Siglo XVIII Guerras Indias siglo XVIII Guerra de Pontiac (1763-66). Asedio del fuerte Pitt

Inicio del asedio

El fuerte Pitt fue construido en 1.758 durante la guerra Franco-India, en el lugar de lo que antes era el fuerte Duquesne, que se encontraba en la confluencia de los ríos Allegheny (izquierda) y Monongahela. Los franceses abandonaron y destruyeron fuerte Duquesne en noviembre de 1.758 al acercarse la expedición del general John Forbes. La expedición de Forbes tuvo éxito en parte debido al tratado de Easton, en el que los indios acordaron poner fin a su alianza con los franceses. Los indios, principalmente delawares y shawnees, hicieron el acuerdo con el entendimiento de que los militares británicos abandonarían la zona después de la guerra. Los indios querían un puesto comercial, pero no querían un fuerte británico, o una guarnición británica, cerca de sus aldeas. Sin embargo, los británicos construyeron el fuerte Pitt más grande y más fuerte que el fuerte Duquesne. El nombre de Pitt fue por William Pitt el Viejo, primer ministro de Gran bretaña. Tenía planta pentagonal hecho de tierra y madera, con baluartes en cada esquinas. Los bastiones y muros cortina en el lado de tierra estaban revestidos con ladrillos. Estaba rodeado por un foso, glacis, un revellín y un pequeño pueblo también protegido por movimiento de tierras. Dentro había edificios de ladrillo.

Fuerte Pitt en 1763, en la confluencia de los ríos Allegheny (izquierda) y Monongahela (derecha), tenía planta pentagonal con bastiones en las esquinas

Para el 27 de mayo, el levantamiento llegó a las tribus cercanas del fuerte Pitt (actual Pittsburg), y hubo muchos signos de hostilidades inminentes. El capitán de la milicia del fuerte Pitt se enteró de que la tribu de Delaware, justo al norte del fuerte, había abandonado sus viviendas y campos de maíz durante la noche. Los mingos también habían abandonado sus aldeas río arriba. El propietario de la tienda provincial de Pensilvania informó que numerosos guerreros delawares habían llegado “con miedo y prisa” para cambiar sus pieles por pólvora y plomo. Los líderes guerreros del oeste de Delaware, Wolf y Kickyuscung, tenían menos de 100 guerreros, por lo que no atacaron de inmediato al fortificado fuerte Pitt.

Asedio del fuerte Pitt en 1763. Un indio vigilando el fuerte. Autor Robert Griffing

En cambio, el 29 de mayo, atacaron las granjas, plantaciones y aldeas de apoyo en las cercanías de la fortaleza. Los colonos en pánico se apiñaron en el fuerte ya abarrotado. El capitán Simeón Ecuyer intentó preparar su fortaleza después de esta noticia de la expansión de las hostilidades, poniendo en alerta a sus 230 hombres, mitad regulares y mitad milicianos rápidamente organizados. Las excepcionales defensas estructurales del fuerte, hechas de piedra con bastiones que cubrían todos los ángulos de ataque, estaban respaldadas por 16 cañones que estaban cargados permanentemente. Ecuyer demolió las casas y estructuras de los pueblos cercanos para negar cobertura a los atacantes. Había excavado trincheras en las afueras del fuerte y había tendido trampas para castores. La viruela había sido descubierta dentro del fuerte, lo que llevó a Ecuyer a construir un hospital improvisado en el que poner en cuarentena a los infectados.

Asedio del fuerte Pitt en 1763. Grupo de indios observando el fuerte desde la orilla del rio Monongahela. Autor Robert Griffing

El 16 de junio, 4 indios shawnees visitaron el fuerte Pitt y advirtieron a Alexander McKee y al capitán Simeon Ecuyer que varias naciones indias habían aceptado el cinturón de guerra y el hacha sangrienta de Pontiac e iban a la ofensiva contra los británicos, pero que los delawares aún estaban divididos, con la mayoría de los jefes delawares que aconsejan contra la guerra. Al día siguiente, sin embargo, los shawnees regresaron e informó de una situación más amenazante, diciendo que todas las naciones “habían tomado el hacha” contra los británicos, e iban a atacar el fuerte Pitt. Incluso los mismos shawnees locales tenían miedo de negarse a unirse al levantamiento, una sutil indicación de que los ocupantes del fuerte Pitt deberían irse.

