Edad Antigua Primeros jinetes Escitas contra macedonios

Cargando anuncio...

Tras las guerras médicas, se aliaron con el rey espartano Cleómenes para invadir el imperio persa, aunque sus planes no llegaron a fructificar. Y a mediados del siglo IV AC, cuando Macedonia comenzaba a surgir con fuerza bajo el mando de Filipo II, el interés sobre Tracia hizo que Macedonia y los escitas se enfrentaran en una gran batalla, dirigidos por un legendario rey de las llanuras: Ateas, el de larga vida. Murió con noventa años luchando al frente de sus jinetes, vencido por los macedonios en el 339 AC.

Guerreros escitas siglo IV AC: 1 jinete escita de la región de Poltava, 2 infante escita de la provincia de Vinitsa, lleva grebas griegas ; 3 guerrero tracio se puede ver la espada kopish. Autor Angus Mcbride para Osprey

Guerreros escitas siglo IV AC: 1 jinete escita de la región de Poltava, 2 infante escita de la provincia de Vinitsa, lleva grebas griegas ; 3 guerrero tracio se puede ver la espada kopish. Autor Angus Mcbride para Osprey

Esto comenzó una lenta decadencia de los escitas, aunque sólo nueve años más tarde, un jovencísimo Alejandro Magno envió una expedición de 30.000 soldados bajo el mando del general Hopyrion, contra un aliado de los escitas, Olbia. Los escitas no desaprovecharon la oportunidad, y ninguno de los macedonios regreso jamás de las llanuras. Intentaron no obstante, mantener cierta influencia en la zona del Bósforo, llegando incluso a participar en guerras civiles de dichos reinos entre los herederos.

En la batalla de Gaugamela 331AC, muchos escitas combatieron al lado del ejército persa, en el ala izquierda bajo el mando de Bessos, donde había 3.000 escitas sakas y 3.000 dahan.

Escitas siglo IV AC: 1 Joven guerrero escita con la cabeza de su primer enemigo muerto un jefe macedonio; 2 rey escita de la región del Bósforo con grebas griegas; 3 noble escita con una armadura griego-escita. Autor Angus McBride para Osprey

Escitas siglo IV AC: 1 Joven guerrero escita con la cabeza de su primer enemigo muerto un jefe macedonio; 2 rey escita de la región del Bósforo con grebas griegas; 3 noble escita con una armadura griego-escita. Autor Angus McBride para Osprey

En el 329 AC Alejandro Magno llegó al otro lado del río Jaxartes (Sir Daria) que era el confín del imperio Persa y del mundo conocido. Más allá, estaban las inmensas estepas habitadas por los escitas saka, que realizaban incursiones contra los persas y se retiraban a la inmensidad de las estepas. Alejandro estaba determinado a establecer una frontera estable en los límites septentrionales de su Imperio, decidió construir una ciudad (Alejandría Escate) y pacificar la zona, y para ello tenía que infligir una derrota a las tribus escitas.

Mientras estaba manos a la obra en la orilla del Jaxartes, llegaron noticias de que el caudillo Espitámenes se ha rebelado y ha puesto sitio a Samarcanda en su retaguardia. Para hacer frente a la revuelta, Alejandro mandó un contingente de infantería y caballería a liberar Samarcanda. Seguidamente, regresó a la frontera, donde se entregaría por completo a la tarea de finalizar la construcción de Alejandría Escate y derrotar a los escitas.
Estos nómadas veían, desde la otra parte del río, la nueva ciudad como una gran amenaza, por lo que habían unido sus fuerzas a los sogdianos y bactrianos sublevados. Mientras los griegos construían las murallas a toda velocidad, los escitas les atacaban con flechas y huían. Después de tres semanas de duro trabajo, las obras de la ciudadela quedaron terminadas.

Para cruzar el río Jaxartes cuya anchura era más de un tiro de arco, necesitaba protección contra los arqueros enemigos y para ello ordenó que el cruce se llevaría a cabo en masa, de manera que los arqueros enemigos se enfrentarían a muchos blancos a la vez, y que su artillería cubriese el cruce, para ello emplearía las ballestas y catapultas.

Los flotadores y las balsas se construyeron con pieles, lona de tiendas y pellejos rellenos de paja. Las balsas tenían una estructura reforzada de madera capaz de soportar un numeroso contingente de tropas e incluso caballos.

El ataque de artillería que abrió la batalla fue un éxito total. Uno de los líderes saka fue alcanzado inmediatamente y muerto a pesar de su armadura y otros cayeron bajo los disparos de las ballestas, sin que los escitas pudiesen responder con sus arcos, así es que se retiraron de la orilla. Para los macedonios, ahora era fácil cruzar la Jaxartes. Los arqueros de Alejandro fueron los primeros en desembarcar, posicionándose como una pantalla para cubrir al resto de la fuerza; la caballería fueron los siguientes, y los soldados de la falange fueron los últimos en llegar.

