Siglo XVIII Guerras Anglo-Españolas siglo XVIII (1762-98) Guerra Anglo-Española (1.796-99). Conquista británica de Menorca 1.798
Guerra Anglo-Española (1.796-99). Conquista británica de Menorca 1.798

Antecedentes

A pesar de lo que parecía un favorable curso de la guerra, la realidad era que la Península tenía perdida las comunicaciones con las colonias americanas y como consecuencia el estado de la hacienda española empeoró notablemente.

Por su parte, Francia seguía su guerra continental contra los estados italianos y Austria. El Directorio, a través del general Bonaparte, impuso duras condiciones de paz a Piamonte, Parma, Nápoles y los Estados Pontificios. Posteriormente, las tropas de Bonaparte avanzaron sobre Viena sin que el ejército del archiduque Carlos llegara a tiempo para detenerle. De esta manera, el 18 de abril se firmó la paz de Leoben entre Francia y Austria, reafirmada el 17 de octubre con la firma de la paz de Campo Formio.

Inglaterra quedó sola frente a Francia, España y Holanda.

1.798 fue un año de transición en la guerra, en el que Inglaterra reafirmó su dominio de los mares. La escuadra española seguía bloqueada en Cádiz y la francesa en Brest, mientras que el 11 de octubre la escuadra holandesa fue derrotada en la batalla naval de Camperdow. Por su parte, los franceses enviaron un ejército a Egipto al mando del general Bonaparte, quien zarpó de Tolón el 19 de mayo, desembarcó el Egipto el 1 de julio y ganó la batalla de las Pirámides el 21 de julio. Los británicos reaccionaron enviando la escuadra del almirante Nelson en su búsqueda; no logró interceptar a la flota francesa ni impedir el desembarco de su ejército. No obstante, el almirante británico encontró por fin con la flota francesa anclada en la rada de Abukir, cerca de Alejandría, la tarde del 1 de agosto, atacándola y destruyéndola, dejando de esta forma al ejército francés de Egipto incomunicado de su metrópoli.

En España, el gobierno de Mariano Luis de Urquijo cedió a las presiones francesas sobre el proyecto de invasión de Irlanda. A tal fin se envió al puerto de Rochefort la escuadra del almirante Francisco Javier Melgarejo, con un ejército de 3.000 soldados al mando del general O´Farril.

La conquista de Menorca (7-17 de noviembre de 1.798)

Mientras tanto, los británicos organizaron una expedición para realizar la conquista la isla de Menorca, que se encontraba deficientemente fortificada y guarnecida.

La fuerza británica que partió el 19 de octubre de 1.798, estaba compuesta por los navíos Leviathan (74), Orión (74), Centaur (74) y Princess Royal (98); las fragatas Argo (44), Dolphin (44), Aurora (28), Cormorant (20); la balandra Peterel (16); los transportes armados Ulysses, Calcutta, Coromandel; y el cutter Constitution; y varios barcos de transporte; en total 25 buques bajo el mando del contralmirante John Thomas Duckworth con unos 3.000 fuerzas de desembarco mandados por el general Charles Stuart. La fuerza expedicionaria llegó a Menorca el 7 de noviembre.

Las fuerzas de la isla de Menorca estaba mandada brigadier Juan Nepomuceno Quesada que había sido nombrado gobernador en 1.797, tas hacerse cargo inmediatamente trató de poner las defensas de Menorca en alguna forma de orden. Sin refuerzos, estos solo podrían describirse como desastrosos con solo unos 100 cañones y un total de 2.600 hombres, muchos incompetentes e indisciplinados, para defender a toda la isla.

El 6 de noviembre, el barco español Santo Cristo del Grau llegó a Mahón con un despacho a Quesada que informaba de una flota británica que había salido de Gibraltar 14 días antes en dirección a Menorca.

Al día siguiente, el 7 de noviembre de 1.798, los vigías de monte Toro, Santa Agueda y La Mola avistaron las velas de unos 25 barcos que se aproximaban a un supuesto desembarco en Fornells.

