Edad Moderna Segunda y Tercera Guerra Civil Inglesa (1648-49) Segunda Guerra Civil Inglesa campaña en el norte (1648-49)

Antecedentes

En el norte de Inglaterra, Marmaduke Langdale se hizo con Berwick para el Rey el 28 de abril de 1.648; al día siguiente, Philip Musgrave capturó a Carlisle. Los realistas del norte intentaron asegurar el camino hacia Inglaterra para el ejército del duque de Hamilton y luego vincularse con levantamientos contra el Parlamento que se esperaba estallaran en otras partes del país.

Desafortunadamente para los realistas, el plan estaba mal coordinado. El ejército que finalmente marchó a Cumberland el 8 de julio estaba mal entrenado y muy mal equipado. Los 6.000 infantes y 3.000 jinetes de Hamilton fueron reforzados por otros 3.000 infantes y unos cientos de jinetes levantados por Langdale, pero los líderes realistas ingleses no pudieron recabar el apoyo que habían esperado. Esto se debió en parte a que el clima de ese verano fue inusualmente frío y húmedo, lo que desanimó a los potenciales voluntarios ingleses a abandonar sus hogares, y alentó a un gran número de escoceses a desertar y regresar a sus hogares.

El duque de Hamilton pasó otro mes en el norte de Inglaterra esperando más reclutas de Escocia, lo que eventualmente elevó la fuerza del ejército a unos 18.000 efectivos, que incluía a los realistas ingleses y un contingente de 3.000 escoceses veteranos retirados del Ulster y mandados por el mayor general George Monro. Sin embargo, los veteranos de Monro quedaron en reserva cuando las fuerzas realistas finalmente marcharon hacia el sur porque Monro se enfrentó con el segundo al mando de Hamilton, James Livingston, conde de Callendar, y se negó a recibir órdenes de él. Los realistas rápidamente se hicieron notorios por el saqueo violento y la anarquía.

Las fuerzas parlamentarias en el norte estaban mandadas por el mayor general Lambert. Desde mayo hasta agosto de 1.648, los contingentes del Ejército Nuevo Modelo bajo Cromwell y Fairfax estabanempeñados en los asedios de Pembroke y Colchester. Con solo 4.000 efectivos a su disposición, Lambert se mantuvo a la defensiva. Hamilton acuarteló sus tropas en torno a Penrith y Appleby e hizo escaramuzas esporádicas contra Lambert, que se retiraba fríamente y se reagrupaba cada vez que lo amenazaban. Sin embargo, cuando la fuerza del ejército escocés aumentó, Lambert retrocedió a través de los montes Peninos y consolidó sus fuerzas en el castillo de Barnard para bloquear la ruta a Yorkshire y evitar la posibilidad de que los realistas unieran fuerzas con el coronel John Morris y los realistas en el castillo de Pontefract, que se había declarado por el Rey a principios de junio.

Segunda Guerra Civil Inglesa. Campaña de Preston 1648. Fuente  www.bcw-project.org

 

Batalla de Appleby (11 de junio de 1648)

El 4 de julio de 1.648, se tomó la decisión de reunir a las fuerzas escocesas en Annan, bajo el mando de Hamilton junto con Calander, Middleton, Baillie y Turner.

A las 04,00 noras del sábado 8 de julio de 1.648, Hamilton ordenó a las fuerzas escocesas de caballería e infantería avanzar hacia Inglaterra. Fue forzado a marchar con medio regimiento, mal armado y peor disciplinado, en el verano más lluvioso que jamás haya visto Europa. Pasar los ríos en ese momento no podía ser montado por razones de las lluvias que caían continuamente; a pesar de todo, hubo diluvios de lluvia no solo en Inglaterra, sino también en toda Europa. Cada arroyo era un río, lo que hacía que la marcha fuera muy pesada tanto para jinetes como para infantes; tampoco era posible para los infantes mantener dispuestos los mosquetes.

Las fuerzas escocesas en total 10.500 avanzaron hacia Carlisle y luego a Penrith.

Segunda Guerra Civil Inglesa. Tropas avanzando con mal tiempo

El 10 de julio de 1.648, Hamilton envió a Lambert, los términos de la declaración escrita en nombre del Parlamento Escocés. Lambert respondió instantáneamente a Hamilton, refiriéndose a que las demandas escocesas solo correspondía al Parlamento ser respondidas. Lambert despachó estas cartas al Parlamento en Londres, luego marchó hacia Appleby.

