Siglo XVIII Guerras Carnáticas (1.746-63) Tercera Guerra Carnática. Campaña 1.759
Tercera Guerra Carnática. Campaña 1.759

Continuación del asedio de Madrás (enero y febrero de 1.759)

A primeros de enero de 1.759, el señor de La Tour se apoderó del fuerte de Sadras (actual Sadurangapattinam), perteneciente a los holandeses. Los soldados holandeses fueron reemplazados por una guarnición francesa.

El 2 de enero, al amanecer, las dos baterías occidentales francesas (la Lorraine que constaba de 4 cañones y 2 morteros, y la Lally que constaba de 4 morteros de 13 pulgadas) abrieron fuego contra el fuerte Saint George.

Respondieron unas 10 piezas pesadas británicas y pronto destrozaron 2 cañones franceses. A las 08,00 horas, los franceses habían retirado sus cañones de la batería. Sin embargo, los morteros franceses continuaron bombardeando el lugar hasta las 19,30 horas, arrojando 80 proyectiles al fuerte, causando muchos daños al edificio pero sin matar ni herir a ninguna persona.

El mayor general de Soupire, al frente de 650 europeos, entre ellos 150 de caballería, atacó las tres divisiones de Muhammed Yusuf Khan en Trevambore, cerca del monte de Santo Tomás. Su ataque inicial puso a la primera división en cierto desorden y capturaron sus 2 cañones. La primera división se retiró y se unió a la segunda división. Juntos, contraatacaron y pusieron a los franceses en fuga, retomando los cañones perdidos. En esta acción, los franceses perdieron 100 hombres muertos o heridos, incluidos 2 oficiales. El regimiento europeo de Madrás perdió a 6 hombres muertos o heridos y 180 cipayos.

En la noche del 4 al 5 de enero, los franceses terminaron la paralela, al menos abrieron siete troneras en su batería del norte donde colocaron tres cañones. También colocaron tres cañones en su batería occidental.

El 5 de enero, a las 18,00 horas, los ingleses asignaron 100 hombres s a la construcción de una batería de 5 cañones detrás del camino cubierto en el lugar saliente de cañones delante de la media-luna.

El 6 de enero, al amanecer, la artillería francesa bombardeó el fuerte Saint George con la batería del norte (6 cañones y 6 morteros) y la batería del oeste (7 cañones y 1 obús), continuando el fuego hasta las 17,00 horas, arrojando unos 150 proyectiles principalmente dentro y sobre la ciudad. Esa noche, las 04,00 horas, tres barcos, previamente capturados de los británicos en Sadras, desembarcaron en la puerta marítima británica, descargando 150 disparos de 24 libras, 100 cartuchos vacíos, 50 tapas de acero, 50 barriles de pólvora y 1.500 bolsas de arena destinadas a los sitiadores.

El 7 de enero, los franceses comenzaron a trabajar en una batería nueva cerca del cementerio. El teniente Brooke de la artillería inglesa fue muerto.
Las baterías francesas continuaron bombardeando el fuerte durante todo el mes, pero sin gran efecto. La indisciplina que Lally había permitido durante sus operaciones anteriores influía mucho en la eficacia de la fuerza de asedio; y todo se movía lentamente y con mucha fricción.

El 8 de enero, los británicos reunieron una compañía de zapadores (2 oficiales, 6 sargentos, 6 cabos, 88 soldados). Se crearon dos compañías similares con cipayos. Por la noche, 100 europeos y 100 cipayos repararon las troneras, las plataformas y enviaron una batería por el camino cubierto delante de la media-luna.

El 9 de enero, los franceses abrieron dos troneras adicionales en su batería cerca del cementerio. Los británicos colocaron 10 granaderos en el ángulo noreste del camino cubierto para disparar contra las troneras francesas y dos 12 cañones de 12 libras fueron disparados desde la nueva batería británica. Los equipos de trabajo británicos se dedicaron a reparar las plataformas y otros daños y a reparar una plataforma de piedra dañada en el antiguo bastión del noreste, colocando una de madera.

En la noche del 9 al 10 de enero, los franceses continuaron sus trincheras de aproximación en zig-zag a unos 30 metros al oeste de su batería del norte y, otra trinchera en zig-zag a unos 60 m. hacia el lado del mar; dirigieron parte de una trinchera a la casita del Pettah hacia el puente; y repararon sus merlones destrozados con sacos de arena.

Los británicos completaron la batería del camino cubierto (4 cañones), llenaron bolsas de tierra al pie de la media-luna , repararon los parapetos de varios bastiones y colocaron dos plataformas de madera en el primer bastión, reemplazando dos plataformas de piedra dañadas.

El 12 de enero, los franceses dirigieron la peor parte de su ataque contra los bastiones del norte del fuerte y se iniciaron defensas adicionales en ese barrio. A las 19,00 horas, un grupo francés avanzó hacia el ángulo saliente noreste del camino cubierto y abrió fuego.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-frances-de-madras-1758-59--mapa-del-asedio-1-1024x607.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-frances-de-madras-1758-59--mapa-del-asedio-1-300x178.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-frances-de-madras-1758-59--mapa-del-asedio-1-768x455.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-frances-de-madras-1758-59--mapa-del-asedio-1-100x59.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-frances-de-madras-1758-59--mapa-del-asedio-1.png 1452w
Asedio francés de Madrás 1758-59. Mapa del asedio

Al amanecer, los granaderos británicos del 3er batallón al mando del capitán Campbell apoyados por 100 europeos y 300 cipayos, todos bajo el comandante Brereton, avanzaron por el lado del mar hacia la barra del Triplicane, sin pasar por un puesto de avanzada francés. Marcharon hacia la casa del guarda del del gobernador y encontraron 50 hombres y 2 pequeñas piezas de campaña asentadas en una calle al sur de esa casa. Los franceses dispararon dos descargas de metralla a unos 50 pasos y luego rompieron la formación y huyeron. Los británicos capturaron los 2 cañones y capturaron 1 oficial y 6 hombres. Los franceses perdieron alrededor de 12 hombres muertos o heridos; los británicos perdieron 1 hombre muerto, el teniente Robson herido de muerte y 9 hombres heridos.

En la noche del 14 al 15 de enero, los británicos mantuvieron un fuerte fuego de mosquetería, cañones y morteros desde su camino cubierto y las obras del frente norte al acercarse el enemigo. Los británicos tenían la compañía de zapadores, la primera compañía de granaderos, 90 europeos y 2 compañías de cipayos asignados a grupos de trabajo que terminaron el parapeto del antiguo bastión del noreste y montaron 3 cañones en él; despejaron la tierra delante de la media luna.

En la noche del 16 al 17 de enero, los británicos hicieron una salida (1 oficial y 12 hombres) que fue rápidamente rechazada; el oficial fue muerto y 3 de sus hombres heridos.

Las baterías francesas desmontaron 3 cañones que fueron llevados de vuelta. Los franceses engrosaron el banco de arena a la derecha de su batería cerca del mar.

En la mañana del 18 de enero, los franceses abrieron tres nuevas troneras cerca del mar. Su batería del norte (Lally) entonces consistía en 16 troneras.

El regimiento europeo de Madrás perdió a 5 hombres muertos por el fuego de la artillería francesa.

En la noche del 18 al 19 de enero, los franceses a pesar del fuego defensivo, avanzaron la tercera trinchera de aproximación en zig-zag a través del ángulo saliente del glacis.

El 20 de enero, los británicos hicieron dos salidas desde el fuerte con pocas pérdidas y menos éxito.

El 21 de enero alrededor de las 17,00 horas, los británicos enviaron un grupo de 1 sargento y 10 hombres al lado del mar, mientras que otro de 1 oficial y 20 hombres, apoyados por 1 ingeniero, 1 capitán y 40 hombres, salió de la barrera en el ángulo noreste del camino cubierto. Los soldados se hicieron dueños del segundo punto y cubrieron a los zapadores mientras destruían el alojamiento que se formaba en la cresta del glacis. En ese enfrentamiento, los británicos perdieron 2 sargentos muertos y 4 zapadores heridos. Un destacamento del regimiento europeo de Madrás se distinguió en la acción.

En la noche del 22 al 23 de enero, Los franceses abrieron una nueva batería de 4 troneras en su tercera trinchera de aproximación en zig-zag para disparar en la cara derecha de la revellín norte. Los británicos mantuvieron fuego de mosquetería contra los trabajos franceses.

En la noche del 23 al 24 de enero, hubo un pequeño enfrentamiento que duró unas tres horas cuando los franceses intentaron destruir los gaviones cerca del camino cubierto. Los británicos perdieron a unos 12 hombres entre muertos y heridos en ese enfrentamiento.

El 24 de enero, la guarnición británica recibió información sobre la llegada a la costa de algunos barcos con refuerzos de Gran Bretaña.

El 25 de enero alrededor de las 14,00 horas, los británicos hicieron otra salida exitosa con 20 guardias y 20 zapadores. En esa acción, perdieron al capitán Black y al teniente Fitzpatrick del regimiento europeo de Madrásque fueron heridos; y 1 sargento y 3 hombres muertos.

En la noche del 25 al 26 de enero, Los franceses avanzaron en la paralela a la cara norte del camino cubierto delante de la media-luna. Las obras francesas abrazaban por completo el ángulo saliente del camino cubierto, haciendo imposible que los británicos mantuvieran tropas allí.

En la tarde del 27 de enero, hubo un enfrentamiento al oeste de Egmore entre los franceses y el cuerpo del capitán Preston y Yusuf Khan. En la noche del 27 al 28 de enero, los británicos comenzaron a trabajar en una mina. Tenían 32 zapadores y 80 cipayos asignados a grupos de trabajo que hicieron algunos reparaciones.

En la mañana del 28 de enero, los franceses formaron su caballería nativa, sus cipayos y su caballería europea en una línea entre Egmore y los Jardines de Maskelyne.

En la tarde del 30 de enero, el Shaftsbury, un buque hospital de la Compañía de las Indias Orientales llegó a Madrás con municiones y abastecimientos, las cuales eran muy necesarios. Habiendo anclado, estuvo expuesto a un fuego constante. Esa noche, una fragata francesa se acercó a Madrás y recibió fuego de costado del Shaftsbury. Luego navegó hacia el sur.

El 31 de enero, temprano en la mañana, los franceses abrieron cuatro troneras e hicieron solo unos 30 disparos antes de darse cuenta de que sus cañones estaban mal ubicados. Por la tarde, la fragata francesa regresó a Madrás. El Harlem, un buque indo-holandés capturado por los franceses, avanzó contra el Shaftsbury que se puso bajo el fuego de protección de los cañones del fuerte Saint George. Justo antes del anochecer, dos baterías francesas aprovecharon la oportunidad para realizar algunos disparos al Shaftsbury.

En la noche del 1 al 2 de febrero, el Harlem y la fragata francesa anclaron hacia el norte, de modo que el Shaftsbury solo tenía dos cañones disparando contra ella desde el sur y una desde el norte.

El 2 de febrero, Preston avanzó en el monte de Santo Tomás con su pequeña fuerza. Lally con 300 europeos, 600 cipayos y 6 piezas de campaña lo atacaron. Entre las 15,00 y las 17,00 horas, se llevó a cabo el enfrentamiento. Preston y Yusuf Khan se mantuvieron firmes y los franceses se retiraron con pérdidas considerables.

El 3 de febrero, por la mañana, los franceses explotaron una mina detrás del foso, frente al extremo este de la cubeta, y abrieron una brecha en el muro de unos 7 metros. Un grupo de trabajo de 54 zapadores y 44 cipayos fue empleado en taponar la brecha de la mina.

El 5 de febrero, temprano en la mañana, los británicos avistaron 7 velas. Inicialmente pensaron que eran los barcos que se esperaban de Bombay, pero pronto se dieron cuenta de que eran barcos franceses. Se podía ver una bandera roja desde el fuerte Saint George en el monte Saint Thomas, lo que sugiere que el capitán Preston y Yusuf Khan habían tomado posiciones allí. Alrededor de esa fecha, Caillaud, después de interminables dificultades en Tanjore, finalmente llegó a Chengalaput con sus 300 jinetes y 300 cipayos. A partir de ese momento, Caillaud se dirigió personalmente al monte de Saint Thomás.

El 6 de febrero, por la noche, todo la caballería francesa junto con cipayos y un fuerte destacamento de infantería se trasladaron a la llanura. Por la mañana, 30 marineros desembarcaron del Shaftsbury para ayudar a la artillería terrestre y el barco, se hundió en aguas más profundas. Preston y Muhammed Yusuf Khan todavía estaban en el monte de Saint Thomas.

El 7 de febrero, temprano, los franceses abrieron con 4 cañones y 1 mortero de su gran batería contra el antiguo bastión del noreste. En general, los franceses tenían: una batería de dos cañones en el viejo hospital que enfilaba todo el frente norte; una batería de 4 cañones en el antiguo cementerio golpeando la cara de la media-luna; una gran batería de 4 cañones disparando sobre el ángulo saliente de la media-luna y sobre el antiguo bastión del noreste, y un mortero arrojando proyectiles de diez pulgadas al pueblo; 3 morteros en la trinchera de aproximación del glacis, arrojando proyectiles de ocho y diez pulgadas en la media-luna, el bastión del noreste, y la batería de fajinas.

A las 02,00 horas, el mayor Caillaud se unió a Preston en el monte Saint Thomas. Allí, descubrió que Yusuf Khan, con 1.500 cipayos y 2.000 jinetes, se había unido al capitán Preston con 600 cipayos, 50 europeos y 6 cañones de 3 libras de la guarnición de Chengalaput. Además, el capitán Vasserot con 10 de sus soldados estaba allí. Los refuerzos de Caillaud aumentaron estas fuerzas en 300 cipayoss y 300 jinetes tanjoreanos. Aunque la mitad de los cipayos y todo la caballería eran de poco valor, sus fuerzas combinadas ascendían a 103 hombres del regimiento europeo de Madrás.(incluidos 12 artilleros y 10 soldados montados), 6 cañones de 3 libras, 2.500 cipayos y 2.000 jinetes tanjoreanos. Asumiendo el mando de esa fuerza combinada, Caillaud ocupó las casas y los reductos al pie este del monte. La muralla más fuerte del recinto estaba alrededor de la casa del coronel Lawrence, y al este había otro jardín llamado Carvalho, que se consideraba la clave de su posición. Caillaud estacionó 80 europeos y 4 piezas de campaña en ese jardín. También asignó 20 europeos, 300 cipayos y 2 piezas de campaña a la casa Sawmy o aves de corral al sur del recinto. La izquierda de la posición de Caillaud estaba protegida por arrozales que se extendían por todo el norte y noreste de los recintos. Las entradas a los diferentes bancales estaban barricadas, y las paredes de barro abrían huecos para los cañones o el fuego de mosquetería. La caballería estaba acampada hacia el norte debajo de la colina y el resto de los cipayos ocupaban diferentes puestos a lo largo del norte y las caras del monte; aproximadamente 1.700 también se distribuyeron en los recintos a lo largo del frente (lado sur) de la colina, y se abrieron pasos en sus diferentes muros y recintos.

Este crecimiento de números en su retaguardia, y el conocimiento de que el escuadrón de Pocock estaba en camino desde Bombay para aliviar a Madras, obligó a Lally a tomar fuertes medidas contra Chengalaput.
El 8 de febrero, por la tarde, llegó un barco francés. Los defensores, temiendo que el barco francés estuviera cargado de proyectiles para los morteros, decidieron atacarle. Sin embargo, este ataque fue cancelado. Los defensores fueron informados de la llegada del mayor Caillaud al monte Saint Thomas.