Asedio del fuerte Pitt en 1763. Grupo de indios observando el fuerte desde tierra. Autor Robert Griffing

Ecuyer desestimó las advertencias e ignoró las solicitudes de salida. El 22 de junio, los shawnees, al oeste del río Delaware, atacaron al fuerte Pitt por tres lados. Este ataque inicial al fuerte fue repelido. Como los indios no estaban familiarizados con la guerra de asedio, optaron por intentar la diplomacia una vez más. El 24 de junio, Turtleheart habló con McKee y Trent fuera del fuerte, informándoles que todos los otros fuertes habían caído, y que el fuerte Pitt era el único que queda en el país. Advirtió a McKee que “seis naciones diferentes de indios” estaban listas para atacar si la guarnición en el fuerte no se retiraba de inmediato. Agradecieron a Turtleheart y le aseguraron que el fuerte Pitt podría resistir a “todas las naciones indias”.

Asedio del fuerte Pitt en 1763. Grupo de indios observando el fuerte desde la orilla del río Allegheny. Autor Robert Griffing

El 3 de julio, cuatro recién llegados delos ottawas solicitaron una conversación e intentaron engañar a los ocupantes del fuerte Pitt para que se rindieran, pero la artimaña falló. Esto fue seguido por varias semanas de relativa calma, hasta el 18 de julio, cuando llegó un gran grupo de guerreros, probablemente de la zona del fuerte Ligonier. Los shawnees informaron a McKee que los indios todavía tenían esperanzas de un resultado amistoso, similar a los acuerdos recién celebrados en Detroit.

El 26 de julio, se convocó una gran conferencia encabezada por Ecuyer con varios líderes de las tribus de Ohio fuera de los muros del fuerte Pitt. La delegación india, formada por Shingess, Wingenum y Gray Eyes entre ellos, llegaron al fuerte bajo una bandera de tregua para parlamentar, y nuevamente solicitaron que los británicos abandonaran ese lugar.

Explicaron que al tomar el país de los indios, los británicos causaron esa guerra, y Tessecumme de los delawares notaron que los británicos fueron la causa del problema ya que habían roto sus promesas y tratados. Habían llegado a tierras indias y construido fuertes, a pesar de que se les pidió que no lo hicieran, por lo que ahora las tribus de la zona se han concentrado para recuperar sus tierras. Informó a Ecuyer que aún quedaba poco tiempo para irse pacíficamente. Los jefes de los delawares y shawnees se aseguraron de que el capitán Ecuyer en el fuerte Pitt entendiera la causa del conflicto.

Asedio del fuerte Pitt 1763. Indios planeamiento del ataque. Autor Robert Griffing

Turtleheart le dijo: “vinisteis con vuestros ejércitos a nuestro país y construisteis fuertes aquí, aunque os dijimos, una y otra vez, que deseábamos que abandonaseis esta tierra que es nuestra y no vuestra”. Los delawares también le hicieron saber, “que todo el país era suyo; que habían sido engañados y que continuarían la guerra hasta que incendiaran Filadelfia”.

Los británicos se negaron a irse, alegando que este era su hogar ahora. Se burlaron de que podían resistir durante tres años y se jactaron de que varios ejércitos grandes acudían en su ayuda. Esto enfureció mucho a la delegación india, escribió Trent, “White Eyes y Wingenum parecían estar muy irritados y dieron la mano con nuestra gente al partir”. El 28 de julio, el asedio comenzó en serio y continuó durante varios días. Fueron heridos 7 de la guarnición, al menos uno mortalmente; Ecuyer fue herido en la pierna por una flecha.

