Edad Moderna Guerra de los Nueve Años (1688-97) Guerra diplomática (1694 – 95)

Cargando anuncio...

Guerra diplomática (1694 – 95)

Batalla de Torroella o del río Ter ( lugar el 27 de mayo de 1694)

Preludio

Los enormes costos de las ofensivas del año anterior habían agotado la economía francesa, mientras que los fallos en los cultivos en 1.693 y 1.694 causaron una gran hambruna en Francia y el norte de Italia; después de 1.693, Luis XIV asumió una postura defensiva en todos los frentes menos en Cataluña. La crisis fue evolucionando la estrategia y obligó a los comandantes franceses a cambiar sus planes para hacer frente a la escasez de fondos. Los agentes franceses continuaron sus intentos de romper la coalición, pero el Emperador, que había asegurado sus “derechos” al trono español con sus aliados en caso de que Carlos II muriera durante el conflicto, no quería una paz que no le comportara ningún beneficio personal. La Gran Alianza podría permanecer unida mientras el dinero estuviera disponible y la esperanza de que las fuerzas combinadas de los ejércitos aliados podían superar al de Francia siguiera existiendo.

En el año 1.694 el rey francés decidió mover el campo de las operaciones militares hacia el Mediterráneo y España para obligar a este último a firmar la paz, poniendo sus esfuerzos en Cataluña, dado que no suponía el empleo de un exceso de recursos y puso al ejército de Nicolas Catinat en Piamonte en situación de defensa, reservando más tropas para el frente español.

Tras los últimos fracasos del virrey de Cataluña, Medina Sidonia, era evidente que debía ser reemplazado, se propuso al a Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena y duque de Escalona, quien lo aceptó el cargo después de prometerle que se le enviarían 10.000 alemanes para luchar en Cataluña, así como medios de guerra suficientes. La realidad terminaría siendo muy diferente.

El Virrey comenzó a tomar algunas medidas. Lanzó un edicto contra los catalanes que comerciaban con productos de utilidad militar con Francia y con la zona del Principado ocupada por el enemigo. De hecho, los motivos no eran sólo estrictamente económicos, sino porque, gracias a los contactos comerciales, los franceses obtenían información militar. Se continuó con la limpieza de los fosos de las fortificaciones barcelonesas y se construyeron dos baluartes. También llegaron muchas tropas al Principado: seis tercios de Castilla, por mar los dos tercios de Granada, que desembarcaron en Palamós, un tercio napolitano de 1.000 efectivos y el día 15 de mayo otros 3.000. En total, se esperaba reunir un ejército de 25.000 hombres. Ahora bien, la calidad de estas levas castellanas de urgencia era mas que discutible.

El ejército del Rosellón, era más fuerte que nunca, llegó a contar con 28.000 efectivos. El almirante Tourville dominaba la costa con una armada de 45 navíos. El Consejo de Estado había pedido al marqués de Canales, embajador en La Haya, el envío de una armada aliada mas poderosa. La armada hispano-aliada del Mediterráneo disponía, en ese momento, de 36 navíos (14 españoles, 14 ingleses y 8 holandeses) y 13 barcos auxiliares.

Noailles entró en el Ampurdán el 17 de mayo, haciendo plaza de armas en La Junquera y avanzó de inmediato hasta San Pere Pescador, con el objetivo de tomar Gerona; mientras el virrey Escalona-Villena se dirigió desde Foxà a Verges, cerca de los vados del río Ter donde esperaba detener a los franceses cuando intentaran vadear el río. El día 24 de mayo comenzó a cubrir los diversos vados del río con sus tropas, pero mas mal que bien porque había varios y no tenía tropas suficientes.

El ejército francés era más numeroso (20.000 de infantería y 4.000 de caballería), pero eran tropas veteranas, mientras que las fuerzas españolas (11.900 de infantería y 4.000 de caballería) tenían un gran número de reclutas y unidades recién formadas y con poca experiencia de combate. Asimismo, la artillería francesa era superior en número de piezas y pólvora, y sus oficiales y auxiliares eran más expertos.

 

La batalla

El 25 de mayo se acercó el ejército francés, y el virrey había dividido su ejército en tres bloques defensivos para proteger los vados de Verges, de Ullà y del de Torroella.

Los días siguientes, el enemigo intentó sin éxito vadear el río en Verges, y se trasladaron a Ullà y a Torroella de Montgrí. El 27 de mayo, una densa niebla cayó sobre las orillas del río y aprovechado esto, 2.000 dragones y jinetes franceses, seguidos por gran número de granaderos de infantería, pasaron inadvertidamente el río en Torroella de Montgrí y cargaron contra parte de la infantería española que se encontraba allí, sin estar atrincherada, después de sufrir un bombardeo por parte de la artillería francesa desde el otro lado del río.

