Edad Media Los árabes Segunda invasión de Irak por el Califato Rashidún

Cargando anuncio...

A inicios de 635, Omar se percató de que, si dejaba la derrota en la batalla del puente sin vengar, su prestigio como jefe guerrero y profeta sería cuestionado por las tribus del noroeste, precisamente las que más fieles se habían mostrado a la profetisa Sajah y a su esposo, el profeta Musaylima, los mayores adversarios de Mahoma y de Abu Bark. Si eso ocurría, las tribus árabes del noroeste y del golfo Pérsico, tan recientemente sometidas a la autoridad del nuevo imperio (en el verano de 633), no tardarían en sublevarse y en proclamar un nuevo profeta o en regresar a la tutela de Persia que ahora, tras la demostración de su poderío militar en la batalla del Puente, volvía a ser vista por los árabes como una potencia formidable.

Que Omar temía que las tribus árabes del noroeste, muchas de ellas cristianas o influenciadas por el zoroastrismo persa, terminaran por desertar de su campo se evidencia claramente en la resolución que tomó a inicios del 635: enviar un nuevo ejército a Mesopotamia que vengara la derrota del puente y eso en un momento en que las noticias sobre la reunión de un gran ejército bizantino por Heraclio hacían temer una fuerte contraofensiva en Siria. Además y para terminar de mostrarnos lo poco que se fiaba Omar de las tribus del noroeste y del Golfo Pérsico, los guerreros necesarios para conformar el nuevo ejército árabe, no fueron extraídos del lugar más lógico, es decir, de las tribus vecinas a la frontera persa (las del noroeste de Arabia y del Golfo Pérsico), sino de la lejana frontera del Hedjaz con el Yemen.

La batalla de Qadisiyya 636

El califa Omar reclutó decidió reemplazar al general Abu Ubaid  después de la derrota sufrida por del famoso Sahaba Saad ibn Abī Waqqās, de la tribu quraysh,  que con fuerza de 4.000 jinetes, se dirigió para invadir de nuevo Irak en mayo del 636. Partió de Sisra (cerca de Medina) y se le unieron varios ejércitos más en el norte  hasta reunir una fuerza de 24.000 infantes y 7.000 jinetes que no eran veteranos. En junio llegó a de Qadisiyya en Irak, una pequeña ciudad a 35 km de Kufa. Alli acampó en la orilla oeste del rio Ateeq afluente del Eúfrates, en un campo fortificado a la espera de 5.000 veteranos árabes que debían llegar procedentes de Yarmuk.

Rostam Farrojzād, consejero y general de Yazdgerd III, reunió un ejército de 45.000, de los cuales 32.000 eran infantes, 12.000 jinetes y 33 elefantes hindúes, acampando en la orilla este del rio Ateeq. Este ejército tampoco era veterano, había sido reclutado recientemente y carecía de cohesión y adiestramiento. Algunos han criticado la decisión del general de enfrentarse a los árabes en su propio terreno, al borde del desierto, arguyendo que los persas habrían podido resistir luchando en la orilla oriental del Éufrates. Por tanto, Yezdgerd III y al igual que Heraclio en Yarmuk, estaba arriesgando buena parte de su imperio en un solo encuentro. Rostam pensaba repetir su estrategia en la batalla del Puente, esto es, atraer a una batalla total y frontal a los árabes en un lugar en donde el terreno favoreciera el despliegue de su caballería y de sus elefantes de guerra, y permitiera a la vez el aprovechamiento de sus arqueros..

Ambas partes comenzaron negociaciones y las delegaciones árabes que visitaron el campamento persa les demandaron que aceptaran el islam o en su defecto aceptaran pagar el tributo (yizia). Rostam, quien tenía premoniciones pesimistas, trató de retrasar la batalla, pero cuando ninguno de los bandos llegó a un acuerdo, se produjo el enfrentamiento. Saad no participó en la batalla, pues padecía de ciática, pero de todos modos supervisó y dirigió los procedimientos de su ejército desde lo alto de un castillo cercano a través de su delegado Jalid ibn Urfutah.

