Edad Antigua Cartago y las guerras Púnicas Asdrúbal Barca en Italia (208 – 207 AC)

Marcha de Asdrúbal desde Hispania a Italia

Tras la batalla de batalla de Baecula en el 208 AC, Asdrúbal Barca se dirigió a Italia con su ejército, posiblemente cruzó Despeñaperros y se dirigió a Sansebastián (Donostia) y desde aquí inició el camino para cruzar los Alpes, sorprendiendo a propios y ajenos. Solo dos meses le llevo al Bárcida atravesar la cadena montañosa, contra los cinco que le había llevado a su hermano Aníbal.

Las manifestaciones de terror en Roma iban en aumento desde que se supo que Asdrúbal había partido desde España. Llegaron a un punto máximo de nerviosismo cuando el pretor Porcio informo que el general cartaginés y su ejército ya pisaban suelo italiano, y mercenarios de Liguria y la Galia aumentaban considerablemente el número de sus efectivos.

En el 207 AC, Cayo Claudio Nerón fue elegido cónsul por parte de los patricios, de entre los plebeyos, el elegido fue Marco Livio Salinator, que había conseguido un triunfo luchando contra los ilirios en el 219 AC. Ambos generales se odiaban, lo que era una clara invitación al desastre. Los dos cónsules echaron a suertes sus destinos. A Salinator le tocó dirigirse hacia el norte con sus tropas, a tratar de bloquear el paso del ejército de Asdrúbal por los Alpes, mientras que Claudio Nerón se dirigiría hacia el sur, contra Aníbal.

Pero Asdrúbal burló completamente a Salinator, como antes había burlado a Publio Cornelio Escipion ”el Africano”. Escipión había bloqueado con sus tropas los pasos de los pirineos, por el este, para impedir el paso de las tropas de Asdrúbal. Pero Asdrúbal había cruzado los Pirineos por el oeste (San Sebastián), y pasó el invierno en la Galia, reclutando nuevos mercenarios.

Roma sabía que cuando llegase la primavera, Asdrúbal y su ejército cruzarían los Alpes como anteriormente Aníbal, y entraría en Italia, para tratar de unirse a su hermano. Salinator pensaba que Asdrúbal tardaría en cruzar los Alpes el mismo tiempo que había tardado Aníbal, dándole tiempo a bloquear los accesos a Italia. Pero se equivocó. Asdrúbal salió de sus campamentos en la Galia cuando el invierno aun no había acabado y se movió mucho más deprisa que Aníbal, y llegando a los pasos de los Alpes antes de que lo hiciesen las tropas de Salinator.

Debido al intenso frío, muchos de los elefantes de Asdrúbal murieron en el cruce de los Alpes, sobreviviendo 15 de los que salieron de Hispania. Así que el ejército de Asdrúbal llegó a la llanura del río Po antes de lo que el mismo Aníbal esperaba.

Asdrúbal Barca cruzando los Alpes en el 207 AC, tardó tan solo dos meses en vez de cinco como su hermano Aníbal

Asdrúbal Barca cruzando los Alpes en el 207 AC, tardó tan solo dos meses en vez de cinco como su hermano Aníbal

 

Movimientos en Italia 207 AC

Por el camino, Asdrúbal había sumado a su ejército 8.000 ligures, infantes curtidos y bien pertrechados, y unos 10.000 galos. Todas sus fuerzas reunidas, alcanzarían probablemente unos 35.000 infantes, 8.000 jinetes y 10 elefantes. Asdrúbal asedió Placencia, pero no pudo tomar la ciudad y se dirigió a Fanum Fortunae (Fano), un pequeño puerto en la costa adriática, donde la vía Flaminia roza la costa. Allí estableció contacto con las fuerzas avanzadas del pretor Lucio Porcio Licinioy del cónsul Salinator que estaban acampados en Sena Gallica (Seniglia) unos kilómetros al sur.

Asdrúbal organizó una serie de correos con el fin de coordinar el encuentro con su hermano. Cuatro jinetes galos y dos númidas fueron despachados con cartas para Aníbal, cometiendo el error de no cifrarlas, aunque había dado la orden de destruirlos en caso de caer prisioneros.

Los correos se dirigieron a Tarento, pero esta ciudad ya había sido tomada por los romanos, y los correos cayeron prisioneros, y de esta manera El cónsul Nerón se enteró que se proponía cruzar los Apeninos y encontrarse con su hermano Aníbal en Umbria.