Batalla de Torroella o del río Ter ( 27 de mayo de 1694). Plano de la batalla

Después de las primeras bajas, los españoles no pudieron oponerse a sus enemigos cada vez más próximos y más numerosos. Comenzaron a huir del campo de batalla poniendo en desorden al resto del ejército; muchos resultaron muertos, sin ser capaces de oponerse con efectividad a los franceses, mientras las tropas restantes de caballería se retiraban dejando a la infantería sin protección. Con el anuncio de su derrota y porque un gran número de tropas francesas habían alcanzado el río y estaban ya posicionadas y preparadas para la batalla, todo el ejército español cayó en confusión y la caballería huyó junto con la retaguardia hasta alcanzar Gerona.

Los franceses hicieron un avance general contra los españoles, casi sin oposición, matando a muchos soldados y capturando botín, piezas de artillería y un gran número de estandartes.

 

Secuelas

Según la versión oficial, los españoles tuvieron 2.931 bajas de infantería y 324 de caballería, entre muertos, heridos y desertores. Según las fuentes francesas, las pérdidas españolas superaban los 9.000 hombres incluyendo 2.000 prisioneros, mientras que sus propias bajas ascendían a unas 500.

En esta situación, el Virrey no tuvo otra opción que enviar algunas tropas a Gerona y marchar con la mayor parte del ejército hacia Barcelona, donde permaneció todo el mes de junio. Mientras tanto, los franceses saquearon unos 10 pueblos en los alrededores del río Ter.

El 30 de mayo, tres días después de la derrota española en el río Ter, Noailles comenzó el asedio por tierra y mar de la fortaleza de Palamós. Se hicieron cinco salidas desde la plaza mientras duró el asedio, tres con éxito, llegando a la altura de las baterías francesas, pero en una de aquellas escaramuzas se pasaron al enemigo hasta 40 soldados, haciendo retroceder al resto sus capitanes. Después de once días de sitio, al abrirse una brecha de veinte pasos en la muralla, el gobernador de la plaza Melchor de Avellaneda se rindió a los franceses el 10 de junio.

Tras la captura de Palamós, al menos 648 heridos de la guarnición fueron despachados por los franceses a Gerona, donde no había medios para curarles a todos, su presencia era un mal presagio de lo que podía ocurrir a la propia guarnición.

 

Asedio y conquista de Gerona (19 junio – 10 de julio 1694)

Tras tomar Palamós, la intención de Luis XIV era conquistar Barcelona. Noailles le hizo ver la necesidad de tomar previamente Gerona, una plaza con una guarnición poderosa que no podía dejar a sus espaldas. Por un lado, el dominio de Gerona significaba apoderarse de un país rico en el cual podría vivir su ejército durante todo el invierno. Por otro lado, encontraba impracticable la conquista de Barcelona por su fuerte guarnición.

Noailles se dirigió a Gerona, colocando su cuartel general en Vilobí. Con sus migueletes fue abriéndose camino, obligando a todos los lugareños de la Selva hasta Hostalric a dar la obediencia al rey de Francia. Gracias al envío de hasta tres partidas de 1.000 hombres cada una para vigilar el territorio, el duque de Noailles consiguió evitar posibles emboscadas en la zona mientras sus hombres se reponían. Los excesos franceses en la campaña hicieron que el posible apoyo a Francia se diluyese rápidamente.

Se inició el asedio de la ciudad el 19 de junio. El 20 de junio llegó Noailles y ordenó la circunvalación completa de la plaza, tomando todos los puestos favorables. La guarnición de la ciudad eran 4.900 efectivos mandados por Francisco de Copula, gobernador de la ciudad, además de los habitantes.

El 24 había instalado 18 grandes cañones de asedio que comenzaban a batir las defensas y las murallas de la puerta del Carmen y el baluarte de la Merced. El día 27, con la caída del fortín del Condestable, que dominaba todas las defensas exteriores de la ciudad, las tropas de Noailles ya ocupaban todas las fortificaciones levantadas de las montañas cercanas a la ciudad, y la dejaban sin posibilidades de una defensa eficaz.

Asedio de Gerona (19 junio – 10 de julio 1694). Plano del asedio

La situación dentro de Gerona había convertido dramática: faltaban todo tipo de abastecimientos, la guarnición no obedecía las órdenes de sus superiores y no se tenían esperanzas de recibir ninguna ayuda del exterior. Para estudiar lo que había que hacer, el día 29 de junio tuvo lugar una reunión entre Francisco de Copula, gobernador de la plaza, el maestro de campo, Carlos Sucre, los jurados de la ciudad, encabezados por Francisco de Prats, y representantes del cabildo de la Catedral, y con la verificación del propio ingeniero mayor Ambrosia Borsano de que la plaza no podía defenderse, se acordó que la ciudad tenía que capitular y se evitara el saqueo con que la habían amenazada los franceses si tenían que entrar por la fuerza.