Para cuando la noticia llegó a Quesada, los británicos ya estaban desembarcando en el antiguo puerto árabe de Addaya (Port D’Addaia). La fuerza británica inicial de 800 hombres desembarcó bajo una barrera de fuego de apoyo de las fragatas del comandante Duckworth estacionadas a las afueras de la cala, el fuego de las fragatas hizo que la batería española en la entrada de la bahía fuera evacuada y explotase el depósito de pólvora.

Una vez que se estableció la cabeza de playa, la fuerza principal pronto siguió a tierra.

Las tropas españolas defensoras huyeron hacia Mercadal dejando atrás a unos 100 desertores que se unieron rápidamente a las filas británicas y que, en el interrogatorio, le dijeron al general Stuart que la fuerza del ejército defensor era de unos 4.000 hombres. Quesada estableció su cuartel general en Mercadal y, enviando refuerzos desde la pequeña guarnición de Ciudadela. Al instalar una fuerte línea defensiva en Mercadal, tenía la intención de detener el avance británico que alcanzaba ya Cami d’en Kane, e impedir el avance británico tanto a Mahón como a Ciudadela.

Los refuerzos españoles llegaron exhaustos a la medianoche después de una marcha de 6 horas desde Ciudadela y se unieron rápidamente con los que ya estaban acampados al costado de la carretera en Mercadal y que estaban borrachos por haber recibido demasiado brandy para mantenerlos calientes. El ejército de Quesada estaba en completo desorden, sus problemas se agravaron cuando recibió un mensaje del gobernador militar en Ciudadela que decía que dos fragatas británicas habían estado en alta mar durante el día y que se suponía que pronto desembarcarían tropas para tomar esa ciudad. El brigadier Quesada revisó sus planes y decidió retirarse a Ciudadela y, a las 04,00 horas, con poco sueño después de su marcha anterior a Mercadal, ordenó a su ejército regresar a esa ciudad como su último bastión de defensa.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/buques-ingleses-entrando-en-mahon-1798-1024x576.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/buques-ingleses-entrando-en-mahon-1798-300x169.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/buques-ingleses-entrando-en-mahon-1798-768x432.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/buques-ingleses-entrando-en-mahon-1798-100x56.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/buques-ingleses-entrando-en-mahon-1798.png 1238w
Buques ingleses entrando en Mahón 1798. Autor Charles Martin Powel, National Maritime Museum, Greenwich.

En la mañana del día 8 de noviembre, el general Stuart envió a 600 hombres bajo el mando del coronel Thomas Graham desde Fornells para atacar al enemigo en Mercadal. Descubrieron que los españolas se habían marchado, pero lograron capturar a algunos soldados que partieron tarde junto con sus oficiales. Al día siguiente, Stuart siguió con el resto del ejército británico, reforzado por 250 marineros encargados de arrastrar los cañones hasta Mercadal. En ese momento Mahón estaba en estado de pánico cuando dos fragatas británicas y 5 grandes barcos de transporte fueron avistados fuera de la boca del puerto. El comandante de los guardias en la base naval y el arsenal había partido previamente con los cañones a Ciudadela para reforzar su guarnición por orden de Quesada. Las pocas fuerzas que quedaban en Mahón se trasladaron al fuerte en ruinas de San Felipe.

Ese mismo día, Charles Stuart, al enterarse de la grave situación en Mahón, envió a 350 hombres del regimiento 28 de infantería bajo el mando del coronel Edward Paget. Llegó después del anochecer, se cree que esta fuerza llegó marchando a lo largo de la Alameda y fue recibida cerca del monasterio y la iglesia de San Francisco por los concejales que entregaron a Paget las llaves ceremoniales de la ciudad. Aunque eran prisioneros de guerra, se permitió a los concejales la libre circulación y vivir en sus propios hogares. Como era tarde, Paget esperó hasta la mañana siguiente para presentar una invitación al comandante militar para que capitulase.

Esto se acordó debidamente y se bajó la bandera española para ser reemplazada una vez más por la de Gran Bretaña.

