Edad Antigua Primeros jinetes Periodo temprano Asirio (830-864)

Cargando anuncio...

Los principios de la historia asiría resultan oscuros; es de suponer que, durante mucho tiempo, las tribus hicieran vida seminómada, errantes con sus rebaños ventolin tablets 2 mg. Ante los ataques de otros nómadas de las estepas del este, se unieron entre ellas, construyendo ciudades fortificadas y santuarios, imponiéndose como rey el jefe de la ciudad-santuario más importante.

La ciudad de Assur se elevaba sobre la orilla derecha del Tigris, y recibió el nombre del dios que allí se veneraba, Assur (el benévolo). Como en todo Oriente, el poder era, en su esencia, religioso, y el rey, representante de dios sobre la tierra, era, a la vez, legislador, gran sacerdote y jefe guerrero, encargado de castigar a los pueblos que no reconocían al divino señor. Desde el segundo milenio, las otras ciudades, sometidas a la autoridad del “vicario de Asur”, se convirtieron en florecientes centros artesanales y comerciales.

De la lista de soberanos se destacan, en primer lugar, el nombre de Ilu-Suma (hacia 1.830 AC), que efectúa una incursión en Babilonia, y, sobre todo, el de Shamsi-Adad I, creador, según parece, del primer imperio asirio (hacia 1.750 AC). Este imperio contaba ya con una administración centralizada, mensajeros y un ejército regular, dotado de intendencia. Mas el poder de Babilonia se impondrá sobre Shamsi-Adad I, y sus sucesores serán los vasallos de la ciudad de Hammurabi.

A continuación de las invasiones kasitas viene un período de siglos oscuros: Asiría, arrasada en varias ocasiones, tiene que mezclarse con sus poderosos vecinos, los imperios Mitanni e Hitita; aprovecha los períodos de respiro para familiarizarse con las nuevas armas de hierro y los carros de combate, y multiplicar las incursiones a Babilonia. La decadencia de los hititas ofrece a Tukulti-Ninurta I brillantes oportunidades.

 

Batalla de Nihriya 1.230 AC

Cuando el rey hitita Suppiluliuma I conquistó Mitanni, creó dos virrenaitos (Alepo y Karkemish), y repartió gran parte de las tierras de este reino entre sus aliados. El resto de lo que antaño había sido el imperio de Mitanni conservó su independencia como estado vasallo de los hititas. Esta gran expansión del poder hitita fue la causa última de la guerra entre hititas y egipcios, lo que aprovechó Asiria para ir ocupando progresivamente el hueco dejado por Mitanni; así, ya en tiempos de su rey Urhi-Tesub (principios del siglo XII AC), los hititas tuvieron que resignarse a ver como su estado vasallo, Mitanni, era conquistado por los asirios.

La expansión asiria continuó, hasta llegar a un ataque, en una fecha no determinada con exactitud, sobre los distintos reinos de Nihriya, bajo el mando del rey Tukulti-Ninurta I. Los hititas consideraron este ataque sobre una zona limítrofe a su imperio como intolerable, y, guiados por Tudhaliya IV, llevaron a su ejército a la zona.

El choque entre ambas potencias tuvo lugar en las cercanías de Nihriya, y los asirios obtuvieron una victoria decisiva, que permitió a Asiria anexionarse los reinos de la zona, y colocó a los hititas en una situación bastante difícil, hasta el punto de que una de las causas del no muy bien documentado golpe de estado contra Tudhaliya IV podría haber sido el desprestigio de este último a causa de su derrota ante Tukulti-Ninurta I.

Aunque las hostilidades continuaron entre los dos imperios (las fuentes asirias afirman que, con posterioridad a la batalla, capturaron 28.000 prisioneros hititas en diversos ataques), no hubo mayores consecuencias para los hititas a largo plazo, ya que Asiria fijó su atención en la conquista de Babilonia, proyectó en el que invirtió demasiados recursos como para intentar una expansión en su frontera occidental. El imperio hitita pudo, por tanto, vivir sus últimos años en paz, hasta su desaparición bajo la oleada de los pueblos del mar (aprox. 1.200 AC).

Primeros guerreros asirios, sus armas son aún de bronce, van descalzos o llevan sandalias

Primeros guerreros asirios, sus armas son aún de bronce, van descalzos o llevan sandalias

No se sabe el número de fuerzas que tomaron parte en la batalla, pero si se conoce que ambas potencias emplearon carros de guerra.

 

Conquista de Babilonia

Hacia el año 1.200 AC, una oleada de los Pueblos del Mar fueron los causantes del final del imperio Hitita y del debilitamiento del imperio Egipcio. Uno de estos pueblos, llamado muskhi (tracios), se asentaron en Anatolia y fueron una constante amenaza para Asiria, en plena tempestad, Asiría fue atacada desde todas partes por los elamitas, los mushki, los arameos y los guti. Los muskhi fueron derrotados definitivamente en 1.115 AC. Los asirios se defienden encarnizadamente y, durante esta lucha por la supervivencia, se transforman en feroces guerreros, que recurren al terror para detener a los asaltantes.

Asiria se hizo fuerte y endureció su ejército que a partir de entonces fue famoso por su crueldad y temido por sus enemigos, de tal manera que al verse amenazados y ante su proximidad no les quedaba más remedio que huir; la gente que quedaba en las aldeas o las ciudades atacadas era masacrada o llevada a Asiria como esclavos. Las ciudades eran saqueadas y después arrasadas, pero no se anexionaban al reino Asirio.

Hacia 1.130 AC, Asur-Rish-Ishi resulta vencedor en Babilonia. Y, hacia 1.112 AC, Tiglat-Pileser I revela al mundo el nuevo poder militar asirio. Sus inscripciones hablan de los cuarenta y dos pueblos sojuzgados, sometidos al pago de tributos. Aniquila a los árameos, se apodera de las últimas fortalezas hititas, guerrea en el Kurdestán y Armenia, penetra hasta el Líbano para procurarse madera con que concluir la construcción de Assur. Al mismo tiempo, elabora un código de leyes y adopta el calendario babilónico. Por lo demás, el terror asirio no impedirá que, hacia el año 1.050 AC, el país sea completamente destruido por nuevas invasiones de arameos y guti. Mas de sus ruinas surgirá esta vez un imperio duradero.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2016-03-08. Última modificacion 2017-02-13.