Siglo XVIII Guerras Indias siglo XVIII Guerra India del Noroeste o de Ohio (1785–95). Batalla de Fallen Timbers 1.794

Movimientos previos

Antes de partir desde el fuerte Recovery, Wayne envió una oferta final de paz con dos prisioneros capturados a los líderes de la confederación en Roche de Bout. Los líderes de la confederación debatieron entre ellos. Little Turtle identificó a Wayne como una “serpiente negra que nunca duerme” y recomendó que la confederación negociara con Wayne. Blue Jacket se burló de Little Turtle como traidor y convenció a los demás de que Wayne sería derrotado, tal como lo habían sido Harmar y Saint-Clair. Little Turtle luego cedió el liderazgo a Blue Jacket, declarando que solo sería un seguidor. Las grietas percibidas en la confederación unida afectaron a los británicos, que enviaron refuerzos al fuerte Miami en el río Maumee.

Después de dejar al mayor John Buell y a unos 520 hombres en el fuerte Greeneville, los estadounidenses marcharon hacia el noroeste. El 28 de julio llegaron al noveno campamento del ejército. El 29 de julio, se detuvieron en el décimo campamento del ejército, a 1,5 km al oeste del fuerte Recovery. Esa noche, Wayne reunió a los que habían luchado en el fuerte un mes antes. Los agarró por los hombros y les estrechó la mano, recordó a Joseph Fitzgerald, un soldado de la compañía de fusileros de Gibson, y los llamó “los chicos más valientes del mundo“. El 30 de julio, Wayne dejó al teniente Samuel Drake y 40 hombres en el fuerte Recovery. Después de agregar las compañías de Gibson y Bissell a su ejército, continuó su engaño.
En lugar de continuar hacia el noroeste hacia Kekionga, marchó hacia el noreste hasta el 11 campamento del ejército.

El 31 de julio, los soldados trabajaron durante diez horas para construir un puente de unos 100 metros de largo sobre una zona de pantano. Al mismo tiempo, un grupo de soldados comenzó a cortar un camino hacia el norte hasta el río Saint Mary. Siguieron una línea presentada por Robert Newman y Daniel Cooper, topógrafos de Kentucky que habían llegado al fuerte Greeneville con los jinetes de Scott.

El 1 de agosto, el ejército avanzó el río Saint Mary. En su duodécimo campamento, el ejército hizo una pausa para esperar la llegada de la brigada de Barbee y su convoy de alimentos. Allí Wayne comenzó a construir un fuerte para proteger el camino de suministro del ejército. La pequeña fortificación, llamada así por el vicepresidente John Adams, tendría dos fortines cuadrados de 18 metros cuadrados, unidos por una empalizada de troncos de 24 metros de largo en ángulo recto. A Newman y Cooper se les dijo que comenzaran a marcar la siguiente línea de avance del ejército hacia el Glaize.

Campaña del mayor-general Anthony Whayne 1794. Mapa de la campaña

En la mañana del 2 de agosto, sin embargo, no se pudo encontrar a Newman. La noche anterior, había ido más allá de los piquetes del ejército. O’Hara, había dicho, le había dicho que mirara la línea de avance. Pero O’Hara no había dado tales órdenes. Wayne temía que Newman se había ido para advertir a los indios que el ejército avanzaba hacia el Glaize.

El 3 de agosto, el miedo a la traición de Wayne se intensificó. Alrededor de las 15,00 horas el árbol de haya cayó sobre las tiendas de Wayne y su ayudante, el capitán Henry De Butts. Ambos escaparon de la muerte por centímetros. Una investigación reveló por qué el árbol había caído. Un lado había sido quemado. A medida que se extendían los rumores de que el comandante había sido asesinado, el trabajo en el fuerte Adams se detuvo. Incapaz de permanecer sin ayuda, el severo magullado Wayne montó en su caballo. Mientras cabalgaba por el campamento, gritó que el ejército avanzaría tan pronto como la brigada de Barbee llegara con el convoy de suministros. Pocas horas después, los kentuckianos y su comida llegaron al campamento. A las 05,00 horas del 4 de agosto, el ejército renovó su avance. Dejaron al teniente James Underhill y 70 hombres en su mayoría enfermos para terminar y guarnicionar el fuerte Adams.

Underhill tenía buenas razones para preocuparse. Ese día, 18 delawares atacaron a 4 hombres que trabajaban cerca del fuerte Recovery.
Después de detenerse en sus campamentos 13 y 14, los estadounidenses se movieron hacia el río Auglaize. El 6 de agosto, llegaron a su campamento 15. Los exploradores informaron que Gray Eyes Town, una aldea de los delawares, estaba a solo unos km de distancia. Los jinetes de Kentucky enviados para atacarlo encontraron que el pueblo había quedado desierto recientemente.

