Edad Moderna Segunda y Tercera Guerra Civil Inglesa (1648-49) Tercera Guerra Civil Inglesa. Campaña de Cromwell en Escocia (1650-51)

Antecedentes

El Consejo de Estado de la Commonwealth en Londres se alarmó cuando se enteró del tratado de Breda, y resolvió montar una invasión inmediatamente de Escocia para evitar la posibilidad de un ataque escocés contra Inglaterra.

El comandante del ejército de la Commonwealth Thomas Fairfax se mostró reacio a dirigir una ofensiva contra los escoceses y renunció a su comisión en junio de 1650. Oliver Cromwell fue nombrado comandante en jefe en su lugar, con Charles Fleetwood como segundo. Los generales John Lambert y George Monck mandaban la caballería y la infantería, respectivamente. El ejército de Cromwell comprendía 7 regimientos de caballería, 9 de infantería y 6 compañías de dragones del coronel Okey, que suman unos 15.000 efectivos en total. Marchando al norte por York, Durham y Newcastle, Cromwell reunió sus fuerzas en Berwick-on-Tweed el 19 de julio de 1.650. Después de enviar mensajeros a Escocia para proclamar la rectitud de la causa de la Commonwealth, Cromwell cruzó la frontera el 22 de julio de 1.650. Crucialmente, el ejército fue apoyado por una flota de suministros comandada por el general del mar Richard Deane.

El Parlamento escocés estaba al tanto de los preparativos ingleses para la invasión y, el 25 de junio de 1.650, ordenó un nuevo reclutamiento de unos 10.000 infantes y 3.000 jinetes para reforzar el ejército del pacto. Se ordenó un nuevo impuesto el 3 de julio. Alexander Leslie, conde de Leven, fue nuevamente nombrado comandante del ejército escocés con David Leslie como segundo al mando. Leven era considerado el mejor soldado de Escocia, pero tenía alrededor de 70 años. A pesar de que presentó su renuncia como comandante en jefe por razones de edad y enfermedad, el gobierno escocés se negó a aceptarlo con la inminente invasión inglesa. En la práctica, el control diario de las operaciones del ejército fue delegado a David Leslie, mientras que Leven retuvo el mando estratégico general. Los generales serían supervisados por una comisión que representaba al partido Kirk encabezado por Archibald Johnston de Wariston. Los comisionados insistieron en que no se podía llevar a cabo ninguna operación militar o de instrucción en sábado e intentaron purgar el ejército de todos los potenciales engagers y partidarios realistas. A medida que se desarrollaba la campaña, los comisionados también comenzaron a interferir en las decisiones militares sobre estrategia y táctica.

 

 

Primer avance de Cromwell

El ejército escocés todavía se estaba reuniendo cuando Cromwell cruzó la frontera de Berwick el 22 de julio de 1.650. Lord Leven planeó jugar con el tiempo y dirigió la construcción de una extensa línea de terraplenes entre Edimburgo y Leith que permitió al ejército escocés tomar una posición defensiva inexpugnable. Asegurado detrás de las líneas, Leven entrenó a sus reclutas sin instruir y esperó a que llegara el último de los refuerzos del norte. Al igual que Ormond en Irlanda, planeó dejar que la enfermedad y el hambre desgastaran a los invasores antes de moverse contra ellos, y el verano de 1.650 demostró ser particularmente frío y húmedo. Leven también ordenó la destrucción de todos los cultivos y la eliminación de todo el ganado entre Edimburgo y la frontera para que el ejército de Cromwell tuviera que obtener todos sus suministros desde Inglaterra.