Al conocer el contenido Nerón tomó una rápida decisión. De su ejercito consular, que contaba con unos 45.000 soldados, eligió a 6.000 infantes y 1.000 jinetes escogidos y salió con ellos a toda prisa hacia el norte, para reforzar a las tropas de Salinator, que se encontraba en la región de Urbino,cerca de Pesaro. Recorrió de 350 a 400 kilómetros en un tiempo récord de siete días. En el camino, recibió refuerzos que aumentaron aún más su número.

Aníbal se encontraba aún en sus cuarteles de invierno vigilado por 40.000 infantes y 2.500 jinetes romanos al mando de los cónsules Claudio Nerón y Quinto Fulvio Flaco, y no se dirigiría hacia el norte hasta que estuviese seguro de que su hermano se encontraba allí. Era un riesgo tremendo, si Aníbal se enteraba que Nerón y parte de sus mejores tropas se habían separado de su cuerpo de ejército principal, nada le impediría atacer a los que se habían quedado, que se encontraban sin su comandante. Además lo que estaba haciendo era ilegal, según las leyes romanas. No se permitía a ningún cónsul abandonar su frente asignado sin permiso del senado.

A sugerencia de Salinator, el ejercito de Nerón llegó al campamento al anochecer y las tropas recién llegadas no montaron sus tiendas sino que se ocultaron en las tiendas de las tropas acampadas. Para que Asdrúbal no detectase el aumento de fuerzas, se emitió una orden secreta en la que disponía que no se ampliase el campamento ni se realizasen actividades que pudiesen delatar este aumento de fuerzas.

Campamento romano. Se ve las tiendas de 8 legionarios llamadas contubernium. Autor Ángel Todaro

Campamento romano. Se ve las tiendas de 8 legionarios llamadas contubernium. Autor Ángel Todaro

Esa misma noche se celebró un consejo de guerra, y se decidió, a pesar del agotamiento de los refuerzos, no esperar un instante y presentar batalla al día siguiente. El plan era formar los dos ejércitos romanos como si fuera uno solo, y en el último momento, poner a a vista las dos enseñas consulares, que indicaría que los dos cónsules estaban en el campo de batalla.

A pesar de las medidas de seguridad, los romanos cometieron un error, el clarín de órdenes sonó una vez en el campamento del pretor y dos veces en el de cónsul; esto perturbó al veterano comandante, conocedor como era de los hábitos de los romanos. Llegó a la conclusión de que ambos cónsules estaban allí.

Asdrúbal ordenó abandonar el campamento al amparo de la noche, para ocultar su huida. Se tomaron medidas para engañar a los romanos, y así retrasar todo lo posible la persecución.

Su idea era alcanzar y cruzar el río Metauro, con su ejército ocupando la orilla opuesta, les resultaría sencillo rechazar a los romanos según cruzaban el río.

Pero en la prisa y confusión de la marcha nocturna, los guías, que no habían sido mantenidos bajo estrecha vigilancia, escaparon. La columna marchó sin rumbo por el campo y no supieron encontrar un vado para cruzar el Metauro para llegar a la Vía Flaminia. En esta ocasión, la suerte se alió con los romanos. Porque el río corría caudaloso, posiblemente por las lluvias de primavera y el derretimiento de las nieves de invierno.

Batalla de Metauro 207 AC Asdrubal buscando un vado. Durante la noche saca a su ejército del campamento sin que los romanos se den cuenta y subusca un vado para cruzar el río. Autor Jenny Dolfen

Batalla de Metauro 207 AC Asdrubal buscando un vado. Durante la noche saca a su ejército del campamento sin que los romanos se den cuenta y subusca un vado para cruzar el río. Autor Jenny Dolfen

Batalla de Metauro (207 AC)

Los romanos, detectaron la salida de Asdrúbal, pero prefirieron no aventurarse a una persecución nocturna, y esperaron a que amaneciera. Nerón, con la totalidad de la caballería fue el primero en salir. Detrás de él iba Porcio con la infantería ligera y ambos comenzaron a hostigar a los cartagineses. Asdrúbal no tuvo más opción que detener la marcha y comenzar a fortificarse sobre una colina que dominaba el río, pero en ese momento Livio Salinator llegó con las legiones.

Batalla de Metauro 207 AC. Movimientos previos

Batalla de Metauro 207 AC. Movimientos previos

La idea o planteamiento táctico para la batalla era presentar a los romanos un frente lo más extenso posible para obligar a estos mismos, a responder con una longitud similar, pudiendo ejercer el esfuerzo principal con los hispanos.

Despliegue inicial

Los romanos tenían 7 legiones y unos 8.000 jinetes, desplegaron toda su caballería en el ala izquierda, a continuación las 4 legiones del cónsul Salinator, las 2 legiones del pretor Porcio y finalmente una legión de Nerón junto al Río.

