Edad Moderna Segunda y Tercera Guerra Civil Inglesa (1648-49) Segunda Guerra Civil Inglesa. Campañas en Irlanda (1647-48)

Batalla de Dungan Hill (2 de agosto de 1.647)

Después de la derrota del rey Carlos en la Primera Guerra Civil Inglesa, el parlamento de Westminster dirigió su atención a la conquista de Irlanda. Se le ofrecieron términos lentos al marqués de Ormond por la rendición de Dublín y en junio de 1.647, los primeros contingentes del Ejército Nuevo Modelo desembarcaron en Irlanda bajo el mando del coronel Michael Jones. Ormond entregó Dublín a Jones el 19 de junio y entregó formalmente su espada de oficina a los comisionados del Parlamento en julio.

A principios de agosto, el coronel Jones, con alrededor de 4.000 infantes y 800 jinetes, salió de Dublín contra el ejército confederado de Leinster bajo el mando del general Preston, que estaba asediando la guarnición de Trim en el condado de Meath. El 4 de agosto, Jones unió sus fuerzas con las tropas gubernamentales de Drogheda y Dundalk para alcanzar unos 5.000 infantes, 1.500 jinetes y dos cañones de campaña. Cuando Jones se acercó, Preston levantó el asedio de Trim y se retiró a través del río Boyne, aparentemente con la intención de marchar sobre Dublín. Jones envió una avanzada de 500 jinetes para observar a los confederados mientras él los seguía con su fuerza principal. El ejército de Preston de 7.000 infantes, 1.000 jinetes y cuatro piezas de artillería avanzó lentamente y no avanzó más de 17 kms al sur de Trim cuando Jones lo alcanzó. Preston ocupó una fuerte posición defensiva en Dungan Hill, cerca de la actual villa de Summerhill.

El Ejercito Nuevo Modelo avanzando. Los mosqueteros proporcionado cobertura al frente. Autor Ernest Crofts

Las fuerzas de Preston se desplegaron de una manera poco ortodoxa con su mejor caballería formada a lo largo de un camino estrecho a la derecha del cuerpo principal de la infantería. Aparentemente, Preston tenía la intención de mover la caballería para cargar a los parlamentarios mientras se formaban en la parte inferior de la colina donde el camino se abría a los campos. Una reserva de 7 tropas de caballos fue colocada detrás de la infantería, que se encontraba en un gran campo de maíz protegido por crestas y terraplenes. A la izquierda de la infantería regular había una fuerza de 800 gaélicos escoceses, conocidos como los redshanks, con hostigadores colocados frente a las líneas de infantería. Más a la izquierda, el flanco confederado estaba protegido por un pantano.

Cuando Jones se acercó a la posición de la confederación sobre las 10,00 horas del 8 de agosto, ordenó a su caballería atacar inmediatamente, sin esperar a que la infantería se desplegara. Los parlamentarios llegaron primero a la apertura del camino, atrapando a la caballería confederada en el flanco derecho de Preston. Después de sufrir varias bajas, la caballería confederada rompió el seto para escapar a la relativa seguridad del maizal, pero al hacerlo, interrumpieron las formaciones de la infantería en el campo. En el pánico subsiguiente, la caballería no pudo reagruparse y la reserva huyó en la confusión.

Batalla de Dungan Hill 2 de agosto de 1.647. Movimientos previos. Fuente  www.bcw-project.org

Con la huida de su caballería, Preston fue forzado a la defensiva. A medida que avanzaba la infantería parlamentaria, los redshanks cargaron cuesta abajo. Fueron derrotados, pero se reagruparon e hicieron dos cargas más desesperados. Sin un movimiento discernible entre el cuerpo principal de la infantería confederada, Jones concentró su ataque en los redshanks, que rompieron las filas ante los parlamentarios que avanzaban y lograron escapar al pantano en el flanco izquierdo de la confederación. Después de detener varios asaltos parlamentarios, la infantería confederada comenzó a romper la formación e intentó seguir a los montañeses escapando al pantano. La sombría etapa final de la batalla fue la masacre de la infantería confederada en retirada. Según relatos irlandeses, la matanza se produjo después de que se hubieran rendido. Mientras que las pérdidas parlamentarias fueron relativamente ligeras, al menos 3.000 confederados murieron en la batalla y la masacre que siguió. El ejército de Leinster nunca se recuperó de esta desastrosa derrota.