Con la fuerza del general Stuart ocupando más de la mitad de la isla, la capital ya ocupada y los barcos británicos bloqueando todos los puertos, la posición de Quesada era precaria, casi 1.000 desertores se habían unido a los británicos, y su ejército contaba solo con unos de 2.000 hombres.

Hacia el mediodía del 11 de noviembre, un gran grupo de avance dirigido por el coronel Moncrief dominaba las alturas alrededor de Ferreries. El coronel Pagett dejó a 150 hombres en Mahón y con los 200 restantes se apresuró a unirse a él. Para que pareciera que tenía una fuerza mayor que la que realmente era, de hecho, el general Stuart hizo que sus fuerzas formaran dos densas columnas que se acercaban a Ciudadela a lo largo de las dos carreteras existentes. Los coroneles Moncrief y Pagett marchando a lo largo de la antigua Royal Road y el general Stuart, con la fuerza mayor, a lo largo de Kanes Road. Para el 15, la fuerza británica estaba en posición de amenazar a la ciudad.

Ese mismo día, un escuadrón español de 4 fragatas intentó interrumpir las operaciones, pero un rápido contraataque de los barcos de Duckworth los expulsó.

Creyendo que su fuerza estaba muy superada en número, el brigadier Quesada abandonó los emplazamientos de armas y las líneas de defensa que había preparado durante los días anteriores y ordenó a sus fuerzas retirarse detrás de las murallas de la ciudad. Estas ya estaban en un estado debilitado y proporcionaban una protección real frente a un ataque. Los habitantes de Ciudadela al darse cuenta de su peligro inminente comenzaron a abandonar la ciudad por el campo e incluso las Clarisas (monjas de clausura) con el permiso del Obispo, huyeron a la finca de Torre del Ram.

Al darse cuenta de que estaban poco protegidos y para evitar cualquier daño a la población si hubiera un bombardeo sobre la ciudad, el obispo Vila junto con los concejales de la ciudad dirigidos por el barón Lluriach presentaron una petición al gobernador Quesada pidiéndole que se rindiera. Después de muchas dudas, y en una eventual exhibición de cañones al día siguiente por parte de los británicos, los términos de rendición finalmente se acordaron y a las 13,00 horas del día 16 de noviembre, los españoles depusieron sus armas y los británicos tomaron el control de Ciudadela.

General Charles Stuart fue capaz de enviar su informe al rey Jorge III, cito “Tengo el honor de anunciar que las fuerzas de Su Majestad están en posesión de la isla de Menorca, sin la pérdida de un solo hombre”.

Unas 3.500 tropas españolas cayeron en manos británicas, así como una gran cantidad de suministros y armamento. Además, 4 fragatas españolas la Flora (40), Prosperina (40), Casilda (38) y Pomona (38), fueron capturadas junto con sus tripulaciones.

Se transportó en barcos ingleses a los militares españoles a la Península; 3.528 soldados y 156 oficiales. En Menorca también se encontraban 600 infantes suizos que habían sido hechos presos por los austriacos y habían sido vendidos a España a dos dólares por persona, y que se pusieron del lado británico.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fragata-inglesa-en-el-puerto-de-mahon-1798-1024x568.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fragata-inglesa-en-el-puerto-de-mahon-1798-300x166.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fragata-inglesa-en-el-puerto-de-mahon-1798-768x426.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fragata-inglesa-en-el-puerto-de-mahon-1798-100x55.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fragata-inglesa-en-el-puerto-de-mahon-1798.png 1485w
Fragata inglesa en el puerto de Mahón 1798. Autor Anton Schranz

