Edad Moderna Guerra de los Nueve Años (1688-97) El paroxismo: 1692 – 93

El paroxismo: 1.692 – 93

Después de la repentina muerte de Louvois en julio de 1.691, Luis XIV asumió un papel más activo en la dirección de la guerra ayudado por sus asesores, Vauban y Bole de Chamlay. La muerte de Louvois también causó cambios en la política con la llegada del duque de Beauvilliers y del marqués de Pomponne como ministros. Luis XIV y el duque de Pomponne continúan los esfuerzos para tratar de perturbar la Gran Alianza con conversaciones secretas con el emperador Leopoldo I desde agosto, con España. Las propuestas hechas a España no tuvieron éxito, pero las potencias marítimas también estaban a favor de la paz. Sin embargo, las discusiones se vieron obstaculizadas por la negativa de Luis XIV a abandonar sus logros más recientes (al menos los de las Reuniones) y, por respeto a la realeza divina, su negativa a reconocer a Guillermo III como Rey de Inglaterra. Por su parte, Guillermo III desconfiaba profundamente de Luis XIV y su proyecto que suponía la hegemonía universal.

En 1.692 al igual que en 1.691, se crearon cinco grandes ejércitos para los cinco frentes principales de la guerra: Flandes, el Mosela, el Rin , el Piamonte y Cataluña (Rosellón). A estos se agregó una fuerza adicional en Flandes para atacar lo que iba a ser el principal objetivo de Francia para 1.692, la importante fortaleza Namur en la zona del Sambre-Mosa en los Países Bajos españoles. La captura de la fortaleza no solo daría el control de la vecindad a Francia, sino que también podría inspirar a los holandeses a pedir la paz; Si su captura no condujera a conversaciones inmediatas, sin embargo, sería un peón importante en cualquier negociación futura.

Para disuadir a Guillermo de marchar en alivio de la ciudad, Luis organizó un desembarco simultáneo en Inglaterra para ayudar al rey Jacobo II en su intento de recuperar su trono. Esta fuerza consistió en 12.000 tropas irlandesas católicas, liberadas después de la conclusión de la guerra irlandesa bajo los términos del tratado de Limerick, apoyada por un número similar de tropas francesas, en total unos 24.000 efectivos. Sin embargo, el primer paso esencial para la invasión era conseguir la supremacía naval en el Canal de la Mancha.

 

Operaciones en Flandes

Asedio de Namur (25 de mayo – 30 de junio de 1.692)

Luis, acompañado por individuos de la corte, partió de Versalles hacia Flandes el 10 de mayo. La caballería francesa asedió la ciudad en la noche del 25 al 26 de mayo. El ejército principal llegó al día siguiente. Las fuerzas francesas eran incluso más grandes que las que Luis había reunido para el asedio de Mons el año anterior: el ejército de asedio ascendía a unos 60.000 hombres y 151 cañones bajo la dirección del mariscal Vauban, y un ejército de interdición bajo el mando del duque de Luxemburgo, con el fin evitar que Guillermo acudiera en ayuda de Namur, también tenía unos 60.000 hombres. La guarnición de Namur, bajo el mando de Octavio Ignacio, príncipe de Arenberg y Barbançon totalizaba unos 6.000 efectivos, estaba asistido por ingeniero holandés, Menno van Coehoorn, quien dirigió las defensas de la fortaleza.

 

Caída de la ciudad

La ciudad real de Namur se encontraba en tierras bajas y planas en la orilla norte del río Sambre, dominada por alturas por todos lados. Pero debido a la posición de su ciudadela (un complejo de fortificaciones que ocupa la altura en la orilla sur entre la confluencia de los ríos Sambre y Mosa), era una de las fronteras más fuertes de Flandes.

Vauban había reconocido en secreto a Namur el año anterior y logró elaborar planos de las defensas de la ciudad. Guiados por estos dibujos, los franceses construyeron líneas de circunvalación y colocaron varias baterías de gran calibre y bien equipadas; las trincheras para tres líneas de avance se abrieron la noche del 29 al 30 de mayo. Mientras tanto, Guillermo movió sus fuerzas hacia el suroeste más cerca de Namur, mientras que Luxemburgo movió su ejército de interdicción hacia el este desde Gembloux hasta Longchamps, al norte de la ciudad. Guillermo esperaba llevar a Luxemburgo a la batalla en el río Mehaigne, pero el río estaba desbordado por la lluvia había reciente, haciendo imposible su cruce.

La mayor parte de la guarnición de Namur eran tropas españolas, débiles y en malas condiciones. La guarnición logró realizar una pequeña salida para reforzar una batería que cubría la ciudad principal, pero tuvo un éxito limitado. Al ofrecer poca resistencia, el pueblo capituló el 5 de junio, cuando se acordó que habría una tregua hasta la mañana del 7 de junio. Durante ese respiro, la guarnición cruzó hacia el complejo de la ciudadela y los franceses entraron en la ciudad. También se acordó que durante el resto del asedio que los aliados no dispararían sobre la ciudad desde las alturas y, por su parte, los franceses no atacarían la ciudadela desde esa dirección.

Asedio de Namur 1692. Plano del asedio

Caída de la ciudadela

El río Sambre separa la ciudadela y la ciudad; el lado más débil de la ciudadela se encontraba a lo largo de este río, pero debido a los términos de la tregua firmada en la rendición de la ciudad, los franceses no pudieron atacar desde esta dirección. La sección de la ciudadela que domina el Mosa está en una altura rocosa y es inaccesible e imposible de atacar. La clave de la ciudadela, por lo tanto, era el fuerte Guillermo (que lleva el nombre de Guillermo de Orange, quien la construyó), ubicada al oeste de los otros puntos fuertes principales. Fue en esta dirección que los franceses se vieron obligados a atacar.

La primera tarea de los atacantes era tomar el reducto periférico de La Cachotte, que cubría los accesos al fuerte Guillermo. La trinchera se abrió el 8 de junio; un asalto importante, formado por siete batallones, acompañados por los mosqueteros del Rey, siguió el 12 de junio. La Cachotte cayó, y Vauban se volvió a tomar el fuerte Guillermo, que que estaba defendido personalmente por Coehoorn. El fuerte estaba bien ubicado, justo sobre la cresta del levantamiento, ocultando la fortaleza de los atacantes hasta que casi estaban sobre ella, y ocultando sus murallas del fuego de artillería. Los zapadores franceses se acercaron desde dos direcciones, pero la reciente lluvia intensa había hecho que toda la operación fuera extremadamente difícil. En un gesto dramático, Coehoorn ordenó que cavaran su propia tumba para simbolizar su compromiso de defender la posición hasta el final, pero aunque su tumba no era necesaria, el ingeniero holandés fue herido en la cabeza por un proyectil que mató a su criado. El asalto final al fuerte Guillermo llegó el 22 de junio; a pesar de la defensa resuelta de Coehoorn, él y los 200 hombres que habían guarnecido el fuerte, capitularon. Vauban saludó a su rival al día siguiente, y le consoló que, al menos, tenía: “… el honor de ser atacado por el rey más grande del mundo“. A lo que Coehoorn respondió que su verdadero consuelo era el hecho de haber forzado a su gran rival a mover sus baterías de asedio siete veces durante el asalto.

Asedio de Namur 30 de junio de 1692. Autor Jean-Baptiste Martin

Debido a la fuerte lluvia, las carreteras se habían vuelto prácticamente intransitables, lo que restringía en gran medida el suministro de municiones a las baterías de armas francesas. Impedido de esta manera, y carente de municiones, Vauban había pedido permiso al Rey para renunciar a su tratado anterior y atacar a la ciudadela desde un lado de la ciudad; un acto que, en opinión de Vauban, sería menos deshonroso que levantar el sitio. Sin embargo, después de que cayera el Fuerte Guillermo, las otras obras no duraron mucho. La capitulación final llegó el 30 de junio; El resto de la guarnición partió el 1 de julio. Para Saint-Simon, que estaba en el sitio, esto no fue demasiado pronto para los asediadores, “... cuya fuerza y provisiones estaban casi agotadas debido a la lluvia continua que lo había convertido todo en un atolladero”.

Luis XIV y su séquito abandonaron Namur el 2 de julio y llegaron a Versalles dos semanas después. El Rey ordenó una Te Deum en acción de gracias por la victoria. Pero aunque Luis había conseguido una gran victoria en Namur, el desembarco propuesto en Inglaterra fue un fracaso. La derrota en la batalla de La Hogue a principios de junio había negado la superioridad naval francesa en el Canal de la Mancha, terminando así cualquier esperanza de un desembarco. Las tropas irlandesas destinadas a Inglaterra marcharon a Renania. Las tropas francesas se unieron al ejército en Flandes o fueron desplegadas para la defensa costera.

Asedio de Namur 1692. Autor Jean-Baptiste Martin

Luxemburgo esperó a que Namur se pusiera en estado de defensa antes de retirarse el 8 de julio, siguiendo a Guillermo III hacia Nivelles. Llegaron noticias de Versalles de que Guillermo estaba planeando la recuperación de Namur tan pronto como el comandante aliado pudiera reunir su ejército. El 1 de agosto, William se trasladó a Halle. William, como Louis, también buscó la batalla, y el 3 de agosto sorprendió y atacó.Luxemburgo cerca del pueblo de Steenkerque. El tema no fue completamente decisivo (ambas partes podrían reclamar una especie de victoria), pero William dejó el campo en manos francesas, lo que puso fin a la amenaza aliada de Namur. [14] Poco de nota sucedió en el resto de la campaña antes de que entraran en los cuartos de invierno.

