Edad Media Los árabes Conquista de Palestina por el Califato Ortodoxo o Rashidun

A finales de los años 620, Mahoma ya había logrado conquistar y unificar buena parte de la península arábiga bajo el control musulmán, y fue bajo su liderazgo que las primeras escaramuzas entre el mundo musulmán y el bizantino tuvieron lugar. Solo unos pocos meses después de que Heraclio y el general persa Shahrbaraz acordaran los términos para la retirada de las tropas persas de las provincias bizantinas orientales ocupadas en el año 629, las tropas árabes y bizantinas chocaron en la batalla de Mutah,  cerca de la ciudad de Mutah, al este del río Jordán y de la ciudad de Al Karak, entre un ejército enviado por Mahoma y otro del Imperio Bizantino, la batalla acabó en empate y refugio seguro para ambas partes, según las fuentes islámicas, mientras que las fuentes cristianas hablan de una victoria bizantina, algunas fuentes señalan que fueron entre los aliados árabes gasánidas del imperio bizantino y los lajámidas aliados de Mahoma.

Árabes gasánidas con equipos bizantinos. 1 Un noble lleva casco romano con pantalones persas; 2 un guerrero tribal con casco bizantino y falda Izar parecida a las que los musulmanes llevan durante la peregrinación; 3 noble sirio de Antioquia con una toga bizantina. Autor Angus McBride

De acuerdo a diferentes biografías musulmanas, Mahoma, habiendo recibido información de inteligencia militar sobre la ubicación de las fuerzas bizantinas, concentradas en el norte de Arabia con la presumible intención de invadir la península, lideró un ejército musulmán de unos 30.000 hombres hacia el norte hasta Tabouk en el actual noroeste de Arabia Saudí con la intención de golpear preventivamente al ejército bizantino. El hecho de que ambos ejércitos nunca se encontraron representó sin embargo el primer ataque árabe contra los bizantinos.

Después de haber conquistado Irak, Abu Bakr volvió sus ojos hacia Palestina y Siria y envió cuatro ejércitos pequeños para que operaran de manera independiente en las zonas de frontera al este del Mar Muerto y el valle del río Jordán.

Batalla de Dathin

A finales fines de 633, tres ejércitos ismaelitas penetraban la frontera bizantina. Cada columna contaba con 3.000 hombres (nótese que este número ya apareció en Muta) y cada una de ellas tenía un jefe (Zurabil, Yazid y Amr) y podía operar independiente o conjuntamente. Esta ductibilidad táctica de los agarenos fue decisiva. Otra característica de estas columnas era su capacidad para vivir a expensas del país: como los ejércitos napoleónicos, los ismaelitas “la guerra se alimenta a si misma”. Los tres ejércitos se movieron primero hacia el Wadi Araba y Gaza, ya que contaban en esta zona con el punto fuerte de Ayla y con la indiferencia o al menos, con la escasa hostilidad de las tribus árabes locales. A mediados de enero, las depredaciones de los árabes de Mahoma llevaron al dux de Palestina Sergio a darles un escarmiento y a ahuyentarlos. Salió de su capital, Cesarea marítima, con un contingente pequeño, quizás unos 300 jinetes del ejército de campaña, y reunió numerosos contingentes samaritanos y árabes aliados en la región semidesértica de la antigua Edom. En total, no llevaría consigo en el momento del primer encuentro con los musulmanes más de 3.000 hombres. Sergio fue sorprendido cerca del Wadi Araba y vencido con facilidad por los musulmanes, pero logró retirarse con cierto orden hacia Gaza. Allí reunió nuevas tropas, algunas de ellas armenias o quizás persas (el propio Sergio era posiblemente nativo de Armenia).

El 4 de febrero, viernes, en torno a las 4 de la tarde, el ejército de Sergio fue de nuevo sorprendido y obligado a combatir en una situación catastrófica en la batalla de Dathin, al sur de Gaza, estaba casi anocheciendo y en un terreno en el que la superioridad numérica árabe se impondría con facilidad. No obstante, la batalla fue breve pero dura, el contingente imperial fue desecho por completo y Sergio encontró la muerte en la batalla. Los árabes sufrieron serias bajas, pero habían logrado un triunfo con sus resultados estratégicos, ya que podían ahora moverse a placer por el pasillo abierto entre el golfo de Ákaba y el límite sur del Mar Muerto, por una parte, y el Mediterráneo y el Wadi Araba por otra: controlaban la entrada, la ciudad de Ayla, y lo mantenían abierto hasta Gaza.

Llegada de Jalid

Sin embargo la verdadera conquista empezó con la llegada de Jalid ibn al-Walid después de una marcha desde Irak.

Invasión arabe de palestina de los eércitos de

Invasión rashidun de palestina de los ejércitos de Jalid, Amr, Yazid y Shurabil

Según las fuentes árabes el ejército avanzó durante seis días por zonas donde no existían agua por lo que Jalid había obligado a algunos de sus camellos a beber más agua de la que podían y les ató las mandíbulas para que no pudieran rumiar y de esta forma fue sacrificando uno tras otro los camellos para poder beber el agua almacenado en sus estómagos.