Cromwell se movió rápidamente para ocupar el puerto protegido en Dunbar a fin de asegurar una ruta marítima para sus suministros. Para el 29 de julio, el ejército inglés había avanzado hasta unos kms de Edimburgo. Cromwell se dio cuenta rápidamente de que las líneas de defensa escocesas eran demasiado fuertes para arriesgarse a un asalto directo. Mientras los buques de guerra ingleses bombardeaban Leith, Cromwell desplegó sus tropas en orden de batalla en un intento de sacar al ejército escocés de sus defensas. A pesar de las exhortaciones del comité covenante, sin embargo, lord Leven estaba decidido a evitar una batalla campal y sus fuerzas se mantuvieron tercamente atrincheradas detrás de las defensas. Para empeorar las cosas para los ingleses, las fuertes lluvias comenzaron a caer el 30 de julio y Cromwell se vio obligado a retroceder a Musselburgh. Cuando los ingleses se retiraban, los lanceros escoceses salieron de Edimburgo para hostigar a la retaguardia. Durante las feroces escaramuzas, el mayor general Lambert fue herido y hecho prisionero. Mientras lo conducían hacia Edimburgo, el teniente Empson del regimiento de caballería de Cromwell encabezó un ataque y lo rescató. Durante las primeras horas del 31 de julio, el coronel Montgomery encabezó una incursión en el campamento de Musselburgh e infligió varias bajas.

Enfrentamiento de Musselburgh, antes de la batalla de Dunbar en 1.650. Cuando se retiraba el ejército de Cromwell, los lanceros escoceses derrotaron a los fuertemente armados ironsides. Autor Graham Turner

La posición en Musselburgh resultó insostenible debido a que el mal tiempo impidió que los suministros se desembarcaran allí. El clima y la escasez de provisiones ya estaban produciendo una alta tasa de enfermedad entre las tropas inglesas. El 6 de agosto, Cromwell retiró su ejército a Dunbar.

 

Segundo avance de Cromwell

Cromwell era reacio a luchar contra los covenantes, con quienes compartía convicciones religiosas similares. A principios de agosto de 1.650, apeló directamente al clero escocés, pidiéndoles que consideraran si Carlos Stuart era un rey apropiado para un pueblo piadoso. Hubo signos de duda entre los líderes y oficiales covenantes. El Kirk instó a Carlos a firmar una declaración que negaba la religión de sus padres y afirmaba su propia fidelidad al Pacto, lo que se negó a hacer. Los líderes covenantes se alarmaron por la aparente popularidad de Carlos entre las tropas escocesas cuando recorrió las líneas del ejército en los alrededores de Edimburgo e insistió en que se retiraría a través del Firth de Forth hacia Dunfermline.

Mientras el debate sobre la integridad personal de Caarlos continuaba, Cromwell resolvió hacer un segundo intento para traer a lord Leven a la batalla y avanzó desde Dunbar el 11 de agosto.

Cromwell planeó rodear Edimburgo hacia el sur y restablecer el contacto con la flota inglesa de suministros en Queensferry, al oeste de Edimburgo. Esta maniobra permitiría a los ingleses operar a ambos lados del Firth de Forth y también cortaría las líneas de comunicación de Leven con Stirling y el oeste de Escocia, lo que obligaría a los escoceses a salir al espacio abierto.

El 13 de agosto, el ejército inglés ocupó las colinas Braid al sur de Edimburgo. Habiendo establecido su campamento, Cromwell intentó abrir negociaciones para un acuerdo pacífico con oficiales escoceses que desconfiaban de Carlos. Sin embargo, el 16 de agosto, Carlos firmó la declaración de fidelidad de Kirk al Pacto, que fue aceptada por el clero. Varios oficiales escoceses devotos aún dudaban de la sinceridad de Carlos, pero ninguno estaba preparado para cambiar de bando. Sin esperanza de un acuerdo pacífico y los suministros escaseando, Cromwell se retiró a Musselburgh.

Durante la segunda quincena de agosto, los ejércitos escocés e inglés maniobraron alrededor de Edimburgo. Leven bloqueó la ruta a Queensferry enviando fuerzas para ocupar la colina de Corstorphine. Cromwell avanzó para asaltar y capturar Red Hall, una casa solariega fortificada que dominaba el cruce del Water of Leith el 24 de agosto y llegó al pueblo de Gogar unos pocos kilómetros al oeste de Edimburgo cuatro días después. Sin embargo, Leven continuó manteniendo una fuerte posición defensiva y los ingleses no pudieron abrirse paso hacia Queensferry. Con la enfermedad en su ejército, Cromwell ordenó una vez más la retirada a Musselburgh el 28 de agosto.