Los estadounidenses luego se mudaron al Auglaize. El 7 de agosto, se detuvieron en el campamento número 16. El 8 de agosto, marcharon a través de miles de acres de campos de maíz. Después de pasar las ciudades abandonadas de Buckongahelas y Big Cat en la orilla izquierda, y el capitán Johnny Town a la derecha, finalmente llegaron al Glaize. Allí, al otro lado del Maumee desde la ciudad de Blue Jacket y aguas abajo de la cercana ciudad de Little Turtle, construyeron su campamento.

La advertencia de Newman apenas había llegado a tiempo a los indios en el Glaize. Joseph Kelly, un cautivo de los delawares durante diez años, recordó su huída en pánico. Los indios, recordó, “no tuvieron tiempo de tomar provisiones, y solo unos pocos hervidores y mantas, pero se apresuraron hacia sus canoas y empujaron hacia abajo en el Maumee”. John Brickell, un delaware adoptado de 13 años, había regresado de un viaje de caza para encontrar las aldeas vacías. Recordó “A la mañana siguiente un corredor indio bajó el río y dio la alarma … los indios nos dijeron que los hombres blancos estaban sobre nosotros y que debíamos correr por nuestras vidas. Nos dispersamos como una bandada de perdices, dejando nuestro desayuno cocinando en el fuego. Los fusileros de Kentucky vieron nuestro humo y llegaron a él, y simplemente me encontraron cuando los pasé en mi huida a través del maíz”.

Cuando los soldados comenzaron a construir el primero de sus fuertes permanentes en el Maumee, los indios se prepararon para la batalla que se avecinaba. 75 km río abajo, 200 guerreros shawnees, 300 delawares y 100 guerreros miamis se reunieron al pie de los rápidos del río Maumee. Cientos de guerreros de ottawas y wyandots se unieron a ellos. También llegaron unos 400 iroqueses, sin saber si se unirían a una batalla contra los soldados. Los mensajeros indios corrían en busca de refuerzos. Alder viajaba a Sandusky para convocar aún más wyandots. Joseph Brant y unos 100 mohawks se esperaban en breve. En respuesta a la solicitud urgente de Campbell, los británicos enviaron todos los refuerzos que se pudieron reunir en el fuerte Miami.

Inglaterra destacó de la guarnición de Detroit 2 Cías más del RI24 y 20 artilleros. El capitán de la Royal Navy, Alexander Harrow, comandante de los barcos británicos en el lago Erie, envió dos cañones. Bunbury reunió a 140 hombres de los rangers de la Reina, la fuerza militar territorial permanente del Alto Canadá. El coronel François Bâby, comandante de la milicia de la zona de Detroit, envió a su hermano el capitán James Bâby y 100 milicianos. El socio comercial de Matthew Elliot, el capitán William Caldwell, cuyos rangers habían luchado contra los estadounidenses en Ohio durante la guerra de la independencia, rápidamente reclutó a dos “Compañías voluntarias de refugiados”.

El 11 de agosto, cuando la goleta británica Chippewa, y los cutters Brazen y Spitfire, llegaron al fuerte Miami con los refuerzos, Wayne hizo un último intento de evitar la marcha al Maumee. Su ejército solo tenía un suministro limitado de alimentos. Además, un encuentro con los británicos en el fuerte Miami aumentaría dramáticamente las posibilidades de la guerra que Jay intentaba evitar.

La debacle de los indios en el fuerte Recovery, pensó, podría haberlos dejado dispuestos a negociar la paz. Envió a Wells, McClellan, el adoptado shawnee Christopher Miller y otros tres exploradores por el Maumee en una misión peligrosa. Debían regresar con prisioneros que pudieran revelar si los indios todavía estaban decididos a luchar.

El 12 de agosto, Wayne se enteró de que Newman no había sido el único espía de su ejército. El capitán de Kentucky Richard Taylor, cuyo hijo de diez años Zachary se convertiría en el duodécimo presidente de Estados Unidos, encontró una carta que queda más allá del campamento para que los indios la encontrasen. Wayne ordenó que arrestaran a su autor, el colega topógrafo Daniel Cooper de Newman. El mismo día, Wells, con una muñeca destrozada, McClellan, con un hombro herido, y los otros exploradores regresaron con dos prisioneros. Los indios, dijeron los prisioneros, hablaban de hacer las paces con los estadounidenses a menos que los británicos lucharan con ellos.