Batalla naval de Barfleur y la Hogue (1692)

En 1.692 Luis XIV decidió desembarcar en el sur de Inglaterra con un ejército de unos 24.000 efectivos y apoyar a Jacobo II. Las tropas de desembarco estaban reunidas en Saint-Vaast-la-Hougue, y la caballería y los cañones debían ser cargadas en transportes en Le Havre.

Para ello primero tenía que obtener la supremacía en el Canal de la Mancha, y para conseguirla debía de atacar a la flota británica, que a su vez, gozaba del apoyo de la flota holandesa. El derrocado rey inglés le había prometido a Luis XIV que en el momento del ataque buen número de capitanes de la armada inglesa desertarían para apoyar abiertamente a su persona.

Las perspectivas de éxito parecieron tan buenas al Rey Sol que movilizó su flota atlántica ubicada en Brest, al mando del almirante Anne Hilarion de Costentin, conde de Tourville, ordenando que que fuera apoyada por la flota mediterránea fondeada en Tolón y mandada por el almirante D’Estrées. Una vez unidas ambas flotas (que alcanzaría de 60 a 70 buques de línea), atacarían a las las fuerzas navales inglesas antes de que pudiesen reunirse con sus aliados los holandeses.

La flota de Tolón zarpó el 21 de marzo y capturó dos barcos ingleses el 15 de abril. Mientras se prepara para cruzar Gibraltar el 18 de abril, se encontró con una violenta tormenta que destruyó dos barcos. El almirante se vió obligado a dar la vuelta para refugiarse en Málaga y reparar los daños. Ahí es cuando se entera de que hay un convoy inglés cerca. El 22 de abril, envió 5 barcos para atacarlos. Para evitar la captura, los ingleses prendieron fuego a sus barcos. La flota cruzó el estrecho de Gibraltar solo el 25 de abril y ancló en Bertheaume el 29 de mayo, día de la batalla de Barfleur.

Villette Mursay con la escuadra de Rochefort también se retrasó. La flota de Tourville partió de Brest el 29 de abril, se vio obligado a dejar 20 barcos el mando del vicealmirante François-Louis Rousselet, marqués de Châteaurenault. Su flota se retrasó aún más por vientos adversos y no despejó Berteaume Roads hasta el 2 de mayo. Tourville entró en el Canal con 37 buques de la línea, acompañados por 7 brulotes, además de fragatas, exploradores, y transportes. Se le unió el 15 de mayo el escuadrón de Rochefort, con 7 buques de la línea y barcos auxiliares, lo que le dio a Tourville una flota combinada de 44 buques de línea, 16 de ellos de tres puentes, con 3.140 cañones, con unos 70 a 80 barcos en total contando los auxiliares, con 21.000 hombres

El viento contrario que frenó las flotas francesas, favoreció la flota aliada, que se estaba reuniendo en Saint Helens en la isla de Wight. El vicealmirante de la flota Roja inglesa, Ralph Delaval llegó el 18 de mayo; al día siguiente se le unió Richard Carter, que había estado en el canal occidental custodiando un convoy y entregando tropas a la isla de Guernsey. Los holandeses habían enviado una flota, bajo Philips van Almonde, desde Texel en abril, que se dirigía hacia el sur. El almirante de la flota Azul, John Ashby, había zarpado de Nore el 27 de abril. El almirante de la flota Blanca, Edward Russell, se retrasó hasta el 29 de abril, pero ganó tiempo al hacer un paso riesgoso a través del canal de Gull. Se reunió con Almonde en los Downs y con otro escuadrón holandés en Dungeness, llegando a Saint Helens en la segunda semana de mayo. Más destacamentos se unieron durante los siguientes días, y el 24 de mayo, Russell tenía una fuerza de más de 82 buques de la línea (56 ingleses y 26 holandeses), de los cuales 23 eran de tres puentes, además había que sumar 21 fragatas y 50 brulotes de diverso desplazamiento, con unos 43.500 hombres y 6.994 cañones, más del doble que Tourville.

Así, el 25 de mayo, la flota aliada estaba completamente reunida y el objetivo estratégico francés de atacar con una fuerza concentrada mientras los aliados estaban dispersos se había perdido. El almirante enterado de la conjura urdida por Jacobo II, apresó a los capitanes traidores que fueron y sustituidos por otros leales.

Sin embargo, Luis XIV había dado a Tourville órdenes estrictas de buscar batalla, fuerte o débil (fortuible), y esto fue lo que hizo. Luis XIV decidió abortar la operación y que los barcos de Tourville buscasen refugio en el golfo de Vizcaya, uniéndose a los de D´Estrées para esperar órdenes, pero el comunicado no llegó a tiempo.

Batalla de Barfleur 19 de mayo de 1692. Movimiento de flotas

 

Batalla de Barfleur (29 de mayo de 1.692)

Las flotas se avistaron entre sí a primeras luces el 29 de mayo de 1.692, frente al cabo Barfleur. Había una ligera brisa del suroeste, las flotas se cerraron lentamente, Russell desde el noreste, Tourville, con el factor de clima avanzó lentamente contra Russell. Debido a las condiciones de calma, no fue hasta las 11,00 horas, cinco horas después del primer avistamiento, cuando las dos flotas estuvieron dentro del alcance de la otra.

La línea francesa la vanguardia estaba compuesta por las escuadras Azul y Blanca, 14 barcos de la línea en tres grupos bajo la bandera de los oficiales Nesmond, D’Amfreville y Relingue, que se enfrentaron a la escuadra Blanca holandesa de 26 buques bajo Almonde, con tres grupos bajo van der Putte, Gilles Schey y Callenburgh.

En el centro, la escuadra Blanca francesa (16 buques bajo Villette Mursay , Tourville y Langeron) se opusieron al escuadrón Rojo inglés (27 buques bajo Delaval, Russell y Shovell ).

En la retaguardia, la escuadra Azul francesa (14 naves bajo Coetlogon, Gabaret y Pannetier) se enfrentaron al escuadrón Azul inglés (29 buques bajo Carter, Ashby y Rooke ).

A las 10,00 horas, los almirantes ingleses comprobaron con creciente asombro como su manifiesta superioridad no disuadía a los franceses. Tourville, al mando del buque insignia, el Soleil Royal, un magnífico navío de tres puentes con 104 cañones, navegaba con su división en forma de cuña contra el centro enemigo. Corría el extraordinario riesgo de que el frente aliado, mucho más largo y cuantioso, lo envolviese, atacándole por la retaguardia; mas con la excelente coreografía de su armada, ayudada por la indecisión y conservadurismo táctico británico, no sufrió el envolvimiento, marchando directo hacia el Britannia, buque insignia de Russell, con tres puentes y 100 cañones.

Russell contrarrestó manteniendo el fuego el mayor tiempo posible, para permitir que la flota francesa se cierre; Almonde intentó extender su línea para superponerse a la vanguardia francesa, mientras que Ashby todavía estaba lejos y tratando de cerrarse. Las dos flotas estaban dentro del alcance a las 11,00 horas, pero ambas mantuvieron no dispararon durante otros 15 minutos, hasta que Saint Louis (en la escuadra Azul y Blanca francesa) disparó contra su oponente, en ese momento el fuego se generalizó arriba y abajo de la línea.

Batalla de Barfleur 29 de mayo de 1692. Duelo entre el Soleil Royal y el Britannia. Autor Richard Paton

El empuje francés era tal que hubo momentos en los que el centro enemigo cedió. Finalmente, el mayor número de navíos terminó por imponerse, la línea se sostuvo, y los buques de Tourville pasaron de defenderse a concentrar el fuego en el Soleil Royal, en el que se decía, viajaba el pretendiente al trono Jacobo II. El Soleil Royal, que se defendía con bravura, rechazando los intentos de abordaje de las naves rivales, dos de ellos con brulotes.

Batalla de Barfleur 1692. Duelo entre el Soleil Royal y el Britannia. Autor James A. Flood

Sobre las 13,00 horas, el viento, que hasta entonces había sido del suroeste, se fortaleció y cambió hacia el este. Esto benefició a los aliados, quienes inmediatamente lo aprovecharon.

En la vanguardia, el viento permitió a Almonde extender y desbordar la cabecera de la línea francesa; Nesmond respondió con su división cogiendo viento también, de modo que durante las siguientes horas las escuadras Azul y Blanca francesas se convirtieron en ángulos rectos con el centro en la Blanca.

A las 16,00 horas, el viento había muerto, el mar se había calmado y la visibilidad disminuía debido al humo de la batalla. En la vanguardia, Nesmonde continuaba girando mientras Almonde continuaba extendiéndose y girando la línea, ambos bandos usaban botes para remolcar los barcos hasta su posición, mientras que en la retaguardia Ashby también usaba botes para llevar a su escuadrón Azul a la refriega.

Batalla de Barfleur 19 de mayo de 1692. Desarrollo de la batalla

A las 17,00 horas, la niebla se había levantado, despejada por una ligera brisa ligera. A medida que el viento se fortalecía, Tourville se dirigió hacia el noroeste hacia Carter, para salir del cerco. Russell le persiguió, hasta que el viento, impredecible todo el día, se paró y la niebla se cerró una vez más.