Día 1, 16 de noviembre

Rostan mando cortar la corriente del Ateep, desplegó su ejército en 4 divisiones, cada una de las cuales con 8 elefantes en vanguardia, detrás 8.000 infantes y a retaguardia 3.000 jinetes y separadas por unos 150 metros, ocupando un frente de 4 km. Estaban mandadas de derecha a izquierda por Hormuzan, Jalinus, Piruzan, y Mihran. Rostam se situó en un lugar elevado, bajo un toldo en la orilla oeste detrás de Jalinus.

Saad también formó su ejército en 4 divisiones separadas unos 150 metros, cada una se componía de 6.000 infantes y 2.000 jinetes, ocupando el mismo frente.

 Cuando estaban a unos 500 metros se produjeron varios duelos personales entre los campeones sasánidas y musulmanes. Después de haber perdido varios duelos, Rostam comenzó la batalla ordenando a su ala izquierda para atacar el ala derecha de los musulmanes.

El ataque persa comenzó con una fuerte lluvia de flechas, que causaron daños considerables en el ala derecha de los musulmanes. A continuación, los elefantes cargarón. Abdullah ibn Al-Mutaim, el comandante musulmán del ala derecha, ordenó Yarir ibn Abdullah, el comandante de la caballería musulmana de la derecha, para hacer frente a los elefantes sasánidas. Cuando Yarir intentaba detener los elefantes que avanzaban, la caballería pesada sasánida atacó y derrotó a la caballería musulmana. Como los elefantes continuaron avanzando, la infantería musulmana comenzó a retroceder.

Batalla de Qadisiyya, dia 1, fase 1

Batalla de Qadisiyya (636), día 1, despliegue inicial y ataque persa por el flanco izquierdo

Saad envió órdenes a Ath’ath ibn Qais, comandante de la caballería del centro derecha para parar el avance de la caballería sasánida. Ath’ath entonces llevó un regimiento de caballería que reforzó la caballería del ala derecha y lanzó un contraataque en el flanco de la izquierda sasánida. Mientras tanto, Saad envió órdenes a Zuhra ibn Al-Hawiyya, comandante de la división centro-derecha, para que enviase un regimiento de caballería para lanzar un contraataque en el flanco de la caballería de la división de la izquierda sasánida, y  un regimiento de infantería para reforzar la infantería de la división derecha. El flanco izquierdo sasánida se retiró bajo el ataque frontal de la infantería musulmana una vez reforzada.

Con los ataques iniciales rechazados, Rostam ordenó avanzar a sus divisiones de la  derecha y centro-derecha. Las divisiones musulmanas de la izquierda y centro-izquierda fueron sometidas primero a una intensa lluvia de flechas, seguido de una carga de elefantes.

Batalla de Qadisiyya, dia 1 fase 2

Batalla de Qadisiyya (636), día 1 fase 2 y fase 3

La caballería musulmana de las divisiones trató de enfrentarse a los elefantes, pero fueron rechazados por la acción combinada de la caballería sasánida caballería y los elefantes.

Saad envió un mensaje a Asim Ibn Amr, comandante del centro izquierda, para dominar a los elefantes. La estrategia de Asim era sobreponerse a los arqueros de la parte posterior de los elefantes y luego cortar las cinchas de las sillas de donde se alojaban. Asim ordenó a sus arqueros matar a los hombres sobre los elefantes por la espalda y a los hombres de infantería para cortar las cinchas de las sillas, los hombres siguieron las instrucciones.

La táctica funcionó, y los persas retiraron los elefantes a la posición detrás de las líneas del frente, seguidamente los musulmanes lanzaron un contraataque. La división sasánida centro-derecha se retiró seguida de la de la derecha.

Por la tarde los ataques persas sobre el centro y centro-izquierda musulmán fueron rechazados. Saad, a fin de aprovechar esta oportunidad, ordenó un contraataque. Todo el frente musulmán avanzó a la vez. La caballería musulmana cargó desde los flancos con toda su fuerza, una táctica conocida como Karr wa Farr. Los ataques musulmanes fueron finalmente rechazados por Rostam, que se implicó personalmente en la batalla y se dice que recibió varias heridas. La lucha terminó al anochecer. La batalla no fue concluyente, con pérdidas considerables en ambos lados.