El 13 de agosto, Wayne envió a Miller a los indios con un mensaje. Si los indios querían la paz, deberían reunirse con los estadounidenses en un consejo de paz entre Glaize y Roche de Bout, un pueblo de los ottawas a 65 km del río Maumee.

Del 9 de agosto de 1.794 al 17 de agosto, se completó la construcción fuerte en el rio Maumee. Sus cuatro fortines, conectados por cuatro empalizadas de 20 metros de largo con postes de 4 metros de altura, impresionaron al GB Charles Scott, que dijo “Desafío a los ingleses, a los indios y a todos los demonios del infierno para tomarlo”. Wayne luego nombró a la fortaleza fuerte Defiance.

Fuerte Defiance 1794. Autor Hermann Wiebe

Como un aguacero retrasó el avance planeado de Wayne el 14 de agosto, los comandantes indios se reunieron en un campamento a 1,5 km del pie de los rápidos del Maumee. Little Turtle, que dudaba que los británicos lucharan con los estadounidenses, abogó por la paz. Los otros jefes de guerra, sin embargo, estaban ansiosos por la batalla. Sus pérdidas en el fuerte Recovery no habían disipado el desprecio de los indios por el enemigo que habían derrotado tan fácilmente en la batalla de Wabash. Los soldados de Wayne, creían, podían defender un fuerte, pero no serían un enemigo formidable en el campo de batalla. Recordó “los indios hablaron como si fuera una victoria fácil”.

Las mujeres y los niños indios fueron unos 15 km por el Maumee a un campamento en la desembocadura de Swan Creek. A excepción de unos pocos mohawks, los 400 iroqueses se unieron a ellos. Los comandantes indios luego eligieron como campo de batalla donde un tornado había dejado en la espesura de árboles caídos. A 1,5 km al sudoeste del campamento indio, sería recordado como Fallen Timbers. Sin embargo, las dudas de Little Turtle sobre el apoyo británico no fueron ignoradas. Presionado por la prueba de que los británicos lucharían, Alexander McKee arregló un compromiso satisfactorio.

Las compañías de Caldwell, lideradas por los capitanes Daniel McKillip y Thomas Smith pelearían vestidos de indios. Las compañías del RI42 de Campbell, los artilleros británicos, los rangers de la reina de Bunbury y los milicianos canadienses de Bâby permanecerían en el fuerte Miamis. Si los indios no lograban derrotar a los estadounidenses, los hombres y los cañones en el fuerte podrían proteger su retirada.

Cuando Miller llegó al campamento indio, fue enviado de vuelta a Wayne con una oferta. Le dijeron que si los estadounidenses permanecían en el Glaize durante diez días, llegarían representantes indios para hablar sobre la paz. La oferta, Alexander McKee escribió a Simcoe, “está calculada en su totalidad para ganar unos pocos días con la esperanza de que los potawatomis y los indios sobre Detroit puedan aumentar sus fuerzas”.

El 15 de agosto, Wayne dejó al mayor Thomas Hunt y una guarnición de 100 hombres en el fuerte Defiance. Cuando los chickasaws y choctaws regresaron a casa, el mayor William Price y un batallón de 150 jinetes de Kentucky condujeron al ejército hacia adelante. Los estadounidenses avanzaron a su campamento número 18 cerca de SnakeTown, un pueblo vacío de los shawnees. Allí Miller regresó con la oferta india.

La respuesta de Wayne fue continuar avanzando. El 16 de agosto, su ejército avanzó a su campamento 19. Allí llegó un correo con noticias alarmantes del Tcol Thomas Butler, el comandante del fuerte Fayette. El 16 de julio, informó, 37 hombres opuestos al impuesto sobre el whisky habían atacado a Brig. La casa del general John Neville, Bower Hill. Los defensores mataron a uno e hirieron a seis.

Butler luego había enviado un sargento y 12 soldados para vigilar la casa. El 17 de julio, unos 700 hombres los habían abrumado, matando a uno e hiriendo a dos soldados antes de quemar la casa de Neville. La noticia no distrajo al comandante estadounidense de su misión.

El 17 de agosto, después de poner al ejército a media ración, Wayne condujo a su ejército más abajo del Maumee a su campamento número 20. El 18 de agosto, los estadounidenses llegaron a Roche de Bout. En el pueblo abandonado de los ottawas, llamado así por una gran roca en el Maumee, construyeron su campamento número 21. Cuando los exploradores informaron que los estadounidenses habían llegado a Roche de Bout, los guerreros indios comenzaron a asumir sus posiciones en Fallen Timbers. Al día siguiente, creían, habría una batalla. Los canadienses estaban seguros de que los indios prevalecerían. “Estoy tan seguro como siempre de que conquistarán a su enemigo” escribió un oficial de la milicia canadiense.

