Edad Moderna Guerra de los Nueve Años (1688-97) Desarrollos en arte de la guerra durante la guerra de los Nueve Años

Desarrollos en arte de la guerra durante la guerra de los Nueve Años

Desarrollos guerra terrestre

Movilización

A fines del siglo XVII, la guerra europea enfrentó a ejércitos colosales unos contra otros, que empequeñecieron a los del pasado. Francia se jactaba del más grande de estos Goliat, una fuerza que llegó totalizar hasta 420.000 soldados, al menos en el papel. Durante la guerra Fronco- Holandesa alcanzó 279.610 hombres, de los cuales 219.000 eran de infantería y 60.360 de caballería, mientras que 116.000 del total servían en guarniciones. Un informe financiero que data de 1.693 proporciona un recuento detallado de 343.300 de infantería y 67.300 de caballería, en total 410.657 efectivos sin incluir a los oficiales. Después de la guerra, la fuerza del ejército disminuyó considerablemente y numerosos regimientos fueron disueltos.

El tamaño de los ejércitos franceses individuales en el campo variaba. Durante la guerra holandesa, el tamaño promedio del ejército de campaña en batalla aumentó a 24.500 hombres. En la batalla de Neerwinden en 1.693, el mariscal de Luxemburgo lideró a 77.000 hombres en la victoria sobre Guillermo III con 50.000 hombres protegidos por fortificaciones de campo. Las bajas fueron graves: 9.000 franceses y 19.000 británicos y aliados fueron muertos, heridos y tomados prisioneros.

Durante los asedios se superaron estas cifras, así para asediar Namur se emplearon 58.000 efectivos para asediar la ciudad, y 102.000 como fuerza de interdicción, en el asedio de Ath se emplearon 40.000 como fuerzas de asedio y 140.000 fuerzas de interdicción.

 

Campañas

La temporada de campaña típicamente duraba de mayo a octubre, principalmente debido a la falta de forraje durante el invierno, la práctica francesa de almacenar alimentos y provisiones en los almacenes les proporcionó una ventaja considerable, lo que a menudo les permitió salir de campaña semanas antes que sus enemigos. Sin embargo, las operaciones militares durante la guerra de los Nueve Años no produjeron resultados decisivos. La guerra estuvo dominada por lo que podría llamarse guerra de posiciones: la construcción, defensa y ataque de fortalezas y líneas atrincheradas.

La guerra de posiciones desempeñó una amplia variedad de funciones: fortalezas controladas por cabezas de puente y pasos, rutas de suministros vigiladas y servían como almacenes y arsenales. Sin embargo, las fortalezas obstaculizaron la capacidad de seguir el éxito en el campo de batalla: los ejércitos derrotados podían huir a fortificaciones amigas, permitiéndoles recuperarse y reconstruir sus efectivos desde frentes menos amenazados. Muchos comandantes menores dieron la bienvenida a estas operaciones estáticas relativamente predecibles para enmascarar su falta de habilidad militar. Como observó Daniel Defoe en 1.697, “Ahora es frecuente tener ejércitos de 50.000 hombres de un bando que se pasan toda la campaña esquivándose o, como se llama gentilmente, observándose mutuamente, y luego se marchan en cuarteles de invierno“. De hecho, durante la guerra de los Nueve Años, los ejércitos de campaña habían aumentado a casi 100.000 hombres en 1.695, cuya tensión había reducido a las potencias marítimas a una crisis fiscal, mientras que los franceses luchaban bajo el peso de una economía destrozada. Sin embargo, hubo comandantes agresivos: Guillermo III, Boufflers y Luxemburgo tenían la voluntad de ganar, pero sus métodos se vieron obstaculizados por los números, los suministros y las comunicaciones. Los comandantes franceses también fueron restringidos por Luis XIV y Louvois, quienes desconfiaban de las campañas terrestres, prefiriendo a Vauban, el tomador de fortificaciones, en lugar de las campañas de movimiento.

 

La logística

Otro factor que contribuyó a la falta de acción decisiva fue la necesidad de luchar por recursos seguros. Se esperaba que los ejércitos se apoyaran en el campo mediante la imposición de contribuciones (impuestos a las poblaciones locales) en un territorio hostil, o incluso neutral. Someter un área en particular a contribuciones era considerado más importante que perseguir a un ejército derrotado por el campo de batalla para destruirlo. Fueron las preocupaciones financieras y la disponibilidad de recursos lo que dio forma a las campañas, ya que los ejércitos lucharon por sobrevivir al enemigo en una larga guerra de desgaste. La única acción decisiva durante toda la guerra se produjo en Irlanda, donde Guillermo III aplastó las fuerzas de Jacobo II en una campaña por la legitimidad y el control de Gran Bretaña e Irlanda. Pero a diferencia de Irlanda, las guerras continentales de Luis XIV se luchaban sin comprometer completamente: la lucha proporcionaba una base para las negociaciones diplomáticas y no dictaba la solución.

 

La artillería

Louis XIV y Louvois, reformistas, asistidos por el inspector general Pierre Surirey de Saint-Rémy, el duque de Luxemburgo y Vauban, convirtieron a la artillería en un eficiente brazo militar. Este logro fue pronto copiado por otras potencias europeas. El regimiento de fusileros del Rey fue creado 1.671 para proteger a los artilleros y también para servir y reparar los cañones. Siguiendo este ejemplo Se formaron otros regimientos: el Bombardero Real en 1.684, especializado en morteros y
armas de asedio pesadas, y el de artillería Real en 1694.

Las artilleros tenían que ser valientes, fríos y tranquilos, bien entrenados y altamente disciplinados, para poder transportar los cañones, manejar la pólvora, y disparar esas armas primitivas que no siempre eran fiables. Los trágicos los accidentes eran comunes, pero peor eran la confusión y el estrés de la batalla.

Los cañones pesados, las municiones y el equipo de asedio no se transportaban fácilmente, requerían gran cantidad de hombres y caballos.

Un cañón de campaña necesitaba como promedio entre seis u ocho caballos o bueyes para ser tirados; 30 caballos eran requeridos para y cañón de 33 libras.

Los convoyes de artillería eran lentos y, dada la gran cantidad de carromatos que transportaban los suministros asociados, estiraban el tren artillero por muchos kilómetros. Sólo podían cubrir una distancia media de 20 kms al día. Por esta razón, cuando era posible, se prefirió el transporte por vías navegables a viajar por malos caminos. La artillería de Luis XIV era numerosa pero bastante pobre en calidad. Como la del resto de los ejércitos europeos estaban divididos en dos categorías: artillería campaña y artillería de asedio, y se empleaban cañones y morteros.

