Edad Media La guerra de las Rosas (1455-87) Batalla de Banet 1471

La batalla de Barnet tuvo lugar cerca de la ciudad de Barnet al norte de Londres, el 14 de abril de 1.471, en el marco de la guerra de las Rosas. Se enfrentaron el rey Eduardo IV de la casa de York, contra Ricardo Neville, conde de Warwick de la casa de Lancaster, con victoria de los yorkistas.

Antecedentes

En 1.470, Luis XI se encontraba bajo una gran presión por parte de la exiliada reina Margarita de Anjou, para que lo ayudara a invadir Inglaterra y reconquistar y liberar a su cautivo esposo. Fue el rey Luis quien sugirió la posibilidad de una alianza entre Ricardo Neville conde de Warwick y Margarita, una idea que a ninguno de los antiguos enemigos le gustaba. Pese a sus reticencias, ambos llegaron a darse cuenta del potencial de tal alianza, pese a los fines que perseguían cada uno. Margarita quería reclamar su reino y asegurar la sucesión de su hijo, mientras que Warwick esperaba poder mantener como un títere al rey, bien fuera Enrique, su hijo o Jorge de Clarence. En cualquier caso se comprometieron por medio de una alianza matrimonial entre el príncipe de Gales Eduardo de Westminster y la hija de Warwick, Ana Neville.

Con el pacto de Angers en vigor, planearon un ataque combinado contra Eduardo IV para restituir a Enrique VI que estaba prisionero en la Torre de Londres al poder.

Warwick, Clarence, y los de Lancaster, prepararon sus apoyos en Inglaterra y propagaron rumores de que Eduardo no era un rey legítimo.

Estallaron rebeliones de los Lancaster en Yorkshire y Carlisle en el norte, con el fin de atraer la atención de Eduardo que se dirigió a Ripon, cuando estaba allí, en septiembre de 1.470 Warwick invadió Inglaterra con el apoyo de Francia, y acompañado de Clarence, y rápidamente se reunió un gran ejército en Exeter y se dirigió a Coventry.

Fundamentalmente, Eduardo fue traicionado por el hermano de Warwick, Juan Neville, marqués de Montagu, que había permanecido hasta entonces leal a Eduardo, que se vio obligado a embarcarse en King’s Lyn y exiliarse en Flandes. La reina Isabel, que por entonces estaba en avanzado estado de gestación, buscó refugio en Westminster. Enrique VI, que había sido encarcelado en la Torre de Londres, fue restaurado en el trono. Pero Enrique no fuerte, era ya un hombre roto, Warwick gobernaba en su nombre.

Aunque Warwick parecía estar totalmente en control de los acontecimientos, su posición era menos segura de lo que parecía. El conde disfrutó un apoyo muy popular, pero muchos de los nobles se mantuvieron al margen. Por otra parte, Eduardo encontró apoyo en el duque Carlos de Borgoña, que anteriormente se había casado con la hermana de Eduardo. Carlos también estaba relacionado con la Casa de Lancaster, pero entendía que una alianza anglo-francesa seguramente podría conducir a un ataque significativo en sus propias tierras. Con la asistencia de Borgoña Eduardo fue capaz de montar una pequeña flota en Flushing.

Movimientos previos

La suerte estuvo del lado de Eduardo: los mismos vientos que impedían a Margarita de Anjou ir a Francia permitieron a Eduardo volver a Inglaterra. El escenario estaba listo para un ajuste final de cuentas entre Eduardo y Warwick.

El 14 de marzo de 1.471 Eduardo desembarcó en Spurn Head, en la desembocadura del Humber. El duque Carles le había proporcionado algunas tropas, como complemento a su banda de exiliados, pero la posición de los de York era precaria. Había fuerzas sustanciales que se oponían a la invasión de Eduardo. Sin embargo, a través de una mezcla de audacia, engaños y rapidez, Eduardo se las arregló para evitar quedar atrapado, golpeando duro en el corazón del reino. Montagu, quizá lamentando su decisión anterior, parecía curiosamente reacio a obstaculizar el avance de Eduardo.

