Edad Antigua Primeros jinetes Máxima extensión del Imperio Asirio (721-626)

Cargando anuncio...

Sargón II (721-05 AC)

Ascendió al trono después de la muerte de Salmanasar V. Probablemente era un usurpador, aunque, de acuerdo con un texto que se ha preservado, pretendía ser hijo de Tiglatpileser III. En cualquier caso, se apoderó del trono por la violencia, y su advenimiento supuso una ruptura con el pasado, pues en ninguna de sus inscripciones se hace mención de sus predecesores.

Por malentendidos con los sacerdotes y ciudadanos de la capital decidió fundar una nueva capital, Dur Sharrukin, pero no llego a completarla.

En el 720 AC intervino en dos frentes a la vez: en Babilonia, para cortar la ayuda que Merodac-Baladan estaba recibiendo del elamita Ummanigash, y contra una coalición sirio-egipcia, reconquistando las provincias rebeldes de Arpad, Simirra y Damasco.

En el 717 AC anexiona Karkemish, que era una posición estratégica sobre el Éufrates, con el pretexto de una supuesta conspiración de sus dirigentes con el rey Midas de Frigia. Al año siguiente organizó un sistema defensivo en el este, en Parsuash, para frenar la penetración de las tribus medas, que todavía no estaban bien cohesionadas. En el 715 AC, repobló Samaria con deportados árabes, para contrarrestar la influencia de Egipto.

El año 714 AC inició la gran campaña contra Urartu, aprovechando que este país estaba siendo sometido a presión por los cimerios. En esta zona montañosa y escarpada la batalla se presentaba difícil por lo que Sargon II decidió avanzar con los carros y apoyado por los “qurubti sa sheppe” o caballería de guardia, colisionó contra la línea de batalla urartiana que se quebró frente a este asalto feroz e inesperado. Detrás de Sargon II venían los arqueros y lanceros que inmediatamente atacaron a los urartianos que desintegraron sus líneas y empezaron a retirarse. El rey urartiano abandonó el campo de batalla dejando tras de si a 230 miembros de la familia real, funcionarios, gobernadores, caballería y otras unidades. El rey urartiano abandonó la capital, Turushpa, pero Sargon II no tuvo intenciones de arrasar dicha ciudad y regresó a Asiria, arrasando todo a su paso (táctica de tierra quemada). De paso lanzó 1.000 jinetes contra Musasir, tierra del dios urartiano Haldi, lugar de coronación de los reyes de Urartu, Sargon II la devastó y se llevó de allí un inmenso botín. En el 710 Sargon II, logró firmar un acuerdo con los muskhis (frigios).

Caballería sargonida en Urartu 714 AC. Asirios arqueros lanceros. Están equipados con botas atadas delante y llevan calcetines. Autor Angus McBride para Osprey

Caballería sargonida en Urartu 714 AC. Asirios arqueros lanceros. Están equipados con botas atadas delante y llevan calcetines. Autor Angus McBride para Osprey

En el 713 AC. Sargon II se apoderó de Tabal porque este rey planeaba aliarse con los reinos de Urartu y Frigia.

Entre el 710 y el 707 AC, luchó contra los caldeos de Babilonia. Marduk Baladan huyó a Elam y finalmente Sargon II hastiado deportó a 108.000 caldeos y babilonios para terminar con los problemas en la zona.

Sargon II tuvo que ocuparse de Siria pues el gobernador de Hamath conquistó Arpad, Damasco, Samaria y ciudades fenicias. Sargon avanzó desde Til Barsip tomando Arpad y luego sitió Hamath, capturó Damasco, sofocó la revuelta en Samaria y llegó hasta Gaza. El rey de Gaza fue desollado.

En el 712 AC se levantó en armas Ashdod pero Sargon II los venció rápidamente. Sitió durante tres años a Samaria, tomó prisionero a Oseas, el último rey de Israel, y destruyó Samaria. Deportó judíos a Asiria y asentó a asirios en Samaria.

Se erigió en rey de Babilonia en 709 AC, regresando en el 707 AC cargado con el botín y se dedicó a terminar la ciudad de Dur Sharrukin (llamada ahora Khorsabad), ubicada a unos 16 km al noreste de Nínive, y destinada a ser su nueva capital. Al año siguiente fue inaugurada, aun no staba terminada del todo, ni totalmente habitada.