En 1.666 una reforma trajo una estandarización de los calibres de cañón franceses. La nación tenía 4, 8, 12, 24 y 33 libras, pero muchos otros tipos estaban intercalados entre esos tipos principales. La artillería francesa creció en tamaño a medida que se absorbía el equipo capturado.

Desde el reinado de Luis XI, las armas habían sido equipadas con dos muñones que permitían que las armas descansaran en los vagones.

Dos carros con ruedas hicieron el transporte más fácil y apuntando más preciso. La artillería de la fortaleza estaba montada en su mayoría en carros de tipo azul marino, un camión pesado movido por cuatro ruedas pequeñas. De hecho, mientras los artilleros pudieran acceder al cañón del arma para cargarlo, la movilidad en un barco o en una muralla era menos importante que el movimiento en el campo. Los carros se pintaron de rojo oscuro y las partes metálicas se pintaron de negro.

Las piezas de artillería estaban mayormente agrupadas en baterías. Una batería era un grupo de cañones del mismo tipo que disparaban en una dirección común y apuntaban al mismo objetivo. Los cañones de las baterías se asentaban principalmente en una plataforma de madera hecha de tablas gruesas que descansan sobre vigas para evitar que se hundieran en el lodo, el terreno suelto o la arena.

Las piezas de artillería francesas fundidas durante el reinado de Luis XIV eran a veces buenos ejemplos de arte decorativo. En una inscripción cerca de la boca estaba el nombre del cañón; debajo era tallado un lema y el escudo de armas del gran maestro de artillería. Las asas podían tener forma de delfines. La insignia personal de Luis XIV, el sol, con el lema “Nec Pluribus Impar”, el escudo de armas real sobre una cama de trofeos y el nombre del fabricante podrían también ser tallados. Un cañón también podría ser un regalo. Tras la captura de las ciudades alemanas de Mannheim y Frankenthal en 1688, Luis XIV le ofreció a Vauban cuatro cañones de su elección del arsenal del enemigo.

El procedimiento de carga de un cañón era bastante peligroso y lento. Los sucesivos pasos eran cuidadosamente ejecutados por el jefe de la pieza, quien a su vez obedecía las órdenes del jefe de la batería.

  • El primer paso era la limpieza del ánima después de cada disparo con una esponja húmeda para apagar cualquier resto de pólvora ardiendo que hubiera en el cañón.
  • Introducción de la pólvora en la recamara, la pólvora era transportada en barriles, se vertía en el cucharón (cuchara de largo mango) y introducía en el cañón girando en el interior para depositar la pólvora en la recámara (posteriormente se usaron cartuchos de papel con pólvora, para perforarlos se introducía por el oído un punzón).
  • Introducción de la estopa que era empujada con el atacador (con la aparición de los cartuchos de papel, no se hizo necesaria).
  • Introducción de la bala que se empujaba con el atacador.
  • Se ponía pólvora fina en el oído (orificio en la recámara) y se aplicaba el fuego con el botafuego (posteriormente sería sustituido por una llave de pedernal como los fusiles, que se accionaba por una cuerda o guita).

Para la limpieza del cañón se empleaba el rascador y el escobillón.

Los cañones se apuntaban con puntería directa a golpe de ojo adquirido por la experiencia del apuntador, aunque a veces se ayudaba de instrumentos tales como un cuadrante, un nivel pendular o un marlinspike, desplazaba el arma lateralmente con la ayuda de un espeque o pie de cabra; en elevación se ajustaba con una cuña que se situaba debajo de la recámara.

Debido a la lentitud de carga, puntería y limpieza, la velocidad de disparo de un cañón era bastante baja: de diez a veinte disparos por hora, dependiendo del calibre de ambas y la tripulación. Después de esto, el arma comenzaba a sobrecalentarse; y se tenía que enfriar el barril con agua o con pieles de oveja mojadas o simplemente dejar de disparar; de lo contrario, el arma podría desarrollar grietas e incluso explotar, con consecuencias desastrosas para la tripulación.

El alcance (la distancia entre el arma y el objetivo) dependía de la cantidad de carga propulsora, el peso de la bola de cañón y el tipo de cañón. Sin embargo, el alcance nunca excedía un kilómetro y cuando se requería abrir una brecha en muro de piedra, se hacía fuego a corta distancia de 50 metros (o incluso menos si era posible).

Cañones eran disparados con ángulos de tiro de 5 a 15 grados. Estos incluían (1) alcance corto o fuego directo; (2) fuego de enfilada; (3) fuego de rebote; (4) fuego cruzado o de flanco; (5) de mortero o fuego curvo; (6) de enfilada o fuego oblicuo; (7) fuego de flanco.

El fuego de rebote fue creado por Vauban y se usó por primera vez en el asedio de Philipsburg en 1.688. Esta técnica de ataque de rebote consistía en cargar el arma con una pequeña cantidad de pólvora, lo que le daba a la bala de cañón un efecto de rebote al golpear con poco ángulo una superficie plana con un efecto similar cuando se tira una piedra a la superficie de un estanque.

Los cañones disparaban bolas de hierro pesadas, sólidas y redondas, desde el final de la Edad Media hasta la segunda mitad del siglo XIX, el calibre del cañón estaba dado por el peso de la bola expresado en en libras, (alrededor de medio kilogramo). Las balas de cañón podrían destruir almenas medievales, puertas de castillo, torres y muros de mampostería. Un solo proyectil bien dirigido podría matar a toda una fila de soldados en campaña. Un disparo a veces podría lanzar dos bolas encadenadas o una bola con cuchillas o púas para arrancar mástiles, velas y aparejos de barcos. Las balas de hierro también podrían calentarse y enrojecerse en una parrilla o en un horno; este método peligroso, registrado por primera vez en Polonia alrededor de 1.579, era más útil contra los barcos y las propiedades que contra los soldados.

Los disparos de balas, clavos o piedras fueron disparados para matar o herir a los enemigos expuestos.

El disparo de metralla o canister consistía en un bote que rociaba al enemigo con pequeñas bolas de metal tan pronto como dejaba la boca de fuego. Generalmente era usado a corto alcance, a 200 metros o menos, estos proyectiles anti-personal tenían un efecto devastados contra una tropa de infantería sin protección o una formación de caballería.