Guerra bacteriológica

Los colonos en el oeste de Pensilvania huyeron a la seguridad del fuerte Pitt (actual Pittsburg) después del estallido de la guerra. Cerca de 550 personas se apiñaron dentro, incluidas más de 200 mujeres y niños. Simeon Ecuyer, el oficial británico al mando de origen suizo, escribió que “Estamos tan abarrotados en el fuerte que temo a la enfermedad …; la viruela está entre nosotros”. El fuerte Pitt fue atacado el 22 de junio de 1.763, principalmente por delawares. Demasiado fuerte para ser tomado por la fuerza, el fuerte se mantuvo bajo asedio durante todo julio. Mientras tanto, los grupos de guerra delawares y shawnees incursionaron profundamente en Pensilvania, tomaron cautivos y mataron a un número desconocido de colonos en granjas dispersas. Dos fortalezas más pequeñas que unían el fuerte Pitt al este, el fuerte Bedford y el fuerte Ligonier, fueron disparados esporádicamente durante todo el conflicto, pero nunca fueron capturados.

Antes de la guerra, Amherst había descartado la posibilidad de que los nativos americanos ofrecieran resistencia efectiva al dominio británico, pero ese verano encontró que la situación militar se volvía cada vez más sombría. Ordenó a los subordinados que “inmediatamente … mataran a los guerreros nativos americanos enemigos capturados”. Para el coronel Henry Bouquet en Lancaster, Pensilvania, que se preparaba para dirigir una expedición para aliviar el fuerte Pitt, Amherst escribió alrededor del 29 de junio de 1763: “¿No sería posible enviar la viruela entre las tribus de indios desafectos? En esta ocasión, debemos utilizar cada estratagema en nuestro poder para reducirlos”. Bouquet estuvo de acuerdo, respondiendo a Amherst el 13 de julio: “Trataré de inocular a los bastardos con algunas mantas que puedan caer en sus manos, y me aseguraré de no contraer la enfermedad yo mismo”. Amherst respondió el 16 de julio: “Harás bien en inocular a los indios por medio de mantas, así como cualquier otro método que pueda servir para extirpar esta raza execrable”. Los oficiales en el asediado fuerte Pitt ya habían intentado hacer lo que Amherst y Bouquet estaban discutiendo, aparentemente por su propia iniciativa. Durante una conversación en el fuerte Pitt el 24 de junio de 1.763, Ecuyer le dio a los representantes delawares dos mantas y un pañuelo que habían estado expuestos a la viruela, con la esperanza de propagar la enfermedad a los nativos americanos para poner fin al asedio. William Trent, el comandante de la milicia, dejó registros que mostraban que el propósito de entregar las mantas era “transmitir la viruela a los indios”.

No está claro si este intento completamente documentado de propagar la viruela a los nativos americanos fue exitoso. Debido a que muchos nativos americanos murieron de viruela durante la rebelión de Pontiac, el historiador Francis Jennings concluyó que el intento fue “indudablemente efectivo”. Según un informe de un testigo ocular, la viruela se estaba extendiendo entre los nativos americanos de Ohio antes del incidente general. Debido a que la viruela ya estaba en la zona, pudo haber llegado a pueblos nativos a través de varias fuentes. Testigos presenciales informaron que los guerreros nativos contrajeron la enfermedad después de atacar asentamientos blancos infectados y propagaron la enfermedad a su regreso a casa. El historiador Michael McConnell argumentó que incluso si el intento del fuerte Pitt fuera exitoso, los nativos americanos estaban familiarizados con la enfermedad y eran expertos en aislar a los infectados.

Por estas razones, McConnell concluyó que “los esfuerzos británicos para usar la peste como arma pudo no haber sido necesarios o particularmente efectivos”. Según el historiador David Dixon, los nativos americanos fuera del fuerte Pitt aparentemente no se vieron afectados por ningún brote de enfermedad. Dixon argumentó que “los indios pudieron haber recibido la temida enfermedad de varias fuentes, pero las mantas infectadas del fuerte Pitt no fueron una de ellas“.

De hecho, incluso antes de que las mantas hubieran sido entregadas, la enfermedad pudo haberse propagado a los indios por guerreros nativos que regresaban de los ataques contra asentamientos blancos infectados. La epidemia de viruela que había ocurrido durante la guerra de Pontiac se extendió a zonas y grupos como los pueblos Delaware) y Shawnee, matando entre 400.000 y 500.000 nativos americanos durante y años después de la guerra de Pontiac.

