Edad Moderna Segunda y Tercera Guerra Civil Inglesa (1648-49) Final de Cromwell

El protectorado de Cromwell (1653-58)

A su vuelta, Cromwell trató de influir en los miembros del Parlamento para que establecieran la fecha de las siguientes elecciones, uniendo a los tres reinos bajo una sola política y poniendo en marcha una iglesia nacional tolerante. Sin embargo, el “Parlamento Rabadilla” (Rump Parliament) vaciló en la elección de fecha para las elecciones, y aunque puso en marcha una libertad básica de conciencia, no consiguió elaborar una alternativa a los impuestos religiosos, ni logró desmantelar otros aspectos de la situación religiosa existente. Frustrado, Cromwell acabó disolviendo el Parlamento en 1.653.

Cromwell disolviendo el Parlamento Rabadilla (Rump Parliament) en 1653. Original Macmillan Poster

Durante este periodo Cromwell también se enfrentó a desafíos en su política exterior. La Primera Guerra Anglo-Holandesa, que estalló en 1.652, contra las Provincias Unidas de los Países Bajos, fue finalmente ganada por el almirante Robert Blake en 1.654.

Tras la disolución del parlamento Rabadilla (Rmup), el poder pasó temporalmente a un consejo que debatió sobre la forma que debía tomar la constitución.

Éste aceptó la sugerencia del general Thomas Harrison de formar un sanedrín de santos. Cromwell no suscribía los puntos de vista apocalípticos y Quintomonarquistas de Harrison, quien veía un sanedrín como el punto de arranque del reino de Jesucristo sobre la tierra. Pero le atraía la idea de una asamblea constituida por una mezcla de sectas. En su discurso de inauguración de dicha asamblea, el 4 de julio de 1.653, Cromwell dio gracias a la Divina Providencia, a la que consideraba responsable de haber llevado a Inglaterra hasta ese punto y de haberles iniciado en su misión divina: “Ciertamente Dios os ha llamado a esta tarea mediante, creo, las más maravillosas providencias que jamás han recaído sobre los hijos de los hombres en tan corto tiempo“. A veces llamado el “Parlamento de los Santos”, la asamblea fue finalmente conocida como el “Parlamento Barebone”, en un juego de palabras empleando el nombre de uno de sus miembros, Praise-God Barebone. Finalmente, la asamblea recibió el encargo de encontrar un acuerdo permanente constitucional y religioso. Cromwell fue invitado a unirse a la misma, pero declinó la oferta. Sin embargo, el fracaso de la asamblea en alcanzar sus objetivos llevó a sus miembros a votar a favor de su disolución el 12 de diciembre de 1.653.

Tras la disolución del Parlamento Barebone, John Lambert impulsó una nueva constitución conocida como el Instrumento de Gobierno, muy parecida a las Principales Propuestas (Heads of Proposals) anteriores. Convertía a Cromwell en Lord Protector de por vida para alcanzar “la máxima magistratura y la administración del gobierno“. Tenía el poder de convocar y disolver parlamentos, pero obligado por el Instrumento a buscar el voto de la mayoría para el Consejo de Estado. Sin embargo, el poder de Cromwell estaba también reforzado por su gran popularidad en el ejército, al que había ampliado durante las guerras civiles, y al que prudentemente conservó después en buena forma. Cromwell aceptó el juramento como Lord Protector el 15 de diciembre de 1.653.

La rivalidad comercial con España en las Indias condujo a la Guerra Anglo-Española. Como Lord Protector estaba bien al tanto de la contribución que la comunidad judía había protagonizado en el desarrollo económico de Holanda, que se había convertido en el principal rival comercial de Inglaterra. Eso, combinado con la tolerancia de Cromwell hacia el derecho de culto privado para todos los no puritanos evangélicos, le llevó a aprobar el reasentamiento de los judíos en Inglaterra, 350 años después de que los expulsara Eduardo I de Inglaterra, con la esperanza de que ayudarían a acelerar la recuperación de la nación tras las guerras civiles.

