Edad Moderna Guerra de los Nueve Años (1688-97) Guerra de las Reuniones (1683-84)

Guerra de las Reuniones (1683-84)

Antecedentes

Fue un conflicto de corta duración que enfrentó a Francia con España y sus aliados. El conflicto fue motivado por el deseo de Luis XIV de Francia de aumentar sus territorios hacia el este, sobre todo, a costa de los Países Bajos españoles. La guerra se puede considerar continuación de las guerra de Devolución (1.667-68) y de la guerra Franco-Holandesa (1.672-78), manifestación de la política territorial y dinástica de Luis XIV.

Paz de Aquisgrán de 1668, que puso fin a la guerra de la Devolución. Territorios ganados por los franceses

Tras ambas guerras que finalizaron con la cesión de ciertas ciudades a Francia. Tradicionalmente, cuando una ciudad cambiaba de manos, también lo hacían las zonas rurales que la rodeaban, las cuales la proveen de comida y otros suministros. A menudo, las fronteras de estas regiones dependientes estaban mal definidas. De esta forma, Luis XIV y su corte, a partir de 1.670, introdujeron varias Cámaras de Reunión para investigar si se habían concedido a Francia todo el territorio que le correspondía. Las Cámaras de Reunión, leales al rey, dictaminaron, después de una revisión de documentos medievales conflictivos, que se deberían conceder un número de áreas periféricas a Francia. Estas consistían generalmente en pequeñas ciudades y pueblos, y en la mayoría de los casos, las anexiones de Luis XIV se hicieron sin oposición.

La mayor parte de los territorios ocupados se encontraban en los Países Bajos españoles y en las partes occidentales del Sacro Imperio Romano, sobre todo Alsacia. Dos de los territorios ocupados por Luis XIV como la parte de las Reuniones eran Estrasburgo y Luxemburgo.

Oficialmente, se pretendía que Estrasburgo fuera una ciudad neutral e independiente. Sin embargo, esto dejaba grandes tierras rurales en el control de Luis XIV sin la protección de ciudades con una guarnición, además los consejeros de Luis XIV creyeron que mientras Estrasburgo permaneciera independiente, Alsacia nunca estaría segura de un ataque. De hecho, el puente sobre el Rin en Estrasburgo había sido usado repetidamente por las fuerzas del Sacro Imperio.

Tres veces, durante la reciente guerra Franco-Holandesa, Estrasburgo había servido como entrada para invasiones imperiales en Alsacia. Por esa razón, Estrasburgo ponía en peligro los territorios recién ocupados de Luis XIV en Alsacia. En 1.681 Estrasburgo, entonces ciudad independiente en el Sacro Imperio Romano, fue ocupada después de que Luis XIV rodeara la ciudad con una aplastante fuerza. Luis XIV tomó la ciudad el 30 de septiembre de 1.681.

 

Asedio y conquista francesa de Luxemburgo (1.683-84)

Vauban repetidamente había aconsejado a Luis XIV que la ciudad fortificada de Luxemburgo, una posesión española, debe ser tomadas para proteger a Francia de futuras redadas.

Luis XIV también ordenó al mariscal Luis François de Boufflers rodear y comenzar un bombardeo mediante un ataque de mortero sobre Luxemburgo.

El verano 1.683 fue un punto álgido de la guerra de la Liga Santa, en la cual el frente este del Sacro Imperio se hundió en la mayor ofensiva lanzada alguna vez por el imperio Otomano. La guerra en el frente este del Sacro Imperio rompió el ímpetu de la confrontación de Luis XIV con el Imperio sobre Luxemburgo. Luis decidió que sería poco político para él atacar a otro reino cristiano mientras aquel reino era atacado por el turco infiel.

