Siglo XVIII Guerras Indias siglo XVIII Guerra India del Noroeste o de Ohio (1.785–95). Expedición de Saint-Clair 1.791

Preparación de la expedición

El presidente George Washington ordenó al general Arthur Saint-Clair, que servía como gobernador del territorio del noroeste y como general en jefe del ejército, montar una fuerza más potente para el verano de 1.791. El Congreso acordó recaudar un segundo regimiento de regulares durante seis meses, pero luego redujo la paga de los soldados. El primer regimiento desmoralizado pronto se redujo a 299 soldados, mientras que el segundo regimiento solo pudo reclutar a la mitad de sus soldados autorizados. Saint-Clair se vio obligado a aumentar su ejército con la milicia de Kentucky, así como dos regimientos (cinco batallones) de levas durante seis meses.

Del 4 al 27 de marzo de 1.791, el secretario de guerra Henry Knox y Saint-Clair planearon la campaña, ya que el secretario del tesoro, Alexander Hamilton, hizo arreglos para que los Estados Unidos financiara su costo. Se determinaron y ordenaron los suministros necesarios para la campaña. Se enviaron cartas a los veteranos de la de la Independencia ofreciéndoles comisiones como oficiales. Se diseñaron planes para reclutar a los soldados del ejército.

Saint-Clair debía esperar al ejército en el fuerte Washington. El mayor-general Richard Butler, designado como segundo al mando de Saint-Clair, le fue un poco mejor en el reclutamiento de los dos RIs de leva recientemente autorizados. El irascible Butler luchó no solo con la falta de voluntarios, sino también con los pendencieros subordinados alienados por lo que consideraban su comportamiento dominante. Debía ir al fuerte Pitt, organizar a los hombres y suministros que llegaban, y reenviarlos por el río Ohio. Los otros oficiales que aceptaron debían dispersarse por los Estados Unidos para reclutar soldados. El ejército consistiría en el RI1 y el batallón de artillería de los EE UU, un nuevo RI2, 2 RIs de levas, unidades de milicias e indios aliados.

Los soldados de los RI1 y RI2 de regulares se alistarían durante dos años y serían reclutados en los estados de Nueva Inglaterra, Nueva York, Delaware, Carolina del Norte y Carolina del Sur. Los soldados de los 2 RIs de leva se alistarían por solo seis meses, el tiempo anticipado necesario para la campaña.

El 28 de marzo, Saint-Clair salió de Filadelfia hacia fuerte Washington. Dos días más tarde, el comandante previamente sano fue vio afectado por la gota. La enfermedad le dejó que incluso la más mínima presión sobre sus dedos de los pies, tobillos, muñecas u hombros un dolor insoportable.
Mientras viajaba dolorosamente las 1.400 km hasta su destino, los oficiales que liderarían aceptaron sus comisiones. La mayoría habían sido comandantes durante la guerra de la Independencia. Acordaron servir como capitanes y lugartenientes, con la esperanza de que el servicio les conduciría a una rápida promoción u ofrecer la oportunidad de ver el país occidental donde muchos planeaban establecerse. Algunas comisiones obtenidas por influencia política. Teniente Winslow Warren, el hijo de Mercy Warren, y el alférez David Cobb Jr, el hijo del presidente de la la cámara de representantes de Massachusetts se convirtió en oficiales en la compañía de Phelon del RI2. Ambos caerían en la batalla. El alférez William Henry Harrison, cuyo padre había firmado la Declaración de Independencia, recibió una puesto en el RI1 y sirvió en la guarnición del fuerte Washington.

La asamblea del ejército, el primer esfuerzo nacional estadounidense, creó una atmósfera de patriotismo en la que se olvidaron las viejas ofensas y rivalidades.

En Maryland, a Henry Carberry, uno de los líderes de los soldados de Pensilvania que habían amenazado al Congreso en 1.783, se le ofreció una comisión de capitán en el BI Maryland. En el territorio del sudoeste, John Sevier, entonces general de la milicia territorial, participó activamente en el reclutamiento de un BI para el RI1 de leva. El hijo de John Tipton, Jacob, que había liderado a hombres contra Sevier tres años antes, reclutó una compañía para la unidad.

El viaje de Saint-Clair llevó a Carlisle, el hogar de la infancia de Richard Butler. Desde allí, el camino de Forbes de 430 km de largo fue hacia el oeste a través de las montañas. Más allá de las montañas, el camino conducía más allá de la abandonada Hannastown, quemada por los indios nueve años antes, y Bushy Run, donde Bouquet había sido derrotado a los indios en 1.764. Al final de Forbes Road llegó al fuerte Pitt en el río Ohio.

Saint-Clair luego viajó más cómodamente, bajando el Ohio desde asentamiento en asentamiento. Junto al río, sus soldados y suministros llegarían al fuerte Washington en botes planos. Flotando plataformas, se movieron río abajo a la velocidad de la corriente, alrededor de 3 a 5 km por hora.

El viaje por el río de Saint-Clair condujo a cabañas aisladas y a muchas escenas de guerra india. Desde el fuerte Pitt, atacado en 1.763, recorrió 150 km río abajo hasta Wheeling, atacado en 1.777 y 1.782, y los rápidos de Mcmechen, donde los indios habían asesinado a milicianos en 1.777. Alrededor de 135 km estaba Marietta y el fuerte Harmar, y, 24 km más allá estaba Belpre y el fuerte Neil. Después de otras 135 km llegó a Gallipolis; el cercano fuerte Randolph, un fuerte de la milicia de Virginia atacado en 1.778; y el campo de la batalla de 1.774 de Point Pleasant.

Otras 240 km llevaron a Saint-Clair a la estación de Massie y al sitio de la derrota de Hartshorne el año anterior. Unos 20 km más adelante estaba Maysville.

Después de otros 100 km, llegó a Columbia, el primer asentamiento miami, y 12 km río arriba del fuerte Washington. A orillas del río, Saint-Clair vio los restos de cabañas incendiadas restos de los combates que habían ocurrido recientemente. El 11 de marzo, los indios había atacado el fuerte Frye en el Muskingum.