Sargon II, cerca del final de su reinado, se dirigió contra los cimerios en Anatolia porque estos destruyeron parte de la antigua capital asiria; Kalhu. Sargon II enfrentó a los cimerios y murió en el campo de batalla en Tabal. Su cuerpo no fue enterrado porque el consejo de superiores consideró que algunas de sus acciones violaron el código de la realeza asiria.

A su muerte, Sargón II dejó un reino de bases aparentemente sólidas, pero en realidad, con graves problemas internos y rodeado de enemigos poderosos como Egipto, Urartu y Elam, que dificultaron los gobiernos posteriores.

Senaquerib (704-681 AC)

Senaquerib, como sucesor designado, había sido bien instruido por su padre, y estaba versado en las artes de la guerra, la administración y la diplomacia. Sin embargo, apenas había subido al trono cuando comenzó una seria crisis, habitual con cada cambio de monarca en un imperio despótico cuyos reinos subyugados aprovechaban la menor oportunidad para levantarse.

 

Campaña contra Babilonia 707 AC

En 703 AC, un desconocido hijo de esclavos, Marduk-zakir-shumi II, expulsó a los asirios de babilonia y se hizo con el poder; sin embargo, fue destituido apenas un mes después por el ex monarca Merodac-Baladán, derrotado por Sargón en 710 AC, que había permanecido más de un lustro oculto en las marismas del País del Mar, esperando el momento de su venganza. Merodac-Baladán se hizo proclamar de nuevo rey de Babilonia y comenzó a recabar apoyos para combatir a los asirios. Empleando con prodigalidad los inmensos tesoros de oro, plata y gemas sepultados en el templo Esagila, se aseguró el apoyo del rey de Elam, que le envió importantes refuerzos al mando de su lugarteniente en jefe, un tal Imbappa, el segundo de éste, un tal Tannanu, y diez generales más, junto con el temible caudillo suteo Nergal-nasir, al frente de unas fuerzas que los Anales de Senaquerib elevaban a 80.000 hombres. Pronto se hicieron con el control de las principales ciudades de la Baja Mesopotamia, como Ur, Eridu, Nippur Kutha y Borsippa, así como del apoyo de las tribus cercanas.

 

Campaña contra Babilonia 703 AC

Senaquerib, reaccionó movilizando su inmenso dispositivo militar y emprendiendo personalmente la reconquista de la zona. Partió de Assur el 20 de Shabâtu (enero-febrero). A la cabeza de un primer ejército, cercó, en las proximidades de Kutha, a los rebeldes babilonios. Mientras, sus generales marcharon en vanguardia sobre la antigua ciudad de Kis, para mantener a raya al grueso de la coalición. Elamitas y babilonios salieron de la ciudad al encuentro de los asirios, y trabaron combate en la llanada de Kis. Tras tomar Kutha al asalto y exterminar a sus defensores, Senaquerib acudió a marchas forzadas en auxilio de sus generales, y derrotó en batalla a Merodac-Baladán, que huyó de nuevo al País del Mar. Los asirios tomaron prisioneros a un hijo de Merodac-Baladán, Adinu, así como a Baskanu, hermano de Yatie, reina de los árabes, y numerosos soldados. De igual modo cayó en sus manos un inmenso botín de carros, carretas, caballos, mulas, burros, camellos y dromedarios, que formaban el aparato logístico de los vencidos, y los suministros que transportaban. A continuación, Senaquerib entró vencedor en Babilonia, apoderándose de los tesoros e insignias reales de Merodac-Baladán, así como de su esposa e hijas, harén y Corte. Sin embargo, los asirios no lograron atrapar a Merodac-Baladán, persiguiéndolo en vano durante cinco días por las marismas de la Baja Mesopotamia. En represalia, Senaquerib devastó su país de origen, Bit-Yakin. Tras someter de nuevo toda la Baja Mesopotamia al dominio asirio, esclavizando a los rebeldes, Senaquerib instaló en el trono a un nuevo rey-títere, el potentado babilonio Bel-ibni, educado en la corte asiria.

