Siglo XVIII Guerras Anglo-Españolas siglo XVIII (1762-98) Guerra Anglo-Española en América (1.779-83)
Guerra Anglo-Española en América (1.779-83)

Antecedentes

España comenzó a suministrar ayuda a los rebeldes de las Trece Colonias antes de la declaración de guerra. El contrabando de Nueva Orleans comenzó en 1.776, cuando el general Charles Lee envió a dos oficiales del ejército de las Trece Colonias para solicitar los suministros al gobernador de Nueva Orleans Luis de Unzaga. Unzaga, preocupado por no contrariar abiertamente a los británicos antes que los españoles se prepararan para la guerra, estuvo de acuerdo con ayudar a los rebeldes de las Trece Colonias en secreto. Unzaga autorizó el envío de la pólvora que necesitaban desesperadamente en una transacción negociada con Oliver Pollock, patriota revolucionario y financiero. Cuando Bernardo de Gálvez fue nombrado gobernador de Nueva Orleans en enero de 1.777, continuó ampliando las operaciones clandestinas de suministro.

Organizando provisiones en julio de 1.779, envió un emisario al gobernador provincial de Texas, donde los vaqueros españoles, que manejaban grandes manadas de ganado alrededor de Béxar, el actual San Antonio. El mes siguiente, reunieron 2.000 cuernilargos de Texas en Luisiana para abastecer a las tropas de Gálvez, fue la primera campaña de ganado de Texas de largo alcance.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/expediciones-de-bernardo-galvez-y-sus-hombres--mapa-de-su-acciones-1024x672.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/expediciones-de-bernardo-galvez-y-sus-hombres--mapa-de-su-acciones-300x197.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/expediciones-de-bernardo-galvez-y-sus-hombres--mapa-de-su-acciones-768x504.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/expediciones-de-bernardo-galvez-y-sus-hombres--mapa-de-su-acciones-100x66.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/expediciones-de-bernardo-galvez-y-sus-hombres--mapa-de-su-acciones.png 1205w
Expediciones de Bernardo Gálvez y sus hombres. Mapa de su acciones

Captura del fuerte Bute (7 de septiembre de 1.779)

Carlos III de España declaró la guerra a Gran Bretaña el 21 de julio de 1.779. Antes del inicio de las hostilidades, Gálvez se había preparado sus con una eficiencia espectacular. Recibió la noticia de la declaración de guerra el 21 de julio, de inmediato comenzó a planificar las operaciones ofensivas para recuperar la Florida Británica, que había sido cedida a los británicos al finalizar la guerra de los Siete Años. La campaña finalmente llevaría a la captura tanto de Mobile como de Pensacola, pero para hacer posibles estos movimientos, Gálvez primero necesitaba tomar Baton Rouge, la ciudad del Mississippi que era el bastión británico más occidental de la Florida Británica.

Al declararse la guerra, el el teniente coronel Alexander Dickson, gobernador de la zona, reconociendo que la posibilidad de un ataque español contra Baton Rouge, había supervisado la el estado de los fuertes.

El más importante de estos era el New Richmond, un gran bastión de movimiento de tierras que se alzaba en el acantilado que domina el río Misisipi. Armado con 13 cañones, el fuerte New Richmond estaba rodeado por un foso profundo de 5,5 m de ancho y 2,7 m de profundidad y, además, defendido contra un ataque de infantería por una empalizada de madera.

El fuerte fue construido en solo seis semanas, pero era un fuerte desafío a cualquier fuerza de ataque.

Un segundo puesto británico, Fort Bute, estaba ubicado en Bayou Manchac, al sur de Baton Rouge. Construido en 1.766, era una reliquia decadente de la guerra Franco-India, estaba en mal estado y Dickson dejó solo a 27 hombres para defenderlo, solo para ondear la bandera británica y dar aviso en caso de un ataque español.

El 15 de agosto, un feroz huracán arrasó la base de Gálvez en Nueva Orleans, hundiendo su flota, destruyendo sus provisiones, y llevando a la ruina los planes militares ya trazados para el ataque por mar. Sin dejarse desanimar, Gálvez consiguió el apoyo de la colonia y el 27 de agosto salió de sus tierras hacia el territorio de la Florida Británica por tierra.

Su fuerza constaba de 170 veteranos (probablemente del regimiento de infantería de Luisiana, 330 reclutas (de Méjico y las islas Canarias, 20 carabineros (probablemente la élite de la milicia de Nueva Orleans), 60 milicianos de Nueva Orleans, 80 negros y mulatos libres, 10 voluntarios americanos encabezados por Oliver Pollock, 160 indios amigos, en total 827 personas. Mientras que marcharon río arriba, la fuerza creció en otros 600 hombres alemanes y arcadios, incluyendo los indios. En su pico, la fuerza contaba con más de 1.400, pero este número se redujo debido las dificultades de la marcha y a enfermedades como el paludismo reduciéndose a varios cientos antes de llegar a la fortaleza.

Los españoles llegaron al fuerte Bute, tras una terrible marcha de 11 días, en la que recorrieron 180 km, en la madrugada del 7 de septiembre llegaron frente al fuerte, que como se ha dicho estaba defendido por una pequeña fuerza de 27 efectivos. Después de una breve escaramuza en el que murió un alemán, la guarnición se rindió, haciendo 20 prisioneros (2 oficiales y 18 soldados). Seis que escaparon de la captura se dirigieron a Baton Rouge para notificar a las tropas británicas la captura de la fortaleza.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/marcha-de-galvez-a-misisipi-baton-rouge-y-natchez-agosto-septiembre-de-1779.png 900w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/marcha-de-galvez-a-misisipi-baton-rouge-y-natchez-agosto-septiembre-de-1779-300x167.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/marcha-de-galvez-a-misisipi-baton-rouge-y-natchez-agosto-septiembre-de-1779-768x427.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/marcha-de-galvez-a-misisipi-baton-rouge-y-natchez-agosto-septiembre-de-1779-100x56.png 100w
Marcha de Gálvez a Misisipi, Baton Rouge y Natchez, agosto-septiembre de 1779. Autor Augusto Ferrer Dalmau. https://augustoferrerdalmau.com/

Batalla de Baton Rouge (1.779)

Gálvez se detuvo en el fuerte Bute para dar tiempo a sus hombres para descansar antes de continuar la marcha de las 15 millas (24 km) restantes hacia Baton Rouge. Su ejército llegó a las afueras de la ciudad el 12 de septiembre de 1.799.

Cuando Gálvez llegó a Baton Rouge el 12 de septiembre, se encontró con una ciudad bien fortificada guarnición de más de 400 soldados del ejército regular y 150 milicias bajo el mando del teniente coronel Alexander Dickson. Las tropas consistían en fuerzas inglesas de los regimientos de infantería 16 y 60, así como algunos artilleros, y varias compañías del regimiento alemán de infantería 3 de Waldeck.

Mientras observaba las defensas británicas, Gálvez decidió que era demasiado arriesgado intentar mover sus propios cañones al alcance de los cañones del fuerte New Richmond. En su lugar, envió una pequeña fuerza hacia el norte de la fortaleza para bloquear cualquier intento de reforzarla desde el fuerte Panmure en lo que actualmente es Misisipi.

Una segunda fuerza de la milicia fue enviada a una zona boscosa con órdenes de crear alboroto y atraer el fuego de la artillería británica. La táctica funcionó y los cañones del fuerte abrieron fuego contra las tropas que realizaban la maniobra de diversión.