El 27 de marzo habían matado a 25 soldados estadounidenses en la derrota de Strong. El 21 de abril, 30 kentuckianos liderados por Simon Kenton habían matado a ocho asaltantes indios en la boca de Snag Creek. El 2 de mayo, 15 hombres liderados por el famoso veterano de la guerra de la independencia Robert Kirkwood habían matado a algunos más en la cabaña de Kirkwood.

El 15 de mayo, Saint-Clair finalmente llegó al fuerte Washington (actual Cincinnati, Ohio) y sus 100 hombres de guarnición. Construido a partir de tablones de las plataformas flotantes desmontadas, tenía la forma de un cuadrado de 170 metros de lado y fortines en las esquinas. Cincinnati, justo al suroeste del fuerte, se había convertido en dos años en una aldea de 40 cabañas de troncos, cuatro tabernas y unos 250 habitantes. Allí, recordó un colono, “los indios ahora se habían vuelto tan atrevidos como para merodear por las calles de noche y por los jardines alrededor del fuerte Washington”.

La estructura final del ejército de unos 1.700 efectivos fue la siguiente:

  • Ejército regular bajo el mayor-general Arthur Saint-Clair RI1 (299) bajo el mayor Jean François Hamtramck, RI2 (235) bajo el mayor Jonathan Hart, Bon de artillería (60) bajo el mayor William Ferguson con 3×6 y 3×3.
  • Levas bajo el mayor-general Richard Butler con el RI1 (350) bajo el Tcol William Darke, con el BI de Maryland (200) bajo el mayor Henry Gaither y el BI combinado (150) bajo el mayor George Bedinger; el RI2 (630) bajo el Tcol George Gibson con el BI1 de Pensilvania (210) bajo el mayor Thomas Butler, el BI2 de Pensilvania (240) bajo el mayor John Clark, y el BI de Nueva Jersey (180) bajo el mayor Thomas Patterson.
  • Dragones (100) bajo el capitán Alexander Truman
  • Milicia de Kentucky (260) bajo el Tcol William Oldham.
  • Milicia de Pensilvania (60) bajo el capitán William Faulkner

Una temporada inusualmente húmeda también frustró los esfuerzos de Butler. El río Ohio finalmente se volvió casi intransitable para el transporte fluvial, el único medio práctico de llevar tropas al fuerte Washington. A fines de julio, la fecha de inicio propuesta de la expedición, solo 299 soldados formaban parte de las diversas compañías del RI1 de regulares en el fuerte Washington. Al mes siguiente, solo 600 de levas se habían reunido en Pittsburgh.

La falta total de un sistema de suministro efectivo agravó las dificultades derivadas de esta grave escasez de personal. Samuel Hodgdon, el quinto intendente general de la nación, había asumido el cargo en marzo de 1.791. El comisario general de almacenes militares y un designado político inepto y bien intencionado, desconocía las necesidades de un ejército fronterizo. Para economizar, envió suministros excedentes de Saint-Clair, incluida gran parte del pólvora para los rifles, algunos de los cuales databan de la guerra de la Independencia.

Peor aún fue William Duer, ex-subsecretario del tesoro que, gracias a los estrechos lazos personales con Washington y Knox, había conseguido el lucrativo contrato de suministro de tropas de Saint-Clair. Duer recortó la compra de suministros y supuestamente canalizó sus ganancias excesivas a esquemas inmobiliarios nefastos.

Incluso Hodgdon reconoció una pesadilla logística y señaló que todo estaba en la mayor confusión, los caballos comprados localmente que entregaron los agentes de Duer eran un lote lamentable. Cada uno estaba equipado con una silla de montar “lo suficientemente grande como para elefantes”, o caballos bien alimentados en el este. La lona de la tienda tenía muchas fugas, y los zapatos se hicieron pedazos en cuestión de días. Aunque las tropas debían despejar una ruta a través del desierto para que pasara la artillería y construir un fuerte, solo tenían 100 hachas y una sola piedra de afilar. Un oficial escribió que las tropas de Saint-Clair estaban “mal vestidas, mal pagadas y mal alimentadas”.

La moral era terrible, incluso entre las filas encargadas del ejército. El mismo Saint-Clair marcó la pauta. Estaba dolorosamente afligido con gota y, en consecuencia, bastante irritable, en particular con el general Butler, con quien se había sentido insatisfecho por los excesivos retrasos del verano. Los hermanos menores de Butler, Thomas y Edward, que también desempeñaban como oficiales del ejército, también respondieron fríamente a Saint-Clair. El ayudante general Winthrop Sargent, un administrador civil personalmente seleccionado por Saint-Clair, enfureció a un buen número de oficiales regulares que consideraron su nombramiento como otro ejemplo flagrante de patrocinio político.

El 11 de septiembre, Saint-Clair envió al mayor William Ferguson a 37 km del fuerte Washington para erigir un puesto avanzado en el gran río Miami. Ferguson, un oficial de artillería y un ingeniero militar capaz, supervisó la construcción del fuerte Hamilton mientras el cuerpo principal del ejército se preparaba para seguirlo. El tiempo de campaña, sin embargo, estaba disminuyendo.

Dolorosamente consciente del rápido paso de la temporada, el secretario Knox presionó aún más a Saint-Clair, quien dejó caer palabras no tan sutiles advirtiendo sobre la ansiedad del Presidente sobre el progreso inusualmente lento del ejército. El alto mando había determinado a toda costa llevar a cabo la campaña en 1.791. No solo el despido de las tropas de Harmar exigía un ajuste de cuentas, sino que los fondos necesarios para recaudar los RIs de leva se desperdiciarían si Saint-Clair no empleaba los soldados antes sus alistamientos de seis meses expirasen.