En el fuerte Pitt, el asedio no cesó hasta el 1 de agosto de 1.763, cuando la mayoría de los indios interrumpieron su ataque para interceptar el cuerpo de casi 500 tropas británicas que marchaban hacia el fuerte bajo el coronel Bouquet.

Asedio del fuerte Pitt 1764. Los indios asediando el fuerte en invierno. Autor Robert Griffing

Batalla de Bushy-Run (5 y 6 de agosto de 1.763)

Mientras el Capitán Dalyell recorría una ruta del norte de Nueva York al fuerte Detroit, el coronel Henry Bouquet reunió tropas cerca de Carlisle, Pensilvania y se preparó para reforzar el fuerte Pitt contra la creciente amenaza de los indios shawnees y delawares. Bouquet mantuvo correspondencia con Amherst durante todo el mes de junio mientras reunía hombres y suministros en el camino de Filadelfia a Lancaster. Se detuvo en Carlisle antes de comenzar la operación para aliviar el fuerte Pitt el 18 de julio. Amherst ordenó a Bouquet reforzar la frontera occidental desde el fuerte Pitt hasta el fuerte Presque Isle y para reducir la amenaza india en el camino. Amherst dio otra orden para que Bouquet dejara las mantas infectadas de viruela a los indios, lo que significaba la creciente amenaza y la búsqueda de opciones de Amherst. Bouquet y Amherst pueden haber descubierto, después del hecho, que el capitán Ecuyer realizara esa acción en el fuerte Pitt mientras sus superiores se escribían discutiendo su posibilidad.

Bouquet dejó Carlisle el 18 de julio con los restos de los RI42 (Black Watch), RI60 (Royal American) y RI77 (Montgomerie highlanders), 460 hombres en total, incluyendo 20 rangers como exploradores y guías. También a lo largo había 50 equipos civiles y conductores, que se ocuparían del ganado.

Incapaz de esperar a que la asamblea de Pensilvania reclutara a 700 provinciales para unirse a la operación, Bouquet utilizó elementos de regulares para reforzar los blocaos y las estaciones a lo largo de la carretera de Forbes que conectaba el fuerte Pitt con el este.

Bouquet reforzó fuerte Bedford con una compañía el 25 de julio, y envió un destacamento de highlanders del RI42 (Black Watch) por delante al fuerte Ligonier debido al lento movimiento de la formación principal más grande. Bouquet llegó al fuerte Ligonier el 2 de agosto, donde se detuvo para descansar y reconfigurar el tren de suministros. Dejando los vagones debido a un esperado ataque de los indios, Bouquet continuó hacia el fuerte Pitt.

Primer día de batalla, 5 de agosto de 1.673

El 5 de agosto estaban a unos 32 km de la estación abandonada de Bushy-Run, el fuerte calor de agosto, hizo que abandonaran el campamento antes de que saliera el sol. Bouquet conocía bien la zona y planeó una ruta para evitar los lugares de emboscada más probables. Moviéndose tácticamente, con los rangers en vanguardia evaluando su movimiento, el día avanzó sin contacto. Aun así, no había duda en su mente de que estaban siendo observados.

A las 13,00 horas, sus elementos principales estaban a solo 1,5 km de la estación Bushy-Run. La columna estaba extendida, con el ganado muy atrás. Hacía mucho calor y humedad. Todos estaban sintiendo los efectos de ambos. Estaba empezando a parecer que el día pasaría sin incidentes. Así lo habían imaginado los indios. La selección de este lugar para la emboscada no fue accidental. Estaban al acecho listos para saltar cuando sabían que los soldados estuvieran en su punto más vulnerable.

La columna de Bouquet entró en un barranco entre dos colinas. El resto de la columna formó una T gigante que salió del barranco y subió la colina hacia el este. Solo había una línea de crestas más hacia el oeste antes de llegar a la estación. Los indios allí tendieron la trampa.