Hecho esto, el general español mando cavar trincheras de aproximación, lo que le permitió acercar la infantería y la artillería al alcance de las defensas británicas. Gálvez abrió el bombardeo del fuerte New Richmond el 21 de septiembre de 1.799.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-new-richmond-en-baton-rouge-1779-1024x610.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-new-richmond-en-baton-rouge-1779-300x179.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-new-richmond-en-baton-rouge-1779-768x458.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-new-richmond-en-baton-rouge-1779-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-new-richmond-en-baton-rouge-1779.png 1186w
Fuerte de New Richmond en Baton Rouge 1779

Los británicos respondieron al fuego español lo mejor que pudieron, pero resistieron solo tres horas.

Gálvez les ofreció la oportunidad de rendirse y ellos aceptaron, incluyendo la pequeña fuerza del fuerte Panmure (actual Natchez, Misisipi). Las tropas españolas ocuparon el fuerte New Richmond, que pasó a llamarse San Carlos.

La milicia y los civiles reunidos en Fort Panmure se encontraban en un dilema. El oficial británico al mando en Pensacola, el mayor general John Campbell, había derogado los términos de la rendición en Baton Rouge. El propio Campbell tenía una fuerza de más de 1.000 hombres, incluidas tropas leales de Pensilvania y Maryland. Instó a los habitantes de Fort Panmure a unirse contra los españoles, que se estaban acercando rápidamente a pesar del calor de septiembre. Una pequeña fuerza de 50 hombres fue enviada para tomar el fuerte. El oficial inglés al mando, capitán Forster, entregó el fuerte el 5 de octubre.

Los británicos tuvieron 4 muertos y 375 capturados (17 oficiales y 358 de tropa), de los cuales 30 murieron de las heridas durante el cautiverio. Los españoles tuvieron 1 muerto y 2 heridos.

La batalla de Baton Rouge terminó para siempre con el control británico del río Misisipi. El coronel Gálvez y su pequeño ejército habían capturado 550 británicos y mercenarios alemanes, 500 colonos armados y negros, y tres fortalezas, e incluso capturó un corsario inglés, el bergantín West Florida, que había dominado el río durante dos años. Habían agregado casi 2.000 kilómetros cuadrados de la mejor tierra a lo largo del Misisipi al dominio español, y todo con un costo ridículo de un español muerto y dos heridos. Gálvez fue ascendido a brigadier (general de brigada) por su exitosa campaña, y de inmediato comenzó a planear una expedición contra Mobile y Pensacola, las fortalezas británicas restantes en la Florida Británica.

Conquista del fuerte Carlota o Fort Charlotte (13 de marzo de 1.780)

Tan pronto como la zona del río Misisipi estuvo segura, el gobernador Gálvez envió a Esteban Miró a La Habana para buscar 2.000 tropas más para un ataque en Mobile, pero Miró solo pudo obtener 567. Gálvez reunió las fuerzas que tenía y que incluían: 567 soldados del regimiento de Navarra, 50 soldados del regimiento de la Habana, 141 soldados del regimiento de Louisiana, 14 artilleros, 26 carabineros, 323 milicianos blancos, 107 milicianos negros y mulatos, 24 esclavos negros, y 26 voluntarios estadounidenses, en total 1.278 efectivos. Navegó con una flotilla de 12 barcos desde Nueva Orleans el 11 enero de 1.780.

El 6 de febrero un huracán cayo sobre la flota, aunque no se hundió ningún barco. Pero al entrar en la bahía de Mobile, la mitad de los barcos quedaron encallados en bancos de arena. El 10 de febrero los soldados desembarcaron, 6 barcos quedaban varados en bancos de arena, y solo 3 pudieron ser reflotados. Gálvez estuvo a punto de abandonarla operación, pero perseveró, con siguió traspasar los hombres y suministros de los barcos varados, consiguiendo rescatar dos mas, tan solo uno, una fragata quedó varada y tuvo que ser abandonada, rescatando su artillería para establecer una batería en la entrada de de la bahía de Mobile.

El capitán Elias Durnford estaba a cargo de la guarnición británica en Mobile con unos 300 hombres (97 hombres del regimiento de infantería 60, 102 realistas de Mariland, 54 paisanos armados, 51 negros y 2 cirujanos). Había estado fortaleciendo las defensas del fuerte Carlota (Fort Charlotte) después de escuchar la campaña de Gálvez en Luisiana. A la llegada de la flota de Gálvez, Durnford envió rápidamente un mensaje a Pensacola pidiendo refuerzos.

Durnford también quemó toda la ciudad de Mobile, causando gran angustia a los habitantes, para evitar que los enemigos españoles usaran las casas y tiendas de Mobile para cubrirse o como base de operaciones. Una gran fuerza británica de Pensacola fue enviada por tierra para ayudar, pero se quedaron atascados de pantano en pantano. Pronto se hizo evidente que no llegarían refuerzos.

Cuando las tropas abordaron los barcos restantes para continuar la operación, un pequeño barco llegó con la buena noticia de que se estaban organizando refuerzos desde La Habana. El 20 de febrero, se avistaron las velas de cinco barcos de guerra, que transportaban al regimiento de infantería Navarra 500 soldados veteranos y las fuerzas reunidas se dirigieron a Fort Charlotte.

A finales de octubre las tropas españolas desembarcaron cerca de Mobile, y se prepararon para el asedio. El 28 de octubre cruzaron el río Dog y establecieron un campamento. El primer enfrentamiento tuvo lugar al día siguiente, cuando 4 compañías españolas fueron disparadas desde el fuerte.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-charlotte-en-mobile-1780-1024x678.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-charlotte-en-mobile-1780-300x199.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-charlotte-en-mobile-1780-768x509.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-charlotte-en-mobile-1780-100x66.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuerte-de-charlotte-en-mobile-1780.png 1137w
Fuerte de Charlotte en Mobile 1780

Un oficial español que conocía al comandante británico de la fortaleza, el capitán Elias Durnford, fue enviado a negociar. Los adversarios intercambiaron una serie de regalos que eran tradicionales en la guerra del siglo XVIII. Durnford envió vino, pollo, pan fresco y carne de cordero; Gálvez respondió con vinos españoles y de Burdeos, galletas de té, pasteles de maíz y, lo más persuasivo, puros cubanos. El intercambio terminó cuando Durnford declaró que el honor le obligaba a resistir.

Mientras Durnford esperaba el alivio de Pensacola, Gálvez y sus hombres realizaron el arduo trabajo de construir trincheras y asentar una batería para bombardear el fuerte, por la noche con 300 soldados trabajando y 200 vigilando. Para el 4 de marzo, varios de sus cañones de 18 libras estaban asentados. Durante la siguiente semana, los hombres completaron el movimiento de tierras y las trincheras y comenzaron el asedio en serio.

El asedio el 10 de marzo, comenzó el bombardeo de artillería con cañones de 18 y 24 libras. Sin esperanza de refuerzos, el capitán Durnford sabía que sus 300 hombres no serían capaces de resistir a Gálvez, cuya fuerza era muy superior a la suya. En unos pocos días, las murallas de Fort Charlotte se rompieron. El capitán Durnford se rindió a la guarnición el 14 de marzo, después de un asedio de 21 días, poniendo fin al dominio británico en Mobile, para siempre.

Los ingleses tuvieron 3 muertos, 8 heridos y los demás fueron hechos prisioneros (3 oficiales, 113 soldados, 56 marineros, 70 milicianos, y 55 negros), dejando un botín de 35 cañones y 8 morteros.