Con los ingleses en retirada, los escoceses pasaron a la ofensiva. lord Leven se quedó en Edimburgo, mientras que el general Leslie avanzó con el ejército de la Alianza para seguir los movimientos de Cromwell y observar una oportunidad ventajosa para atacarle. Mientras que la caballería escocesa hostigaba a la retaguardia inglesa, una brigada de infantería trabajó para bloquear la carretera de Dunbar a Berwick, cortando así la ruta de escape de Cromwell por tierra y evitando la posibilidad de que llegaran refuerzos desde Inglaterra.

Batalla de Dunbar 3 de septiembre de 1.650. Movimientos previos. Fuente  www.bcw-project.org

 

 

Batalla de Dunbar (3 de septiembre de 1.650)

El 1 de septiembre de 1.650, Leslie ocupó una posición dominante en la colina Doon en el borde de las colinas de Lammermuir con vistas al campamento inglés en Dunbar. Atrapado entre el mar por un lado, la inexpugnable posición de los covenante por el otro, y con el camino de regreso a Inglaterra bloqueado, parecía que Cromwell no tenía otra opción que intentar evacuar a sus tropas por mar.

En la mañana del 2 de septiembre, sin embargo, los covenantes bajaron de las alturas dominantes de la colina Doon para atacar al ejército inglés en terreno llano, esta decisión se ha atribuido tradicionalmente al comité del Kirk que acompañaba al ejército, y ha sido ampliamente condenado como un error táctico. Sin embargo, la fortaleza de la posición escocesa impedía cualquier posibilidad de que Cromwell atacara las empinadas laderas de la colina Doon. Al carecer de artillería pesada, los escoceses no podían hacer nada para obstaculizar al ejército inglés. Además, el mal tiempo empeoraba y el ejército escocés no tenía abrigo contra el viento y la lluvia en la expuesta cima de la colina.

Durante la mañana y la tarde del 2 de septiembre, el ejército covenante bajó de la colina y se detuvo en un arco alineado con el curso de un arroyo llamado Broxburn, con la costa en el flanco derecho. A la izquierda de la posición escocesa, el Broxburn fluía por un profundo barranco; a la derecha, hacia la costa, el terreno era llano y la ruta era cruzada por la carretera de Dunbar a Berwick.

Mientras el ejército escocés volvía a desplegarse, Cromwell llevó al ejército inglés hacia adelante desde Dunbar para formar una línea de batalla en el lado norte del arroyo Broxburn. La escaramuza estalló durante la tarde del 2 de septiembre cuando una guardia avanzada de lanceros se adelantó para cubrir las engorrosas maniobras cuando los escoceses se trasladaron a sus nuevas posiciones. Al caer la noche, la carretera de Berwick fue bloqueada con éxito. A Cromwell le quedó una opción entre evacuar a su ejército por mar o forzar un camino a través del bloqueo escocés para escapar por tierra. Sin embargo, al observar la nueva posición escocesa, Cromwell y Lambert identificaron un fallo táctica en el despliegue. La línea escocesa estaba incómodamente posicionada entre el arroyo Broxburn y las laderas de la colina Doon, dejando el centro y el flanco izquierdo con poco margen de maniobra. En un consejo de guerra esa noche, los oficiales ingleses acordaron montar un asalto total en el flanco derecho escocés a primera hora de la mañana siguiente, con el objetivo de envolver el flanco y desbaratar toda la posición escocesa y atacar el centro.

 

Despliegue inicial

Durante la noche, mientras los escoceses descansaban incómodamente en los campos empapados por la lluvia, Cromwell usó la oscuridad y la fuerte lluvia para cubrir el redespliegue de su ejército. La línea de batalla a lo largo de Broxburn fue abandonada y el ejército inglés apilado, una brigada detrás de otra, cruzando la carretera de Berwick. Alrededor de 7.500 soldados de infantería y 3.500 de caballería estaban en condiciones de luchar en la mañana del 3 de septiembre.

La brigada principal estaba comandada por el mayor general Lambert, comprendía los regimientos de caballería de Lambert, Fleetwood y Whalley. Detrás de Lambert, el coronel Robert Lilburne mandaba una segunda brigada de caballería formada por los regimientos de Lilburne, Hacker y Twistleton. Las dos brigadas de caballería probablemente serían de 1.500 hombres cada una.

