Edad Moderna Guerra de los Nueve Años (1688-97) Guerra en América o guerra del rey Guillermo

Guerra en América o guerra del rey Guillermo

La población inglesa en sus colonias superaba los 154.000 habitantes al comienzo de la guerra, superando en número a los franceses de 12 a 1. Sin embargo estaba divididos en varias colonias, a lo largo de la costa atlántica, por lo tanto eran incapaces de cooperar de manera eficiente y estaban sumidos en la revolución Gloriosa creando tensión entre los colonos. Además, los ingleses carecían de liderazgo militar y tenían una relación difícil con sus aliados iroqueses.

Nueva Francia se dividía en tres entidades: Acadia en la costa atlántica; Canadá a lo largo del río San Lorenzo y hasta los Grandes Lagos; y Luisiana desde los Grandes Lagos hasta el golfo de México, a lo largo del río Mississippi. La población francesa ascendía a 14.000 en 1.689. A pesar de que los franceses eran ampliamente superados en número, estaban políticamente más unificados y contenían un número desproporcionado de hombres adultos con antecedentes militares. Al darse cuenta de su inferioridad numérica, desarrollaron buenas relaciones con los indios con el fin de multiplicar sus fuerzas e hicieron uso efectivo de las tácticas de golpear y correr (hit and run).

La guerra europea se reflejó en América del Norte, donde fue conocida como la guerra del Rey Guillermo, aunque la competencia norteamericana fue muy diferente en significado y escala. La declaración de guerra europea llegó en medio de largas tensiones sobre el control del comercio de pieles, económicamente vital para las colonias francesas e inglesas, e influencia sobre los iroqueses, que controlaban gran parte de ese comercio. Los franceses estaban decididos a mantener el país de San Lorenzo y extender su poder sobre la vasta cuenca del Misisipi. Por otra parte, la bahía de Hudson era un punto focal de disputa entre los colonos protestantes ingleses y católicos franceses, quienes reclamaban una parte de su ocupación y comercio. Aunque importante para los colonos, el teatro norteamericano de la guerra de los Nueve Años fue de importancia secundaria para los estadistas europeos. A pesar de la superioridad numérica, los colonos ingleses sufrieron repetidas derrotas cuando Nueva Francia organizó efectivamente sus tropas francesas, milicias locales y aliados indios (en particular los algonquinos y abenakis), para atacar los asentamientos fronterizos. Casi todos los recursos enviados a las colonias por Inglaterra fueron para defender las Indias Occidentales inglesas, las joyas de la corona del imperio.

 

Teatro Bahía de Hudson

Primera batalla de Fort Albany 1.688

En la expedición de la bahía de Hudson (1.686), los franceses, en tiempo de paz, marcharon por tierra desde Quebec y capturaron los tres puestos ingleses en la bahía James. Los franceses habían dejado una guarnición en el fuerte Albany, Ontario (y posiblemente en la factoría Moose) y necesitaban enviar un barco para reabastecerse y sacar las pieles. La Compañía de la Bahía de Hudson se enteró de su pérdida en enero de 1.687 y apeló al Rey. Esto llevó a un año de negociaciones diplomáticas. En 1.688 la Compañía envió cinco barcos a la bahía. Dos fueron a su puesto en la factoría de York, uno fue a restablecer Rupert House, que los franceses habían quemado y dos fueron al fuerte de Albany en la costa oeste de la bahía de James. Sus instrucciones eran restablecer el comercio inglés y no usar la fuerza contra los franceses a menos que los franceses lo hicieran primero.

Mientras tanto, Pierre Le Moyne d’Iberville había obtenido el mando del Soleil d’Afrique y había vuelto a suministrar al fuerte Albany. En septiembre de 1.688, justo cuando se preparaba para irse, aparecieron el Churchill y el Yonge. Navegaron río arriba, desembarcaron 20 hombres y construyeron una barricada. Los ingleses tenían 85 hombres y los franceses, 16 canadienses y algunos marineros. Quince días después comenzaron a construir un fuerte durante el cual dispararon a 3 ingleses. La tregua se está rompiendo y los ingleses superaban en número a los franceses, el gobernador Marsh debería haber atacado, pero no lo hizo. En algún momento, los tres barcos se congelaron para el invierno. En diciembre los ingleses comenzaron a morir de escorbuto. Iberville capturó al médico inglés con la esperanza de aumentar la tasa de mortalidad. Se hizo una especie de tregua y hubo una cantidad considerable de ir y venir entre las dos fortalezas. Cuando había muerto suficientes ingleses de escorbuto, Iberville decidió actuar. Emboscaron una partida de corte de madera, capturaron a 20 hombres y luego atacaron el fuerte principal. El puesto se mantuvo durante varios días, pero cuando solo quedaban 8 hombres sanos, se rindió.