Una vez restablecida su autoridad, el monarca emprendió el retorno a su patria, deteniéndose a someter a distintas tribus arameas y a recibir cuantioso tributo de la ciudad de Hararati, a orillas del Eúfrates. Retornó a Asiria con un botín que sus anales regios elevaban a la cifra de 208.000 prisioneros, 7.200 caballos y mulas, 11.073 burros, 5.230 camellos, 80.050 cabezas de ganado y 800.100 ovejas, sin incluir el material de guerra y lo repartido entre sus soldados.

Según sus propias palabras “Quebré y destrocé sus ciudades, les prendí fuego, y las convertí en montículos olvidados“.

 

La campaña de los Zagros 702 AC

Aprovechando la rebelión de Babilonia, el rey Ishpabara de Ellipi, país montañés situado en la vertiente occidental de los montes Zagros y sometido a tributo, se levantó en armas, determinado a recuperar su plena independencia, al igual que los Kasitas y los habitantes de Yasubigallai. Por ello, Senaquerib emprendió una difícil y devastadora campaña en estas escarpadas regiones, en 702 AC. Primero tomó la ciudad de Bit-Kilamzakh, reconstruida y convertida en capital de un distrito, que pasó a depender del gobierno de Arrapkha. Los montañeses sometidos fueron obligados a asentarse en la nueva capital, así como en las ciudades de Hardishpi y Bît-Kubatti. Una estela conmemoró la conquista asiria.

A continuación, los asirios se dirigieron contra el corazón de Ellipi. Tras tomar sus capitales, Murubishti y Akkuddu, así como las principales ciudades y fortalezas del reino, los asirios se dedicaron a arrasar el territorio y esclavizar a sus habitantes, antes de someter a su gobernantes a nuevos tributos. Una parte del territorio de Ellipi, la región llamada Bit-Barru, fue anexionada por Asiria y convertida en una provincia con capital en Elenzash, rebautizada como Dur-Śinakheheriba (Fortaleza de Senaquerib), e integrada en el círculo militar de Kharkhar (Kar-Sharrukín). Incluso las lejanas tribus medas rindieron tributo a los conquistadores.

Campaña en el Oeste

También en Siria y el Levante Mediterráneo la muerte de Sargón II provocó el estallido de una revuelta general entre los principados tributarios de los asirios, instigados por Egipto, que en aquel entonces estaba gobernado por el beligerante Shabitko, de origen kushita. En la ciudad-estado filistea de Ascalón, el rey Sharru-lu-dari, entronizado por Sargón II, fue depuesto y sustituido por Sidka. En las ciudades fenicias de Sidón y Tiro, su soberano, Luli también se unió a la revuelta. Asimismo, el gobernador asirio de Cilicia se alzó en armas, y con él los colonos griegos asentados en la polis de Tarso. El rey Ezequías de Judá recibió cartas de Merodac-Baladán de Babilonia, animándole a unirse a la rebelión, y convirtiéndose en el pilar en torno al cual gravitaron las fuerzas anti-asirias en Palestina. El rey pro-asirio de Ecrón, Padi, fue destronado por los egipcios y enviado encadenado a Ezequías, para mayor humillación.

Mapa de las campañas de Senaquerib contra Judea

Mapa de las campañas de Senaquerib contra Judea

Tras sus victorias en los Zagros, Senaquerib marchó hacia el Oeste para someter a los sublevados. En primer lugar, la revuelta Cilicia fue aplastada y la colonia griega de Tarso destruida. Tiro se rindió a los asirios. Su rey, Luli, se vio forzado a huir a Chipre, donde fallecería, y Senaquerib impuso a un tal Itobaal como nuevo príncipe en la ciudad-estado, que perdió el control de Sidón y de Acre, que formaron un nuevo reino. Los reyes de las ciudades costeras fenicias, Menachem de Samsimuruna, Abdi-liti de Arvad y Uru-miliki de Biblos, se sometieron nuevamente. A continuación, el emperador asirio se dirigió hacia el sur, recibiendo el vasallaje de diversos reyes. Pero las cosas no fueron tan sencillas. Ascalón hubo de ser tomada por la fuerza, junto con las ciudades vecinas del mismo reino, Beth-Dagon, Joppa, Banaibarka y Asuru. Sidka fue tomado prisionero junto con su familia, tesoro y dioses, y Sharru-lu-dari restaurado en el trono de Ascalón. Según una inscripción asiria, la ciudad filistea de Ecrón había entregado a su monarca pro-asirio Padi a Ezequías, que le mantenía encarcelado. Temiendo las brutales represalias asirias, llamaron en su defensa al faraón de Egipto, en contra de la opinión de Isaías.