El Primer Parlamento del Protectorado se reunió el 3 de septiembre de 1.654, y tras algunos gestos iniciales aprobando medidas que había tomado Cromwell, empezó a trabajar en un programa moderado de reformas constitucionales. En lugar de oponerse a las reformas del Parlamento, Cromwell lo disolvió el 22 de enero de 1.655.

Durante los primeros años del Protectorado de Cromwell, los conspiradores realistas planearon un levantamiento contra el gobierno para restaurar la monarquía por la fuerza. Inicialmente, se esperaba que una insurrección en Inglaterra se pudiera coordinar con el Levantamiento de Glencairn en Escocia, pero resultó imposible organizar los grupos dispersos de monárquicos ingleses y la insurgencia en Escocia fue derrotada de manera decisiva por las fuerzas del Protectorado en julio de 1.654. Un grupo de los conspiradores conocidos como el Nudo Sellado fueron comisionados por el exiliado Carlos II para coordinar la actividad monárquica clandestina en Inglaterra y comenzaron a operar en 1.654. Sin embargo, el Nudo Sellado procedió con cautela y realizó pocos progresos. Un grupo más militante conocido como el Partido Acción surgió durante la segunda mitad de 1.654 e hizo los preparativos para una serie de levantamientos realistas coordinados en todo el país organizados a través de seis asociaciones regionales encabezadas por prominentes realistas locales. También se intentó reclutar presbiterianos y parlamentarios que estaban desilusionados con el régimen de protectorado.

 

Batalla de Dalnspidal (19 de julio de 1.654)

El conde de Glencairn levantó al clan MacGregor de Rannoch en apoyo realista. No tuvo dificultades para reclutarlos porque uno de sus oponentes era el conde de Argyll, un Campbell, uno de sus enemigos hereditarios. Alexander, el duodécimo jefe del Clan Robertson condujo a sus hombres desde Fea Corrie. Se reunió con las fuerzas de John Middleton, primer conde de Middleton por encima de Annat y marcharon juntos por el antiguo camino hacia Loch Garry.

La noche del 19 de julio de 1.654, Thomas Morgan, lord protector de Escocia sorprendió al conde de Middleton, cerca de Loch Garry en el paso de Drumochter. La caballería realista se había separado de la infantería. Cuando las fuerzas superiores de Morgan avanzaron hacia ellos, la mayoría de la caballería de Middleton huyó, dejando a la infantería desprotegida. A medida que la caballería de Morgan continuaba avanzando, la infantería realista también se volvió y huyó.

La batalla de Dalnaspidal rompió la insurrección realista en las Tierras Altas. Aunque herido, Middleton logró escapar a las montañas, pero nunca fue capaz de reunir una fuerza sustancial de nuevo. Monck quería que todos los líderes del levantamiento fueran ejecutados, pero el lord Protector y el Consejo prometieron un perdón a todos los que se sometieran. William, conde de Glencairn se rindió ante el general Monck en septiembre de 1.654. Middleton escapó de regreso al continente y se reincorporó a Carlos II en Colonia a principios de 1655.

 

Sublevación de Penruddock (1.655)

A principios de 1.655, los dos grupos de conspiración ofrecían consejos contradictorios al Rey y el levantamiento previsto se pospuso varias veces durante los primeros meses de 1.655. El Nudo Sellado declaró que no era el momento adecuado para un levantamiento, pero el Partido de Acción protestó contra demora adicional y solicitó la autoridad de Carlos para proceder. En la confusión resultante, los realistas occidentales no fueron notificados de un cambio vital del plan. Un contingente de jinetess armados de Wiltshire y Somerset se dirigió a una cita en Salisbury programada para el 13 de febrero. Los conspiradores se dispersaron tan pronto como se dieron cuenta de que el levantamiento había sido pospuesto, pero habían llamado la atención y las autoridades fueron alertadas. En las semanas siguientes, varios de los principales realistas occidentales fueron arrestados, incluido el coronel Walter Slingsby, el coronel Francis Wyndham y John Grenville.