El 9 de febrero, Lally destacó una fuerza de 600 infantes franceses, 1.500 cipayos, 200 dragones, unos 100 húsares y 1.000 jinetes marathas, con 8 piezas de campaña, bajo el mando del coronel Lally (un pariente) para atacar a Caillaud en serio. Al amanecer, comenzó el cañoneo. Los franceses fueron detectados avanzando en dos columnas, una (300 de caballería europea, 600 de infantería europea, 8 piezas de campo) en el flanco este o izquierdo, desde la dirección de Mammelong; el otro (1.500 cipayos, 1.000 jinetes marathas) sin cañones, en el frente sur, a través de la llanura. La caballería de tanjoreana bajo Caillaud, encabezada por los 10 soldados montados, formó frente a los recintos. Caillaud planeó esperar hasta que los franceses hubieran avanzado dentro del fuego de flanco de las piezas de campaña en la casa Sawmy y luego cargar contra ellos. Sin embargo, la caballería de Caillaud marchó hacia los franceses que venían al trote y, de repente deteniéndose, dispararon sus carabinas que derribaron a unos pocos hombres y caballos, todos, con la excepción de Caillaud y sus 10 soldados, huyeron.

Algunos fueron perseguidos por los franceses que, al entrar dentro del alcance de los cañones de la casa Sawmy, fueron severamente castigados y obligados a retirarse. El resto de la caballería tanjoreana se apresuró hacia la pista entre el recinto izquierdo y el pie del monte, perseguido por los húsares franceses que, mientras se apelotonaban en el camino angosto, cayeron bajo el fuego de los cipayos apostados allí. Esto los obligó a huir y se unieron a su línea de infantería que avanzaba a menos de 200 metros del frente de la posición británica. Alrededor de las 10,00 horas, el ataque francés cesó y su artillería cañoneó las fuertes posiciones defensivas en la colina. Lally se dio cuenta de que estaba obligado a adueñarse del puesto avanzado en la casa Sawmy antes de considerar un ataque a los recintos.

Alrededor de las 16,00 horas, Lally envió a 100 europeos a asaltarlo. Se acercaron a menos de 30 metros antes de ser rechazados. Lally los envió al ataque nuevamente y fueron rechazados una vez más. Treinta minutos después, después de reforzar ese destacamento con 200 europeos, lanzó un tercer asalto infructuoso contra la casa Sawmy. El destacamento en retirada fue perseguido por todos los cipayos apostados en la casa junto con algunos europeos bajo el teniente Airey. Entrando en desorden durante la persecución, el destacamento británico fue acosado por la caballería francesa y derrotado. Luego, los franceses persiguieron a las tropas que huían hasta la puerta del complejo de Lawrence, donde fueron detenidos por el fuego de los cipayos de Muhammed Yusuf. La caballería francesa sufrió algunas pérdidas y quedó confundida, galopando de frente y rodeando el flanco de los recintos bajo un severo fuego de artillería y mosquetería. Los británicos abandonaron su puesto en la casa de Sawmy, que pronto fue ocupada por los franceses que asentaron algunos cañones allí para bombardear los recintos. Al final de la tarde, los franceses se retiraron. Aproximadamente dos horas después, Caillaud, que no tenía municiones para su artillería, se retiró hacia Chengalaput. En esta acción, los franceses perdieron a más de 50 europeos muertos o heridos, mientras que los británicos perdieron 7 muertos y 13 heridos.

En la tarde del mismo día (9 de febrero), aprovechando el combate en curso en el monte Saint Thomas, los defensores enviaron dos compañías de cipayos al obstáculo. Luego ocuparon la Garden-House que había sido abandonada por los franceses. Destruyeron las obras de asedio y regresaron al fuerte Saint George.

En la noche del 9 al 10 de febrero, después de descargar municiones, el barco francés se fue.

El 10 de febrero, a posición de Lally era desesperada. Los suministros, el dinero, las municiones, todo estaba fallando, y sus tropas, tanto hindúes como francesas, estaban disminuyendo por las deserciones. Habían logrado abrir una brecha en el fuerte, pero sus oficiales eran reacios a intentar un asalto.

El mayor Caillaud se retiró a Vandalur. Sin embargo, Chengalaput, esa terrible espina, seguía molestando al bando de Lally.

En la noche del 12 al 13 de febrero, sobre las 02:30 horas, los franceses lanzaron un ataque contra la batería de fajinas con 30 europeos y 50 cafres, pero fueron fácilmente rechazados. Toda la guarnición ocuparon sus puestos y se hicieron muchos disparos con obuses y metralla contra los franceses. En la acción, los británicos perdieron 1 capitán y 1 soldado herido; los franceses 6 hombres muertos.

La misma noche del 13 al 14 de febrero, Caillaud marchó desde Chengalaput hacia el fuerte Sadras para sorprenderlo. Su fuerza se retrasó y llegó frente a Sadras tarde al día siguiente.

El 14 de febrero, alrededor de las 06,00 horas, un grupo británico de 1 subalterno y 15 hombres fue enviado por el camino cubierto al flanco de la empalizada francesa; mientras que 2 capitanes y 40 hombres avanzaron directamente frente a la empalizada, acompañados por 1 ingeniero y 20 hombres desarmados. Los franceses abandonaron la empalizada que fue inmediatamente ocupada y destruida.

En la noche del 14 al 15 de febrero, los franceses reemplazaron los gaviones que habían sido asaltados en la empalizada y trabajaron en una transversal, pero el fuego de la batería de fascines y los proyectiles de la media-luna impidieron seriamente su trabajo. La fragata francesa regresó y ancló en el camino de Santo Tomás.

Una mina británica fue cargada y atendida por 3 zapadores, cubiertos por la noche por 10 granaderos.

Los británicos enviaron de regreso a bordo del Shaftsbury a los marineros en tierra junto con 30 marines para atacar a la fragata francesa, pero, cuando estuvieron listos, la fragata francesa ya no estaba a la vista.

Probablemente la misma noche (del 14 al 15 de febrero), una de las patrullas de Caillaud interceptó a uno de los mensajeros de Lally con una carta fechada el 14 de febrero para el gobernador de Pondicherry, revelando su intención de levantar el asedio de Madras. La carta fue enviada de inmediato a Madras. Caillaud luego se retiró.

El 15 de febrero, el fuego de 6 cañones de la gran batería francesa, 3 cañones en el cementerio y 2 cañones en el antiguo hospital hicieron fuego potente. A partir de las 17,00 horas, solo 3 cañones de la gran batería y 2 cañones en el cementerio continuaban disparando.

En la noche del 15 al 16 de febrero, los británicos reforzaron sus posiciones defensivas en la playa y llevaron un cañón de 12 libras de hierro a la batería de fajinas.

El 16 de febrero, la artillería francesa siguió haciendo fuego pero lanzó muy pocos proyectiles.

Alrededor del mediodía, una pequeña balandra informó a los defensores que se había encontrado con barcos británicos, con refuerzos de Gran Bretaña y Bombay. Alrededor de las 17,00 horas, se pudieron ver seis velas hacia el norte.

Temiendo un último intento de los franceses, se ordenó a toda la guarnición estar en armas en los diversos puestos durante la noche.

En la noche del 16 al 17 de febrero alrededor de las 22,00 horas, el capitán Richard Kempenfelt, con dos barcos de 20 cañones y otros seis barcos, que contenían hombres y tiendas, anclaron en la carretera de Madras. Eran los tan esperados barcos británicos que se esperaban desde Bombay. Alrededor de las 14,00 horas, los franceses abrieron mosquetería y cañón al mismo tiempo contra las trincheras.

Los refuerzos británicos aliviaron Madrásmientras amenazaban a Pondicherry. Fue el final del proyecto de Lally.

El 17 de febrero, por la mañana, Lally levantó el asedio apresuradamente, marchó hacia el monte de Saint Thomas y cruzó la llanura de Choultry, destruyendo los molinos de pólvora en los edificios Egmore en su camino. Lally dejó gran parte de su artillería de asedio (52 cañones de las cuales solo 26 habían sido clavados), grandes cantidades de tiendas y municiones, y 40 hombres enfermos y heridos detrás de él.

Al mediodía, 600 hombres del 79 regimiento de infantería de Draper fueron desembarcados.

Así terminó el asedio de Madrás, el último movimiento ofensivo de los franceses en la India. Le había costado a la guarnición 33 oficiales, 580 británicos y 300 cipayos muertos, heridos y prisioneros, mientras que más de 400 más de los cipayos habían desertado. Felizmente, el escuadrón de Pocock llevó refuerzos que compensaron la pérdida de tropas británicas.

Los franceses perdieron a 700 europeos muertos, heridos o hechos prisioneros. Los 2.000 europeos franceses sobrevivientes estaban desmoralizados. Lally se retiró con rabia contra las autoridades de Pondicherry, a cuya apatía y egoísmo atribuyó su fracaso.

El fracaso de Lally ante Madrás fue un duro golpe para su reputación. Sus recursos se habían gastado sin ningún propósito, una vez ante Tanjore y otra vez ante Madrás. En ambos lugares, el dominio inglés del mar lo había obligado a retirarse.

Expedición británica contra Masulipatam

Situación inicial

En octubre de 1.758, el mayor general Robert Clive había aprovechado la partida del marqués de Bussy-Castelnau del Deccan para unirse a las fuerzas del conde Lally-Tollendal para el asedio de Madrás. Clive envió de inmediato al teniente coronel Francis Forde con una fuerza de unos 2.600 hombres contra la pequeña fuerza francesa bajo el marqués de Conflans que ocupaba los Circars del norte.

Durante sus operaciones en Deccan, Forde derrotó a Conflans en la batalla de Condore el 9 de diciembre de 1.758 y este último se retiró a la fortaleza de Masulipatam (actual Machilipatnam).

Forde quería marchar de inmediato sobre Masulipatam, pero se retrasó por las negociaciones con su aliado indio, el rajá Anunderaj, que se negó a suministrar fondos o poner en movimiento a su ejército para acompañar a Forde.

Al enterarse del estado de las cosas con Forde, el señor Andrews, que había sido enviado desde Madrás para acordar los términos con el Rajá, acudió en su ayuda, prestándole 2.000 libras y luego se dirigió al escondite de Anunderaj, al que llegó el 15 de enero de 1.759.

El Rajá ignoró el antiguo tratado que dijo que había firmado bajo un malentendido y el señor Andrews se vio obligado a hacer un tratado complementario por el cual Anunderaj acordó que cualquier suma que el Rajá proporcionase debía considerarse como un préstamo, y que los ingresos de todos los distritos al sudoeste del río Godavari que podrían reducirse deberían dividirse en partes iguales entre la Compañía de las Indias Orientales y el Rajá. Una vez completado ese acuerdo, Anunderaj marchó para unirse al campamento de Forde, habiendo acordado ayudar a los británicos en su ataque a Masulipatam; al mismo tiempo pagando a cuenta 600 libras, y dando facturas por 6.000 más, pagaderas en 10 días.

Se hicieron preparativos para un avance general. Forde entregó el fuerte de Rajahmundry al Rajá que designó al capitán Bristol, un europeo a su servicio, gobernador del fuerte donde se formó un depósito para las tiendas británicas, enfermos y heridos. Después de seis semanas de negociación, las operaciones pudieron reanudarse. Sin embargo, se habían perdido 50 preciosos días y los franceses habían ganado tiempo para recuperarse.

Marcha de Forde sobre Masulipatam

El 28 de enero de 1.759, Forde y el Rajá reanudaron su marcha hacia Masulipatam. Forde tomó el camino directo mientras el Rajá salía de la línea de marcha para recaudar contribuciones.

El 6 de febrero, Forde ocupó Ellore (actual Eluru), 77 km al norte de Masulipatam, los soldados franceses que habían guarnecido este lugar fueron retirados por Conflans cuando se retiraba de Condore (lugar no identificado). Allí nuevamente Forde se detuvo para esperar al Rajá.

Mientras tanto, Conflans había dejado guarniciones en Narsirpore (actual Narasapur) situada en una isla en el delta del Godavari y Concale (actual Kaikaluru), dos fortalezas periféricas al norte de Masulipatam, y había organizado un cuerpo de vigilancia, que consta de 250 franceses y 2.000 cipayos con 4 cañones bajo el señor de Rocher. Las disposiciones de esta última fuerza eran tan defectuosas que dejaron a Narsipore en aislamiento, y Forde no perdió tiempo en enviar al capitán Knox con el 1er batallón cipayo a la factoría francesa de Narsipore a unos 32 km de Ellore. La fábrica estaba defendida por 100 europeos y 400 cipayos bajo el señor. Panneau.

Forde envió cartas al zamindar (funcionario empleado por los mogoles para recaudar impuestos) de Narsirpore y su hermano para advertirles contra cualquier esfuerzo hostil y cualquier ayuda a los franceses.

El zamindar de Narsipore se reunió con el capitán Knox en la marcha, le ofreció asistencia y le prometió tropas.

Cuando el destacamento de Knox se acercó a Narsipore, Panneau envió todos los bienes de la Compañía en bote a Masulipatam y se retiró por mar con la guarnición para unirse al cuerpo de vigilancia de Rocher, que estaba acampado a unos 50 km de las posiciones de Forde en Ellore. En Narsipore, Knox capturó dos cañones de 24 libras y tres 12 libras y algunos cañones pequeños con varias embarcaciones, botes y almacenes marinos. Sin embargo, las municiones se habían hundido en el río.

Posteriormente, el destacamento de Knox regresó a Ellore, donde se unió al campamento del ejército británico. Luego vino más retraso.

El 18 de febrero, el ejército de Anunderaj se reunió con el ejército de Forde.

El 19 de febrero, el zamindar de Narsirpore también se unió a Forde con 1.500 hombres.

El 26 de febrero, Forde destacó al capitán Macleane con 6 compañías del 2º batallón cipayo contra el pequeño fuerte de Concale. El fuerte estaba defendido por 1 sargento, 13 europeos y 2 compañías de cipayos que habían recibido instrucciones de mantener su posición a toda costa.

El 1 de marzo, Forde pudo ponerse en movimiento nuevamente. Comenzó su avance a Masulipatam.

El 2 de marzo, el ejército británico cruzó el lago de Kolleru (ubicación no identificada), en esa temporada, poco más que un pantano.

El 3 de marzo, Macleane atacó a Concale. Rocher, el comandante francés del cuerpo de vigilancia, había informado al sargento que defendía a Concale que enviaría refuerzos al día siguiente. Cuando el destacamento de Macleane se acercó, los cañones del fuerte se abrieron sobre ellos, pero los cipayos utilizaron un terreno en pendiente y las casas adyacentes de una aldea para invertir el lugar. El capitán Macleane luego intentó forzar la puerta, pero fue rechazado dos veces con pérdidas, haciendo que varios de sus hombres fueran muertos o heridos. Luego le escribió a Forde pidiéndole dos cañones. Forde envió de inmediato los cañones requeridos con un oficial de artillería. Las cañones fueron asentados cerca de las puertas y las abrieron a cañonazos. Los cipayos británicos entraron en el fuerte e hicieron una gran matanza de cipayos. En cuanto a los europeos, se escondieron hasta que los británicos dejaron de disparar.

Los británicos eran dueños del fuerte de Concale pero unas pocas horas después, fueron informados del acercamiento de una fuerza de socorro francesa (40 europeos y algunos cipayos). Macleane salió del fuerte para enfrantarse a ellos, pero los franceses se enteraron de que el fuerte había caído y se retiraron.

