Edad Antigua Cartago y las guerras Púnicas Campaña de Magón en Liguria (205 -203 AC)

Expulsión de Gades (Cádiz)

Tras la batalla de Ilipa en el 206 AC, Magón Barca recibió órdenes claras y contundentes de abandonar Hispania, sin embargo, decidió intentar una última y arriesgada acción para cambiar el rumbo de la guerra. Tomó la flota y su ejército e intentó volver a capturar Cartago Nova, desembarcó una fuerza en los alrededores de Cartago Nova y saqueó la campiña. Los habitantes de huyeron a la ciudad e informaron de la aproximación del enemigo. Cuando intentó el asalto por el mismo lugar que lo hizo Escipión, la guarnición estaba alertada y los rechazaron. Reembarcando de nuevo a costa de la pérdida de 800 hombres y armamento y equipos de toda clase.

Fracasado el intento puso proa hacia Gades (Cádiz) para, de esta forma, poder recuperar a sus tropas y, ahora sí, poner en marcha las órdenes recibidas de Cartago.

A su regreso a Gades, Magón encontró las puertas de la ciudad cerradas, por algunos actos de pillaje que habían cometido sus soldados durante el anterior embarque, así como el decomiso de sus bienes llevado a cabo por Magón para la expedición

Magón invitó a los dirigentes de la ciudad para una entrevista, pero fueron capturados y crucificados a la vista de la ciudad.

Magón se dirigió a las Baleares, donde fue bienvenido, decidió pasar el invierno y aprovechar para reclutar honderos, recorrió las islas consiguiendo convencer a unos 2.000 que fueron remitidos a Cartago.

Desembarco en Italia

En la primavera del 205 AC, con 12.000 infantes, 2.000 jinetes y 30 buques de guerra y de transporte, puso rumbo a Liguria con la esperanza de levantar a los galos y ligures en contra de los romanos.

La llegada de Magón fue sin contratiempos, tomó como base Savo y dejó 10 buques de seguridad, el resto los envió a Cartago pues ya se rumoreaba una acción de Escipión desde Sicilia. Una vez aseguró su posición, hizo trato con los ingauni (quienes a su vez estaban en guerra con los montañeses epanterii). Pero la acción más destacable fue sin dudas la toma y destrucción de Génova, casi sin oposición.

La noticia llegó Roma que solo disponía de 4 legiones en los territorios al norte de la península (las 2 legiones en Rimini y las 2 en Etruria), por lo que el Senado ordena a Salinator (Etruria) dirigirse con sus tropas hacia Rímini para unirse a Lucrecio, mientras las 2 legiones urbanas de Cepión, eran enviadas a Etruria.

Mapa de situación de las fuerzas púnicas y romanas en el Norte de Italia en el 20 AC

Mapa de situación de las fuerzas púnicas y romanas en el Norte de Italia en el 203  AC

Por entonces, en Cartago se recibieron noticias del desembarco en costas africanas de las fuerzas comandadas por Lelio, pero los cartagineses, pasado el pánico inicial, en un gran esfuerzo reunieron un ejército de refuerzo que es enviado a Magón con una flota de 25 buques, 6.000 infantes, 800 jinetes y 7 elefantes, incluyendo una importante cantidad de dinero destinado a la contratación de mercenarios.

Recibidos estos refuerzos, Magón intenta rápidamente ir al encuentro con su hermano, sin embargo sus aliados ligures y galos, no pensaban igual, dijeron que necesitaban más tiempo para movilizar más fuerzas.  Magón decide esperar y pospone su marcha. Mientras tanto los romanos maniobraban en Etruria y la Galia para impedirle el paso.

Por entonces, en Cartago se recibieron noticias del desembarco en costas africanas de las fuerzas comandadas por Lelio, pero los cartagineses, pasado el pánico inicial, en un gran esfuerzo reúnen un ejército de refuerzo que es enviado a Magón con una flota de 25 buques, 6.000 infantes, 800 jinetes y 7 elefantes, incluyendo una importante cantidad de dinero destinado a la contratación de mercenarios.

Recibidos estos refuerzos, Magón intentó rápidamente ir al encuentro con su hermano, sin embargo sus aliados ligures y galos, no pensaban igual, dijeron que necesitaban más tiempo para movilizar más fuerzas.  Magón decidió esperar y posponer su marcha. Mientras tanto los romanos maniobraban en Etruria y la Galia Padana para impedirle el paso.

Las naciones galas no se unían a la guerra abiertamente, pero no impedían el reclutamiento de guerreros a modo de mercenarios, guardando oficialmente cierto marco de “neutralidad”, mientras que los ligures estaban obligados moralmente a Magón dado que éste los había ayudado en sus guerras internas, aparte de la lejanía de las tropas romanas de su territorio.

En el 204 AC prácticamente toda la Etruria estaba de parte de Magón, esperando con su ayuda, poder rebelarse. El cónsul tuvo que tomar drásticas medidas que, en definitiva, le impidieron participar en la intercepción de Magón.

Batalla de Liguria (203)

El año 203 AC se inició en Roma, como de costumbre el relevo de mandos. Los cónsules electos son Cneo Servilio Cepión que manda un ejército consular frente a Aníbal en Brucio y Cayo Servilio Gémino que manda el ejército consular en Etruria,  el procónsul Marco Cornelio Cetego al mando de 2 legiones en la Galia Padana, al que se uniría Marco Livio Salinator que manda las 2 legiones, y Publio Quintilio Varo mandaba las 2 legiones de Rimini.

