flotantes, cuando finalmente explotó, matando a los hombres que seguían a bordo y al timonel de Curtis. Muchos más, españoles y británicos, resultaron heridos. al ver que no se podían recuperar las baterías por estar ardiendo y a punto de explotar, decidió rescatar a los náufragos, poniendo a salvo en la ciudad a 357 hombres.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lanchas-britanicas-rescatando-a-lo-supervivientes-1024x571.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lanchas-britanicas-rescatando-a-lo-supervivientes-300x167.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lanchas-britanicas-rescatando-a-lo-supervivientes-768x429.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lanchas-britanicas-rescatando-a-lo-supervivientes-100x56.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-franco-espanolas-la-noche-del-13-de-septiembre-de-1782--lanchas-britanicas-rescatando-a-lo-supervivientes.png 1179w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Destrucción de las baterías flotantes franco-españolas la noche del 13 de septiembre de 1782. Lanchas británicas rescatando a lo supervivientes, consiguiendo rescatar 357.

A las cuatro de la madrugada, todos las baterías flotantes fueron hundidas, dejando a la costa de Gibraltar una masa de escombros y cuerpos de los barcos españoles arruinados. Durante la acción se habían efectuado 40.000 disparos. En la operación murieron o desaparecieron 1.473 hombres mientras que los ingleses tuvieron 15 muertos y 68 heridos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-el-13-de-septiembre-de-1782--el-general-elliot-1024x615.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-el-13-de-septiembre-de-1782--el-general-elliot-300x180.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-el-13-de-septiembre-de-1782--el-general-elliot-768x462.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-el-13-de-septiembre-de-1782--el-general-elliot-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--destruccion-de-las-baterias-flotantes-el-13-de-septiembre-de-1782--el-general-elliot.png 1128w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Destrucción de las baterías flotantes el 13 de septiembre de 1782. El general Elliot observa como un marino inglés quita la bandera de la Pastora. Autor John Singleton Copley
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--el-general-eliott-observa-la-destruccion-de-las-baterias-flotantes-1024x580.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--el-general-eliott-observa-la-destruccion-de-las-baterias-flotantes-300x170.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--el-general-eliott-observa-la-destruccion-de-las-baterias-flotantes-768x435.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--el-general-eliott-observa-la-destruccion-de-las-baterias-flotantes-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--el-general-eliott-observa-la-destruccion-de-las-baterias-flotantes.png 1200w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Destrucción de las baterías flotantes el 13 de septiembre de 1782. El general Elliot observa como un marino inglés quita la bandera de la Pastora. Autor John Singleton Copley

Al día siguiente, 14 de septiembre, el ejército español formó y marchó desde sus diferentes campos para desplegar detrás de las baterías en el extremo norte del istmo. Al mismo tiempo, los barcos españoles se movieron a través de la bahía, llenos de tropas. Parecía como si la invasión largamente esperada de Gibraltar estuviera a punto de comenzar.

Las tropas británicas acudieron a las fortificaciones y los cañones redoblaron su fuego. No pasó nada. El duque de Crillón canceló el ataque, formando la opinión de que el resultado podía ser una pérdida insostenible para la fuerza atacante.

La noticia del fracaso total del gran plan para capturar Gibraltar, utilizando las baterías flotantes y el ataque por tierra y mar, llegó a las capitales española y francesa y fue recibida con asombro de incredulidad.

El ingeniero D’Arçon quiso ver en aquella derrota errores en la construcción de las baterías, fallos en el sistema de circulación de agua que debía haber evitado los daños causados por las bala rojas, que además nunca había sido probada contra las embarcaciones. La disposición de las baterías frente a la ciudad tampoco fue la que el ingeniero hubiese deseado, pues se encontraban desplazadas de su posición, de modo que la Talla y la Pastora soportaron la mayor parte del fuego enemigo, y el resto de las baterías se encontraba demasiado lejos del muelle norte, punto más débil de la fortificación.

El desastre de las baterías flotantes fue un duro golpe para el ejército sitiador y desde Gibraltar se contemplaba con esperanza la destrucción de aquellos ingenios que, sin embargo, habían causado serios daños en las fortificaciones y numerosas muertes entre los sitiados.