Jalid Crizando el desierto

Cruce del desierto por Jalid y sus fuerzas. Al fondo se ve tres hombres sacrificando a un camello para sacar agua de su estómago. Autor Peter Harper para Osprey

Tras la terrible marcha, Jalid dirigió su ejército hacía Arak que fue asediada y rendida de forma de forma negociada. La mañana siguiente Jalid envió dos columnas para someter a Sujna y Qadma que fueron recibidas con alegría por los habitantes, que habían oído hablar de las generosas condiciones dadas el día anterior a Arak. En Tadmur (Palmira), la guarnición se encerró en el fuerte, pero apenas habían llegado los musulmanes y rodeado la fortaleza, se iniciaron conversaciones para una entrega pacífica. Poco después de la rendición negociada, los habitantes de Tadmur accedieron a pagar la jizya, y alimentar y albergar a cualquier guerrero musulmán que pasara por su pueblo.

Desde Tadmur (Palmira) el ejército marchó a Qaryatain, los habitantes se resistieron a los musulmanes. La ciudad fue tomada y saqueada.

Después se dirigió a Huwarren donde los musulmanes fueron atacados por árabes cristianos pero la victoria correspondió a las fuerzas islámicas. A la mañana siguiente se avanzó hacía Damasco aunque se detuvo a 20 km. de la ciudad.

El 24 de abril del año 634, Jalid y sus fuerzas aparecieron súbitamente en Marj Rahit y cayeron sobre los cristianos gasánidas, aliados de los bizantinos, que estaban celebrando una fiesta. A continuación giró hacia el sur para reunirse con los demás comandantes musulmanes que operaban en Siria, las cuales se unieron bajo su mando y avanzaron contra Bosra (Busra). La ciudad opuso poca resistencia y a finales de mayo de 634, llegó a un acuerdo con los musulmanes por el que la ciudad pagaba un impuesto anual.

Tras la rendición de Bosra las tropas musulmanas avanzaron hacia el oeste para encontrarse con Amr ibn al-As. En cuanto Amr tuvo noticia de el general bizantino Teodoro, que eera hermano del emperador y un militar experto, se dirigía contra ellos, ocupó una posición defensiva en un punto intermedio de su ruta, a ue comunica el Mediterráneo con Jerusalén.

El contingente de Arm era lo suficientemente importante para no poder ser dejado atrás; si Teodoro lo hacía, Amr cortaría sus comunicaciones con Jerusalén situándose tras él y lo dejaría encerrado entre ldos ejércitos árabes.

Teodoro se dio cuenta inmediatamente de la intención de Amr y detuvo su marcha hacia la costa, mandando construir un campamento fortificado (como exigía el manual militar romano) y se preparó para aislar y aplastar a su vez a Amr.

 

Batalla de Adjnadayn o Adjnadain (julio 634)

Cada día nuevos refuerzos procedentes de las columnas árabes de Yazid y Zurabil reforzaban la posición de Amr. Se entablaron escaramuzas y Teodoro, obligado por los resultados desfavorables de éstas, tuvo que abandonar su primera y fuerte posición, y atrincherarse en otra mucho más inestable. Fue entonces cuando apareció Jalid. Éste llegó con sus veteranos y el resto de las tropas de Zurabil y Yazid que operaban en Transjordania. Lo hizo hacia el 25 de julio y fue una auténtica sorpresa táctica para Teodoro.

El 29 de julio del año 634 tuvo lugar la Batalla de Adjnadayn en la que se enfrentaron unos 15.000 árabes a unos 10.000 bizantinos, ambos ejércitos formaron en largas filas con sus campamentos a retaguardia, se dividieron en tres divisiones: con caballería cubriendo los flancos de división.

Muaz ibn Jabal mandaba el centro musulmán, Said ibn Amir mandaba la izquierda, y Abderramán hijo del Abu Bakr mandaba la derecha, es posible que hubiese una reserva mandada por Yazid. Jalid, Amr y otros altos jefes permanecieron cerca del centro.

Los bizantinos iban comandados por Teodoro, hermano del emperador Heraclio que posiblemente mandó el centro, por un general llamado por los árabes Artabun y Vardán gobernador de Emesa, que posiblemente mandaban las alas.

Como todas las batallas de la época, comenzó con un desafío, los musulmanes mandaron a un guerrero llamado Zarrar ibn al-Azwar, conocido como el “guerrero desnudo”, aunque en esta ocasión llevaba casco y cota de malla. Se dice que mató a varios paladines bizantinos incluidos los gobernadores de Amman y Tiberiades. Posiblemente lo hicieron para retardar la batalla e iniciarla cuando más calor hacía.