Batalla de Qadisiyya, dia 1, fase 3

Batalla de Qadisiyya (636), día 1 por la tarde, fase  4  y  fase cinco

 

Día 2, 17 de noviembre

Al igual que el día anterior, Saad decidió comenzar el día desafíos personales para infligir  daños psicológicos  ejército persa y de paso dilatar el tiempo mientras llegaban los refuerzos. Al mediodía, mientras que estos desafíos personales seguían ocurriendo, llegaron los refuerzos procedentes de Siria, en primer lugar, llegó una vanguardia, seguida por el grueso bajo su mando Hashim ibn Utbah, primo de Saad. La vanguardia se dividió en varios grupos pequeños y fueron  llegando al campo de batalla, uno tras otro, dando la impresión de que era un gran refuerzo. Hashim hizo lo mismo y durante todo el día estos grupos siguieron llegando, lo que desmoralizó a los persas.

Como no había elefantes en el sasánida lucha vigor ese día, Saad tratado de explotar esta oportunidad y ordenó un ataque general. Las cuatro divisiones musulmanas se lanzaron al ataque, pero los sasánidas se mantuvieron firmes y rechazaron los repetidos ataques.

Durante estas cargas, se recurrió al ingenioso dispositivo de camuflaje de camellos para que pareciesen monstruos extraños. Estos monstruos se movieron al frente sasánida, al verlos, los caballos sasánidas volvieron y atornilladas. La desorganización de la caballería sasánida dejó su infantería del centro-izquierda vulnerable. Saad ordenó a los musulmanes a intensificar el ataque. Qaqa ibn Amr, ahora actuando como comandante de campo del ejército musulmán, planeó matar al comandante sasánida Rostam, y lideró un grupo de mubarizuns, unidad de élite del contingente sirio,  penetrar entre las divisiones derecha y centro derecha persas y atacar la sede de Rostam. Rostam volvió a liderar personalmente un contraataque contra los musulmanes, pero se pudo lograr ningún avance. Al anochecer, los dos ejércitos se retiraron a sus campamentos respectivos.

Batalla de Qadisiyya, dia 2

Batalla de Qadisiyya (636), día 2 fase 1 y fase 2

 

Día 3, 18 de noviembre

Rostam quería una victoria rápida, antes de que llegaran más refuerzos musulmanes. Situó los elefantes en el frente y ordenó un ataque general. Las cuatro divisiones sasánidas avanzaron. Primero lanzaron la habitual lluvia de flechas y proyectiles, y a continuación cargaron los elefantes.  Los musulmanes sufrieron fuertes pérdidas ante sus arqueros tomaron represalias. El cuerpo de elefante persa, una vez más lideró la carga, apoyados por su infantería y caballería. En el enfrentamiento de los elefantes sasánidas con los jinetes musulmanes, una vez más los caballos se pusieron nerviosos, dando lugar a confusión en las filas musulmanas. Los sasánidas se lanzaron al ataque, y los musulmanes retrocedieron.

A través de los huecos que habían aparecido en las filas del enemigo, como resultado del avance sasánida, Rostam envió un regimiento de caballería para capturar el antiguo palacio donde estaba estacionado Saad, el comandante en jefe de las fuerzas musulmanas,  para matarle o capturarle,  con el fin de desmoralizar a los musulmanes. Sin embargo, un fuerte contingente de caballería musulmana se apresuró al lugar y rechazaron a la caballería sasánida.

Saad determinó que sólo había una manera de ganar la batalla: los elefantes sasánidas que estaban causando el mayor estrago entre las filas musulmanas.  Dio órdenes de que los elefantes debían ser cegados y cortarles las trompas. Después de una larga lucha, los musulmanes finalmente lograron mutilar a algunos elefantes, los berridos de los elefantes heridos asustaron al resto de los elefantes, que se volvieron y pasaron a través de las filas sasánidas dirigiéndose hacia el río. Al mediodía ya no quedaba ningún elefante en el campo de batalla.