La fuerza nativa estaba formada por unos 500 guerreros de las tribus Shawnee, Delaware, Mingo, Wyandot, Ottawa y Miami. Un grupo abrieron fuego contra la vanguardia. El resto de las fuerzas emboscadas comenzaron a atacar los flancos de la columna. Los highlanders realizaron una descarga pero no alcanzaron a nadie. Luego, como Bouquet los había instruido para hacerlo, comenzaron a avanzar hacia los árboles para cargar contra sus atacantes, solo para descubrir que ya se habían movido.

Aunque estaban luchando duro, la fuerza de Bouquet era totalmente reactiva e incapaz de aprovechar ningún tipo de impulso. Cargaron agresivamente, pero los indios simplemente se marcharon y aparecieron en otro lugar, atacando a ambos lados de la columna. Si llegaban al tren de bagajes ligeramente defendido, los británicos tendrían otra debacle salvaje en sus manos. Tenían que salir de allí y reagruparse.

Batalla de Bushy-Run (5 de agosto de 1763). Trampa de los indios que atacan de frente y por los flancos. Los británicos avanzan en cuadro. Autor Robert Griffing

Bouquet ordenó una acción retardadora por la pendiente hasta la cima de Edge Hill. Utilizando una formación en cuadro que proporcionaba un perímetro de combate en movimiento, los británicos pudieron salir de la zona de exterminio y sacar a los heridos. Los muertos fueron dejados atrás. En la cima de la colina había un claro de unas 4 hectáreas rodeada de bosques por todos lados. Los británicos esperaban que sus tácticas de campo abierto de descargas masivas fueran más efectivas. Los indios se quedaron en los árboles y dispararon a objetivos individuales, negándose a ser descubiertos.

Batalla de Bushy Run (5 de agosto de 1763). El coronel Bouquet con los highlanders. Autor Randy Steele

Mientras tanto, Bouquet ordenó construir una empalizada circular utilizando los cientos de bolsas de harina atadas a los caballos de carga. Este fue el famoso “fuerte de los sacos de harina“. El ganado, los suministros y los heridos fueron hacinados dentro. También serviría como reducto para una última posición si se llegara a eso.

Los indios fueron y volvieron durante varias horas más. Los soldados británicos, formándose en campo abierto, dispararon contra el bosque y luego avanzaron con bayonetas. Los indios usaban el bosque como cobertura mientras disparaban y se movían individualmente. Toda la cima de la colina estaba envuelta en humo y debajo de los árboles donde el viento no podía disiparla. La lucha se detuvo cuando cayó la noche. Los británicos habían recibido lo peor del intercambio en la cima de la colina. El fuerte de las bolsas de harina estaba lleno de heridos y muchos animales de carga habían sido muertos. Los soldados británicos pasaron una aterradora noche de insomnio en el perímetro al borde del bosque. Estaba completamente obscuro, con una luna menguante que no se elevó hasta las horas previas al amanecer. La noche estaba llena de los gritos de los animales heridos y asustadizos y ocasionales gritos de guerra del bosque.

Batalla de Bushy-Run día 5 de agosto de 1763. Ataque de los granaderos del RI77 hidhlanders. Autora Pamela Patrick White

Esa noche, a la luz de las velas, Bouquet escribió una carta al general Amherst, explicando en detalle lo que había sucedido ese día, incluidos diagramas y bocetos. También describió sus planes para el día siguiente y lo que pensó que haría el enemigo. Estas cartas han sobrevivido y son el relato definitivo de la batalla de Bushy-Run. También está claro por sus cartas que Bouquet no esperaba que su fuerza sobreviviera.

Segundo día de batalla, 6 de agosto de 1.763

Al amanecer, los hombres de Bouquet comenzaron a escuchar algo que había aterrorizado a los soldados británicos en la frontera durante años: los gritos de guerra y el “cuero cabelludo” de los valientes indios. Estaban a su alrededor y cada vez más cerca. La lucha comenzó de nuevo a primera luz. Continuaron donde lo dejaron el día anterior. Las bajas británicas continuaron aumentando y los indios estaban apretando el nudo. Una vez que hubieran disminuido lo suficiente las filas británicas, se apiñarían sobre la cima de la colina y terminarían con todos.

