Edad Moderna Guerra de los Nueve Años (1688-97) Expansión del conflicto (1690 – 91)

Expansión del conflicto (1690 – 91)

Las principales batallas de la guerra de los Nueve Años o de la Liga de Augsburgo tuvieron lugar cerca de las fronteras francesas: en los Países Bajos españoles, en Renania,en Cataluña y en Piamonte-Saboya. La importancia de los Países Bajos españoles radicaba en su ubicación geográfica entre Francia y las Provincias Unidas.

Sin embargo, en 1.690, los Países Bajos españoles se convirtieron en el área clave de la guerra y los franceses se concentran dos ejércitos: las fuerzas de Louis François de Boufflers a lo largo del Mosela, y una fuerza mayor mandado por el sucesor del desafortunado duque de Humieres, y el mejor oficial de Luis XIV, Francois-Henri de Montmorency, duque y mariscal de Luxemburgo, que disponía de 34 batallones de infantería y 94 escuadrones de caballería; y si fuera necesario, podría solicitar el apoyo de las fuerzas del mariscal Boufflers en el Mosela.
Una vez más, el rey Guillermo de Orange confió el mando de las fuerzas aliadas en los Países Bajos al príncipe Waldeck (Guillermo estaba ocupado en Irlanda, previniendo el intento del rey Jacobo de recuperar su trono). En otros teatros, el mariscal de Lorge comandaba las fuerzas francesas en Renania (aunque el Delfín tenía el mando honorífico). De Lorge se enfrentaba al elector de Baviera, quien había logrado el mando de las fuerzas aliadas en la región después de la muerte de Carlos de Lorena. Mientras tanto, el mariscal Catinat dirigió a las fuerzas francesas en el Delfinado contra el duque de Saboya, mientras mientras que el mariscal Noailles mandaba las fuerzas desplegadas en la frontera con Cataluña.

Guerra de los Nueve Años o de la Liga de Habsgurgo (1688-97). Mapa de las campañas

Batalla de Fleurus (1 de julio de 1.690)

El príncipe Waldeck esperaba retrasar la campaña para permitir que el elector de Brandeburgo se moviera sobre el Mosela y fijara a Boufflers, pero las primeras maniobras de Luxemburgo permitieron a Boufflers moverse entre los ríos Sambre y Mosa para apoyar al comandante francés. Waldeck, mientras tanto, dejó su punto de reunión en Tienen (Tirlemont) y avanzó a Wavre. Después de dispersar sus tropas para forrajear, el ejército aliado se reunió y avanzó a Genappe el 8 de junio.

A mediados de junio Luxemburgo dividió sus fuerzas. Humières fue relegado a supervisar la guarnición de las líneas de Lys y Scheldt, mientras que el ejército principal francés abandonó Deinze y marchó hacia el sur, cruzando el río Sambre en Jeumont el 23 de junio. Mientras tanto, los destacamentos de la fuerza de Boufflers bajo Rubantel habían aumentado el ejército de Luxemburgo, que continuó su marcha, acampando en Boussu el 27 de junio.

Mientras Luxemburgo maniobraba al sur de Mons y Charleroi, Waldeck trasladó su campamento entre Nivelles y Pieton el 28 de junio. Esa misma noche, Luxemburgo dirigió personalmente un destacamento de Gerpinnes (junto con los pontones de puente), para establecer un cruce del Sambre en Ham. Una posición fortificada en Froidmont (guarnecida por unos 100 hombres) pronto se vio obligada a rendirse después de que la artillería cruzara el río; un ataque simultáneo de dragones franceses se apoderó de un reducto enemigo que había sido abandonado al acercarse el ejército de Luxemburgo. Con la cabeza de puente asegurada, el resto del ejército francés (el tren de bagajes había permanecido en la orilla sur de Ham) cruzó el Sambre el 30 de junio.

Waldeck inició el movimiento y se dirigió hacia la cabeza de puente francesa. La caballería francesa y la holandesa fueron enviadas a reconocer la zona cerca de Fleurus, hubo enfrentamientos no concluyentes entre ambas, pero por la tarde la caballería francesa se retiró a Velaine, donde se le unió el resto de su ejército, a solo 3 km de la aliados.