Socorro final a Gibraltar del almirante Howe

A pesar del triunfo sobre las baterías flotantes, Eliott no pudo dormirse en sus laureles. El bombardeo español desde las baterías de la costa continuó hasta septiembre de 1.782, mientras que los niveles de suministros en la Roca cayeron. Las barcazas cañoneras españolas continuaron con incursiones nocturnas.

Eliott escribió a Londres que su gasto diario de municiones era muy grande (el 13 de septiembre, 716 barriles de pólvora y 8.300 disparos fueron empleados por los cañones de Gibraltar) y sus suministros de alimentos sólo durarían hasta el final del año.

La situación marítima era peligrosa para Gran Bretaña. Había flotas españolas y francesas en el canal de la Mancha y una flota holandesa hostil en el mar del Norte.

Un convoy británico de comerciantes se reunía en el Canal para América e India y se agregaron más barcos para abastecer a Gibraltar.

La flota, comandada por el almirante Richard Howe, zarpó de Spithead, fuera de Portsmouth, el 11 de septiembre de 1.782, con 34 navíos de línea, 6 fragatas y 3 brulotes, varias embarcaciones más pequeñas y 140 buques mercantes, de los cuales 31 eran para Gibraltar, equipos de transporte y 1.400 soldados de los regimientos de infantería 25 y 59. Las órdenes del almirante Howe eran entregar los suministros a Gibraltar y regresar de inmediato a Inglaterra.

Mientras, la flota hispano-francesa encargada del bloqueo a Gibraltar se encontraba anclada en la bahía de Algeciras. Estaba compuesta por 49 navíos de línea bajo el mando del almirante español Luis de Córdoba y muchos de ellos se encontraban en bastante mal estado, y además ninguna de ellas con envoltura de cobre en los fondos de la nave, una característica estándar de los buques de guerra británicos en este momento.

Una tormenta dispersó la flota de Howe, pero los reunió de nuevo, y el 8 de octubre, llegó al cabo de San Vicente. Una fragata que iba por delante y regresó con la noticia de que el ataque a Gibraltar había sido rechazado y que la guarnición aún resistía.

Surgió una tormenta adicional el 10 de octubre que causó pocos inconvenientes a Howe, pero, al alcanzar la fuerza del huracán, golpeó a los barcos españoles y franceses en Algeciras, muchos de ellos listos para hacerse a la mar y sin suficientes anclas. Varias de estas naves fueron forzadas en las rocas y otras fueron arrojadas al mar, las fragatas Santa Lucia y la francesa Cresoent y el navío San Pablo fueron arrastrados a través del estrecho de Gibraltar hasta el Mediterráneo. Otra española de dos cubiertas resultó dañada se deslizó por la bahía y fue forzada a embarrancar por debajo de las fortificaciones de Gibraltar, donde se rindió. Este barco, el San Miguel (70), más tarde sería reparado y se unió a la Royal Navy con el nombre de St Michael, siguiendo la tradición de la mayoría de las armadas de mantener el nombre original. La fragata Santa Perpétua y el Dámaso quedaron varados en la playa de Mayorga. El navío Triunfante y la fragata Santa Magdalena quedaron bajo los fuegos de los fuertes de Gibraltar, y fueron disparados con bala roja, aunque sin mayores consecuencias.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--tercera-y-ultima-flota-de-socorro-del-almirante-richard-howe-1024x473.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--tercera-y-ultima-flota-de-socorro-del-almirante-richard-howe-300x139.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--tercera-y-ultima-flota-de-socorro-del-almirante-richard-howe-768x355.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--tercera-y-ultima-flota-de-socorro-del-almirante-richard-howe-100x46.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-gibraltar-1779-83--tercera-y-ultima-flota-de-socorro-del-almirante-richard-howe.png 1200w
Asedio de Gibraltar (1779-83). Tercera y última flota de socorro del almirante Richard Howe entra en Gibraltar el 11 de octubre de 1783. Autor Richard Paton