La prisa por impulsar la campaña en 1.791 dejó a Saint-Clair con uno de los ejércitos más desanimados y peor preparados que los EE UU haya desplegado. Un observador señaló que los reclutas desagradables del ejército habían sido sacados de las cárceles, carretillas y burdeles de la nación. Un oficial veterano lamentó que los hombres de Saint-Clair fueran “principalmente reclutas no acostumbrados al uso de armas de fuego, o los gritos de los salvajes”, y agregó con disgusto que eran “las peores y más insatisfechas tropas con las que he servido”.

Situación en América del norte en 1791

Inicio de la expedición

Finalmente, hacia el norte el 17 de septiembre, Saint-Clair dirigió un ejército de aproximadamente 2.300 hombres, junto con un gran cuerpo de seguidores del campamento. El general estaba más preocupado por frustrar cualquier ataque sorpresa y emitió órdenes en consecuencia. Las tropas siguieron dos caminos paralelos a través del bosque durante el día, y por la noche construyeron defensas alrededor del perímetro del campamento. Cada mañana, el ejército se formaría antes del amanecer y se levantaría en armas hasta que pasara toda amenaza de ataque.

Saint-Clair envió al ejército al norte desde el fuerte Hamilton el 3 de octubre, bajo el mando del general Butler. Regresó al fuerte Washington para acelerar el refuerzo del ejército con la milicia, pero descubrió que solo 300 kentuckianos liderados por el Tcol William Oldham se habían reunido. La moral ya era miserablemente baja entre los ciudadanos-soldados, y esa noche un sargento y 25 hombres huyeron de su campamento, sentando un precedente para la deserción que sería un problema recurrente durante toda la campaña.

Al regresar a su ejército el 8 de octubre, Saint-Clair descubrió que la columna había avanzado apenas 35 km en cinco días. Además, Butler había considerado conveniente pasar solo por un camino en lugar de dos caminos a través del bosque, una violación directa de las órdenes permanentes. La ira de Saint-Clair se desbordó cuando reprendió a Butler por su decisión. A partir de entonces, el general Butler evitó a su comandante lo más posible, y finalmente los dos oficiales de rango del ejército apenas hablaban.
Saint-Clair también descubrió que el ejército estaba peligrosamente cerca de agotar su suministro de harina. Hizo un alto el 12 de octubre para esperar un esperado tren de suministros, pero cuando no se materializó, ordenó al mayor Ferguson que comenzara a construir otro puesto intermedio, bautizado como fuerte Jefferson.

La experiencia del ejército en el fuerte Jefferson llevó la moral ya pobre de los hombres a nuevos mínimos. Las fuertes lluvias llegaron en la noche del día 14 de octubre y continuaron sin cesar durante días, aparte de un breve estallido de granizo. El mal tiempo no solo obstaculizó la construcción del fuerte sino que dejó a todo el ejército empapado hasta los huesos. Sus carpas ligeras, destinadas a campañas de verano, ofrecían poca protección contra los elementos.

De hecho, la cohesión de la unidad del ejército se estaba desmoronando rápidamente. Muchos de las levas insistieron en que sus alistamientos de seis meses habían terminado, decenas lo exigieron y obtuvieron el alta. Las deserciones aumentaron incluso entre los dos RIs regulares. Algunos soldados rebeldes se negaron abiertamente a servir en detalles del trabajo.

La marcha hacia el norte finalmente se reanudó el 24 de octubre. La gota de Saint-Clair había empeorado hasta tal punto que apenas podía acompañar al ejército. Después de que la columna avanzara solo 10 km, las tropas hicieron otro campamento donde esperarían el reabastecimiento. Esperaron cinco días más, notando nerviosamente los indicios de una creciente actividad india. Los indios emboscaron a varios hombres lo suficientemente tontos como para ir a cazar en el campo circundante. Mataron a uno de inmediato, y nunca más se supo de él.

El esquivo enemigo no había estado inactivo. A pesar de una larga historia de celos entre las tribus, el jefe Little Turtle había logrado forjar una confederación heterogénea compuesta por más de media docena de naciones. Durante el verano, la milicia de Kentucky había golpeado fuerte y rápido en el valle de Wabash en dos incursiones. A pesar de los éxitos tácticos, las incursiones habían fracasado estratégicamente. Cuando los kentuckianos tomaron cautivos a las mujeres y los niños indios, enfureció incluso a tribus con inclinaciones pacíficas, como los wyandots y delawares, y se unieron a los hostiles.

Las tribus se habían reunido inicialmente el 1 de septiembre en los rápidos del río Maumee en el noroeste de Ohio. Más de 3.000 indios se reunieron para el gran consejo, suministrados y alentados por los agentes británicos Alexander McKee y Simon Girty. El consejo confió a Little Turtle el mando de la confederación, secundado por Blue Jacket, el conocido capitán de guerra de Shawnee.

En octubre, la fuerza de Little Turtle se trasladó a Kekionga, pero disminuyó a medida que los guerreros se iban a casa para la caza de otoño. Sin embargo, todavía comprometidos con la lucha, había varios jefes poderosos: Black Hoof de los shawnees, Buckongahelas de los delawares y Tarhe de los wyandots. Los exploradores indios se desplegaron ante el avance del ejército de Saint-Clair y mantuvieron informada a Little Turtle de cada movimiento estadounidense.

El 28 de octubre, Little Turtle sacó a 1.040 guerreros de Kekionga hacia los desorganizados estadounidenses. Simon Girty, acompañando a los indios no solo como asesor, sino también como combatiente activo, informó a sus superiores que “los indios nunca estuvieron en un corazón más grande para encontrarse con su enemigo ni más seguros del éxito; están decididos a conducir [a los estadounidenses] al Ohio”.