A la mañana siguiente, a una buena lluvia, los escoceses avanzaron hasta un puente a una milla más allá de Penrith, con el propósito de enfrentarse a las Fuerzas Lambert, regresar a Penrith.

Al día siguiente, los escoceses descubrieron la principal guardia de Lambert a una milla del castillo de Appleby, que constaba de unos trescientos jinetes. Middleton ordenó que el capitán de la tropa del general atacara, quien derrotó a la caballería de Lambert en la ciudad de Appleby.

Esa noche toda la caballería se detuvo durante varias horas, esperando el avance de los realistas ingleses de Langdale.

A la mañana siguiente, Lambert se marchó con la caballería e infantería, dejando una guarnición en el castillo de Appleby; y al hacerlo cortó el puente de Appleby, para hacer imposible que los escoceses lo siguieran, ya que las lluvias habían caído en tal abundancia que el río no podía ser vadeado, entonces los escoceses volvieron a Kirby-thure.
Mientras Langdale sitiaba a Appleby, se ordenó a Turner que se aproximara cerca de él con dos brigadas de infantería hasta que el castillo capitulase, cosa que hizo en unos pocos días.

La fuerza principal de Lambert se retiró hacia Stainmore cerca de Brough en el camino hacia el castillo Barnard.

En Brough, los escoceses decidieron dirigirse a Lancashire en lugar de a Yorkshire. Lambert había detenido eficazmente el avance realista escocés en Inglaterra a través de Yorkshire desde esta parte de Inglaterra. Las fuerzas de Lambert luego marcharon hacia el castillo Barnard. Los escoceses luego se dirigieron a Kirkby-Thure.

Batalla de Preston (17 y 18 de agosto de 1.648)

Aunque se esperaba que los realistas trataran de forzar su camino hacia Yorkshire, Hamilton finalmente decidió marchar hacia el sur a través de Lancashire, con la intención de unirse a lord Byron, quien intentaba incitar a un levantamiento realista en el norte de Gales. Pero para cuando los realistas finalmente marcharon hacia el sur desde Cumberland y Westmorland, el general Oliver Cromwell estaba en camino hacia Yorkshire desde Pembroke. Unió sus fuerzas con Lambert en Wetherby el 12 de agosto para elevar la fuerza del ejército parlamentario en el norte hasta unos 9.000 hombres, aproximadamente la mitad de la fuerza realista.

Bajo condiciones climáticas terribles, los realistas avanzaron lentamente hacia el sur. Al carecer de suministros y obtener poco apoyo de los realistas ingleses, el ejército de Hamilton comenzó a desintegrarse por las deserciones. Hamilton no era consciente de que Cromwell estaba en camino hacia el norte y permitió que sus fuerzas se relajasen. Los veteranos de Monro quedaron muy atrás en la reserva en el norte de Lancashire; cuando la fuerza principal de Hamilton se acercó a Preston, el general Middleton cabalgó hacia Wigan con la mayor parte de la caballería en una expedición de búsqueda de comida. Mientras tanto, Cromwell cruzó rápidamente los montes Peninos de Yorkshire a Lancashire. En lugar de intentar bloquear el avance del ejército realista hacia el sur, Cromwell decidió marchar a lo largo de la orilla norte del río Ribble para cortarlos la retirada y el acceso de las reservas de Escocia y de Monro.

El 16 de agosto, sin apercibirse de la aproximación de Cromwell, Hamilton envió a Marmaduke Langdale con 2.000 hombres para proteger el camino hacia Preston desde el noreste mientras el cuerpo principal del ejército realista cruzaba los ríos Ribble y Darwen al sur de la ciudad. Langdale se dio cuenta por primera vez de la proximidad de las fuerzas parlamentarias cuando la avanzada de Cromwell chocó con un puesto de avanzada realista cerca de Clitheroe. A pesar de la advertencia de Langdale, Hamilton y Callendar continuaron marchando con la infantería a través de los ríos con la intención de unirse a la caballería de Middleton en Wigan. Langdale quedó para defenderse de lo que se suponía que era un ataque de hostigamiento por parte de los parlamentarios.