Finalmente, el 8 de marzo de 1.655 fue seleccionado como el día del levantamiento. El conde de Rochester cruzó a Inglaterra el 19 de febrero para encabezar a los insurgentes y Carlos se mudó de Colonia a Middelburgo en los Países Bajos con la esperanza de cruzar cuando el levantamiento cobrase impulso. Sin embargo, los detalles de la conspiración eran conocidos por el gobierno a través de la red de espías y de inteligencia de John Thurloe. En Londres, una red de distribución de armas se rompió a principios de 1.655 y varios conspiradores clave fueron arrestados. El posterior refuerzo de la Torre de Londres y otras guarniciones impidió la posibilidad de una insurrección exitosa en Londres o en los condados circundantes, pero Rochester y otros agentes monárquicos creían que todavía había suficiente apoyo en las provincias para proceder. El 27 de febrero, Rochester salió de Londres rumbo a Yorkshire, que se esperaba fuera la región decisiva, en medio de los rumores de que Sir Thomas Fairfax tenía la intención de declarar su apoyo.

Sublevación de Penruddock 1.655. Fuente  www.bcw-project.org

La noche del 8 de marzo, una fuerza de entre 100 y 300 realistas se reunieron en Marston Moor cerca de York con el conde de Rochester a la cabeza. Los insurgentes esperaban que simpatizantes en York les abrieran las puertas de la ciudad. Cuando se hizo evidente que el plan había fallado, Rochester no pudo evitar que el pánico se extendiera entre sus seguidores. Los insurgentes huyeron en todas direcciones, abandonando sus armas en el páramo. El levantamiento en otras regiones no tuvo más éxito. Unos 80 realistas se reunieron en Morpeth en Northumberland con la intención de capturar Newcastle pero huyeron cuando un cuerpo de tropas de Berwick casualmente pasó cerca. Otro grupo de alrededor de 200 se reunieron en la abadía de Rufford en Nottinghamshire con la intención de marchar hacia el norte para reunirse con los realistas de Yorkshire. Este grupo también se dispersó rápidamente cuando quedó claro que el apoyo a la insurrección era insignificante. Un levantamiento planeado en Cheshire no llegó a nada y un intento de tomar el castillo de Shrewsbury fue frustrado.

Los realistas del sur, bajo la dirección del coronel John Penruddock, planeaban ocupar Winchester en Hampshire el 8 de marzo y tomar a los magistrados que estaban realizando las audiencias del condado. La trama parecía tan bien organizada que Rochester envió a Joseph Wagstaffe, que lo había acompañado desde el continente, para unirse a Penruddock como asesor militar. Sin embargo, cuando la guarnición de Winchester fue reforzada como precaución de rutina, Penruddock y Wagstaffe dudaron. Decidieron cambiar la ubicación y el momento de su plan, cuando se enteraron de que los magistrados se estaban trasladando a Salisbury para continuar las audiencias el 12 de marzo.

Durante la noche del 11 de marzo, varios cientos de insurgentes montados se reunieron en Clarendon Park, a 5 km al sudeste de Salisbury. Penruddock y Wagstaffe condujeron a sus tropas a la ciudad antes del amanecer de la mañana siguiente. Los rebeldes ocuparon la plaza del mercado, requisaron caballos y liberaron de la cárcel a todos los prisioneros que aceptaran unirse a ellos. El Alto Sheriff de Wiltshire y los jueces que conducían las audiencias del condado fueron arrestados en sus camas. Wagstaffe quería colgarlos inmediatamente como representantes del odiado Protectorado, pero Penruddock y otros intervinieron para salvar sus vidas. Después de proclamar a Carlos II, los insurgentes de Penruddock partieron de Salisbury a eso de las 8 de la mañana del 12 de marzo, tomando como rehén al Alto Alguacil, aún en camisón.

La fuerza rebelde de unos 400 hombres marchó hacia el oeste a través de Blandford, Sherborne y Yeovil pidieron a los realistas de Dorset y Somerset que se alzaran y se unieran a ellos. Muy pocos respondieron. Mientras tanto, las guarniciones del gobierno en los condados circundantes se movilizaron y Cromwell nombró a John Disbrowe mayor general de Occidente, con órdenes de reprimir el levantamiento. El 14 de marzo, antes de que Disbrowe pudiera tomar una acción efectiva, la fuerza de Penruddock llegaron a la ciudad de South Molton en Devon, donde una tropa de jinetes de Exeter mandada por el coronel Unton Croke los alcanzó. Después de una lucha callejera desordenada, los insurgentes se rompieron y huyeron y el esperado levantamiento realista terminó.

