Edad Antigua Cartago y las guerras Púnicas Batalla de Zama (202 AC)
Batalla de Zama (202 AC)

Desembarco de Aníbal en África

En el 203 AC,  Aníbal se hallaba en Crotón (Crotona) cuando recibió la orden de retirarse a África. Primero mató a todos sus caballos, y el 23 de junio, bajo la protección del armisticio embarcó a sus hombres (de 15.000 a 20.000 hombres) y les desembarcó en Leptis Minor, desde donde se dirigió a Susa para hacerse con toda la caballería que pudiera.

Una vez desembarcadas sus fuerzas, Aníbal estableció su base de operaciones en la ciudad costera de Hadrumetum (la actual Soussa), comenzó entonces una frenética actividad, por un lado envió a parte de sus fuerzas en busca de suministros, caballos y refuerzos, por otro lado entablo una alianza con la tribu númida de los areácidas y entre los muchos que ahora acudían a su lado separó a unos 4.000 jinetes que, perteneciendo antes a Sífax, se habían pasado a Masinisa y ahora se presentaban ante Aníbal para pasarse de nuevo a los cartagineses. Sospecho Aníbal de la fidelidad de estas tropas y resolvió eliminarlas de un golpe asesinando a la totalidad de estos auxiliares y repartiendo los caballos entre sus propias tropas. Acudió en este momento a su lado Tiqueo con 2.000 jinetes y otro jefe tribal númida, Mesótilo con 1.000 jinetes, y también Vermina, hijo y heredero del reino de padre Sífax, reducido ahora tras la guerra con Masinisa, pero todavía extenso y poderoso, la alianza se debió sellar en ese momento pero lo cierto es que la ayuda del númida llegaría, desgraciadamente para Aníbal y su causa, demasiado tarde.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-movimientos-previos.png 1578w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-movimientos-previos-300x185.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-movimientos-previos-1024x631.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-movimientos-previos-768x473.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-movimientos-previos-1536x946.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-movimientos-previos-100x62.png 100w
Batalla de Zama: Movimientos previos

Procuró ahora Aníbal atraerse hacia su lado a ciertas ciudades o fortalezas que, anexionadas al reino de Masinisa, interesaban al cartaginés por su situación estratégica. De esta forma algunas poblaciones se pasaron voluntariamente a los cartagineses y otras, como Narce (situación desconocida), fueron conquistadas a la fuerza o mediante estratagemas.

En vista de que la guerra se encendía, Aníbal, en su afán de reforzar sus heterogéneas fuerzas, hizo que el senado sobreseyese la condena de Asdrúbal Giscón para de esta forma convencer a este de que le entregase las fuerzas de que disponía, que eran unos 2.000 jinetes y 500 infantes, también se unieron 4.000 macedonios mandados por Sópatro enviados por Filipo V.

Partió y se dirigió a atacar la númida de Masinisa para evitar que estas fuerzas se unieran a Escipión, toma la ciudad de Narce, donde recibió la noticia de que Masinisa se había unido a Escipión con 6.000 infantes y 6.000 jinetes númidas.

Ante la cercanía del ejército púnico, Escipión decide poner en práctica una trampa, simulando su retirada hacia Cartago. Aníbal manda su caballería en persecución de los romanos, produciéndose un enfrentamiento entre jinetes cerca de Zama en el que los romanos salen victoriosos, mermando de esta manera la caballería del ejército cartaginés.

Escipión se entera de los problemas de abastecimiento del ejército de Aníbal y tiende una emboscada al convoy de suministro púnico al frente de la cual pone a su legado Quinto Minucio Termo. Este ocupa una colina que domina un paso estrecho y ataca de noche el tren de suministro matando a 4.000 hombres y capturando otros tantos además de la totalidad del avituallamiento.

Escipión toma la ciudad de Partha y se aproxima a Naragara donde cuenta con facilidades para el abastecimiento, en especial de agua.