Detrás la 3 brigadas de infantería en columna al mando general del teniente general Fleetwood, delante La brigada de infantería mandada por coronel George Monck con unos 2.000 hombres, que comprendía los regimientos de Monck, Malverer y Fenwick, detrás la brigada del coronel Pride con unos 2.500 hombres que comprendía su propio regimiento y los regimientos de infantería de Cromwell (mandado por el teniente coronel Goffe) y el de Lambert, detrás la brigada del coronel Overton con unos 2.500 hombres que comprendía los regimientos de Coxe, Daniel y Charles Fairfax.

A retaguardia como reserva el propio regimiento de caballería de Cromwell, acompañado de dos compañías de dragones del coronel John Okey. El resto de los dragones de Okey montaban guardia a lo largo del borde del arroyo Broxburn para cubrir la artillería inglesa, que se había desplegado en terreno elevado para dominar el ala izquierda escocesa.

Batalla de Dunbar 3 de septiembre de 1.650. Despliegue de fuerzas

La disposición del ejército escocés no se conoce con exactitud. La mayoría de la caballería estaba situada en el ala derecha entre la carretera de Berwick y la costa, frente a la vanguardia inglesa. El comandante general Robert Montgomery debería haber ordenado la primera línea, pero puede no haber estado presente durante la batalla. El coronel Archibald Strachan mandaba la segunda línea de la caballería, en total, el ala derecha de la caballería tenía alrededor de 2.500 jinetes. Una brigada de caballería estaba estacionada en el ala izquierda, probablemente mandada por el coronel William Stewart. Entre las alas de la caballería, había cinco brigadas de infantería. La brigada de James Lumsden estaba en el lado derecho más cercano a la carretera de Berwick, con la brigada del mayor general Holbourne en el extremo izquierdo. Entre ellos estaban estacionadas las brigadas de James Campbell de Lawers, el general de división Pitscottie y el coronel John Innes.

 

 

La batalla

La batalla de Dunbar comenzó aproximadamente a las 04,00 horas del 3 de septiembre de 1.650, cuando la vanguardia inglesa, bajo el teniente general Fleetwood, avanzó para asegurar los cruces del arroyo Broxburn en el flanco derecho escocés. Los piquetes escoceses fueron rechazados, pero dieron la voz de alarma. Cuando la brigada de infantería de Monck avanzó para apoyar a la caballería de Fleetwood, estalló un feroz tiroteo y un intercambio de artillería. La fuerte lluvia había disminuido y las nubes se estaban abriendo, por lo que durante un tiempo la lucha continuó a la luz de la luna. Después de casi una hora, ambos bandos dejaron de disparar y esperaron a que llegara la primera luz, que llegó a alrededor de las 05,30 horas.

Muchos de los altos oficiales escoceses habían dejado sus unidades durante la noche para buscar refugio del mal tiempo. Los escoceses no se habían reagrupado por completo cuando el ataque inglés se reanudó con la primera luz. El ataque fue encabezado por el regimiento de caballería del general de división Lambert, que avanzó rápidamente a través del Broxburn y derrotó a la primera línea de lanceros de Montgomery en el flanco derecho escocés. Sin embargo, mientras los soldados de Lambert se reagrupaban, el coronel Strachan recuperó la segunda línea escocesa y lideró un contraataque que obligó a Lambert a cruzar de nuevo el Broxburn.

Batalla de Dunbar 3 de septiembre de 1.650. Cromwell en la batalla. Autor Andrew Carrick Gow

Mientras tanto, Monck lideró la vanguardia de la infantería a través del Broxburn para atacar a la brigada de James Lumsden en el lado derecho de la línea de infantería escocesa. La brigada de Lumsden reunió alrededor de 2.000 hombres, pero estaba compuesta casi en su totalidad por reclutas. Además, es posible que los mosqueteros inexpertos de Lumsden hubieran disparado todas sus municiones durante el tiroteo previo al amanecer. La brigada se colapsó casi de inmediato bajo el impacto del ataque de Monck. Lumsden mismo fue herido y tomado prisionero. Sin embargo, el impulso del avance de Monck se detuvo cuando James Campbell, de la brigada de Lawers, se volvió para hacer frente al ataque. La brigada de Lawers se mantuvo firme y Monck fue rechazado.