Batalla de Fleurus, 1 de julio de 1690. Movimientos previos y despliegue

En la mañana del 1 de julio, Luxemburgo marchó con sus fuerzas hacia Fleurus. Waldeck había establecido sus 38.000 soldados en dos líneas habituales en el terreno elevado entre el pueblo de Heppignies a su derecha y más allá del castillo de Saint Amant a su izquierda. El frente de Waldeck estaba cubierto por la corriente de Orme, cuyas elevadas orillas harían casi imposible un ataque frontal.

Luxemburgo viendo el despliegue dividió sus fuerzas para atacar los dos flancos del ejército aliado, un plan audaz que para que tuviera éxito requeriría secreto y engaño. Las columnas de la primera línea francesa se dividieron para tomar posiciones entre Heppignies y Fleurus, con algunas tropas avanzando hacia Saint Amant. Las dos columnas de la derecha de Luxemburgo viraron hacia el norte a través del Orme, su paso cubierto por los setos y los campos de trigo, y por una pantalla de caballería francesa. Se asentaron 40 cañones cerca del castillo de Saint Amant, y otros 30 cañones se colocaron entre el castillo y Fleurus.

Sin que se diera cuenta Waldeck, Luxemburgo le había envuelto por los flancos. Si el comandante aliado se hubiera dado cuenta de que Luxemburgo había dividido su ejército en dos, podría haber abrumado el ala izquierda francesa aislada antes de que la derecha entrara en posición, pero no lo hizo. Después de que el ala derecha francesa estuviera en posición, estaba mandada por el mismo Luxemburgo, su artillería abrió fuego alrededor de las 10,00 horas, golpeando a la infantería aliada con gran efecto. El ala izquierda francesa, comandada por el teniente general Jean Christophe, conde de Gournay, inició su ataque con un carga de caballería, pero Gournay fue muerto durante la misma; su muerte desordenó a su caballería que se retiró a Fleurus para reagruparse. Sin embargo, una carga de la caballería en el ala derecha tuvo más éxito, haciendo retroceder a la caballería enemiga. Inmediatamente después de esa carga, la infantería francesa avanzó contra ambos flancos de la línea de Waldeck que, al verse envuelta por el enemigo, finalmente se rompió. Algunas de las tropas aliadas lograron reagruparse en tierras altas cerca de Fleurus, pero finalmente fueron abrumadas.

Batalla de Fleurus, 1 de julio de 1690. Autor Pierre Denis Martin, palacio de Versalles

A pesar de ser presionado por la caballería francesa, Waldeck pudo crear una nueva línea con sus fuerzas restantes más atrás. Sin embargo, esta línea también se derrumbó, irrumpida por la infantería francesa, que aprovechó con el éxito inicial. El resto de las tropas de Waldeck se dirigieron hacia Nivelles en el mejor orden posible.

La batalla de Fleurus fue un éxito completo para los franceses, pero sin resultados. Louvois, ministro de guerra de Luis, quería ordenar a Luxemburgo que sitiara inmediatamente a Namur o Charleroi, pero Luis estaba preocupado por las fuerzas del Delfín en el Rin, así que ordenó a Luxemburgo separar parte de sus fuerzas y renunciar a un asedio importante. Louvois se opuso, pero el rey Luis quería estar seguro de que nada “desagradable” le sucediera a su hijo. Sin embargo, Luxemburgo pudo llevar gran parte al este de Bruselas.

Waldeck finalmente se retiró a Bruselas, donde sus soldados heridos fueron reemplazados por hombres de guarniciones de fortalezas. Las tropas españolas bajo el marqués de Gastañaga se unieron al ejército aliado principal, al igual que el conde de Tilly con tropas de Lieja y Brandeburgo el 22 de julio. El 2 de agosto, las fuerzas los 55.000 efectivos. Con esta fuerza, el ejército aliado marchó a Genappe , avanzando a Nivelles el 7 de agosto.

El resto de la temporada de campaña en los Países Bajos españoles fue relativamente tranquilo. Boufflers unió temporalmente sus fuerzas con Luxemburgo, pero a fines de agosto regresó a la zona entre los ríos Sambre y Mosa. Después de una serie de pequeñas escaramuzas, tanto los aliados como los franceses regresaron a los cuarteles de invierno en octubre; Luxemburgo cuidó de estacionar a sus hombres en territorio enemigo, mientras que los aliados se dispersaron en Maastricht y sus alrededores . Los hannoverianos regresaron a sus hogares, mientras que muchos de Brandeburgo y Lüneburg se dirigieron a los cuarteles en las fortalezas de los Países Bajos españoles.