En consecuencia en marzo de 1.682, Luis XIV ordenó la detención del bombardeo de Luxemburgo y retiró sus tropas. El 12 de septiembre de 1.683, tropas combinadas imperiales, alemanas y polacas derrotaron a los turcos ante las murallas de Viena en la batalla de Viena o de Kahlenberg, terminando con la amenaza turca.

Como la amenaza otomana había sido frenada en Viena, Leopoldo I fue capaz de prestar atención a lo que sucedía en el oeste. La resistencia de Luxemburgo a la demanda de la política de reunión francesa, y su rechazo a rendirse al ejército francés causo el estallido de la guerra. Carlos II rey España declaró la guerra a Francia el 26 de octubre de 1.683. Un ejército francés bajo el mando del duque de Humières rodeó la ciudad de Courtrai durante la noche del 3 al 4 de noviembre de 1.683. La fortaleza de Courtrai capituló el 6 de noviembre de 1.683. Humières entonces avanzó hacia Dixmuda, que se rindió sin lucha el 10 de noviembre de 1.683.

Un ejército francés bajo el mando del mariscal François de Créquy bombardeó Luxemburgo con entre 3.000 a 4.000 proyectiles de mortero entre el 22 y 26 de diciembre de 1.683 y se retiró de la ciudad. Sin embargo, el verdadero sitio de Luxemburgo comenzó la primavera siguiente cuando, ayudado por su experto sobre técnicas de la guerra de sitio, Sébastien le Prestre de Vauban, Luis XIV asedió otra vez la gran fortaleza de Luxemburgo el 29 de abril de 1.684. La fortaleza estaba defendida por 4.090 infantes, 600 jinetes y 600 de la milicia local, dirigidos por el príncipe de Chimay y el conde de Tille.

En enero de 1.684, el mariscal francés François de Créquy logró separar a Luxemburgo del principal ejército español. Un ejército de 20.000 efectivos fue situado entre Bruselas y Luxemburgo, para distraer a las tropas enemigas del objetivo real, e impedir que recibieran refuerzos.
Las tropas francesas para el asedio, mandadas por el mariscal François de Créquy, eran 20.000 infantes, 7.000 jinetes, 82 cañones y 12 morteros. Sus fuerzas incluían un grupo de 40 ingenieros militares dirigidos por Vauban.

Asedio de Luxemburgo 1684. Plano del asedio

El asedio comenzó cuando se construyeron posiciones defensivas alrededor de la ciudad, entre el 28 de abril y el 8 de mayo, para proteger al ejército asediado. Se utilizaron alrededor de 12.000 trabajadores, incluidos agricultores de los alrededores, aunque también llevaron trabajadores de las zonas de Metz, Toul y Verdún.

Los defensores intentaron obstaculizar el trabajo lo más posible. El 1 de mayo hubo una gran salida: los trabajadores en la zona del ataque fueron expulsados y las defensas destruidas, antes de que un contraataque obligara a los españoles a regresar a la fortaleza.

Como principal punto de ataque, Vauban eligió el frente de la llanura (frente de la Nueva Puerta). Además, se planearon un punto adicional de ataque y varios ataques de distracción. Desde principios de mayo, se cavaron las trincheras de asedio, Vauban se fue acercando a la fortaleza en dos lugares. El frente más cercano todavía estaba a medio disparo de los pasajes cubiertos de la ciudad. Ambos puntos de ataque estaban vinculados a través de una trinchera de conexión. Los franceses instalaron cuatro baterías para la artillería de asedio, que estaban dirigidas al punto principal de ataque. Junto con los cañones normales, se utilizaron morteros. En la noche del 8 de mayo, los cañones comenzaron a disparar contra la ciudad. Los defensores reaccionaron el 9 de mayo con varias incursiones y destruyeron varios edificios ofensivos, pero no pudieron detener los trabajos de construcción. El 11 de mayo, los asediadores se encontraban a 30 pasos del pasaje cubierto más cercano de la fortaleza. Tres paralelas conectaban las trincheras. Se trajeron baterías de armas adicionales. En otros lugares, las trincheras también se acercaban a la ciudad.