Batalla de Jaxartes 329 AC, el ejército de Alejandro cruzando el río Jaxarte (Amur Daria), mientras su artillería cubre el paso. Autor Milek Jakubiec

Batalla de Jaxartes 329 AC, el ejército de Alejandro cruzando el río Jaxarte (Amur Daria), mientras su artillería cubre el paso. Autor Milek Jakubiec

Los macedonios habían creado ahora una cabeza de playa y los sakas habían retrocedido. Si los escitas rompían el contacto y huían, no serían capaces de perseguirlos a través de la estepa. Alejandro, sin embargo, quería mantener el contacto y provocar una batalla; para ello ordenó a un batallón de lanceros montados avanzar e invitar al los escitas a un ataque.

Los nómadas no reconocieron por qué era este sacrificio. En su sociedad, en la que las disputas mortales eran normales, ningún comandante habría sacrificado tropas para obtener una mejor posición para su fuerza principal. Las familias de los que habrían muerto comenzarían inmediatamente una venganza. Alejandro, por el contrario, podría enviar sus lanceros montados en esta peligrosa misión porque sus hombres eran profesionales y entendían que en realidad no estaban solos. Para ellos, era un riesgo profesional.

Alejandro Magno contra los escitas

Alejandro Magno contra los escitas

Los lanceros montados macedonios inmediatamente fueron rodeados y atacados por los arqueros montados saka. Una vez que estaban comprometidos, su posición quedó fijada y eran vulnerables a un ataque de la infantería macedonia y de los arqueros cretenses. Avanzando en un amplio frente, la infantería macedónica y la infantería ligera envolvieron a los nómadas que ahora se encontraron atrapados entre los lanceros montados y el resto del ejército de Alejandro, la caballería los envolvió por retaguardia. Los saka trataron de escapar por las alas de las líneas de Macedonia, pero aquí fueron recibidos por la infantería de Alejandro.

Este fue el final de la batalla. Los sakas tuvieron 1.200 muertos, incluyendo su comandante Satraces, 150 se rindieron. Sus compañeros de tribu, al ver lo que había sucedido, decidieron huir, y aunque el rey macedonio ordenó la persecución durante 15 km, se vio obligado a detenerse, afectado por las secuelas de su reciente herida en la garganta y por un violento ataque de diarrea provocado por beber aguas contaminadas. Muchos sakas fueron capaces de ponerse a salvo.

Había sido una espléndida victoria. Unos 1.800 caballos fueron capturados. Ningún comandante había sido nunca capaz de fijar y destruir un ejército nómada. Este fue un impulso para la moral de los macedonios, y un golpe psicológico para los nómadas del norte de la Jaxartes.

El objetivo principal de Alejandro, sin embargo, nunca había estado en someter a los nómadas; quería ir hacia el sur. Decidió liberar a los prisioneros de guerra sin rescate. Esta política tuvo éxito: la frontera norte del imperio de Alejandro nunca fue amenazada de nuevo en serio.

Batalla del río Thasis 309 AC

En la segunda mitad del siglo VI AC, un movimiento tribal a gran escala tuvo lugar al norte del mar Negro. Esto comenzó cuando los messagetai o mesagetas, la mayor y más poderosa de las tribus del norte de Asia Central, emprendió una agresiva expansión en las estepas de Kazajstán.

Durante este proceso, ya sea esclavizado o integrados en su horda muchas de las tribus nómadas del caballo de Asia central. Se sabe muy poco acerca de la confederación resultante excepto que su éxito se debe en parte al desarrollo de una nueva forma de caballería pesada de élite conocida por los griegos como kataphraktoi, que se convirtió en lo que conocemos como catafractas.

Rey escita siglo IV AC: 1 rey escita; 2 reina con un príncipe en los brazos; 3 guarda personal del rey. Angus McBride para Osprey

Rey escita siglo IV AC: 1 rey escita; 2 reina con un príncipe en los brazos; 3 guarda personal del rey. Angus McBride para Osprey

Sin embargo, no todas las tribus de caballos de Asia Central aceptaron la dominación de los masagetas. Algunos de ellos huyeron hacia el oeste a los territorios de los saurómatas, otra poderosa tribu a caballo sármata. A continuación, se formó un sistema de alianzas que se desarrolló en la confederación tribal conocido como los sármatas. Pero el rápido crecimiento de la población y la consiguiente necesidad de mayores suministros de alimentos condujeron algunos de los sármatas más hacia el oeste a través del río Don en las tierras de los escitas. Como resultado, los escitas, incapaces de soportar la afluencia repentina de un gran número de sármatas, comenzaron a ser empujados hacia el Bósforo. Aquí vivían en paz dentro de las ciudades-estado griegas.