Para el Emperador y los príncipes alemanes, la amenaza más importante en 1.690 seguía siendo la de los otomanos que acababan de obtener una victoria sobre el Danubio. El elector de Baviera, ahora comandante de las fuerzas imperiales después de la muerte de Carlos V, duque de Lorena, tuvo que enviar refuerzos en los Balcanes y su ejército en el frente occidental se vio obligado a ponerse a la defensiva.

 

Asedio de Mons (15 de marzo al 10 de abril de 1.691)

En 1.691, los franceses habían planeado un doble ataque: Niza en el norte de Italia y Mons en los Países Bajos españoles. Los Países Bajos fueron nuevamente donde Francia concentraría su principal esfuerzo de guerra, y fue un teatro donde el ministro de guerra de Luis, Louvois, se había esforzado por reunir un ejército aún más grande que el que se había reunido el año anterior. Estos ataques a Niza y Mons fueron planeados para muy temprano en la temporada de campaña, ilustrando el dictamen de Vauban de que “es una circunstancia muy favorable poder atacar antes de que el enemigo tome el campo con fuerza …

Mientras tanto, en Irlanda la guerra continuaba en 1.691, pero Guillermo de Orange, se sentía lo suficientemente seguro en su nuevo trono en las Islas Británicas para regresar a la guerra en el Continente. Guillermo entró en La Haya el 5 de febrero para organizar su ejército para la siguiente campaña. Después de asegurar fuerzas por un total de 220.000 hombres, se retiró a su casa de campo. A mediados de marzo, rodeado de representantes de la Gran Alianza, recibió noticias de que Mons estaba bajo asedio.

Louvois había diseñado los considerables preparativos para el asedio durante el invierno anterior: las tiendas se llenaron con suministros en Namur, Philippeville, Dinant y Givet, y no menos de 21.000 trabajadores fueron reunidos para la construcción de las líneas de circunvalación.

Luis XIV, acompañado por miembros de su corte, se unió a su ejército en los Países Bajos españoles para tomar el control de los ejércitos en el teatro, llegando al frente el 21 de marzo. Luis XIV estaba acompañado de lo más granado de su corte, ocasión que fue aprovechada por la propaganda borbónica como ejemplo de la valentía y arrojo del Rey Sol.

El ejército de asedio del Rey era de 46.000 efectivos (bajo la dirección de su gran ingeniero, Vauban) rodeó la ciudad cuya guarnición de unos 4.800 hombres. Los aliados habían formado un ejército de 38.000 bajo Guillermo para aliviar la ciudad, pero el ejército de cobertura del mariscal de Luxemburgo, contaba con 46.000 efectivos, y negaba a los aliados cualquier posibilidad de interrumpir la operación.

Asedio de Mons 1691. Plano del asedio del 15 de marzo al 10 de abril

El mariscal Boufflers comenzó el asedio el 15 de marzo; las trincheras se abrieron diez días después. En uno de los ataques más intensos de todas las guerras del rey Luis, dos baterías, cada una con 12 morteros, bombardearon la ciudad en preparación para el asalto; para el 30 de marzo, los franceses habían disparado 7.000 balas de cañón y 3.000 proyectiles de mortero, la brecha se agrandó suficientemente y los asaltantes pudieron atrincherarse en ella. La guarnición de Mons, liderada por Felipe Francisco de Glimes, príncipe de Berghes o Grimbergen, pidió la capitulación el 9 de abril y acabó rindiendo la plaza al día siguiente.

Se le culpó al marqués de Gastañaga, comandante de las fuerzas españolas en Flandes, que aseguró al rey Guillermo que se bastaba de sus fuerzas para resistir el ataque y que, tras el fracaso, el monarca solicitó su destitución.

Luis XIV volvió a Versalles pero Luxemburgo permaneció en Flandes con 49 batallones y 140 escuadrones.

