Edad Moderna Segunda y Tercera Guerra Civil Inglesa (1648-49) Tercera Guerra Civil Inglesa. Última campaña de Montrose (1650)

Cargando anuncio...

Antecedentes

Cuando las esperanzas realistas de unir a Irlanda bajo Carlos II, terminaron con la campaña irlandesa de Cromwell en 1.649, Carlos volvió su atención a Escocia. Las negociaciones anteriores con los covenantes para el apoyo militar contra la Commonwealth se habían roto, pero a fines de 1.649, a Carlos no le quedó otra opción que buscar otro tratado. Al mismo tiempo, nombró al marqués de Montrose su capitán general y lo comisionó para que levantara fuerzas para una invasión de Escocia. Montrose era apasionadamente leal a la causa realista y había sido un enemigo declarado de los covenantes desde su espectacular campaña contra Carlos I en 1644-5. Carlos II planeó usar la amenaza de otra campaña de Montrose para coaccionar a los covenantes.

Durante la primavera de 1.649, Montrose viajó por Escandinavia, los estados alemanes y Polonia intentando reclutar tropas, y obtener suministros y dinero para la causa realista, pero con poco éxito. Las negociaciones entre Carlos y los líderes covenantes se rompieron en mayo de 1.649 y se autorizó a Montrose a emprender acciones militares contra ellos con cualquier fuerza que pudiera levantar. En septiembre de 1.649, envió a 200 mercenarios daneses bajo el mando del anciano conde de Kinnoul como avanzada para ocupar Kirkwall, la ciudad principal de Orkney, mientras trataba de obtener más apoyo en Alemania.

El 23 de marzo de 1.650, Montrose desembarcó en Kirkwall con unos 250 mercenarios alemanes y un pequeño suministro de armas. El teniente general de Montrose, lord Eythin, permaneció en el continente con órdenes de reclutar una segunda oleada de mercenarios. Montrose estuvo acompañado por su antiguo adversario John Hurry, a quien había derrotado en la batalla de Auldearn en 1.645, pero que ahora había cambiado de bando y se había convertido en el general de división de Montrose. Unos 1,000 rrcadianos locales habían sido reclutados para la causa, aunque la muerte repentina del conde de Kinnoul significaba que habían recibido poca capacitación. A su llegada a Orkney, Montrose recibió una carta de Carlos informándole que iba a ser recompensado con la Orden de la Jarretera, y también que Carlos tenía la intención de comenzar una nueva ronda de negociaciones con los covenantes en Breda. Se esperaba que Montrose levantara los clanes de las Tierras Altas y amenazara a los covenantes en Escocia mientras Carlos negociaba con ellos en los Países Bajos.

Batalla de Carbisdale 1650. Movimientos previos. Fuente  www.bcw-project.org

 

Batalla Carbisdale (27 de abril de 1.650)

El 9 de abril de 1.650, Montrose envió al mayor general Hurry a cruzar el Pentland Firth con un grupo de avanzada para asegurar una ruta hacia el sur. Montrose siguió con su fuerza principal el 12 de abril y ocupó Thurso donde declaró para el rey Carlos II. El 17 de abril, Montrose convocó al castillo de Dunbeath en Caithness, que se rindió cuatro días después. Dejando una pequeña guarnición en Dunbeath, Montrose marchó a través de Sutherland hacia el castillo de Dunrobin, sede de los condes de Sutherland, que era demasiado fuerte para ser atacado. Sin embargo, Montrose dejó guarniciones en todos los puntos fuertes que había tomado y mantuvo una línea de comunicaciones de regreso a su base original en Kirkwall. En contraste con sus campañas de 1644-5, la intención de Montrose era aparentemente mantener el territorio para la Corona con el fin de fortalecer la mano del Rey en las negociaciones y para evitar alienar a los posibles partidarios con ataques indiscriminados de la guerrilla. Pero a pesar de su enfoque más cauteloso, Montrose encontró poco apoyo para la causa realista. Su expectativa de que los clanes del norte se alzaran para el Rey no era realista ya que muchos de los que sus propias fuerzas habían derrotado y masacrado en 1.645 procedían de esas regiones.