Asedio de Luxemburgo 1684. Paralelas. El ataque principal fue dirigido contra el frente sur en la llanura llana de la Chapelle. Las baterías de morteros y cañones se asentaron en las colinas de Pfaffenthal, Parc, Grund y Bonnevoye que dominan la ciudad.

Las paralelas eran trincheras excavadas por los sitiadores, como su nombre lo indica, eran excavados paralelas al frente atacado, y permitieron a los asediadores acercarse más y más a su objetivo en seguridad comparativa hasta el tiempo designado para un asalto final a gran escala.

Jean de Châtillon (1.560-1.616), ingeniero militar del rey Enrique IV en el asedio de La Fère en 1.595, ya había utilizado estos elementos tácticos. Este método también había sido empleado en 1.669 por ingenieros mercenarios italianos que servían a los turcos en el asedio de Candia (actual Heraclión, capital de Creta).

Por lo tanto, el método preexistía, y fue asumido y codificado de forma sistemática por Vauban. Las paralelas tenían que ser lo suficientemente anchas (al menos 3 metros) para permitir la marcha de los soldados, pero también el ir y venir de los trenes de artillería, los carros de municiones y los carros de suministro. Tenían que ser lo suficientemente profundos para brindar suficiente protección contra el fuego de los defensores. Sus lados inclinados eran reforzados por gaviones, fajinas, matorrales o tablones. Las paralelas estaban unidos entre sí por trincheras. Las trincheras de comunicación tenían un diseño en zigzag para evitar el fuego del enemigo. Se excavaban (cuando fue posible) apuntando a los salientes de los bastiones porque a lo largo de esta línea imaginaria no había cañones apuntando y por lo tanto el fuego era más débil.

Teniendo en cuenta la reducción de bajas entre los zapadores, Vauban insistió en la protección mediante la excavación nocturna, mediante el uso de manteletes (escudos con ruedas hechos de tablas gruesas empujadas por detrás) y por las paredes de gaviones (cestas cilíndricas grandes llenas de tierra).

Excavación de trincheras de aproximación, los zapadores usan un mantelete y gaviones para protegerse del fuego enemigo

El método de asedio de Vauban se caracterizó por el uso sistemático de cuatro paralelas. La primera paralela se estableció en el límite del alcance de los cañones de los defensores (unos 600 metros); Se usaba para la comunicación general y también podría servir como línea de contravalación.

La segunda paralela era excavada a aproximadamente 350 metros de la posición de los defensores; allí, las baterías resguardadas se colocaron a lo largo de las caras de los bastiones para poder disparar con un efecto de rebote, que tenía una gran posibilidad de infligir bajas y daños. Las baterías se asentaban en plataformas y estaban protegidas por talides de tierra, gaviones, fajinas, zanjas, etc. Las baterías también podrían ser desplegadas en “caballeros“, que eran terrazas elevadas que proporcionaban altura adicional y mejor manejo de los cañones.

La tercera paralela era excavada al pie de los glacis; allí Vauban defendió la construcción de los llamados caballeros de trinchera. El propósito de estas estructuras elevadas, hechas de tres o cuatro niveles de gaviones llenos de tierra, era dominar y neutralizar con granadas a los enemigos que defendían el camino cubierto y los emplazamientos de armas. En la tercera paralela, se colocaban morteros y baterías para bombardear a corta distancia los trabajos laterales y para neutralizar el fuego de los defensores.

Asentamiento de una batería de asedio de Vauban

Entre la segunda y la tercera paralela, se excavaron secciones de trincheras (llamadas semiparalelas) donde se desplegaron otras baterías de cañones y donde se desplegaban las tropas de asalto.