Asedio de Mons 1691. Luis XIV viendo el asedio. Autor Jean-Baptiste Martin

Asedio de Mons 1691. Autor Jean-Baptiste Martin

Batalla de Leuze o de Catoire (18 de septiembre de 1.691)

Guillermo, después de distribuir sus tropas a varias guarniciones, regresó a La Haya. Los franceses se prepararon para el resto de la temporada de campaña de 1.691 con la creación de cinco grandes ejércitos con destino a cinco frentes principales: Flandes, el Mosela, el Rin , Piamonte y el Rosellón. Luxemburgo devastó Hallea fines de mayo, mientras Boufflers bombardeaba a la Lieja neutral a principios de junio, pero estos actos agresivos no tuvieron resultados políticos. El marqués de Chamlay, asesor militar personal de Luis y experto en el arte de la guerra, argumentó que estas victorias deberían ser seguidas por una batalla campal que destruiría al ejército aliado y forzaría una conclusión al conflicto. Louvois, sin embargo, sugirió que un bombardeo de Bruselas forzaría el problema, pero Luxemburgo y Vauban se opusieron.

Mientras tanto, Guillermo llegó a Anderlecht el 2 de junio para tomar el mando del ejército aliado de 63 batallones y 180 escuadrones, con un total de 56.000 hombres. Luxemburgo maniobró con éxito para evitar que Guillermo sitiara a Dinant, pero las maniobras posteriores produjeron poca acción.

Después de que Guillermo dejara sus tropas al mando del príncipe de Waldeck, el mariscal de Luxemburgo estaba cerca de Tournai, envió un destacamento de reconocimiento bajo el mando de Marsilly, quién le le informó de que el cuerpo principal del ejército aliado se estaba alejando, dejando una retaguardia de caballería en Leuze.

Luxemburgo actuó de inmediato era el 18 de septiembre. Envió un destacamento para seguir los movimientos del cuerpo principal, y con los escuadrones de Villars y Marsilly atacó sin previo aviso con 28 escuadrones de caballería. La caballería francesa cargó, solo con sus espadas, aprovechando la sorpresa.

Batalla de Leuze o de Catoire 18 de septiembre de 1691

La caballería aliada era superior en número con unos 72 escuadrones, pero no podía desplegarse debido al espacio limitado en el que se encontraban. La batalla duró solo 2 horas, pero fue una victoria completa para los franceses. El resto que huía de la caballería aliada fue salvada por tropas enviadas por Waldeck. Los franceses tuvieron unas 400 bajas y los aliados de 1.500 a 2.000.

Luxemburgo había estado en el centro de la acción y tuvo que rechazar un ataque dirigido a su persona.

Después de la batalla, todos los combatientes regresaran a los cuarteles de invierno.

Guerra en Cataluña

En 1.690 el ejército español en Cataluña se componía de 12 tercios españoles (8.249), 5 tercios extranjeros (3 italianos y 2 alemanes) (2.017), 8 trozos de caballería y 1 regimiento de dragones (3.376), 27 escuadras de migueletes (664), en total unos 11.300 efectivos en el ejército de campaña, de los 14.000 en total.

Durante la campaña de 1.690, el ejército español devastó los contornos de Perelada al ser tanta la necesidad que padecían, sin realizar ninguna acción bélica. Para continuar su presión, a mediados de febrero los franceses reunieron 5.000 infantes y 1.000 migueletes para entrar en el Ampurdán, lo que obligó a Medina Sidonia a enviar tropas a la frontera, donde apenas podían mantenerse. Cuando el ejército francés volvió al Rossellón, el ejército español pasó hacia Puigcerdà, pero hubo de marchar tan rápido a invernar, por la falta de suministros y forrajes en aquella zona, que los franceses volvieron a invadir la Cerdeña española y terminaron de arrasarla, llevándose los víveres para su guarnición de Mont-Louis.

Tenían que disponer de un ejército más poderoso que el del enemigo, lo significaba contar con tropas bien pagadas y pertrechadas mucho antes que los franceses pudiesen invadir el país, ya que de lo contrario conseguirían permanecer en el norte del Principado y así, cada campaña, Cataluña terminaba por mantener en su territorio dos ejércitos: el español y el francés, con los costes que implicaba.

La campaña de 1.691 representa un ejemplo perfecto del lastre que significaba no disponer de un abastecimiento adecuado. El nuevo virrey, duque de Medina Sidonia, permaneció con sus tropas en la montaña para evitar la ocupación de la misma por el enemigo, pero al no poder mantenerse por carecer de reservas de forraje y grano, al no tenerlas prevenidas el asentista en los lugares adecuados, tuvo que recurrir a los naturales para transportarlos desde otros parajes, perdiendo tiempo y dinero, al adquirir vituallas sobre el terreno.