 

Morteros

Los morteros eran (y siguen siendo) un tipo específico de cañón que se dispara con una trayectoria de curva alta, entre 45 y 75 grados, llamado fuego indirecto. Capaz de lanzar proyectiles sobre altos muros y alcanzar objetivos ocultos u objetivos protegidos detrás de fortificaciones. Los morteros fueron particularmente útiles en la guerra de asedio. Se caracterizaron por un corto y grueso tubo y dos grandes muñones. Se apoyaban en enormes plataformas de madera, sin ruedas para soportar el retroceso de los disparos. La fuerza de retroceso se pasó directamente al suelo por de la plataforma. Los morteros eran pesados eran y transportados en carros. El calibre no estaba dado por el peso de los proyectiles, sino por el diámetro de la boca. Los morteros de Luis XIV eran de 6, 12 y 18 pulgadas (15, 30 y 45 cm). La velocidad de disparo era baja, menos de cinco disparos cada hora. La precisión era azarosa porque se realizaba sin apuntar directamente al objetivo.

Los artilleros calcularon el ángulo de elevación aproximado con un cuadrante.

Las baterías de morteros, a menudo se usaban como armas de terror, disparadas al azar en una ciudad sitiada. El alcance se ajustaba alterando el ángulo de elevación, pero también dependía de la cantidad de carga de pólvora propulsora y del tipo de proyectil utilizado.

Ciertos morteros pesados podrían disparar excepcionalmente hasta un máximo de tres kilómetros.

Los proyectiles disparados por morteros eran de dos tipos: bombas y carcasas. La bomba era una bola de metal pesada, hueca, esférica, llena de pólvora y se encendía con una mecha, su explosión proyectaba metralla letal en una gran área y la explosión causó una gran destrucción.

La carcasa era un marco de metal oval que contenía materiales incendiarios envueltos en una gruesa capa de lona; la mezcla fue difícil de apagar y prendía fuego a casas y edificios de madera. Un pedrero era un mortero cargado con piedras, bolas de metal, grava o restos de metal. Estos proyectiles fueron mortales para el personal expuesto. Para evitar dañar el tubo, Vauban abogaba por poner este tipo de metralla primitiva en un cesto de mimbre. Reconocía las diversas ventajas de las bombas, carcasas y metralla, pero también recomendó limitar su uso para ahorrar vidas inocentes entre la población de ciudades sitiadas.

 

Aparición del fusil y la bayoneta

El mayor avance en la tecnología de armas en la década de 1.690 fue la introducción del mosquete de chispa o fusil. El nuevo mecanismo de disparo proporcionaba superiores de disparo y precisión sobre los incómodos cerrojos de mecha.

El mosquete de mecha pesaba unos 10 kg y el mosquetero usualmente tenía que apoyarlo en un soporte bifurcado. Sin embargo, había una mosquete más liviano que el mosquete llamado mosquete bastardo, que se disparaba sin apoyo. Además, el mosquete de mecha tenía otros dos inconvenientes principales: la necesidad de mantener la mecha encendida y el peligro de explosión. Después de cada disparo, el mosquetero tenía que limpiar el cañón de restos encendidos, y soplar oído y la bandeja de pólvora fina sin quemar. Como se puede imaginar, la velocidad de disparo fue lenta, posiblemente un disparo por minuto. El alcance, también, era bastante pobre y la inexactitud inherente del arma se empeoraba por las nubes de humo. Por lo tanto, era necesario algún tipo de ejercicio, ya que una línea de mosqueteros tenía que disparar a la vez en una descarga. Si dispararan independientemente, los siguientes no serían de capaces de ver a través del humo; tenían que esperar a que el humo se despejara. De ese modo, a los hombres se les enseñó a cargar y disparar de acuerdo con una serie muy precisa de movimientos (denominados posturas), cuyo objetivo era que al practicar las secuencias una y otra vez se volverían cada vez más expertos.
Pero la adopción del fusil fue desigual, y hasta 1.697 uno de cada tres soldados aliados estaban equipados con los nuevos fusiles, los otros dos soldados todavía estaban armados con machetes.

Las tropas francesas de segunda línea siguieron teniendo mosquetes de mecha hasta los 1.703 . Los fusiles se mejoraron aún más con el desarrollo de la nueva conexión de la bayoneta. Su antecesor, bayoneta de inserción, se introducía en el cañón del arma de fuego, no solo impedía que se disparara el mosquete, sino que también era un arma torpe que tardaba en engancharse adecuadamente, e incluso se desenganchaba durante la batalla. Por el contrario, la bayoneta de abrazadera, se ajustaba en el extremo del cañón del mosquete y se bloqueada con una orejeta, convirtiendo el mosquete en una pica corta y permitiendo de disparar. La desventaja de la pica llegó a ser ampliamente reconocida: en la batalla de Fleurus en 1.690, batallones alemanes armados solo con mosquete y bayoneta, repelieron los ataques de caballería abandonó completamente el uso de picas antes de emprender su campaña alpina contra la Saboya.

 

Creación del Cuerpo de Ingenieros

El Cuerpo de Ingenieros fue (y aún está) encargado de diseñar, construir y mantener fortificaciones. La misión del cuerpo también era colaborar estrechamente con la artillería y establecer los trabajos de asedio temporales. Durante siglos, los ingenieros fueron arquitectos civiles, maestros de obras o artistas (como Albrecht Durero, Miguel Ángel o Leonardo da Vinci) que ganaban dinero al contribuir con su investigación, experiencia y habilidad a las autoridades militares. La primera organización de lo que se convertiría en el Génie (Cuerpo de Ingenieros francés) fue creado durante el reinado de Francisco I. La concepción y ejecución de obras defensivas permanentes se confiaron a arquitectos civiles o a oficiales de infantería o artillería que se colocaban bajo el mando del director de las fortificaciones. Durante el reinado de Enrique IV, Maximiliano de Béthunes, barón de Rosny y duque de Sully, organizó la administración del departamento definiendo claramente la asignación y los límites geográficos del cuerpo. Esta tarea fue continuada por Richelieu en la época de Luis XIII.

En 1.659, bajo el reinado de Luis XIV, el cardenal Mazarino creó la oficina del comisario general de fortificaciones, y el servicio de ingenieros comenzó a especializarse y militarizarse. El ingeniero se convirtió en el tecnólogo en el mundo militar, practicando un arte al que el soldado “real” no podía aspirar, pero sin el cual no se podía librar la guerra: construir puentes, construir defensas, fortificar minas, etc. Estas actividades requerían de habilidades especiales. Los ingenieros debían tener conocimientos de matemáticas, geometría, arquitectura y técnicas de construcción. Al mismo tiempo, estaban luchando contra hombres, listos para tomar parte activa en la batalla cuando surgiera la necesidad; por lo tanto, tenían que tener un buen entendimiento de la estrategia, tácticas, artillería y asuntos militares en general. En resumen, necesitaban combinar el conocimiento general de ingeniería con una sólida educación militar.