El acceso al agua de Aníbal es pésimo,  así que concertó una entrevista personal con Escipión. Se entrevistaron solos sin escoltas, y no llegaron a ninguna conclusión.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/entrevista-de-anibal-con-escipion-antes-de-zama.png 739w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/entrevista-de-anibal-con-escipion-antes-de-zama-285x300.png 285w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/entrevista-de-anibal-con-escipion-antes-de-zama-100x105.png 100w
Entrevista de Aníbal con Escipión antes de Zama. No creo que necesitase interpretes como muestra la ilustración, ya que Aníbal hablaba latín perfectamente

Escipión presenta batalla y la situación empuja a Aníbal a aceptar el enfrentamiento el 19 de octubre de 202 AC.

Despliegue inicial

Aníbal situó en su ala izquierda 3.000 jinetes númidas mandados por Tiqueo. En el centro situó los 37.000 infantes en 3 líneas. En el centro  situó 80 elefantes que nunca habían entrado en combate,  protegidos por 2.000 infantes ligeros y honderos de baleares, detrás tres líneas de infantería de unos 12.000 hombres cada una, la primera estaba ocupada por ligures y galos,  la segunda línea estaba formada por 4.000 macedonios y unos 8,000 cartagineses, y la tercera  por 12.000  veteranos de Aníbal, principalmente brúcios. En su ala derecha mandada por Cartalón situó 3.000 jinetes púnicos, algunos recién reclutados y otros veteranos con caballos númidas a los que no estaban acostumbrados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-despliegue-inicial.png 904w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-despliegue-inicial-300x154.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-despliegue-inicial-768x394.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-despliegue-inicial-100x51.png 100w
Batalla de Zama 19 de octubre de 202 AC: Despliegue inicial

Escipión situó en su ala derecha la caballería númida (6.000) mandada por Masinisa. En el centro situó 4 legiones (dos romanas y 2 aliadas)  alrededor de 16.000 legionarios, a ambos lados situó 7.000 auxiliares, delante colocó 6.000 vélites e infantería ligera, así como los músicos con cuernos y trompetas para ahuyentar los elefantes. En su ala derecha situó  2.700 jinetes itálicos bajo el mando de Cayo Lelio.

Los manípulos romanos no se colocaron a tresbolillo, sino unos detrás de otros para dejar pasillos por los que pasaran  los elefantes cuando rompieran la formación. El acies de triarios se situó más a retaguardia de lo normal para evitar los elefantes.

Con ambos ejércitos frente a frente, los romanos soplaron los cuernos de batalla. Cundió el nerviosismo entre algunos de los elefantes – pues habían sido capturados recientemente -, que retrocedieron en estampida contra la propia caballería númida de Tiqueo, creando un gran desorden.

La batalla se puede dividir en tres fases: fase 1: la carga de los elefantes y la carga de las caballerías, fase 2: Lucha en el centro fase 3: ataque de la caballería a la retaguardia de Aníbal.

Primera fase: carga de los elefantes

Los elefantes apoyados por la infantería ligera,  cargaron contra los vélites y músicos, que con el fragor de las trompas y cuernos, aterrorizaron a los elefantes, algunos guías o mahouts fueron matados por los vélites infantería romana, quedando sin control,  sobre todo en el flanco izquierdo, que al huir del campo de batalla, Los jinetes de Masinisa que estaban acostumbrados a los elefantes, les lanzaron armas arrojadizas desde sus monturas. Otros elefantes retrocedieron y fueron matados por sus guías, los elefantes que no retrocedieron, empujaron a los vélites que se replegaron por los pasillos, atacándolos desde los flancos con lanzas, muchos murieron y otros pasaron por los pasillos sin causar bajas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-primera-fase.png 891w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-primera-fase-300x201.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-primera-fase-768x515.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-primera-fase-100x67.png 100w
Batalla de Zama 19 de octubre de 202 AC: Primera fase. Carga de los elefantes