 

Conquista francesa de la Seo de Urgel

Para la campaña de 1.691, y tras comprobar dos años la flojedad española en Cataluña, el duque de Noailles deseaba dar un golpe poderoso. Sus planes iniciales eran los siguientes: mientras esperaba las galeras de la armada real, que debían transportar víveres y pertrechos para un ejército de 24.000 hombres, él entraría en la Cerdaña y tomaría La Seo de Urgell, para luego intentar el sitio de Rosas e, incluso, el de Barcelona. Pero Louvois no le concedió las tropas necesarias como para pretender poner sitio a unas plazas tan consistentes. Así, Noailles comenzó la campaña con la limitada intención de sitiar La Seo de Urgell.

Noailles envió primero al conde de Chauseron, quien instaló en Bellver sus almacenes de víveres. Chauseron arregló el camino hacia La Seo de Urgell para permitir el paso de su artillería de campaña y tren de bagajes. El sargento general de batalla, Josep de Agulló, se encerró en La Seo con casi 1.000 hombres de guarnición. Los franceses disponían de siete a ocho mil infantes y dos mil jinetes para esa operación, mientras seis mil milicianos protegían el Rosellón. El día 10 de junio se comenzó a batir la plaza abriendo rápidamente una brecha. La capitulación no se hizo esperar. La decisión la tomó Agulló de acuerdo con los jefes principales, pero mas tarde se le acusaría de realizar una mala defensa. Toda la guarnición quedó prisionera de guerra, por lo que Agulló no pudo justificarse.

Mientras, el consejo de guerra había ordenado, dada la inferioridad hispana, proteger Barcelona, Gerona y Rosas por este orden, situando el ejército de campaña de 7.634 efectivos en un lugar apropiado presto a acudir donde hiciese falta. Medina Sidonia envió 300 hombres a Rosas y Cadaqués para prevenir un desembarco. Lo mas triste fue el no enviar la armada española a Cataluña por miedo a un enfrentamiento con la francesa, muy superior, y el consiguiente temor a que se perdiera.

Tras la toma de La Seo de Urgell, los franceses marcharon hacia Puigcerdà, no sin antes expresar Noailles el deseo de fortificar Bellver, plaza con la que se aseguraba el control de la Cerdaña. Medina Sidonia quedó en Berga hasta ver salir a su oponente hacia Puigcerdà, luego se trasladó a Ripoll.

Guerras en Cataluña 1663-97

Bombardeo de Barcelona y Alicante

Desde principios de julio se concentró en Roses una armada gala que el día 10 de julio comenzó el bombardeo de Barcelona. Dicha armada estaba compuesta según el Consejo de los Ciento por 24 galeras, 12 navíos y 3 balandras, que dispararan unas 800 bombas. Los proyectiles llegaron hasta el centro de la ciudad y destruyeron 200 casas. También le acertaron a la aduana, quemando la leña almacenada y con ella 5.000 cuarteras de trigo y harina.

Tras bombardear Barcelona entre el 11 y el 12 de julio, la armada francesa acordonó el puerto de Alicante el 21 del mismo mes, intensificando al día siguiente el cerco con el despliegue de tres pontones, aproximados por sus galeras. Su almirante, Jean D´Estrées, intimó a la plaza al pago de tributo, extremo rechazado por el gobernador Jaime Antonio Borràs, que según ciertas versiones principió el fuego contra el enemigo. Entre las 16,00 horas del día 22 y las 12,30 del 23 Alicante encajó un primer bombardeo, proseguido una hora más tarde hasta alcanzar las 18,30 del día 24. Unas 4.000 bombas cayeron en la ciudad destruyendo gran parte de misma con cuantiosos daños materiales y de vidas humanas.

En el curso de la mañana del 23 se repelió con bravura un desembarco francés con unos 700 soldados que desembarcaron en las calas de Aiguamarga, intentando tomar un navío genovés anclado y el propio muelle. Disparando desde las estribaciones de El Baver y siendo repelidos momentáneamente por una patrulla austriaca apostada en La Muntanyeta.