A las 18,00 horas, comenzó a sentirse los efectos de la marea, por lo que Tourville, acertadamente dio la orden de fondear para no perder la formación y no verse arrastrado por el reflujo, con la consiguiente dispersión de sus naves y ruptura de la formación, en tanto que Russell, quien no lo hizo adecuadamente, fue impulsado a sotavento de los franceses, perdiendo contacto con sus enemigos en el arrastre.

En tanto, Nesmond y Pannetier, ya unidas sus fuerzas y noticias de la suerte de Tourville, deciden navegar a contramarea en su busca, arrastrados a golpe de boga de sus chalupas en medio de la densa bruma; tropezando con los navíos de Ashby, que se habían desperdigado y estaban ya anclados, los ingleses creyeron que estaban siendo atacados por divisiones de refresco venidas de Francia, levaron anclas precipitadamente y trataron de unirse a sus fuerzas, pasando por el hueco que había dejado Tourville. Al pasar, fueron fuertemente cañoneados en la travesía, recibiendo terribles andanadas por proa y popa, para llegar con graves daños donde fondeaba el grueso de la flota de Russell.

En torno a las 22,00 horas, tras doce de batalla, los franceses no han perdido un solo navío, aunque muchos estaban en mal estado. Habían tenido unas 2.000 bajas, frente a las cerca de 5.000 de los aliados. Los aliados tampoco perdieron buques, pero habían gastado 4 brulotes sin resultado, y otro se había incendiado después de haber sido alcanzado por disparos.

Durante la noche del 30 al 31 de mayo, los franceses pasaron por entre la península de Contentin y las islas Guernesey, tratando de remontar los Casquets aprovechando la marea. 22 de los navíos franceses consiguen ganarla, poniendo 8 millas (13 kms) de distancia entre ellos y las fuerzas aliadas; pero los 13 restantes, se disgregan entre Chesburgo (donde marchan tres navíos), y los otros 10, siguiendo a Tourville, intentan ganar La Hogue.

 

Batalla de Cherburgo (1–2 de junio 1.692)

Tras la batalla de Barfleur, el mando aliado al darse cuenta del mal estado de la flota francesa decidió perseguirla. Tres de los barcos franceses más dañados, Soleil Royal (de 104 cañones), el Admirable (90 cañones) y el Triomphant (76 cañones), acompañados por dos fragatas, de 24 y 20 cañones, y un brulote, buscaron un refugio seguro en el puerto de Cherburgo. El vicealmirante Delaval fue el encargado de atacarlos y destruirlos. Delaval se detuvo en Cherbourgo, y muchos de barcos de la flota inglesa se unieron a él y su mando se hizo difícil de manejar. Se quedó con solo 11 de los barcos, la mayoría de la clase 3 y 4 más pequeños, y despachó el resto, otros 16 para que se unieran a Russell en la búsqueda de Tourville y el cuerpo principal de la flota francesa.

Dealval se trasladó de su buque insignia, el Royal Sovereign (100 cañones) al más práctico Saint Albans (50), Delaval lanzó su primer ataque la mañana del 21 de mayo. Los franceses habían hecho serios esfuerzos para proteger los barcos; fueron varados con sus mástiles hacia el mar, para crear un obstáculo para los atacantes, sus cañones estaban guarnecidos, y estaban apoyados por las baterías de la orilla, el Soleil Royal bajo la batería en Fosse du Galet, los otros dos más al este bajo los cañones de dos torres de la costa.

Delaval envió barcos para sondear las defensas, en la mañana del 21 con el Saint Albans (50) y el Ruby (50), comenzó a bombardear los barcos y el fuerte, pero el fuego de respuesta francés fue tan feroz que después de una hora y media se vio obligado a retirarse.

En la mañana del 22, Delaval lo intentó de nuevo, enviando al Saint Albans (50) y el Advice (50), para bombardear al Admirable (90), mientras que él mismo que se había pasado al Grafton (70), atacó a los demás, apoyado por el Monk  (60) y un grupo de la clase 3 y 4. Sin embargo, el Monk y sus compañeros no tenían suficiente calado en la marea baja para acercarse y se vieron obligados a retirarse.

A la una de la tarde, con la subida de la marea, Delaval hizo un tercer intento, esta vez usando el brulote Blaze, su capitán Thomas Heath, le llevó hasta el alcance de mosquete, antes de abandonarle, mientras que el Triomphant (76) fue quemado por el brulote Wolf, cuyo capitán James Greenway, le situó a su costado antes de encenderle. Sin embargo, el tercer brulote, el Hound, fue incendiado por un disparo y quemada antes de alcanzar al Admirable (90), así que Delaval condujo sus botes y la abordó. Beaujeu, su capitán y su tripulación se vieron obligados a abandonarla, pero cerca de 40 de su tripulación, en su mayoría heridos, fueron hechos prisioneros; el barco fue quemado, junto con las dos fragatas y el brulote que estaban con ella.

Batalla de Cherburgo (1-2 de junio de 1.692). Destrucción del Soleil Royal. Autor Adriaen van Diest

Batalla de la Hougue (1-4 de junio de 1.692)

Los diez barcos franceses mandados por Tourville fueron arrastrados por la costa, para ser varados en la tarde del 31 de mayo fuera del pequeño puerto de Saint-Vaast-la-Hougue. Este era el lugar donde los franceses habían reunido el ejército, bajo el mando de Jacobo II , y una flota de transportes, para la invasión de Inglaterra. La fuerza de Tourville se unió a dos de los barcos que se habían retirado de la batalla con Nesmond el Bourbon (68 cañones) y el Saint-Louis (64), que habían estado varados en la Hougue el día anterior. Los barcos fueron varados en dos grupos en las amplias playas a ambos lados de la ciudad.

En la playa norte, entre la ciudad y la pequeña isla de Tatihou, se encuentran los barcos Ambitieux (96 cañones), el Merveillieux (90), el Foudroyant (84), el Magnifique (86), el Saint Philippe (84), y, más allá en la costa de Tatihou, el Terrible (80). Estos barcos estaban cubiertos por las baterías del fuerte d’Islet, en Tatihou (44 cañones en total), y en plataformas por el ejército en la costa norte.

En la playa sur, bajo los ojos de Jacobo y su ejército en Morsalines, estaban el Bourbon (68),  el Saint Louis (64), el Fier (80), el Tonnant (80), el Gaillard (68) y el Fort (60), que llegaron con Tourville. Estaban cubiertos por los 68 cañones del fuerte de Saint Vaast, y la artillería en plataformas de cañones a lo largo de la costa. Además, en un pequeño puerto conocido como el puerto de La Hougue, que estaba detrás de la ciudad de Saint Vaast y bajo los cañones del fuerte, estaba la flota de transportes preparada para la invasión. La flota también estaba protegida por una flota de 200 botes y 3 galeras de remo que montaban 12 cañones cada una. La proposición de Jacobo de estacionar tropas en los barcos para protegerse contra un abordaje no fue aceptada.

La flota inglesa, bajo Russell, comenzó a llegar la tarde del 31 de mayo; el resto de la flota se unió durante la noche y durante los siguientes dos días. Russell inmediatamente organizó un escuadrón costero con la escuadra Roja para atacar las posiciones francesas, mientras que las aguas alrededor de Saint Vaast y La Hougue tuvieron que sondearse, lo que ocupó la mayor parte del 1 de junio. El asalto no comenzó hasta el día siguiente.

Russell también organizó los buques de clase 3 y 4 bajo su mando para formar una línea de bloqueo cerca de la costa, mientras que lo buques de clase 1 y 2 más grandes se establecieron para organizar barcos y tripulaciones de abordaje.

A las 06,00 horas del 2 de junio, se ordenó a los barcos del escuadrón costero que atacaran los barcos en la playa norte. Después de un bombardeo preliminar, sobre las 08,30 horas, se lanzó un brulote contra el Terrible (80), que estaba en una posición más expuesta. Al encontrarla desierta, el capitán del brulote se abstuvo de incendiar su nave, pero abordó el Terrible (80) y comenzó a incendiarlo con el material que tenía a mano.

Batalla de La Hogue 1 al 4 de junio de 1692. Autor Adriaen van Dies

Mientras tanto, los barcos se cerraron con los otros barcos. Fueron acompañados por otro brulote, que atrajo el fuego de las baterías francesas; los barcos de apoyo contrarrestaron, barriendo las plataformas de armas francesas, que estaban demasiado expuestas para continuar. Un bote, desde el Águila, desembarcó en la orilla y los marineros ingleses pudieron abordar y quemar los cinco grandes barcos restantes a lo largo de la playa norte.

La segunda acción se inició a las 05,00 horas del 3 de junio, cuando Rooke envió nuevamente sus botes para atacar a los seis grandes barcos en la playa sur. Apoyados por disparos del Deptford y del Crown, y con el apoyo cercano del Charles y del Greyhound, ambos bajo remos, los marineros ingleses pudieron abordar e incendiar los seis barcos. Los marineros franceses, y las tropas en tierra, estaban desmoralizados por este punto, y habían abandonado los barcos con poca resistencia frente al decidido asalto inglés. Este episodio fue visto por Jacobo II, que había estado observando desde su campamento en Marsaline; se conmovió a la observación, con la falta de tacto por la que era notorio, dijo “Sólo mis ingleses pueden haber hecho tal acción“.