Mientras tanto, el ejército de Saint-Clair continuó degenerando en poco más que una mafia indisciplinada. El mayor Ebeneezer Denny informó que los levas, anticipando el alta, se estaban tomando grandes libertades y realmente eran más problemáticos y muy inferiores a la milicia. El coronel Oldham advirtió a Saint-Clair que su milicia de Kentucky tenía la intención de desertar en masa. Sus oficiales persuadieron a la mayoría de la milicia para que se quedara, pero 60 de los hombres y un buen número de seguidores del campamento huyeron en medio de amenazas de que pretendían saquear los trenes de carga del ejército que se aproximaban. Saint-Clair se sintió obligado a separar a su unidad más confiable, los 300 hombres del RI1 de regulares, para cazar a los desertores y escoltar los trenes de suministros.

Batalla de Bawash o derrota de Saint-Clair (4 de noviembre de 1.791)

El 3 de noviembre, el ejército, que había promediado solo 6,5 km diarios de marcha, cruzó unos 15 km agotadores a través del bosque antes de detenerse. El campamento elegido para la noche, situado en un terreno elevado frente a un arroyo poco profundo, constituía solo unas pocas zonas abiertas rodeadas de bosques bajos. Mientras las tropas agotadas ingresaron al campamento cerca del anochecer, Saint-Clair envió a la milicia de Oldham al terreno elevado a varios cientos de metros al otro lado del río, tanto para permitir a las tropas suficiente espacio para montar sus tiendas como para desalentar más deserciones por parte de la milicia.

Saint-Clair desplegó al resto de su ejército en un rectángulo hueco de aproximadamente 65 por 330 metros de ancho. Debido a las deserciones, la guarnición de dos fuertes, las levas y el destacamento del RI1 de regulares, la fuerza de Saint-Clair se había reducido a solo 1.400 hombres. La línea que daba al río consistía en los BIs de levas de los mayores Thomas Butler, John Clarke y Thomas Patterson, bajo el mando del general Butler. El lado opuesto de la formación estaba compuesto por el mando del Tcol William Darke, los BIs del mayor Henry Gaither y el capitán James Rhea, así como el RI2 de regulares bajo el mando del mayor Jonathan Heart. El mayor Ferguson repartió sus 8 cañones por igual en las dos líneas principales. Saint-Clair ancló su flanco derecho con la compañía de fusileros del capitán William Faulkner.

Batalla de Wabash o derrota de Saint-Clair (4 de noviembre de 1791). Plano del campamento

Sin embargo, los comandantes del ejército no pudieron atender los detalles más rutinarios de establecer una defensa del campamento. El mayor Denny, el ayudante de Saint-Clair, registró en su diario que las tropas estaban “muy fatigadas e impidieron que el general hiciera que se erigieran inmediatamente algunos trabajos de defensa”. Antes de retirarse por la noche, Saint-Clair se reunió con el mayor Ferguson y describió sus planes para el día siguiente. Creyendo que su campamento estaba en el río Saint Mary, a unos 25 km de Kekionga, el general ordenó a Ferguson que erigiera un depósito fortificado para los bagajes a primera luz para que un ejército descansado pudiera avanzar sin trabas hacia el Maumee tan pronto como llegara el RI1.

Sin embargo, Saint-Clair se equivocó seriamente en sus suposiciones. El riachuelo a su frente no era el Saint Mary, sino las cabeceras del río Wabash, y estaba a unos 100 km (no 15) de su objetivo en Kekionga. Peor aún, una falta total de inteligencia privó al general de una información vital: Little Turtle, a varios km al norte, estaba situando a más de 1.000 guerreros en posición para atacar.

Más tarde en la noche, varios oficiales se habían reunido en la tienda del Tcol George Gibson cuando uno de ellos comentó por casualidad que una partida de exploración nocturna “podría tener la oportunidad de atrapar a algunos bribones que podrían intentar robar caballos”. Un oficial de recaudación, el capitán Jacob Slough, se ofreció a liderar ese esfuerzo si se le proporcionaban buenos hombres. Dos docenas fueron voluntarios, incluido el experimentado veterano George Adams. El general Butler, que asumió el mando de la operación, instruyó a Slough con una copa de vino a “ser muy cauteloso al salir“.

Alrededor de las 10 de la noche, los hombres de Slough salieron silenciosamente del campamento y se dirigieron hacia el norte, deteniéndose brevemente en el campamento de la milicia, donde Oldham le suplicó a Slough que no intentara la misión. En su campamento avanzado, los kentuckianos habían visto y escuchado signos de actividad india durante toda la noche, y el coronel estaba seguro de que los indios atacarían la partida de Slough.

A pesar de la advertencia de Oldham, el joven capitán avanzó su pequeña compañía 1,5 km al norte del campamento de la milicia y desplegó sus tropas en ambos lados de un sendero indio. Slough recordó que poco después de que sus hombres estuvieran en posición, un grupo de seis o siete indios se acercó a unos 15 metros y los soldados dispararon contra ellos. El enemigo se dispersó mientras los hombres de Slough volvían a cargar. Unos quince minutos más tarde, grandes cuerpos de indios pasaron por sus flancos, tosiendo en la oscuridad en un vano intento de encender fuego. Slough y sus hombres se pusieron comprensiblemente inquietos.

Alrededor de la medianoche, Slough informó al coronel Gibson, quien se había retirado por la noche y no estaba de humor para vestirse. El capitán se acercó al general Butler, que todavía estaba despierto y calentándose junto a un fuego. Slough informó a Butler de las grandes partidas indias habían sido vistas y se ofreció a informar personalmente a Saint-Clair. Butler “se detuvo por un tiempo y, después de una pausa, me agradeció por mi atención y vigilancia, y dijo que, como debo estar muy fatigado, mejor me voy y me acuesto“.

Batalla de Wabash o derrota de Saint-Clair (4 de noviembre de 1791). Plano del ataque de Little Turtle y Blue Jacket.

Desarrollo de la batalla desde las 05,30 a las 07,15 horas

A las 05,30 horas, la primera luz del sol aún estaba a más de una hora de distancia. Los indios se movieron por el bosque hacia sus posiciones. En el campamento principal del ejército, las hileras de fuegos de cocina comenzaron a arder de nuevo. Los civiles se reunieron a su alrededor cuando los cocineros comenzaron a preparar el desayuno.