El estado de la mar y el ritmo de la guerra de nervios aconsejaron a los atacantes una pequeña tregua, rota con un nuevo cañoneo incendiario entre las 21,00 del día 28 y las 14,00 horas del 29, disparando 600 bombas incendiarias. Cada vez con menos bombas, los franceses se aproximaron cada vez más a nuestros baluartes, pero sus barcas guardacostas alertaron de la arribada de una flota española, al aparecer se trataba de la flota más avanzada del rey Carlos II, con 80 navíos al mando del conde de Aguilar. Pese a no cazar al francés, lo alejó a las aguas de Mallorca y Barcelona sin deplorar más incidencias trágicas.

 

Guerra en Italia

A principios de 1.690, Amadeo de Saboya aún estaba por declarar la guerra contra Luis XIV. Aunque su pequeño ejército (8.000 hombres a principios de 1.690) despertaba el desprecio francés, Luis XIV entendió que tenía que retener a Saboya en la órbita francesa. Ignorando los propios intereses soberanos de Amadeo, los franceses buscaron garantías e hicieron sus demandas al Duque: Amadeo debía enviar 2.000 efectivos de infantería y tres regimientos de dragones para ayudar a las fuerzas francesas en los Países Bajos españoles, casi la mitad de su ejército, o bien unirlos con las fuerzas de Nicolas Catinat para un ataque al Milanesado Español. También debía entregar a Nicolás de Catinat la ciudadela de Turín y, más allá del río Po, la de Verrua. Si no lo hacía, en las palabras de Louvois, “sería castigado de tal manera que lo recordaría por el resto de su vida“.

Las exigencias francesas al Duque no eran nada más que un ataque a la independencia de Saboya, y la intimidación finalmente resultó contraproducente. A principios del verano de 1.690, Amadeo se dio cuenta de que tenía que enfrentarse a Francia y comenzó a mirar hacia la Gran Alianza. Pero tenía sus condiciones, Amadeus reiteraba su reclamación familiar sobre el ducado de Montferrat, sobre el cual la Casa de Saboya estaba en una disputa perenne con el duque de Mantua, estipulando que Casale sería el mínimo que aceptaría en esa región; también exigió la readquisición de Pinerolo como condición sine qua non para la entrada de Saboya en la guerra en el lado aliado, y trató de hacerse cargo de al menos un lugar en el Delfinado Francés. Los ajetreados preparativos de Amadeo para la guerra y sus negociaciones para la asistencia financiera de Inglaterra y España fueron seguidos por una declaración de guerra contra Francia el 4 de junio.

En julio, Catinat tomó el mando de las fuerzas francesas en el Piamonte, con un total de unos 12.000 efectivos. Mientras tanto, Amadeus recibió 10.000 refuerzos españoles de la posesión española de Milán, y también se le prometieron 5.000 tropas imperiales bajo el mando del príncipe Eugenio de Saboya, un primo de Amadeo. Además, la comunidad protestante de Amadeo, los vaudois, que previamente habían sufrido la persecución religiosa tanto de Luis XIV como de Amadeo, se habían reconciliado con su Duque y habían tomado las armas en defensa de sus valles.

Decidido a castigar a Amadeo, Luis XIV había ordenado a Catinat que usara su fuerza para quemar e imponer impuestos (en forma de contribución) grandes extensiones de partes de Saboya y la llanura de Piamonte. brazos. Sin embargo, el marqués de Feuquieres, enviado por Catinat con 1.200 soldados a Luserna, sufrió un gran revés y se vio obligado a abandonar la ciudad con la pérdida de unos 600 hombres.

Mientras el ejército de Catinat maniobraba en la llanura piamontesa, el marqués de Saint-Ruth se apoderó de la mayor parte del ducado de Saboya y obligó al ejército de Saboya a retirarse a la gran fortaleza de Montmelian, a menos de 60 km al norte de Grenoble y que permanecía en manos ducaless.

Aunque Savoya era mucho menos importante que Piamonte, su pérdida fue un gran revés para la Gran Alianza, haciendo que la invasión de Francia fuera mucho menos probable. En un intento desesperado por detener la destrucción e intimidación, Amadeo, contra el consejo de Eugenio, insistió en atacar a los franceses con sus propias tropas y con las tropas españolas. Creyendo que Feuquieres estaba perdido y ansioso por atrapar a los franceses mientras estaban débiles, Amadeo abandonó su campamento en Villafranca. Con la intención de atacar y rodear a Catinat.