Una fuerza de socorro británica de unos de 1.100 británicos e indios creek estaban a pocos kilómetros de distancia en Tensa, que estaba sometida a observación por partidas españolas, emprendieron la retirada sin llegar a luchar, pero a su retaguardia se le apresó a 1 capitán y 20 dragones.

El gobernador de Gálvez cambió su nombre de Fort Charlotte a fuerte Carlota, dejando una guarnición al mando del coronel Jose de Ezpeleta, regresando a Nueva Orleans y comenzó a hacer planes para conquistar Pensacola, último bastión británico en el oeste de Florida. Como recompensa por todas estas victorias, Gálvez fue promovido a mariscal de campo y responsable de todas las operaciones españolas en el norte de América.

Los británicos intentaron volver a tomar Mobile, el general Campbell envió el 3 de enero al coronel Von Hanxledenuna con fuerza de 300 efectivos (60 del regimiento alemán Waldeck, 100 del regimiento 60, milicianos y algunos jinetes) y 300 indios, para intentar recuperar Mobile. Al siguiente 6 enero cuando Galvez estaba reuniendo su fuerza de invasión de Pensacola en La Habana, llegó el coronel alemán, al que se le había ordenado que tomara una posición de avanzada en la costa este de la bahía de Mobile, conocida como Village o Frenchtown.

Debía retrasar el ataque hasta el día 7 cuando un par de las fragatas inglesas estarían en la bahía para cooperar con él y cortar las comunicaciones con Mobile.

Este puesto de avanzada estaba fijado por 150 hombres mandados por el teniente Ramón del Castro del regimiento del Príncipe. Al amanecer los ingleses realizaron un ataque a bayoneta calada contra los españoles español, que repelieron a los atacantes que sufrieron 2 oficiales y 13 hombres muertos y 3 oficiales y 19 hombres heridos. Los valientes defensores sufrieron pérdidas casi iguales, 14 fueron muertos y 23 heridos.
El fracaso del ataque fue atribuido a los alemanes y a los indios, y los ingleses regresaron a Pensacola.

Batalla de San Luis (26 de mayo de 1.780)

Cuando los españoles dirigidos por el gobernador de Luisiana Bernardo Gálvez comenzaron a limpiar de fuerzas inglesas la desembocadura del Misisipi, cortándoles todas las comunicaciones con las colonias del golfo de México, el poder británico en toda Norteamérica quedó seriamente amenazado. Las conquistas de Gálvez desbarataron el plan británico, que se componía de dos ofensivas, una desde el sur, impedida por los ataques del gobernador español, y otra desde el norte que, partiendo de Fort Michilimackinac, debía expulsar a los españoles del alto Misisipi. Ambas fuerzas debían encontrarse posteriormente en Natchez, unos 300 kilómetros aguas arriba de Nueva Orleáns, cerrando así el cerco sobre Norteamérica como una tenaza.

Este segundo ataque tenía como objetivo principal la conquista de la ciudad de San Luis de Ilinueses, una ciudad que había sido fundada por franceses al calor del lucrativo negocio del comercio de pieles en 1.764, antes de que los españoles tomaran el control efectivo de la zona, se encontraba a 2.000 km de la desembocadura del Misisipi. Fernando de Leyba fue allí vicegobernador desde 1.778.

Leyba había forjado una estrecha amistad con Clark, el líder rebelde en Ilinois, que incluso llevó a una relación amorosa del americano con una joven de la familia del militar español, Teresa Leyba, aunque no está claro cuál era su parentesco.

Al declararse la guerra, Fernando de Leyba comenzó en abril de 1.780 los preparativos para defender San Luis. Hizo llevar cinco cañones de un viejo fuerte en la desembocadura del Misuri y recabó refuerzos de la población de Sainte Geneviève, aguas abajo del Misisipi, y entre los cazadores de la región. En total, contaba con 29 soldados regulares del regimiento Luisiana y 281 milicianos. Comenzó a levantar al oeste de la ciudad una torre cilíndrica de unos diez o doce metros de altura, en lo alto de la cual emplazaría los cinco cañones. El vicegobernador pretendía construir cuatro torres más, una en cada esquina, pero los mil pesos que logró reunir (600 de los vecinos y 400 suyos) no daban para más. La construcción recibiría el nombre de fuerte San Carlos, en honor al rey Carlos III, se empezó el 17 de abril y 39 días después estaba terminada, a falta únicamente de los parapetos. Fernando de Leyba apeló a François Vallé (Don Francisco), un ciudadano francés de 70 años de edad, que se encontraba a 60 millas (100 km) al sur de la fortaleza en el sitio de las minas coloniales francesas de Valles. Valle envió a sus dos hijos y 151 milicianos franceses bien entrenados y equipados y así inclinó la balanza a favor de los defensores. También proporcionó plomo de sus minas para las balas.

La operación para San Luis se organizó pues en Fort Michilimackinac, cerca de la frontera canadiense. El vicegobernador Patrick Sinclair encargó al comerciante Emanuel Hesse, oriundo de Pensilvania, que reuniese a los aliados indios para realizar la ofensiva. Estos comenzaron a reunirse en la unión de los ríos Fox y Wisconsin hasta que en marzo recibieron órdenes de marchar a Wisconsin abajo hacia Prairie du Chien donde debían establecer un campamento. Más tarde, la columna debía bajar por el río Misisipí, unirse a otro grupo que participaría en la campaña y atacar los asentamientos enemigos.

Los indios que se unieron a la ofensiva eran fundamentalmente guerreros ojibwas, menominis, siux y winnebago. Esta fuerza estaba mandaba por oficiales británicos y la integraba infantería regular, complementada con milicias canadienses. En total, los británicos reunieron unos 300 soldados y milicianos y 900 guerreros indios, mandados por Emanuel Hesse, que se pusieron en movimiento el 2 de mayo en canoas.

El 15 de mayo, Leyba recibió la visita de John Montgomery, el comandante estadounidense en Cahokia, quien propuso una fuerza conjunta española y estadounidense para contrarrestar la expedición de Hesse, una idea que nunca llegó a concretarse.

El 23 de mayo, los exploradores de Leyba informaron que la fuerza de Hesse había desembarcado de sus canoas a solo 14 millas (23 km) de distancia y venían por tierra. Leyva mando reunir a la población en el fuerte y destacó patrullas para ver la entidad del enemigo. Mientras, más de 300 mujeres y niños se refugiaron en la residencia del vicegobernador custodiados por una veintena de soldados. Se cuenta, no obstante, que Marie Josepha Pinconneau di Rigauche, viuda de un soldado de infantería, se enfundó la casaca militar de su marido, cogió una pistola y un cuchillo, y corrió a unirse a los atrincherados.