Aunque el asalto inglés inicial había fallado, Cromwell inmediatamente ordenó que la brigada de infantería del coronel Pride se moviera en apoyo de Monck. Dirigida por el propio regimiento de infantería de Cromwell bajo el mando del teniente coronel Goffe, la brigada de Pride giró hacia la derecha y maniobró para atacar a Campbell con los hombres de Lawers a empuje de pica. Mientras las brigadas de infantería se enfrentaron, Lambert llevó la brigada de caballería del coronel Lilburne de la segunda línea y atacó a los lanceros de Strachan de frente. La carga de Lambert fue apoyada por el propio regimiento de caballería de Cromwell, que, bajo el mando del comandante Packer, cruzó el Broxburn por la orilla del mar y se movió hacia arriba para atacar el flanco derecho de la caballería de Strachan. Bajo la presión de un doble ataque desde el frente y el flanco, el ala derecha de la caballería escocesa se rompió y huyó.

Batalla de Dunbar 3 de septiembre de 1.650. Mosqueteros ingleses durante la batalla. Se les ve formados en tres filas de profundidad, y hacen fuego al mismo tiempo. Autora Christa Hook.

En lugar de perseguir a la caballería escocesa que huía, Cromwell y Lambert reagruparon a los soldados ingleses victoriosos, que cantaron el Salmo 117 mientras se preparaban para la siguiente etapa de la batalla. Como Cromwell había previsto, la posición escocesa estaba constreñida y las brigadas de infantería restantes no pudieron maniobrar con eficacia. Además, la derrota de la caballería escocesa abrió la posibilidad de una victoria decisiva sobre el ejército de Leslie, en lugar de simplemente romper el bloqueo de la carretera de regreso a Inglaterra.

Las brigadas de infantería del coronel Pride y Campbell de Lawers continuaban su lucha empujando con las picas y golpeando con las culatas de los mosquetes mientras la batalla de caballería se desarrollaba en el ala derecha escocesa. Cromwell ahora estaba en condiciones de utilizar su caballería para inclinar la balanza en la lucha de infantería. Liderado por el comandante Packer, el regimiento de caballería de Cromwell se abrió paso para cargar el flanco y la retaguardia de la brigada de Lawers. Una vez más, la intervención de Packer resultó decisiva. Con el apoyo de la caballería en el flanco, la infantería de Pride avanzó y la brigada de Lawers fue rebasada.

Batalla de Dunbar 3 de septiembre de 1.650. Los ironsides de Cromwell rompen la línea de la infantería escocesa. Fuente Royal Stamps

La destrucción de la brigada de Lawers señaló el colapso de la posición escocesa. El regimiento de John Haldane de Gleneagles luchó en una desesperada acción retardadora cuando el centro y el ala izquierda del ejército de Leslie huyeron a través del Broxburn al oeste del campo de batalla y se dirigieron hacia el norte. El regimiento de Haldane fue cortado; el propio Haldane fue muerto, junto con su teniente coronel y comandante. Los escoceses que huían fueron perseguidos y hostigados por la caballería inglesa a lo largo del camino de regreso a Haddington en una larga batalla.

Batalla de Dunbar 3 de septiembre de 1.650. La última posición de la brigada de Lambert. Autor Graham Turner

La batalla de Dunbar duró dos horas. Cromwell afirmó que 3.000 escoceses fueron muertos en la batalla y otros 10.000 hechos prisioneros, por la pérdida de solo 30 hombres del ejército de la Commonwealth. Toda la artillería escocesa y los bagajes fueron capturados y se tomaron 2.000 banderas (colores). Aunque la estimación de Cromwell de las pérdidas escocesas es probablemente exagerada, fue indudablemente una derrota seria para los covenantes.

La derrota de los covenantes en Dunbar se considera la mayor de las victorias de Cromwell. El Parlamento resolvió que se otorgarse una medalla especial para ser presentada a todos los rangos que lucharon en la batalla. La medalla Dunbar fue la primera de su tipo para un ejército inglés; no hubo otra hasta la batalla de Waterloo en 1.815.