Duelo entre un guerrero musulmán y un bizantino.Antes de las batallas era típico el desafio a un cambate singulas entre guerreros, a veces había varios duelos antes de la batalla. Autor Radu Oltean para Desperta Ferro

El ejército musulmán atacó mientras cuando todavía se llevaban a cabo estos duelos, se había ordenado a los arqueros que disparasen andanadas de flechas por unidades, no individualmente y a las mujeres que defendieran el campamento si se daba el caso.

La batalla fue atroz sin muchas maniobras, con muchas bajas por ambos bandos, y continuó hasta el ocaso.

Al día siguiente 30 de Julio, formaron ambos ejércitos de nuevo y Teodoro invitó a Jalid a parlamentar, en realidad era una trampa para matar a Jalid durante el trayecto mediante unos soldados que había ocultado previamente.

El plan falló y Jalid ordenó el ataque general, tras una lucha encarnizada, viendo un hueco envió la reserva mandada por Yazid, las filas bizantinas se deshicieron. Fue una clara victoria para las fuerzas musulmanas, pero perdieron muchos efectivos, el maltrecho grueso bizantino consiguió huir y refugiarse en las ciudades fortificadas.

Tras la victoria el ejército árabe se disgregó, un grupo se trasladó al sur para capturar Palestina avanzando sobre Cesárea y Gaza, mientras que otro mandado por Abu Ubaidah y Jalid avanzó al norte para capturar Damasco.

 

Batalla de Fahl, Pella  o del Barro (enero 635)

Tras la derrota las fuerza bizantinas permanecieron a la defensiva. Jalid se dirigió contra Damasco.

Una semana después de la marchó con el ejército musulmán y, de nuevo sin pasar por Jerusalén desde el sur, se dirigió hacia Damasco.

En Fahl (Pella, Decápolis), que tenía una fuerte guarnición bizantina, Jalid dejó un destacamento montado bajo Abul Awar para fijar la guarnición del fuerte; con el resto del ejército se trasladó y llegó a la orilla del río Yarmuk en Yaqusa cerca del lago Tiberíades. Yaqusa era una fortaleza y una base militar en el borde de las alturas del Golán, que protegen a la carretera principal importante de Egipto y Jerusalén a Damasco.

Infantes árabes contra infantes bizantinos

Infantes árabes del califato Rashidún contra infantes bizantinos

Los bizantinos controlaban las alturas de Jabal al Arab, los árabes controlaban el sector llano del sur. Los bizantinos inundaron el fondo del valle para obstaculizar el avance musulmán. Shurabil que mandaba la vanguardia la zona inundada era un problema, así que esperó una semana. El 23 de enero, la guarnición bizantina de Baisan hizo una salida inesperada después de la puesta del sol, avanzando por las marismas sin dificultad. Se entabló una feroz batalla que duró toda la noche, y al día siguiente cuando se lanzaban contra las posiciones defensivas musulmanas a los pies de las colinas de Pella, murió su jefe y los bizantinos emprendieron la retirada. A continuación Shurahbil ordenó un contraataque que causó una gran matanza, haciendo retroceder a los bizantinos a través de las marismas y el río Jordan. A continuación tomó la ciudad fortificada de Tiberiades.

 

Batalla de Marj al Suffar (febrero 635)

Heraclio había intentado establecer una línea a los largo del valle de Yarmuk, dado que la caída de Bosra en mayo y Tiberiades daban acceso a Damasco por el este y por el oeste. Una de los puntos de esta línea de defensa era Marj al Suffarel Prado Dorado”, con pastos, agua en abundancia y una colina era el lugar ideal para defender el acceso a Damasco.

Lo que sucedió es confuso Jalid y Shurabil llegaron y dirigieron a sus hombres en sucesivos ataques y contraataques (karr wa farr), hasta que el resultado estuvo decidido, los bizantinos se retiraron en orden a Damasco.

Cuenta la leyenda que un tal Jalid ibn Salid se había casado la víspera de la batalla, y murió durante la misma, al conocer su muerte, Hakim su viuda, tomo el poste de una tienda y se unió a la batalla con las pinturas de la boda aún en el rostro. El puente sobre el arroyo recibió el nombre de Umn Hakin, mientras que la tumba de Jalid, permaneció en las cercanías durante siglos.

La batalla de Marj al-Zafra, abrió Siria propiamente hablando a las columnas del califa Omar.

Conquista de Damasco (marzo-septiembre 635)

Tomas yerno del emperador Heraclio fue el encargado de la defensa de la ciudad. El 20 de agosto del año 635, Jalid puso bajo asedio la ciudad de Damasco. Apostó fuerzas en las 4 puestas (norte, sur, este y oeste) y también apostó un contingente en la carretera al norte de Damasco para interceptar los posibles refuerzos que Heraclio mandase desde Emesa.

En septiembre los musulmanes tuvieron que repeler el ataque de un contingente bizantino que avanzaba para levantar el sitio de Damasco.