Batalla de Qadisiyya carga de los elefantes persas

Batalla de Qadisiyya (636) carga de los elefantes persas, y derrota de los mismos por los árabes

 El paso de los elefantes causó una gran confusión en las filas sasánidas, para aprovecharse de esta situación, Saad ordenó un ataque general, y los dos ejércitos se enfrentaron una vez más. A pesar de repetidas cargas de los musulmanes, los sasánidas se mantuvieron firmes. En ausencia de los elefantes persas, los musulmanes una vez trajeron de nuevo hasta camellos disfrazados como monstruos. El truco no funcionó esta vez, y los caballos persas permanecieron en sus puestos.

Batalla de Qadisiyya, dia 3

Batalla de Qadisiyya (636), día 3 fases 1 y 2

Este día fue el más difícil para ambos ejércitos. Hubo bajas en ambos bandos, y el campo de batalla quedó sembrado de los cadáveres de los guerreros caídos. A pesar de la fatiga después de tres días de batalla, los ejércitos continuaron la lucha, que duró toda la noche y terminó sólo con la amanecer. Se convirtió en una batalla de resistencia, con ambos bandos al borde de la ruptura. La estrategia de Saad era desgastar a los persas y arrebatarles la victoria.

 

Día 4, 19 de noviembre

Al amanecer, los combates habían cesado, pero la batalla aún estaba inconclusa. Qaaqa, con el consentimiento de Saad, ahora estaba actuando como un comandante de campo de las tropas musulmanas. Según los informes, se dirigió sus hombres de la siguiente manera:
Si luchamos por una hora o más, el enemigo será derrotado. Así que, si los guerreros de los Bani Tamim hacen un intento más y la victoria será tuya.”

Batalla de Qadisiyya (636). Entre las fuerzas persas de Rostan y las fuerzas árabes de Sahaba Saad. Autor Christian Jégou.

Se levantó el viento de espaldas a los musulmanes y de cara a los persas, arrojando arena a los rostros de los persas. Rápidamente, Qaaqa aprovechó la ventaja, y lideró las divisiones  izquierda  y centro-izquierda y atacó a las divisiones sasánidas derecha y centro-derecha, seguido de un ataque general.  La reanudación de la batalla cogió por sorpresa a los persas. Las divisiones izquierda centro-izquierda sasánidas tuvieron que retroceder. Qaaqa volvió a liderar un grupo de mubarizuns que atacaron por entre las divisiones izquierda y centro-izquierda sasánidas, y hacia el  mediodía, él y sus hombres fueron capaces de perforar las líneas sasánidas y se aproximaron al lugar donde esta Rostam,  que estaba protegido por algunos savaran, junto con los caballeros armenios y albaneses, se congregaron en torno al estandarte real, el drafsh-e-kaviani, y ofrecieron junto a él una reñida resistencia.

Rostam, que había estado dirigiendo a su ejército desde ese lugar, según una versión intentó escapar, según otra dirigió un contraataque; el caso es que  fue capturado por un guerrero árabe llamado Hilal ibn Ullafah, que le cortó la cabeza y la puso en una pica mostrándola ante los soldados. Al ver la cabeza de su líder ante ellos, los soldados persas perdieron la moral y empezaron a retroceder, dando lugar a una devastadora retirada.

El frente sasánida, después ofrecer una última resistencia, finalmente se derrumbó; parte del ejército sasánida se retiró de una manera organizada, mientras que el resto se retiró en pánico hacia el río. En esta etapa Galinus tomó el mando de lo que quedaba del ejército sasánida y tomó el control de la cabeza de puente, teniendo éxito en conseguir que una parte del ejército pasase a través del puente de forma segura. La batalla de Qadisiyya había terminado, y los musulmanes fueron los victoriosos. Saad envió a los regimientos de caballería en varias direcciones para perseguir a los persas que huían. Los rezagados que los musulmanes encontraban en el camino fueron muertos o hechos prisioneros. Bajas fueron sufridas por los sasánidas durante esta persecución fueron numerosas.

Batalla de Qadisiyya, dia 4

Batalla de Qadisiyya (636), día 4, fases 1 y fase final

La mayoría de los soldados sasánidas perdieron su vida en el enfrentamiento, y unos cuantos que sobrevivieron,  anunciaron su conversión al islam. Los musulmanes obtuvieron un enorme botín, pero perdieron unos 7.500 hombres.