 

 

Secuelas

En su informe posterior a la batalla al presidente del parlamento inglés, Cromwell describió la victoria como “… una de las más importantes misericordias que Dios ha hecho por Inglaterra y su pueblo …“. Como resultado de la destrucción del ejército escocés, pudo marchar sin oposición a Edimburgo y rápidamente ocupó la capital escocesa, aunque el castillo de Edimburgo bajo el mando deWalter Dundas resistió hasta finales de diciembre. Los prisioneros escoceses heridos fueron liberados, pero unos 5.100 fueron obligados a marchar hacia el sur, hacia Inglaterra, para evitar cualquier intento de rescatarlos. Las condiciones de la marcha fueron tan espantosas que muchos murieron de inanición, enfermedad o agotamiento. Muchos murieron por enfermedad y hambre en la marcha de ocho días o durante el período posterior de encarcelamiento en la catedral de Durham. Hacia el 11 de septiembre, cuando llegaron a la catedral de Durham donde serían encarcelados, solo 3.000 soldados escoceses todavía estaban vivos. Después de unos meses, de los 1.400 supervivientes, 900 fueron transportados como trabajadores contratados a las colonias inglesas de Nueva Inglaterra, Virginia y el Caribe, los otros 500 fueron enviados a Turenne para su servicio en Francia.

En septiembre de 2.015, los arqueólogos de la universidad de Durham anunciaron que después de 18 meses de trabajo habían concluido que los esqueletos encontrados en fosas comunes cerca de la catedral de Durham eran los restos de soldados escoceses hechos prisioneros después de la batalla. Los cuerpos se descubrieron por primera vez en 2.013 durante la construcción de un nuevo café para la biblioteca Verde del Palacio de la Universidad, en el sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO. La evidencia arqueológica parecía mostrar que los cuerpos habían sido arrojados a una fosa común sin signos de ceremonia, simplemente fueron arrojados a la fosa.

Después de la derrota escocesa en la batalla de Dunbar, el general David Leslie reagrupó los restos del ejército covenante en Stirling, determinado a permanecer a la defensiva hasta que pudiera volver a construir sus fuerzas. Carlos Stuart no se inmutó por la derrota, creyendo que los escoceses se inclinarían ahora a alejarse del Kirk (iglesia presbiteriana) y mirarían a los realistas para expulsar a Cromwell de Escocia. El principal consejero militar de Carlos, John Middleton, comenzó a reclutar un ejército realista en las Tierras Altas.

Durante el otoño de 1.650, Cromwell intentó por medios pacíficos persuadir a los covenantes de la rectitud de la causa de la Commonwealth.

 

 

La Asociación Occidental

Un grupo de alianza fundamentalista conocido como los remonstrantes esperaban inducir a Cromwell a abandonar Escocia, comprometiéndose a expulsar a Carlos y a los realistas. Sin embargo, Carlos consolidó su posición con el gobierno escocés al ganar influencia sobre el Comité de Estados a pesar de las dudas con respecto a su sinceridad religiosa. Los oficiales fundamentalistas, el coronel Ker y el coronel Strachan se negaron a servir bajo los realistas y tomaron el mando del inactivo ejército de la Asociación Occidental, que originalmente había sido formado por los covenantes para la defensa del suroeste de Escocia durante la crisis Engager de 1.648. Cromwell consideró Asociación Occidental como una amenaza potencial y marchó contra Ker con el mayor general Lambert y ocho regimientos de caballería a finales de noviembre de 1.650.

En las primeras horas del 1 de diciembre, Ker atacó lo que pensó que era una pequeña fuerza inglesa que ocupaba el burgo de Hamilton. En una confusa batalla nocturna en las calles del burgo, Lambert tendió una emboscada y derrotó a los escoceses. Ker fue herido y hecho prisionero. Después de la derrota en Hamilton, la Asociación Occidental colapsó y sus fuerzas sobrevivientes se disolvieron.

 

 

El estancamiento

Cromwell controlaba el sur de Escocia, pero no fue capaz de desalojar o amenazar seriamente a David Leslie en su bastión de Stirling, que dominaba el cruce más bajo del río Forth y la ruta hacia Fife y el noreste de Escocia, donde covenantes y realistas estaban constantemente aumentando su fuerza. Los ingleses también fueron acosados por bandas de merodeadores conocidos como moss troopers, o mossers, formados por fugitivos de Dunbar que no se habían unido al ejército de Leslie. Inicialmente, pequeños grupos de mossers estuvieron involucrados en el robo de la carretera y la matanza de rezagados ingleses o mensajeros sin escolta pero gradualmente formaron bandas más grandes. Su hazaña más famosa ocurrió el 13 de diciembre cuando el capitán Augustine llevó a 120 hombres a Edimburgo. Después de hacer su entrada a través del puerto de Cannongate, los mossers galoparon hacia la calle principal en el castillo de Edimburgo para dejar los suministros de comida y la pólvora cargados en alforjas. Media hora después, volvieron a salir y escaparon.