El almirante Howe se reunió con todos sus capitanes e impartió detalladas instrucciones para la llegada segura de los transportes. La flota formó para la batalla en tres escuadras, el buque insignia de Howe, el Victory, navegaba en la tercera escuadra, mientras que los buques mercantes se dirigieron a Gibraltar El 11 de octubre, los transportes comenzaron a entrar en el Estrecho seguidos por la flota de escolta. Cuatro transportes consiguieron anclar en Gibraltar, pero el resto fue arrastrado por las fuertes corrientes hasta el mar Mediterráneo mientras que el resto de la flota continuó su navegación por el Atlántico. La mayoría de los mercantes fueron arrastrados desde Punta Europa hacia el Mediterráneo, para ser reunidos por la Royal Navy y devueltos a Gibraltar en los días siguientes. Mientras Córdoba estaba reagrupando su maltrecha flota.

Con el viento a su favor la flota del almirante Córdoba salió en su persecución con los grandes navíos al tiempo que ordenaba a sus buques más pequeños y rápidos que no perdieran la pista de los británicos, con lo cual la flota aliada quedó dividida y perdió su superioridad numérica. El 13 de octubre, los ingleses consiguieron reagruparse a 50 millas al Este de Gibraltar lejos de las costas españolas y navegaron al sur, hacia la costa marroquí, por debajo de la flota que les perseguía. Finalmente, el 15 de octubre, con viento favorable, los barcos británicos se adentraron de nuevo en el Estrecho llevando exitosamente el convoy dentro de Gibraltar entre el 16 y el 18 de octubre.

Cuando Córdoba regresó a Algerciras se encontró con que la flota británica estaba atracada en Gibraltar, protegidas por las barcazas cañoneras.

Batalla del Cabo Espartel (20 de octubre de 1.782)

El 19 de octubre, aprovechando la obscuridad, Howe abandonó Gibraltar, Córdoba cuando se dio cuenta, mandó partir inmediatamente en su persecución con los buques más rápidos por delante para darles caza y detrás los buques más pesados.

La flota británica estaba formada en tres escuadras:

  • Vanguardia mandada por el vicealmirante Barrington en su buque insignia Britannia (100), con los buques Goliath (74), Ganges (74), Royal William (80), Atlas (98), Ruby (64), Panther (64), Foudroyant (80), Edgar (74), Polyphemus (64), Suffolk (74), y Vigilant (64).
  • Centro mandado por el almirante Richard Howe en el buque insignia Victory (100), con los buques Valiant (74), Crown (64), Alexander (74), Sanson (64), Princess Royal (98), Blenheim (98), Asia (64), Egmont (74), Queen (90), y Bellona (74).
  • Retaguardia mandada por el contralmirante Richard Hughes en el buque insignia Princess Amalia (80), con los buques Raisonable (64), Fortitude (74), Berwick (74), Bienfaisant (64), Dublin (74), Cambridge (80), Ocean (90), Union (90), Buffalo (64), y Vengeance (74).

La flota aliada estaba compuesta por:

  • Flota francesa mandada por el teniente general Lamotte-Picquet) en el buque insignia Invincible (110), con los buques Guerriere (74), Dictateur (74), Robuste (74), Suffisant (74), Zodiaque (74), Royal Louis (110), Indien (64), Bretagne (110), Actif (74), Terrible (110), y Bien Aimé (74).
  • Flota española mandada por el almirante Luís de Córdoba en el buque insignia Santísima Trinidad (120) con los buques Guerrero (70), Arrogante (70), Santa Isabel (70), San Isidro (70), San Lorenzo (70), Rayo (80), San Isidoro (64), Firme (70), Terrible (74), San Vincente (70), San Joaquín (70), Castilla (64), San Juan Bautista (70), San Justo (70), Vencedor (70), España (64), Galicia (70), Serio (70), Triunfante (70), Brillante (70), Septentrion (64), San Rafael (70), Atlas (70), San Eugenio (70), Miño (54), León (64), Purisima Concepción (112), San Fernando (80), África (70), Astuto (60), Oriente (70), San Julián (60).