Mientras que la raza de caballos escitas era pequeña y veloz, las carcasas y esqueletos de caballos sármatas encontrados en el yacimiento de Pazyryk, Asia Central, revelan que los animales alcanzaron una alzada de 152 cm o más. Normalmente de color pardo o castaño, a veces bayo, con cascos oscuros (que, como se sabe, son menos propensos a romperse o desgastarse que los claros), los machos estaban castrados, una respuesta a la notable obstinación de la raza, que era difícil de manejar. Con estos animales, los sármatas pudieron contar con una caballería pesada, de hombres y caballos vestidos de armadura, aunque no de metal sino de escamas metálicas o de cuero ligero y resistente. Los hombres llevaban largas lanzas con ambas manos y cargaban a un galope suicida.

Apoyados por sus propios arqueros a caballo, debieron disfrutar de una gran ventaja sobre la caballería escita, más ligera.

La paz duró hasta el 309 AC, cuando Parysadas, el rey de las ciudades-estado griegas del Bósforo, murió, dejando como herederos tres hijos, Sátiro, Eumelo y Pritanis. Sátiro el mayor, hizo una alianza con Pritanis, el más joven, con el fin de reafirmar su pretensión al trono. Esto causó Eumelo, el segundo hijo, que sintió que tenía el mismo derecho a la herencia real, para hacer una alianza con Aripharnas, el rey de los sármatas y amenazar Satiro. Éste de inmediato hizo una alianza con los escitas contra sus antiguos enemigos los sármatas, ahora bajo el mando conjunto de Aripharnas y Eumelo.

Satiro levantó un ejército compuesto de 2.000 griegos del Bósforo, 2.000 peltastas tracios y 30.000 aliados escitas, de los cuales 10.000 eran jinetes. Los griegos luchaban como falange, y su contingente, que también incluía a mercenarios de países tan lejanos como Esparta, Chipre y Siracusa, llevaban arco compuesto y lanza y armadura de bronce. Los peltastas tracios, eran infantería ligera previstos de la pelta, un escudo en forma de medialuna de mimbre cubierto con pieles de oveja o de cabra. Su arma ofensiva era una lanza de acometida de longitud media y llevaban como protección tela reforzada. Los jinetes escitas luchaban como arqueros a caballo, pero sus jefes tribales ricos y sus guardaespaldas luchaban como caballería pesada, formando en cuña, su misión era romper la línea de batalla principal del enemigo después de que había sido debilitada por los disparos de los arqueros a caballo, llevaban una coraza de bronce o armadura de escamas de hierro basado en el diseño asirio, con las escamas superpuestas en tres capas, de modo que no podían ser penetradas por un solo golpe de una espada pesada enemiga o hacha de batalla. Sus cascos eran de diseño griego de Ática, y su principal arma de ataque era el arco compuesto. Se sabe poco sobre el ejército sármata, excepto que era más grande que el de Bosforo, que consta de 20.000 jinetes y al menos 22.000 infantes, formado por levas tribales.

Dejando a Pritanis con una fuerza para guardar su capital Panticeperm, Sátiro inició la marcha al encuentro del enemigo. A medida que su ejército avanzaba en columna a través de la estepa, sus exploradores vieron a los sármatas acampados en el río Thatis, un afluente del Kuban. Sátiro tomó la peligrosa decisión de cruzar el río inmediatamente y destruir los sármatas en gran batalla campal. Sus soldados comenzaron a vadear el río Thatis, junto con el tren de bagajes; una maniobra lenta y difícil. Los sármatas, viéndoles cruzar, podían haberles atacado mientras estaban cruzando, aprovechando su debilidad, pero por alguna razón inexplicable, que optaron por no hacerlo. Tal vez estaban esperando que el ejército del Bósforo hubiese cruzado completamente para aniquilarles en una batalla campal, sin que tuvieran escapatoria.

Después de cruzar el río, Sátiro detuvo su ejército en la orilla oriental del río. Allí acamparon dentro de un laager o círculo hecho por los carros de equipaje, un método tradicional de los pueblos nómadas de la estepa, probablemente sugerido por los escitas. A la mañana siguiente ambos ejércitos salieron de sus campamentos y se preparon para la batalla.

Satiro desplegó la caballería pesada escita en el centro bajo su mando directo, con los griegos y tracios a la derecha y la infantería escita a la izquierda.
Eumelo mandó un contingente de infantería sármata, que se desplegó a la izquierda de su línea, frente a los griegos y tracios. A la derecha, frente a la infantería escita, que desplegó el resto de la infantería sármata bajo Aripharnas. En el centro, frente a la caballería pesada escita desplegó su caballería pesada sármata.