El 1 de enero de 1.651, Carlos II fue coronado rey de Escocia por el marqués de Argyll en Scone. Después de su coronación, Carlos tomó el mando nominal del ejército escocés, aunque David Leslie retuvo el control operacional. John Middleton fue nombrado teniente general de Caballería y Edward Massie fue nombrado comandante del contingente realista inglés.

Cromwell cayó gravemente enfermo con fiebre durante febrero de 1.651 y sufrió ataques recurrentes de enfermedad hasta el verano, dejando al mayor general Lambert efectivamente al mando del ejército de la Commonwealth. Leslie estaba contento de construir la fuerza de su ejército en Stirling. Sin embargo, durante los meses de febrero y marzo, los subordinados de Cromwell, Monck y Deane, aseguraron el control de los ingleses en la orilla sur del Firth de Forth al asaltar y capturar bastiones escoceses en Tantallon y Blackness.

Campaña de Cromwell en Escocia en 1.651. Fuente  www.bcw-project.org

 

 

Batalla de Inverkeithing (20 de julio de 1.651)

Durante junio y principios de julio de 1651, Cromwell avanzó hacia Stirling, pero el general Leslie no estaba dispuesto a arriesgarse en una batalla campal y tenía en su inexpugnable posición defensiva. Cromwell decidió romper el punto muerto montando una invasión anfibia de Fife a través del Firth de Forth. Los barcos de fondo plano se construyeron especialmente para transportar a las tropas inglesas y el 17 de julio de 1.651, el coronel Overton encabezó la primera oleada a través del Forth en Queensferry, el punto más estrecho del estuario. La brigada de 1.600 hombres de Robert Overton estableció una cabeza de puente en la estrecha península de North Queensferry, en la orilla norte del Forth. Durante los siguientes dos días, otros 2.500 soldados cruzaron bajo el mando del mayor general Lambert.

Con los ingleses amenazando las líneas de suministro escocesas de Fife, Leslie envió al mayor general Holbourne y a John Browne con una fuerza de 4.000 soldados regulares y Maclean con los montañeses para acabar con la cabeza de puente inglesa.

La península de Ferry está separada del resto de Fife por un estrecho istmo, de aproximadamente unos 400 metros de ancho. Desde la tierra baja del istmo y la costa circundante, el centro está dominado por las colinas Ferry, que se elevan a 73 metros sobre el nivel del mar. Más allá de la península, al noroeste, la tierra se eleva de nuevo en la colina Castland y su vecina Meickle, entre los cuales la carretera se interna hacia el interior a través del estrecho valle de Dunfermline. Estas dos colinas también dominan la ruta costera a Rosyth y la carretera que conduce hacia el pueblo de Inverkeithing. Si los escoceses ocupaban esta posición, sería imposible para los ingleses hacer cualquier movimiento hacia delante. El ejército escocés avanzó a través de estas colinas el día 20 de julio; pero por razones que no están del todo claras, Brown fue atraído hacia abajo desde las alturas hacia el suelo más bajo cerca del istmo, mirando hacia las trincheras inglesas en las colinas Ferry ocupadas por Lambert y Overton, donde habían construido terraplenes y asentado una batería de cañones. En vista de la fuerte posición inglesa, Holbourne decidió retirar sus fuerzas, utilizando la caballería de Browne para cubrir la maniobra y retroceder un poco hacia el terreno más elevado. Lambert envió de inmediato al coronel John Okey y sus dragones para atacar su retaguardia. Frente a esta amenaza, Brown no tuvo más remedio que formar una línea de batalla en Whins, tres pequeñas elevaciones que eran estribaciones de las colinas Castland y Meickle hacia Inverkeithing, y cruzando el valle en dirección al castillo Rosyth. Lambert hizo sus propias disposiciones. El terreno a su izquierda era difícil y rocoso, por lo que concentró su mayor fuerza en la derecha: su propio regimiento de caballería, dos tropas de dragones y otras dos tropas de caballería, todos bajo el mando del coronel Okey. La infantería se colocó en el centro y la izquierda, los dragones y la caballería restantes. Robert Overton tomó el mando de una fuerza de infantería de reserva estacionada en la retaguardia.