 

Batalla de Staffarda (18 de agosto de 1.690)

Catinat dejó su campamento en Cavour con 13.000 efectivos y marchó hacia el sur con la intención de tomar Saluzzo; cuando Amadeo se movió para detenerlo, el resultado fue el encuentro de ambas fuerzas en la abadía de Staffarda el 18 de agosto.

Los dos ejércitos se enfrentaron en las orillas del Po, cerca de la abadía de Staffarda, en un campo pantanoso y poco saludable. Los aliados se alinearon con el flanco derecho protegido por el terreno pantanoso y el izquierdo por el río y desplegaron en dos líneas. Frente a ellos, el ejército francés, menos numeroso pero mucho mejor equipado y entrenado, también en dos líneas, en el despliegue clásico de la era, con la caballería en las alas y la infantería en el medio. Algunas granjas interrumpieron la llanura, más o menos frente al ala derecha aliada.

Amadeo disponía de 15.600 efectivos, de los cuales 10.000 eran infantes, 3.000 jinetes, 2.000 dragones, y 12 cañones. En el ala izquierda la caballería milanesa mandada por D’Arco, en el ala derecha la caballería Saboya mandada por Eugene, en el centro la infantería mandada por el marqués de Louvigny, con la saboyana en el flanco izquierdo, la española en el centro y la milanesa en el flanco derecho; el ala derecha mandada por Eugenio con la caballería milanesa.

Los franceses disponían de 13.000 efectivos, de los cuales 8.000 eran infantes, 2.400 jinetes y 2.000 dragones y 12 cañones de campaña. El ala izquierda mandada por De Servón con los regimientos de caballería Servon, Montgomery, Peleporte, y Chastelet; y los regimientos de dragones de Mestre de Camp, Grammont, y Fimarcon. En el centro los regimientos de infantería Grancey, Flanders, Perigord, Hainaut, y Boissiere; la brigada de Artois (regimientos Lagarde, Robecq, Cambresis, Bourbon, Artois); y la brigada de la Sarre (regimientos de La Sarre, Dauphine, Clerambault, Vexin, Pondins, d’Aligny, yCostrange). En el ala izquierda mandada por de Lalande con los regimientos de caballería Giradin, St Maurice, Sovaire, Jusfreville, y los regimientos de dragones de Lalande, Languedoc, Catinat, y Auxillion.

Batalla de Staffarda 18 de agosto de 1690. Despliegue de fuerzas

La historia de la batalla, solo se conoce de la parte francesa, que informó de luchas duras por la posesión de estas granjas perdidas por parte de los dragones de ambos bandos y luego se reanudó, a un alto costo en vidas humanas, por parte de los aliados, mientras que el ala izquierda piamontesa fue amenazada por dragones franceses que penetraron en el monte.

El combate pronto involucró a toda la línea frontal de ambos bandos, especialmente usando la infantería aliada, cuando los franceses atacaron con la segunda línea, mantenidos hasta ese momento de reserva, estaba claro que Vittorio Amedeo ya no tenía tropas para oponerse y todo el centro aliado se derrumbó bajo el empuje del adversario.

Batalla de Staffarda 1691. Autor Hucshtemburg Jan van Fecit

Los soldados de infantería milaneses y piamonteses huyeron desordenadamente hacia el río Po, pero el desastre se evitó gracias al coraje y el sacrificio personal de la caballería saboyana de Eugene, que redujo la persecución del enemigo lo suficiente como para permitir que el ejército cruzara el río, evitando que el ejército aliado sufriera un desastre, mientras que el grueso se retiró en Carignano y Moncalieri.

Amadeo sufrió 2.800 bajas y 1.200 prisioneros. También perdió 11 de sus 12 cañones. Las bajas de Catinat ascienden a unas 2.000 tropas
Catinat se apoderó inmediatamente de Saluzzo, Savigliano, Fossano y Susa, pero la falta de tropas y epidemias lo obligan a abandonar los Alpes para el invierno.