Batalla de Preston 1.648. Despliegue de fuerzas. Autor Jan Renziow

En la mañana del 17 de agosto, Langdale ocupó una fuerte posición defensiva en Ribbleton Moor, desplegando mosqueteros entre recintos rodeados de setos y zanjas a ambos lados de un camino hundido que llevaba a Preston, con un grupo de piqueros en el camino apoyado por un pequeño grupo de jinetes lanceros escoceses. Después de semanas de fuertes lluvias, el suelo estaba blando y embarrado, lo que impidió a Cromwell explotar por completo la superioridad de la caballería parlamentaria. Un avance inicial a lo largo del camino dirigido por el mayor Smithson del regimiento del coronel Lilburne fue rechazado por los jinetes lanceros escoceses. Cromwell se vio obligado a pasar varias horas desplegando sus fuerzas para un ataque efectivo contra la posición de Langdale y no reanudó la batalla hasta las 4 de la tarde. Los propios regimientos de caballería del coronel Harrison y Cromwell tenían la tarea de despejar el camino, mientras que la infantería se desplegaba para expulsar a los mosqueteros de los cercados. Los realistas de Langdale se resistieron obstinadamente, pero gradualmente fueron abrumados por la superioridad numérica y expulsados a camino abierto, regresando a Preston.

El duque de Hamilton se dio cuenta tardíamente de la gravedad de la situación y comenzó a enviar unidades de infantería al otro lado del río para reforzar a Langdale. Sin embargo, el conde de Callendar se opuso airadamente a la maniobra porque no había apoyo de la caballería. Insistió en que la infantería escocesa debería continuar su retirada y luego tomar una posición defensiva al sur del Ribble para esperar el regreso de la caballería de Middleton desde Wigan. Como de costumbre, Hamilton cedió ante Callendar y Langdale quedó sin apoyo. El propio Hamilton permaneció al norte del río con un pequeño grupo para esperar a Langdale, cuyas fuerzas fueron obligadas a regresar a Preston, donde la mayoría de la infantería fue hecha prisionera. Para cuando Langdale se unió a Hamilton, los parlamentarios ya estaban atacando el puente Ribble. Enviando a la caballería hacia el norte para encontrar a Monro, los dos comandantes con una tropa de socorro de Hamilton se abrieron paso hasta el río y cruzaron para reunirse con el ejército principal.

Mientras tanto, el mayor general Baillie, comandante de la infantería escocesa, desplegó mosqueteros para defender el puente de Ribble y formó el cuerpo principal de la infantería escocesa en una posición fuerte en el terreno elevado al sur del pequeño río Darwen. Se enviaron órdenes urgentes para retirar a la caballería de Middleton, que estaba a 27 kms de distancia en Wigan.

Cuando la infantería fue desplegada, Baillie envió 600 mosqueteros para reforzar a las tropas que sostenían el puente Ribble. Sin embargo, cuando cruzaron la llanura entre los dos puentes, fueron atacados fuertemente por los parlamentarios en la ribera norte del río Ribble y fueron rechazados, dejando la fuerza del puente sin apoyo.

Batalla de Preston y Walton 17 de agosto de 1648. Autor Charles Cattermole.

Habiendo asegurado a Preston, las tropas de Cromwell se enfrentaron a una batalla por el puente sobre el río Ribble y luego el puente sobre el río Darwen antes de que pudieran alcanzar la posición principal escocesa. El puente de Ribble fue defendido siniestramente durante dos horas. Finalmente, los escoceses se vieron obligados a retroceder al “empuje de las picas” y el ímpetu del ataque parlamentario continuó, empujando a los escoceses del puente de Darwen poco después.

Con la oscuridad comenzando a caer, las tropas de la vanguardia de Cromwell estaban presionando hacia la posición principal escocesa. Los parlamentarios se apoderaron de los carros de suministros escoceses, ya que ambos lados se prepararon para pasar una noche incómoda en el campo. A pesar del viento y la lluvia torrencial, sin embargo, Callendar persuadió a Hamilton para que retirara la infantería al amparo de la oscuridad. Planeaba reunirse con la caballería de Middleton, que venía de Wigan, y luego reagrupar a todo el ejército, que entonces superaba en número a los parlamentarios.

Se dieron órdenes para que la infantería escocesa se preparara para una marcha bajo la protección de la oscuridad y la fuerte lluvia, para obtener una ventaja antes de que se detectara su movimiento.