El día 5 de julio el Consejo General designó José de Grato y Rasset y Jerónimo Fontdevila que trataran las condiciones de la entrega de la ciudad con Raymond Encontrado y Vinyes, el intendente del Rosellón que acompañaba como asesor el duque de Noailles. Este impuso cuatro condiciones:

  • Primero, que se prestara homenaje al duque de Noailles como lugarteniente y capitán general del rey Luis XIV en el Principado.  
  • Segundo, que el mariscal francés entrara en Gerona bajo palio hasta llegar a la Catedral.
  • Tercero, que la ciudad pagara una fuerte imposición cada mes para mantener el gobernador, los oficiales de estado mayor y la tropa que no se alojara en las casas de los particulares.
  • Cuarto, que se otorgara al rey de Francia una contribución de 50.000 libras barcelonesas.

Asedio de Gerona (19 junio al 10 de julio 1694). Vista del asedio

A pesar de las protestas de jurados Francisco Prados, Narcís Vidal y Miquel Codina, que se oponían a rendir homenaje al rey francés argumentando que “habiendo esta ciudad de volver, como así lo cree, a la obediencia de su rey Catholico por vía de paz o de otro modo, podía esta ciudad ser calumniada de haber o hecho”, el día 10 de julio entró en Gerona el duque de Noailles y, bajo la amenaza de pena de obediencia, se hizo prestar sacramento de fidelidad y homenaje en los términos que habían redactado.

La guarnición de Gerona fue liberada con la condición de no marchar inmediatamente hacia Barcelona, sino dando un enorme rodeo previo por Aragón antes de volver a entrar en Cataluña, sin poder pelear hasta el mes de noviembre.

Mientras, los franceses se dirigieron a tomar Santa Pau, posición desde donde podían intentar algo tanto contra Berga y Cardona, como contra Vic y Manresa. Por su parte, el Virrey no sabía cómo afrontar la situación. En un principio se decantó por fortificar Hostalric con 400 de infantería y de caballería para prevenir un posible avance sorpresa sobre Barcelona. El 18 de julio Noailles atacó Hostalric, y el Virrey se vio obligado a retroceder hacia Montcada. Posiblemente, Noailles dejó una guarnición poderosa en Hostalric (unos 2.000 efectivos) conocedor de la necesidad de cerrar el paso hacia la Selva a los somatenes que pudiesen levantar las zonas afectadas.

Asedio de Gerona (19 junio – 10 de julio 1694). Plano del asedio

Con el rey de España amenazando con concluir una paz por separado con Francia a menos que hubiera apoyo de los Aliados, se preparó una flota aliada mandada por el almirante Russel para ser enviada al Mediterráneo, donde incorporían los barcos españoles con sede en Cádiz.

El 8 de agosto la tan esperada armada aliada llegó a Barcelona mucho mas fuerte de lo anunciado: 80 navíos holandeses e ingleses de 70 y 80 cañones, 28 galeras y demás buques auxiliares, en total 140 velas. La presencia naval aliada obligó a la flota francesa a refugiarse en Tolon.

El 20 de noviembre se acordó enviar a Cataluña un ejército mas poderoso, al menos sobre el papel de unos 9.793 infantes, 963 migueletes, 4.519 efectivos de caballería, sin contar 797 efectivos de los tercios de Granada que invernaban en su tierra, en total 16.072 hombres, lo que a su vez obligó al duque de Noailles, hostigado por los migueletes del general Trinxería, a retirarse detrás del Ter. Con la protección de Barcelona, España se mantuvo con los aliados en la Alianza por dos años más.

Ante estos refuerzos unido a la falta de recursos de Noailles hizo que este adoptase una posición defensiva. Los acontecimientos del año siguiente con el asedio de Namur hizo que todo los esfuerzos militares se dirigiesen a otros frentes.

En Palamós, Cataluña, el rey Carlos II nombró nuevo virrey al marqués de Gastañaga. Los aliados enviaron refuerzos austriacos y alemanes al mando del príncipe Jorge de Hesse-Darmstadt, un primo de la reina de España, mientras que los franceses reemplazaron al duque de Noailles, por el duque de Vendôme, quien se convertiría en uno de los mejores oficiales de Luis XIV. Sin embargo, el equilibrio de poder se estaba volviendo cada vez más peligroso contra los franceses.