Conquista de Ctesifonte (636/7)

Los árabes, tras su victoria, cruzaron el Eúfrates y avanzaron hacia el Tigris y la capital persa. La sumisión de varios deqan locales y la pasividad con que les recibió el campesinado del país, cristianos nestorianos de lengua aramea, permitió su rápido avance y un cierto respeto hacia la población local que tan cumplidamente se les rendía.

Sin embargo, el ejército sasánida continuaba su resistencia. Las fuentes recogen numerosos combates en el recorrido seguido por las huestes árabes entre Qadesiya y Ctesifonte. En uno de esos combates, el del León, aparece un grupo de guerreros persas juramentados para luchar hasta la muerte, los famosos pesmergas.

Al cabo, tras arrollar a los destacamentos persas que les salían al paso, los hombres de Omar se enfrentaron a los persas en otra batalla campal de grandes proporciones, la batalla de Babil, de nuevo cubierta con el manto de múltiples leyendas y sobre la que sólo se puede deducir que fue un completo triunfo árabe y que se libró entre los montículos de ruinas de la vieja y abandonada Babilonia.

Se produjo entonces la división del ejército sasánida: un grupo de tropas, entre las que estaban los albaneses de Juanser, retrocedió hacia Ctesifonte; otro grupo, comandado por el spahbad Fayzuran, se retiró hacia el Zagros y comenzó a formar allí un nuevo ejército a resguardo del Tigris y de los montes; por último, un tercer grupo con el spahbad Hormizdan a su cabeza, marchó hacia el sur, hacia la populosa Kuzistán y se atrincheró en sus fuertes ciudades, en especial en la formidable Tustar.

Evidentemente el objetivo persa era crear una nueva línea de defensa en el Tigris y proceder a su sostenimiento mientras que se llevaban a cabo nuevos reclutamientos y preparativos bélicos en el Irán propiamente hablando.

Tras vencer a las últimas guarniciones persas que se les oponían en su marcha, los árabes llegaron a Ctesifonte a comienzos de la primavera del 636. Yezdiguerd III esperaba detener frente a las murallas de Ctesifonte al ejército árabe, recordando lo que hizo Cosroes II con el ejército de Heraclio. Atravesada por el ancho Tigris, la ciudad era virtualmente inexpugnable ante el ejército árabe, pues éste, sin el control del río, no podía completar el cerco, sino sólo atacar la parte occidental de la ciudad. Así que, al resguardo de Ctesifonte y del río Tigris, los persas podían darse un respiro y reorganizar sus ejércitos.

La defensa del Tigris y de la capital fue muy efectiva. Se sabe que Juanser y sus caballeros albaneses participaron en dicha empresa y que los árabes resultaron batidos en varios combates cuando trataban de cruzar el río, cosa que las fuentes islámicas no citan.

Al cabo de un tiempo, los árabes comenzaron a construir máquinas de asedio y para ello contaron con auxilio persa. En efecto, un alto funcionario persa, Shirzad, se había pasado a ellos tras Qadesiyya, asumió los trabajos necesarios para construir la máquinas de asedio.

El asedio de Ctesifonte, se prolongó durante muchos meses. Algunas fuentes hablan de un año, otras de catorce meses. Parece ser que el sector occidental de la ciudad cayó primero en manos árabes después los árabes cruzaron el Tigris y tomaron por completo la ciudad, lo que debió suceder hacia agosto-septiembre de 637. Yezdiguerd III, el joven rey sasánida tuvo que huir junto con su corte hacia Huluan, una de sus residencias en las montañas del Zagros.
Un gran botín cayó en manos de los guerreros de Omar y entre sus tesoros sobresalía la gran alfombra que revestía el suelo del salón del trono real, la mítica Bahari Kisrá, la “primavera de Cosroes” de los poemas persas. Aquella maravilla del arte sasánida fue enviada a Medina en donde Omar mandó dividirla y repartir sus trozos entre diversos jefes. Se cuenta que uno de los afortunados vendió su pedazo por 20.000 dirhams de plata.

Entrada de los árabes en el palacio sasánida

Entrada de los árabes en el palacio sasánida en Ctesifonte (637). Autor Mikhail V. Gorelik

Batalla de Jalula (637)

Los ejércitos persas se reagruparon en Jalula, Tikrit y Mosul al noreste de Ctesifonte. Jalula era un lugar de importancia estratégica, porque desde aquí rutas llevaban a Mesopotamia, Jorasán y Azerbaiyán.