Batalla de Preston 1648. Escoceses de Frasier durante la batalla, se ve un portaestandarte, un mosquetero y un piquero. Autor Graham Turner

Aunque escaparon sin alertar a los parlamentarios, la infantería tomó un camino diferente al de Middleton que venía desde Wigan, por lo que la caballería escocesa y la infantería se cruzaron en el camino sin encontrarse. Middleton se dió cuenta del error cuando se encontró con las tropas de avanzada parlamentarias a primeras horas de la mañana. Rápidamente giró hacia el sur para alcanzar a la infantería escocesa, pero Cromwell envió al coronel Thornhaugh con tres regimientos de caballería en su persecución. Actuando como retaguardia para la retirada de la infantería, la caballería de Middleton luchó valientemente durante todo el camino de regreso por la carretera de Wigan. El coronel Thornhaugh fue herido de muerte por los lanceros escoceses cerca de la aldea de Chorley, pero los parlamentarios mantuvieron la presión sobre la retaguardia del ejército escocés.

 

 

Batalla del paso de Winwick (19 de agosto de 1.648)

El 18 de agosto, Cromwell avanzó hacia el sur con su fuerza principal en búsqueda de los desordenados escoceses. Habiendo dejado una fuerza poderosa en Preston para proteger a los prisioneros y para proteger la ciudad contra un posible ataque de Monro, Cromwell tenía solo 3.000 infantes y 2.500 jinetes y dragones contra 10.000 escoceses. Sin embargo, las tropas de Hamilton estaban agotadas y desmoralizadas. Sus carros de suministros se habían perdido en el puente Darwen y la pólvora que llevaban con ellos estaba estropeada por la incesante lluvia. Con la disciplina derrumbándose, los hambrientos escoceses saquearon violentamente Wigan, a pesar de sus tradicionales simpatías realistas. La caballería de Middleton continuó actuando como una retaguardia cuando la infantería escocesa se retiró de Wigan durante la noche del 18 de agosto. En medio de la confusión y el pánico, el coronel de caballería James Turner fue atacado y herido en el mercado de Wigan por los piqueros escoceses que habían confundido su tropa con los parlamentarios. Turner respondió furiosamente ordenando a su caballería que bajara y dispersara a los piqueros ofensores.

Hamilton y el conde de Callendar aún esperaban unirse a lord Byron, que se creía que estaba reclutando fuerzas realistas en Cheshire y el norte de Gales. Planearon hacer una parada en Warrington para defender el puente sobre el río Mersey mientras se reorganizaba el ejército escocés y se establecía contacto con Byron. Mientras tanto, los perseguidores parlamentarios continuaron hostigando constantemente la marcha escocesa. Por lo tanto, se decidió que la mayoría de la infantería del general Baillie se parase cerca de la aldea de Winwick, 5 kms al norte de Warrington, para retrasar el avance del parlamentario mientras Hamilton y Callendar seguían con la caballería para preparar las defensas de Warrington.

La infantería escocesa ocupó una posición defensiva natural fuerte donde el camino de Wigan a Warrington entraba en un paso entre dos zonas de terreno elevado: un banco alto, hecho por el hombre con un seto que lo atraviesa conocido como Red Bank al este, y un aislado montículo de piedra arenisca al oeste. La posición se fortaleció aún más con terraplenes y barricadas eregidos apresuradamente. Baillie concentró a sus piqueros en el centro de la posición para mantener el camino mientras los mosqueteros se desplegaban para ocupar el terreno elevado en los flancos. Tenía la intención de detener a los parlamentarios hasta el anochecer y luego retirarse a Warrington al amparo de la oscuridad.

Batalla del paso de Wicwich 17 de agosto de 1.648. Despliegue de fuerzas

Hacia el mediodía del 19 de agosto, la vanguardia de Cromwell se acercó al paso, pero inmediatamente fueron rechazados. Cromwell estaba decidido a tomar la posición lo más rápido posible y reanudó el ataque sin esperar a que llegara toda su infantería. El regimiento del coronel Bright dirigió el ataque contra el centro escocés, mientras que los mosqueteros y los dragones intentaban desalojar a los escoceses que defendían el terreno elevado en los flancos. Sin embargo, los escoceses continuaron defendiendo la posición resueltamente y los parlamentarios no pudieron abrirse paso. Después de varias horas de lucha feroz,