En la práctica, eran hombres experimentados que habían participado en asedios y trabajaban en la construcción. La educación teórica adicional se realizaba mediante la lectura de numerosos libros y manuales, en su mayoría traducidos obras italianas y algunos tratados teóricos franceses como los de Jean Errard, Antoine De Ville y Blaise De Pagan. Los ingenieros también estudiaron y dibujaron mapas, construyeron modelos a escala y los copiaron, ilustraciones, diseños y notas de sus colegas experimentados. Cuando su educación estaba completada y probada con éxito en la guerra, los candidatos obtenían un título de ingénieur ordinaire du roy (ingeniero ordinario del rey).

Los artilleros e ingenieros empezaron a desarrollarse en gran medida a través de los esfuerzos de Vauban, quienes los utilizaron en la guerra de asedio, que se convirtió en la característica principal de la guerra del siglo XVII. Vauban puede ser considerado justamente como el verdadero fundador de los Génie en 1.669. Reclutó una brigada permanente de oficiales especializados, estableció reglas e instrucciones para las tareas y la organización del trabajo, y establecer una administración para manejar el pago, el adelanto y las pensiones. Un ingeniero ordinario era colocado en cada lugar fortificado importante. Estos ingenieros locales eran supervisados por un director ingeniero provincial, y la estructura estaba dirigida a nivel nacional por el comisario general de las fortificaciones. Para la guerra de asedio, Vauban creó compañías de zapadores, quienes se especializaron en cavar trincheras y galerías para minas (colocar explosivos subterráneos). A pesar de los esfuerzos de Vauban, el Cuerpo de Ingenieros y Artillería permanecieron en el mismo Arma hasta la Revolución Francesa en 1.789. Sólo entonces se le dio a los Génie una existencia autónoma.

Aunque se considera especialistas más que soldados combate, los oficiales ingenieros y los zapadores estaban especialmente expuestos al fuego de los defensores durante un asedio. Obviamente su tarea era de suma dificultad y muy peligrosa. Esos hombres arriesgaban sus vidas en cualquier momento y las bajas fueron particularmente altas. Para reducir el número de heridos y muertos entre ellos, Vauban pensó en los problemas y diseñó un método mejor, más seguro y sistemático para atacar fortificaciones.

 

Desarrollo en la construcción de fortificaciones

Tomando en cuenta estos aspectos, los tratadistas suelen decir que el arte de la fortificación logró ciertos adelantos durante este siglo XVI; los cuales pueden resumirse en: A) La creación de una compleja red de obstáculos para impedir o dificultar el asalto a la fortificación. B) Hallar una nueva forma de distribuir y proteger a los tiradores. C) La construcción de refugios para los defensores, diseñados para resistir los efectos de la artillería enemiga.

Pero quizá lo más relevante pueda ser la innovación en cuanto al trazado del recinto defensivo, para con ello evitar el daño de los fuegos enemigos, y a su vez obtener el mejor desempeño de los propios. De esta forma se abandonó la traza cuadrangular para pasar a la forma poligonal. Con lo que los ingenieros establecieron una regla de oro para entonces y para el futuro: aprovechar las ventajas del terreno lo más posible diseñando la fortificación de acuerdo a esto y no a un sistema rígido y preconcebido; estableciendo así los frentes de las fortalezas con un criterio práctico.

Sin embargo correspondió a cada escuela, o a cada ingeniero en particular, buscar los efectos deseados mediante peculiares tipos de construcción. Así aparecieron frentes abaluartados, atenazados, de cremallera o poligonales; según se tratase de baluartes unidos por cortinas, de tenazas o tenailles formadas por dos caras en ángulo entrante, de cremalleras formadas por dos lados de diferentes dimensiones, o simplemente un frente lineal.

En el siglo XVII se continuó con el avance en materia de defensas. Así en Francia hallamos al conde de Pagan, que asumiendo toda la tradición anterior procedió a desarrollar una serie de innovaciones que buscaban el perfeccionamiento de este arte. En primer lugar basó su sistema en el concepto de “profundidad”; entendiendo con ello el trazado una importante cantidad de obstáculos (explanadas o glacis, terraplenes, parapetos, fosos, etc.) que hiciesen sumamente dificultoso al enemigo llegar a las últimas defensas y proceder al asalto. Concepto éste que fue asumido muy particularmente por los ingenieros militares españoles, de los que Vauban diría que eran unos verdaderos maestros en esta concepción; mientras que los italianos siguieron por el camino de no considerar tanto la “profundidad”, sino en establecer los medios que facilitasen una salida rápida de la guarnición para atacar al sitiador y resolver la papeleta en un encuentro campal.

Por otro lado fue también Pagan quien desarrolló, en la teoría y en la práctica, el concepto de baluarte; construcción ésta que sería toda la base de su sistema. En primer lugar definió claramente la función que correspondía a su trazado: las caras estaban destinadas a poseer una artillería que debía batir al enemigo en la campaña, cruzando fuegos con las piezas de la cara del baluarte inmediato; los flancos debían estar dotados de artillería para batir las zonas próximas, particularmente para defender la cortina que unía dos baluartes. De aquí que el conde entendía que cuando se trazaba una fortificación, en la mente del ingeniero debía estar considerándose en primer lugar la ubicación más adecuada de los distintos baluartes, dejando a las cortinas para ser diseñadas en último lugar. Por cierto, hasta ese momento se hacía exactamente al revés, por lo que no siempre los resultados redundaban en aquello de “aprovechar las ventajas del terreno”.

Finalmente entendió que si bien los baluartes eran la clave de la defensa, estaban formados por dos cara formando un ángulo en el que se situaba una garita de vigilancia y los laterales o flancos. Solían ser de tres tipos: huecos, planos y coronados por un pequeño fuerte llamado cavalier o caballero, que tenían su misma forma. Las cortinas de la muralla que unían los bastiones uno con otro debían ser protegidas, puesto que por allí bien podría el enemigo hacer su brecha. De esta forma adoptó la tenaza o tinaille como medio defensivo capaz de admitir una proporcionada artillería, y que ocupaban su lugar frente a la cortina, evitando que fuera alcanzada por la artillería enemiga.