Los jinetes de Masinisa persiguieron a los elefantes, algunos de los cuales fueron contra la caballería númida de Tiqueo, aprovechando este momento de confusión para cargar. En el otro flanco, la  caballería de Lelio con fuerzas similares, atacó a la caballería de Cartalón.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac.png 699w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-300x224.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-100x75.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-320x240.png 320w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-160x120.png 160w
Batalla de Zama 202 AC. Carga de los elefantes de Aníbal que son atacados por los vélites romanos, unos pasan entre las filas romanas sin causar daño, otros son muertos y otros retroceden contra las lineas púnicas. Autor Peter Dennis
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5.png 1730w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-300x204.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-768x522.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-1024x696.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-100x68.png 100w
Batalla de Zama 202 AC (5). Carga de los elefantes de Aníbal que son atacados por los vélites romanos, unos pasan entre las filas romanas sin causar daño, otros son muertos y otros retroceden contra las líneas púnicas. Autor Peter Dennis
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-1.png 800w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-1-300x192.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-1-768x492.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-1-100x64.png 100w
Batalla de Zama 202 AC (1): Los elefantes cartaginesas se vuelven contra la propia caballería cartaginesa. Autor Giuseppe Rava
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-2.png 757w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-2-300x195.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-2-100x65.png 100w
Batalla de Zama 202 AC (2). Romanos atacando a los elefantes. Autor Angus McBride
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-41.png 800w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-41-300x184.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-41-768x470.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-41-100x61.png 100w
Batalla de Zama 202 AC (4). Autor Brian Palmer

Segunda fase. Lucha en el centro

La primera línea púnica, se lanzó contra la los hastati, primero se arrojaron las jabalinas mutuamente y luego el forcejeo cuerpo a cuerpo, al principio pareció llevar la ventaja Aníbal, que hizo retroceder a los hastati y aliados,   estos apoyados por los príncipes iniciaron el contraataque antes de que llegara el apoyo de la segunda línea púnica,  La primera línea retrocede y se tiene que replegar por los flancos, en algunos lugares del centro llegan a producirse combates fraticidas entre los que retroceden y los componentes de dicha segunda línea. Esto provocó un alargamiento de la  segunda línea, aunque parte de los que se replegaban huyeron y otros se reagruparon en una colina cercana.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-6.png 1103w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-6-300x237.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-6-768x606.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-6-1024x808.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-6-100x79.png 100w

Escipión mandó retroceder las líneas para reorganizarse,  mandó que los príncipes avanzaran y los hastati pasasen a los flancos una vez rebasados,  lanzando una nueva ofensiva. Tal fue la embestida que el campo se hallaba cubierto de cadáveres y heridos, Escipión mando que éstos fuesen transportados a retaguardia, cargando de nuevo con los príncipes y aliados y hastati, de modo que la segunda línea púnica comenzó a retroceder.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-61.png 2098w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-61-300x205.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-61-768x525.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-61-1024x700.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-61-100x68.png 100w
Batalla de Zama 202 AC (6). Choque entre príncipes y la segunda línea de Aníbal, compuesta por ciudadanos cartagineses y libios, que resultaron fácilmente derrotados por los legionarios. Autor Peter Dennis.

Aníbal ordenó que la tercera línea de veteranos de Italia, avanzase, y los restos de la segunda fila fuese a los flancos,  comenzando de nuevo  a ganar terreno. Escipión respondió de igual manera, hace avanzar a los triari, y los príncipes se repliegan a los flancos, para compensar el alargamiento de la línea, reanudándose de nuevo el ataque.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-segunda-fase.png 961w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-segunda-fase-300x155.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-segunda-fase-768x396.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-segunda-fase-100x52.png 100w
Batalla de Zama 19 de octubre de 202 AC: Segunda fase. Lucha en el centro