En primavera capturó las dos naves. En verano, navegó a través de la bahía hasta el fuerte Rupert y capturó al Esposo. Para entonces, Inglaterra y Francia estaban oficialmente en guerra, aunque todavía no había llegado a la bahía.

Guerra de los Nueve años en América o guerra del Rey Guillermo (1688-97). Teatro bahía de Hudson

Segunda batalla del fuerte Albany (1.693)

El fuerte, había sido capturado por una expedición francesa en 1.686 y sostenido por ellos en una batalla el año siguiente, fue defendido brevemente por cinco franceses, que luego abandonaron el fuerte y sus reservas de pieles a la llegada de una flota de la Compañía de la bahía de Hudson en el fuerte Albany, en el extremo sur de la bahía de Hudson.

 

Captura de la factoría de York (1.694)

En 1690, Iberville intentó tomar la factoría de York, pero fue expulsado por un barco inglés más grande. En 1.694 el gobernador Frontenac le entregó los buques el Salamandre y el Poli. Iberville llegó al río Nelsonel 14 de septiembre. El fuerte fue cercado y el 14 de octubre se rindió. (La guarnición inglesa consistía principalmente de comerciantes, empleados y obreros, y no tenían suficiente leña para soportar un largo asedio).

Entre los 53 hombres que se rindieron estaba Henry Kelsey. El puesto pasó a llamarse fuerte Bourbon. Como era tarde en la temporada, tanto los canadienses como sus cautivos tuvieron que pasar el invierno allí. Para cuando el hielo se desheló, muchos de ambos bandos habían muerto de escorbuto. Iberville esperó, esperando capturar los barcos de suministro anuales ingleses. En septiembre no habían llegado, por lo que dejó a 70 hombres en el fuerte y navegó a La Rochelle con una valiosa carga de pieles.

La victoria de Iberville fue anulada por dos factores. El año anterior (1.693) los ingleses habían recapturado el fuerte Albany al sur en la bahía de James. Diez meses después de que Iberville dejara tres fragatas de la Royal Navy al mando de William Allen, recapturó la factoría de York.

 

Batalla de la bahía de Hudson o de la factoría de York (5 de septiembre de 1.697)

El buque insignia de Iberville, el Pélican (44 cañones), era parte de un escuadrón francés más grande enviado para disputar el control inglés de la bahía de Hudson. Iberville mandaba el Pélican, y el capitán Pierre el Moyne (50 cañones); Serigny mandaba el Profond (fragata/ almacén de 32 cañones); Boisbriant mandaba el Vesp (fragata de 24 cañones). El Palmier (fragata de 24 cañones) el Serigny (24 cañones) un bergantín de suministro (12 cañones) fue aplastado por la bolsa de hielo.

Antes de la batalla, el Pélican se separó del resto de la escuadra francesa en medio de una densa niebla, pero D’Iberville eligió seguir adelante. Esto preparó el escenario para una acción de una sola nave espectacular pero poco conocida contra grandes probabilidades.

Cuando el Pélican navegó hacia el sur hacia un clima más claro, se acercó al puesto comercial de la factoría de York, y un grupo de soldados desembarcó para explorar el fuerte. El capitán D’Iberville permaneció a bordo del barco. Mientras la partida en la costa estaba explorando el fuerte, D’Iberville vio las velas y los mástiles de los barcos que se acercaban. Pensando que era el resto de su escuadrón había llegado, se dispuso a reunirse con ellos. D’Iberville se dio cuenta de que los barcos no eran franceses, sino que eran, un escuadrón inglés cuando uno disparó a través de la proa del Pélican.

El escuadrón inglés estaba compuesto por el buque de guerra Hampshire (46 cañones) bajo el capitán Fletcher, el Hudson’s Bay (32 cañones) mandado por el capitán Nicholas Smithsend y el Dering (36 cañones) del capitán Michael Grimington. El brulote Love del capitán Lloyd, que también se había unido a la expedición, fue aplastado por el hielo posteriormente en el paso del estrecho de la bahía de Hudson.