El Consejo Supremo Confederado convocó a Owen Roe O’Neill de Connacht para recuperar Leinster. Sin embargo, las tropas de O’Neill se amotinaron por falta de paga y pasaron varios meses antes de que pudiera restablecer el orden entre ellos. Mientras tanto, Jones cooperó con el coronel Monck, comandante de las fuerzas del Ulster del Parlamento, para consolidar su control sobre Leinster mediante la captura y guarnición de fortines estratégicos alrededor de Dublín y en el norte de Leinster. En noviembre, O’Neill avanzó con 8.000 hombres a unos 15 kms de Dublín, pero las fuertes lluvias habían convertido las carreteras en un lodozal, lo que le impedía llevar la artillería para recuperar las posiciones perdidas. Se vio obligado a retirarse cuando se agotaron sus suministros. A fines de 1.647, el coronel Jones había asegurado a Leinster para el Parlamento.

Coracero y arcabucero escocés con la milicia de Aberdeen. Autor Graham Turner

 

Batalla de Knocknanuss (13 de noviembre de 1.647)

En el verano de 1.647, Murrough O’Brien (posteriormente nombrado conde de Inchiquin), comandante de las fuerzas Parlamentarias de Cork, arrasó e incendió el territorio confederado en Munster, hecho que dejó sin alimentos a los insurgentes y que le dieron a O’Brien el apodo irlandés de Murchadh na dóiteáin (Murrough el incendiario).

El Consejo Supremo Confederado ordenó al vizconde Taaffe, comandante del ejército de Munster, tomar represalias contra las redadas en el condado de Cork para destruir las tierras de cultivo en las cercanías de las guarniciones de Inchiquin. En septiembre de 1.647, las fuerzas de Inchiquin asaltaron la Roca de Cashel en el condado de Tipperary, donde quemaron las defensas, masacraron a soldados, civiles y sacerdotes y profanaron la catedral de San Patricio. Inchiquin asaltó Callan, una ciudad a solo 15 kms de Kilkenny. Temiendo que pudiera unir fuerzas con los parlamentarios del coronel Jones para un ataque conjunto contra Kilkenny, el Consejo Supremo ordenó a Taaffe que llevase al ejército de Inchiquin a la batalla.

Los 3.000 hombres del ejército confederado Munster fueron reforzados con tres regimientos de Connacht y un contingente de 1.500 redshanks escoceses bajo el mando de Alasdair MacColla para llevar reunir una fuerza de 6.000 infantes y 1.200 jinetes. El ejército confederado entró en el condado de Cork y se reunió con las fuerzas de Inchiquin en Knocknanuss cerca de Mallow, a unos 30 kms al norte de Cork, el 13 de noviembre de 1.647.

El vizconde Taaffe no era un general experimentado. Su nombramiento para el mando del ejército de Munster fue una maniobra política destinada a socavar la influencia del arzobispo Rinuccini en el Consejo Supremo. Taafe era un católico inglés sin experiencia militar y aunque tenía un excelente contingente formado por tropas veteranas bajo Alasdair MacColla, la mayoría de sus hombres eran igual de inexpertos. Además, las tropas irlandesas se encontraban desmoralizadas por el faccionalismo interno de sus jefes y la mayoría de ellos tenían poca o ninguna lealtad a Taafe.
Por otro lado, O’Brien, había estado al mando de sus fuerzas desde 1.642 y era bien ducho en el campo de batalla. Sus tropas eran una mezcla de soldados parlamentarios bien entrenados que habían sido embarcados desde Inglaterra y de colonizadores británicos que habían sido desposeídos de sus hogares en la rebelión de 1.641.

Ambos ejércitos se encontraron en Knocknanuss, cerca de Mallow, en el condado de Cork el 13 de noviembre de 1.647.

Batalla de Knocknanuss (13 de noviembre de 1.647). Despliegue de fuerzas

Taafe tenía una ligera superioridad en número sobre Inchiquin y también había conseguido la ventaja táctica de un terreno más alto, la batalla de Knocknanuss fue un desastre para los confederados. Los regimientos de Taaffe Munster y Connacht desplegaron en formaciones separadas con redshanks de MacColla en el ala derecha. La cresta de una colina se interponía entre las dos alas, de modo que no podían verse entre sí y toda la cohesión se rompía.

La batalla comenzó con MacColla liderando una carga cuesta abajo que atravesó la infantería en el flanco izquierdo de Inchiquin e invadió sus líneas de artillería. Los redshanks luego se dirigieron a saquear el tren de equipaje. En el flanco opuesto, sin embargo, la caballería de Inchiquin derrotó a la caballería confederada. Los regimientos Munster en el centro dispararon una sola descarga y luego se rompieron y huyeron a la primera descarga enemiga. El vizconde Taaffe trató desesperadamente de reunir a sus tropas, pero la batalla rápidamente se convirtió en una derrota ignominiosa. Los confederados fueron perseguidos durante varios kilómetros, sufriendo grandes bajas y la pérdida de todo su equipo. Aunque Taaffe escapó, Alasdair MacColla fue hecho prisionero y fusilado inmediatamente después de la batalla. Los redshanks supervivientes fueron masacrados.