Batalla de Barnet 1.471. Movimientos previos

En el momento en que llegó a la región central estaba al mando de un ejército mucho más numeroso. Recibió un gran impulso cuando Clarence, al mando de 4000 hombres, que desertó de Warwick y volvió a la casa de York. Warwick ahora estaba en Coventry, donde Eduardo ofreció batalla, pero Warwick se negó a abandonar la seguridad de las murallas de la ciudad. Por tanto, Eduardo decidió dirigirse a Londres, donde los ciudadanos se negaron a oponérsele. El 11 de abril Eduardo fue recibido en la capital, donde se reunió con su esposa y su hijo recién nacido. El desventurado Enrique VI fue apresado y una vez más conducido a la Torre de Londres.

Guerra de las Rosas. Eduardo entrando en Londres en 1471. Entra por la puerta del Obispo (Bishopsgate) para reclamar el trono el 11 de abril. Autor Graham Turner.

Para Warwick, la pérdida de Enrique y de la capital fue un duro golpe. Estaba decidido a recuperar la iniciativa, sin embargo, y su ejército era todavía mayor que la de Eduardo. El 13 de abril Eduardo recibió la noticia de que los de Lancaster, ahora se movían rápidamente hacia el sur, y habían llegado a San Albano (St Albans). Eduardo, reunió rápidamente sus tropas, y salió a su encuentro. Los yorkistas alcanzaron Barnet en la tarde, encontrándose con algunos de los exploradores de Warwick. Pronto se hizo evidente que Warwick estaba acampado un poco más al norte de la ciudad. Tratando de forzar la batalla del día siguiente, Eduardo avanzó inmediatamente hacia la posición de Lancaster.

El ejército de Warwick estaba equipado con algunos tipos de cañones de campaña. El conde, ahora consciente de la proximidad de Eduardo, ordenó un bombardeo durante la noche. El bombardeo tuvo escaso efecto porque los yorkistas estaban más cerca de lo que consideraban, por los tanto sus disparos fueron largos. Eduardo ordenó silencio a todo su ejército, para no delatar su posición.

Despliegue inicial

A la mañana siguiente que era domingo de Pascua, Eduardo que contaba con unos 15.000 efectivos, desplegó antes de la madrugada, tal vez con la esperanza de coger a los de Lancaster desprevenidos. Desplegó en tres batallas o divisiones, la de la izquierda mandada por Guillermo conde de Hastings, el centro mandado por el mismo que se distinguía por su armadura dorada, y el ala derecha mandada por Ricardo duque de Glaucester, y una reserva posiblemente mandada por Jorge duque de Clarence.

Batalla de Barnet 14 de abril de 1.471.Despliegue inicial. Fuente Alfred Burne.

Pero el ejército de Warwick estaba listo y esperando. Había desplegado sus fuerzas, que eran superiores con unos 20.000 efectivos, también en tres batallas: la de la derecha mandada por Juan de Vere conde de Oxford, el centro mandado por Juan Neville marqués de Montagu, y la izquierda mandada por Enrique Holland, duque de Exeter, la reserva estaba mandada por Ricardo Neville, conde de Warwick.

Había una densa niebla que cubría el campo de batalla. Por lo que ambos ejércitos no se veían y no estaban uno frente a otro, ambos sobrepasaban al otro por el flanco derecho.

Batalla de Barnet 14 de abril de 1.471. Enrique IV y su portaestandarle en el centro del despliegue, la niebla envolvía el campo de batalla. Autor Graham Turner para Osprey.

La batalla

La batalla de Barnet comenzó con una lluvia de flechas, por ambos bandos. Los soldados borgoñones de Eduardo dispararon armas de fuego.