Iberville, con su partida en la costa fuera de alcance, eligió presentar dar batalla. La batalla comenzó como una carrera, pero después de dos horas y media, Iberville cerró contra los ingleses y se produjo un brutal enfrentamiento contra el Pélican y el Hampshire, hasta que el Hampshire se fue alcanzado en la santabárbara y explotó. El Hudson’s Bay se rindió y el otro barco, el Dering, huyó cuando el Hampshire se hundió. La batalla había sido tan salvaje que el Pélican no pudo perseguir a al Dering, Iberville varó su barco para salvar a su tripulación. Más tarde, el mercante capturado, el Hudson’s Bay, también se perdió

La llegada del resto del escuadrón francés poco después llevó a la rendición de la factoría de York el 13 de septiembre de 1.697 y la continuación de la notable carrera de Iberville.

Batalla de la bahía de Hudson o de la factoría de York (5 de septiembre de 1.697). Lucha entre el buque francés Pelican en el centro y los ingleses Hampshire y el Hudson’s Bay.

 

Teatro de Nueva Inglaterra, Acadia y Terranova

El teatro de Nueva Inglaterra, Acadia y Terranova es también conocido como guerra de Castin o guerra del padre Jean Baudoin.

En abril de 1.688, el gobernador Andros saqueó la casa de Castine y el pueblo en la bahía de Penobscot (Castine, Maine). Más tarde, en agosto, los ingleses asaltaron la aldea francesa de Chedabouctou. En respuesta, Castin y la confederación Wabanaki participan en la campaña de la costa Noreste de 1688 a lo largo de la frontera de Nueva Inglaterra / Acadia. Comenzaron el 13 de agosto de 1.688 en Nueva Dartmouth (Newcastle), matando a unos colonos. Pocos días después mataron a dos personas en Yarmouth en la primera batalla. En Kennebunk, en el otoño de 1.688, los miembros de la confederación mataron a dos familias.

 

Asedio de Pemaquid (del 2 al 3 de agosto de 1.689)

El fuerte de Pemaquid (actual Bristol en Maine) estaba bajo el mando del teniente James Weems y estaba significativamente bajo de fuerzas, después de que la mayor parte de su guarnición hubiera desertado a raíz de la revuelta y el derrocamiento del gobernador Edmund Andros en Boston, Massachusetts, a principios de año. El número de soldados se redujo a 30 y muchos de ellos estaban en un estado de motín. La fuerza india rodeó el fuerte, capturando o matando a la mayoría de los colonos en el campo cerca del fuerte. El teniente Weems presentó una defensa por un día, pero después de sufrir muchas bajas (Weems y 23 de la guarnición que habían resultado heridos), se rindió. Los indios abenaki permitieron a Weems y sus hombres regresar a Boston. El 4 de agosto, los abenaki quemaron el fuerte y el cercano asentamiento de Jamestown.

Massachusetts respondió a la incursión enviando a 600 hombres a la región fronteriza. Dirigidos por el comandante Jeremiah Swaine de Reading, Massachusetts, los soldados se reunieron el 28 de agosto de 1.689 y luego recorrieron la región. Los nativos mataron a 10 de los hombres de Swaine en Falmouth. A pesar de la presencia de Swaine, los nativos atacaron el río Oyster (Durham, New Hampshire ) y mataron a 21 y tomaron varios prisioneros. Swaine fue luego reemplazada por el comandante Benjamin Church.

Uno de los cautivos que el Maliseet llevó a su pueblo principal , Meductic , en el río Saint John, fue John Gyles , quien creó una de las pocas narrativas de cautiverio que surgieron de Nueva Escocia/Acadia. El otro hermano de John, Thomas, escapó del sitio. El tercer hermano de John Gyles, James, también fue capturado al mismo tiempo por el Penobscot y, finalmente, trasladado al fuerte Pentagouet (actual Castine, Maine ) donde fue torturado y quemado vivo en la hoguera.

El fuerte en Pemaquid fue reconstruido en piedra en 1692–93 y pasó a llamarse fuerte William Henry. Cuatro años más tarde, d’Abbadie de Saint-Castin y la confederación Wabanaki lo capturarían nuevamente.

Nueva Inglaterra se vengó de estas redadas enviando al coronel Benjamin Church para atacar Acadia. Durante la guerra del Rey Guillermo, Church llevó cuatro grupos de ataque de Nueva Inglaterra a Acadia (que incluía la mayor parte de Maine) contra los acadios y miembros de la confederación Wabanaki. En la primera expedición a Acadia, el 21 de septiembre de 1.689, Church y 250 soldados defendieron a un grupo de colonos ingleses que trataban de establecerse en Falmouth (actual Portland, Maine). De las tribus de la confederación Wabanaki murieron 21 de sus hombres, pero la defensa de Church fue un éxito y los nativos se retiraron. Church después regresó a Boston dejando al pequeño grupo de colonos ingleses sin protección. La primavera siguiente, más de 400 soldados franceses y nativos, bajo la dirección de Castin, destruyeron Salmon Falls (actual Berwick, Maine), y luego regresaron a Falmouth y masacraron a todos los colonos ingleses en la batalla del fuerte Loyal.