La cuarta paralela, también llamado couronnement du chemin couvert (coronación del camino cubierto) se establecía en la cresta del camino cubierto. En este afianzamiento se asentaban cañones para llevar a cabo la apertura de brechas, ya que podría montarse suficiente potencia de fuego para batir un bastión y reducirlo a escombros. Otro método era cavar una galería debajo de las murallas e instalar una mina de pólvora que explotaba.

Sin embargo, no todos los asedios avanzaron con la precisión del mecanismo descrito anteriormente porque Vauban adaptaba su método a las particularidades naturales del lugar donde se encontraba. En los asedios de Maastricht en 1.673 y Luxemburgo en 1684, por ejemplo, se adaptación a los asedios.

Desde el 14 de mayo, ambos bandos iniciaron una guerra de minas y contraminas, mientras que por encima del suelo, los atacantes estaban expuestos cada vez más al fuego de los defensores. Este último cavó túneles para socavar las posiciones ofensivas y permitió que colapsaran.

Los sitiadores fueron atacados especialmente por los reductos, que por lo tanto se convirtieron en el objetivo principal de las armas. El 18 de mayo, los franceses entraron en uno de los pasajes parcialmente subterráneos del reducto de Mary, y se produjo un intenso combate. Al día siguiente, los franceses expulsaron a los defensores del reducto. Los españoles se habían preparado para volar la posición antes de irse, pero falló.

Después de que el reducto Berlaimont sufriera fuertes incendios durante tres días, los españoles también lo evacuaron la noche del 21 de mayo. Los atacantes ahora tenían todo el pasaje cubierto bajo su control, y ahora podían mover sus cañones cerca de la ciudad. A partir del 24 de mayo, las fortificaciones en el área principal de ataque fueron atacadas con fuego de mortero. El 25 de mayo, los españoles fueron expulsados del interior del pasaje cubierto después de intensos combates. Una mina detonada por ellos mató a muchos atacantes.

Los zapadores franceses comenzaron a socavar las murallas y dañarlas a través de explosiones subterráneas. Así, el 27 de mayo, el reducto de Barlaimont fue dañado y luego asaltado por tropas francesas. Fueron rechazados más tarde, pero lograron volar la posición. Los días 29 y 30 de mayo, los españoles se retiraron de otros puestos que se habían vuelto indefendibles. Mientras tanto, los mineros franceses continuaron trabajando. El 31 de mayo, las tropas defensoras fueron retiradas a la muralla principal. El bastión Barlaimont también estaba en peligro de ser atacado por un ataque de los mineros franceses.

El gobernador de la fortaleza convocó un consejo de guerra. Como no había esperanza de un ejército de socorro y temía los saqueos y las masacres en la ciudad después de un asalto en fuerza, comenzó a negociar una rendición. Estas negociaciones no dieron resultados, y el fuego de los cañones de ambos lados se hizo más pesado que nunca. En los sitios más pequeños del asedio, especialmente en la zona del castillo, los atacantes estaban haciendo brechas. Al final, quedaba claro para los defensores que no podían resistir. El 3 de junio levantaron una bandera blanca y pidieron negociaciones. Ambas partes cesaron el fuego, y pronto negociaron una rendición honorable.

Conquista de Luxemburgo en junio de 1684 por los franceses. Autor Adam Frans van der Meulen

Cuatro días después, se permitió a la guarnición salir de la ciudad, entre 1.300 a 2.000 soldados sobrevivientes (según diferentes fuentes) con sus caballos y armamento.

Durante el asedio, la artillería francesa bombardeó la ciudad día y noche con más de 55.000 proyectiles. La guarnición sufrió más de 2.700 bajas (muertos, heridos y enfermos). De los voluntarios de la ciudad, 80 murieron. Los franceses sufrieron pérdidas de 8.000 hombres. El sitio no solo sufrió muchas bajas, sino que también fue caro, con un costo de 373.000 libras. Tras la captura de la ciudad, los franceses se dirigieron a Trier, donde tomaron la ciudad y destruyeron las fortificaciones. Después de esto entraron en el electorado de Colonia, con la aprobación de su gobernante.