Batalla de Inverkeithing 20 de julio de 1.651. Movimientos de fuerzas

Lambert esperó ser atacado en cualquier momento; pero durante una hora y media no pasó nada. A estas alturas ya había recibido la noticia de Cromwell de que había caído Linlithgow, y que el enemigo podría recibir refuerzos en cualquier momento. Ese era el momento de actuar. Su ejército avanzó, manteniendo la formación a través del cuello de botella del istmo. Los jinetes lanceros escoceses en el valle descendieron hacia la infantería de la izquierda, atravesando las finas con facilidad. Al ver el peligro, Lambert respondió ordenando avanzar su reserva de infantería de Overton, con el apoyo de una tropa de caballo, que se se introdujo en el flanco de los escoceses que avanzaban antes de que pudieran cambiar el frente. Contra el fuego de los mosqueteros y el largo alcance de las picas inglesas, los lanceros no tenían ninguna posibilidad. En un cuarto de hora, la lucha en ese lado del campo había terminado.

Lambert ahora era libre de concentrarse en atacar a la parte principal del ejército escocés en los alrededores los Whins. Contra la feroz disciplina del Ejercito Nuevo Modelo, los reclutas escoceses poco instruidos tenían pocas posibilidades. Pronto, una gran parte del ejército huyó aterrorizados, dejando que Brown se enfrentara a la embestida del enemigo con solo 200 jinetes y dos batallones de infantería montañeses. Los hombres de Lambert ocuparon las alturas, y los escoceses empujados de vuelta al terreno llano entre Hillfield y Pitreavie. Aquí, en uno de los episodios más famosos de la batalla de Inverkeithing, el clan Maclean del regimiento Mull, mandado por su jefe, Héctor, Maclean de Duart, rodeado por fuerzas enemigas superiores, luchó ferozmente en defensa de su jefe, gritando: “Fear eile airson Eachainn” (otro para Héctor), mientras se sacrificaban para proteger a su jefe, que finalmente fue muerto por un disparo de mosquete. La caballería inglesa persiguió a los covenantes que huían durante varios kilómetros. Unos 2.000 escoceses murieron en la batalla de Inverkeithing y otros fueron 1.400 capturados. La tradición del clan Maclean dice que su contingente comenzó la batalla con 800 hombres y solo 35 sobrevivieron. Los ingleses perdieron menos de 200 hombres. Sin embargo, James Balfour, un oficial de alto rango en el ejército de covenante, escribió en su diario que alrededor de 800 escoceses fueron muertos en total, de los cuales no más de 100 eran del Clan Maclean.

Batalla de Inverkeithing 20 de julio de 1.651. Última resistencia del clan Mclean

Las fuerzas de Cromwell habían tomado la iniciativa y asegurado un punto de apoyo vital en la orilla norte del Forth.

Con Leslie efectivamente inmovilizado en Stirling, y la flota inglesa con el control indiscutible del mar, Cromwell pudo transportar a la mayor parte de su ejército a través del Forth, dejando ocho regimientos para proteger a Edimburgo. Mientras el teniente general Monck irrumpió en los bastiones escoceses en Burntisland e Inchgarvie para consolidar la posición inglesa, Cromwell tomó su fuerza principal hacia el norte a través de Fife hacia Perth, que se rindió ante él el 2 de agosto.

Cromwell era consciente de que su avance hacia el norte dejaba abierto el camino hacia Inglaterra. Calculó que, en caso de una invasión, el ejército escocés-realista recibiría poco apoyo en Inglaterra y podría ser derrotado más decisivamente allí que en Escocia. Después de asegurar a Perth, Cromwell dejó a Monck con 6.000 soldados y la mayor parte del tren de artillería para atacar a Stirling y Dundee mientras tomaba la fuerza principal del ejército inglés hacia el sur.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-22. Última modificacion 2018-08-22.