Guerra de los Nueve Años en América o del Rey Guillermo (1689-97). Teatros de Quebec, Nueva York y Nueva Escocia

Batalla de Port Royal (1.690)

Las milicias de Nueva Inglaterra, dirigidas por William Phips, tomaron represalias atacando Port Royal, la capital de Acadia. La batalla de Port Royal se inició el 9 de mayo de 1.690. Phips llegó con 736 hombres de Nueva Inglaterra en siete barcos ingleses. El gobernador de Méneval luchó durante dos días y luego capituló. La guarnición fue encarcelada en la iglesia, y el gobernador de Méneval fue confinado a su casa. Los residentes de Port Royal fueron obligados a jurar lealtad al rey.

Phips se retiró, pero unos buques de guerra de Nueva York llegaron en junio, lo que dio lugar a más destrucción. Los marineros quemaron y saquearon el asentamiento, incluyendo la iglesia parroquial. La fuerza de Nueva Inglaterra se retiró de nuevo, y Villebon, el gobernador de Acadia, trasladó la capital a un territorio más seguro hacia el interior en el fuerte Nashwaak (actual Fredericton, New Brunswick). El fuerte Nashwaak siguió siendo la capital hasta después de la guerra, cuando Port Royal fue restaurada como la capital en 1.699.

En la segunda expedición de Church a la Acadia, llegó con 300 hombres a la bahía Casco y el 11 de septiembre de 1690. Su misión era aliviar el fuerte de Pejpescot (actual Brunswick, Maine), que había sido tomada por la confederación Wabanaki. Él subió por el río Androscoggin al fuerte Pejepscot. A partir de ahí siguió 40 millas (64 km) río arriba para Livermore Falls y atacó una aldea natal. Los hombres de Church dispararon a tres o cuatro hombres nativos cuando se retiraban. Church descubrió cinco cautivos ingleses en las tiendas indias, masacro a seis o siete nativos y tomó nueve presos. A los pocos días, en represalia, los miembros de la confederación Wabanaki atacaron a Church en el cabo Elizabeth, punta de Purpooduc, matando a 7 de sus hombres e hiriendo a otros 24. El 26 de septiembre, Church volvió a Portsmouth, Nueva Hampshire.

Durante la guerra del Rey Guillermo, cuando la ciudad de Wells contenía alrededor de 80 casas y cabañas de madera amarradas a lo largo del camino del poste, fue atacada el 9 de junio de 1.691, por cerca de 200 indígenas norteamericanos comandados por el sachem Moxus. Pero el capitán James Converse y su milicia defendieron con éxito la guarnición del teniente José Storer, que estaba rodeado por una empalizada.

Otro sachem, Madockawando, amenazó con volver el siguiente año “y que sacaría al perro de Converse de su guarida“.

Los nativos se retiraron, fueron a York y el cabo Neddick y abordaron un barco, matando a la mayoría de la tripulación. También quemaron una aldea.

A principios de 1.692, un grupo de unos 150 abenakis mandados por oficiales de Nueva Francia regresó a York, matando a cerca de 100 de los colonos ingleses y quemando edificios en lo que se conocería como la masacre de la Candelaria.

La tercera expedición de Church a Acadia durante la guerra fue en 1.692 cuando se asoló Penobscot (actual isla india, Maine) con 450 hombres. Church y sus hombres luego fueron a asaltar Taconock (Winslow, Maine).

En 1693, las fragatas de Nueva Inglaterra atacaron Port Royal de nuevo, quemando casi una docena de casas y tres graneros llenos de grano.

El 18 de julio de 1.694, el soldado francés Claude-Sébastien de Villieu con cerca de 250 abenakis de Norridgewock bajo el mando de su sagamore (jefe supremo), Bomazeen (o Bomoseen) asaltaron el asentamiento inglés de Durham, Nueva Hampshire, en la “Masacre del río Oyster“. En total, la fuerza francesa y nativa mató a 45 habitantes y tomó 49 cautivos, quemaron de la mitad de las viviendas, entre ellos cinco guarniciones. También destruyeron cultivos y mataron el ganado, causando hambruna y la miseria de los sobrevivientes.