Sin embargo, el 19 de agosto, los estadounidenses no avanzaron. El cauteloso Wayne en cambio quería más información. Desde el campamento 21 de los estadounidenses, un sendero indio conducía hacia el norte a lo largo del río Maumee hasta el fuerte Miami. Wayne ordenó a los jinetes de Price que avanzaran en busca de indios. Alrededor de unos 8 km por el sendero, los kentuckianos llegaron a la zona de Fallen Timbers, detectaron indios y se retiraron. Price, le dijo a Wayne, era donde quería luchar los indios.

Wayne decidió que los civiles, los carros y los bueyes permanecerían en el campamento 21. En lo que se llamaría fuerte Deposit, un lugar para dejar los bagajes para que la Legión pudiera ir a la batalla como infantería ligera, tenía una zanja de 0,6 metros de profundidad y una empalizada. El capitán Zebulon Pike, un sobreviviente de Wabash, y 200 hombres defenderían el fuerte. Wayne anunció que el resto del ejército avanzaría a las 05,00 horas. Después de dos años y medio, sus soldados estaban por fin a una distancia sorprendente de un ejército indio que esperaba la batalla. “Esto era todo lo que el comandante estadounidense quería”, recordó el ayudante de Wayne, el teniente William Henry Harrison.

Avance a lo largo del río Maumee del general Anthony Wayne y su legión de los Estados Unidos antes de la batalla de Fallen Timbers. Autor Charles McBarron (US Army Center of Military History)

Despliegue de fuerzas

El capitán William Wells, yerno de Little Turtle y comandante de la compañía de inteligencia de Wayne, resultó herido junto con algunos de sus espías después de que fueron sorprendidos espiando en un campamento de nativos americanos la noche del 11 de agosto. Los exploradores choctaws y chickasawc dejaron la Legión en el fuerte Defiance después de ver cuán enfermo se había puesto Wayne en la campaña. Wayne ordenó por lo tanto al capitán George Shrim, comandante del destacamento de rangers de la Legión, para dirigir una partida de exploradores montados.

El 18 de agosto, los indios capturaron a uno de los exploradores, William May, de quien supieron que Wayne tenía la intención de atacar el 19 de agosto, a menos que se detuviera para construir un depósito de suministros, en cuyo caso atacaría el 20. Alexander McKee instó a la confederación a elegir un campo de batalla adecuado, ya que sabían la fecha del ataque. Sospechando que Wayne marcharía a lo largo del río Maumee, Blue Jacket tomó una posición defensiva en Fallen Timbers, no muy lejos de la actual Toledo, Ohio. Los troncos enredados se extendieron por casi 1,5 km, y había creado un abatís natural que protegería a los guerreros indios.

Las fuerzas de los nativos americanos, que sumaban alrededor de 1.100, y desplegaron:

  • Ala derecha 275 mandados por Egushawa (25 objiwas bajo Roundhead, 225 ottawas bajo Egushawa, y 25 potawatomis bajo Little Otter).
  • Centro 500 mandados por Blue Jacket (200 shawnees, 200 delawares, y 100 miamis)
  • Ala izquierda 245 indios mandados por Tarhe (25 mingos y mohawks, 250 wyandots bajo Tarhe y 110 canadienses vestidos de indios bajo el capitán William Caldwell: Cía de voluntarios 70, Cía del capitán McKillip 50 y Cia del capitán Smith 20)

Después de tomar sus posiciones a partir del 17-18 de agosto, las fuerzas nativas ayunaron en preparación para la batalla.

GB Wilkinson instó al MG Wayne a atacar con rapidez antes de que las fuerzas nativas pudieran reunirse, pero Wayne optó por fortificar el fuerte Deposit. El 19, Wayne envió un batallón de exploradores montados bajo el comandante William Price para reconocer el área. Se encontraron con varias posiciones indias, pero no se dispararon tiros. Al final de ese día, se celebró un consejo confederado, y se determinó que, dado que Wayne podría prepararse para la batalla durante varios días, a sus guerreros se les daría permiso para comer a la mañana siguiente.

El 20 de agosto, los estadounidenses se despertaron con un fuerte aguacero. Cuando la lluvia paró alrededor de las 7.15 de la mañana, Wayne ordenó a sus bateristas que tocaran “Asamblea”, la señal para que sus unidades tomen sus lugares en las columnas de marcha, sin embargo, los tambores del ejército se habían mojado por la lluvia inesperada. Wayne envió a sus oficiales de enlace para llevar sus órdenes a los comandantes de las unidades. unidad durante la batalla. Ahora corrieron para decirle a sus oficiales que reunieran a sus hombres.