Damasco fue tomada cuando nació el hijo del gobernador bizantino a cargo de la ciudad y éste permitió que sus hombres descansaran, comieran y bebieran para celebrar el acontecimiento. Jalid, gracias a un desertor, se enteró del acontecimiento y decidió aprovechar la situación. Hizo que algunos hombres lanzasen cuerdas a las almenas y treparon las murallas. Luego siguiendo una señal corrieron hasta la puerta este y mataron a los encargados de la puerta y a cuantos les opusieron resistencia. Los damascenos negociaron  la rendición la ciudad por lo que debían pagar un tributo, las propiedades del tesoro imperial fueron confiscadas para beneficio de todos los musulmanes.

Durante el asedio de Damasco Abu Bakr murió en Medina. El nuevo califa fue Umar ibn al-Jattab quien sentía una intensa aversión hacia Jalid le retiró del mando.

Las noticias de la destitución de Jalid llegaron durante el asedio de Damasco pero Abu Ubaidah, su sustituto, no quiso dar a conocer la orden hasta después de la rendición de la ciudad. Abu Ubayda era un comandante más cauteloso que no poseía la visión estratégica de Jalid por lo que en Siria se había producido una bajada en el ritmo de las operaciones militares. Abu Ubaidah recibió el mando de la caballería y actuó como un asesor militar.

Poco después del nombramiento de Abu Ubaidah como comandante en jefe, le envió un pequeño destacamento de unos 500 jinetes a Abu-al-Quds, La guarnición rápidamente rodeó a la pequeña fuerza musulmana y procedió lentamente a su aniquilación. Se envió a Jalid para rescatar el ejército musulmán. Jalid salvó a los musulmanes atrapados el 15 de octubre, venciendo en la batalla de Abu-al-Quds, aunque las bajas árabes fueron grandes. También saqueo el mercado de Abul-Quds y trajo una cantidad envidiable de botín.

Abu Ubaidah y Jalid volvieron hacía el sur con parte de su ejército para ayudar a conquistar palestina antes de emprender el avance hacia Siria, con el fin de dejar la retaguardia limpia de enemigos, y tomar los puertos del Mediterráneo para evitar que los bizantinos empleasen  su flota.

Conquista árabe de Palestina

Conquista árabe de Palestina. Movimientos de las fuerzas árabes y lugares de las batallas.

Heraclio supuso que los musulmanes habían elegido Jordania y Palestina como sus objetivos estratégicos próximos y no estaban interesados en el norte de Siria. También se enteró de que sólo un cuerpo débil del ejército musulmán se mantenía en Damasco. Por lo tanto, decidió retomar Damasco rápidamente. Con este objeto, envió un ejército bizantino en virtud de un general llamado Teodoro para combatir y derrotar a la guarnición musulmana de Damasco y volver a ocupar la ciudad. Esta fuerza partió de Antioquía, y moviéndose a través de Beirut, se acercó a Damasco desde el oeste. Este movimiento, sin embargo, apenas había comenzado cuando Heraclio fue informado de que Abu Ubaidah y Jalid había dejado Fahl (Pella) y fueron avanzando hacia el norte otra vez. Llegaban a Damasco casi al mismo tiempo que Teodoro, y los bizantinos, no tendrían la oportunidad de retomar la ciudad. Para fortalecer el ejército romano, Heraclio ordenó el envío de una parte de la gran guarnición de Emesa para reforzar Teodoro.

Al caer la noche, Teodoro decidió llevar a cabo una hábil maniobra estratégica. Dejando una parte del ejército para hacer frente a los musulmanes, al amparo de la oscuridad, movió al resto alrededor de la ladera de Jalid y al amanecer del día siguiente llegó a Damasco. Su intención era mantener al ejército musulmán principal en Marj al Run, mientras que con su propio cuerpo que vencía rápidamente a la guarnición musulmana de Damasco. Era un plan muy inteligente, y el movimiento se llevó a cabo con la organización tan perfecta que no fue sino hasta la última parte de la noche en que los musulmanes llegaron a saber que la mitad del ejército bizantino ya no estaba allí.

Jalid se movió rápidamente hacia Damasco con la caballería. Mientras que Abu Ubaidah derrotaba al ejército bizantino en la batalla de Maraj-al-Rum, Jalid se trasladó a Damasco y venció a Teodoro en la batalla de Damasco.

Tras estos victorias Abu Ubaidah envió a Jalid hacía Emesa, mientras que él mismo avanzó a Baalbeck (Heliopolis). La guarnición de Baalbeck se rindió pacíficamente, y Abu Ubaidah marchó a Emesa a unirse a Jalid, que había puesto sitio a la fortaleza. A los pocos días del comienzo del asedio de una tregua fue acordada. Emesa pagaría 10.000 dinares y entregar 100 túnicas de brocado, y en cambio los musulmanes no atacarían a Emesa por un año.