Guerra de los Nueve Años en América. Asalto de indios a una casa

Asedio de Pemaquid (1.696)

En 1.696, Nueva Francia y las tribus de la confederación Wabanaki, liderados por San Castine y Pierre Le Moyne d’Iberville, regresaron y se enfrentaron en una batalla naval en la bahía de Fundy antes de pasar a asaltar Pemaquid, Maine. Tras el asedio de Pemaquid (1696), d’Iberville condujo una fuerza de 124 canadienses, acadios, Mi’kmaq y abanakis en la campaña de la península de Avalón. Destruyeron casi todos los asentamientos ingleses en Terranova, más de 100 Ingleses murieron, muchas veces ese número de capturados, y casi 500 deportados a Inglaterra o Francia.

En represalia, Church siguió con su cuarta expedición a Acadia y llevó a cabo una redada de represalia contra las comunidades de Acadia en el istmo de Chignecto y el fuerte Nashwack (actual Fredericton, New Brunswick), que entonces era la capital de Acadia. Él comando a sus tropas personalmente a asaltar la aldea de Chignecto, saqueando sus artículos para el hogar, quemando sus casas y matando su ganado.

 

Batalla de Carbonear (1.697)

El 24 de enero de 1.697, doscientos residentes permanentes de Carbonear se retiraron a la isla Carbonear y rechazaron con éxito el ataque francés e indio el 31 de enero. Iberville tenía solo 70 hombres, el resto se dispersó en escaramuzas locales, aldeas y presos. Dejando Carbonear Iberville, atacó Old Perlican (4 de febrero), bahía Verde (6 de febrero), Hants Harbor (7 de febrero), New Perlican y Hearts Content (9 de febrero). En muchos casos los pescadores locales habían huido a Carbonear. Hubo un intento fallido de intercambio de prisioneros (18 de febrero). Frustrado, Iberville despidió a Brigus (11 de febrero) y puerto de Tumba (11 de febrero). La isla Carbonear continuó resistiendo, pero Iberville incendió su asentamiento evacuado el 28 de febrero antes de partir.

Iberville luego se dirigió al contenido del corazón antes de caminar en un pequeño grupo a través del istmo de la Península Avalon. Llegó el 4 de marzo a Plaisance. Iberville luego recogió su botín de guerra, sus tropas dispersas y aproximadamente 200 prisioneros en la bahía de Boulle (del 18 de marzo al 18 de mayo). Los ataques franceses por mar en los remanentes de los asentamientos continuaron hasta la primavera (del 27 de marzo al 19 de abril).

Iberville nunca regresó a Terranova. Estas redadas devastaron los asentamientos ingleses de Terranova, que Iberville no alcanzó y la isla retenida en Carbonear. Se estima que el del ochenta por ciento de las familias fueron asesinadas, abandonaron la aldea, fueron tomadas prisioneras o fueron deportadas.

Sin embargo, los ingleses pudieron recuperar su territorio de Terranova en el verano de 1.697 con una fuerte fuerza de ayuda de 1.500 soldados. Encontraron los puertos de St. John’s y todos los ingleses en Avalon abandonados, saqueados y todos los edificios destruidos. Los ingleses lentamente comenzaron a reconstruirse y reasentarse. Como resultado de la campaña, el gobierno inglés creó defensas permanentes en Terranova. Anteriormente, los ingleses no habían construido fortificaciones permanentes o guarniciones en Terranova, ya que se consideraba una base de pesca estacional. Sin embargo, la campaña devastadora de Iberville había demostrado la amenaza para la colonia mal defendida. El año siguiente comenzó la construcción de fortificaciones de ingeniería profesional en el fuerte William.

 

Teatro de Quebec y Nueva York

También en agosto de 1.689, 1500 iroqueses, buscando venganza por las acciones del gobernador general Denonville, atacaron el asentamiento francés en Lachine. Cuente Frontenac, quien reemplazó a Denonville como gobernador general, más tarde atacó el pueblo iroqués de Onondaga. Nueva Francia y sus aliados indios atacaron asentamientos fronterizos ingleses a principios de 1.690, sobre todo en Schenectady, Nueva York.

Esto fue seguido por dos expediciones. Una de ellas, la milicia colonial de Connecticut dirigida por el general Fitz-John Winthrop, dirigida a Montreal; la otra, dirigida por William Phips, dirigidos a Quebec.

 

Batalla de Quebec (1.690)

En 1.690, William Phips fue nombrado general de división por Massachusetts para comandar una expedición contra la Acadia francesa. Navegó con siete embarcaciones con un “regimiento de infantería” provincial de 450 personas, y Port Royal se rindió el 21 de mayo. Su gobernador, Luis-Alexandre des Friches de Menneval , tenía solo unos 70 hombres, y no tenía cañones montados, y no habría podido resistir.