La necesidad de emprender la caza con toda diligencia y sin sujeción a puestos para aprovechar momentos, hizo que los buques más grandes como el Santísima Trinidad (120), el Terrible (110) y el Purísima Concepción (112) que eran los buques insignias de los jefes de escuadra, que eran más lentos, se quedaran en la cola con los 40 buques de delante sin general que los dirigiese. Así se llegó a la una de la tarde y las dos flotas se encontraban a sólo dos millas (3 km) , y se mandó formar la línea de combate indicada sin sujeción a puestos indicados. El enorme pelotón que había sido la escuadra combinada fue entonces formando en línea, mientras el Santísima Trinidad hacía esfuerzos por llegar al centro de la misma desde atrás.

A la altura del cabo Espartel, en Tanger, Marruecos, los británicos formaron el línea para hacer a los hispano-franceses, pero con ciertas precauciones. Los británicos redujeron la vela para apretar su orden de batalla, evidentemente a fin de, combatir solamente contra los navíos hispano-franceses más rápidos, y aprovechando su mayor velocidad dejar a tras a los hispano-franceses cuando llegaran los buques restantes.

Córdoba consiguió llegar a tiempo al centro de su línea, sobre las tres de la tarde, se situó entre el San Rafael (70) y el francés Bretagne (110), quedando por la popa de este 13 navíos. A las 17,40 horas y formada gran parte de la línea combinada, desde el Santísima Trinidad (120) se izó la señal de ataque general, aún sabedores que la retaguardia aliada no podría participar en un primer ataque por hallarse demasiado alejada.

A las 17,45 horas ambas líneas abrieron fuego, y posteriormente lo hicieron los centros, Córdoba se puso a la cabeza del centro (más lentos que los anteriores) con el Santísima Trinidad (120), flanqueado por el francés Bretagene (110) y varios buques menores de dos puentes. Lo que buscaba el general español era atravesar uno de los flancos de la línea británica aislando tres de sus barcos el Union (90), el Buffalo (64) y el Vengeance (74).

No obstante, la estrategia no funcionó debido a la falta de compenetración entre los buques, lo que provocó que el Trinidad tuviera que enfrentarse solo a media docena de barcos británicos. La maniobra, mal realizada, sin duda por la desigual marcha de los navíos aliados, no tuvo otra consecuencia que el Santísima Trinidad, sin el debido apoyo por los navíos aliados que le seguían, recibiera el fuego conjunto de seis o siete unidades de la retaguardia inglesa, que le ocasionaron daños.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-cabo-de-espartel-20-de-octubre-de-1782--buques-insignia-1024x416.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-cabo-de-espartel-20-de-octubre-de-1782--buques-insignia-300x122.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-cabo-de-espartel-20-de-octubre-de-1782--buques-insignia-768x312.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-cabo-de-espartel-20-de-octubre-de-1782--buques-insignia-100x41.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-cabo-de-espartel-20-de-octubre-de-1782--buques-insignia.png 1040w
Batalla del cabo de Espartel 20 de octubre de 1782. Buques insignia. A izquierda el Santísima Trinidad (120 cañones) en el primer puente 30 piezas de 36, segundo puente 30 piezas de 24, tercer puente 32 piezas de 18, castillo de proa: 6 piezas 12, alcázar 6 piezas de 12, guardatimones 4 de 12. A la derecha el HMS Victory (100) en el primer puente 30 piezas de 42, segundo puente 28 piezas de 26, tercer puente 30 piezas de 16, castillo de proa: 6 piezas 12, alcázar 6 piezas de 12.

Córdoba despachó a la fragata Santa Bárbara con orden a la escuadra ligera de vanguardia para frenara la velocidad para esperar la retaguardia y no crear más espacios. Los británicos viraron antes de que llegase la retaguardia aliada y volvieron a abrir fuego contra el centro y la retaguardia hispano-francesa.

A plena vela en línea, los británicos abrieron fuego mientras los aliados respondieron, pero dado su menor velocidad, pronto fueron dejados atrás.

La batalla había sido entre 32 buques aliados y 34 británicos, quedando atrás 12 aliados entre los que se encontraban los más grandes sin entrar en combate.