Batalla de La Hogue primeros de junio de 1692. Autor Benjamin West, National Art Gallery Washington

Rooke ahora vio la oportunidad de seguir el éxito con un ataque en alta mar en los transportes en el puerto de La Hougue. Los barcos, liderados por Rooke, y con dos brulotes, entraron en el puerto durante la marea, a pesar de los disparos tanto del fuerte como de los barcos. Ambas naves acabaron en las aguas poco profundas debajo del fuerte y tuvieron que ser quemadas sin resultado, pero una serie de barcos en el puerto fueron abordados y encendidos, en su mayoría transportes, pero también una nave de guerra de clase 4 o 5. Varios otros de los transportes fueron capturados y llevados cuando los barcos se retiraron en el reflujo, pero la mayoría de los transportes estaban demasiado lejos del puerto para ser abordados, y escaparon de daños graves.

Esto marcó el final de la acción, que había sido un éxito completo para la flota aliada; Se destruyeron 12 barcos franceses de la línea y varios barcos más pequeños, con un mínimo de bajas inglesas. La acción también acabó cualquier esperanza de que Jacobo o Luis pudieran desembarcar en Inglaterra al menos ese año.

Tourville, que se había puesto a salvo, pudo tener bajo su mando una flota renovada de 90 navíos, pero siempre contó a partir de entonces con una inferioridad manifiesta frente a los británicos.

 

Batalla de Steinkerque (3 de agosto de 1.692)

Después de la captura de Namur por los franceses, establecieron una fuerte posición defensiva, el ejército francés estaba orientado al noroeste con su derecha en la Zenne en Steinkerque (actual Steenkerque en Bélgica) y su izquierda hacia Enghien. El duque de Luxemburgo tenía unos 80.000 efectivos, y suponía que el enemigo no se atrevería a atacarlo.

Guillermo III había reemplazado a Waldeck como comandante aliado. El ejército aliado (en su mayoría anglo-holandeses) estaba acampado alrededor de Halle. De los 20 regimientos británicos, 8 eran escoceses, incluido el famoso regimiento de Mackay, que había desembarcado con Guillermo en Torbay en 1.688.

Los Aliados, que de otro modo habrían hecho lo que estaba esperando el mariscal francés, intentaron sorprender a una parte de las fuerzas enemigas, concretamente su flanco derecho. En consecuencia, Guillermo puso en marcha su ejército antes del amanecer del 3 de agosto para sorprender a la derecha francesa en Steinkerque. Había engañado completamente al enemigo al forzar a un espía desertor a dar a Luxemburgo noticias falsas sobre la ubicación de sus fuerzas, y por lo tanto esperaban un día agradable y tranquilo.

La vanguardia aliada de infantería y zapadores con unos 15.000 efectivos, bajo el duque de Wurttemberg, desplegó en silencio alrededor de las 05,00 horas cerca de los campamentos franceses. El cuerpo principal del ejército francés estaba más atrás y desplegaría después del paso de algunos bosques.

El conde de Tracy que mandaba la derecha francesa, descubrió que el enemigo estaba involucrado en considerables movimientos de tropas y adviertió a su superior.

Con retraso, Luxemburgo se dio cuenta del inminente ataque. Cuando comenzó la lucha, Luxemburgo fuer completamente sorprendido y no pudo hacer nada más que apurarse a poner la infantería y los dragones más cercanos en acción cuando cada regimiento llegó a la escena.

La marcha del cuerpo principal de los aliados que eran unos 65.000 efectivos fue mal gestionado. Se perdió un tiempo valioso. A las 09,00 horas, Wurttemberg comenzó metódicamente a cañonear al enemigo mientras esperaba el apoyo y la orden de avanzar. Los franceses trabajaron con energía febril para formar una línea de batalla fuerte y bien cubierta en el punto amenazado. El cuerpo principal aliado marchaba en el orden usual con un ala de caballería al frente, la infantería a continuación y el otra ala de caballería en la retaguardia de la columna. Tardaron demasiado tiempo en llegar a la zona, y cuando llegaron comenzaron a desplegar estorbando la caballería a la infantería.

Batalla de Steinkerque 3 de agosto de 1692. Despliegue de fuerzas

Solo unos pocos batallones aliados habían llegado para apoyar a la vanguardia cuando el verdadero ataque se inició a las 12,30 horas. Aunque la vanguardia aliada ya había estado bajo las armas durante nueve horas y la marcha había sido sobre un terreno malo, su ataque barrió la primera línea francesa que tenía delante. Los británicos y los daneses avanzaron obstinadamente y la segunda y tercera línea de la infantería francesa cedieron terreno ante ellos. Sin embargo, Luxemburgo estaba acumulando rápidamente toda su fuerza para aplastarlos. Durante este tiempo, la confusión en el cuerpo principal aliado había alcanzado la zona.

El conde Solms ordenó a la caballería que desplegara, pero los jinetes, apenas capaces de moverse por los malos caminos y el terreno pesado, solo bloquearon el camino a la infantería. Algunos de los infantes británicos, con maldiciones sobre Solms y los generales holandeses, irrumpieron en el frente, y Solms, enojado se negó a escuchar todas las peticiones de ayuda. No se hizo ningún intento por detener al centro y la izquierda del ejército francés, que se apresuraba, regimiento tras regimiento, a participar en los combates en Steinkerque.

Sorprendido, el mariscal de Luxemburgo ordenó a sus brigadas que se alinearan lo antes posible, y agrupar a su infantería en un bloque de 5 filas de profundidad. La caballería se desplegó detrás de la infantería, y en las alas para cubrir los flancos.

Ante la crisis, Luxemburgo no dudó en lanzar un contraataque a los guardias franceses y suizos, encabezados por los príncipes de la casa real. Más y más tropas francesas bajo el mando de Boufflers aparecieron desde el lado de Enghien. Durante y después de este esfuerzo supremo, los aliados fueron rechazados, refutando cada paso contra el peso de los números.

La infantería y los dragones del cuerpo principal aliado que lograron alcanzar el frente sirvieron solo para cubrir y estabilizar la retirada de la fuerza de Wurttemberg. Habiendo fracasado manifiestamente el golpe, Guillermo ordenó una retirada general. Los aliados se retiraron como habían venido, y su retaguardia bajo el mariscal holandés Ouwerkerk mostraba un frente demasiado terco para que los franceses pudieran atacar. El ejército francés, muy desordenado y sufriendo grandes bajas, no estaba en condiciones de perseguirlo.

Batalla de Steinkerque 3 de agosto de 1692. La retirada de los aliados

Más de 8.000 hombres de los aproximadamente 15.000 comprometidos de la vanguardia aliada fueron muertos o heridos. Las pérdidas de los franceses fueron unos 9.000, principalmente de su derecha. Los soldados contemporáneos afirmaron que la batalla fue la más dura peleada por la infantería en esa guerra. Cinco regimientos británicos fueron completamente destruidos. Su comandante, el general Hugh Mackay, también fue muerto. La división de Mackay, incluido el regimiento de Mackay, compuesto por miembros del clan de su propio nombre, sufrió la peor parte del día sin apoyo. Los británicos atribuyeron sus grandes pérdidas a la ineptitud del general holandés conde Solms al mando de la caballería aliada.

Operaciones en otros frentes en 1.692

Al mismo tiempo, los 29.000 hombres del duque de Saboya (muy superiores en número a las tropas de Catinat, una parte de los cuales habían sido enviadas a los Países Bajos) invadieron el Delfinado y sitiaron a Embrun que se rindió el 15 de agosto antes de saquear la ciudad. Sin embargo, con su comandante enfermo de viruela y la incapacidad para defender Embrun, los aliados abandonaron Delfinado a mediados

de septiembre, dejando tras de 70 castillos y pueblos quemados y saqueados.

El ataque al Delfinado obligó al duque de Noailles a enviar cinco regimientos a Saboya para reforzar a Catinat y el virrey de Cataluña 1.200 hombres a Milán. Para entonces, las fuerzas de campaña de Medina Sidonia se habían reducido a 4.500 efectivos. Entonces se discutió un posible ataque a Bellver, pero se desestimó por varios motivos. En primer lugar, a Noailles le llegaran tres regimientos irlandeses de refuerzo; por otro lado, los franceses se habían llevado todo el grano y el forraje de la zona de Bellver, y un ejército, por exiguo que fuera, no podía mantenerse en el lugar, lo que lo obligó a una campaña defensiva en Cataluña.

En el frente del Rin, los franceses tomaron la ventaja y Lorges sembró el terror hasta Suabia y Franconia. En octubre, el comandante francés decidió levantar el asedio de Ebernburg antes de unirse a sus cuarteles de invierno.

 

Batalla de Landen o de Neerwinden (29 de julio de 1.693)

Antecedentes

En 1.693, el ejército francés en teoría tenía 400.000 hombres, pero Luis XIV se enfrenta a una crisis económica. Las malas cosechas en Francia y el norte de Italia y los inviernos severos causaron una terrible hambruna, que a finales de 1.694 se había cobrado la vida de casi dos millones de personas.

Sin embargo, para ofrecer una paz a su favor con la Gran Alianza, Luis XIV decidió reanudar la ofensiva: el duque de Luxemburgo atacaría en Flandes, Catinat en el norte de Italia y Lorges en Alemania con la ofensiva en Heidelberg. La ciudad cae el 22 de mayo, pero la fuerte defensa del nuevo comandante imperial en el Rin, Luis-Guillermo de Baden-Baden, impidió que los franceses siguieran avanzando. El duque de Luxemburgo sería más afortunado en Flandes.

