Edad Antigua Cartago y las guerras Púnicas Marcha de Anibal a Italia (218 AC)

Aníbal salió de su base en Cartagena, España, en mayo de 218 AC, cruzó el Ebro en Junio y dividió su ejército en dos columnas, una siguiendo la costa y otro siguiendo el rio Sicoris (Segre), reuniéndose en Perpiñán,  dejo a su hermano Hannón con un ejército de 10.000 infantes y 1.000 jinetes para hacerse cargo desde el Ebro hasta los Pirineos y despidió a 12.000 turdetanos. Continuó a partir de los Pirineos con 50.000 infantes, 10.000 jinetes y 37 elefantes.

Los romanos, al contrario que en la primera Guerra Púnica, eran ahora más fuertes por mar, y planearon un doble desembarco: en África y en Iberia. Fiel a su estilo directo y agresivo, Roma buscaba decidir la guerra de modo fulminante, asestando un golpe decisivo en los dos puntos neurálgicos del enemigo.

  • Un ejército consular  al mando de Publio Cornelio Escipión con su hermano Cneo, desembarcó en Massilia (Marsella) con  70 naves y un ejército consular con tres legiones (II, V y VI) y 3 aliadas  (unos 40.000 hombres), para enfrentarse a Aníbal en Iberia.
  • El otro ejército al mando de Tiberio Sempronio Longo, viajó a Sicilia con 170 naves y otro ejército consular con 2 legiones romanas (III y VI) y 2 aliadas para preparar el desembarco en África.
  • La  Legión I, al mando del pretor Manlio, se desplazó al valle del Po, para supervisar la lealtad de las belicosas tribus galas. Esta legión es derrotada por los galos, y Publio Escipión que estaba en Pisa, tiene que enviar la legión 2 para establecer la situación.
Marcha de Aníbal a Italia en el 218 AC, así como los movimientos de los romanos

Marcha de Aníbal a Italia en el 218 AC, así como los movimientos de los romanos

Aníbal dejó la costa y avanzó hacia el Ródano, río que cruzó con 38.000 infantes, 8.000 jinetes y 34 elefantes.

Una patrulla de Escipión avistó al ejército, éste no podía dar crédito, Aníbal había cruzado el Ródano y se internaba en la Galia, aquello sólo podía significar una cosa: el ejército cartaginés no se dirigía a Marsella, sino a Italia.

Elefantes de Anibal cruzando el río Ródano. Autor Peter Connoly

Elefantes de Aníbal cruzando el río Ródano. Autor Peter Connoly

Inmediatamente Escipión se dirigió hacia el campamento de Aníbal que encontró desierto. Tras regresar a la costa a marchas forzadas, Escipión dejó el ejército al mando de su hermano y regresó a Roma en barco para llevar la increíble noticia al Senado.

El senado decide que Publio vuelva a Italia con dos legiones y Cneo se quede en Marsella con 2 legiones romanas y 2 aliadas para cortar la línea de aprovisionamiento de Anibal y evitar que le lleguen refuerzos.

En agosto, Cneo desembarcó en Emporion (Ampurias),  contaba con las legiones V y VI y otras 2 aliadas, unos 20.000 infantes y 2.200 jinetes. Decidió avanzar hacia el sur y enfrentarse a Hannón que contaba con 10.000 infantes y 1.000 jinetes y unos 5.000 aliados ilergetes. Asdrúbal Barca, después de ser advertido de la expedición romana, marchó al norte con un ejército de 8.000 infantes y 1.000 jinetes para unirse a Hannón.

Avanzado el otoño (Noviembre?), en la ciudad de Cissa (cerca de Tarragona) se encuentran ambos ejércitos, Hanón no esperó a Asdrubal y decidió enfrentarse solo al romano.

No hubo brillantes maniobras o emboscadas, los ejércitos formaron y se enfrentaron. Al ser en número dos a uno, Hannón fue derrotado con relativa facilidad, perdiendo 6.000 hombres en la batalla. Por otra parte, los romanos consiguieron capturar el campamento cartaginés, junto con 2.000 prisioneros y Hannón mismo. En el campamento figuraban todos los equipajes dejados por Aníbal. Entre los presos también se incluye Indíbil, un influyente caudillo ilergete que causaría más tarde graves problemas a los romanos.