 

Batalla de Camaret (18 de junio de 1.694)

El almirante Tourville había dejando Brest el 24 de abril con 71 buques camino a Barcelona. Informados de estos movimientos, los ingleses y holandeses planean apoderarse de Brest, pensando que la ausencia de Tourville y su flota facilitaría el desembarco de un ejército de ocupación de unos siete a ocho mil hombres.

Después de la victoria naval de Tourville en Lagos en 1.693, el Guillermo III había enviado una expedición de castigo en Saint-Malo y planificaba para montar operaciones similares en otros puertos del reino de Francia.

El plan de Guillermo III consistía en dos acciones simultáneas. La mayor parte de la flota anglo-holandesa, bajo el almirante Russell, se dirigiría a Barcelona para luchar contra Tourville, mientras que la otra parte, bajo el mando de John Berkeley con el ejército de invasión, mandado por el teniente general Talmash, debía atacar Brest o desembarcar en la costa, para controlar el cuello de botella y el puerto de Brest. Los ingleses, sabían que el destino de Brest dependía principalmente del control del Goulet, recordaron que un siglo antes, en 1.594, junto con el mariscal francés d’Aumont, les tomó más de un mes durante el sitio de Crozon, con un ejército de más de 6.000 hombres para derrotar a 400 soldados españoles.

Frente a la amenaza cada vez más precisa proveniente de Inglaterra, Luis XIV nombró a Vauban “comandante supremo de todas las fuerzas francesas, tierra y mar de la provincia de Bretaña”. En el pasado, otros intentos de sesembarco demostraron que los líderes de las diferentes armas a menudo actuaban en contradicción. Vauban, teniente general de los ejércitos desde 1.688, aceptó con una condición: sería “teniente general de la Armada solo por el honor“, es decir, sin paga. El inventario de los ingenieros Traverse y Mollart, que datan del 23 de abril de 1.694, muestra que solo existían 265 cañones y 17 morteros, de 8 compañías de guardias navales. Cuando a principios de mayo, Vauban recibiendo las directivas reales, se dirigió a Brest, que estaba defendida por unos 1.300 hombres y refuerzos de hasta seis batallones de milicia, el regimiento de caballería de Plessix de Chateaulin y uno de dragones estaban en camino. Al llegar a Brest el 23 de mayo, Vauban sabía que la balanza de fuerzas estaba en contra de él.

Bahía de Camaret, en la costa de la Bretaña, donde se encuentra el puerto de Brest. Grabado de James Basire

Escogió con cuidado el lugar de asentamiento de las piezas sobre las baterías del Goulet y Camaret y asegúrese de que cada una fuera servida por artilleros competentes. El armamento previsto para la torre Dorada de Camaret era de 11 cañones de 48 libras con un alcance de 500 a 1.000 metros, que aún no se habían entregado. Vauban encontró solo 9 piezas de 24 libras y dos morteros, tenía que arreglarse con eso. Las tropas que tenía, además de pocas y no estaban cualificadas. Tourville y su flota estaban en el Mediterráneo. Vauban se encuentra así desprovisto de hombres valiosos que podrían haber servido como artilleros, marineros o fusileros. Por lo tanto fueron las compañías libres de la marina, las que permiten a Vauban completar los equipos, mantener el puerto y constituir dos magros batallones de 600 hombres. La mayor parte del personal estaba formado por milicianos, regionales, en su mayoría campesinos. “Esa era la peor tropa del reino“, escribió Vauban, quien esperaba la llegada de tropas regulares que Choiseul había prometido vagamente.

Torre Dorada o torre de Vauban en Camaret

Una semana antes de la batalla, todas las baterías están servidas. La costa sur está defendida por uno de los batallones de 600 hombres, apostados en Quélern y el regimiento de la caballería de Plessis, cuyos 450 hombres se encuentran en Châteaulin, a 45 km de la cala de Camaret; Vauban logró reclutar entre la población de los pueblos circundantes otras 1.700 milicianos que situó en los atrincheramientos que bordean las playas de la península. Algunos, por falta de mosquetes, estaban armados con horcas y hachas.

Después de las preparaciones hechas en Portsmouth, la flota se hizo a la mar el día 1 de junio de 1.694. Mientras tanto, Vauban multiplicó el desarrollo de posiciones fuertes a lo largo de la costa y fortaleció las existentes. A mediados de junio, durante una inspección de su dispositivo de defensa, notó que la bahía de Douarnenez y especialmente Camaret permitían el fácil desembarco de una gran tropa, ordenando se refuerzo. Para evitar cualquier desembarco y al no disponer de buques de guerra, armó una veintena de embarcaciones para defender a Brest Gully. Equipó a la milicia con el equipo solicitado a la marina. Los regimientos de caballería y el de dragones se colocaron en Landerneau y Quimper. Para facilitar la transmisión de información y ahorrar tiempo, organizó un código de comunicación en forma de señales.