Cromwell canceló el ataque y esperó a que el resto de sus fuerzas aparecieran. Durante el intervalo en la lucha, algunos hombres locales ofrecieron mostrarle a Cromwell un camino por el cual su caballería podía flanquear la posición escocesa hacia el este. Un grupo de jinetes escoceses se acercó para apoyar a la infantería que defendía el paso, pero se dispersaron rápidamente cuando vieron que la caballería de Cromwell se aproximaba desde el este para amenazar el flanco y la retaguardia escocesa. Al mismo tiempo, Cromwell ordenó otro ataque de infantería en el centro, encabezado por los veteranos del regimiento del coronel Pride. Esta vez los escoceses fueron incapaces de resistir el ataque y fueron rechazados en una retirada hacia Warrington. Algunos de los infantes escoceses fueron cortados por el caballería parlamentaria y se formaron para hacer una última resistencia en el prado cerca de la iglesia de Winwick, donde finalmente se rindieron después de sufrir muchas bajas tras feroces combates.

Baillie se abrió camino a Warrington con unos 2.700 escoceses sobrevivientes y descubrió que el duque de Hamilton, Callendar, Middleton y Langdale habían huido hacia el sur a través del Mersey con la mayor parte de la caballería, dejando órdenes para que Baillie buscara los términos que pudiese para una rendición. Desesperado, Baillie suplicó a sus compañeros oficiales que pusieran fin a su desgracia disparándole, pero nadie lo hizo. Los escoceses completaron la barricada a través del puente de Warrington y se dispusieron en orden de batalla para esperar la llegada de Cromwell. Por ahora, los sobrevivientes carecían de armas y municiones y estaban a punto de amotinarse. Sin posibilidad de mayor resistencia, Baillie se encontró con Cromwell en el puente y acordó términos. Los escoceses fueron tomados prisioneros, entregando sus banderas (colores) y armas.

Perseguido por el general Lambert, Hamilton huyó a través de Cheshire y Staffordshire, acompañado por su fatigada y desanimada caballería. El teniente general Middleton fue capturado en Cheshire después de que su caballo cayó sobre él. Marmaduke Langdale se fue a Nottingham pero fue capturado mientras descansaba en una cervecería. El 25 de agosto, con sus hombres cerca del motín y las fuerzas parlamentarias acercándose por todos lados, el duque de Hamilton se rindió a Lambert en Uttoxeter. Posteriormente fue llevado a juicio y decapitado como un traidor. El conde de Callendar escapó a los Países Bajos. El mayor general Monro se retiró a Escocia.

Con la destrucción del ejército realista, la Segunda Guerra Civil Inglesa ya había terminado. Colchester se rindió a Fairfax el 28 de agosto, seguido rápidamente por otros puestos de avanzada realistas en el sur. Lord Byron huyó del norte de Gales a la isla de Man. Philip Musgrave y los realistas del norte se rindieron a Carlisle en octubre. Solo el castillo de Pontefract resistió en una tenaz e inútil resistencia que duró hasta marzo de 1.649. Los realistas en Edimburgo fueron derrocados como resultado de la incursión de Whiggamore y Cromwell marchó a Escocia el 21 de septiembre. Hizo un acuerdo cauteloso con el marqués de Argyll y obtuvo la destitución de todos los que habían apoyado a los realistas.

 

 

Muerte del rey Carlos I

El rey Carlos I estuvo preso en Holdenby House en Northamptonshire durante 5 meses a principios de 1.647 hasta junio, hasta que Cornet George Joyce, un oficial del Ejército Nuevo Modelo, temía un plan presbiteriano para trasladar al Rey a Londres. El coronel Graves, un simpatizante presbiteriano, había estado a cargo en Holdenby House y Joyce temía que volviera con las fuerzas armadas para rescatar al Rey, de modo que Carlos I fue trasladado a una nueva prisión en Newmarket donde el Ejército Nuevo Modelo tenía su cuartel general. Despues fue trasladado a Oatlands y, posteriormente, al palacio de Hampton Court, donde estuvo bajo arresto domiciliario.

Carlos logró escapar del palacio de Hampton Court y al llegar a la abadía de Titchfield en Hampshire, donde entabló negociaciones con el coronel Robert Hammond, el gobernador parlamentario de la Isla de Wight, que era hermano del capellán de Carlos. Carlos creía que Hammond tenía simpatías realistas y pidió que se le permitiera permanecer en la Isla de Wight mientras negociaba con el Parlamento. Después de pasar su primera noche en la Isla de Wight en el castillo de Cowes, Charles continuó hacia el castillo de Carisbrooke, la casa del gobernador, el 22 de noviembre.