Calcis, viendo las generosas condiciones que había conseguido Emesa pidió la paz. Abu Abu Ubaidah aceptó la oferta. Acerca de principios de noviembre de 635, el ejército musulmán marchó de Emesa a Hama (Epiphania), la ciudad se rindió voluntariamente. Una a una las ciudades de Shaizar, Afamiya y Maarat Homs se rindieron a los musulmanes y accedieron a pagar la jizya. Después de haber reunido los ejércitos considerables en Antioquía, Heraclio envió a reforzar las áreas de importancia estratégica del norte de Siria, la más importante, la fortaleza de Calcis y Emesa. Con la llegada del ejército bizantino a las ciudades, el tratado de paz fue violado.

Abu Ubaidah decidió tomar Emesa en primer lugar, y así limpiar su retaguardia de enemigos antes de emprender las operaciones más graves en el norte de Siria. Por lo tanto los musulmanes marcharon a Emesa con Jalid a la cabeza.

A su llegada a la ciudad, Jalid encontró una gran fuerza bizantina desplegada en su camino, pero tras un ataque por parte de los musulmanes, se retiraron a la fortaleza, Abu Ubaidah llegó con el resto del ejército y se desplegó en cuatro grupos opuestos a las cuatro puertas de Emesa.

El asedio duro dos meses y a mediados de marzo del año 636 la ciudad de rindió.

 La batalla de yarmuk 636

Entre tanto Heraclio estaba preparando un nuevo esfuerzo a gran escala para expulsar de Siria a los invasores musulmanes. Los bizantinos reclutaron un gran ejército en Emesa y marcharon hacia el sur a través de Naback hacía Damasco, donde se les unió una fuerza desembarcada en Sidón. En previsión de la llegada de estos ejércitos, los árabes se retiraron de la ciudad, el ejército bizantino siguió avanzando hacía Jabiya, en los Altos del Golán, estableciendo el campamento en Yaqusa.

Batalla de Yarmuk: Movimientos preliminares a la batalla

Batalla de Yarmuk: Movimientos preliminares a la batalla

Abu Ubaidah, viendo el tamaño del ejército bizantino, había seguido el consejo de Jalid y se concentraron en Neve todos los ejércitos árabes que operaban en Siria y Palestina.

Tras la unión de los ejércitos, a sugerencia de Jalid ordenó la retirada hacía la llanura del río Yarmuk, que es un afluente del rio Jordán, a una posición entre las gargantas del Yarmuk, Wadi Allas  y el desierto de lava de Harra a su espalda, que era un territorio más adecuado para los musulmanes, es posible que estableciesen 3 campamentos detrás de las posiciones y posiblemente estuvieran fortificados. Abu Ubaidah, en un consejo de la guerra, transfirió el mando supremo de las fuerzas musulmanas de Jalid, quien actuó como un comandante de campo en la batalla.

Durante casi tres meses los dos ejércitos estuvieron vigilándose mutuamente, general bizantino Vahan, contaba con debilitar a su enemigo o comprarle para que abandonara voluntariamente el territorio. Sin embargo, lejos de conseguir su objetivo, concedió tres meses de cuartel que los árabes utilizaron para reforzar considerablemente su ejército con diversos contingentes de tropas, principalmente yemeníes, mientras que entre los propios bizantinos comenzaban las disensiones, incluso peleas entre las propias unidades.

Finalmente, dado lo fallido de su táctica hasta el momento, Vahan se dispuso a atacar. La batalla de Yarmuk consistió en una serie de conflictos que se prolongaron durante seis días y que culminó con una gran batalla el 20 de agosto del año 636.

 

Despliegue Inicial

Vahan que era el comandante bizantino disponía de unas fuerzas de 30.000 a 40.000 hombres, y estaba dividido en 20 unidades de infantería. Desplegó en 4 divisiones. El mando derecho estaba al mando de Gargis (Gregorio) y era infantería pesada bizantina. El centro-derecha lo mandaba él en persona y estaba constituido por armenios, el centro-izquierda lo mandaba el Qanateer (buccinator) y la derecha era mandada por Jabala y la componía infantería árabe. Cada división tenía su propia unidad de caballería a retaguardia.

Jalid disponía de 25.000 a 30.000 hombres, y dividió su ejército en 36 unidades, y desplegó también en 4 divisiones: la derecha mandada por Amr ibn al-As, la centro-derecha mandada por Shurahbil, la centro-izquierda manda por Abu Ubaida y la izquierda mandada por Yazid ibn Abu. Detrás situó tres unidades de caballería a la izquierda, centro y derecha y a retaguarda una reserva de caballería al mando de Zarrar.