Vauban fue menos innovador que popularizador de los sistemas ya existentes, pero la cantidad y la calidad de su trabajo formó una innovación en sí mismos, fue primera vez en la historia de Francia, que un solo individuo imprimió su estilo y su visión de un esquema e defensa nacional. El sistema de clasificación teórico pero altamente cuestionable no fue hecho por Vauban mismo, pero deducido y codificado por analistas del siglo XVIII que admiraban su trabajo y seguidores que aparentemente no podían entender su trabajo a menos que pudieran reducirlos a de conceptos teóricos simplificados.

 

Primer sistema de Vauban

El llamado primer sistema, fue la síntesis de varias obras predecesoras, especialmente las de Ville y Blaise de Pagan. Esta fortificación estaba caracterizada los baluarte que eran los elementos esenciales de la fortificación, había tantos como lados del polígono interior de la fortificación, Se unían entre sí mediante cortinas o lienzos rectos de murallas.

Es un principio fundamental que cada baluarte eran defender a los baluartes contiguos y éste a su vez era defendido por ellos. La defensa de las cortinas se mejoraba situando delante de ellas obras externas como tenailles o tenazas; falsas bragas (murallas bajas) o contramuralla, o antemuralla; revellines, medias lunas o lunetas; y a veces hornabeques (formado por dos medios baluartes y un revellín) en las más importantes.

Perfil de una fortaleza del primer sistema de Vauban

Paredes exteriores de los baluartes y cortinas eran llamadas escarpas, y eran ocultadas de la vista del enemigo, había un camino cubierto con emplazamientos de armas, trabajos de avance y traversas para evitar el fuego de rebote, estaba protegido por un glacis o explanada. Este “sistema” se aplicó en la mayoría de las realizaciones de Vauban, sin embargo, con muchas adaptaciones y modulaciones locales. Se conservan ejemplos brillantes en las ciudadelas de Lille y Bayona, así como en las defensas urbanas de Saint-Martin-de-Ré, Blaye, Montdauphin, Mont-Louis y muchos otros.

Fortificación de Charleroi por Vauban. Corresponde al primer sistema. Autor Peter Dennis

Segundo sistema de Vauban

La desventaja del “primer sistema” era organizar las defensas en torno a una sola muralla. Básicamente, si los defensores de un bastión quedaran fuera de acción, eso significaba que ya no se defendieron los dos bastiones adyacentes, lo que producía desorganización y el posterior el colapso de la defensa. El llamado segundo sistema, supuestamente concebido alrededor de 1.687, tendió a resolver este problema.

Perfil de una fortaleza de segundo sistema de Vauban

Vauban diseñó un frente de considerable profundidad al dividir la muralla principal en dos partes autónomas separadas por una zanja. La primera línea externa, llamada línea de combate (enceinte de combat), incluía la explanada o glacis, el camino cubierto con sus plazas de armas para facilitar las salidas y las entradas, los hornabeques y los revellines o lunetas; funcionaba como una envoltura externa, ya que los elementos estaban separados por estrechas zanjas atravesadas por pequeños puentes que daban un efecto casi continuo. La segunda línea interna, llamada la línea de seguridad (enceinte de sureté), era más alta que la primera para dominarla, estaba formada por los bastiones y la cortina. Esta segunda línea estaba diseñada para la defensa a corta distancia con torres de dos pisos, poligonales y con bastiones, sólidamente construidos para contener la artillería dentro de casamatas a prueba de bombas y permitiendo disparar a través de los ojos de buey. El segundo y más importante recinto amurallado estaba intacto, incluso cuando la primera línea era rota y conquistada. Como resultado, los asediadores tenían que emprender un segundo asedio para tomarla. Este “segundo sistema”, la principal innovación de Vauban, era muy costoso y no se aplicaba ampliamente (fue usado por ejemplo, Oléron, Besançon, Landau y Belfort).

Fortaleza de segundo sistema de Vauban

Plano de la fortaleza de Landau segundo sistema por Vauban

Tercer sistema de Vauban

El tercer sistema era simplemente una mejora del segundo. La cortina del recinto interno amurallado era rematada y su línea estaba equipada con pequeños flancos que aumentaron la defensa del foso. Las lunetas o media-lunas fueron realzadas por un reducto y su propia zanja. Se formaban tres líneas defensivas: la primera formada por el camino cubierto y el glacis protegidos por los revellines con sus reductos, la segunda formada por las contraguardias delante de los bastiones y las tenazas o tenailles delante de las cortinas, y la tercera línea formada por los bastiones y las cortinas.

Fortaleza de tercer sistema de Vauban

Las partes superiores de las murallas internas principales estaban hechas de gruesas capas de tierra, lo que reducía los volúmenes de mampostería y ofrecía una eficiente resistencia al fuego enemigo. Neuf-Brisach, creado en 1.698, es magnífica pero fue la única aplicación del costoso “tercer sistema”. Esta disposición nunca se copió ni se reutilizó en ningún otro lugar, por lo que seguramente debe ser contado como un experimento o rareza en lugar de un “sistema”.

Fortaleza de Neuf-Brisach construida en 1698 por Vauban, a la izquierda el plano fortaleza, a la derecha en la actualidad, se aprecia las tres líneas defensivas

Desarrollo en la guerra de asedio

En los escritos de Vauban podemos conocer la preocupación que tenía en lograr una eficacia en el trabajo, desde el punto de vista de la ingeniería, estableciendo los principios:

  • Toda modificación de la obra respecto a los planos debía ser consultada con el ingeniero jefe.
  • Se debía llevar un riguroso control sobre los precios unitarios.
  • Había que llevar a cabo una selección del personal de mano de obra, teniendo en cuenta sus grados de especialización.
  • Existía una preocupación por los detalles técnicos: confección de morteros, ensamblaje de piedras y maderas, etc.
  • Se llevaba a cabo un control sobre las horas de trabajo, las pausas, las previsiones de seguridad, los salarios y la jerarquización de las funciones.

El asedio de una fortaleza se realizaba en diferentes fases:

1.- Los preparativos: el asedio debe comenzar con un cuerpo (o ejército) de asedio que sea de seis a siete veces mayor que el del cuerpo principal atacado, sin tener en cuenta la mano de mano de obra local necesaria para los movimientos de tierra. Bien abastecido, el ejército de asedio también debe estar bien informado de las capacidades de defensa (hombres, municiones, alimentos) del lugar a asediar. Los reconocimientos, informes previos de espionaje técnico o el estudio de un mapa de socorro (si se trata de una plaza perdida anteriormente) proporcionan una cantidad de información precisa y valiosa sobre las fortificaciones enemigas. Esta información importante se puede obtener de espías, desertores o prisioneros enemigos. Algunas veces, los oficiales de ingeniería fueron enviados en misiones de inteligencia disfrazadas de comerciantes, viajeros o peregrinos El mismo Vauban se infiltró en Namur para un estudio secreto y cercano de las defensas antes de poner sitio en 1.691. Los preparativos tanto de la fuerza sitiadora como la fuerza de interdicción se realizaban con el máximo secreto, con el fin de dar indicios sobre la plaza a asediar, a veces se dirigían a otra plaza y de repente, se dirigían a la plaza objetivo.