Esto sorprendió a los colonos franceses, quienes temían que su ciudad capital sería el próximo objetivo. Quebec no tenía fortificaciones extensas en 1.690, y toda la parte terrestre de la ciudad al norte y al oeste estaba expuesta, particularmente en las llanuras de Abraham. El conde Frontenac regresó a Canadá para un segundo mandato como gobernador general, y ordenó la construcción de una empalizada de madera para cerrar la ciudad desde la fortaleza en el Château Saint-Louis hasta el río Saint-Charles. El preboste supervisó la construcción de once reductos de piedra pequeños en ese enclave, lo que habría protegido contra el cañón. Frente a las llanuras en el lado oeste estaba el punto fuerte de las defensas hacia el interior: un molino de viento llamado Mont-Carmel, donde había una batería de tres cañones. La línea de empalizada terminó en el lado este de la ciudad, cerca del hospital. Las baterías que miraban al río también se mejoraron, con ocho cañones montados junto al Château y seis de 18 libras en los muelles. También se habían colocado obstáculos temporales en la calle que conducía a la ciudad alta.

Mientras tanto, un grupo de guerra móvil de 150 milicianos de Albany y guerreros iroqueses bajo el mando del capitán John Schuyler marchó y viajó en canoa a Montreal, imitando las tácticas de la pequeña guerra (expediciones de largo alcance en territorio enemigo) perfeccionadas por los colonos franceses. La expedición de Schuyler fue diseñada para tomar Montreal y atacar a las fuerzas francesas al sur de Quebec, permitiendo que la flota de Boston navegase contra la capital sin oposición. La viruela, la falta de suministros y los desacuerdos entre los oficiales hicieron que la mayoría de las milicias e iroqueses se volvieran enojados, dejando a Schuyler con una fracción de los 855 hombres prometidos por las autoridades de Nueva Inglaterra. El 4 de septiembre, los asaltantes ingleses atacaron asentamientos al sur de Montreal, matando a unos 50 habitantes en medio de sus cosechas. Demasiado débil para arriesgarse en una batalla con la guarnición de la ciudad, Schuyler cerró la invasión de Nueva Inglaterra y se volvió a casa. Así, cuando Phips fue visto en Tadoussac, Frontenac ordenó a las guarniciones de Montreal y Trois-Rivières que se apresuraran a la capital amenazada. Cuatro días después, el gobernador llegó a Quebec con 200 a 300 soldados liberados por el fracaso de la invasión de Schuyler, levantando considerablemente el espíritu de resistencia de la capital.

 

Llegada de Phips

Mientras que las colonias de Nueva Inglaterra y Nueva York despacharon una fuerza por tierra contra Montreal, que prácticamente no logró nada, Massachusetts lanzó una expedición separada contra Quebec. Toda la operación había sido financiada mediante la emisión de bonos en papel contra el botín que se esperaba cuando se tomase la ciudad. La expedición constaba de unos 32 barcos (solo cuatro de los cuales eran gran tamaño) y más de 2.300 milicianos de Massachusetts, y estaba bajo el mando general de Phips, el vencedor en Port Royal. Su salida se retrasó hasta bastante tarde en el verano porque estaba esperando (en vano) la llegada de municiones adicionales de Inglaterra. En consecuencia, cuando la expedición de Phips partió de Hull el 20 de agosto, no tenía suficientes municiones. El mal tiempo, los vientos contrarios y la falta de pilotos familiarizados con el río San Lorenzo obstaculizaron el progreso, y Phips no ancló en la cuenca de Quebec hasta el 16 de octubre.

Frontenac, un oficial astuto y experimentado, llegó a Quebec desde Montreal el 14 de octubre. Cuando llegaron todas las milicias que había convocado, tenía casi 3.000 hombres para defender el lugar. Los neoyorquinos habían estado “bastante seguros de que los franceses cobardes y efímeros no serían rival para sus fuertes hombres“, pero en realidad sucedió lo contrario. Frontenac tenía motivos de confianza, ya que poseía una fuerza de tres batallones regulares coloniales que ciertamente eran superiores a las compañías de aficionados de Phips, en el caso de que no fueran necesarios, ya que las milicias canadienses lograron repeler a los grupos de desembarco de Phips. Además, la ciudad estaba “ubicada en la posición natural más fuerte“. No solo tenía impresionantes acantilados y cabo Diamante, sino que la costa este era tan poco profunda que los barcos no podían acercarse y se necesitarían embarcaciones de desembarco.