A continuación se produjo el choque entre las dos líneas, el ala derecha de Lancaster, mandados por Oxford, rápidamente aprovechó la ventaja imponiéndose a Hasings que se dio a la fuga, persiguiéndole hasta Barnet, algunos de los fugitivos de Hastings huyeron hasta Londres, donde las noticias de la prematura de una victoria de Lancaster causaeon pánico.

En el ala izquierda de Lancaster, sin embargo, estaba sufriendo un trato similar al de Oxford había infligido a su oponente; Gloucester empujó a Exeter, pero el avance era más lento debido a que su grupo estaba luchando pendiente arriba. No obstante la presión que ejerció en el ala izquierda de Lancaster hizo girar toda la línea de batalla. Warwick, al ver el cambio, ordenó a la mayor parte de sus reservas para acudiesen a aliviar la presión sobre Exeter, y con el resto reforzó el centro. Donde Eduardo estaba poniendo en serio aprieto a Montagu. Al final la línea de batalla había girado casi 90 grados y las líneas estaban paralelas al camino de Barnet.

Batalla de Barnet 14 de abril de 1.471.Desarrollo. Fuente Alfred Burne.

Oxford después de expulsar a Hastingas, volvió sobre sus pasos a través de niebla y se encontraron con la retaguardia de Montagu, a la que confundieron con las reservas de Eduardo, lanzándoles una andanada de flechas. Oxford y sus hombres inmediatamente gritaron traición; ya que desconfiaban de la reciente deserción de Montagu retirándose de la batalla. Los gritos de traición se extendieron rápidamente por toda la línea de los Lancaster, rompiendo la formación huyendo llenos de ira, entre el pánico y confusión. Cuando la niebla comenzó a disiparse, Eduardo vio que el centro de Lancaster estaba en desorden y se envió sus reservas, acelerando su colapso.

Batalla de Barnet 1.471. Centro de la batalla Eduardo IV cargando contra el estandarte del duque de Exeter, mientras los infantes de ambos bandos están empeñados en una terrible carnicería. Autor Chris Collingwood.

 

Batalla de Barnet 1471. Lucha en el centro

Los gritos de la muerte de Exeter por un hacha yorkista resonaron en todo el ala izquierda de los Lancaster, y en medio de la confusión, Montagu fue golpeado en la espalda y muerto no se sabe si por un yorkista o uno de los hombres de Oxford.

Batalla de Barnet 1.471. Llegada de tropas. Montagu que mandaba el centro de Lancaster, se le ve con sobrevesta y yelmo dorado, a su derecha un caballero con armadura gótica y a su izquierda un hombre de armas con pectoral y acolchado debajo, lleva cadenas en los brazos. Detrás un arquero señala a las fuerzas que se acercan. En la distancia las tropas de Oxford que se acercan y que no se pueden distinguir por la niebla, siendo confundidas con los yorkistas de Eduardo, con consecuencias fatales. Autor Graham Turner para Osprey

Al enterarse de la muerte de su hermano, Warwick sabía la batalla estaba perdida. Preparó los caballos en un intento de retirarse. Eduardo reconoció que su victoria estaba al alcance de la mano, y decidió que Warwick era más valioso vivo que muerto, dio la orden a sus guardias de traer de vuelta el conde con vida. Sin embargo, Warwick murió durante la huida.

Batalla de Barnet 1.471. Muerte de Warwick el “hacedor de reyes”

Secuelas

La batalla duró de dos a tres horas, y había terminado en el momento en que la niebla se levantó en la mañana. Como es habitual en la mayoría de las batallas las cifras de las bajas son muy discutidas, se estiman en 500 yorkistas y 1.000 de Lancaster muertos. No hay cifras de los prisioneros.

Los cuerpos de los dos hermanos Neville fueron llevados de vuelta a Londres. Donde los cadáveres desnudos de los hermanos fueron exhibidos en la Catedral de St. Paul durante tres días para sofocar los rumores de que habían sobrevivido, después se permitió que fueran enterrados en el panteón familiar en la abadía de Bisham.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-24. Última modificacion 2017-08-24.