Batalla de Bushy-Run (6 de agosto de 1763). Los británicos realizan descargas contra los indios. Autor Gill Sanchez

De algún modo, los indios idearon un plan. Era una táctica común para los indios dejar a los defensores con una ruta de escape. Hubieron dos razones para esto, los defensores rodeados sin escape luchaban como demonios y se llevaban a tantos atacantes como podían. Las tribus nativas americanas tenían que conservar guerreros, por lo que a menudo dejaban una salida. Si los defensores la tomaban, los indios podrían dejarlos ir o destruirlos individualmente o en grupos en grupos pequeños.

Bouquet se dio cuenta de que no había habido ataques desde el lado este de la colina, que descendía por una pendiente empinada y se adentraba en un barranco boscoso. Sacó a dos compañías de la Black Watch de la línea y las envió por la colina como si estuvieran saliendo. El perímetro se acercó más a la empalizada y las tropas restantes rellenaron el espacio creado por el “error”. Ahora había una amplia franja de campo abierto entre el bosque y el perímetro que los indios tenían que correr para atravesar la posición. Los soldados cargaron sus rifles.

Batalla de Bushy-Run (5 de Agosto de 1763). Ataque de flanco de las Cías del RI41 (Black Watch). Se aprecia el fuerte de los sacos de harina y el ganado muerto. Autor

Los indios mordieron el anzuelo. Después de ver a los soldados huir, se reunieron en el bosque frente al lado sur de la colina y se prepararon para precipitarse a través del delgado perímetro como lo habían hecho tantas veces antes en batallas con los blancos. Mientras tanto, las 2 Cías de highlanders, lideradas por el mayor Alan Campbell, estaban haciendo un anzuelo usando la colina como pantalla y se acercaban al flanco derecho de los atacantes entonces concentrados.

Cuando los indios se pusieron a cubierto, Edge Hill explotó. El perímetro les disparó una tremenda descarga. Luego, las 2 Cías de Black Watch se cargó contra su flanco derecho y su retaguardia, primero con una descarga y luego con una carga a la bayoneta. Los indios, atónitos y tomados completamente por sorpresa, se volvieron para enfrentar la nueva amenaza. Dos Cías más salieron del perímetro y corrieron gritando colina abajo, con sus bayonetas caladas. Los indios rompieron y corrieron, con la 4 Cías en persecución, los persiguieron hasta la cima de la cresta con vista a la estación Bushy Run y establecieron una posición defensiva.

Batalla de Bushy-Run (6 de agosto de 1763). 2 Cías del RI41 (Black Watch) cargan contra los indios. Autor Don Troiani.

La fuerza de Bouquet todavía tenía grandes problemas que superar, un fuerte para aliviar que estaba a 40 km de distancia y no había mucho tiempo para hacerlo.

Reagrupamiento de fuerzas

La fuerza del coronel Bouquet había sobrevivido. La crisis inmediata había terminado pero la misión de aliviar el fuerte Pitt no. Cuando se los vio por última vez, los indios se dirigieron hacia el oeste, de regreso hacia el fuerte y a lo largo de la ruta de marcha de Bouquet. Por lo que todos sabían, podrían estar esperando por delante o regresar al fuerte para terminar el trabajo, o ambos.

La batalla había sido costosa. La columna de ayuda no tenía hombres, caballos ni agua, además de estar agotada por tres días de marcha y lucha sin parar en el bochornoso verano de Pensilvania. Según el recuento de Bouquet, tenían 50 muertos y 60 heridos. Faltaban 5 soldados. No era una gran columna de alivio en ese momento, pero era la única esperanza del fuerte Pitt. Se prepararon para iniciar el movimiento.

Los suministros que no podían llevarse fueron quemados. Animales heridos fueron muertos. Como no tenían carros, se tuvieron que hacer literas para llevar los heridos. La situación era tan fluida y el personal tan escaso, que Bouquet no podía arriesgarse a enviar un mensaje al fuerte Pitt. Enviar a dos o tres hombres sería una misión suicida y una fuerza lo suficientemente grande como para abrirse paso lo dejaría muy debilitado.
Se dirigieron a la estación Bushy-Run, donde permanecerían hasta el 8 de agosto. Durante ese tiempo, los grupos de entierro reunieron a los británicos muertos y los enterraron en una fosa común en la cima de la cresta en la cual habían sido emboscados el 5 de agosto. Los lugareños la llamaban Chestnut Ridge, la ubicación de la fosa común nunca se registró y, a pesar de años de búsqueda, nunca se ha encontrado.

