Edad Media Los árabes Conquista de Persia por el Califato Rashidún

La conquista se vio frenada, sin embargo, por una grave sequía en Arabia en el año 638 y la peste en el sur de Irak y Siria en 639 Después de esto, el califa Omar quería un descanso para administrar los territorios conquistados y para entonces él quería irse resto de Persia a los persas. Omar se dice que dijo:

Me gustaría que hubiera una montaña de fuego entre nosotros y los persas, por lo que ni ellos podían llegar a nosotros, ni nosotros a ellos.”

La perspectiva persa sin embargo, era el polo opuesto, una de gran vergüenza, humillación y desprecio. El orgullo de los sasánidas imperiales había sido herido por la conquista de Irak por los árabes, y continuó la lucha por recuperar el territorio perdido.

Desde Siria y del centro de Mesopotamia se destacaron dos contingentes árabes que ocuparon el norte de Mesopotamia y se dispusieron a atacar Armenia. Para el año 640, los árabes controlaban toda Mesopotamia, incluyendo la actual provincia iraní de Juzestán.

Para asegurar sus nuevas conquistas, los árabes fundaron dos campamentos militares, Kufa y Basora, que pronto se transformaron en florecientes ciudades y centros de difusión de su cultura. En estas ciudades nacerían las escuelas de gramática que habrían de sistematizar el idioma árabe.

Se dice que el califa Omar no tenía intención de enviar sus tropas más allá de los montes Zagros ni al Altiplano Iraní. Este hecho se explica tradicionalmente porque quería conservar una barrera entre árabes y persas. Comentarios posteriores justifican el buen sentido de dicha estrategia por la necesidad de evitar un despliegue excesivo de las fuerzas árabes. Éstas, efectivamente, acababan de conquistar vastos territorios que aún necesitaban administración y tropas de pacificación.

Los generales y guerreros de Omar querían más acción. Alegaban que el shashah Yazdegerd III podía aún convertirse en una amenaza si se lo dejaba reunir tropas con calma. La persistencia del estado persa era una incitación a la revuelta en los territorios conquistados. Por último, aquellos árabes que se sentían perjudicados en la distribución de tierras y botín obtenidos en las conquistas de Mesopotamia insistían para organizar nuevas expediciones.

Omar cedió, y las tropas árabes que atravesaron los Zagros triunfando allá donde pasaron, aplastando toda resistencia.

 

Batalla de Nihawand (642)

Mientras tanto, el califa Omar ordenó reunir sus ejércitos en Kufa. Desde allí, las tropas marcharon hacía Nihawand, que se encontraba aproximadamente a 100 km. También se envió a otra fuerza para que se colocase entre las provincias de Fars e Isfahan  con el objetivo de cortar el paso a las tropas sasánidas del sur.

Según las fuentes árabes, el ejército árabe encontró a los persas detenidos en el costado cercano de un barranco lo que complicaba las maniobras del ejército y le impedía realizar una retirada organizada.

Las fuerzas árabes estarían compuestas por unos 30.000 soldados mientras que las fuerzas de los sasánidas eran superiores (50.000). El ejército persa estaría compuesto por voluntarios de las regiones de Irán que no habían participado en las anteriores batallas, cuentan las crónicas árabes que los soldados persas se habían encadenado para no huir y que en su retaguardia se habían lanzado abrojos para impedir el ataque de la caballería. Mientras en el ejército árabe además de los vencedores de las anteriores batallas también participarían reclutas recién llegados de la península Arábiga y que estaban deseosos de probarse y conseguir botín.

Jinetes persas sasánidas contra arabes.

Jinetes persas sasánidas  del este de Irán contra árabes. El primer jinete lleva una coraza de cuero de origen helénico es posiblemente un kushashan o gobernador. Los de atrás son catafractas

El comandante sasánida, Fayzuran, había fortificado a sus tropas detrás de unas trincheras. Las fuerzas árabes intentaron asaltarlas varias veces pero los soldados persas lograban siempre rechazarlos. Los sasánidas solo salían de sus posiciones fortificadas para hacer alguna salida por sorpresa y los árabes no pudieron aprovechar ninguna de estas.