El Faraón le envió un ejército al mando de su hermano y sucesor Taharqa, que tomó posiciones con los filisteos en la llanura de Eltheke. En la batalla subsiguiente, conocida como batalla de Altaku, el ejército asirio consiguió una victoria completa, haciendo numerosos, prisioneros, incluyendo al estado mayor egipcio.

Batalla de Altaku entre asirios y egipcios. Se observa un carro asirio con tres tripulantes tirado por dos caballos.

Batalla de Altaku entre asirios y egipcios. Se observa un carro asirio con tres tripulantes tirado por dos caballos.

Senaqerib dirigió su atención hacia el interior, hacia Judá, atacó objetivos específicos y finalmente comenzó una devastación sistemática del reino de Judá, tomando 46 ciudades amuralladas según registran sus anales. A Ezeqías que tenía 14 años, lo metió en una jaula en Jerusalem. El “turtannu” de Senaqerib era su hermano llamado Sin Ah User, quien se encargó de negociar en Jerusalém aconsejándoles a todos rendirse. El rey de Ascalon se rebeló y fue deportado a Asiria con toda su familia. Los asirios sintieron que el gran premio fue la toma de Lakish. En el palacio de Ninive hay 13 lajas con bajorrelieves que narran con detalle el ataque a Lakish o Lachish.

Asedio asirio de Lakish o Lachish en el 701 AC. bajorrelievas del palacio del rey Senaquerib en Ninive. Se puede ver el asalto a las murallas con escaleras, y empleo de arietes. Se observa cuerpo colgados de estacas.

Asedio asirio de Lakish o Lachish en el 701 AC. Bajorrelieve del palacio del rey Senaquerib en Nínive. Se puede ver el asalto a las murallas con escaleras, y empleo de arietes. Se observa cuerpo colgados de estacas.

Lakish o Lachish se asentaba sobre una colina y estaba defendida por dos murallas, una externa desde cuyas torres luchaban, y otra interna, sobre una leve elevación del terreno, que era la segunda línea de defensa. Tenía un baluarte separado de las murallas, y contra este arremetió la máquina de asedio con ariete empujada sobre un terraplén construido para desplazar esta máquina. A su alrededor tenía frondosa vegetación y viñedos. Los asirios prepararon rampas apisonadas, arietes, minas, brechas y zapas. Sobre las carreteras que conducían a la ciudad y sus cercanías se encontraron los proyectiles del ataque: puntas de flecha de hierro, piedras esfericas usados por los honderos, puntas de lanza y la cimera de bronce de un lancero asirio.

El asedio comenzó con proposiciones de los asirios a los sitiados. Les dijeron que si se rendían serían tratados con indulgencia pero que si se obstinaban en luchar toda la fuerza del ejército asirio caería sobre ellos y serían castigados según el acostumbrado modo asirio.Cuando los sitiados se negaron a rendirse, comenzó el cerco.

El primer paso que tomaron los asirios fue rodear la ciudad para impedir que sus habitantes escaparan y después avanzaron los arqueros protegidos por gigantescos escudos (Los asirios poseían un curioso escudo de junco, alto, curvo y grueso. Se manejaba por parejas, mientras uno lo sostenía por el asa, el otro disparaba flechas. Estos arqueros despejaban las almenas mientras los ingenieros iniciaban la construcción de una rampa de asedio y de una torre de asalto. Una vez completada la rampa fue pavimentada con losas de piedra para facilitar el tránsito de la torre.

Una vez completado todo ello, los asirios iniciaron el asalto en dos vías; se arrastró la torre por la rampa y se llevó el ariete hasta la sección media de la muralla enemiga. Los arqueros de la torre barrieron las murallas de enemigos, mientras la infantería se aproximaba con escalas para lanzarse al asalto de la ciudad. La lucha debió ser intensa y el asalto duraría varios días hasta que los asirios terminaron tomando completamente la ciudad.