 

17 de junio

En la tarde del 17 de junio, la flota anglo-holandesa, mandada por el almirante John Berkeley de 34 años, se internóa en el mar de Iroise. Se componía de 36 buques de guerra, 12 brulotes y 80 naves de transporte que llevan cerca de 8.000 hombres de desembarco. La flota estaba a medio camino entre Bertheaume y Toulinguet. El contralmirante Peregrine Osborne, marqués de Carmarthen, de 35 años, se acercó a la costa (acompañado por John Cutts) para inspeccionar los lugares y las posiciones francesas. A su regreso, anunció que las defensas, de las cuales solo había visto una pequeña parte, eran formidables. Pero Berkeley y Talmash sospecharon que estaba exagerando el peligro. En esa fecha, en el lado francés, la mitad de los refuerzos prometidos aún no han llegado y Vauban escribe en la carta:
“... cuando, alrededor de las diez de la noche, se recibieron las señales de Ouessant, que señalaban el avistamiento de una gran flota. Esa mañana, a la luz del día, se confirmaron las señales, y una flota de información enviada por el comandante de Ouessant, nos informó que habíamos descubierto 30 o 35 buques de guerra y más de 80 transportes, que se confirmó de nuevo entre las cuatro y las cinco de la tarde que llegaban a anclar entre Camaret y Bertheaume, el alcance de los cañones de estas dos posiciones desde las que se hicieron 8 o 10 disparos, casi todos estallaron en el aire. Los vi a todos desde las baterías de Cornwally de León, a donde fui a dar algunas órdenes; Podían ser contados y distinguidos muy bien. Tienen tres pabellones en el gran mástil y dos en el mástil delantero, lo que me convence de que es un ejército compuesto de ingleses y holandeses. El viento es contrario a ellos; si cambia, no dudo en tenerlos mañana en el descenso o en la rada, o tal vez en ambos. Nuestras galeras no han llegado, lo que nos está haciendo un gran daño. Les he dicho esta noche que hagan todos los esfuerzos posibles por entrar, organizando la costa cerca, a favor de nuestras baterías de tierra. No veo lo que van a hacer; pero puedo ver que haré todo lo posible para contentar a Su Majestad. Si llegan las galeras, las tropas llegarán a tiempo y, una vez terminados nuestros atrincheramientos, estáremos bien. Dios, quien siempre ha asistido a Su Majestad, no lo abandonará sin duda en esta ocasión. Nuestro negocio está bastante bien dispuesto dentro de la ciudad.”
– Carta de Vauban a Luis XIV , 17 de junio de 1694, a las 11 pm, en Brest.

Batalla de Camaret 18 de julio de 1694. Plan de ataque

 

18 de julio

En la mañana del 18 de junio, una espesa niebla cayó sobre esa parte de Bretaña. Los atacantes como los defensores no tienen visibilidad, por lo que el asalto se aplazó. Este retraso favoreció al lado francés, “porque un cuerpo de caballería al mando del señor de Cervon y parte de los milicianos llegaron de Châteaulin sobre las nueve“. No fue hasta las 11 de la mañana cuando los neblina se aclaró, el marqués de Carmarthen pudo avanzar con 7 barcos para atacar la torre Dorada y la batería del puerto de Camaret para proteger otros dos barcos que desembarcarían los botes de la primera oleada de 1.200 soldados bajo el mando de Talmash en la playa de Trez-Rouz. La Torre Dorada, apoyada por las baterías de Gouin y Tremet, hizo un fuego sostenido. Un barco fue hundido por dos bombas; buque “Wesep” de 34 cañones, que estaba cerca de la costa, encalló en la playa de Corréjou de Camarey y tuvo rendirse, a bordo había 40 muertos y 74 sobrevivientes que fueron hechos prisioneros. Los otros cinco últimos quedaron en mal estado, sufrieron 400 muertos y un número indeterminado de heridos. A pesar de la sorpresa, los ingleses respondieron y varios proyectiles alcanzan las obras defensivas. Fue durante esta batalla que la aguja de la Virgen de Rocamadour fue alcanzada por un disparo de un buque holandés.

Batalla de Camaret 18 de julio de 1694. Batería de Camaret, al fondo la torre Dorada. Autor Maurice Leloir

Mientras tanto el general Talmash a la cabeza de sus 1.300 hombres, incluidos los hugonotes franceses, llegó a la playa de Trez-Rouz. Se creía que la zona estaba sin vigilancia. La punta de Roscanvel, frente a Brest, era accesible a una tropa a pie en poco tiempo, eso era lo que creía el general británico. La realidad era muy diferente.