Batalla del rio Thatis 309 AC. Despliegue inicial y fases de la batalla

Batalla del rio Thatis 309 AC. Despliegue inicial y fases de la batalla

La batalla comenzó con una lluvia de flechas y jabalinas disparadas por ambas partes. A continuación, las caballerías pesadas del centro cargan una contra la otra en un choque brutal, Sátiro, protegido por su guardia personal, intentó llegar a Ariphanas, al que quería derrotar en un combate personal. Sin embargo, este duelo nunca tuvo lugar, y Sátiro y su escolta se empeñaron en fuertes enfrentamientos con la caballería sármata. Las alas opuestas a continuación, se enfrentaron. La infantería escita de la izquierda de Sátiro se lanzó contra los sármatas pero fueron incapaces de romper su línea, lo que resulta en una lucha feroz, sangrienta e inconcluyente. A la derecha de Sátiro los griegos avanzaron lentamente bajo una lluvia de flechas, los peltastas tracios fueron incapaces de proporcionar un apoyo eficaz de misiles debido a su escaso número.

Mientras tanto la lucha de caballería en el centro continuó haciendo estragos con grandes pérdidas en ambos lados. Después de un tiempo, sin embargo, el superior número de la caballería escita empezó a contar y la caballería sármata empezó a ceder. A la derecha de Sátiro, sin embargo, la infantería de sármata Eumelo empujó a los griegos hacia atrás, y cuando Sátiro recibió esta noticia, interrumpió su ataque en el centro y giró a su derecha para atacar Eumelo por retaguardia. Al ver el de la izquierda, la derecha sármata, que todavía estaba luchando, se retiraron y fueron perseguidos por la infantería escita.

Carga de jinetes escitas

Carga de jinetes escitas

Pero, a pesar de la aparente victoria de Sátiro en el campo de batalla, tanto Eumelo y Ariphanas lograron escapar con contingentes de guerreros. Se refugiaron en una fortaleza situada en una isla en el medio del río Thatis. Era una formidable fortaleza; no sólo estaba rodeada de aguas profundas, sino que estaba construida sobre un acantilado rodeado por un denso bosque, y la puerta principal estaba protegida por dos torres macizas y una muralla alta y gruesa. El otro lado de la isla era un pantano, lo que hacía que el ataque por hombres fuertemente armados fuese imposible.

Sátiro decidió atacar a la puerta principal. El resultado del ataque inicial fue un desastre, con los bosforianos sufriendo muchas bajas y viéndose obligados a retirarse. Sátiro decidió entonces atacar a través del pantano, que estaba protegida por una alta empalizada de madera. Sus fuerzas consiguieron romper la empalizada, pero luego tuvo que conseguir pasar a través de la densa selva y la espesa maleza para llegar a la fortaleza. Los soldados empezaron a cortar los árboles bajo los disparos de los arqueros desde las almenas de la fortaleza. El asedio se prolongó durante tres días y al cuarto día irrumpieron en las murallas. Menisco, comandante de los griegos, intentó escalar las murallas con un destacamento de hombres escogidos, pero los defensores sármatas les lanzaron una lluvia de flechas y lanzas. Sátiro, al ver esto, se precipitó en ayuda de Menisco con una gran fuerza de infantería pesada escita, pero fue herido varias veces en los combates y la operación tuvo que ser suspendida. Esa noche murió a consecuencia de sus heridas.

Rey y noble escitas principios del siglo IV AC. El rey lleva un casco de origen griego y su caballo lleva protección frontal. Autor Angus McBride

Rey y noble escitas principios del siglo IV AC. El rey lleva un casco de origen griego y su caballo lleva protección frontal. Autor Angus McBride

Esto dejó el mando total a Menisco, que decidió suspender el asedio debido tanto a la dificultad de asaltar las murallas como al declive de la moral, debido a la muerte de Sátiro. Se retiró a la localidad de Gargaza. El cuerpo de Sátiro fue enviado de vuelta a Pritanis.

Eumelo, por su parte, al darse cuenta de que su suerte había cambiado, inició conversaciones de paz con Pritanis. Se propuso dividir el reino entre ellos, pero Pritanis se negó, por lo que Eumelo renovó las hostilidades. Primero tomó Gargaza trás una breve lucha, luego marchó sobre Panticeperm con todo el ejército sármata. Pritanis fue derrotado y, contra todo pronóstico, Eumelo se convirtió en rey del Bósforo.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2016-03-08. Última modificacion 2017-02-02.