A las 7.30 de la mañana empezaron a salir las fuerzas del fuerte en el siguiente orden:

  • Vanguardia: la brigada norte de Kentucky (700) bajo el BG Robert Todd con la punta de vanguardia 2 Cías (150) bajo el capitán Price, detrás el Bon (275) del mayor Nottley Conn y detrás el Bon (275) del mayor William Russel
  • Ala izquierda (450) bajo el Tcol John Hamtramck con el BIL (110), la Sub-Legión 2 (120) y la Sub-Legión 4 (220).
  • Centro (900) bajo el MG Anthony Wayne, con el BIL (120), escuadrón de dragones (200), el Bon de Artillería (120), BIL y exploradores (190).
  • Ala derecha (450) bajo el GB James Wilkinson con BIL (110), Sub-Legión 1 (120), Sub-Legión 3 (220).
  • Retaguardia: la brigada sur de Kentucky (800) bajo el GB Thomas Barbee con 3 Bons.

La punta de vanguardia con los 150 jinetes de Price, estaban divididos en siete unidades separadas aproximadamente 100 metros, avanzando en un frente de más de 1.000 metros, 100 metros delante de cada una de las unidades de Price, dos hombres cabalgaban como los principales exploradores del ejército.

Debido a las lluvias matinales, muchos guerreros de la confederación asumieron que no habría batalla y se retiraron al fuerte Miami para romper el ayuno.

Batalla de Fallen Timbers (20 de agosto de 1794). Plano de la batalla.

Desarrollo de la batalla

A la cabeza de los estadounidenses que avanzaban, los kentuckianos de Price cabalgaron con sus caballos por un terreno que habían explorado el día anterior. Los de la derecha cabalgaron a través de una pradera de 1,8 metros de altura de una llanura de inundación de 60 a 900 metros de ancho, a través de la cual fluía el río Maumee de 300 metros de ancho.
A la izquierda de la llanura de inundación, por encima de la hierba alta se alzaba una cresta de 35 metros de altura, cuyas escarpadas quebradas salpicaban a intervalos. Durante los primeros 200–300 metros a la izquierda del borde de la cresta, el terreno estaba relativamente abierto, cubierto por grandes robles. Más a la izquierda, el bosque se convirtió en una espesura de árboles, arbustos y zarzas.

Mientras los jinetes de Price avanzaban, buscan dos rasgos características del paisaje. El primero, aproximadamente 5 km más allá de Roche de Bout, era una zona de terreno alto de 1,5 km de largo en la llanura de inundación conocida como Presque Isle.

El segundo, aproximadamente 1,5 km más allá de Presque Isle, era la zona de árboles caídos donde habían visto indios el día anterior. Cuando el aguacero despertó a los indios que esperaban, muchos concluyeron que nuevamente no habría batalla. A medida que pasaban las horas, aproximadamente una cuarta parte de los guerreros habían abandonado sus posiciones y regresado al campamento indio para comer. Estaban dispersos en seis de fondo en una línea de aproximadamente 700 metros de largo, quedaban aproximadamente 1.100 indios y canadienses.

A medida que el día húmedo se hizo más caluroso, los 3.300 soldados avanzaron a lo largo de un frente de más de 1,5 km de ancho, con un fondo de unos 2,5 km. Las órdenes de marcha y batalla de Wayne abordaron cómo se desplegarían las unidades del ejército en respuesta a un ataque desde cualquier dirección.

Sin embargo, el terreno dificultaría que los comandantes formaran líneas coherentes. Las Sub-Legiones 1 y 3 en la derecha avanzaban por barrancos empinados, mientras que las Sub-Legiones 2 y 4 avanzaban a través de matorrales impermeables.

Después de aproximadamente dos horas de marcha, los kentuckianos del capitán Price que marchaban en punta de vanguardia, se detuvieron a 1,5 km por delante de la zona donde habían visto indios el día anterior. Entonces los dos hombres delante de cada unidad siguieron adelante de nuevo, cabalgando lentamente para evitar los troncos y ramas caídos, detrás a 100 metros los seguían las 7 unidades y detrás a a 100 metros el resto de la brigada norte.

Sobre las 09,45 horas, llegaron a la zona de los ottawas y potawatomis en la izquierda de línea india. Los primeros disparos de la batalla abatieron a los dos jinetes que iban destacados. Los jinetes de de su unidad se adelantaron para identificar a los indios. El fuego de mosquete los alcanzó, y retrocedieron. El GB Todd que mandaba la brigada norte de Kentucky, desplegó sus fuerzas, el BI de Conn a la izquierda y el BI de Russel a la derecha.