El marqués de Conflans estaba acampado en una posición ventajosa en un pueblo a 3 km de las murallas de Masulipatam. Allí el ejército recibió agua (no había manantiales frescos en el fuerte).

El 6 de marzo, cuando Forde apareció ante el campamento de Conflans, este último se retiró a la fortaleza de Masulipatam y, por la tarde, el ejército de Forde acampó en el antiguo campamento de Conflans.

Las defensas de la fortaleza de Masulipatam habían sido mejoradas por los franceses desde su entrada en posesión en 1.751, y formaban un paralelogramo irregular de unos 800 metros de largo y 500 de ancho, abierto en el lado sur, donde un amplio estuario proporcionaba suficientes elementos naturales protección, y cerrado en los otros tres lados por murallas de barro con ladrillo y reforzado por 11 bastiones conectados por cortinas. También había un foso húmedo y un espacio estrecho y empalizado entre el foso y el parapeto, pero sin glacis. En el lado de tierra, el fuerte estaba rodeado en todas partes por un pantano, el camino a la ciudad de Masulipatam (a 2,5 km de distancia) era una calzada a la puerta principal en el frente noroeste. Esta calzada estaba cubierta por una distancia de 120 metros de la muralla por un parapeto que termina en un ravellín, que dominaba todo el camino. El único terreno al alcance del fuerte se encontraba en algunas colinas de arena al este y al oeste del mismo; de los cuales los del lado este, que se encuentran a 730 metros de la muralla, fueron seleccionados por Forde para su posición. El asedio formal estaba fuera de la cuestión para una fuerza tan pequeña, por lo que Forde estaba dispuesto a comenzar la construcción de baterías en las colinas de arena.

Preparativos para el asedio

El 7 de marzo, Forde invirtió Masulipatam. El mismo día, se le informó que los franceses habían levantado el asedio del fuerte de Saint George en Madrás.

Del 7 al 25 de marzo, el cuerpo de Forde emprendió la construcción de 3 baterías frente a Masulipatam, una en el ángulo suroeste que colindaba con el mar, y cerca de la cual sus transportes estaban anclados con tiendas y municiones; una segunda al norte y una tercera en el centro, a unos 100 metros detrás de los otros dos. Los cañones de asedio fueron desembarcados de dos barcos que habían seguido los movimientos del ejército a lo largo de la costa. En los dos flancos se montaron baterías de 24 y 18 libras; y en el centro morteros de 13, 10 y 18 pulgadas.

Durante ese breve período, parecía que el destino se había planteado para levantar todos los obstáculos posibles contra el éxito de Forde. Apenas había invertido Masulipatam cuando el cuerpo de vigilancia de Rocher (250 europeos, 2.000 cipayos) se despertó con la actividad repentina, y se movió sobre Rajahmundry y las comunicaciones británicas con el norte. Bristol, el oficial a cargo de ese fuerte, al no poder defenderse, se vio obligado a evacuar la ciudad, enviando a sus enfermos a Vizagapatam (actual Visakhapatnam) y el tesoro, que había recibido de Bengala, a la factoría holandesa de Kukanar (actual Kukunoor). Los franceses capturaron el equipaje y los efectos que los oficiales británicos habían dejado allí y se llevaron a 20 europeos y 40 prisioneros de los cipayos. Así, la disposición de dinero listo de Forde se cortó. Rocher ocupó Rajahmundry y luego avanzó un poco hacia el norte de la ciudad, prometiendo venganza contra el país de Anunderaj y aterrorizó tanto al Rajá que se negó a emplear su dinero o su crédito para el servicio del ejército británico. Dejó el campamento británico con todos sus seguidores y marchó para proteger sus propios dominios. Forde quedó absolutamente sin dinero. Ya había tomado prestado todo el dinero del premio de sus oficiales e incluso de sus hombres, y no sabía a quién recurrir para obtener efectivo para el pago de sus tropas. Los soldados se pusieron aprensivos y descontentos.

Conflans, sintiéndose perfectamente seguro en su posición fortificada, solo necesitaba un poderoso aliado para atacar a los sitiadores por la retaguardia, y por lo tanto se puso en comunicación con Salabat Jung el nizam (gobernante) del Deccan, pidiendo ayuda. La solicitud de Conflans se accedió tan fácilmente que Salabat Jung inmediatamente marchó al alivio de la asediada guarnición francesa con un ejército de 35.000 hombres, habiendo enviado previamente sus órdenes al rajá Anunderaj y al zamindar de Narsipore para unirse a él de inmediato.

El 19 de marzo, el conjunto de las tropas europeas de la fuerza expedicionaria británica salió con sus armas en las manos en un motín abierto y amenazaron con marchar. Con gran dificultad, Forde los convenció para que regresaran; y los hombres, una vez conciliados, volvieron a trabajar con todo su antiguo ardor.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-masulipatam-1759--plano-de-la-zona-1024x840.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-masulipatam-1759--plano-de-la-zona-300x246.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-masulipatam-1759--plano-de-la-zona-768x630.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-masulipatam-1759--plano-de-la-zona-100x82.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-masulipatam-1759--plano-de-la-zona.png 1216w
Asedio de Masulipatam 1759. Plano de la zona

Comienzo del asedio

El 25 de marzo, las baterías de Forde se completaron y abrieron contra Masulipatam, manteniendo un fuego potente y causando daños considerables en las fortificaciones; pero los franceses generalmente podían reparar por la noche el daño del realizado durante el día. Los morteros británicos, sin embargo, destruyeron e incendiaron varios edificios importantes en la fortaleza.

El 27 de marzo, llegaron noticias de que Salabat Jung llegó al río Krishna, a no más de 60 km de distancia, con un ejército de 40.000 hombres, para expulsar a los intrusos que se habían atrevido a invadir las provincias bajo su soberanía.

Forde había enviado al señor Johnson a Anunderaj que se encontraba en ruta a sus propios territorios para señalarle que se estaba exponiendo a un gran peligro al separarse de su alianza con los británicos. No podía, observó Forde, esperar escapar de las garras de Salabat Jung y de Rocher, pero, volviendo a su lealtad y uniéndose al ataque contra Masulipatam, y tan pronto como se redujera la fortaleza, tendría todo el apoyo de los británicos. Anunderaj ocupó la ciudad de Masulipatam, que se encontraba completamente despojada de las tropas enemigas. Con la leve esperanza de ganar tiempo, Forde propuso iniciar negociaciones con Salabat Jung, quien para su gran alivio, consintió en recibir a su emisario y se comprometió a no avanzara más. Dando un respiro, aunque no se esparaba que durase mucho.

Durante las negociaciones con Salabat Jung, el asedio continuó. Los daños causados a las obras durante el día eran reparados regularmente por los asediados por la noche, tres de los bastiones habían sido destruidos lo suficiente como para emplear una partida de asalto.

El 5 de abril, el Monzón desencadenó un fuerte lluvia que inundó el pantano alrededor. La tormenta detuvo el fuego de artillería.

El 6 de abril, la tormenta cesó, pero el día comenzó con una sombría noticia para Forde. Salabat Jung avanzaba desde el río Krishna y Rocher estaba a punto de unirse con él. Finalmente, esa misma tarde, los oficiales de artillería informaron que solo quedaban dos días de munición para las baterías. Delante de Forde habia una fortaleza con una guarnición mayor que su propio ejército; detrás de él había una fuerza que superaba a la suya en más de 10 a 1; sus comunicaciones estaban cortadas, y su munición y sus fondos se agotaban. La única solución posible era embarcarse y retirarse por mar, o para apostar por un asalto desesperadao. Eligió la línea de acción más audaz de asaltar el fuerte.

Asalto de Masulipatam

Durante el progreso del asedio, se había observado que en la esquina suroeste del fuerte, no se había construido foso; el terreno pantanoso se consideraba un obstáculo más difícil que cualquier foso. Los nativos, sin embargo, habían sido vistos más de una vez atravesando esa zona pantanosa; y los capitanes Yorke y Knox al intentarlo lo encontraron firme hasta la altura de las rodillas. Era la zona donde menos se podía esperar un ataque y Forde decidió aprovecharlo. Otro punto en el que se podía dirigir una finta era el revellín afuera de la puerta principal. El verdadero ataque debía ser necesariamente lanzado contra el frente que había sido dañado por las baterías; y el bastión del noreste, conocido como el Cameléon, fue el lugar seleccionado. Las disposiciones necesarias se resolvieron rápidamente.

Las tropas del Rajá fueron algunas de ellas para vigilar el campamento, y el resto para hacer un ataque de diversión contra el revellín frente a la puerta. El capitán Knox a la cabeza del 1er batallón de cipayos (700 hombres) debía llevar a cabo el ataque de finta en el ángulo suroeste, y el resto de las tropas se emplearía para el verdadero asalto al bastión Cameléon. Los soldados británicos que eran 312 hombres del regimiento europeo de Bengala, 30 artilleros y 30 marineros prestados del Hardwick, fueron divididos en dos grupos, el primero bajo el capitán Callender (compañía de granaderos del regimiento europeo de Bengala y las compañías de granaderos de los batallones cipayos), el segundo bajo el capitán Yorke (4 compaías del regimiento europeo de Bengala y 30 marineros); mientras que del 2º batallón de cipayos (700 hombres) formaba un tercer grupo el capitán Macleane, y el resto una reserva bajo el mismo Forde. Se ordenó que tanto los ataques verdaderos como los simulados comenzaran simultáneamente a medianoche, cuando la marea estaría baja y no había más de un metro de agua en la zanja; y el último golpe de los gongs dentro del fuerte debía ser la señal para el ataque.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759--plano-del-asalto.png 1023w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759--plano-del-asalto-300x240.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759--plano-del-asalto-768x614.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759--plano-del-asalto-100x80.png 100w
Asalto de Masulipatam 1759. Plano del asalto

Durante la noche del 6 al 7 de abril, los franceses repararon las dos brechas creadas el día anterior.

El 7 de abril, las baterías británicas mantuvieron un fuego feroz durante todo el día contra los tres bastiones del frente oriental. La llegada de la noche silenció el fuego, y a las 22,00 horas las tropas se dirigieron al asalto.

Knox, que tenía que recorrer la mayor distancia, fue el primero en moverse, y su columna desapareció en la oscuridad. Cuando llegó el momento del avance de las tropas británicas, no se encontró al capitán Callender, líder del primer grupo. Se le buscó durante unos 30 minutos antes de que Forde decidiera reemplazarlo con el capitán Fischer. La columna británica finalmente marchó sin Callender. A medianoche, los hombres todavía se esforzaban por el pantano hacia el bastión de Cameléon cuando el sonido de los disparos les avisó que Knox, puntualmente había iniciado su falso ataque. Además, Anunderaj, con sus tropas, inmediatamente se apresuraron a lo largo de la calzada disparando en todas las direcciones y haciendo todo el ruido terrible, que rápidamente atrajo la atención de la guarnición, muchos de los cuales se apresuraron a defender la puerta de entrada.

Aumentando su velocidad lo mejor que pudieron, las tropas de las tres columnas de ataque se avanzaron pesadamente, hasta las rodillas en lodo del pantano, y hasta la cintura en el agua del foso; cuando, justo cuando la columna de Fischer llegaba a la empalizada, un fuerte fuego proveniente de la brecha y de los bastiones a cada lado indicó que habían sido descubiertos. Los hombres de Fischer cortaron la empalizada mientras que el grupo de Yorke atacaba el bastión de San Juan a su izquierda y Macleane el bastión de la Puerta Pequeña a su derecha. Los hombres caían rápidamente, pero en ese momento las empalizadas se despejaron, y el primer grupo que abarrotaba la brecha barrió a los franceses del bastión de Cameléon. Fischer se detuvo ante la llegada de Yorke con el segundo, y luego los dos oficiales se separaron, Fischer a la derecha para despejar el norte, Yorke a la izquierda para despejar la cara oriental del fuerte.

Al encontrar un cañón con su munición en el bastión de Cameléon, Yorke inmediatamente le apuntó a lo largo de la muralla hacia el sur, y se preparó para seguir en la misma dirección, cuando observó un grupo de cipayos franceses avanzaba entre la muralla y los edificios de la ciudad para reforzar el bastión Cameléon. Al instante les ordenó que levantaran los brazos y se rindieran. Sorprendidos obedecieron, y de inmediato fueron enviados de vuelta al bastión capturado; mientras Yorke, tomando el camino por el que habían avanzado, presionó contra el bastión de San Juan.

Los guardias franceses, que habían buscado refugio del fuego del cañón de Yorke, dispararon contra él y derribaron a algunos de sus hombres, pero se rindieron inmediatamente después, siendo también enviados al bastión de Caméléon, donde los cipayos se hicieron cargo de ellos. Yorke siguió su camino hacia el siguiente bastión hacia el sur, llamado el bastión Holandés, donde se repitió la misma escena y se envió un nuevo grupo de prisioneros a la custodia de los cipayos. El bastión Francés, el más meridional de todos, permaneció aislado, y Yorke estaba ansioso por explotar el éxito; pero entonces los hombres retrocedieron.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759-1024x664.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759-300x195.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759-768x498.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759-100x65.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asalto-de-masulipatam-1759.png 1270w
Asalto de Masulipatam 1759

El grupo se había reducido un poco por las pérdidas anteriores y por los destacamentos de vigilancia para custodiar prisioneros y los bastiones capturados; y el puñado de hombres que permanecieron con el capitán comenzaron a preguntarse dónde terminaría ese trabajo. Mediante amenazas y exhortaciones, Yorke después de un tiempo los indujo a seguirlo; pero mientras pasaba por un almacén un poco más allá del bastión Holandés, uno de los hombres vio barriles de pólvora dentro de él y gritó “Una mina, una mina”. Inmediatamente, todos los hombres regresaron aterrorizados al bastión Caméléon; y Yorke se quedó solo, con sus bateristas negros a su lado tocando en vano la marcha de los granaderos.

Afortunadamente, los guardias en los bastiones capturados se mantuvieron firmes; y Yorke regresando con los fugitivos, que estaban a punto de abandonar el fuerte, detuvo el pánico amenazando con matar al primer hombre que intentase huir. Reunió a 36 hombres y regresó para completar su trabajo, pero el retraso había dado a los franceses del bastión de francés tiempo para preparar un cañón en la línea de su avance.

Esperando a que su grupo se acercara lo suficiente, dispararon, matando a 16 de ellos e hirieron a varios más, incluido el propio Yorke, que fue derribado con un disparo en cada muslo. Los sobrevivientes lo recogieron y se lo llevaron; pero con su caída, el ataque en ese trimestre llegó, por el momento, a su fin.

Mientras tanto, Fischer había tenido más éxito en el frente norte. Despejó los dos primeros bastiones sin dificultad, y al llegar al tercero, por la calzada, se apoderó de la puerta y cortó el acceso de la tropas al revellín del fuerte. El capitán Callender, el oficial desaparecido, apareció de repente, ningún hombre sabía de dónde, pero fue muerto de disparos al instante; y Fischer seguía presionando, cuando recibió órdenes de Forde de detenerse.

Conflans durante todo el ataque había permanecido en el frente sur del fuerte, sumaándose a la confusión general por una sucesión de órdenes contradictorias. El ataque de Knox lo distrajo por un lado, las tropas del Rajá hicieron un ruido sobrenatural en el revellín, y el verdadero asalto en el frente oriental le rompió el ánimo. En el mismo instante en que los hombres de Yorke regresaban desconcertados del bastión de Francés, envió un mensajero a Forde, ofreciéndose rendirse en condiciones honorables.