La playa estaba defendida por 100 hombres de las compañías independientes y 1.200 milicianos bajo las órdenes Tanguy Le Gentil de Quelern, capitán de Crozon, que estaban ocultos en una zanja, listos para disparar.

Las tropas británicas en los botas fueron recibidos por un fuego pesado y después de un momento de vacilación, se ordenó que saltaran de las barcas y que corrieran a la orilla, el asalto de las trincheras.

Batalla de Camaret 18 de julio de 1694. Los granaderos ingleses luchando con los milicianos franceses. Autor Lionel Duigou

Tollemache fue alcanzado por un disparo en la pierna, fue llevado de regreso al escuadrón por uno de los pocos botes que aún estaban a flote.
El contraataque francés repelió al enemigo de vuelta al mar, y las tropas de desembarco no pudieron retroceder más, ya que la bajamar había dejado los botes separados de la orilla. Solo diez de estos barcos pudieron reincorporarse al resto de la flota inglesa.

Macaulay escribe en su Histoire d’Angleterre : “Se descubrieron numerosos cuerpos de caballería e infantería, que en sus uniformes fueron reconocidos como tropas regulares. … Él [Talmash] estaba convencido de que las fuerzas que vio reunidas en la costa eran solo un grupo de campesinos que habían sido apresuradamente reclutados en el país vecino. Seguro de que estos soldados risueños huirían como rebaños de ovejas frente a verdaderos soldados, ordenó a sus hombres que corrieran hacia la orilla. Un terrible fuego alcanzó a sus tropas antes de que pudieran alcanzar la tierra. Apenas había puesto un pie en la orilla, él mismo que recibió una bala en el muslo”. Gravemente herido, el general inglés fue llevado al escuadrón; moriría unos días después. El contraataque francés empuja a los hombres que desembarcaron en el mar. Ya no pueden retirarse porque la marea ha dejado las embarcaciones secas. Solo una docena de ellos se unen a la flota inglesa .

Las pérdidas para los ingleses fueron considerables: “... del lado de los ingleses, 800 hombres de desembarco murieron o resultaron heridos, 400 hombres murieron en los barcos y 466 fueron prisioneros, incluidos 16 oficiales. Los franceses, según los informes elaborados el mismo día por MM. de Langeron y Saint-Pierre, habrían contabilizado solo unos 45 heridos, incluidos 3 oficiales, entre los cuales se encontraba el ingeniero Traverse, que había llevado un brazo.

Desde entonces, la playa de desembarco, que se dice que la sangre tiñó la arena de la playa de color rojo, lleva el nombre de Trez Rouz (arena roja). El acantilado cercano, donde desembarcó Talmash todavía lleva el nombre de Maro ar Saozon (muerte del Inglés). Las dunas vecinas habrían servido como cementerio para enterrar a los marineros ingleses y holandeses que murieron durante los combates.

Vauban se encontraba, al comienzo de la batalla fuerte Mengant y se dirigió a la escena de la batalla.

 

Secuelas

Después de esta derrota, la flota dio la vuelta y subió por el Canal bombardeando como represalia a varios puertos franceses, incluidos Dieppe y Le Havre. Este último sufrió un bombardeo de cinco días, del 26 al 31 de julio de 1.694, que causó un daño significativo. En septiembre, esa misma flota atacó Dunquerke y Calais, pero debido a sus fortificaciones, este último respondió al fuego y sufrió solamente daños leves. Este ataque le dió a Vauban la oportunidad dy una tercera en Plougasteletc.

Por decisión del 23 de diciembre de 1.69, los estados de Bretaña eximieron completamente a los de Camarét, de contribuir a los impuestos y otros subsidios que se recaudaban en las parroquias de la provincia de Bretña.

Al mismo tiempo, la reciente crisis financiera había dado lugar a una transformación de la estrategia naval francesa, y las potencias marítimas habían superado a Francia en el campo de la construcción naval y en el armamento, con un aumento de la superioridad numérica. Vauban sugirió el abandono de la guerra naval clásica, la guerra de escuadras a favor del ataque a los buques mercantes, la guerra de razias liderada por corsarios. Vauban argumentó que esta estrategia privaría al enemigo de su base económica sin requerir tanto dinero, que era muy necesario para las fuerzas terrestres. Los corsarios operaían solos o en grupos desde Dunkerque, Saint-Malo, y otros puertos más pequeños y tuvieron gran éxito. En 1.695, los siete barcos del marqués de Nesmond capturaron los barcos de la Compañía Británica de las Indias Orientales por 10 millones de libras.