El 25 de mayo , Hesse envió partidas de reconocimiento para determinar la situación en San Luis. Estas partes no pudieron acercarse debido a las patrullas de cobertura. Hesse ignoraba la erección de las defensas, y creía que la población se hallaba inerme y que sería conquistada con facilidad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--un-soldado-da-la-alarma-1024x585.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--un-soldado-da-la-alarma-300x171.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--un-soldado-da-la-alarma-768x438.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--un-soldado-da-la-alarma-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--un-soldado-da-la-alarma.png 1212w
Batalla de San Luis (26 de mayo de 1780). Un soldado da la alarma por la llegada de los ingleses y sus aliados indios. Autor Mitchell Nolte

El 26 de mayo , Hesse envió a Jean-Marie Ducharme y 300 indios a través del río para atacar a Cahokia, mientras que el resto llegó alrededor de la 13,00 horas cerca de San Louis. Un disparo de advertencia fue realizado desde la torre cuando aparecieron a la vista. Los sioux y winnebagoes lideraron el camino, seguidos por los Sac, Fox y Fur, y Hesse iba en la retaguardia. Leyba, que se encontraba enfermo, fue llevado apresuradamente al fuerte en una silla de manos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--defensa-desde-la-torre.png 821w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--defensa-desde-la-torre-298x300.png 298w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--defensa-desde-la-torre-150x150.png 150w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--defensa-desde-la-torre-768x773.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--defensa-desde-la-torre-100x101.png 100w
Batalla de San Luis (26 de mayo de 1.780). Defensa desde la torre con sus 5 cañones. Autor Mitchell Nolte

Leyba, dirigió la defensa desde la torre y abrió fuego contra el enemigo que se aproximaba desde las trincheras y la torre cuando llegaron al alcance eficaz de sus armas. En la primera volea, la mayor parte de los Sac y Fox retrocedieron, aparentemente poco dispuestos a luchar, dejando a muchos de los otros participantes sospechosos de sus motivos para unirse a la expedición y quejarse de su » traición «.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--ataque-de-los-indios-1024x515.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--ataque-de-los-indios-300x151.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--ataque-de-los-indios-768x386.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--ataque-de-los-indios-100x50.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1-780--ataque-de-los-indios.png 1241w
Batalla de San Luis (26 de mayo de 1.780). Ataque de los indios. Autor Mitchell Nolte

Los wapashas y los sioux persistieron durante varias horas en un intento de sacar a los defensores españoles. Recorrieron los alrededores para hacer prisioneros y matarlos brutalmente delante de los defensores para obligarlos a salir. Aunque esto enfureció a algunos de los habitantes del pueblo, Lebya se negó a conceder permiso a la milicia para hacer una salida. Frustrado el asalto, los atacantes corrieron las tierras cercanas y pasaron a cuchillo a algunos agricultores y a sus esclavos que no habían buscado refugio, destruyendo cultivos, ganado y edificios a su paso. A final de la tarde, se retiraron al lugar donde habían abandonado sus embarcaciones.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--milicianos-durante-la-defensa-1024x642.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--milicianos-durante-la-defensa-300x188.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--milicianos-durante-la-defensa-768x481.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--milicianos-durante-la-defensa-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-de-san-luis-26-de-mayo-de-1780--milicianos-durante-la-defensa.png 1037w
Batalla de San Luis (26 de mayo de 1.780). Milicianos durante la defensa de San Luis. Autor Mitchell Nolte

Al otro lado del río, el ataque de Ducharme con los 300 indios a Cahokia también fue fácilmente rechazado. 

Las bajas fuero 22 muertos, 7 de ellos esclavos; 7 heridos uno de ellos 1 esclavo; y 70 prisioneros, 13 de ellos esclavos.

Un año más tarde, 12 de febrero de 1781, 100 españoles de San Luis, junto a 200 norteamericanos acompañados por indios hostiles a los británicos, tomaron y arrasaron Fort Saint Joseph antes de retirarse nuevamente, recuperando la bandera capturada por los británicos en San Luis. La principal consecuencia de estos reveses fue la pérdida de prestigio de los británicos entre las tribus, cada vez más reacias a cooperar en las operaciones contra los rebeldes y los españoles.

Leyba murió al mes siguiente. Fue objeto de críticas locales porque nunca reconoció formalmente los esfuerzos realizados por los ciudadanos en la defensa de la ciudad.El rey Carlos III no sabía que había muerto y lo ascendió a teniente coronel debido a su valor en la acción.

Conquista de Pensacola

Primera expedición 1.780

La primera expedición partió de La Habana el 7 de marzo de 1.780 con 20 transportes y 11 buques de guerra, con 5.900 efectivos. Llegó a Pensacola pero no atacó porque el ejército y las fuerzas navales no se pusieron de acuerdo sobre la táctica a emplear. La fuerza pasó a Mobile, pero regresó a La Habana.

Segunda expedición 1.781

Gálvez quería moverse rápidamente contra Pensacola, utilizando Mobile como base de operaciones, pero sus superiores en La Habana pospusieron la compleja campaña contra el bastión británico más formidable de la costa del Golfo. Los británicos continuaron reforzando Pensacola y, nuevamente para alivio del ejército de las 13 Provincias, desviaron algunas de sus fuerzas de Savannah. El ejército de operaciones español, navegando desde España, planeaba apoyar la campaña de Pensacola con seis formidables regimientos de más de 7.600 soldados y 100 artilleros de España. Pero cuando el almirante George Rodney llevó una impresionante flota con hombres y suministros para socorrer el peñón de Gibraltar esa primavera, la flota española se vio obligada a permanecer en el puerto, donde la enfermedad devastó a los marineros y soldados de la flota. Una vez que Rodney se marchó, el convoy español no llegó a La Habana hasta el 3 de agosto.

Cientos de personas murieron en el mar, y cientos más fueron hospitalizadas y murieron en las Indias Occidentales. Cuando Gálvez estaba listo para lanzar su primera campaña contra Pensacola en octubre, solo 594 de sus hombres estaban en condiciones de unirse a la expedición. Los comandantes españoles que planeaban la campaña de Pensacola sabían que la mayoría de las tropas tendrían que provenir de Cuba, Luisiana y otras zonas españolas en las Américas. Gálvez llegó a La Habana para pedir más tropas el 2 de agosto, justo cuando llegó el diezmado ejército de operaciones español. La junta acordó proporcionar 4.000 hombres, incluidos refuerzos de México y la mayor cantidad de tropas que se podrían ahorrar en Puerto Rico y Santo Domingo.

Los preparativos para un ataque en Pensacola se finalizaron a mediados de octubre de 1.780. Pero era una temporada de huracanes, y un teniente naval, José Solano y Bote, protestó por el momento después de calcular que se estaba acercando una de las terribles tormentas del Golfo. Gálvez prevaleció, sin embargo, y la poderosa flota de 7 navíos de línea con el buque insignia el San Juan Nepomuceno (74), 5 fragatas, 1 paquebote, 1 bergantín con y 51 buques de transporte con 164 oficiales y a 3.829 soldados, zarparon el 16 de octubre.

Dos días después, el 18 de octubre, un huracán azotó a la flota durante 5 días, hundiendo un nave y al resto por todo el golfo de México, la costa sureste de México a lo largo de Campeche y el río Misisipi. Gálvez se encontraba a bordo de la fragata Nuestra Señora de la O (42), mandada por el valiente Gabriel de Aristizabal, y cinco pequeñas embarcaciones más que se habían separado por un temporal del resto de la flota. Aristizábal puso rumbo a La Habana de nuevo. Este ataque frustrado tuvo el consuelo de la captura el 21 de octubre dos fragatas británicas armadas en corso, la George (24) y la Nancy (18) que iban de Jamaica a Charlestown con mercancías valoradas en 200.000 pesos fuertes.

Cuando los comandantes pudieron finalmente contar con 3.829 de los hombres en enero de 1.781, 862 de ellos estaban en La Habana, 1.771 en Campeche, 831 en Nueva Orleans y 365 en Mobile. A pesar de esos contratiempos desalentadores, Gálvez continuó con el asedio final contra los británicos.

Tercera expedición

Bernardo no se desanimó y se enfrentó a un consejo de guerra y de nuevo le apoyaron en dicha empresa, pero los mandos de Cuba lo pospusieron hasta la llegada de España de Francisco de Saavedra en enero de 1.781.