Forde era demasiado astuto para traicionar su propia debilidad. La respondió que no podía escuchar nada más que una rendiciónincondicional; y Conflans, al concluir que su posición era desesperada, accedió. Pronto, 500 cipayos franceses y 2.539 franceses dejaron las armas. Los franceses habían perdido 113 soldados europeos muertos en esa acción.

Durante ese ataque, los británicos perdieron 2 oficiales (Callender y Mallitore) y 22 soldados europeos muertos y 62 heridos y 50 cipayos muertos y otros 150 heridos.

El 8 de abril al amanecer, los británicos recogieron a sus prisioneros (409 europeos y 2.039 cafres, topasses y cipayos ) en el patio de armas, y los pusieron bajo la guardia de 100 europeos y 2 compañías de cipayos (200 hombres), con 2 piezas de campaña, la bandera británica fue izada, y la fortaleza y el pueblo de Masulipatam pasaron, por conquista a la Compañía de las Indias Orientales.

Los británicos también capturaron más de 150 cañones, incluidos uno de 32 libras y cinco de 24 libras.

Secuelas

Salabat Jung estaba a 24 km y Rocher aún más cerca en el momento del asalto; pero la victoria fue suficiente para paralizarlos también. El Nizam rápidamente consintió en abrir negociaciones.

Mientras tanto, una fuerza de socorro francesa (400 hombres) al mando del señor de Moracin había sido enviada a bordo del Harlem y del Bristol.

El 15 de abril,el Harlem y el Bristol llegaron al camino de Masulipatam. El mismo día, el Hardwicke Indiaman, que estaba fondeado allí con 40 prisioneros a bordo, se enfrentó a los dos barcos. El Hardwicke finalmente escapó. El señor de Moracin, ignorando que el lugar ya había caído en manos de los británicos, envió un bote a tierra alrededor de la medianoche.

El 16 de abril, descubriendo su error, Moracin navegó hacia Ganjam, donde permanecería hasta principios de noviembre.

El 14 de mayo, después de regatear durante todo un mes, Salabat Jung finalmente concluyó un tratado mediante el cual otorgaba a los británicos 128 km de la costa y se comprometía no solo a no albergar tropas francesas nuevamente, sino incluso a obligar a los que quedaban a evacuar los Circars. Por lo tanto, no solo se aseguró el distrito, sino que la influencia francesa fuera desplazada a favor de los británicos en la corte de Hyderabad.

El coronel Forde prescindió con gusto de los servicios de Anunderaj y sus tropas; pero solo después de que los soldados de su ejército hicieran el trabajo que se les había asignado durante el asedio y la captura de Masulipatam satisfactoriamente, varios de sus soldados resultaron heridos al mantener su posición en la calzada que Forde les había ordenado que mantuvieran.

Después de la captura de la fortaleza de Masulipatam, el ejército británico en los Circars Septentrionales se disolvió, y el ala derecha del regimiento europeo de Bengala regresó a su base.

Alrededor del 15 de octubre, el coronel Forde salió de Masulipatam por mar hacia Calcuta, entregando el mando de la guarnición (300 hombres del regimiento europeo de Madrás y 800 cipayos) al capitán Fisher.

El 5 de diciembre, Fisher marchó con la mayor parte de su guarnición a Coconadah (actual Kakinada) cerca de Rajahmundry y capturó casi todo el destacamento de europeos del caballero Poete. El caballero mismo y algunos de sus hombres escaparon en una embarcación anclada en la cercana factoria holandesa.

Operaciones británicas en la costa de Malabar en 1.759

Antecedentes

En 1.758, varios comerciantes y habitantes de Surat, una ciudad a unos 280 km al norte de Bombay (actual Mumbai), pidieron ayuda al señor Ellis de Bombay contra el Maratha y el representante del Gran Mogol. Propusieron nombrar a Pharass Khan como gobernador del lugar.

En 1.759, el señor Spencer sucedió a Ellis en Bombay.

Dos de los principales hombres en el gobierno de Surat, Siddee Jaffier y Velley Ullah se comprometieron a contribuir con todo su poder para asegurar el castillo para la Compañía de las Indias Orientales con la condición de que Pharass Khan fuera nombrado gobernador de la ciudad.

Siddee Jaffier podría reclutar a unos 1.700 hombres. Por su parte, el gobernador del lugar, Meah Atchund podría contar con 4.000 cipayos.

Descripción de eventos

A principios de febrero de 1.759, el gobernador y el consejo de Bombay ordenaron al capitán Richard Maitland del Real Regimiento de Artillería que emprendiera una expedición contra la ciudad y el castillo de Surat. El vicealmirante Pocock consintió en enviar el Sunderland (60) y el Newcastle (50) para acompañar esta expedición.

El 9 de febrero, Maitland se embarcó con 800 hombres del regimiento europeo de Bombay, 50 artilleros y 1.500 cipayos.

El 15 de febrero, la fuerza de Maitland desembarcó en Dentilowry (ubicación no identificada) a unos 14 km de Surat. Él acampó allí por 3 a 4 días.

En febrero, cuando el capitán Maitland se acercó a Surat, descubrió que algunas personas de Atchund habían tomado un puesto en el jardín Francés de donde los desalojó después de una lucha de cuatro horas, en la que perdió 20 hombres. Luego ordenó al ingeniero que buscara un lugar adecuado para asentar una batería.
En la noche siguiente, los británicos comenzaron a asentar la batería de 2 cañones de 24 libras y un mortero de 13 pulgadas.

El 19 de febrero, los británicos completaron la batería. Se mantuvo un breve cañoneo. El enemigo se había apoderado del jardín Inglés y de la aduana de Siddee, asegurándolos con obras y fuertes empalizadas.
La batería británica abrió fuego contra las murallas de Surat durante 3 días. Al ver que el fuego de su artillería tenía poco efecto, Maitland reunió un consejo de guerra donde se decidió lanzar un ataque general. En consecuencia, Maitland ordenó a su pequeña flota envolver por el río Tapi en la noche y anclar en una línea de batalla frente a uno de los puestos fortificados más fuertes llamados Bundar.

En la noche de febrero, del 19 al 20, barcos artillados y grabs (un tipo de barco común en la costa de Malabar que combina una forma de casco indígena con una proa puntiaguda, con o sin bauprés, y aparejos europeos en dos o tres mástiles), perteneciente a la East India Company, se posicionaron en el río.

Temprano en la mañana del 20 de febrero, las barcos artillados y los grabs anclaron frente a la aduana y luego comenzaron un bombardeo general desde los buques y las baterías para expulsar al enemigo de sus baterías y así facilitar el desembarco de la infantería, que había sido embarcada a bordo de los barcos. Sobre las 08,00 horas, una señal detuvo el fuego de los buques y la batería británicos. Luego, los botes se pusieron en movimiento bajo la cobertura de los buques. La infantería pronto puso en fuga al enemigo y tomó posesión de toda la ciudad exterior. Se asentaron tres morteros a unos 640 metros del castillo y 450 m. del centro de la ciudad.

El 21 de febrero sobre las 06,00 horas, los morteros comenzaron a hacer fuego contra el castillo y la ciudad, y continuaron haciéndolo hasta febrero el día siguiente 22 de junio a las 14,00 horas.

El 4 de marzo, incapaz de tomar el lugar, los británicos llegaron a un acuerdo con Meah Atchund por el cual este último mantuvo su cargo, pero Pharass Khan sería ascendido a Naib de Surat y el Siddee y sus tropas fueron expulsados de la ciudad. Atchund abrió inmediatamente la puerta interior de la ciudad. Los británicos se apoderaron pacíficamente del castillo y la ciudad de Surat, una de las ciudades más ricas de la India.

En esta expedición, los británicos habían perdido alrededor de 100 europeos, pero la pérdida por deserción fue mayor.

El 7 de junio, el emperador mogol aceptó este tratado. Lo mismo hicieron los marathas.

Operaciones británicas en la costa de Coromandel en 1.759

Preparativos para la campaña

En septiembre de 1.758, el escuadrón francés del conde de Aché había abandonado la India y se había retirado a la Isla de Francia (actual Mauricio) donde había sido reforzado por 3 barcos de la línea y varios indios franceses de la India Oriental. Naves de la empresa. Pero las provisiones eran tan escasas que d’Aché tuvo que enviar uno de los buques de guerra y 8 de los indios a Sudáfrica para comprar suministros.

En enero de 1.759, los barcos franceses enviados a Sudáfrica llegaron a Ciudad del Cabo.

Se enviaron refuerzos desde Gran Bretaña a las Indias Orientales bajo el contraalmirante Samuel Cornish. Estos refuerzos consistían en 3 barcos de la línea, y 3 barcos de la Compañía y algunas tropas (incluido el 84 regimiento de infantería).

Después del fracaso del conde de Lally frente a Madrás en febrero de 1.759 (ver operaciones francesas en la costa de Coromandel durante la campaña de 1758 ), varios gobernantes indios del Carnatic se pusieron del lado de los británicos. Las autoridades británicas en Madrás resolvieron recuperar y proteger el territorio adyacente a la ciudad.

Con los refuerzos recibidos al final del asedio de Madrás y 2 compañías recientemente devueltas de Bengala, los británicos podrían reunir una fuerza de 1.100 británicos, 1.500 cipayos y 3.000 irregulares hindúes bajo Lawrence.

Mientras tanto, Lally había movido su ejército 50 km hacia el este desde Arcot a Conjeeveram (actual Kanchipuram), de donde regresó a Pondicherry, dejando al caballero de Soupire al mando con órdenes de no arriesgarse a una batalla campal.

Para el 6 de marzo, con la llegada de 200 hombres adicionales del 79 de infantería, la fuerza británica estaba lista para marchar. Esta fuerza avanzó sobre Conjeeveram. Sin embargo, el coronel Forde, que había emprendido el asedio a Masulipatam (actual Machilipatnam), recibió informes de su necesidad de dinero y refuerzos, y el ejército de Lawrence se detuvo.

Durante tres semanas, los ejércitos británico y francés permanecieron a la vista el uno del otro, de Soupire esperando ser atacado, y los británicos negándose a atacarlo, excepto en una llanura abierta. La captura de Conjeeveram era importante para los británicos, ya que el fuerte cubriría los distritos que ya habían recuperado, y así liberaría a su ejército para el servicio en otras zonas.

Durante este período, Lawrence enfermó y se vio obligado a regresar a la costa. Su sucesor, el coronel Draper, también perdió su salud, y el mando de las tropas del Rey cayó sobre el mayor Cholmondeley Brereton del 79 de infantería de Draper y el del regimiento europeo de Madrás en el mayor Caillaud. Lawrence y Draper después se embarcarían para Gran Bretaña.

El 7 de abril, el vicealmirante Pocock , que había reacondicionado su escuadrón en Bombay, navegó hacia la costa de Coromandel, tratando de llegar antes de la flota francesa, que se esperaba que regresara de Île de France (Mauricio). Logró ese objeto y luego buscó al enemigo para interceptarlo.

En abril y mayo, los barcos franceses enviados a Sudáfrica por provisiones regresaron progresivamente a la Île de Francia.

Ofensiva británica

El 1 de abril, Brereton decidió desalojar a Soupire, si era posible, amenazando sus comunicaciones al sur del río Paliar; marchando sobre Wandewash (la actual Vandavasi), la estación francesa más importante entre Madrás y Pondicherry, se abrió camino para un asedio formal.

Soupire no hizo ningún intento de seguirlo, pero al encontrarse presionado por falta de dinero y suministros dejó una pequeña guarnición (700 cipayos) en Conjeeveram y marchó hacia Trivatore (Tiruvottiyur actual).
Lally, al enterarse del ataque británico contra Wandewash, dejó Pondicherry con 300 europeos y ordenó al ejército que se reuniera con él en Chengalaput (actual Chengalpattu).

El cuerpo de Soupire llegó a 15 km del Ejército de Brereton que avanzaba a mitad de camino para encontrarse con ellos. Los británicos permanecieron dos días bajo las armas, pero Brereton no atacó, juzgando las posiciones enemigas demasiado fuertes.

El 14 de abril, Brereton llegó a Trivatore y, al encontrarlo abandonado, destruyó las obras.

En la noche del 14 al 15 de abril, Brereton realizó una marcha forzada hacia Conjeeveram.

En la mañana del 15 de abril, Brereton llegó frente a Conjeeveram, ocupando la ciudad que estaba defendida por 500 hombres bajo el mando de Mustapha Beg. La guarnición se retiró a la pagoda. Por la noche, Brereton invirtió la pagoda. Durante esa acción, el coronel Morison resultó herido. Delante al acceso de la pagoda, los franceses habían construido un fuerte revellín sobre lelque estaban montados los cañones. Habían erigido obras defensivas similares en cada ángulo de la pagoda.

Durante la noche del 15 al 16 de abril, los británicos construyeron un parapeto frente a la revellín.

En la mañana del 16 de abril, los británicos asentaron los cañones en el parapeto erigido la noche anterior. A las 08,00 horas, el revellín que protegía la entrada estaba suficientemente destruido y Caillaud lideró a los granaderos del regimiento europeo de Madrás al asalto. Se apresuraron y expulsaron a los defensores dentro de la pagoda. Los oficiales británicos, al entrar en el revellín, estaban formando a sus hombres para un ataque a la puerta de entrada cuando un viejo cañón, cargado con bolas de mosquete, fue disparado entre ellos, matando a 8 hombres e hiriendo a otros 10. Entre los muertos se encontraban los capitanes Stewart y Bannatyn, y los tenientes Hunter y Elliot; entre los heridos se encontraban el mayor Caillaud, el teniente Vaughan, un teniente y 2 alféreces. Durante ese tiempo, sin embargo, el teniente Airey con un pequeño grupo de europeos y los cipayos bajo Mohamed Yusuf había entraron en la pagoda al otro lado; el lugar fue tomado al instante y la guarnición, que había hecho una resistencia obstinada, recibió la cuartel. Mustapha Beg fue muerto con la mayor parte de sus seguidores.

Antes de que Soupire conociera de la salida de Brereton de Wandewash, este último se había tomado Conjeeveram. Lally, quien ante la noticia del asedio de Wandewash había avanzado hacia el norte desde Pondicherry, se detuvo al enterarse de la captura de Conjeeveram.

Poco después, 50 húsares franceses se pasaron a los británicos que finalmente decidieron criar un escuadrón de unos 250 húsares.
En abril, tuvo lugar un intercambio de prisioneros y 100 hombres del regimiento europeo de Madrás, que habían sido capturados cuando el fuerte Saint David se rindió (2 de junio de 1.758), se unieron a su regimiento.

Los británicos permanecieron un mes en Conjeeveram mientras que Lally fue desinado a Cauverypauk (actual Kaveripakkam). Yusuf Khan regresó a Trichinopoly con su cuerpo y el hermano del Nawab también abandonó el ejército británico.

El 20 de junio, Lally, que se había unido a su ejército en Arcot, finalmente avanzó a Conjeeveram con 1.800 europeos.

Brereton marchó contra él. Durante la marcha de 13 km, el 79 de infantería de Draper perdió 6 hombres muertos y 90 enfermos. Brereton inmediatamente ordenó la retirada a Conjeveeram.

Lally tomó una posición 11 km al oeste de la fortaleza de Conjeeveram. Allí el mayor William Monson, que había recibido la orden de Brereton, presentó batalla tres veces; pero Lally se negó. Después de algunas escaramuzas, Lally se retiró a Trivatore la noche siguiente.