Batalla de Yarmuk: Despliegue inicial de fuerzas

Batalla de Yarmuk: Despliegue inicial de fuerzas día 15 de agosto

Batalla de Yarmuk: vista aerea del campo de batalla

Batalla de Yarmuk: vista aérea del campo de batalla

Primer día, 15 de agosto

En la madrugada los dos ejércitos se alinearon para la batalla a menos de dos km de distancia. Está registrado en las crónicas musulmanas que antes de la batalla comenzase, George, un comandante de la unidad en el centro-derecho bizantino, cabalgó hasta la línea musulmán y se convirtió al Islam, que moriría el mismo día de combates en el lado musulmán.

La batalla comenzó con los tradicionales duelos entre los paladines bizantinos y mubarizuns, que estaban entrenados para este tipo de combate con el fin de dañar la moral de los adversarios, estos retos se empleaban también para retrasar el ataque y hacerlo en las horas de más calor que favorecía a los árabes que estaban más acostumbrados al calor y a la sed. Al mediodía, después de perder un número de comandantes en los duelos, Vahan ordenó un ataque limitado con un tercio de sus fuerzas de infantería para poner a prueba la fuerza y ​​la estrategia del ejército musulmán y, con su abrumadora superioridad numérica y de armamento, lograr un avance donde el línea de batalla musulmán era débil. Sin embargo, el asalto bizantino carecía de determinación, y fueron incapaces de presionar el ataque contra los musulmanes veteranos. El combate fue en general moderado, aunque en algunos lugares fue especialmente intenso. Vahan no reforzó su avance infantería de dos tercios de los cuales se mantienen en reserva con un tercio desplegados para contratar a los musulmanes, y al atardecer ambos ejércitos rompieron el contacto y regresaron a sus respectivos campamentos.

Batalla de Yarmuk: Día 1

Batalla de Yarmuk: Día 1, 15 de agosto

 

Segundo día, 16 de agosto

Vahan decidió en un consejo de guerra lanzar el ataque antes del amanecer, con el fin de coger a la fuerza musulmana sin preparación, ya que realizaban sus oraciones de la mañana. Pensaba fijar con sus dos divisiones centrales el centro musulmán, mientras que los principales objetivos serían las alas del ejército musulmán, que serían o bien expulsadas ​​del campo de batalla o se empujadas hacia el centro. Para observar el campo de batalla, Vahan tenía un gran pabellón construido detrás de su ala derecha con una fuerza de guardaespaldas armenio.

Batalla de Yatmuk: Día 2 fases 1 y 2

Batalla de Yatmuk: Día 2, 16 de agosto, fases 1 y 2

Jalid se había preparado para tal contingencia, colocando una línea avanzada fuerte durante la noche, con el fin de dar tiempo a los musulmanes para prepararse para la batalla.

En el centro, los bizantinos no presionaron con mucha fuerza. Pero en las alas situación era diferente. Qanateer, al mando del flanco izquierdo bizantino que consistía principalmente eslavos, atacaron con vigor, y la infantería musulmana del flanco derecho tuvo que retirarse. Amr, el comandante musulmán ala derecha ordenó a su regimiento de caballería para contraatacar, que neutralizó el avance bizantino y se estabilizó el frente de batalla de la derecha durante algún tiempo, pero la superioridad numérica bizantino les hizo retirarse hacia el campamento base musulmán.

Jalid, consciente de la situación en las alas, ordenó a la caballería del ala derecha atacar el flanco norte del ala izquierda bizantina mientras él con la reserva atacaba el flanco sur del ala izquierda bizantina, mientras que la infantería de ala derecha musulmán contraatacaba de frente.

El ataque en tridente obligó al ala izquierda bizantina a abandonar las posiciones musulmanas que habían conquistado, y Amr recuperó el terreno perdido y comenzó a reorganizar su división.

Batalla de Yarmuk: Día 2 fases 3 y 4

Batalla de Yarmuk: Día 2, 16 de agosto, fases 3 y 4

La situación en el ala izquierda musulmana de Yazid era considerablemente más grave. La formación testudo que la división de Gargis había adoptado se movía lentamente, pero también tenía una buena defensa. Yazid utilizó su regimiento de caballería para contraatacar, pero fue rechazado. A pesar de una fuerte resistencia, los guerreros de Yazid en la banda izquierda finalmente cedieron y huyeron hacia su campamento. Los soldados en retirada  fueron recibidos por sus mujeres en el campamentos dirigidas por una tal Hind, las mujeres musulmanas desmontado sus tiendas de campaña y armadas con palos de las tiendas increpando a sus  hombres, que volvieron avergonzados al campo de batalla.

Batalla de Yarmuk (636) 16 de agosto. Las mujeres árabes dirigidas por una llamada Hind, de 50 años madre de Muawiya futuro califa, increpando a sus maridos su huida al campamento. Autor Peter Harper

Jalid liberada la reserva la envió contra el flanco de Gargis, una vez más, los ataques simultáneos desde el frente y los flancos, hicieron retroceder a  los bizantinos, pero más lentamente porque tenían que mantener su formación. Al atardecer ambos ejércitos rompieron el contacto y se retiraron a sus posiciones campamentos.