El rey Carlos I de Inglaterra confinado en el castillo de Carisbrooke, en las isla de Wight. Autor Eugène Lami

Creyéndose haber encontrado un refugio temporal, Carlos descubrió rápidamente que era una vez más un prisionero. Se alojó cómodamente en el salón, atendido por miembros de su propia casa. Se le permitió una libertad considerable y podía moverse por la isla con relativa libertad. Unas semanas después de su llegada a la isla de Wight, Carlos firmó un acuerdo militar con los escoceses conocido como Compromiso. Un oficial pro-realista intentó reunir a la población local para ayudar a la liberación del Rey, lo que llevó a una creciente desconfianza de Carlos hacia el parlamento y las negociaciones con ellos sobre su futuro se detuvieron. Como resultado, las condiciones de encarcelamiento del Rey se aplicaron más estrictamente y se confinó dentro del castillo. Todos excepto algunos de sus sirvientes fueron despedidos y las puertas de la parte interior del castillo se mantuvieron cerradas.

Carlos planeó escapar de su confinamiento, todavía estaba en contacto con sus seguidores, a quienes pasaba mensajes secretos a través de su doncella. Un intento de fuga se realizó en la noche del 20 de marzo de 1.648, caballos y un bote estaban disponibles para el Rey. Carlos planeaba bajar por una cuerda desde la ventana de su dormitorio, que daba al patio del castillo. El plan era que su paje, Henry Firebrace, lo bajara al suelo. Sin embargo, cuando Carlos intentó pasar por la ventana, sucedió algo embarazoso, no pudo pasar, forzando a abandonar el intento.

Sin inmutarse, Carlos planeó un segundo intento de fuga de su confinamiento más riguroso dos meses más tarde, que debía tener lugar a la medianoche del 28 de mayo. Había sido alojado en un dormitorio diferente y más seguro, contra la muralla norte del castillo y se había urdido un plan similar para el 28 de mayo. Los barrotes de su ventana estaban aflojados con ácido nítrico, y los guardias habían sido sobornados. Sin embargo, dos de los guardias, habiendo aceptado los sobornos, traicionaron y contaron el plan al coronel Hammond. Por lo tanto, se colocaron centinelas adicionales debajo de la ventana del dormitorio del Rey, lo que obligó a Carlos a abandonar su segundo intento de fuga.

Sin embargo, las maniobras políticas de Carlos mientras estuvo encarcelado en Carisbrooke, en lugar de sus fallidos intentos de fuga, finalmente sellaron su destino. Bajo los términos del acuerdo que negoció con los escoceses, Carlos les había prometido que si enviaban un ejército a Inglaterra para ayudarlo a recuperar su trono, él, como parte del trato, establecería el presbiterianismo en Inglaterra. La invasión escocesa resultante fue derrotada por Oliver Cromwell y el Ejército Nuevo Modelo en la batalla de Preston.

El rey salió de Carisbrooke el 6 de septiembre de 1.648 y fue llevado a Newport, capital de la Isla de Wight. Tras el fracaso de nuevas negociaciones con el Parlamento, fue trasladado al castillo de Hurst en el continente, desde allí fue llevado al castillo de Windsor y luego a Londres.

Perdiendo la paciencia debido a las intrigas de Carlos, varios diputados y oficiales del ejército tomaron la decisión radical de que debería ser acusado de alta traición. Fue juzgado, declarado culpable y ejecutado en Whitehall en la Casa de Banquetes el 30 de enero de 1649.

El 1 de enero de 1.649, el Parlamento Rump aprobó una ordenanza para el juicio del rey Carlos I. Fue acusado de subvertir las leyes y libertades fundamentales de la nación y de hacer una guerra maliciosa contra el parlamento y el pueblo de Inglaterra. En una inversión de la definición tradicional, el Parlamento declaró que era traición a un rey hacer la guerra a sus propios súbditos. Cuando la Cámara de los Lores se negó a dar su asentimiento a la ordenanza, la Cámara de los Comunes se declaró a sí misma como la autoridad suprema en la tierra con poderes para aprobar leyes sin el consentimiento del Rey o los Lores.