Después de algunas semanas, Lally se retiró del campo, distribuyendo sus tropas en acuartelamientos en Arcot, Cauverypauk, Carangooly (actual Karungalikuppam) y Chittapett (actual Chetpet). Lally se dirigió a Pondicherry.

La realidad era que el ejército de Lally iba rápidamente de mal en peor. Un reciente intercambio de prisioneros le había devuelto 500 soldados franceses, que habían vivido bajo custodia de los británicos durante 5 años.

El descontento pronto se extendió en su ejército que era pagado irregularmente. Todo el batallón de infantería de Lorraine se amotinó y marchó con cuatro cañones, anunciando que tenían la intención de mantenerse pos si mismos. Finalmente, los oficiales lograron obtener el dinero necesario de Pondicherry para pagar a sus hombres. El regimiento luego regresó a sus cuarteles.

Mientras tanto, los británicos continúan reuniendo fuerzas por todos lados.

A finales de junio, 200 reclutas del coronel Eyre Coote que también se dirigía a Madrás con su propio batallón (el 84 de infantería de Coote), 1.000 de ellos, que habían sido reclutados recientemente en Gran Bretaña.

Además, se recibieron 200 prisioneros europeos de Pondicherry a cambio del mismo número liberado del Trichinopoly.

El 30 de junio, Pocock unió el Grafton (70) y Sunderland (60), con 5 barcos de las Indias Orientales llenos de tiendas, de las cuales tenía una gran necesidad.

El 17 de julio, Aché finalmente zarpó de Île de France hacia Bourbon (actual Reunión) y Madagascar para recoger más tiendas y de allí a la India.

Durante este período, los británicos recibieron información de que armamento holandés se estaba preparando en Batavia (actual Yakarta) para operaciones en Bengala para reforzar las guarniciones holandesas. El vicealmirante Pocock, que navegaba por Pondicherry con la expectativa diaria de encontrar al escuadrón francés, ya había recogido transportes con 5 compañías del 84 de infantería de Coote, y había recibido permiso para mantener a esas tropas para tripular sus barcos hasta el enfrentamiento que estaba esperdo con el almirante de Aché. Sin embargo, el avistamiento de la flota holandesa en Negapatam (actual Nagapattinam) convenció a Pocock de que las tropas serían necesarias en tierra y, en consecuencia, las envió a Madrás y recomendó enviar parte de ellas a Bengala.

El 25 de julio, 500 hombres del 84 de infantería de Coote, llegaron a Madrás y fueron inmediatamente enviados a unirse al ejército en los acantonamientos en Conjeeveram donde el mayor Brereton del 79 de infantería de Draper, estaba a su mando.

El 1 de agosto, Brereton aprovechó la oportunidad que le brindaba su propia fuerza y la desafección francesa, para enviar al mayor Monson contra Cauverypauk.

El 3 de agosto, Cauverypauk se rindió a Monson casi sin resistencia. Los británicos avanzaban lentos pero seguros. Mientras tanto, el mayor Caniland con 200 europeos, cañones y algunas tropas locales había desalojado a los franceses de Tirupoty (actual Tirupati).

A principios de agosto, la infantería de Lally, que estaba en la guarnición de Chittapett, estalló en un motín abierto y salió del fuerte con la intención declarada de unirse a los británicos. Sus oficiales los siguieron y, mediante promesas de liquidar los atrasos de su paga, entonces de varios meses de retraso, lograron conciliar a la mayoría de ellos; pero 60 hombres persistieron en su resolución y la llevaron a cabo deliberadamente. Las autoridades de Madrás aprovecharon el momento para ordenar un avance en Wandewash, pero antes de que las tropas pudieran marchar, llegó información importante y reciente de que Aché había llegado.

Llegada de la flota francesa

El 3 de agosto, Pocock navegó hacia Pondicherry y, durante el resto del mes, zarpó de ese puerto. Sin embargo, no pudo saber nada del escuadrón francés y, por fin, se vio obligado por falta de provisiones y agua para dirigirse a Trincomalee en la costa nororiental de Ceilán.

El 30 de agosto, Aché llegó a Batticaloa en Ceilán, donde recibió información sobre los movimientos del escuadrón británico.

A principios de septiembre, con la llegada de 300 hombres del 84 de infantería de Coote a su campamento, el mayor Brereton, sabiendo que Eyre Coote debía llegar pronto para tomar el mando, logró convencer al gobernador y al consejo de Madrás para que emprendieran una acción contra Wandewash. El ejército francés había tomado posición en Gingee, Wandewash (unos 450 franceses), Arcot y Chittapett. El ejército británico se reunió en Conjeeveram.

El 1 de septiembre, Pocock zarpó de Trincomalee, ya que unos días antes había enviado la fragata Revenge de la Compañía Británica de las Indias Orientales, para navegar por Ceilán y vigilar a los franceses.

El 2 de septiembre, Aché divisó el escuadrón británico en el cabo Pedro (también conocido como Point Palmyra) en Ceilán. La fuerza de Aché consistió en 11 naves de la línea y 2 fragatas. El vicealmirante Pocock tenía 9 naves de la línea y 1 fragata. El mismo día, aproximadamente a las 10 de la mañana, el Revenge indicó que había visto 15 velas navegar SE-NO. Se trataba de los barcos franceses. El Revenge fue perseguido por una fragata francesa. Pocock señaló una persecución general y se dirigió hacia los franceses a toda vela. La fragata francesa abandonó la persecución y se unió a su escuadrón. Al fallar el viento, los británicos no pudieron alcanzarlos. A pesar de su superioridad, Aché aparentemente evitó el enfrentamiento. El escuadrón británico finalmente perdió de vista a los barcos franceses.

En la noche del 2 al 3 de septiembre, el Revenge logró seguir al escuadrón francés y señalar su rumbo al escuadrón de Pocock.

El 3 de septiembre, se podía ver al escuadrón francés desplazándose NE-N a unos 30 km de distancia, frente al cabo Pedro en Ceilán. Pocock dio la señal de persecución general. A las 09,00 horas, el escuadrón francés formó en la línea de batalla. Pocock dió la señal de formar línea de batalla y se situó en el centro del escuadrón francés. Hacia el mediodía, el escuadrón francés avanzaba hacia el sudeste por el este distante unos 10 km.

Alrededor de las 17,15 horas, el escuadrón británico estaba casi al lado del escuadrón francés que viró y se alejo. Los barcos británicos también viraron, estaban a unos 6 km de distancia. Alrededor de las 22,00 horas, el escuadrón de Pocock perdió de vista a los franceses.

El 4 de septiembre, alrededor de las 08,00 horas, lel Revenge dió la señal de ver 4 velas navegar hacia el noreste. Pocock ordenó una persecución general, pero a las 14,00 horas, abandonó la persecución, el escuadrón francés era más rápido que el suyo. Pocock luego navegó hacia Pondicherry, donde esperaba encontrar a su enemigo.

En la madrugada del 8 de septiembre, Pocock llegó de Pondicherry pero no vio barcos en la carretera. A las 13,00 horas, sin embargo, divisó la flota francesa hacia el sureste. Luego puso rumbo al norte con una brisa marina.

Pocock mantuvo una buena vigilancia la noche siguiente para evitar que los barcos franceses lo pasaran.

El 9 de septiembre a las 06,30 horas, Pocock vio el escuadrón francés hacia el suroeste. A las 14,00 horas, con el viento a favor, Pocock volvió a señalar una persecución general. Alrededor de las 16,00 horas, los franceses parecían haber formado una línea de batalla al frente y en esa formación esperaron. Pero no se produjo ninguna acción.

En la noche del 9 al 10 de septiembre, el Revenge vigiló los movimientos del escuadrón francés.

Batalla naval de Pondicherry (10 de septiembre de 1.759)

El 10 de septiembre a las 06,00 horas, los franceses llevaban rumbo SE-S, distante 14 km, y ordenaron formar en línea de batalla. El almirante conde de Aché disponía de 11 barcos de la línea y 2 fragatas: Actif (64), Minotaure (74), Duc d’Orléans* (54), Saint-Louis* (54), Vengeur* (60) , Zodiaque (74), Comte-de-Provence* (68), Duc-de-Bourgogne* (64), Illustre (64), Fortuné* (58), Centaure* (70), Sylphide* (36), y Diligente* (24) (* indica que eran de la Compañía Francesa de Indias)

Pocock vio a los franceses y también ordenó formar la línea de batalla y se dirigió contra ellos con el viento NO-W. El vicealmirante George Pocock disponía de 9 naves de la línea, 1 fragata: Elizabeth (64), Newcastle (50), Tiger (60), Grafton (70), Yarmouth (64), Cumberland (66), Salisbury (50), Sunderland (60), Weymouth (60), y Queenborough (24).

A las 10,00 horas, el escuadrón francés había formado la línea de batalla.

A las 11:00 de la mañana, el escuadrón británico había formado la línea de batalla y seguían avanzando hacia el escuadrón francés.

A las 14,00 horas, el Yarmouth (64) estaba casi al frente del segundo almirante francés en la retaguardia y dentro del tiro de mosquete, el almirante Aché dio la señal para la batalla. Pocock hizo inmediatamente lo mismo, y ambos escuadrones comenzaron a cañonearse entre sí. El Elizabeth (64) lideraba la formación, la acción fue iniciada en el lado británico por el contraalmirante Charles Stevens, a bordo del Grafton (70), que atacó el Zodiaque (74). Las tácticas del día no presentan características de interés especial y la acción fue principalmente notable por la furia con la que se luchó.

Sobre las 16,00 horas, la retaguardia francesa y después el centro francés comenzaron a ceder. La vanguardia francesa viró y se alejó, siendo seguida por todo el escuadrón, siguiendo el rumbo S-SE con toda la vela.

Los británicos no estaban en condiciones de perseguirlos, cuatro de sus barcos habían sufrido un potente cañoneo desde los seis barcos franceses más grandes. El Tiger (60) había recibido su disparo en la parte superior del mástil y estaba muy incapacitado. El Newcastle (50) sufrió muchos daños en sus mástiles, velas y aparejos; y el Cumberland (66) y Salisbury (50) que navegaban en la retaguardia, no estaban en condiciones de navegar. Al Yarmouth (64) le dispararon en el velamen; y el Grafton (70) y el Elizabeth (64) quedaron muy dañados en sus mástiles, velas y aparejos. El Weymouth (60) y el Sunderland (60), los únicos barcos que no habían sufrido, ya que no pudieron entrar en acción a tiempo, debido a que los franceses comenzaron a atacar antes de que pudieran cerrar distancias.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-10-de-septiembre-de-1759-1024x470.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-10-de-septiembre-de-1759-300x138.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-10-de-septiembre-de-1759-768x352.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-10-de-septiembre-de-1759-100x46.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-10-de-septiembre-de-1759.png 1496w
Batalla naval de Pondicherry (10 de septiembre de 1759). Entre el vicealmirante Pocock (arriba) y de Ache abajo)

Por la noche, el escuadrón francés más numeroso continuó retirándose hacia el sur hasta el anochecer.

Pocock ordenó al Revenge observar los movimientos de los franceses y luego ponerse a babor para permitir que sus barcos más destrozados reparasen los daños.

Los británicos perdieron 118 hombres muertos en acción, 66 hombres que posteriormente murieron por sus heridas, otros 122 hombres gravemente heridos y 263 heridos leves. Entre los muertos se encontraban el capitán Michie del Newcastle (50), el capitán Gore de los marines y el teniente Redshaw, ambos del Newcastle; el teniente Elliot y el artillero del Tiger (60); el maestro del Yarmouth (64) ; y el contramaestre del Elizabeth (64). El capitán Somerset del Cumberland (66) resultó herido en un tobillo, y el capitán Burton recibió una contusión en la cabeza.

Los franceses sufrieron menos daños en su aparejo, pero quedaron muy destrozados en sus cascos. Sin embargo, la pérdida sufrida en el enfrentamiento fue, a fin de cuentas enorme, se estima en 1.500 entre muertos y heridos. Entre los asesinados se encontraban los capitanes del Zodiaque (74) y del Centaure (70), y entre los heridos estaba el propio Aché.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-1759-1024x618.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-1759-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-1759-768x464.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-1759-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-naval-de-pondicherry-1759.png 1229w
Batalla naval de Pondicherry 1759. Vista de la batalla

Al amanecer del 11 de septiembre, los franceses fueron vistos al S-SE. , a unos 22 km de distancia, acostados en el borde de larboard, con el viento al oeste. Al percibir a los británicos, inmediatamente aumentaron la velocidad y continuaron hasta la noche, cuando estaban tan lejos que estaban casi fuera de la vista. En ese momento, con el viento girando hacia el este, Pocock señaló a sus barcos que le siguieran, y se puso a navegar fácilmente hacia el suroeste; el Sunderland (60) remolcando al Newcastle (50), el Weymouth (60) al Tiger (60) y el Elizabeth (64) al Cumberland (66).

El escuadrón francés navegó directamente hacia Pondicherry y desembarcó 400 marineros europeos y 200 cafres, dinero y diamantes capturados a los hindúes del Grantham cerca del Cabo. Los británicos no estaban seguros de qué refuerzos franceses podrían haber sido desembarcados para la defensa de Wandewash. Mientras tanto, la diplomacia francesa también fue muy activa en Hyderabad.

El 15 de septiembre, el escuadrón de Pocock se detuvo en la carretera de Negapatam, donde ancló hasta el 26 de septiembre para reparar los daños.

Mientras en Conjeeveram, las disposiciones de Brereton para su expedición contra Wandewash ya se habían completado, pero las lluvias retrasaron la partida.

Para el 16 de septiembre en Conjeeveram, la lluvia había cesado, pero la noticia de la batalla naval de Pondicherry había llegado a Madras y el consejo pidió a Brereton que se quedara en Conjeeveram hasta que estuviera seguro de si los franceses habían recibido algún refuerzo.

El 24 de septiembre, después de un retraso debido a las fuertes lluvias y a pesar de la solicitud del consejo, Brereton marchó de Conjeeveram, con 1.500 británicos (parte de los regimientos 79 de infantería de Draper, del 84 de infantería de Coote, y del europeo de Madrás), 80 cafres, 2.500 cipayos, 100 dragones del regimiento europeo de Madrás, 700 caballería hindú y 14 piezas de artillería.

El 26 de septiembre, el escuadrón de Pocock, después de haber completado rápidamente su reacondicionamiento, partió de Negapatam y se dirigió hacia el norte en su camino hacia Madrás. El Revenge, que había sido enviado con despachos a Madrás, se unió al escuadrón. Llevaba 63 hombres pertenecientes al Bridgewater (24) y Tritón (24) que habían sido capturados en el fuerte de Saint David y posteriormente intercambiados en Pondicherry. Se les ordenó a ir bordo del Tiger (60) y del Newcastle (50). La fragata también llevaba una carta ordenando a Pocock esperar la llegada de los refuerzos que se esperan de Gran Bretaña antes de arriesgarse en otro enfrentamiento.

El 27 de septiembre, los dragones británicos se enfrentaron una partida de húsares franceses, a quienes derrotaron, tomando un oficial y 8 hombres prisioneros. Esta escaramuza tuvo lugar a unos 5 km de Trivatore, que se rendiría ante el cuerpo principal de la fuerza británica que se acercaba.