Joseph Wagstaffe logró escapar, pero Penruddock y otros cabecillas fueron hechos prisioneros. Posteriormente fueron juzgados por traición ante un jurado en Exeter. Penruddock argumentó que oponerse a Cromwell no podía constituir una traición ya que el poder del Protector no había sido sancionado legalmente por el Parlamento. Sin embargo, fue declarado culpable y sentenciado a muerte. De un total de 33 insurgentes condenados a muerte, 12 fueron ejecutados, incluido Penruddock, que fue decapitado en Exeter el 16 de mayo. Los otros fueron transportados a Barbados, junto con la mayoría de los otros insurgentes tomados prisioneros en South Molton.

El conde de Rochester huyó al sur de Yorkshire disfrazado. Fue arrestado en Aylesbury, en Buckinghamshire, pero escapó sobornando a un posadero a cuyo cargo había quedado. Después de muchas aventuras, logró reincorporarse a Carlos II en Colonia. Joseph Wagstaffe también escapó al continente.

 

 

Cromwell Lord Protector

Aunque el levantamiento realista no resultó efectivo, tuvo un profundo efecto en las medidas de seguridad dentro del Protectorado. Los arrestos generalizados siguieron y la actitud de Cromwell se endureció. Se impusieron restricciones más estrictas a los realistas conocidos y se los obligó a pagar el “impuesto de decimación” para financiar una nueva milicia para complementar el ejército regular. Seis meses después del levantamiento de Penruddock, Cromwell introdujo el gobierno militar directo en Inglaterra y Gales bajo el gobierno de los Mayores Generales. Dividió Inglaterra en distritos militares gobernados por mayores generales que solo respondían ante él. Los quince generales, llamados “gobernadores divinos” eran imprescindibles no solo para la seguridad nacional, sino también para la cruzada moral de Cromwell. No sólo supervisaban las fuerzas de la milicia y las comisiones de seguridad, sino que recaudaban los impuestos y aseguraban el apoyo al gobierno en las provincias inglesas y galesas.

Se establecieron comisionados en cada condado para asegurar la paz en la Commonwealth. Mientras algunos de ellos eran políticos de carrera, la mayoría eran puritanos radicales que recibieron a los generales con los brazos abiertos y se embarcaron en su trabajo con entusiasmo. Sin embargo, los generales duraron menos de un año. Muchos les veían como una amenaza a su autoridad y sus esfuerzos reformistas. Su posición quedó aún más maltrecha cuando el Segundo Parlamento del Protectorado, constituido en septiembre de 1.656, votó en contra de una propuesta de impuestos hecha por el mayor general John Desborough con el fin de proveer su tarea de recursos financieros. Finalmente, fue la incapacidad de Cromwell de apoyar a sus hombres, sacrificándolos a sus oponentes políticos, lo que causaría la caída de todos ellos. Además, sus actividades entre noviembre de 1.655 y septiembre de 1.656 habían reabierto las heridas de la década de 1.640 y ampliado las antipatías hacia el régimen.

Oliver Cromwell y su secretario John Milton, Recibiendo una delegación pidiendo ayuda para los protestates de Saboya. Autor Charles West Cope

En 1.657, el Parlamento ofreció a Cromwell la corona, como parte de una nueva modificación constitucional, creando un gran dilema a aquel que había sido un instrumento en la abolición de la monarquía. Durante seis semanas se debatió entre dudas, intentando decidirse. Aunque le atraía la estabilidad que el gobierno ganaría con el cargo, en un discurso del 13 de abril de 1.657, dejó bien claro que la providencia divina había hablado en contra de la figura real: “No trataré de establecer aquello que la Providencia ha destruido y arrojado al polvo, y no construiré Jericó de nuevo”. La referencia a Jericó hablaba de un momento anterior, en 1.655: cuando Cromwell supo de la derrota de una expedición contra la isla de La Española, en las Antillas Mayores, se comparó a sí mismo con Acán, que había cosechado una derrota para los israelitas tras llevar de vuelta a su campamento parte del saqueo conseguido durante la captura de Jericó.