Los ottawas y potawatomis de la izquierda india se adelantaron, pero el fuego de los rifles de los kentuckianos los detuvo. Pronto, sin embargo, los shawnees del centro izquierda en números abrumadores aparecieron a la izquierda de los kentuckianos. Los kentuckianos huyeron antes de ser perseguidos por los indios.

Batalla de Fallen Timbers (20 de agosto de 1794). El general Anthony Wayne observando la batalla. Autor Charles McBarron Jr, US Army Center of Military History.

Los de la derecha cabalgaron hacia la llanura de inundación. Los que estaban cerca del sendero indio corrieron hacia la siguiente línea bajo el capitán John Cooke que mandaba 2 Cías vanguardia del centro de las Sub-Legiones 3 y 4. Al escuchar el fuego que se avecinaba, 37 soldados de infantería, liderados por Cooke, habían formado una línea a la derecha del sendero indio. Otros 37, liderados por el teniente John Steele, habían formado una línea a su izquierda. Cooke recordó sus órdenes de disparar a cualquier soldado que se retirara sin órdenes. Cuando los kentuckianos llegaron a 80 metros de sus hombres, les aguardaba una descarga de mosquetes. Los jinetes asustados corrieron alrededor de los soldados de infantería hacia el cuerpo principal del ejército.

Los indios pronto llegaron a los soldados de infantería de Cooke. Sus hombres realizaron una descarga en buen orden, pero cuando los indios comenzaron a flanquearlos hacia la derecha, y comenzaron a huir hacia la segunda línea de la vanguardia formada por tropas ligeras ligeras bajo el capitán Howell Lewis, que retrocedieron sin disparar un tiro.

Las fuerzas estadounidenses que huían corrieron hacia el ala izquierda bajo el Tcol Hamtramck comandaba Sub-Legiones 2 y 4, que cuando unos 50 kentuckianos llegaron informando de que cientos de indios se dirigían hacia ellos, mando formar sus unidades, delante el BIL del capitán Gibson.
En el ala derecha bajo el GB Wilkinson, cuando vio a los kentuckianos cabalgando de regreso por la hierba alta en la llanura de inundación, ordenó que su BIL del capitán Springer desplegara a vanguardia para proteger el despliegue de las Sub-Legiones 1 y 3.

Los oficiales del personal de Wayne se alejaron rápidamente para confirmar que sus unidades se estaban moviendo a las posiciones adecuadas para oponerse a un ataque indio desde el frente. En el centro formarían en 2 líneas, la primera de infantería ligera bajo los capitanes Cooke y Bradley y en segunda línea los los fusileros de Tilton y Brock, para proteger el despliegue de la artillería y de los dragones. La artillería desplegó una Cía en cada ala y 2 en el centro, cada una con 4 obuses.

En el centro Cooke trataron de detener a los ottawas y potawatomis. Se mantuvieron firmes el tiempo suficiente para realizar tres descargas. Luego se vieron obligados a retirarse. Los hombres que huían pronto llegaron a los soldados de infantería ligera de Tilton, que formaban la siguiente línea defensiva estadounidense. Mientras la infantería ligera en su huida pasaban por los fusileros, el capitán Lewis, hizo que se unieran a los fusileros, reagrupando la línea.

Batalla de Fallen Timbers (20 de agosto de 1794). Situación ala derecha del ejército a las 10,00 horas. 100 indios ottawas y ojibwes han hacen retroceder a 50 soldados de infantería ligera que retroceden unos 200 metros y son reforzados regulares deteniendo el ataque. Autor Peter Dennis

Los ottawas y potawatomis luego aparecieron unos 100 metros por delante de la línea y abrieron un fuego fuerte, pero los hombres de Lewis respondieron dando tiempo para que se adelantase la artillería y formasen los dragones.

Mientras los ottawas y potawatomis luchaban contra la infantería ligera de Lewis, los otros indios avanzaron. A la izquierda india, ojibwas y ottawas avanzaron por la hierba alta, con la esperanza de envolver el flanco derecho estadounidense.

A la derecha india, los shawnee, delawared, miamis, mohawks, mingos, wyandots y canadienses se movieron lentamente a través del espeso bosque, buscando envolver la izquierda de los estadounidenses.
Los ojibwes y ottawas en la llanura de inundación pronto llegaron a la infantería ligera de Gibson.