Asedio asirio de la ciudad de Lachish o Lakish en el 701 AC. El asedio está documentado en varias fuentes incluida la Biblia, así como en los bajorrelieves del palacio del rey Senaquerib en Nínive.

Asedio asirio de la ciudad de Lachish o Lakish en el 701 AC. El asedio está documentado en varias fuentes incluida la Biblia, así como en los bajorrelieves del palacio del rey Senaquerib en Nínive.

Senaquerib no pudo tomar Jerusalén por causa de la peste. Además el ejército asirio sufrió una fuerte derrota ante un ejército egipcio. Sin embargo Judá perdió 46 ciudades y tuvo que someterse a pagar un tributo. Senaquerib dejó Jerusalén a Ezequías pero dividió parte de su territorio entre Asdog, Gaza y Ecrom con lo que Judá quedó reducido a poco más de una ciudad-estado. Más tarde, Senaquerib restituyó los territorios perdidos a Judá porque le interesaba crear un reino-tapón entre Asiria y Egipto.

Senaquerib con sus tropas asediando Jerusalém.

Senaquerib con sus tropas asediando Jerusalén.

El rápido retiro de las tropas asirias de Jerusalem no se debió a los argumentos enunciados en el Antiguo Testamento de que los asirios sufrieron un azote divino, sino que en realidad tuvieron que irse inmediatamente a Babilonia porque había estallado una rebelión grave.

 

Segunda campaña de Babilonia 700 AC

Aprovechando que el monarca asirio estaba comprometido junto al grueso de sus fuerzas en el Oeste, el tenaz rey babilonio Merodac-Baladán reapareció y volvió a alzar en armas al sur de Mesopotamia. Marchando sobre Babilionia en la cuarta campaña de su reinado, el monarca asirio depuso y tomó prisionero al entonces rey, Belibni, cuya lealtad era más que sospechosa, para avanzar a continuación sobre Bit-Yakin. Shuzubi el caldeo, señor de Bitûtu, huyó. Con objeto de acabar de una vez con la revuelta, Senaquerib envió a sus tropas al corazón mismo de las marismas. Merodac-Baladán retrocedió ante el avance de las huestes asirias, pero, finalmente, fue acorralado en sus últimos reductos a orillas del golfo Pérsico. Embarcó entonces una parte de sus tropas, las estatuas de sus dioses e incluso los huesos de sus antepasados, y navegó por la costa hasta la ciudad elamita de Nagitu, donde buscó refugio. Las tropas asirias, que no pudieron impedir su huida, batieron los cañaverales y sus poblaciones, saqueando la región hasta la frontera de Elam y trajeron, entre los prisioneros, a varios príncipes reales y a los hermanos que el monarca fugitivo había dejado atrás. A fin de solventar la irritante y siempre renaciente rebelión, espoleada por la permanente traición de los babilonios, Senaquerib decidió esta vez poner en el trono de Babilonia a su propio primogénito, el príncipe heredero, Assur-Nadin-Shum, el cual ejercería un férreo dominio sobre la Baja Mesopotamia al tiempo que iba aprendiendo el ejercicio del poder.

Los asirios consideraban a Babilonia como ciudad santa y centro cultural indiscutido. En el 694 AC, lanzó un ataque anfibio con barcos fenicios con un cierto éxito en las costas de Elam. El rey de Elam en vez de enfrentarse a él dirigió a Babilonia y capturó al hijo de Senaqerib, y lo ejecutó. Luego puso un rey elamita en el trono de Babilonia.

En el 693 AC, Senaqerib mandó un ejército vía Der para atacar Elam, pero sin éxito. En 691 AC una coalición de elamitas, babilonios y árabes bloquearon el avance del ejercito asirio en Halule, en las riberas del Tigris. La batalla de Halule es considerada una de las más tremendas de la antigüedad, ambos contendientes reclamaron la victoria lo que hace pensar que quedaron en tablas, lo cierto es que Senaquerib sufrió muchas bajas, quedándose precisamente sin guerreros, y no pudo iniciar ninguna acción bélica por el término de un año.