El 16 de octubre, Phips envió al comandante Thomas Savage como enviado para entregar una citación de rendición a Frontenac. El encuentro ha sido descrito como una aplicación de la guerra psicológica. Antes de la lucha, Frontenac llevó a los enviados de Phips con los ojos vendados a través de las turbas en las calles de Quebec para enmascarar su inferioridad numérica. Luego, en el Château Saint-Louis, Frontenac y muchos de sus oficiales en sus mejores atuendos escucharon al enviado mientras exigía la rendición de la ciudad. Asombrado por este “majestuoso Salón lleno de hombres valientes de Martiall“, Savage hizo todo lo posible para entregar el ultimátum de Phip.

Savage les dijo que tenían una hora para cumplir, y luego sacó su reloj. El orgulloso y temperamental Frontenac estaba tan enfurecido que quería que el enviado fuera colgado ante la vista completa de la flota inglesa, y fue solo por el obispo de Quebec, François de Laval, que se calmó. Solicitado una respuesta por escrito, Frontenac respondió: “No tengo otra respuesta que hacerle a su general que no sea desde la boca de mis cañones y mosquetes”.

Savage aceptó su venda con alivio y fue llevado de regreso a su nave. El consejo de guerra de Phips fue extremadamente molesto por la respuesta, pues esperaba caer en una ciudad indefensa y en pánico. Esa tarde se escucharon los tambores y los quince que se acercaban a Quebec, seguidos de fuertes vítores de la ciudad: Louis-Hector de Callière había llegado con la milicia restante de Montreal, dando a Frontenac una ventaja numérica sobre los neoyorquinos.

Batalla de Quebec 1690. El conde de Frontenac, gobernador de Nueva Francia, rechazando las demandas inglesas de rendición. Acuarela de Charles William Jefferys

La batalla

Los habitantes de Nueva Inglaterra vieron que el único lugar posible para romper las defensas era en el lado noreste de la ciudad, donde las paredes eran más débiles. Su plan era desembarcar su fuerza principal en la costa de Beauport al este del río Saint Charles, y hacer que cruzara el río en los barcos de la flota, junto con los cañones de campaña. Cuando la fuerza de desembarco estuviese en las alturas al oeste de Quebec, la flota atacaría la ciudad y desembarcaría una segunda fuerza allí. Frontenac había esperado que el ataque terrestre viniera de Beauport, y las orillas del río ya se habían construido con fortificaciones de campo en el lado suroeste. Propuso luchar solo una acción de escaramuza allí, manteniendo a sus regulares en reserva para una batalla al estilo europeo en el campo abierto al oeste de Quebec.

Sin embargo, la batalla abierta nunca tuvo lugar. La fuerza de desembarco inglesa de 1.200 miembros del comandante John Walley, el segundo al mando de Phips, nunca cruzó el Saint Charles. Frontenac había enviado fuertes destacamentos de milicianos canadienses bajo Jacques Le Moyne de Sainte-Hélène, junto con algunos indios, a las áreas boscosas al este del río. Cuando los ingleses desembarcaron el 18 de octubre, fueron inmediatamente hostigados por la milicia canadiense, mientras que los barcos desembarcaron erróneamente los cañones de campaña en el lado equivocado de San Carlos. Mientras tanto, los cuatro grandes barcos de Phips, bastante contrarios al plan, anclaron delante de Quebec y comenzaron a bombardear la ciudad hasta el 19 de octubre, momento en el que los ingleses habían agotado la mayor parte de sus municiones. Las baterías de la costa francesa también demostraron ser eficaces, y los barcos fueron alcanzados hasta que los aparejos y los cascos sufrieron graves daños; la bandera del buque insignia de Phips, el Seis Amigos, fue derribada y cayó al río, y bajo una lluvia de mosquetes, un atrevido grupo de canadienses remó una canoa hasta la nave para capturarla. Triunfantemente llevaron la enseña al gobernador.

Batalla de Quebec 1690. La artillería francesa disparando a los barcos ingleses

Durante el bombardeo, la fuerza terrestre bajo Walley permaneció inactiva, sufriendo frío y quejándose de la escasez de ron. Después de un par de días miserables, decidieron ocupar las posiciones de la orilla e intentar superar los movimientos de tierras franceses. Partieron el 20 de octubre “en la mejor tradición europea, con tambores y colores desplegados”, pero hubo una escaramuza en el borde del bosque. Los neoyorquinos no pudieron hacer frente al fuerte fuego canadiense mantenido, y los cañones de bronce disparados en el bosque no tuvieron efecto. Aunque Sainte-Hélène fue mortalmente herida, 150 de los atacantes murieron en acción y fueron completamente desanimados. Hicieron una retirada en un estado de casi pánico el 22 de octubre, incluso abandonando cinco cañones en la orilla.