Desde Dunrobin, Montrose marchó tierra adentro hacia Lairg, luego viró hacia el sur hasta Carbisdale, donde estableció su campamento en el lado sur del Kyle de Sutherland, con la intención de reunir más fuerzas antes de seguir avanzando. El sitio del campamento fue bien elegido en un largo tramo de terreno plano entre las aguas profundas del kyle y la colina boscosa de Creag y Choineachan. El terreno se estrechaba a un desfiladero en el extremo sur del campamento donde los mercenarios de Montrose levantaron los terraplenes para formar una fuerte posición defensiva.

Brigada irlandesa de Montrose 1650. Autor Peter Dennish

Mientras tanto, el Comité de Estados en Edimburgo ordenó al teniente general David Leslie marchar contra Montrose con el ejército covenante principal. Leslie reunió sus fuerzas en Brechin y envió al teniente coronel Archibald Strachan con una avanzada de cinco tropas de caballería a Inverness delante del cuerpo principal. En Inverness, la caballería de Strachan se reforzó con una compañía de mosqueteros separada del regimiento de Campbell de Lawers, y luego avanzó hacia Tain para reunirse con el conde de Sutherland. En el camino a Tain, a los covenantes se unieron inesperadamente 400 reclutas de las Tierras Altas bajo David Ross de Balnagowan y John Monro de Lemlair. Estos eran miembros del clan que Montrose había esperado reclutar: según la leyenda, marchaban para unirse a Montrose cuando accidentalmente se encontraron con los soldados regulares de Strachan y prudentemente cambiaron de lbvando.

En la mañana del 27 de abril de 1.650, el teniente coronel Strachan celebró un consejo de guerra en Tain en el que se decidió embarcar al conde de Sutherland y sus fuerzas a través del Dornoch Firth para bloquear la carretera de la costa y evitar refuerzos a Montrose desde el norte, mientras Strachan marchaba contra el campamento realista en Carbisdale.

Los 230 jinetes de Strachan, los 40 mosqueteros y los 400 montañeses fueron ampliamente superados en número por la fuerza de Montrose, que comprendía alrededor de 200 mercenarios alemanes y daneses, 1.000 reclutas orcadianos y una tropa de 40 caballos. La mayoría de los infantes de Montrose eran reclutas, pero Strachan no intentó un asalto directo al campamento bien defendido. En su lugar, estableció una estratagema para atraer a los realistas a campo abierto. Con el Kyle en su flanco derecho, 4 tropas de caballería covenante se ocultaron en gruesas retamas al sur del campamento, defendidas por los mosqueteros del regimiento de Campbell de Lawers. Los highlanders de Ross y Monro Highlanders fueron enviados en una amplia marcha de flanqueo sobre las colinas para cubrir el flanco izquierdo covenante. Strachan luego condujo sus jinetes hacia la posición realista. Asumiendo que esto era todo lo que tenía que enfrentar, Montrose avanzó para presentar batalla. Tan pronto como los realistas abandonaron la protección del campamento, Strachan montó su emboscada.

La pequeña avanzada de la caballería realista fue rápidamente abrumada por las 5 tropas de jinetes y mosqueteros de Strachan. El comandante de caballería realista, el mayor Lisle, estaba entre los muertos. La caballería realista superviviente rechazada contra los reclutas orcadianos, que entraron en pánico, arrojaron sus armas y huyeron. Se dice que cientos de soldados se ahogaron cuando intentaron escapar nadando a través del Kyle de Sutherland. Los mercenarios daneses y alemanes volvieron a la protección de un bosque de abedules cercano y lucharon contra un ataque de los soldados de Strachan. Cuando los montañeses llegaron a la colina para unirse al ataque, sin embargo, los mercenarios se rindieron y la expedición de Montrose llegó a un ignominioso final.