Tercer día, 17 de agosto

Decidió repetir la misma maniobra, pero atacando solo por el flanco izquierdo, donde sus tropas montadas podían maniobrar con mayor libertad con respecto a lo accidentado del terreno en el flanco derecho. Con el fin de separar la división derecha y centro-derecha musulmana  y derrotarlas por separado.

La batalla se reanudó con los ataques bizantinos contra el flanco derecho y centro-derecho musulmán. Tras los ataques iniciales de los bizantinos, la división derecha musulmana retrocedió, seguida por la centro-derecha, replegándose a su campamento. Otra vez los musulmanes se toparon con las mujeres, se cuenta que un soldado dijo: “es más fácil enfrentarse a los rumi (bizantinos) que a nuestras esposas”.  Sin embargo, lograron reorganizarse a cierta distancia del campamento y mantenerse  firmes preparando para un contraataque.

Batalla de Yarmuk: Día 3 17 de agosto, fases 1 y 2

Batalla de Yarmuk: Día 3, 17 de agosto, fases 1 y 2

Jalid lanzó un contrataque con la reserva entre las divisiones centro-izquerda y centro-derecha bizantinas, otro con la caballería del flanco derecho musulmán contra el flanco izquerdo de la división izquierda bizantina y con la caballería del centro ataco entre las divisiones izquierda y centro-izquierda bizantina. El combate pronto se convirtió en un baño de sangre. Muchos cayeron en ambos lados. Los oportunos contraataques salvaron el día para los musulmanes y al anochecer los bizantinos habían sido empujados de nuevo a las posiciones que tenían al inicio de la batalla.

Cuarto día, 18 de agosto

Vahan decidido a persistir en el plan del día anterior que había tenido éxito en infligir daño en el derecho musulmán. Qanateer dirigió la división de eslavos contra la división centro-derecha musulmana y la división de los armenios y árabes cristianos liderados por Jabalah contra la división derecha árabe. Las divisiones derecha y centro-derecha musulmanas centro volvieron a ceder de nuevo. Jalid ordenó un contraataque con la reserva. Temía un ataque general en todo el frente y como medida de precaución ordenó a las divisiones  centro-izquierda e izquierda atacar a las divisiones bizantinas en sus respectivos frentes. El ataque tendría como resultado el estancamiento frente bizantino e impedir un avance general del ejército imperial.

Batalla de Yarmuk (636). Lucha entre árabes y bizantinos

Jalid dividió su reserva en dos unidades y atacó ambos flancos de la división centro-izquierda bizantina, mientras que la infantería de la centro-derecha musulmán atacaba de frente. Bajo esta doble maniobra de flanqueo, los bizantinos retrocedieron. Mientras tanto, el ala derecha musulmana renovó su ofensiva con su infantería atacando de frente y de la reserva de caballería atacando el flanco norte de la división izquierda bizantina, que también retrocedió.

Batalla de Yarmuk: Día 4, 18 de agosto, fases 1 y 2

Batalla de Yarmuk: Día 4, 18 de agosto, fases 1 y 2

Mientras que Jalid y la reserva combatían durante la tarde, la situación en el otro extremo estaba empeorando. Jinetes-arqueros bizantinos sometieron a las tropas de  Abu Ubaidah y de Yazid, a una lluvia de flechas que les impedía  penetrar en las líneas bizantinas. Muchos soldados musulmanes perdieron la vista por las flechas bizantinas, se conoció como el “Día de los ojos perdidos“. El veterano Abu Sufyan también se cree que había perdido un ojo ese día. Los ejércitos musulmanes cayeron con la excepción de un regimiento encabezado por Ikrimah bin Abi Jahal, que estaba a la izquierda de las divisiones de Abu Ubaidah. Ikrimah cubrió la retirada de los musulmanes con su 400 caballería atacando el frente bizantino, mientras que las otras divisiones se reorganizaban para contraatacar y recuperar sus posiciones perdidas. Todos los hombres de Ikrimah fueron heridos graves o muertos ese día. Ikrimah, un amigo de la infancia de Khalid fue mortalmente herido y murió más tarde en la noche.

La división izquierda bizantina sufrió también muchas bajas.

 

Quinto día, 19 de agosto

Durante los cuatro días de ofensiva de Vahan, sus tropas no había logrado ningún avance y había sufrido muchas bajas, sobre todo en los contraataques que flanquean reserva.

Vahan envió un emisario al campamento musulmán para tratar una tregua para los próximos días. Se supone que necesitaba tiempo para reorganizar sus tropas desmoralizadas. Pero Jalid consideró que la victoria estaba al  alcance de la mano y declinó la oferta. Hasta ahora, el ejército musulmán había adoptado una estrategia defensiva, pero sabiendo que los bizantinos ya no estaban al parecer dispuestos para la batalla, Jalid decidió tomar la ofensiva y reorganizó sus tropas en consecuencia.