Con la toma de Luxemburgo, Luis XIV logró su objetivo de guerra y ahora buscó la paz con éxito. Vauban reconstruyó y amplió las fortificaciones de la fortaleza de Luxemburgo. La conquista de Luxemburgo abrió el camino para el dominio francés sobre las partes del sur de los Países Bajos.

A pesar de su relativa brevedad, la guerra de las Reuniones desarrolló una reputación de ser un conflicto especialmente sangriento. Luis XIV y sus asesores militares diseñaron una campaña de represalias violentas en un esfuerzo por influir en la opinión pública, con el objetivo de presionar a los oficiales enemigos a rendirse. Durante una batalla, Louvois ordenó al conde de Montal que quemara 20 aldeas cerca de Charleroi porque los españoles habían destruido previamente dos graneros en las afueras de dos aldeas francesas, e insistió en que ni una sola casa debería permanecer en pie en las 20 aldeas.

 

Guerra con Génova

La república de Génova tenía una larga relación con España. De hecho, los banqueros y las casas financieras genovesas, las familias Centurioni, Palavicini y Vivaldi, habían prestado dinero, desde el siglo XVI, al gobierno español. Sin embargo, la participación de los genoveses en la reciente guerra entre España y Francia había sido bastante limitada, simplemente permitiendo que los españoles reclutaran soldados mercenarios en el territorio genovés y construyendo algunas galeras para la marina española. Sin embargo, incluso esa participación limitada era demasiado para los franceses.

Las auténticas razones eran comerciales, pues Génova era un competidor comercial, que había logrado ciertas ventajas con el comercio con los turcos, que Francia también deseaba.

Como castigo por las galeras suministradas y por permitir que las tropas españolas usaran el puerto de Génova, en mayo de 1684 se organiza una flota para castigar Génova, en la flota iría el intendente general de la marina, el marqués de Segnelay, en contra de la opinión de Duquesne que como protesta se encerró en su camarote. La flota con 14 buques, 768 cañones, 4.655 marineros, 20 galeras, 10 bombardas 8 transportes, 17 tartanas y unas 72 embarcaciones menores. La flota zarpó el 12 de mayo, pasando por Hyeres, Alassio y Savona dos días después, actuando sin levantar sospechas.

A pesar delas precauciones francesas en Génova estaban en alerta, se reforzó la guarnición con unos 1.000 hombres, se puso a la cabeza de la defensa al maestre de campo Carlo Tasso, se repararon las obras defensivas, se trasladó la artillería. El único punto débil era la zona del faro, la Lanterna.

El 17 de mayo, los genoveses pudieron ver las velas de la flota francesa por la mañana.

Bombardeo de Génova por la armada francesa 1684 por el almirante Dunesque. Autor Beaulieu le Donjon

El 18 de mayo, se inicia el bombardeo de la ciudad, durante varios días, siendo el del 19 el mas violento tomando el fuerte de la ciudad.

Se iniciaron conversaciones de paz y se acordó una tregua que duró desde el 22 de mayo hasta el 25 de mayo de 1.684 para permitir que se lleven a cabo negociaciones sobre la paz.

El 25 de mayo los genoveses hunden algunas embarcaciones para impedir la entrada en el puerto de los franceses. Ese mismo día las autoridades genovesas rechazaron la oferta de paz francesa, y el bombardeo se intensificó. Los franceses usaron unos morteros de 330 mm que causaron grandes estragos en la ciudad.

Se simuló un desembarco en el litoral de Levante, mientras que el auténtico se efectuó por la Lanterna. Unos 3.500 franceses pusieron pie en Génova, se encontraron con una fuerte resistencia, apoyado las milicias genovesas, y por unos 600 soldados españoles enviados desde Milán a las ordenes del conde de Melgar y soldados corsos.