Alrededor de las 06,15 de la mañana, tocaron diana y el ejército formó para su acostumbrada instrucción previa al amanecer. Como de costumbre, no se materializaron disturbios, y los hombres fueron se dispersaron aproximadamente media hora antes del amanecer. Inexplicablemente, el general Butler no había informado los hallazgos de Slough durante la noche y tampoco pudo acercarse a Saint-Clair esta mañana.

A las 06,45 horas, la primera luz del sol comenzó a iluminar el suelo nevado. Los soldados habían completado la instrucción matutina del ejército. Con la orden de mantener sus armas con ellos, se reunieron cerca de los fuegos donde se serviría el desayuno. Sargent y Denny habían regresado al campamento principal con Oldham, quien debía informar a Saint-Clair.

Cuando los hombres comenzaron a preparar su desayuno, escucharon algunos disparos dispersos desde la dirección del campamento de la milicia, seguidos de lo que un oficial llamó “el ruido más maldito imaginable”. Descrito de diversas maneras como el aullido de lobos o incluso cientos de cencerros, el ruido se hizo evidente rápidamente; el crescendo sobrenatural era el grito de guerra del enemigo, entregado al unísono por mil tribus confederadas.

Little Turtle había desplegado sus valientes en un amplio arco frente al campamento estadounidense. A la derecha estaban los wyandots, acompañados por el agente británico Simon Girty. El contingente más fuerte era el de Little Turtle, los guerreros miamis, shawnees y delawares, ocuparon el centro. A su izquierda, colocó las tribus del lago del norte, conocidas como los Tres Fuegos de la península de Michigan: los ottawas, chippewas y potawatomies. Pequeños grupos de otras tribus, incluidos los iroqueses, sacs y foxes, winnebagow y kickapoos, también se dispersaron a lo largo de la línea. Little Turtle instruyó específicamente a sus guerreros a atacar a los oficiales y artilleros y envolver rápidamente ambos flancos del enemigo.

Los indios habían formado su media luna unos 200 metros más allá de los centinelas de las milicias más externas. La aparición de la luz solar era la señal para avanzar. El capitán James Lemon de la milicia de Kentucky, que había ido más allá de los guardias más remotos del campamento de milicias para explorar, vio a los indios primero y fue muerto. En diferentes puntos al borde del campamento de los kentuckianos, William Kennan, un explorador del ejército y el soldado Robert Branshaw de la milicia, vieron con la luz creciente a unos 30 indios que avanzaban hacia ellos. Branshaw recordó “Supusimos que sería una mera partida de exploración enviada para recopilar información sobre nuestros movimientos. No pensamos que planeaban nada más grave que elegir algunos de los nuestros para obtener algunos cueros cabelludos si podían hacerlo sin riesgo grave. Es cierto que no estábamos preparados para lo que sucedió”.

Bradshaw y Kennan dispararon sus rifles, cientos de indios, visibles hacia el norte y al sur del campamento de la milicia kentukiana , corrían para rodearlos. Después de disparar unos 50 disparos, los kentuckianos huyeron abajo en el barranco hacia el campamento principal, los que se detuvieron para recargar murieron.

Los kentuckianos corrieron por el campo, causando gran confusión en las filas de los BIs de Butler y Clarke, que luchaban por formar una línea de batalla. En un intento por frenar el ataque enemigo, el mayor Ferguson comenzó a disparar su artillería. Aunque el aluvión ruidoso distrajo momentáneamente a los indios, tuvo poco efecto material. Ferguson había colocado sus cañones en un acantilado en la orilla este del Wabash, y no podía deprimir el ángulo de tiro lo suficiente. Aunque sus artilleros destrozaron muchas copas de los árboles, no lograron detener el rápido acercamiento de los guerreros a través de las tierras bajas del bosque al otro lado del río.

Entre los indios que cerraron la posición de Ferguson se encontraba una partida de miamis bajo el liderazgo de William Wells. Tomado cautivo a la edad de 14 años, Wells no solo se había acostumbrado a la vida entre los indios, sino que se había convertido en el yerno de Little Turtle. En esta mañana, el jefe le había asignado la importante tarea de silenciar a la artillería estadounidense en las alturas frente al Wabash. Wells y sus guerreros se refugiaron debajo de la ladera y comenzaron a disparar contra los artilleros.

Batalla de Wabash o derrota de Saint-Clair (4 de noviembre de 1791). Situación a las 07,15, los indios que perseguían a los milicianos atacaron el campamento principal, pero fueron rechazados, se obseva los milicianos muertos y escalpados, a la derecha el comandante miami William Wells habla con un oficial británico del RI24 con abrigo. Autor Peter Dennis

El resto de los hombres de Little Turtle trabajaron rápidamente para rodear la posición estadounidense. La mayoría de los participantes acordaron más tarde que solo era cuestión de minutos antes de que los nativos rodearan el pequeño campamento estadounidense, acabaran con todos los destacamentos centinelas y luego abrieran un fuego cruzado asesino. Era una creencia común que los soldados disciplinados siempre triunfarían sobre los salvajes desorganizados, pero cuando las tropas de Saint-Clair se enfrentaron a la cruda realidad del combate fronterizo, se encontraron en una gran desventaja.

A las 07,13 horas, el sol que Blue Jacket había previsto se levantó en un cielo despejado. Los comandantes indios habían logrado una hazaña que pocos habrían creído posible. En menos de 30 minutos, habían trasladado a 1.400 guerreros a través de posiciones enemigas a ubicaciones precisas alrededor del campamento principal estadounidense. Casi una cuarta parte del ejército había perdido a sus oficiales y las unidades no tenían un mando efectivo. La mitad de los dragones estadounidenses no tenían caballos. Las bolas de mosquete volaban por el campamento desde todas las direcciones. Parecían ser oficiales los atraían los disparos.