Se organizó una flota de 12 navíos españoles: San Nicolás (80), San Luis (80), San Francisco de Asís (74), San Juan Nepomuceno (74), Guerrero (74), San Miguel (74), Arrogante (74), San Gabriel (74), San Agustín (74), Velasco (74), San Ramón (64), Astuto (58); 2 fragatas: Santa Clara (34), Santa Cecilia (28); y el paquebote San Gil. Apoyados por 4 buques franceses: Palmier (74), Intrepide (74), Destín (74), y Triton (64), con barcos de transporte bajo el mando del capitán José Calvo de Irizábal zarpó en una segunda campaña para tomar Pensacola el 28 de febrero con 15.000 efectivos.

Gálvez se unió a la flota con su brigada privada, en el Galveztown . El 4 de marzo, llegaron a Santa Rosa, una isla barrera de arena de 40 millas de largo que tenía un paso angostamente estrecho hacia la bahía que conduce a Pensacola.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-9-de-marzo-al-8-de-mayo-de-1781--plano-del-asedio-1024x780.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-9-de-marzo-al-8-de-mayo-de-1781--plano-del-asedio-300x228.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-9-de-marzo-al-8-de-mayo-de-1781--plano-del-asedio-768x585.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-9-de-marzo-al-8-de-mayo-de-1781--plano-del-asedio-100x76.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-9-de-marzo-al-8-de-mayo-de-1781--plano-del-asedio.png 1324w
Asedio de Pensacola (9 de marzo al 8 de mayo de 1781. Plano del asedio. Autor Henry Heldring tenient del regimiento 3 de Waldeck.

A la entrada de la bahía, frente a la isla Santa Rosa, en las alturas que dominaban el paso hacia el puerto, estaba Red Cliffs Fort (el fuerte de los Acantilados Rojos), también conocido como Barrancas Coloradas por los españoles. Este fuerte montaba 11 cañones, 5 de los cuales eran de 32 libras, y fue guarnecido por unos 140 efectivos. Acerca de 1,5 km al este y cerca del nivel del agua, había una batería conocida como Tartar Point (Punta Tártara), que los españoles llamaron punta Agüero. Frente a estas obras se encontraba la punta de Sigüenza, el extremo occidental de Santa Rosa. Esta punta había sido fortificada, pero cuando los españoles llegaron, encontraron que los cañones estaban desmontados y le empalizada quemada.

El 9 de marzo la flota llegó a Santa Rosa, e hicieron los preparativos para desembarcar, los dragones del regimiento Luisiana apoyados por infantería ligera bajo el mando del coronel Francisco Longoria, desembarcaron de noche y marcharon hacia el oeste para asegurar la batería de punta Pickens o de bateria Siguenza, avanzaron toda esa noche, y llegaron a su destino temprano en la mañana siguiente. En lugar de encontrar las obras defendidas como esperaban, todo lo que encontraron fueron las obras demolidas y 3 cañones desmontados y clavados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-de-dragones-del-regimiento-de-luisiana-y-milicianos-de-la-habana-1024x728.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-de-dragones-del-regimiento-de-luisiana-y-milicianos-de-la-habana-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-de-dragones-del-regimiento-de-luisiana-y-milicianos-de-la-habana-768x546.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-de-dragones-del-regimiento-de-luisiana-y-milicianos-de-la-habana-100x71.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-de-dragones-del-regimiento-de-luisiana-y-milicianos-de-la-habana.png 1185w
Asedio de Pensacola (marzo-mayo de 1781). Desembarco de dragones del regimiento de Luisiana y milicianos de la Habana. Autor Jose Ferré Clauzel. https://www.joseferreclauzel.com/

Poco después de su llegada, capturaron algunos hombres de la fragata británica Port Royal que se había dirigido a tierra para capturar de ganado. Los españoles fueron pronto descubiertos y desde el fuerte en los Acantilados Rojos y dos fragatas inglesas abrieron fuego contra ellos, pero con poco efecto.

Para proteger a sus hombres y mantener a las fragatas inglesas a distancia, Galvez ordenó el asentamiento de una batería, el día 11 de marzo estaba en posición y abrió fuego sobre las fragatas Mentor y Port Royal, obligándolas a alejarse e internarse en la bahía. Despejado el camino, el convoy intentó acceder a la bahía ese mismo día, y el buque insignia el San Ramón (64) tocó fondo en las aguas poco profundas. Los oficiales navales, temiendo tanto el poco calado como la batería de la orilla, se negaron a llevar a la flota a través de la brecha.

Gálvez y Calvo iniciaron una fuerte disputa. Durante seis días, anclados en el mar en sus respectivos barcos, permanecieron en un punto muerto. Gálvez temía que la campaña se perdiera. El clima turbulento del Golfo podía dispersar una vez más los barcos, y le preocupaba que los británicos pudieran enviar una flota de rescate desde Jamaica.

Galvez se decidió por una dramática línea de acción. Después de enviar botes para sondear la entrada de la bahía durante la noche, el 14 de marzo, arriesgó sus propios buques, el Galveztown, que fue seguido por el Valenzuela y 2 galeras mas de Luisiana que ordenó pasar a toda velocidad a través del paso. El Galveztown entró el canal, recibiendo fuego de los cañones británicos de la batería las Barrancas Coloradas, acercándose a la costa para evitar el fuego, sufriendo algunos daños. Cuando vieron que era seguro seguir, las fragatas españolas mandadas por el capitán Miguel de Alderete, entraron en la bahía recibiendo fuego de las baterías de las Barrancas Coloradas.

El 16 de marzo, se recibieron noticias de que el coronel Ezpeleta marchaba hacia las orillas del río Perdido con sus 900 hombres, y pedía barcos para hacer el cruce. Gálvez ordenó el aprovisionamiento de pequeñas embarcaciones y envió un buque pequeño armado para cubrirle.

El 19 de marzo, había entrado toda la flota y quedó fondeada en la bahía, Gálvez esperó la llegada de refuerzos de Mobile y de Nueva Orleans. Durante la espera el general inglés, John Campbell, ordenó la quema de edificios civiles de Pensacola, lo que produjo indignación en Bernardo por la falta de humanidad y mala fe del general inglés.

A unos 15 kilómetros de la bahía, en la costa norte, se encontraba el pueblo de Pensacola, que en aquellos momentos era una ciudad de unas 200 casas La ciudad ocupó cerca de 1,5 km de la costa de la bahía y tenía unos 400 m de profundidad, estaba limitada al este y al oeste por sendos arroyos. En el centro del pueblo había una gran plaza, en parte ocupada por una empalizada con varias baterías en el paseo marítimo. Unos 1.200 ms al norte de la plaza, se levantaba la colina Gage (Gage Hill). La colina tenía 300 m de ancho y se extendía hacia el noroeste. En el extremo sureste de la colina, los británicos habían erigido Fort George con sus obras exteriores, en una posición que dominaba la ciudad. Para proteger el fuerte, los británicos erigieron dos reductos. El más avanzado, conocido como el de la Reina, era una batería de 12 cañones circular con alas, construida en un terreno elevado a a unos 900 metros de Fort George. Unos 300 m mas abajo se encontraba segundo reducto, conocido como el príncipe de Gales. Este reducto tenía forma oblonga y servía principalmente para proteger las comunicaciones entre el fuerte y el reducto avanzado.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuertes-de-pensacola-florida-en-1781-1024x406.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuertes-de-pensacola-florida-en-1781-300x119.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuertes-de-pensacola-florida-en-1781-768x305.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuertes-de-pensacola-florida-en-1781-100x40.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/fuertes-de-pensacola-florida-en-1781.png 1326w
Fuertes de Pensacola, Florida en 1781: a la izquierda los tres reductos defensivos, a la derecha detalle del fuerte George, centro de mando de la Florida Británica.