 

Asedio de Namur (2 de julio – 4 de septiembre de 1695)

Antecedentes

En 1.694, la guerra en Flandes estaba en un punto muerto. Francia no lograba expulsar a las Provincia Unidas de la guerra, a pesar de las victorias en Steinkirk y Landen, y la captura de fortalezas como Namur, Mons, Huy y Charleroi.

Ayudada por la posición de Guillermo III como jefe de estado para los Países Bajos, Inglaterra y Escocia, la alianza se mantuvo unida durante los siguientes cuatro años de guerra, con pérdidas que fueron perjudiciales pero no críticas. En los Países Bajos españoles, el duque de Luxemburgo todavía tenía 100.000 hombres, pero todavía era superado en número por primera vez. Al carecer de los recursos para montar un ataque, el Duque no pudo evitar que los aliados de reanudaran los asedios de Dixmude y de Huy en septiembre de 1.694, un punto estratégico para la recuperación de Namur. La ubicación de Namur entre los ríos Sambre y Mosa lo convertía en una parte vital del sistema defensivo, una cadena de fortalezas en los Países Bajos españoles que los holandeses consideraban esenciales para la defensa contra la invasión francesa. Su posesión sería extremadamente ventajosa para el lado que la mantiene en cualquier negociación de paz.

El comandante francés en Flandes, el duque Luxemburgo, murió en enero de 1.695 y fue reemplazado por el menos talentoso duque de Villeroi. La estrategia francesa para 1.695 era permanecer a la defensiva y Boufflers pasó abril construyendo atrincheramientos entre los ríos Scheldt y Lys, desde Coutrai / Kortrijk hasta Avelgem. Guillermo marchó sobre ellos en junio con la mayor parte de la fuerza aliada, pero separó secretamente a Federico de Prusia a Namur. Una vez que Federico estuvo en su lugar el 2 de julio, Guillerrmo se unió a él. Los aliados ahora se dividieron en una fuerza de asedio de 58.000 efectivos en Namur y un ejército de campaña de 102.000 bajo el príncipe Vaudémont de interdicción contra Villeroi.

Asedio de Namur (2 de julio al 4 de septiembre de 1695). Se puede ver al rey Guillermo III, vestido de gris, hablando con Maximiliano de Baviera. Autor Jan van Huchtenburgh

 

El asedio

Namur estaba dividida en la Ciudad, con las áreas residenciales y comerciales, y la Ciudadela que controlaba el acceso a los ríos Sambre y Mosa. En 1.692, el ingeniero militar holandés Menno van Coehoorn convirtió a la Ciudadela en uno de los puntos defensivos más fuertes de Flandes.

Después de su captura por los franceses, las defensas de Namur fueron mejoradas significativamente por Vauban, mientras que Boufflers tenía una guarnición de 13.000 efectivos, lo que lo convirtió en un desafío formidable. Durante julio, los Aliados se abrieron camino hacia la Ciudad, ambos bandos incurrieron en grandes bajas. A principios de agosto, la mitad de la guarnición francesa se había perdido. El 3 de agosto, el conde Guiscard, gobernador de Namur, entregó la ciudad a Maximiliano de Baviera y pidió una tregua para permitir que los franceses se retiraran a la Ciudadela. Esto fue aceptado y el asedio se reanudó después de seis días.

Asedio de Namur (2 de julio al 4 de septiembre de 1695). Plano del asedio

El papel de Vaudémont fue mantener a su ejército de campo entre Villeroi y Namur, mientras que Villeroi trató de tentarlo fuera de posición atacando ciudades aliadas como Knokke y Beselare, y Zonnebeke. Vaudémont se negó a ser arrastrado a un enfrentamiento ya que ambas partes sabían que cuanto más durara el asedio, más probable era que Namur cayera. Los intentos de Villeroi de superar a Vaudémont no tuvieron éxito, a pesar de la captura de Diksmuide y Deinze a fines de julio con 6.000 a 7.000 prisioneros. El bombardeo de Bruselas entre el 13 y el 15 de agosto tampoco logró desviar a los aliados, a pesar de destruir grandes partes del centro comercial; Constantijn Huygens, secretario de Guillermo para asuntos holandeses, visitó Bruselas el 11 de septiembre y registró que la “ruina causada … fue horrible … y en muchos lugares, las casas se habían reducido a escombros“.

Asedio de Namur (2 de julio – 4 de septiembre de 1695). Batería de morteros haciendo fuego. Autor Gerry Embleton

A mediados de agosto, la Ciudadela permanecía en gran parte intacta, mientras que Villeroi estaba haciendo el reabastecimiento mucho más difícil. Los aliados se estaban quedando sin tiempo. Coehoorn y Guillermo acordaron un nuevo enfoque; se estableció una batería de 200 cañones en la ciudad de Namur y el 21 de agosto comenzó un bombardeo continuo de 24 horas contra las defensas inferiores de la Ciudadela.