Brereton tomó prisioneros 1 capitán y 22 hombres del regimiento de infantería de Lorraine. Brereton luego avanzó rápidamente hacia Wandewash e intentó en vano atraer a los franceses una batalla fuera de sus posiciones defensivas. Los franceses habían recibido información sobre el plan de Brereton y habían reforzado el lugar.

El 27 de septiembre al amanecer, poco dispuesto a pasar Pondicherry por la noche o hacer algo para evitar que Aché luchara, Pocock apareció en la ciudad donde el escuadrón francés estaba anclado en una línea de batalla. Allí, el escuadrón de Pocock navegaba con viento W-SW en línea. A las 07,00 horas Aché dio la señal de salir. A las 10,00 horas, el escuadrón francés (11 buques de línea y 2 fragatas) estaba navegando. Como el viento estaba soplando desde la costa, los barcos británicos fueron conducidos a sotavento de los franceses. Aché le indicó a su escuadrón que se ciñera al viento y que navegara hacia el sur en línea de batalla, aumentando gradualmente la distancia hasta el atardecer cuando estaban a 22 km de distancia.

Durante la noche del 27 al 28 de septiembre, confundido por una información falsa sobre la fortaleza de la guarnición francesa (de hecho, consistía en aproximadamente 1.000 hombres y 20 armas) y ansioso por distinguirse antes de la llegada del coronel Coote, Brereton lanzó un ataque contra Wandewash con solo 1.000 británicos. Los mayores Monson y Caillaud con 500 hombres atacaron un extremo, mientras que el Mayor Gordon con 200 hombres intentó asaltar las posiciones entre la ciudad y el fuerte. Monson encontró poca resistencia y entró sin pérdidas. Poco después, el mayor Gordon atacó, pero recibió un fuego tan fuerte que su grupo se dispersó y solo 20 hombres entraron con él. Sin embargo, Gordon se unió a Monson y avanzaron al jefe de la aldea. Fueron recibidos con fuego intenso y obligados a retirarse hacia el centro de la aldea. Al amanecer, los franceses lanzaron un contraataque y expulsaron a los británicos de la aldea, capturando cuatro cañones. En esta acción, los británicos perdieron 12 oficiales y 195 soldados muertos, heridos o prisioneros. Entre estas pérdidas se encontraban 2 oficiales y 30 soldados del regimiento europeo de Madrás muertos. Los franceses perdieron al general Mainville, 2 oficiales muertos y más de 200 hombres muertos o heridos y unos 30 hombres hechos prisioneros.

El 28 de septiembre, todo el escuadrón de Pocock ancló en la carretera de Madrás para aprovisionar los barcos y atender a los enfermos y heridos.

Esfuerzos diplomáticos franceses

El 30 de septiembre, Aché renunció a Pondicherry y navegó a Île de France, a pesar de las ansiosas protestas de las autoridades costeras, y especialmente de Lally. Su motivo principal para actuar así parece haber sido su conocimiento de que Pocock estaba a punto de ser reforzado por 4 naves de la línea desde Gran Bretaña. Pocock quedó era dueño del mar.

La deserción de Aché fue un duro golpe para Lally, ya que la indisciplina de sus tropas era cada vez mayor. Desesperado por la ayuda de otros sectores, recurrió a aquello de lo que al principio se había retirado tan apresuradamente, la corte de Hyderabad; aunque los asuntos allí habían cambiado mucho desde la partida del marqués de Bussy-Castelnau. Salabad Jung había sido ganado a la causa británica por el asalto de Masulipatam; su hermano Nizam Ali siempre había sido el peor enemigo de Bussy; pero todavía había un tercer hermano, Basalut Jung, que odiaba a sus hermanos y había mostrado una disposición amistosa hacia Pondicherry.

El 1 de octubre por la mañana, Brereton se vio obligado a abandonar el asedio de Wandewash y retirarse hacia Conjeeveram. Lally no estaba en condiciones de aprovechar su éxito en Wandewash.

El 5 de octubre, la fuerza de Brereton llegó a Conjeeveram, donde ocupó sus cuarteles de invierno. Brereton había perdido a unos 310 hombres muertos y heridos en esa acción.

Kistnarauze, un aliado de Muhammad Ali Khan, nawab de Arcot, ocupó un punto fuerte llamado Tagada (quizás Tittakudi) entre Trichinopoly y Ellavanasore (actual Elavanasur). Había estado muy activo ayudando a la guarnición británica de Trichinopoly contra los franceses, haciendo retroceder a varios de sus partidas. El pequeño fuerte de Tagada era casi inexpugnable, pero su guarnición necesitaba municiones para defenderse de los franceses.

En octubre, el capitán Smith informó que un grupo considerable de franceses (100 infantería europea, 40 húsares, 500 jinetes nativos y 1.400 cipayos con 5 cañones) marchaban contra Tagada, enviaron al sargento mayor Hunterman a la cabeza de 3 compañías de cipayos para reforzar el lugar.

Después, el capitán Smith también destacó al teniente Raillard con 40 europeos, 6 compañías de cipayos, 3 cañones pequeños y una gran cantidad de suministros y municiones con órdenes de realizar una marcha nocturna desde Tagada, y luego enviar las municiones con 1 compañía de cipayos. En su camino, a la fuerza de Raillard se unieron a 1.000 jinetes nativos enviados por los nawab de Arcot.

Los franceses reunieron todas sus fuerzas y lanzaron cuatro ataques contra la ciudad de Tagada. Llevaron dos cañones a cada puerta y ordenaron a dos partidas escalar las murallas. Finalmente lograron forzar una puerta y entrar en la ciudad con los 4 cañones. La guarnición, que ya había perdido un tercio de su fuerza, apenas tuvo tiempo de refugiarse en el fuerte donde había algunas provisiones, municiones y agua. En esa acción, los franceses perdieron 30 europeos y 200 cipayos muertos o heridos. Hunterman, que mandaba la guarnición de Tagada, envió un mensaje al teniente Raillard de que aguantarían hasta que él los aliviara.

Una noche de octubre, Kistnarauze escapó de Tagada con toda su caballería y algunos cipayos. Al día siguiente, Kistnarauze se unió al teniente Raillard y decidieron atacar a los franceses temprano a la mañana siguiente. Al día siguiente, Raillard y Kistnarauze marcharon hacia Tagada. Se encontraron con los franceses a unos 3 km de la ciudad. Se detuvieron y comenzaron a cañonear. Mientras tanto, los franceses llevaron su artillería. Tras la primera descarga de sus piezas de campaña, la caballería del Nawab huyó precipitadamente. Raillard fue tras ellos para tratar de reunirlos. Entonces apareció la infantería francesa. Los cipayos británicos, al verse abandonados por la caballería, entraron en pánico y huyeron de la misma manera. Cerca de 200 cipayos británicos (principalmente oficiales) permanecieron junto a los europeos y topasses que custodiaban los cañones. Juntos, trataron de retirarse a una aldea a unos 1,5 km en la retaguardia. Fueron empujados por la caballería europea francesa y algunos infantes capturaron los cañones británicos. Los restos de la fuerza británica fueron derrotados y los europeos y topasses fueron muertos o hechos prisioneros. Muchos cipayos fueron descuartizados y casi todos desarmados. El teniente Raillard logró escapar, pero fue encontrado muerto a unos 8 km de la zona de acción. Se cree que se suicidó. Poco después, el sargento Hunterman entregó el fuerte de Tagada en condiciones honorables.

El 16 de octubre, Pocock zarpó de Madrás hacia Bombay.

Bussy se acercó a Basalut Jung y le ofreció convertirle en nawab del Carnatic si se unía a los franceses con un cuerpo de tropas. Los términos se acordaron, Basalut Jung comenzó a avanzar a lo largo del río Pennar y Bussy se dirigía hacia él con 500 europeos.

El 17 de octubre, n su camino a Bombay, Pocock se encontró con el contraalmirante Samuel Cornish, con 4 barcos de la línea (Lenox (74), Duc d’Aquitaine (64), York (60), y Falmouth (50)), y 3 barcos de la Compañía (Ajax, Stormont y Houghton) a bordo estaba coronel Coote con la mayor parte de su batallón (el 84 de infantería). El almirante Pocock ordenó que todas las tropas que fueron sacadas de las naves de guerra y puestas a bordo del Queenborough y la despachó con los 3 buques de la Compañía a Madras. El escuadrón de Pocock luego se dirigió a Bombay.

Bussy fue llamado por el estallido de un peligroso motín de la guarnición que había dejado detrás en Wandewash. Volviendo atrás, logró el pago de los atrasos de 6 meses para reducir sus hombres a la obediencia, pero el incidente fue fatal para sus negociaciones con Basalut Jung. Después de unos días de regateo infructuoso, Bussy regresó a Arcot, habiendo añadido a su fuerza, tan solo unas pocas fuerzas de irregulares de caballo y a pie.
Durante el viaje a la costa de Malabar, el escuadrón de Pocock se encontró con fuertes vientos cerca de Ceilán. El Cumberland (66) y Salisbury (50) pronto estuvieron en peligro y necesitaban ayuda.

Captura británica Wandewash y Carangooly

El 27 de octubre, los 3 barcos de la Compañía y las tropas que transportaban (el coronel Coote con 600 hombres 84 de infantería) llegaron a Madrás.

A finales de octubre, después de la llegada de Coote a Madrás con el 84 de infantería, se hicieron preparativos para que este regimiento saliera de campaña. Aunque se vio obligado a enviar 200 hombres inmediatamente a Bengala bajo Caillaud, Coote pudo subsanar la deficiencia con el mismo número de prisioneros intercambiados que habían llegado de Pondicherry.

El consejo recomendó a Coote que procediera con una expedición para unirse al ejército en Conjeeveram y atacar las posesiones francesas vecinas para hacer retroceder las tropas francesas del sur y aliviar la presión sobre el Trichinopoly.

A fines de octubre, Trichinopoly tenía solo 250 hombres del regimiento europeo de Madrás y 3.000 cipayos como guarnición.

En noviembre, cuando parecía comenzar el Monzón, el almirante Pocock decidió enviar al contralmirante Cornish a Telichery (actual Thalassery) con el Lenox (74), el Duc d’Aquitaine (64), el York (60), el Falmouth (50), el Weymouth (60) y el Sunderland (60).

El 11 noviembre, frustrado en sus planes diplomáticos, Lally, desesperado, decidió hacer una ataque de distracción en el sur y envió una fuerza de 900 infantes franceses, 100 húsares, 1.000 cipayos y 200 jinetes hindúes bajo el caballero de Crillon a Thiagur (actual Thiagu) para alarmar a Trichinopoly. Mientras tanto, Lally marchó hacia el norte para unirse a Bussy en Arcot. La división precipitada de las fuerzas de Lally entre puntos tan distantes como Arcot y Trichinopoly le dio a los británicos una oportunidad que no dejaron de aprovechar.

El 17 de noviembre, la vanguardia de Crillon ocupó Munsurpet (ubicación no identificada) cerca de la isla de Seringham.

En la noche del 17 al 18 de noviembre, un pequeño destacamento (europeos, cipayos y jinetes nativos) de la guarnición de Trichinopoly, bajo el capitán Richard Smith, cruzó el río sin ser detectado, cayó sobre un destacamento avanzado en Munsurpet cerca de la Roca Dorada y los sorprendió; obligándolos a arrojar sus armas y rendirse. Se hicieron prisioneros a 1 oficial, 30 europeos, 40 cafres y cipayos, capturando 2 cañones, una gran cantidad de municiones y todo su equipaje.

El cuerpo principal del Cuerpo de Crillon (más de 1.000 europeos) continuó su marcha hacia Seringham.

El 20 de noviembre los buques británicos Yarmouth (64), Elizabeth (64) y York (60) llegaron a Telichery, donde se reunió todo el escuadrón de Pocock.
Crillon pasó el río, avanzó en la isla de Seringham frente a Trichinopoly y tomó posición frente a la pagoda fortificada de la isla, defendida por las fuerzas británicas (300 cipayos, 500 colleries y 2 piezas de campaña tripuladas por artilleros europeos).

El 21 de noviembre, Coote llegó al campamento británico en Conjeeveram y asumió el mando del ejército. Inmediatamente envió al capitán Preston a Wandewash con 200 hombres del regimiento europeo de Madrás y material para un asedio.

Crillon derribó los muros de la pagoda de Seringham y luego irrumpió y tomó el lugar. Los franceses pidieron cuartel pero no fue concedido hasta que casi toda la guarnición había sido pasada por las armas. El capitán Smith reprochó severamente a Crillon por este acto de barbarie.

El 23 de noviembre, las tropas recién llegadas se unieron a Coote en Conjeeveram. Ya había decidido atacar a Wandewash; pero para ocultar sus intenciones envió un destacamento (parte de los regimiento 84 y europeo de Madrás) bajo Brereton para apoderarse del fuerte de Trivatore, envió otro destacamento con la artillería pesada a Chengalaput, y él mismo marchó sobre Arcot.

El 25 de noviembre, Brereton capturó a Trivatore sin dificultad. Mientras tanto, el ejército de Coote marchó desde Conjeeveram.

El 26 de noviembre, Brereton avanzó inmediatamente hacia Wandewash, y se unió durante el camino con el destacamento de Preston.

Pocock ordenó al contralmirante Stevens que se dirigiera directamente a Bombay con los buques Grafton (70), Elizabeth (64), Tiger (60) y Salisbury (50).

El 27 de noviembre, por la mañana, Brereton irrumpió y tomó el pettah (mercado) de Wandewash e inmediatamente comenzó a asentar dos baterías.

La fuerza de Coote marchó y se unió a Brereton y Preston delante de Wandewash. En el momento de su llegada, la batería estaba bastante terminada y las armas en ella.

El 28 de noviembre, las baterías de Coote abrieron fuego, casi destruyendo las defensas y abriendo brecha en el muro. Luego, el coronel Coote envió una delegación al teniente Mahony que mandaba la guarnición francesa ofreciendo la rendición.

Los destacamentos de los capitanes Wood y Elliot, que antes habían sido destacados por Coote mientras se dirigía a Wandewash, entraron en la ciudad de Arcot, invirtieron el fuerte, asentaron una batería y prepararon fajinas.

El 29 de noviembre, el killedar (gobernador nativo) de Wandewash envió un mensajero para tratar con Coote, ofreciéndole pagar una suma de dinero y entregar la guarnición francesa con la condición de que retendría el gobierno del lugar. Cuando los soldados franceses descubrieron que el killedar estaba negociando con los sitiadores, decidieron entregarse, 5 oficiales y 53 soldados fueron prisioneros de guerra. Había habido 500 cipayos en el fuerte además de los europeos. Durante el asedio, el regimiento europeo de Madrás perdió solo 5 hombres heridos.
Pocock siguió a Stevens a Bombay, dejando al contraalmirante Cornish en Telichery con 6 barcos con instrucciones de navegar a la costa de Coromandel el 15 de diciembre.

Sin demora, Coote avanzó hacia Carangooly, 56 km al suroeste, que estaba defendido por el coronel O’Kennely con 100 europeos y 500 cipayos.

El 4 de diciembre, Coote ocupó el pettah (mercado) de Carangooly e invirtió el fuerte, que era un gran cuadrado irregular, construido en piedra según la moda nativa; con bastiones redondos en cada esquina y torres cuadradas a intervalos a lo largo de los lados. Delante de la muralla y los bastiones había una falsa braga y un foso húmedo. Los lados miraban hacia los puntos cardinales, siendo el norte el más cercano al pettah a 300 metros de distancia. Los franceses habían construido un glacis, en todo el perímetro, excepto en el bastión del noreste que no había sido terminado.