Cuando los obuses abrieron fuego con granadas explosivas y luego con grape (postas), las explosiones de las granadas golpearon a los ojibwas y ottawas desde arriba, luego las bolas pasaron a través de la hierba alta, que no proporcionaba protección. Los fusileros de Springer avanzaron contra los indios, que no podían encontrar cobertura en la hierba para protegerse del intenso fuego, retrocedieron.

Wayne dio la orden de atacar, en el centro cargarían los 200 dragones del capitán Robert Campwell, las alas cargarían las Sub-Legiones a la bayoneta calada y la brigada norte de Kentucky de Todd (550) una vez reagrupada debían desmontar y avanzar con sus rifles a una posición más allá de los hombres del Sub-Legión 2, mientras que la brigada sur de Kentucky (800) bajo Barbee debían cabalgar en un semicírculo mucho más allá de los hombres de Todd y atacar a retaguardia del flanco derecho de los indios.

El capitán Robert Campbell fue el primero en cargar, liderando la Cía Black sable en mano, avanzaron lentamente debido a los troncos y ramas que le dificultaban el avance, recibieron fuego indio y casi una docena de dragones fueron muertos incluido el propio Campbell. La infantería de Wilkinson avanzó lentamente para apoyar a los dragones, y los odawas y potawatomis volvieron corriendo a sus posiciones. Wilkinson temiendo que los condujeran a una trampa, y se detuvo para esperar las instrucciones de Wayne.

Mientras tanto, en el ala izquierda el Tcol Hamtramck avanzó en los senderos y se encontró con los wyandots, lenapes y los canadienses. Se produjo un fuerte intercambio de disparos, y los indios intentaron flanquear a la Sub-Legión 4 para envolverles, pero se dieron de frente con la brigada norte de Kentucky bajo GB Robert Todd se había movido rápidamente a través del pantano.

Batalla de Fallen Timbers (20 de agosto de 1794). Situación ala derecha india a las 10,30 horas. Cerca de 350 wyandots y canadienses que intentan envolver del flanco izquierdo del ejército y se encuentran 550 kentuckianos desmontados, el mayor Tarhe disfrazado de wyandot habla con el capitán McKillip que le dice que están siendo envueltos por kentuckianos montados. Autor Peter Dennis

Detenidos de frente por los kenteckianos desmontados de Todd y amenazados de ser envueltos por los 800 kentuckianos montados de Barbee, los indios y canadienses se retiraron, con la Sub-Legión 4 en persecución con bayonetas caladas, los indios se vieron obligadas a retirarse de sus posiciones originales, y no pudieron formarse efectivamente en el terreno accidentado.

Wilkinson finalmente reanudó un avance cauteloso a lo largo de la cresta por encima del río Maumee. En ruta al fuerte Miami, las fuerzas nativas tuvieron que cruzar un barranco. Los odawas y potawatomis intentaron reagruparse allí. Egushawa que estaba al mando de la derecha, resultó herido cuando le dispararon en el ojo. Little Otter jefe de los potawatomis fue gravemente herido, y evacuado para que la Legión no pudiera capturarlo. Otro jefe de los odawas, Turkey Foot, se paró sobre una gran roca e instó a los guerreros a resistir, pero recibió un disparo en el pecho y murió casi al instante. Según Alexander McKee, la pérdida de tantos líderes indios hizo que las pérdidas de los nativos americanos parecieran mayores de lo que realmente eran, y muchos guerreros huyeron al fuerte Miami.

Al principio, los indios trataron de seguir un patrón ordenado de retirada, llevando a sus muertos y heridos, mientras retrocedían, marchando de cubierta en cubierta, desde donde recargarían y dispararían. Luego, repetirían el patrón, esperando la oportunidad de rodear a los estadounidenses que atacaban. Pero el patrón pronto perdió su orden. El avance implacable de los soldados de infantería de Wayne les negaba a los indios tiempo para detenerse y recargar. La línea de línea americana, además, era demasiado larga para ser rodeada.

Batalla de Fallen Timbers (20 de agosto de 1794). Situación a las 10,45 horas. Las Sublegiones formadas avanzan contra los indios formadas, sin darles tiempo a recargar. Se aprecia a la Sub-Legión 4 del mayor Jonathan Haskell, el capitán Jacob Slough herido se queda atrás y habla con el teniente William Henry Harrison para que se haga cargo. Autor Peter Dennis

Mientras los soldados de infantería de Wayne avanzaban por lo que había sido el centro de la línea india, sus jinetes, fusileros y soldados de infantería ligera surgían a través de los flancos de los indios.

Más allá del barranco, el terreno era mucho más abierto, lo que permitía a la Legión avanzar más rápidamente y les daba a los dragones una ventaja aterradora sobre los guerreros desmontados.