A una distancia de 100-150 metros de sus enemigos rodeados, una línea circundante de indios, dispersos para luchar contra seis de profundidad, aguardaba la próxima etapa de la batalla.

Desarrollo de la batalla desde las 07,15 a las 08,30 horas

Mientras los comandantes estadounidenses obligaron a sus tropas a mantenerse erguidos en una posición expuesta, los miembros de la tribu se situaron alrededor del campamento, escondiéndose detrás de cada árbol, tocón y tronco y con sus rifles abatían a los soldados a una velocidad sorprendente. Aunque los oficiales trabajaron duro para formar las tropas y devolver el fuego, los soldados inexpertos, desconcertados por la ferocidad y la brusquedad del ataque, luchaban incluso para encontrar objetivos a los que poder disparar. Dadas las circunstancias, los hombres se desenvolvieron bien pero lograron poco. Saint-Clair luego informó que aunque “el fuego del ejército fue constante, pero no fue bien dirigido”.

Los dos oficiales principales del ejército, a pesar de los muchos errores tácticos y administrativos que habían cometido anteriormente, eran indiscutiblemente valientes bajo fuego y prestaron poca atención a su propia seguridad. Saint-Clair ni siquiera había tenido tiempo de ponerse su uniforme, y continuaba sufriendo por la gota. Casi incapacitado por el dolor, tuvo que ser ayudado a subir a la silla de montar, pero después de que el enemigo disparó a una sucesión de sus monturas muertas, salió cojeando a la primera línea a pie. Saint-Clair y Butler exponiéndose “Continuamente arriba y abajo de las líneas; a medida que uno subía una línea, el otro bajaba a la otra”, declaró más tarde el coronel Semple en la investigación del Congreso.

Cuando el silencio reemplazó el rugido de las armas, los indios avanzaron hacia el humo. Los soldados en los batallones de Clark y Thomas Butler estaban 30 metros por encima de los indios en el barranco. Los hombres en las unidades de Gaither, Hannah y Snowden, sin embargo, no tenían esa protección.

En la esquina sureste del campo, había menos efectivos, allí, Hannah y Snowden tenían unos 200 hombres. Cegados por el humo, los soldados se alejaron lentamente de sus posiciones en el perímetro, buscando seguridad a una mayor distancia del invisible enemigo. Cuando el humo comenzó a despejarse, los estadounidenses pudieron ver indios dentro del perímetro del campamento. Los indios dispararon sus mosquetes a 10 metros de distancia y luego cargaron con las hachas de guerra para un combate cuerpo a cuerpo. Los hombres de la Cía del BI de Pensilvania de Power, que podían ver indios detrás de ellos, se unieron a la lucha con los hombres restantes de Hannah, rechazaron a los shawnees.

Batalla de Wabash o derrota de Saint-Clair (4 de noviembre de 1791). Situación a las 08,15, indios wyandots penetran por la esquina sureste del perímetro, dentro masacran a los heridos y civiles incluidas las mujeres y saquearon los suministros, al fondo 3 Cía del RI2 cargan para expulsarlos, en primer plano el el jefe Black Hoof está gritando a los guerreros que se retiren. Autor Peter Dennis

Sin embargo, sus esfuerzos no pudieron hacer mucho para fortalecer sus líneas, que se derrumbaron rápidamente y se abarrotaron de muertos y heridos. El mayor Denny escribió “Expuesto a un fuego cruzado se vio a hombres y oficiales cayendo en todas direcciones; la angustia de los heridos también hizo que la escena apenas se pueda concebir”.

Las tripulaciones de los cañones sufrieron bajas especialmente pesadas, sometidas como habían sido a un fuego constante desde el comienzo de la batalla. El mayor Ferguson fue herido de muerte al principio de la lucha; su segundo, el capitán Mahlon Ford, sufrió una herida grave, pero siguió siendo el único oficial de artillería que quedó con vida. Con su mando casi aniquilado, Ford consiguió voluntarios para el personal de los cañones. Los miamis había trabajado cada vez más cerca de la artillería, y Wells observó que los artilleros muertos estaban apilados casi a la altura de los cañones.

Batalla de Wabash o derrota de Saint-Clair (4 de noviembre de 1791). Los norteamericanos contraatacan para recuperar sus cañones. Autor Rufus F. Zogbaum

Al darse cuenta de que la mosquetería de su ejército estaba teniendo poco efecto, Saint-Clair decidió, escribió en su informe oficial, “probar lo que podía hacer la bayoneta“. Le ordenó al coronel Darke que cargara a la derecha de los indios. Para hacer el intento, Darke formó un grupo mixto de unos 300 hombres. La fuerza de ataque de Darke, que incluía un buen número de regulares, atacó un riachuelo al sur del campamento y luego se desvió hacia el oeste a través del Wabash. La carga fue “ejecutada con gran espíritu”, los hombres avanzaron como habían sido entrenados, caminando a una velocidad de 72 pasos por minuto, luego, a la orden de “Cargar bayonetas“, pasaron al “paso rápido“, a una velocidad de 120 pasos por minuto.

Cuando los soldados se acercaron, los indios se marcharon, los que estaban directamente delante de la carga retrocedieron, manteniendo una distancia de unos 50 metros. Otros huyeron de izquierda a derecha a posiciones a una distancia similar. Denny observó “Los indios parecían no temer a nada que pudiéramos hacer. Podrían salirse del alcance de la bayoneta y regresar como quisieran”.

Cuando los indios retrocedieron ante las bayonetas, los dragones de la compañía de Truman los persiguieron con sables, pronto perdieron contacto con las compañías del RI2. Los indios, después de disparar a los dragones y retirarse, corrieron para rodearlos. Pronto, las bolas de todas las direcciones estaban matando a los dragones rodeados. Solo 13 sobrevivieron, incluidos Truman y William Wiseman. Wiseman recordó “Cuando entramos en el campamento percibí que unos veinte o treinta de nuestros caballos sin sus jinetes, pero todos frenados y ensillados, habían corrido hacia el campamento y se habían congregado debajo de un roble cerca de las líneas”.