Al final, Numan ibn Muqarrin, se decidió a engañarlos. Al llegar casi la noche arengó a sus tropas y ordenó a la caballería fingir un ataque contra las trincheras, cuando los sasánidas se lanzaron a repeler el ataque, la caballería empezó una retirada gradual de forma que las tropas persas fueron abandonando sus posiciones defensivas entonces lanzó contra ellos a la infantería. Cuando estos atacaron a los sasánidas la victoria se logró con rapidez. El comandante musulmán, Numan, fue derribado de su caballo y muerto pero las tropas árabes continuaron su avance y los persas comenzaron a huir.

En la oscuridad de la noche, muchos persas encontraron la muerte precipitándose por el barranco. El comandante sasánida Fayzuran murió cuando huía hacía Hamadhan (Hamadán).

Nihawand marcó la disolución del ejército imperial sásánida, con la caída del último de los grandes generales del ejército y el levantamiento de los señores de la guerra entre los iraníes. El emperador Yazdegerd III intentó reclutar tropas acudiendo a otras regiones vecinas tales como los príncipes de Tukharistan y de Sogdia y envió eventualmente a su hijo Peroz III a la corte de Tang, pero sin ningún éxito.

Yezdegerd huyó apresuradamente hacia el este, donde fue maltratado por varios marzban (gobernadores provinciales) en el norte, así como en Merv, donde el gobernador Mahoye mostró abiertamente su hostilidad hacia el emperador. De acuerdo con fuentes no musulmanas, Yazdegerd no logró reunir suficiente apoyo en Persia Oriental, donde los sasánidas eran impopulares con los lugareños. Fuentes musulmanas como Tabari informan que la provincia de Khorasan se rebeló contra el gobierno de sasánida.

 

Conquista Rashidún del centro de Persia

Omar decidió atacar a los persas inmediatamente después de su derrota en la batalla de Nihawand, después de haber conseguido una ventaja psicológica sobre ellos. Omar tuvo que decidir cuál de las siguientes tres a conquistar primero: Fars, en el sur, Azerbaiyán en el norte o Isfahan, en el centro.

Omar decidió Isfahan, ya que fue el corazón del Imperio Persa y un conducto para las líneas de suministro y comunicación entre las guarniciones sasánidas en diversas provincias persas. En otras palabras, la captura de Isfahan aislaría Fars y Azerbaiyán de Jorasán.

Conquista de Persia por el califato Rashidún

Conquista de Persia por el califato Rashidún, con las batallas ganadas están señaladas e rojo y las perdidas en azul.

En 642, en vísperas de la conquista de Persia, Omar, con ganas de dar un impulso moral de sus tropas, decidió volver a instalar Jalid como nuevo comandante de campaña contra Persia. Quería una victoria decisiva a principios de la campaña para elevar la moral de sus tropas y desmoralizar a los persas. Antes de que Omar pudiese emitir órdenes de reelección, Jalid, que residía en Emesa, murió.

Omar decidió tomar todo el control, incluso nombró a los comandantes de las alas, el centro y la caballería del ejército. Sus comandantes debían consultarle antes de hacer cualquier movimiento decisivo en Persia,  antes de iniciar sus campañas asignadas, debían enviar un informe detallado de la geografía y el terreno de la región y la posición de las guarniciones persas, fortalezas, ciudades y tropas en el mismo. Omar entonces les enviaba un plan detallado de cómo quería que esta región fuese capturada. Sólo las cuestiones tácticas eran dejadas a los comandantes de campo que deben abordarse de acuerdo con la situación que enfrentan en sus frentes.