La ciudad estaba casi destruida y en llamas, los franceses no pudieron adueñarse de ella y se retiraron, aunque algunas fuentes francesas atribuyen la retirada a la falta de pólvora y balas de la flota.

El Dogo, ante una posible segunda tanda de bombardeos, presentó sus excusas al rey francés en París, el Dogo en persona fue acompañado por séquito fastuoso, iniciativa excepcional, no lo del séquito ni por la fastuosidad, sino porque la constitución prohibía al Dogo abandonar la ciudad bajo pena de ser destituido. El 15 de mayo de 1.685, Francesco Mario Lercaro hizo su entrada solemne en la galería de los Espejos, vestido de terciopelo rojo y flanqueado por cuatro senadores vestidos de negro.

Luis XIV recibiendo al dogo de Génova en Versalles en 1685 el 15 de mayo, tras el bombardeo de Génova. Claude Guy Halle, palacio de Versailles.

Como anécdota, los comerciantes franceses en Génova acabaron en la ruina por causa del bombardeo, y las indemnizaciones que Génova pagó, retornaran en una buena parte a la reconstrucción de la ciudad.

En total, los franceses lanzaron 13.300 bombas en Génova, destruyendo cerca de dos tercios de la ciudad.

Tras este episodio, la influencia española en Génova iría menguando, en parte porque los nuevos modelos políticos europeos poseen la capacidad para no depender de recursos financieros y navales ofrecidos por las repúblicas mercantiles como Génova.

Las constantes guerras en Europa permitió sin embargo que Génova creciera económicamente, hasta tal punto que holandeses e ingleses elevaron quejas a España por la actuación agresiva comercialmente hablando de los genoveses y su enorme contrabando, España llego para frenar a su protegido a enviar en 1.692 una flota que amenazo la república.

 

Invasión francesa de Cataluña 1684, asedio de Gerona

Tras unos años en los que la tensión con Francia era habitual, y en los que Bournonville, virrey de Cataluña se preocupaba especialmente por la indefensión del Principado, el inicio oficial de la guerra en noviembre de 1.683 significó para el virrey deber afrontar los momentos mas difíciles de su larga trayectoria política y militar. La situación de los preparativos franceses contrastaba con la del Principado. El virrey alegaba no tener dinero, grano, ni carruajes para la artillería de campaña y no podía oponerse a un enemigo tan poderoso, cada vez mas reforzado.

El 1 de mayo se produjo la entrada francesa por La Junqueran. Bournonville marchó con sus tropas hacia Hostalric, debiendo hacer frente a unos 10.500 infantes y 4.500 jinetes franceses; presumiblemente éstos se dirigían hacia Gerona, donde esperaría que su armada hiciera alguna incursión para desviar tropas del Virrey hacia la costa y de guarnición a Barcelona.

Al siguiente día, 2 de Mayo, llegó a Gerona Domingo Piguateli, general de la artillería del ejército español, que reunió todas las fuerzas y se hizo cargo de la defensa de la ciudad.

La disyuntiva de Bournonville era frenar al enemigo en Gerona, introduciendo en aquella plaza parte de sus tropas, o volver a Barcelona para defenderla. Los acontecimiento mostraron que, a pesar de la llegada de 1.500 hombres de los tercios del Casco y Costa de Granada, la inferioridad numérica de las huestes hispanas hacía imposible frenar al rival en campo abierto.

Bournonville al saber que Bellefonds había instalado su campo en Báscara, a 5 km de Gerona, ordenó sacar dos tercios y dos escuadrones de las guarniciones de la montaña para llevarlos a dicha ciudad.

El 12 de mayo, llegó a la ciudad el virrey de Cataluña ofreciéndoles apoyarles con parte del ejército español, y, con efecto, con la obscuridad de la noche partió para Hostalrich para detener a los franceses.