Charles Stuart ingresó en la Orden Militar del Baño y fue nombrado gobernador de Menorca pero, por motivos de salud, en 1.799 regresaría a Inglaterra. Su sucesor, el general Clair Erskire, emprendió la mejora de las defensas de la isla. Pidió al almirante Horacio Nelson que trajera sus barcos desde Sicilia a Menorca, y Nelson le envió 6 barcos al mando del contraalmirante Thomas Duckworth. Posteriormente, Nelson, a bordo del Foudroyant, llegó a Mahón, en Menorca, el 12 de octubre de 1.799 y se alojó en una casa de San Antonio hoy conocida como Quinta de Oro. Nelson pidió a Erskire 2.000 hombres para luchar en Malta, que se estaba rebelando contra la invasión de Napoleón, pero este se negaría, por lo que Nelson tomó la decisión de partir a Palermo, aunque una tormenta retrasó su partida hasta el 18 de octubre. Posteriormente a Erskire sería nombrado gobernador de la isla Henry Fox.

El 27 de marzo de 1.802 Francia, España y la república Bátava firmaron la paz de Amiens en la que, entre otras cosas, Inglaterra devolvió Menorca a España.

Continuación de la guerra

1.799 fue el año de la Segunda Coalición contra Francia, integrada por Inglaterra, Rusia y Austria. En junio los franceses habían perdido en Italia todas sus conquistas efectuadas desde 1.796. El Directorio reaccionó con un decreto de levantamiento en masa, un empréstito forzoso de cien millones de francos a cargo de los ricos y una serie de medidas coercitivas que originó disturbios, siendo el más famoso el levantamiento realista de la Vendée.

El gobierno de Urquijo, lejos de tratar de desligarse de la alianza francesa, rechazó las insinuaciones de paz con Inglaterra que le llegaron procedentes de Portugal. La debilidad de España ante Francia llegó al extremo de que los navíos de guerra españoles estaban prácticamente a disposición de los franceses. A raíz de los artículos III y IX del Segundo Tratado de San Ildefonso, el gobierno español puso la escuadra naval de Cádiz a disposición de los franceses. Los barcos españoles llegaron al puerto de Brest el 8 de agosto al mando del almirante Mazarredo, donde fondearon junto con la escuadra francesa de Tolón y otra holandesa amenazando a Gran Bretaña con un ataque y desembarco en Irlanda. Por su parte, la escuadra española de Melgarejo debía partir desde Rochefort a Brest, pero al encontrar ya bloqueado este último puerto por los británicos, regresó a El Ferrol, donde entró el 11 de septiembre. Los franceses aumentaron sus pretensiones y solicitaron los navíos anclados en Cartagena, que estaban sin personal suficiente, para que Francia los dotase con marinería rusa y oficialidad francesa. El primer ministro Urquijo se negó a ello, pero informó a Francia que estaba dispuesto a vendérselos, cosa que Francia rehusó.

La situación de Francia se hacía insostenible, derrotada de nuevo en Italia y amenazada desde Holanda por un ejército anglo-ruso. El general Bonaparte se enteró de la situación y abandonó Egipto la noche de 22 al 23 de agosto rumbo a Francia, donde llegó el 9 de octubre.

Cuando llegó a París, la situación militar había mejorado tras varias victorias sobre el enemigo. La República, sin embargo, estaba en bancarrota y el Directorio, corrupto e ineficiente, estaba en su nivel más bajo de popularidad.

Uno de los directores, Sieyes, pidió a Bonaparte su respaldo para ejecutar un golpe de estado contra la Constitución existente. La trama involucraba también al hermano de Bonaparte, Lucien, quien se desempeñaba como cabeza del consejo de los Quinientos, a otro director, Roger Ducos y a Talleyrand. El 9 de noviembre, tropas dirigidas por Napoleón tomaron el control y dispersaron a los consejos legislativos, de forma que Bonaparte, Sieyes y Ducos quedaron como cónsules provisionales que regirían al gobierno. Si bien Sieyes pretendía dominar el nuevo régimen, Bonaparte se le adelantó redactando la Constitución del Año VIII, asegurando su elección como primer cónsul. Esto le convirtió en la persona más poderosa de Francia, poder que se incrementaría en la constitución del Año X, cuando logró nombrarse primer cónsul vitalicio.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-25. Última modificacion 2020-02-25.
Valora esta entrada