Tercera fase: regreso de la caballería

La caballería romana de Lelio y los jinetes númidas de Masinisa, ya reorganizados tras la persecución de los jinetes de Tiqueo y de Cartalón, regresaron en aquel momento al campo de batalla. Atacaron la formación compacta de los cartagineses desde la retaguardia, de manera que se produjo el colapso del ejército de Aníbal, quien hubo de huir, las tropas de Escipión trataron de perseguirle, pero en una colina cercana efectivos hispanos y celtas (restos de su 1ª línea y de infantería ligera) comandados por Aníbal se lanzan contra los perseguidores romanos, produciéndoles grandes pérdidas, los romanos deciden no perseguirle por miedo a otra posible emboscada. Dedicándose a saquear el campamento púnico y regresan a Útica con el botín.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-tercera-fase.png 969w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-tercera-fase-300x132.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-tercera-fase-768x337.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-de-zama-tercera-fase-100x44.png 100w
Batalla de Zama 16 de octubre de 202 AC: Tercera fase el regreso de la caballería

Las bajas cartaginesas se elevaban a alrededor de 20.000 muertos, 10.000 prisioneros y 11 elefantes capturados. Los romanos tuvieron 2.500 legionarios y aliados muertos, 2.500 númidas muertos,  4.000 heridos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-secuelas-de-la-batalla.png 800w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-secuelas-de-la-batalla-300x217.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-secuelas-de-la-batalla-768x556.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-secuelas-de-la-batalla-100x72.png 100w
Batalla de Zama 202 AC (5). Secuelas de la batalla. Un oficial cartaginés posiblemente del Batallón Sagrado junto a un centurión piceno y un centurión etrusco después de una batalla. Autor Giuseppe Rava

Vermina, hijo de Sífax, llegó en socorro de los cartagineses con una fuerza de caballería y algo de infantería. Escipión se dirigió a interceptarlo con la totalidad de su caballería y una parte de su infantería. Lo atacó sobre la marcha matando a 15.000 hombres y capturando a 1.200 infantes y 150 jinetes. Vermina logró huir.

Escipión no marchó contra Cartago, sino que hizo una generosa oferta de paz por la cual Cartago entregaría todos los buques de guerra y elefantes, se comprometería a no entrar en ninguna otra guerra sin permiso de Roma, Masinisa sería instalado en su antiguo reino, y pagarían una indemnización de 10.000 talentos de plata en 50 años.

Aníbal sabiendo que iba a ser entregado a los romanos, huyó y vivió 19 años más.

Las reformas de Aníbal

Aníbal se dedicó a la política en Cartago, en la ciudad había dos corrientes una era los bárcidas encabezados por su familia que se puede decir que era el partido popular (plebeyos) y el otro era el de los oligarcas (patricios), encabezados por la familia de Hannón. En el 196 AC, Aníbal es elegido sufete, restauró la autoridad y el poder del estado. Durante su mandato combatió la corrupción en su ciudad y se enfrentó con los personajes más codiciosos del país. Incluso el Consejo de los Ciento, compuesto por los aristócratas más poderosos, fue objeto de las reformas de Aníbal, que estaba respaldado ampliamente por el pueblo. La gota que colmó el vaso fue cuando legisló que la indemnización impuesta a Cartago por Roma tras la guerra no debía proceder del tesoro, sino de los oligarcas a través de impuestos extraordinarios.

Sus enemigos internos le acusaron de no haber aprovechado sus victorias en Italia y haberse enriquecido a costa de los botines de guerra, y organizaron para orquestar su caída. No intervinieron directamente contra el sufete, sino que recurrieron a sus contactos en Roma. Los oligarcas difundieron el rumor de que el cartaginés estaba en conversaciones para cerrar un pacto militar con el rey seléucida Antíoco III Megas (Magno), y reanudar así la guerra en Italia.

El senado romano, a excepción de Escipión y sus aliados, dio crédito a las acusaciones. En la primavera de 195 AC, una delegación romana desembarcó en África con el pretexto de dirimir un litigio entre Cartago y la región cercana de Numidia, pero en realidad llegaban para exigir a Cartago la entrega de su más brillante general para que Roma pudiera pasearlo encadenado por sus calles.