Para el 6 de diciembre, los británicos habían asentado 2 baterías que abrieron contra las torres y bastiones de la cara norte del fuerte de Carangooly.

El 7 de diciembre, se asentó un mortero británico en el noroeste de Carangooly, para enfilar la fachada atacada.

El 8 de diciembre, la batería de Coote abrió brecha en la muralla de Carangooly, pero todavía había un foso que podría ser costoso de forzar y el coronel Coote aceptó permitir que los europeos se retiraran a Pondicherry.

El 9 de diciembre, los capitanes Wood y Elliot retrocedieron y se unieron al ejército de Coote en Wandewash.

Bussy llegó a Arcot para aliviar el fuerte con una fuerza de 350 infantería francesa, 150 húsares, 3.500 cipayos , 500 árabes, 800 caballería hindú y 10 piezas de artillería de campaña.

Lally volvió a llamar apresuradamente a Crillon y le ordenó que dejara a 300 hombres solo en Seringham y se uniera a él con el resto de sus tropas en Arcot. A su partida, el capitán Smith, el comandante en Trichinopoly, enviaron grupos para adueñarse de algunos pequeños fuertes y puestos en los alrededores, con el fin de recibir las rentas del distrito.

El 10 de diciembre, la guarnición francesa de Carangooly capituló con los honores. Durante el asedio, los franceses habían perdido 5 hombres muertos, la artillería británica 1 oficial herido de muerte y 2 soldados del regimiento europeo de Madras heridos de muerte.

Entrada de Bussy en Arcot

El 11 de diciembre, el capitán Smith, que mandaba en Trichinopoly, recibió información de que un convoy francés que se dirigía a Seringham se encontraba en Utatore (lugar no identificado) con su escolta. Destacó un grupo de 50 europeos y algunos cipayos para interceptarlo. Los franceses marcharon con la misma fuerza desde Seringham para dar protección del convoy. El capitán Smith aprovechó la oportunidad y lanzó un ataque desde Trichinopoly contra la Pagoda en Seringham con el resto de su guarnición.

Este ataque fue rechazado y Smith resultó herido. Mientras tanto, su grupo separado atacó el convoy en Utatore; capturando a 2 oficiales y 38 granaderos, desarmando 300 cipayos y llevando o destruyendo todas las municiones y provisiones que transportaban.

Lally reforzó Seringham con un cuerpo de caballería y 200 infantería europea.

El 12 de diciembre, Coote llamó a todos los destacamentos con él, y reunió toda su fuerza en Wandewash.

Los destacamentos del capitán Smith alrededor del Trichinopoly bajo Ensigns Bridges y Hart, con la ayuda del rey de Tanjore y Tondeman, habían tomado fuertes Cortalum y Totcum (ubicaciones no identificadas), cortando la comunicación con Seringham, y recaudó los ingresos del distrito.

Lally percibió las malas consecuencias de su ataque de diversión en el sur. La captura de Wandewash y de los otros puestos había recuperado la reputación de los británicos, que podrían haber perdido por el éxito de Crillon en Seringham, mientras que la posesión de estos fuertes fue una ganancia sólida para su enemigo.

Mientras tanto, la caballería irregular de Bussy desde Arcot extendió la desolación en el norte del río Paliar a menos de 30 km de Madras. El terror de estas bandas merodeadoras llevó a todos los nativos del campo abierto a refugiarse en las colinas.

Informado de que las tropas francesas se reunían bajo el mando del general Bussy en Arcot y que Crillon estaba en la marcha para unirse a ellas, Coote avanzó hacia Arcot.

Coote, que se había trasladado a unos pocos kilómetros de Arcot, como para interceptar a Crillon en su marcha, se vio obligado por la falta de suministros y las inclemencias del tiempo para cruzar el río Paliar y distribuir sus tropas en acantonamientos.

A mediados de diciembre, Moracin, que había sido enviado al socorro de Masulipatam la primavera anterior, llegó a Pouliacat (actual Pulicat) en su camino a Pondicherry. Con sus 200 hombres, hizo un intento de desembarco en Cockanara (ubicación no identificada) pero fue rechazado por el capitán Fisher, perdiendo 10 oficiales y 16 europeos tomados prisioneros.

El 19 de diciembre, el ejército de Coote entró en los acuartelamientos en Conerpauk (actual Konerikuppam) y retornó a Madrás.

El 25 de diciembre, el ejército de Coote se mudó de acantonamientos a Chinesimandsum (ubicación no identificada).

El 29 de diciembre, ambos ejércitos se vieron el uno al otro y hubo algunas escaramuzas tuvieron en los puestos avanzados.

El 30 de diciembre, un cuerpo de caballería maratha cortó a unos cipayos británicos en un puesto avanzado, pero finalmente fueron rechazados con pérdidas considerables.

Temprano en la mañana del 31 de diciembre, 3 compañías de cipayos entraron al campamento maratha, sorprendiendo a la caballería y dispersándola.

A finales de diciembre, Lally tomó el mando del ejército francés reunido en Arcot.

Así terminaron las operaciones inconexas e indecisas en el Carnatic en el año 1.759

Operaciones holandesas en Bengala 1.759

Situación general en Bengala

A pesar de las muchas ventajas que Mir Jafar, el nawab de Bengala, había obtenido de su alianza con los británicos, con mucho gusto se habría liberado de la restricción que su protección impuso en sus acciones. Se había visto obligado a recurrir tanto a sus propios recursos, como a los de sus amigos, de modo que estos últimos se estaba alejando de él; mientras que el comercio de su país se vio seriamente perjudicado por las ventajas que se había visto obligado a otorgar a sus patronos de Calcuta; y sus ingresos habían sido hipotecados para permitirle cumplir con los compromisos a los que estaba sujeto en virtud de sus tratados con el Consejo. Robert Clive había convencido a Mir Jafar de que el patronazgo de los británicos era esencial para su propia existencia; un estado de sometimiento del cual el Nawab con gusto se habría emancipado. Los franceses habían quedado impotentes por la pérdida de sus posesiones en Chandernagore; los holandeses no habían sido en ningún momento lo suficientemente poderosos como para prestar asistencia material, y gran parte de su comercio, debido a las muchas concesiones impuestas por los británicos, se les había escapado de las manos.

Pero los holandeses, aunque eficientes en Bengala, eran poderosos en el extranjero; y su agente en Chinsurah (actual Hugli-Chuchura) había solicitado al gobernador holandés de Batavia (actual Yakarta en Indonesia), la capital de las colonias holandesas en oriente, para preparar un armamento poderoso, que, él representaba, si desembarcaba en Bengala les permitiría arrebatar el poder supremo de los británicos y situarlo en sus propias manos.

Este plan se había presentado en secreto al nawab de Bengala, y desde noviembre de 1.758, se había entendido que debería aplicarse lo antes posible. Luego vino la invasión amenazada por el príncipe Ali Gauhar (futuro Shah Alam II), cuando Mir Jafar se vio obligado a buscar la ayuda de los británicos para proteger sus provincias amenazadas; pero entonces, superada esa dificultad, el Nawab reabrió las negociaciones con los holandeses. Clive había sospechado durante mucho tiempo que Mir Jafar había enido propuestas hostiles con los holandeses.

Preparativos para la campaña

En junio de 1.759, los británicos recibieron información de que el gobernador holandés de Batavia había fletado armamento y estaba enviando este pequeño escuadrón a la bahía de Bengala para reforzar las guarniciones holandesas.

En agosto, un barco holandés con varios soldados malayos llegó al río Hooghly. Clive inmediatamente informó al Nawab y solicitó instrucciones; cuando este último prohibió el desembarco de las tropas y deseó que el gobernador holandés en Chinsurah cooperara con las fuerzas británicas y evitara el desembarco de cualquier soldado extranjero.

Para calmar las sospechas, el gobernador holandés informó al Nawab que el barco que causaba esa alarma innecesaria había sido empujado al río por una tormenta mientras se dirigía a Negapatanam, y que simplemente estaba tomando suministros a bordo antes de continuar su viaje.

A pesar de estas garantías plausibles, Clive permaneció alerta. Puso tropas en el fuerte en el río, con instrucciones de abordar todas las naves sospechosas y, si era necesario, detenerlas. Pocos días después, un barco holandés que llevaba 18 soldados malayos fue capturado en la batería de Charnock. Bajo las órdenes de Clive, los prisioneros fueron devueltos a sus barcos que pronto se hicieron a la mar; pero Clive entonces estaba completamente convencido, no solo de que los holandeses tenían la intención de desembarcar tropas, sino que el Nawab estaba jugando con ellos.

Llegada de la flota holandesa

En octubre, Mir Jafar llegó a Calcuta, presentó sus respetos a Clive; pero la realidad otra, ya que el gobernador holandés le había informado que estaba preparado para atacar.

En octubre, a la llegada en la desembocadura del río Hooghly de los 2 primeros barcos holandeses, cada uno con 36 cañones y cargado de tropas, Clive informó al comodoro holandés que no podía permitirle desembarcar ninguna fuerza o marchar a Chinsurah, su asentamiento en el río Hooghly, donde había 150 soldados holandeses y levas nativas. Sin embargo, los holandeses fueron autorizados a suministrarse en tierra. Durante este tiempo, 5 buques holandeses más llegaron al río.

El Nawab asumió un aire de dignidad herida, declarando su intención de expulsar a todos los holandeses del país, y para ese propósito, se dirigió a su campamento y con las tropas marchó dirección al asentamiento holandés de Chinsurah; pero deteniéndose en su camino en un lugar llamado el Jardín de Kojah Wuzeed, convocó a los agentes holandeses para que lo esperaran y recibieran sus órdenes. La reunión los holandeses prometieron que los barcos de guerra serían enviados tan pronto como la temporada lo permitiera, el Nawab les otorgó algunos codiciados privilegios previamente negados, por lo tanto demostrando claramente que no tenía enemistad hacia ellos. Pero los barcos holandeses, en lugar de partir, avanzaron río arriba y desembarcaron algunas de sus tropas; mientras que al mismo tiempo, llegaba información confiable a Calcuta de que los agentes holandeses estaban reclutando cipayos en Chinsurah, Cossimbazar (actual Kasim Bazar) y Patna con la connivencia del Nawab.

Entonces era evidente que Mir Jafar estaba confabulado con los invasores, cuyos planes para derrocar el poder de los británicos en Bengala eran transparentes para el clarividente Clive, quien inmediatamente supuso correctamente que los holandeses con su poderoso escuadrón intentarían forzar un paso por el río Hooghly, desembarcar sus tropas y marchar hacia Chinsurah.

De hecho, el comodoro holandés ordenó a sus fuerzas terrestres marchar a Chinsurah y sus barcos para capturar cualquier barco británico que naveguase por el río. La fuerza holandesa que acompañaba a esta flota consistía en 700 europeos y 800 malayos entrenados sin artillería de de campaña. Para compensar su falta de cañones, acordaron con sus compatriotas en Chinsurah (150 hombres, algo de artillería y varios cipayos) para intentar hacer un cruce con su cuerpo principal en un punto determinado en el camino. No se anticipó que los británicos pudieran ofrecer una oposición seria; porque los europeos holandeses superaban en número a los europeos británicos, y se creía que los soldados malayos, que formaban una parte importante de la expedición holandesa, eran muy superiores en valor y físico a los cipayos de Bengala.

Para enfrentarse a ese peligro, Robert Clive, que era comandante en jefe de las fuerzas británicas en la India, podía reunir en Calcuta y alrededor de 330 hombres del regimiento europeo de Bengala y 1.200 cipayos. Llamó a todos los hombres que podía reunir de los puestos periféricos, llamó a la milicia (300 hombres en su mayoría euroasiáticos) para la defensa de Calcuta, organizó dos pequeños cuerpos de voluntarios (50 hombres en total), tanto a caballo como a pie y ordenó que barcos británicos disponibles para navegar por el río Hooghly, y fortalecieran las baterías que dominaban el río. Además de estas precauciones, se envió un barco de vela rápido para informar al almirante Cornish, que navegaba por la costa de Arracan, sobre el estado de las cosas en Bengala; e instándolo a navegar por el río Hooghly.

El siguiente movimiento de Clive fue evitar la unión entre las tropas holandesas a bordo de los barcos y las de Chinsurah, ya que, hasta que sus fuerzas se reunieran, su ejército principal no tenía cañones de campaña. Pero aquí se presentaba una dificultad; Gran Bretaña no estaba en guerra con los holandeses en Europa, por lo que, hasta que los invasores hicieran un acto hostil, Clive no estaba en condiciones de actuar ofensivamente.

Avance británico en Chinsurah

Sin embargo, en la segunda semana de noviembre, esta dificultad fue eliminada por los propios holandeses; quien no solo avanzaron desafiantemente hacia Calcuta sino que dirigió una larga carta de protesta y queja al Consejo, exigiendo que los británicos renunciaran a su reclamación del derecho de búsqueda, y que a los buques holandeses se les permitiera en todo momento avanzar libremente por el río Hooghly . A esta comunicación, el Consejo respondió:

Que los británicos, al conservar el derecho de búsqueda, actuaban bajo las órdenes del emperador mogol y las instrucciones recibidas del virrey, Mir Jafar; ellos, por lo tanto, no tenían poder para otorgar las solicitudes de los holandeses, sino que ofrecían sus servicios como mediadores entre los holandeses y el Emperador y el virrey”.

La experta destreza de esta respuesta era digno de Clive, y parece haber tenido el efecto que más deseaba. Para el comandante holandés, irritado hasta cierto punto, sin enviar una respuesta, inmediatamente atacó y capturó varias pequeñas embarcaciones británicas que estaban en el puerto de Fulta (actual Falta), incendiaron la casa del agente británico en la misma ciudad y derribaron las banderas británicas, transfirieron las armas y las tiendas a los barcos holandeses. Los holandeses luego levantaron anclas y se pararon río arriba. Clive entonces informó de las circunstancias de su indignación al Nawab, solicitando que el insulto pudiera resolverse sin interferencia nativa.

Casi por esta vez, el coronel Francis Forde y el capitán Knox llegaron a Bengala recién salidos del triunfo de Masulipatam en la costa de los Circars del Norte. El coronel Forde fue designado de inmediato por Clive para mandar todas las fuerzas de la Compañía y el capitán Knox para mandar el fuerte de Tanna y la batería de Charncok, ambos en el río Hooghly. Forde, al asumir el mando, inmediatamente se apoderó de la posición holandesa en Barnagore (actual Baranagar), y cruzó rápidamente el río con un pequeño cuerpo de tropas, marchó, bajo órdenes de Clive, directo a Chandernagore, para evitar la unión entre las tropas holandesas a bordo de sus barcos y las de Chinsurah.

Poco después, el buque de la Compañía Calcutta, al mando del capitán Wilson, bajaba el río camino a Gran Bretaña. Los holandeses amenazaron con hundir el buque si intentaba pasar. El buque regresó a Calcuta donde estaban mintiendo otros 2 buques de la Compañía. A su llegada, el capitán Wilson informó a Clive sobre el bloqueo del río. Clive ordenó de inmediato a los 3 buques de la Compañía que se prepararan para la acción y se enfrentaran a cualquier barco holandés que pudieran encontrar.

Clive ordenó a Forde que avanzara por Serampore sobre Chinsurah. Forde comenzó en consecuencia con 100 tropas del regimiento europeo de Bengala, 400 cipayos y 4 cañones.

El escuadrón holandés, por falta de pilotos, avanzaba lentamente río arriba.