2.- El bloqueo: el ejército de asedio que llega al trabajo cerca de la plaza, contará con un ejército de interdicción que cortará gradualmente todos los vínculos con el exterior, e impedirá la llegada de ayuda o de un ejército de socorro a la plaza sitiada. El bloqueo comenzaba con la instalación de puestos de caballería en las rutas de comunicación y en los puntos de paso obligado (pasos de montaña, puentes, vados, etc.) a una liga del recinto. Los destacamentos de dragones evitaban que los asediados recuperasen ganado, forrajes y alimentos en la zona de los alrededores. El protocolo estándar de la guerra de asedio del siglo XVII dictaba que en esta etapa los atacantes exigieran la rendición de los defensores, pero también se esperaba que esto fuera rechazado por razones de honor.

3.- La instalación del ejército de asedio: establecía sus campamentos entre dos líneas de atrincheramiento que rodean el lugar (como César con Alésia): la circunvalación y la contra-circunvalación o contravalación. La circunvalación se establecía para prohibir que un ejército de ayuda se acercase al lugar asediado y proteger al ejército asediado. De las dos líneas, la circunvalación era la más importante. Esta fortificación temporal era construida por zapadores-campesinos reclutados por millares (de 15 a 18.000) siendo remunerados (a razón de seis soles por día, y el doble pan), había que tener paciencia y evitar que desertasen, normalmente se contrataban en los pueblos de los alrededores. La línea de circunvalación consistía en un parapeto y una zanja. Vauban proporciona a los ingenieros seis perfiles diferentes. Como principio general, el parapeto tenía entre seis y ocho pies (1,8 a 2,5 m) de espesor y siete pies y medio (2,3 m) de altura. La zanja era de tres a cuatro brazas de largo y tiene una profundidad igual a la altura del parapeto. La línea de circunvalación puede tener una longitud de cuatro a cinco leguas, que corresponde a un círculo promedio de seis kilómetros de diámetro alrededor de la fortaleza. En 1.667, durante el sitio de Lille, los sitiadores tuvieron que excavar 24 kilómetros de línea de circunvalación.

La contravalación estaba destinada a evitar la salida de los sitiados. Esa línea se hacía cuando la fuerza de la guarnición asediada podía amenazar al ejército asediador. Se construía de acuerdo con las mismas reglas que la circunvalación. Sin embargo, dado que se supone que la contravalación contiene de los asaltos de una tropa más pequeña que podría amenazar la línea, los parapetos podían ser más delgados y las zanjas menos profundas. De hecho, esta línea rara vez se construía. Dentro la línea de circunvalación, el ejército de asedio instalaba sus campamentos, que tenía que encontrarse a salvo de los disparos provenientes de la plaza sitiada (2.400 m).

Un lugar importante del campamento era el parque de artillería, que era el lugar donde se almacenaban todas las armas, morteros, balas de cañón, pólvora y todos los accesorios. Por ejemplo, el parque de artillería que contenía la munición, bombas, granadas, pólvora, etc, estaba situado en el lugar más seguro del campamento. Otro lugar importante era el parque de zapadores, donde se almacenaban herramientas, sacos terreros, carretillas, y materiales para confeccionar gaviones, fajinas etc.

Asedio de una fortaleza según el método de Vauban

4.- Los reconocimientos: los ingenieros realizan reconocimientos para seleccionar las zonas de ataque. Antes de Vauban, una fortaleza fue atacada, como en la Edad Media, por las murallas de cortina. Vauban prefería elegir como eje de ataque para las trincheras, los ángulos de los bastiones y de los revellines o medias lunas. Estos ejes eran las zonas de fuegos artilleros menos densos. Tras celebrar consejo de guerra con sus artilleros e ingenieros, se elegían varias zonas de ataque, así como otros ataques simulados. Así pues, una vez elegida la zona y hecho acopio de los pertrechos necesarios para la la zapa, se seleccionaban los hombres que debían realizar la cava, los fusileros destinados a protegerlos y, con el mismo fin, una tropa de caballería cuya misión era repeler posibles salidas de los defensores para anular la labor de zapa.

5.- Trabajos de aproximación: Los ingenieros marcan con estacas, los ángulos de los bastiones y los revellines que planeaban atacar. Cuando se materializan estas bisectrices, los ingenieros zigzaguean los puntos extremos de las trincheras para cavar. Los zigzag eran para evitar el fuego de las defensas. Avanzan sobre los ángulos de los bastiones. Las estacas pueden ser envueltas con paja para facilitar el trabajo nocturno. La apertura de las dos primeras trincheras (o trincheras de aproximación), a unos 800 toises (1.600 m) del camino cubierto, marca el comienzo del asedio. Se abrían por la noche. Estas dos (o tres) trincheras de aproximación se llevaban a cabo al mismo tiempo, porque es necesario abarcar un frente de bastión completo.

Los trabajadores ponían los gaviones o cestones de noche y los rellenaban con tierra para proteger los trabajos, se realiza en la noche, y permite a los trabajadores posar directamente su gavión a medida que avanzan las trincheras, siendo situado en el lado de la fortaleza, todo debía hacerse en el mayor silencio posible, el primer zapador se protegía de los disparos enemigos con un mantelete (escudos con ruedas hechos de tablas gruesas empujadas por detrás). Los trabajadores están organizados en grupos de cincuenta, mandados por un capitán, un teniente y dos sargentos, y se relevaban.

Excavación de trincheras y paralelas con la protección de cestones o gaviones y fajinas, el primer zapador se protegía con un mantelete.