 

Secuelas

Los días 23 y 24 de octubre, se negoció y efectuó un intercambio de prisioneros, y los barcos zarparon hacia Boston. Aunque el propio relato de Phips sobre la expedición solo admitió 30 muertos en combate, la viruela y el accidente marítimo registraron alrededor de 1.000 más.

La derrota de Phips fue completa y desastrosa; afortunadamente para los franceses, ya que faltaba comida para alimentar a la gran fuerza reunida para defender Quebec en caso de un sitio prolongado. El propio Phips no había mostrado talentos militares naturales para compensar su falta de experiencia. Sin embargo, se puede argumentar que la ausencia de soldados entrenados y los suministros adecuados habían condenado la empresa al fracaso desde el principio.

Ambos bandos aprendieron de la batalla. La victoria francesa mostró que para tomar Quebec, el cañón de “Old England tendría que ser traído“. De manera similar, Frontenac se dio cuenta de que las defensas necesitaban una mejora significativa, y en 1692, le dio al ingeniero del rey Josué Berthelot de Beaucours la tarea de diseñar una fortaleza que pudiera resistir un asedio de estilo europeo. Esto se retrasó por el invierno canadiense, y el trabajo comenzó en el verano de 1.693 en una muralla de tierra con grandes bastiones para cercar la ciudad, y se apuntaron estacas de madera para rematar las murallas. Inmediatamente después del asedio, se construyó una batería completa, conocida como la “batería real”. Tenía la forma de un pequeño bastión, y tenía bocas de fusil para cubrir ambos lados del Saint Laurence y el río en sí.

Las expediciones de Quebec y Port Royal fueron las únicas grandes ofensivas de Nueva Inglaterra durante la guerra del rey Guillermo; para el resto de la guerra los colonos ingleses se dedican principalmente a operaciones defensivas, escaramuzas y ataques de represalia.

Las cinco naciones iroquesas sufrieron de la debilidad de sus aliados ingleses. En 1.693 y 1.696, los franceses y sus aliados indios arrasaron pueblos iroqueses y destruyeron sus cultivos, mientras que los colonos de Nueva York permanecieron pasivos.

Después de que los ingleses y franceses firmaran la paz en 1.697, los iroqueses, ahora abandonados por los colonos ingleses, se mantuvieron en guerra con Nueva Francia hasta 1.701, cuando la paz se acordó en Montreal entre Nueva Francia y un gran número de iroqueses y otras tribus.

 

Secuelas de la guerra

El tratado de Ryswick, firmado en septiembre 1.697 puso fin a la guerra entre las dos potencias coloniales, revirtiendo las fronteras coloniales al statu quo ante bellum. La paz no duraría mucho; y en el espacio de cinco años, las colonias se vieron envueltas en la siguiente fase de las guerras coloniales, la guerra de la Reina Ana. Después de la finalización de la guerra con Francia en 1.701, los iroqueses se mantuvieron neutrales en ese conflicto, no participan en las hostilidades activas contra uno y otro lado. Las tensiones se mantuvieron altas entre los ingleses y las tribus de la confederación Wabanaki, quienes de nuevo lucharon con los franceses en la guerra de la reina Ana, con el conflicto que se caracteriza por frecuentes incursiones en Massachusetts, incluyendo uno en Groton en 1.694, en la que fueron secuestrados los niños, y la masacre de Deerfield en 1.704, en la que se tomaron más de 100 cautivos que fueron enviados hacia el norte a Montreal para el rescate o la adopción por los mohawk y los franceses. Para el final de la guerra, los nativos tuvieron éxito en matar a más de 700 Ingleses y a capturar más de 250 km a lo largo de la frontera de Acadia / Nueva Inglaterra.

El tratado de Ryswick fue insatisfactorio para los representantes de la compañía de la Bahía de Hudson. Dado que la mayoría de sus puestos comerciales en la bahía de Hudson se habían perdido manos de los franceses antes de que comenzara la guerra, el estado de status quo ante bellum significaba que permanecieron bajo control francés. La empresa recuperó sus territorios en la mesa de negociación cuando el tratado de Utrecht puso fin a la guerra de la Reina Ana.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-01. Última modificacion 2019-02-01.