Batalla de Staffarda 1691. Autor Jean Baptiste Morret

Asedios de Cuneo, de Carmañola y de Montmelian 1.691

Los franceses comenzaron temprano la campaña de 1.691. En marzo, Catinat cruzó la frontera hacia el condado de Niza para atacar las ciudades costeras del sur de Niza y Villefranche (era imperativo tomar ambas plazas debido a su potencial para actuar como un trampolín para las tierras aliadas y ataques anfibios contra Provenza; la captura facilitaría las operaciones francesas en el sur del Piamonte). Villefranche capituló inmediatamente ante Catinat el 20 de marzo; la ciudad de Niza también se rindió rápidamente, pero su ciudadela resistió a un destacamento del general Vins hasta el 1 de abril. Niza fue capturada con la pérdida de solo 100 hombres, y todo el condado estaba ahora casi enteramente bajo el control de Luis XIV. De todas las ciudades de Saboya al oeste de los Alpes, solo Montmélian, quedaba en manos del duque.

En Piamonte, el marqués de Feuquières marchó al suroeste de Pinerolo el 18 de abril para atacar a los vaudois y los hugonotes franceses refugiados en Luserna. Al encontrarse con poca resistencia, Feuquières, quien había sufrido la derrota en Luserna el año anterior, saqueó la ciudad y mató a muchos de sus habitantes. Catinat, mientras tanto, devastó la ruta Turín-Susa. Aunque la captura de Turín, la capital de Piamonte, no fue posible debido a la falta de infantería y suministros, Catinat tomó Avigliana el 29 de mayo, antes de enviar un gran cuerpo bajo Feuquières y Bulonde para asediar a Cuneo en el río Stura en el sur de Piamonte.

Asedio de Cuneo 1691. Autor Jan van Huchtenburgh

La captura de Cuneo permitiría a los franceses pasar el invierno 1.691–92 al este de los Alpes, pero la incompetencia de los dos comandantes convirtió a la expedición en un desastre absoluto. Al escuchar el acercamiento de una fuerza de socorro de la caballería imperial bajo el mando del príncipe Eugenio de Saboya y las tropas españolas dirigidas por el marqués de Leganés, Bulonde perdió los nervios y levantó el asedio, con la pérdida de entre 700 y 800 soldados, el ejército francés abandonó sus suministros, sus heridos y sus cañones pesados, huyendo mientras intentaba alcanzar la fuerza principal de Catinat cerca de Turín. La guarnición de Cuneo había resistido, y estaba intacta cuando llegó Eugenio. Habiendo reforzado el pueblo Eugenio volvió a Turín.

En julio, Feuquières logró obtener refuerzos y dinero en efectivo en el principal bastión francés de Casale , aislado en la frontera más oriental del territorio de Amadeo (la única vez que esto se logró en la guerra). Sin embargo, las fuerzas francesas en el teatro italiano continuaron siendo impedidas por la escasez de suministros y personal. Anteriormente, el 9 de junio de 1691, Catinat había tomado Carmagnola , pero en agosto 13.000 tropas imperiales, que habían combatido recientemente contra los otomanos en la Guerra de la Santa Liga , llegaron para reforzar Amadeus, elevando su fuerza (en el papel) a 45.000. El 26 de septiembre los aliados cruzaron el río Po para recuperar el pueblo perdido. Debido a la falta de tropas francesas disponibles, Carmagnola capituló ante los Aliados el 8 de octubre.

Mientras tanto, el marqués de La Hoguette, al mando de las fuerzas francesas en el ducado de Saboya, allanó el valle de Aosta en preparación para el asedio de Montmélian. El valle era una de las dos rutas principales hacia Saboya a través de las cuales Amadeo podía enviar ayuda desde Piamonte (la captura de Susa en noviembre de 1.690 había bloqueado la única otra ruta directa). Hoguette llegó hasta el sur de Bard antes de regresar a Savoya, destruyendo detrás de él todos los puentes y puntos de paso. Debido a la falta de armas de asedio, Montmélian no pudo ser atacada adecuadamente hasta noviembre. Sin embargo, cuando se hizo evidente que no recibía ningún auxilio, el gobernador de la ciudad finalmente rindió la ciudadela el 22 de diciembre.

Asedio de Montmélian 1691

Como Luis XIV se concentró en los frentes de Alsacia y los Países Bajos, Catinat se vio obligado a ponerse a la defensiva. La iniciativa pasó así al lado de los aliados, que en agosto alinearon a 45.000 hombres y reanudaron el asedio de Carmañola en octubre. Luis XIV dio a los términos de una tregua en diciembre, pero Víctor Amadeo se negó a las negociaciones porque preveía la superioridad militar para las siguientes campañas.

Montmélian en ruinas después de que fuera tomada por los franceses en 1691.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-31. Última modificacion 2019-01-31.