6 La primera paralela y las primeras baterías: entre 400 y 350 toises (800 y 700 m) del glacis, que era el límite de alcance de las armas, las trincheras de aproximación se conectaban conectadas por la primera paralela. Jean de Châtillon (1560-1616), ingeniero militar del rey Enrique IV en el asedio de La Fère en 1.595, ya había utilizado estos elementos tácticos. Este método también había sido empleado en 1.669 por ingenieros mercenarios italianos que servían a los turcos en el asedio de Candia (actual Heraclión, capital de Creta).  Por lo tanto, el método preexistía, y fue asumido y codificado de forma sistemática por Vauban. Las paralelas tenían que ser lo suficientemente anchas (al menos 3 metros) para permitir la marcha de los soldados, pero también el ir y venir de los trenes de artillería, los carros de municiones y los carros de suministro. Tenían que ser lo suficientemente profundas para brindar suficiente protección contra el fuego de los defensores. Sus lados inclinados eran reforzados por gaviones, fajinas, matorrales o tablones. Se usaba para la comunicación general y también podría servir como línea de contravalación. En caso de salida de los asediados, las paralelas permitirán a los atacantes moverse rápidamente de un punto a otro de una forma segura.

Las primeras baterías se instalan en la primera paralela. Los ingenieros las posicionan para batir de enfilada las caras de los bastiones o revellines objetivos. La construcción de las baterías, su colocación y el número de piezas eran responsabilidad de los oficiales de artillería y del ingeniero jefe a cargo del asedio.
Los asentamientos de artillería debían tener las siguientes condiciones:

  • Debía estar de 40 a 50 toises (80 a 100 m) de la primera paralela, es decir a unos 250 toises (500 m) de la plaza asediada.
  • Estar protegida por una zanja y un parapeto con gaviones.
  • Estar paralela a las piezas de la fortificación que deben batir.
  • Estar previsto los tiros de rebote.
  • Compuesto por cañones o morteros.

La artillería utilizará fuego de rebote para intentar destruir la artillería de los bastiones. Estos disparos se lleva a cabo con cargas reducidas de pólvora para obtener trayectorias curvas y ángulos de tiro ligeramente elevados.

7.- Segunda a cuarta paralela paralela: La segunda paralela era excavada a aproximadamente 350 metros de la posición de los defensores; allí, las baterías resguardadas se colocaron a lo largo de las caras de los bastiones para poder disparar con un efecto de rebote, que tenía una gran posibilidad de infligir bajas y daños. Las baterías se asentaban en plataformas y estaban protegidas por taludes de tierra, gaviones, fajinas, zanjas, etc. Las baterías también podrían ser desplegadas en “caballeros”, que eran terrazas elevadas que proporcionaban altura adicional y mejor manejo de los cañones.

La tercera paralela era excavada al pie de los glacis; allí Vauban defendió la construcción de los llamados caballeros de trinchera. El propósito de estas estructuras elevadas, hechas de tres o cuatro niveles de gaviones llenos de tierra, era dominar y neutralizar con granadas a los enemigos que defendían el camino cubierto y los emplazamientos de armas. En la tercera paralela, se colocaban morteros y baterías para bombardear a corta distancia los trabajos laterales y para neutralizar el fuego de los defensores.

Entre la segunda y la tercera paralela, se excavaron secciones de trincheras (llamadas semiparalelas) donde se desplegaron otras baterías de cañones y donde se desplegaban las tropas de asalto.

La cuarta paralela, también llamado couronnement du chemin couvert (coronación del camino cubierto) se establecía en la cresta del camino cubierto. En este afianzamiento se asentaban cañones para llevar a cabo la apertura de brechas o excavar las minas.

8. Apertura de brechas: Una brecha es un espacio abierto por los asediadores en una muralla o en cualquier otra estructura defensiva. La destrucción de la muralla podría hacerse a través del bombardeo o la minería.

En el bombardeo, la brecha era realizada por baterías de cañones desplegadas en la cuarta paralela a muy poca distancia (menos de 50 metros). Vauban abogaba por destruir la piedra de la escarpa. Se calculaba que se necesitaban alrededor de 1.000 disparos para derrumbar la pared de la escarpa y llenar una parte de la zanja con escombros.

En la minería, los atacantes cavaban un túnel dentro o debajo de los cimientos del muro. Luego se colocaron barriles de pólvora en una cámara de la mina. La explosión de las cargas arrancaba la mampostería de la pared. La mina podría ser simple, doble o triple según la destrucción planeada. Vauban consideraba que la minería era una forma muy importante de violar la defensa. La minería era, por supuesto, un negocio peligroso que tenía que combinar dos aspectos contradictorios: la eficiencia de la explosión en el desempeño de su función y la seguridad de los mineros. Para aumentar la eficiencia de este método, Vauban realizó una investigación y estudio y escribió un manual, Traité pratique des mines (tratado práctico de minas). Para reducir las víctimas y los accidentes, abogó por la creación de compañías de mineros especializadas y bien capacitadas.

Proceso de un asedio a una fortaleza siglo XVII. Autor Peter Dennis

9. Capitulación: El objetivo final de la guerra del siglo XVII no era el exterminio del enemigo sino su rendición. La mayoría de las veces, el asalto final no era necesario y un gobernador de la fortaleza prudente y bien aconsejado en general se rendía después de un combate corto, con el honor intacto, después de que se produjera la brecha, y ante los horrores de un asalto. Según las “reglas” formalizadas de guerra de asedio del siglo XVII, se debía permitir que una guarnición se rindiera con honor cuando hubiera demostrado su lucha, habilidad y gallardía hasta ese momento. Sin embargo, la capitulación no podría ocurrir demasiado pronto., ya que los defensores podrían ser acusados de cobardía y sus comandantes tendrían que comparecer ante un consejo de guerra. Pero la rendición no tenía que ocurrir demasiado tarde, sabiamente, los sitiadores podrían decidir tomar represalias saqueando la ciudad. Por lo que la población civil y las autoridades urbanas a menudo ejercieron presión sobre los militares para elegir el momento adecuado. Cuando el gobernador de la plaza decidía rendirse, se izaba una bandera blanca y un tamborilero tocaba “la chamade“, anunciando un alto el fuego. Luego se intercambiaban negociadores para discutir los términos. Durante la tregua se podía ganar tiempo, negociar o regatear en diversas condiciones. Dependiendo de las circunstancias, cuando los términos eran honorables y aceptables para ambas partes, se firmaba el acta de rendición.

Para los soldados derrotados de la guarnición, este documento estipulaba diferentes asuntos, tales como el momento, condiciones y lugar de salida; destino; destino de los heridos, rehenes, prisioneros y desertores; así como la conservación o privación de banderas, equipaje, armamento y suministros. En el siglo XVII, la rendición estaba acompañada normalmente por una especie de ritual. Si los defensores habían luchado con gallardía, la guarnición derrotada recibía honores de guerra, se les permitió salir con las banderas ondeando, con sus armas y al ritmo de los tambores, mientras el ejército victorioso presentaba armas. Los mercenarios tenían que jurar que no servirían más hasta el final de la campaña y eran escoltados de regreso a las fronteras. También se les podría alentar a alistarse en el ejército del vencedor.