Las tropas francesas de Luxemburgo estaban formadas por unos 75.000 hombres (alrededor de 190 escuadrones de caballería, 90 batallones de infantería y dos regimientos de artillería). Las fuerzas aliadas comprendían 50.000 hombres (142 escuadrones de caballería y 64 batallones de infantería, incluyendo los tercios Zúñiga y Mancheño).

Los aliados habían tomado posiciones en la orilla derecha del Gete, entre Tirlemont, Wange y Neerwinden.

El príncipe de Orange dispuso sus tropas en una fuerte posición defensiva. Ocupaba el pueblo de Neerwinden el centro del ejército aliado y a sus lados las trincheras evitaban que las fuerzas fueran envueltas. A su izquierda estaba el arroyo de Landen y su flanco derecho se apoyaba en el río Gecte y estaba cubierto hasta Neerwinde por un seto por el que solo podían pasar soldados en fila de a uno, facilitando mucho su defensa. Además todo el frente estaba protegido por más de cien piezas de artillería.

El mariscal de Luxemburgo llegó a la vista del campo enemigo a las tres de la tarde con su vanguardia de caballería. El resto de sus tropas no llegaron hasta media noche. Luxemburgo se acampó muy cerca de los aliados en Landen y Saint Gertrude. Luxemburgo envió cuatro batallones a desalojar el flanco izquierdo. El príncipe de Orange desatendió la zona, por lo que después de tomar las posiciones, el mariscal de Luxemburgo pudo posicionar en la zona 40 batallones a la izquierda del Landen frente al ala izquierda enemiga, que estaba formada por infantería atrincherada. La caballería, al no tener espacio detrás, se situó frente al Landen con la derecha apoyada en el Romsdorff y la izquierda sobre el Loo.

Batalla de Landen o de Neerwinden (29 de julio de 1.693).Despliegue de fuerzas: A campamento aliado; B tropas sacadas del centro para apoyar el ala derecha; C guardias ingleses; D primer ataque francés; E segundo ataque francés; F ataque francés en la derecha contra los atrincheramientos aliados

Despliegue inicial

Guillermo había fortalecido hábilmente su posición defensiva, para hacer imposible el acceso a la caballería francesa. En la margen derecha de Gete, entre Wange y Tienen, la meseta de Sainte-Croix dominaba el Landen, donde acampaban los franceses. Los aliados bordearon la cresta con atrincheramientos, con el asentamiento de 90 cañones, sostenidos por cuatro aldeas fortificadas: a la derecha, Laer y Neerwinden; a la izquierda Rumsdorp y Neerlandés. El flanco derecho estaba apoyado en el río Geete y de la izquierda al arroyo Landen.
Desplegó de la siguiente manera:

  • Ala derecha mandada por elector de Baviera, Maximiliano Emanuel von Wittelsbach, con la primera línea mandado por d’Arco con batallones de infantería inglesa, hannoveriana en segunda línea por Noailles con regimientos de caballería inglesa.
  • Centro mandado por Württenberg, con du Jardin mandando el flanco derecho; en el centro los tercios españoles de Zúñiga y Mancheño con dos regimientos alemanes; y el flanco izquierdo mandado por Usingen.
  • Ala izquierda mandada por Lorena en primera linea Ginkel y von Friesland con batallones de infantería holandesa, en segunda línea van Ouwekerk con la caballería holandesa

El día 29, al amanecer, Luxemburgo realizó un reconocimiento de las posiciones del enemigo. Rápidamente hizo sus arreglos y presentó su plan de ataque a los príncipes y generales que lo rodean, explicando a cada uno su misión:

  • Ala derecha mandada por el príncipe de Conti, con 25 batallones, ocupó Rumsdorp, para enfrentar al ala izquierda de la infantería enemiga y apoyar los atrincheramientos de ataque; 16 escuadrones de dragones bajo el mando del general Caylus para apoderarse de Neerlanden.
  • Ala izquierda con unos 28.000 efectivos, estaba mandada por el mariscal Joyeuse con 29 batallones, formados en una sola línea, entre Overwinden y la abadía de Elixem, para envolver Laer (Laar) y Neerwinden. Tenía 3 regimientos de infantería en la segunda línea. Los dragones del coronel general estaban en el extremo izquierdo. Detrás de la infantería, 3 brigadas de caballería ligera, bajo el teniente general de Ximenes, y los 16 escuadrones de reserva del mariscal de campo de Bezons atacarán el ala derecha de los aliados tan pronto como esa caballería haya cruzado los obstáculos de Laër para acercarse a la meseta de San Croix.
  • Centro, el resto del ejército, en ocho líneas, estaba mandada por el mariscal de Villeroi, asistido por los tenientes generales de Roson y Feuquieres. Las líneas primera la Casa del Rey; la segunda línea 11 batallones de los guardias suizos y franceses; la tercera línea 20 escuadrones bajo bajo el mariscal de Villeroi; la cuarta línea compuesta de 21 batallones de infantería francesa; la quinta, sexta, séptima y octava estaban constituidas por 87 escuadrones de caballería francesa.

Batalla de Landen o de Neerwinden (29 de julio de 1.693).Despliegue de fuerzas, en rojo ingleses, en amarillo españoles, en blanco alemanes, en azul holandeses, en gris franceses

 

La batalla

A las ocho en punto, 72 cañones, establecidos frente a la primera línea francesa, bombardearon Laar y Neerwinden para preparar el ataque y proteger el despliegue. Estas aldeas estaban defendidas por la infantería de Hannover y Brandeburgo, y por 3 batallones ingleses. El resto de la infantería aliada rellenó los atrincheramientos desde Neerwinden hasta el arroyo Landen, que atraviesa las aldeas de Rumsdorp y Neerlandés.

La infantería de Guillermo, armada con fusiles, tenía la ventaja de la velocidad y la precisión de disparo sobren la de Luxemburgo, que estaba armada con mosquetes. La caballería aliada se dividió entre las dos alas; en la derecha, se dirigió hacia La Gete, entre Wange y Neerhespen; a la izquierda, se situó frente a la corriente de Landen y se apoyó en Needermael.

A las nueve, las columnas atacantes francesas se pusieron en marcha para atacar a los cuatro pueblos. Laer, Rumsdorp y Neerlanden se eliminan sin dar un golpe, pero Neerrwinden, donde se han acumulado barricadas y hombres, ofreció una resistencia vigorosa. Joyeuse fue obligado a empeñar sus tres regimientos de segunda línea para que se quedasen cerca del pueblo. El flanco derecho aliado estaba cerca del colapso, pero los ataques de diversión al centro y a la izquierda no se habían materializado, lo que permitió a Guillermo debilitando su centro, reforzar su ala derecha y, con un vigoroso contraataque, retomó Laer y Neerwinden.

A las diez, Luxemburgo reunió las columnas rechazadas, las apoyó con 12 batallones y ordenó al duque de Borbón, a quien colocó a su cabeza, que recuperara Laer y Neerwinden, defendidos por 32 batallones. Laar y Neerwinden fueron tomados de nuevo; pero Villeroi se negó a seguir avanzando hasta que recibiese la orden de Luxemburgo. El mariscal estaba en Neerwinden, donde veía a su infantería retirarse de barricada en barricada, de cobertura en cobertura, ante los batallones de refuerzos enviados por Guillermo. Al mediodía, el duque de Borbón tenía, en los huertos de Neerwinden, solo unos pocos y débiles guardias, separados por muros cerrados. Este fue el segundo fracaso del ala izquierda.

Batalla de Landen o de Neerwinden (29 de julio de 1.693). Desarrollo

En el ala derecha, Conti no lo hizo mejor. Guillermo se cree victorioso. Activó el fuego de sus 90 cañones, que, durante seis horas, diezmaron a las tropas de Villeroi. Pero las filas abiertas por las bolas volvían a cerrarse. Luxemburgo no estaba pensando en renunciar a la batalla. Sólo era mediodía, tiempo mas que suficiente para preparar en una nueva batalla y ganarla. Sus mejores tropas aún no han empeñadas, y el marqués d’Harcourt, que que había dejado Vignamont con 24 escuadrones, acaba de llegar a Racourt con 20 escuadrones.

Luxemburgo reunió a los generales al frente de la Casa del Rey y les dice: “Neerwinden es el centro de la posición del enemigo; debo reconquistarlo a toda costa. Joyeuse, con la caballería del ala izquierda, desembocará en la meseta de Sainte-Croix; Villeroi se establecerá en Rumsdorf. Se afianzaran los atrincheramientos del centro. Los guardias franceses y suizos abrirán pasillos para la caballería del ala derecha, que irrumpirá en la llanura, derrotará a la caballería enemiga y atacará por retaguardia a la infantería que defiende Rumsdorf. El ejército aliado, dividido en dos, será empujado al Geet, delante del cual se encuentra imprudentemente situada” .

Batalla de Landen o de Neerwinden (29 de julio de 1.693). Vista del campo de batalla. Autor Chavane / Martin

Conti, con 13 batallones, se apoderó de Laer y se estableció sólidamente, abriendo el camino a la caballería de Joyeuse. Los guardias suizos eliminaron el sector norte de Neerwinden y abrieron pasillos para la Casa del Rey en el atrincheramiento que se alineaba con el pueblo. Los gendarmes cargaron de inmediato contra la caballería de Hannover.