Boufflers más tarde le dijo a Luis XIV que era “la artillería más prodigiosa que jamás se hubiera reunido” y que, para el 26 de agosto, los aliados estaban listos para atacar la Ciudadela. A la medianoche del 27, Villeroi finalmente estableció contacto con Vaudémont, pero su ventaja numérica de 120.000 frente a 102.000 estaba compensada por sus posiciones fuertemente protegidas. Al no haber podido sobrepasar las líneas aliadas, Villeroi se retiró y Guillermo dio la orden para un asalto general.

Los asaltos de los aliados fueron extremadamente sangrientos, el del 30 de agosto solo costó 3.000 hombres en menos de tres horas, pero los defensores finalmente fueron obligados a regresar a sus últimas líneas de defensa. El conde Guiscard, que ahora estaba al mando del punto punto clave del fuerte Orange, le dijo a Boufflers el 2 de septiembre que no podían rechazar otro ataque y la guarnición se rindió el 4 de septiembre, habiendo sufrido 8.000 bajas y los aliados 12.000.

Asedio de Namur (2 de julio al 4 de septiembre de 1695)

 

Secuelas

El bombardeo de Bruselas; La destrucción deliberada de un objetivo no militar sorprendió a muchos en Europa, donde todas las partes estaban cansadas del costo de la guerra.

La recuperación de Namur fue un gran logro para los aliados, pero la defensa enérgica de Bouffler les impidió aprovechar la debilidad francesa en otros lugares, un logro reconocido por Luis que lo promovió a mariscal de campo. Ninguno de los bandos sería capaz de montar una ofensiva en 1.696 y la lucha seria llegó a su fin, aunque Luis haría una demostración de fuerza final antes de la firma del tratado de Ryswick en septiembre de 1.697.

Boufflers demostró que se podía ganar efectivamente una campaña al perder una fortaleza, siempre y cuando haya detenido y agotado la fuerza del enemigo en el proceso del asedio. Dirigió una defensa activa clásica, haciendo salidas de la guarnición contra las obras de asedio del enemigo, impugnando cada avance lo mejor que pudo. Boufflers llevaría a cabo una defensa similar de Lille en 1.708.

Normalmente, los prisioneros se intercambiaban lo antes posible, en parte porque ninguna de las partes quería afrontar el gasto de tener que alimentarlos. En esas ocasiones, los franceses rechazaron la solicitud de Guillermo de la devolución de entre 6.000 y 7.000 soldados capturados en Diksmuide y Deinze debido a una disputa sobre los términos de su rendición. Pero entonces, la escasez de mano de obra era un problema para todos los combatientes; muchos fueron reclutados por la fuerza en los regimientos franceses y enviados a luchar en Italia o Cataluña. La deserción de un ejército a otro para recibir un bono de inicio de sesión era común, en particular porque se pagaban de inmediato y los salarios se retrasaban a menudo durante meses. A medida que se pagaba a los reclutadores por cada hombre alistado, varios miles de soldados adicionales representaban ganancias significativas para los oficiales franceses involucrados. En represalia, a pesar de que se permitió que la guarnición de Namur se rindiera en sus términos, Boufflers fue tomado prisionero y liberado solo cuando los prisioneros aliados restantes habían sido devueltos en septiembre.

La reconquista de Namur asociada con la recuperación anterior de Huy había restablecido las posiciones aliadas en el río Mosa, estableciendo comunicaciones seguras entre los ejércitos de los Países Bajos españoles y el del Mosela y el del Rin.

 

Asedio de Casale (1.695)

Sin embargo, se logró un gran avance diplomático en Italia. Durante los últimos dos años, el ministro de finanzas del duque de Saboya, el conde de Gropello y el segundo de Catinat, el conde de Tessé, habían negociado en secreto un acuerdo para poner fin a la guerra en Italia.

Los debates giraron en torno a las dos fortalezas francesas que rodeaban el territorio del Duque: Pinerolo y Casale, la última estaba completamente privado de apoyo francés. Vittorio Amadeo II estaba empezando a preocuparse más por la influencia militar y política del Sacro Imperio Romano que por Francia y la amenaza que suponía para la independencia de Saboya. Saber más de las tropas imperiales estaban planeando el establecimiento de la sede en Casale, el Duque propuso la rendición de la guarnición francesa, después de una última resistencia y la destrucción de la fortaleza antes de su venta a Mantua. Luis XIV se vio obligado a aceptar y, tras una parodia de asedio y resistencia formal, Casale se entregó a Vittorio Amadeo el 9 de julio de 1.695 y, a mediados de septiembre, la ciudadela había sido completamente arrasada.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-31. Última modificacion 2019-02-01.