Cuando el coronel vio a los indios presionando su posición anterior, dirigió su columna de nuevo a la carrera, lejos de atrapar al enemigo por sorpresa, los hombres de Darke volvieron a la escena de horror surrealista que nadie olvidaría. La breve ausencia de la columna de Darke había creado una brecha en la debilitada en la línea estadounidense a través de la cual se vertía una horda de guerreros enemigos. Trabajando febrilmente de cerca con hachas y cuchillos desolladores, los indios dejaron restos sangrientos a su paso. Silenciaron las cuatro piezas de artillería en la línea trasera, dejando a sus tripulaciones mutiladas. Los indios escalparon a hombres muertos y vivos. Un participante horrorizado, el teniente Micah McDonough, dijo que había visto a un oficial aturdido que acababa de ser escalpado “recostado sobre su espalda, su cabeza humeando como una chimenea” en el aire fresco de la mañana.

Los afectados lloraron lastimosamente pidiendo ayuda, mientras que algunos heridos se retorcían en las fogatas donde los indios los habían arrojado. Cuando los hombres encontraron los restos de los indefensos seguidores del campamento del ejército, encontraron lugares aún más inquietantes. Los indios habían matado a casi todas las mujeres y luego se dedicaron a descuartizarlas.

Los hombres de Darke se involucraron en una feroz lucha con los guerreros que permanecían en el campamento para evitar que invadieran la última posición débil del ejército. Dijo un soldado consternado “Eran tan numerosos que no podíamos hacer nada con ellos, pululaban como abejas”. Ninguno de los lados dio cuartel. Cuando el impetuoso Darke vio a un indio herido arrastrándose a un lugar seguro, a pesar de una herida en su propio muslo, corrió tras el guerrero y lo decapitó.

Con su ejército al borde de la aniquilación, Saint-Clair actuó rápidamente. Dirigió un destacamento de levas bajo el coronel Gibson para ayudar a los hombres de Darke y ordenó otra carga a la bayoneta, con la esperanza de aliviar la presión en la línea que daba al Wabash. El RI2 de regulares del mayor Heart y los levas del mayor Thomas Butler realizaron la tarea pero pagaron un alto precio. Bajando por el acantilado y cruzando el río, las tropas parecían derretirse bajo el fulminante fuego indio. Los sobrevivientes se retiraron rápidamente; el mayor Butler escapó por poco cuando su hermano Edward lo rescató.

De repente, el terror de la batalla de la mañana pareció disminuir. Después de que los disparos disminuyeran, solo unos pocos disparos aislados y los gritos de los heridos rompieron el inesperado silencio. Saint-Clair estaba convencido de que los indios habían abandonado la lucha y se habían retirado. Sin embargo, esas esperanzas pronto se desvanecieron. Los indios se habían reagrupado en silencio, preparando un ataque final para invadir la posición estadounidense. “El breve respiro fue como el intervalo de un tornado que dio paso a un horror más profundo”, recordó un participante más tarde.

Desarrollo de la batalla desde las 08,30 a las 09,45 horas

Los guerreros de Little Turtle pronto reanudaron el ataque con renovada intensidad, y todo el perímetro del ejército comenzó a ceder. Las asediadas tropas del general Butler a lo largo del Wabash finalmente se agrietaron bajo la presión. Los cuatro cañones del capitán Ford cayeron en manos de los miamis, pero solo después de que sus tripulaciones los hubieran disparado. Los indios tomaron posesión de una buena parte de la izquierda de Saint-Clair y se sentaron a horcajadas en el camino hacia el sur, bloqueando toda posibilidad de retirada. Grupos de soldados se congregaron en el centro del campamento, paralizados por el miedo y “perfectamente ingobernables“, según el mayor Denny. Encontrando poca oposición, los indios se acercaron a la posición estadounidense y derribaron fríamente a los asustados soldados como si estuvieran practicando tiro al blanco.

Amenazado con la destrucción completa de su ejército, Saint-Clair sabiamente consideró que su única línea de acción sensata era la retirada. Emitió órdenes a tal efecto alrededor de las 09,30 horas.

Batalla de Wabash o derrota de Saint-Clair (4 de noviembre de 1791). Situación a las 09,30, los pocos oficiales estadounidenses sobrevivientes, tratan de organizar las fuerzas para huir del campo, el mayor Thomas Butler con ambas piernas rotas es llevado a hombros, el capitán Henry Carberry de Maryland sable en mano da órdenes. Autor Peter Dennis

En medio de la confusión, el capitán Edward Butler, que llevaba a su hermano Thomas, encontró a Richard Butler apoyado debajo de un gran roble. El general herido de muerte confió sus efectos personales a un oficial cercano y luego le dijo a Edward: “Déjame a mi suerte y salva a nuestro hermano”.

Por pura fuerza de números y con poca organización, el ejército en pánico se abrió paso entre los sorprendidos indios y se dirigió hacia la carretera cortada solo el día anterior. Permitidos para retirarse del campamento, los restos del ejército degeneraron en una masa incontrolable y arrojaron todos los impedimentos en su precipitada huida. Un oficial disgustado escribió “La conducta del ejército después de abandonar el terreno fue vergonzoso en un grado supremo, armas, municiones y accesorios fueron casi todos desechados, e incluso los oficiales en algunos casos se despojaron de sus espadas”.

Mientras el ejército conducía su alocada retirada, los hombres podían escuchar que continuaban disparando a lo lejos, testimonio de horrores aún mayores que les ocurrían a los soldados que se quedaban atrás. Simplemente no había posibilidad de llevar a la gran mayoría de los heridos. , Más tarde un sobreviviente explicó. “No se pudo hacer ninguna preparación un número de hombres valientes tuvo que ser sacrificados”.