Un Alto Tribunal de Justicia fue convocado especialmente para el juicio, que se celebró en la Cámara Pintada del palacio de Westminster. Un total de 135 comisionados fueron nominados para sentarse a juzgar al Rey, pero alrededor de 50 se negaron a participar y varios más se retiraron una vez que el proceso había comenzado.

Aunque los comisionados del Tribunal Supremo estaban ansiosos de que el juicio fuera abierto y público, se aplicaron estrictas medidas de seguridad. Los soldados estaban apostados para controlar a la multitud, los guardias estaban apostados en los techos, los sótanos se registraron. El presidente Bradshaw llevaba un sombrero a prueba de balas forrado de acero en caso de un intento de asesinato.

El juicio se abrió en la tarde del 20 de enero de 1.649, con sesiones adicionales los días 22 y 23. Con tranquila dignidad, el Rey exasperó a los comisionados al negarse a responder los cargos en su contra. No reconoció la jurisdicción del Tribunal Supremo y cuestionó las bases sobre las cuales la Cámara de los Comunes purgada podía pretender representar al pueblo de Inglaterra. Cada sesión terminaba con Bradshaw ordenando a los soldados que retiraran al Rey, enfatizando así la presencia primordial del ejército en los procedimientos y subrayando la afirmación del Rey de que la actual administración era una amenaza más grave para la libertad y el bienestar del pueblo de Inglaterra que alguna vez fue.

El 24 de enero, 33 testigos contra el Rey fueron oídos por un subcomité del Tribunal Superior y al día siguiente sus declaraciones fueron leídas en una sesión pública. Las declaraciones demostraron la participación personal del Rey en las guerras, dieron evidencia de su aprobación de varias atrocidades y demostraron su intención de provocar y continuar las guerras. El 26 de enero, los comisionados redactaron la sentencia, condenando a Carlos Stuart como un “tirano, traidor, asesino y enemigo público de la Commonwealth de Inglaterra“.

La sesión final del ensayo se realizó el 27 de enero. El discurso de 40 minutos de Bradshaw al prisionero afirmaba que incluso un rey estaba sujeto a la ley, y que la ley procedía del Parlamento. Además, Carlos Stuart había roto el sagrado vínculo recíproco entre el rey y el sujeto. Al hacer la guerra a su propia gente, había perdido su derecho a su lealtad. Al declarar a Carlos culpable de los cargos en su contra, Bradshaw ordenó que se leyera la sentencia de muerte. Para su gran consternación, a Carlos no se le permitió hablar y fue conducido abruptamente fuera de la corte para esperar su ejecución.

El rey Carlos I de Inglaterra camino del patíbulo el 30 de enero de 1649. El rey es escoltado por fuerzas parlamentarias al lugar de ejecución. Autor Ernest Crofts

Carlos fue decapitado el 30 de enero de 1.649 en Whitehall en la Casa de Banquetes. Era práctica común que el verdugo levantara la cabeza del ajusticiado y la mostrara a la muchedumbre con las palabras: “¡Miren la cabeza de un traidor!“; aunque la cabeza de Carlos fue exhibida, no se usaron esas palabras. En un gesto sin precedentes, uno de los líderes revolucionarios, Oliver Cromwell, permitió que la cabeza del rey fuera cosida a su cuerpo para que de esta forma su familia pudiera rendirle sus respetos. Enterraron a Carlos en privado la noche del 7 de febrero de 1.649, en la cámara acorazada de Enrique VIII en la capilla de Saint George, en el castillo de Windsor. El hijo del rey, el futuro Carlos II, planeó más adelante un mausoleo real, pero eso nunca llegó a realizarse.

Ejecución del rey Carlos I de Inglaterra el 30 de enero de 1649. Autor Jhon Weesop que fue testigo ocular

Después de la ejecución de Carlos I, dos de sus hijos, Enrique, el duque de Gloucester y la princesa Isabel fueron encarcelados en Carisbrooke. La princesa Isabel, la segunda hija de Carles, murió allí el 8 de septiembre de 1.650 de neumonía. Un relato de su última reunión con su padre antes de su ejecución se encontró entre sus pertenencias después de su muerte. Enrique fue liberado en 1.653.

Funeral del rey Carlos I de Inglaterra en la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor el 7 de febrero de 1.649. Autor Ernest Crofts

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-19. Última modificacion 2018-08-20.