A pesar de sus heridas, Montrose logró escapar de la debacle en Carbisdale con la ayuda del mayor Sinclair. Durante algunos días lograron evitar la captura, disfrazado de pastor, hasta que finalmente llegó al castillo de Ardvreck, sede de MacLeod de Assynt. Hay una fuerte tradición de que MacLeod había servido con Montrose en el asedio de Inverness en 1.645 y Montrose habría ido allí esperando un lugar de refugio. Sin embargo, cuando Montrose llegó, MacLeod estaba lejos y fue recibido por la esposa de MacLeod, Christian Monro, hija de Monro de Lemlair que había luchado en el lado opuesto en Carbisdale. Montrose fue confinado en las bodegas abovedadas del castillo junto con Sinclair, que había sido encontrado deambulando por las colinas. MacLeod se atribuyó el mérito de la captura de Montrose, que fue llevado a Edimburgo, donde sería ahorcado el 21 de mayo. Después de la ejecución, su cuerpo fue desmembrado, sus cuartos se exhibieron públicamente en Aberdeen, Glasgow, Perth y Stirling y la cabeza en el Tolbooth en Edimburgo, donde permaneció durante 11 años.

Ejecución de James Graham, primer marqués de Montrose el 21 de mayo de 1650. Autor Edward Matthew Ward

Carlos II había escrito a Montrose ordenándole abandonar la invasión y desarmar a sus tropas porque habían comenzado las negociaciones formales con los covenantes. La orden fue enviada demasiado tarde. El Rey posteriormente repudió a Montrose bajo los términos del tratado de Breda, firmado el 1 de mayo de 1.650, para asegurar una alianza con los Covenantes.

Habiendo abrazado la religión protestante, Carlos II desembarcó en Escocia ese verano, pero para su desgracia también lo hizo Comwell.

 

 

Tratado de Breda 1.650

Las negociaciones iniciales entre Carlos II y los representantes del gobierno escocés se celebraron en La Haya en marzo de 1.649, pero fracasaron porque Charles no aceptó la legitimidad del régimen del Partido Kirk. Sin embargo, sus esperanzas de la utilización de Irlanda como una base para la causa realista se vieron frustrados por la invasión de Cromwell en agosto de 1.649. Varios jefes de estado europeos ofrecieron simpatía, pero sin ayuda práctica para recuperar el trono, por lo que Carlos y su consejo se vieron obligados a pedir otra ronda de negociaciones con los escoceses.

Las negociaciones entre Carlos II y una delegación de comisionados escoceses se iniciaron en Breda, Países Bajos, el 25 de marzo de 1.650. Conscientes de la situación desesperada de Carlos, las exigencias del parlamento escocés fueron duras:

  • Se requirió que Carlos firmara el Pacto y prometiera imponerlo a todos en los Tres Reinos.
  • Todos los miembros de la familia del Rey debían adoptar la religión presbiteriana.
  • El catolicismo nunca sería tolerado en los Tres Reinos.
  • El Rey debía reconocer al Parlamento escocés y confirmar todas las leyes aprobadas desde 1.641.
  • El Rey debía anular todas las comisiones y tratados recientes, con la intención de obligar a Charles a desautorizar la expedición de Montrose a Escocia y el tratado de Ormond con los confederados irlandeses.

Las disputas continuaron hasta marzo y abril. Carlos intentó obtener concesiones que permitirían una reconciliación con los engagers (facción de los covenantes escoceses), que habían excluidos de su cargo en Escocia por el Acta de Clases. No impondría el presbiterianismo en Inglaterra ni anularía el tratado irlandés. Pero para consternación de los realistas ingleses, Carlos finalmente aceptó tomar el Juramento del Pacto. Otros temas polémicos debían discutirse a su llegada a Escocia. Firmó el tratado de Breda el 1 de mayo de 1.650 y tomó el Pacto inmediatamente antes de desembarcar en Escocia el 23 de junio de 1.650.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-22. Última modificacion 2018-08-22.