 En su ala derecha situó toda su caballería (8.000), a continuación situó a sus veteranos hispanos (15.000) con una profundidad mayor de lo habitual con el fin de incrementar su potencia para romper la línea enemiga en ese sector (la izquierda romana). En el centro ubicó los ligures (8.000) y delante los 15 elefantes, cubriendo a los hispanos y ligures, situó la infantería ligera y honderos (5.000). En la izquierda situó a los galos (10.000) en una colina frente un barranco (posiblemente en barranco de San Ángelo).

Batalla de Matauro: Despliegue inicial

Batalla de Matauro: Despliegue inicial

Primera fase

La batalla los más probable es que la iniciasen los romanos, dado que Asdrubal había elegido el terreno y tenía una mejor posición. Como siempre la batalla comenzó con las cargas de la caballería, que al intentar envolverse mutuamente, se alejaron del campo de batalla, sin que produjesen resultados definitivos. A continuación avanzaron las legiones con los vélites por delante. Éstos se enfrentaron a la infantería ligera y honderos púnicos, pero fueron rechazados.

Batalla de Metauro: Primera Fase

Batalla de Metauro 207 AC: Primera fase

Segunda fase

En el flanco derecho y el centro, Asdrúbal mando avanzar a los elefantes, y detrás a los hispanos y ligures.  Estos arremetieron con furia contra las legiones de Salinator y las hicieron vacilar. El combate aquí fue encarnizado y muy violento. La primera carga de los elefantes sembró el desconcierto en las primeras líneas romanas, obligándoles a retroceder. Conforme creció la confusión, se perdió el dominio de los animales, que iban de un lado a otro entre las dos líneas sembrando el caos, muchos tuvieron que ser sacrificados por sus propios conductores. Los romanos finalmente logran equilibrar el combate, pero aún estaba indeciso para ambas partes. En el flanco izquierdo, la configuración del terreno impedía la toma de contacto.

Batalla de Metauro: Segunda fase

Batalla de Metauro 207 AC. Entre el ejercito romano mandado por Libio Salinator y el ejército púnico mandado por Asdrúbal Barca. Autor Radu Oltean

Batalla de Metauro 207 AC. Entre el ejercito romano mandado por Libio Salinator y el ejército púnico mandado por Asdrúbal Barca. Se ve las tropas hispanas atacando a los legionarios. Autor Radu Oltean

Tercera fase

Entonces ocurrió lo inesperado, Nerón que estaba inactivo y viendo la pasividad de los galos protegidos por el barranco, decidió dejar una fuerza de cobertura (posiblemente los vélites y hastati) y marchar con parte de sus fuerzas (posiblemente los príncipes y triarios) por detrás de las líneas romanas, e irrumpir en el otro flanco donde estaban los hispanos, atacándoles por el flanco y por la retaguardia, empujándoles hacia los ligures. Se estaba en el momento álgido de la batalla, consiguiendo inclinarla a favor de los romanos.

Asdrúbal mantuvo la formación todo el tiempo que pudo, replegándose lentamente hacia las alturas, alentando a sus hombres y reagrupando a sus unidades para devolverlas al combate.  Hasta que, finalmente, murió en el combate. La formación se desarticuló y se produjo la consecuente matanza. Los galos que estaban en la colina apenas ofrecieron resistencia y se rindieron, pero fueron masacrados.

Batalla de Metauro: Tercera Fase

Batalla de Metauro: Tercera Fase

 

Consecuencias

Las bajas se estiman en 10.000 hombres y  6  elefantes muertos por el bando púnico y 2.000 por el bando romano. Fueron capturados 5.500 hombres y 4 elefantes.

Muchos huyeron e intentaron retornar a sus países, Livio Salinator decidió dejarlos ir diciendo: ”Dejad que algunos sobrevivan para que lleven la noticia de su derrota y de nuestra victoria”.

Nerón después de la batalla regresó  a su campamento de Apulia, donde se encontraba Aníbal, forzó la marcha al igual que la ida, en seis días. Cuando llegó al campamento, mandó  arrojar la cabeza de Asdrúbal por encima de la empalizada del campamento. Dos oficiales cartagineses capturados fueron liberados y enviados al campamento púnico, para que le relaten al púnico todo lo ocurrido.

Al conocer la derrota y muerte de su hermano, Aníbal se retiró a Brutium, y los romanos no se atrevieron a enfrentarse con él.

Cabeza de Asdrúbal presentada a Aníbal

Cabeza de Asdrúbal siendo presentada a Aníbal

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-05-03. Última modificacion 2017-02-02.