Aníbal en la corte de Antíoco III

Aníbal advertido de la conjura, abandonó Cartago y se dirigió a Leptis Magna donde cogió un barco con destino a Tiro. Posteriormente se dirigió a Éfeso, donde fue recibido con honores militares por el rey Antíoco III, que se preparaba para la guerra contra Roma.

Acogido con gran fanfarria al principio, el cartaginés asumió el cargo de asesor militar del Rey, quien empezó a torcer el gesto cada vez con más frecuencia ante las sugerencias de Aníbal para mejorar sus ejércitos. Los celos y envidia de sus cortesanos y generales, que temían que el púnico se llevara toda la gloria de la victoria, hicieron que los consejos fueran en balde. V. Aníbal se percató rápidamente de que el ejército sirio no podía rivalizar con el ejército romano.

Para cuando estalló la guerra contra Roma en 192 AC, Aníbal había sido silenciado bajo toneladas de palabras de consejeros aduladores del gusto del Rey. Aníbal se percató rápidamente de que el ejército sirio no podía rivalizar con el ejército romano y prefirió quedar al margen, quedando como mero espectador.

Tras aplastar a los ejércitos de Antíoco y de su aliado Filipo V de Macedonia, la República de Roma exigió que le entregaran a Aníbal antes de empezar a dictar las condiciones de paz. Temiendo ser entregado Aníbal huyó de la corte y el recorrido que siguió es bastante incierto. Se piensa sin embargo que visitó Creta, mientras que Plutarco y Estrabón dan a entender que se dirigió al reino de Armenia, y se presentó ante el rey Artaxias, quien le asignó la planificación y la supervisión de la construcción de la capital Artaxata (actual Artashat).

Últimos años de Aníbal

Pronto de vuelta en Asia Menor, Aníbal buscó refugio junto a Prusias I rey de Bitinia (noroeste de Asia Menor), quien estaba en guerra con un aliado de Roma, el rey Eumenes II de Pérgamo.

En uno de los choques navales del conflicto se achaca a Aníbal ser de los primeros en usar una versión primitiva de guerra biológica con el lanzamiento de vasijas de barro llenas serpientes vivas al barco contrario. Estos primeros éxitos en Bitinia, sin embargo, se tornaron en derrotas cuando Roma acudió en auxilio de su aliado.

Aníbal se convirtió pronto en un incómodo invitado también para el rey bitinio, que lo envió a Libisa, en la costa oriental del mar de Mármara. Los romanos se enteraron y enviaron al embajador romano Tito Quincio Flaminino y hombres armados para detenerlo, Aníbal decidió suicidarse en el invierno del 183 AC, empleando un veneno que llevaba en en un anillo. Livio asegura que su muerte coincidió, curiosamente, en el mismo año con la de Escipión el Africano. El general cartaginés contaba con 63 años.

No resulta fácil separar el mito de la realidad en lo referido a su tumba. Según escribió el autor clásico Aurelio Víctor, su cuerpo reposó en un ataúd de piedra con la inscripción: “Aquí se esconde Aníbal” en una tumba situada en una pequeña colina de cipreses cerca de Diliskelesi, lo que hoy en día pertenece a la ciudad turca de Libisa (actual Gebze) en Kocaeli. Una estructura que fue restaurada en el año 200 por el emperador Septimio Severo, quien ordenó cubrirla con una losa de mármol blanco, pero más tarde cayó en el olvido.

El lugar está hoy en ruinas. Excavaciones efectuadas en 1906 por expertos arqueólogos, entre ellos Theodor Wiegand, han revelado pruebas que hacen que estos últimos sean escépticos en cuanto a la ubicación real de la tumba.

Escipión también fue acusado de corrupción, y también se vio obligado a abandonar Roma a su casa de campo en Liternum, donde pasó sus últimos días escribiendo sus memorias, al morir fue enterrado allí y no en su país ingrato. Su requerimiento fue atendido, y su tumba aún existía en Liternum en el tiempo de Tito Livio.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-05-03. Última modificacion 2021-08-24.
Valora esta entrada