Cneo se convirtió en dueño del norte del Ebro. Asdrúbal, que llegó demasiado tarde a ayudar a Hannón y aunque no era lo suficientemente fuerte como para atacar a los romanos, todavía cruzó el río y envió una columna que hostigó a la caballería y la infantería en una escaramuza. Esta fuerza capturó a marineros romanos, e infligió tales bajas que la eficacia de la flota romana en España se redujo de 60 a 35 buques

Avanzado el otoño, y al final de una marcha de 2.400 km y cinco meses de duración, cuyos días más duros fueron los 15 días que tardaron en cruzar los Alpes, en que tuvieron que abrirse paso a lo largo de 212 km de terreno agreste y cumbres nevadas, acosados por tribus hostiles y la proximidad del invierno. Llegaron al valle del río Pó con 12.000 infantes libio-fenicios, 8.000 infantes hispanos, 6.000 jinetes númidas e hispanos, y 32 elefantes. Tras un breve encuentro con los habitantes de la ciudad de Turín, toma la ciudad.

Aníbal cruzando los Alpes. Autor Mariusz Kozik

Aníbal cruzando los Alpes. Autor Angus McBride

 

Aníbal cruzando los Alpes. Autor Mariusz Kozik

Aníbal cruzando los Alpes. Autor Mariusz Kozik

 

Aníbal cruzando los Alpes. Autor Giuseppe Rava

Aníbal cruzando los Alpes. Autor Giuseppe Rava

Aníbal cruzando los Alpes

Aníbal cruzando los Alpes

Batalla de Tesino o Ticino (Noviembre 218 AC)

Aníbal intentaba afanosamente reclutar tropas entre las tribus galas locales cuando se enteró de la vuelta de Publio que se hizo cargo de las fuerzas que estaban en la zona (las legiones I y II y  aliados celtas, total unos 25.000). Decidió hacerle frente con demostración de su fuerza, esperando con esto mejorar su posición entre las tribus locales, y  obligar el repliegue de los romanos más allá del río Po. Escipión también estaba impaciente por una batalla, y decidió marchar hacia el norte del Po para enfrentarse al cartaginés. Llegaron cerca del río Tesino o Ticino, y ambos ejércitos levantaron el campamento.

Ambos ejércitos enviaron partidas de exploración curiosamente dirigidas por ambos jefes con el fin de obtener información de primera mano. Escipión tendió un puente flotante sobre el rio y pasó con toda su caballería (1.200 romanos, 1.900 italicos y galos) y 7.200 vélites.  Aníbal avanzó con la mayoría de su caballería (4.000 númidas y 2.000 hispanos) hacia el rio Tesino con el fin de observar el campamento romano.

Ambas fuerzas se avistan y Escipión colocó  los vélites en el centro, la caballería gala e itálica a los flancos y la caballería romana a retaguardia.

Aníbal atacó por el centro y los flancos a la vez, los vélites lanzan sus jabalinas y huyen por entre la caballería romana, lo que permite que la caballería hispana choque directo con la romana, está aguanta el choque y el resultado es incierto. Los númidas ponen en fuga a los itálicos y galos, y atacan a la caballería romana por retaguardia. Los romanos al verse rodeados, se replegaron al campamento, desmontando el puente. Escipión fue herido durante la batalla, siendo rescatado por su hijo Publio Cornelio Escipión que tenía 18 años.

 

Batalla del rio Tesino o Ticino 218 AC, entre las vanguardias de Publio Cornelio Escipión y Anibal

Batalla del rio Tesino o Ticino 218 AC, entre las vanguardias de Publio Cornelio Escipión y Anibal

La batalla que no fue más que una escaramuza, los romanos tuvieron 500 muertos y numerosos caballos fueron capturados, pero hizo que los galos se animasen a unirse al bando cartaginés. Pronto todo el norte de Italia se alió con Aníbal, los refuerzos galos y ligures aumentaron el ejército de Aníbal hasta unos 40.000 hombres.

Esta derrota supuso un duro contratiempo para Roma, el cónsul Sempronio, con sus tropas desplegadas en Sicilia y listas para invadir África no tuvo otro remedio que embarcar las legiones III y IV, y partir hacia el norte, en ayuda de su colega Escipión.

 

Batalla de Trébia (Diciembre 218 AC)

Un mes después de la batalla de Tesino, Sempronio llegó al campamento romano situado a orillas del río Trébia con otras dos legiones (III y IV), formando un ejército consular de 5 legiones  más aliados celtas. En vista de que su colega en el consulado estaba herido y no podía hacerse cargo de las tropas. Tomó él el mando de todo el ejército. Contra los deseos de Escipión, Sempronio deseaba entrar inmediatamente en batalla con Aníbal, ya que su mandato como cónsul estaba acabándose, y quería llevarse él la gloria de derrotar a Aníbal.