Yezdiguerd III había reunido un gran ejército en Jalula bajo el mando del general Mihran, era una fuerte posición en las primeras estribaciones del Zagros, y lo había dejado atrás para proteger el camino real que llevaba desde el Arak (actual Irak) hasta la meseta Irania.

Saad informó al califa Omar. El Califa decidió tratar Jalula primero. Su plan fue el primero en abrir el camino hacia el norte antes de tomar cualquier acción decisiva contra Tikrit y Mosul. Umar nombró Hashim ibn Uthba para la expedición de Jalula y Abdullah ibn Mutaam para conquistar Tikrit y Mosul.

En abril de 637, Hashim llevó 12.000 tropas de Ctesifonte a Jalula, allí le esperaba un ejército persa, que disponía de unos 20.000 efectivos, muchos de los cuales eran campesinos recién reclutados, en una zona delimitada por el río de Diyala en el oeste y una gran montaña quebrada en el este. El terreno no era adecuado para la caballería e incluso era difícil para el empleo en masa de la infantería, favoreciendo el empleo de los arqueros. Mihram había fortificado su posición e incluso había colocado trampas a vanguardia de la misma.

Hashim desplegó sus 12.000 soldados de la siguiente manera:

  • Al-Qa’qa’a ibn Amr en-Tamimi que comandaba la vanguardia.
  • Si’r bin Malik al mando del ala derecha del ejército.
  • Amr bin Malik bin Utba comandando el ala izquierda del ejército.
  • Amr bin murra al Juhani al mando de la retaguardia.

La batalla comenzó con el ataque frontal del musulmán; después de comprometerse durante algún tiempo, los musulmanes fingieron una retirada para que los persas les persiguieran y abandonasen su excelente posición.

Mihran se tragó el anzuelo y considerando que tenía la victoria al alcance de la mano, ordenó lanzar un contraataque, para pasar por los atrincheramientos colocó un puente.

Batalla de Jalula (637). A la izquierda despliegue inicial y primera fase, a la derecha desarrollo de la batalla.

Una vez que el ejército persa había cruzado los atrincheramientos y adoptado la formación de batalla ordenó un ataque general. Hashim mandó dar media vuelta y desplegar sus fuerzas para la batalla. . Despachó un fuerte regimiento de caballería bajo uno de sus más ilustres comandantes de caballería; Qaqa ibn Amr, para capturar el puente sobre los atrincheramientos. El puente no estaba fuertemente custodiado, ya que virtualmente todas las tropas persas disponibles habían salido para atacar a los musulmanes. Qaqa maniobró alrededor del flanco derecho persa y capturó rápidamente el puente. La noticia de un fuerte destacamento de caballería musulmana en la retaguardia fue un grave revés para la moral persa. Hashim lanzó un ataque frontal con infantería musulmana mientras que Qaqa atacó a la retaguardia persa con su caballería. Las tropas persas estaban atrapadas entre el ejército musulmán y las barreras naturales en el campo de batalla. Sin embargo, miles de ellos lograron escapar y llegaron a la fortaleza de Jalula.

Los persas sufrieron grandes bajas y la batalla terminó en una completa victoria musulmana. Después de la batalla Hashim sitió Jalula. El emperador persa Yazdegerd III no estaba en condiciones de establecer una fuerza de socorro en Jalula y la fortaleza se entregó a los musulmanes siete meses después sobre los términos del pago anual de Jizya (tributo).

Tras someterse Jalula, Abdullah ibn Mutaam marchó contra Tikrit y capturó la ciudad después de una feroz resistencia y con la ayuda de los cristianos. En seguida envió un ejército a Mosul, que se entregó en los términos de la jizya. Con la victoria en Jalula y ocupación de la región de Tikrit, Mosul, se estableció el dominio musulmán en la Mesopotamia.

Más al sur, en Kuzistán, el general Hormizdan había organizado una fuerte resistencia y frenado el avance de otro ejército árabe dedicado a la conquista del sur de Irak.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-02-09. Última modificacion 2017-03-22.