Vista de Gerona (1694-95), donde se pueden apreciar sus fortificaciones. Ayuntamiento de Gerona

Cuando el enemigo se puso en movimiento intentó detenerlo con la fortificación del vado del río Ter en Pont-Major, levantando una cortadura y colocando una batería, mientras la caballería se encargaba del cierre de los pasos cercanos de la montaña. Bournonville disponía de 3.000 infantes y 2.000 de jinetes para frenar al enemigo, manteniendo la posición durante varias tentativas de vadeo del río por los franceses, que únicamente lo consiguieron de noche, pero sin impedir la retirada ordenada de las tropas españolas a Gerona.

Bellefonds se apoderó de noche de Pont-Major a costa de unas 1.000 bajas frente a 150 españolas, y lo fortificó, iniciando el cerco de Gerona colocando destacamentos en todos los pasos. Con la llegada de la artillería y refuerzos, las fuerzas de Bournonville alcanzaron entre 16.000 y 17.000 efectivos. Ante la inminencia del asalto a Gerona, el Virrey pidió a Barcelona un refuerzo de un tercio de socorro. La ciudad contestó levando un nuevo tercio de 600 hombres, más una compañía de 60 para cubrir las bajas del levado con anterioridad. La nueva agrupación salió de la Ciudad Condal el 25 de mayo, 6 días después de la petición de Bournonville. Barcelona accedió a pagar la defensa de Gerona para intentar evitar que ella misma llegara a idéntica situación.

El Virrey dejó en Gerona de guarnición poco más de 3.400 hombres, sin contar los paisanos que defendían su ciudad y otros llegados del Ampurdán. Por su parte, según una relación del 22 de mayo, los franceses contaban con un total de 13.920 hombres entre infantería y caballería que, con los migueletes y el somatén del Rosellón, llegaban a más de 16.000 efectivos.

El día 20 de mayo inició el enemigo sus trabajos de asedio y asentamiento de la artillería. En la madrugada del día 22 se comenzó a batir el lienzo de muralla entre las medias lunas de Santa Clara y la del Gobernador, continuándose el bombardeo hasta el día 24, efectuando entre 1.500 y 2.000 disparos. Se abrieron dos brechas, una de 20 pies (6 m) de ancho y otra aún mayor de subida fácil por los cascotes caídos. Para prevenir el asalto, los sitiados levantaron una cortadura desde el baluarte de Santa Clara hasta el Rec Monar, en la media luna del Gobernador, sacando gente de ambas medias lunas para colocarla en la defensa de la cortadura. Esta estuvo protegida por los 2.000 mejores mosqueteros de la guarnición.

Al atardecer del día 24 se presentó un tambor de parte del mariscal Bellefonds pidiendo la rendición o no habría cuartel salvo para las mujeres y los niños guarecidos en las iglesias. Ante la falta de respuesta llegó otro tambor marchando finalmente ambos con una negativa a tal requerimiento. Antes de una hora se produjo el avance francés con 5.000 o 6.000 hombres. En las embestidas sucesivas cayeron las medias lunas del Gobernador y de Santa Clara; la primera tomada por un regimiento suizo, vio masacrar a sus defensores; la guarnición de la segunda, conquistada por un regimiento alemán, tuvo mejor suerte al dar éstos cuartel y tomarlos prisioneros. Desde la muralla se les repelió varias veces tirándoles mosquetazos y cargas de pólvora, pero se parapetaron con cadáveres y materiales derribados y resistieron. La brecha principal aguantó hasta cuatro avances enemigos, entrando una vez hasta 200 hombres, aunque fueron rechazados. Tras ello, algunos destacamentos españolas atacaron las medias lunas disparando desde la muralla y consiguieron desalojar al enemigo.