La guarnición inglesa se componía de unos 3.600 efectivos pertenecientes a los regimientos ingleses de infantería 16 y 60, el regimiento alemán 3 de Waldeck, los regimientos Realistas de Pensilvania, Maryland, y Royal Forresters de Florida, la Royal Artillery, los dragones de Maryland, y unos 950 indios, negros, civiles armados y marinos de las fragatas Mentor y Port Royal.

A media mañana del 22 de marzo, la fuerza que venía por tierra desde Mobile, fue avistada en la orilla opuesta. Gálvez inmediatamente cruzó la bahía con 500 hombres para reforzar la columna de Ezpeleta y permitirles descansar.

El 23 de marzo, llegó un convoy de 16 barcos de Nueva Orleans. Los barcos habían partido el 28 de febrero y tenían en 1.400 efectivos, incluidos contingentes de regulares de los regimientos de Navarra, el Rey, Soria, Louisiana y otros regimientos de la línea, más de 100 dragones y milicias; además de cañones, municiones y otros suministros.

Los españoles, por su parte, realizaros reconocimientos de la zona del puerto para seleccionar un campamento adecuado cerca de la ciudad.

El comandante español se dio cuenta de que un asalto directo a las defensas de Pensacola solo darían como resultado bajas prohibitivas. El asedio, por lo tanto, era su único recurso. Primero tuvo que seleccionar un campamento adecuado, luego abrir trincheras de aproximación y paralelas, y finalmente asentar la artillería para batir las obras británicas y llevar a cabo la reducción de las fortificaciones exteriores.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-del-regimiento-de-luisiana-1024x708.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-del-regimiento-de-luisiana-300x207.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-del-regimiento-de-luisiana-768x531.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-del-regimiento-de-luisiana-100x69.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--desembarco-del-regimiento-de-luisiana.png 1173w
Asedio de Pensacola (marzo-mayo de 1781). Desembarco del regimiento de Luisiana. Autor Jose Ferré Clauzel. https://www.joseferreclauzel.com/

El 24 de marzo, se e trasladaron al primero de varios campamentos. Aunque los nuevos sitios proporcionaron a los españoles una mejor base para sus operaciones, estaban expuestos a ataques, especialmente incursiones de los indios, que eran su táctica favorita. Durante la ultima semana de marzo y durante todo abril, los indios realizaron ataques contra los españoles, manteniéndolos en constante estado de alerta y obstaculizando los preparativos para el asedio. Puestos de avanzada españoles y los rezagados eran atacados tanto de día como de noche. Estos solían tener éxito a pequeña escala. Los indios eran de las tribus del sureste; choctaws, creeks, y chickasaws, generalmente dirigidos por hombres blancos.

Fue durante este período de escaramuzas cuando el mismo comandante español resultó herido. Se encontraba en la tienda del intendente que había sido enviado para seleccionar un nuevo campamento en las colinas al noroeste de Pensacola. Dos días después los españoles se mudaron al nuevo campamento y empezaron a fortificarlo, asentándose cañones en las probables vías de aproximación.

El 29 de marzo, el San Ramon (64), el buque insignia de la expedición de Pensacola, regresó a La Habana con su comandante bajo sospecha por no haber entrado con sus barcos en la bahía.

Gálvez fue herido por disparos en la mano y en el abdomen mientras observaba las fortificaciones británicas, y transfirió el mando del campo de batalla a su amigo el coronel José de Ezpeleta.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--por-espana-y-por-el-rey-1024x687.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--por-espana-y-por-el-rey-300x201.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--por-espana-y-por-el-rey-768x515.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--por-espana-y-por-el-rey-100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-de-1781--por-espana-y-por-el-rey.png 1199w
Asedio de Pensacola (marzo-mayo de 1781). Por España y por el Rey. Se observa a Bernardo Gálvez observando al enemigo con sable, junto a miembros del regimiento Navarra uniforme blanco con bocamangas rojas, del regimiento de Luisana con bocamangas azules, y del regimiento Hibernia casaca roja con bocamanga verde. Autor Augusto Ferrer-Dalmau. https://augustoferrerdalmau.com/

El 7 de abril, se informó que un fuerte escuadrón inglés de 9 barcos había sido visto el 31 de marzo. El capitán general en La Habana celebró un consejo de guerra, en el que se decidió enviar todos los buques de guerra disponibles bajo las órdenes de Jose Solano y un refuerzo de 1.600 soldados al mando del mariscal Juan Manuel de Cagigal. El escuadrón francés entonces en La Habana mandado por el señor de Montelle y que tenía 4 navíos de línea y 4 fragatas. A bordo iban 800 tropas del regimiento de Agenois. Se unieron a la expedición.

Los barcos zarparon de La Habana el 9 de abril y llegaron a Pensacola el 19 de abril. Con los refuerzos, Gálvez contaba bajo su mando con 7.498 soldados y 19 navíos de línea. Era la hora de iniciar el asalto a Pensacola.

Las fuerzas terrestres hispano-francesas se organizaron en 4 brigadas y una reserva:

  • Primera brigada: al mando del brigadier Jerónimo Girón con 1.592 efectivos (419 del regimiento del Rey, 257 del Príncipe, 672 del Navarra, y 244 de la Habana).
  • Segunda brigada: al mando del coronel Manuel Pineda con 1.386 efectivos (495 del regimiento Soria, 467 del Hibernia, y 424 del Flandes)
  • Tercera brigada: al mando del coronel Francisco Longoria con 1.343 efectivos (328 del regimiento Guadalajara, 428 del España, 287 del Aragón, 149 del Luisiana, y 97 dragones).
  • Cuarta brigada: al mando del capitán de navío Felipe López de Carrizosa con 1.323 efectivos (624 marineros, y 699 infantes de marina).
  • Reserva: española al mando del coronel Pablo Figuerola con 741 efectivos (288 del 2ª de Cataluña, 78 fusileros de montaña, 262 milicias pardos de La Habana, 173 milicias de Nueva Orleans). Reserva francesa 509 al mando del capitán de navío francés Mr. de Boiderut.
  • Artillería: al mando del teniente coronel Vicente Risel con 604 efectivos (209 artilleros españoles, 74 franceses, 80 de la marina española, 108 de la marina francesa, 13 carabineros de Nueva Orleans, 120 zapadores).

Durante las primeras semanas de abril, reconocieron las fortificaciones de Pensacola. Había dos reductos, el Crescent y Sombrero, que protegían Fort George, obras de tierra coronadas por una empalizada, construidas bajo la dirección de Campbell el año anterior. Las tropas establecieron campamentos y comenzaron los preparativos para lo que se convirtió en un asedio de dos meses.

Se establecieron partidas de trabajo de 600 hombres, que eran protegidos por otros 800. en turnos. Se establecieron baterías de cañones de 4 y 8 libras para proteger a los trabajadores. Cientos de ingenieros y trabajadores trajeron suministros y armamentos al campo de batalla. Los hombres cavaron trincheras y reductos. Luego, extendieron un túnel hacia los reductos británicos, lo suficientemente grandes como para mover morteros y cañones mientras protegían a las tropas del fuego de cañones británicos, metralla, granadas y obuses.