Aníbal, que mediante el uso de guías galos había encontrado un lugar adecuado para tender una emboscada, envió a 1.000 jinetes de caballería pesada y a 1.000 infantes bajo el mando de su hermano menor Magón, para que se ocultaran durante la noche. A la mañana siguiente, Aníbal envió a su caballería númida al otro lado del Trébia con la orden de hostigar al campamento romano y después retirarse, para de esta manera atraer a los romanos hacia un lugar donde el destacamento de Magón pudiera aparecer y atacar en el momento oportuno.

Los jinetes númidas lograron captar la atención del campamento romano para que Sempronio enviase a su caballería para perseguirlos, y poco después ordenó a su ejército entero.

Sempronio formó las 5 legiones (III, IV, restos de la I y II, así como 2 aliadas) en el centro serían unos 20.000efectivos, a ambos lados  la infantería aliada gala y ligur (8.000 en cada lado) delante situó a los vélites (6.000) en el ala derecha situó 1.000 jinetes romanos y en  la izquierda 3.000 jinetes aliados.

Los cartagineses situaron la infantería hispana y celta (20.000) en el centro, a ambos lados 6.000 falangistas libio-fenicios delante situó los peltastas que incluían honderos baleares. En el ala izquierda la caballería hispana y gala mandada por Maharbal (5.000) con 16 elefantes y en ala derecha la caballería númida manda por Naravas (4.000) con 16 elefantes.

Batalla de Trebia diciembre del 218 AC. Despliegue de Fuerzas

Batalla de Trebia o del río Trebia diciembre del 218 AC. Despliegue de fuerzas

Aún era muy temprano en el momento en que las legiones cruzaron el Trebia, los romanos aún se hallaban somnolientos y sin desayunar. Los cartagineses, por otra parte, se habían alimentado bien y se habían untado con aceite para protegerse del frío antes del combate.

El ataque lo inicia la caballería cartaginesa en ambas alas se enfrentó a sus equivalentes romanos, a los que excedían en un elevado número.

La infantería ligera romana, que realizaba la cobertura del grueso de las legiones, fue la primera en entrar en combate, pero dispersados por los peltastas de Aníbal, principalmente por el acierto de los honderos de baleares. Después de que los vélites se retiraran entre los espacios de la línea romana, los hastati y los príncipes tomaron su lugar y se enfrascaron en el combate contra los cartagineses. Mientras en el centro los legionarios seguían luchando cuerpo a cuerpo. Gradualmente, los jinetes romanos fueron obligados a huir dejando a la infantería romana cada vez más expuesta. Mientras tanto, los elefantes atacaron, los aliados romanos que no conocían estos animales huyeron despavoridos, mientras que algunos romanos llevaban una especie de guadaña, cortaron los tendones a 9 de ellos.

Batalla de Trebia 218 AC. Ataque de los elefantes. El elefante lleva demasiada tripulación para ser africano. Autor Angus Mcbride

Batalla de Trebia 218 AC. Ataque de los elefantes. El elefante lleva demasiada tripulación para ser africano. Autor Angus Mcbride

Con la caballería romana derrotada y en plena fuga, los escuadrones de caballería cartaginesa volvieron y atacaron sucesivamente los flancos y retaguardia romanos. Al mismo tiempo, la fuerza oculta de Magón Barca emergió de su escondite y cayó sobre la retaguardia romana. La moral romana se encontraba muy baja debido al frío, la presencia de los elefantes cartagineses y la derrota de su caballería; al ser atacados por todos los lados, ésta se perdió totalmente. La mitad de los manípulos (10.000) mandados por Sempronio fueron capaces de romper la formación cartaginesa creyendo éste que había vencido, pero cuando se dio cuenta de la realidad reorganizó sus fuerzas y se replegó a Plasencia.

Miles de soldados romanos fueron abatidos sobre el terreno y pisoteados por los elefantes, otros tantos se ahogaron intentando cruzar el río para salvarse, pero perecieron ahogados o abatidos.

Batalla de Trebia 218 AC. La caballería púnica persigue a los romanos que cruzan el río. Autor Angus Mcbride

Batalla de Trebia 218 AC. La caballería púnica persigue a los romanos que cruzan el río. Autor Angus Mcbride

Aníbal perdió unos 4.000 hombres, mientras que los romanos tuvieron de 15.000 a 20.000 muertos y 10.000 prisioneros, Aníbal soltó a los prisioneros itálicos, diciéndoles que solo había venido  a combatir a los romanos.

Monumento a la batalla de Trebia en sitio donde tuvo lugar la batalla

Monumento a la batalla de Trebia en sitio donde tuvo lugar la batalla

El invierno resultó extremadamente duro, muriendo todos los elefantes menos uno y también numerosos caballos númidas que no estaban acostumbrados al frio.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-05-01. Última modificacion 2017-02-02.