Los franceses perdieron sus tropas más veteranas. Se les tomaron nueve banderas y tuvieron 3.000 bajas. Del lado español las bajas se evaluaron en 100 muertos y unos 500 heridos. Posiblemente el mariscal francés había perdido desde el inicio de la campaña cerca de una tercera parte de sus hombres, unos 5.000. Muchos alemanes del ejército francés desertaron y Bellefonds tuvo que recluir toda su gente en Santa Eugenia para evitar las huidas entre los días 26 y 30 de mayo, ahorcando a dos capitanes alemanes para escarmiento de los demás.

Bellefonds necesitó varios días para enterrar sus muertos y llevarse todos sus heridos a Figueras y Bàscara, donde tenía sus hospitales, mientras los naturales y las tropas se dedicaban al despojo de los cadáveres. El mariscal llegó a comentar que “si el rey de España tuviera este género de vasallos en Flandes, no se perdieran tantas plaças…“.

A pesar de esta derrota francesa a las puertas de Gerona, la situación de la campaña no mejoró ostensiblemente ya que Bellefonds se mantenía en el Ampurdán con 11.000 hombres y la posibilidad de un ataque de la armada francesa a Barcelona infundía pánico a la ciudad. Por otra parte, tras un corto asedio, Cadaqués se rindió el 26 de junio. Los conselleres de Barcelona, por otra parte, escribían preocupados a la Corte pidiendo más dinero y hombres para impedir la caída de Rosas y Camprodón, plazas sin las cuales todo el norte de Cataluña estaba irreversiblemente perdido. Pronto iniciaron las tiranteces entre la Generalitad y el Virrey por lo que la primera acusaba de inacción del segundo. Sin embargo, la realidad era que la falta de medios limitaba completamente cualquier acción ofensiva por parte de Bournonville.

La situación de la campaña no mejoró ostensiblemente. Bellefonds se mantenía con 11.000 hombres en el Ampurdan devastandolo, mientras Bournonville, con 3.000 infantes y otros tantos jinetes se limitaba a controlarlo y seguir su pista a distancia prudencial. La posibilidad de un ataque de la armada gala a Barcelona infundía pánico en la ciudad por su indefensión, repartiéndose por orden del Rey 2.000 armas entre arcabuces, mosquetes y picas a las cofradías y gremios que la custodiaban.

El dominio marítimo del enemigo obligó a Barcelona a mejorar sus defensas. Para ello no se dudó en llevar varios artilleros mallorquines para cuidarse de las piezas de las baterías, mientras se levantaba el tercio de la Coronela compuesto por 4.000 hombres, quienes, en ocho turnos, hacían guardia en las murallas durante un período de ocho días.

Justo cuando la situación era más delicada comenzaron los rumores de tregua. Bellefonds paralizó todas sus operaciones por tierra, dejando el bloqueo marítimo de Rosas en suspenso. El 31 de agosto Bellefonds envió a Bournonville los artículos de la tregua de Ratisbona, proponiendo en vista de ello el cese de las hostilidades y la retirada a sus alojamiento de las tropas de una y otra parte.

Paz y tratado

Si bien Luis XIV se negó a enviar ayuda al Imperio e incluso envió enviados secretos para alentar a los otomanos, los relatos contemporáneos indican que sería impropio para él continuar luchando contra el Imperio en su frontera occidental. Así, Luis aceptó la tregua de Ratisbona, garantizando 20 años de paz entre Francia y el Imperio y pidiendo a su primer primo, Carlos II de Inglaterra, que arbitrara las reclamaciones fronterizas en disputa. Los franceses se quedaron con Estrasburgo, Luxemburgo, mientras que Reunión (Courtrai y Dixmude regresaron a España). La resolución no fue una paz definitiva, sino solo una tregua durante 20 años. Sin embargo, Luis tenía buenas razones para sentirse satisfecho: el Emperador y los príncipes alemanes estaban completamente ocupados en Hungría, mientras que en la Rpública Holandesa, Guillermo de Orange permaneció aislado e impotente, en gran parte debido al ánimo pro francés en Ámsterdam.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-31. Última modificacion 2019-01-31.