Para el 30 de abril, los españoles habían movido 6 cañones de 24 libras y algunos mortero a través del túnel a una pequeña colina dentro del alcance del reducto británico, y abrieron fuego, produciéndose un intercambio de disparos con la artillería británica.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--bateria-espanola-1024x602.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--bateria-espanola-300x176.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--bateria-espanola-768x451.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--bateria-espanola-100x59.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--bateria-espanola.png 1162w
Asedio de Pensacola (marzo-mayo 1781). Batería española. Autor Donato Speladiere

Los españoles continuaron extendiendo sus trincheras y se instaló una batería más grande en Pine Hill, una posición más ventajosa, y abrieron fuego contra los británicos. Las bajas producidas por esta batería hizo que los británicos reaccionaran, 94 provinciales, mandados por el mayor McDonald, formaron para hacer un contraataque directo a las obras españolas, y mas de 100 waldeckers bajo el mando del teniente coronel Albrecht von Horn, apoyaría el ataque.

A las 12,30 horas los británicos abrieron fuego de morteros, obuses y cañones contra la posición española. Los españoles se refugiaron del fuego en las trincheras, las fuerzas españolas estaban compuestas de granaderos irlandeses, soldados del regimiento Mallorca y 3 compañía de marines, que fueron completamente sorprendidos con un ataque a la bayoneta calada. Los provinciales ingleses clavaron los cañones y prendieron fuego a todos los combustibles. Las bajas españolas fueron 19 muertos y muchos más heridos, y los ingleses un muerto y un herido. Cuando una columna de ayuda llegó a la posición, los ingleses se habían retirado.

El 5 y 6 de mayo, se desataron fuertes tormentas en el Golfo, otro huracán golpeó a los barcos españoles. El comandante español se vio obligado a retirarse, temiendo que el mar embravecido destrozara sus barcos de madera en la orilla. El ejército estaba solo para continuar el asedio. Las trincheras se inundaron y con la moral baja, Gálvez otorgó una ración de brandy a sus tropas.

En la noche del 6 de mayo, se hicieron preparativos para un ataque al reducto de la Reina por 700 granaderos e infantería ligera. Las columnas estaban en marcha poco después de la medianoche, pero algunas tropas llegaron a sus posiciones demasiado tarde, y con una luna llena brillante, se decidió cancelar el ataque y volver a las líneas. Los españoles se enteraron más tarde que los ingleses estaban particularmente vigilantes esa noche y que cualquier ataque habría acabado en un fracaso.

El 8 de mayo los británicos reanudaron su bombardeo contra las obras españolas. Los españoles respondieron al fuego, con una información proporcionada por un desertor lealista estadounidense, el fuego alcanzó el polvorín del reducto de la Reina. El humo negro apareció en el cielo cuando el polvorín explotó, matando a 57 tropas británicas y devastando las fortificaciones. El brigadier Girón al mando de la infantería ligera, dirigió una carga al reducto apoyado por la artillería y luego lo tomó, posicionando rápidamente los obuses y cañones para abrir fuego contra Fort George.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--explosion-en-el-baluarte-de-la-reina.png 866w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--explosion-en-el-baluarte-de-la-reina-300x204.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--explosion-en-el-baluarte-de-la-reina-768x522.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--explosion-en-el-baluarte-de-la-reina-100x68.png 100w
Asedio de Pensacola (marzo-mayo 1781). Explosión en el baluarte de la Reina, Gálvez a la izquierda observando, lleva la mano izquierda en cabestrillo.

La pérdida del reducto avanzado hizo que la posición de Fort George fuera insostenible, la mayoría de los leales a los estadounidenses y sus aliados de los indios creek desertaron, dejando a Campbell solo 600 soldados. Los británicos devolvieron el fuego desde Fort George, pero fueron abrumados por el bombardeo español. Al darse cuenta de que su línea final de fortificación no podía ser sostenida, los británicos levantaron la bandera blanca a las 3 de la tarde de ese mismo día.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--asalto-del-reducto-de-la-reina.png 643w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--asalto-del-reducto-de-la-reina-284x300.png 284w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/asedio-de-pensacola-marzo-mayo-1781--asalto-del-reducto-de-la-reina-100x106.png 100w
Asedio de Pensacola (marzo-mayo 1781). Asalto del reducto de la Reina por dragones del regimiento de Luisana y milicianos de la Habana tras la explosión. Autor H. Charles McBarron, Jr. US Army Center of Military History

El 9 de mayo, Pensacola fue ocupada por dos compañías de granaderos. La rendición formal de Fort George tuvo lugar el siguiente 10 de mayo de 1.781, El general Campbell sacó a sus tropas del fuerte batiendo tambores y con los colores ondeando. En consonancia con la capitulación, la guarnición recibió los honores de la guerra. La guarnición desfiló a unos 500 metros del fuerte donde entregaron sus banderas y dejaron las armas, a los oficiales se les permite retener sus sables. Dos compañías españolas se hicieron cargo del fuerte y la infantería ligera francesa ocupó el reducto del medio medio. La rendición del Red Cliffs Fort o fuerte de las Barrancas Coloradas, que estaba incluido, se hizo al día siguiente.

Secuelas

Los ingleses sufrieron 150 muertos, 400 heridos y 2.200 prisioneros, junto con 123 cañones, 4 morteros y 6 obuses. Las tropas españolas contaron con tan sólo con 74 muertos y 198 heridos, los franceses tuvieron 3 muertos y 26 heridos. 300 realistas de Georgia fueron enviados a Georgia con la promesa de no levantarse en armas y no unirse al ejército británico nunca más. El 1 de junio se embarcó a los prisioneros británicos, que fueron trasladados primeramente a la Habana el 20 de junio, posteriormente el 30 de junio partieron hacia Nueva York, donde llegarían el 12 de julio siendo allí acantonados bajo supervisión de los aliados norteamericanos y franceses.

Esa victoria aseguró la derrota española de los británicos desde sus fortalezas del sur. Gálvez y sus hombres fueron recibidos como héroes cuando llegaron a La Habana el 30 de mayo. El rey lo ascendió a teniente general y Solano a jefe de escuadrón, con el título de Márquez de Socorro. Gálvez también fue nombrado gobernador de Florida (además de Louisiana), su salario anual se incrementó a 10.000 pesos y se lo nombró vizconde de Gálveztown y del conde de Gálvez.

El elogio real también declaró que en reconocimiento de que Gálvez forzó individualmente la entrada a Mobile Bay, podía colocar en su escudo de armas las palabras «Yo solo» o «Yo solo».

El propio Bernardo de Gálvez personalmente supervisó el ataque sobre las Bahamas, con un ejército de 274 soldados regulares y 338 milicianos, que capturaron 12 barcos corsarios y 65 buques mercantes ingleses. El 6 de mayo de 1782, se rindió la isla Nueva Providencia en las Bahamas, abortando el último plan británico de resistencia, con lo que mantuvo el dominio español sobre el Caribe y aceleró el triunfo de las armas norteamericanas. Siendo Jamaica el último reducto inglés de importancia en el Caribe, Gálvez se dispuso a organizar un desembarco sobre la isla y sumarla a los territorios bajo soberanía española, pero en mitad de los preparativos le sorprendió el fin de la guerra.

Al regresar a España, Gálvez estuvo entre los que redactaron el tratado de París que terminó formalmente la Guerra Revolucionaria en 1783, y entregó el este y el oeste de Florida a España. Sus contribuciones a la victoria estadounidense también fueron reconocidas en los Estados Unidos recientemente forjados; tanto Galveston en Texas, como San Bernard en Louisiana fueron nombradas en su honor.