Como resultado, el traslado al fuerte Pitt transcurrió sin incidentes y llegaron allí el 10 de agosto para encontrar que la bandera británica todavía estaba ondeando. La fuerza inválida cubrió los 40 km a través de territorio hostil en tres días. La amenaza india en la zona inmediata había sido neutralizada. Aún así, la amenaza estaba allí y pasaría algún tiempo antes de que las cosas volvieran a la normalidad.

Secuelas

La batalla de Bushy-Run terminó efectivamente la guerra de Pontiac en el este. El número de indios en la batalla generalmente se estima en alrededor de 500 con unas 50 bajas. Los nativos americanos se habían encontrado con líderes competentes y combatientes feroces en Bushy-Run y habían pagado un precio terrible. No podían permitirse perder 50 guerreros en cada batalla. Simplemente no había tantos de ellos. Por otro lado, los británicos contaban con mano de obra casi ilimitada.

Para ponerlo en perspectiva, los historiadores estiman que había 50.000 nativos americanos viviendo en la región de los cuales 10.000 eran guerreros. Los colonos europeos sumaban más de un millón y cada día llegaban más. Si la guerra se convertía en una batalla de desgaste, los indios no tenían ninguna posibilidad. Tenían que conservar el personal o enfrentarse a la extinción. Eso significaba que no habría más Bushy-Runs. Significaba evitar enfrentamientos directos importantes y tratar de negociar el mejor trato posible mientras todavía tenían algo de influencia. Pronto, esa realización llegaría al resto de las naciones indias y al propio Pontiac. La temible coalición que había aterrorizado la frontera durante meses comenzaba a fracturarse. Pronto comenzaría el trato individual.
En la zona de los Grandes Lagos, el fuerte Detroit todavía estaba bajo asedio pero manteniéndose firme, reforzado por barcos de guerra británicos en el río Detroit. En octubre, las nevadas del invierno llegaron temprano y Pontiac levantó el asedio.

Masacre de indios en Lancaster

La violencia y el terror de la guerra de Pontiac convencieron a muchos residentes de Pensilvania Occidental de que su gobierno no estaba haciendo lo suficiente para protegerlos. Este descontento se manifestó más seriamente en un levantamiento liderado por un grupo de vigilantes que se conoció como los Paxton Boys, llamados así porque eran principalmente de la zona alrededor del pueblo de Paxton (o Paxtang) en Pensilvania. Los paxtonianos volvieron su ira hacia los nativos americanos, muchos de ellos cristianos, que vivían pacíficamente en pequeños enclaves en medio de los asentamientos blancos de Pensilvania. Impulsados por los rumores de que se había visto una partida de guerra nativa en la aldea nativa de Conestoga, el 14 de diciembre de 1.763, un grupo de más de 50 Paxton Boys marcharon a la aldea y asesinaron a los seis susquehannocks que encontraron allí. Los funcionarios de Pensilvania colocaron a los 16 susquehannocks restantes bajo custodia protectora en Lancaster, pero el 27 de diciembre los Paxton Boys irrumpieron en la cárcel y masacraron a la mayoría de ellos.

El gobernador John Penn emitió recompensas por el arresto de los asesinos, pero nadie se presentó para identificarlos. Los Paxton Boys pusieron su mirada en otros nativos americanos que vivían en el este de Pensilvania, muchos de los cuales huyeron a Filadelfia para protegerse. Varios cientos de paxtonianos marcharon a Filadelfia en enero de 1.764, donde la presencia de las tropas británicas y la milicia de Filadelfia les impidió ejércer más violencia. Benjamín Franklin, que había ayudado a organizar la milicia local, negoció con los líderes de Paxton y puso fin a la crisis inmediata. Franklin publicó una acusación mordaz de los Paxton Boys. “Si un indio me hiere“, preguntó, “¿se deduce que puedo vengar esa lesión en todos los indios?” Un líder de los Paxton Boys fue Lázaro Stewart, quien sería asesinado en la Masacre de Wyoming de 1.778.