En el 689 AC, Senaquerib, después de 9 meses de asedio, arrasó Babilonia hasta los cimientos. Derribó el zigurat y sus pedazos los arrojo al canal Araktu. Desvió el curso del Eufrates para que todo se inundase y las construcciones de adobe se disolviesen ante la irrupción de las aguas.

La ciudad y sus casas, desde sus cimientos hasta los tejados, la devaste, la destruí, la arrasé con fuego… para que en el futuro, incluso el suelo de sus templos se olvidase, la inundé, la convertí en pasto“.

En enero del 681 AC, murió asesinado por uno de sus hijos mientras oraba, no solo por conspiración palaciega, sino porque había atacado una ciudad santa.

 

Asarhadón (681-69 AC)

En el 681 AC fue exiliado de la corte por sus hermanos, quienes se cree fueron responsables del asesinato de Senaquerib el mismo año. Tras una guerra civil de alrededor de seis meses, Asarhadón se impuso como rey de Asiria, y sus hermanos huyeron a Urartu.

Se dedicó a reconstruir Babilonia que le llevó todo su reinado. Los botines que obtuvo de sus campañas en Egipto sirvieron para financiar este proyecto, y la recompensa fue que Babilonia estuvo en paz durante todo su reinado.
Asarhadón logró vencer una coalición de cimerios y escitas en Tabal en el 670 AC, entonces éstos se dirigieron al reino de Frigia y lo destruyeron.

Tropas asirias en Babilonia principios del siglo VII AC: 1 jinete pitalli shepe o guardia personal; 2 infante neo-hitita con irtu o disco pectoral de bronce, y un casco con cimera; 3 auxiliar arquero sin protección. Autor Angus McBride para Osprey

Tropas asirias en Babilonia principios del siglo VII AC: 1 jinete pitalli shepe o guardia personal; 2 infante neo-hitita con irtu o disco pectoral de bronce, y un casco con cimera; 3 auxiliar arquero sin protección. Autor Angus McBride para Osprey

La ambición de Asarhadón fue Egipto. En el 675 AC se dirigió contra Egipto, pero fue frenado en Sile. En 672 AC lo intentó cruzando por el Sinai y logró entrar en Egipto, en 671 AC ocupó Menfis y devastó varias villas el Delta. Después de tomar el botín regresó a Asiria dejando allí a un gobernador.

Guerrero asirio contra nubio. Guerrero del rey Asarhadon luchando cuarpo a cuerpo contra un arquero nubio del faraón Taharka

Guerrero asirio contra nubio. Guerrero del rey Asarhadon luchando cuerpo a cuerpo contra un arquero nubio del faraón Taharka

En el 669 AC volvió a encabezar el ejército contra Egipto pero murió en la ciudad de Harrán, víctima de una enfermedad crónica en el camino.

 

Asurbanipal III (669-30 AC)

Conocido cono Sardanapale en griego, fue un gran militar, y a la vez un erudito ya que tenía una biblioteca de 25.000 tablillas, estableció la capital en Babilonia.

Continuó con la política de invadir Egipto. En el 663 AC. dirigió su ejército contra Menfis, siguió hacia el sur, y destruyó Tebas, derrocando al faraón Tanutamón, pero lo volvió a perder en 655 AC, y ya nunca volvería al poder de los asirios.

Carro pesado asirio o kallapani durante el reinado de Asurbanipal III siglo VII AC. Está tirado por cuatro caballos (cuadriga) y lleva cuatro tripulantes. Autor Angus McBride para Osprey

Carro de guerra pesado asirio o kallapani durante el reinado de Asurbanipal III siglo VII AC. Está tirado por cuatro caballos (cuadriga) y lleva cuatro tripulantes. Autor Angus McBride para Osprey

Entre el 665 y el 655 AC. lanzó una campaña contra Media. Los asirios la subyugaron gracias a su alianza con los escitas. Estos invadieron el territorio medo y lo dominaron durante 28 años.