Al día siguiente, el 21 de octubre, la combinada amaneció con los enemigos a 12 millas, Córdoba sólo tenía 25 navíos y 5 buques menores, no viendo la vanguardia, Córdoba abandonó sus pretensiones y decidió no perseguir de nuevo a Howe, que enfiló al océano Atlántico rumbo a Inglaterra. Córdoba solo disponía de 5 buques franceses forrados de cobre en disposición de alcanzarlos.

Una vez terminado este extraño combate tocó calcular las bajas, las cuales fueron muy parejas (60 muertos y 316 heridos para los aliados, y 68 muertos y 208 heridos para los británicos), sin embargo en cuanto a los daños en los buques, los británicos sufrieron daños ligeros, mientras que los aliados tuvieron 9 palos mayores rendidos, 6 de trinquete, 2 de mesana y 4 de bauprés. 20 masteleros de gavia, 2 de velacho, una verga mayor, 2 de trinquete, 4 de gavia y 2 de velacho, y algunas piezas de respeto.

Hay que tener en cuenta que los británicos disponían de un total de 2.768 cañones, mientras que los aliados solo dispusieron de 33 de los 46 navíos de la flota combinada estuvieron implicados en el combate nos da un total de 2.604 piezas de artillería, lo que significa que los británicos dispusieron de 164 cañones más que los hispano franceses.

En cuanto a los cañones los navíos aliados disponían en los buques de tres puentes de cañones de 36, 24 y 12 libras, los demás de 24 y 18. Los ingleses disponían en los buques de 3 puentes de cañones de 42, 26 y 16; en los buques de 80 cañones de 42 y 26; en los de 74 cañones de y el resto de 32 y 26; y en los demás 30 y 20. Por lo que los ingleses tenían superioridad artillera.

Final del asedio de Gibraltar

Con sus nuevos suministros de municiones, Eliott renovó con entusiasmo el bombardeo de las líneas de asedio españolas.

A pesar de haberle asegurado al rey español que se tomaría Gibraltar, parecía que Crillon, que se había hecho cargo de las fuerzas terrestres, aceptaba que había pocas posibilidades de que esto sucediera.

Todas las tropas francesas abandonaron los campamentos de asediadores y el número de tropas españolas se redujo constantemente.

Crillon comenzó la búsqueda de un pozo de mina que supuestamente se había iniciado bajo las líneas británicas en el asedio de 1.727.

El número de tropas españolas se redujo a 15.000 y las flotas españolas y francesas se dispersaron, dejando un solo barco de la línea. El bombardeo español cayó a 150 disparos al día.

En Gibraltar, el daño causado durante el ataque español fue reparado y la galería de Ince en la Roca se extendió a 100 yardas (100 m) y se construyó otro túnel similar para las municiones de los cañones.

A fines de 1.782, las negociaciones para una paz general estaban en marcha en París. En enero de 1.783, se acordó un tratado entre Gran Bretaña y España. Menorca, Florida y algunas islas de las Indias Occidentales fueron para España, mientras que Gibraltar siguió siendo británico. El asedio había terminado.

Secuelas del asedio

Durante los combates, la guarnición británica de Gibraltar perdió 338 hombres muertos en combate o por heridas, 536 muertos por enfermedad, 138 discapacitados por heridas, 181 fueron descartados por heridas incurables, 872 heridos o enfermos se recuperaron y 43 que desertaron.

Las bajas en el lado español se estiman en 6.000 muertos. No hay datos de las bajas francesas. Sobre Gibraltar se arrojaron 256.387 disparos; los ingleses respondieron con 203.328 disparos.

La confirmación oficial del fin de la guerra llegó a Gibraltar por los despachos llevados por el buque Thetis el 10 de marzo de 1.783. El asedio había durado 3 años, 7 meses y 12 días.

El final del asedio fue marcado con desfiles y salvas de artillería en Gibraltar.

Ambas cámaras del parlamento inglés aprobaron resoluciones que agradecían al general Eliott por su exitosa defensa de Gibraltar y le otorgaron una pensión anual de 1.500 libras al año y la concesión de la Orden de Bath (Baño) por el rey Jorge III.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-24. Última modificacion 2020-02-25.
Valora esta entrada