Una fuerza de Basora y se dirigió a Isfahan que fue tomada en el 643. Otra fuerza partió de Hamadan, marchó noreste a Reyy, poniéndola sitio y se rindió después de una feroz resistencia. De aquí  marchó Qom, que fue capturada sin mucha resistencia. Este era el límite más externo de la región Isfahán. Después de reprimir una rebelión en Hamadan y Reyy las fuerzas de  trasladaron al norte hacia Tabaristan, que se encontraba al sur del Mar Caspio. El gobernante de Tabaristan rindió y un tratado de paz se firmó, según la cual gobernaría en nombre del califa y pagaría anualmente el Jizya. Esta campaña finalizó en el 643.

Ejercito rashidun al pie de la fortaleza de Derbent en las orillas del mar Caspio

Ejercito rashidun al pie de la fortaleza de Derbent en las orillas del mar Caspio

A finales de 643 la misión de conquistar Jorasán fue asignada a Ahnaf ibn Qais. Ahnaf partió de Kufa y pasó por Reyy y Nishapur. Rey ya estaba en manos de los musulmanes y de Nishapur se rindió sin resistencia. Desde Nishapur Ahnaf marchó a Herat que se encuentra en el oeste de Afganistán. Herat era una ciudad fortificada, el cerco de Herat se prolongó durante unos meses antes de rendirse. Con la rendición de Herat, todo el sur de Jorasán quedó bajo control musulmán. Entonces Ahnaf  marchó hacia el norte directamente a Merv (capital de Jorasán), en el actual Turkmenistán, que se entregó sin resistencia. Al enterarse del avance musulmán, Yazdegerd III partió a  Balkh. Ahnaf se quedó en Merv y esperó refuerzos de Kufa.

Mientras tanto Yazdegred III también se había reunido una considerable fuerza en Balkh y también buscó alianza con el khan de Farghana, quién se dirigió personalmente con un contingente turco para ayudar Yazdegerd III. Omar ordenó que las fuerzas aliadas debían debilitarse mediante la ruptura de la alianza con los turcos. Ahnaf rompió con éxito la alianza y el khan de Farghana retiró sus fuerzas al darse cuenta de que la lucha con los musulmanes no era una buena idea y que podría poner en peligro a su propio reino.

Los persas fueron derrotados en la batalla del río Oxus (actual Amur Daria) en el 651 y se retiraron en el Oxus de Transoxiana. Yazdegerd III se salvó y huyó a China. Balkh fue ocupada por los musulmanes, y solicitó el permiso para cruzar el río Oxus e invadir Transoxiana. Omar ordenó Ahnaf a desistir y en vez de consolidar su poder al sur de Oxus. La guerra persa había terminado. Los musulmanes ya habían llegado a las fronteras exteriores de Persia.

Conquista del califato Rashidun del sur de Persia

El primer ejército en penetrar Fars estaba bajo el mando de Majaa ibn Masud. Su objetivo era Sabur. Majaa marchó desde Busra al Tawwaj, donde las fuerzas persas detuvieron sus fuerzas y fueron derrotados en una batalla rápida.  Desde Tawwaj, Majaa trasladó a Sabur, que era una ciudad fortificada. El asedio duró durante unas semanas, después de lo cual la ciudad se rindió y los términos habituales del Jizya le fueron aplicados. Con la conquista de Sabur, la misión de Majaa había terminado, fue relevado por Usman ibn Abi al-Aas, su objetivo era la antigua capital persa de Persépolis. Usman marchó desde Tawwaj a Shiraz, que se rindió pacíficamente, dirigió a  Persépolis y poniendo sitio a la histórica ciudad persa. El asedio se prolongó durante varias semanas antes de que la ciudad se rindiese. La misión de Usman había terminado en Persépolis. Aquí de nuevo se produjo un relevo que le fue concedido a Sariyah ibn Zuneim con la misión de capturar los distritos orientales de Fasa y Darab. Primero se dirigió a Fasa y después Darab, tras alguna resistencia de las guarniciones persas locales. Con esta última expedición exitosa, la conquista de Fars se completó a finales de 643.