Mapa de las campañas de Asurbanipal III

Mapa de las campañas de Asurbanipal III

 

Batalla de Til Tuba o del rio Ulai 665 AC

Teumman, un enemigo conocido de Asiria, había usurpado el trono elamita, obligando a los hijos de Urtaki a huir a Nínive, la capital asiria. Teumman exigió que fueran extraditados, , pero Asurbanipal se negó. Teumman inició una campaña contra Nahid Marduk, gobernante títere asirio en el Sealand, alrededor de 675 AC. Después de acabar con las influencias asirias, Teumman colocó Nabo-usalim en el trono de Ur.

inete e infanteria asiria en 635 AC durante la batalla del río Ulai: se ve un jinete arquero lancero, un hondero, un infante guarda con un gran escudo y un arquero a pié. Autor Angus McBride para Osprey

Jinete e infantería asiria en 635 AC durante la batalla del río Ulai: se ve un jinete arquero lancero, un hondero, un infante guarda con un gran escudo y un arquero a pié. Autor Angus McBride para Osprey

Teumman, Nab-Sallim y Samas-Sum-Ukin formaron una coalición y marcharon contra de Asurbanipal y reuniendo sus fuerzas en las orillas del Ulai.
La representación de batalla de “Til Tuba” o “del rio Ulai” de Asurbanipal, contra el elamita Teumann en el Río Ulai (665 AC), fue una rotunda victoria para el ejército asirio, los elamitas fueron derrotados y empujados contra el río en donde fueron masacrados. Los bajorrelieves que son bastante caóticos, puede verse a honderos y arqueros disparar sus mortales proyectiles, en intensas descargas.

Bajorrelieves de la batalla del rio Ulai o de Tel Tuba 665 AC

Bajorrelieves de la batalla del rio Ulai o de Tel Tuba 665 AC

Batalla del río Ulai o de Tel Tuba 665AC. Autor Lamont W. Harvey

Batalla del río Ulai o de Tel Tuba 665AC.
Autor Lamont W. Harvey

Los arqueros son protegidos por los portadores de escudo de los proyectiles enemigos y posiblemente, de las cargas de caballería adversaria, además de ir rematando a los rivales caídos cuando el ejército asirio avanza. Un segundo los lanceros, pero con un pequeño escudo redondo, se lanzaba sobre el enemigo ya en retirada. Los elamitas, apenas parecen contar con arqueros como tropa principal, de este modo no se encuentran en condiciones de enfrentar a una infantería como la asiria, imposibilitados en el combate cercano. Asurbanipal carga con su caballería contra la adversaria, derrotándola. El carro de Teuman vuelca y le cortan la cabeza. Rotos y en retirada, los elamitas son perseguidos por los jinetes lanceros asirios, que hacen estragos en las filas enemigas. Los elamitas son de este modo arrollados y empujados al río Ulai por un ejército asirio imparable, muchos perecieron ahogados, llenando el río de cadáveres.

Batalla del río Ulai o de Tel Tuba 665AC. Los elamitas son empujados contra el río por los asirios

Batalla del río Ulai o de Tel Tuba 665 AC. Los elamitas son empujados contra el río por los asirios

Asedio de Babilonia

En el 652 AC, su hermano Samas-Sum-Ukin dirigió una revuelta que obtuvo amplio apoyo entre sus vecinos babilonios, arameos, elamitas y árabes. Los ejércitos de Assurbanipal sitiaron Babilonia y Borsippa, tardando cuatro años en someter Babilonia. Los elamitas se retiraron definitivamente a su territorio y se desangraron en luchas internas. En el 648 AC, Shamash Shum Ukim entregó la ciudad pero murió dentro del palacio que mandó incendiar antes que entregarse.

Conquista asiria de Babilonia

Conquista asiria de Babilonia. Autor Peter Jackson

Después Senaquerib se dirigió al reino de Elam y su capital, Susa, fueron destruidos y conquistados en el 639 AC, siendo devastada sistemáticamente el ejército asirio. Ashurbanipal dijo: “En una incursión de un mes y 25 días devasté las provincias de Elam. Esparcí sal y sihlu sobre ellas. Recogí el polvo de Susa, Madaktu, Haltemash y el resto de las ciudades para llevarlo a Asiria.”

Este esfuerzo militar agotó los recursos de Asiria, y durante la mayor parte de las siguientes décadas, el poder imperial realizó tan sólo acciones defensivas y escaramuzas fronterizas. Su muerte dio inicio a guerras fratricidas entre sus hijos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2016-03-08. Última modificacion 2017-02-02.