Pero Guillermo separó de su centro cinco batallones holandeses, que abrieron un terrible fuego contra los gendarmes y los obligaron a retirarse sobre la caballería ligera, que los apoyaba. Luxemburgo, cargó a la bayoneta con 4 batallones de guardias franceses en el flanco de los holandeses, mientras que los suizos los atacaban de frente con las picas bajadas. Después de una fuerte resistencia, los holandeses fueron destrozados y puestos en fuga.

A las tres de la tarde, Laer y Neerwindren fueron definitivamente conquistados, y Feuquieres cruzó los atrincheramientos en el flanco de Rumsdorp con la caballería del ala derecha. Solo tenía que desplazar unos cuantos carros acceder a la meseta de Sainte-Croix y reunirse con la Casa del Rey, que se había reunido con Joyeuse, reforzado por los 20 escuadrones de Harcourt. Hubo entonces un gran combate de caballería, donde los generales y los príncipes lucharon en ambos bandos como simples jinetes. La victoria se decantó por los franceses.
Guillermo y el elector se retiraron. Por otro lado, los nueve batallones holandeses se mantuvieron en los atrincheramientos y los que defendían Rumsdorf, se dirigieron hacia Dormael y Tirlemont, realizando una fiera retirada hacia el rio Geet. Las repetidas cargas de caballería dirigidas por el propio Guillermo permitieron que la mayor parte de su ejército escapara.

Batalla de Landen o de Neerwinden (29 de julio de 1.693). Persecución de los aliados que cruzan el río Geet

Las 12 horas de combate, bajo el sol de julio, después de la larga marcha del día anterior, habían agotado a la infantería francesa, los caballos de la caballería estaban agotados. Todo lo que se hizo fue girar los 76 cañones que habían tomado contra los fugitivos.

Los aliados tuvieron 18.000 bajas entre muertos y heridos, 1.500 prisioneros y 76 cañones en el campo de batalla. El número de estándares capturados por los franceses y enviados para su visualización en Notre-Dame de Paris le ganó a Luxemburgo el apodo de “Le Tapissier de Notre-Dame” (El tapicero de Notre-Dame) ya que envió al Rey 22 banderas y 60 estandartes, pero su victoria le costó 10.000 hombres valiosos.

 

Secuelas

Solo era necesario marchar sobre Bruselas, que no habría hecho una larga resistencia; pero el país estaba arruinado, el ejército cansado, los faltaban carruajes. Luxemburgo, después de algunas maniobras inteligentes, que le dieron el cambio a William haciéndole creer que Ath estaba amenazado, se contentó con que Charleroi, fortaleza diseñada por Vauban años antes, fuera capturada el 11 de octubre, después de 26 días de apertura de zanjas por Villeroi y Vauban, mientras cubrió el asedio con su ejército. Este fue el final de la campaña belga.

 

Asedio y conquista de Charleroi (8 de septiembre al 12 de octubre de 1.693)

Tras el tratado de los Pirineos en 1.659, se produjo una peligrosa brecha en las defensas de la frontera entre Mons y Nomour. La monarquía española tuvo que construir una nueva fortaleza y se eligió un lugar cerca del río Sambre, en un pueblo ubicado en una colina llamado Charnoi en 1.666. La nueva fortaleza fue diseñada por el ingeniero flamenco Salomán van Es, y la fortaleza se llamó Charle-Roy (Carlos Rey) en honor a Carlos II. La fortaleza era de planta exagonal, con un bastión en cada punta, se proyectaron dos fosos uno seco y otro con agua.

En 1.667 los franceses tomaron la fortaleza aún sin terminar. El ingeniero Le Preste de Vauban, se encargó de terminarla realizar algunas modificaciones, como la inundación de los fosos mediante exclusas, y en 1.672 se estableció un nuevo fuerte para defender el puente sobre el río Sambre, al que se llamó Villabajo (Ville Basse). Fue cedida a los españoles en 1.678 (por el tratado de Nimega), y se añadieron reductor al este y al oeste para defender el acceso a las exclusas, y se reforzó los puntos donde la artillería francesa había abierto brechas.

La plaza estaba defendida por el gobernador Juan Antonio de Pimentel y Prado, marqués de Florida, y disponía de 3.628 efectivos, de los 941 eran españoles y 2.687 aliados.

Las tropas de Luxemburgo llegaron antes de Charleroi a principios de septiembre y las trincheras se abrieron la noche del 8 al 9 de septiembre.

Asedio de Charleroi (8 de septiembre al 12 de octubre de 1.693). Plano del asedio: 1 ataque principal a la luneta; 2 ataque secundario a la luneta 3 terreno muerto en el glacis; 4 nuevos trabajos realizados por Vauban para evitar que se explotase el terreno muerto.

Vauban optó por atacar la ciudad desde los terrenos altos hacia el norte, ya que había agua que protegía los otros tres lados de la ciudad (ver mapa). Un ataque secundario fue dirigido hacia una luneta (2) en el lado opuesto de la inundación occidental. Comenzó el asedio con 30 batallones y 32 escuadrones, con 139 cañones de diversos calibres y 61 morteros.

El primer objetivo para las baterías era una luneta (1) (el revellín, media luna o luneta era una fortificación exterior en forma de media luna para proteger la cortina) avanzada al norte de la ciudad alta. Los asedios se vieron frustrados por una serie de salidas realizadas por la guarnición, pero finalmente se produjo una brecha en la luneta y luego asaltada el 16 de septiembre. La guarnición había plantado tres grandes minas allí, pero fueron fueran descubiertas tras el asalto y, por lo tanto, no pudieron ser detonadas.

Después de la caída de esta luneta, las trincheras podrían avanzar hacia las murallas de la propia fortaleza. Vauban eligió atacarlo desde el oeste, conduciendo trincheras entre las fortificaciones y la inundación. El terreno allí impedía la construcción de un sistema regular de paralelas, pero Vauban utilizó el espacio muerto (3) (espacio con angulo de disparo negativo para los cañones defensores) en la ladera opuesta del glacis para proteger sus baterías.

A pesar de que los franceses pudieron explotar este terreno muerto, el asedio se prolongó hasta octubre. Frustrado por el lento ritmo de los acontecimientos, Luxemburgo ordenó un asalto a la vía cubierta el 10 de octubre, que tuvo éxito se asentaron 12 cañones pesados para romper las paredes principales de la fortaleza superior, abriendo fuego al día siguiente. La guarnición de las que solo quedaban 777 hombres disponibles, al ver que no había esperanza de una mayor resistencia, se rindió el día 12 de octubre con honores militares, un mes después del comienzo del asedio.

Asedio de Charleroi (8 de septiembre al 12 de octubre de 1.693)

El asedio le dio a Vauban la oportunidad de probar su trabajo y la prueba reveló la debilidad del terreno muerto al oeste de la ciudad alta. En su subsiguiente mejora de las fortificaciones, este terreno estaba protegido por una serie de obras que conectaban el camino cubierto con la inundación occidental (4). Durante el asedio de Charleroi, Vauban fue criticado por su ataque lento y metódico, pero replicó con las palabras “Cuanto más pólvora quemamos, menos sangre perdemos“. Según algunas estimaciones, el sitio de Charleroi costó a la guarnición 3.000 bajas (de 4.500 al comienzo del sitio), mientras que los franceses perdieron solo 500-700 hombres.

Una vez tomada tomada Charleroi, junto con Mons, Namur y Huy, tomadas anteriormente, ofrecía una nueva y sólida línea de defensa francesa. Charleroi volvió a ser español por el tratado de Utrecht en 1.697 y regresaría a las manos de los franceses en 1.700.

 

Batalla de La Marsaille o de La Marsaglia (4 de octubre de 1.693)

En el verano de 1693 reanudar las hostilidades: Vittorio Amadeo, de nuevo a la cabeza del ejército aliado en Italia, decidió atacar la fortaleza de Pinerolo y bloquear Casale. El asedio de Pinerolo continuó, sin embargo, con pérdidas sustanciales pero sin éxito durante unos meses, salvo la conquista del fuerte de Santa Brígida.

Mientras tanto, el Nicolás de Catinat, recién nombrado mariscal de Francia, tomó con sus tropas la parte superior de Val Chisone. Allí recibió refuerzos, con refuerzos de los frentes del Rin (gendarmería a caballo) y de Cataluña. Se puso al frente de un ejército de más de 35.000 efectivos alrededor del Piamonte y cayó sin encontrar resistencia en el Val de Susa, asaltando y destruyendo todo lo que.se encontró en su camino: primero Susa , luego Avigliana , después Venaria donde, en represalia contra las destrucciones hechas por el duque en Delfinato y por orden expresa de Luis XIV, la espléndida Reggia del Castellamonte fue incendiada. El mismo destino le ocurrió al castillo de Rivoli, donde también se saquearon las colecciones de arte. Finalmente se dirigió contra el ejército imperial que asediaba Pinerolo, para obligarlos a levantar el asedio.

Sólo entonces Vittorio Amedeo decidió abandonar el sitio y, a pesar de algunos de sus generales trataron de disuadirlo, decidió dirigirse contra el enemigo. Los planes del duque, era atraer a la infantería francesa y parte de su ejército, y entonces cortar la retirada francesa en Val de Susa, pasando por Cumiana y Giaveno, lo que les permitiría destruir el ejército enmeigo. El Catinat, sin embargo, con superioridad numérica, se había establecido firmemente en la desembocadura del Val Sangone en las alturas de Piossasco, Sangano y Rivalta, desde donde puede controlar fácilmente el avance del ejército aliado.