Batalla de Fallen Timbers (20 de agosto de 1794). Carga de los dragones ligeros.

En la derecha india, el capitán canadiense Daniel McKillip fue muerto, y el jefe Tarhe estaba herido, los capitanes canadienses intentaron reunir a las fuerzas en retirada por última vez, pero fueron ignorados en gran medida. La retirada se convirtió en una huida desorganizada, a excepción de la protección de la retaguardia proporcionada por los canadienses y wyandots.

Los 800 jinetes de Barbee se movían lentamente a través de los árboles, matorrales y troncos caídos. Pero cuando llegaran al camino, los indios quedarían atrapados. Al darse cuenta de que ivan a ser envueltos, los indios y los canadienses huyeron a toda prisa para escapar de una masacre.

Toda la batalla duró una hora y diez minutos. Los guerreros indios y canadienses huyeron hacia el fuerte Miami, pero se sorprendieron al encontrar las puertas cerradas contra ellos. El comandante William Campbell , el comandante británico de la fortaleza, había cerrado las puertas cuando llegaron los primeros guerreros y los sonidos del fuego de los mosquetes se acercaron. Se negó a abrir las puertas ahora y dar refugio a los guerreros indios, no dispuesto a iniciar una guerra con los Estados Unidos. Los restos del ejército confederado continuaron hacia el norte y se reunieron cerca de Swan Creek, donde estaban acampadas sus familias. McKee intentó reunirlos una vez más, pero se negaron a pelear nuevamente, especialmente después de la traición de los británicos en el fuerte Miami.

El ejército de Wayne había perdido 40 muertos y 90 heridos de la Legión, y 7 muertos y 13 heridos kentuckianos. Informaron que habían encontrado 40 guerreros muertos. Alexander McKee, del departamento indio británico, informó que la confederación india perdió 19 guerreros muertos, 6 hombres blancos que luchaban en el lado de los indios también fueron muertos, y los jefes Egushawa y Little Otter resultaron heridos.

Justo después de las 11 de la mañana, los estadounidenses se detuvieron en el campamento de los indios. Luego avanzaron otra 1,5 km hasta el pie de los rápidos de Maumee. Allí levantaron su 22 campamento.

Movimientos posteriores

El ejército de Wayne acampó durante tres días a la vista del fuerte británico Miami, bajo el mando del mayor William Campbell. Cuando el mayor Campbell preguntó el significado del campamento, Wayne respondió que la respuesta ya había sido dada por el sonido de sus mosquetes y la retirada de los indios. El general Wayne ya había determinado que no podía tomar tomar el fuerte Miami por la fuerza, porque sus obuses tenían poco poder y no tenía suficientes provisiones para un asedio prolongado. En cambio, para ilustrar que los EE UU controlaban la región, cabalgó solo hasta las paredes del fuerte y lentamente realizó una inspección del exterior del fuerte. La guarnición británica debatió si comprometer o no al General, pero en ausencia de órdenes y ya en guerra con Francia, el mayor Campbell se negó a realizar el primer disparo contra los Estados Unidos. La Legión, mientras tanto, destruyó pueblos indígenas y cultivos en la región del fuerte Deposit, y quemó el puesto comercial de Alexander McKee a la vista del fuerte Miami. A pesar de las provocaciones, los británicos no abrirían las puertas del fuerte. Tanto Wayne como Campbell no querían comenzar una guerra, y finalmente, el 26 de agosto, la Legión partió hacia el fuerte Recovery.

Wayne esperaba un nuevo ataque, e incluso lo esperaba mientras la Legión estaba en plena potencia. Aunque los indios no eran un gran ejército, pequeñas bandas continuaron hostigando el perímetro, los exploradores y los trenes de suministros de la Legión. Aunque le molestaba la asignación, Wayne asignó a la milicia montada para llevar suministros entre la cadena de fuertes. El 12 de septiembre, Wayne emitió invitaciones para negociaciones de paz, pero quedaron sin respuesta. Finalmente, el 15 de septiembre, Wayne dirigió a la Legión desde el fuerte Defiance y marchó sin oposición durante dos días a la capital de los miamis, Kekionga, donde construyeron el fuerte Wayne. Wayne designó a Hamtramck como comandante del fuerte Wayne y partió a fines de octubre, llegando al fuerte Greenville el 2 de noviembre de 1.794. Ese invierno, Wayne también reforzó su línea de fortalezas defensivas con los fuertes Saint Mary, Loramie y Piqua.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-06-01. Última modificacion 2020-06-01.
Valora esta entrada