Suhail ibn Adi recibió el mando del ejército del sur e inició una expedición contra Busra en 643, pasando de Shiraz y Persépolis y marchó contra Kerman, que fue sometida después de una batalla campal con guarniciones locales. Más al este de Kerman estaba Makran en lo que ahora es una parte de la actual Pakistán. Era el dominio del rey hindú de Rasil. Los dominios de la dinastía Rai eran enormes. El Rajá de Rasil concentró enormes ejércitos de Sindh y Baluchistán para frenar el avance de los musulmanes. Suhail se vio reforzado por fuerzas procedentes de  Persépolis, y de Busra. Las fuerzas combinadas derrotaron al Raja Rasil en la batalla de Rasil, quien se retiró a la orilla oriental del río Indo. Omar, después de saber que Sindh era una tierra pobre y relativamente estéril, desaprobó cruzar el río Indo y seguir avanzando en el 644.

Arabes atendiendo a los heridos despues de una batall

Guerrero árabes retirando muertos y heridos después de una batalla

Asim ibn Amr, veterano de las grandes batallas de Qadisiyya y Nihawan, fue nombrado para conquistar Sistán. Asim marchó de Busra, y pasó por Fars y teniendo bajo su mando las tropas musulmanas ya presentes en Fars, entró en la región de Seistán. No se ofreció ninguna resistencia y las ciudades se rindieron. Asim llegó Zaranj, a 250 kilómetros de Kandahar, Asim puso sitio a la ciudad, que duró varios meses. Una batalla campal se libró a las afueras de la ciudad los persas fueron derrotados. Con la rendición de Zaranj, Seistán sometida a la dominación musulmana. El Califa, por el momento, desaprobó cualquier incursión en la tierra al este del Imperio persa y ordenó a sus hombres para consolidar el poder en la tierra recién conquistada.

 

Conquista del califato Rashidun del norte de Persia

Después de la captura de las regiones de Isfahan y Fars, se inició la conquista de Azerbaiyán en el noroeste. Hudheifa ibn al Yaman fue nombrado comandante para conquistar Azerbaiyán. Hudheifa partió del Reyy y se dirigió a Zanjan, un bastión de los persas en el norte. Zanjan era una ciudad fortificada y defendida. Los persas salieron de la ciudad y dio batalla. Hudheifa derrotó a la guarnición persa y tomó la ciudad, y se les dio la paz en las condiciones habituales de la jizya.

Desde Zanjan, marchó a Ardabil que se rindió pacíficamente y a continuó su marcha hacia el norte a lo largo de la costa occidental del mar Caspio y capturó Bab al-Abwab por la fuerza. A partir de este punto es relevado por Bukair ibn Abdullah y Utba ibn Farqad. Fueron enviados para llevar a cabo un ataque de dos frentes contra Azerbaiyán. Bukair marchó hacia el norte a lo largo de la costa occidental del Mar Caspio, mientras Uthba marchó directamente en el corazón de Azerbaiyán.

En su camino havia el norte Bukair fue interrumpido por una gran fuerza persa bajo Isandir. Se libró una batalla campal e Isandir fue derrotado y capturado. Isandir a cambio de su vida estuvo de acuerdo en renunciar a sus tierras en Azerbaiyán y persuadir a los demás al sometimiento a la dominación musulmana. Uthba derrotó Bahram, hermano del Isandir. Él también buscó la paz. Un pacto se ha elaborado de acuerdo en que Azerbaiyán fue entregado a califa Omar en las condiciones usuales de pago de la jizya anual.

La Armenia Bizantina ya había sido conquistada en 638-639. En el 642 lanzaron el primer raid en el Cáucaso bajo el mando de Abd ar-Rahman ibn Rabiah. En el  645/6, los árabes derrotaron al ejército bizantino reforzado con jázaros y alanos en Armenia. Fue seguido por un intento en el 651/652 de un avance hacia la capital  Balanjar, pero los árabes fueron severamente derrotados en una batalla antes de alcanzar la capital, resultando muerto Salman hermano de Abd ar-Rahman, junto con otros 4.000 musulmanes.  Tres años más tarde, los jázaros repelieron una campaña de represalia bajo el mando de Habib ibn Maslama.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-02-10. Última modificacion 2017-03-25.