Batalla de Yarmuk: Dia 5, 20 de agosto

Batalla de Yarmuk: Día 5, 19 de agosto

Desplegó como en los días anteriores para no revelar sus intenciones. El resto del día transcurrió sin incidentes, tanteando las posiciones bizantinas. Jalid había planeado atrapar a las tropas bizantinas, cortando cada una de sus rutas de escape. Había tres barreras naturales, las tres gargantas en el campo de batalla con sus barrancos escarpados, Wadi Raqqad a oeste, el río Yarmuk en el sur y Wadi Allan en este. La ruta del norte iba a ser bloqueado por la caballería musulmana. Había sin embargo, algunos pasajes a través de los barrancos de 200 metros  de profundidad,  el más importante estaba en Ayn al Dhakar, y era un puente sobre el Wadi Raqqad. Jalid envió a Dharar 500 jinetes durante  la noche para asegurar ese puente. Dharar se movía alrededor del flanco norte de bizantinos y capturaron el puente. Esta maniobra fue decisiva el día siguiente.

Sexto día, 20 de agosto

Jalid puso en acción un plan simple pero audaz. Todos los regimientos de caballería se agruparon en una poderosa fuerza montada con la reserva que actuaría como su núcleo, sus efectivos serían cerca de 8.000 jinetes. Con su caballería tenía la intención de expulsar a la caballería bizantina completamente fuera del campo de batalla para que la infantería, que forman el grueso del ejército imperial, se quedara aislada y  expuesta a ser atacada por los flancos y la retaguardia.

Jalid ordenó un ataque general en todo el frente bizantino y a su caballería cargar contra la división izquierda bizantina.  La caballería bizantina de la división fue destrozada y  la caballería. La caballería musulmana después se volvió contra la división izquierda bizantina derrotándola.

Batalla de Yarmuk: Día 6, 20 de agosto fases 1 y 2

Batalla de Yarmuk: Día 6, 20 de agosto, fases 1 y 2

Vahan, ordenó a su caballería agruparse, pero no fue lo bastante rápido, antes de Vahan hubiera podido organizar sus escuadrones, Jalid había ordenado su caballería atacar a los escuadrones de caballería bizantina que se estaban concentrando, cayendo sobre ellos desde de frente y de flanco, mientras que aún se movían en formación. La desorganizada y desorientada caballería bizantina, fue pronto derrotada y se dispersó hacia el norte, dejando a la infantería a su suerte.

Batalla de Yarmuk: Día 6, 20 de agosto, fases 3 y 4

Batalla de Yarmuk: Día 6, 20 de agosto, fases 3 y 4

Con la caballería bizantina completamente derrotada, Jalid se volvió hacia la división centro-izquierda bizantina derrotándola

Con la derrota y retirada de las divisiones izquierda y centro-izquierda bizantinas, empezó una retirada general bizantina.

Batalla de Yarmuk: Día 6, 20 de agosto, retirada general bizantina

Batalla de Yarmuk: Día 6, 20 de agosto, retirada general bizantina

Khalid tomó su caballería al norte para bloquear la ruta del norte de escape. Los bizantinos se retiraron en dirección oeste hacia Wadi-ur-Raqqad donde estaba el puente de Ayn al Dhakar que se encontraba ocupado por los 500 jinetes musulmanes.  Los bizantinos estaban rodeados por todos lados ahora. Unos se rindieron, otros  cayeron en los profundos barrancos, otros trataban de escapar de las aguas, sólo para ser aplastados contra las rocas y otros fueron asesinados en su lucha. Sin embargo, un gran número de  soldados lograron escapar de la masacre. Los musulmanes no tomaron prisioneros en esta batalla, a pesar de que puede haber capturados algunos durante el ejercicio siguiente. Teodoro Triturio murió en el campo de batalla, mientras que Nicetas logró escapar y llegar a Emesa. Jabalah ibn al-Ayham también se las arregló para escapar y más tarde, durante un breve periodo de tiempo, llegó a un acuerdo con los musulmanes, pero pronto pasaron a la corte bizantina de nuevo.

 

Secuelas

Inmediatamente después de esta operación había terminado, Jalid y su reserva se trasladó al norte para perseguir a los soldados bizantinos en retirada, los encontró cerca de Damasco y los atacó. En la lucha que siguió, el ​​comandante en jefe del ejército imperial, el armenio Vahan que había escapado a la suerte de la mayoría de sus hombres en Yarmouk, fue asesinado. Jalid luego entró en Damasco, donde se decía que había sido bien recibido por los residentes locales, que le entregaron la ciudad.

Cuando las noticias del desastre llegaron al emperador bizantino Heraclio en Antioquía, quedó devastado y enfurecido. Abandonó Siria con la reliquia de la Vera Cruz, junto con otras reliquias sacadas de Jerusalén, en secreto.  El basileo comenzó a concentrarse en sus fuerzas restantes para la defensa de Anatolia y Egipto

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-02-08. Última modificacion 2017-03-21.