Vittorio Amadeo de Saboya llegó al pueblo de Pignerol, mientras que Catinat, que había situado su campamento de Fenestrelle.

El ejército bajo las órdenes de Vittorio Amedeo era más heterogéneo, e incluía milicias de todas las regiones de Europa: las tropas de Saboya eran mayoritarias, y estaban dirigidas personalmente por el duque y su primo el príncipe Eugenio, famoso líder al servicio de Viena. Había fuerzas imperiales de España, Lombardía y del reino de Nápoles, caballería de Milán, las tropas bávaras y de los principados alemanes; entre estas últimas, muchas compañías pagadas por Saboya y compuestas principalmente por mercenarios de Suiza y de Flandes. Había una presencia significativa de hugonotes franceses y de religiosos de Valdesi, que tras las persecuciones sufridas por la derogación del edicto de Nantes, se encontraban entre los opositores más extenuantes de la política absolutista de Luis XIV; con el apoyo de los ingleses y los holandeses obtuvieron la libertad religiosa en Saboya y se unieron a las tropas del Duque.

Entre 2 y 3 de octubre de 1.693, hubo enfrentamientos en la llanura que se extiende entre el río Chisola, Volvera, Bruino y las faldas del monte San Giorgio di Piossasco. Al amanecer del domingo 4 de octubre, entre la espesa niebla, los tambores rodaron y las órdenes gritaron en todos los idiomas de Europa, los ejércitos comenzaron a posicionarse en un frente de 4 kilómetros.

El ejército del duque de Saboya contaba unos 30.000 efectivos (22.000 soldados de infantería, 6.000 de caballería, 1.000 dragones y 30 cañones de campaña), desplegó su ejército de acuerdo con los cánones de la guerra de la época: dos líneas, con la caballería en las alas y la infantería en el centro, apoyada por artillería. En la noche del 4 de octubre, los aliados modificaron el despliegue: En primera linea: 26 escuadrones en el ala izquierda, en el centro 22 batallones y 6 escuadrones intercalados, en el ala derecha 22 escuadrones y 1 batallón; en segunda línea 12 escuadrones en el ala izquierda, centro 19 batallones, y ala derecha 15 escuadrones:

  • Ala izquierda mandada por el conde de Louvigny, en primera línea los Guardias de corps, coraceros bávaros, de Commercy, y de Wurttenberg; y en segunda línea mandada por el general Masset con los regimientos del príncipe Eugenio y de Balthasar.
  • Centro primera línea: flanco izquierdo mandado por el conde Pàlffy con los tercios de Lombardia, Nápoles, Lisboa y Vizcaya, y los regimientos de Saboya, Melli, Saint Pierre, Loche. El flanco derecho mandado por Eugenio gobernador de Milán con los regimientos de Caprara, Bayreuth, Caluana, Carafa, Schomberg, Stadt, Taf, Saxe-Neuburg, Lorena, Wurttenburg.
  • Centro segunda línea: Flanco izquierdo mandado por Masset con los regimientos de Guardias bávaros, Senchant, Delissa, Cugessi, Major, y Besveler. Flanco derecho mandado por de Rabutin con los regimientos de Sainte Donste, Mondovì, la Croix-Blanche, Chablais, Monferrato, tercio de Savoya, y Saluzzo.
  • Ala derecha mandada por el mariscal de campo Caprara, en primera línea los regimientos austriacos de Commercy, Palffy, Montecuccoli, Taf, Bodyguard; y en segunda línea mandada por el príncipe Eugenio con la caballería del Piamonte compuesta por los regimientos de Savoya, Masseloti, y Royal Piedmont.

El ejército francés que contaba con unos 35.000 efectivos (entre los que se encontraban escoceses huidos) de los cuales 24.000 eran soldados de infantería, 10.000 de caballería y 24 cañones de campaña. Catinat subió a la Montagnazza para reconocer los lugares y los movimientos de los aliados; juzgó que esas alturas importantes e inmediatamente llamó a un regimiento de dragones para que las ocupasen. Casi simultáneamente, cinco batallones de aliados avanzaban hacía el cerro con el mismo propósito; pero los dragones los retuvieron hasta que llegaron a tres brigadas de su infantería, por lo que los altos lugares permanecieron para los franceses con gran ventaja.

Batalla de La Marsaille o de Marsaglia, 4 de octubre de 1693. Despliegue de fuerzas: rosa ducado de Saboya, amarillo ducado de Milán, blanco fuerzas austriacas, en gris las tropas francesas

Formó en dos líneas con la caballería en las alas, la infantería en el centro y una reserva en la tercera línea, apoyando su flanco izquierdo en el río Sangone, y la derecha en Piossasco:

  • Ala derecha mandada por el duque de Vendôme, la primera línea con las brigadas de Grammont (8 escuadrones), de Josfreville (4 escuadrones) y de Devroucy (8 escuadrones gendarmes); la segunda linea mandada por el marqués de Larré compuesta por las brigadas de Saint-Livière (8 escuadrones), de Valençay (2 batallones), y de Chassaigne (4 batallones).
  • Centro primera línea: Flanco derecho mandado por el teniente general de Larray con las brigadas de Clerambault (4 batallones), de Bauduman (4 batallones), y de Bellane (4 batallones); flanco izquierdo mandado por el prior de la Orden Malta, Felipe Vendôme con las brigadas de Famechon (5 batallones), de von Fürstenberg (5 batallones), de Mountcastell (escocesa con 5 batallones).
  • Centro segunda línea: Flanco derecho mandado por el mariscal de campo d’Usson, compuesto de las brigadas de Chartoigne (4 batallones), de Wacos (2 batallones), de la Vallière (4 batallones); flanco izquierdo al mando del teniente general Charles Fortin de La Hoguette con la brigada de Chartoigne (4 batallones), de Wacos (2 batallones), de Vallière (4 batallones) y de Novion (4 batallones).
  • Ala izquierda mandada por el marqués de Vins, la primera línea estaba compuesta por las brigadas de Saint-Maurice (12 escuadrones), de Cahbout (8 escuadrones); la segunda línea estaba mandada por el teniente general Larray con las brigadas de Fonboissard (8 escuadrones), y la de Catalán (8 escuadrones).
  • Reserva en tercera línea, mandada por de Fonboissard, formada con los regimientos de Montbas (4 escuadrones), de Guinaudan (4 escuadrones) y el regimiento de infantería de Vaugrenan (2 batallones).

Las fuerzas eran un poco más numerosas en el bando francés (35.000 franceses contra 30.000 aliados), pero además de tener un ejército más cohesionado y mejor equipado, Catinat tenía una posición dominante.

Fueron precisamente los franceses quienes atacaron primero, en todo el frente de la batalla. Se comenzó con el duelo de artillería y a las 09,00 horas, el ejército francés avanzó lentamente, cuando alcanzó una distancia corta de las líneas aliadas. Algunas unidades, bajo fuego continuo del oponente, tuvieron dificultades para respetar la orden de Catinat para no disparar al enemigo hasta que que el disparo no fuera seguro. Tras disparar todas las filas, toda la primera línea francesa se lanzó contra los aliados con un asalto a la bayoneta.

En el ala izquierda francesa de de Vins, se enfrentaba a Caprara que mandaba la caballería italiana y la austriaca, los franceses fueron abrumados y empezaron a ceder terreno, otra carga finalmente rompió la resistencia francesa está abrumada; que buscó escapar a lo largo de la orilla izquierda del río Sangone, que cruzó el vado con gran desorden. Sobre las 12,00 horas, la victoria estaba al alcance de los aliados a pesar de su inferioridad numérica; bastaría con que Caprara volviera con sus tropas, y cargara contra el centro del ejército francés. En cambio, se dedicó a perseguir al enemigo.

En el ala derecha francesa mandada por Vendôme, se enfrentó con la izquierda aliada mandada por Louvigny, los franceses ensancharon el frente tratando de desbordar el ala izquierda aliada, la lucha estuvo indecisa durante varias horas. La Gendarmería tuvo un comportamiento ejemplar, lideró a los escuadrones de primera línea a la batalla haciendo retroceder al enemigo, que con menos fuerzas y amenazados de cerco, se retiraron. Vendôme en vez de perseguir al enemigo a la infantería aliada por el flanco. El marqués de Mezieres, al mando de los gendarmes, fue muerto a la cabeza de su regimiento.

Batalla de La Marsaille o de Marsaglia, 4 de octubre de 1693. Catinat dirigiendo la batalla. Autor Eugène Devéria

Sobre las 15,00 horas, en el centro imperial, el flanco derecho del conde Pàlffy de compuesto de las tropas españolas y alemanas fue atacado de frente por las tropas de Larray y de flanco y retaguardia por Vandôme, se desmoronó y huyeron. Algunas unidades se retiraron del campo sin haber participado en la batalla. Sólo el tercio español Lisboa, que encontró protección en una corriente de agua, se defendió vigorosamente hasta que fue completamente abrumado por los franceses. Los escuadrones protestantes también se opusieron una resistencia heroica, pero también. El duque de Saboya ordenó retirarse protegiendo con los regimientos de dragones para frenar la fase de persecución y mitigar los efectos de la derrota.

