Edad Media La guerra de las Rosas (1455-87) Batalla de la Cruz de Mortimer o de Mortimer’s Cross 1461

Cargando anuncio...

La batalla de la Cruz de Mortimer o batalla de Mortimer’s Cross se libró el 2 de febrero 1461, en el marco de la guerra de las Rosas, cerca de Wigmore en Herefordshire. Fue una victoria de la casa de York sobre la de Lancaster.

Antecedentes

Eduardo de York había estado reuniendo fuerzas en March Oeste y había pasado la Navidad en Gloucester, donde se había enterado de la noticia desastrosa de la derrota y muerte de su padre y su hermano menor Edmundo. La casa de York quedó a su cargo con 18 años.

Cuando se enteró de que fuerzas de Lancaster ubicadas en Gales, y dirigidas por Owen Tudor y su hijo Jasper Tudor conde de Pembroke, pretendían unirse al ejército principal de Lancaster mandado por Margarita de Anjou que marchaba hacia Londres. Decidió cortarles el paso, para ello se dirigió a Mortimer, al norte de Gloucester a un vado en el río Lugg donde debía cruzar el ejército enemigo.

El ejército de Owen Tudor incluía galeses reclutados de las tierras de los Tudor en Carmathen y Pembroke, junto con mercenarios franceses, bretones e irlandeses liderados por James Butler, quinto conde de Ormond. Se pensó que el ejército de Lancaster acercaba desde el sur a través de la Hereford Lane.

Movimientos previos de las batallas de la Cruz de Mortimer o Mortimer’s Cross y la segunda batalla de San Albano

Eduardo situó su base de operaciones en el castillo de Wigmore, donde se unieron tropas yorkistas limítrofes como Guillermo Herbert de Raglan, Ricardo Devereux suegro de Herbert, Juan Milewater, Juan Tuchet, lord Audley, lord Grey de Wilton, y Humphrey Stafford, el futuro conde de Devon.

Al alba ocurrió un fenómeno meteorológico conocido como parhelion o el sol perro, debido a las condiciones atmosféricas muy excepcionales, se observaron tres soles que se levanta en el cielo. Muchos en aquella edad supersticiosa se alarmaron y se llenaron de temor y asombro al ver este extraño fenómeno, pero Eduardo tranquilizó a sus aterrorizadas tropas diciendo que el fenómeno representaba a la Santísima Trinidad y era una señal de que Dios estaba de su lado. Más tarde lo adoptó como su propio emblema, el “Sol Esplendoroso”, que representa a los tres hijos sobrevivientes de York.

Batalla de la Cruz de Mortimer o de Mortmer’s Cross 1461. Fuerzas dirigiéndose a la batalla con la formación meteorológica de parhenion o sol perro.

Despliegue inicial

Los yorkistas posicionaron sus arqueros en la encrucijada (ahora el cruce de carreteras de la A4110 y la B4362) para evitar que el ejército de Lancaster pudiesen avanzar. Distribuyó sus efectivos que serían unos 5.000 en tres divisiones: el centro mando por él mismo, Guillermo Herbert de Raglan mandaba el ala izquierda, mientras que Ricardo Devereux, suegro de Herbert mandaba el ala derecha.

Jasper Tudor tenía un ejército más pequeño, de unos 4.000 efectivos, tenía poca experiencia militar, y no tenía intención de enfrentarse a Eduardo de York en una batalla, pero al mediodía, estaba claro para los de Lancaster no les quedaba otra alternativa si querían cruzar el río Lugg.

En la niebla por la mañana del 2 de febrero 1.461, los de Lancaster formaron para la batalla en tres divisiones. Pembroke mandaba el centro y su padre Owen Tudor el ala derecha. El ala izquierda, estaba bajo el mando del conde de Wiltshire e incluía un gran número de mercenarios irlandeses, bretones y franceses que estaban ligeramente armados.

Batalla de la Cruz de Mortimer o de Mortmer’s Cross 1461. Despliegue de fuerzas

La batalla

Los de Lancaster iniciaron la batalla cuando el conde de Wiltshire que mandaba el ala izquierda, atacó el ala derecha de Eduardo y obligándolos a retirarse al otro lado de la carretera. Jasper Tudor atacó el centro de York, pero fue detenido, Owen Tudor intentó rodear el ala izquierda de Eduardo, pero fue derrotado, lo que llevó a la derrota de sus fuerzas.

El centro de Jasper Tudor fue atacado por el frente y por el flanco siendo derrotado y sus fuerzas huyeron en desorden y el pánico se desató, miles quedaron tendidos en el campo de batalla, aunque Pembroke y Wiltshire lograron escapar del campo fueron perseguidos por los yorkistas hasta la ciudad de Hereford, en torno a 25 km de distancia, donde el propio Owen Tudor fue hecho prisionero.

Las secuelas

Owen Tudor no tuvo tanta suerte y después de su captura fue encarcelado en el Green Dragon Inn en Hereford, donde fue posteriormente decapitado junto con otros prisioneros. Fue enterrado en una capilla en la iglesia de los frailes grises en Hereford. Una moderna placa de piedra en la calle principal de Hereford marca el lugar donde se dice que su ejecución tuvo lugar.

Aunque perdieron la batalla, la guerra continuó, y Margarita de Anjou y su ejército ahora podían marchar sin oposición a Londres, pero no lo hicieron.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-24. Última modificacion 2017-08-24.