La derrota confederada en la batalla de Knocknanuss dejó a lord Inchiquin bajo el control de la mayoría de Munster. Solo Limerick, Waterford y Clonmel permanecieron en manos confederadas. Sin embargo, ni Inchiquin en Munster ni el coronel Jones en Leinster pudieron continuar el ataque contra los confederados porque la Segunda Guerra Civil había estallado en Inglaterra, desviando los recursos del Parlamento de hombres y suministros.

 

 

Tregua de Inchiquin (1.648)

Tambaleándose por los desastres militares de las batallas de Dungan’Hill y Knocknanuss, la Asamblea Confederada debatió sobre la mejor manera de continuar la guerra. Los señores anglo-irlandeses en la Asamblea eran leales al rey Carlos y querían que la Confederación apoyara a los realistas contra el Parlamento. El cardenal Mazarin de Francia les dio un apoyo tácito, considerando que la restauración del rey Carlos al trono era preferible al Parlamento puritano que gobernaba Inglaterra. Sin embargo, el arzobispo Rinuccini, el clero y los irlandeses gaélicos querían que Irlanda volviera a la Iglesia católica y estaban dispuestos a abandonar al rey Carlos e invitar a Felipe IV de España a convertirse en el protector de Irlanda. Aunque el poder de Rinuccini en la Asamblea había disminuido, insistió en que no se podía aceptar ningún acuerdo religioso a menos que tuviera la sanción del Papa.

En la primavera de 1.648, los comisionados confederados viajaron a Francia donde se mantuvieron conversaciones con la reina Henrietta María, el marqués de Ormond y otros destacados realistas. Con el apoyo francés, se desarrolló un ambicioso plan según el cual Ormond regresaría a Irlanda e intentaría reunir a todas las fuerzas confederadas para un asalto a Dublín. Una vez que Dublín hubiera caído, el príncipe de Gales debía dirigir un ejército aliado de realistas y confederados en una invasión de Inglaterra. También se esperaba que los presbiterianos de Inglaterra y Escocia se unieran a la campaña contra el Parlamento y los independentistas.

Mientras tanto, en Munster, el apoyo de lord Inchiquin al Parlamento se tambaleaba. No simpatizaba con la facción independiente dominante en Londres, que parecía decidida a hacer cambios fundamentales en la constitución inglesa, y su posición militar en Irlanda se vio amenazada porque la preocupación del Parlamento por la Segunda Guerra Civil en Inglaterra lo dejó marginado y sin suministros. El 3 de abril de 1.648, Inchiquin renunció a su apoyo al Parlamento y declaró por el Rey. Pidió una tregua con los confederados, lo que fue fácilmente aceptado por los señores anglo-irlandeses en el Consejo Supremo.

El tratado se firmó en Kilkenny el 20 de mayo, pero la tregua de Inchiquin causó más divisiones profundas dentro de la Confederación. El arzobispo Rinuccini y sus seguidores se opusieron al plan de unir a los confederados bajo la autoridad de Ormond y se opusieron con vehemencia a cualquier acuerdo con Inchiquin, que había asesinado a católicos, asesinado sacerdotes y destruido iglesias. Rinuccini declaró precipitadamente que cualquier miembro del Consejo Supremo que apoyara la tregua de Inchiquin sería excomulgado. La mayoría de los generales confederados siguieron a los señores anglo-irlandeses y apoyaron el tratado, pero Owen Roe O’Neill y el poderoso ejército del Ulster permanecieron leales a Rinuccini. Impulsado por Rinuccini, O’Neill declaró la guerra al Consejo Supremo el 11 de junio y dirigió el ejército del Ulster contra Kilkenny. Aunque no logró capturar la capital confederada, las tropas de O’Neill pasaron la mayor parte del verano de 1.648 saqueando la zona circundante y maniobrando contra Inchiquin y los confederados en Leinster.

La guerra civil interna que estalló entre los confederados permitió al coronel Jones en Dublín consolidar su posición. Aunque la preocupación del Parlamento por la guerra en Inglaterra también lo dejó sin suministros, Jones logró despejar la mayor parte de las guarniciones de Pale alrededor de Dublín de la Confederación. Del mismo modo, Charles Coote aprovechó la guerra interna de la Confederación para capturar guarniciones en el Ulster.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-20. Última modificacion 2018-08-20.