El 22 de noviembre, el escuadrón holandés ancló justo debajo de las baterías británicas y desembarcó a las tropas en la orilla occidental, con órdenes de marchar a Chinsurah. Una vez hecho esto, los barcos holandeses volvieron a descender por el arroyo hasta el cabo Melancholy (ubicación no identificada ). A Knox se le ordenó en ese momento unirse a Forde, que tenía con él el cuerpo principal de la fuerza británica, y Clive de inmediato dirigió su atención a la destrucción de la flota holandesa.

El 23 de noviembre, Forde acampó en los suburbios de Chandernagore, a 5 km de distancia de Chinsurah. En la misma tarde, los holandeses enviaron a 120 europeos y 300 cipayos de Chinsurah a tomar posición en las ruinas de Chandernagore y prohibir su avance sin esperar la cooperación de las tropas en el río para atrapar a Forde entre dos fuegos.

Combate naval en el cabo Melancholy

El 24 de noviembre, los 3 buques armados de la Compañía de Clive (Duke of Dorset, Calcutta, y Hardwicke), con un total de 90 cañones bajo el capitán Wilson, atacaron al escuadrón holandés (Vlissingen (36), Bleiswyk (36), Welgeleegen (36), Príncipe de Orange (36), Elizabeth Dorothea (26), Waereld (26), y Mossel (16)), con un total de 212 cañones, que formó en línea de batalla.

El capitán Forrester dirigió el ataque británico, llevando su barco, el Duke of Dorset, junto al Vlissingen (36). El enfrentamiento comenzó. Era intención del comodoro Wilson haber llevado sus otras 2 naves para ayudar al Duke of Dorset, pero, como el viento había cambiado repentinamente, no pudieron alcanzarlo. Sin embargo, el Forrester se enfrentó a la Vlissingen (36) con vigor un furioso cañoneo, que después de un par de horas obligó al comodoro holandés a bordo de la Vlissingen a atacar. Justo en este momento, el Hardwicke y el Calcutta lograron acercarse, atacando a dos de los buques holandeses; pero ellos, rechazando el enfrentamiento, cortaron sus cables y huyeron; mientras que un tercero, en su apuro por escapar, desembarcó. Poco después, los barcos holandeses restantes levaron anclas y se retiraron de la lucha. El Duke of Dorset tenía 90 disparos en su casco.

Los prisioneros fueron llevados a Clive. El Bleiswyk (36), el único buque holandés restante, llegó hasta Kulpi, donde fue capturada por los buques de guerra británicos Royal George (100) y el Oxford (54) que llegaron oportunamente y aseguraron su premio mientras se apresuraban a la protección de Calcuta.

Esa pequeña acción espléndida cortó a las tropas holandesas de su base. En la misma tarde, Forde se enteró de que el ejército holandés vendría contra él al día siguiente, y escribió a Clive para pedirle instrucciones. Clive le ordenó luchar contra ellos de inmediato.

El mismo día (24 de noviembre) por la mañana, Forde atacó el destacamento holandés enviado contra él en Chandernagore. Las fuerzas comprometidas en Chandernagore eran casi iguales; pero Forde tenía la gran ventaja de luchar en su propio terreno, y además sus soldados estaban acostumbrados a golpes duros, mientras que muy pocas de las tropas de Chinsurah habían estado involucradas previamente. Los holandeses fueron expulsados rápidamente de Chandernagore con la pérdida de los cañones que habrían sido de vital importancia para su ejército principal y empujadas de regreso a su propio territorio, quedando desanimados. La misma tarde, el capitán Knox llegó con 220 hombres del regimiento europeo de Bengala, elevando la fuerza de Forde a 320 infantería europea; 80 artilleros europeos, con 4 piezas de campaña; 50 de caballería voluntaria; y 800 cipayos.

Había cerca de 150 efectivos de caballería del Nawab, enviados desde Murshidabad para ayudar a Forde, pero en realidad no eran más que espías, con órdenes de permitir a los beligerantes decidir la batalla sin ayuda, y luego unirse con los vencedores.

Forde ahora se enteró de que se esperaba que el ejército principal holandés, bajo el mando de un oficial francés, el coronel Roussel, llegara a Chinsurah temprano a la mañana siguiente, por lo que envió un mensaje a Clive diciéndole que si tenía el poder de atacar al ejército principal holandés mientras estaba en ruta creía que podía destruirlos por completo. Esta nota fue entregada a Clive tarde en la noche mientras jugaba a las cartas con sus amigos. Sin dejar la mesa, escribió en el reverso de la carta de Forde: “Querido Forde, lucha contra ellos de inmediato, te enviaré la orden del Consejo mañana”.

Combate de Badara

La respuesta de Clive llegó a Forde temprano en la mañana del 25 de noviembre. Inmediatamente ocupó el puesto seleccionado con gran cuidado el día anterior, a medio camino entre Chandernagore y Chinsurah y a horcajadas del camino que los une. Frente a esta posición había un barranco profundo, amplio e irregular, que formaba una defensa fuerte natural; una llanura árida que se extiende al frente, a través de la cual debía pasar el ejército holandés. A la derecha británica estaba el pueblo de Badera (también conocido como Biderra), que Forde ocupó de inmediato; su izquierda descansando sobre un bosque de mangos de árboles en el que escondió sus 4 cañones, apoyados por la caballería voluntaria, a quienes se les había ordenado aprovechar cualquier confusión ocasionada por el fuego de artillería británico.

Los holandeses no tenían caballería y les resultaba imposible mover sus pesados cañones a través del país. En infantería europea, los holandeses superaron ampliamente a los británicos; pero eran inferiores en los otros cuerpor. Sobre las 10,00 horas, se vio a la fuerza holandesa acercarse por la llanura. Tan pronto como estuvo dentro del alcance, la artillería de Forde abrió fuego. No obstante, los holandeses avanzaron con gran firmeza hasta que, para su consternación, se encontraron detenidos junto al barranco, del cual desconocían su existencia. Las primeras filas se detuvieron abruptamente, mientras que la parte trasera, sin comprender la causa, siguieron empujando y arrojando a todo el cuerpo en confusión. Forde aprovechó esta confusión al verter una lluvia de metralla desde el bosque de mangos. Los holandeses se mantuvieron firmes por un tiempo; luego, buscaron cobertura pero al no encontrar ninguna, fueron segados por secciones. Durante la vacilación, la infantería británica cargó contra ellos, luchando en el barranco, y, ayudado por el pequeño cuerpo de caballería voluntaria, los puso en fuga; la caballería del Nawab finalmente se unió a la persecución. La derrota pronto se hizo tan completa que solo 14 del enemigo lograron llegar a su destino. La batalla, que se describe como «breve, sangrienta y decisiva», no duró una hora: los holandeses dejaron 100 europeos y 200 malayos muertos y 300 heridos, mientras que el coronel Roussel, 14 oficiales, 350 europeos y 200 malayos fueron hechos prisioneros. La posición de los británicos había sido tan juiciosamente seleccionada que su pérdida era insignificante; mientras que los holandeses, en un país desconocido, cayeron presa fácil de los vencedores.

Inmediatamente después de la batalla, Forde ocupó Chinsurah y se encontró con una ligera resistencia.

El Nawab, al descubrir que sus planes para deshacerse del yugo británico habían fracasado, se volvió hacia sus derrotados cómplices con odio vengativo, amenazándolos, cuando estaban postrados, y los hubiera aniquilado, si Clive no hubiera intercedido a su favor.

Miran, el hijo de Mir Jafar, apareció en la escena con 6.000 jinetes, para expulsar a los restos de los holandeses de sus posesiones en Bengala. Los asentamientos holandeses demandaron no solo por piedad sino por protección. Clive, al enterarse de esto, se dirigió inmediatamente a Chinsurah, y al ver que no tenía nada que ganar con la extinción de los holandeses, mientras que su presencia en Bengala, como dependientes de los británicos, podría tenerse en cuenta en el futuro, organizó una paz para ellos con el Nawab, les restauraron su factoría en Chinsurah y se comprometieron a que conservaran todos sus privilegios anteriores; al mismo tiempo cuidando que tuvieran sus alas cortadas, para que no hubiera temor de que aparecieran de nuevo como rivales. Se les permitiría retener en su servicio solo 125 soldados europeos; y acordaron pagar 100.000 libras a los británicos como indemnización por los gastos de la guerra. Los buques holandeses capturados fueron devueltos después a sus dueños.

Sorprendentemente, la corte británica se negó a confirmar el nombramiento de Forde en Bengala y regresó a Gran Bretaña como un hombre decepcionado y maltratado. El mayor Caillaud del servicio de Madrás fue nominado al mando del ejército de Bengala.

Los holandeses en Europa, en alianza con Gran Bretaña, rechazaron la acción de su flota y pagaron una indemnización por el daño que había causado. Por lo tanto, lejos de desviar a las tropas británicas del conflicto principal, la expedición holandesa solo sirvió para fortalecer los cimientos de la ascensión británica por la ruina de un rival aún más antiguo que el francés.

Operaciones francesas en el golfo Pérsico en 1.759

Antecedentes

Después de la reorganización de las rutas comerciales europeas después del descubrimiento de rutas navales a la India y el sudeste de Asia alrededor del cabo de Buena Esperanza, la región de la región del golfo Pérsico se convirtió en una zona comercial y económica importante porque tenía una gran riqueza y fue el punto de partida de carreteras importantes que conducen a Mosul y la India. Además, muchos países europeos mantuvieron relaciones comerciales con países de todo el golfo Pérsico.

Ya en los primeros intentos de colonización portuguesa y holandesa en las costas de África y en la India, las potencias europeas entraron en conflicto para ganar influencia y control sobre la región del golfo Pérsico.

A principios del XVII ° siglo, Francia e Inglaterra comenzaron a desempeñar un papel cada vez mayor en el comercio en la región del Golfo a través de sus respectivas compañías comerciales. Esto prestó a conflictos puramente comerciales. Poco después del establecimiento de la Compagnie des Indes Orientales francesa en 1.604, se enviaron buques mercantes franceses a la región del golfo Pérsico, donde se establecieron dos agencias comerciales.

La primera en Bandar Abbas, en la costa este del Golfo; el segundo en la ciudad de Basora en la costa norte del golfo Pérsico.

Durante los siglos XVII y XVIII, estas agencias comerciales aumentaron gradualmente sus relaciones comerciales con los gobernantes y príncipes de la región. En septiembre de 1.715, la situación de Francia en la región era lo suficientemente fuerte como para permitirle expulsar a los holandeses de la isla Mauricio, ubicada en la costa este de África, que pasó a llamarse Île de Francia. Esta isla se convirtió en una base naval para la flota francesa en el este. Durante la guerra de los Siete Años, la tarea principal de esa flota era atacar a los buques mercantes británicos que navegaban hacia la India, el golfo Pérsico o el mar Rojo.

Mientras tanto, Gran Bretaña no permaneció inactiva. Pronto estableció una presencia en la región del golfo Pérsico a través de la Compañía de las Indias Orientales que envió varios enviados a la región y a Persia para establecer relaciones comerciales y obtener privilegios comerciales de los gobernantes y príncipes locales. La compañía estableció puestos comerciales en Persia en Isfahan y Bandar Abbas (el asentamiento británico no fortificado se llamaba Gombroon). También ayudó a Shah Abbas a expulsar a los portugueses de Ormuz y obtuvo importantes concesiones comerciales en Persia en reconocimiento por su asistencia.

Con la disminución de la influencia holandesa, franceses y británicos entraron en una intensa competencia para obtener el control de la región del golfo Pérsico. Los buques de guerra a menudo afirmaban la presencia militar de ambas naciones en la región.

En 1.756, al estallar la guerra de los Siete Años en Europa, el rey Luis XV de Francia ordenó atacar a los barcos británicos en cualquier lugar donde se encontraran. También ofreció recompensas tanto por la captura de barcos británicos como por prisioneros.

Durante la guerra, la región del golfo Pérsico adquirió mucha importancia para Francia y para Gran Bretaña. Ambos países realizaron importantes intercambios comerciales en la región. Además, la ruta terrestre que pasa a través de Iraq desde Alepo a Basora se usaba a menudo para transmitir mensajes y ordenes entre los gobiernos metropolitanos de sus respectivos establecimientos en la India.

La primera acción entre los barcos franceses y británicos en la región del golfo Pérsico ocurrió en 1.758. El 14 de enero, el barco francés Bristol zarpó del puerto de Bandar Abbas camino a Basora, donde se esperaba que permaneciera durante tres meses, esperando un envío de trigo destinado a Bundhiri (ubicación no identificada) en la India. Los británicos recibieron información de eso y decidieron interceptar el barco en su viaje de regreso.

En consecuencia, en junio, la Compañía de las Indias Orientales armó el Revenge y Drake para interceptar al Bristol francés. Sin embargo, el barco francés logró escapar de sus perseguidores sin ser molestado.

Campaña de 1.759

En 1.759, tres barcos franceses dirigidos por el conde de Essarts aparecieron frente al puerto de Muscat, planeando atacar a un barco británico anclado en ese puerto neutral. El gobernador de Omán, Khalfan bin Mohammed, se negó a permitir que los barcos franceses se enfrentaran al barco británico y abrieron fuego contra los barcos de Essarts, obligándolos a retirarse.

El 12 de octubre, dos barcos franceses, el Condé (44) y una fragata no identificada de 22 cañones, que portaban la bandera holandesa, llegaron al puerto de Bandar Abbas. El gobernante persa de la ciudad, Mulla Ali Shah, acudió de inmediato al puesto comercial británico para asegurar su asistencia y decir que haría cualquier cosa en su poder para evitar que los franceses desembarcaran.

El 13 de octubre, los franceses desembarcaron 2 morteros y 4 cañones al oeste del puesto comercial británico ubicado en ese puerto. El puesto comercial estaba defendido por 16 hombres. Los dos barcos franceses atacaron y quemaron el Speedwell, que estaba anclado en el puerto. Los franceses aterrizaron unos 150 europeos y 150 cafres para asaltar el puesto.

Alrededor de las 10,00 horas, los británicos pidieron ayuda a Mulla Ali Shah, quien se negó a enviar tropas, argumentando que los franceses habían capturado uno de sus barcos y lo destruirían si se involucraba. Alrededor de las 11,00 horas, la fragata de 22 cañones se situó a menos de 400 metros del puesto y comenzó a disparar. Mientras tanto, los 2 morteros y las 4 cañones, previamente desembarcados, abrieron fuego contra el puesto. A las 15,00 horas, los franceses invitaron a los británicos a rendirse.

El 14 de octubre a las 18,00 horas, después hacer consultas, la pequeña guarnición se rindió. Los franceses intercambiaron al señor de Estaing, prisionero de los británicos. También ocuparon el puesto comercial.

Los franceses concluyeron un tratado de alianza con Mulla Ali Shah.

El 30 de octubre a la medianoche, los franceses se embarcaron en sus barcos y prendieron fuego al puesto comercial. Los franceses se retiraron de Bandar Abbas, navegando hacia Basora.

Secuelas

Este pequeño éxito francés pronto fue eclipsado por los grandes éxitos británicos en la India. Poco a poco, la influencia británica en el golfo Pérsico se fortaleció.

En 1.761, los franceses hicieron otro intento fallido de capturar barcos británicos en el puerto de Muscat.

Después de la guerra de los Siete Años, la Compañía Británica de las Indias Orientales logró imponer su influencia y control en el golfo Pérsico.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-03-08. Última modificacion 2020-03-08.
Valora esta entrada