Los nativos tenían poca costumbre de ofrecer cuartel a un enemigo cautivo, a excepción de los niños ocasional capturados y adoptados en una tribu, o oficiales que podrían ofrecer como rescate a las autoridades británicas. Dejados en posesión de un campo de batalla lleno de hombres muertos y moribundos, los indios comenzaron una carnicería metódica de los desafortunados que se quedaron atrás. Mientras que las mujeres indias que se habían escondidas durante la batalla emergieron para terminar de escalpar a los muertos.

Según la tradición, un ottawa empuñando un hacha de guerra despachó al general Butler. Mataron a los afortunados rápidamente; otros sufrieron torturas indescriptibles. Los indios ataron a un seguidor del campamento antes de clavar grandes estacas en su cuerpo. Desmembraron y desfiguraron horriblemente los cadáveres, y empujaron puñados de tierra en las bocas de los caídos en una grotesca burla del hambre insaciable de tierra de los estadounidenses. Había tantos cráneos escalpados agrupados que los sobrevivientes describieron la escena como “calabazas rojas en un campo de maíz”.

El botín en el campamento resultó mucho más tentador que la búsqueda del ejército estadounidense, aunque pequeñas bandas de guerreros persiguieron a los rezagados durante unos 6 km. Los indios rebuscaron en cientos de tiendas buscando hachas, mantas y efectos personales. También capturaron unos 1.200 mosquetes y las 8 piezas de artillería del ejército.

La retirada

Mientras los indios celebraban la victoria, el ejército destruido de Saint-Clair continuó su huida hacia el sur, atravesando 45 km y llegando al fuerte Jefferson al anochecer. La vista que presentaron las tropas horrorizó la guarnición del fuerte. Casi la mitad del ejército simplemente había dejado de existir, aunque los rezagados continuaron llegando al fuerte durante varios días más. El capitán Bradley escribió en su diario que un hombre patético se tambaleó sin su cuero cabelludo, sufriendo miserablemente por dos heridas de hacha de guerra en la cabeza.

Saint-Clair convocó a un apresurado consejo de guerra con sus pocos oficiales superiores restantes. Entre los muertos estaban el general Butler, el Tcol Oldham y los mayores Ferguson, Heart y Clarke. Los oficiales presentes, varios de ellos gravemente heridos, acordaron por unanimidad continuar retirándose, razonando que las escasas provisiones disponibles en el fuerte Jefferson apenas podían suministrar su propia guarnición, y mucho menos todo el ejército.

La columna exhausta, finalmente se reunió con el RI de regulares, y reanudó la marcha a las 22,00 horas, dejando una pequeña guarnición para cuidar a los rezagados. La retirada continuó toda la noche. Al ejército andrajoso le tomó solo cinco días alcanzar la seguridad del fuerte Washington, una marcha que había llevado semanas en el viaje de ida.
En la mañana del 9 de noviembre, Saint-Clair se sentó a la difícil tarea de presentar un informe oficial de la batalla al secretario de guerra Henry Knox. El general hizo un recuento honesto del desastre, que describió como “una acción tibia y desafortunada … en la que todos los cuerpos involucrados hicieron lo peor”. Asimismo, se abstuvo de señalar con el dedo y elogió rotundamente a sus oficiales por su notable galantería, en particular la muerte del general Butler.

Secuelas

El análisis de la batalla reveló una victoria casi increíblemente unilateral para la confederación india. Los miamis dijeron a las autoridades británicas que habían perdido solo a 21 indios muertos y 40 heridos. Las pérdidas de Saint-Clair fueron espantosas. Los valientes de Little Turtle mataron a más estadounidenses durante la lucha de tres horas en Wabash que en cualquier otra batalla de las guerras indias. Aunque faltan cifras precisas, el pequeño ejército regular de EE UU. Había quedado devastado. Los indios habían matado al menos a 630 hombres e hirieron a más de 280 más. Otros simplemente desaparecieron, pero la mayoría de ellos habían muerto. Los indios también habían masacrado a casi todas las seguidoras del campamento femenino del ejército.

Informado del desastre durante una cena formal, Washington contuvo su ira hasta que estuvo solo con su secretaria privada. Luego, el presidente se enfureció contra Saint-Clair por permitir “que su ejército fuera cortado en pedazos, escalpado, descuartizado, tomado por sorpresa, ¡la misma cosa contra lo que lo protegí! ¡Oh Dios! ¡Oh, Dios, es peor que un asesino! ¿Cómo puede responder a su país? Después de desahogar su furia, Washington recuperó la compostura y tranquilamente admitió que había mirado rápidamente a través de los despachos, vio todo el desastre, pero no los detalles. Lo oiré sin prejuicios; tendrá plena justicia”.

En última instancia, no fue una corte marcial la que evaluó los detalles del caso, sino un comité de investigación especial de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el primer panel de este tipo que la Cámara sancionó y convocó. El comité autorizó a Saint-Clair, que todavía tenía amigos poderosos en el Congreso, de toda mala acción. Los miembros atribuyeron oficialmente el fracaso de la campaña al entrenamiento laxo del ejército, la moral deficiente y el sistema de suministro vergonzoso. En privado, Washington se dio cuenta de que el mando de Saint-Clair también había sido un factor. En 1.792, maniobró con cautela a su viejo amigo para que renunciara a su comisión como mayor-general, aunque Saint-Clair siguió siendo gobernador del territorio del noroeste hasta 1.802.

Habiendo fracasado dos veces en suprimir las tribus intransigentes del Noroeste, el presidente tuvo mucho cuidado al seleccionar a su próximo comandante de campaña. Exasperado por las pesadas campañas de Harmar y Saint-Clair, Washington se decidió por un oficial que él sentía que era “el más activo… juicioso y cauteloso”. Su elección recayó en “Mad Anthony” Wayne, fue un veterano distinguido de la línea de Pensilvania, un severo disciplinario que poseía una devoción casi fanática por la bayoneta y disfrutaba la oportunidad de conocer a los indios en un contienda decisiva de armas.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-06-01. Última modificacion 2020-06-01.
Valora esta entrada