Batalla de Devil’s Hole o del Agujero del Diablo (14 de septiembre de 1.763)

El 14 de septiembre de 1.763, una gran banda de sénecas de unos 300–500 guerreros emboscó un convoy de suministros y su escolta armada en el camino desde el fuerte Schlosser al fuerte Niagara al pasar por Devil’s Hole (Agujero del Diablo), una zona conocida por su difícil terreno, la ruta era utilizada por los nativos americanos para evitar los rápidos del río Niágara y las Cataratas del Niágara. Una parte del sendero estaba en una zona muy boscosa con un profundo barranco a cada lado, junto a la pequeña corriente, el convoy se detuvo para cenar y pasar la noche.

Mientras comían fueron atacados por los indios sénecas atacaron e convoy. La fuerza de escolta y los equipos, liderados por el John Stedman, fueron completamente sorprendidos; los animales irrumpieron en una estampida o fueron conducidos al barranco junto con sus carros y conductores. Los sénecas se mudaron para luchar cuerpo a cuerpo, haciendo que el fuego de mosquete fuera inútil, y solo tres de los 24 (incluido Stedman) lograron escapar al fuerte Schlosser en busca de ayuda.

Acampado cerca de Lewiston había un destacamento del RIL80 del fuerte Gray. Dos Cías del RI80, mandadas por George Campbell y William Fraser, escucharon la noticia de la emboscada y se apresuraron a rescatar los vagones.

Desde una colina cubierta de arbustos que dominaba el sendero, los guerreros sénecas atacaron a los soldados a aproximadamente 1,5 km de los vagones. Una vez que las compañías británicas comenzaron a retirarse, los sénecas se movieron para aislarlas del fuerte y mataron a más de 80 soldados. Los soldados sufrieron una pérdida de 81 muertos y 8 heridos antes de retirarse (algunas fuentes afirman que todo el grupo de rescate fue asesinado). Los angloamericanos lo llamaron “La masacre del Devil’s Hole. Un guerrero dekanandi luego le dijo a William Johnson que 309 guerreros atacaron a los británicos y que su única pérdida fue un hombre herido.

Batalla de Devil’s Hole o del Agujero del Diablo (14 de septiembre de 1763)

Los refuerzos del fuerte Schlosser bajo el mando del mayor John Wilkins llegaron poco después de la segunda batalla, pero pronto se retiraron al fuerte, temiendo otro ataque. Cuando regresaron varios días después, descubrieron que los soldados habían sido escaldados ritualmente o arrojados sus cuerpos al barranco.

Poco después de la batalla, a Johnson le dijeron que el ataque había sido planeado por un jefe de séneca conocido como Farmer’s Brother, quien dirigió una gran banda que apoyaba a Pontiac. El consenso entre los historiadores es que la batalla estaba relacionada con la rebelión más grande.

Debido a los exitosos ataques de los sénecas, los británicos reforzaron su posición en Niágara, cuando los Séneca esperaban alejarlos. Finalmente, William Johnson obligó a los sénecas a ceder tierras en esa zona: una franja de 1,5 km de ancho a cada lado del río Niágara desde el lago Ontario hasta el lago Erie, llamada reserva Mile (reserva de la milla), así como las islas río arriba de las cataratas del Niágara. Esto los separó del control tradicional del río y el puerto, que había sido una ruta de transporte y una fuente de alimento y agua.

Los sénecas durante mucho tiempo lucharon por recuperar el control de las orillas del río. Los colonos blancos permanecieron en su mayoría fuera de la zona hasta después de la conclusión de la de la Independencia de los EEUU. Su asentamiento obligó a la mayoría de los iroqueses como aliados británicos a Canadá.

Indios en la región de los Grandes Lagos. Autor Robert Griffing
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-31. Última modificacion 2020-05-31.
Valora esta entrada