De esta manera, los imperiales, liderados por el príncipe Eugenio, lograron retirarse a las fortalezas de Turín y Moncalieri sin que los franceses lograran cortar su retirada.

Los aliados huyeron, dejando en el campo de batalla 8.000 muertos o heridos, 2.000 prisioneros, sus cañones y 32 banderas o estandartes. Los franceses perdieron 1.800 hombres.

Catinat se dirigió primero a Scalenghe y luego a Polonghera, donde permaneció largo tiempo, asolando el país con la ferocidad habitual. Turín estaba indefensa, pero por falta de equipo y dinero, Catinat no pudo asediarla, pero había ganado un espacio extra para defender Pinerolo.

 

Asedio y conquista de Rosas (2 al 10 de junio de 1.693)

Para la campaña de 1.693 Luis XIV ordenó incrementar su ejército en Cataluña, espoleando el orgullo del duque de Noailles nombrándole mariscal de Francia. Su objetivo principal para aquel año era la plaza de Rosas. Noailles entró por La Junquera y Cabanes con con unos 19.000 hombres y 41 cañones. Su armada se presentó de improviso en la bahía de Rosas el 27 de mayo con 22 navíos y dos balandras. El virrey Medina Sidonia sólo pudo oponerles con 10.000 hombres, mientras que la guarnición de Rosas era de 1.600 hombres con 15 cañones.
El Virrey intentó socorrer la plazan enviando tropas en lanchas desde Palamós, pero la llegada a la bahía del resto de la armada francesa, unas 35 galeras, hizo impracticable tal medida al bloquear completamente la fortaleza. Barcelona levantó un nuevo tercio de 600 hombres y la Generalitat otro de 1.000 para ayudar en la defensa de la frontera, sobre todo la de Gerona.

La noche del 2 de junio se inició el asedio de Rosas. Seis días mas tarde, fue herido de muerte Pere Rubí, gobernador de la plaza. Su sustituto, Gabriel Quiñones, capituló el día 10 de junio al tener brecha abierta la muralla y, sobre todo, al no esperar refuerzos. Ciertamente, Noailles disponía de efectivos suficientes para mantener el asedio mientras que mantenía una fuerza de interdicción para detener cualquier intento del Virrey para auxiliar a los sitiados.

Asedio de Rosas 1693 por el mariscal Noalles. Plano del asedio. Obra del cartógrafo Nicholas de Fer.

Quiñones salió con la guarnición y tres cañones en dirección a Castellón de Ampurias y Figueras, esperando llegar a Gerona. El Virrey hizo encarcelar a todos los jefes militares de Rosas cuando llegaron a Gerona. También se le incoó un proceso proceso contra Quiñones por no defender correctamente la plaza.

El 28 de junio, la armada francesa partió de la bahía de Rosas. El ejército permaneció estacionada entre Torroella de Fluvià y Sant Pere Pescador, zona desde la que Noailles podía acudir a Palamós, Castellfollit o Gerona. En realidad, Noailles tenía órdenes de tomar Palamós. No obstante, Noailles no se decidió aquel año a tomar Gerona. Conocedor de la cercana presencia de la potente armada del almirante Tourville con 93 navíos y 3 balandras, Noailles esperaba poder actuar algo mas aquella campaña, pero sus escasas fuerzas de 12.000 infantes y 5.400 jinetes, le impedían intentar algo contra Gerona y mucho menos contra Barcelona.

Noailles optó por tomar Palamós tras cederle Tourville 20 navíos. Las órdenes del almirante eran acercarse a Barcelona e intentar su rendición por miedo al verse indefensa, por encontrarse el ejército del Virrey defendiendo Gerona y Palamós.

El ataque del duque de Saboya a la fortaleza de Pinerolo, plaza clave en la estrategia defensiva gala en el frente saboyano-piamontés, hizo que Luis XIV reclamase a Noailles 12 escuadrones. Debilitada por esta pérdida de tropas, el mariscal partió el 10 de agosto hacia la frontera, dejando una fuerte guarnición en Rosas.

Medina Sidonia comenzó a concentrar sus tropas de campaña en Esponellà con intención de atacar la Cerdaña francesa, poniendo sitio a Bellver de Cerdaña, finalmente ambas partes se retiraron a sus cuarteles de invierno.

 

Batalla naval del cabo San Vicente o de los Lagos (27 de junio de 1.693)

En 1.693 los franceses pudieron vengarse de la batalla naval de Barfleur-La Hogue contra los aliados ingleses y holandeses, aunque también es conocida como batalla de la bahía de Lagos.

En la primavera de 1.693, se organizó un gran convoy de 200 barcos mercantes británicos y holandeses con destino al Mediterráneo, concretamente a Esmirna, estaban escoltados por un escuadrón naval británico de ocho barcos y cinco barcos holandeses, así como otros barcos militares menores, bajo el vicealmirante George Rooke. Se proporcionó una escolta adicional para el paso del Canal de la Mancha, sobre Brest, para defenderse contra posibles ataques de la flota francesa con base en Brest.

El gobierno francés se enteró que sus enemigos preparaban el gran convoy y se preparó para emboscarlo en el estrecho de Gibraltar. Desde Brest zarpó una escuadra al mando del conde de Tourville y desde Tolón zarpó la escuadra al mando del conde d’Estrées, reuniéndose en la bahía de Lagos en el sur de Portugal, juntando 72 navíos de guerra, con muchas embarcaciones pequeñas (11 corbetas, 1 tartana, 3 ferries) y 24 naves brulotes. Flota estaba organizada clásicamente en tres escuadras. La vanguardia, comandada por el marqués de Chateaurenault, con Nesmond y Relingue, tenía 24 barcos y 8 brulotes. El cuerpo de batalla, bajo las órdenes de Tourville, con el marqués de Villette-Mursay y el conde de Langeron, tenía 24 barcos y 9 brulotes. La retaguardia, bajo el mando del teniente general Gabaret , con el marqués d’Amfreville y Panetié, tenía 24 buques y 8 brulotes.

El convoy de Esmirna navegó a fines de mayo, con la flota aliada de 24 barcos de guerra holandeses al mando de Philips van Almonde y 45 barcos británicos guiados por un comité compuesto por el vicealmirante Henry Killigrew, Ralph Delaval y Cloudesley Shovell.

El 17 de junio, el convoy estaba a unas 150 millas al suroeste de la isla Ushant y la mayor parte de la flota de los escoltas aliados se retiraron y dejaron que el convoy se dirigiera al sur bajo el mando del vicealmirante Rooke.

Los aliados no habían tomado ninguna medida para controlar el paradero de la flota francesa y no tenían noticias hasta que el 27 de junio de 1.693 se encontraron con la flota francesa fuera de la bahía de Lagos y había sido avistada en la mañana por la flota francesa, disponiendo de tiempo para desplegar.

Rooke no pudo evitar la batalla, pero tenía el viento a su favor. Ordenó a los barcos mercantes que se dispersaran, mientras su escuadrón se alineaba para la batalla. La batalla comenzó sobre las 20,00 horas, cuando la retaguardia de su escuadrón fue atacada por los franceses. Dos barcos holandeses, Zeeland (64 cañones) mandado por Philip Schrijver y el Wapen van Medemblik (64) mandado por Jan van der Poel, atacaron a los franceses, sacrificándose así: lucharon valientemente, dando tiempo al resto de los barcos aliados para escapar. Cuando finalmente los dos barcos holandeses se rindieron, Tourville, muy impresionado, felicitó a los dos comandantes.

Pero los franceses maniobran mal. En lugar de lanzar la caza, Gabaret que mandaba la retaguardia eligió poner a su escuadra en la línea de batalla. Lo que llevó tiempo. Villette-Mursay también perdió tiempo atacando uno de los barcos holandeses.

Al día siguiente, Rooke, con 54 barcos mercantes, se dirigió hacia el oeste, seguido de cuatro buques de guerra franceses. Cuando estaban muy cerca, su buque insignia, el Royal Oak (100 cañones), cambió de rumbo para enfrentarlos. Después de un breve intercambio de disparos, los barcos franceses abandonaron el juego y se fueron. Rooke y su grupo pudieron llegar a Madeira, más combates, y allí encontraron al Monck (52 cañones), con los buques de guerra holandeses y entre 40 y 50 otros buques mercantes. Con esta compañía y otros barcos dispersos y recogidos en el camino, Rooke pudo llegar a Irlanda el 10 de julio.

Batalla del cabo San Vicente o de Lagos 27 de junio de 1693. Autor Théodore Gudin

Otros mercantes pudieron escapar a Portugal, La Coruña y otros incluso llegaron a Irlanda e Inglaterra. 19 se refugiaron en Cádiz, que Tourville no se atrevió a forzar y capturar. No así en Gibraltar, donde capturó un buque de guerra holandés y 9 mercantes ingleses. En Málaga se refugiaron otros 4 mercantes y 1 fragata, cuyo puerto fue bombardeado para que los entregaran.

En total los franceses capturaron 27 mercantes y otros 60 fueron destruidos, que ocasionaron pérdidas de un total de 30 millones de libras.

Tourville continuó su camino, y se dirigió a Barcelona y Palamós, y después a las islas de Hyères antes de regresar a Brest después de un mes de navegación. Esta fue la última gran batalla ganada por Tourville, que sería nombrado comandante militar de Poitou y Aunis. Murió unos años después, afectado por la tuberculosis el 28 de mayo de 1.701.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-01-31. Última modificacion 2019-01-31.