En su lugar, Cromwell fue ceremoniosamente reinstaurado como Lord Protector, con mayores poderes de los que había ostentado hasta entonces, en el palacio de Westminster, sentado en la silla del rey Eduardo que había sido trasladada a la Abadía de Westminster especialmente para la ocasión. El evento imitaba en gran parte una coronación, usando muchos de sus símbolos y parafernalia, como la capa púrpura con bordes de armiño, la espada de justicia y el cetro (pero sin corona ni orbe). Lo más notable fue que el cargo de Lord Protector siguió sin ser hereditario, aunque Cromwell ahora podía nombrar a su sucesor. Sus nuevos derechos y poderes fueron redactados en la Humilde Petición y Consejo, un instrumento legislativo que reemplazó al Instrumento de Gobierno. Sin embargo, el mismo Cromwell se esforzó por minimizar su propio papel, describiéndose a sí mismo como un condestable o guardián.

 

 

Muerte de Cromwell 1.658

Se cree que Cromwell padecía malaria (probablemente contraída durante sus campañas en Irlanda) y de cálculo renal. En 1.658 sufrió ambas a la vez: un rebrote repentino de las fiebres provocadas por la malaria, seguido inmediatamente por un ataque de síntomas propios del cálculo renal. Un médico veneciano siguió la enfermedad que acabó causando la muerte de Cromwell, afirmando que sus médicos personales lo estaban tratando mal, lo que lo llevó a un rápido declive y a la muerte. Sin duda aceleró su decaimiento la muerte de su hija favorita, Elizabeth Cromwell, el 29 de agosto a los 29 años. Murió en Whitehall el 3 de septiembre de 1.658, el aniversario de sus grandes victorias en Dunbar y Worcester.

 

 

La restauración 1.660

Tras la muerte de Oliver Cromwell en 1.658, las oportunidades de Carlos para recuperar la corona inglesa parecieron menguar. A Cromwell le sucedió su hijo, Richard Cromwell, como Lord Protector, pero se trataba de un hombre sin dotes para el mando ni deseo de ejercerlo y abdicó en 1.659. El protectorado de Inglaterra fue abolido y se estableció la Commonwealth Inglesa. Durante el periodo de inestabilidad civil y militar que siguió, George Monck, gobernador de Escocia, preocupado por la anarquía reinante en la nación, determinó restaurar la monarquía. Monck y su ejército marcharon hasta la ciudad de Londres donde, con amplio apoyo popular, forzaron al llamado Parlamento Largo a disolverse. Por primera vez en casi 20 años los miembros del Parlamento tuvieron que enfrentarse a unas elecciones generales.

Resultó elegida una Cámara de los Comunes con claro predominio de la facción realista. Reunida el 25 de abril de 1.660 la nueva asamblea, denominada Parlamento de la Convención, tuvo noticias de la declaración de Breda (4 de abril de 1.660), en la que Carlos acordaba, entre otras cosas, perdonar a muchos de los enemigos de su padre. Como consecuencia, el 8 de mayo el Parlamento decretó de inmediato que Carlos II fuera el soberano legítimo desde la ejecución de Carlos I en 1.649.

Carlos partió hacia Inglaterra, desembarcando en Dover el 23 de mayo de 1.660. Llegó a Londres el 29 de mayo, fecha considerada la oficial de la Restauración, y que coincidía con el trigésimo cumpleaños de Carlos. Aunque este decretó una amnistía para los seguidores de Cromwell en el acta de Inmunidad y Olvido, no perdonó a los jueces y autoridades involucrados en el juicio y ejecución de su padre. Algunos de los regicidas fueron ejecutados en 1.660; a otros se les sentenció a cadena perpetua. A los cadáveres de Oliver Cromwell, Henry Ireton y John Bradshaw se les sometió a la indignidad de una ejecución póstuma.

Restauración de la monarquia inglesa 1660. Carlos entrando en Londres el 26 de mayo

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-22. Última modificacion 2018-08-22.