Magón, ahora sí movilizó sus tropas hacia el interior de la Galia en el verano del 203 AC. Ante esta noticia, las fuerzas romanas que estaban acantonadas en Rimini marcharon a Placencia, uniéndose a Cetego y Salinator, avanzaron juntas al encuentro de Magón, y en algún lugar de la Galia Padana, en el país de los insubros se encontraron con las fuerzas púnicas, desconociéndose el lugar exacto.

Despliegue Inicial

 Las fuerzas de Magón eran de unos 18.000 infantes, 2.000 jinetes y 7 elefantes, más unos 10.000 ligures y 5.000 galos. Dispuso sus fuerzas de la siguiente forma: En el ala derecha la caballería númida (1.000). En el centro la falange libio-fenicia (5.000), a continuación los hispanos (8.000), los ligures (10.000) y la otra parte de la falange libio-fenicia (5.000), delante del centro situó los honderos de baleares e infantería ligera (2.000). En el ala izquierda la caballería púnica e hispánica (1.000). Como reserva a retaguardia situó los galos (5.000) y los 7 elefantes.

Los romanos disponían de 30.000 infantes y 2.000 jinetes. Dispusieron de la siguiente forma: En el ala derecha la caballería romana (1.000) frente a la púnica. En el centro 4 legiones (12 y 13 en los extremos y  las aliadas en el centro), delante de estas los vélites (5.000). En el ala  izquierda la caballería aliada (1.000) frente a la númida. Como reserva a retaguardia las 2 legiones (la 13 y una aliada) del pretor Quintilio Varo, esta fue una de las raras ocasiones en que los romanos emplearon una reserva.

Batalla de Liguria: Despliegue inicial

Batalla de Liguria verano del 203 AC: Despliegue inicial

Primera fase

Se inició el combate con el ataque de la caballería númida contra los aliados, al mismo tiempo las legiones romanas avanzaron, chocando los vélites con los honderos de baleares y fuerzas de cobertura, una vez retirados, las legiones chocaron con la infantería púnica de forma violenta.

Los jinetes númidas retrocedieron  cediendo su ala. Tal situación, era de gran riesgo para los cartagineses. Magón decidió emplear los 7 elefantes contra la caballería aliada, que vió como sus caballos se descontrolan solo ante la presencia y el olor de tales bestias, ahora el ala izquierda romana pasó a la defensiva, los númidas se recuperaron y daban cuenta fácilmente de los jinetes romanos en sus asustados y descontrolados animales.

La legión 12, lo estaba pasando muy mal, había sufrido gran cantidad de bajas por acción de la infantería rival, era ahora atacada de flanco por los elefantes, su situación se volvió crítica.

Batalla de Liguria: Primera fase

Batalla de Liguria verano del 203 AC: Primera fase

Segunda fase

Los romanos decidieron estabilizar la situación y emplear las reservas,  la legión 13 avanzó contra el flanco derecho púnico, los vélites de esta legión atacaron a los elefantes, matando a 4 de ellos,  el resto de la legión se dispuso a atacar el flanco derecho de la falange libio-fenicia.

Infantería romana contra elefantes. Autor Ángel Todaro

Infantería romana contra elefantes. Autor Ángel Todaro

La caballería aliada romana retomó la iniciativa y se volvió a imponer a la númida.

Batalla de Liguria: Segunda fase

Batalla de Liguria verano del 203 AC: Segunda fase

 

Tercera fase

Magón decidió emplear a los galos para parar a la legión 13, los tres elefantes que quedaban, entorpecieron su despliegue, y cuando chocaron con la legión 13, empezaron a ser derrotados, y por si fuera poco,  la legión 11, se imponía claramente en el otro flanco.

Ante tan favorable situación, los romanos avanzaron ahora y obligaron a su rival a ceder terreno al verse flanqueado y muy presionado de frente. Magón logró sin embargo, mantener a su ejército ordenado e inició un repliegue general que se estaba ejecutando de forma muy ordenada, hasta que el líder púnico cayó gravemente herido y fue retirado del campo de batalla inconsciente. Sus hombres lo creyeron muerto y entraron en pánico, en consecuencia,  la línea púnica se desarticuló, y a partir de entonces, el ordenado repliegue se tornó en una huida desesperada

Btalla de Liguria: Tercera fase

Batalla de Liguria: Tercera fase

Los romanos les dieron caza el resto de la jornada, dando cuenta de más de 5.000 muertos. Las bajas romanas, también fueron importantes, 2.300 muertos, la mayoría de la legión 12.

Magón huyó oculto por la noche, todo lo rápido que su herida le permitía. Encontró refugio en la tierra de los Ingauni de Liguria, donde se entrevistó con una embajada de Cartago que le informó que debía zarpar para África lo antes posible.

Magón embarcó con sus hombres que todavía le seguían siendo fieles y zarpó rumbo a Cartago, pero murió durante el viaje. Algunos buques fueron interceptados por una flota romana que operaba en la zona, pero el resto logró llegar a salvo casi al mismo tiempo que lo hiciera Aníbal.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-05-03. Última modificacion 2017-02-02.