Con respecto a la población civil, las condiciones de rendición eran extremadamente diversas y dependían totalmente de las intenciones y clemencia del conquistador. Las autoridades urbanas tenían que entregar las llaves de la ciudad, y la milicia de la ciudad era desarmada y su artillería fue confiscada. Según el plan del nuevo gobernante, la población podría perder o mantener los derechos, las exenciones y la libertad de economía, administración y la religión. También se les podría ofrecer términos liberales, y una disciplina estricta podría reducir o proteger a las personas de los horrores del saqueo y la delincuencia. Dependía mucho de si la ocupación de la plaza iba a ser temporal o permanente.

10. Asalto final: Cuando se hacía la brecha, bien por el bombardeo o bien por la explosión de una mina, y si los defensores rechazaban la rendición, los siguientes pasos condujeron a la conquista.

Primero, los asaltantes tenía que acceder a la brecha. Para lograr esto, se excavó una galería en pendiente desde la cuarta paralela hasta el fondo del foso. Los asaltantes corrían por la zanja seca y asaltaban la brecha. La situación era completamente diferente, obviamente, si el foso estaba lleno de agua. Los atacantes tenían entonces que construir una especie de dique o puente usando escombros de la contra-escarpa y diferentes materiales tales como árboles, escombros, piedras, vigas, gaviones, fascines o sacos llenos con la tierra, a menos que se pudiera idear un camino para drenar el foso, dejando a los sitiadores en alto y secos. Para evitar confusiones y malentendidos, Vauban abogaba por los asaltos durante la brillante luz del día al amanecer. Si el enemigo se mantenía y resistía, recomendaba usar gaviones para formar un reducto (llamado nid-de-pie).

Asedio de una fortaleza siglo XVII. Guerra el el subsuelo: (A) La ilustración muestra (4) artillería del bastión, (3) pozo de mina, (5) Contramina. una contra-mina excavada debajo del glacis (6) explotando, (7) mina a punto de explotar. (B) Mina a punto de explotar debajo del revellín. (C) túnel de descenso hasta el pie de la muralla. (I) bastión de tres niveles, con orificio de ventilación (2). Autor Peter Dennis.

El asalto de infantería a una fortaleza bastionada, por muchos daños que hubiera sufrido el bastión, siempre se convertía en un negocio desesperado. En medio de los escombros humeantes, el asalto era una lucha mortal cuerpo a cuerpo. Era un momento crucial, sangriento y decisivo para ambos bandos. Un asalto rechazado a menudo costaba muchas vidas (por ejemplo, en Philipsburg en 1676, allí fueron unas 1.200 bajas). Un asalto exitoso no necesariamente significa el final de la batalla. Los defensores podrían continuar resistiendo y construyendo una improvisada barricada detrás de la brecha, mientras que los mosqueteros y artilleros de los bastiones adyacentes dirigían su fuego contra el grupo de asalto expuesto. Cuando se tomaba la brecha y la barricada, los defensores podrían retirarse a la ciudadela o al castillo urbano. En ese caso, los atacantes tenían que empezar un nuevo asedio. Una nueva operación podría tener que lidiar con una nueva fortaleza o anillo de y represalias contra los civiles.

 

Desarrollos en la guerra naval

En 1.688, las armadas más poderosas eran las francesas, inglesas y holandesas; Las armadas española y portuguesa habían sufrido graves descensos en el siglo XVII. Los barcos franceses más grandes de la época fueron el Soleil Royal y el Royal Louis, pero aunque cada uno tenía una capacidad de 120 cañones, nunca llevaron este complemento completo y eran demasiado grandes para propósitos prácticos: el primero solo navegó en una campaña y fue destruido en batalla de La Hogue; este último languideció en el puerto hasta que se vendió en 1.694.

En la década de 1.680, el diseño de los barcos franceses era al menos igual al de sus homólogos ingleses y holandeses, y en la guerra de los Nueve Años la flota francesa había superado a los barcos de la Royal Navy, cuyos diseños se habían estancados en la década de 1.690. La innovación en la Royal Navy, sin embargo, no cesó. En algún momento de la década de 1.690, por ejemplo, los barcos ingleses comenzaron a emplear el timón de rueda, mejorando enormemente su rendimiento, especialmente en condiciones.

El combate entre flotas navales se decidía mediante duelos de cañones entre barcos formados en línea de batalla; también se usaron brulotes, pero eran principalmente exitosos contra objetivos anclados y estacionarios, mientras que los nuevos barcos bombarderos (armados con morteros) operaban mejor en bombardear objetivos en tierra. Las batallas navales rara vez resultaron decisivas. Las flotas se enfrentaron con la casi imposible tarea de infligir suficiente daño a los barcos y hombres para obtener una victoria clara: el éxito final no dependía de la brillantez táctica sino del peso de los números. Aquí Luis XIV estaba en desventaja: sin un comercio marítimo tan grande como beneficiara a los aliados, los franceses no podían contar con tantos marineros experimentados para su armada. Sin embargo, lo más importante es que Luis XIV tuvo que concentrar sus recursos en el ejército a expensas de la flota, lo que permitió que los holandeses, y los ingleses en particular, superaran a los franceses en la construcción de barcos. Sin embargo, las acciones navales eran comparativamente poco comunes y, al igual que las batallas en tierra, el objetivo era generalmente sobrevivir más que destruir al oponente. Luis XIV consideraba a su armada como una extensión de su ejército; el papel más importante de la flota francesa era proteger la costa francesa de la invasión enemiga. Luis XVI usó su flota para apoyar operaciones terrestres y anfibias o el bombardeo de objetivos costeros.

Una vez que los aliados obtuvieron una clara superioridad en números, a los franceses les pareció prudente no empeñarlos en una acción de flota. Al comienzo de la guerra de los Nueve Años, la flota francesa tenía 118 buques con capacidad nominal y un total de 295 barcos de todo tipo. Al final de la guerra, los franceses tenían 137 barcos clasificados. En contraste, la flota inglesa comenzó la guerra con 173 embarcaciones de todo tipo, y la terminó con 323. Entre 1.694 y 1.697 los franceses construyeron 19 barcos de primera a quinta clase; los ingleses construyeron 58 de tales buques, y los holandeses construyeron 22. Así, las potencias marítimas superaron a los franceses con una tasa de cuatro barcos a uno.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-01. Última modificacion 2019-02-01.