Batalla del Puesto de Arkansas (17 de abril de 1.783)

En 1783, las fuerzas británicas en la región estaban extremandamente dispersas, eran casi inexistentes, consistían solo de pequeños grupos de irregulares involucrados en una guerra de guerrillas. Un ex-capitán del ejército británico, James Colbert, fuera uno de los líderes de uno de esos grupos, que logró reunir a un pequeño número de compañeros leales para continuar la lucha contra los españoles.

El objetivo principal de Colbert era el Puesto de Arkansas debido a su ubicación estratégica en la confluencia de los ríos Arkansas y Misisipi, y había estado planeando un ataque contra el puesto de comercio español durante aproximadamente un año. Si el puesto fuera capturado, Colbert y sus combatientes podrían fácilmente acosar el tráfico español en el Misisipi sin consecuencias. El puesto estaba guarnecido por 33 soldados españoles del regimiento de Luisiana y 4 indios americanos quapaw, además del comandante del puesto, Jacobo Dubreuil, el segundo al mando, el teniente Luis de Villars, y el sargento Alexo Pastor. El piuesto estaba protegidoo por un simple fuerte de empalizada, el fuerte Carlos, a media milla río arriba.
A principios de abril, Colbert y su flotilla partieron de su campamento en el río Wolf. En el Misisipi, el grupo de Colbert se encontró con barcos de colonos americanos que se dirigían río abajo a Natchez. A estos colonos se les ordenó desembarcar y esperar en tierra durante seis días. Más abajo, cerca de la desembocadura del río Blanco, Colbert se encontró con embarcaciones comerciales tanto de Nueva Orleans como del puesto de Arkansas. Estas fueron confiscadas junto con sus bienes. La flotilla siguió subiendo por el río Arkansas.

No lejos del puesto, el 16 de abril, Colbert ordenó a varios indios chickasaw que se adelantaran explorando. Estos exploradores se encontraron con la aldea quapaw, Osotouy. Allí le dijeron al jefe local, Angaska, que eran aliados de los españoles y mantenían correspondencia regular con Dubreuil, que solo iban río arriba con una docena de americanos para estrecharle la mano al capitán Dubreuil. Luego le regalaron ron al jefe. Debido a este engaño, Angaska no advirtió a Dubreuil. Los exploradores se reunieron con el grupo principal y prosiguieron río arriba.

En la medianoche del 17 de abril, los irregulares habían llegado a la orilla habitada del puesto. Para asegurarse de que ningún aldeano o guardia fuera alertado por la aproximación, Colbert hizo que las palas de sus canoas fueran amortiguadas con cuero. Colbert desembarcó su fuerza a poca distancia, río abajo de la aldea, dejando 7 hombres vigilando las embarcaciones.

La batalla comenzó con una incursión inicial del grupo de Colbert en la aldea alrededor de las 02,30 de la madrugada, resultando en una ocupación por parte de la fuerza atacante. Aunque cuatro familias escaparon de la aldea y buscaron refugio en el cercano fuerte Carlos, los atacantes tomaron a la mayoría de los habitantes como prisioneros, entre ellos a Luis de Villars y a Alexo Pastor. Despertados por la conmoción, la guarnición del fuerte Carlos lanzó un contraataque liderado por Jacobo Dubreuil. Durante este combate, la guarnición española sufrió 2 bajas y Pastor escapó del cautiverio de Colbert, alcanzando el fuerte en el caos de la batalla. Ningún otro prisionero escapó durante los combates. Después, la guarnición española se retiró al fuerte, sin ser molestada por el fuego de los atacantes.

Sobre las 03,00 horas, la fuerza atacante comenzó a atrincherarse en un barranco justo a las afueras del fuerte, que debido a su ubicación entre árboles y arbustos, podía acercarse «a tiro de pistola». Los dos bandos intercambiaron disparos durante seis horas, sin que ninguno de los dos sufriera bajas debido a la fuerza de los muros de empalizada del fuerte y a la posición atrincherada de los atacantes, que ofrecía un buen refugio contra los cañones de 4 libras que utilizaban los defensores. A las 09,00 horasa, el comandante Dubrueil ordenó al sargento Pastor, 9 soldados y 4 guerreros quapaw que se prepararan para hacer una salida. Dubreil sospechaba que los atacantes podrían estar instalando artillería con la que abrir una brecha en el fuerte.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-puesto-de-arkansas-17-de-abril-de-1783--salida-de-los-espanoles-del-fuerte-1024x402.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-puesto-de-arkansas-17-de-abril-de-1783--salida-de-los-espanoles-del-fuerte-300x118.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-puesto-de-arkansas-17-de-abril-de-1783--salida-de-los-espanoles-del-fuerte-768x301.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-puesto-de-arkansas-17-de-abril-de-1783--salida-de-los-espanoles-del-fuerte-100x39.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/batalla-del-puesto-de-arkansas-17-de-abril-de-1783--salida-de-los-espanoles-del-fuerte.png 1287w
Batalla del Puesto de Arkansas (17 de abril de 1783). Salida de los españoles del fuerte

Al mismo tiempo, Colbert envió a uno de sus oficiales bajo una bandera de tregua para entregar una oferta de paz exigiendo la rendición. María Luisa Villars, esposa del teniente y también prisionera, acompañó al oficial de Colbert para asegurarse de que no le dispararan al acercarse al fuerte. En ese momento, el intercambio de disparos cesó. El oficial de Colbert huyó repentinamente asustado, y Dubreuil recibió la oferta de paz, escrita por Colbert en francés, de la señora Villars.

Dubreuil se negó a rendirse y ordenó que comenzara la salida. El sargento Alexo Pastor y su fuerza de 13 hombres salieron del fuerte hacia los 82 atacantes, lanzando gritos de guerra quapaws. Lo inesperado de esta salida, mezclado con los gritos de guerra y ráfagas de fuego de mosquete, dispersó a la fuerza atacante, que inmediatamente se retiró al río y abordó las canoas con sus prisioneros.

El jefe indio Angaska fue enviado Colbert para que liberara a los prisioneros menos 8. El teniente Villars y su esposa estaban entre los liberados, pero antes de ser liberados, el teniente aceptó firmar un acuerdo que aseguraba la liberación de 5 irregulares británicos arrestados por el gobierno local español por actividades rebeldes en Natchez. Se intercambiaron los prisioneros, pero Colbert se negó a devolver las propiedades incautadas en la redada.

Tratado de París (3 de septiembre de 1.783)

El tratado de París se firmó el 3 de septiembre de 1783 entre Reino de Gran Bretaña y Estados Unidos y puso fin a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. El cansancio de los participantes y la evidencia de que la distribución de fuerzas, con el predominio inglés en el mar, hacía imposible un desenlace militar, que condujo al cese de las hostilidades.

Los británicos firmaron también el mismo día acuerdos por separado con España, Francia y los Países Bajos, que ya habían sido negociados con anterioridad: España mantenía los territorios recuperados de Menorca y Florida Oriental y Occidental. Por otro lado recuperaba las costas de Nicaragua, Honduras (Costa de los Mosquitos) y Campeche. Se reconocía la soberanía española sobre la colonia de Providencia y la inglesa sobre Bahamas. Sin embargo, Gran Bretaña conservaba el estratégica Peñón de Gibraltar. Londres se mostró inflexible, ya que el control del Mediterráneo era impracticable sin la fortaleza del Peñón.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-24. Última modificacion 2020-02-24.
Valora esta entrada